La agenda de Irene Montero en Nueva York despeja las dudas: fue un viaje turístico - Libertad Digital
Menú

La agenda de Irene Montero en Nueva York despeja las dudas: fue un viaje turístico

La ministra presume de haber acudido a una decena de actos y eventos en apenas tres días, pero, ¿con quién se reunió realmente?

La ministra presume de haber acudido a una decena de actos y eventos en apenas tres días, pero, ¿con quién se reunió realmente?
Igualdad en Nueva York: el álbum de Irene Montero y sus amigas en EEUU

Las vacaciones de lujo de Irene Montero y su séquito en Nueva York a costa del erario público, viaje en Falcon incluido, han desatado la indignación de la opinión pública. Sumidos en los terribles efectos de una inflación desbocada que merma drásticamente el poder adquisitivo de los españoles, la fotografía de la alegre pandilla en Times Square, como si se tratase de un viaje de fin de curso, resulta de todo menos oportuna.

Sin embargo, la maquinaria mediática de la ultraizquierda no ha tardado en justificar el posado turístico en la Gran Manzana aludiendo a la "apretada agenda" de la ministra, que presume de haber acudido a una decena de actos, eventos y reuniones en menos de tres días. Pero, ¿con quién se reunió realmente Montero? Y mucho más importante, ¿supondrá algún beneficio para los españoles? Alerta spoiler: mucho ruido y pocas nueces.

Reunión en la Casa Blanca

El primer día Montero anunció su encuentro con la Oficina de Derechos Humanos de la ONU para abordar "la sentencia del Supremo sobre el derecho al aborto de las mujeres estadounidenses". A pesar de que la sede de la Oficina está en Ginebra y el juez español Carlos Gómez Martínez es uno de los 18 miembros del Comité, la ministra de Igualdad viajó hasta Nueva York para reunirse con David Stacey, director de Asuntos Gubernamentales del Comité de Derechos Humanos de la ONU y con Andrea Gillespie, abogada de políticas internacionales en la fundación Human Rights Campaign por la defensa de los derechos LGTBI, que no tiene nada que ver con la ONU.

Después, se vio en la Casa Blanca con Chiraag Bains, asistente adjunto del presidente y director adjunto del DCP para la Justicia Racial y la Equidad. El objetivo, según Montero, era compartir cómo "impulsar políticas que rompan con la desigualdad y una legislación antirracista". En resumen, acudió para impulsar lo que ya dice la Constitución Española en su artículo 14: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

Ya por la tarde, a las 17:00 hora local, mantuvo un encuentro con Jennifer Klein, directora Ejecutiva del Consejo de Políticas de Género de la Casa Blanca para abordar "las acciones legislativas de ambos gobiernos contra la violencia machista". Muchos han entendido que Klein es la homóloga de Montero en la Casa Blanca, pero no es así. Klein es una asesora independiente y el Consejo tiene una labor meramente consultiva, no ejecutiva o legislativa.

En Manhattan, con Gloria Steinem

El segundo día, Montero y su séquito realizaron una visita turística al apartamento en Manhattan de Gloria Steinem, considerada un icono del feminismo en EEUU y que actualmente es escritora. Allí pudieron disfrutar de un ‘momento fan’ con fotografía incluida en el salón donde se fundó la revista feminista Ms. El beneficio de esa reunión para los españoles ya es otro cantar.

Tras el almuerzo, Montero se reunió con la directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous, también un organismo asesor externo de la organización, y por cierto, la única de toda esta lista (por el momento) que tuvo a bien compartir el encuentro en sus propias redes. Y cerró la jornada con un encuentro con la directora de Asuntos de la Mujer del Estado de Nueva York, Emily Kadar, obviamente un cargo de mucho menor rango que el de ministra.

Reunión con defensores de la gestación subrogada

El viernes, su último día, Montero aprovechó para visitar el Center for Reproductive Rights, "uno de los centros establecidos en Nueva York para garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Realizan una labor indispensable para las mujeres desde la sociedad civil", destacó en su perfil de Twitter la ministra. Lo que no añadió es que la organización defiende también la gestación subrogada, una medida que Montero considera "explotación reproductiva" y "una forma de violencia contra las mujeres".

Según señala el Centro para los Derechos Reproductivos en su propia web, su trabajo se centra en "la reproducción asistida – incluyendo la fertilización in vitro, subrogación (vientre de alquiler) y la regulación de embriones y gametos – para desestigmatizar la infertilidad y asegurar el acceso equitativo a los tratamientos".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador