LA INTELIGENCIA DIVINA, DON DE DIOS

LA INTELIGENCIA DIVINA, DON DE DIOS

*******

 

16 de enero de 2008.

 

 

JNSR:

            ¿Qué deseáis Vos decirme hoy, Señor, para que yo hable a todos Vuestros hijos?

 

JESUS:

            Nada es más importante que lo que Yo introduzco en cada corazón a la escucha. Como la compuerta que se abre en caso de necesidad, hoy Yo abro la Compuerta del Cielo. Cuando tú dices: “que por bondad hacia aquél y aquellos que quieren ayudar a Dios en Sus informaciones, Yo estoy dispuesto a manteneros informados del estado en que se encuentran ciertas cosas”, hija Mía, es necesario situar cada cosa en su tiempo. Y el tiempo que llega es un tiempo en el que todo será muy difícil de comprender, porque las celadas del Maligno no dejarán de encontrarse por todas partes, creando a veces una confusión tal, que vosotros creeréis que soy Yo quien os indica un camino o que os pido alguna cosa. Desconfiad, porque muchos serán engañados.

            Estad atentos a todo y pensad que Dios no os pedirá jamás lo imposible. Hoy, el Maligno complicará todos los caminos.

            Cuando Yo quiera abrir un canal para hablarte, tú lo sabrás, pero no fuerces nada porque Yo no estoy en nada que Me resista y que no pueda abrirse más que a la fuerza: por el oído, nada viene de Mí. Por esto debes prestar mucha atención: a partir de ahora, será en las visiones interiores que Yo te hablaré y tú lo sabrás, a causa de Mi Amor en ti y por Mis hijos atentos.

            Muchos países se quieren reunir, para llevaros a la ruina, sobre todo contra el País de Mi Santo Nacimiento, porque es desnudándolo completamente, que ellos se lo apropiarán enteramente. Jacob-Israel lo sabe bien y está en vías de desplegar su Escalera y, esta vez, lanzándola él mismo de la Tierra al Cielo.

            Creed ciertamente que lo invisible está más activo que nunca. Los maliciosos no ganarán la batalla contra el Señor, aunque hoy sean muy numerosos. Yo vigilo y vigiláis todos Conmigo. Hija Mía, continúa escribiendo para Mí. Yo te hablo para Israel así como para cada país que quiera la Paz.

            No es con presentes como se puede ganar su causa. Sólo Dios es el Señor de todas las Naciones.  Los regalos son como las monedas, que siempre tienen dos caras. Así el regalo, está ahí para reclamar algo a cambio, puede que no siempre del mismo valor, pero siempre tiene peso para exigir una compensación.

            Así, comprar su tranquilidad, comprar la Paz, es como quien quiere comprar el viento: él se escapa y no puede tener ningún valor, jamás se le conocerá ni el peso, ni el precio. Israel quiere comprar su Paz y, de este modo, termina por ofrecer también el Don de Dios a su hermano, que está en situación crítica, inestable y peligrosa.

            Dios quiere recordar una vez más que Jacob lleva, en adelante, el nombre de Israel y que Sólo Dios puede ofrecerle esa Paz. Después de que él luchó con el Ángel de Dios, Dios le llamó Israel y este combate actual, con la Paz en la mira, no es más que una promesa.

            De hecho, es un combate espiritual, que se terminará antes de haber comenzado, porque he ahí la Aurora que llega con el Día del Eterno. Ese brazo extendido para ofrecer lo que no pertenece más a Jacob, puesto que él es Israel, Dios le torcerá el brazo, antes de continuar partiendo una vez más el Don de Dios. Israel no puede, en ningún caso, ser como las otras Naciones: Dios le pide que no luche más contra El (Núm 6, 22-27).

            Sólo el Eterno puede darte Su Paz, al reconocer, ante todas las Naciones, el Verdadero Nombre de Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es el Cristo Universal, Don del Padre. Para el Mundo cristiano, el Mundo judío y en breve, todas las Naciones, será lo mismo. No hay más que un Solo Dios Único y Verdadero, que Se llama Yeshoua y se escribe Y H Sh W H: Y (Padre) – H (Espíritu Santo) – Sh (Naturaleza Humana del Hijo) – W (Naturaleza Divina del Hijo) – H (Espíritu Santo).

            Hija Mía, sigue escribiendo. No se puede decir que Dios esté en la política. Pero Dios puede confundir, o destruir en un segundo, todas las estratagemas del mundo si el Equilibrio del mundo depende de ello. Por eso, el Señor pide a cada uno estar vigilante en todo. Y lo que se prepara a vuestro alrededor no debe, en ningún caso, permitiros ser indiferentes y no ser desconfiados. Sin querer hacer referencia a todo cuanto ha sido ya dicho y anunciado, vosotros debéis permanecer despiertos.

            En el Cielo, los Centinelas de Dios, que ven todo, están en trance de persuadiros de que vale más un hombre advertido que un hombre adormecido. Y ellos están tan cerca de vosotros, que están listos para señalaros el camino que debéis emprender y deciros que debéis desconfiar de aquellos que están en alto riesgo, como el antiguo Imperio de los Zares con casi todos los países de Oriente y el Imperio Chino y algunos otros, justo a su lado. Ellos también Me van a entender.

            Mas Yo os lo repito: la Paz sólo puede venir de Dios y advertid a los Países que deseen la Paz, que permanezcan unidos entre ellos y con Dios. Yo soy el Dios de la Victoria en la Paz.

            Y ahora, Me dirijo al Espíritu bélico: si este Espíritu se escapa de este grupo para comenzar la guerra atómica contra todos los Países que sólo desean la Paz, ese fuego, que será encendido por este espíritu maligno, sólo será por un instante muy corto, pero no habrá ningún vencedor. No habrá ni siquiera un semblante de ser humano, ni siquiera un hombre de pie con el único sustento de sus huesos, para enterrar a sus hermanos o a sus enemigos, porque no habrá nada que enterrar. El arma nuclear habrá transformado toda la Tierra en partículas y no se sabrá si es de las piedras o de los huesos, esa ceniza que ya no se podrá llamar más Tierra.

            Para que todos comprendan, tanto los Buenos como los menos Buenos, Yo Mismo les pondré esto a la vista, este mismo mensaje: ¡a quién serviría esta guerra, porque todos vosotros tenéis esta bomba destructiva! Ah, si tuvieseis guardado en vosotros, en vuestras células primitivas, la Inteligencia de Dios, prenda única, reservada para este tiempo único, a fin de escoger, con toda la inteligencia divina, esta única respuesta a todos vuestros problemas actuales, porque todos vosotros estáis al borde del abismo.

            Entonces, ¿quién tendrá razón?: ¿la guerra o la Paz?. ¿A quién escogeréis?: ¿a Dios o al Maligno? Vosotros sabéis, vosotros ya estáis cerca de Mí, preparados para reencontrarMe, si reencontráis vuestra Inteligencia Primitiva, la que Dios puso en vosotros para descubrirla justo a tiempo.

            Cada uno sabrá entonces que Yo no estoy lejos de vosotros y que Yo soy el Dios Único que os ama tal como sois, pues, viniendo a Mí, vosotros Me reconoceréis, porque Yo estoy en cada uno.

            Y así, la Omega será el fin de esta incomprensión total que ha subsistido hasta el presente, porque entonces vendréis de haber vivido esta frase clave: Buscad y encontraréis.

            Dios es Paz, Amor, Perdón y hoy se hace tarde y para cada uno de Mis hijos, Yo Me dejo encontrar. Yo vengo a descubriros la Inteligencia Divina que Yo he puesto en cada uno de vosotros y vengo a encender la Tierra entera con el Soplo del Espíritu Santo, del Fuego Divino, que habitará en todos los corazones con el Fuego de Mi Divino Sagrado Corazón, que se consume de Amor por todos Mis hijos de Amor.

            La Bestia estúpida del Mundo, que vive en los cerebros que la han acogido y alimentado, ella que está hecha de orgullo, de vanidad, de envidia y celos, siente su muerte próxima. Tal como el espíritu del Mal y el espíritu de este Tiempo, que es su acólito, están en vías de agonizar, porque Mi Tiempo de Amor y de Paz les acaba de ser anunciado, y ellos ya lo sienten.

JESUS Vencedor del Mundo

   

 

Nota:   este Mensaje de JESUS hace eco de aquél que El dictó a JNSR el 10 de agosto de 1990, en “Testigos de la CruzMensajes de Vida”, Vol.1:

            la Oración debe elevarse como un MURO, entre el Mal y vosotros los que rezáis. Ese MURO debe ser levantado para proteger a todos los Países que van a ser invadidos. Decid a todos que una Oración es más eficaz que una bomba ATOMICA. El incienso de vuestras Oraciones es más PODEROSO que los dispositivos más perfeccionados puestos en funcionamiento, para destruir a la Humanidad, por esos Hombres que ya no tienen nada de humano.

            Yo no les dejaré actuar hasta la catástrofe que están planeando; ellos llevarán a su tumba sus máquinas infernales con todo lo que ellas contienen, incluso su propio cadáver. Si JESUS no interviniese, no existiría ni siquiera un brote de hierba verde sobre vuestro Planeta así degradado. Pero, todavía por un Tiempo, el Hombre tiene la palabra y su palabra es: Muerte.

            ¿Cuándo iréis todos vosotros a comprender que el rechazo a amar y servir a vuestro Dios Único y Verdadero, ha conducido a vuestro Mundo a este extremo? No, todavía no… Entonces, Yo dejaré actuar a este Tiempo que terminará en Miedo y Destrucción… Yo intervendré antes de que la Humanidad se pierda para siempre. Porque así es el Hombre: él se cree capaz de detener el Flagelo de la Muerte, replicando con la Muerte”.