Catolicidad

miércoles, 24 de noviembre de 2021

PETICIÓN


 Dios mío, 
 Dame el día de hoy fe para seguir adelante; 
 Dame grandeza de espíritu para perdonar;
 Dame paciencia para comprender y esperar; 
 Dame voluntad para no caer; 
 Dame fuerza para levantarme si caído estoy; 
 Dame amor para dar; 
 Dame lo que necesito y no lo que quiero;
Dame sabiduría, genuina prudencia y valentía para decir lo que debo decir y convencer a quien deba ayudar;
 Haz que yo sea el mejor ejemplo para mis hijos; 
 Haz que yo sea el mejor amigo de mis amigos;
 Hazme fuerte para recibir los golpes de la vida;
 Déjame saber qué es lo que tú quieres de mí;
 Déjame tu paz para que la comparta con quien no la tenga; 
 Ayúdame a mantenerme alejado de los falsos pastores y defender siempre la fe que tu has enseñado y que la Iglesia ha custodiado durante dos mil años; 
 Por último, ayúdame a no apartarme nunca de ti y asísteme a la hora de la muerte, para morir confesado y en Gracia santificante, siéndote fiel hasta el final de mi vida, y poder decir como últimas palabras: ¡Viva Cristo Rey! 
 Amén

viernes, 19 de noviembre de 2021

CUIDADO CON LA PORNOGRAFÍA


Es increíble como incluso cinco segundos de pornografía pueden quedar en la mente para toda la vida y muchos años de formación cristiana pueden olvidarse en cuestion de un momento cuando se elige pecar, y es que la pornografía atormenta el alma, la destruye y la lleva a la perdición, convierte a la persona en alguien con poca voluntad, pues la somete a una difícil adicción que la esclaviza.

 Lamentablemente un hombre que se ha formado viendo pornografía busca lo que ha visto en una mujer y la rebaja a un simple objeto que sirve para el placer sexual, pues esto es lo que presenta la pornografía, una mujer siendo utilizada como un mero objeto creado para satisfacer los impulsos carnales. 

 Poco a poco el consumidor de pornografía va perdiendo su capacidad para amar, pues todo vicio nos aleja de Dios que es quien infunde el verdadero amor en nosotros, deja de pensar que la mujer debe ser conquistada con cariño y respeto, porque es un ser humano que ama y busca ser amada, en cambio él piensa que debe conquistarla para en algún momento llevarla a la cama y satisfacer su propio placer, el consumidor de pornografía no logrará amar porque el verdadero amor es sacrificio y donación, cuando los esposos se unen para el acto conyugal hacen un sacrificio de amor, buscan entregarse el uno al otro, no sólo satisfacerse a sí mismos, es en esta entrega sagrada que Dios se hace presente y se le puede dar gloria a Dios. 

 Ahora, ¿si soy consumidor de pornografía y aún quiero saber lo que es amar y ser amado puedo hacerlo?

 Mientras siga siendo consumidor nunca lo sabrá pues cada vez se aleja más de Dios, pero si tiene un arrepentimiento sincero por haber ofendido tanto a Dios y se aleja de la ocasión del pecado (es decir, si es necesario botar la computadora, el celular, el televisor, revistas, discos, alejarse de ciertas "amistades" o familiares, etc. por amor a Dios), busca la vida de gracia, confesión frecuente, Santo Sacrificio de la Misa frecuente, santo rosario, mortificación diaria y lee la vida de los santos buscando imitarlos, busca de todo corazón detestar el pecado, con estas prácticas hechas vida claro que puede lograr amar y ser amado, pero como con todo vicio es necesaria la virtud de la persevarancia, no desistir, ni creer que como ya llevo "X" meses o años sin caer ya no caeré nunca más, porque la realidad es que es una lucha para TODA LA VIDA, pero que lo vale todo.

miércoles, 17 de noviembre de 2021

¿LO HABÉIS OLVIDADO?


"Debo decir algo sobre los malos soldados del Rey Cristo, es decir, los cristianos cobardes. Nada aborrece tanto a un Rey como la cobardía de sus soldados... No hacen honor al Rey Cristo los cristianos que tienen una especie de complejo de inferioridad de ser cristianos. [...] Para que Cristo sea realmente Rey, por lo menos en nosotros, hemos de vencer el miedo, la cobardía, la pusilanimidad; no ser ‘hombres para poco’, como decía Santa Teresa, y ¡pobre de aquel a quien ella se lo aplicaba! ¿Y cómo podemos vencer al miedo? ¡El miedo es un gigante! ‘¿Os olvidasteis que Yo estaba con vosotros?’."

 Padre Leonardo Castellani