He  aquí una operación periodística fraudulenta o netamente amarilla. Quizá se le pudo ocurrir a  Mario Conde, modélico gestor financiero que, sin embargo, tuvo que pasar algunos años en la cárcel, condenado judicialmente. Conde es un obseso de lala sociedad civil”,  a la que a veces, con mucha frecuencia, loa en sus artículos e intervenciones televisivas del holding Intereconomía. Pero en esta ocasión la alusión a la “sociedad civil” no ha sido más que una forma de dar gato por liebre en lugar de gato al agua.

Ni nada que se le parezca
Ni “sociedad civil” ni nada que se le parezca. Los directivos del diario se pusieron en contacto con setenta personajes –en su mayoría personajillos, salvo excepciones-, casi todos ellos conservadores tirando a ultraconservadores,  muy en la línea genérica e ideológica del PP. Desde el rotativo señalado -heredero asimismo de El Alcázar, que en paz descanse- tales personajes se convirtieron en “personalidades”  que “reclaman a Zapatero el adelanto electoral por el bien de España”.

Nadie dice lo contrario
Eso no es convocar a la “sociedad civil”. Eso es convocar a los que piensan igual que los convocantes. Nadie dice lo contrario. Todos opinan de la misma forma. Así eran los referendums del Caudillo. Sólo podían hacer propaganda los que votaban sí y a favor del  Régimen. Los que no iban a votar, o votaban que no, no podían ni abrir la boca para defender en público sus ideas.

Los nombres de la lista
La lista de los 70 antizapateriles y antisocialistas incluye nombres como los siguientes: Joaquín Leguina, quién te ha visto y quién te ve. Inocencio Arias, otro que tal baila. Juan Velarde, de el cara al sol a la derechona popular. Fernando G. Cortázar, historiador como Luis Suárez o César Vidal. Ramón Tamames, quién te ha visto y quién te ve. Luis María Anson, la derecha de la derecha. Mikel Buesa, el oportunista y la bandera. Stanley Payne, otro de los de quién te ha visto y quién te ve. Amando de Miguel, otro más de los de quién te ha visto y quién te ve. Pedro Schwartz, más liberal que Reagan vivo. Hermann Terstch, sin comentarios. Sánchez Dragó, sin comentarios. Ricardo de la Cierva, de la caverna a la caverna. Miguel Bernad,  sindicalista sin sindicato y las manos ¿limpias? Roberto Centeno, cuidado. Pedro Ruiz, preocupado por la ética, qué cosas. Paco Camino, a los toros. Javier Gómez de Liaño, el juez juzgado y condenado. Marcos García Montes, menudo jurista. José Cortés, sin comentarios.

No se molesten
En La Gaceta de Intereconomía son capaces de confundir a la “sociedad civil” con una agrupación del Partido Popular. Por cierto, no se cansen exhibiéndome como “tonto contemporáneo”. No se molesten. No me doy por aludido.

Enric Sopena es director de El Plural