Apariciones marianas de Garabandal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Apariciones marianas de Garabandal
SASSOFERRATO - Virgen rezando (National Gallery, Londres, 1640-50).jpg
María rezando, por Sassoferrato.
Venerada en Sin aprobación por parte de la Santa Sede de la Iglesia católica, pero tampoco han sido rechazadas
Templo Capilla del Arcángel San Miguel en San Sebastián de Garabandal
Festividad 2 de julio
Patrona de San Sebastián de Garabandal, España

Las apariciones marianas de Garabandal son una serie de supuestas apariciones de la Virgen María que tuvieron lugar entre 1961 y 1965, a cuatro niñas de la localidad, ubicada en el municipio de Rionansa (Cantabria, España).[1]

Historia[editar]

Capilla del Arcángel San Miguel
Vista de la cruz de la ermita de San Sebastián de Garabandal, construida con motivo de la supuesta aparición de la Virgen María
Árbol donde se afirma que habrían tenido lugar las apariciones

Las presuntas apariciones marianas de Garabandal comenzaron a inicios de la década de 1960 en el pueblo de San Sebastián de Garabandal lo que llamó la atención de los medios de comunicación.

Entre 1961 y 1965, cuatro jóvenes en edad escolar Conchita González, Mari Cruz González, Jacinta González y Mari Loli Mazón, sin relación de parentesco, afirmaron haber presenciado apariciones del Arcángel San Miguel y de la Virgen María. Según su testimonio, el primero preparó a las muchachas para la posterior aparición de la Virgen María, ocurrida el 2 de julio de 1961.[2]

Durante cerca de 2000 sesiones, que concitaron a grandes multitudes,[3]​ las muchachas entraron en estado de profundo éxtasis y se registraron aparentes fenómenos paranormales registrados por cámaras fotográficas o filmaciones, tales como levitaciones, demostraciones de fuerza, etc., ante la presencia de cientos de testigos que intentaron sustraer a las adolescentes del trance mediante pinchazos de aguja, quemaduras o golpes.[4]

Entre las personas que tuvieron alguna relación con el suceso destacan el padre Pío de Pietrelcina[5]​ y el jesuita padre Luis Andreu, quien falleció después de asegurar que había contemplado la visión de las niñas.[6]

Mensajes[editar]

Las «videntes» informaron haber recibido dos mensajes, uno directamente de la Santísima Virgen María y el otro de la Virgen María a través de San Miguel Arcángel. El primero, revelado el 18 de octubre de 1961, declara:[6]

Hay que hacer mucho sacrificios y mucha penitencia, y tenemos que visitar mucho al Santísimo, pero antes tenemos que ser muy buenos. Y si no lo hacemos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos vendrá un castigo.

La aparición del 18 de junio de 1965, en la que Conchita escuchó el segundo mensaje, fue televisada en vivo por la televisión española. Solo Conchita González, considerada por la mayoría de los devotos de Garabandal como la «vidente principal», informó haber recibido el segundo mensaje:[6]

Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer al mundo mi mensaje del 18 de octubre, de 1961, os diré que este es el último; antes la copa se estaba llenando ahora está rebosando. Los sacerdotes van muchos por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira de Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras El os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación; pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos, debéis sacrificaros más; pensad en la pasión de Jesús.

Además de los dos mensajes, las «videntes» hicieron muchas profecías con respecto al futuro de la humanidad, además de advertir sobre un próximo «fin de los tiempos». Estas profecías se sintetizan en un «aviso», un gran «milagro» universal y un «castigo» para la humanidad. La fecha del milagro solo la conoce Conchita, quien la revelará ocho días antes.[6]

  • El Aviso, según Conchita tendrá lugar antes del milagro. «Ese aviso es como un castigo, para los buenos y los malos: para los buenos, para acercarlos más a Dios y para los malos, para anunciarles que viene el fin de los tiempos y que estos son los últimos avisos».[7]
  • El Milagro, tendría lugar un jueves durante la festividad de un santo mártir de la eucaristía,[8]​ y es descrito como una señal permanente en los pinos de Garabandal que «Será visible para todos los que estén en el pueblo y en las montañas de los alrededores: los enfermos que asistan sanarán y los incrédulos creerán. Será el milagro mayor que Jesús ha hecho para el mundo. No quedará la menor duda de que es de Dios y para bien de la humanidad. Quedará una señal del milagro, para siempre, en los pinos. Podrá ser filmado y televisado».[6]
  • El Castigo, fue predicho por las niñas en el primer mensaje del 18 de octubre de 1961. Este castigo, condicionado a que la humanidad se arrepienta de su mal proceder luego de ocurrido el milagro, consistiría en «ríos transformados en sangre, fuego que baja del cielo y cosas peores; gran calor, sed abrasadora y el agua que se evaporará; todos los hombres presos de la desesperación buscando matarse unos a otros, pero al faltar las fuerzas, caerán: unos en las llamas y otros lanzándose al mar, pero el agua parecerá hervir y activar las llamas».[6]

Peregrinación[editar]

El pueblo se convirtió en un punto de peregrinaje para muchos creyentes católicos y miembros de otras confesiones. Debido a la remota localización de la aldea y las dificultades de acceso, Garabandal mantiene casi el mismo aspecto que tenía en los años sesenta y no ha sufrido las transformaciones producto del interés turístico como en otros lugares.[9][10][11][12][13]

Vida de las «videntes» después de las apariciones[editar]

A diferencia de la mayoría de personas que afirma haber presenciado apariciones de la Virgen María, ninguna de las cuatro jóvenes llegó a profesar la vocación religiosa:

Postura de la Iglesia católica[editar]

Desde el principio, la jerarquía de la Iglesia católica ha determinado la duda o incertidumbre de la condición de sobrenaturales de estas apariciones marianas —al igual que las apariciones de Medjugorje y Zeitoun— que tampoco han sido oficialmente aprobadas.[16]

Así, el 2 de noviembre de 1961, el administrador apostólico de la diócesis de Santander, Doroteo Fernández, publicó la siguiente declaración:[17]

No consta que las mencionadas apariciones, visiones, locuciones o revelaciones puedan hasta ahora presentarse ni ser tenidas con fundamento serio por verdaderas y auténticas.

Más adelante, tres obispos de Santander se pronunciaron contra la sobrenaturalidad de las apariciones de Garabandal:[18]

  • Eugenio Beitia Aldazabal (obispo de 1962 a 1965), publicó dos notas al respecto, en la primera afirmó que «tales fenómenos carecen de todo origen de sobrenaturalidad y tienen una explicación de carácter natural» pero en la segunda aclaró que: «no hemos encontrado materia de censura eclesiástica condenatoria, ni en la doctrina ni en las recomendaciones espirituales, que se han divulgado en esta ocasión, como dirigidas a los fieles cristianos».[8]
  • Vicente Puchol Montis (obispo de 1965 a 1967), difundió una nota que negaba tanto las apariciones como los mensajes y que «todos los hechos acaecidos en dicha localidad tienen una explicación natural».[18]
  • José María Cirarda Lachiondo (obispo de 1968 a 1971), ante el aumento de las peregrinaciones a Garabandal y los rumores de que el mismo papa había aprobado y bendecido las apariciones, decidió intervenir desaprobando todo culto basado en estas supuestas apariciones,[19]​ llegando incluso a publicar una nueva nota con las siguientes disposiciones:[20]
a) Está prohibida a los sacerdotes toda intervención, tanto participando y colaborando activamente en el desarrollo de los hechos, cuanto en la forma de simple presencia como espectadores, con suspensión de las licencias en esta Diócesis de Santander para cuantos asistieren sin expreso permiso particular y en cada caso de la autoridad diocesana.

b) Se ruega a todos los fieles cristianos que se abstengan de fomentar con su presencia en San Sebastián de Garabandal el ambiente creado en torno a dichos sucesos.

c) Se recuerda a todos que, según el canon 1.399, n.c 5, «están prohibidos por el Derecho mismo los libros y folletos que refieran nuevas apariciones, revelaciones, visiones, profecías, milagros o que introduzcan nuevas devociones, si se han publicado sin observar las prescripciones de los cánones»; * y se hace constar que en la Diócesis de Santander no se ha concedido nunca «imprimatur» a ningún libro, folleto, artículo o reseña en esta materia, y está prohibida la publicación de cualquier artículo o información no sometida previamente a la censura de la Diócesis.

Pero tales prohibiciones se levantaron a partir de los años ochenta:

  • En 1987, el obispo de Santander Juan Antonio del Val Gallo, realizó una nueva investigación y suspendió toda prohibición que impedía a los presbíteros ir a Garabandal, posibilitándoles la celebración eucarística en la iglesia del pueblo con la autorización del párroco local.[18]
  • En 1992, el cardenal Ratzinger (futuro papa Benedicto XVI), entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aconsejó al obispo de Santander no cerrar el caso y más continuar con la declaración de «no consta sobrenaturalidad», que significa falta de certeza tanto para aceptar como para rechazar, dejando así la cuestión abierta para futuros estudios.[21]
  • En 2007, el obispo Carlos Osoro en su calidad de administrador apostólico de la diócesis de Santander, escribió en una carta lo siguiente:[21]
Estoy seguro de que el próximo obispo promoverá los estudios para que se examinen con mayor profundidad los sucesos de Garabandal. He conocido conversiones auténticas [en Garabandal]. Ante estos sucesos, ¿cómo no sentir la necesidad de abrir siempre nuestro corazón a nuestra Madre María?… Les animo a seguir manteniendo esa devoción.

En noviembre de 2017, el sacerdote José Luis Saavedra presenta la tesis doctoral por la Universidad de Navarra, titulada María de Garabandal. Estado actual de las apariciones ocurridas en San Sebastián de Garabandal entre 1961 y 1965.[22]

Controversias[editar]

El 17 de junio de 1984, en la edición impresa de El País apareció una noticia en la cual la «vidente» Mari Cruz González, negaba haber visto a la Virgen, y más bien, señaló a Conchita González como la causante de haber montado esa historia. El artículo en cuestión citaría la confesión de Mari Cruz:[23]

Nunca vi a la Virgen en los pinos ni a ningún personaje celestial. Creo que si aquella tarde del 18 de junio Conchita no hubiera estado con nosotras en la finca del maestro, la historia no se habría montado y San Sebastián de Garabandal hubiera seguido por los siglos de los siglos su vida rutinaria y tranquila.

De repente se puso en éxtasis, recuerda Mari Cruz, "y hasta nos dio miedo aquella especie de comedia, y pensamos que podría haberse puesto mala. Nos metió a las tres en la cabeza que había visto al ángel"

La presión ambiental a la que se vieron sometidas las niñas videntes fue un factor determinante para que se prolongaran durante casi tres años las concentraciones para asistir a las supuestas apariciones. "Se nos acosaba para que viéramos al ángel y luego a la Virgen, y aquellos fanáticos no se detuvieron hasta tener redactado incluso un mensaje, como había acontecido siempre en otras apariciones, como en Lourdes o en Fátima".

Por su parte, Conchita en una entrevista de 1971 dijo que una vez finalizaron las apariciones perdió la evidencia y se retractó diciendo que «no había visto a la Virgen, que le quería decir al obispo que fue todo una ilusión, un sueño…», posteriormente dudó sobre la veracidad de lo ocurrido y en la década de los 80 reafirmó su postura inicial en un documental para la BBC.[cita requerida]

Las jóvenes afirmaron que la Virgen María les había anunciado una serie de hechos milagrosos que sucederían antes del «Milagro» y el fin de los tiempos, sin embargo, estos hechos nunca llegaron a concretarse:

  • El padre Pío de Pietrelcina recibió la visita de Conchita González en San Giovanni Rotondo, quien le manifestó que él vería el «gran milagro» en Garabandal, no obstante el estigmatizado falleció en 1968 sin ser testigo del prodigio anunciado.[24]​ Aunque más tarde la vidente Conchita cuestionada por el hecho, le presentó su duda al Padre Cennamo: «¿Por qué la Virgen me dijo que el Padre Pío iba a ver el milagro y él ha muerto?» A lo que el capuchino responde: «Él vio el milagro antes de morir. Me lo dijo él mismo».[25]
  • Joey Lomangino, un neoyorquino que perdió ambos ojos y el olfato en un accidente en 1947 cuando solo tenía 16 años,[26]​ acudió a Garabandal en 1964, por encargo del padre Pío, recibiendo la siguiente promesa de la Virgen por boca de Conchita: «Querido Joey, hoy en una locución en los pinos, la Virgen me dijo que te comunicara que la voz que tú oíste era de ella. Que tú recibirás nuevos ojos en el día del gran milagro»,[24]​ sin embargo murió el 18 de junio de 2014, con la misma ceguera que lo aquejaba.[14]
  • Conchita aseguró que la Virgen le dijo: «Después de la muerte de Juan XXIII, quedarán solamente tres papas y después vendrá el fin de los tiempos» (Diario de Conchita del 5 de junio de 1963), pero después del Papa Buono llegaron cinco papas más: Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.[6]
  • El padre Luis María Andreu, un profesor de teología, acudió a Garabandal para indagar si las apariciones eran verídicas. El 8 de agosto de 1961 durante el éxtasis de las «videntes», el teólogo repitió cuatro veces la palabra ¡milagro! y partió en coche hasta Cosío donde se detuvo antes de fallecer. Conchita profetizó al respecto «El día del Milagro, el cuerpo del padre Luis Andreu será sacado incorrupto de su sepulcro». A principios de 1976, el cuerpo de Andreu fue exhumado del seminario de Oña y llevado al cementerio jesuita del Santuario de San Ignacio de Loyola, encontrándosele en estado esquelético.[6][24]

El sacerdote José Olano –quien en la época de las apariciones se encontraba en Garabandal para impedir la difusión de los supuestos mensajes marianos– habría relatado al doctor en historia y profesor de religión, Santiago Mata, que el 15 de agosto de 1966 Conchita le habría hecho declaraciones con respecto a los dos mensajes dados por la Virgen y a la materialización de una hostia en su boca (a la que ella denominó «milagruco»):

Me explicó que ella fue la que sacó la forma [hostia] del sagrario. No me acuerdo si dijo que todo fuera falso. Categórica, dicho de esa forma, que todo se lo hubiera inventado, no fue. Conmigo estaba segura de que era mentira. Que no era verdad, que lo había inventado, no que no hubiera visto nunca a la Virgen. Sí me contó cómo hizo el mensaje, me parece que lo copió de un calendario. Que lo cogió, no sé de dónde lo cogió.
SILENCIO EN GARABANDAL: El precio pagado por la virgen[8]

El investigador principal del Comité para la Investigación Escéptica, Joe Nickell, ha escrito que los supuestos milagros de Garabandal provienen de informes anecdóticos, nunca realizados en condiciones confiables, ni verificados por expertos en engaños (como los magos profesionales). Según Nickell, tienen «las características de las acrobacias infantiles y simples trucos». Nickell también señaló que en tres ocasiones las «videntes de Garabandal se retractaron de algunas declaraciones que habían hecho sobre sus experiencias».[27]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Mejía, Alberto Royo. «Garabandal: 50 años de polémica(I)». InfoCatólica. Consultado el 3 de marzo de 2020. 
  2. «NUESTRA SEÑORA DE SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL». Misioneros Oblatos. Consultado el 2 de enero de 2021. 
  3. Saavedra, José Luís (2018). Garabandal a la luz de la historia (segunda edición). Navarra: Asociación Elisabeth Van Keerbergen Saavedra, José Luis. Garabandal: A la luAsociación Elisabeth Van Keerbergen. pp. 19-20. ISBN 978-84-948197-0-4. 
  4. Saavedra, José Luís (2018). Garabandal a la luz de la historia (segunda edición). Navarra: Asociación Elisabeth Van Keerbergen Saavedra, José Luis. Garabandal: A la luAsociación Elisabeth Van Keerbergen. p. 47. ISBN 978-84-948197-0-4. 
  5. Zavala, José María (28 de enero de 2018). «El enigma sin resolver de Garabandal». La Razón. Consultado el 2 de enero de 2021. 
  6. a b c d e f g h «Relato de las apariciones en Garabandal». Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María. Consultado el 22 de junio de 2020. 
  7. Canal Historia (2011). «Las grandes profecías de la historia». Penguin Random House Grupo Editorial España. Consultado el 22 de junio de 2020. 
  8. a b c Mata, Santiago (2019). SILENCIO EN GARABANDAL: El precio pagado por la virgen. ISBN 9788494894633. Consultado el 2 de enero de 2021. 
  9. «Garabandal: solo Dios lo sabe». La Razón (España). 17 de diciembre de 2017. Consultado el 21 de enero de 2020. 
  10. «Garabandal: solo Dios lo sabe». Ecclesia. 7 de diciembre de 2017. Consultado el 21 de enero de 2020. 
  11. «Garabandal: solo Dios lo sabe». Aleteia. 3 de febrero de 2018. Consultado el 10 de enero de 2020. 
  12. «La Virgen de Garabandal se aparece en el cine». El País. 28 de marzo de 2018. Consultado el 10 de enero de 2020. 
  13. «Este viernes se estrena en los cines Redux de Torrijos la película «Garabandal, solo Dios lo sabe»». abc. 8 de febrero de 2018. Consultado el 3 de marzo de 2020. 
  14. a b c Isac Sánchez, Juan José (2017). El misterio de Garabandal. Liber Factory. p. 364. ISBN 9788417117191. Consultado el 22 de junio de 2020. 
  15. a b c d «Las niñas». Fundación Hogar de la Madre. Consultado el 3 de agosto de 2017. 
  16. «3 supuestas apariciones de la Virgen que aún no están aprobadas por la Iglesia». Aciprensa. 14 de septiembre de 2018. Consultado el 23 de junio de 2020. 
  17. «DECLARACIONES DE LOS OBISPOS DE SANTANDER». Fundación Hogar de la Madre. Consultado el 1 de octubre de 2018. 
  18. a b c «POSICIÓN DE LA IGLESIA RESPECTO A GARABANDAL». Fundación Hogar de la Madre. Consultado el 23 de junio de 2020. 
  19. Cirarda Lachiondo, José María (2013). Recuerdos y memorias. PPC Editorial. ISBN 9788428825108. Consultado el 2 de enero de 2021. 
  20. «OBISPADO DE SANTANDER DECLARACIONES OFICIALES DE LA JERARQUÍA SOBRE GARABANDAL SANTANDER 1970». Parroquia de Nuestra Señora de Montesclaros. Consultado el 23 de junio de 2020. 
  21. a b «Garabandal no ha sido rechazado por la Iglesia». INFOVATICANA. 10 de julio de 2018. Consultado el 2 de enero de 2021. 
  22. Saavedra García, José Luis (2017). María de Garabandal: estado actual de las apariciones ocurridas en San Sebastián de Garabandal entre 1961 y 1965 : tesis doctoral presentada en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Asociación Elisabeth Van Keerbergen. ISBN 9788494819711. Consultado el 23 de junio de 2020. 
  23. Gijón, Víctor (17 de junio de 1984). «Mari Cruz, la testigo que nada vio». El País. Consultado el 1 de octubre de 2018. 
  24. a b c Porter Hucha, Carmen María. Misterios de la iglesia 1. EDAF. ISBN 9788441430723. Consultado el 22 de junio de 2020. 
  25. Lanús, Santiago. Madre de Dios y Madre Nuestra : Fátima, Ámsterdam y Garabandal. p. 146. ISBN 978-8494493416. 
  26. Benítez Grande-Caballero, Laureano (2015). El Padre Pío. Hechos extraordinarios del Santo de los estigmas. Desclée De Brouwer. ISBN 9788433037589. Consultado el 22 de junio de 2020. 
  27. Joe Nickell. (1993). Looking for a Miracle: Weeping Icons, Relics, Stigmata, Visions & Healing Cures. Prometheus Books. pp. 183-184. ISBN 1-57392-680-9

Enlaces externos[editar]