Menta

Además de su contundente sabor, la menta es una hierba milenaria debido a sus propiedades medicinales. Se utiliza para tratar muelas con caries y así disminuir el dolor, para aliviar la sensación de frío en los pies, para combatir el catarro y también por sus efectos antiinflamatorios.

Su nombre científico es Mentha piperita y pertenece a la familia de las Lamiaceae.

Se trata de una planta de crecimiento rápido que no requiere demasiados cuidados y es originaria de las regiones asiáticas como la antigua Mesopotamia y Egipto. Si hablamos de la menta, debemos saber que hay numerosas especies y variedades, con hojas verde oscuro, gris plateado, amarillas o jaspeadas.

La siembra

Se trata de una hierba que se adapta a todo tipo de suelos. Si bien prefiere aquéllos que están húmedos, tolera incluso los que están mal drenados. Por otra parte, la menta no necesita de mucho sol por lo que puedes cultivarla incluso si tienes un balcón o terraza con pocas horas de luz natural.Al momento de plantarla, lo mejor es tener tu ejemplar a partir de esquejes de otra planta aunque también es posible plantar las semillas. En este caso, tendrás que hacerlo en una maceta ancha de 20 cm. de profundidad pues la menta es una planta que se desarrolla horizontalmente.

 El procedimiento es el siguiente:

  1. Colocas un sistema de drenaje en la maceta
  2. Agregas sustrato para plantas.
  3. Incorporas los esquejes de menta.

El riego

Al cultivar menta es importante colocar en la maceta un sistema de drenaje para evitar que el agua se estanque. Luego habrá que regar en forma regular y abundante, en especial durante la época de crecimiento (primavera y verano).

La poda

Puedes cortar algunos tallos (los más pequeños) si quieres controlar el crecimiento de tu planta de menta.

Plagas y enfermedades

Si bien la menta es un cultivo muy resistente, para que nuestra planta de menta crezca sana y fuerte hay que protegerla de las siguientes plagas y enfermedades:

 

  • Colocas un sistema de drenaje en la maceta.
  • Agregas sustrato para plantas.

 

Otras enfermedades como: Nematodos, lepidóteros, áfidos, cigarras, hormigas, pulgones, lanígeros, coleópteros. Se trata de diferentes plagas que atacan las hojas y los tallos de la planta o bien se alimentan de las raíces. :

La cosecha

¡Tras cultivar mentala cosecha! La recolección se realiza durante la época de floración, que sucede durante el verano. Entonces, hay que cortar los brotes tiernos de la hierba. ¿Cómo hacerlo? Sencillo, sólo hay que cortar los tallos por la mañana, una vez que se haya evaporado el rocío. Evita recolectar los días nublados, húmedos o lluviosos.
Luego hay que dejar secar las hojas extendidas en un lugar fresco y bien ventilado.

Consejos

Veamos algunos consejos que puedes seguir para cultivar menta en tu huerto en casa:
La planta de menta permite ser cosechada hasta tres veces por año.
– Si quieres obtener esencia de menta debes destilar al vapor los tallos recién cortados pero si quieres usar las hojas para un popurrí, entonces hay que dejarlas secar al aire libre o en un espacio seco y aireado colgando los tallos hacia abajo.
– Si bien la menta puede estar al sol, recuerda que prefiere la luz moderada. Ubica tu planta en un lugar de semi sombra.
– Si plantas la menta directo en el suelo de tu jardín, evita cultivarla junto a otras plantas.