Los 38 años de las gemelas más famosas de Hollywood: anorexia, escándalos de pareja y el estrés de la fama - Infobae

Los 38 años de las gemelas más famosas de Hollywood: anorexia, escándalos de pareja y el estrés de la fama

Las hermanas Olsen pasaron de niñas prodigio a estrellas juveniles, pero no soportaron los desafíos y críticas tempranas que enfrentaron. Los desórdenes alimenticios de Mary-Kate, su divorcio y desalojo y la dudosa cercanía con la muerte de Heath Ledger. El soporte anímico de Ashley, la gemela de vida ordenada. Y una jubilación temprana de la pantalla

Guardar

Nuevo

Las hermanas gemelas Mary Kate y Ashley Olsen (Reuters)
Las hermanas gemelas Mary Kate y Ashley Olsen (Reuters)

Cuando abandonaron Hollywood, quisieron forjar un dominio en el mundo de la moda, y al mismo tiempo intentaron preservar su intimidad. Sin embargo, el camino no fue sencillo, pues ser las gemelas más reconocidas del mundo conlleva desafíos inesperados. A pesar de haber crecido en el Valle de San Fernando, hogar de numerosas celebridades de Hollywood, la prominencia de Mary-Kate y Ashley Olsen surgió de manera inesperada.

Estrellas sin querer

Mary-Kate y Ashley nacieron el 13 de junio de 1986 en Sherman Oaks, Los Ángeles. Hijas de Jarnie, gerente personal, y Dave Olsen, promotor inmobiliario y banquero hipotecario; tienen un hermano mayor, Trent, y una hermana menor, Elizabeth, quien continuó con la carrera de actriz que ellas dejaron. De acuerdo con Rolling Stone, la madre de las gemelas envió una foto de sus hijas a una agencia de casting por simple antojo, marcando así su inicio en el mundo del espectáculo antes de cumplir seis meses de vida. Dado que los bebés sólo pueden trabajar legalmente durante unos 20 minutos a la vez, se consideró que las gemelas podían ser contratadas al precio de una. Aunque consiguieron el trabajo, no necesariamente disfrutaron de ello.

John Stamos es el primero en reconocer que las Olsen se volvieron difíciles, e incluso intentó que fueran despedidas. En una entrevista con Entertainment Weekly, mencionó que lloraban mucho, lo que a veces dificultaba el trabajo. En un momento dado, incluso las reemplazaron, pero el nuevo arreglo no funcionó, así que las volvieron a contratar. Incluso entonces, Mary-Kate terminó filmando la mayor parte de la primera temporada sola, ya que Ashley estaba demasiado asustada para ir al set. En retrospectiva, ninguna de las gemelas disfrutó particularmente de su carrera como actriz. En una entrevista con Marie Claire, Mary-Kate reveló que ambas se sentían como “pequeños monos actores”. En una declaración, compartió, “Miro viejas fotos mías, y no me siento conectada a ellas en absoluto… No le desearía mi niñez a nadie…”.

Mary-Kate Olsen & Ashley Olsen de niñas, en Westwood, California (Photo by Steve Granitz/WireImage)
Mary-Kate Olsen & Ashley Olsen de niñas, en Westwood, California (Photo by Steve Granitz/WireImage)

Además de ser impulsadas hacia una fama que nunca buscaron, las gemelas Olsen tuvieron que enfrentar una avalancha de noticias hasta que cumplieron 18 años. E! News lanzó el perturbador titular “Finalmente adultas”, y alguien incluso creó un sitio web llamado Twin Tracker que comparaba las edades actuales de las gemelas Olsen con la edad legal de consentimiento sexual en los 50 estados de Estados Unidos. Sin embargo, este sitio recibió una orden de cese y desista del abogado de las gemelas, quien exigió que retirara las imágenes de ellas del sitio. Aunque las Olsen le dijeron a E! News que esto era simplemente parte del negocio, eso no significa que no les causara molestia. En una entrevista con Rolling Stone, Ashley admitió que se enojó y se sintió a la defensiva cuando la periodista Connie Chung les preguntó sobre su virginidad antes de cumplir la mayoría de edad. Respondiendo a la publicación, “Pensé, ‘Eso es personal. ¿Por qué harías esa pregunta a una chica de 16 años en primer lugar?’”

Trastornos alimenticios

A medida que se acercaba su cumpleaños número 18, Mary-Kate lidiaba con un problema serio tras bastidores. Surgieron rumores sobre una posible adicción a las drogas, destacando la extrema delgadez de la estrella y los habituales murmullos sobre su participación en fiestas. Incluso las propias Olsen se burlaban del peso de Mary-Kate, imitando a los paparazzi en un recordado episodio de Saturday Night Live, gritándose entre ellas, “¡Mary-Kate, estás muy delgada, come un sándwich!” En realidad, la estrella infantil estaba luchando contra la anorexia, y no buscó tratamiento hasta que enfrentó una intervención. Su familia la ingresó en un centro de tratamiento en Sundance, Utah, después de que se graduara de la escuela secundaria y antes de comenzar sus clases en la Universidad de Nueva York. Los Olsen intentaron motivar a su hija a comer utilizando sus propios métodos, como confiscar su camioneta y decirle que necesitaba ganar peso para recuperarla; o contratar a alguien para supervisar su alimentación. En el momento de la intervención, Mary-Kate tenía 17 años y tenía poco que decir al respecto, ya que sus padres seguían siendo sus tutores legales, aunque ella optó por continuar con el tratamiento durante su primer semestre en la Universidad de Nueva York.

En su adolescencia, Mary-Kate Olsen -aquí junto a Ashley- comenzó a batallar contra la anorexia (Photo by Sam Levi/WireImage)
En su adolescencia, Mary-Kate Olsen -aquí junto a Ashley- comenzó a batallar contra la anorexia (Photo by Sam Levi/WireImage)

Durante un buen tiempo, Mary-Kate pudo ocultar su trastorno alimenticio, especialmente de sus compañeros de trabajo en New York Minute. El director Dennie Gordon comentó a People que compartió muchas comidas con ella y no notó nada fuera de lo común. Incluso engañó al Dr. Drew Pinsky, famoso por Celebrity Rehab, quien interpretó al padre de las gemelas, como dijo, “Era la más dulce de las dos. Pero nunca me di cuenta de nada. Ella lo escondió muy bien”. Este tipo de ocultamiento es común entre los pacientes con desórdenes alimenticios.

Después de su tratamiento, Mary-Kate parece estar más abierta sobre su situación. En una entrevista con Elle habló públicamente sobre la anorexia por primera vez, sin confirmar si realmente padecía el trastorno o no, como se había informado. Consciente de sus palabras, compartió, “Creo que es importante lo que cualquiera pasa, y no digo que sea verdad o no, te das cuenta que es parte del crecimiento. Todo el mundo pasa por momentos difíciles. Es parte de la vida”. Continuó explicando que pedir ayuda y ser honesta consigo misma era la parte más difícil de lo que estaba pasando. Sea cual sea su situación, expresó que estaba lista para enfrentar sus problemas, añadiendo, “No quiero pasar por mi vida con los ojos cerrados. Tampoco quiero hacerlo con la mente cerrada. Quiero ser consciente de las cosas. Y prefiero saber que no saber”.

Jubilándose de la fama

Las Olsen tenían grandes aspiraciones académicas, pero vieron truncados sus planes universitarios tras un supuesto atropello a su privacidad. Se graduaron de la escuela secundaria y se inscribieron en la Universidad de Nueva York en 2004. Adquirieron un penthouse valorado en 7,3 millones de dólares en West Village, y comenzaron su breve experiencia como estudiantes en la gran ciudad. Sin embargo, pronto surgieron informes que indicaban que las gemelas estaban desencantadas con esa vida. Eventualmente, Mary-Kate tomó un receso de la universidad, lo que llevó a especulaciones sobre si había iniciado un segundo tratamiento por desórdenes alimenticios. A pesar de los rumores, se informó que estos eran infundados, ya que en ese momento la joven tenía acceso a un amplio equipo profesional de recuperación durante su primer semestre en la universidad, el cual incluía múltiples nutricionistas, entrenadores y terapeutas. Ashley pronto siguió los pasos de su hermana; las gemelas abandonaron la universidad debido a que ya no se sentían seguras allí, especialmente después de que sus compañeros de clase empezaran a vender historias a los tabloides. Además, tenían un negocio sumamente lucrativo que dirigir.

Luego de un breve paso por la Universidad, las Olsen se dedicaron a la moda
Luego de un breve paso por la Universidad, las Olsen se dedicaron a la moda

Las marcas de lujo creadas por Mary-Kate y Ashley Olsen recibe muchos elogios en la industria de la moda, especialmente entre aquellos que pueden permitirse gastar 6.500 dólares en un vestido. Aunque este precio puede ser inalcanzable para la persona promedio, no difiere mucho de lo que cobran competidores como Bottega Veneta y Lanvin. Según informó The Wall Street Journal, incluso una mochila de cocodrilo que The Row, la marca de las gemelas, vendió por 39 mil dólares se agotó rápidamente.

En 2015, las Olsen enfrentaron críticas por parte de algunos de sus empleados. Los pasantes de The Row presentaron una demanda colectiva contra Dualstar Entertainment Group, acusando a la empresa que gestiona a las Olsen de no pagarles salarios justos. La demanda fue liderada por una ex pasante de diseño que afirmaba haber trabajado semanas extenuantes de hasta 50 horas bajo la supervisión de las gemelas, asumiendo responsabilidades equivalentes al trabajo de tres personas. En una ocasión, incluso fue hospitalizada por deshidratación después de cargar un montón de ropa en un clima de 38 grados. En declaraciones a Page Six, comentó, “Eres tratado como un empleado, excepto que no te pagan. Son injustos contigo. A veces los pasantes lloran. He visto a jóvenes llorando mientras preparaban café o mientras fotocopiaban cosas”. La demanda alegaba que los pasantes de The Row deberían haber recibido el salario mínimo y el pago de horas extras, ya que estaban desempeñando las mismas tareas que el personal regular. Aunque los representantes de la marca calificaron la demanda como “sin mérito”, finalmente se llegó a un acuerdo extrajudicial, supuestamente acordando distribuir 140 mil dólares entre 185 pasantes.

Mary-Kate y Ashley Olsen podrían haber acumulado una gran fortuna gracias a su fama, pero optaron por retirarse del foco público. Desde la última aparición de MK en la pantalla en un papel secundario en la romántica Beastly (2011), inspirada en La Bella y la Bestia, las gemelas han permanecido en un misterioso estado en Hollywood. Ahora las vemos en raras ocasiones, vestidas con alta costura y luciendo peinados extravagantes en algunas alfombras rojas en eventos selectos como la Gala del Met o la Semana de la Moda de Nueva York. “Estamos acostumbradas a estar detrás de la cámara y dirigir el proceso, así que nos resulta difícil hacer sesiones de fotos ahora”, dijeron. No se dedican al mundo de los influencers. A diferencia de muchas actrices que comparten detalles íntimos de sus vidas en las redes sociales, Ashley reveló que prefieren mantenerse alejadas del mundo online. Las gemelas han rechazado incluso la idea de participar en el reinicio de Fuller House, distanciándose aún más de sus raíces en la actuación.

Mary Kate junto a Olivier Sarkozy, de quien se separó en pésimos términos luego de cinco años de matrimonio
Mary Kate junto a Olivier Sarkozy, de quien se separó en pésimos términos luego de cinco años de matrimonio

Una muerte trágica

Mary-Kate Olsen ha mantenido un historial de citas relativamente discreto, que incluye al artista Nate Lowman y a su ahora ex marido, Olivier Sarkozy. Aunque sostiene sus relaciones sentimentales en secreto, se rumorea que su romance más famoso pudo haber sido también el más trágico. Mary-Kate y Heath Ledger estuvieron saliendo casualmente durante tres meses antes del fallecimiento del actor en 2008. Aunque nunca se confirmó oficialmente, la prensa promovió este romance después de que un informe del New York Times revelara que el masajista que encontró a Ledger inconsciente en su apartamento había hecho dos llamadas a Mary-Kate antes de llamar al 911. Tras las llamadas, el masajista contactó al 911 e intentó sin éxito revivir al actor. Aunque la muerte de Ledger fue atribuida a una “sobredosis accidental de medicamentos recetados”, se especuló sobre la posible implicación de la gemela en una investigación federal para determinar si los analgésicos encontrados en el sistema de Ledger habían sido adquiridos ilegalmente. Sin embargo, esta investigación fue finalmente desestimada.

Ex casi primera dama

Desde hace ya mucho tiempo, Mary-Kate y Ashley Olsen son prudentes con lo que cuentan a los medios de comunicación sobre su vida privada. De hecho, poco se sabe sobre ellas luego de los escandalosos romances de Mary Kate. En el caso de la gemela más encarrilada, se supo que Ashley y su pareja, Louis Eisner, se convirtieron en padres de Otto, su primer hijo, en agosto del año pasado. Aunque llevan ya varios años siendo pareja, no fue hasta septiembre de 2021 que decidieron hacerlo oficial en un acto público. Concretamente, en la Gala del 20 aniversario de YES. Y en diciembre de 2022, la pareja oficializó su relación en el altar, también con una boda discreta.

Louis Eisner y Ashley Olsen se casaron en 2022 y son padres de un niño (Photo by Matt Winkelmeyer/Getty Images for YES 20th Anniversary Gala)
Louis Eisner y Ashley Olsen se casaron en 2022 y son padres de un niño (Photo by Matt Winkelmeyer/Getty Images for YES 20th Anniversary Gala)

Otra es la suerte de “la oveja negra” de las Olsen: Mary-Kate se divorció de su esposo, Pierre Olivier Sarkozy, luego de cinco años de matrimonio. La pareja se casó en el 2015, siendo una relación importante para la exitosa niña estrella. Sarkozy es un banquero francés y medio hermano de Nicolas Sarkozy, ex presidente de Francia. El Daily Mail mencionó que Mary-Kate ha pedido que el acuerdo prenupcial entre ella y Sarkozy se haga efectivo. Si bien todo esto parece un procedimiento de divorcio estándar, hay un detalle sobre la separación entre Olsen y Sarkozy que es impresionante. De acuerdo a Page Six, Mary-Kate firmó una petición de divorcio el 17 de abril, diciendo que su matrimonio estaba “roto irremediablemente.” Sin embargo, debido al coronavirus, Mary-Kate fue reportada diciendo que las cortes de Nueva York no estaban haciendo divorcios. Entonces pidió firmar una petición de divorcio de emergencia, explicando que su esposo había terminado el contrato de arrendamiento de su residencia en Nueva York, sin su aprobación; escribió, “Esto es una emergencia porque mi esposo espera que me mude de nuestra casa el lunes 18 de Mayo del 2020 mientras la ciudad de Nueva York está paralizada debido al COVID-19. Estoy aterrorizada de que mi esposo intente privarme del hogar en el que he vivido y si él tiene éxito, no solo corro riesgo de perder mi hogar sino también mi propiedad personal”.

La joven partió del hogar en Manhattan que compartía con Sarkozy y se mudó con Ashley y unos amigos fuera de Nueva York. Su divorcio se volvió “muy feo y agitado.” Por suerte, su gemela la respalda. Durante una entrevista Ashley dijo que ella y Mary-Kate hacen “todo juntas”, y Mary-Kate agregó, “Salimos del útero haciendo eso.” El par explicó su relación como “un matrimonio y una asociación.” Aunque han vivido algunos buenos y malos momentos, Ashley dijo, “Han sido 32 años de aprender a comunicarme”. Y ahora, cumpliendo los 38 años, ambas siguen siendo inseparables, aunque rara vez hablan del secreto de su relación; Mary-Kate explicó, “No sé si es por la forma en la que crecimos, sólo no nos gusta hablar sobre nosotras o sobre lo que hacemos. No es nuestro enfoque.”

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias