Cuando Vitoria se convirtió en capital y centro del mundo durante dos meses extraordinarios
Cuando Vitoria se convirtió en capital y centro del mundo durante dos meses extraordinarios

Cuando Vitoria se convirtió en capital y centro del mundo durante dos meses extraordinarios

Todo se debe al emperador Carlos V.

Vista de Vitoria.Shaun Egan

Madrid, Toledo, Sevilla, Burgos. Estas son algunas de las ciudades que han sido capitales de España a lo largo de la historia. Es difícil dar con todas las que se convirtieron en el "epicentro" del país, siendo más que probable que te dejes alguna en el tintero.

Hecho el repaso, vale la pena señalar que una ciudad española se convirtió en capital del mundo. Para ello hay que echar la vista atrás hasta el siglo XVI. De acuerdo a EFE, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, entró en Vitoria el 5 de enero de 1524, es decir, que el próximo viernes se cumplen 500 años de la llegada del entonces dueño del mundo a la capital alavesa, donde permaneció dos meses con su corte.

El emperador del Sacro Imperio Romano Germánico llegó a esta ciudad del País Vasco y  concentraba un importante poder terrenal. Tal era así que unía el gobierno sobre diversos dominio en la Europa central y del norte, además de en coronas de los reinos hispánicos, incluidas posesiones en Italia y el nuevo mundo. 

La razón por la que Carlos V se desplazó a Vitoria

Una de las razones por las que Carlos V llegó hasta Vitoria responde a su afán por recuperar la fortaleza de Fuenterrabía desde un lugar cercana, la cual había sido tomada por las tropas francesas de Francisco I y navarros contrarios al Habsburgo.

Las pretensiones surtieron efecto, y es que los soldados franceses abandonaron Fuenterrabía, dejando el lugar los soldados navarros; una dominación que después de que Carlos V les concediera el perdón a los mismos, dichos navarros entregaron la fortaleza el 29 de abril de ese mencionado año. 

Asimismo, el Tratado de Vitoria con diplomáticos portugueses fue otro de los puntos claves de los que se ocupó el emperador, después de que Juan Sebastián Elcano completase la vuelta al mundo trayendo especias procedentes de tierras lusas. Dicho tratado se acabó firmando el 29 de febrero. 

La tercera misión de Carlos V fue la entrega de la Isla de Malta a la Orden de San Juan a cambio de un tributo, un halcón. El pacto se formalizó en 1530, fecha en la que nació el catalogado como 'Halcón Maltés' que ha llenado páginas de novela policiaca. Y es que la historia del mismo se forjó en Vitoria en 1524, cuando el citado emperador recibió a tres miembros de la Orden de San Juan, los cuales le informaron que Solimán el Magnífico les había expulsado de Roda y le pidieron que se les restableciera en la isla. 

Espacio Eco
Un proyecto de Ecoembes

De este modo, trascurrieron solo dos meses desde que Carlos V llegó a Vitoria un 5 de enero y se marchó el 6 de marzo. Pese a estos sucesos negativos, el emperador dejó un fuerte legado positivo en la ciudad, que se aprecia en el arte y monumentos que todavía lucen en la ciudad de Euskadi, como la estatua del emperador en el salón de plenos de las Juntas Generales de Álava.