Las protestas en Gaza llegaron a las universidades jesuitas - Revista Christus
ver más

Las protestas en Gaza llegaron a las universidades jesuitas

Michael O’Brien-Revista America

Instituciones de élite como Columbia, Yale y el MIT han acaparado la mayor parte de la cobertura mediática nacional debido a los campamentos de protesta por el actual conflicto en Gaza. Pero muchas escuelas jesuitas también han sido escenario de apasionadas protestas, activismo pacífico y, lamentablemente, algunos incidentes de antisemitismo.

En Nueva York, a menos de 60 manzanas al sur de la inquieta Universidad de Columbia, los estudiantes del campus Lincoln Center de la Universidad de Fordham organizaron una acampada en el vestíbulo del Lowenstein Hall el 1 de mayo.

La acampada se produjo después de una protesta de cientos de personas el 25 de abril, en la que se pidió que Fordham revelara los valores de la universidad y desinvirtiera de los fabricantes de defensa y otras empresas que puedan estar vinculadas a la ofensiva de las Fuerzas de Defensa de Israel en Gaza, y que pusiera fin a su asociación de estudios en el extranjero con la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad de Tel Aviv.

Fordham mantiene desde hace años una tensa relación con los estudiantes defensores de los palestinos. Un grupo de estudiantes demandó a la universidad en 2017 por su negativa a reconocer a Estudiantes por la Justicia en Palestina como club oficial.

El Departamento de Policía de Nueva York llegó al lugar de los hechos en Fordham la tarde del 1 de mayo. Quince manifestantes fueron detenidos y el campamento fue dispersado.

La presidenta de Fordham, Tania Tetlow, explicó en una carta a la comunidad universitaria su decisión de involucrar a la policía para poner fin a la acampada.

Otras escuelas jesuitas también han experimentado protestas a gran escala en los últimos días. Muchos de los estudiantes que protestan exigen una mayor claridad en las políticas de inversión de sus universidades y transparencia en la identidad de las empresas incluidas en las carteras de dotación.

La semana pasada la Universidad Loyola de Chicago fue testigo de la continuación de una protesta de varios días en el patio este del campus, que se llenó de estudiantes con banderas palestinas y pancartas para exigir que la universidad se desvinculara de los fabricantes de armas que suministran a las Fuerzas de Defensa de Israel.

El campus de Loyola lleva meses sufriendo disturbios, con informes de protestas estudiantiles recurrentes desde finales de febrero.

Aunque la presión sobre la universidad para que modifique sus políticas de inversión ha sido alta, los funcionarios de Loyola creen que la actual política de inversión de la universidad es suficiente.

En un correo electrónico a The Loyola Phoenix el portavoz de la Universidad de Loyola, Matt McDermott, dijo: «Loyola ya ha adoptado y publicado la Política de Inversión Sostenible, que considera el compromiso de la Universidad con la sostenibilidad, y la aspiración de contribuir a un mundo más justo, humano y sostenible en nuestra política y prácticas de inversión. Como tal, Loyola no adoptará otros llamamientos a la desinversión».

La política actual sí incluye el compromiso de «ejercer prudentemente la administración ética y social en su política y prácticas de inversión».

Pero la política no parece ir lo suficientemente lejos como para disipar las preocupaciones de los manifestantes estudiantiles. Según The Loyola Phoenix, la Coalición de Solidaridad y Justicia organizó una manifestación el 22 de abril para exigir que la universidad se desvinculara econonómicamente de los contratistas de defensa que pudieran estar fabricando armas utilizadas por el IDF en Gaza. El periódico estudiantil reprodujo algunas consignas de protesta: «LUC, ¿qué dices? ¿Cuántos niños han matado hoy?», se podían oír en el cuadrilátero este del campus.

El 15 de abril grupos de estudiantes del campus de Westchester de la Universidad Loyola Marymount protestaron después de que los Estudiantes Asociados de la Universidad Loyola Marymount vetaran una moción para desinvertir en empresas que pudieran estar implicadas en la guerra de Israel contra Hamás, según informó The Lion.

Por desgracia, algunos acontecimientos en la Facultad de Derecho de Loyola, la escuela jurídica afiliada a la LMU, fueron más allá de las protestas pacíficas.

El 18 de abril la decana entrante de la Facultad de Derecho de Loyola, Brietta Clark, emitió una declaración en la que deploraba los actos de algunos estudiantes en respuesta a un acto celebrado el 17 de abril y patrocinado por la Asociación Judía de Estudiantes de Derecho de la universidad. Calificó el comportamiento como un hecho «sin precedentes en nuestro campus» y dijo que la protesta «cayó por debajo de cualquier norma legítima de decencia y profesionalidad, por no hablar de nuestra misión y valores institucionales».

Clark, que comenzará su mandato como Decana Fritz B.

Brietta Clark comenzará su mandato como Decana Fritz B. Burns de la Facultad de Derecho de Loyola el 1 de junio, después de servir como decana interina y vicepresidenta senior, dijo a los estudiantes que valoraba la «vitalidad intelectual y la diversidad de nuestra comunidad, especialmente cuando involucramos a nuestros estudiantes, profesores y personal en discusiones sobre los desafíos más oportunos y complejos de la sociedad».

«Pero ese compromiso tiene límites», dijo, «y me comprometo a ayudar a nuestra comunidad a avanzar hacia un camino de diálogo y compromiso que honre nuestros valores y misión».

Los estudiantes de Washington, entre ellos muchos de la Universidad de Georgetown, se concentraron en la Universidad George Washington, donde se instaló un campamento para protestar por las inversiones de las universidades en empresas que proporcionan ayuda a Israel. El Departamento de Policía Metropolitana de Washington advirtió que los manifestantes serían desalojados del campamento, pero hasta la fecha no ha hecho caso de esas advertencias, y el campamento de estudiantes en la GWU sigue creciendo.

La revista America se puso en contacto con los responsables de las universidades de Loyola Chicago, Loyola Marymount y Georgetown para pedirles una declaración sobre la gestión de las protestas en el campus, pero los responsables de las escuelas declinaron hacer comentarios o no respondieron. America también se puso en contacto con líderes estudiantiles de organizaciones como Estudiantes por la Justicia en Palestina en varios centros, pero tampoco recibió respuesta.

Una historia de activismo

El actual activismo en el campus tiene algunos precedentes en el pasado de muchas instituciones jesuitas.

Fordham ha sido testigo de una serie de notables protestas dirigidas por estudiantes a lo largo de los años. Tal vez su mayor manifestación en el campus, según lo documentado por The Fordham Ram, ocurrió en 1965 durante la era de los derechos civiles, cuando aproximadamente mil estudiantes y profesores se reunieron para protestar por el brutal asesinato del reverendo James J. Reeb, que fue golpeado hasta la muerte en Selma, Alabama, mientras participaba en la famosa marcha de Selma a Montgomery.

El activismo estudiantil también ha sido parte integrante de la historia y la identidad de Loyola Chicago. Los estudiantes de Loyola participaron en la que se cree fue la primera protesta, en la que mujeres religiosas con hábitos se unieron a los piquetes en Estados Unidos.

En 1963 una estudiante negra de Loyola intentó utilizar una piscina propiedad del Illinois Club for Catholic Women, se le negó la entrada, y los estudiantes de Loyola se unieron para protestar por su exclusión. Aunque las protestas comenzaron a desvanecerse pocas semanas después de su inicio, cobraron nueva vida cuando un grupo de hermanas franciscanas se unió a los estudiantes para exigir la integración.

«Cuando las monjas se unieron [a los piquetes], seguidas del sacerdote… la presión aumentó», recordaba Micki Leaner, la estudiante a la que se había denegado la admisión, en la revista Chicago History.

En abril de 1986 surgieron informes de que los estudiantes habían organizado un plantón en el interior de un edificio administrativo de Georgetown, organizada en gran parte por la Coalición de Estudiantes contra el Apartheid y el Racismo de la universidad. Sus esfuerzos fueron un éxito; como resultado de la presión estudiantil el Consejo de Administración de Georgetown acordó desinvertir en empresas sudafricanas, según la biblioteca de la Universidad de Georgetown.

La lucha contra el derecho a la protesta y el compromiso con los actos pacíficos de protesta es algo que la Universidad de Las Vegas puede aprender de su propio pasado, ya que los estudiantes de la universidad organizaron protestas, a gran escala, contra la guerra de Vietnam. A pesar de las enérgicas advertencias de la universidad, incluidas las afirmaciones de que la naturaleza de las protestas era «ilegal» y las amenazas de llamar a las autoridades locales, no hubo informes de encuentros violentos o actos dramáticos, como la quema de banderas, que habían tipificado otras protestas en el campus de la época.

Foto: Tinx-Depositphotos


Corrección: Este artículo se ha actualizado para aclarar la diferencia entre la Facultad de Derecho de Loyola y la Universidad Loyola Marymount. También se ha modificado para identificar a Micki Leaner como la joven excluida por el ICCW en 1963.

La versión original de este texto se publicó en revista America, quien otorgó derechos de reproducción a revista CHRISTUS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en nuestras redes sociales
Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide