'Fede' Valverde, campeón con Peñarol a los 17 años y fichado por Real Madrid a los 18, recibió ayuda de Seedorf y Santiago Solari - ESPN
<
>

'Fede' Valverde, campeón con Peñarol a los 17 años y fichado por Real Madrid a los 18, recibió ayuda de Seedorf y Santiago Solari

El uruguayo se incorporó al club a mediados de 2016, cuando cumplió 18 años, pero su traspaso ya estaba zanjado antes. Aún así, tuvo tiempo de brillar en Sudamérica antes de cruzar el océano.

Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric formaron y siguen formando uno de los mejores tríos de centrocampistas del mundo. Jugadores clave en los últimos tres campeonatos del Real Madrid en la UEFA Champions League, mantienen una regularidad impresionante y siguen siendo referentes, no solo en la escuadra merengue, sino también en el futbol europeo en general.

Sin embargo, este protagonismo de los tres no impidió que otro talentoso centrocampista apareciera y se consolidara como una gran opción en el equipo español: Federico Valverde.

El uruguayo se incorporó al club a mediados de 2016, cuando cumplió 18 años, pero su traspaso ya estaba zanjado antes. Aun así, tuvo tiempo de brillar en Sudamérica antes de cruzar el océano.

Campeón uruguayo con Peñarol en 2015-16, también llamó la atención en el Sudamericano Sub-17 en 2015 al anotar siete goles y terminar como segundo máximo goleador.

"Cuando llegué, recuerdo que el coordinador técnico decía que le echaran un ojo en las primeras conversaciones. En el primer mes que me quedé dejó de ir a los partidos, porque se iba al Real Madrid (risas). Ya había sido campeón por Peñarol aun teniendo menos de 18 años", dijo a ESPN.com el zaguero Bressan, quien se desempeñó con Valverde en el club uruguayo .

"En los entrenamientos era un jugador completo, porque puede jugar en el medio, tiene técnica, tiene una buena visión del juego. Se fue al Real Madrid muy temprano y estalló de forma espectacular, teniendo grandes jugadores en la cancha. Valverde es tranquilo, pero cuando rodaba el balón, los pies hablaban por sí solos", dijo el ex deportista de Gremio y Flamengo, que ahora juega en el Dallas FC.

La ayuda de Seedorf para brillar

Tras una temporada como titular en el Real Madrid Castilla, el centrocampista fue cedido al Deportivo La Coruña. Alternando banco y titularidad, no pudo evitar el descenso del equipo gallego, pero volvería a Madrid con la experiencia suficiente para formar parte de la plantilla principal.

"Pude ver que tenía mucha calidad. Cuando llegó a La Coruña, todavía había jugado poco en España. Empezó a jugar más cuando llegó Seedorf para ser el entrenador, pero solo fueron tres meses", dijo Guilherme Torres, ex volante del Corinthians que hoy defiende a Al-Sadd. "Tiene zancadas largas, es un jugador alto, tiene mucha fuerza y ​​patea bien".

En la temporada 2018-19, su primera en el primer equipo, el uruguayo jugó 25 veces (diez como titular) y totalizó 1120 minutos, sin marcar goles ni asistencias. En la siguiente campaña, su participación se duplicó, pasando a 2715 minutos repartidos en 44 partidos (30 como titular). También marcó dos goles y dio cinco asistencias.

"Está muy tranquilo, cuando llegó, no hablaba mucho. Era más chico, tímido y tranquilo. Llegó, trabajó y se fue. Pero es un tipo espectacular", recuerda Abner, que jugó con el uruguayo en Castilla y que hoy trabaja para Farense.

"Valverde contaba con la confianza de todos los entrenadores como Solari y el propio Zidane, que nos lideró en el Castilla", dijo el lateral izquierdo. "Es muy inteligente con el balón, rápido y muy ofensivo. Siendo uruguayo, tiene una marca muy agresiva".

En la presente temporada, la camiseta 15 del Real Madrid sufrió lesiones, perdió 13 partidos, pero sigue siendo una pieza importante, incluso con lesiones suma tres goles, más que la pasada campaña, y una asistencia.

Puede que Valverde no se cuente como uno de los candidatos a protagonista, pero con más de 20 partidos (y una disputa por jugar la Copa América) con la selección uruguaya y un total de 92 partidos para el Real Madrid, es prueba de que la calidad en el mediocampista del Real va más allá de su popular trío. La apuesta por su fútbol es tan alta que en la última renovación de contrato, el equipo merengue impuso una cláusula de rescisión de 750 millones de euros.