Danilo Gallinari, lo que tantas veces pudo ser y no fue

Danilo Gallinari, lo que tantas veces pudo ser y no fue

NBA / REPORTAJE MD

Gallinari ha sufrido varias veces el lado oscuro de la NBA con los Celtics frustrando su sueño de niño como último palo

El italiano intenta volver a ser él en unos Wizards sin aspiraciones tras una temporada entera en blanco por una lesión de cruzado

El alero se moja en el duelo NBA-Europa: “El hueco se está cerrando”

Gallinari, defendido por Cameron Payne ante los Bucks

Gallinari, defendido por Cameron Payne ante los Bucks

Getty images

Danilo Gallinari (Sant’Angelo Lodigiano, Italia, 1988) creció pensando y sintiendo en verde para empezar a sentir algo por la naranja, adoctrinado por su padre Vittorio, loco apasionado de los Boston Celtics, y enamorado Danilo de Larry Bird. Y su largo periplo en la NBA le acabó destinando a Boston cuando la franquicia de Massachusetts le reclutó en verano a 2022. A Gallinari le brillaba la mirada el día que fue presentado:

“Crecí con mi padre desde que era pequeño siendo un fan de los Celtics, un fan de Larry Bird, así que cuando los Celtics se presentaron, casi ni me lo pensé”, dijo el letal tirador italiano declarando su amor por la franquicia. Pero, otra vez traicionado por su propio cuerpo, una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda en un partido con Italia se llevaba por delante sus ilusiones aquel curso 22-23 dejándole en blanco.

Danilo Gallinari, junto al Presidente de Operaciones de los Celtics, Brad Stevens

Danilo Gallinari, junto al Presidente de Operaciones de los Celtics, Brad Stevens

getty images

Recuperado, se dio otra oportunidad para vestir los colores del equipo de sus amores activando su opción de jugador para ser verde un año más. Pero Boston, con prisas por armar un roster de garantías y rendimiento inmediato para opositar al anillo, no le esperó. Y le utilizó como mera moneda de cambio para obtener a Kristaps Porzingis enviándole a Washington y dejar su historia con sus queridos Celtics sin empezar.

“¿Traicionado? No, es la naturaleza del negocio, no me siento mal con ello”, confiesa a MD el alero de 35 años, de poder coquetear con el anillo con el equipo de su vida a verse hoy en la nada con unos Wizards penúltimos en el Este con 6-25. El eufemismo de ser “un equipo en construcción” no niega la realidad de que es un equipo sin aspiraciones.

“Me siento bien, mejorando día a día, estoy feliz con el proceso. Me piden un rol similar al de los tres o últimos cuatro años, saliendo del banquillo para ayudar al equipo siendo efectivo y siendo uno de los mejores líderes”, destaca el ex de Knicks, Nuggets, Clippers, Thunder, Hawks y Celtics, a quien podría haber ayudado mucho en las Finales del Este perdidas contra los Heat según dijo a The Athletic.

Desde luego, con el conjunto de Joe Mazzulla, ahogándose tantas veces ante la zona de Miami en esa serie, el fiable tiro Danilo Gallinari, con un 38% en triples en su carrera en la NBA hubiera sido un alivio. El alero, recuperando sensaciones, promedia ahora mismo unos buenos números de 7 puntos, 3 rebotes y 1,2 asistencias en 15 minutos con un 43% en tiros de campo y un 31% en triples.

Aunque feliz de volver a ser él, el italiano mira con cierta resignación al pasado, a todas esas historias inacabadas aparte de la quizá más dolorosa, la ni siquiera no empezada en Boston por culpa de las lesiones. Y habla de ello directo, sin tapujos. Sin querer hacer buenos ahora los malos recuerdos.

“Hay muchos momentos en los que pienso en lo que podría haber pasado si no hubiera sido por las lesiones. En mi primer año (en los Knicks) tuve una cirugía y sólo pude jugar 28 partidos. En Denver, cuando estaba en mi prime, me sentía fantástico, teníamos muy buen equipo y todo se fastidió de cara a playoffs (rotura del cruzado la temporada 13-14). Y la última temporada tuve la oportunidad de formar parte de un equipo de anillo y me lesioné. Hay varios momentos de what if”, lamenta Gallinari, que sólo jugó 21 partidos con los Clippers en la 17-18 en otro momento en el que la mala fortuna le cortó las alas.

Danilo Gallinari, junto a Jokic en su etapa en Denver

Danilo Gallinari, junto a Jokic en su etapa en Denver

getty images

Pero, pese a esa siempre intrigante duda de qué podría haberle deparado el baloncesto de no ser por las malditas lesiones, el italiano valora lo que tiene y, si los Wizards no pueden llenar sus ambiciones, los Juegos Olímpicos del próximo verano dan todo el sentido a su progreso. Italia tiene motivos para ilusionarse después del último Mundial, en el que la Gli Azzurri llegó hasta cuartos de final en un resultado que no alcanzaba en una Copa del Mundo desde hacía 25 años.

El conjunto dirigido por Gianmarco Pozzecco derrotó en la liguilla de segunda ronda a la subcampeona, Serbia, antes de caer ante Estados Unidos.

“Italia ha mejorado mucho, hicieron un buen trabajo acabando entre los ocho mejores equipos y ahora lo importante es cumplir el objetivo de clasificarse para los Juegos. Me gustaría ser parte del equipo”, subraya Gallinari, que no pudo ser parte del roster al no estar al 100% tras su lesión. Italia está con Puerto Rico y Bahréin en su grupo del preolímpico.

Danilo Gallinari, con Italia

Danilo Gallinari, con Italia

getty images

Justo en 2024 se van a cumplir 20 años de la plata olímpica del combinado transalpino en Atenas 2004 tras eliminar a la Lituania de Saras Jasikevicius en semifinales y perder la final contra Argentina, siendo aquella la última medalla de Italia en cualquier campeonato internacional. Pozzecco era parte de aquel equipo, como los ex azulgrana Gianluca Basile y Denis Marconato.

Gallinari y Simone Fontecchio, ahora en los Jazz y ex del Baskonia, son los dos representantes en la NBA de Italia, que busca relevo a Marco Belinelli, primero y único del país hasta ahora en haber ganado el anillo, cuando lo hizo en 2014 con los San Antonio Spurs. También nacieron en Italia Reggie Jackson y Paolo Banchero, quien renunció con cierta polémica a jugar con los Gli Azzurri en favor de Estados Unidos, enfrentándose con su país de origen en el Mundial.

Danilo Gallinari tiene claro que lo sucedido en la Copa del Mundo, con Estados Unidos fuera del podio y dos selecciones sin mayoría de jugadores NBA como Serbia y Alemania disputando la final, refrendó que el baloncesto europeo se está acercando a la liga estadounidense.

"Estados Unidos necesita traer a lo mejor de lo mejor para competir a este nivel tan alto"

“Pienso que el hueco se está cerrando. El nivel es muy alto ahora y para que Estados Unidos pueda competir a este nivel tan alto necesita traer a lo mejor de lo mejor porque cuando juegas unos Juegos o el Mundial es siempre duro”, advierte el ex del Armani Milán. Avisado, el Team USA se va a presentar en París con los Kevin Durant, Stephen Curry y, presumiblemente, LeBron James.

“Cuando creces en Europa tienes la oportunidad de competir al más alto nivel. La Euroliga es definitivamente una gran escuela antes de venir a la NBA. El nivel crece y en el mundo hay mucho talento, el número de jugadores internacionales va creciendo y eso hace el juego mejor y la NBA incluso mejor”, resalta Gallinari. El italiano reflexiona también sobre las posibles ventajas del jugador europeo sobre el estadounidense en el contexto de una diferencia de nivel cada vez menor.

“¿Que si Europa está haciendo algo mejor que Estados Unidos? Es una muy buena pregunta. Pienso que nosotros podemos crecer como jugadores muy habilidosos y también tenemos jugadores con tamaño con grandes habilidades. Y cuando los jugadores europeos vienen a la NBA pueden jugar cualquier rol en la pista, el nivel es muy alto. Se necesita un tiempo de adaptación, pero una vez te ajustas puedes encontrar tu rol”, reflexiona Danilo Gallinari.

El italiano también se moja lo que podría pasar en una hipotética competición entre equipos NBA y Euroliga. Desaparecido hace ya más de 20 años el histórico torneo McDonald’s, el comisionado de la mejor liga del mundo, Adam Silver, apuntó que la nueva competición de media temporada podría contar con la participación de algún conjunto europeo. No obstante, Silver no ha concretado de momento nada más.

“¿Qué pasaría? Depende de las reglas con las que jugáramos. El hueco entre los mejores equipos de la NBA y los mejores de la Euroliga está más cerca, pero está todavía lejos y los 10 mejores equipos de la NBA son mejores que los 10 mejores de Europa”, señala Danilo Gallinari, con una larga y respetable carrera en la mejor liga del mundo pero siempre con esos what if deambulando en sus memorias. La NBA, con sus inoportunos infortunios e inclementes traspasos como parte del juego, no es sólo lo que es. Sino también lo que pudo ser y no fue.

Lee también
Mostrar comentarios
Cargando siguiente contenido...