Luis Fonsi:«Mi esposa que es andaluza me ha convertido en un hombre del sur»
Luis Fonsi en los Premios Cadena Dial GTRES

Esta funcionalidad es sólo para registrados

03/08/2022 a las 01:19h.

Luis Fonsi (44 años) tiene ganas de llegar a Marbella para actuar en el Festival Starlite el próximo 22 de agosto. Por muchas razones: «He estado varias veces y me encanta la energía del público, su generosidad. Siento su aliento, su fuerza, y eso me inspira. Además, disfruto de Marbella, que es un lugar mágico como todas las ciudades de costa. Allí me lleno de energía». Casado con la modelo cordobesa Águeda López (40), Luis siente debilidad por las tierras y las gentes andaluzas: «Mi esposa me ha convertido en un hombre del sur». Aunque el cantante y compositor se define como un hombre hiperactivo, lo cierto es que habla con serenidad: es concreto, no se anda por las ramas, transmite amabilidad y buena vibra.

La paternidad puede haber influido en calmarle: «Ahora soy más sentimental, me preocupan más los problemas de los demás. Yo siempre me he sentido generoso, pero la perspectiva de la vida es otra. Ser padre me la ha cambiado; ya no pienso en mí, pienso en mis hijos. Nunca había sentido un nivel de amor tan intenso como el que experimenté cuando nació mi hija, Mikaela (11). Y sin embargo, fue a más cuando llegó mi hijo, Rocco (6). De pronto, ya nada es sobre mí, ahora todo es por y para ellos«. Esos sentimientos también le han permitido sentirse más a gusto como coach en 'La Voz', aunque reconoce que ese cambio le importa »para la vida, no para el trabajo, porque aquí de lo que se trata es ser mejor persona, más empático con los demás«.

Luis Fonsi y su mujer Águeda López GTRES

El éxito sin precedentes de 'Despacito' (llegó a batir siete récords Guinness), un tema que ahora cumple cinco años, no le ha afectado en su forma de ser: «Me llegó tras 19 años picando piedra en la profesión, sudando, logrando también otros éxitos anteriores. Si llega a ser mi primera canción, no digo que no me hubiera afectado la fama, pero no he dejado que el vértigo me domine. No me siento presionado a repetir algo así porque eso ya fue, la experiencia ya la viví y busco otra cosa. Además, los números quedan bien para vender y no cuestiono que no sean importantes, pero lo que valoro son las vivencias, como haber viajado por todo el mundo, conocer gente y culturas que ni había imaginado, cantar en español donde nadie lo había hecho antes. Dentro de unos años, esas aventuras se las contaré orgulloso y feliz a mis nietos».

Pero no se imaginen a un abuelito Luis sentado en el sofá, ya hemos dicho que es hiperactivo: «En todo caso, me llevaré la silla a la playa y les contaré todo mientras jugamos en el mar». Allí le visitarán las musas para más canciones, porque aunque ha reconocido en sus redes que le gusta componer en la cama, bien temprano, lo cierto es que tiene un secreto: «En la playa escribí 'Calipso' y 'Vacaciones'. No puedo evitar componer y cantar cuando estoy en el paraíso».

La foto

Para Luis, la playa es sinónimo de FELICIDAD, así, en mayúsculas: «Me recuerda a mi infancia en Puerto Rico, a mis padres, a mis hermanos, a los fines de semana en que me llevaban al mar para estar todos juntos. Allí, si uno pasea y camina en cualquier dirección, al final acaba en una playa maravillosa, es lo mágico de vivir en una isla. Por eso me siento feliz cuando piso la arena, cuando veo el mar, cuando lo huelo. Me encanta quedarme a escuchar el ruido de las olas, respirar profundamente, llenarme de su aroma y de esa sensación de libertad».

Luis Fonsi en la playa de Miami REDES

Ahora, con los años, es el propio Luis quien mantiene la tradición familiar: «Vivimos en Miami y llevamos a nuestros hijos a la playa siempre que podemos. Quiero que entiendan que esos momentos son juego, amor, energía positiva». Luis es un hombre de mar: «Me fascina su misterio, contemplar su inmensidad. Tengo un barco y salgo a navegar, a bucear, en el agua me siento en casa». Y su familia le acompaña en esa pasión: «Mis hijos me han salido dos marineritos».

Cuando se sumerge en el océano reconoce que no siente miedo, pero sí respeto: «Sé lo que hay en el fondo marino, sobre todo en Florida y Bahamas, donde suelo navegar. Sé que hay que estar atento porque en cualquier momento se te pegan los tiburones». El cantante no teme ni a los tiburones que le acechan en el mar ni a los de la industria en la que trabaja: «En ambos casos hay que enfrentarse a los miedos y dominarlos». Lo tiene muy claro, como las aguas cristalinas de su amado Puerto Rico.

Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Suscribete
Comentarios
0
Comparte esta noticia por correo electrónico

*Campos obligatorios

Algunos campos contienen errores

Tu mensaje se ha enviado con éxito

Reporta un error en esta noticia

*Campos obligatorios

Algunos campos contienen errores

Tu mensaje se ha enviado con éxito

Muchas gracias por tu participación