Invocación Inicial V. R. Invitatorio Ant. Salmo 94 Invitación A La Alabanza Divina | Cristo (título) | Creencia religiosa y doctrina
Está en la página 1de 8

LAUDES

(Oracin de la maana)
INVOCACIN INICIAL
V. Seor abre mis labios
R. Y mi boca proclamar tu alabanza
INVITATORIO
Ant. A Cristo, que se nos ha manifestado, venid, adormosle.
Salmo 94 INVITACIN A LA ALABANZA DIVINA
Venid, aclamemos al Seor,
demos vtores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dndole gracias,
aclamndolo con cantos.
Porque el Seor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes;
suyo es el mar, porque l lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.
Venid, postrmonos por tierra,
bendiciendo al Seor, creador nuestro.
Porque l es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebao que l gua.
Ojal escuchis hoy su voz:
No endurezcis el corazn como en Merib,
como el da de Mas en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y dudaron de m, aunque haban visto mis obras.
Durante cuarenta aos
aquella generacin me repugn, y dije:
Es un pueblo de corazn extraviado,
que no reconoce mi camino;

por eso he jurado en mi clera


que no entrarn en mi descanso
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn.
Himno: ESTRELLA NUNCA VISTA SE APARECE
Estrella nunca vista se aparece
a los remotos magos orientales,
y, al juzgar de los fuegos celestiales,
otra lumbre mayor los esclarece.
Nacido sacro Rey se les ofrece,
con nuevas maravillas y seales,
para que reverentes y leales
la obediencia le den como merece.
Parten llevados de la luz y el fuego,
del fuego de su amor; luz que los gua
con claridad ardiente y soberana.
Subi al trono de Dios el po ruego,
y, llenos de firmsima alegra,
vieron la luz de Dios por nube humana.
Gloria y loores por la eternidad
tribtense a la Santa Trinidad. Amn.
SALMODIA
Ant 1. Los magos, abriendo sus cofres, ofrecieron al Seor oro, incienso y
mirra. Aleluya.
SALMO 62, 2-9 - EL ALMA SEDIENTA DE DIOS
Oh Dios!, t eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma est sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.
Cmo te contemplaba en el santuario

viendo tu fuerza y tu gloria!


Tu gracia vale ms que la vida,
te alabarn mis labios.
Toda mi vida te bendecir
y alzar las manos invocndote.
Me saciar de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarn jubilosos.
En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con jbilo;
mi alma est unida a ti,
y tu diestra me sostiene.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn.
Ant. Los magos, abriendo sus cofres, ofrecieron al Seor oro, incienso y mirra.
Aleluya.
Ant 2. Mares y ros, bendecid al Seor; manantiales, ensalzad con himnos a
nuestro Dios. Aleluya.
Cntico: TODA LA CREACIN ALABE AL SEOR - Dn 3,57-88.56
Creaturas todas del Seor, bendecid al Seor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
ngeles del Seor, bendecid al Seor;
cielos, bendecid al Seor.
Aguas del espacio, bendecid al Seor;
ejrcitos del Seor, bendecid al Seor.
Sol y luna, bendecid al Seor;
astros del cielo, bendecid al Seor.
Lluvia y roco, bendecid al Seor;
vientos todos, bendecid al Seor.

Fuego y calor, bendecid al Seor;


fros y heladas, bendecid al Seor.
Rocos y nevadas, bendecid al Seor;
tmpanos y hielos, bendecid al Seor.
Escarchas y nieves, bendecid al Seor;
noche y da, bendecid al Seor.
Luz y tinieblas, bendecid al Seor;
rayos y nubes, bendecid al Seor.
Bendiga la tierra al Seor,
enslcelo con himnos por los siglos.
Montes y cumbres, bendecid al Seor;
cuanto germina en la tierra, bendiga al Seor.
Manantiales, bendecid al Seor;
mares y ros, bendecid al Seor.
Cetceos y peces, bendecid al Seor;
aves del cielo, bendecid al Seor.
Fieras y ganados, bendecid al Seor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Hijos de los hombres, bendecid al Seor;
bendiga Israel al Seor.
Sacerdotes del Seor, bendecid al Seor;
siervos del Seor, bendecid al Seor.
Almas y espritus justos, bendecid al Seor;
santos y humildes de corazn, bendecid al Seor.
Ananas, Azaras y Misael, bendecid al Seor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Bendigamos al Padre, al Hijo y al Espritu Santo,
ensalcmoslo con himnos por los siglos.

Bendito el Seor en la bveda del cielo,


alabado y glorioso y ensalzado por los siglos.
No se dice Gloria al Padre.
Ant. Mares y ros, bendecid al Seor; manantiales, ensalzad con himnos a
nuestro Dios. Aleluya.
Ant 3. Llega tu luz, Jerusaln, y la gloria del Seor alborea sobre ti y
caminarn las naciones a tu luz. Aleluya.
Salmo 149 - ALEGRA DE LOS SANTOS
Cantad al Seor un cntico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su Creador,
los hijos de Sin por su Rey.
Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y ctaras;
porque el Seor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes.
Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas:
con vtores a Dios en la boca
y espadas de dos filos en las manos:
para tomar venganza de los pueblos
y aplicar el castigo a las naciones,
sujetando a los reyes con argollas,
a los nobles con esposas de hierro.
Ejecutar la sentencia dictada
es un honor para todos sus fieles.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn.
Ant. Llega tu luz, Jerusaln, y la gloria del Seor alborea sobre ti y caminarn
las naciones a tu luz. Aleluya.

LECTURA BREVE

Is 52, 7-10

Qu hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la
paz, que trae la dicha, que anuncia la salvacin, que dice a Sin: Ya reina tu
Dios! Escucha: tus vigas gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al
Seor, que vuelve a Sin. Prorrumpid a una en gritos de jbilo, soledades de
Jerusaln, porque el Seor consuela a su pueblo y ha rescatado a Jerusaln: el
Seor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y vern los
confines de la tierra la victoria de nuestro Dios.
RESPONSORIO BREVE
V. Se postrarn ante l todos los reyes.
R. Se postrarn ante l todos los reyes.
V. Todos los pueblos le servirn.
R. Y todos los reyes.
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espritu Santo.
R. Se postrarn ante l todos los reyes.
CNTICO EVANGLICO
Ant. Hoy la Iglesia se ha unido a su celestial Esposo, porque, en el Jordn,
Cristo ha lavado los pecados de ella, los magos acuden con regalos a las bodas
del Rey y los invitados se alegran por el agua convertida en vino. Aleluya.
Cntico de Zacaras. EL MESAS Y SU PRECURSOR

Lc 1, 68-79

Bendito sea el Seor, Dios de Israel,


porque ha visitado y redimido a su pueblo.
suscitndonos una fuerza de salvacin
en la casa de David, su siervo,
segn lo haba predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas:
Es la salvacin que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado as la misericordia que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que jur a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,


arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros das.
Y a ti, nio, te llamarn Profeta del Altsimo,
porque irs delante del Seor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvacin,
el perdn de sus pecados.
Por la entraable misericordia de nuestro Dios,
nos visitar el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn.
Ant. Hoy la Iglesia se ha unido a su celestial Esposo, porque, en el Jordn,
Cristo ha lavado los pecados de ella, los magos acuden con regalos a las bodas
del Rey y los invitados se alegran por el agua convertida en vino. Aleluya.
PRECES
Veneremos a nuestro Salvador, adorado hoy por los magos, y aclammoslo
con alegra, diciendo:
Luz de luz, ilumina nuestro da.
Cristo Jess, que te manifestaste revestido de nuestra frgil carne humana,
santifcanos por la palabra de Dios y por la oracin.
Cristo Jess, santificado por el Espritu,
lbranos de todo error.
Cristo Jess, mostrado a los ngeles,
danos a gustar, ya en la tierra, de los bienes de tu reino.
Cristo Jess, proclamado a los gentiles,

ilumina el corazn de todos los hombres con la luz del Espritu Santo.
Cristo Jess, en quien el mundo ha credo,
aumenta la fe en todos los creyentes.
Cristo Jess, que has subido a la gloria,
enciende en nosotros el deseo de tu reino.
Se pueden aadir algunas intenciones libres
Alegres porque Jesucristo nos ha hecho hijos de Dios, digamos:
Padre nuestro...
ORACION
Seor, t que manifestaste a tu Hijo en este da a todas las naciones por
medio de una estrella, concdenos, a los que ya te conocemos por la fe, llegar
a contemplar, cara a cara, la hermosura infinita de tu gloria. Por nuestro Seor
Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espritu Santo y es
Dios, por los siglos de los siglos. Amn.
CONCLUSIN
V. El Seor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amn.