La increíble revelación de La Volpe sobre su paso por Boca: “No lo podía creer” BOCA JUNIORS El Intransigente
Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
La Volpe
La Volpe, exDT de Boca. Foto: @ClubAmerica

BOCA JUNIORS

La increíble revelación de La Volpe sobre su paso por Boca: “No lo podía creer”

El Bigotón volvió a recordar parte de lo que fue su paso por Boca en el año 2006.

<

Sin dudas que una de las grandes decepciones de Boca fue aquel campeonato del año 2006 el cual se le escapó sobre el final y que derivó en una final con Estudiantes de La Plata donde el Pincha se quedó con el torneo. El entrenador de aquel equipo era Ricardo La Volpe, quien se terminó marchando tal y como había anticipado si no se lograba el objetivo.

Pasan los años y cada vez van saliendo a la luz más historias de aquel proceso, algunas contadas por el propio entrenador. En diálogo con TUDN el Bigotón confesó el apodo que le habían colocado los jugadores en el vestuario, lo que demostraba también el desconocimiento que había sobre él cuando llegó a la Argentina tras varios años en México.

“Cuando llego a Boca no era de ellos. Tan es así que me decían ‘el mexicano’. Decían: ‘¿Qué quiere este mexicano?’. Yo lo escuchaba. La verdad, no lo podía creer… Hay cosas en el fútbol que también te enseña”, comentó en primer lugar La Volpe, quien había llegado para reemplazar al Coco Basile, quien se marchó para dirigir a la Selección Argentina.

Al mismo tiempo el entrenador hizo autocrítica sobre lo que fue su manejo del vestuario Xeneize. “No le llegaba al grupo y eso es error de un técnico. Increíblemente no me di cuenta de decirles a estas figuras, porque yo sabía qué grupos había, los amigos… Debí llevarlos a tomar un café, una cena y preguntarles qué piensan, me faltó eso”, afirmó.

Por último La Volpe reveló un hecho donde Cata Díaz no quiso que participe de un fútbol tenis. “Estaban el Cata con Marino, del otro lado Palacio con Palermo. Entonces miro y le digo a Marino: ‘Hoy vamos a preparar algo’. Era el que sabía que estaba bien conmigo. A Marino lo llaman por teléfono. Mentira, era una trampa que habíamos hecho nosotros. Él se va. ‘Uy, sí, necesitaba esa llamada, gracias’. Me meto a la cancha a jugar. Cata agarra la pelota: ‘No, lo esperamos’”, cerró.