Las historias reales detrás de las fotos icónicas de Diana, según el hombre que las tomó CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Reino Unido

Las historias reales detrás de las fotos icónicas de Diana, según el hombre que las tomó

Por Billy Stockwell

(CNN) -- Algunas de las fotos más inolvidables de la princesa Diana, como la de su "revenge dress", que rompió el protocolo real, y la de su apretón de manos con un paciente con sida, que cambió la forma en que el mundo trataba a quienes tenían esa enfermedad, están expuestas en una nueva muestra en Londres.

La exposición, que se celebra en Dockside Vaults, al norte del Tower Bridge de Londres, del 25 de mayo al 2 de septiembre, recorre la vida de Diana como humanitaria, madre e ícono de la moda. En ella se expone una cuidada selección de obras del célebre fotógrafo real Anwar Hussein, de 85 años, que empezó a retratar a Diana cuando tenía 19 años.

"Al principio, algunos me decían 'no puedes hacer fotos de la realeza'", contó Anwar a CNN antes de la inauguración de la exposición. "Yo dije: '¿Por qué no? Quiero un cambio". Hacía fotos de rock and roll: Bob Marley, Elton John, The Beatles. Y entonces me harté del mundo del espectáculo".

Los dos hijos de Anwar, Samir, de 45 años, y Zak, de 43, dieron una visita guiada a CNN por la red de túneles subterráneos de la cámara acorazada. Los dos han seguido los pasos de su padre y se han convertido en fotógrafos reales por derecho propio, tomando fotos virales de las generaciones más jóvenes de la familia real.

"Diana se salió de la tendencia, sobre todo en la realeza. Cambió muchas cosas, y lo que ahora se considera normal, como lo que llevan Kate o Meghan, fue realmente Diana quien lo cambió todo", dice Samir, frente a una impresión que ocupa del suelo al techo de la famosa foto del “revenge dress”, tomada en una fiesta de Vanity Fair el mismo día en que Carlos admitió públicamente su adulterio.

publicidad
Diana, la difunta princesa de Gales, asiste a una fiesta de Vanity Fair en la Serpentine Gallery en noviembre de 1994. El famoso "revenge dress" negro tuvo un espectacular golpe de efecto de la popular royal, que lo lució la misma noche en que el entonces príncipe Carlos confesó su notorio adulterio en televisión. (Crédito: Anwar Hussein)

Diana, la difunta princesa de Gales, asiste a una fiesta de Vanity Fair en la Serpentine Gallery en noviembre de 1994. El famoso "revenge dress" negro tuvo un espectacular golpe de efecto de la popular royal, que lo lució la misma noche en que el entonces príncipe Carlos confesó su notorio adulterio en televisión. (Crédito: Anwar Hussein)

"Mucha gente no creía que fuera a salir, y entonces apareció con un aspecto estupendo e hizo una gran declaración: 'No voy a esconderme, voy a seguir siendo mi propia persona'", añadió Zak.

En el caso de Anwar, es una foto muy diferente la que le llama la atención. "Esta era la favorita de Diana", dijo, mirando una foto de Diana acunando a un niño enfermo de cáncer durante un viaje a un hospital en Lahore, Pakistán, en 1996.

"El chico era ciego. Olía a todos esos productos químicos que habían estado utilizando, pero a ella no le importó y lo acunó", dijo Anwar. "Más tarde murió y ella se puso muy triste. Eso demuestra su lado humanitario".

Diana consuela a un niño durante una visita al Hospital Oncológico de Imran Khan en Lahore, Pakistán, en abril de 1996. (Crédito: Anwar Hussein)

Diana consuela a un niño durante una visita al Hospital Oncológico de Imran Khan en Lahore, Pakistán, en abril de 1996. (Crédito: Anwar Hussein)

A lo largo de los años, Anwar y sus hijos han tomado cientos de miles de fotos de la familia real. Sin embargo, hay una palabra que parece encapsular las imágenes expuestas: legado.

"No queríamos que la exposición fuera polémica. Queríamos que fuera una celebración de la vida de Diana y de su legado", dijo. "Hemos tenido 'The Crown', hemos tenido películas sobre Diana, así que parece que hay toda una nueva generación experimentándolo".

Y para Samir y Zak, la influencia de su padre también ha tenido un profundo impacto en sus vidas, algo que ilustran dos fotos casi idénticas, aunque inquietantemente diferentes, expuestas en otra parte de la exposición.

En la primera, tomada en 1992, Diana está sentada sola delante del Taj Mahal, en la India. Su traje rojo y morado, diseñado por Catherine Walker, es un estallido de color sobre el fondo más suave del mausoleo de mármol blanco marfil.

La princesa visitó el Taj Mahal de Agra (India) el 11 de febrero de 1992. (Crédito: Anwar Hussein)

La princesa visitó el Taj Mahal de Agra (India) el 11 de febrero de 1992. (Crédito: Anwar Hussein)

A Anwar le dijeron el día de la visita al Taj Mahal que Carlos tenía otros compromisos, así que Diana fue sin él, dice Zak, recordando las memorias de su padre. "Acabó posando delante de él, delante de este monumento al amor", dice. "Poco después anunciaron su separación".

Unos 24 años después, Zak volvió al mismo lugar para fotografiar al príncipe William y a su esposa, Catherine. "Hubo muchas especulaciones. ¿Recrearían allí la foto de Diana?", dice Zak. "Llegaron y se sentaron en el banco, pero esta vez eran dos personas muy enamoradas".

En muchos sentidos, la exposición es una carta de amor a dos familias: los Hussein detrás del objetivo y varias generaciones de miembros de la realeza delante de él. "(Nuestro padre) nunca había hecho algo así", dijo Samir. "Ahora se está haciendo mayor, es un poco mayor y creo que realmente quería hacer una celebración de lo que había hecho y una celebración de ella como persona".

En un comunicado, Anwar dijo: "Estoy encantado de que las imágenes captadas, así como las de mis hijos, vuelvan a Londres para reconocer y conmemorar a una mujer tan extraordinaria y a sus hijos".

Las entradas para la exposición, que cuestan a partir de 17 libras (unos 22 dólares), incluyen una visita audioguiada de 60 minutos en la que se detallan los testimonios de primera mano que hay detrás de cada fotografía.

Acerca del autor

Billy Stockwell
Subir