A mi madre | Columna de Catalina Rojano O.
El Heraldo
Opinión

A mi madre

Vivimos entre mitos y realidades. Así como Dédalo con Ícaro, las madres nos protegen, nos enseñan, nos advierten y nos lanzan al mundo que se expande como un cielo interminable de posibilidades ante todos nosotros, aprendices de vuelo. 

La inocencia de un niño le da alas a todo cuanto existe… Tendría siete u ocho años yo cuando cantaba Los versos a mi madre de Julio Jaramillo a lo Frank Sinatra, es decir, a mi manera. Inspirada quizás en la inmensidad que emana de la palabra madre. O en la magia que se desprende de esas mujeres que ven más allá de lo visible y entregan tanto o más de lo que tienen solo por dibujar una sonrisa en el rostro de sus hijos. «Mi madre es pequeñita, igual que una avioneta… Lo dulce está en su alma, el viento en el avión», cantaba yo…

Años después, el canto se volvió gracia en mi familia, cuando supe que la letra original era otra y no esa con la que imaginaba a mi mamá volando por los aires: poderosa, magnánima y a la vez pequeña en la infinitud del cielo. La Antigua Grecia da cuenta de historias en que los seres humanos volaban. Para escarparse junto a su hijo Ícaro del laberinto de Creta, Dédalo inventó unas alas de plumas y cera con la mala fortuna de que su hijo, obnubilado por la quimera de alcanzar el sol, desestimara la advertencia del padre subiendo lo suficiente hasta que el astro rey derritiera por completo sus alas.     

Vivimos entre mitos y realidades. Así como Dédalo con Ícaro, las madres nos protegen, nos enseñan, nos advierten y nos lanzan al mundo que se expande como un cielo interminable de posibilidades ante todos nosotros, aprendices de vuelo. Tal vez si en los primeros años en que cantaba Los versos a mi madre hubiera conocido la flor de la violeta, esa planta de tallos rastreros y olor sublime, habría identificado que era esta a la que se refería la canción que suena sin falta todo domingo de mayo en que se celebre el Día de la Madre. 

Pero yo pensaba en un referente más cercano. La avioneta del tío Evelio, el hermano aviador de mi mamá. La avioneta, una aeronave realmente pequeña si se le compara con un Jumbo o Boeing 747. En la cabeza de una niña que conocía sobre Las aventuras de Tom Sawyer y las de Un capitán de quince años, imaginar que su madre era “pequeñita” (y grandiosa), “igual que una avioneta” quizás no entrañaba un cálculo desproporcionado. O eso quiero creer yo a mis treinta y tantos. 

Casi todas nuestras aspiraciones van al cielo. Creo que todos hemos soñado al menos una vez con que volamos. Vivimos con una especie de añoranza de ser pájaros, esos seres que aletean mágicamente y que desaparecen en el horizonte de forma misteriosa; esos que encantan a mi mamá y que han inspirado la creación de miles de obras de arte y de ingeniería. El mismo Leonardo Da Vinci empezó a estudiar el vuelo de los pájaros a finales del siglo XV, y diseñó máquinas voladoras que llamó ornitópteros, las cuales se accionaban con palancas de mano, pedales y un sistema de poleas. 

Desde que nacemos hasta que morimos, la utopía de volar nunca se esfuma. Desde que nacemos hasta que morimos, la imagen de nuestra madre siempre está presente. Ya sea como una avioneta, una violeta o cualquier otra maravilla de la creación.  

@cataredacta

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Junior jugó su mejor partido

El cambio de estrategia con la inclusión de Sambueza y ‘Cariaco’ en el mediocampo le dio alternativas en la generación del juego ofensivo. 

Creo que Gamero no esperó a un Junior vario pinto en ataque. Salidas rápidas por los

Leer
El Heraldo
Simón Gaviria

Inflación covid-19

La inflación esta disparada no solo en Colombia sino en el mundo. Según datos de la OIT, la inflación global de marzo estuvo en 9.20%, doblándose en lo que va del ano. Bajo este contexto la inflación anualizada de 9.23% de Abril del país, va

Leer
El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

Diarrea en la segunda vuelta

La pandemia de la covid-19 dejó en ruina a muchos sectores de la economía, pero otros lograron coronar sus ambiciones comerciales, como los dueños de funerarias y los de droguerías. Para los primeros, la muerte fue su mejor socio, mientras que

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Ingenuidad y prepotencia

Dos características que no debe tener un buen político son ingenuidad o prepotencia porque una de ellas y peor aún las dos, se le convierten en una inmensa falla. Es increíble que Sergio Fajardo y experimentados políticos que lo acompañan ha

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.