'Isabel I': la serie sobre la reina que odiaba a España

Tendencias

'Isabel I': la serie sobre la reina que odiaba a España

La actriz alemana Alicia von Rittber, interpretando a la reina Isabel I de Inglaterra en la nueva serie de Starzplay "Becoming Elizabeth,"

Después de la fácilmente olvidable The Spanish Princess, La princesa española, basada en la historia de Catalina de Aragón (aunque con multitud de errores y licencias artísticas), Starzplay vuelve a apostar por vidas de mujeres de la Inglaterra de la Edad Media. Esta vez saltamos de generación y nos vamos a Elizabeth the First, aquí conocida como Isabel I, hija de Ana Bolena y Enrique VIII, y recordada, entre otras muchas cosas, por haberse enfrentado a la famosa Armada española de Felipe II.

Starzplay sacará el 12 de junio Becoming Elizabeth, Convirtiéndose en Isabel, sobre la juventud de una reina que, desde que nació, tuvo que sortear miles de obstáculos para llegar al trono y que, una vez en el poder, tuvo que hacer frente a decenas de crisis. Al final se convirtió en un icono y aún hoy en Inglaterra se recuerdan aquellos años con auténtico orgullo (era la época de Shakespeare, al fin y al cabo), aunque una lectura más en profundidad de su reinado provoca una reacción menos eufórica. Al fin y al cabo, aunque consiguió ciertos éxitos también cosechó sonoros fracasos. E incluso sus mayores hazañas pueden ser matizadas.

Una historia de leyenda negra

De Isabel I ya se han hecho multitud de películas. La más conocida, sin duda, es Elizabeth, de 1998, protagonizada por una sensacional Cate Blanchett. El guion, sin embargo, era claramente pro-inglés o, como diríamos por aquí, muy leyenda negra, muy contrario a España. Helen Mirren, siempre espléndida, también protagonizó una serie de dos capítulos sobre la famosa reina (es la única actriz británica que ha dado vida a Isabel I y a Isabel II).

Todas las series y películas, sin embargo, han tendido a centrarse en los años de madurez de la soberana. Por el contrario, Becoming Elizabeth, se centra en su turbulenta juventud, cuando había perdido el derecho al trono. Ya se ha hecho público el primer tráiler de la serie con una ambientación de lujo en el siglo XVI y una, a primera vista, muy destacable interpretación de la protagonista, la alemana Alicia von Rittberg, a quien ya vimos en Fury (2014) junto a Brad Pitt y en la alemana Charité (se puede ver en Netflix), donde daba vida a una enfermera del hospital más famoso de Berlín a finales del siglo XIX. Esta producción ha sido un auténtico fenómeno de audiencia en Alemania y ha llegado a los 8 millones de espectadores, lo que ha catapultado al estrellato a la protagonista.

Los años de juventud

Ahora, Alicia von Rittberg se mete en la piel de los años de juventud de Isabel I. La serie, escrita por Anya Reiss, arranca cuando Isabel aún vive con sus hermanos: su hermana mayor, María, hija de Enrique VIII con Catalina de Aragón; y su hermano pequeño y heredero al trono, Eduardo, hijo de Jane Seymour, la tercera de las esposas de Enrique VIII.

Hay que recordar que cuando Isabel nació, el 7 de septiembre de 1533, en el palacio de Greenwich, fue proclamada inmediatamente heredera al trono (su hermanastra, maría, había sido apartada de la línea de sucesión al ser anulado el matrimonio de sus padres, Enrique VIII y Catalina de Aragón). Sin embargo, pronto su suerte cambió. Su madre cayó en desgracia y fue condenada a muerte por alta traición (le cortaron la cabeza el 19 de mayo de 1536). Isabel fue considerada ilegítima, aunque se la dejó seguir viviendo con su hermana y recibiendo una educación de dama de alta alcurnia.

Desde luego, si por algo destacó es por su inmensa inteligencia. Isabel fue una mujer increíblemente culta para su época. A diferencia de la dinastía castellana Trastámara, que enfatizaba la excelente formación tanto de varones como de féminas de la realeza (la propia Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, era una mujer de una cultura excepcional y dominaba a la perfección varios idiomas), los ingleses Tudor nunca se habían destacado por la educación a mujeres. De hecho, fue Catalina quien impuso nuevas prácticas en la corte inglesa e insistió en la formación a damas de alta alcurnia.

De ahí que Isabel I pudiera disfrutar de una excelente instrucción de mano de Lady Troy y, sobre todo, de Katherine Ashley, o Kat como la llamaba la pequeña princesa. Fue ésta quien le enseñó matemáticas, geografía, astronomía, historia y unos cuantos idiomas (francés, italiano, español y latín). En 1544 se nombró a un tutor, William Grindal, para profundizar en sus estudios. A los 12 años, la pequeña tradujo un libro entero de oraciones del inglés al italiano, latín y francés. No sólo eso: lo editó ella misma con una caligrafía preciosa, lo encuadernó y se lo dio como regalo de Año Nuevo a su padre. En los años siguientes, siguió con traducciones ambiciosas del latín y del griego al inglés. Se conservan aún sus traducciones de obras de Cicerón, Plutarco y Tácito, entre otras.

Abusos sexuales

La serie Becoming Elizabeth comienza precisamente cuando, en medio de esta intensiva formación, su padre Enrique VIII muere en 1547 y su hermanastro Eduardo, de tan sólo 9 años, accede al trono. La viuda de Enrique, Catherine Parr, se casó al poco tiempo con Thomas Seymour, hermano de Jean, la madre de Eduardo.

La serie detalla los abusos sexuales que Isabel sufrió por parte de Thomas Seymour

La pareja se llevó a Isabel a su casa de Chelsea y allí parece ser que Seymour abusó sexualmente de ella repetidas veces. Ella tenía 14 años y él acudía con frecuencia a sus aposentos a primera hora de la mañana, se metía en su cama y abusaba de ellas. Delante de los demás, justificaba su comportamiento alegando que sólo quería «hacerle cosquillas». De hecho, su mujer, Catherine Parr, llegó a meterse en la cama con ellos para «divertirse también».

Semejante atrocidad sólo acabó cuando Catherine pilló a su marido abrazando a la joven apasionada. Isabel fue rápidamente enviada lejos, a Hatfield House, en Hertfordshire. Pero aquel destierro no supuso el fin de los problemas de la joven. Thomas Seymour maquinó para hacerse con el control de la familia real y ejercer como rey de facto. Primero intentó que lo nombraran tutor oficial del jovencísimo rey y luego, cuando Catherine Parr murió al dar a luz en 1548, intentó casarse con Isabel. Por lo que se ve en el trailer de Becoming Elizabeth, este intento por convertirse en su esposo tendrá mucho protagonismo en la serie. También las presiones que sufrió al joven para aceptar semejante propuesta. Pero Isabel era tan testaruda como decidida y no cedió tan fácilmente.

La lucha por el trono

Tampoco permitió que la apartaran del trono. Su hermano Eduardo murió muy joven, en 1553, a los 15 años de edad. En sus testamento dejó claro que ninguna de sus dos hermanastras debía sucederlo y que la corona debía pasar a la sobrina de Enrique VIII, Lady Mary Grey, nieta de la hermana pequeña del rey. Pero sólo duró nueve días en el trono. No tenía apoyos y enseguida cayó. El 3 de agosto de 1553, María Tudor, hija de Enrique VIII y Ana Bolena, entraba triunfalmente en Londres. A su lado iba su hermana Isabel.

Su unión, sin embargo, no duró demasiado. Isabel enseguida comenzó a confabular para hacerse con el poder. Pero no adelantemos tantos acontecimientos. De momento, centrémonos en los primeros años de Becoming Elizabeth.

Te puede interesar

Comentar ()