Los condes de Wessex llegan a Gibraltar tras la protesta del Gobierno

Los condes de Wessex llegan a Gibraltar tras la protesta del Gobierno

Visita de dos días para conmemorar el Jubileo de Platino de la soberana británica, que cumple 70 años en el trono

El Palacio de Buckingham confirmó este martes que los condes de Wessex, el príncipe Eduardo, hijo menor de la reina Isabel II, y su esposa, Sophie Rhys-Jones, llegaron hoy a Gibraltar para una visita de dos días para conmemorar el Jubileo de Platino de la soberana británica, que cumple 70 años en el trono.

Una visita que no ha sentado muy bien en el Gobierno de Pedro Sánchez y que llevó al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación a mostrar su “malestar”.

Los condes fueron recibidos en el Aeropuerto Internacional de Gibraltar por el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, y el vicealmirante David Steel, indicó el Palacio en un comunicado.

Por la mañana, fuentes del gobierno gibraltareño informaron de que el avión en el que viajaban Eduardo y su esposa regresó a Londres tras sufrir un problema técnico al sobrevolar Francia, y esperaban que los condes pudieran retomar el viaje en el mismo avión o en otra aeronave.

En mayo, el Ministerio de Asuntos Exteriores español protestó ante las autoridades británicas por la visita, al considerar, según fuentes diplomáticas, que “no resulta oportuna” cuando continúa abierto el proceso de negociación para sellar un acuerdo sobre el futuro estatus de Gibraltar tras el Brexit entre la Unión Europea y el Reino Unido.

Durante su estancia en el Peñón, el hijo menor de la reina británica y su esposa expresarán su reconocimiento a “las comunidades, la cultura y la historia” de Gibraltar, así como a “sus vínculos con el Reino Unido”, detalló el Palacio de Buckingham.

El Regimiento Real de Gibraltar dará hoy la bienvenida a los condes en la base aérea de la Real Fuerza Aérea británica (RAF, en inglés).

El retraso se ha debido a que el avión en el que viajaban a Gibraltar ha tenido que regresar al aeropuerto de Londres, después de que cuando sobrevolaba Francia, fuera detectado un fallo técnico menor.

Así los condes han llegado finalmente a Gibraltar a las 19:15 horas, en un nuevo vuelo.

Debido al retraso, la agenda pública del viaje se retomará mañana con una visita a las fortificaciones medievales de Moorish Castle (Castillo de los Moros) y un paseo por la calle principal, Main Street.

El programa oficial y público del viaje concluirá el jueves con un desfile militar, tras el que los condes regresarán a Londres.

Semanas atrás, tras el anuncio de este viaje, el Ministerio de Asuntos Exteriores español protestó ante las autoridades británicas y trasladó “su malestar” por considerar que la visita “no resulta oportuna” en pleno proceso de negociación para un futuro acuerdo UE-Reino Unido sobre Gibraltar.

El príncipe Eduardo de Inglaterra y su esposa, Sophie Rhys-Jones, ya fueron los encargados de representar a la reina en las celebraciones que por su 60 aniversario tuvieron lugar en Gibraltar en 2012.

Esa visita también suscitó la protesta de España aunque en aquella ocasión no se limitó a una nota verbal, sino que propició varios comentarios negativos del entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y la cancelación del viaje de la Reina Sofía a Londres para asistir a las celebraciones de dicho jubileo.

Para los gibraltareños, estas visitas son una oportunidad para expresar su “inquebrantable lealtad” a Isabel II, tal y como ha explicado en una nota de prensa el Gobierno gibraltareño, que ha exhortado a los vecinos a adornar sus casas con los tradicionales colores rojo, blanco y azul de la bandera británica para expresar su afecto a una reina que ha batido el récord de permanencia en el trono.