El extraño y millonario préstamo de un político al príncipe Andrés que provoca un nuevo dolor de cabeza a la Familia Real - Infobae

El extraño y millonario préstamo de un político al príncipe Andrés que provoca un nuevo dolor de cabeza a la Familia Real

En Inglaterra investigan los vínculos del hijo de la reina Isabel II con un multimillonario con quien hizo muchos negocios en las últimas décadas. El foco está puesto en un pago que recibió para poder cancelar un crédito que había tomado con un banco tan solo unos días antes

El príncipe británico Andrés habla con los medios de comunicación durante el servicio dominical en la Capilla Real de Todos los Santos en el Gran Parque de Windsor, Gran Bretaña, tras la muerte el viernes de su padre, el príncipe Felipe, a la edad de 99 años, el 11 de abril de 2021. Steve Parsons/PA Wire/Pool via REUTERS/File Photo/File Photo
El príncipe británico Andrés habla con los medios de comunicación durante el servicio dominical en la Capilla Real de Todos los Santos en el Gran Parque de Windsor, Gran Bretaña, tras la muerte el viernes de su padre, el príncipe Felipe, a la edad de 99 años, el 11 de abril de 2021. Steve Parsons/PA Wire/Pool via REUTERS/File Photo/File Photo

Uno de los mayores donantes del Partido Conservador británico transfirió 1,5 millones de libras (2 millones de dólares) al príncipe Andrés días después de que el príncipe pidiera prestada una cantidad similar a un banco privado de Luxemburgo controlado por la familia del empresario.

David Rowland transfirió el dinero a una cuenta londinense de Banque Havilland SA, propiedad del segundo hijo de la reina de Inglaterra, en diciembre de 2017, según entrevistas con dos personas familiarizadas con las transacciones y documentos bancarios vistos por Bloomberg News. La transferencia estaba destinada a la devolución de un préstamo de 1,5 millones de libras de Banque Havilland que el príncipe había sacado apenas 11 días antes.

Las transacciones ofrecen una visión única de algo que la opinión pública británica se ha preguntado durante años: ¿cómo podía Andrés permitirse su lujoso estilo de vida con un salario relativamente modesto? También plantean nuevas preguntas sobre los posibles conflictos creados por su dudoso círculo social, que incluía al difunto financiero pedófilo Jeffrey Epstein.

Andrés, que había operado como un abridor de puertas no oficial para Rowland y su familia durante más de una década, pudo pedir el dinero a pesar de la advertencia del personal de Banque Havilland de que el préstamo “no estaba en línea con el apetito de riesgo del banco”, según muestra una solicitud de crédito interna.

El banco rara vez, o nunca, concedía préstamos sin garantía a los clientes, dijeron antiguos empleados. Este se aprobó en parte porque abría “más posibilidades de negocio con la Familia Real”, decía una nota en el mismo documento. “Aunque el préstamo (aumentado) no está garantizado y se concede únicamente en función de la credibilidad del solicitante, tanto su posición como el hecho de que su madre sea la monarca soberana del Reino Unido deberían proporcionar acceso a los fondos para su reembolso en caso necesario”.

El préstamo de Banque Havilland de noviembre de 2017, que conllevaba un tipo de interés del 8%, sustituyó a una línea de crédito existente de 1,25 millones de libras que se había ampliado o incrementado 10 veces desde 2015, la última en marzo. Las 250.000 libras adicionales prestadas por Andrés estaban destinadas a “capital de trabajo general y gastos de subsistencia”.

WINDSOR, INGLATERRA - 17 DE ABRIL: Peter Phillips y el Príncipe Andrés, Duque de York durante el funeral del Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo en el Castillo de Windsor el 17 de abril de 2021 en Windsor.(Photo by Chris Jackson/WPA Pool/Getty Images)
WINDSOR, INGLATERRA - 17 DE ABRIL: Peter Phillips y el Príncipe Andrés, Duque de York durante el funeral del Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo en el Castillo de Windsor el 17 de abril de 2021 en Windsor.(Photo by Chris Jackson/WPA Pool/Getty Images)

El préstamo vencía en marzo de 2018, pero se pagó anticipadamente utilizando 1.503.000 libras transferidas al príncipe desde una empresa registrada en Guernsey controlada por la familia Rowland, según una de las personas. Los documentos muestran que el dinero se dirigió a través de una cuenta de Banque Havilland perteneciente a Albany Reserves Ltd.

La cuenta de Albany Reserves era una de las cerca de 70 que la familia Rowland abrió en Banque Havilland a lo largo de los años, dijo la persona, que tenía conocimiento directo de las cuentas y pidió no ser identificada por temor a represalias. David Rowland figura como director de Albany Reserves, según los archivos de la empresa.

“Esto demuestra una vez más que hay que hacer preguntas importantes sobre los negocios del príncipe Andrés y su asociación con algunos personajes dudosos”, dijo Norman Baker, un ex ministro del gobierno del Reino Unido y autor de un libro sobre las finanzas de la familia real británica. “El Parlamento debería investigar este asunto con cierta urgencia”.

Un portavoz del Duque de York declinó hacer comentarios sobre las transacciones. El príncipe Andrés, dijo el portavoz, “tiene derecho a un grado de privacidad en la conducción de sus asuntos financieros personales, totalmente legítimos, sobre los que se toman todas las medidas contables apropiadas y se pagan debidamente todos los impuestos.”

Un portavoz de Banque Havilland dijo que no podía hacer comentarios sobre los clientes. David Rowland no respondió a los correos electrónicos y mensajes de texto en los que se le preguntaba por los términos de la transferencia.

Rowland nunca ha sido director ni ha tenido un papel ejecutivo en el banco, que es propiedad de una red de empresas en el extranjero controladas por su familia. A pesar de la estructura, antiguos conocedores dicen que nunca hubo duda de que él estaba al mando.

El príncipe, de 61 años y noveno en la línea de sucesión al trono, añadió algo de brillo al pequeño banco luxemburgués que los Rowland compraron en 2009. Les ayudó a presentar sus servicios a potenciales clientes de las filas de los dictadores y cleptócratas del mundo, según informó Bloomberg Businessweek el pasado noviembre.

Fue el invitado de honor en la inauguración oficial de Banque Havilland. Cuando los Rowland abrieron una sucursal en Mónaco en 2012, Andrés estuvo allí para dar un discurso. Y cuando crearon una empresa conjunta con el fondo soberano de Abu Dhabi Mubadala en 2018, Andres cortó la cinta en la ceremonia de inauguración.

El Príncipe Andrés junto a la Reina Isabel II en una foto de archivo (Getty)
El Príncipe Andrés junto a la Reina Isabel II en una foto de archivo (Getty)

Cuando Andrés no estaba con ellos, David y su hijo Jonathan se presentaban a menudo como asesores de inversión del príncipe y de la familia real, informó Bloomberg. Incluso le acompañaron en un viaje oficial a China cuando Andrés era el representante especial del Reino Unido para el comercio y asistieron a algunas de sus reuniones. Jonathan Rowland dijo en un correo electrónico que dejó el banco en 2013.

Cuando Andrés recibió el préstamo de noviembre de 2017, Banque Havilland estaba siendo investigado por el regulador luxemburgués por posibles infracciones de blanqueo de dinero. La investigación se centró inicialmente en un préstamo de 25 millones de euros (29 millones de dólares) concedido al magnate petrolero nigeriano Kola Aluko, a pesar de las informaciones periodísticas que lo relacionaban con un escándalo de sobornos.

Se amplió para incluir a otras personas políticamente expuestas que el banco había tomado como clientes, incluidas las hijas del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev. Los Rowland se reunieron con Aliyev y su familia cuando acompañaron a Andrés en una visita en 2008, una de las varias que hicieron con el príncipe a ese país.

El regulador multó al banco con 4 millones de euros en 2018 por no disponer de salvaguardias para protegerse del blanqueo de capitales, una de las mayores multas que había impuesto. Al parecer, los incumplimientos fueron lo suficientemente graves como para que el regulador informara a los fiscales locales, que abrieron una investigación penal que sigue abierta.

A principios de este año, los reguladores luxemburgueses hicieron preguntas a Banque Havilland sobre la red de cuentas que controla la familia Rowland, dijo una de las personas que tiene conocimiento directo del asunto.

“Como todas las instituciones financieras, estamos sujetos a inspecciones y auditorías rutinarias”, dijo el portavoz de Banque Havilland. “El banco coopera continuamente con las autoridades y proporciona todas las revelaciones necesarias y se niega categóricamente cualquier inferencia de irregularidad. El cumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios es la principal prioridad del banco”.

Andrés fue despedido de sus funciones públicas en 2019 tras una entrevista televisiva sobre su relación con Epstein. El mes pasado, un juez estadounidense ordenó que el príncipe declarara bajo juramento en una demanda presentada por una mujer que alega que fue reclutada por Epstein cuando era adolescente y obligada a tener relaciones sexuales con Andrés, una afirmación que él ha negado.

El Príncipe Andrés en su uniforme militar
El Príncipe Andrés en su uniforme militar

El préstamo de noviembre de 2017 se realizó cuando Andrés aún era un miembro de la realeza en activo, que volaba por todo el mundo promoviendo una iniciativa para poner en contacto a jóvenes empresarios británicos con destacados líderes empresariales.

Sus únicos ingresos conocidos son una pensión de la Royal Navy de 20.000 libras y un salario anual de su madre de 250.000 libras, y sin embargo ha llevado el estilo de vida de un multimillonario. En 2007, vendió una mansión que le había regalado su madre por 3 millones de libras más de lo que pedía a un oligarca kazajo que la dejó en mal estado. Más tarde compró un chalet suizo de 23 millones de dólares.

David Rowland, hijo de un chatarrero londinense que abandonó la escuela a los 16 años, hizo su primer millón de libras a los 20 años comprando y vendiendo inmuebles. Más tarde pasó a empresas navieras, madereras y químicas, antes de crear una oficina familiar que, según él, gestiona 1.000 millones de dólares de su propio dinero y del de sus amigos.

Rowland ha donado más de 6 millones de libras al Partido Conservador británico. En 2010, David Cameron, primer ministro en ese momento, eligió a Rowland como tesorero del partido, su principal cargo de recaudación de fondos, pero dimitió antes de asumir el cargo tras las noticias sobre sus negocios y su situación fiscal en paraísos fiscales.

David y Jonathan Rowland y sus esposas tuvieron asientos de primera fila en la boda de 2018 de la hija menor de Andrés, la princesa Eugenia, en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor. Marcó la cúspide del ascenso social de David Rowland.

(C) Bloomberg

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR