Quedan a deber las Universidades Benito Juárez

PUBLICIDAD

Nacional

Quedan a deber las Universidades Benito Juárez

Aún utilizan salones prestados, sin definir las modalidades de titulación y sin lograr sus metas de alumnos

Jorge Ricardo / Agencia Reforma

martes, 09 agosto 2022 | 17:27

Especial / Agencia Reforma | Hace más de tres años, el Gobierno lopezobradorista anunció el programa de las Universidades para el Bienestar 'Benito Juárez García'

PUBLICIDAD

Ciudad de México.— A más de tres años de haber sido anunciadas, en las Universidades para el Bienestar "Benito Juárez García" (UBBJG) aún estudian en salones prestados, sin definir las modalidades de titulación y sin lograr sus metas de alumnos.

Incluso, los primeros egresados de las UBBJG han tenido que ampararse, recurrir a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y al presidente Andrés Manuel López Obrador porque no les quieren dar ni sus certificados académicos ni sus títulos.

PUBLICIDAD

El pasado 1 de julio, cuando el presidente fue a inaugurar la refinería de Dos Bocas, una egresada en 2020 de Derecho de la Escuela de Educación Superior de Comalcalco, Tabasco, fundada por Morena en 2016 y absorbida en 2019 por el nuevo sistema, entregó una denuncia por escrito.

"Soy egresada de la segunda generación de la universidad de la cual usted fue fundador, mi inconformidad es que no nos han establecido una modalidad de titulación, ya que cada momento modifican el reglamento interno de la escuela", afirmó en la carta.

En entrevista telefónica, calculó unos 60 egresados sin título.

Sostuvo que tampoco les han querido devolver sus certificados de preparatoria y les recomiendan ir a pedirlo a Pátzcuaro, Michoacán, donde está el Organismo Coordinador de esas Universidades, a cargo de Raquel Sosa, que ha recibido 2 mil 946 millones 730 mil pesos desde 2019 y agrupa a 145 sedes con una sola carrera en cada una.

El 29 de abril, la CNDH emitió la Recomendación 75/2022 al Organismo por negarse a entregar los títulos a tres egresados de la sede de Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, fundada en 2016 también por Morena como Escuela de Derecho Ponciano Arriaga e incorporada en 2019.

"Sin causa justificada, se les ha postergado la expedición de su título profesional", advirtió la CNDH.

El 18 de marzo de 2021, otro egresado de Cuauhtémoc interpuso el amparo 300/2021 ante el juez cuarto de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México porque no quieren expedir ni siquiera un certificado.

Los dos estudiantes, que estiman hasta 400 alumnos sin títulos en toda la red, aseguran que en febrero de 2020, en una reunión, Sosa les dijo que no podían reclamar nada.

"Son una bola de rechazados", les habría dicho.

Las Universidades para el Bienestar que ya tienen egresados son las que ya existían antes de 2019, fundadas por Morena.

Reforma confirmó que hay alumnos en espera de títulos de Administración Municipal, en San Felipe Jalapa de Díaz, y de Ingeniería en Agronomía, en Zaachila, Oaxaca; de Ingeniería Civil en Texcoco, Estado de México, y en Formación Docente en Educación Básica, en Xochimilco, Ciudad de México.

"Nos traen vuelta y vuelta y la coordinadora Ana Laura Alcántara no contesta las llamadas y cuando vamos se molesta bastante. Dice que ella ya no puede hacer nada y en el centro de atención de las UBBJ tampoco nos dan respuesta", dijo una egresada de Xochimilco.

Aunque en 2019, López Obrador previó admitir a 96 mil alumnos tan solo en el primer año y 300 mil en todo su sexenio, a la fecha, el Organismo Coordinador da cuenta en su sitio de 32 mil 594 y mil 27 maestros.

Sin embargo, hasta el 31 de mayo, había 23 sedes que no tenían terreno para construir, como en Zaachila, fundada en 2017, o en Xochimilco, y al menos 14 seguían en obra negra.

"He escuchado lo de los títulos, pero confío en que si son Universidades del Gobierno al final no habrá problema", dijo Antonio Guerrero, de 49 años, del séptimo ciclo en Huayacocotla, Guerrero, aunque lamentó que el año pasado el ciclo se retrasó un mes por el despido de maestros.

En cambio, una alumna de la Licenciatura en Estudios Sociales en Álvaro Obregón menciona que están todavía sin edificio por lo que estudian dos horas al día en la sede de Iztacalco, además aclaró que solo sigue ahí por la beca de 2 mil 400 pesos durante 10 meses, pues no cree que sea un proyecto serio.

"El profesor Yllich Escamilla, de Investigación Acción Participativa, ya nos dijo que vamos a ver los sistemas de elección democráticos y no democráticos y vamos a ver el caso de México de Venezuela, de la República Socialista de Corea del Norte y también por qué no funciona el INE", afirmó.

En el listado de sedes y número de alumnos y profesores, la sede con más estudiantes es la Juan R. Escudero, en Guerrero, con mil 668 alumnos y 49 profesores, y la menor es la de Tlahualilo, Durango, con 27 alumnos y dos profesores.

Sin embargo, hay casos como el de Santiago Sochiapan, Veracruz, con 170 alumnos y sólo 2 profesores, y el edificio sigue en obra negra a pesar de haber recibido 8 millones 629 mil 988 pesos.

Profesores en activo y despedidos denunciaron falta de seriedad de un modelo educativo pues no hay certeza de cómo son aceptados y rechazados los alumnos, en algunas escuelas se estudian dos horas al día, no hay constancias de estudio, bibliotecas, bibliografía básica ni credenciales ni convenios con instituciones para realizar las prácticas para alumnos, definición de un modelo de titulación y mucho menos derechos laborales para los trabajadores.

"Ha habido un doble engaño: a los estudiantes por ofrecerles la posibilidad de obtener una licenciatura y no entregarles documentos con validez oficial y a los docentes, por ofrecerles prestaciones de ley y solo sujetarlos a la sobreexplotación y precariedad", dijo Silvia Arévalo, ex profesora de Jalisco con estudios de posgrado, que mantiene una demanda contra las UBBJG por despido injustificado.

En agosto de 2019, Arévalo ingresó a la sede de Xochimilco con la promesa de una plaza definitiva pero ya dentro se enteró que llevaban siete meses sin cobrar.

Después le hicieron firmar un contrato como "prestadora de servicios independiente", trabajar sin pago de horas extra y llevar a personas a la vacunación.

En julio de 2021, Arévalo fue despedida, por lo que mantiene una demanda con otros 100 profesores, pero calcula que a nivel nacional han sido despedidos unos 200.

En una reunión con Sosa en agosto del año pasado, se enteró que no eran ni trabajadores, sino "beneficiarios de un programa social".

El Organismo Coordinador respondió a la solicitud 1160000008021 hecha por la Ley de Transparencia que no tienen contrato pues sostienen "convenios de colaboración de subsidios por servicios educativos".

"Nos dicen que no tenemos derechos porque somos beneficiarios de programas sociales, mientras a los alumnos se les dice que no se preocupen por el título, pero no les dan ni hojas membretadas para que vayan a hacer sus prácticas", acusó una profesora de la Licenciatura en Medicina Integral y Salud Comunitaria en Ticul, Yucatán.

Los entrevistados calificaron como una buena idea de López Obrador para dar oportunidad a más de 300 mil jóvenes rechazados, aunque lamentan los resultados.

"Creo que la coordinadora ha menospreciado el proyecto", dijo Arévalo sobre Raquel Sosa, a quien todos ubican como la comadre del presidente y ven factible su pase a la Secretaría de Educación Pública.

Desde 2019, en las UBBJG también hay rechazados, pero a diferencia de las otras universidades que aplican un examen de admisión, no hay claridad sobre el criterio de admisión ni tampoco sobre la ubicación de las sedes.

Las universidades, a las que se le han asignado entre 3 millones y 37.9 millones por sede, fueron proyectadas para los municipios más pobres, pero a la fecha no hay ninguna en San Simón Zahuatlán, Oaxaca, el más pobre del país, ni tampoco en los primeros 10 de la lista que hizo el Coneval en diciembre.

En la Normal Rural de El Mexe, en Hidalgo, donde López Obrador presentó el proyecto el 18 de diciembre de 2018, la CNTE impidió la instalación de la sede, por lo que fue enviado a Jacala, a cinco horas de ahí.

En Tixtla, Guerrero, donde se han destinado 14.1 millones de pesos desde 2019, los estudiantes marcharon el 28 de marzo para exigir ya la construcción del edificio.

"Nos dicen que no nos preocupemos, pero que nuestras instalaciones nunca serán como los de la UNAM, como esos 'castillos de mármol neoliberales' o la de Guadalajara", se quejó un estudiante.

Aún así, el 19 de julio, en Chiapas, López Obrador prometió una sede más, la 15 en Chiapas, está en Villa Corzo.

"Va a haber una universidad aquí, todas las escuelas que sean necesarias. Todas. Para eso es el presupuesto", dijo.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD