(PDF) Historia de la corrupción en el Perú Alfonso W. Quiroz | Ross RM - Academia.edu
Historia de la corrupción en el Perú Traducción de Javier Flores Espinoza IEP Instituto de Estudios Peruanos Serie: Perú Problema, 38 © IEP Instituto de Estudios Peruanos Horacio Urteaga 694, Lima 11 Telf. (511) 332-6194 Web: <www.iep.org.pe> © IDL Instituto de Defensa Legal Av. Del Parque Norte 829. Urb. Córpac - San Isidro Telf. (511) 617-5700 Correo-e: prensa@idl.org.pe Web: <www.idl.org.pe> ISBN: 978-9972-51-400-5 ISSN: 0079-1075 Impreso en Perú Primera edición: Lima, mayo de 2013 2000 ejemplares Hecho el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú: 2013-06598 Registro del proyecto editorial en la Biblioteca Nacional: 11501131300373 Corrección de textos: Óscar Hidalgo Diagramación: Silvana Lizarbe / Carolina Carrillo Diseño de carátula: Gino Becerra Cuidado de edición y revisión de texto: Odín del Pozo Imagen de carátula: “Los Pulpos de Leguía”, por Chambon (1907) Prohibida la reproducción total o parcial de las características gráficas de este libro por cualquier medio sin permiso de los editores. Quiroz, Alfonso W. Historia de la corrupción en el Perú. Lima, IEP; Instituto de Defensa Legal, 2013. (Perú Problema, 38) 1. Corrupción Política; 2. Desarrollo económico y social; 3. Historia; 4. Colonia; 5. República; 6. Perú W/02.04.01/P/38 A don Alfonso Martín y a sus ilustres abuelos Índice Prólogo: Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable, por Marcos Cueto.................................................................................................................................. 15 Prefacio................................................................................................................................................... 31 Agradecimientos................................................................................................................................... 33 Introducción: corrupción, historia y desarrollo.............................................................................. 37 1. El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820................................. 59 Desvelando abusos...................................................................................................................... 63 Purgatorio minero........................................................................................................................ 82 Plata y contrabando..................................................................................................................... 92 Círculos de patronazgo virreinales.......................................................................................... 100 Decreciente celo reformista..................................................................................................... 114 Ciclos de corrupción colonial.................................................................................................. 121 2. Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859........... 129 Saqueo patriota........................................................................................................................... 130 Turbios préstamos externos..................................................................................................... 136 Círculos de patronazgo caudillesco......................................................................................... 144 El azote del régimen guanero................................................................................................... 164 Escándalos de la consolidación de la deuda.......................................................................... 169 Compensación de la manumisión............................................................................................ 181 Venalidad impertérrita............................................................................................................... 182 3. El sinuoso camino al desastre, 1860-1883..................................................... 191 Negocios guaneros monopólicos............................................................................................ 195 El infame Contrato Dreyfus..................................................................................................... 205 Avalancha de obras públicas..................................................................................................... 215 Hacia la bancarrota.................................................................................................................... 220 Ignominia en la guerra............................................................................................................... 226 Pérdidas exacerbadas................................................................................................................. 233 4. La modernización y sus secuaces, 1884-1930............................................... 241 Se alquilan militares................................................................................................................... 244 El Contrato Grace..................................................................................................................... 257 El legado del Califa.................................................................................................................... 265 Leguía y los civilistas.................................................................................................................. 276 Escándalos del Oncenio de Leguía......................................................................................... 296 Sanciones ineptas....................................................................................................................... 306 Legados duraderos..................................................................................................................... 310 5. Dictadores venales y pactos secretos, 1931-1962.................................. 315 Un coronel populista frente al APRA..................................................................................... 316 Restauración con Benavides..................................................................................................... 327 Política de guerra sin principios............................................................................................... 337 Transición en la cuerda floja..................................................................................................... 344 La recompensa del general Odría............................................................................................ 353 Perdonar y olvidar...................................................................................................................... 364 Reformas pospuestas................................................................................................................. 374 6. Asaltos a la democracia, 1963-1989.................................................................... 383 Las promesas rotas de Belaúnde.............................................................................................. 384 El escándalo del contrabando.................................................................................................. 391 «Revolución» militar................................................................................................................... 401 Negligencia benigna................................................................................................................... 417 Los medios de Alan García...................................................................................................... 424 Juicio frustrado........................................................................................................................... 433 Persistencia de los patrones de corrupción............................................................................ 439 7. Conspiraciones corruptas, 1990-2000................................................................ 443 Remozando la corrupción........................................................................................................ 446 Dictadura cívico-militar............................................................................................................. 456 Redes de corrupción.................................................................................................................. 466 Participación del sector privado............................................................................................... 483 Corruptelas militares................................................................................................................. 495 Colusión con el narcotráfico.................................................................................................... 505 Caída cinemática......................................................................................................................... 513 Culminación de un ciclo........................................................................................................... 517 Epílogo: incertidumbres de la anticorrupción................................................................................ 521 Apéndice: cálculos estimados del costo histórico de la corrupción en el Perú.......................... 535 Bibliografía.........................................................................................................................................555 Ilustraciones 1. Acumulación de riqueza privada entre las autoridades virreinales, ca. 1615....................... 79 2. Virrey Manuel Amat y Junyent, 1761-1776.............................................................................. 91 3. Ministro Juan Crisóstomo Torrico, 1851-1854...................................................................... 159 4. Adelantos a cuenta de la exportación del guano, 1859........................................................ 159 5. Ordeñando la vaca lechera nacional, 1867............................................................................. 229 6. Drenaje del ingreso nacional por la élite económica y política, 1873................................ 229 7. Presidente Nicolás de Piérola, 1897........................................................................................ 255 8. Ministro de Hacienda Augusto B. Leguía, 1907.................................................................... 255 9. Presidente Augusto B. Leguía, gozando de impunidad, 1912............................................. 287 10. Presidente Augusto B. Leguía con ministros, ca. 1921......................................................... 287 11. Polémico tribunal ad hoc, 1931............................................................................................... 323 12. Intenciones moralizadoras del presidente José Luis Bustamante y Rivero, 1945............ 323 13. El dictador Manuel A. Odría, 1954......................................................................................... 355 14. Odría disfrutando de una fiesta de carnaval, ca. 1956.......................................................... 355 15. Escándalo del contrato por 200 millones de soles para teletipos, 1959............................ 373 16. El presidente Manuel Prado se lava las manos, 1959........................................................... 373 17. El general Juan Velasco Alvarado, 1969................................................................................. 405 18. Juego de cartas militar, 1979..................................................................................................... 405 19. Asalto a los bancos, 1987.......................................................................................................... 431 20. Alan García se defiende, 1991.................................................................................................. 431 21. Vladimiro Montesinos contando fajos de dinero, 1999....................................................... 453 22. Entrevista televisiva a Vladimiro Montesinos y Alberto Fujimori, 1999.......................... 453 23. Presidente Fujimori frente a una larga lista de escándalos de corrupción, 1999............. 479 24. Conferencia de prensa del 21 de agosto de 2000.................................................................. 515 25. Montesinos, el exgeneral Nicolás Hermoza y el exministro Víctor Joy Way, 2006......... 515 Cuadros y figuras Cuadros 1.1 Costos estimados de la corrupción según categorías directas e indirectas, en algunos gobiernos virreinales, Perú, 1584-1821............................................................... 124 1.2 Costos y niveles de corrupción estimados, virreinato del Perú, 1680-1819...................... 125 A.1 Principales costos directos e indirectos de la corrupción, Perú, 1990-1999..................... 541 A.2 Costos directos de la corrupción en operaciones de deuda pública y costos indirectos de inversión, Perú, 1850-1859................................................................ 542 A.3 Estimados de los costos directos e indirectos de la corrupción por década, Perú, 1820-1899.......................................................................................................................... 546 A.4 Comparativo de costos estimados y niveles de corrupción, Perú, 1820-1899.................. 548 A.5 Estimados de los costos de la corrupción por década, Perú, 1900-1999.......................... 549 A.6 Comparativo de costos y niveles de corrupción, Perú, 1900-1999.................................... 550 A.7 Costo de la corrupción como porcentaje del gasto público y el PBI, y costos institucionales relacionados, por periodo de gobierno, Perú, 1810-2000.......................... 551 Figura 7.1 Redes, ramas y lazos de corrupción, 1990-2000.................................................................... 467 Nota de los editores: La presente edición y traducción al español de este texto fue revisada, corregida y aumentada por el autor hasta poco antes de su fallecimiento en enero de 2013. El propósito de este proyecto editorial es difundir al público hispanohablante, y peruano en particular, una investigación trascendental sobre uno de los problemas que más ha afectado al Perú en la búsqueda del desarrollo. El libro ofrece una perspectiva histórica de larga duración que contribuirá a enriquecer nuestro conocimiento sobre el tema y servirá para iluminar e impulsar estudios semejantes sobre otros países latinoamericanos. Los editores —el Instituto de Estudios Peruanos y el Instituto de Defensa Legal— no comparten necesariamente todas las interpretaciones del autor pero respetan la investigación y opiniones de quien las hizo por la demostrada seriedad de sus escritos y por su destacada trayectoria universitaria. Los editores confían en que este trabajo contribuirá a fortalecer el espíritu democrático y el respeto por la investigación académica. Prólogo Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable Marcos Cueto Q uerido por sus muchos amigos, respetado por sus colegas, apreciado por sus alumnos y seguido por sus lectores, Alfonso W. Quiroz Norris fue un destacado historiador peruano, pionero en el estudio del pasado de las finanzas peruanas. Aplicó en sus investigaciones y publicaciones la disciplina y el esfuer- zo que aprendió cuando fue un exitoso competidor de natación, representando al Perú en las categorías infantil y juvenil. Estudió en el colegio Markham de Lima, de donde le quedarían para el resto de la vida amigos entrañables y un admirable dominio del idioma inglés. Tanto en su vida profesional como en su vida personal encarnó como nadie un adjetivo: inagotable. Un calificativo que reflejó no solo su tenaz labor profesional y su escrupuloso examen de fuentes documentales, sino la vitalidad y creatividad con la que atravesó por los verti- ginosos cambios producidos hacia el final del siglo XX, como las reformas del gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, el fin de la Guerra Fría, el comienzo de la era de la globalización donde se reformulaba el rol del Estado y la debacle del fujimorismo. Aunque fue mi amigo desde poco antes que cumpliéramos 16 años —y podría mencionar muchas anécdotas así como tomarme la libertad de agradecer en su nombre a sus otros amigos—, en esta reseña solo voy a dedi- carme a sus valiosos aportes a la historiografía peruana y latinoamericana que no son del todo conocidos. Ingresó a Estudios Generales Letras en la Pontificia Universidad Católica del Perú en 1974 en uno de los primeros lugares del exigente examen de admi- sión. Antes había estudiado en la academia preuniversitaria Trener donde los profesores eran destacados estudiantes de los últimos años de la Católica. En los primeros ciclos de estudio en la Universidad le atrajeron el curso de Lengua 16 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable dictado por el brillante profesor Luis Jaime Cisneros, al igual que las diversas disciplinas de ciencias sociales o de historia social que se dictaban bajo títu- los sofisticados como Realidad Social Peruana. En los estudios de historia lo influenciaron profesores del Departamento de Humanidades como Franklin Pease, Javier Tord y Jeffrey Klaiber junto con otros historiadores que estaban afiliados a la Facultad de Ciencias Sociales, como Alberto Flores-Galindo y Heraclio Bonilla. Pease era entonces un carismático profesor que dictaba cursos brillantes como Etnohistoria Andina, donde casi con seguridad Alfonso leyó por primera vez al historiador francés Fernand Braudel, aprendió a apreciar la persistencia de las estructuras económicas y conoció a profesionales que ana- lizaban el pasado desde más de una disciplina, como el norteamericano John Murra (formado en antropología pero considerado el padre de la etnohistoria). Muchos estudiantes universitarios y peruanos sentíamos que vivíamos una época decisiva porque según el discurso del régimen militar en su primera fase, o las populares proclamas de la izquierda que apoyaban o criticaban al gobier- no, el país estaba iniciando un nuevo derrotero, dando fin al pasado oligár- quico y entreguista al imperialismo extranjero para asumir una identidad más indígena, nacionalista y en favor de los pobres. En parte por estas proclamas y discursos, el estudio de la historia o el conocer realmente los elementos de cambio y continuidad en la historia del Perú parecía una dimensión decisiva para comprender no solo el pasado sino iluminar el presente. Era una época propicia para pensar en estos elementos porque ya habían pasado algunos años del gobierno militar iniciado en 1968, el cual hubo autoproclamado el haber realizado cambios estructurales en la sociedad peruana como la reforma agraria y la nacionalización de empresas extranjeras. No debo dejar de destacar que Alfonso Quiroz nunca apoyó al gobierno militar; por el contrario, militó por algún tiempo en un pequeño partido trotskista de izquierda que criticaba dura- mente al régimen castrense. Gracias a Bonilla, quien había editado una obra histórica clásica (La Independencia en el Perú: las palabras y los hechos, 1971) que cuestionaba las trompetas triunfalistas de celebración de la independencia hecha por los militares y lidera- ba un equipo de investigación de historia económica donde participaban otros de sus compañeros de estudio y futuros colegas, como Carlos Contreras y José Deustua, llegó a ser por un breve periodo (1979) investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). También con Bonilla muchos estudiantes de historia económica y social participamos en una revista académica de corta duración, Prólogo 17 donde Alfonso colaboró y publicó uno de sus primeros artículos.1 No perdió su vínculo con el Instituto a pesar de no ser un investigador de planta. En 1986 presentó un texto en una significativa reunión internacional que el IEP organi- zó, con un número de asistentes que excedía la capacidad del auditorio: el VII Simposio de Historia Económica del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). Fue una reunión sobresaliente por la cantidad y calidad de los debates y de los participantes; la mayoría estrellas nacionales e interna- cionales de la historia económica latinoamericana de la época y casi ‘leyendas’ para los estudiantes de historia, como el italiano-francés Ruggiero Romano, el francés François Chevalier, el argentino Enrique Tandeter y el norteamericano Herbert S. Klein, entre otros.2 Fuera de la universidad dejó una huella en sus intereses académicos el estudioso de la historia, y dueño de una magnifica biblioteca en Lima, Félix Denegri Luna quien le sugirió ver el siglo XIX con más cuidado con al que hasta entonces se había hecho. Fue ganado para la nueva historia económica, como la mayoría de sus compañeros de estudios de entonces, donde pasó a cumplir un rol de liderazgo y en parte por ello elaboró una brillante tesis de bachiller (cuando estas debían ser tan extensas como un libro) con la que se graduó en 1980 titulada «La consolidación de la deuda interna peruana, 1850- 1858». Algunos años después, en 1987, la publicó como La deuda defrauda: con- solidación de 1850 y dominio económico en el Perú, con el sello del aún entonces dinámico Instituto Nacional de Cultura (y que se presentó el año siguiente en el Instituto Raúl Porras Barrenechea, en un foro que contó con el apoyo del Archivo General de la Nación). Esta fue considerada entonces una contribu- ción notable y original a la historiografía peruana, pues analizaba con detalle la «consolidación» o pago por parte del Estado en 1850 de la deuda interna que se arrastraba desde el periodo colonial con el supuesto de que serviría para formar una clase empresarial que invertiría sus capitales en el país. Su interés 1. «Ciclos bancarios en la economía peruana: 1884 1931». HISLA 8 (1987), 75-98. La revista fue parte de un efímero Centro Latinoamericano de Historia Económica y Social. 2. Romano fue autor, entre otros trabajos, de Mécanismes de la conquête coloniale: les conquistadores (París: Flammarion, 1972); Chevalier de Formation des grands domaines au Mexique; terre et société aux XVIe-XVIIe siècles (París, Institut d’ethnologie, 1952); Tandeter de Trabajo forzado y trabajo libre en el Potosí colonial tardío (Buenos Aires: Centro de Estudios de Estado y Sociedad, 1980); y Klein, entre otras, es autor con John J. Tepaske de la voluminosa obra Royal treasuries of the Spanish Empire in America (Durham: Duke University Press, 1982). 18 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable era ver cómo se formaban e invertían los capitales para confirmar si era verdad que toda la riqueza adquirida de la exportación del guano de las islas, utilizado como fertilizante en las granjas y plantaciones de la Europa industrial, había sido derrochada en artículos de lujo por parte de las élites, como la historio- grafía de entonces aseguraba. Sin embargo, encontró que se había exagerado el valor de la deuda con el fin de enriquecerse a costa del Estado y que el principal obstáculo para la formación de un mercado de capitales se encontraba además dentro del propio Estado, donde existieron funcionarios cómplices de malos manejos de la deuda. Alfonso fue uno de los primeros peruanos en abrir una senda de estudios doctorales en historia en Estados Unidos, un país que a comienzos de los años ochenta vivía cierta crisis económica pero albergaba una dinámica comunidad de historiadores latinoamericanos. Partió para ese país cuando aún buena parte de los intelectuales e historiadores peruanos consideraban a París la meca de los estudios de doctorado. Sin mayores contactos previos, postuló al respetado Departamento de Historia de la Universidad de Columbia, uno de los centros de estudios más completos y famosos del mundo. Allí captó la atención del experimentado profesor Herbert S. Klein, quien le ofreció una beca para pro- seguir estudios de maestría y doctorado. Posteriormente, Alfonso y el profesor Klein serían claves en la formación de varios historiadores peruanos en esa Universidad, la mayoría de los cuales trabajan ahora en el Perú. En Columbia, Alfonso prestó especial atención a los cursos de historia latinoamericana, económica y al novísimo curso de historia cuantitativa que enseñaba a cómo pensar históricamente utilizando operaciones estadísticas complejas como las regresiones múltiples y sacarle todas las ventajas a los entonces novedosos re- cursos de la computación. Asimismo, aprendió más sobre algo del quehacer histórico que ya le habían enseñado en Lima: que un buen historiador estudia problemas nuevos, rebusca en archivos de la manera más minuciosa posible y propone una nueva interpretación de los hechos estudiados. En Columbia, Alfonso fue puliendo un estilo de investigar historia con pruebas fehacientes, buscadas en todos los repositorios posibles. Algo más sobre su estilo de inves- tigar y escribir. Al leerlo pareciera que estuviera convencido de que la historia es una ciencia exacta, sin embargo su narración —pulida y cultivada con un esme- ro inagotable— no sacrificó el elegante estilo a la veracidad de su objeto. Para Alfonso, el historiador no repite lo que dicen los discursos ni hace una revisión superficial en los archivos, sino que sustenta solidamente sus interpretaciones en hechos irrefutables. Prólogo 19 Un profesor de historia colonial latinoamericana que también dejaría una huella en su carrera fue el renombrado historiador inglés Kenneth Maxwell, que entonces enseñaba en Columbia, de quien aprendió la obligación de todo buen historiador de combinar la profundidad con la claridad en la mejor na- rrativa posible. Asimismo, gracias a Maxwell conoció en detalle las ambicio- nes y limitaciones de las reformas del Estado realizadas en las postrimerías de los imperios español y portugués en las Américas (denominadas borbó- nicas y pombalinas, respectivamente). En Columbia llevó varios cursos en el Departamento de Economía para entender mejor las ideas, la historia y el voca- bulario de la disciplina que le interesaba. Más aún, estuvo muy cerca de obtener una maestría en economía; un indicador del dominio que tenía sobre el tema. Su tesis de maestría, presentada en 1982, trató sobre las actividades comerciales y financieras de la casa Grace durante la Guerra del Pacífico y los años poste- riores a ella; es decir: 1879-1890. Utilizando un acervo documental novedoso que se encontraba en el archivo de la Universidad de Columbia, Alfonso estu- dió el caso único de un inmigrante irlandés, W. R. Grace, que vino al Perú de mediados del siglo XIX y se hizo rico con el guano; luego Grace regresó con cierta fortuna a Estados Unidos y Europa para formar una corporación con oficinas en Inglaterra y Estados Unidos. Esta compañía jugó un papel clave en la recuperación y vida económica del país pocos años después de acabada la guerra. Posteriormente este estudio fue publicado en Histórica, la mejor revista peruana en la especialidad que había sido inaugurada pocos años antes.3 Gracias a una beca del Instituto de Estudios Latinoamericanos de Columbia pasó el verano (del hemisferio norte) de 1981 investigando en el Archivo de Sevilla (la meca de historiadores coloniales) sobre las actividades de comerciantes y financistas limeños de fines del periodo colonial. En aquella y posteriores visitas que realizara a los archivos españoles, y peruanos, pudo elaborar varios trabajos como: «The New Christians and the Spanish American Inquisition», una presentación en el Congreso Internacional de Americanistas realizado en Manchester en 1982 que apareció pocos años después en una distinguida revista alemana.4 Más adelante escribió un artículo para la mejor revista de historia latinoamericana de los Estados Unidos, Hispanic American 3. El título del artículo es: «Las actividades comerciales y financieras de la casa Grace y la Guerra del Pacífico, 1879-1890», Histórica 7: 2 (1983): 214-54. 4. Su título fue «The Expropriation of Portuguese New Christians in Spanish America, 1635 1649». Ibero-Amerikanisches Archiv. 11 (1985): 407-465. 20 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable Historical Review, titulado «Reassessing the role of credit in late colonial Peru: censos, escrituras, and imposiciones» (74:2 [1994]: 194-230).5 Todos estos tex- tos encontraron una mucho mejor expresión en un libro lúcido y fundamental de la historia económica durante un periodo de transición: Deudas olvidadas: instrumentos de crédito en la economía colonial peruana 1750-1820 (Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1993) donde ilumina con éxito el enrevesado asunto del crédito colonial. Otra novedad del libro fue que demostró que era posible —muchas veces necesario— transitar de la historia colonial a la repu- blicana. Esta era una decisión profesional heterodoxa si se toma en cuenta que los profesores de historia tanto del Perú como de Estados Unidos recomenda- ban que un especialista concentre su carrera en una u otra etapa de la historia. Su sólida tesis de doctorado Financial institutions in Peruvian export economy and society, 1884-1930, defendida en Columbia en 1986, fue un estudio de más de 440 páginas elaborado gracias a la competitiva beca Doctoral Research Fellowship otorgada por la prestigiosa Fundación Social Science Research Council. (Un año después la misma Fundación lo apoyó para extender la investigación haciéndolo merecedor de la Advanced Grant for Research.) Este apoyo, y su te- sonero trabajo, fueron la base para varios libros que publicaría años después, como el que hizo en la Universidad del Pacífico: Banqueros en conflicto: estructura financiera y economía peruana, 1884-1930 (que tuvo dos ediciones en español 1989 y 1990) y la versión ampliada en inglés que apareció en 1993 (en Londres con la editorial McMillan y al mismo tiempo con la editorial de la Universidad de Pittsburg) titulada Domestic and foreign finance in modern Peru, 1850-1950: financing visions of development. Este libro era el resultado de diez años de investigaciones y lo ubicó como la máxima autoridad en la historia financiera peruana y uno de los principales historiadores económicos de América Latina. Como parte de este grupo de estudios, que le hacían aparecer bajo una nueva y más positiva luz a los grupos empresariales de comienzos del siglo veinte, había publicado antes: «Grupos económicos y decisiones financieras en el Perú, 1884-1930», 5. Además publicó: «La expropiación inquisitorial de cristianos nuevos portugueses en Los Reyes, Cartagena y México, 1635-1649», Histórica, 10:2 (1986): 237-303 y el capítulo «Estructura económica y desarrollos regionales de la clase dominante, 1821 1850» que formó parte del notable libro Independencia y revolución 1780-1840 editado por Alberto Flores-Galindo en 1987 y publicado por el Instituto Nacional de Cultura. Prólogo 21 en el número de 1986 de la revista de ciencias sociales Apuntes, editada por la Universidad del Pacífico.6 A poco de haberse graduado compitió y ganó un concurso para ser pro- fesor asistente de historia de América Latina y el Caribe en Baruch College, una universidad ubicada en el centro de la ciudad de Nueva York creada en 1847 y muy apreciada que se distinguía por ser multicultural, es decir, por tener estudiantes, profesores y cursos que cubrían diferentes asuntos y partes del mundo, así como por su énfasis en la formación en administración, negocios y economía. Fue promovido por sus propios méritos, algo que no es fácil ni automático en universidades de Estados Unidos, hasta ser profesor principal en 1994. Desde entonces no solo fue considerado en esta casa de estudios un historiador latinoamericano sino un especialista en historia mundial. Al mismo tiempo era profesor tanto en el Baruch College como de una institución mayor a la que la anterior estaba vinculada: el Graduate Center del City University of New York (CUNY; una importante universidad pública de la costa este de Estados Unidos) donde siguió una productiva carrera como docente e inves- tigador formando a cientos de estudiantes. En ambas instituciones de educa- ción superior cumplió diligentemente con las tareas que se esperaban de todo buen profesor universitario norteamericano —como participar en comités de admisión, de premios y con orientaciones de alumnos y consejos profesionales a profesores y autoridades. Tanto Baruch como CUNY le brindaron generosa- mente en varias ocasiones becas y bolsas de viajes para realizar sus investiga- ciones en el exterior y participar en foros académicos. Aunque nunca perdió el contacto con el Perú, cuyas universidades y archivos visitaba regularmente, las principales contribuciones las realizó desde su universidad en Nueva York y desde los archivos de Madrid que conocía como pocos historiadores.7 Las tres grandes contribuciones historiográficas de Alfonso Quiroz fue- ron la historia financiera peruana, la historia de la corrupción estatal en el Perú 6. Una version posterior fue «Financial Leadership and the Formation of Peruvian Elite Groups, 1884 1930», Journal of Latin American Studies 20 (1988), 49-81. Otros trabajos en esta línea de estudios fueron «Desarrollo financiero y economía agraria de exportación en el Perú, 1884-1950», Revista de Historia Económica (Madrid) 10 (1992): 263-294; y «Financial Development in Peru Under Agrarian Export Influence, 1884-1950», The Americas 47 (1991), 447-476. 7. Parte de su conocimiento de las fuentes y repositorios de materiales peruanos aparecen descritos en Quiroz, A. «Fuentes, temas y revisiones en la historia financiera peruana», América Latina en la Historia Económica (México, D. F.: Instituto Mora), 3 (1995): 7-13. 22 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable y la historia social y económica de Cuba antes de la revolución de 1959. En su libro de 1993 cuestionaba las interpretaciones comunes derivadas de la Teoría de la Dependencia y del libro de Geoffrey Bertram y Rosemary Thorp de 1978 titulado Peru 1890-1977: Growth and Policy in an Open Economy que argumenta- ba que la característica peruana en la región era precisamente la dependencia. Alfonso, en cambio, sustentaba con valor y decisión que había existido cierto grado de autonomía de los actores financieros locales y que estos habían tenido un rol positivo en el crecimiento del país. Asimismo, argumentaba, en contra de lo que pensaban muchos historiadores acerca de que el periodo de crecimiento de las exportaciones de materias primas (1884-1930) había sido dinámico para la recuperación del país después del desastre de la Guerra con Chile. Asimismo, que las élites comerciales, financieras, de seguros e industriales habían actuado racional e imaginativamente aprovechando al máximo las posibilidades y limita- ciones de políticas estatales liberales incoherentemente aplicadas al igual que de la presencia del capital y las inversiones extrajeras logrando modernizar al país. Según Alfonso, fue el intervencionismo del Estado en última instancia, y en especial la coyuntura de la Depresión de 1929, el que no permitió que estas ini- ciativas se profundicen, persistan y creen oportunidades igualitarias para todas las regiones. Una institución clave que examinó fue el Banco de Perú y Londres, una institución creada a fines del siglo XIX que llegó a tener gran poder pero colapsó estrepitosamente poco después de la caída del dictador civil Augusto B. Leguía. Fue también autor de varios artículos y capítulos de libros sobre el Perú colonial y moderno, así como acerca de la historia del crédito en el país. Vale la pena mencionar que los estudios de Alfonso Quiroz sobre las in- suficiencias del Estado se produjeron cuando a escala mundial existía una crí- tica al modelo tradicional del Estado de Bienestar y una reexaminación del supuesto que este era un buen gerente de grandes empresas de servicios pú- blicos esenciales o debía ser el principal o único proveedor de los mismos. Este ideal de Estado había surgido después de la Segunda Guerra Mundial y parecía desplomarse con el fin de la Guerra Fría (simbolizada por la caída del Muro de Berlín en 1989 y la disolución de la Unión Soviética en 1991). Aunque esta crítica a las funciones tradicionales que mal cumplía el Estado fue realizada principalmente desde un punto de vista neoliberal y conservador y para los países industrializados (encarnados en los gobiernos de Margaret Thatcher, en Inglarerra, y Ronald Reagan en los Estados Unidos, que muchas veces buscaron privilegiar a los grupos empresariales más poderosos), también existieron posturas auténticamente liberales, de las que participaba Alfonso, Prólogo 23 que consideraban imprescindible dar mayor autonomía al mercado, asegurar una igualdad de oportunidades a todos los actores económicos, así como refor- mular el papel del Estado en los países en desarrollo como el Perú. Su último y exitoso libro Corrupt Circles: A History of Unbound Graft in Peru (Washington, D. C., y Baltimore: Woodrow Wilson Center Press y Johns Hopkins University Press, 2008) se basó en innovadores trabajos anteriores iniciados por lo menos desde el año 2000 en el que en el título de un capítulo de un libro de homenaje a Felix Denegri se hacía la pregunta: «Historia de la corrupción en el Perú: ¿es factible su estudio?» (en Felix Denegri Luna. Homenaje, editado por Guillermo Lohmann, et ál. (Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2000), pp. 684-690. También despuntó en esta línea de estudios su ca- pítulo en el libro «Basadre y su análisis de la corrupción en el Perú» que apare- ciera en un libro de homenaje al insigne historiador peruano y fuese coeditado en 2005 por destacadas historiadoras.8 Con estos estudios profundizó su estilo de investigar utilizando una diversidad de fuentes, bibliotecas y archivos y con- trastando la información obtenida entre ellas. Algunas de las novedades meto- dológicas que trajeron estos estudios fueron la habilidosa reexaminación de la correspondencia de funcionarios diplomáticos en archivos de todo el mundo como los de los ministerios de relaciones exteriores de París, de Madrid y de Key (para Inglaterra), así como documentos que no se habían consultado antes del National Security Archive y el National Archives; ambos en los Estados Unidos, entre otros. En este sentido, Alfonso Quiroz fue también un pionero. Su principal argumento era que el manejo corrupto de las finanzas y la economía peruanas había dejado una profunda huella que afectaba a sectores estratégicos y retrasaba el desarrollo. Realizó una puntillosa revisión que se iniciaba en las postrimerías del virreinato, pasando por el contrabando y la co- rrupción que magnificaron los problemas de la minería colonial y dejaron una difícil herencia a la joven república. En el periodo del guano, denominado por Basadre como «la prosperidad falaz», funcionarios agobiados por deudas del Estado y ambiciosos de hacer una fortuna personal rápida crearon un sistema de sobornos a los contratistas extranjeros y empresarios que en gran parte explica la pérdida de una oportunidad histórica del país para desarrollarse. 8. También había publicado: «Redes de alta corrupción en el Perú: poder y venalidad desde el virrey Amat a Montesinos», Revista de Indias 66: 236 (2006): 218-237; «Costos históricos de la corrupción en el Perú republicano», en El pacto infame: estudios sobre la corrupción en el Perú, editado por Felipe Portocarrero (Lima: Universidad del Pacífico, 2005) pp. 75-95. 24 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable Durante el siglo XX, la corrupción estuvo asociada a los regímenes autoritarios y militares (cuando había menos oportunidades de denunciarla), enfatizando las prebendas en las compras de armamentos. Uno de los pasajes más fasci- nantes —y tristes— para un lector peruano es cómo la corrupción infiltró al Estado durante los años de la democracia en crisis de los ochenta, cuando su- fríamos del doble látigo de la hiperinflación y del conflicto armado interno. Su descripción de la coexistencia contradictoria de un sobreproteccionismo inútil, la imposición de tasas y de impuestos impagables y complicados, unido ello a los cambiantes permisos para invertir, sugieren que existe un patrón perverso en el desarrollo estatal y una o más burocracias en competencia buscando su supervivencia en el corto plazo, sobre todas las cosas. El libro de Alfonso sugiere un patrón de corrupción que llegó a un cenit con los abusos del poder y la violación de los derechos humanos durante el régimen de Fujimori y Montesinos. Uno de los argumentos más fuertes de este libro es que podría explicarse alrededor de la mitad de la falta de crecimiento del Perú debido a la corrupción. Para demostrarlo, Alfonso elaboró complejas estadísticas y comparó los índices económicos del Perú con los de otros países en desarrollo. Su objetivo no solo era explicar cómo funcionaban los meca- nismos de la corrupción, sino medir cuánto daño le había hecho esta al Perú. Quería reinterpretar la historia del Perú partiendo de uno de sus principales problemas, demostrar no solo cómo se habían desperdiciado fondos públi- cos y privados, ahuyentado a las inversiones y demorado el desarrollo. Quería además hacerlo dándole gran importancia a la juiciosa exégesis, a la narrativa y fluidez del texto. De esta manera contribuía a la historia económica institu- cional correlacionando los ingredientes cuantitativos y cualitativos; presentaba, así, una metodología y conclusiones que inspiran a estudiosos de otros países sobre un tema vital para el desarrollo. Desde un punto de vista histórico mos- traba a los historiadores cómo podía estudiarse algo complicado y narrarlo de una manera entretenida y simple. Igualmente, contribuía a mostrar el error de la actitud displicente y de resignación de muchos académicos que consideran que la corrupción de las autoridades es un hecho inevitable del crecimiento y de la vida cotidiana de los países pobres, así como a cuestionar la equívoca percepción popular que si acaso un político «hace obras» sus robos estarían perdonados. Esta publicación fue reseñada y celebrada en varias revistas espe- cializadas y periódicos de circulación nacional y mereció el Abraham J. Briloff Prize in Ethics y el President’s Excellence Award for Scholarship del Baruch College Prólogo 25 en 2009. Hasta hace poco estuvo revisando con minuciosidad las pruebas de la versión en español de este estudio que ahora publica el IEP y el IDL. Alfonso Quiroz trabajó en el tema de la corrupción cuando se estaba con- virtiendo en una preocupación internacional. Por ejemplo, el Banco Mundial (BM) y otras agencias bilaterales y multilaterales de cooperación técnica y fi- nanciera advirtieron —desde mediados de la década del noventa del siglo pa- sado— que sus programas antipobreza y a favor del desarrollo económico habían sido muchas veces inútiles porque fueron malgastados por adminis- traciones ineficaces e ineficientes en la gestión y porque buena parte de los recursos se evaporaban en un ambiente estatal poco transparente, como el que existía en muchos países en desarrollo donde proliferaba la corrupción. En 1997 el Banco Mundial —cuyo presidente el año anterior había calificado a la corrupción como un cáncer— inauguró una estrategia anticorrupción y de ética en sus programas de préstamos para prevenir el fraude y ayudar a com- batir la corrupción. El año 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una drástica resolución para crear un instrumento legal efectivo contra la corrupción, considerándola un crimen transnacional. La ONU y el BM apoyaron los esfuerzos locales decididos por la prevención, la creación de oficinas anticorrupción nacionales, y diseñaron las condiciones para acabar con cuentas bancarias secretas escondidas, o en ‘paraísos fiscales’ de funcionarios corruptos. Sin embargo, el fenómeno de la corrupción no era lo suficientemen- te conocido y libros como el de Alfonso fueron una contribución sustancial para una creciente literatura sobre el tema que tenía claras implicaciones políti- cas. Su libro fue muy usado por científicos políticos y periodistas progresistas en diferentes partes del mundo que querían mostrar que la corrupción implica una insidiosa persistencia de minar la democracia y crear redes de clientelaje que acrecientan la arbitrariedad y las injusticia sociales. Menos conocida en el Perú son sus varias investigaciones y publicaciones sobre Cuba. Su trabajo en parte devino de su labor como curador de la mues- tras sobre la guerra hispanoamericana de 1898. Esta enfrentó a los cubanos pa- triotas y Estados Unidos, por un lado, contra España que quería aferrarse a una de sus últimas colonias en el continente (la otra fue Puerto Rico). La primera de estas muestras fue realizada en el New York Public Library con el nombre de A War in Perspective, 1898-1998: Public Appeals, Spanish-American Conflict; la segunda se organizó en el New York Historical Society y fue denominada Militant Metropolis: New York City and the Spanish-American War, 1898. Fue también autor de estu- dios pioneros sobre la historia de la educación, la corrupción y las finanzas en 26 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable Cuba.9 Asimismo, coautor y coeditor del libro Cuban Counterpoints: The Legacy of Fernando Ortiz (Lanham, MD: Lexington Books, 2005) y The Cuban Republic and José Martí: Reception and Uses of a National Symbol (Lanham, MD: Lexington Books, 2006).10 Ortiz fue un ensayista y político al que se le atribuye haber diseñado el concepto de ‘transculturación’, considerado como una caracte- rística inherente y permanente de la multirracial cultura cubana de antes de la revolución de 1959 y de la que se inspirarían ensayistas latinoamericanos posteriores para acuñar términos igualmente sofisticados como el de ‘culturas híbridas’. De igual manera, fue autor de estudios económicos sobre los costos para el imperio español de mantener la colonia cubana así como del desarrollo educativo y de una sociedad civil antes de 1959, que sugerían un proceso de cambios que antecedieron a la revolución. Estos fueron resultado de años de investigación en archivos de La Habana y de provincias cubanas, además de pesquisas en repositorios españoles. Alfonso dejó pendiente una obra sobre la historia de la sociedad civil y el reformismo en Cuba. Sin embargo su interés sobre la corrupción no dejó de llevarlo al caso cubano, lo cual se observa en el artículo «Implicit Costs of Empire: Bureaucratic Corruption in Nineteenth- Century, Cuba» que apareció en 2003 en la prestigiosa revista inglesa Journal of Latin American Studies y el capítulo del libro «Corrupción y hacienda colonial en Cuba, 1800-1868» que formó parte del libro editado por Inés Roldán de Montaud titulado Las haciendas públicas en el Caribe hispano durante el siglo XIX y 9. Véase por ejemplo: «La reforma educacional en Cuba, 1898-1909: cambio y continuidad», en La cultura en la historia de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, editado por John Coatsworth et ál. (La Habana: David Rockefeller Center for Latin American Studies, Harvard University y Centro Juan Marinello, 2001), pp. 113-125; «Educación y sociedad civil en Cuba: reflexiones en torno a un siglo de evolución», en Jirones de Hispanidad: España, Cuba, Puerto Rico y Filipinas en la perspectiva de dos cambios de siglo, editado por Mariano Esteban et ál. (Salamanca: Ediciones de la Universidad de Salamanca, 2004), pp. 291-301; «Free Association and Civil Society in Cuba, 1787-1895», Journal of Latin American Studies 43 (2011): 33-64; y «Orígenes de la sociedad civil en Cuba: La Habana y Puerto Príncipe (Camagüey) en el siglo XIX», Ibero-Americana Pragensia 18 (2007): 89-112. 10. Fue autor además de los capítulos: «Martí in Cuban Schools», en The Cuban Republic and José Martí: Reception and Use of a National Symbol, editado por el mismo Alfonso Quiroz y por M. Font (Lanham, Md.: Lexington Books, 2006); y «Eliseo Giberga y la política económica del autonomismo en Cuba», en Apuntes sobre la cuestión de Cuba por un autonomista editado por Eliseo Giberga (Miami: Editorial Cubana, 2006). Prólogo 27 publicado en Madrid el año 2007 por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.11 Alfonso Quiroz fue conferencista en las mejores universidades del mundo. Una de sus últimas presentaciones públicas fue sobre el tráfico comercial tra- satlántico en Cuba durante las primeras décadas del siglo XVIII, realizada en abril de 2010 en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Cambridge. Por varios años publicó reseñas, capítulos de libros y artículos notables en las mejores editoriales académicas y revistas de historia peruanas y del mundo, tanto en inglés como en español (por ejemplo: Apuntes, Ibero- Amerikanisches Archive, Histórica, Journal of Latin American Studies, The Americas, Revista de Indias, American Historical Review, The Americas, The Historian, Bulletin of Hispanic Studies, Historia Mexicana, Latin America Research Review, Revista Andina e Hispanic American Historical Review, entre otras). Fue además miembro del conse- jo editorial y editor de varias publicaciones, algunas de ellas le encargaron orga- nizar números especiales de revistas académicas como el Colonial Latin American Review (estuvo en el grupo fundador de esta publicación). Gracias a su labor editorial esta revista organizó números en temas que conocía bien, como el número titulado «Transatlantic Exchanges: Trade, War, and Contraband in the Ibero-Atlantic World» que apareció el año 2011. Asimismo, fue editor para esta revista de otros temas que parecerían lejanos a su interés en el pasado econó- mico pero que demuestran su amplitud de criterio sobre los estudios históricos: «Religious Life in New Spain: Novel Approaches» (vol. 18) y «The Power of Images: Visual Representations in New Spain and Peru» (vol. 19), Special Issue of Colonial Latin American Review, en los años 2009 y 2010, respectivamente. Es decir, dichos trabajos sugieren que sí tomaba en cuenta estudios históricos serios sobre los discursos y las representaciones, algo que inicialmente él como muchos historiadores económicos habían considerado que no tenían la pro- fundidad o el trabajo previo en archivo que los sustentasen. Fue investigador o profesor visitante del St. Antony’s College, de la Universidad de Oxford, Inglaterra; Bowdoin College en Maine, de la Universidad Libre de Berlín en donde estuvo gracias a una beca Humboldt; de la Universidad de Alcalá en España; e investigador del Woodrow Wilson International Center for Scholars. Entre las instituciones que apoyaron sus 11. Además del estudio económico «The Loyalist Overkill: Socio-Economic Costs of ‘Repressing’ the Separatist Insurrection in Cuba, 1868-1878», Hispanic American Historical Review 78: 2 (1998), 261-305. 28 Alfonso Quiroz Norris (1956-2013), el historiador incansable investigaciones estuvieron el Rockefeller Archive Center, la Beca Conmemorativa del V Centenario del Descubrimiento de América del Banco de España, becas de los ministerios de cultura y de educación y ciencia de España, la fundación Fullbright, la American Philosophical Society y la beca Robert S. McNamara del Banco Mundial. Entre las distinciones y becas que recibió se encuentra la Lydia Cabrera Award que fue otorgada en 1995 por la Conferencia de Historiadores Latinoamericanos de Estados Unidos (Conference on Latin American Studies) para realizar investigaciones en Cuba. Poco tiempo antes, entre 1991 y 1992, fue Chair del comité de estudios andinos de esta asociación que se reúne anualmen- te junto a la principal asociación profesional de historiadores de los Estados Unidos. Dejó pendiente un proyecto fascinante sobre los debates constitucio- nales en el mundo hispano que estaba desarrollando gracias a una beca de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, una beca que han recibido pocos académicos. Dejó también en prensa varios trabajos que irán apareciendo próximamente, algunos de los cuales ofrecen una excelente visión panorámica de la historia económica peruana. Entre ellos se encuentra el capítulo de un libro que escribió para el periodo 1930-1960 donde demuestra que la recupe- ración peruana de la depresión de 1929 se debió al crecimiento diversificado de materias primas dirigidas para la exportación, al contrario de lo que ocurrió con otros países latinoamericanos donde se intentó un proteccionismo y una industrialización por substitución de importaciones.12 Las valiosas contribuciones de Alfonso Quiroz fueron enormes no solo por presentar documentos, temas e interpretaciones nuevas sino que además permiten comprender mejor al Perú contemporáneo y los problemas internos que enfrentan los países en desarrollo. Ello constituyó un reflejo de su habi- lidad para imprimir una perspectiva histórica en los asuntos esenciales de la historia que le tocó vivir, para volver a darle importancia al liberalismo al final de la guerra fría, el valor de la igualdad de oportunidades para los actores so- ciales, para los empresarios y para el funcionamiento continuo de los mecanis- mos financieros. Sus estudios fueron además una reflexión académica sobre las trampas de la corrupción en la era globalizada de comienzos del siglo XXI. Para los historiadores deja el legado de una habilidad especial de combinar ideas nuevas con un incansable esfuerzo por revisar fuentes distintas; recopilando, 12. «Perú: El proceso económico», en América Latina en la Historia Contemporánea: Mirando hacia adentro, 1930-1960, editor del volumen Marcos Cueto, editor de la colección Carlos Contreras. Madrid: Mapfre, 2013 [en prensa]. Prólogo 29 contrastando y cruzando información de origen cuantitativo y cualitativo; y al mismo tiempo perfeccionar su estilo de escritura. Gracias a sus estudios podemos pensar por qué los peruanos tendemos a responsabilizar a otros de nuestro destino, por qué toleramos la cultura de intimidación que crea la co- rrupción, por qué existe un patrón a mirar el corto plazo y embriagarnos por algunos de los escándalos que compiten por nuestra atención en lugar de mirar al desarrollo en el largo plazo, y sobre la importancia de comprendernos refle- jados en otras sociedades, aparentemente distintas como la cubana. Por último, su vida profesional y personal fue una imperiosa lección de vitalidad, de disfrutar de lo que hacemos. De pensar que el día tiene menos horas de las que podemos disfrutar. Sus amigos, sus colegas, sus estudiantes vamos a extrañarlo, con seguridad. Únicamente nos queda leer y estudiar sus publicaciones, indispensables —y disculpen que rompa la promesa inicial de este texto de no hacer ningún comentario personal—; pero creo que solo nos queda tratar de parecernos a él. Hace poco, cuando enfrentaba con valor el mal que lo aquejaba, tuve el privilegio de confesarle que siempre había querido ser como él y de decirle que lo quería. Río de Janeiro, febrero de 2013 Prefacio T ras completar un estudio inicial sobre el notorio mal uso de fondos pú- blicos en la temprana era del guano, mis posteriores investigaciones con- tinuaron detectando múltiples escándalos de corrupción de honda huella en la memoria colectiva peruana. Noté entonces que, en el Perú, la corrupción no era algo esporádico sino, más bien, un elemento sistémico, enraizado en estruc- turas centrales de la sociedad. Sin embargo, una limitación crucial estorbaba el examen exhaustivo de cómo el abuso de la corrupción influyó en la evolución histórica de un país subdesarrollado. Me parecía que faltaba un marco analítico adecuado para evaluar un difundido fenómeno que la mayoría de estudiosos consideraba anecdótico, intratable por lo espinoso y hasta de cierta utilidad práctica. En 1995, me topé con literatura nueva sobre los efectos económicos e institucionales que la corrupción tiene en los países en vías de desarrollo. Innovadores enfoques demostraban, con rigor analítico, el negativo impacto de los altos índices de corrupción en el crecimiento económico y el capital humano, particularmente en los países menos desarrollados. En esencia, estos novedosos estudios representaban una reacción académica y jurídica ante la creciente ola de corrupción que se daba entonces simultáneamente en varias partes del mundo. Seguidamente, advertí las nuevas posibilidades que se abrían para el estudio histórico de la corrupción si se establecían conexiones entre el desarrollo frustrado del pasado y los niveles históricos de corrupción en deter- minadas sociedades. En la década de 1990, los destapes de escándalos en el ámbito global contribuyeron a la noción de que, para los gobiernos latinoamericanos, la 32 Alfonso W. Quiroz corruptela sin freno constituía un problema crítico. En el Perú, la corrupción descontrolada había alcanzado un nivel alarmante bajo la sombra de un poder presidencial abusivo y la extensa erosión de las instituciones democráticas. En estas circunstancias, la investigación específica de este libro se inició justo antes de la ignominiosa caída del régimen de Fujimori-Montesinos en noviembre de 2000, un episodio revelador que generó abundantes fuentes históricas que exponían las dimensiones sistémicas de planes y redes de múltiples estratos de corrupción. A pesar de los crecientes avances teóricos y evidencias empíricas, algunas preguntas claves continuaban sin respuesta. Específicamente ¿cómo es que la corrupción ha afectado la evolución histórica, política y económica de las so- ciedades menos desarrolladas?; ¿cuáles fueron sus costos verdaderos?; ¿impor- ta la corrupción como factor histórico que desacelera o detiene el desarrollo?; ¿por qué razón es que algunos países la han controlado, mientras otros parecen estar inundados por una corruptela desenfrenada y persistente?; ¿cómo expli- car la renuencia a efectuar estudios exhaustivos y especializados del impacto histórico de la corrupción en el Perú (o, para el caso, en México, Cuba u otros países en vías de desarrollo), pese a su presunta importancia? Estas preguntas son las que se abordan en este libro, junto con reflexiones pertinentes acerca de evidencias y métodos históricos para el estudio de la co- rrupción. A partir de investigaciones realizadas en varios archivos y bibliotecas, he efectuado un análisis detallado de los ciclos claves de la corrupción desde el periodo colonial hasta la época reciente. Cada uno de estos ciclos presenta ca- racterísticas propias pero, al mismo tiempo, persistentes continuidades. Espero que otros estudios individuales y de equipo continúen los pasos aquí dados, en pos de una mejor comprensión de las causas y consecuencias de un factor endémico en la vida de muchas sociedades, pasadas y presentes. Agradecimientos E l presente estudio no podría haberse completado sin el respaldo de va- rias instituciones y la ayuda de generosas personas. Deseo agradecer, en primera instancia, el amistoso e inspirador entorno académico del Woodrow Wilson Center for International Scholars, Washington, D. C. (2002-2003); al Fulbright Exchange Program (2003) por haber permitido la investigación en el Perú; al Baruch College, City University of New York (CUNY), por una licen- cia sabática y su continuo apoyo académico; y al Professional Staff Congress- CUNY, por las becas de investigación que contribuyeron a efectuar los trabajos de campo preliminar y complementario. El Centro de Investigaciones de la Universidad del Pacífico en Lima significó un auténtico oasis para la investiga- ción y la redacción inicial de este trabajo. Para la presente edición en castellano conté en Lima con la comprensiva colaboración del Instituto de Estudios Peruanos y del Instituto de Defensa Legal. Mi agradecimiento sincero a Ernesto de la Jara, director del IDL. En el IEP agradezco a Roxana Barrantes, directora general, y a Ramón Pajuelo direc- tor de publicaciones, así como a Marcos Cueto y Mariana Eguren del anterior consejo directivo. A Odín del Pozo por su impecable labor editorial. A Javier Flores por su cuidadosa traducción del texto, revisada por el autor. Agradezco, asimismo, a los servicios y personal de diversos archivos y bibliotecas: la New York Public Library y la Newman Library de Baruch College en Nueva York; la Library of Congress, el National Security Archive y la Gellman Library en la George Washington University, y los U. S. National Archives en Washington, D. C., y College Park, Maryland; la John Carter Brown Library, Providence, Rhode Island; la British Library y los National Archives 34 Alfonso W. Quiroz del Reino Unido en Londres y Kew; los Archives du Ministère des Affaires Étrangères en París; el Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Archivo Histórico Nacional, la Biblioteca Nacional, la Biblioteca del Palacio Real y la Real Academia de la Historia en Madrid; el Archivo General de Indias en Sevilla; y el Archivo General de la Nación, el Archivo General del Congreso, el Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Archivo de la Corte Suprema de Justicia y la Biblioteca Nacional en Lima. Diversos se- minarios, clases y conferencias en Columbia University, George Washington University, Harvard University, Johns Hopkins University School of Advanced International Studies, Princeton University, Pontificia Universidad Católica del Perú-Instituto Riva-Agüero y la Universidad del Pacífico permitieron presentar avances de mi investigación y refinar mis ideas. Mis alumnos en el programa doctoral de historia del Graduate Center, CUNY, particularmente aquellos que tomaron mi taller sobre la historia de la corrupción e instituciones en América Latina, así como mis colegas y alumnos de Baruch College, contribuyeron con sus agudas preguntas e ideas a clarificar muchos de mis argumentos. También he contraído muchas deudas de gratitud con colegas, amigos, familiares y profesionales que ayudaron y estimularon mi investigación. Felipe Portocarrero Suárez, amigo de muchas aventuras académicas, brindó su va- lioso e incesante apoyo. Peter Klarén, Cynthia McClintock y Rory Miller le- yeron todo el manuscrito, hicieron comentarios expertos que contribuyeron a mejorarlo en general y, gentilmente, aclararon y corrigieron algunos pun- tos débiles en la argumentación y presentación de datos. Del mismo modo, Kenneth Andrien, Kendall Brown, Herbert Klein y Kris Lane hicieron útiles sugerencias en relación con la historia colonial. Asumo, por supuesto, toda la responsabilidad por el resultado final. En Nueva York, Stanley Buder, Nicolas Davila-Katz, Margaret Crahan y Araceli Tinajero, entrañables colegas y ami- gos que me dieron magníficos consejos. Y agradezco a mi hija Daniela por su muy preciada solidaridad y comprensión. En Lima, Marcos Cueto, Francesca Denegri, Antonio y Luis González Norris, Scarlett O’Phelan, José de la Puente Brunke, Patricio Ricketts y Antonio Zapata hicieron que las cosas fueran tanto más fáciles. Las conversaciones con los expertos Julio Castro, Gustavo Gorriti, Luis Paredes Stagnaro y Héctor Vargas Haya ayudaron, en forma singular, a la orientación general y práctica de mi pesquisa. Deseo, asimismo, agradecer a Juan Fuentes por su asistencia dedicada en la investigación de material grá- fico y periodístico realizada en el Perú, y a Molly Marie Hueller, interna del Woodrow Wilson Center, por su asistencia inteligente y vivaz. Vaya también Agradecimientos 35 mi más profundo agradecimiento a diversas personas que me dieron acceso a documentos y fuentes claves, pero que han preferido mantenerse en el ano- nimato. A mis médicos del hospital Memorial Sloan-Kettering les agradezco inmensamente el alargar estos días para poder completar la tarea. Con su entrañable compañía y entusiasmo, Mónica Ricketts contribuyó inmensamente a que este proyecto llegara a buen puerto, leyendo y comen- tando todo el manuscrito y ofreciendo observaciones claves a partir de sus propios estudios. Alfonso Quiroz Muñoz, mi padre, sigue inspirándome con su ejemplo y sabiduría. Los imborrables obsequios y felices recuerdos de mi madre continúan brotando desde su descanso eterno. La reciente llegada a este mundo de nuestro precioso Alfonsito ha colocado todo esto en su debida perspectiva vital. Introducción Corrupción, historia y desarrollo y la democracia no puede crecer si la corrupción juega ajedrez Juan Luis Guerra «El costo de la vida» (1992) I nnumerables voces se han levantado en el pasado contra la corrupta rapiña y el abuso del poder que beneficia a pocos a expensas de amplios intereses públicos. Los historiadores han tratado de interpretar estos lejanos clamores y espinosos temas. Con gran dificultad, los historiadores han tratado de interpre- tar estos lejanos clamores y espinosos temas. En la historia de las zonas menos desarrolladas del mundo, la ubicua corrupción de la Administración Pública ha sido soslayada, tildándosela de constante cultural o legado institucional in- evitable. El descuido y el escepticismo han obviado, pues, evidencias históricas útiles para reinterpretar las batallas reformistas, a menudo solitarias, libradas contra las nocivas prácticas corruptas. El presente estudio analiza la importancia histórica de la corrupción en el Perú, paradigmáticamente expuesto a su perniciosa influencia. Los esfuerzos y escritos de quienes se opusieron a sucesivas olas de corrupción ilimitada y sistemática brindan los hilos conductores para detectar ciclos y deshilvanar causas y consecuencias de una gobernación corrupta que puede rastrearse desde la época colonial. Varias generaciones de redes corruptas adeptas a la violación endémica de reglas establecidas, así como sus afines interconexiones internacionales, surgen como factores que ligan las prácticas corruptas en las esferas pública y privada. Los costos económicos e institucionales que acarrea la corrupción son evaluados a lo largo del tiempo con el telón de fondo de una población empobrecida. Se compara, ulteriormente, el ciclo más reciente y 38 Alfonso W. Quiroz profusamente documentado de corrupción en el Perú, que llegó a su fin en el año 2000, con fases previas de corrupción descontrolada. Este análisis de múltiples facetas y larga duración busca fundamentalmen- te establecer las conexiones más prominentes entre ciclos de corrupción y de- sarrollo frustrado. Este enfoque se basa en la noción de que la corruptela es importante a la hora de explicar el subdesarrollo y de que controlar sus raíces sistémicas o institucionales mejora las posibilidades de que se produzca un de- sarrollo balanceado. Dado que la corrupción se encuentra inserta en procesos amplios y complejos, resulta analíticamente útil concentrarse en sus dimensio- nes políticas y económicas. Así, la corrupción se entiende, para los fines del presente trabajo, como el mal uso del poder político-burocrático por parte de camarillas de funcionarios, coludidos con mezquinos intereses privados, para así obtener ventajas económicas o políticas contrarias a las metas del desarrollo social mediante la malversación o el desvío de recursos públicos, y la distorsión de políticas e instituciones.1 La corrupción constituye, en realidad, un fenómeno amplio y variado, que comprende actividades públicas y privadas. No se trata tan solo del tosco sa- queo de los fondos públicos por parte de unos funcionarios corruptos como usualmente se asume. La corruptela comprende el ofrecimiento y la recepción 1. Se continúa librando un vibrante debate en torno a la definición del término «corrup- ción». Las definiciones pioneras y ya tal vez anticuadas —expresadas en Heidenheimer, Arnold (ed.). Political Corruption: Readings in Comparative Analysis. Nueva York: Holt, Rinehart & Winston, 1970; seguida recientemente por otra de Heidenheimer, Arnold y Michael Johnston (eds.). Political Corruption: Concepts and Contexts. New Brunswick, N. J.: Transaction Publishers, 2002, sobre todo las aportadas por Jacob van Klaveren, Nathaniel Leff, David Bayley, Samuel Huntington y J. S. Nye— van quedando ya superadas. Para un examen teó- rico y conceptual de la corrupción más al día consúltese: Rose-Ackerman, Susan. Corruption and Government: Causes, Consequences, and Reform. Nueva York: Cambridge University Press, 1999; y Porta, Donatella della y Alberto Vannucci. Corrupt Exchanges: Actors, Resources, and Mechanisms of Political Corruption. Hawthorne, N. Y.: Aldine de Gruyter, 1999. Respecto de las conexiones claves entre corrupción y desarrollo véase Johnston, Michael. «Corruption and Democratic Consolidation». En Krieke, Emmanuel y William Chester Jordan (eds.). Corrupt Histories. Rochester, N.Y.: University of Rochester Press, 2004, pp. 138-164, es- pecialmente 139; y, respecto de la evolución y distinción conceptual entre la corrupción «venal» y la «sistemática», con énfasis en los efectos contrarios al crecimiento económico, véase Wallis, John Joseph. «The Concept of Systematic Corruption in American History». En Glaeser, Edward y Claudia Goldin (eds.). Corruption and Reform: Lessons from America’s Economic History. Chicago: University of Chicago Press, 2006, pp. 23-62. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 39 de sobornos, la malversación y la mala asignación de fondos y gastos públicos, la interesada aplicación errada de programas y políticas, los escándalos financieros y políticos, el fraude electoral y otras trasgresiones administrativas (como el financiamiento ilegal de partidos políticos en busca de extraer favores indebidos) que despiertan una percepción reactiva en el público. A lo largo de este texto, el lector podrá constatar la amplia gama de casos y formas de corrupción, siempre en relación con el núcleo sistémico y contrario al desarrollo de estas actividades ilícitas: el abuso de los recursos públicos para así beneficiar a unas cuantas perso- nas o grupos, a costa del progreso general, público e institucional. Los sistemas menos desarrollados enfrentan los dilemas interrelacio- nados de cómo permitir y promover el crecimiento, diseñar y hacer cumplir Constituciones que favorezcan la estabilidad y el desarrollo, distribuir el ingreso de modo más equitativo, democratizar y equilibrar el poder político, establecer el imperio de la ley y educar a los ciudadanos dentro de una sociedad civil vigo- rosa, que supervise una eficiente administración estatal. Los agentes corruptos minan estos esfuerzos, a veces con consecuencias y costos devastadores. Este patrón es claramente discernible en el caso peruano, al menos desde los pri- meros esfuerzos estructurales de modernización y reforma administrativa in- tegrales en el tardío siglo XVIII. El análisis de las evoluciones particulares de la corrupción en el largo plazo, así como las metas de los esfuerzos dirigidos hacia la contención de sus efectos corrosivos, subrayan la necesidad de colaboración y reforzamiento de las diversas agendas reformistas en todas las áreas claves del subdesarrollo. En este sentido, los limitados resultados de las sucesivas fases de reformas adoptadas en América Latina en la década de 1990, bajo los consejos económicos del Consenso de Washington, podrían explicarse, entre otras razo- nes, por los efectos de una corrupción persistente. El fenómeno de la corrupción ha mostrado tanto continuidad como va- riabilidad desde la aparición de los Estados y civilizaciones más tempranos. Las manipulaciones corruptas del poder y la justicia tienen, pues, una larguísima historia y presencia en todas las culturas.2 Algunas sociedades han tenido más éxito que otras en ponerle freno a las corruptelas, pero ninguna ha logrado 2. Noonan, John T., Jr. Bribes: The Intellectual History of a Moral Idea. Berkeley: University of California Press, 1984, pp. xx, 9-13; Payne, Robert. The Corrupt Society: From Ancient Greece to Present-Day America. Nueva York: Praeger, 1975; Loth, David. Public Plunder: A History of Graft in America. Nueva York: Carrick & Evans, 1938; y Alatas, Syed Hussein. Corruption: Its Nature, Causes, and Functions. Aldershot, Hampshire: Avebury, 1990. 40 Alfonso W. Quiroz eliminar por completo este arraigado aspecto de las relaciones humanas. Tal como lo siguen demostrando recientes escándalos financieros de alcance global, la corrupción puede reaparecer en medio de las Administraciones Públicas y los sectores privados más avanzados y eficientes, y causar pérdidas incalculables al público en general. Un número creciente de emergentes orga- nismos anticorrupción han enfatizado, cada vez más, la necesidad de ejercer una vigilancia constante en su contención y castigo.3 Sin embargo, el estudio de la evolución histórica de la corrupción en las sociedades e instituciones en vías de desarrollo aún se encuentra en su infancia. El presente estudio histórico se benefició de la reciente transformación en el análisis de la corrupción. Trabajos nuevos y persuasivos de economistas y otros científicos sociales han analizado las manifestaciones actuales de la co- rrupción con el fin de incluirla como factor en explicaciones más realistas de los sistemas sociales, políticos y económicos.4 En los últimos diez años surgió, así, un significativo consenso en torno a las causas institucionales de la corrup- ción y sus consecuencias negativas para el desarrollo económico, la inversión, la democracia y la sociedad civil.5 Perspectivas anteriores sobre los efectos su- puestamente positivos de la corrupción, a modo de «aceite» que lubrica obstá- culos burocráticos en sociedades en vías del desarrollo, han quedado bastante 3. Eigen, Peter. Las redes de la corrupción: la sociedad civil contra los abusos del poder. Barcelona: Editorial Planeta, 2004; y Moody-Stuart, George. Grand Corruption: How Business Bribes Damage Developing Countries. Oxford: Worldview, 1997. 4. Para tempranos llamados a integrar la corrupción como un factor en el análisis cientí- fico-social, véase Scott, James C. Comparative Political Corruption. Englewood Cliffs, N. J.: Prentice-Hall, 1972, pp. 3 y 10; y Jacoby, Neil; Peter Nehemkis, y Richard Eells. Bribery and Extortion in World Business: A Study of Corporate Political Payments Abroad. Nueva York: Macmillan, 1977. 5. Mauro, Paulo. «Corruption and Growth». En Quarterly Journal of Economics 110: 3, 1995, pp. 681-712, y «The Effects of Corruption on Growth, Investment, and Government Expenditures: A Cross-Country Analysis». En Elliott, Kimberly Ann (ed.). Corruption and the Global Economy. Washington, D. C.: Institute for International Economics, 1997, pp. 83-107; Klitgaard, Robert. Controlling Corruption. Berkeley: University of California Press, 1988; y Stapenhurst, Rick y Sahr Kpundeh. Curbing Corruption: Toward a Model for Building National Integrity. Washington, D. C.: Banco Mundial, 1999. Para una perspectiva más ambi- valente, véase Shleifer, Andrei y Robert Vishny. «Corruption». En su edición The Grabbing Hand: Government Pathologies and Their Cures. Cambridge: Cambridge University Press, 1998, pp. 91-108. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 41 superadas.6 Sin embargo, los pocos historiadores que se han aventurado a estu- diar la corrupción detenidamente continúan discrepando en torno a cómo do- cumentarla o cuán importante ha sido en el pasado. Varios de estos supuestos históricos aún descansan sobre unos argumentos anticuados, que han impedi- do el estudio histórico de la corrupción o han aconsejado no llevarlo a cabo. Uno de estos argumentos a priori sostiene que como la corrupción es, por definición, una actividad clandestina, las fuentes que la documentan o bien son muy difíciles de encontrar, o bien no son confiables, pues pueden provenir de denunciantes políticamente motivados.7 Pero en contra de la opinión de los escépticos, existen numerosas fuentes históricas para el estudio de la corrup- ción. Tratadas con la necesaria cautela metodológica, estas evidencias históricas de corrupción usualmente resultan bastante confiables para proporcionarnos información útil. Abundan las quejas, reacciones y comentarios informados acerca de la corrupción abusiva en la documentación administrativa, legislativa, judicial y diplomática. En el caso del Perú y de otros países latinoamericanos, los archivos contienen una serie de rastros en fuentes coloniales manuscritas e impresas (pesquisas o investigaciones legales, juicios de residencia, memoriales y pro- yectos), así como en fuentes republicanas (informes publicados e inéditos sobre las rentas y el gasto del sector público, investigaciones parlamentarias, juicios, registros notariales, correspondencia oficial y privada, memorias, diarios, pan- fletos, informes en periódicos y revistas), que documentan casos claves de co- rrupción, en un contexto de fracasos institucionales y reformas frustradas. Las fuentes diplomáticas ayudan a contrastar y verificar la información. Los infor- mantes extranjeros pueden confirmar o negar las alegaciones de corruptelas, y hacer valiosas observaciones acerca de las ramificaciones políticas y económi- cas de los patrones de corrupción domésticos. No obstante, como no todos estos observadores diplomáticos y empresariales fueron lo suficientemente 6. Véase Leff, Nathaniel. «Economic Development through Bureaucratic Corruption»; Bayley, David. «The Effects of Corruption in a Developing Nation»; y Nye, J. S. «Corruption and Political Development: A Cost Benefit Analysis». En Heidenheimer, Arnold (ed.). Ob. cit., pp. 510-520, 521-533 y 564-578, respectivamente; y Waquet, Jean-Claude. Corruption: Ethics and Power in Florence, 1600-1700. Cambridge, Mass.: Polity Press, 1991, pp. 20 y 62. 7. Waquet, Jean-Claude. «Some Considerations on Corruption, Politics, and Society in Sixteenth- and Seventeenth-Century Italy». En Little, Walter y Eduardo Posada-Carbó (eds.). Political Corruption in Europe and Latin America. Londres: Macmillan, 1996, pp. 21-40, esp. 21-22; y Scott, James C. Ob. cit., p. ix. 42 Alfonso W. Quiroz imparciales o produjeron la misma calidad de información, sus juicios y opi- niones plasmados en sus informes deben ser cuidadosamente considerados.8 Otro argumento enfatiza que la corrupción solamente puede estudiarse a través de la detección de las percepciones que el público tiene sobre ella, en lugar de hacerlo en base a evidencias directas. El estudio de las percepciones de la corrupción es una herramienta útil, aunque indirecta.9 Se la utiliza profu- samente en la elaboración de índices internacionales contemporáneos de co- rrupción y en estudios económicos de niveles comparativos de corrupción. Los historiadores económicos también han cuantificado la frecuencia del uso de palabras tales como “corrupción” y “fraude” a lo largo del tiempo, usando las nuevas colecciones digitales de periódicos históricos.10 Sin embargo, las percep- ciones son altamente impresionables y frecuentemente manipuladas. A pesar de la escasez de series estadísticas de valor estándar y de largo plazo acerca de los costos de la corrupción, los historiadores no tienen que depender exclusivamen- te de las percepciones para medir o estimar sus niveles históricos y reales en dis- tintas épocas. El uso de cálculos de muestras y estimados bien fundados puede ofrecernos aproximaciones confiables a los niveles de corrupción concretos.11 Asimismo, los historiadores extremadamente cautelosos afirman que el es- tudio de la corrupción se encuentra sujeto al relativismo. Sostienen que lo que 8. Sobre la base de la experiencia de investigación, los informantes diplomáticos malos o mediocres son generalmente demasiado flojos como para escribir informes, y, cuando lo hacen, su falta de preparación y sus superficiales análisis resultan evidentes. En cambio, los observadores extranjeros competentes y educados redactan comunicaciones extensas, bien informadas e investigadas. 9. Para unas cuidadosas reflexiones metodológicas sobre las evidencias históricas disponibles acerca de los cambiantes sistemas administrativos estatales y sus funcionarios, en vías de evaluar si un periodo histórico particular es más corrupto que otro, véase Hurstfield, Joel. Freedom, Corruption, and Government in Elizabethan England. Londres: Jonathan Cape, 1973, cap. 5. Un enfoque indirecto que analiza la percepción pública y el discurso «oficial» de la corrupción puede encontrarse en Levy Peck, Linda. Court Patronage and Corruption in Early Stuart England. Boston: Unwin Hyman, 1990, pp. 5-11. 10. Glaeser, Edward y Claudia Goldin. «Corruption and Reform: Introduction». En su edi- ción Corruption and Reform: Lessons from America’s Economic History. Chicago: University of Chicago Press, 2006, pp. 3-22, esp. 12-18. 11. Sampford, Charles et ál. (eds.). Measuring Corruption. Aldershot, Hampshire, Inglaterra: Ashgate, 2006; Tella, Rafael di y William Savedoff. «Shining Light in Dark Corners». En su edición Diagnosis Corruption: Fraud in Latin America’s Public Hospitals. Washington, D. C.: Banco Interamericano de Desarrollo, 2001, pp. 9-12. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 43 en una época o cultura se define y percibe como corrupción no tiene la misma definición y connotación en otra. Estos argumentos son similares a los de la ca- suística utilizada por los jueces de la temprana Edad Moderna para neutralizar o evadir cargos de corrupción.12 Sin embargo, los actos de corrupción y su cas- tigo fueron definidos y se dictaron leyes sobre el particular desde la Antigüedad y la época premoderna. En el mundo hispano, los vocablos corruptela (abuso ilegal), cohecho (soborno) y prevaricato (perversión de la justicia) tuvieron una definición clara en las entradas de antiguos diccionarios y códigos legales.13 Es más, aun en el caso de que ciertos tipos de corrupción solo se hayan incluido recientemente en definiciones legales, el impacto de estas prácticas corruptas ha quedado registrado en alegatos, procesos judiciales, quejas y acusaciones. El análisis histórico de la corrupción no debe asumir, por tanto, el papel de jueces anacrónicos del pasado. La prueba judicial es de naturaleza distinta a la histórica, que corresponde más al ámbito de la probabilidad que de la certeza absoluta. La falta de sentencias condenatorias no implica que no haya habido corrupción o que esta no haya dejado un legado duradero, ni tampoco que las fuentes no judiciales dejen de informar sobre el acaecimiento e implicaciones de actividades corruptas.14 Los relativistas históricos y antropológicos a menudo asumen que ciertas constantes culturales hacen que la corrupción sea un hecho común y aceptado en las sociedades en desarrollo. Según esta postura, los sistemas políticos premo- dernos realmente necesitan la corrupción como un lubricante para funcionar y brindar un grado de estabilidad y posicionamiento a grupos emergentes. De lo anterior se deriva que «patronazgo» y «clientelismo», según esta misma línea de pensamiento, definirían mejor los intercambios de favores y malversación de re- cursos públicos que mantienen a caudillos y otros dirigentes políticos en el poder 12. Noonan, John T., Jr. Ob. cit., pp. 117, 149 y 175; Waquet, Jean-Claude. «Some Considerations on Corruption…», pp. 27-31; Herzog, Tamar. Upholding Justice: Society, State, and the Penal System in Quito (1650-1750). Ann Arbor: Michigan University Press, 2004, pp. 10-21 y 160. 13. Real Academia Española. Diccionario de lengua castellana [de autoridades]. Madrid: Imprenta de Francisco del Hierro, 1729, pp. 623 y 401; y Diccionario de lengua castellana. Madrid: Herederos de Francisco del Hierro, 1737, p. 373. 14. Nieto, Alejandro. Corrupción en la España democrática. Barcelona: Ariel, 1997, p. 85; Urquiza, José Manuel. Corrupción municipal: por qué se produce y cómo evitarla. Córdoba: Editorial Almuzara, 2005, pp. 9-15; y Ginzburg, Carlo. El juez y el historiador: acotaciones al margen del caso Sofri. Madrid: Anaya, 1993, pp. 23-24. 44 Alfonso W. Quiroz latinoamericano.15 En ese sentido, la corrupción podría facilitar el funcionamiento de redes de patronazgo para suministrar ganancias sociales y políticas. Semejante escenario sería aplicable a grupos relativamente marginados como, por ejemplo, la élite criolla colonial que compró puestos de autoridad influyentes y se dedicó al contrabando, con lo que redujo potenciales conflictos con las autoridades.16 Un corolario a los enfoques culturalistas es aquella postura según la cual la corrupción está determinada culturalmente. Así, la cultura por sí sola ex- plicaría las diferencias en los niveles de corrupción existentes alrededor del mundo. De este modo, las regiones católicas meridionales, en comparación con el norte protestante, se distinguirían por tener grados de corrupción más altos. La solución propuesta —emprender el «cambio cultural»— es ciertamen- te más difícil y controversial que dedicarse a efectuar reformas institucionales urgentes.17 Estas nuevas versiones del determinismo cultural no logran explicar los intereses y factores institucionales que yacen en el centro de las causas y consecuencias de la corrupción. Entre las décadas de 1960 y 1980, ciertos politólogos y diseñadores de po- líticas de relaciones internacionales también consideraban, en el contexto de la Guerra Fría, que la corrupción en Latinoamérica era un mal menor, es decir, un hecho inevitable de la «política real» o de la «política habitual». La persistencia de la corrupción era aceptada condescendientemente como algo inherente a los sistemas políticos menos desarrollados, juntamente con nociones confusas acerca de sus posibles beneficios en la distribución del ingreso.18 15. Roniger, Luis y Ayşe Güneş-Ayata (eds.). Democracy, Clientelism, and Civil Society. Boulder, Col.: Lynne Rienner, 1994, cap. 1; y Vargas Llosa, Álvaro. Liberty for Latin America: How to Undo Five Hundred Years of State Oppression. Nueva York: Farrar, Straus and Giroux, 2005, p. 194. Para el examen detallado de las conexiones estructurales entre clientelismo y co- rrupción, véase Kawata, Junichi (ed.). Comparing Political Corruption and Clientelism. Aldershot, Hampshire: Ashgate, 2006, caps. 1 y 8. 16. Waquet, Jean-Claude. Corruption: Ethics and Power…, p. 191; Andrien, Kenneth. Crisis and Decline: The Viceroyalty of Peru in the Seventeenth Century. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1985, p. 128; y Burkholder, Mark y Lyman Johnson. Colonial Latin America. 5.ª ed. Nueva York: Oxford University Press, 2004, p. 92. 17. Lipset, Seymour Martin y Gabriel Salman Lenz. «Corruption, Culture, and Markets». En Harrison, Lawrence y Samuel Huntington (eds.). Culture Matters: How Values Shape Human Progress. Nueva York: Basic Books, 2000, pp. 112-124; y Vargas Llosa, Álvaro. Ob. cit., pp. 193-196. 18. Para un análisis de cómo la realpolitik de la Guerra Fría condonaba la corrupción de los dic- tadores aliados, así como una crítica a la idea de que la corrupción «suaviza las rigideces», Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 45 Por otro lado, quienes examinan la historia desde una perspectiva marxista tienden a asociar el capitalismo con la corrupción, la expropiación injusta y la dependencia externa. Para estos historiadores, la élite o las oligarquías que ocu- pan el poder fundaron su supremacía en prácticas corruptas o criminales y en venderse al imperialismo.19 Esta perspectiva nos ofrece unas generalizaciones y supuestos no probados, útiles como armas políticas e ideológicas, pero que no logran explicar los efectos contrarios al desarrollo característicos de la corrup- ción, en especial bajo regímenes socialistas revolucionarios.20 El presente estudio adopta un marco analítico institucional alternativo para evaluar y explicar las causas y las consecuencias de la corrupción histórica. Según este enfoque teórico, la corrupción a gran escala o «sistemática» se da cuando las normas favorables al desarrollo, tanto formales como informales —las reglas que protegen los derechos de propiedad, reducen los costos de transacción, desalientan la manipulación rentista extraeconómica (rent seeking) y garantizan los pesos y contrapesos políticos—, son inexistentes, están dis- torsionadas o se muestran inestables. En consecuencia, la falta de disuasivos adecuados impide contener comportamientos oportunistas (free rider behavior) y despóticos, las costumbres rentistas o las ventajas monopólicas de aquellos que tienen acceso al poder político, la Administración Pública y los privilegios eco- nómicos. Esto tiene como resultado mayores costos de transacción, la obstacu- lización del crecimiento y un imperio de la ley vacilante, debido a la carencia de competencia abierta en lo económico y lo político.21 Así, la corrupción puede consúltese Whitehead, Laurence. «On Presidential Graft: The Latin American Evidence». En Clarke, Michael (ed.). Corruption: Causes, Consequences, and Control. Nueva York: St. Martin’s Press, 1983, pp. 146-162, esp. 159. Respecto de las imágenes cambiantes acerca de los supuestos beneficios que la corrupción tiene en la distribución del ingreso, véase Ward, Peter (ed.). Corruption, Development, and Inequality: Soft Touch or Hard Graft? Londres: Routledge, 1989, introducción y pp. 1–12. 19. Malpica, Carlos. Petróleo y corrupción: la ley Kuczynski. Lima: Escena Contemporánea, 1985, pp. 13-23, y Los dueños del Perú. 5.ª ed. Lima: Peisa, 1973, pp. 15-16 y 277-278; así como Schulte-Bockholt, Alfredo. The Politics of Organized Crime and the Organized Crime of Politics. Lanham, Md.: Lexington Books, 2006, pp. 21, 25-26, 30 y 35. 20. Para un análisis reciente de la corrupción en la Cuba socialista, véase Díaz-Briquets, Sergio y Jorge Pérez-López. Corruption in Cuba: Castro and Beyond. Austin: University of Texas Press, 2006. 21. North, Douglass. Institutions, Institutional Change and Economic Performance. Cambridge: Cambridge University Press, 1990, Structure and Change in Economic History. Nueva York: 46 Alfonso W. Quiroz considerarse tanto como una variable independiente, la causa del deterioro de las instituciones, como una variable dependiente, un subproducto de institu- ciones debilitadas. En todas las instituciones establecidas hay, sin embargo, elementos cultu- rales y determinismos históricos (path dependence) que manifiestan o bien ten- dencias favorables al crecimiento y la democracia, o bien patrones contrarios a estos.22 Además, las teorías sobre los grupos de presión o de interés ayudan a explicar las actividades concertadas de las redes de intereses creados que buscan un trato preferencial, el estancamiento institucional y la paralización de las reformas: al cristalizar en redes de corrupción, los intereses corruptos compiten entre sí por capturar al Estado o influirlo en sus distintas ramas, para así continuar beneficiándose con la corruptela existente y las ganancias monopolistas.23 El trato dado a la corrupción en la historia merece una cuidadosa con- sideración en lo que corresponde al tema de la continuidad y el cambio. Obviamente, la corrupción no es inmutable y no tiene los mismos efectos en cada contexto temporal o espacial. Su continuidad histórica está fundada sobre defectos institucionales y reformas fracasadas que facilitan un legado de co- rrupción sistémica. Los cambios surgen a partir de los esfuerzos realizados para contenerla y remozar las instituciones eficazmente. Otros cambios se de- rivan de la evolución de las necesidades políticas en relación con proporcionar recompensas, implícitas o explícitas, a la lealtad y el apoyo. Una modernización Norton, 1981 y Understanding the Process of Economic Change. Princeton, N. J.: Princeton University Press, 2005, p. 68; Zegarra, Luis Felipe. Causas y consecuencias de la corrupción: un análisis teórico y empírico. Lima: Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, 2000, pp. 9-14; Wallis, John Joseph. Ob. cit., pp., 24-25; así como Lambsdorff, Johann Graf. «Corruption and Rent-Seeking». En Public Choice 113, 2002, pp. 97-125. 22. Putnam, Robert D.; Robert Leonardi, y Raffaella Y. Nanetti. Making Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton, N. J.: Princeton University Press, 1993, pp. 131-135. 23. Porta, Donatella della y Alberto Vannucci. «A Typology of Corrupt Networks». En Kawata, J. (ed.). Comparing Political Corruption and Clientelism. Aldershot, Hampshire: Ashgate, 2006, pp. 23-44; Moreno Ocampo, Luis. «Corruption and Democracy: The Peruvian Case of Montesinos». En Harvard Review of Latin America 2: 1, 2002, pp. 26-29; Quiroz, Alfonso W. «Redes de alta corrupción en el Perú: poder y venalidad desde el virrey Amat a Montesinos». En Revista de Indias 66, 2006, pp. 237-248; Richardson, Jeremy J. (ed.). Pressure Groups. Oxford: Oxford University Press, 1993, p. 3; y Wilson, Graham K. Interest Groups. Oxford: Basil Blackwell, 1990, pp. 2-3. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 47 parcial, asimismo, exige mayor eficiencia de las instituciones, y eso proporcio- na incentivos para contener la corrupción. Los cambios técnicos, judiciales e institucionales generan periódicos vacíos legales, que pueden brindar nuevas oportunidades para la corrupción irrestricta o revivirla. Los costos de la corrupción pueden ser directos, indirectos e instituciona- les, dependiendo de los modos predominantes de corrupción, que se adaptan y evolucionan a lo largo del tiempo. Ciertos modos de corrupción probados en el tiempo tienden a perdurar, puesto que sus redes heredan prácticas generales y específicas, así como la habilidad práctica, de camarillas previas, especialmente en un contexto de sociedades civiles débiles. En el caso peruano y en muchas otras partes de Hispanoamérica, un modo predominante de corrupción ha es- tado ligado al poder ejecutivo: las ganancias y el botín ilegales del patronazgo realizado por virreyes, caudillos, presidentes y dictadores. Un segundo modo, duradero aunque fluctuante, lo constituyen las corruptelas de los militares, que frecuentemente están ligadas a los contratos de adquisición de armas y equipos. El manejo irregular de la deuda pública externa e interna en beneficio de unos cuantos, en particular después de la independencia, fue una tercera y omnipre- sente forma de la corrupción. Los sobornos en la aprobación e implementa- ción de contratos, adquisiciones y obras públicas, así como en el suministro de servicios públicos, dañaron sistemáticamente a la ciudadanía en general. Los contratistas y empresarios que dan sobornos, ansiosos de tener así cuantiosas ganancias monopólicas, simplemente trasladaban el mayor costo en que así se incurría a los costos generales de los proyectos públicos en cuestión. Los mi- nistros, congresistas y jueces que reciben sobornos permiten y fomentan, así, el incremento en los costos de transacción generales y minan la eficiencia y el prestigio de las instituciones reguladoras y correctivas claves. Los costos de corrupción indirectos incluyen a los que se derivan del con- trabando, un mecanismo que redujo los ingresos tributarios e incrementó la deshonestidad de los empleados públicos desde la época colonial. Más reciente- mente —desde la década de 1940 pero sobre todo, de modo dramático, desde el decenio de 1980—, el tráfico de drogas viene generando costos indirectos simi- lares que tocan —mediante sobornos y otras actividades ilegales— fundamen- talmente a las instituciones judiciales y del orden público, así como a diversas figuras políticas. Junto con una menor estabilidad y eficiencia institucionales, así como crecientes costos de transacción debidos a la corrupción, otro importan- te costo indirecto que también debemos tener en cuenta es la pérdida asociada de inversiones sobre todo extranjeras pero también nacionales. 48 Alfonso W. Quiroz Todos los factores anteriores contribuyen a la formación de lo que aquí denominamos ciclos de corrupción. Los siguientes capítulos los analizarán de- tenidamente, tomando en cuenta el marco institucional particular y las formas de corrupción características de cada periodo. Sin embargo, una aclaración im- portante concierne a la distinción entre los ciclos de corrupción sistémica y los de corrupción percibida. Estos no son los mismos, puesto que varían en sus alzas y caídas, aunque en ciertos momentos sí pueden coincidir. Podemos considerar a los primeros como de naturaleza más orgánica, al estar ligados a la evolución de las instituciones, el Estado, los marcos legales, los recursos econó- micos y públicos disponibles, los auges exportadores y las redes de corrupción adaptadas. Los segundos, en cambio, pueden ser más volátiles y dependientes del destape de escándalos a través de los medios, la sociedad civil y un sistema político conflictivo, así como de la reacción moral y ética que dichos escándalos generan. El presente estudio tendrá en cuenta ambos tipos de ciclos de corrup- ción, puesto que las evidencias se recogieron de todas las fuentes confiables disponibles, aun cuando el principal eje analítico se centre más en las evidencias de la corrupción sistémica. Describir los detalles de los casos de corrupción es necesario aunque no suficiente para el historiador. Este, al mismo tiempo, debe evaluar los efec- tos que la corrupción y los intereses corruptos tienen sobre la evolución del Estado y el bienestar general de la población.24 Desde su perspectiva es impor- tante contribuir tanto al registro histórico como al análisis profundo del fenó- meno. Los recientes análisis históricos se han concentrado en las diferencias existentes entre el Estado absolutista patrimonial, que daba cabida a sinecuras privadas y otras prácticas corruptas, y el Estado constitucional moderno, que experimentó reformas transformadoras entre los siglos XVII y XIX. Esta bi- bliografía y sus resonancias weberianas resultan pertinentes para la identifica- ción de los determinantes burocráticos y políticos claves para la persistencia de la corrupción en algunos casos y su reducción o control en otros. De igual modo, gracias a las evidencias del impacto de la corruptela sobre las decisiones políticas, podemos tener una perspectiva más completa de diversos procesos políticos y sus efectos sobre el desarrollo. 24. Hurstfield, Joel. Ob. cit., pp. 141–142; Doyle, William. «Changing Notions of Public Corruption, c. 1700-c. 1850». En Krieke, Emmanuel y William Chester Jordan (eds.). Corrupt Histories. Rochester, N. Y.: University of Rochester Press, 2004, pp. 83-95, especial- mente pp. 84-85; y Waquet, Jean-Claude. Corruption: Ethics and Power…, p. 19. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 49 Durante el Antiguo Régimen en Francia, la venta de oficios o cargos rea- les en la administración y el ejército era ampliamente considerada como venal, pero se justificaba como un mal necesario. Se trataba de una práctica suma- mente difícil de erradicar debido a los compromisos fiscales y financieros que la práctica sumó con el paso del tiempo. Por ejemplo, el padre de Voltaire compró y obtuvo rentas de uno de estos cargos oficiales, en tanto que el mismo Voltaire, un crítico de la venalidad, consiguió de favor un cargo oficial rentable. Montesquieu, quien poseía un cargo heredado, opinaba que este sistema era útil pues daba a otros la oportunidad para ennoblecerse y además fomentaba la creación de riqueza. Para Diderot se trataba de una barrera contra el despotis- mo.25 El sistema venal tardó en ser reemplazado por un ordenamiento burocrá- tico más eficiente, que tuviese como base el talento y el mérito. Tal sustitución solo fue posible cuando las serias ineficiencias del sistema venal, visibles en cargas financieras insostenibles y en las derrotas militares que generaba, se fue- ron haciendo intolerables en vísperas de la Revolución francesa. La venta venal de cargos quedó finalmente abolida en 1789.26 Pero incluso bajo el reinado del Terror, y luego con Napoleón, la vieja venalidad fue reemplazada con formas modificadas de corrupción, tales como el soborno a legisladores «incorrupti- bles» que decidían cuestiones bélicas claves, junto con la malversación del botín de guerra y otros fondos públicos.27 Existe una larga tradición occidental de tratar de resolver de manera in- telectual y legal el problema de la contaminación de los asuntos públicos por el enriquecimiento y la codicia privados, opuestos a la virtud cívica y a los intereses comunes de gobierno. Fue solamente en el tardío siglo XVIII cuando la decisión de extirpar la corrupción política se plasmó de modo más sóli- do entre los pensadores y legisladores ingleses y norteamericanos.28 Tanto en 25. Pearson, Roger. Voltaire Almighty: A Life in Pursuit of Freedom. Nueva York: Bloomsbury, 2005, p. 13; y Doyle, William. Venality: The Sale of Offices in Eighteenth-Century France. Oxford: Clarendon Press, 1996, pp. 76-77 y 250-251. 26. Doyle, William. «Changing Notions of Public Corruption…», pp. 85-87, citando De l’ésprit des lois, lib. 5, cap. 9. 27. Blanc, Olivier. La corruption sous la Terreur (1792-1794). París: Éditions Robert Laffont, 1992, pp. 11-13; y McLynn, Frank. Napoleon: A Biography. Nueva York: Arcade Publishing, 2002, pp. 96 y 146-148. 28. Bailyn, Bernard. The Ideological Origins of the American Revolution. Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1992 [1967], pp. 130-135; Pocock, J. G. A. The Machiavellian Moment: Florentine Political Thought and the Atlantic Republican Tradition. Princeton, N. J.: Princeton 50 Alfonso W. Quiroz su intención como en su redacción, la Constitución estadounidense se diseñó para impedir y rechazar la dañina influencia de la corrupción en el gobierno.29 Asimismo, las grandes transformaciones políticas que reforzaron el control parlamentario sobre el absolutismo patrimonial en Inglaterra del decenio de 1680 dieron lugar a unos reformados sistemas administrativos, fiscales y de finanzas públicas bajo el acicate de la guerra y el disenso crítico.30 Las reformas inglesas gradualmente hicieron a un lado la vieja corrupción (Olde Corruption), que expresaba la influencia del rey en los municipios y en el Parlamento, adquirida a través de otorgar privilegios privados corruptos. Estos viejos arreglos eran el azote de un imperio en expansión, expuesto a periódicos escándalos de corrupción como en los casos de la South Sea Company y de la East India Company.31 Esta tendencia se vio reforzada con la política de refor- ma económica, iniciada en el decenio de 1780 y desarrollada hasta mediados del siglo XIX. Atacó las sinecuras privadas sobrevivientes, persiguió los actos ilícitos y saneó una creciente burocracia para así impedir las protestas radicales contra la corrupción de viejo cuño.32 Los empleados públicos, diplomáticos y administradores imperiales británicos, educados en la ética del servicio público desinteresado, propagaron entonces, alrededor del mundo, sus reconstituidas posturas liberales contrarias a la corrupción.33 Asimismo, las prácticas corruptas University Press, 1975, pp. ix, 462, 468-469 y 507-508; Wallis, John Joseph. Ob. cit., pp. 23-25; y Ertman, Thomas. The Birth of the Leviathan: Building States and Regimes in Medieval and Early Modern Europe. Cambridge: Cambridge University Press, 1997, pp. 156-158 y 187. 29. Savage, James D. «Corruption and Virtue at the Constitutional Convention». En Journal of Politics 56, 1994, pp. 174-186; y Alt, James y David Dreyer Lassen. «Political and Judicial Checks on Corruption: Evidence from American State Government». EPRU Working Paper Series. Copenhague: Universidad de Copenhague, 2005. 30. Ertman, Thomas. Ob. cit., pp. 187 y 218-223; Brewer, John. The Sinews of Power: War, Money, and the English State, 1688-1783. Londres: Unwin and Hyman, 1989, caps. 3 y 4; y Doyle, William. «Changing Notions of Public Corruption…», p. 87. 31. Dirks, Nicholas. The Scandal of Empire: India and the Creation of Imperial Britain. Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 2006, cap. 2. 32. Harling, Philip. The Waning of «Old Corruption»: The Politics of Economical Reform in Britain, 1779-1846. Oxford: Clarendon Press, 1996, pp. 6-7, y «Rethinking “Old Corruption”». En Past and Present 147, 1995, pp. 127-158; así como Rubinstein, W. D. «The End of “Old Corruption” in Britain, 1780-1860». En Past and Present 101, 1983, pp. 5-86. 33. Harling, Philip. «Rethinking “Old Corruption”», p. 145; y Ferguson, Niall. Empire: The Rise and Demise of British World Order and the Lessons for Global Power. Nueva York: Basic Books, 2003, pp. 307-308. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 51 se erradicaron gradualmente de las elecciones británicas hacia la segunda mitad del siglo XIX.34 (Aunque obviamente disminuida, la corrupción no ha sido elimi- nada por completo de Gran Bretaña y continúa siendo un problema recurrente, al igual que en el resto del mundo desarrollado, en especial en el ámbito de la construcción y las adquisiciones del sector público nacional y local.)35 España y sus colonias, por el contrario, continuaron luchando con gobier- nos patrimoniales y con una corrupción persistente y sistemática. Hacia comien- zos del siglo XIX, el fracaso de las reformas había contribuido más bien a una transición de la corrupción tradicional de las cortes real y virreinal a la corrup- ción del patronazgo o de clan que rodeaban al caciquismo y el caudillismo.36 Sobrevivieron también elementos importantes del Estado patrimonial que impi- dieron la modernización y la reforma del manejo del poder y de los recursos pú- blicos. En Cuba, durante el siglo XIX, una camarilla españolista en la burocracia colonial esperaba recibir recompensas corruptas a cambio de su violenta oposi- ción a la reforma y la abolición de la esclavitud.37 En este contexto hispanoameri- cano, el patronazgo y el clientelismo se encuentran inextricablemente ligados a la corrupción, puesto que la mayoría de los clientes políticos nombrados a un cargo tienden a abusar y utilizar mal los puestos y fondos públicos. A mediados y finales del siglo XIX, el amiguismo y el caciquismo políti- co y empresarial se habían consolidado en Hispanoamérica y España. Estas fórmulas inherentemente corruptas dependían de unos acuerdos de ganancias económicas privilegiadas, así como de un poder ejecutivo y presidencial ili- mitado a costa de la apertura de los mercados, la eficiencia económica, una mejor distribución del ingreso, la democracia y el desarrollo en general.38 En 34. O’Leary, Cornelius. The Elimination of Corrupt Practices in British Elections, 1868-1911. Oxford: Clarendon Press, 1962, pp. 2-4. 35. Agradezco a Rory Miller esta observación. Véase Doig, Alan. «Politics and Public Sector Ethics: The Impact of Change in the United Kingdom». En Little, Walter y Eduardo Posada Carbó (eds.). Ob. cit., pp. 173-192. 36. Ertman, Thomas. Ob. cit., pp. 90-91 y 111; Robles Egea, Antonio (ed.). Política en penum- bra: patronazgo y clientelismo políticos en la España contemporánea. Madrid: Siglo XXI, 1996, p. 7; Arrillaga Aldama, Luis. Clientelismo, caciquismo, corporativismo: ensayo sobre algunas formas de par- ticularismo social. Pamplona: Zubillaga, 1994; y González Jiménez, Manuel et ál. Instituciones y corrupción en la historia. Valladolid: Universidad de Valladolid, 1998, pp. 9-30. 37. Quiroz, Alfonso W. «Implicit Costs of Empire: Bureaucratic Corruption in Nineteenth- Century Cuba». En Journal of Latin American Studies 35, 2003, pp. 473-511. 38. Haber, Stephen (ed.). Crony Capitalism and Economic Growth in Latin America: Theory and Evidence. Stanford, Calif.: Hoover Institution Press, 2002, pp. XV-XVIII. 52 Alfonso W. Quiroz el siglo XX, los dictadores Francisco Franco, Fulgencio Batista, Rafael Trujillo y Marcos Pérez Jiménez adaptaron esta corrupción a sus moldes autoritarios particulares.39 Asimismo, el sistema unipartidario de México fortaleció la cen- tralización mediante la cooptación y el patronazgo corruptos.40 A partir de la década de 1980 el retorno a la democracia, tanto en España como en la mayoría de los países latinoamericanos, introdujo cambios en las formas de corrupción ejercidas por los poderes ejecutivos que dominaban a los poderes legislativo y judicial. El mundo ha sido testigo de algunos intentos efectuados por partidos y dirigentes partidarios sedientos de fondos por consolidar ganancias políticas indebidas y recompensar a los colaboradores cercanos (a través de «empresas» partidarias ad hoc y de fondos electorales ilegales). Este fue el caso del Partido Socialista Español en el decenio de 1980; los gobiernos de Fernando Collor de Mello en el Brasil, de Carlos Andrés Pérez en Venezuela, de Carlos Saúl Menem en Argentina, de Carlos Salinas en México, de Arnoldo Alemán en Nicaragua y de Alan García Pérez y Alberto Fujimori en el Perú; y los casos recientemente hechos públicos del régimen de Hugo Chávez en Venezuela y del Partido de los Trabajadores de Luis Inácio Lula da Silva en el Brasil.41 La corrupción personal de altos funcionarios 39. Sánchez Soler, Mariano. Negocios privados con dinero público: el vademécum de la co- rrupción de los políticos españoles. Madrid: Foca, 2003, p. 14, y Villaverde: fortuna y caída de la Casa Franco. Barcelona: Planeta, 1990; Jiménez Sánchez, Fernando. Detrás del escándalo político: opinión, dinero y poder en la España del siglo XX. Barcelona: Tusquets Editores, 1995; Díaz Herrera, José e Isabel Durán. Los secretos del poder: del legado franquista al ocaso del felipis- mo, episodios inconfesables. Madrid: Ediciones Temas de Hoy, 1994; Asociación Venezolana de Derecho Tributario. La corrupción en Venezuela. Valencia, Venezuela: Vadell Hermanos, 1985, pp. 39-40; Niblo, Stephen. Mexico in the 1940s: Modernity, Politics, and Corruption. Wilmington, Del.: Scholarly Resources, 1999, pp. 253-255; Soler Serrano, Joaquín. Pérez Jiménez se confiesa. Barcelona: Ediciones Dronte, 1983, pp. 95-98; y Whitehead, Laurence. Ob. cit., pp. 151-153. 40. Morris, Stephen. Corruption and Politics in Contemporary Mexico. Tuscaloosa: University of Alabama Press, 1991, pp. 24-25, 41 y 66. 41. Nieto, Alejandro. Ob. cit., pp. 17-38; Díaz Herrera, José y Ramón Tijeras. El dinero del poder: la trama económica en la España socialista. Madrid: Cambio 16, 1991, pp. 37-39; Díaz Herrera, José e Isabel Durán. Pacto de silencio (el saqueo de España II: la herencia socialista que Aznar oculta). Madrid: Temas de Hoy, 1996, pp. 61-65 y 72; Torres, Andrés. La financiación irregular del PSOE: seguido de las armas del poder. Barcelona: Ediciones de la Tempestad, 1993, p. 10; Martín de Pozuelo, Eduardo; Jordi Bordas y Santiago Tarín. Guía de la corrupción. Barcelona: Plaza y Janés, 1994, pp. 42-48; Oppenheimer, Andrés. Ojos vendados: Estados Unidos y el negocio de la corrupción en América Latina. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 53 solamente es la parte más visible y a veces espectacular del problema. En un contexto de liberalización económica y democratización, la nueva corrupción no representa un fenómeno transitorio sino, más bien, otro ejemplo histórico de la capacidad de adaptación de un fenómeno persistente y estructural bajo nuevas transgresiones institucionales, que tienden a inclinar el equilibrio nuevamente hacia el poder presidencial ilimitado.42 En suma, los estudios teóricos y empíricos sobre la corrupción, pasada y presente, señalan aspectos claves que deben detectarse en el análisis de las evidencias históricas. En primer lugar, debe prestarse atención especial al grado de eficacia de medidas legislativas y judiciales, encarnadas en Constituciones y códigos legales, en lograr reformas significativas para detener o controlar la corrupción. En segundo lugar, las evidencias sobre los efectos que la co- rrupción tuvo sobre las políticas económicas, fiscales y financieras adoptadas, pueden indicar el costo potencial de las decisiones tomadas bajo la influencia de corruptos intereses creados. En tercer lugar, se pueden correlacionar las variaciones en la estructura de los incentivos o inhibidores para la corrupción con las cambiantes condiciones institucionales y tecnológicas, surgidas a par- tir de auges económicos, guerras y conflictos internacionales, e inestabilidad política nacional. En cuarto lugar, concentrar el análisis en instituciones es- pecíficas como las fuerzas armadas, por ejemplo, podría revelar el grado de penetración de la corrupción económica y política en instituciones claves, a costa de la democracia e intereses nacionales. En quinto lugar, la participación de compañías, inversionistas y agentes extranjeros que se adaptan, atraen o refuerzan las tendencias nacionales de una corrupción persistente debiera ser 2001; Rosenn, Keith y Richard Downes. Corruption and Political Reform in Brazil: The Impact of Collor’s Impeachment. Coral Gables, Fla.: North-South Center Press / University of Miami, 1999; Pérez Briceño, Conrado. La corrupción revolucionaria: informe sobre los principales casos de corrupción de Hugo Chávez. Caracas: Editorial CEC, 2004; y Rohter, Larry. «As Brazil Prepares to Vote, Scandal’s Taint Seems to Fade». En New York Times, 25 de septiembre de 2006. 42. Whitehead, Laurence. «High-Level Political Corruption in Latin America: A “Transitional” Phenomenon?». En Tulchin, Joseph y Ralph Espach (eds.). Combating Corruption in Latin America. Washington, D. C.: Woodrow Wilson Center Press y Johns Hopkins University Press, 2000, pp. 107-129; Seligson, Mitchell. «The Impact of Corruption on Regime Legitimacy: A Comparative Study of Four Latin American Countries». En Journal of Politics 64: 2, 2002, pp. 408-433; y Weyland, Kurt. «The Politics of Corruption in Latin America». En Journal of Democracy 9, 1998, pp. 108-121. 54 Alfonso W. Quiroz evaluada cuidadosamente en contraposición con las opiniones que sindican a los intereses foráneos como los grandes culpables de la corrupción interna. En sexto lugar, la búsqueda de apoyo venal por parte de las fuerzas políticas y sus líderes, organizados en partidos políticos desde mediados del siglo XIX, ilustra la corrupción sistemática en la disputa por el poder y el control del gobierno. Y en séptimo lugar, debe ejercerse una vigilancia particular sobre el papel de la prensa y de otros medios de comunicación, ya sea reforzando las estructuras corruptas o sirviendo como instrumentos de la sociedad civil para limitar la corrupción. Conocer la historia de la corrupción en América Latina es crucial. A lo largo del tiempo, la corruptela ha implicado importantes costos económicos e institucionales, y ha influido en el diseño de políticas (como variable inde- pendiente). La corrupción también se vio determinada (como variable depen- diente) por las reglas formales e informales del juego económico y social. Las economías y sociedades latinoamericanas han soportado unas costosas car- gas debidas a la corrupción pública y privada. El legado endémico y cíclico de la corrupción en los países latinoamericanos requiere, así, de un enfoque histórico-comparativo. El Perú es un caso clásico de un país profundamente afectado por una co- rrupción administrativa, política y sistemática, tanto en su pasado lejano como en el más reciente. No obstante sus efectos recurrentes y cíclicos, es sorpren- dente lo poco que sabemos acerca de las causas específicas de la corrupción y sus costos económicos e institucionales en el largo plazo. Este vacío se debe, en parte, a imperativos nacionalistas e idealistas entre los historiadores y cien- tíficos sociales, quienes han minimizado o restado importancia al papel de la corrupción en la historia nacional. Los expertos internacionales también han contribuido a una perspectiva histórica inadecuada, ya sea por ceder ante las sensibilidades nacionales o por haber adoptado perspectivas condescendientes para con la corrupción. Por otro lado, un excesivo pesimismo histórico obvia las importantes batallas que se libraron contra la corrupción en el pasado, li- mitando, así, las posibilidades para la contención de la venalidad administrati- va, la reversión de la corrupción sistemática y la reestructuración del Estado moderno.43 43. Quiroz, Alfonso W. «Historia de la corrupción en el Perú: ¿es factible su estudio?». En Lohmann, Guillermo et ál. (eds.). Homenaje a Félix Denegri Luna. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2000, pp. 684-690; y «Basadre y su análisis de la corrupción en el Perú». En O’Phelan, Scarlett y Mónica Ricketts (eds.). Homenaje a Jorge Basadre: el hombre, su obra Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 55 Una historia específica y bien informada de la corrupción en el Perú puede contribuir a una interpretación más realista de la historia general peruana. Más aún, el estudio de las sociedades latinoamericanas y de otras en vías de desa- rrollo puede beneficiarse también de nuevas aproximaciones como esta sobre historia de los vínculos locales e internacionales de la corrupción. A la vez que aporta una perspectiva internacional comparativa más informada sobre este tema, el presente estudio busca reinterpretar la historia peruana sobre la base de nuevas evidencias, así como de un nuevo énfasis en el impacto que la co- rrupción tiene en la gobernabilidad pública, las políticas y el desarrollo. La estrategia narrativa de este volumen sigue una relación descriptiva sobre cómo se investigaron los casos de corrupción en su momento y cómo se expusieron al escrutinio público en diversos periodos y contextos políticos, institucionales y económicos. A lo largo de estas páginas, el estudio documenta la lucha de sucesivas personalidades enemigas de la corrupción en su camino cuesta arriba por modernizar las instituciones, comenzando con los esfuerzos y las tribulaciones del reformador ilustrado Antonio de Ulloa en el Perú de me- diados del siglo xviii. Le siguieron otros aspirantes a reformistas del periodo republicano como Domingo Elías, Francisco García Calderón Landa, Manuel González Prada, Jorge Basadre, Héctor Vargas Haya y Mario Vargas Llosa, entre varios otros. Tras exponer las revelaciones hechas por los reformadores contra la corrupción, el estudio analiza, a lo largo del texto y en el apéndice, las evidencias acumulativas de diversas otras fuentes, para así evaluar los costos cí- clicos y de largo plazo de la corrupción. En momentos particulares se reevalúa el papel histórico de autoridades civiles y militares claves —como Manuel Amat y Junyent, Agustín Gamarra, Antonio Gutiérrez de la Fuente, Juan Crisóstomo Torrico, José Rufino Echenique, Nicolás de Piérola, Andrés Avelino Cáceres, Augusto B. Leguía, Manuel Prado, Víctor Raúl Haya de la Torre, Manuel Odría, Juan Velasco Alvarado, Alan García Pérez y Alberto Fujimori—, sobre la base de evidencias nuevas y revisadas de los mecanismos y redes de corrupción detectados. Cada uno de los siete capítulos del libro corresponde a una de las princi- pales épocas y ciclos de corrupción de que fueron testigos los principales per- sonajes que denunciaron o destaparon prácticas corruptas. El primer capítulo y su tiempo. Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, 2004, pp. 145-186. 56 Alfonso W. Quiroz analiza las raíces coloniales de la corrupción administrativa sistemática de las patrimoniales cortes virreinales, respaldadas por un séquito de patronazgo que se beneficiaba con monopolios, privilegios y cargos oficiales comprados. Las corruptas prácticas coloniales fortalecieron el abuso y la explotación de la po- blación indígena, el descuido en la administración de las minas, el difundido contrabando y el fracaso de la reforma colonial, un primer e importante, aunque frustrado, intento de modernización administrativa efectuado en el siglo XVIII. El segundo capítulo explica el legado de la corrupción colonial bajo las nuevas condiciones institucionales posteriores a la independencia. El dominio de los caudillos a través de redes de patronazgo permitía el despojo y la expro- piación de bienes privados, el saqueo «patriótico», el abuso del crédito nacional, las políticas comerciales locales y externas distorsionadas, una diplomacia venal y un contrabando arraigado, aspectos todos que minaron las bases de la nueva república. El tercer capítulo evalúa el impacto que la corrupción tuvo sobre unas fallidas políticas financieras y comerciales que derrocharon las oportuni- dades económicas de la madura edad del guano. Los vínculos corruptos entre las camarillas gobernantes y unos cuantos intereses extranjeros contribuyeron a una extensa corrosión que, en medio del frenesí de la malversación de los recursos públicos, incubó la inconsciencia ante los peligros de una desastrosa guerra que se venía avizorando. El cuarto capítulo analiza una época de modernización parcial, crucial para la historia peruana, y se concentra en el torcido renacer del Estado y los mili- tares después de la Guerra del Pacífico, así como en el surgimiento de Leguía, un modernizador civil decidido a mantener el control despótico mediante múl- tiples medios corruptos en la política, los negocios y los medios de comunica- ción. El quinto capítulo gira en torno a la turbia situación política y económica surgida a partir de las crisis de comienzos de la década de 1930, que encumbró a venales dictadores militares y líderes populistas (demagógicos e intervencio- nistas), y limitó la democracia electoral mediante pactos secretos contrarios al interés público. El capítulo 6 se concentra en el fracaso de los débiles gobiernos democráticos del periodo 1963-1989, que se vieron acosados por graves es- cándalos de corrupción y que fueron incapaces de contener el creciente poder militarista políticamente motivado, acusador y beneficiario de la corrupción. El capítulo 7 analiza la compleja conspiración corrupta del régimen de Fujimori- Montesinos, que dilapidó las oportunidades de las reformas liberales y la pri- vatización efectuadas en la década de 1990, y contribuyó a efectuar un giro importante en la forma en que los peruanos ven la corrupción y su legado. Introducción / Corrupción, historia y desarrollo 57 Por último, el epílogo señala las continuidades y los cambios que amenazan los avances contra la corrupción realizados en los primeros años de este siglo. El presente estudio no pretende desbrozar un nuevo campo teórico en el estudio de la corrupción. Un esfuerzo tal deberá construirse a partir de más es- tudios comparativos y de reconstrucciones estadísticas que aún se encuentran en la infancia. Sin embargo, esta investigación aplica recientes avances metodo- lógicos en el análisis histórico, considerando y reinterpretando cuidadosamente las evidencias disponibles y recién descubiertas. El apéndice ofrece un resulta- do tentativo de este procedimiento, que busca estimar los costos históricos que la corrupción ha tenido en el Perú. Estos cálculos son estimados preliminares, obviamente sujetos a revisión y a errores de subestimación o sobrestimación. Este ejercicio no pretende resolver el actual debate metodológico en torno a las distintas formas de medir los costos de la corrupción, pero sí brinda, en cambio, un necesario cuadro general basado en nuevas evidencias cuantitativas en combinación con las evidencias cualitativas presentadas en el libro. Aunque la comparación con otros casos latinoamericanos es importante para situar el caso peruano en su contexto hemisférico y calibrar similitudes y diferencias cruciales entre las historias nacionales, esto solo se intentó aquí esporádicamente. La investigación histórica específica sobre la corrupción aún no es lo suficientemente adecuada como para sustentar de manera sistemática comparaciones regionales e internacionales. Finalmente, al analizar el impacto negativo de largo plazo que la corrupción tuvo en la historia de un Estado y sociedad en desarrollo, el tono adoptado en esta obra no busca ser particular- mente pesimista o acusador. Al rastrear campañas reformistas a menudo olvi- dadas que buscaban contener la corrupción, se intentó resaltar la posibilidad y la promesa de una reforma, así como los avances parciales efectuados en la lucha contra la corrupción a lo largo del tiempo. Capítulo 1 El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 E n 1757, el capitán de navío Antonio de Ulloa fue nombrado para un pues- to estratégico en el poblado minero de Huancavelica, a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar. Con cierta renuencia, Ulloa se hizo cargo del gobierno local de la provincia y de la supervisión de la legendaria mina de mercurio de Santa Bárbara. Estas eran tareas difíciles, de máxima responsabilidad inclu- so para Ulloa, distinguido oficial e ilustrado hombre de ciencia. La mina de Huancavelica, bajo monopolio real, era la única fuente americana importante del metal líquido, un insumo fundamental en el proceso de amalgamación para refinar la plata. El caudal minero había atraído a varias generaciones de hom- bres ambiciosos e indómitos a los cuales Ulloa debía ahora gobernar. A su arribo a la villa de Huancavelica en noviembre de 1758, Ulloa se en- contró con una situación crítica en la administración local. Los males incluían fraudes en la recepción y contabilidad de rentas reales, peligrosos descuidos técnicos en la explotación de las minas, turbias confabulaciones administra- tivas y una justicia desvirtuada por el cohecho. Asimismo, Ulloa señaló las corruptelas de autoridades codiciosas, oficiales reales de Hacienda, mineros y comerciantes que causaban un daño incalculable a la Corona española y a sus súbditos. El sistema de la minería de mercurio y plata peruano, columna principal de la economía y rentas imperiales, corría así el riesgo de padecer una decadencia continua e irreversible.1 Los tenaces esfuerzos reformistas de 1. Ulloa, Antonio de. «Relación de Gobierno del Capitán de Navío de la Real Armada dn. Antonio de Ulloa; en la Villa de Huancavelica; su Real Mina, Gremio de Mineros; Cajas Reales de Guancavelica, y demás del reino donde se hace expendio de azogues; Gobierno 60 Alfonso W. Quiroz Ulloa por corregir y castigar estas transgresiones administrativas lo enfrentaron violentamente a poderosos intereses creados, que ofrecían resistencias y difi- cultades extraordinarias. No era la primera vez que Antonio de Ulloa (1716-1795) denunciaba prác- ticas corruptas en la administración virreinal peruana. Alrededor de diez años antes de iniciar su gobierno en Huancavelica, Ulloa había escrito el grueso de un informe confidencial que, en colaboración con Jorge Juan (1713-1773), trataba principalmente sobre las disfunciones y abusos administrativos obser- vados durante sus viajes por la América meridional entre 1736 y 1744. El cáus- tico informe, escrito en 1748-1749 por instrucciones del ilustrado marqués de la Ensenada, primer secretario de Estado, tenía como base observaciones directas efectuadas principalmente en Lima y Quito, así como en Cartagena, Panamá y los puertos de Chile. El manuscrito «Discurso y reflexiones políticas sobre el estado presente [...] de los reinos del Perú» se ideó para uso particular y confidencial de los ministros del rey Fernando VI. Permaneció inédito por más de siete décadas, pero se mantuvo intelectual y políticamente influyente. De hecho, fue leído con atención por oficiales de alto rango, entre ellos José Antonio de Areche, para instruirse y guiarse sobre materias americanas claves.2 Civil y Político de la villa, y de la Provincia de Angaraes, desde el día 4 de noviembre de 1758 que tomó el mando, hasta 10 de febrero de 1763», firmada por Antonio de Ulloa en Huancavelica (última entrada: 15 de mayo de 1763), 206 ff., ms. II/2453, Biblioteca del Palacio Real, Madrid (en adelante, BPR), ff. 3v, 88, 91 y 101v. Este es un duplicado de la «Relación de Gobierno» (exactamente el mismo título, sin foliación) firmada por Ulloa en Huancavelica y enviada al Rey y al Consejo de Indias con carta a Ulloa a S. M. el Rey, Huancavelica, 20 de junio de 1763, documento en el que el remitente reiteraba sus pedidos previos de que se le relevara y se le permitiera retornar a España. Ambos documentos se encuentran en «Correspondencia y nombramientos de gobernadores de Huancavelica 1763-1795», Gobierno, Lima, leg. 777, Archivo General de Indias, Sevilla (en adelante, AGI). Una tercera copia, sin firma de Ulloa, lleva el título «Relación circunstanciada del Gobierno y Superintendencia de la Real Mina de Asogues de la villa de Huancavelica des- de el 4 de noviembre de 1758 hasta 11 de mayo de 1763». En Mapas y Planos: Libros Manuscritos, leg. 67 (microfilm n.° 42/ C-11162), AGI. Detalles sobre su nombramiento original y arreglos de viaje en «Licencia a Dn. Antonio de Ulloa para jurar en la Real Audiencia de la Contratación de Cádiz el empleo de Gobernador de Huancavelica», Buen Retiro, 6 de septiembre de 1757, Contratación, leg. 5500, n.° 3, r. 26, AGI. 2. «Discurso y reflexiones políticas sobre el estado presente de la Marina de los reynos del Perú, su gobierno, arsenales, maestranzas, viajes, armamentos, plana mayor de sus oficiales, sus sueldos, de los navíos, marchantes, gobierno, reximen particular de aquellos avitadores, y abusos que se han introducido en un y otro. Dase individual noticia de las causales de su 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 61 Hubo que esperar hasta 1826 para que el importante manuscrito se publicara extraoficialmente en Londres bajo el título sensacionalista de Noticias secretas de América. El libro incluía un prólogo escrito por el editor, coleccionista y viajero David Barry, un comerciante inglés anteriormente afincado en Cádiz. Tras su regreso de un fracasado viaje de negocios al Perú, Barry publicó el revelador texto para advertir sobre las adversas condiciones políticas y de inversión heredadas en Hispanoamérica inmediatamente después de la independencia.3 origen, y se propones algunos medios para evitarlas. Escritas de orden del Rey, Nro. Sor. por Don Jorge Juan, Comendador de Águila en el Orden de San Juan, y Don Antonio de Ulloa, miembros de la Real Sociedad de Londres, socios correspondientes de la Academia Real de las Ciencias de París, y Capitanes de Navío de la Real Armada. Año de 1749. Del uso del Sr. Dr. D. José Antonio de Areche de la distinguida Rl. Orn. Española de Carlos III del Consejo de S.M. en el Supremo de Indias y Visitador General de los reinos del Perú», Manuscrito II/1468, BPR. Hay al menos cinco otras versiones manuscritas de este documento; la aquí citada perteneció a Areche, consejero real y visitador del Perú. Véase, también, Whitaker, Arthur. «Antonio de Ulloa». En Hispanic American Historical Review 15, 1935, pp. 155-194, esp. 158-159, 166 y 174. 3. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Noticias secretas de América sobre el estado naval, militar y político de los reinos del Perú y provincias de Quito, costas de Nueva Granada y Chile; gobierno y régimen parti- cular de los pueblos de indios; cruel opresión y extorsiones de sus corregidores y curas; abusos escandalosos introducidos entre estos habitantes por los misioneros; causas de su origen y motivos de su continuación por el espacio de tres siglos. Escritas fielmente según las instrucciones del excelentísimo señor marqués de la Ensenada, primer secretario de Estado, y presentadas en informe secreto a S.M.C, el señor Fernando VI [...] sacadas a la luz para el verdadero conocimiento del gobierno de los españoles en la América meridional por David Barry. Londres: R. Taylor, 1826, 2 vols. El gobierno español se preocupó de las repercusiones inmediatas de la publicación de Noticias secretas: en abril de 1827, el primer secretario del Rey (de Estado y del Despacho) envió cartas a los ministros españoles en Londres y París, en las que les solicitaba que informaran a Madrid acerca de sus averi- guaciones concernientes a «los efectos que dicha obra produzca en la opinión pública», y les manifestaba que «existen sospechas de que el original se extrajo de los archivos del Soberano el año de 1823», en «Papeles de los comisionados de Costa Firme José Sartorio y Juan Barry», Indiferente General, leg. 1571, AGI. David Barry había viajado al Perú en 1821, donde recogió extractos detallados de documentación estadística y otros documen- tos curiosos. En 1824, Barry se encontró en Madrid con Joaquín de la Pezuela, el exvirrey del Perú, y obtuvo de él información y documentos claves (es posible que Pezuela haya tenido acceso al «Discurso y reflexiones»), según consta en las propias notas de Barry en «Colección de notas, extractos, itinerarios, derroteros y papeles varios, para formar idea del Perú: sacados, la mayor parte, de la Guía política, eclesiástica y militar del virreynato del Perú por don Joseph Hipólito Unanue en Lima por el año 1796 y 7: colectados por David Barry» (la última entrada está fechada en Cádiz, 1832), ff. 37, 53, 54v, 111 y 113, Rare Books and Special Collections, Library of Congress (en adelante, LOC). 62 Alfonso W. Quiroz Noticias secretas se tradujo luego al inglés y se editó, en forma abreviada y sesgo adverso a lo español y católico, con el título de Secret Expedition to Peru.4 Con los años, Noticias secretas se convertiría en una fuente clásica para denunciar el legado de corrupción en la América española. Asimismo, puede considerársele como un texto fundador de la tradición anticorrupción en las letras hispanas y peruanas. Durante su largo y meritorio servicio al rey, Ulloa contribuyó valiosamente a nuestra comprensión de los mecanismos de la corrupción virreinal. Pero no fue el primer ni el último reformador que cuestionó la corrupción sistémica imperial. Ulloa basó muchas de sus críticas en autores anteriores y solicitantes decididos a describir y aconsejar a la Corona a tomar medidas contra funciona- rios corruptos. Sin embargo, puede sostenerse que Ulloa fue el más articulado e informado del grupo de reformadores anticorrupción de su época, pues se sustentó en abundante observación empírica y en su experiencia práctica como informante privilegiado y autoridad real. A pesar de esta evidencia y su corro- boración con muchas otras fuentes, las observaciones críticas e intenciones reformistas de Ulloa han sido debatidas, ignoradas, malinterpretadas o deses- timadas por varias generaciones de historiadores.5 En consecuencia, algunos 4. La primera edición abreviada en inglés identifica erradamente a los autores (George y Anthony Ulloa), error reiterado en una edición posterior: Secret Expedition to Peru, or, the Practical Influence of the Spanish Colonial System upon the Character and Habits of the Colonists, Exhibited in a Private Report Read to the Secretaries of His Majesty, Ferdinand VI, King of Spain, by George J. and Anthony Ulloa. Boston: Crocker and Brewster, 1851; y Popery Judged by Its Fruits: As Brought to View in the Diary of Two Distinguished Scholars and Philanthropists, John and Anthony Ulloa, during a Sojourn of Several Years in the States of Colombia and Peru. Tr. from the Spanish by a Member of the Principia Club. Editado por I. W. Wheelwright. Boston: Albert J. Wright, 1878. 5. Entre los primeros en dudar de la autenticidad de las Noticias secretas y en ser críticos con respecto a la exactitud de sus autores, podríamos citar a varios historiadores españoles como Rafael Altamira y Antonio Ballesteros, así como Lesley Byrd Simpson (véase su reseña «Review of Indian Labor in the Spanish Colonies by Ruth Kerns Barber». En Hispanic American Historical Review 13, 1933, pp. 363-364). Véase, también, la obra del sacerdote agus- tino Merino, Luis. Estudio crítico sobre las «Noticias secretas de América» y el clero colonial. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Santo Toribio de Mogrovejo, 1956, pp. 196-199 y 210-211; Phelan, John Leddy. The Kingdom of Quito in the Seventeenth Century: Bureaucratic Politics in the Spanish Empire. Madison: University of Wisconsin Press, 1967, p. 157; la introducción de Luis J. Ramos Gómez a su edición de Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Noticias secretas de América. Madrid: Historia 16, 1990, p. 14; Solano Pérez-Lila, Francisco de. La pasión por reformar: Antonio de Ulloa, marino y científico, 1716-1795. Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos / Universidad de Cádiz, 1999, pp. 74 y 125-127; 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 63 han optado por evitar reconocer el papel central que la corrupción sistemática tenía en el núcleo de la administración colonial o, incluso, por justificarla como algo favorable. La postura de Ulloa en contra de la corrupción tenía sus raíces en la fase temprana del proceso más exhaustivo de transformación de las instituciones coloniales conocido con el nombre de reformas borbónicas. Estas reformas buscaban mejorar la eficiencia administrativa del Perú y otros reinos hispano- americanos. Según el pensamiento reformista, si estos reinos alcanzaban ni- veles más productivos y eficientes producirían mayores recursos y rentas para sostener a la Corona española en su competencia con otros poderes atlánti- cos. Estas demandas imperiales, sin embargo, no necesariamente resultaron en mejores condiciones para las élites y los súbditos americanos, particularmente durante periodos de guerra con Inglaterra y Francia, además de chocar frontal- mente con los pactos y permisividades tradicionales del antiguo orden de los Habsburgo. Así, estas reformas reforzaron más bien el despotismo ilustrado, un sistema también proclive a excesos de corrupción. Los sesgos ideológicos, las políticas inadecuadas y los esfuerzos reformis- tas descaminados y finalmente frustrados de la época de Ulloa no debieran impedir el análisis crítico y equilibrado de su contribución y la de otros refor- mistas al estudio de los legados de la corrupción virreinal. La larga historia de gobiernos corruptos en el Perú comienza, entonces, con el calvario que vivió Ulloa al descubrir, revelar e intentar resolver los problemas asociados a la co- rrupción administrativa en el tardío periodo colonial. Desvelando abusos Hacia 1735, los jóvenes tenientes de navío Antonio de Ulloa, de diecinueve años, y Jorge Juan, prometedor matemático y astrónomo, de veintidós, fueron comisionados por Felipe V y su primer secretario José Patiño para una mi- sión especial. Debían unirse a una expedición de seis personas enviada por la y Andrien, Kenneth. «The Noticias Secretas de América and the Construction of a Governing Ideology for the Spanish American Empire». En Colonial Latin American Review 7: 2, 1998, pp. 175-192. Para una perspectiva contraria véase Hanke, Lewis. «Dos palabras on Antonio de Ulloa and the Noticias Secretas». En Hispanic American Historical Review 16, 1936, pp. 479-514, esp. 485, así como las obras de Arthur Whitaker, John TePaske y Scarlett O’Phelan citadas en notas subsiguientes. 64 Alfonso W. Quiroz Academia de Ciencias de París y lideraba por el naturista Charles-Marie de La Condamine. Entre otras observaciones científicas, Ulloa y Juan asistirían en la medición de un arco del meridiano de la tierra, intersectado por el espacio de un grado de latitud, cerca del ecuador en los alrededores de la ciudad andina de Quito.6 Asimismo, instrucciones separadas ordenaban a Ulloa y Juan recoger y enviar periódicamente información estratégica sobre los lugares que visitaran y sobre sus habitantes.7 6. Esta medición tenía como objeto zanjar la discusión sobre si, de acuerdo con los cálcu- los de Isaac Newton, el globo terráqueo se achataba alrededor del ecuador debido a la gravedad. Para una detallada perspectiva crítica de la misión científica de Ulloa y Juan, y su ideología ilustrada supuestamente contraria a criollos e indios, según alegaciones del jesuita peruano Juan Pablo Viscardo y Guzmán, véase Brading, David A. The First America: The Spanish Monarchy, Creole Patriots, and the Liberal State, 1492-1867. Cambridge: Cambridge University Press, 1991, pp. 423-428 y 536. Sobre las licencias oficiales para la expedición y la comisión de Juan y Ulloa, véase la carta de José Patiño a Francisco de Varas y Valdés (secretario del Consejo de Indias), El Pardo, 4 de enero de 1735, en «Perú: Registro de Partes», Gobierno, Lima, leg. 590(1), AGI. 7. Se ha cuestionado la doble naturaleza de la real comisión dada a Ulloa y Juan en 1735, y reseñada en el prólogo original del «Discurso», argumentando que los autores tuvieron motivos insinceros e interesados para redactarlo: véase la introducción de Ramos Gómez a su edición de las Noticias secretas, pp. 85, 89, y 120. Sin embargo, no se ha presentado evidencia convincente para dudar de la interpretación que Ulloa hiciera de las órdenes originales y de las instrucciones separadas. Por el contrario, la confirmación oficial de la comisión por decreto real firmado por el Rey y Patiño en El Pardo, 4 de enero de 1735, establece claramente: «He resuelto nombrar a los tenientes de navío de mi Real Armada dn. Jorge Juan y dn. Antonio de Ulloa para que pasen con los referidos astronómicos asistir con ellos a todas las observaciones y mapas que hicieren para perfeccionar la navegación a Indias y que apunten separadamente todas las que se fueren ejecutando según la instrucción que se les dará para su gobierno», en «Registro de partes: América Meridional», Lima, leg. 590(1), AGI. Según las instrucciones separadas que constaban de diez puntos (redactadas por Varas y firmadas por Patiño en Aranjuez, el 22 de abril de 1735), Ulloa y Juan debían —independientemente de su trabajo con los científicos franceses— levantar «planos de las ciudades y puertos [...] y se informaran del término de su provincia y gobernación de los pueblos o lugares que contiene y lo fértil o estéril de sus campos, como también de la inclinación, indus- tria y habilidad de sus naturales». Debían también enviar esta información separada direc- tamente al Rey a través de las autoridades locales: véase «Instrucción que han de observar los tenientes de navío de la Real Armada dn. Jorge Juan y dn. Antonio de Ulloa», también en «Registro de partes: América Meridional», Lima, leg. 590(1), AGI. Ulloa posteriormente declaró que sus instrucciones incluían el «adquirir con exactitud, y la más posible prolixi- dad, y atención todo lo que pareciese digno de ella acerca del Govierno, Administración de Justicia, costumbres, y estados de aquellos Reynos, con todo lo tocante a su civil economía 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 65 Desde el inicio de sus actividades científicas en 1737, los jóvenes tenientes chocaron con el presidente de la audiencia de Quito, el limeño José de Araujo, sobre formalidades relativas al honor y al rango. Araujo, envuelto en asuntos de contrabando y mala administración de justicia, amenazó a Ulloa y Juan con encarcelarlos.8 Para buena fortuna de los jóvenes científicos e informantes, el virrey José Antonio de Mendoza, marqués de Villagarcía (1736-1745), intervi- no para que viajaran libremente a Lima. Dos años más tarde, durante la guerra de la Oreja de Jenkins, el virrey requirió de los servicios navales de Ulloa y Juan para la defensa de la costa y puertos peruanos ante posibles ataques como los que efectuó el vicealmirante británico George Anson. Mientras cumplían estas tareas oficiales entre Quito, Lima y algunos puertos chilenos, Ulloa y Juan recogieron importante información confidencial sobre las disfunciones de la administración, desde el contrabando hasta el cohecho, entre otras transgresio- nes de oficiales reales.9 Ulloa y Juan regresaron por separado a España en octubre de 1744 para disminuir el riesgo de perder esta preciosa información científica y confidencial en caso de desventura en la mar. Juan llegó a España sin mayor problema, pero la marina británica capturó el navío francés en el cual viajaba Ulloa. Antes de ser aprehendido, Ulloa echó por la borda los papeles confidenciales que trans- portaba consigo. Tras presentar sus credenciales científicas, Ulloa recibió un militar y política». En Whitaker, Arthur. «Documents: Jorge Juan and Antonio de Ulloa’s Prologue to Their Secret Report of 1749». En Hispanic American Historical Review 18, 1938, pp. 507-513, esp. 512. 8. Whitaker, Arthur. «Antonio de Ulloa». En Hispanic American Historical Review 15, 1935, pp. 161-164, sobre la base de documentos judiciales que revelan los cuestionables tratos de Araujo, en Gobierno, Quito, legs. 104, 105 y 133, AGI. Para una versión distinta del incidente, basada en fuentes secundarias, véase Solano Pérez-Lila, Francisco de. Ob. cit., pp. 75-76. Merino, Luis. Ob. cit., pp. 139-140, cita las transgresiones judiciales de Araujo; sus sospechosas medidas confiscadoras figuran en Ramos Gómez, Luis J. «Los intentos del virrey Eslava y del presidente Araujo en 1740 para obtener préstamos del comercio del Perú desplazado a Quito y la requisa de 100,000 pesos en 1741». En Revista de Indias 63, 2003, pp. 649-674, esp. 651 y 669. 9. John TePaske no duda de la intención de los autores del manuscrito y de sus observacio- nes de primera mano, confiables y sinceras: Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections on the Kingdoms of Peru: Their Government, Special Regimen of Their Inhabitants, and Abuses Which Have Been Introduced into One and Another, with Special Information on Why They Grew Up and Some Means to Avoid Them. Editado y prologado por John TePaske. Norman: University of Oklahoma Press, 1978, pp. 24-25. 66 Alfonso W. Quiroz buen trato en Boston y Londres de parte de las autoridades navales británicas y de la Royal Society, que lo incorporó como miembro. Regresó sano y salvo a España en julio de 1746.10 Su confidencial tratado «Discurso y reflexiones políticas sobre el estado presente de los reinos del Perú» fue implacable en la exposición del mal fun- cionamiento de casi todos los aspectos de la administración colonial, así como en la propuesta de soluciones reformistas.11 El tratado detallaba las distintas formas de corrupción dentro de una explicación general de sus vínculos y co- nexiones, y recomendaba medidas específicas y nuevas para resolver problemas particulares y severos. Proponía, además, un ambicioso programa de reforma para evitar el mal gobierno, las injusticias y la apatía religiosa, todos los cuales debilitaban la lealtad de los súbditos coloniales y causaban peligrosas rebelio- nes indígenas. Ulloa, con la colaboración de Juan, logró así un notable diagnós- tico de los principales problemas del sistema imperial en América meridional. Los capítulos individuales del «Discurso» tratan asuntos específicos con obvias interconexiones entre sí, desde el comercio marítimo y la defensa naval, hasta los abusos contra los indios y la corrupción de la administración virreinal. El primer tema de preocupación del «Discurso» era la reforma naval necesaria para enfrentar a los recientes desafíos británicos en el Caribe y el Pacífico. El informe confidencial detectó los fraudes acostumbrados en la administración de los presidios y fortalezas portuarios, particularmente en la real asignación y subsidio para suministros, salarios y en la construcción de los puertos del Callao, Valdivia y Concepción. Se recomendaba un mejor suministro de armas y municiones, así como la reorganización general de las tropas.12 El segundo punto de consideración era el difundido e irreprimible con- trabando de mercaderías procedentes de Europa y China. El informe enfati- zaba la pérdida de estos muy necesarios ingresos reales por el contrabando, 10. Whitaker, Arthur. «Antonio de Ulloa», pp. 165-166; y Enciclopedia Universal Ilustrada. Madrid: Espasa Calpe, 1929, t. 65, pp. 920-922. El sistema británico de perfeccionada eficiencia mi- litar y administrativa, tal como lo viera en Boston y Londres, dejó una impresión duradera en Ulloa, al igual que las hazañas navales del almirante George Anson en la década de 1740, y la gran reforma de la marina británica en la década de 1750. Al respecto, véase Brading, David A. Ob. cit., p. 426. 11. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections…, pp. 38–39. 12. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», sesiones 1-2, y Noticias secretas de América, pp. 135-138. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 67 especialmente en tiempo de guerra. Además resaltaba el serio daño ocasionado al comercio legal por el fraude comercial en que participaban las autoridades locales, a través de sobornos y de una interesada permisividad. Las sugeren- cias innovadoras de los autores del «Discurso» iban en contra de los intereses monopólicos vinculados a las flotas. Insistían en que el mercado comercial de Lima debía estar bien abastecido con frecuentes navíos de registro libres del engorroso régimen de flotas, medida que reduciría los incentivos para el con- trabando. Concluían que la ruta interoceánica menos costosa por el Cabo de Hornos era preferible a la ruta corrompida por Panamá o Cartagena.13 El siguiente punto importante reportado por Ulloa y Juan en su «Discurso» se refirió a los extensos abusos y expolios que los indios sufrían a manos de los corregidores, sacerdotes y hacendados que buscaban enriquecerse.14 En una descripción racional, provista de abundantes ejemplos y observaciones directas de prácticas corruptas en la Administración Pública, y comenzando desde los niveles inferiores de la sociedad colonial, Ulloa y Juan explicaron con dete- nimiento los injustos abusos de autoridad contra los súbditos más pobres y débiles, los indios. Los pueblos indígenas, según estos ilustrados informantes, estaban sujetos a la tiranía y sufrían más que los esclavos por ninguna otra razón aparente que su simpleza y modesta ignorancia.15 Los abusos comenzaban con el cobro del tributo a los indios por parte de los corregidores. En manos de estos funcionarios, el flujo de los ingresos provenientes del tributo indígena brindaba amplias oportunidades para la mal- versación y los abusos. Los indios varones adultos debían pagar un tributo anual de entre cuatro y nueve pesos. Según la ley, varios grupos de indígenas estaban exentos del tributo ya fuera por edad (los menores de 18 o mayores de 55 años de edad), por incapacidad física o por privilegio como el poseído 13. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», sesión 3; Discourse and Political Reflections…, pp. 45-68; y Noticias secretas de América…, pp. 201-229. 14. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», sesiones 4-8. 15. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections…, p. 69, y Noticias secretas de América, p. 231. Sobre la base del análisis del contenido textual, un grupo de historia- dores alega que Juan y Ulloa se «apropiaron» de los «discursos» reformistas andinos y metropolitanos previos para elaborar un proyecto políticamente sesgado con información de primera mano sospechosa. Al respecto véase Andrien, Kenneth. Ob. cit., pp. 177 y 185-187. Contradice esta postura la información corroborada y obtenida directamente en este informe confidencial y en otros documentos producidos por Ulloa, especialmente su «Relación de Gobierno». 68 Alfonso W. Quiroz por caciques y monaguillos. Los corregidores no observaban estas normas y cobraban el tributo de tantos indios como les fuera posible sin importarles los exentos. La extorsión y la fuerza eran usadas para extraer el pago de quienes no podían hacerlo. Para complementar e incrementar sus ingresos los corregidores practicaban la doble contabilidad. Con la complicidad de caciques y curas, los corregidores reportaban oficialmente un menor número de indios contribu- yentes y se apropiaban de la diferencia entre el monto del tributo cobrado y el monto oficialmente declarado. Este registro ilegal de los tributarios indios ya había sido revelado por una revisita efectuada durante el gobierno del virrey marqués de Castelfuerte a finales del decenio de 1720. Los corregidores usaban los fondos del tributo así extraídos para sus propios fines y granjerías, tales como invertir en tratos comerciales privados, y, además, retrasaban por años el pago debido a las cajas reales.16 El abuso por parte de los corregidores se veía agravado con la venta forza- da o reparto de mercancías y mulas entre los indígenas a precios exorbitantes. Ulloa y Juan criticaron intensamente el reparto y lo culparon de la insurrección indígena liderada por Juan Santos Atahualpa en 1742. Similares quejas contra corregidores se daban en los juicios y correspondencia oficial desde el estable- cimiento mismo de su cargo en la década de 1560. Sin embargo, el notable de- terioro del comportamiento administrativo de los corregidores alcanzó niveles alarmantes durante la primera mitad del siglo XVII, con el consiguiente debili- tamiento de controles efectivos. Hacia mediados del siglo XVIII, la corrupción de los corregidores era una realidad muy arraigada en el sistema virreinal.17 Según el «Discurso», al finalizar su mandato, los corregidores y otras au- toridades locales, incluidos los virreyes, simplemente sobornaban al juez en- cargado de la tradicional averiguación oficial, para evitar el castigo efectivo.18 16. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», sesión 4, ff. 434-498; O’Phelan, Scarlett. «Orden y control en el siglo XVIII: la política borbónica frente a la corrupción fiscal, comercial y administrativa». En Portocarrero, Felipe (ed.). El pacto infame: estudios sobre la corrupción en el Perú. Lima: Red de Ciencias Sociales, 2005, pp. 13-33, esp. 14-17; y Moreno Cebrián, Alfredo. El virreinato del marqués de Castelfuerte, 1724-1736: el primer intento borbónico por reformar el Perú. Madrid: Editorial Catriel, 2000, pp. 166-170. 17. Cook, Noble David. «The Corregidores of the Colca Valley, Peru: Imperial Administration in an Andean Region». En Anuario de Estudios Hispanoamericanos 60: 2, 2003, pp. 413-39, esp. 428, 431-432 y 435-436. 18. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections…, pp. 71-73 y 86-87, y Noticias secretas de América, pp. 233-236 y 250. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 69 Estos juicios de residencia eran mecanismos administrativos tradicionales de prominente ineficacia para corregir y sancionar abusos y malos manejos. Los jueces designados oficialmente favorecían al funcionario investigado o forma- ban parte del mismo círculo de patronazgo e intereses. La mayoría de las veces, los residenciados eran absueltos o reprendidos levemente por los jueces de residencia mediante tecnicismos procesales, la prescripción o el rechazo ar- bitrario de las evidencias. Aun así, los juicios de residencia son importantes fuentes históricas para el estudio de la corrupción virreinal, pues incluyen los cargos, quejas y demandas originales de aquellos que se atrevían a cuestionar al enjuiciado.19 Los difundidos abusos también minaban la capacidad de los indios para acumular un capital comunal con el cual sufragar necesidades imprevistas. Las cajas de censos de indios eran fondos comunales acumulados a través de prés- tamos otorgados por medio de censos legalmente establecidos sobre propieda- des privadas e instituciones como inclusive la caja real. Esta renta asignada a las comunidades indígenas había sido garantizada en parte para compensar la ex- propiación inicial de tierras comunales, así como para asegurar el pago del tri- buto y sufragar los costos de rituales religiosos en tiempos difíciles, cuando los indios no podían efectuar gastos. Los caudales de las comunidades individuales estaban consolidados en tres fondos generales en Lima, Cuzco y Charcas, y eran fiscalizados por autoridades encargadas de cobrar los pagos y deudas de- bidas a las comunidades. Hacia mediados del siglo XVIII, la colusión entre co- bradores y deudores, el descuido interesado de la contabilidad del rubro y otras transgresiones de las Leyes de Indias, que protegían y regulaban dichos fondos, habían mermado considerablemente el capital comunal indígena. Asimismo, los intereses del Rey se veían afectados con la pérdida del tributo indígena no pagado, debido al agotamiento de los fondos de los censos indígenas.20 19. Estas mismas conclusiones son aplicables a otros casos hispanoamericanos: Albornoz de López, Teresa. La visita de Joaquín Mosquera y Figueroa a la Real Audiencia de Caracas (1804-1809): conflictos internos y corrupción en la administración de justicia. Caracas: Academia Nacional de Historia, 1987, p. 53; y Caro Costas, Aída R. El juicio de residencia a los gobernado- res de Puerto Rico en el siglo XVIII. San Juan, Puerto Rico: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1978, pp. 18 y 188-191. 20. Quiroz, Alfonso W. Deudas olvidadas: instrumentos de crédito en la economía colonial peruana, 1750-1820. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1993, pp. 58-67, y «Reassessing the Role of Credit in Late Colonial Peru: Censos, Escrituras, and Imposiciones». En Hispanic American Historical Review 74, 1994, pp. 193-230, esp. 206-209, basado en Audiencia de 70 Alfonso W. Quiroz Ulloa y Juan proponían cambiar los principios fundamentales del sistema para impedir que se abusara de los indios. Los autores eran partidarios de abolir los repartos; prohibir a los corregidores el dedicarse a tratos y comercio priva- dos (a la vez que proporcionarles promociones por buen servicio y no limitar el cargo a solo cinco años); imponer castigos estrictos a los transgresores, y pagar a los indios como trabajadores libres en lugar de someterlos al trabajo forzado de la mita. Pero Ulloa y Juan no se hacían muchas ilusiones, pues sabían que en el Perú casi todos se opondrían a tal medida: «[T]odo el mundo gritaría en el Perú contra una determinación de esta calidad, y con ponderaciones no cortas harían presente que se arruinaban aquellos reinos enteramente libertando a los indios de mita».21 No bastaba con nombrar unas cuantas autoridades honestas, puesto que las corruptas o coludidas predominarían. El sistema estaba necesi- tado de un cambio sistémico de reglas, que realmente transformara la jerarquía administrativa.22 Según Ulloa y Juan, la calidad de la Administración Pública se había de- teriorado seriamente. Con la práctica venal de la venta de oficios y cargos pú- blicos, introducido en el virreinato peruano en 1633, los puestos oficiales de las cajas reales se vendían al mejor postor. La venta de cargos se extendió para incluir al de corregidor en 1678 y al de oidor de la Audiencia en 1687. Estos cargos importantes eran vendidos mayormente a criollos acaudalados e interesados. Durante el siglo XVII, la venta de cargos y oficios, el arriendo de la recaudación de impuestos, los juros o imposiciones a largo plazo sobre el real erario, y los donativos forzados tuvieron dos metas principales: sufragar el costo apremiante de las guerras en Europa y evitar cobrar mayores impuestos a las élites locales por mediación de funcionarios venales. Estas costumbres administrativas, fortalecidas por los intereses locales, contribuyeron a un de- terioro constante en la calidad del gobierno, la honestidad administrativa y las finanzas virreinales.23 El favoritismo en el nombramiento de corregidores y Lima, Caja de Censos, leg. 39, Archivo General de la Nación, Lima (en adelante, AGN), y Gobierno, Lima, legs. 817, 833, AGI. 21. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Noticias secretas de América, p. 320; y Discourse and Political Reflections…, p. 149. 22. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections…, pp. 94-101; y Noticias secretas de América, pp. 257-264. 23. Andrien, Kenneth. «The Sale of Fiscal Offices and the Decline of Royal Authority in the Viceroyalty of Peru, 1633-1700». En Hispanic American Historical Review 62, 1982, pp. 49-71, 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 71 otros funcionarios también se hallaba profundamente arraigado, al igual que la práctica de efectuar regalos o dádivas a las más altas autoridades responsables de asignar cargos interinos.24 Muchos de los oficios vendibles y renunciables eran hereditarios y podían ser transferidos a otros. En la década de 1690 hubo por lo menos dos virreyes, uno del Perú y otro de México, que compraron sus altísimos puestos mediante un contrato privado con la Corona española.25 La venta de otros puestos no hereditarios, entre ellos el de oidor de la Audiencia de Lima, se incrementó sustancialmente durante dos etapas de dificultad financiera para la Corona: los años de los periodos de 1701-1711 y de 1740-1750.26 Por tanto, el sistema pre- dominante durante la primera estadía de Ulloa en el Perú seguía siendo el de la venta de cargos y oficios.27 Según Ulloa y Juan, el principio del mérito y de la real recompensa en la Administración se hallaba distorsionado y, por tanto, la calidad del servicio virreinal deteriorada.28 Solo a partir de 1750 la Corona empezó a reemplazar los oficios venales con puestos asalariados, juntamente «The Sale of Juros and the Politics of Reform in the Viceroyalty of Peru, 1608-1695». En Journal of Latin American Studies 13, 1981, pp. 1-19, y Crisis and Decline: The Viceroyalty of Peru in the Seventeenth Century. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1985, pp. 74-75 y 128-129. Para una evaluación del abrumador costo financiero e institucional de la venta de oficios, véase Parry, J. H. The Sale of Public Office in the Spanish Indies under the Hapsburgs. Berkeley: University of California Press, 1953, p. 73. 24. Moreno Cebrián, Alfredo. El corregidor de indios y la economía peruana en el siglo xviii (los repartos forzosos de mercancías). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto G. Fernández de Oviedo 1977, pp. 737-741. 25. El comerciante Francisco de Villavicencio, conde de Cañete, compró el cargo de virrey del Perú en 250.000 pesos, pero falleció antes de llegar a Lima. Véase Domínguez Ortiz, Antonio. «Un virreinato en venta». Mercurio Peruano 49: 453, 1965, pp. 43-51, citado en Burkholder, M. A. y D. S. Chandler. «Creole Appointments and the Sale of Audiencia Positions in the Spanish Empire under the Early Bourbons, 1701-1750». En Journal of Latin American Studies 4: 2, 1972, pp. 187-206, esp. 188. 26. Burkholder, M. A. y D. S. Chandler. Ob. cit., pp. 191-192. 27. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections…, pp. 94-95; y Noticias secre- tas de América, p. 258. 28. «[S]ólo consiguen ser provistos en los corregimientos vacantes los que tienen el auxilio de la introducción adquiridos con regalos de valor y de ninguna manera a aquellos en quienes puramente hay mérito por el servicio [...]. Así quedan los que sirven al rey defraudados de los premios que el mismo monarca les destina [...]» (Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», f. 834). 72 Alfonso W. Quiroz con crecientes advertencias contra el pernicioso abuso de fraude por parte de los oficiales reales.29 La persistente práctica de la venta de oficios sería abolida solo en 1812. Hacia el final de su extenso tratado, Ulloa y Juan ponen el dedo en el meollo central de la corrupción colonial: «Empieza el abuso del Perú desde aquellos que debieran corregirlo».30 Se referían así a la colusión de la más alta autoridad, el virrey, con los grupos de intereses locales. El virrey tenía la au- toridad centralizadora para otorgar el acceso al poder y podía reforzar así sus redes de patronazgo para conseguir ventajas políticas y ganancias privadas. Para gobernar sin mayor oposición interna, los virreyes respaldaban los abusos y excesos, activa o pasivamente, en conjunción con los oidores de las audiencias y otras autoridades.31 Varios virreyes participaron del cohecho al recibir sobor- nos abierta o encubiertamente por conceder cargos vacantes y decidir e impo- ner sentencias judiciales sesgadas.32 Esta verdad esencial del funcionamiento de las altas esferas de la administración virreinal habría de afectar personalmente a Ulloa cuando se vio enredado en amargas disputas durante su gestión como gobernador provincial y superintendente de minas de Huancavelica en el pe- riodo 1758-1764. Ulloa no fue el primer autor que puso al descubierto los males de la co- rrupción en la colonia peruana y su corte virreinal. En realidad, Ulloa formaba 29. Pedro Ureta (secretario del virrey) a Oficiales de las Cajas Reales, Lima, 12 de mayo de 1777, caja 15, n.° 157, Andean Collection, Yale University. 30. Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», f. 830. 31. Este acomodamiento de los virreyes y otras autoridades coloniales con grupos de élite es similar al que surgiera después de la independencia entre los caudillos militares, que inten- taban consolidar su poder bajo condiciones institucionales sumamente inestables, y los grupos de interés locales y extranjeros, que hacían préstamos efectuando adelantos contra los impuestos a las importaciones y exportaciones. Véase el cap. 2. 32. «Virreyes ha conocido el Perú tan poco cautos en este particular que hacían fuese público el cohecho, otros que lo han admitido con tono, o disfraz de regalo, y otros más cautos aún que lo han permitido a su propio beneficio, ha sido con tal industria que han dejado dudar del hecho, para que unos lo atribuyan a intereses de sus criados y confidentes, y otros a utilidad de los mismos virreyes partiéndolo con los que intervienen en la negociación. Pero también ha habido otros tan apartados de intereses y tan arreglados a justicia que ni han querido admitir nada por estas mercedes, ni han consentido que lo hiciesen sus familiares» (Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. «Discurso y reflexiones políticas…», ff. 834-835; veánse, también, los ff. 837-839); y Fisher, John. Government and Society in Colonial Peru: The Intendant System, 1784-1814. Londres: Athlone Press, 1970, p. 9. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 73 parte de un importante grupo de reformadores de larga y variada procedencia. Algunos abrigaron el estilo de los proyectos reformistas que proponían medi- das o arbitrios a escala imperial o local, los llamados autores arbitristas del siglo XVII y los proyectistas del siglo XVIII.33 Así, por ejemplo, en abril de 1747, un autor supuestamente limeño y contemporáneo de Ulloa presentó al Rey, en Madrid, un tratado titulado «Estado político del Reino del Perú...».34 Desde sus primeras líneas, el autor profesaba su genuino deseo de servir al Rey para 33. Para un examen de la obra e influencia de los proyectistas hacia mediados del siglo XVIII, en Hispanoamérica y el Perú, véase Muñoz Pérez, José. «Los proyectos sobre España y las Indias en el siglo XVIII: el proyectismo como género». En Revista de Estudios Políticos 81, 1955, pp. 169-195; y Quiroz, Alfonso. Deudas olvidadas, pp. 82-90. Los proyectistas no se limitaban simplemente a hacer un modelo «teórico», tal como se ha sostenido para expli- car su supuesta ideología imperial. Los más importantes tuvieron un impacto real sobre la economía y la comprensión de las realidades locales, especialmente en el pensamiento económico, financiero y administrativo de la época. La crítica posmoderna les considera seguidores de un «discurso» de escaso impacto —o uno distorsionado— sobre la realidad. Sin embargo, estos críticos no consideran detenidamente la incorporación de la experiencia en la elaboración de tales proyectos y su impacto práctico. Véase Andrien, Kenneth. «The Noticias secretas…», p. 177; y Solano Pérez-Lila, Francisco. Ob. cit., pp. 125-126. 34. [Mariano Machado de Chaves], «Estado político del Reino del Perú: gobierno sin leyes, ministros relajados, tesoros con pobreza, fertilidad sin cultivo, sabiduría desestimada, mi- licia sin honor, ciudades sin amor patricio; la justicia sin templo, hurtos por comercios, integridad tenida por locura; Rey, el mayor de ricos dominios, pobre de tesoros. Estos atributos constituyen en grave detrimento de este Reyno; y para su remedio se proponen dos arbitrios a S. M. por un leal vasallo que solo los escribe inflamado del verdadero amor a su Príncipe y señor natural, y por el mayor bien del Reyno del Perú y de su Patria Lima. Al Exmo. Señor Dn Jossef de Carvajal y Lancaster, Ministro de Estado y decano de este Consejo, gobernador del Supremo de Indias, presidente de la Junta de Comercio, y moneda, y superintendente general de las postas y estafetas de dentro y fuera de España», Madrid, 30 de abril de 1747, en Real Academia de la Historia (en adelante, RAH), Colección Benito Mata Linares, vol. 67 (9-9-3/1722). Una copia de este manuscrito anónimo fue publicada en Revista Peruana 4, 1880, pp. 147-190, 351-369 y 497-504, con varios errores evidentes, entre ellos su supuesta fecha más temprana (1742). Los historiadores Rubén Vargas Ugarte y Philip Means atribuyeron su autoría, vacilante pero erradamente, a Victorino Montero. Hay una copia del mismo manuscrito (igual título, fecha, texto y dedicatoria a Carvajal y Lancaster) en el Rare Book/Special Collections Reading Room, LOC, catalogado (con ciertas dudas, según la nota de un bibliotecario) como obra de Montero (nombre original- mente atribuido por el librero francés Leclerc en su catálogo de 1878; la LOC compró el manuscrito de la Librairie Ch. Chadenat de París). Existen otras dos copias atribuidas tam- bién a Montero, una de ellas, anotada, en la Latin American-Peru Manuscript Collection, Lilly Library, Indiana University. 74 Alfonso W. Quiroz restaurar al Perú su antiguo esplendor, así como su compromiso con el bien común, la exhibición de la verdad y el amor a la patria. Dedicaba su manuscrito al ministro de Estado y del Consejo de Indias, el reformista anglófilo Josef de Carvajal y Lancaster, pero el tratadista prefería permanecer anónimo para así poder informar mejor a Carvajal, afirmando, eso sí, su condición confiable y de noble cuna. Algunas observaciones claves de este texto más temprano coin- ciden con puntos centrales del informe confidencial de Ulloa y Juan. Existen, además, indicios de que Ulloa leyó este bien razonado tratado poco antes de escribir el «Discurso».35 Otros burócratas reformistas también tuvieron acceso al tratado del autor anónimo que se concentraba en apuntar los graves defectos de la administración colonial. El mismo texto básico se volvió a presentar al Rey en 1759 con un nuevo título, esta vez en un momento en que se intensificaron las preocupaciones por el contrabando en distintas partes del Imperio. En esta ocasión, el autor señaló su nombre completo claramente: Mariano Machado de Chaves, un súbdito de cierta fortuna nacido en Lima pero de larga residencia en la corte de Madrid, donde aparentemente perseguía un nombramiento oficial.36 35. En 1763, Ulloa aludió a este manuscrito de 1747 como «cierto proyecto que años hace tuve noticia haberse presentado a Su Majestad por un sujeto de Lima y ciertamente si su autor hubiese estado instruido de los términos a que esto ha llegado en los tiempos presentes pu- diera haberlo amplificado con algunos fundamentos más convincentes de los que entonces había» (Ulloa, Antonio de. «Relación de Gobierno», parte 5, n.° 23, Lima, leg. 777, AGI). Véase, también, Whitaker, Arthur. The Huancavelica Mercury Mine: A Contribution to the History of the Bourbon Renaissance in the Spanish Empire. Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1941, pp. 139-140, con nota sobre este manuscrito de 1747 considerado «anónimo», pero atribuido por otros autores a Montero. 36. Machado de Chaves, Mariano. «Estado político y de justicia de el Reino del Perú con de- mostraciones de las causas de su ruina, medios para su reforma y arbitrios para su mayor aumento por Dn. Mariano Machado de Chaves quien los dirige y ofrece como su más fiel y celoso vasallo a su Majestad Católica. Al Rey nuestro señor Carlos Tercero de España y de las Indias», Madrid, 8 de diciembre de 1759, ms. II/930, BPR. Sabemos poco de Machado de Chaves, excepto que era natural de Lima, que había vivido en Santiago de Chile, que re- sidió permanentemente en Madrid en las décadas de 1740 y 1750, que tuvo varias casas en Sevilla (secuestradas, por cierto, debido a una considerable deuda privada impaga, transfe- rida a una dependencia oficial, a pesar de los alegatos de Machado de Chaves y una suspen- sión del embargo firmada por el mismo Carvajal y Lancaster), y que presentó una probanza de sus logros y servicios en noviembre de 1760. Véase Medina, José Toribio. Biblioteca Hispano-Americana. Santiago de Chile: Imp. casa del autor, 1901, t. 5, p. 550: «Relación de los méritos y servicios de Don Mariano Machado de Chaves y Osorio, natural de la ciudad de los Reyes [...] Madrid 4 noviembre 1760». Ninguna relación tal fue hallada en el AGI, 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 75 En la versión del texto de 1747, Machado de Chaves atribuía la decadencia del Perú al envejecimiento y deterioro de las instituciones coloniales, pues «[el] tiempo, traidor maligno de los establecimientos que lo relaja todo». Además, la inmensa distancia, esa «otra especie de tiempo» que separaba el reino del Perú de su soberano, hacía imperativo el reforzar con nuevas leyes el cumplimiento estricto de aquellas ya establecidas. La disipación de las leyes «ha hecho indul- to de la malicia, desconocer al dueño del precepto, y de la misma confianza ha labrado la ambición una infidelidad de usuras, creciendo de lo inicuo a lo pésimo».37 Las revelaciones de Machado de Chaves amplifican las críticas de Ulloa contra los virreyes y oidores. Según el primero, hubo tres generaciones distintas de virreyes en los más de doscientos años de dominio virreinal del Perú hasta 1747. La primera generación había impuesto la pacificación del reino después de la conquista, fijando recompensas adecuadas con encomiendas y cargos en el gobierno, otorgados a los pocos españoles armados y obedientes que en- frentaron a millones de indios vencidos. La segunda estaba más segura de su dominio gracias al creciente número de españoles y a la caída del de los indios. La ambición, entonces, comenzó a imperar sobre el mérito y el honor de las armas, y los virreyes alimentaban su sed codiciosa de ganancias privadas con- cediendo favores a mineros y comerciantes. Finalmente, la tercera contribuyó particularmente a la decadencia del Perú y alcanzó la cumbre de la disolución, contando con la asistencia de los oidores locales. Ahora, los virreyes imponían la ley como si fueran príncipes absolutos, con miras a conseguir «indultos pecu- niarios» a cambio de decidir contra la justicia, el derecho y la verdad: «mutuados a un dictamen virreyes y oidores, es lo mismo que unirse los lobos y los canes a devorar un rebaño porque el principal pastor se halla lejos». Más aún, como virreyes y oidores eran los componentes claves del gobierno y la corte colonial, Machado de Chaves pensaba que era necesario concentrar sus observaciones aunque sí hay información relevante en el juicio de 1749-1751, «Mariano Machado de Chaves con el Fiscal de la Superintendencia de Azogues [de Sevilla] sobre paga de [42,138 reales de vellón]», en «Pleitos del ramo de azogue», Escribanía, leg. 1005B, ff. 3-4 y 31-32, AGI. El historiador Guillermo Lohmann Villena, sin evidencias directas, considera el docu- mento de 1759 un plagio de la obra de 1747 atribuida erróneamente a Montero: «Victorino Montero del Águila y su “Estado Político del Reyno del Perú” (1742)». Anuario de Estudios Americanos 31, 1974, pp. 751-807. 37. Machado de Chaves, Mariano. «Estado político del Reino del Perú…» (1747), f. 2. 76 Alfonso W. Quiroz en el daño que ellos causaban, puesto que otros oficiales y jueces «no solo imi- tan el ejemplo de los mayores, sino que precisamente como súbditos obedecen todas las libertades del arbitrio, creyendo que los que mandan tendrán unos li- bros de leyes para los gobernados y otros de derechos civiles para lo judicial».38 A su arribo al virreinato, y ya en las últimas 230 leguas de viaje entre Paita y Lima, los virreyes, su familia y su considerable séquito eran alimentados, man- tenidos y agasajados por los corregidores y otros funcionarios locales. Para su beneficio privado, los virreyes imponían un gravamen obligatorio a quienes ya habían sido nombrados corregidores por el rey. El monto de dicho impuesto variaba según el tamaño de la familia y de los parientes del virrey. Luego, los virreyes concedían indultos el día de su santo o de su cumpleaños, a una tasa acostumbrada de hasta cuatro mil pesos. Asimismo, explotaron en provecho propio contratos privados para el suministro de pólvora y paga de las guarni- ciones, además de permitir un tráfico ilícito a ciertos comerciantes y capitanes. Los virreyes y sus parientes obtenían la mayor parte de sus beneficios privados con estas actividades ilegales. Además, encontraban ventajoso que los oficiales se enfrascaran en largos litigios y juicios de residencia. En consecuencia, todo funcionario, ya fuera de alto o de bajo rango, el clero inclusive, estaba obligado a entregarle obsequios para ganarse así el favor del virrey. De esta manera, los abusos cometidos por los funcionarios subalternos quedaban protegidos y se multiplicaban por doquier. Los oidores enfrascados en litigios excesivos recibían un tributo ilegal de otros oficiales y favorecían los abusos del clero, entre otras corruptelas.39 Los oficiales de las reales cajas retra- saban interesadamente el cobro de las deudas al real tesoro, con lo que se gene- raron pérdidas fiscales de alrededor de diez millones de pesos en cinco décadas. Miembros del clero, a su vez, sobornaban a las autoridades para remozar sus propiedades y cubrir sus faltas. De no aplicarse remedios urgentes a todos estos abusos, advertía Machado de Chaves, surgirían alzamientos de descontento 38. Machado de Chaves, Mariano. «Estado político y de justicia de el Reino del Perú…» (1759), ff. 3v-4v. 39. Machado de Chaves, Mariano. «Estado político del Reino del Perú…» (1747), f. 21. El autor hace uso literal de la palabra corruptela, definida como sigue por la edición del Diccionario de la lengua castellana [de autoridades] de 1729: «Por alusión vale mala costumbre, o abuso, intro- ducido contra la ley que no debe alterarse. Lat. Abusus, Corruptela. RECOP. Lib.7 tit.10|11. Como dicen que se acostumbra en algunos de los lugares: pues es injusta esta extorsión y corruptela. SOLORZ. Polit. lib. 5. cap. 2. Pero no por ello puedo aprobar la costumbre, o mejor decir, corruptela de algunos Corregidores [...]». 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 77 popular en nombre de la «libertad de la patria», similares a los ocurridos desde 1730 en Paraguay, Cochabamba y Oruro: «digno fantasma a temerse en todos los pueblos, y mucho más en el Perú, donde todo respira esclavitudes y se hacen tiranía las leyes».40 Ya antes de Machado de Chaves y Ulloa, otros autores críticos conside- raron la corrupción de los principios del gobierno y la justicia por parte de codiciosos funcionarios, como un serio problema, presente desde el temprano siglo XVII. Estos críticos sostenían que el real interés en el orden público y la justicia, así como los principios cristianos, se veían seriamente socavados por prácticas ilegales pero comunes. Estos críticos incluían a autores de memoriales y crónicas que documentaban abusos cometidos contra los indios y clamaban por reformas.41 Hacia 1615, el cronista Felipe Guamán Poma de Ayala produjo una singular crónica indígena con ilustraciones realistas y críticas. A pesar de que la vigorosa denuncia de Guamán Poma fue ignorada y archivada por las autoridades reales, podemos considerarla como el primer tratado contra la co- rrupción que generaba el maltrato a los indios por parte de las autoridades y el clero. Guamán Poma consideraba su obra útil para enmendar a corregidores, encomenderos, curas y mineros, así como para realizar nuevas y justas residen- cias y visitas de indios. Se trató de un intérprete y artista discípulo del cronista español fray Martín de Murúa, que criticó el legado del virrey Francisco de Toledo, en parte como esfuerzo personal para reivindicarse como cacique prin- cipal de Huamanga. Se oponía a la mezcla de razas o mestizaje, y defendía una alternativa utópica premoderna y religiosa frente a las corruptelas observadas, en la cristianización estricta de los indios.42 40. Machado de Chaves, Mariano. «Estado político y de justicia de el Reino del Perú…» (1759), f. 22v. 41. Andrien, Kenneth. «The Noticias secretas…», pp. 180-182, cita al cacique y procurador Vicente Morachimo (1732) y a fray Calixto Túpac Inca (1750). 42. Adorno, Rolena. Guamán Poma: Writing and Resistance in Colonial Peru. 2.ª ed. Austin: University of Texas Press, 2000, pp. xxvii y xlii. Véanse las imágenes, y sus textos corres- pondientes, que representan a la Real Audiencia, corregidores y encomenderos, sacerdotes, españoles, criollos, mestizos y negros, en Guamán Poma de Ayala, Felipe. Nueva corónica y buen gobierno. Edición de Franklin Pease. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1980 [1615], vol. 1: pp. 359-361, 364, 370, 373, 387, 391, 396-397, 401, 411 y 427; vol. 2: pp. 10-11, 16-17, 38-39, 78-79, 80-81 y 118-121, reproducidas a partir de la primera edición facsimilar de París, 1936. Otra reproducción de la obra es El primer nueva corónica y buen gobierno. Edición de John Murra, Rolena Adorno y Jorge Urioste. México: Siglo XXI, 1980, 3 vols, que 78 Alfonso W. Quiroz Siguiendo una tradición distinta, el sargento Juan de Aponte escribió uno de los primeros proyectos arbitristas y reformistas en 1622, con el objetivo de contrarrestar la corruptela.43 Aponte, nacido en Granada pero residente de Huamanga, donde firmó su «representación» o «memorial», dirigió su escrito al Rey como ejemplo de la responsabilidad que sus verdaderos súbditos tenían de informarle de la notable perdición del Perú y de la necesidad de su «gran reformación». Al final de su memorial subrayó sus fieles servicios al Rey du- rante diez años en un navío de la Mar del Sur, habiéndose retirado sin «premio» alguno. Concluyó sombríamente que los buenos y honestos servicios en el Perú se recompensaban mal, pues «todo corre fundado en interés, y los que tienen pueden y los pobres mueren».44 La opinión de Aponte sobre los virreyes coincidía mucho con la que Machado de Chaves emitió posteriormente sobre la segunda generación de estos gobernantes. Aunque la reforma administrativa era urgente, los virreyes no se interesaban en aplicarla debido al beneficio privado que esperaban llevar- se consigo a su regreso a España.45 Asimismo, el principal interés de muchos posteriormente tendría una reedición: Nueva crónica y buen gobierno. Madrid: Historia 16, 1987. Para una imagen más realista del manuscrito original, véase la edición electrónica de «El primer nueva corónica y buen gobierno», 1615, ms. GkS 2232 4º, en la Biblioteca Real, Copenhague, Dinamarca. Disponible en <http://www.kb.dk/permalink/2006/poma/1/ en/text/>. 43. Aponte, Juan de. «Representación que en el año 1622 hizo a Su Majestad el sargento Juan de Aponte Figueroa, natural de Granada y vecino de la ciudad de Guamanga sobre las cosas del reino del Perú y los daños que padecía por la codicia de los que lo gobernaban y medios que debían aplicarse para su reforma», Guamanga, 24 de abril de 1622, BPR, ms. II/2839, ff. 144-182. El texto de Aponte fue publicado bajo el título de «Memorial que trata de la reformación del reino del Pirú...». En Colección de documentos inéditos para la historia de España. Madrid: Real Academia de la Historia, 1867, t. 51, pp. 521-562. 44. «No son señor buenos deseos solos, sino también obras que en su Real Servicio he tenido, habiéndolo servido diez años últimamente en aquella mar del sur de oficial de Guerra en la Real Capitana Jesús María, donde me retiré sin ningún premio, viendo la poca remune- ración de que gozan los que sirven a V. C. M., que en aquel Reyno premianse mal buenos servicios, porque todo corre fundado en interés, y los que tienen pueden y los pobres mueren» (Aponte, Juan de. Ob. cit., ff. 181v-182. Cf. f. 145). 45. «[E]l interés de lo que [los virreyes] llevan a España no les da lugar a ninguna reformación porque resultará de ella muy poco aprovechamiento para sí, y de esta manera atienden al bien propio [antes] que al servicio de Dios N. S. y al de V[uestra] R[eal] M[ajestad] y ansí no se reforma nada y todo corre de una manera y forma digna de muy gran remedio» (Aponte, Juan de. Ob. cit., f. 146). 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 79 La representación visual de la corrupción no es una tarea fácil pues sus transacciones son por lo general clandestinas y complicadas. Las ilustraciones históricas de la corrupción abarcan el simbóli- co intercambio de dinero o monedas, dilapidados tesoros nacionales representados por explotadas vacas lecheras o mulas, tentáculos envolventes, ladrones enmascarados, juegos de cartas, y culpables encarcelados, como se expone en las ilustraciones que aparecerán a lo largo de los capítulos. Dichas imágenes demuestran el costoso impacto del soborno y la corrupción en la percepción y opinión públicas. Fig. 1. Acumulación de riqueza privada entre las autoridades virreinales: «Corregidor y encomendero tienen pendencias sobre los reales quien ha de llevar más». Crítica representación gráfica de la dañina confluencia de intereses públicos y privados en la temprana administración colonial peruana. Felipe Guamán Poma de Ayala, «Nueva corónica y buen gobierno», 1615, f. 495. Biblioteca Real, Copenhage, Dinamarca. 80 Alfonso W. Quiroz oidores era enriquecerse, mientras que los oficiales de cajas reales, a los que se debían supervisar cercanamente y prohibirles granjerías privadas, se aprovecha- ban del real tesoro en sus tratos con particulares. Los corregidores eran como langostas, proseguía Aponte, pues actuaban más como mercaderes y tratantes que como jueces, al introducir ilegalmente grandes cantidades de vino en sus corregimientos para su venta a un alto precio a los indios de sus distritos, ade- más de albergar juegos prohibidos de cartas. Entre los muchos males identificados por Aponte en 1622, el más dañino para la economía colonial era la administración corrupta del asiento minero de Huancavelica. Su manejo como monopolio real era desastroso: «[es] el peso y lastre de este reino del Perú, y la cosa que V. M. más encarga todos los años y en la que menos diligencias se hacen de su aumento».46 Las minas de Huancavelica habían sido trabajadas en forma negligente desde su temprana explotación. Los estribos y arcos que sostenían los techos de las minas habían sido daña- dos o destruidos en la búsqueda por obtener mineral en forma fácil sin cuidar la infraestructura esencial y su restauración. En consecuencia, los frecuentes derrumbes mataban a muchos indios que trabajaban en las minas. Las autori- dades no castigaban esta práctica abusiva y costosa. Más aún, las autoridades se apropiaban de parte del mineral de mercurio producido en lugar de distribuirlo, como era propio, entre los mineros de plata que lo necesitaban para sus obras de refinamiento. Los oficiales reales tampoco implementaban mejoras e im- prescindibles técnicas como la debida ventilación y un socavón de desagüe. Los indios reclutados en número insuficiente a través del sistema de la mita eran sobreexplotados. Muchos de ellos morían debido al agotamiento y a las enfer- medades. Las empobrecidas comunidades de indígenas y sus curacas se veían precisados a pagar por la exoneración de este servicio laboral en las minas. Con la complicidad de los corregidores, los mineros se beneficiaban de estos pagos ilegales, abusaban de los indios que trabajaban para ellos y atentaban contra la productividad de las minas.47 La imagen que Aponte tenía de la situación de las minas de Huancavelica queda corroborada por la correspondencia oficial de la segunda mitad del siglo XVII y de las décadas posteriores. En 1645, el marqués de Mancera, virrey entre 1639 y 1648, afirmó que, al asumir su cargo, la minería del mercurio en 46. Aponte, Juan de. Ob. cit., ff. 150v-151. 47. Ibíd., ff. 152-153v. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 81 Huancavelica se hallaba en una notoria condición miserable, debido a los rui- nosos derrumbes, ocurridos no hacía mucho, que hacían muy difícil la extrac- ción del azogue.48 El asunto era urgente porque la preservación de los reinos del Perú y, en consecuencia, la de la propia monarquía, dependían de la recu- peración de la mina. Se consideró, entonces, concluir un socavón que yacía sin terminar desde comienzos del siglo XVII. Mancera le encargó a Constantino de Vasconcelos, un talentoso especialista de notable integridad y exento de in- tereses, que visitara la mina y propusiera soluciones técnicas. Este estudioso de matemáticas, geometría, arquitectura y dibujo concluyó que la causa principal del estado ruinoso de la mina era el método de explotación desorganizado y negligente. Los explotadores se concentraban en la extracción e ignoraban la infraestructura de la mina. A partir del plano detallado que hiciera del lugar, Vasconcelos recomendó que se racionalizaran los trabajos mineros. Su aseso- ría técnica se topó, sin embargo, con la oposición de personas interesadas en desvirtuar los cambios propuestos y seguir con las destructivas prácticas del pasado. Luis de Sotomayor Pimentel, un familiar laico de la Inquisición e inte- grante del círculo íntimo del virrey, fue nombrado, entonces, gobernador de Huancavelica, un cargo tradicionalmente reservado a los oidores de Lima. Sotomayor rechazó totalmente las prudentes innovaciones planteadas por Vasconcelos. Insistió, por el contrario, que la mejor forma de proceder era di- rigirse hacia las venas más ricas del mineral, reparando la mina allí donde fuera necesario, usando la mano de obra indígena y siguiendo prácticas de larga data.49 Unos cuantos años más tarde era claro que la situación de Huancavelica no había mejorado. Por el contrario, una nueva visita e inspección de la mina en 1649 verificó abundantes daños que conllevaban elevados riesgos para los arcos y estribos debido al saqueo y los errores. En tal estado, sostenían los 48. «Copia del asiento que el marqués de Mancera [Pedro Álvarez de Toledo y Leiva, primer marqués de Mancera] mi Sor. Virrey del Perú celebró con los mineros de la mina de azo- gue de la villa de Huancavelica», Huancavelica, 6 de septiembre de 1645, en «Visitas de las minas de Huancavelica, 1572-1686», Gobierno, Lima, leg. 271, AGI. 49. Ibíd., ff. 6-11v, e informe de Luis de Sotomayor Pimentel enumerando las «inconvenien- cias» del informe de Vasconcelos, Huancavelica, 23 de mayo de 1645, y respuesta detallada de Vasconcelos, Huancavelica, 4 de julio de 1645, en «1649: Autos y diligencias fechas por los señores doctores Juan González de Peñafiel y don Melchor de Omonte caballero de la orden de Calatrava, oidor y alcalde del crimen de la Real Audiencia de Los Reyes sobre la visita y vista de la mina del cerro de Huancavelica», ff. 12-36, Gobierno, Lima, leg. 279, AGI. 82 Alfonso W. Quiroz inspectores, la operación de Huancavelica no merecía llevar la denominación de «mina».50 En la década de 1660 se reportaron otros problemas como la continua caída de la producción y el mal manejo de los fondos por parte de los funcionarios en Huancavelica.51 Casi un siglo después, el reformador técnico ilustrado don Antonio de Ulloa habría de enfrentar problemas similares duran- te su gestión como gobernador de Huancavelica. Purgatorio minero Luego de presentar su informe confidencial sobre el mal gobierno del Perú en 1749, Ulloa se desempeñó como informante secreto y agente de la Corona en Francia, Flandes, Dinamarca y Suecia a comienzos del decenio de 1750.52 Bajo la apariencia de un erudito matemático, Ulloa brindó al gobierno información delicada sobre puertos, canales, caminos, factorías, minas y mano de obra en esos países. Sus contribuciones científicas fueron reconocidas en Europa e in- cluían la información inicial que proporcionó sobre un metal aún por bautizar, luego denominado platino, con el que se topó durante su primer viaje ameri- cano. Luego radicó en Cádiz y sirvió como oficial naval hasta que aceptó el nombramiento en Huancavelica. Anteriores intentos por reformar la pésima administración minera, el frau- de y el contrabando habían sido opuestos y derrotados por la interesada oposi- ción local . Es el caso de los gobiernos de dos virreyes reformistas: el duque de la Palata (1681-1689) y el marqués de Castelfuerte (1724-1736).53 Ulloa conocía 50. Acuerdo, virrey García Sarmiento, conde de Salvatierra, Lima, 22 de enero de 1649, en «1649: Autos y diligencias», ff. 1-3, Gobierno, Lima, leg. 279, AGI. 51. Juan del Solar al virrey conde de Lemos, Madrid, 16 de enero de 1669; Reina Gobernadora a conde de Lemos, Madrid, 15 de junio de 1668; y «Año 1661: Relación de la causa de visita que de orden de Su Mgd. a sustanciado Alvaro de Ibarra presidente de la Rl. Audiencia de Quito contra el Dor. Don Tomás Verzón de Caviedes oidor de la de Lima y demás culpados en la distribución de 232 mil pesos que por fines del año 1661 mandó remitir a Huancavelica siendo virrey del Perú el conde de Santisteban para en parte de pago de azogues que entraron en los Rls. Almacenes dicho año de 1661 los mineros y buscones de dicho asiento», en Gobierno, Lima, leg. 271, AGI. 52. Jorge Juan también espió para la Corona española en Inglaterra, donde observó las técnicas de construcción de naves, y como embajador en Marruecos (TePaske, John. «Introduction». En Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. Discourse and Political Reflections…, pp. 6 y 9). 53. Cole, Jeffrey. «Viceregal Persistence versus Indian Mobility: The Impact of Duque de la Palata’s Reform Program on Alto Peru, 1681-1692». En Latin American Research Review 19, 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 83 el grado de dificultad asociado a su nuevo puesto, pero no podía prever la se- riedad de los problemas que le esperaban en lo que posteriormente llamó «un purgatorio de continuos desabrimientos».54 Los informes de Ulloa contra la corrupción antes de asumir su cargo en Huancavelica habían sido elaborados desde el punto de vista de un observa- dor confidencial. Como gobernador de Huancavelica, a partir de noviembre de 1758, sus observaciones sobre las serias distorsiones administrativas locales emanaban de las propias entrañas de la burocracia colonial.55 En su extensa e importante «Relación de gobierno» (1763), la situación descrita es aún peor a la de su «Discurso» (1749).56 Ulloa también dejó para la posteridad otro infor- me oficial basado en su experiencia administrativa andina e incontables cartas oficiales con valiosa información crítica. Además se vio envuelto en diversos juicios y procesos legales en los cuales tuvo que defenderse de maliciosas acu- saciones.57 En resumen, Ulloa se enfrentó a un bastión de intereses corruptos, 1984, pp. 37-56; Brown, Kendall. «La crisis financiera peruana al comienzo del siglo XVIII, la minería de plata y la mina de azogues de Huancavelica». En Revista de Indias 48, 1988, pp. 349-381; y Cebrián, Alfredo. El virreinato del marqués de Castelfuerte…, pp. 621-626. 54. Whitaker, Arthur. «Antonio de Ulloa», pp. 178 y 183, citando cartas de Ulloa a Julián Arriaga, Cádiz, 27 de julio de 1757, en Gobierno, Lima, leg. 775, y Huancavelica, 20 de agosto de 1763, en Gobierno, Lima, leg. 777, AGI. Véase, también, Ulloa a S. M. el Rey, Huancavelica, 20 de junio de 1763, quejándose de «la horrible tempestad de persecuciones» que había sufrido durante casi cinco años en su cargo, Gobierno, Lima, leg. 777, AGI. 55. «[L]o que puedo asegurar a V. E. es que habiendo conocido estos parajes desde el año de [17]36 hasta el de [17]44, los he hallado tan distintos de lo que eran que enteramente está todo trastornado» (Ulloa a Arriaga, Huancavelica, 20 de junio de 1763, Gobierno, Lima 777, AGI). 56. La rara vez citada y analizada «Relación de gobierno» consta de cinco partes o puntos, cada uno de los cuales está firmado por Ulloa y completado metódicamente en sucesivas fechas en Huancavelica: parte 1, real mina de mercurio, contiene 133 subtítulos, fechada el 10 de febrero de 1763; parte 2, gremio de mineros, 30 subtítulos, 28 de febrero de 1763; parte 3, caja real y distribución del azogue, 26 subtítulos, 7 de marzo de 1763; parte 4, gobierno civil y político, 55 subtítulos, 15 de abril de 1763; y parte 5, provincia de Angaraes, 34 subtítulos, 15 de mayo de 1763. Las citas de esta fuente, proporcionadas más abajo, tienen como base el original en Gobierno, Lima, leg. 777, AGI, y la copia duplicada, firmada también por Ulloa, BPR. 57. «Informes de D. Antonio de Ulloa dirigidos a Carlos III [...] sobre las inteligencias que se hacen con el azogue en perjuicio de las labores de las minas de plata del Perú [...]», firmado por Ulloa, Real Isla de León (Cádiz), 14 de septiembre de 1771, 36 ff., ms. 19568, Manuscritos, Biblioteca Nacional de Madrid (en adelante, BNM). Tanto los informes como 84 Alfonso W. Quiroz coludidos con las más altas autoridades coloniales, y perdió. El honrado e ilus- trado administrador tuvo que dejar el Perú en 1764, incapaz de cambiar las redes e intereses que siguieron socavando la economía colonial peruana. Las autoridades de la corte en Madrid entendieron bien la importancia que tenían las minas de Huancavelica para la economía imperial, basada en la producción y circulación de la plata; por ello el decaimiento de las minas de mercurio andino trajo serias pérdidas para todo el Imperio. Desde la segun- da década del siglo XVIII, los burócratas de la monarquía borbónica habían tratado de reformar la decadente situación de la administración y el gobierno de Huancavelica y del virreinato, tal como la describieran Aponte, Mancera y Vasconcelos. Pero estos esfuerzos tuvieron resultados mixtos. Los mineros de mercurio y plata sufrían una crónica escasez de capital. Vivían endeudados con la Corona y a merced de acreedores mercantiles privados y autoridades locales que ofrecían crédito usurario a los mineros. Un paso importante para aliviar la crisis minera fue la introducción de adelantos en efectivo del tesoro real a los mineros de azogue para asegurar así la compra del mercurio a precios oficiales. El manejo de estos fondos crediti- cios fue transferido de las manos de los virreyes y oficiales reales de Lima a las de los más honestos y recién nombrados gobernadores de Huancavelica. El tesoro real también empezó a suministrar mercurio a crédito a los mineros de plata del virreinato. Así, los mineros del azogue disminuyeron la venta ilegal del metal líquido a compradores privados que lo desviaban hacia la producción de plata piña, no registrada ni gravada, destinada al contrabando. En consecuen- cia, la producción de plata destinada al pago del quinto real se incrementó. Todas estas medidas le dieron un muy necesario impulso a la economía andina de plata a comienzos de la década de 1750.58 Sin embargo, para cuando Ulloa se hizo cargo del gobierno de Huancavelica, la vieja corrupción había regresado con fuerza. El interino gobernador ante- rior, Pablo de la Vega y Bárcena (1755-1758), había deshecho el orden y la la «Relación de Gobierno» confirman el meollo del «Discurso y reflexiones políticas», y refutan los argumentos de los críticos modernos de Ulloa sobre su supuesta falta de ob- servación directa, su extrema rigidez como gobernador y su noción de mando, incapaz de convencer a los que se oponían a sus reformas. Véase Solano Pérez-Lila, Francisco. Ob. cit., p. 183, entre otros. 58. Pearce, Adrián J. «Huancavelica, 1700-1759: Administrative Reform of the Mercury Industry in Early Bourbon Peru». En Hispanic American Historical Review 79, 1999, pp. 669-702. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 85 labor reformista de los dos gobernadores que lo precedieron, Jerónimo de Sola y Gaspar de la Cerda y Leiva. Según Ulloa, citando lo que consideraba era la confesión de parte de Vega, la mina de Huancavelica se explotaba sin preocu- pación alguna por su derrumbe; la contabilidad y tesoro real quedó a merced de los fraudes de los oficiales e «inteligencias particulares»; el monopolio de la compra y distribución del mercurio se convirtió en objeto de utilidad privada; la tiranía había reemplazado al buen gobierno; y el cohecho dominaba la admi- nistración de justicia. Al momento de tomar posesión del mando, Ulloa no recibió de parte de Vega, como era debido, los acostumbrados informes contables de los tres ramos más importantes: tesorería, gremio de mineros y azogue. Por el contra- rio, Vega había dejado un desorden monumental que escondía innumerables abusos y fraudes contra los intereses reales. A través de medios ilícitos, Vega había ganado más de 30.000 pesos al año durante su mandato. Esta era una cifra extraordinaria si se considera que el salario legal anual de un oidor de Lima suponía entre 4.000 y 5.000 pesos, y el de un oficial de caja real, 400 pesos al año, mientras que a un trabajador minero libre se le pagaba 4 pesos a la semana o unos 200 pesos anuales. Las más altas autoridades permitían tal desmesurada e ilícita ganancia, pues recibían regalos en la forma de barras de plata por el día de su santo o cuando quiera que enfrentaban alguna dificultad. El no participar en tal costumbre de cohecho y soborno le trajo, a Ulloa, muchos problemas durante su gobernación.59 Ulloa decidió aplicar su conocimiento científico y técnico para lograr la extracción más eficiente del mineral de mercurio y reformar la organización de la mina. Sin embargo, los mineros y veedores oficiales se coludieron para desobedecer y sabotear las órdenes y regulaciones técnicas dictadas por Ulloa. Desconfiando de los veedores, Ulloa tuvo que verificar personalmente las con- diciones físicas de las minas en forma periódica. Demostró, así, que las tareas urgentes de mantenimiento y reparación de paredes, techos y estribos de las minas, así como la limpieza y pavimentado de los socavones de drenaje de San Javier y San Nicolás, se habían retrasado negligentemente. Los mineros se resis- tían a cumplir estas obligaciones y conseguían, más bien, permisos falsificados para trabajar sitios prohibidos dentro de la mina, en los que extraían el mineral de estribos estructurales y luego cubrían la extracción ilegal con desmonte que 59. Ulloa, Antonio de. «Relación de gobierno», parte 1, introducción, ff. 3-4v, BPR. 86 Alfonso W. Quiroz debía sacarse de la mina. Los derrumbes peligrosos y ruinosos ocurrieron de- bido a obras ilegales de mineros como Francisco Gómez y Baltasar de Cañas, yerno y concuñado respectivamente del veedor José Campuzano. Los otros supervisores, Fernando Anthesana, Juan Afino y Francisco San Martín eran también culpables de fraude y complicidad con otros mineros y comercian- tes inescrupulosos.60 Además, como lo había hecho en su «Discurso» de 1749, Ulloa también denunció los excesos de los repartos, el fraude en la cuenta de los indios tributarios y el abuso de la mano de obra indígena.61 Con respecto a la calidad decreciente del mineral en Huancavelica, Ulloa confirmó que los depósitos más profundos tenían menor contenido metálico. Sin embargo, culpó al gremio de mineros por no implementar las inversiones necesarias en hornos e insumos para incrementar la productividad. Ulloa in- cluso experimentó con operaciones mineras financiadas por el erario real, en una iniciativa que se llamó la Minería del Rey y que fue muy rechazada por los mineros, quienes temían el eventual control fiscal de las actividades mineras en Huancavelica. Ulloa pronto reconoció la imposibilidad de reconciliar los inte- reses del gremio de mineros con los del Rey y su hacienda. Si ocurrían mons- truosidades en la asociación de los hombres, Ulloa afirmaba, en ninguna otra sociedad era esto más cierto que en la del gremio de mineros de Huancavelica. Los mineros usualmente daban regalos al gobernador de Huancavelica, además de beneficiarlo con lo que cobraba de derecho por cobijar juegos de cartas en su morada, costumbres que Ulloa rechazó y prohibió. Aún más, a pesar de recibir adelantos del erario para financiar la producción, los mineros realizaban ventas ilegales de azogue a particulares en lugar de pagar sus deudas al gobier- no y depositar el mineral en los reales almacenes.62 Los oficiales reales también obtenían ganancias ilegales al otorgar adelantos sobre el azogue a mineros des- capitalizados, quienes luego revendían el mercurio a mayor precio y compartían 60. Ibíd., parte 1, n.os 1-10, 27, 35, 44-46, y 51. Otros agentes destructivos fueron el poderoso comerciante Francisco Ocharán (compra ilícita de mercurio y abusivo reparto de mercan- cías entre los indios), Miguel Guisaburuaga (desfalco), el teniente de veedor asistente José Gordillo y Joachim Ramery, un criado de Vega. Sobre los derrumbes de la mina, «1760: car- ta de Ulloa acusando recibo de un informe acerca del estado de una mina», Huancavelica, 18 de mayo de 1760, Colección Santa María, doc. 110, AGN. 61. Ulloa, Antonio de. «Relación de gobierno», parte 5, n.os 12-17. 62. Ibíd., parte 1, n.os 22 y 43; parte 2, introd., n.os 1, 7, 13-15 y 29; y parte 4, n.° 4. Véase, tam- bién, Ulloa a Arriaga, Huancavelica, 20 de agosto de 1763, Gobierno, Lima, leg. 777, AGI. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 87 la ganancia con los oficiales. Así transcurrieron años de descuido fraudulento en la cobranza de las deudas de mineros con el erario y arcas reales perdieron los fondos necesarios para continuar o expandir el sistema crediticio oficial de adelantos en efectivo y mercurio.63 En octubre de 1760, harto de la incompetencia técnica, la insubordinación y los abusos, Ulloa encarceló a los veedores principales Campuzano y Afino, junto con su asistente José Gordillo, acusándolos de permitir la explotación riesgosa de la mina y de exiliar a varios mineros.64 Entre los partidarios de los veedores encarcelados se hallaban el contador real Juan Sierra y el clérigo Juan José de Aguirre. Ulloa se había enemistado anteriormente con tres sacerdotes seculares en Huancavelica, en incidentes separados. En 1759, el gobernador Ulloa había culpado al sacerdote Manuel Joseph de Villata de especular con la harina y contribuir, así, a su peligrosa carestía. Asimismo, había sancionado al sacerdote Antonio Segura por secuestrar a una joven mujer. Ulloa también había rechazado las pretensiones de Aguirre de ser su asesor. El virrey en Lima y el obispo de Huamanga hicieron poco por corregir las transgresiones de estos clérigos, al tiempo que Ulloa denunciaba su falta de res- peto a la autoridad, su abuso de los indios y sus públicas palizas proferidas a cu- racas. Según Ulloa, Aguirre se había beneficiado con la anterior administración de Vega que le permitía cobrar en exceso por derecho de entierro. Por su parte, Aguirre se enfrascó en una campaña por defenestrar a Ulloa y reemplazarlo con Vega como gobernador y Campuzano como veedor. Enfrentado a esta conspiración, Ulloa logró una orden para evacuar a Vega de Huancavelica.65 Aguirre organizó entonces una campaña local paralela y casi subversiva para descalificar y denigrar la actuación de Ulloa en el encarcelamiento de los veedores y mineros que ya habían confesado su culpa. Además, Aguirre movi- lizó a sus contactos en la Corte del virrey conde de Superunda (1745-1761) y su sucesor Manuel Amat y Junyent (1761-1776). Las quejas de Aguirre condu- jeron a una visita oficial a finales de 1761 con misivas deshonestas. Cristóbal de Mesía, oidor de Lima, llevó a cabo la visita en Huancavelica, con el corregidor Carlos Platsaert como testigo. Esta intervención concluyó con la excarcelación 63. Ulloa, Antonio de. «Informes a Carlos III», ff. 6-8v, BNM. 64. Ulloa, Antonio de. «Relación de gobierno», parte 1, n.º 92, ff. 43-43v, BPR (también copia del AGI); y Molina Martínez, Miguel. Antonio de Ulloa en Huancavelica. Granada: Universidad de Granada, 1995, p. 69. 65. Ibíd., parte 4, n.os 40-47. 88 Alfonso W. Quiroz de los funcionarios apresados y la interrupción de su proceso legal.66 Ulloa pronto se enteró de que varios miembros de la Audiencia de Lima y hasta el mismo Amat se habían parcializado en su contra y favorecido a sus enemi- gos en Huancavelica por instigación del obscuro asesor legal de Amat, José Perfecto de Salas.67 Los redoblados esfuerzos realizados en contra de Ulloa llevaron a una segunda averiguación oficial, encabezada por Diego de Holgado, el fiscal de la Audiencia de Lima que le abrió un juicio de residencia. A pesar de las decisiones judiciales iniciales, favorables a Ulloa, Amat y Holgado procedieron con nuevas investigaciones que minaron por completo la autoridad de Ulloa y lo acusaron de haber cometido los mismos delitos de corrupción que él había denunciado. Reportó a sus superiores en Madrid que Amat era un virrey venal, enfurecido porque Ulloa se había rehusado a entregarle el soborno acostumbrado de 10.000 pesos con el cual el puesto de gobernador de Huancavelica estaba extraoficialmente gravado para beneficio privado del virrey.68 Más aún, en su «Relación de Gobierno», Ulloa criticó la escandalosa venta de corregimientos y otras transgresiones efectuadas 66. Ibíd., parte 1, n.º 92; y parte 4, n.º 44. Véase, también, «Expediente del juicio de Ignacio de Elizalde, minero de Huancavelica…[contra las] maliciosas imputaciones del cura Aguirre», Huancavelica, 10 y 15 de octubre de 1761, firmado por Ulloa y Juan de Alasta como testigos. 67. Rodríguez Casado, Vicente. «Estudio preliminar». En Manuel Amat y Junyent. Memoria de gobierno. Edición e introducción de Vicente Rodríguez Casado y Florentino Pérez Embid. Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1947, p. XCVII, citando Gobierno, Lima, leg. 846B, AGI. El sacerdote Aguirre eventualmente huyó de Huancavelica para or- ganizar la poderosa oposición a Ulloa en Lima, encabezada por José Perfecto Salas (1714- 1778). Nacido en Corrientes y con grado de leyes de la Universidad de San Marcos (1737), Salas «estuvo en Lima entre 1761 y 1775 como asesor legal del virrey Manuel Amat, y se ganó el odio por sus actos arbitrarios y corrupción. Es posible que haya escrito la Memoria de Amat […,] fue una figura política dominante, un terrateniente ilegal y un contrabandista, un opositor de la reforma y uno de los principales beneficiarios de la corrupción en el go- bierno. Cuando dejó Lima y partió a Chile, sus contrincantes creían que se llevaba entre 2 y 3 millones de pesos» (Burkholder, Mark y D. S. Chandler. Biographical Dictionary of Audiencia Ministers in the Americas, 1687-1821. Westport, Conn.: Greenwood Press, 1982, pp. 307-308, en base a fuentes del Archivo General de Simancas y AGI). 68. Whitaker, Arthur. «Antonio de Ulloa», p. 181, citando varias cartas de Ulloa fechadas du- rante el periodo 1761-1765 en Gobierno, Lima, legs. 842-843, AGI. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 89 por los virreyes Superunda y Amat.69 Del mismo modo, Gaspar Alejo de Mendiolaza, el antiguo asentista del transporte del azogue en mula, acusó a Holgado de haber abusado de su cargo y, por tanto, de haber puesto en peligro el suministro estratégico de recursos, al favorecer a un nuevo postor del asiento que no contaba con el capital suficiente.70 Los esfuerzos reformistas de Ulloa para efectuar mejoras técnicas en la mina e infraestructura urbana de Huancavelica fueron socavados por los líos le- gales en los que se vio envuelto.71 Aun así, el nivel de la producción de mercurio y plata durante su administración se incrementó, aunque volvió a caer luego de su partida. Intentos subsecuentes por reformar la administración de las minas de Huancavelica y superar los problemas técnicos también fracasaron. Con muy breves intervalos de mejoría, la producción de Huancavelica continuó en decadencia hasta 1813, cuando apenas producía una pequeña fracción de lo que había arrojado con Ulloa. Su ulterior ruina devino con la independencia.72 69. Ulloa, Antonio de. «Relación de gobierno», parte 5, n.os 22-30. 70. Gaspar de Mendiolaza, el acaudalado arriero y exasentista del trajín de azogues, acusó al fiscal Holgado en su juicio de residencia, de haber favorecido al postor Bernabé de Olano. Mendiolaza reclamaba haber perdido una inversión de 50.000 pesos, afirmando que Olano no contaba con suficientes mulas, aperos, equipos y fondos para el negocio del transporte de mercurio, que implicaba la entrega de un total de cuatro o cinco mil quintales de azogue en muchos lugares lejanos, y el uso de hasta cuatro mil mulas. Este favoritismo ponía en peligro el bien común: «[S]e expone enteramente la Real Hacienda y el público a una ruina irreparable», en «Autos de querella y demanda de Dn. Gaspar Alexo de Mendiolaza al Sor. Dn. Diego de Holgado ante el Sr. Juez de su residencia, año 1769, quaderno primero», Consejos, leg. 20331, exp. 1, doc. 1, f. 2v, AHN. 71. Molina Martínez, Miguel. Ob. cit., pp. 75-78. Este autor desarrolla la hipótesis de que Ulloa fracasó en su misión reformadora en Huancavelica porque no era un gobernador práctico, en un medio en el cual la práctica de la justicia y la honestidad no bastaban para tener éxito. Al no captar a las partes corruptas o negociar con ellas, Ulloa supuestamente desencade- nó una desestabilizadora oposición local (Molina Martínez, Miguel. Ob. cit., p. 186). Un argumento similar se encuentra en McFarlane, Anthony. «Political Corruption and Reform in Bourbon Spanish America». En Little, Walter y Eduardo Posada-Carbó (eds.). Political Corruption in Europe and Latin America. Londres: Macmillan, 1996, pp. 41-63, esp. 57-60. Para estos estudiosos de la administración colonial, la corrupción fue un factor necesario, y hasta positivo, para el buen funcionamiento de las colonias españolas y sus interesadas élites criollas contrarias a las reformas. 72. Whitaker, Arthur. The Huancavelica Mine…, pp. 81-84. Véase, también, Fisher, John. Silver Mines and Silver Miners in Colonial Peru, 1776-1824. Liverpool: Centre for Latin American Studies, University of Liverpool, 1977, pp. 77, 109 y 120-122, que encuentra un incremen- to temporal en la producción de plata en 1776-1800, debido al suministro de mercurio de España y de Idria, no obstante la decadencia irreversible de Huancavelica y el fracaso téc- 90 Alfonso W. Quiroz La minería peruana sufrió así un revés histórico debido, en no poca medida, a prácticas corruptas persistentes. En consecuencia, la sistemática corrupción colonial tuvo tres principales efectos en la economía local e imperial: el descui- do y abandono técnico y operativo de las minas de mercurio, el deterioro de las condiciones laborales de los indios que allí trabajaban, y el alza en el costo de financiación y producción tanto del mercurio como de la plata. Intereses adversos a la reforma y profundamente arraigados vencieron a Ulloa, así como a otros reformadores que le precedieron, tal como frecuente- mente ha sucedido en el transcurso de muchos intentos históricos por efec- tuar reformas administrativas y técnicas en el Perú. Las repetidas peticiones de Ulloa para ser relevado de sus deberes en Huancavelica fueron finalmente atendidas en Madrid. En julio de 1764, Ulloa recibió la orden de viajar a Cuba para luego asumir la gobernación de Luisiana.73 Al virrey Amat se le ordenó no interferir con la partida de Ulloa. Desde Panamá, Ulloa le escribió una última y cáustica carta a Amat enumerando los delitos que había permitido quedaran sin castigo, entre los cuales mencionaba su reemplazo por Carlos Beranger, un dependiente del propio Amat en la gobernación de Huancavelica.74 En ven- ganza, Amat apresó a Juan de Alasta, partidario y fiador de Ulloa, ligado a la acaudalada familia Mendiolaza. Languideciendo en prisión, Alasta mostró señales de locura.75 nico minero global. Del mismo autor, véase, también, «Silver Production in the Viceroyalty of Peru, 1776-1824». En Hispanic American Historical Review 55, 1975, pp. 25-43. 73. Ulloa no fue bien recibido en la excolonia francesa de Luisiana y enfrentó las pérdidas cau- sadas por un huracán y un levantamiento local. Posteriormente se dirigió a Cádiz y retomó su carrera naval. 74. Copia de Ulloa a Amat, Panamá, 5 de diciembre de 1764, incluido en Amat a Consejo, Lima, 3 de marzo de 1765, subrayando «la mala conducta de Ulloa y la necesidad que hay de que un hecho igual no quede sin castigo», en Gobierno, Lima, leg. 775, AGI. 75. Brown, Kendall. «The Curious Insanity of Juan de Alasta and Antonio de Ulloa’s Governorship of Huancavelica». En Colonial Latin American Review 13, 2004, pp. 199-211, esp. 204, y su «Antonio de Ulloa’s Troubled Governorship of Huancavelica», de próxima aparición. En ambas obras, el autor interpreta desfavorablemente las medidas legales y políticas tomadas por Ulloa como gobernador de Huancavelica, aduciendo su «celo re- formista, rígida moral e inexperiencia política», sobre la base de detalles y acusaciones encontradas en el proceso judicial seguido en su contra. Agradezco al profesor Brown haber compartido generosamente estas opiniones que ayudan a situar la postura antico- rrupción de Ulloa en un detallado contexto documental. Véase, también, Ulloa a Arriaga, La Habana, 3 de diciembre de 1765, copia de Joseph de Jussieu a Ulloa, Lima, 22 de mayo 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 91 Fig. 2. Virrey Manuel Amat y Junyent, 1761-1776. Virrey militar que personifica el abuso del poder y la ganancia privada del corrompido sistema colonial. Con la ayuda de su asesor legal, Juan Perfecto Salas y su círculo de clientela, Amat se ensañó con el gobernador reformista Antonio de Ulloa. Múltiples transgresiones legales del virrey y su entorno se detectan en los juicios de residencia respectivos. Retrato de Cristóbal Aguilar, 1769. Monasterio de Nazarenas Carmelitas, Lima. Foto de Daniel Giannoni. 92 Alfonso W. Quiroz Plata y contrabando ¿Cuáles fueron las raíces sistémicas más profundas de la oposición corrupta a los esfuerzos reformistas de Ulloa en Huancavelica? Para responder esta pre- gunta es necesario analizar el entendimiento entre las autoridades políticas y los intereses creados vinculados a la minería de plata y su comercio, el financia- miento, los impuestos reales que generaba y el contrabando al que daba lugar desde por lo menos los inicios del siglo XVIII. Estas conexiones favorecieron las ganancias privadas en desmedro de la producción y la honesta administra- ción. Una vez más, el parecer de Ulloa sobre esta cuestión es valioso. Su último y mayormente olvidado tratado «Informes de D. Antonio de Ulloa dirigidos a Carlos III» que escribió en Cádiz en 1771, varios años después de su pesadilla peruana como gobernador de Huancavelica se refiere a este tema. Vinculado al declive de la minería del azogue, el punto neurálgico del Imperio español en América era la producción de plata.76 El tesoro real sub- sidiaba a los mineros de plata proporcionándoles azogue a crédito. Pero los oficiales corruptos de las cajas reales en provincias imponían condiciones in- teresadas para los adelantos en mercurio a los mineros. Especulando con la diferencia entre el precio oficial y el de venta del mercurio, en complicidad con aquellos mineros de plata que lo recibían privilegiadamente, los oficiales reales y sus socios privados se aseguraban ganancias ilícitas. Estos oficiales reales también exigían el pago del mercurio con plata piña, es decir, plata sin sellar ni quintar (toda plata producida estaba sujeta a un impuesto del 20 por ciento, el quinto real, al momento de fundirla en barras selladas oficialmente). Además, los oficiales demoraban el cobro de deudas fidedignas al erario y la presenta- ción de cuentas formales causando, así, cuantiosas pérdidas a la Corona.77 de 1765, y el sacerdote del Callao Francisco Javier Villata y Núñez a Ulloa, Lima, 12 de junio de 1765, Gobierno, Lima 775, AGI. 76. «Es principio asentado, que el objeto más importante de las Indias, está cifrado en las mi- nas de plata y oro, por ser tesoro más seguro de la monarquía de V. Mgd. [...] Y así siendo el nervio y espíritu más activo de la monarquía es el objeto contra [el] que tiran cuantos pueden introducir sus facultades en él para reducirlo en provecho propio» (Ulloa, Antonio de. «Informes a Carlos III», ff. 4-5). 77. Ulloa, Antonio de. «Informes a Carlos III», ff. 6-11; y Rodríguez Ovalle, Alfonso. «Estado general de la Real Hacienda en el reino del Perú», Lima, 20 de junio de 1776, ff. 122-169v, ms. II/2855, BPR. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 93 La plata piña era el medio preferido para la adquisición de artículos de im- portación de contrabando. De este modo, el erario perdía aún más en derechos dejados de cobrar por comercio de importación. Los comerciantes de Lima eran los principales beneficiarios del contrabando, al sobornar a los oficiales de aduana y a los jueces del Tribunal del Consulado, institución que administraba la justicia comercial y atendía los casos del gremio de comerciantes de Lima. El enorme drenaje de los ingresos reales debido a estas prácticas era objeto de suma preocupación para los burócratas y reformadores en Madrid. Tratados tempranos sobre el costo del contrabando (definido literalmente como el con- travenir un bando o decreto) subrayaban su carácter ilícito, pues implicaba tra- tar con los enemigos del rey. Combatir el contrabando era, pues, un esfuerzo necesario para la conservación de la monarquía.78 Desde comienzos del siglo XVIII la Corona española concentró su vigi- lancia en el contrabando, en especial el de ingleses y holandeses, proveniente de Jamaica y Curaçao (introducido a Panamá, Cartagena y Cuba), el de por- tugueses de la colonia de Sacramento, el del Pacífico asiático transportado a México, y el de franceses a Buenos Aires y el Perú. A través del Consejo de Indias, la Corona implementó una serie de órdenes, pesquisas y medidas con las cuales contener la propagación de tan dañino tráfico y la participación de sus propios súbditos en estas infracciones. Desde principios del siglo xviii, el Consejo recibió información alarmante de Lima sobre el notorio incremento del contrabando en el Pacífico sur, realizado tanto por aliados franceses como por enemigos ingleses y holandeses.79 Estos intereses extranjeros se vinculaban con los de los comerciantes y oficiales locales a través del contrabando. 78. González de Salcedo, Pedro. Tratado jurídico político del contra-bando compuesto por el licenciado Pedro González Salcedo, alcalde que fue de las guardas de Castilla y juez de contra-bando de esta corte: en esta tercera y última impresión sale corregida de muchos yerros que en la segunda se había introducido, y se han añadido muchas reales cédulas que después han salido concernientes a la materia de contra-bando y también los sumarios a los capítulos de toda la obra. Con privilegio. Madrid: Por Juan Muñoz, 1729 [1654], pp. 18-20. 79. «Reales órdenes de Su Majestad para impedir el trato ilícito con extranjeros en las Indias Occidentales», 1749-1761, ms. II/61, BPR; «Expediente para evitar el comercio ilícito en el distrito de aquella Audiencia [de Lima]: años 1705 a 1715», Gobierno, Lima, leg. 480, AGI; «El Consulado de Lima dando cuenta de las grandes introducciones de ropas que franceses hacen en todos aquellos puertos», Lima, 31 de julio de 1702, en Estado, leg. 74, n.º 70/1, AGI; y «Acuerdo que celebró el comercio de Sevilla en 8 de junio de 1707 [...] sobre comercios ilícitos en el Perú, Tierra Firme y Buenos Aires», Colección Mata Linares, vol. 67, parte 2, RAH. 94 Alfonso W. Quiroz El empuje reformista contra el contrabando en el Imperio español coin- cidió con el ascenso de la dinastía Borbón en España con Felipe V, nieto de Luis XIV, y con la Guerra de Sucesión Española (1701-1714), que enfrentó a Francia y España contra una coalición del imperio austríaco de los Habsburgo, Inglaterra y Holanda. Paradójicamente, el primer virrey que la monarquía bor- bónica nombró para gobernar el Perú, el catalán Manuel de Oms de Santapau, marqués de Castelldosrius (1707-1710), tuvo una conspicua participación en unos escandalosos casos de contrabando francés durante su gestión. El res- paldo incondicional que Castelldosrius diera a la causa borbónica como em- bajador español en la corte de Luis XIV le ganó como recompensa, en 1702, el cargo de virrey, pero no pudo embarcarse al Perú sino hasta 1706, debido al descalabro del transporte por la guerra naval. Castelldosrius había perdido sus propiedades en Barcelona cuando la ciudad cayó bajo el control del partido de los Austrias. Fuertemente endeudado, el futuro virrey hizo promesas de devolver favores, contando tal vez con la posibilidad de recuperar su fortuna y enriquecerse en el Perú. Castelldosrius solicitó la licencia de viaje acostumbrada para un grupo inusualmente grande de parientes, criados y dependientes: su séquito más cercano, que incluía a muchos franceses, y la base de la corte que pensaba establecer en Lima.80 Desde su arribo a Lima en 1707, Castelldosrius se esforzó por aumentar su fortuna privada y establecer alianzas con la élite local para así conseguir respal- do político. Emulando a Luis XIV, Castelldosrius auspició concursos literarios, eventos musicales y una academia literaria conformada por los mejores intelec- tos locales. Al mismo tiempo, estableció sociedades con comerciantes peninsu- lares de alto rango, como con Francisco de Lártiga, Bernardo de Solís Bango, Pedro Pérez de Hircio y Alonso Panizo, entre otros. Dichas sociedades estaban involucradas en transacciones de contrabando con capitanes de naves francesas que arribaban al puerto meridional de Pisco con la complicidad de autoridades locales. Castelldosrius obtuvo una tajada del 25 por ciento de la introducción ilegal proveniente de tres barcos franceses por un valor aproximado de tres mi- llones de pesos. Los cobros ilegales a nombre del virrey los hizo Antonio Marí 80. Sala i Vila, Núria. «La escenificación del poder: el marqués de Castelldosrius, primer virrey Borbón del Perú (1707-1710)». En Anuario de Estudios Americanos 61: 1, 2004, pp. 31-68, esp. 34-39; y Moreno Cebrián, Alfredo y Núria Sala i Vila. El «premio» de ser virrey: los inte- reses públicos y privados del gobierno virreinal en el Perú de Felipe V. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2004, pp. 23-26. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 95 Ginovés, su asesor y representante de confianza, con la asistencia de Ramón de Tamaris, sobrino del virrey. Marí también administraba otras fuentes de ingreso del virrey como lo cobrado por el nombramiento de corregidores interinos. En este particular se benefició Phelipe Betancur, corregidor interino de Pisco e Ica, nombrado en lugar del titular Francisco Espinosa de los Monteros. Espinosa y un grupo considerable de comerciantes vascos se hallaban en- frascados en una disputa en torno a la dirección del Consulado, en franca opo- sición a lo que consideraban un dañino contrabando «corrupto» que desviaba millones de pesos en plata piña y en barras. La facción de Espinosa denunció a Castelldosrius ante el Consejo de Indias. El fiscal del Consejo en Madrid calcu- laba que, en diez años, los franceses habían desviado cerca de 100 millones de pesos en plata a través del comercio ilegal. Asimismo, sostuvo que el palacio vi- rreinal había sido convertido en un «burdel» y que se debía dar un castigo ejem- plar a los gobernadores, oficiales reales y jueces implicados. Castelldosrius fue separado de su cargo en 1709, una sanción con escasos precedentes. Falleció en Lima en 1710, mientras esperaba los resultados de su apelación. Como era de prever, su tardía residencia en 1717 no sancionó pena seria a sus herederos.81 La muerte del virrey Castelldosrius no puso fin a la bien establecida red de contrabando. Su sucesor, Diego Ladrón de Guevara (1710-1716), exobispo de Quito, también fue acusado por el Consulado de asistir al contrabando francés en el Pacífico. Andrés Munive, juez eclesiástico y asesor del virrey, lo ayudó a incrementar su riqueza privada por medio de varios casos bien documentados 81. Representaciones de Marcos y Pedro Ulaortua et ál., s. f., y 2 de enero de 1708; respuestas del fiscal del Real Consejo de Indias Agustín Joseph de los Ríos, Madrid, 12 de marzo de 1710; petición de 26 comerciantes, Lima, 10 de marzo de 1708; Castelldosrius a S. M. y Consejo, Lima, 31 de julio de 1708; certificación del fiscal Bautista de Orueta, Lima, 13 de noviembre de 1717; y memoriales impresos por Catalina y Antonio Samanat, 1709-1710, en «Expediente sobre quejas contra el virrey marqués de Castelldosrius años de 1709 y 1710», Gobierno, Lima, leg. 482, AGI. Véase, también, Sáenz-Rico, Alfredo. «Las acusaciones con- tra el virrey del Perú, marqués de Castelldosrius, y sus “noticias reservadas” (febrero 1709)». En Boletín Americanista 28, 1978, pp. 119-135; Walker, Geoffrey. Spanish Politics and Imperial Trade, 1700-1789. Bloomington: Indiana University Press, 1979; y Malamud, Carlos. Cádiz y Saint Malo en el comercio colonial peruano, 1698-1725. Cádiz: Diputación Provincial de Cádiz, 1986. Para la identificación de los comerciantes peninsulares que dominaban el liderazgo del Consulado véase Turiso, Jesús. Comerciantes españoles en la Lima borbónica: anatomía de una élite de poder (1701-1761). Valladolid: Universidad de Valladolid, 2002, pp. 86-88, 96-100, y 289-335; y Rizo-Patrón, Paul. Linaje, dote y poder: la nobleza de Lima de 1700 a 1850. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2000, pássim. 96 Alfonso W. Quiroz de contrabando. Un oficial del Consulado sorprendió a Munive cuando junto a otras personas cercanas al virrey entregaban 80.000 pesos en plata a bordo de una nave francesa. El oficial que destapó este asunto perdió su puesto por órdenes directas del virrey y gestionadas por su secretario, Luis Navarro, para así permitir el arribo irrestricto de contrabando francés. Quejas adicionales sobre la codicia de Ladrón de Guevara y sus ventas de cargos llevaron a su caída.82 Entretanto la mina de Huancavelica continuaba deteriorándose, cir- cunstancia que motivó el desesperado intento de cerrarla por parte del virrey príncipe de Santo Buono (1716-1720). Solo con la llegada del virrey José de Armendariz, marqués de Castelfuerte (1724-1736), un militar estricto, se tomaron algunas medidas para poner un freno temporal al contrabando. Castelfuerte dio una orden especial para limitar el flujo de plata a manos extranjeras y el ingreso de textiles de contrabando de China y Europa. Las ferias mercantiles de Portobelo y Panamá, parte del siste- ma tradicional de las flotas, habían decaído debido al contrabando. Castelfuerte cuestionó, en particular, el gobierno anterior del virrey-arzobispo Diego Morcillo (1720-1724), durante el cual el contrabando había alcanzado altos ni- veles. Castelfuerte implementó la vigilancia naval, las inspecciones, los castigos y la confiscación de artículos de contrabando, y recompensó a los denuncian- tes con la tercera parte del valor del contrabando confiscado. Además, apresó al criollo José de Santa Cruz y Gallardo, conde de San Juan de Lurigancho y propietario del oficio heredado de tesorero de la ceca de Lima, debido a irregu- laridades en el peso y contenido de las monedas locales. Castelfuerte también reveló serias transgresiones de corregidores, sacerdotes y caciques en la cuenta y empleo de los indios de mita. El virrey fue atacado por los intereses afectados que denunciaron sus supuestas ganancias privadas obtenidas de la confiscación de artículos y caudales del contrabando.83 82. Consulta, Consejo de Indias a S. M., Madrid, 6 de febrero de 1712, Gobierno, Lima, leg. 480, AGI; y Turiso, Jesús. Ob. cit., pp. 114-115, donde se cita un revelador informe de Bartolomé de la Torre, oficial del Consulado de Lima, 10 de mayo de 1711, en Gobierno, Lima, leg. 427, AGI, y averiguación en la residencia de Ladrón de Guevara en Consejos, leg. 21.308, AHN. 83. Moreno Cebrián, Alfredo. El virreinato del marqués de Castelfuerte…, pp. 208-227; Moreno Cebrián, Alfredo y Núria Sala i Vila. Ob. cit., pp. 23, 155-156, 201-202, 235-246 y 274-275 (basado en ingresos y gastos, remesas «lavadas», juicios, testamentos y la poco clara fortuna personal de Castelfuerte, todo ello laboriosamente rastreado); y Rizo-Patrón, Paul. Ob. cit., p. 53. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 97 La efectividad de las medidas contra el contrabando fue puesta a prueba durante el periodo de transición transición en el cual los navíos de permiso y de registro reemplazaron al viejo y rígido sistema de flotas. Estos permitían una mayor frecuencia y flexibilidad en el intercambio comercial. Entre 1700 y 1750, diversas exenciones reales otorgadas a comerciantes extranjeros (los asientos de esclavos concedidos a franceses y, después de 1713, a ingleses) y otras medidas intentaron flexibilizar el comercio para renovar la decadente po- lítica comercial monopólica manifiesta en las flotas del Pacífico y del Atlántico. La tradicional feria de Portobelo, en la costa caribeña del istmo de Panamá, a la cual llegaba la plata peruana de la costa del Pacífico para ser intercambiada por bienes europeos importados, no se realizó entre 1707 y 1720; tampoco se celebró en 1721, 1723, 1730 ni en el periodo 1739-1740. El sistema comercial monopólico estuvo arruinado por la guerra y la competencia naval, así como por el mayor costo de financiar la flota en el Pacífico (la Armada del Sur). Los diversos impuestos, pagados por los comerciantes de Lima que sufrían la competencia del contrabando, hicieron que los costos relativos del comercio subieran aún más. Además, los comerciantes limeños quedaron expuestos a la rapacidad de las autoridades de Panamá, Santa Fe y Quito, quienes confiscaban parte de la plata en tránsito bajo la excusa de cubrir gastos de defensa local.84 Pese a la erosión de sus privilegios monopólicos, los comerciantes de Lima se adaptaron muy bien a un sistema comercial más libre y directo con Europa por la vía del cabo de Hornos. Diversificaron sus intereses, concentrándose en los rentables mercados cautivos de Chile y Quito, y aprovechando las nuevas oportunidades ofrecidas por el contrabando. En efecto, la élite mercantil de Lima florecía económica y socialmente, incrementando sus operaciones cre- diticias comerciales y sus redes de corresponsales, y comprando títulos de no- bleza e importantes cargos oficiales. Estos comerciantes fueron beneficiarios del difundido contrabando que ahora ya formaba parte integral de la economía peruana. Los mercaderes más acaudalados y sus herederos estuvieron invo- lucrados en casos de comercio ilícito (por ejemplo, el peninsular montañés José Bernardo de Tagle Bracho, marqués de Torre Tagle, habitualmente estuvo 84. Turiso, Jesús. Ob. cit., pp. 102-104 y 107; Quiroz, Alfonso W. Deudas olvidadas…, pp. 72 y 95; Ramos Gómez, Luis J. «Los intentos del virrey Eslava…», pp. 650-651; Grahn, Lance. «An Irresoluble Dilemma: Smuggling in New Granada, 1713-1763». En Fisher, J.; A. Kuethe, y A. McFarlane (eds.). Reform and Insurrection in Bourbon New Granada and Peru. Baton Rouge: Louisiana State University Press, 1990, pp. 123-146. 98 Alfonso W. Quiroz vinculado a los comerciantes contrabandistas franceses, a los cuales también les compraba costosas naves). La documentación adicional destaca a otros pro- minentes comerciantes españoles como participantes en operaciones de contra- bando, entre ellos Pedro Gómez de Balbuena y Bernardo de Quirós. Antonio Hermenejildo de Querejazu, el hijo criollo de un comerciante vasco enriquecido en Lima, consiguió dispensas especiales para ejercer autoridad y contraer matri- monio mientras dirigía actividades comerciales y tenía propiedades en la locali- dad: este flagrante conflicto de intereses estaba prohibido por las leyes hispanas. Del mismo modo, la élite mercantil incorporada al Consulado incrementó su in- fluencia con las autoridades imperiales haciendo donativos y préstamos al Rey.85 El Consulado de Comercio de Lima actuaba como fachada para comercios ilícitos, al tiempo que presentaba quejas contra el contrabando y el relajamiento de las restricciones monopólicas. Dionisio de Alsedo y Herrera, diputado del Consulado en Madrid, usó esta doble estrategia exigiendo la restitución de los privilegios de recaudación de impuestos y monopolio afectados por las ilícitas introducciones francesas bajo la protección de autoridades locales. Al mismo tiempo, Alsedo alababa el comercio con otras naciones a través de Panamá y defendía el secreto comercial como un derecho mercantil.86 En 1759, Machado de Chaves, en un revelador reciclaje de su propuesta reformista de 1747, proponía las ventajas de la ruta alternativa y más barata por la vía de Buenos Aires y el cabo de Hornos, en lugar de la de Cartagena y Panamá-Portobelo.87 Esta propuesta era visionaria en cuanto a enfrentar la 85. Turiso, Jesús. Ob. cit., pp. 102, 116, 239-240 y 256-257, sobre la base de documentación notarial y judicial del AGN y la AHN; y Quiroz, Alfonso W. Deudas olvidadas..., pp. 124 y 141-143. 86. Alsedo y Herrera, Dionisio de. Memorial informativo, que pusieron en las reales manos del rey nuestro señor (que Dios guarde) el Tribunal de Consulado de la ciudad de los Reyes, y la Junta General del comercio de las provincias del Perú sobre diferentes puntos tocantes al estado de la Real hazienda, y del Comercio, justificando las causas de su descaecimiento, y pidiendo todas las providencias que conviene para restablecer en su mayor aumento el Real Patrimonio, y en su antigua comunicación, y prosperidad los comercios de España y de las Indias ([ Madrid]: s. p. i., [1726]), pp. 2-3, 4 y 11-12. Véase Peralta Ruiz, Víctor. «Un indiano en la corte de Madrid: Dionisio de Alsedo y Herrera y el Memorial informativo del Consulado de Lima (1725)». En Histórica 27: 2, 2003, pp. 319-355, esp. 342-343. 87. Machado de Chaves, Mariano. «Memorial arbitrativo, político, legal, sobre el estado decadente de los reinos del Perú, Tierra Firme, Chile, y provincias del Río de la Plata en la América, sus causas y remedios y como el más importante se propone la inversión de la actual carrera de Galeones, entre otros medios y arbitrios de la mayor importancia para el aumento de la Real Hacienda y comercios hizo Mariano Machado de Chaves y Osorio quien lo ofrece a la 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 99 antigua política comercial que sustentaba la difundida corrupción. Sin embar- go, el establecimiento del virreinato de La Plata en 1776, a través del cual el competitivo comercio con Europa pasó a abastecer el mercado del Alto Perú (antes parte del virreinato peruano), así como la promulgación del Reglamento de Comercio Libre de 1778, que abrió más puertos al tráfico oficial, no impi- dieron el contrabando desde el Brasil y Buenos Aires.88 Así, el contrabando contribuyó significativamente a que la corrupción pú- blica y privada formaran parte integral del liderazgo económico y político del virreinato peruano.89 Al igual que en el caso del Río de la Plata, el origen y la formación de la élite mercantil y burocrática colonial estuvieron entrelazados con prácticas corruptas y de contrabando.90 Estos y otros intereses sentaron las bases de las redes de patronazgo coloniales, que se hallaban controladas en la cima por autoridades políticas que buscaban ganancias privadas a costa del bien público. Católica Majestad del Rey Nro. Sor. El Señor Dn. Carlos 3.° de Borbón y Farnesio», Madrid, 1 de octubre de 1759, ms. II/2817, BPR. Véase, también, su «Estado político…» (1747; 1759). 88. Parrón Salas, Carmen. De las reformas borbónicas a la República: el Consulado y el comercio marítimo de Lima, 1778-1821. San Javier, Murcia: Academia General del Aire, 1995, pp. 488-489; Mazzeo, Cristina A. El comercio libre en el Perú: las estrategias de un comerciante criollo, José de Lavalle y Cortés conde de Premio Real, 1777-1815. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1994, pp. 166-167; Fisher, John. The Economic Aspects of Spanish Imperialism in America, 1492-1810. Liverpool: Liverpool University Press, 1997. 89. Para casos de corrupción más tempranos vinculados al contrabando, consúltese Suárez, Margarita. Comercio y fraude en el Perú colonial: las estrategias mercantiles de un banquero. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1995, pp. 30-32, y Desafíos transatlánticos: mercaderes, banqueros y Estado en el Perú virreinal, 1600-1700. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2001, pp. 64-66 y 303-305. 90. Moutoukias, Zacarías. «Power, Corruption, and Commerce: The Making of the Local Administrative Structure in Seventeenth-Century Buenos Aires». En Hispanic American Historical Review 68, 1988, pp. 771-801; Saguier, Eduardo. «La corrupción administrativa como mecanismo de acumulación y engendrador de una burguesía comercial local». En Anuario de Estudios Americanos 46, 1989, pp. 261-303; y Socolow, Susan. The Bureaucrats of Buenos Aires, 1769-1810: Amor al Real Servicio. Durham: Duke University Press, 1987, cap. 8. 100 Alfonso W. Quiroz Círculos de patronazgo virreinales Un problema político primordial que enfrentaron los líderes de la conquista española, los primeros enviados reales y los virreyes, era cómo conciliar la di- versidad de ambiciones de enriquecimiento rápido que atraía a sucesivas olas de conquistadores y colonos. Estos grupos disparejos y díscolos eran difíciles de controlar en ausencia de un ejército regular y disciplinado, que surgió recién en el siglo XVIII. Como lo comprueban las distintas experiencias de Cristóbal Colón, Hernán Cortés y los hermanos Pizarro, el uso de la fuerza era combi- nado con un hábil patronazgo y con sobornos, para crear así una semblanza de gobierno estable y aceptable para los reales ministros en España.91 Los primeros virreyes del Perú, Blasco Núñez de Vela y el marqués de Cañete, no pudieron imponer las leyes y planes de centralización sin desatar grandes conflictos. La rebeldía y el descontento entre los antiguos conquista- dores y encomenderos, desposeídos de sus mercedes de trabajo indígena, se incubaron en algunos centros mineros estratégicos. Sin embargo, las hábiles negociaciones del «pacificador» Pedro de la Gasca y las corruptelas durante el gobierno del virrey conde de Nieva condujeron a un relativo acomodamiento de intereses. Este tipo de acomodación sirvió como base de una estabilidad virreinal que duraría casi dos siglos y medio, interrumpida ocasionalmente, por reavivados conflictos entre facciones y por rebeliones indígenas.92 91. Para una nueva interpretación del fallido gobierno de Colón en Santo Domingo, resulta- do de unos inmanejables conflictos internos según una devastadora pesquisa judicial por Francisco de Bobadilla, véase Varela, Consuelo. La caída de Cristóbal Colón. Edición y trans- cripción de Isabel Aguirre. Madrid: Marcial Pons, 2006, pp. 23-24, 27, 71-73 y 86-87; Cortes, Hernán. Letters from Mexico. Edición, traducción e introducción de Anthony Pagden, y ensa- yo introductorio de J. H. Elliott. New Haven, Conn.: Yale Nota Bene, 2001; y Varón, Rafael. La ilusión del poder: apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista del Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Instituto Francés de Estudios Andinos, 1996, pp. 176-177 y 364-365. Para relaciones corruptas, entre conquistadores y gobernadores en América con ministros del Consejo de Indias, descubiertas en una visita ordenada por Carlos V a comienzos del decenio de 1540, consúltese Acosta, Antonio. «Estado, clases y Real Hacienda en los inicios de la conquista del Perú». En Revista de Indias 66: 236, 2006, pp. 57-86, esp. 82-83. 92. Lorandi, Ana María. Ni ley, ni rey, ni hombre virtuoso: guerra y sociedad en el virreinato del Perú, siglos XVI y XVII. Barcelona: Editorial Gedisa, 2002, pp. 86, 106 y 124, donde se cita a Lohmann Villena, Guillermo. Las ideas jurídico-políticas en la rebelión de Gonzalo Pizarro: la tramoya doctrinal del levantamiento contra las Leyes Nuevas en el Perú. Valladolid: Universidad de Valladolid, 1977; y Puente, José de la. Encomienda y encomenderos en el Perú: estudio social y político de una institución colonial. Sevilla: Diputación Provincial, 1992, pp. 20-30. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 101 La estabilidad virreinal a través del patronazgo implicaba un costo alto. Este sistema iba acompañado por la corrupción que, a veces, lograba suavizar las fricciones inmediatas, pero que, en última instancia, ofrecía beneficios solo para unos cuantos, a expensas de las leyes e instituciones que garantizaban el bien común.93 Esta solución venal al conflicto político sobreviviría en el Perú como un obstáculo arcaico, pero significativo, al desarrollo institucional. A través de medios corruptos a veces sofisticados, el poder de los virreyes prevaleció en medio de conflictos de jurisdicción avivados por autoridades ju- diciales y eclesiásticas. Los virreyes patrocinaban facciones que los respaldaban en el poder y neutralizaban a grupos hostiles. El virrey se rodeaba inicialmente de numerosos miembros de su familia, parientes, clientes y criados que viajaban con él desde España. Este séquito cercano era crucial para la obtención de be- neficios no oficiales para el virrey. La red virreinal se expandía luego para atraer a intereses locales ansiosos por cortejar al nuevo virrey. Este patrón se repitió en los gobiernos de sucesivos virreyes desde los primeros tiempos de la Colonia. Existen ejemplos muy bien documentados de redes patrón-cliente que tuvieron un impacto significativo en el virreinato. Los miembros del entorno familiar y séquito del virrey Fernando de Torres y Portugal, conde del Villar (1584-1589), fueron acusados de tráfico de influencias por súbditos contraria- dos. Entre los cargos, que fueron materia de una investigación posterior y de una visita general, se acusaba a Villar de haber recibido sobornos a través de la mediación de parientes cercanos (principalmente su hijo Jerónimo de Torres y su sobrino Diego de Portugal) y de clientes (Juan Bello, su secretario y chivo expiatorio) para otorgar nombramientos oficiales y conceder otros favores. El patronazgo de Villar había infiltrado y dominado a la Audiencia de Lima y al cabildo de la ciudad, que invariablemente respaldaban sus decisiones prepo- tentes. Su caída sin precedentes comenzó con la excomunión que el indómito Santo Oficio de la Inquisición le fulminó. A este golpe le siguieron acusaciones 93. Para una interpretación distinta y relativista del significado de las leyes coloniales, del «bien común» y de la «corrupción», véase Herzog, Tamar. Upholding Justice: Society, State, and the Penal System in Quito (1650-1750). Ann Arbor: University of Michigan Press, 2004, pp. 159-160; y Pietschmann, Horst. «Corrupción en las Indias españoles: revisión de un de- bate en la historiografía sobre Hispanoamérica colonial». En González Jiménez, Manuel et ál. Instituciones y corrupción en la historia. Valladolid: Universidad de Valladolid, 1998, pp. 33-52, esp. 45-46, en debate con la postura opuesta de Saguier, Eduardo. Ob. cit., respaldada por Patch, Robert. «Imperial Politics and Local Economy in Colonial Central America 1670- 1770». En Past and Present 143, 1994, pp. 77-107. 102 Alfonso W. Quiroz de abuso de poder, actividades ilegales y amargas disputas en torno a preceden- cia y jurisdicción, que incluían, entre ellas, el derecho de encarcelar al testigo Bello.94 En un extenso juicio de residencia, el exvirrey Pedro Álvarez de Toledo, marqués de Mancera (1639-1648), fue acusado por testigos confiables de haber cometido transgresiones similares a las de Villar. Había asignado altos salarios a muchos de sus criados y ministros por un total de 343.000 pesos. Les con- cedió empleo como corregidores, oficiales reales de hacienda y oidores, y les encomendó efectuar visitas en la venta de tierras públicas y arreglo de linde- ros de propiedad (composición de tierras) en diversas provincias. Lázaro Julca Guamán, un representante indio de las tierras comunales cerca de la ciudad de Cajamarca, se quejó amargamente de que Pedro Meneses, enviado de Mancera, en colaboración con Matheo Bravo de Lagunas, teniente de corregidor local, y el curaca, habían despojado a varios indios de sus tierras para favorecer in- tereses particulares de españoles y mestizos. Abusos similares contra tierras comunales de indios fueron perpetrados en las provincias de Jauja y Cuzco. Por otro lado, don Fernando, otro miembro del clan criollo de los Bravo de Lagunas y contador del Tribunal de Cuentas, consiguió cuestionables pagos adicionales.95 En 1662, una carta anónima detallada y extensa desde Lima reportaba fla- grantes irregularidades en la administración de la hacienda virreinal. La carta iba dirigida al rey Felipe IV por mediación de una persona de buen crédito y celo a su servicio. El Rey ordenó al gobernador del Consejo de Indias la investigación 94. Costa, Miguel. «Patronage and Bribery in Sixteenth-Century Peru: The Government of Viceroy Conde del Villar and the Visita of Licentiate Alonso Fernández de Bonilla». Tesis de Ph. D. Miami, Fla.: Florida International University, 2005, cap. 5, pp. 323-326. Véase, también, Holguín Callo, Oswaldo. Poder, corrupción y tortura en el Perú de Felipe II: el doctor Diego de Salinas (1558-1595). Lima: Fondo Editorial del Congreso, 2002, pp. 120-125. 95. «Memorial del maestre de campo Lázaro Julca Guamán», Los Reyes, 20 de noviembre de 1649; Memorial del párroco licenciado Alonso de Quesada Salazar, Lima, 8 de abril de 1650; y «Relación que hace a S. M. y su Real Consejo de Indias el Dr. don Pedro Vázquez de Velasco fiscal de la R. Audiencia de Lima y Juez de Residencia del marqués de Mancera...», Lima, 15 de marzo de 1650, en «Expedientes respectivos a la residencia tomada al marqués de Mancera que sirvió en el virreinato del Perú: año de 1641 a 1653», Gobierno, Lima, leg. 278, AGI. Con respecto al patronazgo y corrupción de los virreyes príncipe de Esquilache (1615-1621) y conde de Chinchón, véase Torres Arancivia, Eduardo. Corte de virreyes: el entorno del poder en el Perú del siglo XVII. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2006, cap. 3. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 103 del asunto.96 El informante anónimo se quejaba de que las cartas que informaban al Rey sobre malos administradores no llegaban a su destino porque eran entre- gadas a las mismas autoridades a las que denunciaban. Estos altos funcionarios, corrompidos por dádivas, faltaban a la lealtad y fe pública sobre las cuales se erigían los intercambios entre las personas.97 Más aún, según esta reveladora carta, la ignorancia e incompetencia de los oficiales y contadores de la real hacienda y la total confusión contable que éstos dejaban reflejaban el daño causado por la venta de oficios, pues aquel que compraba también vendía.98 Estos cargos deberían haber sido asignados a personas experimentadas que los merecieran. La malversación, la falta de informes periódicos, los cre- cientes déficits y deudas sin cobrar eran tema común en las cajas de Potosí, Cuzco, Huancavelica y demás. Fraudes fiscales adicionales incluían los malos manejos en el cobro del quinto real de la plata y el impuesto de avería a las mercancías embarcadas.99 El informante afirmaba que el manejo bueno o malo de la hacienda dependía del resorte principal de la burocracia: los virreyes. Dado que los funcionarios, al igual que los camaleones, adoptaban los colores del virrey en apariencia más «absoluto» que el mismo Rey, era necesario contar con administradores autónomos para mejorar el manejo del tesoro. Los virre- yes, además, no deberían llegar acompañados por sus hijos, pues parecía haber tantos virreyes gobernando como el número de hijos que buscaban alcanzar sus propios fines.100 Presionados por un real mandato, la reacción del Consejo de Indias ante cargos tan serios fue rápida. El gobernador y dos ministros comisionados re- conocieron que el alarmante informe sobre la real hacienda peruana era obra de alguien con gran conocimiento, inteligencia y experiencia. La mayoría de los puntos referidos a la calidad de los virreyes, los daños que sus hijos causaban, 96. Real decreto, 4 de febrero de 1662, citado en Gobernador del Consejo de Indias, Antonio Monsalve, y Gil de Castejón a Su Majestad, Madrid, 26 de julio de 1662, en «Visita de la Audiencia y demás tribunales de Lima, 1654-1672», Gobierno, Lima, leg. 280, AGI. 97. Anónimo. «Avisos tocantes a los grandes fraudes que hay en el Reyno del Perú contra la Real Hacienda de Su Magd. y otras cosas que se deben remediar», Lima, 12 de noviembre de 1660, punto 1 de 28, f. 1 de 18, en «Visita de la Audiencia», Gobierno, Lima, leg. 280, AGI. 98. Ibíd., puntos 3 y 4, ff. 2v-4v. 99. Ibíd., puntos 10, 12 y 13, ff. 8-8v y 10v-12. 100. Ibíd., punto 2, ff. 2-2v. 104 Alfonso W. Quiroz la necesidad de resolver los casos de fraude y tener informes regulares, fueron aceptados como ciertos por los ministros del Consejo (no así la cuestión de la venta de cargos, que permaneció mayormente ignorada). Los ministros incluso señalaron casos similares ocurridos en la Nueva España que habrían conducido a una visita de la real hacienda mexicana. Añadieron, también, un punto refe- rido a la conducta de los oidores de la Audiencia de Lima, varios de los cuales eran criollos nacidos en dicha ciudad o habían contraído matrimonio con mu- jeres locales, comprometiendo así la administración imparcial de justicia. Los ministros del Consejo, asimismo, afirmaron que ya se habían emitido reales cédulas específicas contra estas prácticas, sin que se alcanzaran los resultados deseados. En consecuencia, luego de considerar la necesidad de alcanzar un universal remedio, los ministros del Consejo le propusieron al Rey que se lleva- ra a cabo una visita de la Audiencia de Lima, que incluyera al virrey o virreyes en funciones, así como al Tribunal de Cuentas y las cajas reales.101 El oidor Juan Cornejo, expresidente de la Audiencia de Santa Fe de Bogotá, fue nombrado para llevar a cabo esta compleja tarea. No se había realizado una inspección oficial de la Audiencia de Lima desde 1622. Entre los muchos defectos atribuidos en Lima al contador mayor Francisco Antonio Mansolo, Cornejo pronto reveló una inexplicable sustracción de 35.285 pesos de los fon- dos remitidos por el oficial real Diego Ruiz de Atriaca desde el poblado y pro- vincia mineros de Cailloma en 1664. Ruiz había sido condenado ya antes por real cédula de 1661, lo que implicó la pérdida de su cargo oficial, la confiscación de sus propiedades y diez años de destierro de los reinos del Perú. Ruiz apeló al Tribunal de Cuentas en Lima, y el virrey conde de Santisteban (1661-1666) le permitió conservar su puesto hasta que fuera interrogado por Cornejo.102 Cornejo recibió noticias alarmantes desde el pueblo minero de Laicacota (La Ycacota, Puno), no lejos de Cailloma, acerca de un incidente que consideró el más serio que se produjera en el transcurso de su visita oficial. En 1665, las crecientes disputas entre dos facciones de mineros, los «andaluces criollos» y los «vascongados», habían desencadenado violencia y dejado muchos muer- tos. Miles de mestizos e indios se habían aliado con uno u otro bando. Según 101. Gobernador, Monsalve, y Castejón a Su Majestad, Madrid, 26 de julio de 1622, en «Visita de la Audiencia», Gobierno, Lima, leg. 280, AGI. 102. Juan Cornejo, Visitador General de Lima, a S. M., Lima, 29 de noviembre de 1664, y Reina Gobernadora a Francisco Antonio Mansolo, Contaduría Mayor de Cuentas de los Reyes, Madrid, 23 de marzo de 1668, en «Visita de la Audiencia», Gobierno, Lima, leg. 280, AGI. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 105 Cornejo, el corregidor local, Andrés Flores, primero intentó contener la situa- ción dando rienda suelta al castigo y al destierro contra las movidas agresivas de los vascongados. Presionado por sus clientes y por los miembros de su familia, el virrey Santisteban decidió reemplazar a Flores con el provascongado Ángel Peredo, quien permitió que esta facción regresara a Laicacota. Esta vez los andaluces criollos fueron expulsados del pueblo en medio de gran destrucción y pillaje. Algunos se dirigieron a Lima exigiendo justicia. El virrey, influido por los intereses que lo movían a prevaricar, arrestó a los jefes de este bando contra el parecer de Cornejo y de otros oidores. La decisión de Santisteban exacerbó la situación. Además, mientras que Cornejo aconsejaba separar de su cargo a Peredo, el virrey siguió los consejos del oidor Francisco Sarmiento, y respon- dió que lo mantendría aun a costa de perderse el reino. Santisteban falleció en Lima unos cuantos días más tarde, en marzo de 1666. La corriente nuevamente se volvió en contra de los vascongados. Antes de que el conflicto pudiera ser resuelto, la nueva administración real en Madrid, tras el deceso de Felipe IV (en septiembre de 1665), ordenó a Cornejo que pusiera fin a la visita. La visita, en consecuencia, logró poco excepto documentar para la posteridad las corrupte- las subyacentes a una administración incompetente, que tuvo que enfrentar el despertar de rudos conflictos.103 En el nuevo siglo borbónico, los círculos de patronazgo de los virreyes Castelldosrius y Ladrón de Guevara —ya examinados en relación con el frenesí del contrabando en el temprano siglo XVIII— no parecían diferir mucho de los de los virreyes durante la era Habsburgo. Sin embargo, podemos señalar una diferencia en el papel cada vez más importante desempeñado por ase- sores u hombres de confianza del virrey fuera de su familia inmediata. Ese fue el caso de Marí, quien conducía una red de actividades encubiertas bajo la protección del virrey Castelldosrius, así como el de Munive, quien ayudó al enriquecimiento privado de Ladrón de Guevara. Durante el gobierno del virrey Castelfuerte parece haber ocurrido una caída temporal del patronazgo corrupto. Sin embargo, la corruptela recrudecería gradualmente durante el go- bierno del conde de Superunda (1741-1761), otro virrey militar. Así parecerían 103. Cornejo a S. M., Panamá, 20 de abril de 1667, incluyendo el «Informe que hace a Su Magd. el doctor Juan Cornejo visitador de la Real Audiencia de Lima sobre lo sucedido en el asiento de minas de la Ycacota», fechado en Lima, 31 de mayo de 1666, en «Visita de la Audiencia», Gobierno, Lima, leg. 280, AGI. 106 Alfonso W. Quiroz indicarlo las sospechas de una extendida corrupción, inmediatamente después del devastador terremoto de 1746,104 así como el deterioro de la administración de Huancavelica, del cual Ulloa fuera testigo. Más aún, según recientes estudios efectuados en archivos privados, la creciente red de patronazgo de Superunda le permitió remitir fondos privados no oficiales del Perú a España, a través de clientes de confianza como Juan Bautista Casabone y, en especial, Martín Sáenz de Tejada, su mano derecha.105 Pero si el infortunado Superunda —quien su- friera un castigo cruel tras salir del Perú por a su papel accidental en la fallida defensa de La Habana en 1762106— se enriqueció durante su mandato (como se esperaba de una prolongada carrera militar y virreinal), su sucesor Amat y Junyent contribuyó a elevar el patronazgo y la corrupción sistemática a nuevas alturas. A pesar de sus distinguidos servicios militares en Europa, el virrey Amat se vio envuelto en múltiples corruptelas.107 Su juicio de residencia es uno de los más largos y complicados que se encuentran en los archivos.108 Los muchos cargos presentados contra su gobierno van desde el fraude y la corrupción de alto vuelo a otros de poca monta, como la apropiación de joyas y propiedades. Su estilo de vida privado atrajo el escándalo y la controversia moral. Amat man- tuvo un amorío público con la hermosa actriz criolla Micaela Villegas, a la cual apodaba Perricholi, una joven modesta que amasó una fortuna gracias a los favores del virrey.109 Al igual que muchos funcionarios acusados de corrupción 104. Quiroz Chueca, Francisco. «Movimiento de tierra y de piso: el terremoto de 1746, la corrupción en el Callao y los cambios borbónicos». En Investigaciones Sociales 3: 4, 1999, pp. 37-50, esp. 43-45. 105. Latasa, Pilar. «Negociar en red: familia, amistad y paisanaje; el virrey Superunda y sus agentes en Lima y Cádiz (1745–1761)». En Anuario de Estudios Americanos 60: 2, 2003, pp. 463-492, esp. 472-475. 106. Moreno Cebrián, Alfredo. Relación y documentos de gobierno del virrey del Perú, José A. Manso de Velasco, conde de Superunda (1745-1761). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo, 1983, pp. 23-26. 107. Fisher, John. Government and Society…, p. 11. Véase, también, la biografía de Sáenz-Rico, Alfredo. El virrey Amat: precisiones sobre la vida y la obra de don Manuel de Amat y de Junyent. Barcelona: Museo de Historia de la Ciudad, 1967, vol. 1, cap. 2. 108. Residencia a Manuel Amat y Junyent por Melchor Jacot Ortiz Rojano regente de la Audien- cia de Lima, año 1777, 121 piezas, Consejos, legs. 20332-20343 y 20348-20349, AHN. 109. Aragón, Ilana Lucía. «El teatro, los negocios y los amores: Micaela Villegas, “La Perricholi”». En Pardo-Figueroa, Carlos y Joseph Dager (eds.). El virrey Amat y su tiempo. Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, 2004, pp. 353-404, esp. 368 y 381. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 107 administrativa o de haberla permitido, Amat culpó a los miembros de la élite criolla y al entorno virreinal por la difundida venalidad entre los oidores locales y oficiales de la real hacienda que, como el mismo admitía, existió durante su mandato.110 En efecto, por orden del Consejo de Indias, el presidente de la Audiencia de Lima, Pedro Bravo del Rivero, fue suspendido de sus funciones en 1764 por haberse dedicado a negocios ilegales. Asimismo, Amat acusó al oidor jubilado José de Tagle Bracho, marqués de Torre Tagle, de haber defraudado a los sol- dados del presidio del Real Felipe en el Callao y de haber conspirado con otros oidores de Lima. Además, les abrió causa por contrabando en varios puertos del Pacífico a varios oficiales del Callao y Lima; apresó al criollo Antonio Navia Bolaño, conde del Valle de Oselle (nieto del comerciante asturiano Bernardo Solís Bango), por sus serios defectos como administrador militar del Callao; y apoyó los cargos hechos contra el virrey saliente conde de Superunda. La clave del ataque contra estos funcionarios era que la mayoría de los acusados chocaban directamente con los intereses del séquito más íntimo de Amat.111 Sin embargo, Amat se cuidó de no dar inicio a una campaña moralizadora más amplia que podría haber enajenado a sus propios partidarios. 110. «Estos [oficiales reales de hacienda] han aspirado y aspiran a enriquezer con semejantes empleos» (Amat y Junyent, Manuel. Memoria de gobierno…, p. 351; y «considerando que siendo los corregidores las manos y conductos para la administración y buen gobierno del reino [...] con el desconsuelo de saber que todas las líneas que tiran únicamente se dirigen al punto céntrico del interés y propia utilidad» (Amat y Junyent, Manuel. Memoria de gobier- no…, p. 191). Véase, también, «El virrey del Perú, Manuel de Amat, informa al Rey del esta- do de las audiencias del virreinato y en especial de la de Lima, compuestas por magistrados ignorantes y venales; propone algunas medidas para atenuar esos males», Lima, 13 de enero de 1762, ms. 1995, sección Manuscritos, Biblioteca Nacional, Buenos Aires, publicado en Revista de la Biblioteca Nacional 24, 1942, pp. 345-350. 111. Campbell, Leon G. «A Colonial Establishment: Creole Domination of the Audiencia of Lima during the Late Eighteenth Century». En Hispanic American Historical Review 52, 1972, pp. 1-25, esp. 6-7; Quiroz Chueca, Francisco. Ob. cit., pp. 41-42, donde se cita la pesquisa de 1764 contra Oselle en Consejos, leg. 20328, exp. 1, pieza 9, AHN; y Moreno Cebrián, Alfredo. Relación y documentos del virrey…, p. 26. Con respecto a la enemistad entre Amat y el grupo de Bravo del Rivero, que incluía al académico y satírico Francisco Ruiz Cano, marqués de Soto Florido, véase Lohmann Villena, Guillermo. «Estudio preliminar». En su edición Un tríptico del Perú virreinal: el virrey Amat, el marqués de Soto Florido y la Perricholi: el dra- ma de dos palanganas y su circunstancia. Chapel Hill: University of North Carolina Department of Modern Languages, 1976, p. 36. 108 Alfonso W. Quiroz La camarilla de la corte y la red de patronazgo de Amat, encabezadas por su asesor legal José Perfecto Salas, solamente satisfacían a intereses muy res- tringidos. Salas estuvo directamente implicado en varios de los juicios que se le abrieron a Amat y sus ministros durante el voluminoso juicio de residencia del virrey.112 Amat gobernó un vasto territorio durante un periodo prolongado y difícil. Fue el virrey que activó las milicias coloniales siguiendo reales órdenes en respuesta a los adversos resultados de la Guerra de los Siete Años (1756-1763). Sin embargo, según posteriores evaluaciones y revistas militares, hay indicios de que infló el número de soldados bajo su mando.113 Amat, asimismo, estuvo a cargo de la drástica expulsión y expropiación de los jesuitas en 1767. La venta pública subsiguiente de las propiedades expropiadas a los jesuitas abrió amplias oportunidades para los malos manejos, el desperdicio y el favoritismo.114 Hacia el final de su mandato, Amat había enajenado a un importante sec- tor de Lima. Antes de su partida, se le exigió fiadores para garantizar la elevada suma de 100.000 pesos con que responder a los juicios que se le siguieron. Según los expedientes de su juicio de residencia hubo múltiples quejas de importan- tes intereses criollos y locales, entre ellos el acaudalado mercader y exoidor marqués de Torre Tagle y su hermano Pedro de Tagle, así como del conde del 112. «Demandas particulares: Colegiales del Real Colegio de San Felipe y San Marcos sobre paga de pesos» y «José Muñoz Bernardo de Quirós marqués de Bellavista con Manuel de Amat, sobre paga de pesos procedentes del remate de unas haciendas», Consejos, legs. 20342-20343, exp. 1, caja 1, piezas 145, 152, 154–155 y 157 (años 1778-1803), AHN; y «Herederos del oidor Pedro Bravo del Rivero contra los del virrey Amat y los de José Perfecto Salas, asesor que fue del anterior, sobre pago de daños y perjuicios», Consejos, leg. 21269, AHN, así como, también, Consejos, leg. 20297, exp. 4, y leg. 20298, exp. 1, AHN. Con respecto a los «escandalosos sobornos» recibidos por Salas, véase Donoso, Ricardo. Un letrado del siglo xviii, el doctor José Perfecto Salas. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1963, vol. 1, pp. 12 y 215. 113. Véase Ricketts, Mónica. «Pens, Politics, and Swords: The Struggle for Power during the Breakdown of the Spanish Empire in Peru and Spain, 1760-1830». Tesis de Ph. D. Cambridge, Mass.: Universidad de Harvard, 2007, cap. 3, donde cita correspondencia entre Areche y Guirior, quienes se quejan del número y costo inexplicado de las tropas, inmediatamente después del gobierno de Amat, Secretaría de Guerra, leg. 7128, exps. 11, 18, 20 y 22, Archivo General de Simancas. 114. Amat y Junyent, Manuel. Memoria de gobierno…, cap. 25; y Aljovín, Cristóbal. «Los compra- dores de Temporalidades a fines de la colonia». En Histórica 14, 1990, pp. 183-233. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 109 Valle de Oselle y el marqués de Bellavista.115 Estos y otros particulares deman- daron a Amat por más de 750.000 pesos. En la década de 1770, los virreyes fueron objeto de creciente crítica por parte de los reformadores metropolitanos del Consejo de las Indias encabe- zados por José de Gálvez. En Madrid ganaba fuerza la idea de que el poder excesivo de los virreyes debía reducirse y contenerse para que la administración virreinal fuese más eficiente y menos corrupta. Otros asesores imperiales se opusieron a esta postura reformista, pues estaban convencidos de que, para poder gobernar los lejanos reinos americanos, era necesario la fuerte autoridad del virrey. La disminución del poder de los virreyes conllevó un giro importan- te que afectó los alcances del patronazgo corrupto. El sucesor de Amat, el virrey Manuel Guirior (1776-1780), cortejó a am- plios intereses de la élite local. Guirior ejercía su autoridad a través de los fa- vores y el patronazgo de intereses que se oponían a las inminentes reformas de Gálvez (alza de impuestos y desmantelamiento del viejo sistema que ligaba a los corregidores, el reparto y la mita). Guirior se rodeó de prominentes ase- sores criollos, entre ellos el conde de Sierrabella, Antonio de Boza, marqués de Casa Boza; el marqués de Sotoflorido; el oidor Antonio Hermenegildo de Querejazu; y el rehabilitado Pedro Bravo del Rivero.116 Del favor de Guirior también se benefició el noble criollo José Baquíjano y Carrillo, un jugador no- torio de quien se sospechaba había obtenido su ansiado puesto en la Audiencia gracias al soborno.117 Baquíjano siguió los pasos de Pablo de Olavide, otro no- table patricio peruano y el más joven comprador del puesto de oidor de Lima. Olavide dejó Lima y partió a España en desgracia, acusado y luego encontrado culpable de haber cometido fraude privado: había falsificado una escritura de crédito por una suma sustancial.118 115. Residencia a Manuel Amat, Consejos, leg. 20341, exp. 1, docs. 1 y 7; leg. 20338, exp. 1, doc. 19; y leg. 20342, exp. 1, doc. 10, AHN. 116. Campbell, Leon G. Ob. cit., 8, nota 30; Burkholder, Mark. «From Creole to Peninsular: The Transformation of the Audiencia of Lima». En Hispanic American Historical Review 52, 1972, pp. 395-415, esp. 403-404; y Lohmann Villena, Guillermo. Los ministros de la Audiencia de Lima en el reinado de los Borbones (1700-1821): esquema de un estudio sobre un núcleo dirigente. Sevilla: EEHA, 1974, p. XLVIII, y «Estudio preliminar» en su edición Un tríptico del Perú virreinal…, pp. 37-39. 117. Burkholder, Mark A. Politics of a Colonial Career: José Baquíjano and the Audiencia of Lima. Wilmington, Del.: Scholarly Resources, 1990, pp. 41-42, 52 y 115-116. 118. «Expediente de Olavide y Casa Calderón sobre falsedad de escritura», 1761, y «Operaciones y procedimientos de Dn. Pablo Olavide y Jáuregui, oidor de la Real Audiencia de Lima, 110 Alfonso W. Quiroz En abierto apoyo a los terratenientes y aristócratas de Lima, Guirior y su séquito —encabezado por su joven esposa, la bogotana María Ventura— se opusieron a la reforma y al alza de impuestos. En 1778, Guirior incluso propuso moderar la carga fiscal que pesaba sobre el comercio local y los productos agrí- colas.119 Esta oposición se desarrollaba al tiempo que Gálvez lanzaba su cam- paña para reformar el virreinato peruano comenzando con la incorporación de Alto Perú y las minas de Potosí al recién creado virreinato de La Plata (1776), además del desmantelamiento del sistema del monopolio comercial (1778).120 Al enviado de Gálvez, el visitador José Antonio de Areche, se le otorgaron amplios poderes para controlar las finanzas del virreinato, investigar irregularidades y decidir cambios necesarios en la administración colonial. Areche, guiado por una copia personal del confidencial «Discurso y reflexiones políticas» de Ulloa y Juan, informaba detenidamente a Madrid sobre la difundida corrupción e hi- pocresía con las que se había topado en Lima, así como los intereses locales que presionaban a Guirior para estorbar la misión reformadora del visitador. El visi- tador consideraba que la nobleza criolla peruana, los magistrados y los oficiales eran corruptos y estaban envueltos en patentes conflictos de interés. A pesar de su enemistad con el visitador, el peninsular Melchor Jacot, recién nombrado a raíz de la causa que sigue el marqués de Negreiros, apoderado de Dn. Domingo de Jáuregui, presidente actual de la Real Audiencia de Charcas, sobre intereses», Gobierno, Lima, leg. 813, AGI; y «Cádiz, año 1755: autos hechos en virtud de Real Orden de S. M. sobre embargar los caudales pertenecientes a Dn. Pablo Olavide», Consejos, leg. 20212, AHN. Olavide alteró ilegalmente un instrumento de préstamo en el que originalmente apa- recía como deudor del marqués de Casa Calderón por 42.651 pesos, para figurar más bien como acreedor por igual monto y así proceder a prestar fraudulentamente dicha suma a una tercera persona a una tasa del 5 por ciento de interés. Véase, también, Quiroz, Alfonso W. Deudas olvidadas..., pp. 108-109. En España se unió al grupo ilustrado y fue nombrado intendente de Andalucía, donde se esforzó por colonizar la Sierra Morena. Este hecho y otros ambiciosos esfuerzos reformistas le trajeron problemas con la Inquisición, según su propia confesión: «embebido en estas vehemencias habló sin reflexión, con temeridad, con imprudencia [...] y de todo quanto a su parecer podía impedir o dejar de fomentar estos proyectos». Fue sentenciado por la Inquisición como hereje formal en 1778: «Sentencia de don Pablo de Olavide» y «Relación del auto de fe de don Pablo de Olavide, 24 de noviem- bre de 1778», en Barry, David. «Colección de notas…», ff. 258-260, 283-289. 119. «Representación que el Excmo. Sr. D. Manuel Guirior, virrey del Perú, hizo al Ministerio de las Indias en 5 de noviembre de 1778 sobre el estado actual de aquel reino [...]», ff. 300-308v, ms. II/2853, BPR. 120. Joiner Gates, Eunice. «Don José Antonio de Areche: His Own Defense». En Hispanic American Historical Review 8, 1928, pp. 14-42, esp. 23-26; y Fisher, John. Government and Society…, p. 19. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 111 regente de la Audiencia de Lima, corroboró la postura de Areche en lo que to- caba a la venalidad y las conexiones acaudaladas de los oidores criollos. Areche exigió que Guirior despidiera a sus asesores criollos; el virrey se rehusó a hacerlo y, en consecuencia, Areche y Guirior se enfrentaron decididamente.121 En el expediente del juicio de residencia de Guirior, Jacot y otros presen- taron quejas confidenciales y agravios privados. El regente Jacot denunció la oposición de Guirior a sus regulaciones, así como la insubordinación de los oidores encabezados por el oidor Bravo del Rivero, quien se jactó de contar con la protección de Guirior.122 Areche añadió que, durante el gobierno de Guirior, los asuntos administrativos confidenciales se discutían ampliamente en los cafés públicos, una situación caótica que ponía en peligro el mandato re- formista de Areche. El visitador atribuía todo esto a la cansada edad de Guirior, a su relajada carrera y educación, y a las dañinas lecciones de libertad dadas a unos americanos desprovistos de probidad, desprendimiento y sentido de obli- gación para pagarle al Rey lo que se le debía. Areche opinaba que el respaldo prestado por los asesores criollos a Guirior minaba la autoridad de su visita. Dado que el fracaso de su misión podía conducir a procedimientos despóticos y díscolos, Areche solicitó que o bien se le retirara del cargo, o se le concedieran todos los poderes necesarios.123 Estos y otros argumentos convencieron a Gálvez de retirar a Guirior de su cargo. Para su sorpresa, el virrey recibió la noticia de su reemplazo a través de su sucesor, el teniente general Agustín de Jáuregui, al arribar este al Callao en julio de 1780. Guirior obedeció la decisión de Madrid, pero anotó que los súb- ditos más importantes y acaudalados del Perú eran los principales testigos de su «incorruptibilidad», tanto así que incluso se habían ofrecido como sus fiadores antes de su partida a Chile.124 Areche posteriormente se quejaría de Fernando 121. Campbell, León G. Ob. cit., pp. 7-9; Burkholder, Mark. «From Creole to Peninsular…», pp. 401-403; y Palacio Atard, Vicente. Areche y Guirior: observaciones sobre el fracaso de una visita al Perú. Sevilla: EEHA, 1946. 122. «Índice de los expedientes que se hallan en esta vía reservada de quejas dadas contra el vi- rrey Manuel Guirior por varios particulares», en «Expedientes sobre competencias entre el visitador del Perú, José Antonio de Areche y el virrey Manuel de Guirior en el desempeño de la visita de aquel, y sobre la residencia de dicho virrey que le toma Fernando Marquez de la Plata, alcalde del crimen de la Audiencia de Lima», Gobierno, Lima, leg. 780, AGI. 123. Carta reservada n.° 145, Areche a Gálvez, Lima, 29 de octubre de 1779, en «Expedientes sobre competencias», Gobierno, Lima, leg. 780, AGI. 124. Guirior al Rey [y a Gálvez], Lima, 24 de agosto de 1780, en «Expedientes sobre competen- cias», Gobierno, Lima, leg. 780, AGI. 112 Alfonso W. Quiroz Marquez de la Plata, juez encargado del juicio de residencia de Guirior, por ser un cercano amigo de los agentes del virrey saliente. Según Areche, los sesgados procedimientos judiciales del juez Marquez erraron en concluir que Guirior había sido un buen virrey.125 Las disputas entre el visitador y el virrey no cesa- ron con la llegada de Jáuregui. Mientras se desarrollaban estas disputas burocráticas en 1780 estalló una gran rebelión, liderada por José Gabriel Condorcanqui, quien asumió el nom- bre de Túpac Amaru II y afirmó tener ascendencia incaica. Condorcanqui era un cacique indio que poseía un sólido negocio de transporte de mulas en la provincia de Tinta, obispado de Cuzco. Educado en el colegio de indios nobles dirigido por los jesuitas del Cuzco, absorbió la literatura de otro noble indíge- na, el escritor mestizo Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616), quien enaltecía el pasado incaico.126 A comienzos del siglo XVII, Guamán Poma, otro crítico indígena, también había denunciado el mal gobierno colonial, la injusticia y los abusos contra los indios cometidos por corregidores, curas y criollos.127 En esta tradición, Condorcanqui era otro reformador que criticaba la co- rrupción de los funcionarios coloniales, la de los corregidores en particular, y que se esforzó por trastornar el orden tradicional de la nobleza incaica del Cuzco.128 Condorcanqui había tenido una experiencia negativa al intentar re- mediar, por medios legales, los abusos cometidos contra los indios. También había fracasado, luego de un largo litigio, en asegurar su derecho personal a la herencia de un título de nobleza incaico, el mayorazgo de la ñusta Beatriz.129 Todos sus intentos formales terminaron frustrados, en particular sus apela- ciones, presentadas personalmente ante la Audiencia de Lima. En términos 125. Areche a Gálvez, reservado n.º 3, Lima, 31 de octubre de 1783, y Madrid, 17 de marzo de 1787, en «Expedientes sobre competencias», Gobierno, Lima, leg. 780, AGI. 126. Garcilaso de la Vega, Inca. Comentarios reales. Edición de César Pacheco Vélez, Alberto Tauro y Aurelio Miró Quesada. Lima: Banco de Crédito, 1985. Véase, también, la edición y selección de esta obra por Mercedes Serna (Madrid: Editorial Castalia, 2000). 127. Guamán Poma, al igual que Condorcanqui 175 años más tarde, propuso abolir el cargo de corregidor: «[E]s muy justo y conveniente que los dichos corregidores de los indios se quite, y el salario que se aplique a la defensa de la corona real» (Guamán Poma de Ayala, Felipe. Nueva corónica…, vol. 2, p. 345). Del mismo modo, propuso otras reformas a favor de los indios, su trabajo en las minas y su recuperación demográfica. 128. Fisher, John. Government and Society…, p. 22; y Garrett, David. Shadows of Empire: The Indian Nobility of Cusco, 1750-1825. Nueva York: Cambridge University Press, 2005, pp. 197-210. 129. Garret, David. Shadows of Empire..., pp. 202-204. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 113 institucionales, la postura reformista de Condorcanqui contra el mal gobierno y la mala administración abogaba por la abolición del cargo de corregidor, el reparto, el tributo y la mita. Asimismo, exigía el establecimiento de una audien- cia en el Cuzco. Los criollos e indios nobles urbanos del Cuzco se opusieron decididamente al movimiento de Condorcanqui, cuyo apoyo principal radicaba en los indios del campo hartos de los abusos descritos ya antes por Guamán Poma y Ulloa. Luego que Condorcanqui fuera apresado y ejecutado, la rebelión radical se propagó al Alto Perú, para terminar en un baño de sangre, represión y la extinción final de los privilegios de los indios y caciques nobles.130 Pese a estos hechos, el legado reformista de Condorcanqui tuvo un impac- to importante en la sierra sur del Perú, a lo largo del eje Cuzco-Puno-Arequipa. Areche y el general Jerónimo de Avilés, encargado de aplastar el levantamiento, coincidían con Ulloa, y paradójicamente también con Condorcanqui, en lo que tocaba a las causas generales de las rebeliones indígenas. Areche, Avilés y Gálvez concluyeron que el cargo de corregidor debía abolirse, así como el reparto y la mita. Asimismo, estuvieron de acuerdo con que sería conveniente fundar una audiencia en el Cuzco. Pero antes de que alguna reforma pudiera ser implemen- tada en la sierra sur, la rebelión debía ser aplastada. La reforma institucional para poner coto a la corrupción se vio así demo- rada una vez más. El considerable despliegue militar y las peleas entre el virrey Jáuregui (establecido en Lima) y Areche y Avilés (ambos en el Cuzco) continua- ron bloqueando la agenda reformista, debido a que estos últimos consideraban que la amnistía que el virrey había ofrecido a los parientes de los rebeldes era prematura e imprudente.131 Fue solo tras la partida del impopular Areche cuan- do comenzó a plasmarse una historia administrativa distinta en cada una de las dos regiones más importantes del Perú: Lima y la sierra central de un lado; y la sierra sur del otro. 130. O’Phelan Godoy, Scarlett. Un siglo de rebeliones anticoloniales: Perú y Bolivia 1700-1783. Cuzco: Centro Bartolomé de las Casas, 1988, cap. 5, y La gran rebelión en los Andes: de Túpac Amaru a Túpac Catari. Cuzco: Centro Bartolomé de las Casas/Petroperú, 1995, cap. 6. 131. Fisher, John. Government and Society…, pp. 55-61, y Bourbon Peru 1760-1824. Liverpool: Liverpool University Press, 2003, pp. 34 y 39-40. 114 Alfonso W. Quiroz Decreciente celo reformista La pacificación eventual de la rebelión de Túpac Amaru II hizo que la refor- ma administrativa resultara más viable en la sierra sur que en la región central de Lima. Con la abolición de los corregimientos y el reparto, así como con la implementación del sistema administrativo descentralizador de las intenden- cias en 1784, la sierra meridional se benefició más ampliamente, al menos en el corto plazo. Unos años después se creó, en 1787, la Audiencia del Cuzco. Estos importantes cambios se produjeron bajo el mando de Jorge Escobedo (1781-1787), un nuevo visitador y superintendente que reemplazó a Areche. Escobedo fue el arquitecto principal de reformas importantes y acertadas. Su gran logro fue la implementación detallada y meticulosa del régimen de intendentes. En particular, el cobro y manejo autónomos de las reales rentas, fuera de la injerencia del virrey, mejoró con el nuevo sistema de intendencias al reducir en algo la corrupción. Los intendentes de cada una de las intendencias o provincias creadas estaban ahora a cargo de la caja real provincial, con lo que la recaudación creció en el periodo 1785-1795. Del mismo modo, la produc- ción de mineral en el centro y el norte experimentó una notable mejora en este periodo. Hasta Huancavelica vivió un breve periodo de mejora, aun cuando el resultado final, según un funcionario depuesto, fuese un agotamiento minero y tecnológico aun mayor.132 Por otro lado, mejoró el cumplimiento de la ley y la vigilancia de los más de 40.000 habitantes de la peligrosa ciudad de Lima.133 Sin embargo, estos éxitos reformistas iniciales fueron limitados y temporales, pues los intereses locales presentaron una fuerte resistencia a la reforma como lo muestran las voces contrarias al cambio. 132. En el periodo 1777-1780, Areche no logró reformar Huancavelica, ni librarse de corruptos intereses locales, al nombrar al contratista minero Nicolás González Saravia y Mollinedo para que cumpliera con ciertos niveles productivos a bajo costo. Este hecho condujo a la indignada queja de José Fernández de Palazuelos, el desplazado gobernador acusado de prácticas ilegales. Este culpó a «Galvez, Areche, Guirior y compañía» por el desastroso daño público que consideraba habían provocado en el Perú, en «Peru, 1782 y 1784: infor- mes dados por D. José Fernández de Palazuelos sobre el gobierno y estado de dicho vi- rreinato», Ministerio de Guerra, caja n.° 5590, subcarpeta 5-B-9, Servicio Histórico Militar, Madrid (SHM). Véase también Fisher, John. Silver Mining and Silver Miners…, pp. 20-21. 133. «Informe sobre el mal estado de policía, costumbres y administración de la ciudad de Lima y conveniencia de establecer en ella el Tribunal de la Acordada, a semejanza del de México», Escobedo a Croix, ca. 1786, Manuscritos de América, ms. 19262, BNM. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 115 Alonso Carrió de la Vandera, un elocuente defensor de los intereses crio- llos y peninsulares tradicionales en Lima, manifestó los matices de la oposición a las reformas. Carrió era un autor picaresco, un comerciante y oficial real de mediano rango. Aunque nació en Gijón, Asturias, y había pasado una década en México, Carrió residía hacía tiempo en Lima y estaba casado con una criolla con influyentes conexiones familiares. El lazarillo de ciegos caminantes, su clásica obra, fue publicada en 1776, en vísperas de la reforma institucional lanzada por Gálvez. En ella no solo se burlaba de los indios de la sierra sur, a quienes tenía en baja estima, sino que además defendía el legado histórico español en el Perú y rechazaba los cargos de abusos formulados contra criollos y peninsulares.134 En otra obra, un manuscrito de 1781 sin título e inconcluso, publicado solo en 1966 con el título asignado por el editor de Reforma del Perú, Carrió proponía que se mantuvieran los corregidores y repartos incluso después de la rebelión de Túpac Amaru. Sin embargo, en este mismo manuscrito propuso una reforma alternativa. Carrió tenía en mente una capitación directa aplica- ble a todos los súbditos en el Perú, en la que solamente se distinguía entre los españoles originarios (indios), que debían pagar dieciséis pesos al año, y los españoles (peninsulares, criollos y mestizos), quienes debían pagar veinte pesos anuales.135 Este impuesto universal directo, aparentemente pensado para unir a los súbditos peruanos sin consideración de etnicidad o de raza, habría sido rechazado rotundamente por criollos y mestizos por igual. Estos intereses se habían opuesto tradicionalmente al pago de impuestos directos y continuarían haciéndolo después de la independencia. Preferían los impuestos indirectos a la producción de plata y el comercio, y continuar prestándole dinero al necesitado erario, puesto que los nuevos préstamos con intereses y un embrionario siste- ma de crédito público serían recién establecidos en 1777.136 También sostenían que la carga tributaria directa debía continuar siendo asignada a la población india, que en su mayoría vivía en la sierra sur. 134. Carrió de la Vandera, Alonso (alias Concolorcorvo). El Lazarillo de ciegos caminantes. Edición e introducción de Antonio Lorente Medina. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1985 [1776] (se- gún recientes estudios bibliográficos el pie de imprenta original (Gijón, 1773) es apócrifo y la primera edición de 1776 se realizó en Lima). Traducido como El Lazarillo: A Guide for Inexperienced Travelers between Buenos Aires and Lima. Edición y traducción de Walter D. Kline. Bloomington: Indiana University Press, 1965. 135. Carrió de la Vandera, Alonso. Reforma del Perú. Edición y prólogo de Pablo Macera. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1966, pp. 67 y 100. 136. Quiroz, Alfonso W. Deudas olvidadas, pp. 142-149. 116 Alfonso W. Quiroz La oposición a la reforma se manifestó de diversas otras formas. Serios problemas jurisdiccionales surgieron poco después de la implementación del nuevo sistema de intendentes, en particular en la intendencia de Lima. El su- perintendente de Lima y los intendentes a su mando tenían poder para ejercer poderes ejecutivos locales, y eso incluía el real patrocinio de la Iglesia, así como el manejo de los reales caudales, rentas y cuentas. En consecuencia, surgieron fuertes fricciones entre intendentes y obispos. Sin embargo, el conflicto más serio se produjo en la intendencia de Lima, donde las prerrogativas del virrey se superponían a las del superintendente. El virrey Teodoro de Croix (1784-1790) colaboró inicialmente con el superintendente Escobedo, pero desestimó e ig- noró sus medidas y autoridad, especialmente aquellas concernientes a la real hacienda que tradicionalmente había caído bajo la jurisdicción del virrey. En 1787, un cambio en la política imperial le devolvió la plena autoridad político- militar y fiscal a los virreyes: Escobedo fue llamado a Madrid y tuvo que entre- gar la autonomía fiscal-administrativa de su superintendencia a Croix.137 José de Gálvez, el enérgico arquitecto de la reforma imperial, había fa- llecido en 1787. Un dividido Consejo de Indias revirtió entonces el impulso reformador. Las decisiones de Madrid pasaron a tener más en cuenta la auto- ridad de los virreyes que la de los intendentes. Esta tendencia conservadora quedó reafirmada y se consolidó con la muerte del reformista rey Carlos III en 1788. Su hijo Carlos IV, asesorado por el «preferido» ministro Manuel Godoy, condujo a España y a su Imperio hacia una espiral de guerras y crisis. En este contexto, Croix, el virrey del Perú, se convirtió en el principal defensor de la supresión del sistema de intendencias. Sin embargo su posición fue rechazada por el Consejo de Indias en el periodo 1801-1802, gracias a los consejos de nada menos que Escobedo, quien sirvió como miembro del Consejo hasta su muerte en 1805. Pero esta fue una victoria pírrica para los reformadores. Como siempre, la política colonial había retrocedido frente al consabido e irrestricto poder de los virreyes, lo que abrió nuevamente las oportunidades para la co- rrupción administrativa. La monarquía española vaciló así en su celo reformista institucional. A partir de entonces, la corrupción administrativa virreinal, los malos manejos en la minería, el contrabando y el nepotismo volvieron a crecer. En el ámbito provincial, los cargos de subdelegados o autoridades distri- tales, bajo la supervisión de los intendentes, fueron bastante codiciados por 137. Fisher, John. «Redes de poder en el virreinato del Perú, 1776-1824: los burócratas». En Revista de Indias 66: 236, 2006, pp. 149-164, esp. 156. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 117 criollos desplazados de otros puestos administrativos. En la práctica, los in- tendentes y los subdelegados comenzaron a asumir la misma autoridad des- pótica que los corregidores: dejaban déficits y deudas, se inmiscuían cada vez más en los prohibidos repartos y cometían las mismas irregularidades y abusos que sus predecesores.138 Hubo quejas contra intendentes que habían vendido el puesto de subdelegado de su jurisdicción para su lucro personal. Asimismo, se multiplicaron las propuestas y demandas de que se reviviera el reparto bajo otro nombre, implementado ya fuera por el consulado de comercio o por el gobierno.139 En efecto, la venta forzada de mercaderías a los indios prosiguió. Del mismo modo, la carga tributaria reformada impuesta a los indios abrió opor- tunidades para que los oficiales se dedicaran al cobro fraudulento e intencio- nalmente retrasado del tributo indígena. Para los primeros años del siglo XIX, estas autoridades locales combinaban el cobro de tributos con el revivido re- parto que las comunidades de indígenas aborrecían. Los mismos intereses que se beneficiaban con la recaudación del tributo indígena derrotaron toda posi- bilidad de establecer una estructura tributaria unificada que incluyera a otros súbditos coloniales.140 Por otro lado, el contrabando de mercaderías inglesas y norteamericanas también creció, particularmente a través de los puertos de Arequipa, no obstante los esfuerzos realizados por el reformista intendente Bartolomé Salamanca para atajar a contrabandistas como Santiago Aguirre, quien recibía apoyo del cabildo de Arequipa.141 Todos estos factores dan fe de 138. Arellano Hoffmann, Carmen. «El intendente de Tarma Juan Ma. de Gálvez y su juicio de residencia (1791): aspectos de la corrupción en una administración serrana del Perú». En Histórica 20: 1, 1996, pp. 29-57, sobre la base del juicio de residencia del intenden- te Gálvez, Consejos, leg. 20347, AHN; y Antonio de Villa Urrutia al Intendente Tomás Samper, 24 de septiembre de 1798, concerniente al «ingente descubierto que resultó con- tra el subdelegado don Carlos Rogers y ministros de Rl. Hacienda de la caja foránea que residía en el partido de Carabaya», Colección R. P. Julián Heras, n.° 19, Archivo Histórico Militar del Perú. 139. Lagos, Josef de. «Proyecto económico a fabor de los Indios y habitantes del Reyno del Peru...», Cádiz, 13 de octubre de 1786, y «Reflexiones a fabor de los Reynos del Perú», Madrid, 10 de julio de 1787, en Gobierno, Lima, leg. 1029, AGI. 140. Sala i Vila, Núria. Y se armó el tole tole: tributo indígena y movimientos sociales en el virreinato del Perú, 1790-1814. Huamanga: Instituto de Estudios Rurales José María Arguedas, 1996, pp. 56-60. 141. Fisher, J. R. (ed.). Arequipa, 1796-1811: la Relación de Gobierno del intendente Salamanca. Lima: Seminario de Historia Rural Andina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1968, 118 Alfonso W. Quiroz la acomodación de los intereses que presionaron para que las reformas final- mente se descarrilaran. Huancavelica continuó su declive a pesar de los sucesivos cambios orga- nizativos con que las autoridades experimentaban con la administración pri- vada, gremial y estatal de las minas. Desde finales del decenio de 1780, los intendentes de Huancavelica investigaban los sospechosos derrumbes de la mina y la «defraudación de [la] Real Hacienda», además de encarcelar a los con- tratistas y oficiales de minas corruptos.142 En 1804, el virrey Gabriel de Avilés (1801-1806) suspendió la venta de azogue a crédito a los mineros debido a las dificultades fiscales causadas, en parte, por la enorme acumulación de deudas impagas de los mismos mineros. Estas deudas habían crecido y aumentado su incumplimiento en parte gracias a la colusión de cobradores y oficiales corrup- tos.143 Avilés lamentaba el fracaso de una reforma vigorosa y universal debido a pp. XX y XIV, y «Relación de gobierno que forma Bartolomé María de Salamanca», Arequipa, 31 de enero de 1812, Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima 10, 1900, pp. 207-236 y 312-337, esp. 210, 236 y 312-313. Véase, también, Brown, Kendall. Bourbons and Brandy: Imperial Reform in Eighteenth-Century Arequipa. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1986, p. 92. 142. El intendente Marquez de la Plata descubrió «el fraude y mala versación en las substraccio- nes en que incurrió el director de labores dn. Francisco Marroquín, dn. Francisco Sánchez Tagel como sobre estante de la Rl. Quilca, y dn. Antonio García sobre estante de la mina, inmediatamente los puso presos, les confiscó sus bienes [...] formándoles la correspondien- te causa criminal», en «Demanda seguida por dn. Gregorio Delgado en la residencia del Señor dn. Fernando Marquez de la Plata en Huancavelica a 9 de marzo de 1791», Consejos, leg. 20347, exp. 1, doc. 1, f. 80v, AHN. Con respecto al colapso de la mina de Santa Bárbara en 1786 y la responsabilidad que le tocaba a Marquez en el asunto, un viejo minero aseveró que «desde la entrega [de la mina] del señor [Antonio de] Ulloa, aseguraban todos debía caerse o sentarse aquella parte de la mina [...] lo que también se afirma con lo que públi- camente dijo el señor visitador Areche las tres veces que reconoció con prácticos el citado paraje antes de la ruina [de 1786]», en «Demanda», ff. 126v-27. Véase, también, Fisher, John. Silver Mines and Silver Miners…, pp. 75 y 78. 143. Avilés fue acusado por los mineros de plata de haber prohibido «la venta de azogues al fiado con el plazo que estaba en costumbre [...] en todo lo cual han recibido los mineros conocido perjuicio y agravio y también la causa pública [...] la prohibición de azogues al fiado imposibilita a la mayor parte de los mineros que carecen de fondos para comprarlos inmediatamente y los obligó a haberlos de segundas manos y a mayor precio del estable- cido por punto general y aun a recurrir a esos cohechos o gratificaciones [imputadas al comisionado de las ventas de azogue Felipe del Risco]», en «Cuaderno 1.º del Juicio Secreto de la Residencia del Exmo. Sor. marqués de Avilés del tiempo que fue virrey governador y capitán general de estos reinos del Perú. Año de 1807», Consejos, leg. 20350, exp. 1, doc. 1, 224v-225, AHN. Además, «[M]uchos mineros [...] han hecho banca rota de las habili- 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 119 una sistémica oposición local. Por ello, aconsejó a su sucesor, José de Abascal (1806-1816), que aplicara más bien «operaciones tranquilas y lentas» para hacer frente a la decadencia del Perú.144 Para 1812, las minas de Huancavelica habían sido cerradas y el mercurio era importado desde Almadén, España. En 1809 se daban claras señales de una renovada intensificación de la vieja corrupción. La incertidumbre política creada por la invasión napoleónica de España y la legislación liberal en las Cortes de Cádiz crearon confusión en las reglas institucionales y en el financiamiento bélico de emergencia. Los gastos militares en ascenso desde finales del siglo xviii fueron drenando los recursos fiscales virreinales.145 El virrey Abascal impuso un poder militar semidictatorial y permaneció ocupado enfrentando sucesivas insurrecciones. Fue capaz de re- caudar fondos y rentas urgentemente necesarios a través de una élite comercial y terrateniente que apoyaba un embrionario sistema crediticio y fiscal público, introducido en 1777 y reestructurado en 1815.146 Este tipo de medidas y polí- ticas financieras constituyeron un legado prominente para el Perú republicano. taciones recibidas tanto que fue preciso mandarlas suspender por decreto de quinze de abril de [1795...] que los mineros deben imputar a su mala correspondencia y desperdicios su poca prosperidad y no a las providencias del gobierno [...]», en «Cuaderno», f. 244. En 1806, la deuda total pendiente del mercurio entregado a crédito a los mineros era de 550.000 pesos (Fisher, John. Silver Mines and Silver Miners…, p. 82). 144. «[U]na relación de providencias públicas, que por su general ramificación abrazan los só- lidos fundamentos de una universal reforma. Expuesta ésta a las decepciones del celo y al orgullo de los sistemas, suele producir multiplicados males de difícil remedio y peligrosa curación: aún en la práctica de las mejoras no se encuentran las más veces las ventajas proclamadas por la teoría; y el pueblo amante de la novedad pero esclavo de la costum- bre, no examinando con reposo lo que se aparta de sus envejecidos abusos, presenta con irreflexión a las innovaciones más útiles el temible obstáculo del disgusto y la censura. Por operaciones tranquilas y lentas ha de restablecerse la decadencia del Perú, pues en los cuer- pos políticos como en los físicos, los suaves paliativos son, en ocasiones, más a propósito que las grandes medicinas» (Memoria del virrey del Perú marqués de Avilés. Edición de Carlos Alberto Romero. Lima: Imprenta del Estado, 1901, p. 4). 145. Klein, Herbert. The American Finances of the Spanish Empire: Royal Income and Expenditures in Colonial Mexico, Peru, and Bolivia, 1680-1809. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1998, p. 53. 146. Quiroz, Alfonso W. Deudas olvidadas, pp. 134-136 y 145-146; y Peralta, Víctor. En defensa de la autoridad: política y cultura bajo el gobierno del virrey Abascal, Perú, 1806-1816. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2002, cap. 3, y «El virrey Abascal y el espacio de poder en el Perú (1806-1816): un balance historiográfico». En Revista de Indias 66: 236, 2006, pp. 165-194. 120 Alfonso W. Quiroz A pesar de su honestidad personal, Abascal se vio obligado a condonar la corrupción administrativa y dar cabida a unos marcados conflictos de interés entre las autoridades coloniales del más alto nivel. Según un informante de Lima, los jueces, oficiales de hacienda y miembros del cabildo se beneficia- ban personalmente de sus cargos por medio de injusticias y daños al común debido al cohecho, vicio y otras granjerías.147 Otro acomodamiento clave bajo el mandato de Abascal se dio dentro de la organización militar. A comienzos del siglo XIX, los criollos comprendían aproximadamente el 50 por ciento de los oficiales del ejército regular, a pesar de la reforma militar de la década de 1780 que redujo las milicias dominadas por ellos. La administración corrupta de recursos en las unidades del ejército había sido denunciada por Ulloa, varias décadas antes, pero se hizo notoria bajo Amat y, se agudizó a partir de 1768, con la expansión de los privilegios del fuero militar.148 Durante el gobierno de Joaquín de la Pezuela (1816-1821), el penúltimo virrey español, la corrupción militar y el favoritismo alcanzaron nuevos niveles. Pezuela, un virrey tiránico y conservador, gratificaba con su favor a los oficiales reales que le eran fieles y a su círculo más íntimo.149 De hecho, este virrey dilapi- dó recursos vitales, dolorosamente exprimidos a los súbditos, en expediciones militares fallidas que buscaban aplastar la creciente ola emancipadora en Chile 147. Andrés Vega Salazar a M. P. S., Lima, 10 de enero de 1809, Junta Central Gubernativa del Reino y del Consejo de Regencia, Estado, leg. 54, n.° 45, ff. 1v-2, AHN. Esta crítica de los corruptos funcionarios criollos y peninsulares que se encontraban profundamente inmer- sos en conflictos de interés (puesto que contra lo que las normas estipulaban, ellos tenían propiedades en la zona y vínculos familiares con la élite local) nombraba a las siguientes personas: Manuel García [de la Plata], Domingo Arnaiz, José Pareja, Manuel María del Valle, Juan del Pino Manrique y Tadeo Bravo. Este último, residente en España, fue acusa- do de haber sobornado al primer ministro Manuel Godoy, para así obtener cargos para los miembros del cabildo de Lima. 148. Campbell, Leon. «The Army of Peru and the Tupac Amaru Revolt, 1780-1783». En Hispanic American Historical Review 56, 1976, pp. 31-57, y The Military and Society in Colonial Peru, 1750-1810 (Filadelfia: American Philosophical Society, 1978; y Marchena Fernández, Juan. «The Social World of the Military in Peru and New Granada, 1784-1810». En Fisher, John; A. Kuethe y A. McFarlane (eds.). Reform and Insurrection in Bourbon New Granada and Peru. Baton Rouge: Louisiana State University Press, 1990, pp. 54-95. 149. Pezuela a Secretario de Estado (Hacienda), Lima, 30 de noviembre de 1818, n.° 333, ur- giendo que se concediera a «los militares algunas recompensas en la carrera de Hacienda», Gobierno, Lima, leg. 761, AGI; y Pezuela a Juan de la Madrid Dávila (Secretario del Supremo Consejo de Estado), Lima, 2 de noviembre de 1820, Gobierno, Lima, leg. 762, AGI. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 121 y en otras provincias rebeldes. Guiado por intereses particulares, y en medio de una situación militar cada vez más desesperada, Pezuela se entregó a su yerno, el brigadier Mariano Osorio, quien demostró incompetencia militar, así como una ambición comercial indebida.150 Por sus claras falencias, defectos militares y venalidad, este virrey fue depuesto mediante el que quizás fuera el primer golpe militar moderno en el Perú. Estuvo liderado por el general liberal español José de la Serna (1821-1824), comandante de la última resistencia contra las invasoras fuerzas emancipadoras, y sucedió en condiciones bélicas favorables al contrabando y la corrupción.151 Ciclos de corrupción colonial Sobre la base de las evidencias proporcionadas por Ulloa y otras fuentes rele- vantes examinadas en este capítulo, es posible sugerir la siguiente secuencia de ciclos de corrupción durante el maduro virreinato peruano: (i) un nivel suma- mente alto de corrupción desde al menos la segunda mitad del siglo XVII hasta el temprano XVIII, (ii) una caída temporal aunque ligera desde el decenio de 1720 hasta el de 1740, (iii) un incremento marcado desde el decenio de 1750 al de 1770, (iv) una caída breve pero significativa en las décadas de 1780 y 1790, 150. Manuel González (casado con la condesa de Villar de Fuentes) al exvirrey Abascal, Lima, 12 de diciembre de 1818, Archivo Abascal, Diversos, leg. 5, ramo 1, doc. 46, AGI: «Hay co- sas que no se dicen, como se siente, así no puedo explicar a V. E. el anhelo de este déspota [Pezuela] en proporcionar a Osorio cuanto ha pedido para el logro de su empresa. Las con- tribuciones casi forzadas, los desaires a los hombres de bien, los recursos para sacar plata y la mala política con que se maneja son otros tantos absurdos que vienen asombrando todo el reino. Por que le diesen 300 mil pesos unos comerciantes emigrados de Chile, unidos con varios de este comercio le ha concedido el permiso de poder llevar en los buques de la expedición 50 mil arrobas de azúcar y 500 mil mazos de tabaco saña libres de todo dere- cho, y puestos de cuenta de la Rl. Hacienda en el Reino de Chile; donde no podrá el rey ni particular alguno introducir estos artículos hasta después de un año de pacificado el reino». Véase, también, González a Abascal, Lima, 10 de diciembre de 1817 y 10 de abril de 1818, también en Archivo Abascal, Diversos, leg. 5, ramo 1, doc. 46, AGI. 151. La Serna a Secretario de Estado (Hacienda), Cuzco, 16 de septiembre de 1822, 20 de septiembre de 1822 y 1 de noviembre de 1822, Gobierno, Lima, leg. 762, docs. 12, 15 y 18, AGI. Para las rivalidades mercantiles y los problemas políticos de este complejo pe- riodo final del control hispano en el Perú, véase Marks, Patricia. «Power and Authority in Late Colonial Peru: Viceroys, Merchants, and the Military, 1775-1821». Tesis de Ph. D. Princenton, N.J.: Universidad de Princeton, 2003, 2 vols.; y Parrón Salas, Carmen. Ob. cit., pp. 130-137; y Ricketts, Mónica. Ob. cit., cap. 6. 122 Alfonso W. Quiroz (v) un ligero incremento en la primera década del XIX, y (vi) una aguda alza en la década anterior a la independencia. En lo que sigue, este esbozo de ciclos sucesivos es objeto de un análisis comparativo más detallado, que toma en cuenta las cifras disponibles y los estimados cuantitativos de los principales modos de corrupción administrativa colonial, y los costos que les estaban asociados a lo largo del tiempo. Como vemos en el cuadro 1.1, es posible cuantificar y estimar provisionalmente, de modo conservador, cuatro costos principales de la corrupción, subrayados por la literatura reformista y por los expedientes de los juicios de residencia y las visitas de la época, durante gobiernos virreinales claves. Estas categorías o for- mas de corrupción fueron las siguientes: (i) las ganancias ilegales e indebidas del virrey (es decir, su premio), obtenidas mediante la distribución injusta e inte- resada de cargos oficiales, otras comisiones cobradas y tratos privados o gran- jerías que fueron progresivamente prohibidos por reales cédulas desde el tardío siglo xvii;152 (ii) las ganancias irregulares y abusivas exprimidas por los titulares e interinos de cargos venales como los de gobernador, corregidor y oidor (la venta de cargos fue particularmente intensa en el siglo XVII y temprano XVIII); (iii) ineficiencias administrativas ligadas a la corrupción como el retraso intere- sado en el cobro de deudas y el descuido en la supervisión y el mantenimiento de las minas; (iv) rentas no recabadas (el quinto real y la alcabala), perdidas debido al comercio de contrabando de bienes extranjeros adquiridos a cambio de plata piña no gravada, un costo que podemos clasificar como indirecto. Todos estos eran fondos desviados de fines públicos hacia ganancias privadas o de círculos de patronazgo. Esta definición operativa de un costo desviado (directo e indirecto) es útil para los estimados provisionales de los costos de la corrupción, continuados para el periodo posterior a la independencia en el apéndice del presente estudio. 152. Además de las obras clásicas de Juan y Ulloa, Machado de Chaves y Aponte, citadas pre- viamente, las recientes y detalladas investigaciones sobre el ingreso, las remesas y la corres- pondencia privada de los virreyes, basadas en la obra de Moreno Cebrián y Sala i Vila, El «Premio» de ser virrey…, vienen transformando las nociones y la cuantificación de la corrup- ción colonial. Véase, también, Costa, Miguel. Ob. cit.; Holguín, Oswaldo. Ob. cit.; Torres Arancivia, Eduardo. Ob. cit.; Crahan, Margaret. «The Administration of Don Melchor de Navarra y Rocafull, Duque de la Palata: Viceroy of Peru, 1681-1689». En The Americas 27: 4, 1971, pp. 389-412; Latasa, Pilar. Ob. cit.; Sáenz-Rico, El virrey Amat…; y otros estudios detallados sobre gobiernos virreinales específicos. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 123 Las cifras del cuadro 1.1 permiten observar que los virreyes que ama- saron las mayores ganancias privadas, gracias a sus funciones oficiales, fue- ron Castelldosrius, Amat y Junyent, y Pezuela. A su muerte, el virrey Villar solamente dejó un monto moderado para sus herederos, a pesar de las es- candalosas comisiones cobradas por sus parientes y secretario para permitir la corrupción y el contrabando. Los virreyes Monclova, Castelfuerte y Gil de Taboada fueron los virreyes que se vieron menos expuestos al enriquecimiento privado. Sin embargo, otras categorías de corrupción administrativa, entre ellas la venalidad e ineficiencia de los oficiales reales, así como los costos indirec- tos del contrabando, fueron más prominentes con Villar, Mancera, Monclova y Castelldosrius, fundamentalmente en el siglo xvii y comienzos del xviii. Estos costos adicionales fueron, asimismo, prominentes entre las décadas de 1740 y 1770 con Superunda y Amat y Junyent. La época de la reforma borbó- nica de las intendencias, bajo el superintendente Escobedo y el virrey Gil de Taboada, en el tardío siglo xviii, tuvo los costos más bajos de corrupción, en tanto que estos se incrementaron notablemente por los gastos militares intere- sados realizados bajo el virrey Pezuela. Para medir el impacto que los costos de la corrupción tuvieron sobre la economía colonial a lo largo del tiempo, el cuadro 1.2 utiliza estimados del producto bruto interno (PBI) (en base al valor de la producción de plata),153 así como cifras confiables de los gastos fiscales totales,154 para de este modo establecer el nivel relativo de estos costos de la corrupción (sobre la base de los totales del cuadro 1.1) por década, entre 1690 y 1819. El nivel más alto de co- rrupción, como porcentaje del gasto, tuvo lugar en 1700-1709 y 1710-1719 (61 y 88 por ciento, respectivamente), lo que coincidió con una mayor corrupción administrativa heredada del tardío siglo XVII, además de una marcada caída en la producción de plata y las reales rentas y gastos, crisis que comenzó a ser superada gradualmente solo a partir de mediados de siglo XVIII. Entre 1690 153. TePaske, John y Richard Garner. «Annual Silver Data: Colonial Lower and Upper Peru, 1559-1821». Disponible en <https://home.comcast.net/~richardgarner05/TPfiles/PeruS. xls>. Véase, también, Garner, Richard. «Long-Term Silver Mining Trends in Spanish America». En American Historical Review 93, 1988, pp. 898-935. 154. Klein, Herbert. American Finances, cuadros 3.9 y 4.7, complementados con cifras para el pe- riodo 1810-1819, provenientes de TePaske, John y Herbert Klein con Kendall Brown, The Royal Treasuries of the Spanish Empire in America, vol. 1: Peru. Durham, N.C.: Duke University Press, 1982. 124 Alfonso W. Quiroz Cuadro 1.1 Costos estimados de la corrupción según categorías directas e indirectas, en algunos gobiernos virreinales, Perú, 1584-1821 (promedios anuales en millones de pesos corrientesa) I Ganancias II Otras III IV Pérdida Gobierno ilegales irregulari- Ineficiencia indirecta Total (años) del virrey dades de ligada a la de rentas al (premio) oficiales corrupción contrabando Conde del Villar 0,1 2,0 0,3 0,1 2,5 (1584-1589) Marqués de Mancera 0,2 1,2 0,5 0,2 2,1 (1639-1648) Conde de Monclova 0,1 1,3 0,5 0,4 2,3 (1689-1705) Marqués de Castelldosrius 0,4 1,0 0,5 0,4 2,3 (1707-1710) Marqués de Castelfuerte 0,1 0,8 0,3 0,3 1,5 (1724-1736) Amat y Junyent 0,3 1,2 0,5 0,3 2,3 (1761-1776) Gil de Taboada 0,1 0,6 0,3 0,3 1,3 (1790-1796) Pezuela 0,3 0,8 0,5 0,4 2,0 (1816-1821) Nota: I: en base a la riqueza total documentada del virrey. II: en base a los costos administrativos totales. III: en base al estimado de deudas no cobradas. IV: en base al valor estimado del contrabando. a Peso de ocho reales = 272 maravedíes. Fuentes: Juan y Ulloa, «Discurso y reflexiones políticas…» (1749), ff. 830-835; Ulloa, «Relación de gobierno» (1763), ff. 3-4v; Machado de Chaves, «Estado político del Reino del Perú…» (1747), ff. 21-22v; Fiscal Ríos (1710), Gobierno, Lima, leg. 482, AGI; Aponte, «Representación que en el año…» (1622), ff. 146–51; Moreno Cebrián y Sala i Vila, El «premio» de ser virrey…, pp. 45, 110-111 y 269-270; Klein, The American Finances…, pp. 51 y 69; Malamud, Cádiz y Saint Malo…, p. 30; Costa, «Patronage and Bribery…», pp. 311-312; y Holguín, Poder, corrupción y tortura…, pp. 69-70. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 125 Cuadro 1.2 Costos y niveles de corrupción estimados, virreinato del Perú, 1680-1819 (promedios anuales por década, en millones de pesos corrientes y porcentajes) I Produc- II Estimado del IV Costo V Nivel del VI Nivel III Gastos Décadas ción de PBIa (I/0,1 o estimado de gasto (IV/ del PBI fiscales plata 0,07) corrupción III %) (IV/II %) 1680-1689 5,1 51 5,3 2,1 40 4 1690-1699 4,5 45 4,6 2,3 50 5 1700-1709 2,7 27 3,8 2,3 61 9 1710-1719 2,9 29 2,4 2,1 88 7 1720-1729 3,0 30 2,6 1,5 58 5 1730-1739 3,5 35 2,6 1,7 65 5 1740-1749 4,3 43 2,6 2,0 77 5 1750-1759 4,8 48 3,4 2,0 59 4 1760-1769 5,7 57 4,2 2,3 55 4 1770-1779 6,8 68 5,3 2,3 43 3 1780-1789b 2,7 39 5,3 2,0 38 5 1790-1799 4,4 63 4,7 1,3 28 2 1800-1809 4,2 60 5,2 1,7 33 3 1810-1819 3,3 47 4,9 2,0 41 4 a Asumiendo que la producción de plata del Alto y Bajo Perú ascendía al 10 por ciento del PBI (según el método de estimado del PBI de Garner); si se considera solo Bajo Perú (1777-1819), una economía que dependía un poco menos de la minería y más del comercio, por ende, la producción de plata llegaba solo al 7 por ciento del PBI. b Virreinato del Perú (Bajo Perú) sin la Audiencia de Charcas, ca. 1777 a 1819. Fuentes: TePaske y Klein, The Royal Treasuries (1982), vol. 1; TePaske y Garner, “Annual silver data, 1559- 1821”; Klein, American Finances, pp. 49 y 67; y las mismas del cuadro 1.1. 126 Alfonso W. Quiroz y 1719, el nivel medio de corrupción, como porcentaje del gasto, alcanzó un asombroso 66 por ciento, en tanto que el nivel de corrupción como porcentaje del PBI también llegó a su punto más alto con el 7 por ciento. Otras décadas con altos niveles de corrupción fueron las de 1730 a 1770 (en especial la de 1740), que promediaron el 60 por ciento de los gastos pero solamente el 4,2 por ciento del PBI. Las décadas entre 1780 y 1809 tuvieron los niveles más bajos (especialmente en 1790-1809), con un promedio de apenas 30 por ciento del gasto y 3,3 por ciento del PBI. Los índices de corrupción se incrementaron hacia la última década de dominio colonial, alcanzando el 41 por ciento del gasto y 4 por ciento del PBI. En general, fueron costos importantes que en el largo plazo minaron todos los pequeños incrementos en el crecimiento de la economía colonial. Los costos de la corrupción implicaron una pesada carga y un legado que agravó el colapso económico y financiero producido durante las guerras de la independencia y la temprana época poscolonial. Aquellos historiadores escépticos con respecto a la importancia de la corrupción en el virreinato del Perú o en otras sociedades coloniales hispa- noamericanas, han dudado o ignorado la preciosa información y el análisis proporcionados por Ulloa y otros reformadores coloniales examinados en este capítulo. Pero detalladas evidencias adicionales provenientes de fuentes judicia- les, administrativas y cuantitativas corroboran la principal afirmación sobre que la corrupción tuvo una rol central en el sistema colonial y fue la base para la futura corrupción sistémica. A pesar de serios intentos por efectuar reformas, la corrupción profundamente arraigada venció. Una evaluación general debe concluir que en el Perú, las reformas implementadas no lograron alcanzar las metas de largo plazo necesarias para remozar la ineficiencia administrativa co- lonial y contener la corrupción.155 Estas reformas fueron minadas y en última instancia descarriladas por intereses locales que se coludían con autoridades 155. Las evaluaciones comparativas del éxito de las reformas borbónicas varían, de los resul- tados más positivos alcanzados en Cuba y México, a resultados mixtos en Perú y su fra- caso en gran parte en Nueva Granada; véase Stein, Stanley. «Bureaucracy and Business in Spanish America, 1759-1804: Failure of Bourbon Reform in Mexico and Peru», y la crítica de Jacques Barbier y Mark Burkholder. En Hispanic American Historical Review 61, 1981, pp. 2-28; Kuethe, Allan y G. Douglas Inglis, « Absolutism and Enlightened Reform: Charles III, the Establishment of the Alcabala, and the Commercial Reorganization in Cuba». En Past and Present n.° 109, 1985, pp. 118-143; Brown, Kendall. Bourbons and Brandy, 214-15; Quiroz, Alfonso. «Implicit Costs of Empire …»; y Fisher, John; Allan Kuethe y Anthony McFarlane (eds.). Reform and Insurrection. 1 / El fracaso de las reformas coloniales, 1750-1820 127 corruptas. A lo largo del siglo XVIII los cambios en el liderazgo imperial espa- ñol a partir de la década de 1790 y, en última instancia, las transgresiones come- tidas en la política fiscal y comercial, los gastos militares, las finanzas de guerra y la administración provincial y minera facilitaban las corruptelas. Los intere- ses corruptos peninsulares y criollos continuaron sin control, en tanto que la mayoría de los súbditos del virreinato debía soportar los costos. En consecuen- cia, las instituciones virreinales se basaron en parte en leyes y autoridad espa- ñolas tradicionales o reformadas, y en parte, a veces crucialmente, en intereses y prácticas corruptos inherentes al gobierno patrimonial local. El estudio de la corrupción resulta así esencial para comprender el funcionamiento sistémico, real y práctico, de las particulares instituciones coloniales en las que se basó la desenfrenada corrupción del Perú posterior a la independencia. Las continuidades y legados de la corrupción, presentes en el Perú en la transición de las instituciones coloniales a las republicanas, hundían sus raíces en el poder centralista y patrimonial de los virreyes militares, respaldados por sus círculos de patronazgo. El abuso de las políticas financieras fiscales y de las instituciones continuó siendo un rasgo importante del legado colonial. Al carecer de una tradición significativa de pesos y contrapesos constitucionales y una división de poderes, las nuevas estructuras de poder surgidas en la década de 1820 se basaron en redes de patronazgo muy bien arraigadas, que fueron dominadas por los caudillos militares quienes a su vez heredaron la influencia de los oficiales militares del tardío sistema colonial. Capítulo 2 Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 He dicho, después de haberlo comprobado, que en el Perú la clase alta está profundamente corrompida y que su egoísmo la lleva, para satisfacer su afán de lucro, su amor al poder y sus otras pasiones, a las tentativas más antisociales. Flora Tristán (1838)1 E n 1818, el joven Domingo Elías (1805-1867) viajó a estudiar en España y Francia, tal como lo hacían varios otros criollos hijos de hacendados y comerciantes hacia finales del régimen virreinal. Al momento de su partida, justo antes de la fase final de las guerras de independencia, las penurias eco- nómicas y la corrupción habían abrumado a un virreinato peruano en declive. Con el fracaso de las reformas borbónicas, los grupos conservadores de la élite se acomodaban a un orden que condonaba la corrupción como medio para recibir respaldo local contra la inminente independencia. El fraude y el contrabando proliferaban sin control.2 Los crecientes gastos militares exigían que las autoridades impusieran préstamos públicos voluntarios o forzados a los ricos comerciantes y a la nobleza de Lima, dispuestos a todo para conservar sus privilegios. Al mismo tiempo, los recursos fiscales colapsaban, la escasez y la guerra empujaban la moral y honestidad de los oficiales militares a su límite. 1. Tristán, Flora. Peregrinaciones de una paria, 1833-1834. Edición de Fernando Rosas. Arequipa: Ediciones El Lector, 2003, p. 11. 2. Serna, José de la. «En el expediente para esterminar el ilícito comercio y venta de plata piña y barra a los extranjeros en los puertos intermedios, he dictado la providencia asesorada siguiente», edicto impreso en Cuzco, 9 de marzo de 1824: «[C]on la mira de precaver frau- dulentas extracciones de las platas en pasta que los mineros necesitados venden a los mer- caderes y rescatadores de este metal en manifiesta contravención de las leyes que prohiben el comercio de ellos antes de estar quintados». 130 Alfonso W. Quiroz Habiendo adquirido ideas económicas y políticas liberales en la Europa de la era posnapoleónica, Elías retornó al Perú en 1825, después de que la independencia política hubiese sido alcanzada a un costo enorme.3 ¿Qué tipos de corrupción surgieron o prevalecieron durante su ausencia y qué intereses yacían detrás de ellos? ¿Qué efectos tuvieron sobre las nuevas bases económi- cas, institucionales y políticas que la independencia trajo consigo? ¿Cómo se adaptó el joven hombre de negocios a estos cambios y continuidades? Seguir las actividades económicas, comerciales y políticas del polémico reformador civil Domingo Elías nos revela las viejas y nuevas características de una admi- nistración presa de la corrupción en una naciente república hispanoamericana. Saqueo patriota Al no contar con recursos financieros, los líderes y caudillos militares que apo- yaron la causa emancipadora abusaron de la expropiación, las corruptelas y el crédito externo e interno en nombre de la causa patriota. En el periodo 1821- 1822, el libertador José de San Martín y Bernardo Monteagudo, su ministro de confianza, expropiaron y dilapidaron a la élite mercantil y económica de Lima, sin conseguir la independencia definitiva del Perú. Monteagudo tenía en poca estima el nivel de civilización y las posibilidades democráticas de los peruanos. Su objetivo principal consistía en erradicar la amenaza española en La Plata y Chile independientes a cualquier costo, incluso la ruina económica del Perú.4 3. Engelsen, Juan Rolf. «Social Aspects of Agricultural Expansion in Coastal Peru, 1825- 1878». Tesis de Ph. D. Los Ángeles: Universidad de California-Los Ángeles, 1977, pp. 424-425, citado por Orrego, Juan Luis. «Domingo Elías y el Club Progresista: los civiles y el poder hacia 1850». En Histórica 14: 2, 1990, pp. 317-349. 4. Monteagudo, Bernardo. Memoria sobre los principios políticos que seguí en la administración del Perú y acontecimientos posteriores a mi separación. Quito: Imprenta de Quito, 1823, pp. 3-4 y 5-6, y Guatemala: Beteta, 1824, pp. 5 y 7-9. Al respecto, véase Anna, Timothy. «Economic causes of San Martín’s failure in Lima». En Hispanic American Historical Review 54, 1974, pp. 657-681, y «Peruvian Declaration of Independence: Freedom by Coercion». En Journal of Latin American Studies 7, 1975, pp. 221-248. Monteagudo, que favorecía una estructura monárquica para el Perú independiente, fue expulsado de Lima en 1822. Durante su exilio en Guayaquil, se reunió con Simón Bolívar, quien lo reclutó como partidario político de sus designios en el Perú. Monteagudo fue asesinado en Lima en 1825, probablemente por órdenes de sus enemigos políticos, entre quienes se encontraban José Faustino Sánchez Carrión (Basadre, Jorge. Historia de la República del Perú. 6.ª ed. Lima: Editorial Universitaria, 1968, vol. 1, pp. 101-105). 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 131 Confiscó caudales y otros recursos para organizar redes locales de espionaje y operaciones encubiertas, dañinas a todas luces para lograr la confianza de la población local y su apoyo a la causa de la independencia. Algunos peruanos indignados protestaron contra lo que consideraban era la ambición ilimitada de Monteagudo, que había puesto su mira en las fortunas privadas. Así, ordenaba sustraer los tesoros de las iglesias de la ciudad, no para salvar a la patria sino para pagar a espías y obras públicas inútiles. Semejante radicalismo y expolia- ción condujeron a su salida obligada del Perú.5 La política de secuestros inaugurada por Monteagudo minó aún más una débil tradición del derecho a la propiedad y sentó las bases para las expropia- ciones motivadas por razones políticas.6 Las propiedades agrícolas y urbanas confiscadas a españoles y criollos realistas, fundamentalmente en la región de la costa central, fueron valorizadas en aproximadamente dos millones de pesos. Esta política provocó mayores problemas económicos y una caída de la in- versión. Bajo estas condiciones, las propiedades confiscadas eran difíciles de vender sin poder así aumentar los débiles ingresos públicos. Al igual que la venta previa de las haciendas jesuitas expropiadas, llevada a cabo en el perio- do 1767-1780, el prolongado proceso de vender y reasignar las propiedades confiscadas durante las luchas por la independencia estuvo cargado de irre- gularidades, favoritismo y patronazgo. Eventualmente, la mayor parte de los bienes expropiados se otorgó a oficiales militares que pedían compensación y recompensa por sus hazañas patrióticas. Entre los oficiales de alto rango 5. Municipalidad de Lima. Lima justificada en el suceso del 25 de julio: impreso por orden de la ilustrí- sima Municipalidad. Lima: Manuel del Río, 1822, pp. 7-8; y Sauvignan, Rattier de. «Rapport sur la situation de la République du Pérou et de son Gouvernement au mois de décembre 1823», Lima, diciembre de 1823, Correspondance Politique (en adelante, C. P.), Pérou, vol. 2, ff. 27 y 34, Archives du Ministère des Affaires Étrangères, París (en adelante, AMAE). Véase, también, O’Phelan, Scarlett. «Sucre en el Perú: entre Riva-Agüero y Torre Tagle», y Rizo Patrón, Paul. «Las emigraciones de los súbditos realistas del Perú a España durante la crisis de la independencia». En O’Phelan, S. (ed.). La independencia en el Perú: de los Borbones a Bolívar. Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, 2001, pp. 379-406, y 407-428, esp. 381-388 y 412-419. 6. Un caso típico es el de Miguel Otero en 1838. Se trataba del minero más rico en Cerro de Pasco y se le expropió hasta por dos millones de pesos por órdenes del caudillo Gamarra como parte de su venganza contra los partidarios de Santa Cruz y la Confederación Perú- Boliviana. Véase Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 2, p. 197, donde se cita al general Francisco Vidal («Memoria escrita en 1855, después de la Batalla de La Palma». En Fénix: Revista de la Biblioteca Nacional 6, 1949, pp. 595-640, esp. 628). 132 Alfonso W. Quiroz que recibieron estas recompensas tenemos a Antonio José de Sucre, Bernardo O’Higgins, José Rufino Echenique, Juan Francisco Reyes, Blas Cerdeña y José María Plaza, entre otros.7 En provincias, los oficiales locales repetían los abusos de poder y las ex- poliaciones cometidas a nombre de la causa patriota. En octubre de 1821, el capitán Juan Delgado, comandante militar y teniente gobernador de Sayán en la provincia de Chancay, fue acusado de opresión y de efectuar extracciones ilega- les para enriquecerse a costa de la población local y del Estado. A pesar de sus esfuerzos para influir el subsiguiente juicio de pesquisa, fueron 58 testigos los que confirmaron los cargos.8 La corrupción de las autoridades de provincias, una expresión del colapso final de la reforma de las intendencias, perduraría así en el Perú independiente. Para empeorar las cosas, el almirante Thomas Cochrane, cuyos servicios navales y gastos habían quedado impagos, se apropió de las reservas de plata en barras que habían sido penosa y prepotentemente acumuladas durante el go- bierno de San Martín. Cochrane fue el comandante de la flota «libertadora» chi- lena y también se vio beneficiado con la captura y secuestro de naves mercantes peruanas.9 Un diplomático francés informó a sus jefes en París que la falta de apoyo popular a la libertad y la independencia se explicaba por la corrupción de las nuevas autoridades separatistas y sus luchas internas. Otro enviado diplo- mático atribuyó la debilidad de estos nacientes gobiernos al reparto de cargos oficiales por medio de la protección y la intriga en lugar del reconocimiento al 7. Flores-Galindo, Alberto. Aristocracia y plebe: Lima, 1760-1830. Lima: Mosca Azul, 1984, pp. 222-224 y 256-257: apéndices 8-9, basado en documentación del Juzgado de Secuestros, AGN; Quiroz, Alfonso W. «Estructura económica y desarrollos regionales de la clase domi- nante, 1821-1850». En Flores-Galindo, A. (ed.). Independencia y revolución (1780-1840). Lima: Instituto Nacional de Cultura, 1987, vol. 2, pp. 201-267, esp. 222-224, y La deuda defraudada: consolidación de 1850 y dominio económico en el Perú. Lima: Instituto Nacional de Cultura, 1987, pp. 30-36. 8. «Expediente sumario promovido por don Jerónimo Pareja [... contra] don Juan Delgado [...] sobre injurias y atropellos», Lima, 1821-1822, f. 2, Juicios de Pesquisa, Corte Superior de Justicia de Lima (en adelante, CSJL), leg. 431, AGN. Francisco Zárate de Huacho, el funcionario a cargo de la investigación, concluyó que los testigos, en este caso, «presentan el cuadro más criminal del abuso que se ha hecho del empleo, por la opresión, violencias, gravámenes, multas, exacciones, y bárbaro despotismo». 9. Flores-Galindo, Alberto. Ob. cit., pp. 211 y 228; y Klarén, Peter. Peru: Society and Nationhood in the Andes. Nueva York: Oxford University Press, 2000, pp. 131-132. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 133 mérito.10 Estas débiles bases organizativas brindaron fértiles condiciones para la corruptela y el abuso de poder. El general Simón Bolívar, cabeza de la campaña final que venció al ejér- cito realista en Perú, también tomó parte en las dañinas prácticas de expropia- ción local y abuso de autoridad. Bolívar y su dedicado ministro José Faustino Sánchez Carrión decretaron, en el periodo 1824-1825, la confiscación de las rentas y la expropiación subsiguiente de quienes se hubiesen refugiado en la fortaleza del Real Felipe en el Callao, el último bastión desesperado de españo- les y criollos recalcitrantes. Sánchez Carrión recibió varias propiedades como recompensa a sus fieles servicios. Bajo condiciones de extrema penuria fiscal y endeudamiento, un Congreso servil recompensó a Bolívar en 1826 con más de un millón de pesos.11 Mientras tanto, los funcionarios de gobierno mal pagados saqueaban las rentas de provincias y confiscaban propiedades privadas. Tal fue el caso documentado del teniente coronel Juan Pablo Santa Cruz, goberna- dor de Chincha Baja y protegido del caudillo bolivariano, el general Antonio Gutiérrez de la Fuente: veintinueve vecinos verificaron la ilegal apropiación que Santa Cruz había hecho de ganado y bienes, no para el servicio de la patria sino para su propia ganancia, una forma de despotismo que consideraban era peor que el de los españoles.12 10. Boislecomte, Edmond de. «Notice historique sur la révolution du Pérou», agregado a la nota n.° 83, Aranjuez, 10 de mayo de 1825, C. P., Pérou, vol. 1, ff. 41-41v, AMAE; y Sauvignan, Rattier de. «Rapport...», Lima, diciembre de 1823, C. P., Pérou, vol. 2, f. 34, AMAE. 11. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 1, pp. 101, 136, 221 y 228-229. Información sobre las costosas festividades celebradas en honor de Bolívar, pagadas por magnates locales, y «facturas canceladas por algunas de las principales personas en el poder [...] lo suficiente como para que se temiera que el Congreso hiciera alguna investigación», en William Tudor (Cónsul de EE. UU. en Lima) a Henry Clay (Secretario de Estado de EE. UU.), confidencial, Lima, 17 de mayo de 1826, en Manning, William (ed.). Diplomatic Correspondence of the United States Concerning the Independence of the Latin American Nations. Nueva York: Oxford University Press, 1925, vol. 3, pp. 1794-1795. De otros cercanos colaboradores de Bolívar también se sospechaba que se habían enriquecido en medio de la penuria pública o debido a viejas conexiones venales (Tudor a Clay, confidencial, Lima, 9 de abril de 1826, y 17 de mayo de 1826, en Manning, William (ed.). Ob. cit., pp. 1787 y 1795). 12. «Causa de residencia promovida por los vecinos de Chincha Baja contra el ex gobernador don Juan Pablo Santa Cruz a quien acusaban de insultos y atropellamientos, año 1825», Juicios de Residencia, CSJL, leg. 430, AGN. Un caso similar de corrupción y abuso compro- bados involucró a un protegido del general Andrés de Santa Cruz, «Expediente sobre juicio 134 Alfonso W. Quiroz Al mando del gobierno, Bolívar ordenó a sus propios oficiales el despojar propiedades, incluidos los ornamentos de plata de las iglesias, como medio para financiar al ejército.13 En una halagadora muestra de gratitud que prometía duraría hasta la tumba, el general Agustín Gamarra, prefecto del Cuzco, le pre- sentó a Bolívar ochenta medallas de oro y quinientas de plata recién acuñadas en la localidad en su honor, además de reportar haber cumplido sus decretos de expropiar y gravar las propiedades eclesiásticas.14 Hipólito Unanue, el ministro de Hacienda de Bolívar, y José de Larrea y Loredo, su sucesor, manifestaron preocupación por los excesos y el caos fiscal atribuidos a Gamarra y otras au- toridades de provincias.15 En la práctica y en términos políticos, Bolívar y su fiel mariscal Antonio José de Sucre formaron a la primera generación de caudillos militares andinos en el arte del financiamiento abusivo de las fuerzas armadas. Bolívar aplastó a los líderes de inspiración liberal y usurpó el poder constitucio- nal.16 En 1826 se vio obligado a dejar las riendas del poder dictatorial peruano debido a la oposición colombiana, peruana y boliviana a su grandioso plan de una confederación liderada por él mismo.17 de residencia seguida al señor coronel don Carlos Zabalburu, exintendente y comandante general de la provincia de Chachapoyas, años 1824-1825», Juicios de Residencia, CSJL, leg. 430, AGN. 13. Marichal Carlos. A Century of Debt Crises in Latin America: From Independence to the Great Depression, 1820-1930. Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1989, pp. 30-31, donde se cita la correspondencia de Bolívar. 14. Gamarra a Bolívar, Cuzco, 12 de septiembre de 1825, en Gamarra, Agustín. Epistolario del Gran Mariscal Agustín Gamarra. Editado por Alberto Tauro. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos / P. L. Villanueva, 1952, pp. 29-30. 15. Nota marginal en Gamarra a ministro de Hacienda, Cuzco, 23 de enero de 1825, y Cuzco, 27 de junio de 1825, en Gamarra, Agustín. Ob. cit., pp. 17 y 27; y Larrea y Loredo, José. Principios que siguió el ciudadano José de Larrea y Loredo en el Ministerio de Hacienda y Sección de Negocios Eclesiásticos de que estuvo encargado. Lima: Imprenta J. M. Concha, 1827, p. 3. 16. Bolívar desplazó, encarceló o exilió a «varias personas de finos talentos y carácter puro, y populares en el país, que habrían sido idóneos para su administración. El mariscal La Mar, el canónigo Luna Pizarro, el conde de Vista Florida, los generales Necochea, Alvarado y otros más eran de esta clase. Estas personas son todas de personalidad irreprochable, y su probidad queda probada con su pobreza; es en verdad una reflexión placentera que los hombres más puros y más ilustrados del Perú sean todos republicanos» (Tudor a Clay, Lima, 24 de agosto de 1826, en Manning, William (ed.). Ob. cit., vol. 3, p. 1808). 17. Véase la correspondencia diplomática de Tudor, repleta de detalles confidenciales y respal- dada con conversaciones personales con los principales actores del momento, entre ellos 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 135 «Desafortunadamente para el Perú» —escribió en mayo de 1824 William Tudor, el cónsul estadounidense en Lima, al secretario de Estado John Quincy Adams— «los invasores que vinieron a proclamar la libertad y la independencia eran crueles, rapaces, carentes de principios e incapaces. Sus malos manejos, su despilfarro y su sed de saqueo pronto alienaron los afectos de los habitantes».18 Tudor no limitó sus críticas a los libertadores extranjeros; la población perua- na, observó, era suave, afeminada e ignorante del resto del mundo debido a su reclusión bajo el dominio hispano. El cónsul también se quejó de las tari- fas aduaneras prohibitivamente altas, así como de la confiscación de naves y propiedades de norteamericanos, sin ninguna otra razón aparente que la de «saquear a neutrales». El saqueo y el abuso de bienes privados y públicos por parte de jefes militares continuaron siendo frecuentes y causando problemas diplomáticos recurrentes durante el temprano periodo republicano. Estas prác- ticas descarrilaron y retrasaron constantemente una urgente reforma comercial y tratados de comercio con el exterior, necesarios para reconstruir la economía del país. El manejo abusivo e inepto del crédito interno con préstamos obliga- torios e impagos, asignados principalmente a comerciantes locales y extran- jeros, así como la emisión de billetes sin respaldo adecuado, tuvieron como resultado la rápida pérdida de fuentes de crédito interno del nuevo Estado peruano.19 Un parlamentario de esos años declaró que era evidente y conoci- do que el crédito del Estado se había perdido totalmente por incumplimiento de los acuerdos de préstamos anteriores.20 La deuda interna de ese entonces incluía los salarios impagos de los empleados del gobierno, diversos reclamos de proveedores locales y propietarios expropiados, y pagos incumplidos origi- nalmente respaldados por la deuda externa, todo lo cual sumaba aproximada- mente siete millones de pesos, además de los más de catorce millones de pesos Bolívar, La Mar, Santa Cruz y otros, especialmente Tudor a Clay, Lima, 17 de mayo de 1826, en Manning, William (ed.). Ob. cit., vol. 3, pp. 1792-1795. 18. William Tudor a John Quincy Adams, Callao, 3 de mayo de 1824, en Manning, William (ed.). Ob. cit., vol. 3, p. 1751. 19. Véase, por ejemplo, «Razón rectificada de las personas acotadas en el empréstito de los 100,000 pesos», Lima, 23 de noviembre de 1837, Manuscritos, 1837-D10367, Biblioteca Nacional del Perú, Lima (en adelante, BNP). 20. Estevan Llosa, diputado por Moquegua, en sesión del Congreso peruano del 4 de agosto de 1827, en Mercurio Peruano, n.° 8, 8 de agosto de 1827, p. 2. 136 Alfonso W. Quiroz de la heredada deuda colonial legítimamente debida a acreedores locales.21 Esta deuda interna inicial y creciente, producto de las abusivas finanzas de emergencia, fue el primer ejemplo de una tendencia recurrente de encubrir el saqueo de la corrupción y mala administración con el incremento de obliga- ciones de deuda pública que los ciudadanos comunes debían, en efecto, pagar eventualmente a un costo mayor. Turbios préstamos externos Los arrasados recursos privados y el arruinado crédito interno llevaron a los estadistas fundadores de la república a contraer una costosa deuda pública ex- terna para financiar los gastos públicos. Los primeros préstamos externos, con- tratados apresuradamente en el mercado de capitales londinense en el periodo 1822-1825, terminaron por declararse impagos casi de inmediato. El Perú no estuvo solo en este fracaso financiero, pues la Nueva Granada de Bolívar sentó este patrón en 1820, y luego Chile y México siguieron el mismo camino. Bajo las onerosas condiciones de los préstamos, la crítica situación de las finanzas públicas y los crecientes problemas legales y de opinión pública en el extranje- ro, las nuevas autoridades republicanas y sus contratistas usureros no pudieron pagar la amortización y el interés, no sin antes haber usado los fondos presta- dos en gastos militares y otros gastos y recompensas improductivos. Además, la expansión monetaria y la burbuja especulativa en Londres, de la cual formaban parte las emisiones de préstamos latinoamericanos, llevaron a una espectacular caída de la bolsa londinense a finales de 1825. Desde entonces, los mercados internacionales estuvieron efectivamente cerrados para el necesitado Estado peruano hasta finales del decenio de 1840.22 21. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 1, pp. 222-223. Véanse, también, los múltiples reclamos efec- tuados por particulares contra el Estado, dirigidos al Congreso peruano, «Índice General del Archivo de la H. Cámara de Diputados, 1827 a 1885», en Archivo General del Congreso de la República del Perú, Lima (en adelante, AGCP). 22. Mathew, W. M. «The First Anglo-Peruvian Debt and Its Settlement, 1822-49». En Journal of Latin American Studies 2, 1970, pp. 81-98; y Márquez, José Arnaldo. La orjía financiera del Perú: el guano y el salitre, artículos publicados en La Libertad Electoral. Santiago de Chile: Imprenta de La Libertad Electoral, 1888, p. 2. Para la atmósfera especulativa en Londres véase Dawson, Frank Griffith. The First Latin American Debt Crisis: The City of London and the 1822-25 Loan Bubble. New Haven, Conn.: Yale University Press, 1990, pp. 23-26 y 70-71. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 137 Desde los primeros esfuerzos por conseguir préstamos en el exterior, surgió un patrón de abusos entre funcionarios y diplomáticos peruanos y sus agentes financieros en el extranjero. Este legado contribuyó a arruinar persis- tentemente el crédito público externo del nuevo Estado. Al mismo tiempo, los agentes diplomáticos, provistos de amplios poderes discrecionales, tenían sus propios intereses ligados a la negociación de asuntos de gravísima importan- cia para el crédito nacional en el extranjero. Dado que el Estado peruano era consistentemente incapaz de pagar satisfactoriamente salarios y gastos de re- presentación en el exterior, los funcionarios diplomáticos podían explotar esta situación de penuria fiscal en provecho propio. El primer préstamo extranjero, por un monto de 1,2 millones de libras esterlinas a un interés del 6 por ciento anual, fue negociado en el boyante mer- cado londinense a comienzos de la década de 1820 por dos cuestionables en- viados y amigos del general San Martín, el colombiano Juan García del Río y el médico británico James Paroissien.23 Este último, bien recompensado por el gobierno de San Martín con el rango militar de general y parte de una hacienda confiscada, estableció unas relaciones de negocios impropias e incompatibles con su misión en Londres. Paroissien se dedicó a realizar tratos privados con el banquero mercantil londinense Thomas Kinder, el emprendedor contratista de la emisión del préstamo peruano, al mismo tiempo que negociaba, con el mismo Kinder, condiciones desfavorables para el préstamo público externo.24 23. «La exceziva [sic] abundancia de fondos que hay en este país fuera de circulación, ha indu- cido ya a varios especuladores a solicitarnos para facilitar la realización de un empréstito» (García del Río y Paroissien a Ministro de Relaciones Exteriores [en adelante M. R. E.], Londres, 7 de septiembre de 1822, n.° 26, 5-17/1822, expediente 1). Véase, también, García del Río y Paroissien a M. R. E., Londres, 6 de noviembre de 1822, n.° 59, 5-17/1822, carpeta 3, Archivo General y Documentación, Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, Lima (en adelante, AMRE). 24. Palacios Moreyra, Carlos. La deuda anglo peruana 1822-1890. Lima: Studium, 1983, pp. 13 y 32-33, donde se cita a Humphreys, R. A. Liberation in South America 1806-1827: The Career of James Paroissien. Londres: Athlone Press, 1952. Según Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 2: «Ha sido opinión mui válida en el Perú que el comisionado para celebrar en Londres el primer empréstito peruano, derivó de esta operación una riqueza mui superior a la mo- derada holgura de su posición anterior. Quedó poseyendo 100,000 pesos i llegó a ser uno de los principales capitalistas de su tiempo. Esa fortuna se aumentó más tarde (de 1853 a 1854); de modo que a su muerte legó a su hijo una herencia como de un millón de pesos». Según documentación oficial, San Martín y su ministro de relaciones exteriores le dieron, a García del Río y Paroissien, 40.000 pesos a través de un acuerdo financiero con John Begg 138 Alfonso W. Quiroz En opinión del procurador general de Londres, este contrato del primer prés- tamo externo peruano debía considerarse virtualmente nulo por motivo de usura.25 El primer contrato de préstamo externo se firmó en octubre de 1822 y fue aprobado por el Congreso Constituyente en 1823, durante el breve go- bierno de José de la Riva-Agüero, el primer presidente del Perú. Las redes del temprano militarismo peruano habían impuesto la presidencia de Riva-Agüero inmediatamente después de que San Martín partiera de Lima y antes del arribo de Bolívar. El mariscal Riva-Agüero era un aristócrata criollo que había ganado fama gracias a sus actividades como jefe de espías a favor de la independencia. Tal como recordara el propio Riva-Agüero en 1823, en una carta a George Canning, el secretario británico de asuntos exteriores, él mismo había propor- cionado a los británicos información secreta sobre los planes de Napoleón para España e Hispanoamérica en 1808.26 En el Perú se le concedió a Riva-Agüero el más alto rango militar, a pesar de no haber participado en batalla alguna. Durante su presidencia fue acusado de presionar al Congreso para que aproba- ra una ley que destinaba 100.000 pesos de los fondos del préstamo externo y valiosas concesiones de tierras del Estado como compensación personal para sí mismo y para diversos contratistas asociados suyos.27 & Co. y su corresponsal en Liverpool, James Brotherston, para pagar el ingreso anual de ambos comisionados y los gastos de instalación de la primera legación peruana en Londres (García del Río y Paroissien a M. R. E., Londres, 6 de octubre de 1822, n.° 32, 5-17/1822, carpeta 2, AMRE). 25. «Peruvian Loan: Copy of Mr. Solicitor General’s opinion», en Lincoln’s Sun, 20 de febrero de 1823, en 5-17/1823, AMRE, sobre la base de que se trataba de un préstamo pagadero en treinta años, a 6 por ciento de interés anual y que solamente adelantaba 75 de 100 li- bras contratadas. El contrato del préstamo en sí, así como el firmado entre Kinder y los suscriptores o compradores de los bonos emitidos, eran, por tanto, legalmente nulos y potencialmente no ejecutables por las partes. 26. Riva-Agüero a Canning, Lima, 1 de junio de 1823, FO 61/1, ff. 95-96, National Archives of the United Kingdom, Kew (que incorporó el antiguo Public Record Office), en adelante, NAUK. 27. Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 2; Gutiérrez de La Fuente, Antonio. Manifiesto que di en Trujillo en 1824 sobre los motivos que me obligaron a deponer a D. José de la Riva-Agüero y conducta que observé en ese acontecimiento. Lima: José M. Masías, 1829, pp. 24-25: el general La Fuente denunció «la increíble y espantosa dilapidación de los caudales públicos, inmensas sumas desaparecieron en el corto periodo de la administración de Riva-Agüero, sin que jamás se hayan sabido los objetos de su inversión; pues ni el ejército ni los empleados fueron paga- dos de sus sueldos. La nación quedó enormemente gravada por el resultado de contratas 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 139 Un segundo préstamo de 616.000 libras, también a interés del 6 por ciento, fue contratado con el ubicuo Kinder en enero de 1825 por el nuevo agente del gobierno peruano, el comerciante John Parish Robertson, quien cobraba la con- siderable comisión del 2 por ciento. Para entonces, Bolívar controlaba el poder en el Perú y esperaba ansiosamente los fondos del préstamo, 40.000 libras de los cuales serían usados para comprar y remitir 25.000 rifles. Robertson había sido nombrado por el gobierno peruano gracias a sus conexiones con Robert Proctor, un agente de Kinder en Lima. Una pequeña camarilla de comerciantes banque- ros, con base en Londres y conexiones políticas y financieras, dominaba, pues, el negocio de la emisión de préstamos latinoamericanos, además de dedicarse a otros planes y sociedades especulativas en minería y comercio.28 Las serias irregularidades cometidas en la contratación de los préstamos condujeron a problemas legales y airados debates en la opinión pública lon- dinense, hecho que dificultó la colocación de los bonos peruanos en Londres. Finalmente, los incumplimientos tanto de Kinder, que no proporcionó el adelanto convenido sobre los montos contratados, como del gobierno pe- ruano, que fue incapaz de cubrir los intereses, tuvieron como resultado el impago oficial de los préstamos externos peruanos. De la suma nominal total de 1.816.000 libras, contratada por los dos préstamos, el gobierno peruano solamente recibió el 50 por ciento después de deducidas las elevadas comi- siones, costos de transacción y pagos de interés por adelantado. Los reduci- dos fondos de los préstamos que lograron llegar al Perú fueron dilapidados aún más en pagos exagerados o impropios a oficiales del victorioso ejército bolivariano.29 absurdas y ruinosas, y con la responsabilidad de las exacciones escandalosas permitidas para dividir con los suyos la subsistencia del Estado». Riva-Agüero justificó sus actos citan- do la falta de fondos y la interesada oposición de las facciones parlamentaria, bolivariana y extranjera: Exposición de don José de la Riva-Agüero acerca de su conducta política en el tiempo que ejerció la presidencia de la República del Perú. Londres: C. Wood, 1824, pp. 11, 52 y 58-60. 28. Palacios Moreyra, Carlos. Ob. cit., p. 15, donde se cita correspondencia oficial; y Proctor, Robert. Narrative of a Journey Across the Cordillera of the Andes, and of Residence in Lima and Other Parts of Peru, in the Years 1823 and 1824. Londres: Thomas Davison, 1824. Véase, también, Marichal, Carlos. Ob. cit., p. 19, donde se cita a Robertson, John P. y William P. Robertson. Letters on South America. Londres: J. Murray, 1843. 29. Mathew, W. M. Ob. cit., p. 83, donde se cita a Haigh, Samuel. Sketches of Buenos Ayres, Chile, and Peru. Londres: Efingham Wilson, 1831, p. 369. 140 Alfonso W. Quiroz Los nuevos agentes diplomáticos José J. Olmedo y José Gregorio Paredes observaron el desastre del incumplimiento de los préstamos peruanos de 1826, debido, según describen, a las transacciones especulativas de los agentes Kinder y Robertson, agravadas por la repentina contracción del mercado de capitales londinense. Al verse privados, en consecuencia, de los fondos para sus salarios y gastos, Olmedo y Paredes se quejaban insistentemente de que de- bían pagar los gastos oficiales con sus propios recursos y con crédito privado.30 Esta situación alcanzó niveles absurdos a finales del decenio de 1820 y en el de 1830, cuando los agentes diplomáticos peruanos en Londres pasaron a ser «acreedores» del Estado debido a los salarios que se les debía. Sin embargo, era la obligación de estos diplomáticos peruanos, irregularmente pagados, el llevar a cabo los asuntos, tratos y contratos esenciales para la posición, las finanzas y el comercio internacionales del naciente país. Al no contar con un ingreso legítimo suficiente, los diplomáticos perua- nos encontraron la forma de conseguir comisiones y tratos impropios con los cuales enriquecerse. Juan Manuel Iturregui prosiguió con una tendencia esta- blecida por los primeros enviados diplomáticos peruanos en la década de 1820, de verse envuelto en negociaciones dudosas con financistas y proveedores 30. «Continúa el estado calamitoso de esta plaza, la misma desconfianza y la paralización de los negocios […]. Por lo tanto no nos es dado mover nada en materia del nuevo empréstito: y nuestra atención está en la actualidad repartida entre el examen de cuentas, procurar que el contratista D. Tomás Kinder realice la suma necesaria para el pago de dividendos que se cumple en el próximo abril, cuya falta acabaría por postrar el abatido crédito que se hallan los fondos del Perú que algún día han descendido a 30, y tratar por último con el mismo de que proporcione los medios de nuestra subsistencia y de los ocho jóvenes que nos están encomendados», Olmedo y Paredes a M. R. E., Londres, 2 de marzo de 1826, n.° 19, 5-17/1826, AMRE. Los costos incluían el mantenimiento de ocho (posteriormente quince) jóvenes peruanos (entre ellos Juan Gutiérrez de la Fuente y Francisco Rivero) enviados por el Estado a estudiar en Londres y París. Urgido a que de- volviera la parte no vendida de los bonos emitidos, Kinder se rehusó «por haber dispues- to [de ellos] indebidamente. El único remedio de este mal es entrar en un litis que debe reputarse como un mal mayor siendo como son sumamente dilatorios y extremadamente costosos los pleitos en este país, en donde poca o ninguna protección deben esperar los extranjeros especialmente los que no pertenecen a estados reconocidos», Olmedo y Paredes a M. R. E., Londres, 15 de mayo de 1826, n.° 31, 5-17/1826, AMRE. Con respecto a su precaria situación financiera personal, véase también Olmedo y Paredes a M. R. E., Londres, 12 de abril de 1826, n.° 24, 5 de septiembre de 1826, n.° 49, y 20 de noviembre de 1826, n.° 60, 5-17/1826, AMRE. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 141 extranjeros de armas y otros equipos.31 Cuando Iturregui asumió la legación peruana en Londres por vez primera en 1827, se quejó de los magros ingresos que le habían sido asignados. Su correspondencia oficial propuso, primero, el proyecto poco ortodoxo de comprar en secreto los depreciados bonos pe- ruanos, para enfrentar, así, el incumplimiento de la deuda y los problemas del pago de intereses.32 Iturregui se mantendría como el representante peruano en Londres, con varias interrupciones en su servicio, hasta 1838. El negocio de las emisiones de préstamos en Londres se alimentó con la esperanza de que las nuevas naciones hispanoamericanas pronto se recupera- rían de la crisis minera de finales del periodo colonial y de las perturbaciones y la destrucción ocasionadas por las guerras de la independencia. Tras años de negligencia y decadencia, las actividades mineras necesitaban una masiva inversión de capital para producir suficiente plata y oro con que equilibrar el creciente déficit comercial. Pero, al margen de algunas empresas mineras espe- culativas que reunieron fondos en Londres, las inversiones necesitadas por la minería peruana no se hicieron presentes. Sin embargo, la exportación ilegal de plata piña y de monedas del metal, efectuada frecuentemente en naves de guerra británicas y de otras nacio- nalidades, así como el contrabando de bienes importados, prosiguieron e, incluso, aumentaron después de la independencia. Los comerciantes y diplo- máticos extranjeros, activos en los principales puertos y ciudades peruanos, describieron estas actividades como si fueran muy normales y frecuentes en 31. El coronel y posteriormente general Juan Manuel Iturregui (1795-1871), un patriota vin- culado al suministro de armas para el ejército separatista, vivía en Liverpool, donde se ocupaba de sus asuntos mercantiles privados, cuando aceptó, en 1827, la difícil misión diplomática de encabezar la legación peruana en Londres: «Imposible vivir en Londres en el grado más inferior a la publicidad, sin un gasto de £ dos mil cuando menos; y la asigna- ción que se me hace es de ochocientos» (Iturregui a conde de Vista Florida, Londres, 12 de octubre de 1827, 5-17/1827, AMRE). Véase, también, Iturregui a M. R. E., Londres, 20 de diciembre de 1827, n.° 1, AMRE. 32. «Sería de la mayor importancia descargarnos de nuestra presente deuda y exorbitantes intereses. El mejor expediente para esto sería pagar con nuevos bonds los intereses ven- cidos; comprar enseguida nuestra deuda privadamente hasta la cantidad que pudiéramos; y finalmente hacerlo en público [...]. Con lo que debemos de intereses podríamos com- prar hoy casi toda nuestra deuda» (Iturregui a Vista Florida, Londres, 12 de octubre de 1827, 5-17/1827, AMRE). «[E]l Perú en lugar de remitir dinero para pagar los intereses que adeuda, lo haga, consultando el mayor secreto, para comprar sus propias obligaciones» (Iturregui a M. R. E., Londres, 20 de diciembre de 1827, n.° 2, 5-17/1827, AMRE). 142 Alfonso W. Quiroz sus tareas cotidianas.33 Intercambios ilegales similares también fueron comu- nes en la costa occidental de México y persistirían hasta finales de la década de 1850.34 Así, el congresista liberal peruano Francisco Javier de Luna Pizarro desea- ba incrementar la recaudación de aduanas para contribuir así a la moralización de los funcionarios de aduana y, con ello, erradicar el «inmenso contrabando».35 Pero el general Antonio Gutiérrez de la Fuente, prefecto de Arequipa a fina- les de la década de 1820, protegía las operaciones de contrabando y desvió 33. Witt, Heinrich. Diario 1824-1890: un testimonio personal sobre el Perú del siglo XIX. Traducción de Gladys Flórez-Estrada Garland. Lima: Banco Mercantil, 1992, vol. 1, pp. 82-83 (esta publicación solamente incluye los periodos 1824-1842 [vol. 1] y 1843-1847 [vol. 2] del diario de Witt, un manuscrito en varios volúmenes que llega a su fin en 1890. Esta es una fuente singularmente importante, obra de un comerciante alemán residente en el Perú, originalmente escrita en su mayor parte en inglés y recientemente transcrita a formato mecanografiado por sus dueños. Para información sobre épocas posteriores, el presente estudio utiliza una compilación impresa previa [1987] de extractos del diario, así como par- tes de la versión mecanografiada del texto original en inglés, citada en notas subsiguientes). En la entrada del diario correspondiente al 4 de julio de 1825, Witt escribió: «supervisé el despacho de $60,000 [para Antony Gibbs & Sons] en el “Mersey”. También conversé un poco con el arriero que había transportado la plata piña desde Arequipa y con Turner, el piloto que se había comprometido a contrabandearla a bordo del buque de guerra, y estuvimos de acuerdo en que ello debía de hacerse esa noche, lo que se llevó a cabo sin contratiempos». Además, Charles Ricketts, el cónsul británico en Lima, reportó que, entre 1819 y 1825, las naves de guerra británicas habían sacado 27 millones de dólares en plata y oro del Perú (Humphreys, R. A. [ed.]. British Consular Reports on the Trade and Politics of Latin America, 1824-1826. Londres: Royal Historical Society, 1940, p. 195, citado en Marichal, Carlos. Ob. cit., p. 21). En 1836, el ministro peruano de Relaciones Exteriores se quejó de la costumbre que las naves de guerra extranjeras tenían de recibir «barras de plata y oro» sin pagar los derechos oficiales (Mariano de Sierra a Samuel Larned, Lima, 11 de junio de 1836, Despatches from United States Ministers to Peru, 1826-1906, microcopy T-52 [en adelante, Despatches 1826-1906)], roll 4, U. S. National Archives and Records Administration [en adelante, USNA]). 34. Gough, Barry M. «Specie Conveyance from the West Coast of Mexico in British Ships, c. 1820-1870: An Aspect of the Pax Britannica». Mariner’s Mirror 69, 1983, pp. 419-433; y Mayo, John. «Consuls and Silver Contraband on Mexico’s West Coast in the Era of Santa Anna». En Journal of Latin American Studies 19, 1987, pp. 389-411, citado en Miller, Rory. «Foreign Capital, the State, and Political Corruption in Latin America between Independence and the Depression». En Little, Walter y Eduardo Posada Cardó (eds.). Political Corruption in Europe and America. Londres: Macmillan, 1996, pp. 65-95, esp. 68-69 y 89. 35. Congreso peruano, sesión del 30 de julio de 1827, en Mercurio Peruano, n.° 6, 7 de agosto de 1827, pp. 2-3. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 143 fondos públicos hasta amasar una fortuna de al menos 200.000 pesos.36 Según un pensador liberal contemporáneo, el conjunto inadecuado de prohibiciones y barreras al comercio libre, heredado del régimen colonial, constituía el ger- men de la corrupción.37 La extracción ilegal de plata y el contrabando ligaban los intereses privados y oficiales en redes de corrupción, causando una seria sangría de capital y circulante en el deprimido mercado nacional. Los prefectos y subprefectos de provincias, a menudo oficiales militares, estuvieron tradi- cionalmente involucrados en estas redes, con lo que se agravaban sus abusos y patronazgo en los contratos de adquisición del gobierno y el ejército.38 A lo largo del siglo, la corrupción de las autoridades locales se mantuvo casi sin ningún control. Hubo ciertos intentos tempranos pero débiles de moralizar la Adminis- tración Pública con unas cuantas reglas y medidas anticorrupción. Buscando las raíces del elusivo ideal de un Estado nacional, eficiente y honesto, el his- toriador Jorge Basadre documentó estos intentos moralizadores legislativos y administrativos —fundamentalmente debidos a Luna Pizarro, el presidente Manuel Menéndez (1844-1845) y otros liberales— contra diversas corruptelas y fraudes cometidos por los militares y otros empleados públicos. En la década de 1820 se prohibió a los legisladores solicitar favores de las autoridades del ejecutivo o tener empleos que dieran lugar a conflictos de interés.39 36. Barrère al Ministre des Affaires Étrangères (en adelante, M. A. E.), Lima, 4 de abril de 1831, C. P., Pérou, vol. 4, f. 167v, AMAE. 37. S. T. Informe [sobre el contrabando]. Lima: Imprenta de José M. Masías, 1832: «[E]l contraban- do fomentado y sostenido [por la corrupción y venalidad de los empleados...] se propaga su contajio [sic] de los empleados del fisco y de los comerciantes a todas las clases de la socie- dad [...] nace necesariamente de los estancos, de las leyes prohibitivas, de los impuestos ex- cesivos. No hay contra él otro preservativo que la libertad y moderación de los impuestos», pp. 1-2; «cuya fatal consecuencia se estiende [sic] y contamina a los magistrados y a toda la sociedad», p. 6; y «Acabada [la administración colonial], cuando el tiempo había arrai- gado profundamente estas costumbres, nada fue más impolítico que conservar el aliciente del crimen, manteniendo prohibiciones parciales, imponiendo derechos excesivos sobre artículos de primera necesidad. La prosperidad de la nación demandaba suspenderlos y moderarlos para destruir ese jermen [sic] de corrupción», p. 8. 38. Krüggeler, Thomas. «El doble desafío: los artesanos del Cusco ante la crisis regional y la constitución del régimen republicano, 1824-1869». Allpanchis 38, 1988, pp. 13-65, citado en Miller, Rory. Ob. cit., pp. 71 y 90. 39. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 1, pp. 18, 20 y 196; y vol. 3, pp. 66 y 69, donde se cita el mensaje de Menéndez al Congreso en 1845, que considera una fugaz pero «admirable» denuncia del 144 Alfonso W. Quiroz En teoría, y al igual que en la época colonial, los funcionarios del gobierno seguían estando sujetos a los juicio de residencia y a pesquisas, que buscaban explícitamente evidencias de fraudes y sobornos (cohechos).40 Los oficiales de aduanas enfrentaban la pena de muerte si eran hallados culpables de haber asistido al contrabando. Estas medidas rara vez eran aplicadas: los funcionarios investigados lograban, por lo general, diluir las pesquisas con sobornos y de- claraciones falsas de testigos. Muchos de estos acusados gozaban de protección o tan solo recibían leves castigos, si en efecto recibían alguno, según lo revelan los pocos expedientes sobrevivientes de juicios incompletos y viciados.41 La evidencia legal que subsiste resulta, sin embargo, sintomática de los serios pro- blemas de corrupción que plagaban al temprano Estado republicano. Según un pesimista observador contemporáneo, «la corrupción es demasiado inveterada y ha crecido con demasiado vigor en el Perú, como para ser erradicada rápida- mente con cualquier medio, por juicioso o severo que sea».42 Círculos de patronazgo caudillesco Podemos explicar la primera y las subsiguientes generaciones de caudillos mili- tares republicanos como los ápices de redes de patronazgo, surgidas a medida que las viejas instituciones colapsaban y las nuevas se atrofiaban o debilitaban al nacer. Los altos oficiales militares Andrés de Santa Cruz, Agustín Gamarra, Antonio Gutiérrez de la Fuente, Ramón Castilla y José Rufino Echenique se formaron inicialmente en el ejército español, antes de servir en las fuer- zas armadas separatistas. Estos oficiales reprodujeron, en gran medida y en espionaje, los gastos secretos, el favoritismo en el empleo público y el fraude en las pensiones. En lo que toca a la condición moral del país, Luna Pizarro afirmó que «adolecemos de estas faltas [...] nuestras malas habitudes que con el ser nos transmitieron nuestros padres [...] el defecto de espíritu público» (Mercurio Peruano, n.° 6, 7 de agosto de 1827, p. 1.). 40. Véase, por ejemplo, «Expediente sobre el juicio de residencia seguida contra el señor co- ronel don Manuel Francisco Osores, ex subprefecto de Chota, años 1835-1836», esp. las preguntas 6 y 8 a los testigos en el cuestionario de la pesquisa secreta, Juicios de Residencia, CSJL, leg. 430, f. 2v, AGN: «[D]igan así mismo si [el residenciado…] admitió cohecho o so- borno a alguno y se dejó seducir de empeños o miras particulares [...] si ha impuesto multas en su beneficio». 41. Véanse Juicios de Residencia y Juicios de Pesquisa, CSJL, legs. 430-432, AGN. 42. Thomas Willimott a Earl of Dudley, Lima, 20 de marzo de 1828, n.° 1, FO 61/14, f. 61v, NAUK. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 145 miniaturas inconexas, las redes de patronazgo antes encabezadas por el virrey y otros oficiales reales. Los círculos de clientelismo o bien eran fortalecidos por la corrupción o bien le brindaban amplias oportunidades. La participación de oficiales militares y soldados argentinos, chilenos, colombianos y europeos también contribuyó a la creciente importancia que las camarillas militares tu- vieron después de la independencia.43 Tener en cuenta las bases regionales, pro- vinciales, rurales e, incluso, socioeconómicas de estos caudillos no basta para explicar sus motivaciones y medios de mantenimiento. Debemos, también, considerar los intereses de corruptelas y sus redes para cabalmente evaluar las bases de poder de los caudillos y sus descaminadas políticas. Las conexiones establecidas entre los caudillos militares, la administra- ción estatal y los compinches privados definieron los círculos de patronazgo después de la independencia. Un ejemplo temprano es la red encabezada por Gamarra y su aliado Gutiérrez de la Fuente. Junto con otros oficiales separatis- tas, Gamarra y La Fuente colaboraron con el primer pronunciamiento o golpe militar que llevó a Riva-Agüero a la presidencia en 1823. Desde entonces, los destinos políticos y pecuniarios de Gamarra y La Fuente estuvieron estrecha- mente ligados. Gamarra dependió continuamente de La Fuente para conse- guir las armas y caudales con que poner en práctica sus designios políticos.44 Durante las conmociones causadas por la forzada partida de Bolívar en 1826, Gamarra y La Fuente tomaron medidas para extender su poder e influencia. El Libertador les había dejado como prefectos de los departamentos sureños de Cuzco y Arequipa, respectivamente. Los dos prefectos conspiraron con Benito Laso, prefecto de Puno y también partidario de Bolívar, para conformar una federación sureña separada del resto del país. La Fuente incluso suspendió la remesa a Lima de las rentas públicas recaudadas en Arequipa.45 La maniobra de los prefectos no avanzó debido a las decisivas medidas tomadas desde Lima por el general Santa Cruz, enemigo de Gamarra y cabeza de un grupo de pa- tronazgo rival. La insubordinación contra los planes continentales de Bolívar por parte de las tropas colombianas estacionadas en Lima había llevado al retiro pacífico 43. Wu, Celia. Generals and Diplomats: Great Britain and Peru 1820-40. Cambridge: Centre of Latin American Studies, University of Cambridge, 1991, pp. 11-18. 44. Gamarra a La Fuente, Cuzco, 21 de febrero, 25 de marzo y 25 de abril de 1827, en Gamarra, Agustín. Ob. cit., pp. 64-67. 45. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 1, pp. 23, 25 y 190. 146 Alfonso W. Quiroz de fuerzas extranjeras del territorio peruano. El patriota liberal Luna Pizarro, contrincante moralizador de Bolívar y cabeza de un nuevo Congreso peruano, pudo entonces convocar genuinas elecciones presidenciales en el seno de los representantes parlamentarios el 9 de junio de 1827. Los contendores eran los generales Santa Cruz y José de la Mar. El juez Manuel Lorenzo Vidaurre, un íntimo colaborador y exministro de Bolívar, apoyó a Santa Cruz. Sobre la base de fuentes informadas, James Cooley, encargado de negocios de EE. UU. en Lima, sostuvo que Santa Cruz y Vidaurre tenían «una mala reputación de poco talento y menos honestidad».46 Aún más, el diplomático francés Chaumette des Fossés consideraba a Vidaurre inepto para ocupar el cargo de presidente de la Corte Suprema: «[N]inguna persona sacrifica con mayor facilidad los derechos de la justicia a sus [propios] intereses, o a la influencia de sus parientes y ami- gos [… Vidaurre] es, según casi todas las fuentes, la última persona que uno elegiría, de entre los disolutos habitantes de Lima, para que sea [...] el primer magistrado de la justicia peruana».47 La Mar ganó la elección y Santa Cruz marchó con un cargo diplomático a Chile, desde donde posteriormente se dirigió a Bolivia para convertirse luego en su presidente. La Mar, uno de los pocos oficiales de alto rango honestos, era admirador de EE. UU. y sus instituciones. Contó con el vigoroso respal- do de Luna Pizarro, el jefe del partido liberal.48 Sin embargo, Gamarra y La Fuente conspiraron contra La Mar y Luna Pizarro. Una exitosa campaña mi- litar contra el mariscal José Antonio de Sucre, presidente de Bolivia, se llevó a cabo desde el Cuzco por Gamarra, quien actuaba autónomamente y en abierto 46. James Cooley a Secretario de Estado de EE. UU. Henry Clay, Lima, 22 de mayo de 1827, Despatches 1826-1906, roll 1, USNA. 47. Chaumette des Fossés a Baron de Damas, Lima, 2 de enero de 1828, C.P., Pérou, vol. 3, f. 344, AMAE. 48. Por sus servicios militares prestados, La Mar fue recompensado con Ocucaje, una valiosa hacienda en la costa. Sin embargo, pronto la devolvió a su legítimo propietario, una acción correcta ignorada por otros líderes republicanos (Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 1, pp. 232, 278 y 281.). Observadores extranjeros reconocieron su alta integridad moral, pero añadían que semejante actitud moral contaba con poco respaldo en la opinión pública y se tradu- cía, más bien, en debilidad política, en carta firmada por W. Tudor, 12 de mayo de 1830, Epistolario, Archivo Paz Soldán (en adelante, Epistolario APS), vol. 7, BNP. Según Cooley, Luna Pizarro, aunque «sacerdote, [...] es liberal, inteligente» y su partido tenía una «muy favorable disposición hacia Estados Unidos», Cooley a Clay, Lima, 14 de junio de 1827, Despatches 1826-1906, roll 1, USNA. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 147 desafío al gobierno de Lima. Inmediatamente después, otra guerra, esta vez con Colombia (1829) en torno de cuestiones territoriales, políticas, diplomá- ticas y de deuda, les dio a Gamarra y La Fuente la oportunidad de tomar el poder supremo. La guerra fue librada en territorio ecuatoriano y terminó con la retirada del ejército invasor peruano, dirigido por el mismo La Mar. Entretanto en Lima, La Fuente llevó a cabo un golpe de Estado que depuso al vicepresi- dente Manuel Salazar y al jefe parlamentario Luna Pizarro. Al norte, Gamarra, actuando en coordinación con La Fuente, arrestó y exilió a La Mar, con lo que puso fin al único gobierno parlamentario más o menos honrado y liberal que tuvo el Perú en los primeros años de gobierno republicano. A pesar de contar con un débil respaldo popular, Gamarra fue elegido presidente bajo presión armada. Durante su ausencia en el interior, el vicepre- sidente La Fuente controlaba el gobierno de Lima con mano de hierro. Según los observadores locales, Gamarra y La Fuente recibían el respaldo de un «par- tido» que actuaba como un «mero instrumento» de los designios autoritarios de Bolívar. Aún más, Gamarra apuntaló su despotismo militar, inusualmente duradero, nombrando a sus fieles oficiales de alto rango como prefectos, re- tribuyendo favores con alzas salariales y empleos, y manipulando los ascensos militares y los pases al retiro.49 A comienzos de 1830, La Fuente viajó a las pro- vincias del sur para recaudar fondos urgentemente necesarios para la causa de Gamarra, para lo que usó todos los medios posibles. Un diplomático extranjero insinuó que el inminente viaje de La Fuente tenía una finalidad «de naturaleza más personal».50 La colaboración particular entre Gamarra y La Fuente quedó bien docu- mentada en la correspondencia que ambos mantuvieron durante la detestada campaña «recaudadora» de fondos en el sur. La Fuente se encargó de «ordeñar» tantas rentas como fuera posible de las manos de los prefectos y subprefectos de aquellas provincias, no obstante la penosa situación económica de la región meridional. Los grupos de interés locales aborrecieron a La Fuente y Gamarra por las fuertes extorsiones que sufrían. Para conseguir la efectiva expoliación, se debía prometer favores y otros incentivos a los funcionarios y oficiales 49. Wu, Celia. Ob. cit., p. 60; Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 2, p. 46; y Walker, Charles. Smoldering Ashes: Cuzco and the Creation of Republican Peru, 1780-1840. Durham, N.C.: Duke University Press, 1999, cap. 5, pp. 136-137. 50. Samuel Larned al Secretario de Estado Martin van Buren, Lima, 19 de diciembre de 1829, Despatches 1826-1906, roll 1, USNA. 148 Alfonso W. Quiroz encargados, o simplemente se les amenazaba para que proporcionaran, sin la aprobación del Congreso, los cientos de miles de pesos que mantuvieron a Gamarra en el poder hasta 1833.51 La Fuente informó a Gamarra de la resistencia de los prefectos a rendir las sumas de impuestos y donativos forzosos tan dolorosamente extraídos de hacendados, comerciantes, templos y campesinado indígena. La Fuente, asi- mismo, intervino en la política local en lo que tocaba al contrabando, las minas de oro, los proyectos de riego y los comerciantes y empresarios extranjeros. La Fuente reconocía que el contrabando y la extracción ilegal de plata hecha por peruanos y extranjeros eran actividades importantes en los puertos sureños de Islay, Arica e Iquique, en la provincia minera de Tarapacá. La Fuente estaba, sin embargo, a favor de permitir la extracción ilegal de plata, debido a su valor comercial local, hasta que el Estado fuera capaz de imponer impuestos a la exportación. La Fuente apoyaba, en este sentido, las demandas de los empre- sarios y mineros locales, y muy probablemente continuaba activo en la protec- ción del contrabando. Con la ayuda de Gamarra también logró colocar varios empleados en la administración de aduanas. Insistió, además, en compartir con Gamarra las acciones de la empresa Vincocaya, un proyecto de irrigación que buscaba desviar un río para llevar agua a tierras no cultivadas que yacían al este y al oeste del volcán Misti en Arequipa. La Fuente le agradeció a Gamarra el decreto oficial que establecía este proyecto que, según La Fuente, incrementa- ría el afecto que Arequipa tenía por Gamarra.52 La Fuente, asimismo, solicitó 51. La Fuente infructuosamente intentó obtener un millón de pesos del Congreso de Lima para las campañas militares de Gamarra (La Fuente a Gamarra, 8 de octubre de 1829, Epistolario APS, vol. 6, BNP). La Fuente le informó a Gamarra de un envío de 60.000 pesos de Puno (49.000 pesos) y Arequipa (11.000 pesos) (La Fuente a Gamarra, Arequipa, 12 de enero de 1830, Epistolario APS, vol. 7, BNP). Varias otras cartas mencionan tratos con los prefectos Juan Pardo de Zela (Arequipa), Juan Ángel Bujanda (Cuzco) y Juan Francisco Reyes (Puno), así como el envío a Gamarra de un total de aproximadamente 300.000 pesos de las provincias del sur, entre ellas Moquegua, Arica y Tarapacá. Gamarra no dejó de pedirle fondos a La Fuente: «Mándeme U. plata porque aquí estamos arañando la cubierta» (Gamarra a La Fuente, Piura, 17 de junio de 1829; véase, también, Piura, 3 de julio de 1829, y Lima, 5 de abril de 1830, en Gamarra, Agustín. Ob. cit., pp. 165 y 172). 52. Cartas de La Fuente a Gamarra: Arequipa, 19 de febrero de 1830: «No es menos el interés que tomo en la resolución sobre Vincocaya, que U. conoce lo interesante de esta empresa. Ella es de U. tanto como mía, pues de mis dos acciones, una es de U. desde el año pasado, quiera o no quiera», 4 de febrero de 1830, y 19 de marzo de 1830, Epistolario APS, vol. 7, BNP. Véase, también, El Republicano, n.° 20, 8 de abril de 1826, en El Republicano (Arequipa): 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 149 mayores asignaciones salariales y se quejó, sin escrúpulo alguno, de que en un artículo aparecido en una publicación chilena se le hubiese acusado de desho- nestidad administrativa.53 La corrupción entre los militares erguía su cabeza sobre las actividades del sector privado y agotaba los fondos públicos y las líneas de crédito. Los abrumadores préstamos y levas compulsivos, cargados a los empresarios y propietarios nacionales y extranjeros, se hicieron endémicos tras casi cualquier insurrección y contrainsurgencia militar. Este fue el caso de la insurrección de enero de 1834, vívidamente descrita por Flora Tristán, quien fuera testigo de sus efectos en Arequipa.54 Una gran parte de las sumas extorsionadas se manejaron deshonesta e incompetentemente en nombre de torpes causas políticas y militares. Las incautaciones, condenas y confiscaciones ilegales de las propiedades de extranjeros, efectuadas desde las guerras de la independencia, agriaron las relaciones con las potencias extranjeras durante aproximadamente los primeros treinta años de la joven república.55 La correspondencia diplomática con las autoridades peruanas estuvo repleta de pedidos y solicitudes referidas a reclamos de particulares y compañías, así como negociaciones frustradas de tratados bilaterales de amistad y comercio, que buscaban crear regulaciones contra los abusos y el trato desfavorable dado a los súbditos extranjeros en el Perú. Estos reclamos y negociaciones revelaron a los diplomáticos extranjeros que ciertos intereses locales deshonestos estaban decididos a paralizar tratados y acuerdos justos. noviembre 1825-febrero 1827. Edición facsimilar. Caracas: Gobierno de Venezuela, 1975, pp. 90-91. En 1871, el Estado peruano cedió veintidós acciones sin valor alguno a un consorcio privado, puesto que las obras de riego habían estado abandonadas por treinta años (García Calderón, Francisco. Diccionario de la legislación peruana. 2.ª ed. París: Librería de Laroque, 1879, vol. 2: 1836). 53. La Fuente a Gamarra, 5 de marzo de 1830: «[Q]ue he sido muy honrado y que no tengo con qué vivir si me falta mi triste sueldo», Epistolario APS, vol. 7, BNP. 54. Tristán, Flora. Ob. cit., pp. 239-257. 55. Véanse, por ejemplo, los reclamos procesados por sucesivos diplomáticos de EE. UU. en Lima, que sumaban más de 750.000 dólares (o 1,2 millones de dólares si se toman en cuen- ta los intereses) e incluía un embargo de naves y cargamentos (1829). Asimismo, las deman- das hechas por los comerciantes Henry Tracy (1827), Samuel Tracy (quien reclamaba unos 104.559 dólares adicionales por expropiación y encarcelamiento arbitrarias por razones políticas, a manos de Gamarra en el periodo 1839-1840), y Alsop & Co. (1835), todas ellas impagas hasta 1842: «Memoranda» firmado por Samuel Larned, Lima, 24 de diciembre de 1836; J. B. Thorton a M. R. E., Lima, 23 de abril de 1837; y J. C. Pickett a Forsyth, Lima, 21 de noviembre de 1839 y 25 de mayo de 1840, Despatches 1826-1906, roll 5, USNA. 150 Alfonso W. Quiroz En Lima, Gamarra tuvo una conversación reveladora con un ciudadano estadounidense, quien luego transmitió su contenido al diplomático de su país Samuel Larned. Gamarra reveló, entonces, una intención clave que explicaba los intereses de patronazgo que yacían detrás de sus políticas antiextranjeras. Después de haber exigido, en general infructuosamente, adelantos en efectivo a comerciantes extranjeros a cambio de concesiones arancelarias, Gamarra de- seaba favorecer, más bien, la formación de capitalistas nacionales sobre la base de grupos de comerciantes locales. Gamarra calculaba que después de verse favorecidos con una ventajosa legislación comercial y aduanera que protegiera la producción y las actividades comerciales nacionales, los empresarios nacio- nales responderían favorablemente cuando se les pidiera apoyo financiero o, en caso contrario, sufrirían las consecuencias. Gamarra creía, por otro lado, que los comerciantes extranjeros no aceptarían esto.56 La legislación comercial pro- teccionista tenía, así, un sustento político cuestionable, aparte de los intereses comerciales creados por el antiguo tráfico de trigo chileno por azúcar y algodón peruanos.57 Así, Gamarra tenía en mente la creación de una base de apoyo local a su gobierno y poder personal, poco distinguible del patronazgo y amiguismo. Para complementar la estrategia político-económica y realizar su grandio- so plan de convertir al Perú en la «Francia americana»,58 Gamarra se esforzó 56. «La razón de todas estas vejaciones e inamistosa persecución [de los extranjeros], según le fuera dada por el mismo presidente Gamarra a uno de nuestros compatriotas […] es la “obligación de promover la prosperidad de los comerciantes nativos”; “la necesidad de crear capitalistas entre ellos, para así facilitar las operaciones del gobierno; y aliviar las necesidades naturales”. “Pues”, dijo Su Excelencia, “cuando hayamos criado un grupo de capitalistas nativos, podremos decirles: ‘el gobierno les necesita; ustedes deben contribuir el monto especificado para su alivio, o en caso de negativa se tomarán medidas para obli- garles’, ¡pero a los capitalistas extranjeros no podemos decirles eso!”» (Larned a Van Buren, Lima, 8 y 31 de marzo de 1830, Despatches 1826-1906, roll 1, USNA). 57. Larned a Van Buren, Lima, 5 de marzo de 1830, Despatches 1826–1906, roll 1, USNA. Santa Cruz impuso aranceles altos en 1826 y comienzos de 1827. Véase, también, Gootenberg, Paul. Between Silver and Guano: Commercial Policy and the State in Postindependence Peru. Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1989, cap. 3, y «North-South: Trade Policy, Regionalism, and Caudillismo in Post-Independence Peru». En Journal of Latin American Studies 23, 1991, pp. 1-36. 58. Según Gamarra, tras la muerte de Bolívar, el Perú se proyectaba como «un “coloso” en- tre los demás estados americanos. Si marchamos con juicio y unión haremos del Perú la Francia Americana» (Gamarra a La Fuente, Cuzco, 12 de marzo de 1832, en Gamarra, Agustín. Ob. cit., p. 222). 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 151 por crear un ejército que, según el cónsul británico en Lima, Belford Hinton Wilson, estuviese «íntegramente dedicado a su persona, que al deberle todo a él fuera más probable que respaldara sus ambiciosos proyectos» y «solidificara su despotismo militar». Esta «manía militar» sería una de las causas fundamentales de las endebles condiciones financieras del país, al mantener a mil oficiales en un ejército de apenas cuatro mil hombres.59 En estas circunstancias, el peligro constante de guerra externa contribuyó poco a incrementar la eficiencia del Estado peruano. En realidad, los pequeños grupos de capitalistas peruanos formaban parte de redes de patronazgo particulares que se beneficiaban de favores oficiales a cambio del apoyo político y financiero que prestaban a los caudillos. Durante el gobierno de Gamarra, un importante mecanismo de favoritismo era la en- trega de sumas al Estado como pago adelantado o «abono» de aranceles ex- tremadamente elevados (90 por ciento en promedio), pero con un descuento considerable y pagado en parte con billetes depreciados. Este sistema de abo- nos beneficiaba a pequeños grupos de comerciantes locales que pasaban a ser acreedores privilegiados del Estado. Esta suerte de «nacionalismo» comercial sesgado derrotó, en la práctica, las mal diseñadas metas proteccionistas, puesto que la protección efectiva caía por debajo del 50 por ciento gracias a la artimaña del abono. A pesar de estos defectos inherentes, el séquito de intereses crea- dos por Gamarra defendió agresivamente las medidas proteccionistas contra el comercio libre y los intereses extranjeros. Todo esto obstruyó y retrasó la aplicación de las reformas comerciales que tan urgentemente requería el Perú.60 Al buscar estadísticas de comercio confiables del Perú, el cónsul Wilson y otros diplomáticos encontraron que estas podían ser «compradas» en privado a los empleados públicos. En 1834, Wilson anotó que «el soborno es el prin- cipal resorte de acción de todas las relaciones públicas y privadas de la vida».61 59. Wilson a Palmerston, Lima, 12 de junio de 1834, FO 61/27, ff. 149-157v, NAUK. 60. «Mr. Belford Wilson’s Report upon the Peruvian trade 1837», FO 61/53, ff. 161–-212, esp. 184v-185, NAUK. Véase, también, Gootenberg, Paul. «Paying for Caudillos: The Politics of Emergency Finance in Peru, 1820-1845». En Peloso, Vincent y Barbara Tenenbaum (eds.). Liberals, Politics, and Power: State Formation in Nineteenth-Century Latin America. Athens, Ga.: University of Georgia Press, 1996, pp. 134-165, esp. 143-144, en las que la corrupción y el patronazgo son considerados tangenciales al examen de los negociados del guano. 61. Wilson a Palmerston, Lima, 4 de noviembre de 1834, FO 61/28, ff. 302-303, NAUK, citado también en Wu, Celia. Ob. cit., p. 61. Unos cuantos años antes, el Foreign Office había 152 Alfonso W. Quiroz Además, en el Perú no había ningún sistema o no existían principios fijos de gobierno entre los aspirantes al poder, excepción hecha del «engrandecimiento personal como un medio de enriquecerse».62 Al analizar la reciente administra- ción vicepresidencial de La Fuente, el ministro francés Barrère concluyó que la «dilapidación, la corrupción y el robo eran los tres grandes planos del cuerpo político peruano».63 Un testigo clave de la época, Heinrich Witt, hombre de negocios oriundo de Altona (Alemania) y residente en Lima, señaló, acerca de la integridad moral de La Fuente, que «no muchas cosas buenas se pueden decir […]. Es un jugador empedernido, extravagante cuando tiene dinero y en cuanto a obtenerlo nunca ha estado particularmente dedicado en la elección de los medios».64 Francisca Zubiaga, la aguerrida esposa de Gamarra, y su propio séqui- to de monopolistas de la harina y hacendados proteccionistas, entre ellos el comerciante de harina Frederick Pfeiffer y el prefecto de Lima Juan Bautista Eléspuru, enjuiciado por su cuestionable gestión, le brindaron al caudillo otra parcializada base de respaldo.65 En efecto, doña Francisca, a quien también se le conocía como «Pancha la Mariscala» o la «Presidenta», al advertir las crecientes desaprobado un gasto de 260 dólares, pagados a los aduaneros por el cónsul británico en Arequipa a cambio de información sobre el comercio de exportación e importación en Quilca e Islay. Este hecho se debió a que las instrucciones consulares no autorizaban «ningún gasto de parte del público para conseguir tal información» (Bidwell a Passmore, Londres, 18 de febrero de 1829, FO 61/16, ff. 11-11v, NAUK). 62. Wilson a Palmerston, Lima, 5 de diciembre de 1834, FO 61/28, f. 362v, NAUK. 63. Bernard Barrère a M. A. E, Lima, 4 de abril de 1831, CP, Pérou, vol. 4, f. 167v, AMAE: «les dilapidations, la corruption et les vols sont trois grandes plans du corps politique péruvien». 64. Witt, Heinrich. Diario y observaciones sobre el Perú (1824-1890). Traducción de Kika Garland de Montero y prólogo de Pablo Macera. Lima: Cofide, 1987, p. 253. Esta primera versión impresa del diario de Witt solamente contiene extractos escogidos. 65. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 2, pp. 27-32; y Montes de Oca, Juan Evangelista (¿Rafael Valdés?). Carta de un particular al Jeneral El-es-burro prefecto de Lima. Guayaquil: J. Rodríguez, 1832, pp. 4 y 13, en la que se acusa al general Eléspuru de apropiación y enriquecimiento ilegales. Eléspuru fue sometido a un juicio de residencia que no llegó a su fin, en el cual su abogado argumentó que la naturaleza secreta de semejante juicio era una antigualla colonial, incompatible con las Constituciones republicanas: «Expediente sobre el juicio de residencia abierta al señor general Juan Bautista Eléspuru, ex prefecto del departamento de Lima, años 1833-1834», Juicios de Residencia, CSJL, leg. 430, AGN. Véase, también, Larned a Van Buren, Lima, 18 de abril y 17 de mayo de 1831, Despatches 1826-1906, roll 1, USNA. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 153 discrepancias entre Gamarra y La Fuente en torno de la presidencia, obligó al vicepresidente La Fuente a que dejara su cargo en abril de 1831, acusándolo de conspiración y peculado.66 Unos años después Gamarra y la Presidenta fueron, a su vez, depuestos y exiliados por las fuerzas liberales encabezadas por el ge- neral Luis José Orbegoso en el periodo 1833-1834. La interrumpida sociedad de Gamarra con La Fuente fue reestablecida luego del fallecimiento de doña Pancha, durante las luchas que ambos libraron contra Santa Cruz y que llevaron al segundo gobierno de Gamarra (1839-1841).67 Felipe Santiago Salaverry, un joven oficial de «temperamento violento y te- merario, y de insaciable ambición», dio inicio a su gobierno tras realizar un motín de su guarnición contra Orbegoso el 23 de febrero de 1835. Salaverry, aliado de Bujanda, amigote de Gamarra, se esforzó para que los asuntos administrati- vos volvieran al típico saqueo y xenofobia caudillistas: «Pesadas contribuciones, impuestas con la bayoneta y el apresamiento en la cárcel común [...] han sido gravadas [...] hasta por un monto de [150.000] dólares [… así como la requisa] de hombres, caballos y otras bestias de carga». Los extranjeros fueron obligados a hacer préstamos forzosos bajo la amenaza de encarcelamiento y de «disparar a un par de cónsules». Se reestableció entonces la Acordada, un tribunal especial represivo y confiscatorio. Ni la «constitución ni las leyes brindan la más mínima garantía contra sus usurpaciones[, …] ni moderación al ejercicio de su poder».68 66. Willimott a Earl of Aberdeen, Lima, 8 de diciembre de 1829, FO 61/16, f. 195v, NAUK. 67. La esposa de Gamarra murió exiliada en Chile en 1835. Seriamente enferma, doña Pancha hizo llamar a La Fuente, quien en ese entonces también se hallaba en Chile. Este «inmedia- tamente la atendió, y continuó haciéndolo, con gran diligencia y bondad, hasta sus últimos momentos, cuando en presencia de varios testigos ella confesó haber sido la única causa de la revolución [de 1831 contra La Fuente, con órdenes de fusilarle] y de la ruina de su fortuna, y rogó su perdón, el cual siendo inmediatamente otorgado, ella expiró en sus bra- zos. Los costos de su última enfermedad, y su funeral, fueron cubiertos por el general La Fuente [...]. Estos hechos indudablemente unirán a éstos que alguna vez fueron los árbitros de los destinos del Perú, Gamarra y La Fuente» (Larned a Forsyth, Lima, 26 de junio de 1835, Despatches 1826-1906, roll 3, USNA). 68. Larned a Forsyth, 17 de marzo de 1835, n.° 128, y 7 de abril de 1835, n.° 131, Despatches 1826-1906, roll 3, USNA. Véanse, también, los decretos confiscatorios de Salaverry publi- cados en la Gaceta del Gobierno, n.° 2 (extraordinaria), 2 de marzo de 1835, y n.° 10, 28 de marzo de 1835. En su manifiesto «El Jefe Supremo de la República a sus conciudadanos», 25 de febrero de 1825, Salaverry justificó su golpe como una reacción a «mi patria destro- zada por un club de hombres sin moral [...]. He visto enriquecerse a una facción en medio de la indijencia general». 154 Alfonso W. Quiroz Desde el decenio de 1820, Francisco Quirós —un comerciante con intere- ses mineros y políticos en Cerro de Pasco, forjados originalmente por su padre gallego como diputado del Tribunal de Minería virreinal— había dependido de socios extranjeros para obtener las concesiones y monopolios oficiales. Quirós tuvo un papel decisivo en la formación de la Pasco Peruana Co., la prime- ra compañía minera mixta, y participó en los primeros planes ferroviarios.69 Vinculado inicialmente a Riva-Agüero, Quirós fue luego nombrado, en 1833, prefecto de Junín por su amigo Gamarra, a quien respaldó e, incluso, otorgó garantías crediticias personales.70 Otra conexión de patronazgo y amiguismo de la red de Gamarra incluía las vinculaciones de negocios del entonces coro- nel José Rufino Echenique en Arequipa: Echenique estaba casado con la hija mayor del patrón local Pío Tristán.71 ¿Era acaso Domingo Elías, al igual que muchos de los capitalistas locales de ese entonces, un amigote civil de alguna de las redes de poder de un caudillo militar? En las precarias condiciones institucionales de la temprana república, Elías debe haberse topado con enormes dificultades o, a la inversa, pudo haber obtenido oportunidades privilegiadas en el proceso de construir su emporio de negocios. Inicialmente, amplió sus propiedades en el valle de Ica, al comprar las tierras de quebrados propietarios aristócratas mediante conexiones familiares. El precio de la tierra había colapsado después de la independencia, mientras que el bajo retorno medio anual de la producción agraria ascendía a solo 3 por 69. En Londres, en el periodo 1822-1825, Quirós se asoció con los notorios inversionistas Thomas Kinder, John Parish Robertson y otros, y fue uno de los directores de la Pasco Peruana Co., y posteriormente de la Empresa Anglo-Peruana de Minas, juntamente con William Cockran, Joseph Fletcher y T. Holland. Véase Quirós Salinas, Rafael. Los Quirós: una familia criolla en la historia del Perú. Lima: Propaceb, 2000, vol. 1, p. 127, donde se cita a Dancuart, Emilio. Anales de la Hacienda Pública. Lima: Guillermo Stolte, 1902. 70. Quirós Salinas, Rafael. Ob. cit., vol. 1, p. 158, donde se cita BNL y documentación familiar privada. Francisco Quirós también fue nombrado a importantes cargos por los presidentes Orbegoso, Salaverry y Castilla. 71. Con respecto a las actividades políticas del coronel Echenique en 1834, un crítico escribió: «Cuando los encargados del interés público traicionan la virtud y providad [sic] de su ca- rácter; entonces la máquina social carece de ornato, están dislocadas sus bases y pronta a sucumbir en la nulidad. El bien común, los dulces vínculos de la sangre y la más hacendra- da [sic] reputación se prostituyen, se hollan y se sacrifican al bien estar individual» (García, Simón. Pequeñas observaciones que Simón García hace a parte del manifiesto del Sr. Coronel D. Rufino Echenique publicado en el Cuzco en 23 de julio de 1834. Arequipa: Imprenta de Francisco Valdés, 1834, p. 1). 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 155 ciento. La oferta de préstamos hipotecarios de largo plazo era extremadamente escasa, en tanto que el interés anual de los préstamos comerciales —práctica- mente el único tipo de crédito a disposición de hacendados y agricultores— era prohibitivamente alto, entre el 12 y el 24 por ciento. A muy pocos hombres de negocios les interesaba invertir en la agricultura. Elías vio la oportunidad de desarrollar la producción comercial de algo- dón y vino, usando mano de obra esclava en sus haciendas, complementada con compras clandestinas de esclavos, manumisos y libertos, efectuadas en Nueva Granada.72 Al mismo tiempo, el algodón y el vino tenían mercados lo- cales protegidos gracias al amparo aduanero oficial, en especial para las tos- cas manufacturas de algodón de producción local. Elías siguió una estrategia combinada de adquirir tierras productivas y baratas en la provincia de Ica, con la feroz eliminación de todo posible competidor a sus nichos monopólicos. Aunque su estrategia era riesgosa, ella le permitió acumular capital, mayor- mente fijo en propiedades agrarias, que sirvió como base para sus ambiciones políticas. Según uno de sus acreedores, el emprendedor Elías era una persona honesta, pues, de lo contrario, no habría podido conseguir crédito comercial. No era un jugador, aunque en ocasiones sí apostaba generosamente; no toma- ba en exceso, pero sí comía mucho. Resultaba difícil advertir si el dinero era, para él, un medio con el cual conseguir poder o si, más bien, era el fin de sus esfuerzos políticos.73 Elías complementaba su estrategia de bienes raíces con un activo cabildeo (lobby) para obtener del Estado monopolios oficiales muy rentables. En este proceso siguió usando tácticas agresivas contra sus rivales comerciales, además de obtener dudosos favores políticos que conllevaban flagrantes conflictos de interés. Uno de sus mentores y socio comercial fue el mariscal Santa Cruz, quien lo nombró a un cargo oficial.74 Durante la Confederación Peruano-Boliviana 72. En junio de 1847, Elías y otros dos hacendados compraron 87 esclavos de Nueva Granada y 116 manumisos o libertos, entregados en Pisco por 39.500 pesos, según Kitchens, John W. «The New-Granadan-Peruvian Slave Trade». En Journal of Negro History 64, 1979, pp. 205-214, esp. 210; o 54.888 pesos según Blanchard, Peter. «The “Transitional Man” in Nineteenth-Century Latin America: The Case of Domingo Elías of Peru». En Bulletin of Latin American Research 15, 1996, pp. 157-176, esp. 165-167 y 171. 73. Witt, Heinrich. Diario y observaciones sobre el Perú… p. 245. 74. Engelsen, Rolf. Ob. cit., pp. 433-440, citado por Balmori, Diana; Stuart Voss, y Miles Wortman. Notable Family Networks in Latin America. Chicago: University of Chicago Press, 1984, pp. 213-214. 156 Alfonso W. Quiroz (1836-1839), inspirada y encabezada por Santa Cruz después de vencer y fusi- lar al proteccionista dictador Salaverry, Elías le compró al Estado dos valiosas haciendas con billetes depreciados a su valor nominal.75 En ese entonces, Santa Cruz era considerado más honrado que otros cau- dillos militares: «A pesar que [Santa Cruz] sabía cómo cuidar sus propios intere- ses, nunca fue acusado de enriquecerse ilícitamente ni, menos aún, de permitir que cualquiera de sus subalternos lo hiciera».76 Sin embargo, la base de poder principal de Santa Cruz era un grupo de fieles generales extranjeros activos en el ejército peruano desde las campañas de la independencia, así como los comerciantes y diplomáticos extranjeros interesados en alcanzar acuerdos de comercio libre y una reforma de la política aduanera.77 En 1836, Santa Cruz, su aliado el general Orbegoso, y su alto mando militar se beneficiaron con gene- rosas concesiones oficiales de altos salarios, así como recompensas en efectivo y bienes raíces. Cuando Gamarra regresó al poder en 1839, su gobierno superó largamente los excesos derrochadores previos. Gamarra concedió un millón de pesos a los principales causantes de la derrota de Santa Cruz: el «Restaurador» ejército y marina chilenos, y su propio grupo de oficiales gamarristas.78 En su campaña contra la Confederación, Gamarra recibió el respaldo inicial de su viejo aliado, el general Juan Crisóstomo Torrico, una de las figuras más corrom- pidas e intrigantes del Perú decimonónico.79 75. Orrego, Juan Luis. Ob. cit., p. 320, donde se cita a Echenique, José Rufino. Memorias para la historia del Perú. Editadas por Jorge Basadre y Félix Denegri Luna. Lima: Editorial Huascarán, 1952, vol. 1, p. 104. 76. Witt, Heinrich. Diario 1824-1890…, vol. 1, pp. 329-330. Witt también comparó la persona- lidad moral de varios presidentes militares: «Santa Cruz [...] era sin duda un hombre de gran capacidad; en su ámbito cotidiano era un buen esposo y un buen padre, no era un libertino como Echenique, ni borrachín como Orbegoso, ni jugador como Castilla» (p. 328). 77. Wu, Celia. Ob. cit., pp. 27 y 75. 78. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 2, pp. 135-136 y 170. 79. Luego de que Gamarra deportara a Torrico por el papel que le cupo en una fallida rebelión en diciembre de 1840, un observador anotó lo siguiente acerca de Torrico: «ha mostrado no ser el hombre ya sea para llevar a cabo una revolución o para darle dirección […E]s de- ficiente tanto en coraje como en discreción. La predisposición traicionera de este oficial es un ejemplo de las vilezas a las que son capaces los militares del Perú. Él le debe casi todo al Gen. Gamarra: rango, distinción y fortuna, esta última adquirida saqueando y oprimiendo al pueblo, y le paga con la ingratitud más vil. Es [...] el rufián más grande del Perú, donde éstos de ningún modo escasean; y la impunidad que le fuera extendida a su carrera de violencia y daño no es de los errores, o mas bien delincuencias, más pequeños del Gen. Gamarra [...]. En 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 157 Resulta obvio que la asociación de Elías con Santa Cruz significaba su enemistad con la red de patronazgo de Gamarra-La Fuente-Torrico. La derrota final de Santa Cruz en 1839 puso un abrupto fin a los códigos comerciales libe- rales y tratados de comercio y amistad, anteriormente negociados con las po- tencias extranjeras, la británica en particular. Un elaborado informe ligeramente anterior, preparado por el cónsul general inglés, reflexionaba acerca de los inte- reses que yacían detrás de la formidable oposición a la «reforma radical de los antiguos abusos» y de la resistencia que había en el Perú al orden y al método. Según este informe, no podía esperarse ningún respaldo público vigoroso a la extirpación de tales abusos. En realidad, tanto el ejecutivo como las autoridades legislativas y judiciales subordinadas favorecían el incremento de los abusos, puesto que ello brindaba «la cosecha más rica para la realización de sus propias fortunas». La corrupción en el Perú era comparable con la de México, salvo por la naturaleza sanguinaria de esta última, sostuvo el cónsul Wilson. Sin embargo, la moralidad de la administración peruana era inferior a la de cualquier otra nación hispanoamericana: «Los peruanos pueden verdaderamente ser consi- derados como los napolitanos, y los mexicanos como los rusos de América».80 La hostilidad para con los extranjeros guió las acciones de los generales Gamarra, La Fuente y Torrico nuevamente en el poder.81 Las evidencias de amenazas y complots contra la vida del cónsul Wilson se acumularon en 1841 y dieron paso a una investigación judicial seguida por un escándalo diplomático. A partir de las declaraciones de testigos (entre ellos, uno que había rechazado la propuesta de unirse a los conjurados), las anónimas notas de advertencia y otras evidencias periodísticas y circunstanciales, Wilson sostuvo que el general La Fuente y sus secuaces, el mayor Isidro Pavón y el periodista coronel José Félix Iguaín, eran los principales conspiradores en un intento de asesinarle. Aún el ejército peruano hay muchos que no son mejores que [Torrico]. Y en el Perú la opinión pú- blica (si algo semejante existe aquí) impone muy pocas restricciones» (Pickett a Forsyth, Lima, 8 de enero de 1841, n.° 31, Despatches 1826-1906, USNA). Unos devastadores hechos adi- cionales concernientes a la corrupción de Torrico son documentados en Mendiburu, Manuel de. Biografías de los generales republicanos. Editadas por Félix Denegri Luna. Lima: Academia Nacional de la Historia, 1963, pp. 388-436, esp. 399, 420-421 y 428. 80. «Mr. Belford Wilson’s report upon the Peruvian trade in 1837», FO 61/53, ff. 191-192, NAUK. 81. Vicecónsul Crompton a Wilson, Islay, 20 de abril de 1839, FO 61/62, ff. 99-100; y Wilson a Palmerston, Lima, 29 de julio de 1839, FO 61/62, ff. 111-112v, NAUK. 158 Alfonso W. Quiroz más, Wilson acusó a los jueces de la Corte Suprema Francisco Javier Mariátegui y Manuel Antonio Colmenares de ser criaturas de La Fuente y de haber conver- tido la investigación en un juicio contra el mismo Wilson.82 La muerte en combate de Gamarra en 1841 y la caída de su sucesor Manuel Menéndez en 1842 desencadenaron otra crisis de inestabilidad política, anarquía y saqueo, que hicieron que las potencias extranjeras intervinieran para proteger a sus ciudadanos en el Perú.83 La Fuente continuó con sus depreda- ciones en 1843. Como ministro de Hacienda en el breve gobierno del general Francisco Vidal, se sospechaba que La Fuente había huido con 23.000 dólares luego de un fallido intento por contratar agentes franceses para destruir una nave al servicio del caudillo Manuel Ignacio Vivanco.84 En este contexto, Elías colaboró en un inicio política y económicamente con Vivanco, el autoproclamado Director Supremo. Sin embargo en junio de 1844, como prefecto de Lima, Elías tomó la autoridad suprema para sí mismo y dio una proclama contra los supuestos egoísmo, incompetencia y desho- nestidad de Vivanco.85 Una profunda enemistad entre Elías y Echenique tam- 82. Wilson a Palmerston, Callao, 17 de noviembre de 1841, FO 61/80, ff. 211-215, NAUK, y anexos sobre procedimientos legales, ff. 234-327v. Temiendo por su vida, Wilson se refu- gió en una nave francesa. El ministro de Relaciones Exteriores Agustín Guillermo Charún protestó por la falta de confianza de Wilson en las autoridades policiales y judiciales perua- nas, en una publicación que contiene correspondencia y documentos relevantes: Protesta que hace el gobierno del Perú contra la conducta del Encargado de Negocios de Su Majestad Británica D. Belford Hinton Wilson y su inmotivada separación del territorio peruano, acompañada de los documentos principales sobre los motivos de queja alegados por ese funcionario. Lima: Imprenta del Estado por Eusebio Aranda, 1842. 83. Los bloqueos y embargos por fuerzas de caudillos en pugna desde 1842 habían perturbado el comercio neutral y, según un diplomático, «[ha] caído tan bajo el carácter militar aquí que los comandantes de las naves de guerra bloqueadoras [...] se han dedicado al contrabando, usando sus naves para recibir mercaderías contrabandeadas, y participando, sin duda, en las ganancias» (Pickett al Secretario de Estado [en adelante, S. S.], Lima, 3 de julio de 1844, n.° 96, Despatches 1826-1906, roll 6, USNA). En 1843, Manuel Suárez, el intendente de policía, fue acusado públicamente de cometer abusos administrativos, entre ellos la impo- sición de multas, que no remitía al tesoro público, y de fraude en obras públicas: «Manuel Suárez [...] contra Antonio Baeza», Abuso de Libertad de Imprenta, CSJL, leg. 714, AGN. 84. Witt, Heinrich. Diario 1824-1890…, vol. 2, pp. 66-67. 85. «Resulta algo difícil entender la defección de Elías [...]. Él es acaudalado, respetable e influ- yente [...] pero luego de respaldar a Vivanco contra viento y marea, con dinero y servicios, durante quince meses, convirtiéndose en el instrumento para poner en efecto sus duras, ilegales y arbitrarias medidas [...] ciertamente deja cierto lugar para dudar de [Elías] su falta 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 159 Fig. 3. Ministro Juan Crisóstomo Torrico, 1851-1854. Cabecilla de los consolidados rodeado y halado por gallinazos, fumando un carísimo cigarro que representa los millones de pesos distribuidos por tramas corruptas de la consolidación de la deuda interna durante la presidencia del general José Rufino Echenique. Cándido, Adefesios. Lima: L. Williez, 1855, grabado n.° 2. Biblioteca Nacional del Perú, Lima. Fig. 4. Adelantos a cuenta de la exportación del guano. Costosa y viciada dependencia fiscal con respecto a adelantos o préstamos irregulares de contratistas extranjeros (Gibbs, Montané) para el comercio del guano durante la segunda administración del general Ramón Castilla (1855-1862). «A ver . . . Míster . . . tres millones pronto . . . ¡Doble interés, si no mí no entiende!». La Zamacueca Política, n.° 44, 1859. Biblioteca Nacional del Perú, Lima. 160 Alfonso W. Quiroz bién surgió en estos días de confusas luchas por el poder. Estas circunstancias posicionaron a Elías, jefe de la milicia urbana de Lima, como líder del gobierno en desafío a la autoridad militar de Echenique en la sierra de Lima y Junín. En el periodo 1844-1845, la anarquía en el país dio paso a un amplio apoyo, incluso por parte de Elías y Echenique, al general Ramón Castilla, nom- brado presidente después de vencer a Vivanco.86 Castilla era un general valiente y capaz, exministro de Hacienda de Gamarra y amigo de La Fuente al inicio de su carrera. También era íntimo amigo de Pedro Gonzales Candamo, un importante comerciante y prestamista que obtuvo importantes favores durante los dos gobiernos de Castilla. Un líder pragmático aunque xenófobo, Castilla dio inicio a reformas administrativas y arreglos políticos fundamentales que ge- neraron cierta estabilidad durante varios años. Sin embargo, Castilla no estuvo exento de acusaciones por deshonestidad administrativa. Durante su mandato como subprefecto de Tarapacá en 1829 se le acusó de complicidad en el con- trabando de licor a través del puerto de Arica.87 En noviembre de 1845, Albert Jewett, encargado de negocios de EE. UU. en Lima, reportó que, cuando le tocó enfrentar la renuencia del gobierno pe- ruano a efectuar pagos de indemnización a ciudadanos estadounidenses previa- mente acordados, tuvo que lidiar con «el más extraordinario gobierno desleal, corrupto e insolente». Según Jewett, el general Castilla era un «hombre suma- mente ignorante» y su gabinete estaba conformado por «ladrones audaces y sin escrúpulos del erario público, que no permitirán que un dólar del dinero del de interés [… Sin embargo,] quienes le conocen bien dicen que es honesto en las cuestio- nes de dinero, y que no saquearía ni desfalcaría del modo que aquí lo hacen casi todos los que pueden» (Pickett al S. S., Lima, 3 de julio de 1844, n.° 96, Despatches 1826-1906, roll 6, USNA). Sin embargo, Elías fue acusado posteriormente de «haber malversado enorme- mente», puesto que «mientras estaba en el poder canceló» todas sus deudas anteriores. «De ser esto cierto habría jugado sus cartas hábilmente, y su oportuna deserción de Vivanco no solamente fue algo políticamente hábil, sino además rentable. Sin embargo, en la época en que se unió al Director se le consideraba rico pero muy endeudado» (Pickett a John C. Calhoun, Lima, 31 de octubre de 1844, n.° 103, Despatches 1826-1906, roll 6, USNA). 86. En 1844, el presidente civil interino, Meléndez, reveló la existencia de varias corruptelas en el otorgamiento de cargos y pensiones oficiales, así como la incapacidad de procesar a los funcionarios corruptos debido al mal funcionamiento y los retrasos intencionales en el sistema judicial, hecho que conducía a la impunidad (Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, p. 69). 87. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, pp. 77-78. Véase, también, la correspondencia de Castilla con Antonio Gutiérrez de la Fuente (1823-1840) en el epistolario en Archivo Castilla 3. Lima: Instituto «Libertador Ramón Castilla», 1961. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 161 Estado sea desviado del uso de ellos mismos y sus amigos, salvo lo que pueda ser necesario para fines de soborno».88 En 1848, Castilla escribió: «Me llaman vicioso y jugador y ladrón del Tesoro cuando siempre perseguí a los jugadores y ladrones».89 En efecto, Castilla puso freno a actos cometidos por algunos funcionarios deshonestos de su primer gobierno, aunque con demasiada benevolencia, como en el caso del ministro de Relaciones Exteriores José Gregorio Paz Soldán, un astuto y temido abogado con el cual Castilla tuvo serias diferencias.90 Por otro lado, Castilla retuvo a otros funcionarios de alto rango, como al ministro de Hacienda Manuel del Río, a pesar de los incesantes rumores y acusaciones de fraude y derroche de rentas na- cionales propinadas por la prensa, los jueces y miembros del Congreso. Del Río colaboró estrechamente con Castilla en la promulgación de la ley de consolida- ción de la deuda interna y en la promoción de cientos de oficiales del ejército.91 A pesar de su indulgencia para con estos funcionarios, Castilla contribuyó a 88. Jewett a Buchanan, Lima, 27 de noviembre de 1845, Despatches 1826-1906, roll 7, USNA. Jewett añadió que Manuel del Río, el impopular ministro de Hacienda (que había ocupado el cargo en varias ocasiones desde 1832 y fuera luego públicamente cuestionado por el Congreso), le solicitó al enviado ecuatoriano un soborno de 30.000 dólares para resolver las demandas ecuatorianas de restitución: «[L]os hombres que conforman esta administración [...] son poco más que una Junta de ladrones de tierras que llega al poder mediante el derra- mamiento de sangre, el saqueo, el fraude, la traición y el soborno de oficiales secundarios». 89. Castilla al general Pedro Cisneros, 11 de noviembre de 1848, citado en Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, p. 107. Sin embargo, Jewett reportó en 1846 que el ingreso del guano fue mal utilizado: «Los actuales saqueadores públicos no están satisfechos con usar todo el dine- ro público y dejar muchas de las deudas actuales, soldados, etc., sin pagar; consiguen un adelanto para repartirlo antes de dejar el poder, o como fondo para el juego, un negocio en el cual estoy informado que el Presidente ocupa la mayor parte del tiempo cuando no está dedicándose a un vicio aún más de moda» (Jewett a Buchanan, Lima, 28 de febrero de 1846, n.° 7, Despatches 1826-1906, roll 7, USNA). 90. Castilla buscó limitar los abusos y pretensión de favores por parte de José Gregorio Paz Soldán, ministro de Relaciones Exteriores hasta 1847, así como los de su hermano Mateo. Con cálculo político, Castilla buscó recuperar los 20.000 pesos que los Paz Soldán le debían al te- soro. Castilla posteriormente le recordó al exministro que haberle colocado como director del tesoro, por solicitud del mismo Paz Soldán, no era otra cosa que una «comisión» que le había sido otorgada (Castilla a Pedro Cisneros, Lima, 13-14 de noviembre de 1847, en Archivo Castilla 8, 1974, pp. 22-23; y Castilla a Dr. José G. Paz Soldán, Lima, 18 de agosto de 1850, en Archivo Castilla 3, 1961, pp. 229-231). Véase también Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, pp. 107-108. 91. William Pitt Adams a Palmerston, Lima, 12 de marzo, 13 de abril y 13 de noviembre, 1848, FO 61/118, ff. 128-130, 153-154v y 270-272, NAUK. Del Río, finalmente, fue forzado a re- nunciar en julio de 1849 por presión parlamentaria (Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, pp. 96-97). 162 Alfonso W. Quiroz una importante reorganización de la administración estatal e implantó, por vez primera, la práctica de los presupuestos nacionales. Un agudo observador y ad- mirador señaló que Castilla era una persona honrada y sensata, un verdadero patriota que se esforzaba por el bienestar del país, pese a carecer de educación y ser tosco, algo obstinado y gustar de los juegos de cartas y dados.92 Como una forma de ejercer y mantener su poder, Castilla hizo las veces de árbitro entre personas con ambiciones políticas rivales, en especial entre Elías y Echenique. Durante el primer gobierno de Castilla, Echenique estuvo a cargo del ministerio de Guerra y, posteriormente, fue nombrado primer ministro. Elías entre tanto tuvo un papel importante como miembro, junto con Quirós y Manuel de Mendiburu, de una comisión oficial que investigó el presupuesto del periodo 1846-1847. En 1849, el gobierno de Castilla le otorgó a Elías dos concesiones monopólicas cruciales bajo el manto de la ley general de inmigra- ción. La primera concesión permitía el pago de 30 pesos por cada culí chino contratado y embarcado por Elías y sus socios para emplearse en la agricultura de la costa; la segunda concesión consistía en el contrato exclusivo para cargar el guano, actividad para la que Elías empleaba una fuerza laboral conformada por endeudados culí, esclavos y convictos.93 A la inversa, Castilla favoreció a Echenique como candidato presidencial acaudalado y bien conectado en el violento y corrompido proceso electoral de 1850. Echenique fue elegido por la mayoría de los delegados en la disputa electoral final frente a Elías, quien quedó en segundo lugar, y el general Vivanco.94 Una vez en la presidencia, Echenique revocó los contratos oficiales otorgados a Elías. Las oportunidades eran escasas para los negociantes honrados y com- petitivos, debido a los turbios tratos entre caudillos y capitalistas parasitarios. Manuel Argumaniz Muñoz, un inversionista marginado, dejó un revelador 92. Witt, Heinrich. Diario y observaciones sobre el Perú…, pp. 250-251. 93. Mathew, W. M. «A Primitive Export Sector: Guano Production in Mid-Nineteenth-Century Peru». En Journal of Latin American Studies 9, 1977, pp. 35-57, esp. 35-37; Orrego, Juan Luis. Ob. cit., pp. 322-324; y Stewart, Watt. Chinese Bondage in Peru: A History of the Chinese Coolie in Peru, 1849-1874. Westport, Conn.: Greenwood Press, 1951, pp. 12-13. 94. Seguidores armados de Vivanco y los mazorqueros de Echenique se dedicaron a los «disturbios y [a] derramar sangre» en las elecciones parroquiales preliminares del 17 de febrero de 1850. Los echeniquistas «se apoderaron de las ánforas [...] como los amigos de Vivanco sabían que su posesión en una elección peruana equivalía a la victoria, atacaron las urnas en la iglesia de la Merced, en el centro de Lima, y fueron vencidos luego de una dura lucha» (J. R. Clay a John Clayton, Lima, 12 de marzo de 1850, Despatches 1826-1906, roll 8, USNA). Véase también Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 18, y Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, pp. 289-291. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 163 escrito inédito en el que denunciaba la colusión de los hombres de negocios más importantes con autoridades corruptas. Argumaniz era un capitalista de Lima que acumuló su caudal inicial ejerciendo como comerciante en Valparaíso. En sus años como joven de la marina mercante tuvo una disputa con su emplea- dor, un despótico naviero peruano que se dedicaba al contrabando. En 1835, Argumaniz había hecho un envío considerable para Lima, pero se vio forzado a vender su mercadería en la provincia de Ica debido a las luchas intestinas que entonces asolaban la capital peruana. A pesar de las perjudiciales campañas militares y de las extorsiones sufridas, Argumaniz se convirtió en proveedor a gran escala de bienes de consumo tales como harina, arroz y aguardiente en las provincias sureñas de Ica, Pisco y Chincha. Estos eran, sin embargo, territorios celosamente guardados por Domingo Elías, quien presionó a las autoridades municipales y a los hacendados locales para que acosaran las actividades rivales de Argumaniz. Las maniobras de Elías se impusieron a pesar de los esfuerzos que Argumaniz hizo para fortalecer su posición empresarial local con la for- mación de una sociedad con el capitalista extranjero Miguel Montané. En 1841, Argumaniz tuvo que trasladarse a Lima.95 Además, entre varios otros proyectos de negocios, entre 1842 y 1844 Argumaniz estableció una sociedad con Gonzales Candamo para la compra especulativa de plata piña en Cerro de Pasco. Los problemas surgidos entre ellos llevaron a la disolución inamistosa de su sociedad. Argumaniz también señalaba como su enemigo al general Castilla. Durante el primer gobierno de Castilla, las propuestas que Argumaniz hiciera para los codiciados proyectos de construcción ferroviaria fueron rechazadas, mientras que las presenta- das por Gonzales Candamo y sus socios fueron predeciblemente aceptadas. Desilusionado con la atmósfera empresarial en Perú, Argumaniz vivió princi- palmente en París a partir de 1848, donde actuó como socio del consignatario guanero Julián Zaracondegui. A su regreso al Perú años más tarde, la camarilla capitalista de Lima siguió siéndole adversa y marginándolo.96 95. Palacios McBride, María Luisa. «Un empresario peruano del siglo XIX: Manuel de Argumaniz». Tesis de Bachiller. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1989, pp. 7-12, sobre la base del manuscrito inédito de las «Memorias» de Manuel Argumaniz Muñoz (1876), una fuente única que comprende seis volúmenes en la colección privada de Eduardo D’Argent (Lima), de la cual hay una copia mecanografiada con notas de Carlos Moreyra Palacios. 96. Palacios McBride, María Luisa. Ob. cit., pp. 14-18; y Witt, Heinrich. Diario: 1824-1890…, vol. 2, p. 140. 164 Alfonso W. Quiroz Aunque movido por sus propios intereses, Elías eventualmente denunció la corrupción existente entre los caudillos militares y puso en riesgo su fortuna, su libertad y su vida.97 Elías abrazó las reformas civiles liberales que chocaban con las tradiciones e intereses corruptos y autoritarios. En este sentido, su par- ticipación en las elecciones presidenciales de 1850 como candidato del Club Progresista, el primer partido civil, fue una importante ruptura con la acostum- brada política caudillista. Después de años de colaborar con caudillos militares, Elías y Francisco Quirós, otro converso al liberalismo, propusieron una refor- ma democrática que buscaba un cambio institucional para evitar los abusos y la corrupción política.98 La formación de partidos políticos civiles enfrentaba y competía directamente con las viejas redes de patronazgo, y reducía, en teoría, las oportunidades para la corrupción y el favoritismo en la cultura política de ese entonces. Desafortunadamente, estos reformadores civiles y los que luego siguieron sus pasos fueron vencidos o impedidos de alcanzar sus objetivos por recalcitrantes intereses creados, firmemente ligados a la naciente burocracia estatal, el despotismo militar y la administración corrupta de los recursos pro- porcionados por la comercialización del guano. El azote del régimen guanero En 1841, los diplomáticos extranjeros informaron a sus gobiernos del des- cubrimiento de una nueva fuente de riqueza peruana. Uno de estos informes decía que «generalmente se supone que el huano es el excremento de aves ma- rinas [...]. Se le encuentra en gran abundancia en unas pequeñas islas unos 97. Elías, Domingo (ed.). Documentos que prueban el hecho del asesinato contra la persona del Consejero de Estado Domingo Elías en la noche del 12 de abril del corriente año de 1849. Lima: Imprenta del Correo, 1849. 98. Otros importantes líderes civiles liberales del Club Progresista eran Quirós, su presidente en 1851, Pedro Gálvez y José Sevilla. Quirós fue detenido y exiliado por Echenique en 1854. En su Manifiesto de 1851, Quirós sostuvo lo siguiente, refiriéndose al poder militar: «Rodeado de la gloria inmarcesible que en Junín y Ayacucho conquistara, no ha limitado su prestigio a mantener ilesas y en vigor esas instituciones que brotaron a la sombra de sus frescos laureles, sino que reservó para sí sólo todas las posiciones importantes; colocó a los individuos de su seno en cuantas esferas reconoce la jerarquía administrativa; y desco- nociendo que el Gobierno, para llenar su fin, debe ser esencialmente civil, como lo es la sociedad que representa; falseó desde su nacimiento la verdadera democracia, y tendió a la oligarquía centralizando la autoridad en unos pocos», citado en Quirós Salinas, Rafael. Ob. cit., vol. 1, p. 235. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 165 cuantos grados al sur de Lima, y se le ha usado en la agricultura como abono desde tiempos inmemoriales [… Se] vende en Inglaterra a diez dólares la tone- lada dando una ganancia neta de al menos 50 [por ciento]».99 Las islas guaneras pronto se convirtieron en objeto de la ambición de funcionarios, hombres de negocios y acreedores. Sirvieron como garantía del pago de múltiples reclamos y deudas contraídas por el exhausto erario peruano. Más aún, las islas fueron materia de continuas amenazas e intentos de ocupación por parte de aquellas potencias extranjeras que buscaban obligar al Perú a pagar sus obligaciones financieras.100 En noviembre de 1840, Gamarra y su ministro de Hacienda Castilla ha- bían otorgado el primer y extremadamente rentable contrato monopólico del guano al capitalista nativo Francisco Quirós y a sus socios franceses Aquiles Allier, Carlos Barroilhet y M. Dutey. El consorcio Quirós, Allier & Co. sola- mente pagó 90.000 pesos (18.000 libras) en cuotas en efectivo y billetes para la extracción y venta ilimitadas del guano en Europa por nueve años. El Estado peruano se encontraba, entonces, seriamente necesitado de adelantos en efecti- vo ante la proximidad de una guerra con Bolivia. El oneroso contrato inicial fue rescindido en 1841 y reemplazado por otros contratos con un nuevo consorcio que contaba con una participación local y extranjera más amplia. Fuentes independientes dan fe del pago de sobornos a las más altas auto- ridades para así conseguir estos contratos. Los comerciantes extranjeros com- petidores se quejaron de estas estratagemas.101 El general Francisco de Vidal sostuvo, en sus memorias, que de haber aceptado las generosas ofertas de di- nero hechas por Lucas Fonseca, un agente de Quirós y Allier, se habría conver- tido en el mayor millonario de la república.102 Con Gamarra, las instituciones judiciales, las garantes en última instancia de los negocios y contratos justos, tampoco eran de confiar: «Ciertamente, en ningún país de la cristiandad está 99. Pickett a Webster, Lima, 27 de noviembre de 1841, Despatches 1826-1906, roll 6, USNA. 100. Cónsul Stanhope Prevost al ministro Albert G. Jewett, Lima, 25 de octubre de 1845, y Jewett al capitán N. M. Howison, Lima, 23 de octubre de 1845, Despatches 1826-1906, roll 7, USNA. 101. Mathew, W. M. «Foreign Contractors and the Peruvian government at the Outset of the Guano Trade». En Hispanic American Historical Review 52, 1972, pp. 598-620, donde se cita correspondencia de Antony Gibbs & Sons (Guildhall Library, Londres) y cartas de Belford Hinton Wilson. 102. Vidal, Francisco de. Ob. cit., p. 629. 166 Alfonso W. Quiroz la pureza judicial menos por encima de toda sospecha como en el Perú, y en ninguno puede tenerse menos confianza en la integridad de los magistrados [...]. Algunos [miembros] de la judicatura peruana no son ni incorruptibles ni incorruptos», debido, en parte, a «las interminables y desmoralizadoras guerras civiles, el derroche oficial de los tiempos, la pobreza de algunos jueces, su de- pendencia del Ejecutivo [...] y por último, sus salarios que son pagados con muy poca regularidad».103 Por entonces, diversas pesquisas dejaron al descubierto tramas de sobornos entre jueces prominentes e intereses privados.104 Las débiles disposiciones institucionales en la contratación para la extrac- ción y comercialización del guano contribuyeron, de modo crucial, a frustrar el progreso socioeconómico y político del Perú de mediados del siglo XIX. La primera generación de contratos de guano en las décadas de 1840 y 1850 sentó las bases de los futuros problemas financieros del Estado peruano. Estos con- tratos otorgaban fundamentalmente concesiones monopólicas a casas comer- ciales supuestamente sólidas para la venta de cargamentos de guano en Europa, EE. UU. y otros mercados extranjeros. El Estado peruano continuaba siendo el único propietario de los depósitos de guano, pero pagaba una comisión a los consignatarios, aparte de los costos de comercialización que eran cargados a la cuenta estatal. Las consignaciones se otorgaban, además, a empresas dis- puestas a adelantar al gobierno fondos a un interés elevado que llegó hasta el uno por ciento mensual, aparte de pagar sobornos a funcionarios de sucesivos gobiernos. Todo esto significa que los consignatarios tenían pocos incentivos 103. Comentarios de J. C. Pickett sobre el discurso de Gamarra al Congreso (Pickett a Forsyth, Lima, 15 de Julio de 1840, n.° 16, Despatches 1826-1906, roll 5, USNA.). 104. En 1830, una pesquisa efectuada contra Pascual Francisco Suero, juez de primera ins- tancia de Lima, encontró evidencias de cohecho para favorecer al comerciante de harina Frederick Pfeiffer, Juicios de Pesquisa, leg. 432, AGN. Otros casos de jueces acusados de cohecho y prevaricato son los de Mariano Santos de Quiroz (vocal de la Corte Superior de Lima), 1830; José Lisa (Ica), 1834-1835; y Juan Manuel Campoblanco (Jauja), 1836. Véase, también, López Aldana, Fernando; Felipe Santiago Estenós, Justo Figuerola, y Lorenzo Soria. Refutación documentada de las principales falsedades y errores de hecho y de derecho que contiene el manifiesto publicado por el S. D. D. Mariano Santos Quirós contra los magistrados de la Suprema Corte de Justicia que sentenciaron en primera instancia el juicio de su pesquisa. Lima: Imp. José Masías, 1831, pp. 39-40: «Ser incorruptible y parecerlo [...] es administrar justicia imparcial y de- sinteresadamente [...] que no le ocurra a nadie la tentación de irlo a provocar con dádivas [...]. Pero si en vez de esto se juega, se dan banquetes, no se paga la casa en que se vive, y se anda a la caza de los litigantes y se pignoran hasta las alhajas de la mujer ¿qué juicio se formará del magistrado?». 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 167 para reducir los costos de intermediación o para ser honestos con las cuentas del guano. Asimismo, los adelantos en efectivo y los préstamos a los gobiernos, en parte en depreciados papeles de deuda, así como los crónicos déficits presu- puestarios, indujeron a los funcionarios estatales a perpetuar estos defectuosos contratos.105 Dos tipos de intereses presionaban para que se mantuviera este mode- lo básico de contrato: el de corruptos funcionarios gubernamentales y el de las casas comerciales que buscaban una ganancia monopólica. Un diplomático inglés que contaba con una vasta experiencia en el Perú explicaba que los in- tentos efectuados en la década de 1840 para establecer unas sólidas políticas comerciales y contratos se vieron estorbados por «los intereses personales y pecuniarios de la entonces corrupta administración del Perú y de los acaudala- dos extranjeros que deseaban conseguir el monopolio».106 Las inescrupulosas casas consignatarias del guano incluían, en esta época, a Montané & Co., el abastecedor del mercado guanero francés; Cristóbal de Murrieta & Co., el abas- tecedor de España; Quirós, Allier & Co., y Puymerol, Poumarroux & Co., que abastecían otros mercados europeos, y Federico Barreda y Hno., el proveedor de Estados Unidos. En el periodo 1842-1861, Antony Gibbs & Sons y su filial en el Perú surgió como el más importante consignatario guanero. El presidente Castilla confiaba en los servicios administrativos y financieros de Gibbs. Sin embargo, la estabi- lidad financiera de la conservadora casa inglesa y su disposición a adelantarle grandes sumas al gobierno fueron factores más importantes para concederle 105. Mathew, W. M. Ob. cit., pp. 598, 604-607 y 619-620; Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 3, pp. 151-165; y Compañía Quirós y Allier. Exposición que Quirós y Allier hacen a los señores dipu- tados que componen la Comisión de Hacienda. Lima: Imprenta de J. Masías, 1849. Con respecto a un préstamo de 850.000 dólares bajo «condiciones onerosas», negociado con Gibbs y Montané a cambio del derecho exclusivo a exportar el guano, bajo la necesidad apremiante de pagar seis meses de salarios impagos a funcionarios del gobierno: «Las condiciones de este contrato son tan extraordinarias que uno puede sorprenderse igualmente de que alguna persona pudiera hacer tales propuestas [...]. Lo más notable es que el gobierno pe- ruano aceptó sus depreciados papeles, que ahora tienen un descuento de alrededor de 80 por ciento del valor nominal, como pago de una cuarta parte de la suma producida por la venta del guano» (John Randolph Clay a Buchanan, Lima, 11 de enero de 1848, Despatches 1826-1906, roll 8, USNA). 106. Belford Wilson a Stanley, 9 de junio de 1852, FO 61/137, citado por Mathew, W. M. Ob. cit., p. 614. 168 Alfonso W. Quiroz monopolios guaneros. Al igual que los otros consignatarios del guano, Gibbs estuvo bajo sospecha de manipulaciones contables dudosas e interesadas. En 1846, el gobierno peruano ordenó a su representante en Londres que investi- gara las comisiones cobradas por Gibbs y otros consignatarios, que se pensaba eran indebidamente elevadas y fraudulentas.107 Tan pronto como el general Echenique asumió el mando en 1851, se hizo evidente que este había gastado personalmente mucho más en ganar la elección de lo que podía ganar como presidente. Según el diplomático estadounidense J. Randolph Clay, los consignatarios se aprovechaban de dichas circunstancias para «asegurar la influencia del nuevo presidente mediante préstamos persona- les», tal como había sucedido con sus predecesores.108 En 1853, Gibbs negoció en Lima la prórroga de su contrato con el gobierno de Echenique. Esta pró- rroga estuvo envuelta en un muy dudoso secreto, pues no se publicaron sus cláusulas y condiciones, aunque un cuantioso adelanto y, probablemente, el soborno de funcionarios formaron parte de la negociación. Una comisión es- pecial que investigó el asunto en 1856, durante el segundo gobierno de Castilla, dejó a Gibbs sin castigo.109 Más aún, esta casa también enfrentó imputaciones de cobrar comisiones adicionales disfrazadas en los costos de flete y de cargar exageradamente las cuentas del gobierno. En este entorno institucional apuntalado por sobornos, privilegios indebi- dos y tratos turbios, las rentas guaneras fueron usadas por los gobiernos perua- nos fundamentalmente en gastos improductivos. El problema se vio agravado por la falta de educación y experiencia de los funcionarios estatales, que ahora tenían que administrar una repentina fuente de riqueza nacional.110 Asimismo, 107. José Gregorio Paz Soldán (M. R. E.) a Juan Manuel Iturregui (representante peruano en Londres), Lima, 14 de septiembre de 1846, 5-17/1846, AMRE. 108. J. R. Clay a Daniel Webster, Lima, 8 de febrero de 1851, Despatches 1826-1906, roll 8, USNA. Clay también se quejó del mal manejo de la consignación del guano que se dirigía a EE. UU., en manos de Barreda y Hno. Clay se esforzó por convencer a los sucesivos ministros de Hacienda peruanos de la conveniencia de abandonar el sistema corruptor de las consignaciones en favor de un sistema de venta directa en las islas guaneras. Sin embar- go, el ingreso guanero ya estaba hipotecado a los acreedores extranjeros, especialmente a Gibbs & Co., y a los tenedores de bonos británicos (Clay a William Marcy, Lima, 20 de abril de 1855, Despatches 1826-1906, roll. 11, USNA). 109. Mathew, W. M. The House of Gibbs and the Peruvian Guano Monopoly. Londres: Royal Historical Society, 1981, pp. 106-108 y 230-231. 110. «Como para el manejo y adelantamiento de un gran caudal es necesario talento e instruc- ción, y como para no abusar del poder que presta, es necesario probidad, nada más precario 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 169 se diseñaron otros mecanismos dañinos y engañosos, como la consolidación de la deuda interna y la compensación dada a los dueños por la manumisión de esclavos, para beneficiar unos mezquinos intereses mediante los recursos públicos del guano. Escándalos de la consolidación de la deuda Uno de los escándalos de corrupción mejor documentados en la temprana historia republicana está vinculado a la «consolidación» de la deuda interna en la década de 1850. En paralelo a los esfuerzos realizados por restructurar la deuda externa y recuperar así acceso a préstamos extranjeros, la meta declarada de la consolidación de las diversas deudas internas era renovar la confianza en el crédito público nacional. Finalmente, se reconocía clara y públicamente, luego de décadas de descuido y abusos, que una deuda interna bien servida era la base sobre la cual se podía sustentar el desarrollo financiero y económico del país. En consecuencia, durante el primer gobierno de Castilla se dieron pasos importantes para la reforma de las bases del crédito externo e interno. La con- solidación de la deuda interna fue, pues, un fundamento importante del crédito público moderno en el Perú. En realidad, dos tipos distintos de deuda interna habían ido formándose desde el decenio de 1820. La deuda en que se incurrió por las expropiaciones y los préstamos forzosos, en general, no había sido reconocida, o había sido garantizada con billetes gubernamentales extremadamente depreciados. A este primer tipo de deuda, que era de lejos el más grande, pertenecían también los créditos genuinos, debidos a prestamistas privados de fines de la época colo- nial. Por otro lado, un grupo de negociantes acreedores, que suministraron préstamos de emergencia en las décadas de 1830 y 1840, lograron conseguir un reconocimiento y pago privilegiado de altos intereses, en parte gracias a sus particulares conexiones con sucesivos caudillos. A este segundo tipo de deuda favorecida pertenecían los fondos cuyos intereses se pagaban con la renta de impuestos sobre las importaciones o arbitrios. Para 1850 estos fondos suma- ban un millón de pesos a una tasa mensual de interés de entre 1 y 2 por ciento. Los grandes comerciantes se beneficiaban aún más, al pagar sus impuestos de importación con depreciados billetes u otros certificados de deuda pública. y peligroso que la riqueza repentina» (Távara, Santiago. Administración del huano escrita con motivo de la moción del H. Diputado por Parinacochas. Lima: Imprenta de El Comercio, 1856, p. 5). 170 Alfonso W. Quiroz Sin embargo, desde finales del decenio de 1840 hasta la dación de la ley del 16 de marzo de 1850, los créditos no reconocidos que databan de la guerra de independencia fueron gradualmente garantizados con las cédulas y vales de consolidación. La ley de 1850, que oficialmente abrió la consolidación de la deuda interna, fue una ley defectuosa por dos motivos. En primer lugar, la ley no estableció normas claras para el reconocimiento de deudas insuficien- temente sustentadas y, en segundo lugar, no precisaba los criterios apropiados para su endose o traspaso. Estos vacíos legales permitieron que se pervirtieran los vales de deuda de largo plazo y se convirtieran en valores de intercam- bio comercial de corto plazo.111 La ley de 1850, juntamente con la legislación complementaria dada entre 1851 y 1853, abrió amplias oportunidades para la especulación y los procedimientos fraudulentos de reconocimiento que even- tualmente derrotaron las indispensables metas financieras de la consolidación. El cabildeo de los grupos de interés buscaba el reconocimiento exagerado y fraudulento de las viejas y descuidadas deudas internas. Reclamos que, antes de 1850 prácticamente carecían de valor, se convirtieron en objeto de intereses especulativos dispuestos a beneficiarse del toque de Midas de la consolidación. Los capitalistas más importantes, entre ellos Elías y Gonzales Candamo, se dedicaron a auspiciar el reconocimiento de los grandes expedientes de consoli- dación con miras a obtener jugosas comisiones. Los especuladores compraron documentos de reclamo o deuda a muy bajo precio y negociaron luego su reconocimiento a un valor muchas veces mayor. Los funcionarios del gobier- no, asimismo, auspiciaban estas pretensiones, prometiendo un reconocimiento privilegiado a cambio de participaciones y comisiones ilegales. La deuda interna consolidada se infló, en consecuencia, de cinco millones de pesos en 1851 a 24 millones en 1852. Una última oleada de reconocimiento de deudas tuvo lugar en los escasos meses previos a las fechas límites de junio y octubre de 1852, cuando se procesaron los expedientes más fraudulentos. La nueva camarilla gobernante, liderada por el presidente Echenique, se distinguió por el manejo extremadamente deshonesto en la administración de la deuda interna. 111. Ley de la consolidación, El Peruano, 23, n.° 23, 16 de marzo de 1850; Barriga Álvarez, Felipe (Timoleón). El Perú y los gobiernos del general Echenique y de la revolución. Lima: J. M. Monterola, 1855, p. 22; Anónimo, Al gobierno, a la Convención Nacional y a la opinión pública. Lima: Imprenta Libre, 1856, pp. 9, 20 y 70-71; y Amunátegui, Manuel et ál. Señor, los abajo firmados propietarios y comerciantes de esta ciudad y tenedores de vales de consolidación. Lima: s. p. i., 1862, pp. 4, 10 y 20. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 171 La negociación del reconocimiento de reclamos y deudas particulares ge- neró conflictos y denuncias públicas que dejaron al descubierto detalles esca- brosos de procedimientos ilegales y fraudulentos. Se falsificaron documentos y firmas, y se sobornó a los empleados del gobierno. Algunos casos notorios incluyeron deudas reconocidas de cientos de miles de pesos repartidas entre distintos agentes intermediarios, de modo que los reclamantes originales en realidad obtuvieron sumas bastante menores. Uno de estos casos, el de doña Ignacia Novoa de Arredondo, produjo una disputa entre Elías y el general Juan Crisóstomo Torrico, el ministro de Guerra de Echenique. Novoa tenía un le- gítimo acuerdo de negocios con Elías, quien manejaba algunos de sus asuntos financieros a cambio de una comisión. En 1852, Elías intentó conseguir que el gobierno aprobara una deuda de entre 500.000 y 600.000 pesos que Novoa reclamaba como el valor estimado de una hacienda expropiada con quinientos esclavos y su lucro cesante durante los siguientes treinta y dos años. Elías es- peraba recibir 200.000 pesos por su intermediación en este negocio que no fue la única operación de reclamo en la cual actuó como intermediario. Echenique personalmente le comunicó a Elías que el reclamo de Novoa no había cum- plido con el plazo oficial para su aprobación. Sin embargo, unos cuantos días más tarde el expediente de Novoa fue aprobado por la extraordinaria suma de 948.500 pesos en vales, gracias a la participación directa de Torrico, quien le aseguró a Novoa que el reclamo solamente podría ser aprobado con su inter- vención.112 Novoa probablemente recibió alrededor de 180.000 pesos en vales de consolidación.113 Este flagrante conflicto con Echenique y Torrico llevó a Elías a denunciar la naturaleza corrupta del proceso de consolidación en dos cartas dirigidas a Echenique y publicadas en un periódico local en agosto de 1853. Elías desató un gran revuelo con estas misivas, en las que advertía contra el manejo desor- denado de las finanzas públicas, la naturaleza finita de los depósitos de guano y sus rentas, el escandaloso manejo de la deuda pública interna y su conversión en deuda externa. La consolidación de la deuda había sido, según Elías, trans- formada en un obstáculo para el curso industrial, mercantil y rentístico del país; 112. Segunda carta de Elías a Echenique, Lima, 16 de agosto de 1853, en El Comercio, reimpresa en El señor don Domingo Elías a la faz de sus compatriotas. Valparaíso: Imprenta del Mercurio, 1853, pp. 31-33 y 76. 113. Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada: consolidación de 1850 y dominio económico en el Perú. Lima: Instituto Nacional de Cultura, 1987, pp.170-172. 172 Alfonso W. Quiroz era, en efecto, una gangrena para la moral pública de los ciudadanos. En última instancia, la consolidación no beneficiaba a los demandantes originales sino, más bien, a los agiotistas.114 Elías denunció, además, la tramitación fraudulenta de varios expedientes notorios: la donación de un millón de pesos a los herederos de Bolívar, tramita- da mediante sobornos por Leocadio Guzmán, el ministro venezolano en Lima (ayudado, según otros, por Manuel María Cotes, un comerciante venezolano y primo político de Echenique); el reclamo injusto del conde de Montemar y Monteblanco, Fernando Carrillo de Albornoz y Zavala, y su madre Petronila Zavala (con la asistencia de su pariente político José Gregorio Paz Soldán, fis- cal de la corte suprema y posteriormente ministro de Relaciones Exteriores de Echenique, casado con Grimanesa Zavala); y el reclamo efectuado por el endeudado hacendado Manuel Aparicio, protegido por su sobrino conservador Bartolomé Herrera, otro ministro (de Justicia) de Echenique. Entre los especu- ladores de expedientes figuraban el chileno Juan José Concha, varios oficiales militares y otros parientes de Echenique. No obstante las obvias evidencias, el gobierno no hizo nada para procesar a los involucrados en esta trama de co- rrupción de la consolidación.115 Previsiblemente, Elías fue apresado a poco de la publicación de sus cartas; después de ser liberado, encabezó un movimiento revolucionario para derrocar a Echenique. El estudio independiente de la documentación oficial de la consolidación y las averiguaciones subsiguientes confirman el grueso de las denuncias he- chas por Elías. Los mal concebidos vales de la consolidación contribuyeron poco al mercado doméstico de capitales, puesto que, debido principalmente al origen ilícito de la mayoría, fueron objeto de especulación a corto plazo. De la deuda total de la consolidación, que ascendía a 24 millones de pesos en vales, altamente concentrados entre unas cuantas personas, aproximadamente el 16 por ciento fue directamente a funcionarios venales y sus secuaces; más del 30 por ciento se dirigió indirectamente a agentes corruptos a través de co- misiones ilegales; y alrededor del 50 por ciento se convirtió en deuda externa 114. Primera carta de Elías a Echenique, Lima, 12 de agosto de 1853, en El Comercio, reimpresa en El señor don Domingo Elías…, pp., 9-10. 115. El señor don Domingo Elías…, pp., 22, 30, 32 y 37. Varios de estos casos se analizaron de- tenidamente en Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, cap. 6. Witt incluyó dentro del parasitario círculo íntimo de Echenique a su hermano Nicasio, su hermana Benita y a Cotes (Witt, Heinrich. Diario y observaciones sobre el Perú…, p. 238). 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 173 mediante unos turbios tratos y contratos de conversión.116 Más aún, luego de unos cuantos años, los vales de la deuda interna no redimidos estuvieron casi íntegramente concentrados entre unos cuantos comerciantes y especuladores. La mayoría de los reclamantes originales y deudores legales, así como los pe- queños inversionistas que hubiesen podido participar adquiriendo valores de deuda pública, quedaron radicalmente excluidos de este mecanismo de deuda interna. Este hecho contradice frontalmente la cínica pretensión de Echenique según la cual, a pesar de la inevitable especulación, fueron miles de familias las que se beneficiaron con la consolidación. En realidad, el Presidente había seguido estrategias de patronazgo con las cuales ganarse un respaldo privado y militar, similares a las que antes usara Gamarra. Echenique justificó dichas estrategias argumentando que los fondos de la consolidación habían creado una clase capitalista nacional. Algunos historiadores se han hecho eco de la interesada justificación que Echenique hiciera de esta descarada corrupción.117 En realidad, con el manejo que su gobierno hizo del crédito público, el capi- talismo nacional perdió una oportunidad crucial para desarrollar sólidas bases financieras, afincadas en una transparente deuda pública, así como unas raíces sociales más amplias y equitativas. En lugar de ello, las redes de autoridades venales y sus amigotes privados demostraron gran habilidad para utilizar la deuda pública para promover sus propios intereses. Aún más, este patrón de corrupción se reprodujo y regene- ró a sí mismo mediante sucesivas generaciones de redes que minaban institu- ciones domésticas claves. Las primeras redes de patronazgo de los caudillos militares, dependientes de la rapiña y las inconstantes finanzas de emergencia y guerra, se transformaron gracias a los ingresos del guano en redes más so- fisticadas, que audazmente abusaban de los medios financieros públicos a una escala y coordinación nunca antes vistos. Los lazos existentes entre los prin- cipales jefes y figuras de estas redes, y sus relaciones generacionales brindan 116. Véase Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, cap. 4. 117. Echenique, José Rufino. El general Echenique, presidente despojado del Perú, en su vindicación. Nueva York: s. p. i., 1855, p. 101. Se repitió este argumento en sus Memorias para la historia del Perú. Edición de Jorge Basadre y Félix Denegri Luna. Lima: Editorial Huascarán, 1952, vol. 2, pp. 200-201. Véase el mismo argumento repetido también en Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 4, pp. 15, 25-30 y 70-71. Para un análisis de lo que Basadre pensaba sobre la corrupción, véase Quiroz, Alfonso W. «Basadre y su análisis de la corrupción en el Perú». En Scarlett O’Phelan y Mónica Ricketts (eds.). Homenaje a Jorge Basadre: el hombre, su obra y su tiempo. Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, 2004, pp. 145-170. 174 Alfonso W. Quiroz evidencias reveladoras del lado obscuro de la historia peruana y su legado de corrupción orgánica y sistemática. La red de corrupción que creció durante los años de la consolidación de la deuda conectó a varias docenas de personas conocidas como mazorqueros o miembros de una camarilla subterránea.118 Colectivamente, se les conoció también como los consolidados, un término usado extensamente en ese entonces para denotar a personas vinculadas a la corrupción o robo políticos.119 Las más altas autoridades, entre ellas Echenique y la mayoría de sus ministros (Torrico, La Fuente, Paz Soldán, Piérola, Herrera y otros más), encabezaban obscuros intereses decididos a conseguir o permitir beneficios políticos y pecuniarios ilícitos, manipulando mecanismos financieros e instituciones vulnerables. El núcleo central lo constituían jefes militares proclives a la corrupción. El ge- neral Echenique confiaba excesivamente en Juan Crisóstomo Torrico, uno de los generales de peor reputación, primero como premier y luego como jefe del estratégico Ministerio de Guerra. Torrico pretendía suceder a Echenique en la presidencia, no obstante la severa oposición de Castilla. El general Torrico acu- muló un cuantioso fondo privado con lo obtenido ilegalmente con la consoli- dación y comisiones procedentes de la compra de material militar.120 Nuestro viejo conocido, el mariscal Antonio Gutiérrez de la Fuente, que en algún mo- mento fue ministro de Guerra de Echenique, tuvo, asimismo, una participación probada en lo cobrado ilícitamente con la consolidación y en favores oficiales, gracias a la ayuda de su subalterno el coronel Felipe Rivas.121 118. La palabra mazorquero se deriva de «la Mazorca», la policía secreta durante la dictadura del argentino Juan Manuel de Rosas. 119. Paz Soldán y Unánue, Pedro (pseudónimo de Juan de Arona). Diccionario de peruanismos. Lima: Ediciones Peisa, 1974, vol. 1, pp. 140-143. 120. Torrico recibió oficialmente 23.100 pesos en vales de la consolidación, pero tuvo una parti- cipación mucho mayor en el reconocimiento de los expedientes más importantes (Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, pp. 84 y 97; y Mendiburu, Manuel de. «Noticias biográ- ficas de los generales que ha tenido la República desde 1821». En Revista Histórica 25, 1960- 1961, p. 160). 121. A La Fuente se le otorgó la considerable suma de 82.500 pesos en vales, pero también tomó parte en el reconocimiento favorecido de expedientes que él auspició. La Fuente le escribió a Manuel de Mendiburu, el entonces ministro de Hacienda: «Tiene U. a la firma unos vales de consolidación valor de 98,000 pesos que pertenecen a Don Juan de Dios Carrión y d. Maximiliano Albertini. Me haría U. un distinguido servicio si U. me los firmara de preferencia [… El coronel] Rivas está encargado de recoger o sacar cien de mi parte» 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 175 Bajo la influencia y el mando de Echenique, La Fuente y sobre todo Torrico, así como varios coroneles del ejército participaron como figuras saté- lites intermediarias en los tratos de la consolidación: Felipe Rivas, Felipe Coz y Pascual Saco, entre muchos otros.122 Saco también favoreció a su tío Pío Tristán, el acaudalado suegro de Echenique. Tristán repentinamente se vio involucrado en tratos de la consolidación que le rindieron 124.000 pesos en vales; junto con su hija Victoria, Tristán fue también el mayor acreedor del ramo de arbitrios en 1852-1855.123 Como copropietario de una hacienda en Camaná (Arequipa), Saco era también socio de otro arequipeño asociado con Tristán: don Nicolás Fernández de Piérola y Flórez, uno de los principales ministros de Hacienda de Echenique (1852-1853).124 Como veremos en el siguiente capítulo, el hijo de Piérola —Nicolás de Piérola y Villena— encabezaría la siguiente generación de administradores públicos proclives a la corrupción (no obstante su supues- ta pobreza, en su último testamento fechado el 14 de mayo de 1857, Teresa Villena de Piérola, la viuda de Piérola y Flórez, enumeró entre sus posesiones un «vale» de consolidación por cincuenta mil pesos e intereses de cuyo valor era (La Fuente a Mendiburu, Lima, 7 de enero de 1852). «Completó U. la obra haciendo que se me reconozca los 40 mil y pico resto de este espediente [sic] y que giró bajó la firma de D. Juan de Dios Carrión [...] Estos 40 mil y pico de pesos me pertenecen a mí exclusivamente como se lo haré ver a U. luego que lo vea»: La Fuente a Mendiburu, Lima, 3 de junio 1852, Colección Mendiburu: Epistolario, MEN 54, n.os 27 y 28, Archivo Histórico Riva-Agüero (en adelante, AHRA). 122. Según la documentación de la consolidación, el coronel Coz recibió vales de la consolida- ción por valor de 731.200 pesos; el sargento mayor Domingo Solar, 250.000; el coronel Pérez Vargas, 198.700; el sargento mayor Viviano Gómez Silva, 146.100; el coronel Saco, 78.800; y el coronel Rivas, 77.500. Figuran listados respectivamente como los números 5, 13, 15, 27, 50 y 53 de entre quienes recibieron las más grandes sumas de la consolidación. Véase Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, cuadro 4; Casós, Fernando. Para la historia del Perú: revolución de 1854. Cuzco: Imprenta Republicana, 1854; y «Lista de las principales personas consolidadas por la corruptora administración del ex-General Echenique», en Elías, Domingo. Manifiesto de D. Domingo Elías a la Nación. Arequipa: Imprenta Libre de Mariano Madueño, 1855, pp. 14-15. Witt identificó a Felipe Rivas y a Juan José Concha como los principales agentes de Torrico. Rivas había sido sometido a juicio de residencia por su papel como subprefecto y gobernador del puerto del Callao, y por haber influido indebidamente allí en las elecciones de 1847 (Juicios de Residencia, CSJL, leg. 430, AGN). 123. Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, pp. 46-47, 84 y 169-170. 124. Correspondencia entre Pío Tristán y Pascual Saco; inventario de propiedades de Saco de 1868, Colección Plácido Jiménez, n.os 123 y 147, AHRA. 176 Alfonso W. Quiroz conocedor uno de sus albaceas).125 Echenique y varios de sus parientes también se beneficiaron, directa e indirectamente, con las medidas de la consolidación.126 Otro grupo que facilitó el desvío de fondos públicos en la década de 1850 estuvo integrado por empleados civiles del gobierno ligados al fiscal y ministro José Gregorio Paz Soldán, y al juez de la corte suprema Manuel del Carpio. Estos facilitadores incluían al tasador judicial Nicanor González y el empleado administrativo Fernando Casós.127 Además, varios especuladores comerciales, entre otros, José Manuel Piedra (primo de Echenique y delegado de los mine- ros de Cerro de Pasco), Martín Daniel de la Torre, Manuel y Camilo González, los chilenos Gregorio Videla y Juan José Concha, y el comerciante venezolano y consignatario guanero Manuel María Cotes, primo político de Echenique por recibir en 1853 el cuantioso pago que el Perú le debía a Bolívar.128 Según otro observador confiable, Cotes y Torrico estuvieron entre los que lograron legar sus mal habidas fortunas a sus respectivas viudas.129 125. «Testamento de la Sra. Da. Teresa Villena de Piérola», Lima, 14 de mayo de 1857, en «Papeles de la familia Piérola», Archivo Piérola (en adelante, AP), vol. 1, Manuscritos, BNP. Su hijo Nicolás de Piérola y Villena era uno de los tres albaceas del testamento. 126. Aunque Echenique juró en sus escritos no haberse beneficiado personalmente con la con- solidación, sí se le concedieron oficialmente 13.800 pesos en vales (Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, p. 84). También se sospechaba de que Echenique había recibido indirectamente hasta dos millones de pesos. Al respecto, véase Casós, Fernando. Ob. cit. y Elías, Domingo. Ob. cit., p. 14. 127. Véase Junta de Examen Fiscal, Informes de la Junta de Examen Fiscal creada por resolución suprema de febrero de 1855 para revisar los expedientes relativos al reconocimiento de la deuda interna consoli- dada de 20 de abril de 1851, publicación oficial. Lima: Imprenta del Estado, 1857, expedientes n.os 5666, 5742, 5771, 5848, 5958 y 6013; y Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, pp. 98-103. Las alegaciones contrarias a la integridad administrativa de Casós aparecen en «Fernando Casós contra Manuel Jesús Vivanco, año 1851», Abuso de la Libertad de Imprenta, CSJL, leg. 716, AGN. 128. Como agente del gobierno venezolano, Cotes recibió, en 1853, cuatro libranzas de Gibbs & Co., en Londres, por un total de 555.000 pesos, según se desprende de una pesquisa efec- tuada a raíz del sobrepago de 150.000 pesos hecho a Lucio Pulido, otro agente venezolano, por Barreda y Hno. de Baltimore, y Murrieta de Londres (Francisco de Rivero a M. R. E., Londres, 13 de diciembre de 1856, n.° 347, 5-14/1856, Gran Bretaña y Francia, AMRE). Sobre los negocios de consolidación y consignación guanero de Cotes, consúltese Quiroz, Alfonso W. La deuda defrauda…, p. 104, nota 22. 129. Witt, Heinrich. Diario y observaciones sobre el Perú…, pp. 238 y 248. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 177 El último grupo crucial en los eslabonamientos indebidos de la consoli- dación incluía a los agentes que actuaban como blanqueadores de dinero en el extranjero. Estas operaciones encubiertas implicaban la coordinación de di- plomáticos, comisionados y agentes especiales peruanos, e interesados comer- ciantes y financistas extranjeros. La flexibilidad permitida a los diplomáticos peruanos mal pagados en asuntos financieros importantes fue una tradición firmemente arraigada desde la década de 1820. A finales de los años cuarenta y comienzos de los cincuenta, los enviados peruanos encargados de la contra- tación de compras y acuerdos financieros a nombre del Estado incluían a Juan Manuel Iturregui, José Joaquín de Osma, Felipe Barreda (de Barreda y Hno.), Francisco de Rivero y Manuel de Mendiburu. Las casas extranjeras sospechosas de colusión eran las más importantes: Murrieta, Uribarren, Montané y Gibbs. En 1845, durante el primer gobierno de Castilla, Iturregui había regresa- do a Europa como ministro plenipotenciario en las cortes de Londres, París, Madrid y Roma. Entre las muchas órdenes de abastecimiento recibidas del Perú, Iturregui estaba a cargo de las compras de armas para el ejército peruano. Asimismo, este y sus sucesores inmediatos en Londres concertaron la cons- trucción de uno de los primeros vapores para la armada peruana.130 En 1847, Iturregui negoció en Europa un préstamo con los consignatarios del guano por un valor de 900.000 pesos, 350.000 de los cuales serían enviados a Joaquín José de Osma en EE. UU. para otras compras a cuenta del gobierno. Como principal representante diplomático en Washington, Osma también se encar- gó del contrato para la construcción del vapor Rímac, y de envíos de armas desde EE. UU.131 Una carrera armamentista y el frenesí por contratar préstamos fueron estimulados por la amenaza de una invasión expedicionaria organizada 130. «Relación de las armas, municiones y demás artículos de artillería que deben encargarse a Inglaterra», M. R. E. José G. Paz Soldán a Iturregui, Lima, 10 de septiembre de 1845; 14 de octubre de 1845, 5-17/1845; y Francisco de Rivero a M. R. E., Londres, 15 de enero de 1851, n.° 57, 5-17/1851, AMRE. 131. Joaquín José de Osma y Ramírez de Arellano había representado al Perú en Madrid en 1843, y en Washington en el periodo 1846-1848, 5-13/1843 (Legación del Perú en España) y 5-3/1846 (Legación del Perú en EE. UU.), AMRE. Con respecto a los acuerdos de cons- trucción de naves: Osma a M. R. E., Washington, 12 de febrero de 1847, n.° 150, y José Rufino Echenique (ministro de Guerra y Marina) a M. R. E., Lima, 10 de junio de 1847. En relación con el envío de 600 carabinas de EE. UU. por parte del comerciante Samuel Tracy, por órdenes de Osma: Osma a M. R. E., Nueva York, 6 de enero de 1848, n.° 98, 5-3/1847- 1848, AMRE. 178 Alfonso W. Quiroz en Europa por el general Juan José Flores, el expresidente conservador del Ecuador.132 Iturregui consideró necesario publicar en los diarios peruanos una defen- sa de los acuerdos financieros a los cuales había llegado en el extranjero.133 En 1848, Osma se trasladó a Londres como ministro plenipotenciario, dejan- do a su hermano, Juan Ignacio de Osma, a cargo de la legación peruana en Washington. El joven Osma también se quejó de lo que consideraba un salario insuficiente, que limitaba el cumplimiento de sus importantes labores oficia- les.134 En diciembre de 1848, el presidente Castilla nombró a Joaquín José de Osma y Felipe Barreda (pariente de Osma y futuro consignatario del guano en el mercado estadounidense) agentes a cargo de la restructuración de la vieja deuda con los tenedores británicos de bonos en Londres.135 Los agentes pe- ruanos, asistidos por el diplomático Francisco de Rivero, inicialmente se acer- caron al consignatario guanero Antony Gibbs & Sons, a quien solicitaron una comisión personal de 0,5 por ciento del monto total del acuerdo de la deuda, a cambio de otorgarle el manejo exclusivo de la conversión de la vieja deuda peruana en bonos nuevos. Gibbs solo habría aceptado pagar si esta comisión estaba claramente justificada y sustentada ante el gobierno peruano.136 Sin embargo, en enero de 1849 los agentes diplomáticos peruanos prefirie- ron nombrar como agente de la conversión de la deuda peruana a Cristóbal de Murrieta & Co., una casa española con sede en Londres, de dudoso prestigio y consignataria del guano para el mercado español. Los viejos bonos de 1822 y 1825 se convirtieron a nuevos bonos de la deuda que rendían debidamente un interés anual de 4 por ciento; los viejos intereses impagos fueron recalculados 132. Casa de Supremo Gobierno a M. R. E., Lima, 11 de diciembre de 1846, 5-17/1846, AMRE. 133. Iturregui, Juan Manuel. Reimpresión de los artículos con que se vindica Juan Manuel Iturregui en el empréstito que celebró por orden del Supremo Gobierno. Trujillo: s. p. i., 1847. 134. «Con los tres mil pesos que tengo de sueldo, no me es posible atender los gastos de mi persona de una manera decorosa al Gobierno que represento y cubrir los de correo y se- cretaría de la legación. Los asuntos que me obligan a permanecer en esta, ocasionándome gastos superiores a mis recursos, y no me dejan por consiguiente la libertad que tendría en otro caso, de presentar mi renuncia por la insuficiencia del sueldo que se me da» (J. I. de Osma a M. R. E., Washington, D. C., 10 de diciembre de 1850, n.° 67, 5-3/1850, AMRE). 135. Carpetas 1 y 2, 5-17/1849, AMRE. 136. Mathew, W. M. The House of Gibbs…, pp. 102-103. Con respecto a otros tipos de co- rrupción de la época véase, también, Mathew, W. M. «The First Anglo-Peruvian Debt…», pp. 96-98. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 179 a 65 por ciento de su valor. Castilla aprobó el contrato de Osma con George Richard Robinson, el representante británico de los tenedores de bonos, así como el que se llevó a cabo con Murrieta, que incluía un «premio» no revela- do para los comisionados peruanos.137 Estos contratos fueron posteriormente criticados por la creciente sospecha de que Osma, Barreda y Rivero se habían beneficiado personalmente del trámite. De hecho, estos diplomáticos eran par- tes interesadas en el arreglo de la deuda, puesto que recibieron una comisión en nuevos bonos cuyo beneficio inicial más que duplicaron en el corto plazo.138 En 1853, el presidente Echenique envió a Manuel de Mendiburu como ministro plenipotenciario a Londres con una carta de recomendación para Murrieta & Co.139 Mendiburu tenía como principales tareas la renegociación del arreglo de la deuda de 1849, así como la contratación de la conversión de una parte importante de la deuda interna consolidada en nueva deuda externa. Mendiburu sostuvo que partes del acuerdo sobre la deuda de 1849 concerta- do por Osma eran perjudiciales para los intereses peruanos, principalmente porque los bonos de 1849 no estaban sujetos al límite de su valor nominal al momento de su amortización, aun si el precio de mercado de estos bonos estuviese por encima de la media.140 Osma, entonces enviado de Echenique en Madrid, protestó por las afirmaciones hechas por Mendiburu y sostuvo que el contrato de la deuda de 1849 no tenía tales supuestas omisiones y puntos obs- curos.141 Esto fue escrito después de que el contrato de 1849 le hubiese ofrecido 137. M. R. E. Felipe Pardo a Osma, Lima, 13 de julio de 1849, n.° 50, 5-17/1849, AMRE. 138. Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 13-16. En 1871, Manuel de Mendiburu escribió el bo- rrador de una carta dirigida a Echenique, en la cual afirmaba que, en 1849, Osma y Rivero recibieron una comisión «en bonos por que éstos la tomaron posesionándoselos a 33 y los vendieron a 108 con más por vía de apéndice 45 cupones gratis de diferidos en cada bono» (Colección Mendiburu, Epistolario, MEN 441, n.° 10, AHRA). 139. Echenique a Sres. Murrieta, Lima, 10 de septiembre de 1852, en Colección Mendiburu, Epistolario, MEN 441, n.° 2, AHRA. Una nota manuscrita al margen de esta carta de re- comendación dice: «Echenique me recomienda a los Murrieta—no resa [sic] esto en las memorias». 140. Mendiburu, Manuel de. Consideraciones sobre el empréstito de 1853. Londres: T. F. Newell, 1853, pp. 2-3. 141. En su correspondencia oficial, Osma rechazó la afirmación hecha por Mendiburu, según la cual «la obscuridad u omisiones que a su entender había en el convenio para el arreglo de nuestra deuda [en 1849…] pretendiendo hacer creer que por ese convenio tenían derecho los acreedores a que se amortizasen sus Bonos a cualquier precio sobre la par, y que por 180 Alfonso W. Quiroz a Osma la oportunidad de hacer efectivos sus propios bonos por encima de su valor nominal. Mendiburu, por otro lado, siempre justificó sus actos como desinteresados y beneficiosos para las finanzas peruanas, aunque también se le otorgó una comisión «legal», aunque inferior, a la de Osma y sus amigos.142 Sin embargo, la más controvertida de las medidas financieras tomadas por Mendiburu en Londres fue la escandalosa conversión de la deuda interna en externa. La operación consistió en el intercambio de vales de consolidación nacionales, que ganaban un interés de 6 por ciento, por nuevos bonos de la deuda externa con un interés de 4,5 por ciento. En total, cerca del 46 por ciento de toda la deuda interna consolidada fue silenciosamente convertida mediante contratos con los consignatarios guaneros Uribarren et Cie. de París (firmado por Mendiburu en Londres por hasta seis millones de pesos en vales) y Montané et Cie. (firmado en Lima por tres millones de pesos en vales). Estas compañías habían acumulado vales antes de la firma de sus contratos y, en consecuencia, se beneficiaron con el alza repentina en la cotización de la deuda convertida. Estas casas eran parte de un grupo de presión formado a través de operaciones privadas con interesados tenedores de vales de consolidación. Otra conversión de dos millones de pesos en vales había sido contratada antes, en agosto de 1852, con el contratista Joseph Hegan, quien financió el pro- yecto del ferrocarril Tacna-Arica con esta especulación altamente rentable.143 consiguiente sus operaciones salvaron al Estado de un grave quebranto». Osma exigía la publicación de todos los documentos pertinentes, aprobados por Castilla, que elevaron el crédito peruano en el exterior, «a un grado que yo desearía que conservase en la actualidad» (Osma a M. R. E. Paz Soldán, Madrid, 25 de febrero de 1854, 5-13/1854, AMRE). A poco de la destitución de Echenique, Osma escribió que el expresidente y Mendiburu habían in- tentado engañar al público «por motivos que yo no debo calificar ahora» (Osma a M. R. E., Madrid, 26 de mayo de 1855, 5-13/1855, AMRE). 142. En un borrador de carta a Echenique de 1871, Mendiburu protestaba ser «un hombre hon- rado que no supo nunca lucrar y que en las ventajosas operaciones de Londres [de 1853] sólo tuvo una comisión legal, diré inferior a la dada antes a Osma y Rivero [… O]jalá todas las operaciones posteriores se hubiesen parecido en algo a las mías, que otra fuera la suerte de la hacienda» (Colección Mendiburu, Epistolario, MEN 441, n.° 10, AHRA). 143. El gobierno peruano le adelantó a Hegan dos millones de pesos en bonos de la deuda externa con un interés de 4,5 por ciento, en Londres, en tanto que Hegan inicialmente depositaría en Lima solamente 500.000 en vales y el resto a lo largo de dos años. A pesar de la reducción del interés de 6 a 4,5 por ciento, los nuevos bonos pronto adquirieron un valor de mercado casi a la par, en tanto que los desacreditados vales solamente alcanzaban alrededor del 40 por ciento de su valor nominal (Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 181 En esencia, estas maniobras de conversión se diseñaron para «lavar» instru- mentos financieros manchados por su origen corrupto durante la consoli- dación. Al comprometer el crédito externo peruano para honrar una deuda interna creada en gran parte mediante la deshonestidad administrativa, estas conversiones beneficiaban a especuladores de vales inescrupulosos y, al mismo tiempo, prevenían futuras investigaciones y esfuerzos oficiales para invalidar arreglos tan costosos para los recursos públicos. Compensación de la manumisión Mediante una alianza estratégica con el mariscal Castilla, Elías logró sacar a Echenique del poder luego de una sangrienta guerra civil librada en casi todas las regiones del país. El ataque demoledor de Elías contra Echenique puso én- fasis en las expoliaciones de una «pandilla de falsos patriotas y negociantes de- salmados», en medio de una «justicia prostituida». Ellos habían llevado al país a un pantano hediondo de corrupción culminada por la inolvidable consolida- ción de la deuda interna. Elías ligó el fracaso de la república peruana, tras 34 años de una independencia «violenta y prematura», con el despotismo, el mili- tarismo, los privilegios y la corrupción. En su manifiesto de 1855, Elías hizo un diagnóstico histórico: «La corrupción como una lava abrazadora extendiéndose por todos los ángulos de nuestro inmenso territorio ha herido a la República en todo lo que ella abriga de más grande, más noble y más generoso: en su moral, su religión y sus leyes».144 Sin embargo, una vez en el poder, el nuevo gobierno dirigido por Castilla y su ministro de Hacienda, el mismo Elías, se volcó a un plan para compensar a los exdueños de esclavos, una medida que repetía en diversa forma los favores oficiales otorgados a un pequeño grupo privilegiado. En medio de la guerra civil, Castilla había decretado la libertad o manumi- sión de los esclavos en 1854 para ganar respaldo popular y reclutar soldados. A partir de 1855 se repartieron a los antiguos propietarios de esclavos que habían solicitado compensación en vales de manumisión con un interés del 6 por ciento. pp. 59 y 181; y Mendiburu, Manuel de. «Memorias», versión mecanografiada inédita en la biblioteca privada de Félix Denegri Luna, pp. 589-591). Aun así, José Hegan & Co. con- templó la posibilidad de vender sus derechos de construcción antes incluso de iniciar las obras del ferrocarril; tal intención y conducta, «al gobierno le ha sido muy desagradable» (Piérola a Mendiburu, Lima, 12 de junio de 1853, n.° 64, 5-17/1853, AMRE). 144. Elías, Domingo. Ob. cit., pp. 3-5. 182 Alfonso W. Quiroz El valor de la compensación por cada uno de los esclavos manumitidos fue fijado en trescientos pesos. Los antiguos dueños de esclavos recibieron aproxi- madamente 2,8 millones de pesos en efectivo y 5,2 millones de pesos en vales por un total de casi ocho millones de pesos. El tercer expropietario de esclavos más importante, el ministro de Hacienda Domingo Elías, fue indemnizado con 111.000 pesos en vales por 370 esclavos; otros importantes expropietarios indemnizados incluyeron a varios monasterios y a hacendados como Fernando Carrillo de Albornoz, Antonio Fernández Prada y Mariano Osma. El servicio de la deuda de los vales de manumisión fue pagado puntualmente y, para el periodo 1860-1861, estos papeles se amortizaban casi a la par. Debido a la rá- pida alza en valor de los vales, los comerciantes en busca de una fácil ganancia y los acreedores de aquellos hacendados generosamente compensados, pronto adquirieron vales por diversas vías y coparon así el exclusivo mercado de los vales de manumisión.145 El proceso de compensación de la manumisión estuvo plagado de inexac- titudes, especulación y reclamos exagerados o abiertamente fraudulentos. Algunos antiguos dueños incluyeron esclavos muertos o inflaron artificialmen- te la cantidad que sostenían haber tenido antes del decreto de manumisión.146 Castilla y Elías llevaron a cabo con inusual celeridad este proceso de indemni- zación que estuvo cargado de favoritismo. Pagaban así favores políticos para asegurar el respaldo de la élite al nuevo régimen a costa del erario nacional. Para finales del decenio de 1850 se había iniciado una nueva fase de contratos y compensaciones inflados, en un clima de revivida expansión financiera. En el ínterin, la muy anunciada lucha contra el abuso corrupto del erario y el crédito público había colapsado. En el periodo 1855-1858 se perdió así otra oportuni- dad histórica de introducir reformas y controles eficaces contra la corrupción. Venalidad impertérrita Poco después de la destitución de Echenique, una comisión investigado- ra oficial inició una profunda averiguación de los abusos e ilegalidades de la consolidación y la conversión, así como otras cuestiones ligadas a la corrupción administrativa de su gobierno. Gracias a los esfuerzos de la Junta de Examen 145. Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, pp. 159-165, sobre la base de El Peruano, 11 de octubre de 1856 y 31 de mayo de 1857 y documentación de cuentas de la manumisión, H-4 2032, 2029, 2055, 2030, Libros Manuscritos Republicanos, AGN. 146. Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 39-40. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 183 Fiscal se ha conservado información acerca de las personas infractoras y sus redes. La investigación fue exhaustiva e inicialmente contó con el respaldo del poder ejecutivo y el legislativo.147 Según una ley aprobada el 29 de diciembre de 1856, se suspendió del servicio de la deuda a los vales de la deuda interna que tuvieron su origen en reclamos fraudulentos, ilegales y exagerados. Además, se detuvo temporalmente la conversión de deuda interna en externa. Estas medidas buscaban restituir, en parte, el tremendo daño infligido a las finanzas estatales por los tratos corruptos de la consolidación y la conversión. Algunas personas fueron llevadas a juicio, pero muchas ya habían huido del país, entre ellas Torrico, Echenique y Mendiburu.148 Los legisladores y autoridades del ejecutivo más decididos en la lucha con- tra los abusos del gobierno anterior se vieron sometidos, sin embargo, a una intensa presión para que revirtieran las medidas anticorrupción adoptadas en el periodo 1855-1856. Un argumento para ello fue que los títulos de la deuda se emitieron en forma similar a un billete sujeto a endose y que, en consecuencia, los tenedores de vales y bonos no deberían quedar sujetos a la pena de perder su inversión tan solo porque unos funcionarios corruptos habían tramitado inicialmente tales títulos. El argumento legal opuesto, usado por los investi- gadores de la Junta de Examen Fiscal y la recién creada Dirección de Crédito Nacional, era que si bien los vales de la deuda interna habían sido endosados ampliamente en operaciones comerciales, ellos no perdían su condición ori- ginal de obligaciones estatales y, en cuanto tales, estaban sujetos a una anula- ción legal debido al fraude o la corrupción.149 Este conflicto legal trajo consigo varios juicios y peticiones encabezados por los más poderosos comerciantes y 147. La Junta de Examen estaba a cargo de «revisar los expedientes sobre [los] que han recaído los decretos para emisión de vales de la deuda interna, y examinar las disposiciones fiscales de la última administración, en que puedan haberse defraudado los intereses del Estado» (El Peruano, 7 de febrero de 1855). Véase también la compilación oficial de informes, Junta de Examen Fiscal, Informes… La Junta detectó 12,2 millones de pesos (más de la mitad de toda la deuda interna consolidada) en 141 expedientes irregulares o ilegales, y cuatro robados. 148. Manuel Toribio Ureta a Rivero, Lima, 25 de agosto de 1855, n.° 53 reservada, concerniente a la restricción de la deuda convertida, o su reducción a la mitad de su valor según los lineamientos de la Convención Nacional, dada «la naturaleza de la deuda trasladada [...] de anatema público y estado de nuestra Hacienda», 5-17/1855, AMRE; y El Peruano, 18 de junio y 5 de agosto de 1856. 149. Comisión Especial del Crédito Público. Informe de la Comisión Especial del Crédito Público sobre los vales consolidados y tachados. Lima: Imprenta Félix Moreno, 1856, p. 6. 184 Alfonso W. Quiroz financistas extranjeros y nacionales, así como por los representantes diplomá- ticos de Gran Bretaña y Francia.150 Entonces una retractación crucial en la posición de las más importantes autoridades peruanas conllevó a la revocación y derrota de las iniciales medidas contra la corrupción. En medio de otra guerra civil, esta vez desencadenada por el alzamiento del «Regenerador», el general Manuel Ignacio de Vivanco, el control oficial del gobierno sobre las islas guaneras se vio amenazado por navíos rebeldes, parciales a Vivanco, así como por barcos de guerra ingleses y franceses, prestos a intervenir en defensa de las demandas de sus súbditos, entre los que se incluían inversionistas indignados y tenedores de vales y bonos de conversión excluidos. Echenique también conspiró para organizar una ex- pedición de mercenarios contratados en EE. UU.151 Castilla tomó medidas para conseguir el respaldo de la mayoría de los diplo- máticos y acreedores extranjeros más importantes en Lima. Los representantes de Francia, Albert Huet, y Gran Bretaña, Stephen Henry Sulivan, rehusaron su apoyo si no se reconocía antes la validez y los intereses atrasados de todos los 150. Representación hecha al gobierno por la comisión de «tenedores de bonos de la deuda trasladada» encabezados por José Hegan, Angel Richon y José Vicente Oyague, 29 de enero de 1857, publicada en El Peruano, 19 de febrero de 1857 (J. Randolph Clay a William Marcy, Lima, 25 de septiembre de 1855, Despatches 1926-1906, roll 12, USNA). Véase, también, López Aliaga, Diego. Breve exposición que el apoderado de la casa Thomas Lachambre y Cia. presenta a la ilustrísima Corte Superior de Justicia sobre el pleito que su parte sigue con el Sr. Dr. D. José Gregorio Paz-Soldán. Lima: Imprenta Calle de la Rifa, 1863. En 1859, el ubicuo abogado Paz Soldán, exministro de Echenique, sostenía poseer cuatro vales de la consolidación por un valor total de 90.000 pesos, emitidos durante el gobierno de Echenique. Paz Soldán los había usado como garantía para la obtención de un préstamo de 35.000 pesos de Juan Antonio Menéndez en 1857. Este último procedió a usar dichos vales como garantía para un préstamo de 45.000 pesos en efectivo de la casa comercial Lachambre. Siguió entonces un largo juicio en el cual Paz Soldán sostuvo que, al ser «prendas», dichos vales no podían ser transferidos. Los abogados de Lachambre sostenían que los vales tenían la ampliamente usada condición de valores de mercado con «endoso en blanco». 151. «Juicio seguido contra el ciudadano de Estados Unidos Luis [Lewis] Lomer, quien por contrato con D. José Rufino Echenique y aprobado por Manuel Vivanco se disponía a invadir el país y levantar a los pueblos en perjuicio del General Ramón Castilla. Año 1857» (Invasión, CSJL, leg. 719, AGN). Véase también J. R. Clay a Lewis Cass, Lima, 27 de diciem- bre de 1857, Despatches 1826-1906, roll 13, y Lima, 11 de enero de 1858, y anexos, roll 14, USNA. Echenique habría realizado un contrato con Lomer por 200.000 dólares para reclutar quinientos hombres en EE. UU. y comprar un vapor para una expedición que le repusiera en la presidencia. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 185 vales de la consolidación convertidos y emitidos por el gobierno de Echenique. Ante estas difíciles condiciones, el arreglo propuesto por los extranjeros era probablemente el único que Castilla podía contemplar para lograr mantenerse en el poder.152 Surgió además un escándalo sobre firma de órdenes por parte de Castilla de proseguir con el servicio de instrumentos de deuda convertidos en Europa.153 Bajo presión local y externa, Castilla y el Congreso decretaron la ley del 11 de marzo de 1857 que restauró todos los acuerdos suspendidos en mate- ria de bonos y conversión. Esta ley de «tabla rasa» absolvía, en efecto, a los espe- culadores y funcionarios que se beneficiaron de los abusos de la consolidación y conversión. Vivanco pudo, entonces, ser derrotado militarmente, y Castilla logró gozar así de un poder incuestionado por varios años más. En agosto de 1857, tres o cuatro pistoleros invadieron el hogar del cónsul general inglés Sulivan y lo asesinaron impunemente. Se especuló que su asesi- nato había sigo un acto de venganza política cometido «por personas de cierta posición en la sociedad» porque Sulivan había apoyado inicialmente a Vivanco y Echenique para luego tomar partido por Castilla: «Los asesinos tal vez nunca sean descubiertos, puesto que gracias a la negligencia de la policía y la mala ad- ministración de la ley en el Perú, los más atroces criminales a menudo escapan a la justicia».154 152. Véase Quiroz, Alfonso W. La deuda defraudada…, pp. 63-64, basado en Basadre, Jorge. Introducción a las bases documentales para la historia de la República del Perú. Lima: P. L. Villanueva, 1971, vol. 1, pp. 307-308; anónimo; Anónimo, El tratado de 21 de mayo, o el protectorado anglo- francés. Lima: J. Sánchez Silva, 1856, p. 15; El Peruano, 19 de febrero de 1857, p. 173; Sulivan a Clarendon, Lima, 26 de enero de 1857, confidencial, sobre las conversaciones entre los gobiernos de Gran Bretaña y Francia, en torno a medidas con que obligar al general Castilla a pagar las demandas francesas y presionar la cuestión de la conversión de la deuda, FO 61/172, ff. 171-176; y Sulivan a Clarendon, Lima, 12 de junio de 1857, informando el acuerdo firmado el 21 de mayo de 1857 por Manuel Ortiz de Cevallos, ministro de Relaciones Exteriores, y los encargados de negocios Stephen Sulivan y Albert Huet por el «íntegro de los depósitos peruanos de huano», FO 61/174, ff. 1-4, NAUK. Véase, también, J. R. Clay a William Marcy, Lima, 11 de diciembre de 1856, Despatches 1826-1906, roll 12, y Lima, 11 de marzo de 1857, roll 13, USNA. 153. Valdivia, Juan Gualberto. Memorias sobre las revoluciones de Arequipa desde 1834 hasta 1866. Lima: Imprenta de La Opinión Nacional, 1874, pp. 335-336. 154. J. R. Clay a Lewis Cass, Lima, 24 de agosto de 1857, Despatches 1826-1906, roll 13, USNA. Sulivan, sobrino de Lord Palmerston, había sido reprehendido por su superior el conde Clarendon, por «tomar partido en la política peruana» (Sulivan a Clarendon, Lima, 25 de junio de 1855, FO 61/154, f. 282, NAUK). Véase, también, John Barton a Clarendon, Lima, 186 Alfonso W. Quiroz El escándalo de corrupción más notorio durante el segundo gobierno de Castilla tocó a su ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Ortiz de Zevallos, principal impulsor de la restitución de las porciones cuestionadas de las deudas de la consolidación y conversión. Juan B. Colombier, un agente de la compañía francesa Société Générale Maritime, declaró que para conseguir del gobierno peruano un contrato de consignación del guano a Francia y España, en mayo de 1858 sobornó a Ortiz de Zevallos con un presente de 50.000 pesos. Colombier informó a su compañía que había prodigado infructuosamente 70.000 pesos en gastos secretos. Aunque Ortiz de Zevallos reaccionó con indignación ante estas alegaciones en su correspondencia y en la prensa, el ministro continuó negociando con el agente francés. Lo más escandaloso fue, sin embargo, la revelación oficial hecha por Ortiz de Zevallos sobre que el soborno de 70.000 pesos había, en realidad, sido repartido entre los miembros del Congreso que estaban a cargo de aprobar el contrato en cuestión.155 En efecto, el cuerpo legislativo gozaba, en ese entonces, de poca confianza en el público; el único parlamentario con experiencia era Buenaventura Seoane, pero en los círculos diplomáticos lo consideraban «oportunista y venal».156 Como veremos con mayor detenimiento en el siguiente capítulo, el sobor- no de funcionarios claves por parte de compañías e inversionistas extranjeros, ansiosos por conseguir una ventaja monopólica sobre sus competidores, era una práctica claramente establecida para lograr contratos cada vez mayores de consignación del guano y obras públicas. La restitución en 1857 de los instru- mentos de deuda fraudulentos sentó importantes bases para la vigorización de esta onerosa tendencia. Inicialmente, Elías se opuso a la restitución de los vales y bonos impug- nados a pesar de las contradictorias decisiones oficiales sobre las conversiones en el extranjero. En respuesta a una creciente presión, Elías se vio obligado a abandonar el gabinete de Castilla para pasar a ser el encargado de negocios peruano en Francia. Otros decididos opositores a la corrupción también per- dieron autoridad ante las nuevas condiciones políticas. Elías permaneció poco tiempo en Europa, puesto que su salud se deterioró y se vio obligado a regresar 12 de agosto de 1857, FO 61/174, NAUK; y Clay a Cass, Lima, 12 de agosto de 1857, Despatches 1826-1906, roll 13, USNA. 155. «Expediente sobre el caso de J. B. Colombier», 5-14A/1858, AMRE. 156. Clay a Cass, Lima, 27 de septiembre de 1858, Despatches 1826-1906, roll 15, USNA. 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 187 al Perú. Tras un fallido intento de postular a la presidencia en 1858, se retiró de la política hasta su muerte acaecida en 1867.157 De este modo, llegó a su fin la carrera política del primer líder civil reconocido. En su madurez política, Elías defendió importantes reformas y medidas para contener la corrupción, pero no dejó de beneficiarse de los monopolios y compensaciones oficiales que comprometieron flagrantes conflictos de intereses, apadrinados por los caudillos militares a quienes apoyó en su momento. *** En conclusión, la temprana república heredó las viejas estructuras patrimo- niales de la corrupción ligadas al patronazgo de los caudillos militares. Estas redes caudillescas tenían una importante similitud con el patronazgo de la corte virreinal, al practicar transgresiones comparables en condiciones de guerras de independencia y civiles, en materia de finanzas públicas, saqueos y expropiaciones abusivas. La prominencia de la «patriótica» rapiña caudillista y la corrupción en las adquisiciones militares emuló el viejo «premio» del virrey y el drenaje de los recursos militares virreinales. El contrabando de plata y la pérdida concomitante de rentas continuó e, incluso, creció durante la primera década después de la independencia, para prolongarse después hasta el decenio de 1850 y más tarde aún. Los sobornos en los contratos públicos, particularmente los de las exportaciones de guano, se dispararon en las décadas de 1840 y 1850, a medida que la renta guanera crecía y las cama- rillas deseaban conseguir ganancias monopólicas rentistas (véanse cuadros A.2 y A.3 en el apéndice). Los extensos abusos y la corrupción incontenida de las autoridades provinciales enfatizaron el fracaso de anteriores reformas administrativas. Este no fue un fenómeno únicamente peruano, puesto que también se manifestó en los recién independizados México, Nueva Granada y las Provincias Unidas del Río de la Plata. Este legado interactuó con el 157. Ministro de Hacienda Domingo Elías a Rivero, Lima, 11 de julio de 1855, reservada, en la que ordenaba la investigación de los serios problemas en el manejo que Murrieta hiciera de la consignación del guano a España, y el retiro de todos los fondos depositados en dicha casa, 5-17/1855, AMRE. Elías dejó su cargo en París por enfermedad en marzo de 1857, poco después de haber presentado sus credenciales al emperador Luis Napoleón, y antes de que la noticia de la restitución de los cuestionados vales y su conversión llegara a París, Elías a M. R. E., París, 11 de marzo de 1857, y Lima, 10 de septiembre de 1857, 5-14/1857, AMRE. 188 Alfonso W. Quiroz derrumbe de las viejas instituciones y la deformación de las nuevas en un contexto duradero de inestabilidad política y económica. La legislación de la deuda pública, los tempranos contratos de consig- nación del guano y las políticas económicas y comerciales fueron desviados intencionalmente de su objetivo del bien común por autoridades, empleados públicos y parlamentarios corruptos, así como por grupos de interés locales y extranjeros. El compuesto legal resultante fue un conjunto de normas innece- sariamente complejas, poco claras y contradictorias, que inflaban significativa- mente los costos de transacción de los acreedores e inversionistas ordinarios. Los funcionarios gubernamentales coludidos, los enviados diplomáticos peruanos en el extranjero y los hombres de negocios locales y extranjeros ma- nipularon en provecho propio las normas y metas del crédito público. En lugar de sentar una base segura para unos mercados de capital sumamente necesarios, los instrumentos fraudulentos del primitivo crédito público minaron seriamen- te el desarrollo financiero peruano. Estas corruptas manipulaciones financie- ras sirvieron los mezquinos intereses de funcionarios venales y comerciantes especuladores que buscaban privilegios rentistas. Dicha forma de corrupción financiera fue una costosa «innovación» hispanoamericana posterior a la in- dependencia, al utilizar los mecanismos de la deuda pública para «esconder» o lavar sobornos y otras ganancias indebidas. Tal desvío y mala asignación de fondos pesó fuertemente sobre las generaciones futuras y tuvo como resultado unas considerables pérdidas indirectas (debido a la minada posición crediticia y la inestabilidad financiera) en las inversiones extranjeras, de cartera y directas. En el Perú, estas pérdidas fueron particularmente fuertes en las décadas de 1820 y 1850, y posteriormente en las de 1860 y 1870 (véase cuadro A.3). Combinadas, las distintas formas de corrupción características de los tem- pranos gobiernos republicanos ocasionaron fuertes costos y una burda asig- nación de recursos públicos, hecho que tuvo consecuencias negativas para la recuperación económica, el desarrollo y el bienestar. Según los estimados ex- plicados y calculados en el cuadro A.4 del apéndice, los niveles comparativos más altos de corrupción (6,1 por ciento del PBI estimado y 135 por ciento de los gastos oficiales del gobierno), agravados por la guerra y las iniciales penurias fiscales, se dieron en el decenio de 1820. Sin embargo, las décadas de 1830 y 1840 también tuvieron altos niveles (que giraron en torno a 4,2 y 4,3 por ciento del PBI, y 79 y 42 por ciento de los gastos gubernamentales, respectivamente). Un alza en el costo total estimado de la corrupción, que suma un promedio anual de cinco millones de pesos, tuvo lugar en la década de 1850 2 / Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859 189 (duplicando el costo total del decenio de 1840) y continuó creciendo hasta 8,3 millones de pesos/soles en los años sesenta. Excepción hecha de la década de 1820, los niveles más altos como porcentaje del gasto (63 por ciento) y del PBI (4,3 por ciento) se alcanzaron en el decenio de 1850. En consecuencia, y con las evidencias cualitativas mostradas en este capítulo, resumidos en los estima- dos del cuadro A.7, podemos considerar los gobiernos de Echenique-Torrico (1851-1855) y Gamarra-La Fuente (1829-1833) como los más corruptos del temprano periodo republicano (igualados luego, tal vez, por los gobiernos de finales del decenio de 1860 y de comienzos y finales de la década siguiente). La tolerancia del público a la creciente corrupción tuvo, a pesar de todo, ciertos límites impuestos por las depredaciones evidentes, los escándalos, las campañas periodísticas y la oposición política. Elías y Castilla pujaron por el poder sobre varias oleadas de creciente percepción pública de la corrupción, inicialmente protestando públicamente, estimulando levantamientos y conflic- tos civiles armados, y deponiendo autoridades corruptas. Si bien los esfuerzos más prometedores de reformadores civiles liberales fueron relevantes para ex- poner serios defectos administrativos y de corrupción, también fueron dema- siado débiles para imponerse y no estuvieron exentos de sus propios intereses particulares. A pesar de los intentos legislativos y judiciales para limpiar el contaminado crédito y los contratos públicos de prácticas corruptas, a mediados del siglo grupos de presión bien establecidos obligaron a retroceder radicalmente cual- quier intento de reforma (posteriormente continuaría el notorio soborno de senadores y diputados para conseguir la aprobación parlamentaria de contratos públicos, efectuado por los beneficiados y magnates que buscaban conseguir ganancias monopólicas). La persistencia de la campaña contra la corrupción podría haber conllevado la caída de un gobierno que continuase apoyando una reforma honesta del crédito público. El pragmático Castilla y su séquito, que en algún momento incluyó al reformador civil Domingo Elías, se adaptaron consecuentemente a una administración del crédito público inherentemente contaminada. Una indomable corrupción había, pues, sentado las condiciones para un mayor abuso a costa de la renta del guano, del crédito público y de los contratos de obras públicas durante el siguiente ciclo de depredación. Capítulo 3 El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 Desde la declaración de la independencia del Perú, la venalidad, la corrupción y los sobornos no habían sido algo del todo extraño en las oficinas de los ministros y sus dependientes, ni tampoco en los salones del presidente mismo, o en las viviendas de sus parientes cercanos. Se creía que bajo el gobierno de Echenique en tiempos de la Consolidación habían alcanzado su punto más alto, pero se engañaban enormemente quienes así lo pensaron; estos delitos nunca acecharon con mayor descaro desvergonzado que en el periodo actual. Heinrich Witt (20 de noviembre de 1871)1 L a ciudad de Lima gozaba de una peculiar prosperidad hacia 1860 en medio de una corrupción sin tapujos. El auge guanero torpemente administrado iba transformando de manera irreversible a la vieja capital virreinal. Nuevas fortunas eran gastadas en estilos de vida suntuosos; se abrían bancos, mientras que las compañías financieras y comerciales construían ferrocarriles. Los ricos consumían lujos importados, acicalaban el centro de la ciudad y erigían ranchos elegantes en el balneario de juego de Chorrillos. Los nuevos acaudalados y los poderosos lucían su riqueza en los bailes de sociedad ataviados extrava- gantemente con joyas preciosas. Un espejismo de bonanza económica y febril ambición disipaba cualquier preocupación sobre los peligros financieros que se avizoraban. La deshonestidad administrativa heredada ensombrecía el cuadra- gésimo aniversario de la independencia. «¿Qué importaba todo?», preguntaba un panfletista con ironía y vergüenza, «¿no hay esta noche baile en palacio?».2 1. Witt, Heinrich. «Diary» (versión mecanografiada del manuscrito original en inglés, colec- ción Kika Garland de Montero), vol. 7, pp. 292-293. 2. Maso, Manuel María del (Ibrahim Clarete). Aniversario. Lima: A. Alfaro y Cía., 1861, pp. 11-13: «¿no bailan, no cantan, no comen, no beben, no se refocilan, no se ríen, no se pavonean 192 Alfonso W. Quiroz Los florecientes negocios del país, la vida intelectual y la imprenta se concen- traban en Lima. La ciudad atraía a hombres ávidos y capaces de provincias y del extranjero. Francisco García Calderón Landa, un jurista arequipeño de veinticin- co años de edad, llegó a Lima en 1859 provisto de cartas de recomendación para arequipeños influyentes residentes en la capital y de un manuscrito, su Diccionario de la legislación peruana, escrito mientras se desempeñaba como abogado y profe- sor de colegio en su ciudad natal. Los dos volúmenes de esta obra monumental fueron publicados entre 1860 y 1862 con el respaldo financiero del gobierno de Castilla. Pronto pasó a ser lectura obligatoria para los expertos legistas peruanos y ganó altos reconocimientos y honores.3 Por fin, un importante esfuerzo inte- lectual, basado más en el derecho positivo que en el derecho natural, contribuía a la sistematización nacional de la nueva y vieja legislación sobre asuntos civiles, comerciales, penales y administrativos.4 La carrera de García Calderón en Lima avanzó vertiginosamente en su condición tanto de funcionario del Ministerio de Hacienda como de abogado prominente de las más importantes firmas nacionales y extranjeras. Lindando en ocasiones con el conflicto de interés, dado su papel combinado de abo- gado privado y trabajador público, García Calderón contribuyó a modernizar las normas administrativas y contractuales. También vio esas mismas normas violadas de modo consistente durante los cruciales años que precedieron a la quiebra fiscal y la subsiguiente y desastrosa Guerra del Pacífico (1879-1883). Según el diccionario legal de García Calderón, el término corrupción que- daba definido sucintamente como un delito cometido por personas con algún satisfechos y orgullosos vuestros despiadados, ignorantes e insolentes mandones? [...] ¿no juegan los ladrones vuestro oro a manos llenas? ¿No ostentan, inocentes, sus mujeres y sus hijas en su vanidosa y erguida frente, en este nuevo festín de Baltazar, las perlas, los diamantes y las joyas compradas con el oro robado al tesoro nacional en la infame y funesta feria de la Consolidación? Siempre la mano mugrienta, fatídica de la Consolidación metida en todo! Oh, vergüenza!!!». 3. Bustamante y Rivero, José Luis. La ideología de don Francisco García Calderón. París: Desclée de Brouwer, 1946, pp. 12-13; Basadre, Jorge. Historia de la República del Perú. 6.a ed. Lima: Editorial Universitaria, vol. 5, pp. 37-41; y Ramos Núñez, Carlos. Historia del derecho ci- vil peruano, siglos XIX y XX: los jurisconsultos El Murciélago y Francisco García Calderón. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2002, vol. 3, pp. 205-207, 229 y 239-240. 4. Bustamante y Rivero, José Luis. Ob. cit., pp. 14-17; Trazegnies, Fernando de. La idea del de- recho en el Perú republicano del siglo XIX. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1992, pp. 110-115; y Ramos Núñez, Carlos. Ob. cit., vol. 3, p. 323. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 193 grado de autoridad que «sucumben a la seducción», así como por aquellos que se esfuerzan por corromper a aquellas autoridades. Corruptela era asimismo de- finido como una mala costumbre o abuso establecido en contra de la ley y la justicia. Otras definiciones más formales y detalladas del soborno y la venta y distorsión interesadas de la justicia se incluyeron en las entradas de los térmi- nos cohecho, concusión, prevaricato y soborno, y definieron legalmente la corrupción entre los funcionarios según leyes existentes pero rara vez aplicadas.5 Establecer el imperio de la ley en la joven república era un gran reto, uno que desbordaba los esfuerzos individuales. Las tempranas Constituciones de 1823, 1826, 1836 y 1839, que alternaron el carácter liberal o autoritario de la ley fundamental, habían sido descartadas o ignoradas en la práctica ante la irrupción de los golpes de Estado y los decretos ejecutivos de los caudillos militares. En 1852 se legislaron los nuevos códigos comercial y civil para sentar principios liberales básicos y moderados en el comercio, así como derechos civiles y de propiedad que, sin embargo, reñían con las costumbres existen- tes. Este choque acentuó los aspectos litigiosos de las prácticas de negocios y sociales peruanas. Además, las leyes que regulaban la Administración Pública eran incompletas o defectuosas. La norma que creaba el presupuesto público obligatorio fue implementada recién en 1849, casi al mismo tiempo que la fa- llida legislación que reglamentaba los créditos internos y externos. Otras partes cruciales del aparato administrativo público quedaron sin reformar, entre ellas el sistema judicial.6 Entre 1856 y 1860, un importante debate constitucional resaltó la nece- sidad de contar con un marco legal más eficiente ante la presión por lograr la modernización económica. Estos fueron años de inestabilidad política debido a 5. García Calderón, Francisco. Diccionario de la legislación peruana: segunda edición corregida y aumen- tada con las leyes y decretos dictados hasta 1877. París: Librería de Laroque, 1879, vol. 1, pp. 626, 420 y 511-512, y vol. 2, pp. 1585 y 1727. Véase, también, la primera edición de esta obra, Diccionario de la legislación peruana, 2 vols. y suppl. (Lima: Imprenta del Estado por Eusebio Aranda, 1860-1862) y sus índices reproducidos en Ramos Núñez, Carlos. Ob. cit., apéndice 2, vol. 3, pp. 415-555. 6. Trazegnies, Fernando de. Ob. cit., pp. 151-152, 185 y 201; Ramos Núñez, Carlos. Historia del derecho civil peruano, siglos XIX y XX: la codificación del siglo XIX, los códigos de la Confederación y el Código Civil de 1852. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2001, vol. 2, pp. 273-280. Véase, también, Gutiérrez Paredes, Ramón. Abusos y reformas del Poder Judicial en todos sus grados. Lima: Imprenta del Universo, 1889, pp. 4-5 y 7-8 (artículos reimpresos y publicados originalmente en la Gaceta Judicial en 1861). 194 Alfonso W. Quiroz una serie de levantamientos militares contra el presidente Castilla. Bajo presión local y externa, Castilla y sus partidarios en el Congreso continuaron en el poder y revocaron las medidas anticorrupción que interferían con las deman- das de acreedores extranjeros. Asimismo, se modificó la Constitución liberal de 1856 para derivar en la moderada de 1860, que se mantuvo vigente, con algunas interrupciones, hasta 1919.7 Esta transformación constitucional contribuyó, en cierta medida, a limitar el tradicional dominio de la fuerza a favor del imperio de la ley. Sin embargo, este modernizado marco legal tenía un defecto importante que arrastraba desde su pasado colonial. La Constitución de 1860 continuaba sancionando un Estado patrimonial centralizado, que mantenía derechos de propiedad sobre las principales fuentes de riqueza nacional. En consecuencia, la administración estatal actuaba como el principal mediador en lo económico. Los hombres de negocios locales y extranjeros debían pues cortejar a los admi- nistradores políticos para obtener favores y monopolios oficiales. Este defecto yacía al centro de las causas o incentivos institucionales para la corrupción y los intereses creados que se beneficiaban con ella. Heinrich Witt fue un testigo excepcional y participante en las transforma- ciones económicas de las décadas de 1860 y 1870. Como miembro prominente de la élite de negocios limeña, Witt construyó su fortuna estrechamente ligada al crédito comercial y a la exportación de guano consignada a compañías mo- nopólicas. El comerciante germano radicado en Lima compartió las ganancias de Witt, Schutte & Co., consignatarios del guano para Alemania. Hacia finales del decenio de 1860, Witt poseía acciones en el nuevo e inicialmente prome- tedor sector de banca y seguros, así como en compañías de ferrocarriles, agua y gas. Todas estas operaciones dependían, de un modo u otro, de la solidez de las finanzas públicas, debido a los arreglos financieros o monopólicos privados con el gobierno de turno. Cuando las finanzas públicas tambaleaban, las gran- des empresas vinculadas a negocios con el gobierno inmediatamente sentían el apretón. Witt se vio, asimismo, embrollado en litigios prolongados en torno a propiedades urbanas, arrendatarios, vecinos y cantidades que se le adeudaban. Como lo revela su diario, escrito a lo largo de su extensa vida en el Perú, la formación protestante de Witt le permitió observar agudamente la moral y el comportamiento ético de sus colegas negociantes y de los políticos y fun- cionarios locales. El diario le fue muy útil como ayuda para detectar y rastrear 7. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 5, pp. 126-127. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 195 los rasgos personales y familiares de sus clientes y socios. Witt reconoció, así, el valor moral e intelectual de figuras claves como Manuel Pardo y Francisco García Calderón, no obstante las fricciones que alguna vez tuvo con ellos. A la inversa, Witt sospechaba de —o temía a— José Gregorio Paz Soldán, Manuel Ortiz de Zevallos, Juan Manuel Iturregui y muchos otros por el abuso que hacían del poder, sus hábitos de apostar y beber o sus prácticas fraudulentas. También se sintió repelido por los designios del clan Echenique, de Nicolás de Piérola y de Henry Meiggs. Las observaciones de Witt y los ejemplos que ofrece de sobornos y venalidad administrativa coinciden estrechamente con los proporcionados por otros importantes críticos de la corrupción, entre los cua- les se encuentran José Arnaldo Márquez y Manuel González Prada, así como con los casos que cita el historiador Watt Stewart para esta época. A partir de dichas fuentes resulta posible volver a rastrear cómo fue que los funcionarios estatales y los caudillos militares, en complicidad con ciertos agentes de negocios, continuaron formando redes interesadas en evadir, de- fraudar y violar medidas legales para provecho propio. Estos actos minaron la eficiencia de los tres poderes del Estado: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Las redes de corrupción enlazaban a ministros, parlamentarios, jue- ces y hombres de negocios, así como a ciertos abogados que actuaban como intermediarios claves. Bajo estas circunstancias, los derechos de propiedad privada y los arreglos contractuales permanecieron inseguros y sujetos a liti- gios impredecibles. Los sobornos y favores políticos desplazaban a la com- petencia abierta en la puja por los contratos oficiales e inyectaban un serio sesgo a la toma de decisiones transcendentales para el desarrollo económico e institucional del país. Todo esto elevaba los riesgos financieros y los costos de transacción, y minaba la eficiencia de la economía en general. A pesar de la existencia de restricciones legales, el difundido abuso del sistema llevó a ganancias desmedidas ligadas a la corrupción. Dichas prácticas se justificaron como medios para lograr el progreso económico y el bien común prometi- dos por los grandes proyectos de obras públicas que alcanzaron su clímax a comienzos de la década de 1870. Negocios guaneros monopólicos Una importante modificación legal ordenó en 1860 que todo contrato públi- co importante debía ser obligatoriamente aprobado por el Congreso.8 En un 8. Ley del 27 de agosto de 1860, artículo 2, publicada en El Peruano, 5 de septiembre 1860. 196 Alfonso W. Quiroz principio, esta fue una innovación bienvenida, luego de décadas de contratos públicos sancionados principalmente a través de decisiones y decretos ejecu- tivos. Sin embargo, esta nueva norma resultó también difícil de implementar o seriamente distorsionada, como lo ejemplifica la complicada manipulación de los contratos guaneros. En efecto, al surgir un número mayor de funciona- rios que sobornar, la aprobación parlamentaria de todos los contratos estatales pudo haber incrementado el uso y monto de los sobornos que buscaban alcan- zar favores y ganancias rentistas extraeconómicas. El contrato cuasimonopólico del guano a cargo de Antony Gibbs & Sons fue cuestionado por su obscura extensión aprobada por el gobierno de Echenique, (entre otras alegaciones de abusos). Las acusaciones contra Gibbs implicaron a los agentes diplomáticos peruanos en Londres y París. En 1860, Francisco de Rivero, el encargado de los negocios del Perú en Londres, se defen- dió de las críticas públicas de su colega diplomático Luis Mesones y del excon- signatario guanero Carlos Barroilhet. A Rivero se le imputaba el haber incurrido en serios conflictos de interés, al ponerse del lado de las políticas de fijación del precio del guano aplicadas por Gibbs; el haber cobrado honorarios impropios por sus servicios diplomáticos ligados a transacciones financieras peruanas en Europa; y el especular con bonos peruanos para aumentar su propia fortuna. En lugar de negar los cargos, Rivero afirmó su derecho a cobrar una comisión del 2 por ciento en su manejo de las transacciones financieras oficiales en el extranjero, así como a especular con bonos peruanos. Basó estas afirmaciones en licencias similares permitidas a los antiguos enviados Osma y Mendiburu. Rivero, asimismo, aprobó los precios rebajados del guano fijados por Gibbs, pese a la existencia de precios más altos en otros lugares.9 Era claro que la falta de una estricta regulación administrativa permitía obvios conflictos de interés. Cuando el contrato de Gibbs llegó a su fin en enero de 1862, se firmó un nuevo contrato para el suministro de guano a Gran Bretaña y sus colonias con un grupo de capitalistas nativos que formó la Compañía Nacional. Entre sus asociados estaban Clemente Ortiz de Villate, Felipe S. Gordillo, José Canevaro, Manuel Pardo, Carlos Delgado y Felipe Barreda. A pesar de la ley de 1860, el 9. Barroilhet, Carlos. Examen crítico de un opúsculo sobre el huano. París: Imprenta Tipográfica de G. Kugelmann, 1860, pp. 9-11, y Examen crítico de dos publicaciones del señor don Francisco Rivero. París: Imprenta Tipográfica de G. Kugelmann, 1861, p. 5; y Rivero, Francisco. Reflexiones sobre una carta del doctor Luis Mesones publicada el 13 de diciembre de 1860 en el no. 6693 del periódico Comercio de Lima. París: Imprenta Tipográfica de G. Kugelmann, 1861, pp. 16-25. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 197 nuevo contrato no se remitió al Congreso para su aprobación, sino que fue aprobado, más bien, por José Fabio Melgar, el ministro de Hacienda de Castilla. Guillermo Bogardus, un hombre de negocios y político interesado, hizo oír su protesta al afirmar que el contrato era ilegal y que el Congreso debía anularlo y enjuiciar a los nuevos contratistas por abusos cometidos contra los intereses del Estado. Bogardus, además, sostenía que estos contratistas «nacionales» con- formaban un círculo codicioso que había traicionado el espíritu del principio legal de 1849, que concedía la preferencia a peruanos en casos de ofertas igua- les en contratos públicos. Según Bogardus, la Compañía Nacional no contaba con el capital suficiente y se había unido con la casa británica Thomson, Bonar & Co. en «corruptelas» financieras dañinas para el Estado.10 Bogardus acosó a los capitalistas guaneros peruanos por más de una década. Este sonado de- bate culminó con un arreglo alcanzado en 1878 con Thomson, Bonar & Co., luego de un juicio iniciado por agentes fiscales peruanos en Londres por co- bros irregulares que se remontaban a la década de 1860. La suma acordada fue relativamente pequeña, y Bogardus recibió parte de ella como recompensa por haber revelado el asunto. Los consignatarios nacionales, sin embargo, no tuvie- ron culpa alguna en el caso y, más bien, se presentaron como co-demandantes contra la firma británica.11 Varios factores locales y extranjeros conspiraron contra el cumplimiento de los nuevos requisitos constitucionales y legales, no obstante la censura parla- mentaria ocasional de alguno de los ministros de Castilla. En octubre de 1862, este logró concertar, una vez más, la transición pacífica del poder bajo la nueva Constitución pero en medio de una situación fiscal deteriorada por crecientes gastos militares y navales, obras públicas y una breve guerra con el Ecuador.12 10. Bogardus, Guillermo. La Compañía Nacional y Thomson Bonar y Ca., consignatarios del guano en Inglaterra y agentes financieros del Perú en Londres: dedicado al público y muy especialmente a los diputa- dos del Congreso de la Restauración. Lima: Imprenta Liberal, 1866, pp. 6 y 20. 11. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 7, pp. 38-42 y 284-288. Véase, también, Torrico, Joaquín. Manifestación documentada que eleva al soberano Congreso de 1876 el Coronel Joaquín Torrico, en su carácter de la Comisión de Delegados Fiscales del Perú en Londres. Lima: Imprenta de La Patria, 1877. 12. Márquez, José Arnaldo. La orjía financiera del Perú: el guano i el salitre (artículos publicados en La Libertad Electoral). Santiago de Chile: Imprenta de La Libertad Electoral, 1888, pp. 46- 47; y Salvador Tavira a Secretario de Estado (S. E.), Lima, 11 de octubre de 1859, n.° 10, Correspondencia, H-1676, Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores, Madrid (en adelante, AGMAE): «[L]as rentas públicas están agotadas con los inmensos gastos que exige un ejército numeroso (doce mil hombres) y una escuadra considerable». 198 Alfonso W. Quiroz El general Miguel de San Román, un viejo partidario de Castilla, fue elegido presidente, el general Juan Antonio Pezet primer vicepresidente y el general Pedro Diez Canseco (cuñado de Castilla), segundo vicepresidente. San Román falleció apenas a los cinco meses de iniciado su gobierno y Pezet asumió el mando tras regresar de Europa, donde se hallaba al momento de la muerte de San Román. El presidente Pezet pronto tuvo que enfrentar la crisis externa más seria de la joven república desde la independencia. Los gobiernos de España y Perú habían intentado regularizar sus relacio- nes diplomáticas desde la década de 1850. Importantes obstáculos complicaban este acercamiento diplomático. Entre ellos se contaban los reclamos españoles por las deudas privadas impagas de la época colonial, la confiscación de una nave comercial de bandera española y los abusos cometidos en el Perú contra los antiguos súbditos españoles.13 La mala prensa en París y Madrid en torno a los asuntos administrativos peruanos y los supuestos abusos cometidos contra extranjeros contribuyó a que se formara una opinión pública internacional ad- versa, que estimuló la especulación con los instrumentos de la deuda externa peruana.14 Los agentes diplomáticos José Barrenechea y José Gálvez intentaron contrarrestar este problema que asumían era de publicidad. Los diplomáticos peruanos solicitaron fondos del gobierno destinados a pagar a periodistas y editores de publicaciones en francés y español en París para que escribieran favorablemente sobre el Perú. Esta era aparentemente una práctica común se- guida por otras misiones diplomáticas latinoamericanas en dicha ciudad.15 13. Tavira a S. E., Lima, 27 de octubre de 1859, y Ramón Merino Ballesteros a S. E., París, 5 de enero de 1861, H-1676, AGMAE; y «Apresamiento de la barca española “María y Julia” por un crucero peruano en la isla de Puná» y «Reclamación del súbdito español Cayetano Garvizo», Lima, 14 de octubre de 1861, Política-Perú, H-2578, AGMAE. 14. Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 50-55; y Luis Mesones a M. R. E., París, 31 de diciem- bre de 1858, n.° 127, 5-14/1858, AMRE, reportando que, en los diarios franceses, especial- mente en L’Univers (10 de noviembre de 1858), «se hicieron graves e inmerecidas ofensas a Su Ex. el Libertador presidente constitucional de la República y a la misma nación peruana con los innobles epítetos de cobardía, venalidad, corrupción, etca [sic]». 15. José Barrenechea a M. R. E., París, 29 de octubre de 1859, n.° 25, 5-14/1859, AMRE, sobre la contratación del escritor José María Torres Caicedo para que escribiera favorablemente sobre el Perú en el Correo de Ultramar; y José Gálvez a M. R. E., París, 15 de noviembre de 1860, n.os 6, 7 y 8; 30 de noviembre de 1860, n.° 15; y 15 de diciembre de 1860, n.° 21, 5-14/1860, AMRE. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 199 En 1863 una flota española con una misión científica y diplomática arribó al Callao para presionar las demandas peninsulares ante el gobierno peruano. El exagerado sentido del honor de los enviados españoles Luis Hernández de Pinzón y Eusebio Salazar y Mazarredo, así como la falta de tacto del gobierno de Pezet, condujeron a un serio incidente diplomático que se vio complicado con nuevas denuncias de abusos cometidos contra inmigrantes vascos en la hacienda norteña de Talambo. En abril de 1864, la flota española tomó las islas Chincha, la fuente más importante de la renta guanera usada como garantía de la deuda pública. El gobierno de Pezet, en consecuencia, se vio en una seria situación financiera. Los consignatarios del guano solo adelantaban fondos de corto plazo a un altísimo interés, en ocasiones hasta más del 30 por ciento. En Londres, una comisión fiscal debidamente autorizada, conformada por los prominentes ca- pitalistas peruanos José Sevilla y Manuel Pardo, tuvo problemas para conseguir préstamos y comprar buques de guerra, pues el crédito peruano en el extranjero se había deteriorado frente a las drásticas medidas españolas.16 Bajo tal coacción, Pezet negoció un acuerdo con España que esencialmente concedía un pago de tres millones de pesos para satisfacer sus demandas.17 Los viejos generales Castilla y Echenique, que eran respectivamente los jefes de las Cámaras de senadores y de diputados en el Congreso, dirigieron inicialmente una indignada oposición a la política apaciguadora seguida por Pezet. La deportación de Castilla en 1865 fue seguida por varias insurrecciones militares encabezadas por los coroneles Mariano Ignacio Prado y José Balta con el apoyo del general Diez Canseco. Este movimiento logró deponer a Pezet y estableció una dictadura patriótica bajo el liderazgo del coronel Prado. En alianza con Chile, el Perú le declaró entonces la guerra a España. Pezet fue acusado de tiranía, traición y robo de fondos públicos, cargos a los que 16. Comisión Fiscal (Sevilla y Pardo) a ministro de Hacienda, Londres, 17 y 29 de agosto de 1864; y Pardo a ministro de Hacienda, Londres, 30 de septiembre de 1864, Colección Manuel Pardo (en adelante, Colección Pardo), D2-51/3352, AGN. 17. También se consideró liquidar la vieja deuda colonial, tal como lo demuestra la correspon- dencia M. R. E. Juan Antonio Ribeyro a ministro de Hacienda, Lima, 19 de mayo de 1864: «No creo necesario detenerme en manifestar a U. S. que es de mayor importancia conocer el monto de los bienes secuestrados a los que emigraron al ejército español en la época de la guerra de la independencia [… y contribución impuesta por españoles de] auxilio patrió- tico», y solicitar la formación de una comisión fiscal para que revisaran estas cuentas, en «Expediente relativo al acopio y organización de la deuda española antigua y secuestros», 1865-D2811, Manuscritos, BNL. 200 Alfonso W. Quiroz respondió indicando que los grandes gastos y préstamos a alto interés eran urgentemente necesarios para la defensa nacional. Desde su perspectiva, los responsables del golpe que lo depuso en violación de la ley eran quienes habían cometido el verdadero daño.18 Sin embargo, años más tarde Pezet alardearía de una fortuna considerable, que le habría permitido construir un «palacio» en el balneario de Chorrillos.19 Durante su mandato, Pezet permitió, asimismo, el regreso al Perú del desprestigiado general Juan Crisóstomo Torrico, un viejo amigote suyo. Desde su exilio en 1855, Torrico había estado gastando su fortuna mal habida en París. En 1865, Pezet lo recompensó escandalosamente nombrándolo ministro plenipotenciario ante la corte de Napoleón III en París, donde Torrico permaneció sin ser molestado y continuó envuelto en turbios negocios relacionados con el Perú.20 Durante el gobierno dictatorial de Prado, diversas reformas administrativas y tributarias fueron introducidas por su ministro de Hacienda Manuel Pardo. Estas medidas incluyeron la abolición de las gravosas pensiones hereditarias y la reorga- nización de funcionarios de la hacienda pública para así mejorar su profesionalis- mo. Algunas de estas reformas despertaron viva oposición como lo demuestra el levantamiento que estalló en Huancané, Puno, en 1866 contra la reintroducción de la contribución indígena. Pardo también ordenó que se investigara la admi- nistración de las aduanas de Arica, Pisagua e Iquique. Esta última resultó estar del todo desorganizada y plagada de deudas fraudulentas que dañaban al erario nacional y el comercio privado.21 Aún más, durante la gestión de la Hacienda de Pardo quedaron expuestos varios graves casos de corrupción, entre los cuales destaca el de José García Urrutia, ministro de Hacienda de Pezet. García Urrutia 18. Pezet, Juan Antonio. «Exposición del General don Juan Antonio Pezet ex-presidente del Perú». En La administración del General don Juan Antonio Pezet en la República del Perú. París: Imprenta Parisiense Guyot y Scribe, 1867, pp. 117-131. Véanse, también, las duras acusa- ciones oficiales formuladas contra Pezet por Torrico, Joaquín. Informe del fiscal de la Corte Central Sr. Coronel Joaquín Torrico en la vista de la causa Tratado Vivanco-Pareja de 27 de enero de 1865. Lima: Imprenta del Estado por J. E. del Campo, 1867, pp. 17, 37 y 43. 19. Witt, Heinrich. Ob. cit., 4 de febrero de 1872, vol. 7, p. 312. El elegante «rancho» de Pezet estaba valorizado en 160.000 pesos (Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 56). 20. Mendiburu, Manuel de. Biografías de generales republicanos. Editado por Félix Denegri Luna. Lima: Academia Nacional de Historia, 1963, pp. 424 y 436; y Tauro del Pino, Alberto. Enciclopedia ilustrada del Perú. Lima: Peisa, 1987, vol. 6, pp. 2100-2101. 21. Manuel Figuerola a Pardo, Reservada, Iquique, 30 de junio de 1866, Colección Pardo, D2- 51/3363. Véanse, también, D2-51/3367 y 3368, AGN. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 201 se habría apropiado ilegalmente de 200.000 pesos de las rentas fiscales en compli- cidad con el tesorero y el cajero del ministerio.22 Otro caso implicó al extesorero interino Manuel Lombard, a quien se acusó de haber malversado 50.000 pesos a través de pagos de salarios fraudulentos.23 Los críticos de Manuel Pardo usaron en su contra rumores y escándalos referidos a sus negocios y familia (Pardo era hijo del escritor y político conser- vador Felipe Pardo y Aliaga y de Petronila Lavalle, y estaba casado con Mariana Barreda y Osma).24 Además, se cuestionó a Pardo por diversas otras razones: sus vinculaciones con la Compañía Nacional, los empréstitos usureros contraí- dos con Thomson, Bonar & Co. en 1865 y con Thomas Lachambre & Co. en 1866, así como la compra de dos costosos navíos de guerra en Estados Unidos (el Oneoto y el Catawba, a los cuales se rebautizó como Manco Cápac y Atahualpa, respectivamente) a un armador estadounidense, bajo las exigencias de la guerra con España y sus secuelas.25 Pardo y sus partidarios respondieron públicamente 22. Gil Antonio Toledo (Dirección de Contabilidad Nacional) a Pardo, Lima, 3 de abril de 1866, Colección Pardo, D2-52/3398, AGN: «Un crimen de tamaña magnitud merece ser perseguido y castigado con la mayor actividad y energía, y al ponerlo en conocimiento de V. S. me es honroso contribuir a uno de los tantos fines que invocaron los pueblos al iniciar la gloriosa revolución que terminó el 6 de noviembre». Pardo denunció a las partes culpa- bles (García Urrutia, el administrador del tesoro José Félix García y el cajero José Manuel García y García) a las autoridades apropiadas de los poderes ejecutivo y judicial. 23. Mc Evoy, Carmen. Un proyecto nacional en el siglo XIX: Manuel Pardo y su visión del Perú. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1994, pp. 222-223, donde se cita un documento del Tribunal Mayor de Cuentas O. L. 478-230, Hacienda, AGN. 24. La temprana carrera de negocios de Pardo incluyó el comercio al por mayor, el aprovisio- namiento de suministros militares (1853), la administración de la hacienda azucarera Villa (1854-1856) y sus actividades como comerciante y consignatario de guano (Cía. Canevaro, Pardo y Barrón desde 1861, contrato para Holanda), socio del contrato guanero de la Compañía Nacional con su suegro Felipe Barreda y otros comerciantes (1862), financista y banquero (Banco del Perú, 1863), y accionista (31.078 pesos) de una empresa formada con José F. Canevaro, José Sevilla (64.864 pesos) y Carlos Delgado (43.245 pesos), para impor- tar artículos y culís chinos (1863-1864): «Liquidación de la testamentería de nuestro finado padre D. Felipe Pardo y Aliaga», Lima, 14 de enero de 1869, Colección Pardo, D2-52/3399, AGN; documentos de la sociedad, firmados por Canevaro y Pardo «para negociaciones sobre China de colonos o mercaderías», Lima, 2 de mayo de 1863 y 6 de julio de 1864, que tienen anexados los contratos originales de los culíes; y «Contrata de emigración china para el Perú» (Macao, 26 de mayo de 1868 y 21 de mayo de 1872), Colección Pardo, D2-52/3347, AGN. Véanse, también, D2-52/3390 y 3391; y Mc Evoy, Carmen. Ob. cit., pp. 38 y 46-48. 25. U. S. Congress (traducción). Investigación acerca de la venta hecha por el gobierno de los Estados Unidos de los monitores Oneoto y Catawba hoy Manco-Cápac y Atahualpa. Lima: Imprenta El 202 Alfonso W. Quiroz que aquellos préstamos y compras estaban debidamente justificados, y que Bogardus, su principal crítico, era un calumniador y una persona sospechosa.26 La contratación de préstamos a alto interés en tiempo de guerra no constituye una razón verosímil para acusar a Pardo quien, por el contrario, llevaba a cabo sus asuntos oficiales, entonces y después, con una transparencia y honestidad inusuales, no obstante los defectos de algunos de sus asociados comerciales. El conflicto con España, la disensión política interna y el elevado gasto realizado para armar al ejército y la marina socavaron tanto el orden constitu- cional como las endebles finanzas nacionales. La flota española se retiró de la costa peruana tras sufrir considerables bajas en su inútil bombardeo punitivo del Callao el 2 de mayo de 1866. En estas circunstancias, la dictadura de Prado intentó legitimarse auspiciando una asamblea constitucional que redactara otra Constitución más para reemplazar la de 1860. Los legisladores liberales, entre ellos el radical José María Quimper, el poco confiable Fernando Casós y el mo- derado Francisco García Calderón, diseñaron la Constitución liberal de 1867. Esta prestaba particular énfasis a la reforma del sistema judicial. Sin embargo, la Constitución de 1867, al igual que su predecesora de 1856, tuvo que enfren- tar la dura oposición del clero católico y los conservadores exaltados.27 La oposición a Prado venía incubándose dentro de la misma asamblea cons- tituyente. García Calderón, presidente de la asamblea, se distinguió en su defensa de los principios constitucionales y el imperio de la ley. Argumentando que la nueva Carta de 1867 había sido violada flagrantemente por el régimen de Prado, García Calderón proclamó la vacancia presidencial y solicitó la renuncia de Prado Nacional, 1869, p. 3, y apéndice B. En octubre de 1867, Mariano Pío Cornejo, ministro de Guerra y Marina, firmó dos contratos con el naviero de Cincinnati Alexander Swift & Co., para comprar y equipar las dos naves de guerra por más del doble de su valor original. Esta venta fue considerada «fraudulenta» en las investigaciones del Congreso (Representantes, 40.° Congreso, 2.ª sesión, 19 de junio de 1868), puesto que las naves eran propiedad del gobierno de EE. UU. por contrato previo con Swift. 26. Pardo, Manuel. Los consignatarios del guano: contestación de Manuel Pardo a la denuncia de Guillermo Bogardus precedida de un estudio histórico por Evaristo San Cristóbal. Lima: Imprenta Gloria, 1922; Anónimo. La acusación de D. G. Bogardus contra D. Manuel Pardo ministro de Hacienda y D. Federico Barreda ex-ministro plenipotenciario del Perú en Francia. París: Imprenta Parisiense Guyot y Scribe, 1867, p. 22: «Diariamente luchamos por demostrar al mundo que no estamos tan atrasados ni somos tan corrompidos como nos suponen, y en medio de esa lucha salta de un lodazal un Bogardus a dar razón y material a nuestros difamadores». Véase, también, la defensa del consignatario y acreedor guanero Witt & Schutte contra la «vulgaridad» de los cargos formulados contra su compañía en el panfleto Consignatarios del guano. Lima: s. p. i., 1867, pp. 4-5. 27. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 6, pp. 56-59. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 203 en aras del bien común. García Calderón manifestó estas ideas precisamente cuando Prado había dejado Lima para encabezar la campaña militar contra un le- vantamiento armado dirigido por el general Diez Canseco en Arequipa, la ciudad natal de García Calderón.28 Casi de inmediato estalló otra rebelión militar en el norte, al mando del coronel Balta, que aseguró la caída final de Prado. De vuelta provisionalmente al poder en 1868, Diez Canseco restableció la Constitución de 1860. Se mantuvo en el poder lo suficiente como para aprobar contratos públicos que «se dice le enriquecieron».29 Durante su breve mandato, Diez Canseco inauguró una nueva fase en la contratación de obras públicas con la construcción de un ferrocarril que unió la ciudad de Arequipa con el puerto de Mollendo.30 Los arequipeños Diez Canseco y Manuel Polar, su primer mi- nistro, invitaron al contratista ferroviario estadounidense Henry Meiggs a que construyera el ferrocarril en Arequipa, con la intención manifiesta de beneficiar a toda la provincia y región. Estas autoridades insistían en que Meiggs tenía una reputación muy merecida luego de haber construido la muy rentable vía ferroviaria Valparaíso-Santiago en Chile. No se exigió ninguna otra garantía al contratista, a quien se le pagaría en efectivo por cada milla de ferrovía construi- da, un arreglo sumamente ventajoso para Meiggs. La opinión pública sospe- chaba que se habían pagado sobornos a Diez Canseco, sus ministros y asesores cercanos (entre ellos Diego Masías y Domingo Gamio). Hay también indicios de que Meiggs les otorgó a Diez Canseco y Polar letras de cambio por 100.000 pesos de regalo a cada uno, aunque luego estas letras le fueron supuestamente devueltas.31 Este fue el inicio de los asombrosos negocios en que Meiggs se 28. Ibíd., vol. 6, pp. 80-83. 29. Alvin P. Hovey a Hamilton Fish, 22 de agosto de 1870, «Resume of his proceedings as Envoy Extraordinary and Minister Plenipotentiary of the U. S. to Peru from November 1865: Observations on the Past, Present, and Future of Peru», en Despatches 1826-1906, roll 24, USNA. 30. Anteriores contratos ferroviarios de menor escala habían derivado de conexiones perso- nales (Gonzales Candamo y Castilla) y especulación financiera (Joseph Hegan, ferroca- rril Tacna-Arica). Las rentables líneas Lima-Callao y Lima-Chorrillos, propiedad de Pedro Gonzales Candamo y su socio José Vicente Oyague, se vendieron con ganancia a mediados de la década de 1860 por 600.000 libras a Antony Gibbs & Sons, que a su vez las vendió al gobierno peruano por 800.000 libras en 1871 (Witt, Heinrich. Ob. cit., 15 de enero de 1871, vol. 7, pp. 223-224; y Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 5, p. 129). 31. Stewart, Watt. Henry Meiggs: Yankee Pizarro. Durham, N. C.: Duke University Press, 1946, pp. 47 y 51-52, donde se citan documentos publicados por Jesús Antonio Diez Canseco, hijo 204 Alfonso W. Quiroz aprovechaba de la venalidad de las autoridades peruanas. Diez Canseco tuvo que enfrentar una investigación parlamentaria de varias de sus acciones en di- ciembre de 1868, a poco de dejar la presidencia, entre las cuales se contaban sus tratos con Meiggs. Las investigaciones predeciblemente no prosperaron.32 El coronel Balta fue elegido presidente y asumió el mando en agosto de 1868. Este era conocido por sus estallidos de cólera y autoritarismo, mien- tras que su gobierno se caracterizó por gastos militares descontrolados. En su primer gabinete nombró a Francisco García Calderón como ministro de Hacienda, quien intentó contener la corrupción con reformas administrativas que recompensaban la experiencia y el mérito. A comienzos de la gestión minis- terial de García Calderón se aprobó una ley que consideraba a los funcionarios de Hacienda responsables por su mal proceder, pero esta norma fue mayor- mente ignorada. García Calderón, asimismo, planeaba reorganizar el servicio de aduanas para limitar el contrabando, controlar el gasto público y reducir el creciente déficit fiscal. Para financiar el déficit propuso continuar apoyándose en los adelantos efectuados por los consignatarios. Aunque favorecía un nuevo sistema abierto de ventas de guano en su lugar de origen para reemplazar al viejo sistema de las consignaciones, también advirtió que los cambios en la práctica de la consignación debían ser graduales hasta que se resolviera la crisis fiscal. García Calderón se oponía a un mayor endeudamiento externo, porque este venía alcanzando niveles peligrosos.33 del expresidente, en el panfleto Para la historia de la patria: el ferrocarril de Arequipa y el Gral. Don Pedro Diez Canseco. Arequipa: s. p. i., 1921, p. 13. La cifra se da en pesos, pero la unidad de mo- neda nacional cambió a soles en el periodo 1863-1864. En abril de 1868, Witt escribió en su «Diary» lo siguiente con respecto al gobierno de Diez Canseco: «Había mucha insatisfacción con el presente gobierno cuyos miembros es bien sabido sólo cuidan de sus propios bolsi- llos. Domingo Gamio y Diego Masías, las manos derecha e izquierda del Presidente, fueron nombrados respectivamente administrador de la Aduana del Callao y Director de la Moneda de Lima, dos de los cargos más lucrativos de la República a disposición del Ejecutivo». El 18 de mayo de 1868 Witt añadió: «Corrió el rumor, probablemente no sin fundamento, de que Meiggs había gastado casi un millón de soles en sobornos para obtener este contrato [...] pro- bablemente pagó S/.100,000 a cada uno de los cinco ministros, y Diego Masías no escondía que a cambio de sus servicios había sido remunerado con $100,000 dólares [por su influencia sobre Diez Canseco]» (Witt, Heinrich. Ob. cit., vol. 7, pp. 6, 8-9 y 122). 32. Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 6, pp. 116-117. 33. Ramos Núñez, Carlos. Ob. cit., vol. 3, pp. 240-243, donde se cita a Bustamante y Rivero, José Luis. Ob. cit., p. 25, y a Delgado, Luis Humberto. La obra de Francisco García Calderón. Lima: American Express, 1934, pp. 51-81. Véase, también, Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 6, pp. 224-226. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 205 Los serios desacuerdos con Balta en torno a la cuestión de la deuda ex- terna, así como la oposición parlamentaria a las medidas propuestas por el innovador ministro de Hacienda, llevaron a la renuncia de García Calderón el 22 de diciembre de 1868.34 Una estrategia dominante venía prosperando en la Cámara de diputados para otorgar amplios poderes al ejecutivo que le permi- tieran contratar grandes préstamos en el extranjero y «resolver» así el déficit.35 Sobre estas bases, conducentes al aumento del gasto público, el sucesor de García Calderón, Nicolás de Piérola, llevó al país al borde del desastre financie- ro con la firma de nuevos contratos para la exportación del guano, la obtención de cuantiosos préstamos extranjeros y la construcción fastuosa de ferrocarriles y otras obras públicas de dudoso origen. El infame Contrato Dreyfus Inmediatamente después de la renuncia de García Calderón a la cartera de Hacienda, el expresidente José Rufino Echenique recomendó vigorosamente al joven Nicolás de Piérola para el puesto vacante. Echenique había regresa- do a Lima y conseguido su rehabilitación política tras un largo exilio. Desde el extranjero, el general Echenique no cesó de conspirar contra Castilla y, en 1860, intentó influir sobre viejos amigos en el Congreso para que lo rehabili- taran y legislaran a favor de reconocerle reclamos por salarios impagos atrasa- dos y una compensación por propiedades.36 A su regreso en 1861, Echenique reorganizó su red de patronazgo con la asistencia de sus hijos (Juan Martín, Rufino y Pío), parientes y partidarios. También logró ser elegido diputado en 1862 y la restitución de sus propiedades y salarios reclamados. En el periodo 1868-1872, Echenique intentó influir sobre el presidente Balta, su antiguo su- balterno en el ejército, para apuntalar sus propias ambiciones presidenciales. Piérola era un pariente distante y aliado político de Echenique, nego- ciante, católico conservador e hijo de un controvertido ministro de Hacienda 34. Sobre las intrigas parlamentarias que presionaron al ministro García Calderón para que renunciara, véase Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 6, pp. 121-125. 35. Witt, Heinrich. Ob. cit., 24 de diciembre de 1868, vol. 7, pp. 51-52; y Basadre, Jorge. Ob. cit., vol. 6, pp. 120-125. 36. Echenique a Mendiburu, Caracato (Chile), 26 de agosto de 1860, MEN 441, n.° 5, Colección Mendiburu, AHRA. Entre sus amigos en el Congreso, Echenique contaba con Mendiburu, Bartolomé Herrera y Juan Miguel del Carpio. 206 Alfonso W. Quiroz (1852-1853) durante el corrupto gobierno de Echenique. En sus memorias, Echenique minimiza su papel como recomendante directo de Piérola ante Balta, señalando que su recomendación la hizo a través de una tercera perso- na, no obstante admitir que, en esos días, tuvo varias reuniones confidencia- les con Balta. Otros ponen a Echenique directamente en presencia de Balta para respaldar enérgicamente a Piérola como ministro de Hacienda.37 No cabe duda, sin embargo, de que Piérola era un muy cercano asociado de Echenique. Eventualmente, encabezaría una nueva generación de funcionarios y políticos que heredaron las viejas artimañas de la generación de Echenique. El inexperto ministro Piérola pronto sorprendió a todos al convertirse en la fuerza motriz de estrategias dudosas para hacer frente al alarmante déficit fiscal. Su enfoque fue radicalmente distinto al de García Calderón y contribu- yó, más bien, a la tendencia de parlamentarios interesados, como Juan Martín Echenique y el mismo presidente Balta, en apoyarse excesivamente en el endeu- damiento externo. El abogado Fernando Palacios concibió la idea de contratar un empréstito externo para cubrir el déficit mediante una licitación previamen- te autorizada por el Congreso. Palacios se reunió en varias oportunidades con Balta y Piérola entre diciembre de 1868 y enero de 1869 para tratar los detalles de este proyecto. Al plan original, el Presidente y su ministro le añadieron sus particulares sesgos: así, obtuvieron una amplia autorización del Congreso el 25 de enero de 1869, aun cuando ya desde diciembre de 1868 el gobierno había establecido contacto con la casa parisina Dreyfus Frères et Cie. Mientras la lici- tación «abierta» se llevaba a cabo con al menos cuatro propuestas sobre la mesa, Piérola prácticamente ya había aprobado la oferta de Dreyfus de adelantarle al gobierno fondos contra dos millones de toneladas de guano, que el Estado vendería a un precio fijo durante un periodo determinado.38 37. Echenique, José Rufino. Memorias para la historia del Perú. Edición de Jorge Basadre y Félix Denegri Luna. Lima: Editorial Huascarán, vol. 2, pp. 294-295; Rougemont, Philippe de. Una pájina de la dictadura de D. Nicolás de Piérola. París: Imprenta Cosmopolita, 1883, p. 11; y Basadre, Jorge. Introducción a las bases para la historia de la República del Perú. Lima: P. L. Villanueva, 1971, vol. 2, p. 539, entrada n.° 7037, y su Historia de la República…, vol. 6, pp. 129-130. 38. Fernando Palacios a José María González, Lima, 16 de junio de 1870, en Carta dirigida por el Sr. D. José María González diputado a Congreso al Sr. D. Fernando Palacios y su respuesta, en la que se revelan hechos de gran importancia en el negociado Dreyfus. Lima: Imprenta de La Libertad, 1870, pp. 4-5. Las cuatro propuestas eran las siguientes: (1) Fernando Casós (Lima, 20 de julio de 1869) propuso transferir 7,2 millones de libras de la deuda interna como garantía para un 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 207 Dreyfus le venía adelantando dinero al gobierno peruano desde mayo de 1869, meses antes de la presentación formal de las otras tres propuestas. Además, Juan Martín Echenique había sido enviado a París como comisionado oficial con instrucciones precisas de firmar junto con Toribio Sanz un contrato formal con Dreyfus. El contrato se firmó, junto con un acuerdo complementa- rio secreto, el 5 de julio de 1869. El acuerdo secreto estipulaba que Thomson, Bonar & Co., el agente financiero del gobierno peruano en Londres, se reem- plazaría por otra casa comercial que debía ser escogida posteriormente por Dreyfus. El contratista francés luego eligió a Henry Schroder & Co., una com- pañía banquera londinense que tendría un papel clave en los tratos financieros subsiguientes entre Dreyfus y el gobierno de Balta.39 Con la asociación financiera adicional de los gigantes Société Générale y Leiden Premsel et Cie. de París, Dreyfus logró ejercer un control cuasimo- nopólico sobre el grueso de las finanzas peruanas como acreedor, agente préstamo en Londres; (2) la Compañía de Guano de Gran Bretaña (José Canevaro, Schutte y Cía., Thomas Lachambre, Valdeavellano y Cía., Lima, 10 de agosto de 1869) ofrecía un préstamo de 20 millones de pesos a 95 por ciento del valor nominal y 5 por ciento de inte- rés; (3) Carlos G. de Candamo y Manuel G. Chávez, en representación de la Cía. General Sud Americana de Londres (Lima, 17 de agosto de 1869), ofrecían un préstamo de 100 millones de francos a 95 por ciento del valor nominal, con una comisión de 2,5 por ciento; y (4) Guillermo Scheel, administrador de Dreyfus Hermanos de Lima, en representación de Dreyfus Fréres de París (probablemente en coordinación con Luis Benjamín Cisneros, cónsul peruano en Havre), propuso la compra de 2 millones de toneladas de guano a un precio de 36,5 soles la tonelada (Lima, 26 de mayo de 1869): Scheel a Piérola, Lima, 5 de mayo de 1869; y Cisneros a Piérola, París, 7 de mayo de 1869, en Archivo Piérola, vol. 3, Manuscritos, BNP. Véase, también, Cisneros a Piérola, París, 7 de marzo de 1869, en que informa sobre el proyecto de Cisneros para la venta de guano por tres años, que había pre- sentado exitosamente a una «casa de banco» parisina, en Cisneros, Luis B. Obras completas de Luis Benjamín Cisneros: mandadas publicar por el gobierno del Perú. Lima: Librería e Imprenta Gil, 1939, vol. 3, pp. 106-107. Rougemont afirma que, ya en diciembre de 1868, Cisneros venía actuando como enlace entre el plan original de Dreyfus y un círculo interesado dentro del gobierno de Balta y el Congreso (Manuel Ortiz de Zevallos, Juan Martín Echenique y Dionisio Derteano, entre otros) (Rougemont, Philippe. Ob. cit., pp. 12-13). 39. «Contrato secreto ajustado entre los comisionados fiscales Toribio Sanz y D. Juan Martín Echenique relativo al contrato principal sobre venta de guano con anticipación de fondos», París, 5 de julio de 1869, en Archivo Piérola, vol. 3, Manuscritos, BNP. Piérola había acep- tado préstamos mensuales de Dreyfus en soles en mayo de 1869. Véase nota de Piérola adjunta a la carta de Scheel a Piérola, Lima 26 de mayo de 1869, con la propuesta original de Dreyfus Hermanos, ibíd., así como, también, Palacios a González, 16 de junio de 1870, en Carta dirigida por el Sr José María González…, p. 17. 208 Alfonso W. Quiroz financiero y contratista del guano. Antes de la ratificación formal en el Perú del contrato ad referéndum, Dreyfus ya había repartido acciones del negociado por sesenta millones de francos entre sus socios en París: la Société Générale tomó acciones por 22,5 millones de francos, Leiden Premsel por 22,5 mi- llones, y Dreyfus por 15 millones. Poco después, cada uno de los principales socios diversificó su participación entre otros suscriptores. Dreyfus obtuvo la participación de peruanos con intereses estratégicos en la defensa de la rati- ficación final del contrato: un exconsignatario encargado de cargar el guano, Andrés Álvarez Calderón, «adquirió» acciones por un valor de 600.000 francos; el controversial diplomático Francisco de Rivero, por 500.000; Luis Benjamín Cisneros, el cónsul peruano en el Havre y enlace entre Dreyfus y el gobierno de Balta, por 190.000; el viejo consolidado Nicanor González, por 156.750; el parlamentario y abogado Fernando Casós, por 95.000; el futuro agente fis- cal, coronel Joaquín Torrico, hermano y colaborador del notorio general Juan Crisóstomo Torrico, por 47.500; Guillermo Bogardus, por 4.750; e, incluso, el negociador oficial Juan Martín Echenique, por 100.000, entre muchos otros.40 Según el contrato público final, ratificado en Lima el 17 de agosto de 1869, Dreyfus reemplazaría a los consignatarios existentes en toda Europa a la expiración de sus contratos. Dreyfus prometió adelantarle al gobierno 700.000 soles cada mes por un total de 2,4 millones de soles y cubrir el servicio del empréstito externo de 1865 y las deudas a los antiguos consignatarios. Estas condiciones monopólicas y la escandalosa manipulación de una licitación supuestamente abierta hicieron surgir demandas para que se rescindiera el contrato con Dreyfus. Sin embargo, Piérola tenía el trato prácticamente asegurado debido a que su cancelación habría implicado reembolsarle a Dreyfus las sumas ya adelantadas al gobierno en efectivo, y eso resultaba imposible para un erario nacional carente de fondos.41 40. Bonilla, Heraclio. Guano y burguesía en el Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1974, pp. 95-98, donde se citan documentos de los Fonds Dreyfus, Fréres, et Cie., 28AQ 7, Archives Nationales de la France (antes en París, actualmente en Roubaix). Véase, tam- bién, Gille, Bertrand. État sommaire des archives d’entreprises conserves aux Archives Nationales (série AQ). París: Imprimerie Nationale, 1957, vol. 1, pp. 84-85. Con respecto a la participación de Echenique, véase Basadre, Jorge. Historia de la República…, vol. 7, p. 30, donde se cita un estudio de Pablo Macera basado en los papeles de Dreyfus. 41. Dreyfus Frères & Cie. Texto del contrato celebrado por el Supremo Gobierno del Perú con la casa Dreyfus Hermanos y Ca.: aclaraciones presentadas por los contratistas. Lima: Tipografía Aurelio Alfaro, 1869, pp. 5, 12 y 16-17. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 209 Siguió entonces un gran debate público entre intereses rivales. Quienes buscaban eliminar la influencia de los consignatarios nacionales del guano sobre los asuntos fiscales, negaban la prórroga de esos contratos, alegando ganancias excesivas y supuestos abusos, y apoyaban o justificaban, por tanto, el contrato Dreyfus.42 Las averiguaciones oficiales realizadas por Toribio Sanz en Europa desde 1867 habían revelado irregularidades que antecedieron a las acusaciones legales contra los consignatarios de Alemania (Schutte) y Francia (Lachambre) en 1869.43 Luis Benjamín Cisneros y su hermano, el abogado y parlamentario Luciano B. Cisneros, partidarios de Echenique y profundamente ligados a los tratos con Dreyfus, se distinguieron por su defensa oratoria y legal del contrato, y sus críticas a los capitalistas nacionales. Los hermanos alegaban astutamente la existencia de conexiones entre las prácticas usureras de los an- tiguos consignatarios y los abusos cometidos por los nuevos consignatarios nacionales.44 En este clima, el encargado de negocios francés en Lima observó que los consignatarios del guano eran sumamente impopulares.45 A la inversa, quienes se oponían al Contrato Dreyfus sostenían que este era ilegal, puesto que su firma había incumplido con la autorización legislativa específica y con los procedimientos de una licitación abierta. Los consignatarios nacionales hi- cieron pública su contraoferta al acuerdo con Dreyfus. Exigían que se acataran las resoluciones legislativas de 1849 y 1860, que otorgaban la preferencia a los 42. El Nacional. La Excma. Corte Suprema en el juicio sobre el contrato celebrado por el supremo poder ejecutivo con la casa de Dreyfus HH. y Ca. Lima: Imprenta de El Nacional, 1869, pp. x, 24-26; Ruzo, Daniel. Los consignatarios del huano y muy especialmente los titulados nacionales según su propia confesión en los contratos de préstamos y prórrogas: documentos oficiales para la historia financiera del Perú recogidos y publicados por el Dr. D. Daniel Ruzo. Lima: Imprenta de la Sociedad, 1870, pp. 36-38; y Cisneros, Luis B. «El negociado Dreyfus» (publicado originalmente en El Havre, 1870). En sus Obras completas de Luis Benjamín Cisneros: mandadas a publicar por el gobier- no del Perú. Lima: Librería e Imprenta Gil, 1939, vol. 3, pp. 187-357, esp. 192-193. 43. Sanz, Toribio. Guano: comunicaciones importantes del Señor Toribio Sanz, Inspector General de las consignaciones de guano con el despacho de Hacienda y Comercio, publicadas por acuerdo de la H. Cámara de Diputados. Lima: Imprenta de El Comercio, 1868, pp. 9 y 30. 44. Luciano B. Cisneros, ministro de Justicia de Balta, era considerado «un hombre inteligente, pero cuyo carácter moral no luce muy alto en la estima general» (Witt, Heinrich. Ob. cit., 4 de agosto de 1868, vol. 7, p. 25). Véase, también, Ramos Núñez, Carlos. Toribio Pacheco: jurista peruano del siglo XIX. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1993, p. 40. 45. Gaceldrée Boilleau a Ministre des Affaires Étrangères (M. A. E.), Lima, 20 de agosto de 1869, C. P., Pérou, Suplément vol. 2 (1869-1880: Guanos), ff. 9-14, AMAE. 210 Alfonso W. Quiroz ciudadanos peruanos en las licitaciones públicas en las que los nacionales y extranjeros hicieran ofertas iguales.46 La encarnizada lucha política y legal en torno al Contrato Dreyfus dominó la política peruana durante meses. Cuando los capitalistas nacionales ofrecieron igualar las condiciones financieras de Dreyfus con el respaldo del Banco del Perú, una institución fundada en 1863 por diez socios nativos y consignatarios guaneros, el ejecutivo respondió decretando que los billetes de este banco no serían aceptados en las oficinas del gobierno. Quienes se oponían al contra- to con Dreyfus, entre los cuales se encontraba el gerente del Banco del Perú Emilio de Althaus, fueron arrestados. Entre octubre y noviembre de 1869, la Corte Suprema de Justicia reafirmó su jurisdicción para declarar que los nacio- nales habían sido despojados de sus derechos por el Contrato Dreyfus y que, en consecuencia, este debía ser rescindido. Casi al mismo tiempo, una comi- sión parlamentaria votó por una mayoría de ocho contra seis que al ser in- costitucional el contrato resultaba ilegal. Estos reveses temporales generaron un conflicto entre Balta y Piérola, del cual salieron ganadores este último y Dreyfus. El ejecutivo redobló su campaña en defensa del contrato y simple- mente desautorizó al poder judicial, colocando la decisión final en manos del legislativo.47 Para noviembre de 1870, la campaña legal y pública de Dreyfus y el soborno de parlamentarios habían inclinado la balanza a favor de la aprobación del contrato por 63 votos contra 33 en la Cámara de diputados, una decisión que en breve sería ratificada por el Senado.48 46. Dreyfus Frères et Cie. Refutación de las acciones interpuestas judicialmente por «Los Nacionales» con motivo del contrato Dreyfus; precedido de algunas consideraciones económicas, fiscales y políticas sobre dicho contrato por un antiguo contradictor de las consignaciones y los consignatarios. Lima: Tipografía A. Alfaro, 1869. 47. Boilleau a M. A. E., Lima, 21 de octubre de 1869, y 19 de febrero de 1870, C. P., Pérou, Suplément vol. 2, ff. 45-48, esp. 46-46v, y 113-16v, esp. 116v, AMAE; Witt, Heinrich. Ob. cit., 4 de octubre de 1869, 19 de octubre de 1869, y 27 de diciembre de 1869, vol. 7, pp. 115, 117 y 132; y Basadre, Jorge. Historia de la República…, vol. 6, pp. 133-144. 48. Perú, Cámara de diputados. Informe de las Comisiones de Hacienda y Justicia de la H. Cámara de Diputados sobre el contrato celebrado por el Supremo Gobierno con la casa de Dreyfus Hermanos y Compañía de París, en 17 de agosto de 1869. Lima: s. p. i, 1870, pp. 3 y 24. Este informe fue firmado entre otros por Luciano B. Cisneros y Modesto Basadre. Recomendaba la aproba- ción del Contrato Dreyfus en el Congreso. En una conversación privada, Rafael Velarde, el ministro de Gobierno de Balta, coincidió con Witt en que los consignatarios nacionales habían perdido ante Dreyfus «fundamentalmente porque ellos no habían presentado so- bornos lo suficientemente grandes» (Witt, Heinrich. Ob. cit., 19 de agosto de 1869, vol. 7, 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 211 Aunque Manuel Angulo reemplazó temporalmente a Piérola como minis- tro de Hacienda entre noviembre de 1869 y febrero de 1870, Piérola mantuvo su influencia en la defensa del Contrato Dreyfus tras bastidores; Angulo era considerado, además, un mero títere de Piérola. El futuro financiero del país quedó sellado en estos meses con el retorno de Piérola a la cartera de Hacienda, entre febrero de 1870 y julio de 1871. Durante este periodo se implementaron adicionalmente dos devastadores proyectos financieros. El constructor de sis- temas ferroviarios y especulador Henry Meiggs fue contratado para construir dos ferrocarriles de gran escala, y el mismo Dreyfus en París fue comisionado el 19 de mayo de 1870 para lograr un enorme préstamo externo de 12 mi- llones de libras esterlinas (59,6 millones de soles), al que naturalmente siguió otro préstamo de refinanciamiento, nuevamente a cargo de Dreyfus, por 36,8 millones de libras el 31 de diciembre de 1871. Ya en la primera mitad de 1870, Dreyfus cobraba comisiones de hasta 357.000 libras por administrar el pago de intereses devengados por bonos de ferrocarriles en el extranjero. Piérola fue atacado en la prensa por estas irregularidades. A pesar de sus protestas de rectitud y de la defensa que el respetado historiador Jorge Basadre hiciera de sus actos oficiales, el apego de Piérola por el poder y las ganancias personales contribuyó decisivamente a la desastrosa bancarrota financiera del Perú, que tardó muy poco en precipitarse.49 p. 100). El encargado de negocios francés apuntaba a que los jueces de la Corte Suprema sucumbieron a los sobornos de Dreyfus o los de sus contrincantes (Boilleau a M. A. E., Lima, 21 de septiembre de 1869, C. P., Pérou, Suplément vol. 2, ff. 29-34, esp. 30v, AMAE). Un volante titulado «Partija del negociado con Dreyfus y Ca.», que circuló en ese enton- ces, enumeraba a doce personas supuestamente culpables de haber recibido acciones por hasta 1,6 millones de soles, entre ellos el presidente Balta (500.000 soles), su esposa doña Melchora (200.000), Nicolás de Piérola (200.000), Juan F. Balta (150.000), Juan Martín Echenique (100.000), Rafael Velarde (100.000), José Rufino Echenique (40.000) y Pedro Balta (40.000), además de otros funcionarios de alto rango (anexo al informe de Boilleau a M. A. E., Lima, 27 de agosto de 1869, C. P., Pérou, Suplément vol. 2, ff. 17-21). Véase Basadre, Jorge. Historia de la República…, vol. 6, pp. 143-144. 49. Compárese Witt, Heinrich. Ob. cit., 8 de diciembre de 1869 y 26 de febrero de 1870, vol. 7, pp. 128 y 147, con Basadre, Jorge. Historia de la República…, vol. 6, pp. 176-178, 189, 195-203, esp. 200-201. Basadre argumentaba que el contrato Dreyfus fue un logro de Piérola que consiguió liberar las finanzas nacionales de las garras de la oligarquía finan- ciera local. Sin embargo, hacia el final de su gestión como ministro se creía que, mientras estuvo en el cargo, «sus operaciones financieras tenían invariablemente dos objetivos, en primer lugar su propia ventaja privada, y en segundo lugar los intereses del Estado» (Witt, 212 Alfonso W. Quiroz El núcleo de los hombres de negocios de Lima tuvo que adaptarse a la nueva dinámica financiera adoptada e impuesta por el gobierno y fuertemente influida por la alianza de facto entre Dreyfus y Meiggs. El motor de la econo- mía estaba avanzando en la dirección equivocada de obras públicas no renta- bles, financiadas por el déficit fiscal y una deuda externa inmanejable. Varios hombres de negocios locales y extranjeros eran conscientes de esta realidad, pero optaron por buscar ventajas marginales antes de que ocurriese el colap- so.50 Los antiguos enemigos comerciales y financieros de Dreyfus y Meiggs ahora participaban cautelosamente junto a ellos en empresas conjuntas. Los bancos de Lima ofrecieron sus servicios en cuenta corriente y crédito comercial a Dreyfus y Meiggs, al mismo tiempo que apuntalaban préstamos al Estado, de servicio cada vez más atrasado. Los proyectos privados que buscaban desarro- llar líneas ferroviarias productivas como la Compañía Ferrocarril del Mineral de Cerro de Pasco arriesgaban caer en la insolvencia y buscaban el apoyo del gobierno. En este momento de incertidumbre irrumpieron en la escena de los negocios financieros Juan Martín Echenique y Emilio de Piérola, un hermano de Nicolás. Con el respaldo del gobierno y su camarilla política, Echenique y Piérola compraron o invirtieron en sociedades anónimas, nuevas o con proble- mas financieros, para asumir su control. Entre ellas estuvieron la del Ferrocarril del Mineral de Cerro de Pasco, la compañía inmobiliaria y de construcción La Constructora, y la Compañía del Ferrocarril Lima-Huacho.51 Heinrich. Ob. cit., 21 de julio de 1871, vol. 7, p. 269). El historiador Paul Gootenberg minimiza el papel de la corrupción en el desarrollo de los problemas financieros de la época, véase su Imagining Development: Economic Ideas in Peru’s «Fictitious Prosperity» of Guano, 1840-1880. Berkeley: University of California Press, 1993, p. 109. 50. «En el Perú, a pesar del aparente progreso material de la República, en mi opinión el presente gobierno viene llevando aceleradamente al país a un abuso del más aterrador embarazo financiero del cual solamente se salvará con una bancarrota y el repudio de todas sus deudas. Se conseguirán préstamos hasta que ningún capitalista europeo esté dispuesto a invertir sus fondos en bonos peruanos, ¿y entonces qué se habrá de hacer? No pagarle a nadie» (Witt, Heinrich. Ob. cit., 1 de enero de 1871, vol. 7, pp. 218-219). 51. Witt, Heinrich. Ob. cit., 11 de diciembre de 1869 (Frederic Ford, gerente del Bank of London & Mexico en Lima, asiste las actuales necesidades de la cuenta corriente de Dreyfus); 19 de febrero de 1870 (el Banco de Lima, presidido por Manuel Argumaniz, otorga un préstamo de corto plazo a Meiggs); 28 de marzo de 1870 (Witt y su hijo Juan compran acciones del contrato guanero de Dreyfus); 17 de septiembre de 1870 (Cía. Ferrocarril del Mineral de Cerro de Pasco al borde de la insolvencia); 1 de octubre de 1870 (el pago de la deuda gubernamental al Banco de Lima por 130.000 dólares está 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 213 En efecto, durante el gobierno de Balta, la red de Echenique-Piérola avan- zó considerablemente en alcanzar posiciones estratégicas de poder y riqueza. Sus integrantes coparon al personal gerencial de las compañías bajo su control: los hijos del general Echenique, Juan Martín, Rufino y Pío; su sobrino político Augusto Althaus; su cuñado Santiago Lanfranco; César Saco y Flores; y Emilio de Piérola eran, todos, gerentes de La Constructora. Esta compañía se vio favorecida con diversos proyectos de obras públicas. Luego de dejar la cartera de Hacienda, Nicolás de Piérola fue elegido diputado echeniquista por Lima en las elecciones parlamentarias de noviembre de 1871. Piérola apoyaba al llamado grupo o partido católico afín a la política conservadora del general Echenique. Para las elecciones presidenciales de 1872, este último fue inicialmente el can- didato favorito del presidente Balta. Sin embargo, las ambiciones del gene- ral resultaron contraproducentes, luego que un decreto ejecutivo concediera a Juan Martín Echenique el privilegio exclusivo de exportar e importar todos los materiales del gobierno. Frente a la indignación generalizada y el escándalo público, Balta decidió anular este decreto de absurdo favoritismo. En conse- cuencia, las relaciones entre Balta y Echenique se enfriaron hasta el punto que Balta decidió, más bien, apoyar como candidato presidencial oficial al abogado Antonio Arenas.52 El designado por Balta se enfrentó a Manuel Pardo, candidato de la oposición y popular alcalde de Lima, jefe de un Partido Civil de ancha base formado en 1871. Esta organización política se constituyó en el primer partido civil moderno del país, preparado para superar a los grupos políticos liderados por caudillos que tenían como base fundamentalmente el patronazgo electoral, la violencia y la corrupción.53 largamente vencido); 2 de mayo de 1871 (Dreyfus traslada su cuenta corriente al Banco del Perú y tiene acciones en el Banco de Lima); 8 y 15 de febrero y 28 de abril de 1871 (Juan Martín Echenique y Emilio Piérola, accionistas y directores de La Constructora: la cama- rilla de Echenique controlaba la compañía); 12 de junio de 1871 (J. M. Echenique toma el control de la Cía. Ferrocarril del Mineral de Cerro de Pasco usando bonos de la deuda interna, aprobados y firmados por Nicolás de Piérola); y 23 de diciembre de 1871 (Emilio de Piérola, director de la Cía. del Ferrocarril Lima-Huacho), vol. 7, pp. 129, 146, 153, 192, 196, 250, 251, 236-237, 259 y 302. 52. Witt, Heinrich. Ob. cit., 28 de abril de 1871, 8 de junio de 1872, vol. 7, pp. 250 y 340; y Jerningham a Granville, Lima, 13 de junio de 1872, FO 61/ 272, ff. 117-118v, esp. 117, NAUK. 53. Para la temprana historia política y organizativa del Partido Civil véase Mc Evoy, Carmen. «Estampillas y votos: el rol del correo político en una campaña electoral decimonónica». En Histórica 18: 1, 1994, pp. 95-134, y su Proyecto nacional en el siglo XIX…, cap. 4; y Mücke, 214 Alfonso W. Quiroz La compleja y legalmente cuestionada licitación de los contratos oficiales minó los esfuerzos por establecer un orden legal en los negocios y los asuntos públicos. Según un diplomático extranjero, la Constitución y las leyes no tenían el control. En lugar de ello, «sólo la voluntad de unas cuantas familias es la ley».54 En tales circunstancias, existía una gran demanda de abogados como Francisco García Calderón, para que negociaran asuntos legales entre el go- bierno y los intereses privados. Tenía una reputación merecida como honesto reformador legislativo, escrupuloso abogado del sector privado y empleado público. Pero en aquellos tiempos, ni siquiera él estaba libre de embarazosos conflictos de interés. Sus clientes buscaban un asesor legal que pudiera manejar el engorroso laberinto burocrático y, al mismo tiempo, usara su posición de influencia o favoritismo entre quienes tomaban las decisiones y controlaban el gobierno. Bajo estos ambiguos supuestos, García Calderón ejerció la representa- ción legal de importantes clientes privados como algunos demandantes esta- dounidenses, el consignatario guanero Schutte & Co. e, incluso, Henry Meiggs. Algunos de sus clientes estaban dispuestos a sobornar a las autoridades para conseguir resoluciones favorables a sus demandas y contratos. El encargado de negocios estadounidense Alvin Hovey reconoció que varios demandantes de su país, representados por García Calderón contra el Estado peruano, eran chantajistas que sobornaban o mentían para conseguir una justificación legal a sus pedidos de reparaciones. García Calderón también era parte de amar- gas disputas públicas con sus clientes en torno a sus honorarios de abogado, los que, al final de los procedimientos legales, eran a veces considerados des- proporcionadamente altos. Estas disputas surgían debido a la falta de claridad al establecer previamente acuerdos de pago con sus clientes.55 Llama además Ulrich. «Elections and Political Participation in Nineteenth-Century Peru: The 1871- 72 Presidential Campaign». En Journal of Latin American Studies 33, 2001, pp. 311-346, y Political Culture in Nineteenth-Century Peru: The Rise of the Partido Civil. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 2004. 54. Hovey a Fish, «Resume of his proceedings…», Lima, 22 de agosto de 1870, Despatches 1826-1906, roll 24, USNA. 55. Hovey a Fish, «Resume of his proceedings…», Lima, 22 de agosto de 1870; H. M. Brent a Fish, Lima, 27 de septiembre de 1870, y nota adjunta a John P. Polk, Washington, D. C., noviembre de 1870, en la que se cita correspondencia diplomática anterior sobre honora- rios «exorbitantes» de García Calderón por 33.188 soles, originalmente un porcentaje del total exigido desde 1863, contra la tarifa plana de 10.000 soles supuestamente acordada 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 215 la atención que García Calderón haya actuado como representante legal del magnate ferroviario y especulador Henry Meiggs, bien conocido por su uso del soborno y otras aventuras ilegales que contribuyeron al colapso institucional y financiero del Perú. Avalancha de obras públicas El Contrato Dreyfus y los arreglos financieros que le siguieron ahondaron los problemas del déficit que desde 1868 había alarmado a los preocupados ciuda- danos. Estas medidas financieras irresponsables se diseñaron, al parecer, para generar oportunidades a ganancias corruptas. Los acuerdos financieros con Dreyfus cobijaron los gastos exagerados e ilegales de inmensos proyectos de obras públicas e incrementaron la deuda externa. Estos tratos atrajeron a ambi- ciosos especuladores que buscaban ganancias rápidas y por cualquier medio a costa de todo un país. El 15 de enero de 1869, el Congreso autorizó al ejecutivo para que otorgara contratos de obras de construcción de ferrocarriles finan- ciadas con bonos que rendían un interés del 6 por ciento. Este arreglo finan- ciero era defectuoso porque favorecía una riesgosa especulación, puesto que los contratistas pagados con bonos buscaban, luego, colocarlos en mercados extranjeros. Se desató, entonces, un frenesí en la contratación de obras públicas para la construcción de ferrocarriles, proyectos de irrigación, puentes, embar- caderos, muelles, edificios públicos y mejoras urbanas sin un cálculo sólido de su rentabilidad y factibilidad. La mayoría de estos proyectos no se terminaban o ni siquiera comenzaban. Sin embargo, estas obras públicas se anunciaron a la ciudadanía como la varita mágica que llevaría a la riqueza y el desarrollo. Algunos peruanos creían sinceramente en los beneficios que tendrían la construcción de ferrocarriles y otros proyectos impulsados por el Estado. El mismo Manuel Pardo había contribuido a implantar la idea de que los con los diplomáticos de EE. UU. en Lima. Según Polk, García Calderón había sugerido «que mediante su cercanía con los comisionados peruanos [para arreglar las demandas]», le «aseguraría a cada demandante una compensación que en ningún caso sería menor de los seis octavos del monto exigido». Posteriormente quedó en claro que no poseía las influen- cias con que pretendía contar (Despatches 1826-1906, roll 24, USNA). No obstante estos desacuerdos, García Calderón continuó trabajando con clientes de EE. UU. en décadas subsiguientes. Véase, también, F. García Calderón y la casa de Schutte y Compañía: contestación al Sr. D. Gerardo Garland. Lima: Imprenta de «El Nacional», 1875, p. 5; y Witt, Heinrich. Ob. cit., 29 de marzo de 1872, vol. 7, p. 323. 216 Alfonso W. Quiroz ferrocarriles significaban el progreso.56 Pero, evidentemente, ello no ocurría en circunstancias de una corrupción generalizada. El empresario y capitalista Manuel Argumaniz Muñoz participó en la licitación oficial para la construcción de un ferrocarril transandino que uniría la ciudad de Jauja, en la sierra central, con Lima. La propuesta de Argumaniz contaba con el respaldo de instituciones financieras locales y extranjeras, pero en la puja oficial por obtener el contrato se enfrentó a Meiggs. En sus memorias, Argumaniz escribió que Meiggs obtu- vo el contrato favorecido por los círculos oficiales porque fue «derramando el oro hasta a los porteros del Ministerio […] conociendo perfectamente la índole del país». Recordaba, además, que una señora limeña que tenía conexiones con la Cámara de diputados y el gobierno le visitó para proponerle que hiciera un pago ilegal para que se aprobara su oferta en la licitación. Ante su cortés ne- gativa de implicar a una dama en un soborno en el cual él, además, no deseaba participar, la señora le respondió con pesar que esa era una costumbre muy arraigada y que nada se podía lograr sin recurrir a ello.57 Para conseguir la aprobación de sus ofertas para la construcción de los fe- rrocarriles transandinos de Lima-La Oroya y Arequipa-Puno, Meiggs siguió el mismo procedimiento que había implementado al negociar la línea Arequipa- Mollendo: le confió a un representante de los acreedores británicos que su se- creto al tratar con distintos gobiernos consistía en permitir que las autoridades más altas se vendieran y fijaran su propio precio. Luego de obtener el contrato, Meiggs simplemente añadía el monto de los sobornos al costo total de la obra contratada. Estas prácticas habituales «hacían que los sobornos y la corrupción peruanos fueran proverbiales incluso en Sudamérica».58 Se calcula que Meiggs repartió más de once millones de soles en sobornos a autoridades, cuyo registro 56. Pardo, Manuel. Estudios sobre la provincia de Jauja. Lima: La Época, 1862. 57. Argumaniz, Manuel de. «Memorias», manuscrito inédito, 1876, vol. 5, ff. 40-41v, citado en Palacios McBride, María Luisa. «Un empresario peruano del siglo XIX: Manuel de Argumaniz». Tesis de Bachiller. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, p. 83. 58. Clarke, William. Peru and Its Creditors. Londres: Ranken & Co., 1877, pp. 118-119, citado en Stewart, Watt. Ob. cit., pp. 47-48. Véase, también, Duffield, Alexander James. Peru in the Guano Age: Being a Short Account of a Recent Visit to the Guano Deposits with Some Reflections on the Money They Have Produced and the Uses to Which It Has Been Applied. Londres: Richard Bentley & Son, 1877, p. 16; y Casós, Fernando. Romances históricos: Los hombres de bien; Los amigos de Elena. París: Renée Schmitz, 1874. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 217 llevaba en sus legendarios cuadernos verdes o rojos.59 Esta suma gastada en so- bornos representaba alrededor del 8 y 10 por ciento del costo total de sus ferro- carriles que fluctuó entre 120 y 140 millones de soles. Siguiendo el ejemplo de Meiggs, otros negociantes locales compitieron entre sí para construir ferrocarriles a muy alto costo y así obtener elevadísimas ganancias. Tal fue el caso de la Compañía del Ferrocarril Chimbote-Huaraz, promovida por Benito Valdeavellano y Dionisio Derteano, el más conspi- cuo socio «silencioso» de Dreyfus, y conformada por otros diez accionistas. El costo total propuesto para esta obra ascendía a veintiún millones de soles. Meiggs asumió este contrato aliándose con Valdeavellano y Derteano, para lo que compró las partes de varios de los socios originales hasta en 600.000 soles por cada una y pagó sobornos a parientes claves de las principales autoridades. En consecuencia, el costo total propuesto por Meiggs y aprobado por el go- bierno subió a 24 millones de soles.60 Para celebrar la colocación de la primera piedra del ferrocarril Lima-La Oroya el 1 de enero de 1870, Meiggs y el gobierno realizaron unos elabora- dos eventos y ofrecieron un lujoso banquete para 800 invitados por el costo aproximado de 47.500 soles.61 Del mismo modo, para la inauguración de la línea Arequipa-Mollendo en enero de 1871, aproximadamente mil invitados fueron llevados desde Lima al sur en tres barcos de guerra y un vapor. También se transportó grandes cantidades de comida, bebida y fuegos artificiales, y un equipo de artistas ecuestres para la diversión del público y los bailes que Meiggs, Balta y los magnates locales ofrecerían durante varios días de celebra- ciones.62 Meiggs era conocido como el «hombre más generoso del Perú». Entre 59. Sobre la existencia de un cuaderno rojo o verde con los montos de sobornos y pagos se- cretos hechos por Meiggs a autoridades peruanas, véase Middendorf, Ernest W. Perú. Lima: Universidad Mayor de San Marcos, 1973, vol. 2, pp. 152 y 159-160, citado por Palacios McBride, María Luisa. Ob. cit., pp. 78-80; Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 66–67, cita- do por Stewart, Watt. Ob. cit., p. 45, nota 7; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 6, pp. 181-182. 60. Según Witt (inicialmente interesado en este trato ferroviario especulativo en el que final- mente decidió no participar al sospechar de falta de rectitud en el asunto), Gerardo Garland, uno de los socios originales, recibió 600.000 pesos, y doña Melchora de Balta, 700.000 soles (Witt, Heinrich. Ob. cit., 20 de noviembre de 1871, vol. 7, pp. 293-294). 61. Stewart, Watt. Ob. cit., pp. 65-66. 62. Witt, Heinrich. Ob. cit., 19-31 de diciembre de 1870 y 10 de enero de 1871, vol. 7, pp. 216 y 222. 218 Alfonso W. Quiroz abril de 1868 y diciembre de 1871, se le concedieron o asumió contratos para la construcción de siete líneas que sumaban un total de 700 millas y 120 millones de soles. Meiggs fue pagado mayormente con bonos del gobierno emitidos desde 1869 a un interés de 6 por ciento y una amortización de 2 por ciento que se iniciaría diez años después de la fecha de emisión. Este modo de pago ponía a Meiggs en riesgo de quebrar si el mercado de los bonos ferroviarios peruanos en el extranjero colapsaba. El futuro financiero del Perú ya era muy preocupante en agosto de 1870 debido a sus grandes y descontrolados déficit fiscal y deuda externa. El agregado estadounidense en Lima recomendó que los capitalistas de su país se abstuvieran de invertir en bonos ferroviarios peruanos. El frenesí de los ferrocarriles transandinos, alimentado por expectativas exage- radas de ganancias, había ignorado convenientemente las limitadas condiciones de mercado para el transporte de carga y pasajeros en el Perú, adversas a la construcción de ferrocarriles rentables a tan alto costo.63 Si bien la construcción de ferrocarriles sobresalió como el mayor negocio especulativo del momento, esta no fue la única fuente de ganancias apadrinada por la corrupción en la contratación de obras públicas. Meiggs también estuvo involucrado en la especulación de bienes raíces iniciada con la demolición de las viejas murallas coloniales que rodeaban Lima; la construcción y pavimentación de calles, aceras para peatones y edificios públicos y privados, así como concesiones de mineral y obras de irrigación. Meiggs incluso se arriesgó a suministrar armas de fuego y municiones de factura estadounidense a Bolivia, bajo la mirada interesada de las autoridades peruanas, según atestigua el diplomático y general estadounidense Alvin Hovey. En 1874, Meiggs también organizó la Compañía de Obras Públicas y Fomento, una empresa de construcción e inversiones, destinada a comprar y vender bienes raíces urbanos y rurales mediante su intermediación entre inversionistas privados y entidades públicas. García Calderón ejerció como el vicepresidente de esta compañía y estuvo encargado del manejo de delicadas negociaciones legales con el Estado. Al mismo tiempo sirvió como asesor legal de Meiggs hasta la muerte del magnate en 1877. García Calderón asesoró también a los herederos de Meiggs en materia de procedimientos de bancarrota y arreglo de cuentas con el Estado.64 63. Alvin Hovey a Fish, Lima, 22 de agosto de 1870, Despatches 1826-1906, roll 24, USNA; y Stewart, Watt. Ob. cit., pp. 85-86. 64. Stewart, Watt. Ob. cit., pp. 236 y 238-240; y Ramos Núñez, Carlos. Historia del derecho civil peruano…, vol. 3, pp. 273-274. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 219 Otros grandes proyectos de obras públicas también dejaron huellas obscuras para la posteridad. Uno de ellos fue la contratación pública para la construcción y la administración de instalaciones portuarias y de aduana en el Callao. El contrato para el muelle y dársena del Callao se concedió inicialmente por seis años e incluía un privilegio exclusivo para la carga y descarga de naves por diez años. La Cámara de diputados otorgó el contrato a la empresa Templeman, Bergman & Co. en agosto de 1869, no obstante los limitados recursos de capital de esta compañía y la vigorosa oposición pública al acuerdo que se calculaba elevaría los costos portuarios para las importaciones y exportaciones. Los hermanos Charles y Frederick Bergman, jefes de la compañía y cuñados de Auguste Dreyfus, habrían sobornado a un ministro y a otros funcionarios para conseguir el contrato con la intención de transferir la concesión, tan pronto se asegurase el contrato, a una gran empresa europea. En 1874, los Bergman y Dreyfus consumaron su especulación vendiendo los derechos sobre el muelle y dársena a la Société Générale. Al tomar control de esas obras, la entidad financiera parisina incurrió en demoras y altos costos, entonces procedió a cobrar altas tarifas que resintieron a los usuarios de las instalaciones portuarias.65 Otro proyecto oneroso, la prolongada construcción del edificio público del Palacio de la Exposición, así como el parque y el zoológico que lo rodea- rían, entre 1869 y 1872, desató un escándalo en Lima, debido a su inesperado alto costo de aproximadamente dos millones de soles. En un intento por emu- lar las exposiciones europeas de moda, este extravagante proyecto estuvo bajo la supervisión del viejo caudillo Vivanco y del jurista Manuel Atanasio Fuentes, de quien se sospechaba habría recibido parte de los fondos del proyecto. Este asunto, así como la compra de barcos de guerra en Estados Unidos supervisada 65. Informando sobre una visita de cortesía hecha por Rafael Velarde a Frederick Bergman, Witt señaló que «a fin de asegurar la buena voluntad [de Velarde] en la cuestión del Muelle Dársena [cuando Velarde era aún ministro de Gobierno], [Bergman] giró un pagaré a su favor por un monto bastante grande» (Witt, Heinrich. Ob. cit., 9 de marzo de 1870, vol. 7, p. 149). Véase, también, 20 de julio de 1869, 6 de enero y 6 de noviembre de 1871, vol. 7, pp. 93-94, 220 y 291. Dreyfus estaba casado con Sofía Bergman, quien falleció en Lima en 1871. Véase Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 6, p. 230; Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 80-81; Casanave, E. J. El contrato Galup-Dársena en sus relaciones con los intereses fiscales. Lima: Tipografía Industrial, 1886, pp. 9-10 y 75; y «Note sur l’affaire du Muelle Darsena», en el expediente «Travaux publis. Môle Darsena 1881-1890», Affaires Diverses Politiques (A. D. P.), Pérou, vol. 2, AMAE. 220 Alfonso W. Quiroz por el juez Mariano Álvarez (a quien se acusó de haberse beneficiado perso- nalmente con la transacción), generó serias fricciones entre Balta y Piérola.66 Algunos años más tarde, un parlamentario de ideología liberal escribiría el epi- tafio definitivo de este periodo: «el Perú dejó de ser una nación de ciudadanos y se convirtió en una sociedad de mercaderes; la corrupción se infiltró en todos sus poros».67 Hacia la bancarrota Las elecciones presidenciales de 1872 las ganó claramente don Manuel Pardo, un líder popular apoyado por el moderno Partido Civil. Pero poco antes de la transferencia del poder, un golpe militar liderado por los despiadados co- roneles y hermanos Silvestre, Marceliano, Marcelino y el ministro de Guerra Tomás Gutiérrez, depuso y asesinó al presidente Balta, quien había apadrinado antes a los hermanos Gutiérrez. En respuesta, el pueblo linchó en las calles a tres de los jefes del golpe y cortó de raíz las nuevas intenciones dictatoria- les. Pardo asumió el mando como presidente constitucionalmente electo en agosto de 1872. En su primer mensaje público al Congreso, Pardo fue ca- tegórico: la bonanza del guano se convertiría en una pesadilla de no adop- tarse medidas drásticas. La renta procedente de la venta del guano estaba íntegramente comprometida al servicio de la deuda externa. El déficit fiscal debía ser financiado con nuevos impuestos a la exportación y otros impuestos indirectos. Pardo también propuso ahorros fiscales mediante reformas y medidas descentralizadoras.68 66. Witt, Heinrich. Ob. cit., 24 de marzo de 1871, 27 de junio de 1871 y 1 de julio de 1872, vol. 7, pp. 244, 263 y 343. Las acusaciones públicas de deshonestidad contra Fuentes (alias El Murciélago, su publicación satírica), fueron refutadas en un juicio por calumnia («Manuel Atanasio Fuentes contra José Toribio Polo por el artículo “Murciegalografía”», 1863, Abuso de Libertad de Imprenta, Corte Superior de Justicia, leg. 716, AGN). Véase también, Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 6, pp. 231-234; Ramos Núñez, Carlos. Historia del derecho civil peruano…, vol. 3, p. 83; y Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 56. 67. Quimper, José María. Manifiesto del ex-Ministro de Hacienda y Comercio: J. M. Quimper, a la Nación. Lima: Imprenta F. Masías e Hijo, 1881, citado por Alberto Tauro del Pino en su introducción a Quimper, José María. El principio de libertad. Lima: Ediciones Hora del Hombre, 1948, p. 11. 68. «President Pardo and the Nation, Financial Conditions of Peru: Inaugural Message Delivered to Congress». En South Pacific Times, 28 de septiembre de 1872, en Despatches 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 221 Todo ello se reflejó en las lamentaciones de un contemporáneo hombre de negocios: «¿Qué buen uso se ha dado a esos millones y millones de dólares provistos por el guano? ¡Casi nada para el país mismo! Los asuntos privados se han enriquecido y mucho dinero ha sido gastado en pólvora, balas, cañones, ri- fles, espadas y blindados».69 Para los observadores extranjeros bien informados, los suntuosos gastos del gobierno de Balta habían dejado al erario nacional en la más lamentable situación, a pesar de las rentas del guano y aduanas. Unas cuestionables obras públicas de todo tipo habían sido concedidas «para conser- var la popularidad [del gobierno]»; los costosos ferrocarriles eran «prematuros, por decir lo menos».70 Bajo el peso de la excesiva deuda pública, el déficit fiscal crónico sumaba más de veinte millones de soles al año.71 Según una evaluación periodística crítica y reveladora, los dreyfuistas habían comprometido el crédito nacional para toda una generación. Habían vendido la última pizca de guano; construido ferrocarriles «a la luna», entre otras obras monumentales; y repartido contratos de obras públicas, algunas de las cuales se hicieron mediante la farsa de las licitaciones públicas, con lo cual prácticamente no habían dejado nada a los siguientes gobiernos. La transición del gobierno de Balta-Dreyfus al de Pardo fue la transición del escándalo de la «[p]estilente corrupción a la notable pureza».72 Pardo era considerado un «auténtico reformista», en consonancia con sus políticas anteriores como ministro de Hacienda en el decenio de 1860. El pre- sidente civil abanderó un sincero intento de reformar las finanzas públicas y la administración estatal para construir una estabilidad institucional.73 Ya desde 1826-1906, roll 25, USNA. Thomas Francis a Fish, Lima, 21 de octubre de 1872, en U. S. Department of State. Papers Relating to the Foreign Relations of the United States. Washington, D. C.: Government Printing Office, 1873, vol. 2, pp. 745-746. Véase, también, Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 7, pp. 7-13; y Mc Evoy, Carmen. Un proyecto nacional…, cap. 3. 69. Witt, Heinrich. Diario 1824-1890… (1992), vol. 2, p. 140, comentario escrito en 1871 e insertado en una entrada anterior del diario. 70. Jerningham a Granville, Lima, 24 de septiembre de 1872, FO 61/272, ff. 187-89v, esp. 187, NAUK. 71. Henry Bellemois a M. A. E. Duc de Broglie, Lima, 15 de septiembre de 1873, C. P., Pérou, Suplément vol. 2, ff. 122-127, esp. 125v, AMAE. 72. Aramburú Sarrio, Andrés Avelino. Lo que se ve y lo que no se ve: ojeada sobre los principales actos del gobierno civil (editoriales de «La Opinión Nacional»). Lima: Imprenta La Opinión Nacional, 1874, pp. 5-8, y 10. 73. Jerningham a Granville, Lima, 11 de diciembre de 1872, FO 61/272, ff. 226-227; Lima, 10 de mayo de 1873, FO 61/277, ff. 120-122v, NAUK. 222 Alfonso W. Quiroz noviembre de 1872 se abocó a realizar una reorganización exhaustiva del ejército, reduciendo su tamaño y costos, al mismo tiempo que incrementaba su formación profesional mediante la fundación de las escuelas militares y navales. Muchos oficiales fueron separados del servicio activo, en tanto que una nueva guardia nacional reclutaba civiles para asegurar el orden público. Del mismo modo, la bu- rocracia pública, semillero del patronazgo, se aminoró, sobre todo en el caso de la administración de las aduanas. En esta última se redujo el tamaño del personal y se aumentaron salarios para minimizar la corrupción y el contrabando. La des- centralización fiscal y las reformas administrativas de Pardo enarbolaron la ban- dera de la lucha contra la corruptela pública a través de medios constitucionales. Durante su gobierno se descubrieron prácticas corruptas en la administración del erario nacional. El Congreso celebró audiencias y debatió en torno a los cargos constitucionales presentados contra varios ministros de Balta. Sin embargo, este impulso anticorrupción parlamentario no logró reunir una mayoría que pudiera imponer medidas punitivas. La plataforma reformista de Pardo para su «repúbli- ca práctica» incluía el incremento de la inversión pública en la educación primaria y reafirmaba la convicción de que las capacidades humanas podían mejorarse mediante la instrucción y la práctica del autogobierno local.74 A estos esfuerzos reformistas de Pardo se opusieron quienes deseaban regresar a las condiciones favorables de la acumulación deshonesta de riqueza y poder. Oficiales militares descontentos, algunos separados del servicio activo tras la reforma del ejército, incubaron un profundo resentimiento contra Pardo y estuvieron en el centro mismo de las conjuras planeadas contra su vida. Los católicos y religiosos a ultranza se unieron a la oposición en defensa de las tradiciones que veían atacadas por Pardo, la instrucción pública en particular. El fallido intento de asesinar al presidente en la plaza mayor de Lima el 22 de agosto de 1874 implicó al descontento capitán Juan Boza y a otros oficiales del ejército. En la escena se oyó el lema «larga vida a la religión y muerte a Pardo». Las conspiraciones se multiplicaron durante su gobierno, pero este resultó no- tablemente resistente, gracias al respaldo popular con que contaba en Lima, así como a la fiel jefatura del ejército regular, la marina y la guardia nacional.75 74. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 6, pp. 381-382, y vol. 7, pp. 81, 99 y 112; y Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 82-84. 75. Thomas a Fish, Lima, 27 de agosto de 1874, en U. S. Department of State, Papers Relating to Foreign Relations of the United States (1875), vol. 2, pp. 991-993. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 223 Entre los enemigos declarados y más virulentos de Pardo figuraba Nicolás de Piérola, quien ahora actuaba como caudillo civil beneficiario de la oposición conservadora. En 1872, Piérola defendió sus acciones como ministro ante una legislatura incapaz de probar convincentemente su corrupción administrati- va. Desde entonces estuvo implicado en conspiraciones armadas, izando el pendón de una guerra necesaria contra el gobierno. En diciembre de 1872, Bogardus, el fiel partidario de Piérola y archienemigo de Pardo, diseñó un plan para hacer volar el tren que transportaba al presidente hacia Chorrillos. En 1874, Bogardus también invirtió alrededor de 60.000 soles en Liverpool para comprar el vapor Talismán y 2.000 para adquirir rifles. Comandada por el mismo Piérola en 1875, la expedición insurrecta del Talismán desató el caos en el norte y el sur del Perú, propagándose a Arequipa, antes de que fuera vencida por Pardo y sus fuerzas navales y militares. Piérola, un conspirador incura- ble, cultivó el arte de los levantamientos políticos y las aventuras militares. Sus partidarios financieros y políticos incluían a Dionisio Derteano, Juan Martín Echenique, Guillermo Billinghurst, el chileno Barahona y, claro está, Dreyfus, quien esperaba recibir una excelente retribución una vez que Piérola lograra capturar el poder.76 Pardo inicialmente se enfrentó a Dreyfus y Meiggs sobre asuntos contrac- tuales y de cobros indebidos, pero no logró librar de inmediato al erario perua- no de su control. Debía cubrirse el servicio de la deuda externa del país, aunque el fisco se hallaba urgentemente necesitado de rentas. Los negocios locales es- taban sedientos de letras de cambio, y las obras de construcción ferrocarrilera debían proseguirse o, por el contrario, se arriesgarían convulsiones internas por el despido forzado de alrededor de 20.000 trabajadores. Unos continuos arre- glos y ajustes financieros tanto con Dreyfus como con Meiggs fueron algo ine- vitable durante los primeros años de crisis monetaria y financiera del gobierno de Pardo. Dos nuevos acuerdos con Dreyfus garantizaron un ingreso mensual fijo y el servicio de la deuda pública. Solo en abril de 1874 pudo Pardo sentar las bases para la liquidación ulterior del Contrato Dreyfus.77 76. Thomas a Fish, Lima, 27 de octubre y 13 de noviembre de 1874, U. S. Department of State, Papers Relating to Foreign Relations of the United States (1875), vol. 2, pp. 993-994; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 6, pp. 401-407. 77. Las evidencias de la campaña de relaciones públicas emprendida por Dreyfus contra el gobierno de Pardo figuran en Exposición que la Casa Dreyfus Hermanos y Compañía hace ante la sana opinión pública del Perú sobre su manejo de los negocios fiscales del Perú. Lima: Imprenta La Patria, 1873. Véase, también, Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 7, pp. 13 y 23. 224 Alfonso W. Quiroz Dreyfus continuó luchando tenazmente al contar ahora con el influyente respaldo político de su antiguo abogado Jules Grévy, presidente de la Asamblea Nacional de Francia (y posteriormente presidente de la república entre 1879 y 1887), quien hizo una recomendación especial a la misión de su país en Lima a favor de Dreyfus. En septiembre de 1873, el representante diplomático francés en Lima temía que la «campaña contra la casa Dreyfus», emprendida por el gobierno peruano, pudiera tener consecuencias desastrosas para los intereses franceses en el Perú y, por tanto, que su gobierno pudiera verse obligado a intervenir.78 En marzo de 1876, el general Mariano Ignacio Prado, el envia- do peruano en Londres, firmó un nuevo contrato de venta del guano con el banco comercial Raphael & Sons y los capitalistas peruanos Carlos Gonzales Candamo y Arturo Heeren, quienes formaron la Peruvian Guano Company. Dreyfus se opuso a estas medidas que buscaban quitarle el monopolio del guano y le declaró la guerra abierta al gobierno peruano, lo cual implicó cos- tosos litigios en Londres y en París. En consecuencia, el conflicto con Dreyfus acentuó la incapacidad de Lima para cubrir el servicio de la deuda externa, lo que significaba un cese de pagos de facto que afectó el crédito del país en el extranjero. Estos hechos ocurrieron en medio de una recesión internacional e intensificaron la crisis monetaria y económica del país.79 La presión conjunta, ejercida internamente por Piérola y financiera y po- líticamente en el exterior por Dreyfus, limitaron la capacidad del presidente Pardo de tomar medidas para desembrollar el dilema financiero del Estado. En estas circunstancias y bajo presión del Congreso, Pardo siguió la política de ele- var los impuestos y eventualmente expropiar los campos de salitre de Tarapacá con el fin de crear un monopolio estatal que pudiera resolver los problemas fiscales. Esta acción fue un grave error, pues la nueva estrategia del salitre ge- neró menos ingresos de lo esperado y no logró detener la competencia entre los precios del salitre y el guano. La tasación oficial para las expropiaciones y la 78. Bellemois a M. A. E. Duc de Broglie, Lima, 20 de septiembre de 1873, C. P., Pérou, Supplément vol. 2, ff. 168-73v, esp. 168v, AMAE: «je rappellerai en passant que M. Dreyfus a été spécialement recommandé aux bons offices de la légation de France sur la demande de M. Grévy alors Président de l’Assemblée Nationale (D. Com. No. 9.118bre 1872)». Con respecto a la influencia indebida que Grévy tenía como abogado de Dreyfus en los juicios entre el gobierno peruano y Dreyfus Fréres et Cie. en París. Véase, también, Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 95. 79. Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 86-87; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 7, pp. 23 y 28-29. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 225 especulación con los certificados salitreros, emitidos como compensación a los dueños o concesionarios de salitreras, abrieron nuevas vías a la corrupción.80 Aún más, los impuestos más altos al salitre y la expropiación desataron la opo- sición militante de los intereses peruanos (Guillermo Billinghurst), chilenos e ingleses (Gibbs & Co.), vinculados al negocio de este producto de exportación. Para financiar las medidas referidas al salitre y el creciente déficit, Pardo cometió, asimismo, el error de confiar en la debilitada banca peruana. La per- cepción pública consideraba que los bancos locales eran los vástagos de los excesos de la era del guano. La crisis monetaria de 1872-1873 y las crecientes necesidades fiscales inclinaron al gobierno a decretar que los bancos podían garantizar sus emisiones particulares de papel moneda con deuda pública. A partir de este momento, el Estado incrementó su intervención en el sistema bancario, una política criticada por García Calderón.81 En agosto y septiembre de 1875, la peligrosas suertes de los bancos y el fisco quedaron firmemen- te ligadas: los primeros le otorgaban préstamos al gobierno y, a cambio, los depreciados billetes bancarios eran declarados circulante obligatorio. Estas y otras medidas anteriores poco ortodoxas contribuyeron a la mala administra- ción de los principales bancos privados, lo cual incluyó préstamos a sí mismos para atender negocios propios en detrimento de los de sus clientes (Banco del Perú), la emisión clandestina o ilegal de papel moneda (Banco Nacional de Dreyfus y Banco Garantizador), y el fraude y desfalco desembozados (Banco de la Providencia, administrado por Domingo Porras).82 La colaboración de los banqueros con el gobierno en la comercialización del salitre y otros arre- glos crediticios y monetarios obstruyeron la quiebra necesaria de los bancos 80. Ibíd., vol. 7, p. 290; y Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., pp. 103-120. 81. García Calderón, Francisco. «Legislación en materia de bancos». En El Comercio, 30-31 de diciembre de 1873, citado en Basadre, Jorge. Introducción a las bases documentales…, vol. 1, p. 450. Véase, también, García Calderón, Francisco. Estudios sobre el Banco de Crédito Hipotecario y las leyes de hipotecas. Lima: Imprenta J. M. Noriega, 1868; Camprubí, Carlos. Historia de los bancos en el Perú (1860-1879). Lima: Editorial Lumen, 1959, p. 177; y Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 59. 82. Camprubí, Carlos. Ob. cit., pp. 300-301 y 393-394; Banco de la Providencia: Exposición que hacen al público, a los tribunales, al supremo gobierno, el directorio y accionistas. Lima: Imprenta de El Comercio, 1868, pp. 2-6; y Márquez, José Arnaldo. Ob. cit., p. 90. Véase, también, Quiroz, Alfonso. Domestic and Foreign Finance in Modern Peru, 1850-1950: Financing Visions of Development. Pittsburgh, Pa.: Macmillan and University of Pittsburgh Press, 1993, pp. 28-30. 226 Alfonso W. Quiroz desvirtuados y menos eficientes, lo que a su vez minó a todo el sistema banca- rio y crediticio en vísperas de la Guerra del Pacífico. Ignominia en la guerra Durante el gobierno elegido del general Mariano Ignacio Prado (1876-1879), el expresidente Pardo, en ese entonces presidente del Senado, fue asesinado mientras era recibido por un destacamento militar a la entrada del Congreso. El sargento Melchor Montoya, un miembro del destacamento protocolar, usó su rifle para dispararle a quemarropa. Los conspiradores militares le habían puesto la mira al líder civilista, en represalia por la reforma de los ascensos militares que el Congreso venía discutiendo. Sus furiosos oponentes habían logrado, finalmente, asesinar a Pardo, luego de varios intentos preparados por los piero- listas y sus aliados conservadores. Se esperaba que Pardo volviera al poder una vez finalizado el mandato de Prado. De este modo, la carrera de un auténtico reformista se vio truncada por las fuerzas que se resistían a la necesaria rees- tructuración de las condiciones institucionales que amparaban la corrupción. Piérola continuó conspirando contra el presidente Prado con el decidido respaldo de Juan Martín Echenique, Bogardus y el coronel Federico Larrañaga. Ellos estuvieron detrás de la dañina insurrección a bordo del acorazado mo- nitor Huáscar que conmovió al régimen en 1877 y dejó considerables gastos poco antes de la guerra con Chile. Dreyfus siguió compitiendo con la Peruvian Guano Company y disputó, en los tribunales, la resolución financiera exigida por el gobierno peruano. En este complicado escenario financiero internacio- nal eran cuatro los principales intereses que estaban en juego: el del gobierno peruano (representado por los comisionados fiscales José Araníbar y Emilio Althaus), el de los tenedores de bonos extranjeros, el de Dreyfus, y el de la Peruvian Guano Company. Esta última dejó de cubrir el servicio de la deuda externa en enero de 1879, el segundo cese de pagos de facto en tres años. Durante la guerra, la Peruvian Guano Co. también cesó los pagos al gobierno peruano y prefirió tratar directamente con Chile, juntamente con un comité de tenedores ingleses de bonos de la deuda peruana. Las tirantes relaciones diplomáticas con Chile en torno a las políticas tri- butarias bolivianas en la región productora de salitre de Atacama y una alianza defensiva secreta entre Perú y Bolivia fueron los principales factores que se han alegado desataron la Guerra del Pacífico (1879-1883). El cese de pagos de la deuda externa por parte del gobierno peruano incrementó su aislamiento de 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 227 las fuentes de crédito internacional y de cualquier tipo de respaldo diplomáti- co. La obtención de fondos y crédito para la defensa nacional se fue haciendo cada vez más difícil.83 Solamente unas cuantas casas comerciales interesadas se arriesgaron a asistir al asediado gobierno peruano en la compra de arma- mento sumamente necesario. Entre ellas, una empresa mediana fue la Grace Brothers & Co., que contaba con una estratégica organización internacional, asegurada por su capitalización inicial en el Perú iniciada a mediados de siglo, durante la temprana bonanza del guano. Su muy rentable negocio evolucionó de abastecedor de barcos en las islas guaneras de Chincha y el puerto del Callao a importador mayorista, sirviendo a clientes prominentes (Dreyfus entre ellos), a brokers suministrando pertrechos para la marina peruana y, ya en 1869 duran- te el gobierno de Balta, a proveedores de madera de pino para los proyectos ferroviarios de Meiggs, así como dando crédito comercial a los hacendados azucareros. Finalmente, apoyó a los especuladores y consignatarios del guano y salitre, apoyados financieramente por Baring Brothers & Co. de Londres. William R. Grace, el jefe de la compañía, se casó con una mujer estadouniden- se y eventualmente se mudó a Nueva York, donde se convertiría en el primer alcalde católico irlandés (1881-1882) apoyado por la maquinaria del Partido Demócrata. Michael P. Grace, un hermano menor, quedó a cargo del negocio peruano y posteriormente desarrolló su propio emporio con base en Londres.84 A lo largo de los años, los Grace y sus asociados se habían esforzado por establecer relaciones amistosas con las más altas autoridades peruanas. Ellos mantuvieron una correspondencia personal con el presidente Prado referida, entre otros asuntos de negocios privados y oficiales, a la compra de caballos pura sangre y transacciones de guano y salitre. En 1879, Grace Brothers & Co. actuaba como acreedor comercial privado de Prado. Este, a su vez, le otorgó a la 83. Bonilla, Heraclio. Un siglo a la deriva: ensayos sobre el Perú, Bolivia y la guerra. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1980, caps. 4 y 5; y Quiroz, Alfonso. «Las actividades comerciales y financieras de la casa Grace y la Guerra del Pacífico». En Histórica 7, 1983, pp. 214-254 (basado en «Trade and Financial Aspects of the War of the Pacific, 1879-1890». Tesis de M. A.. Nueva York: Universidad de Columbia, 1981). 84. «Incoming letters and documents to W. R. Grace, New York», box 9, letter binder n.° 51, y box 10, n.° 52, W. R. Grace & Co. Papers, Rare Books and Manuscript Library, Columbia University (en adelante, WRGP). Una detallada evolución institucional aparece en Clayton, Lawrence A. Grace: W. R. Grace & Co.: The Formative Years 1850-1930. Ottawa, Ill.: Jameson Books, 1985, esp. caps. 3-4, y James, Marquis. Merchant Adventurer: The Story of W. R. Grace. Wilmington, Del.: SR Books, 1993. 228 Alfonso W. Quiroz Grace la consignación del guano y del nitrato en los mercados estadounidense y británico, así como el permiso para que actuara como agente financiero peruano en Nueva York y San Francisco. A partir de estas bases personales y oficiales, Grace también lucró con el comercio de rifles, carabinas, cartuchos, torpedos y naves torpederas manufacturados en Estados Unidos y suministrados a las fuerzas armadas peruanas durante la guerra.85 Sus intereses comerciales y finan- cieros pusieron a los Grace firmemente del lado peruano durante la guerra con Chile. La compañía también usó la importante influencia que tenía en Estados Unidos —en los medios financieros, de prensa y políticos— para cabildear a favor de una política diplomática estadounidense que apoyara a sus intereses en el guano y el salitre que se encontraban en juego por la Guerra del Pacífico.86 Desde el inicio de la guerra, la derrota de las fuerzas navales y militares peruanas estaba casi asegurada, dada la superioridad de las fuerzas navales y te- rrestres chilenas y su muy desarrollada red de apoyo internacional. Después de perderse las primeras batallas, el presidente Prado decidió abandonar el país en medio de la guerra, con el pretexto de comprar en el extranjero material de gue- rra necesario. Este fue un grave error, seriamente criticado por generaciones venideras, y que según algunos testigos fue inducido por la enfermedad o por el temor que Prado sentía por su vida, bajo la creciente amenaza del movimiento insurrecto de Piérola.87 Ante la ausencia de Prado, Piérola llevó a cabo un golpe de Estado oportunista y asumió el control del gobierno. Denigró entonces a Prado como un cobarde y lo acusó de haberse robado fondos nacionales. El gobierno dictatorial de Piérola, sin embargo, continuó comprando armas y 85. Seis cartas de Prado a W. R. Grace, 19 de mayo a 22 de diciembre de 1876, «Catalogued corres- pondence», WRGP. Véase Quiroz, Alfonso. «Las actividades comerciales…», pp. 232-233; y Secada, C. Alexander G. de. «Arms, Guano, and Shipping: The W.R. Grace Interests in Peru, 1865-1885». En Business History Review 59, 1985, pp. 597-621. 86. Para unos cuantos de los muchos ejemplos del cabildeo o lobby de la compañía Grace, véase M. P. Grace a Grace Bros. & Co. (Lima), Nueva York, 1 de diciembre de 1881, en la que se narran conversaciones sobre los expuestos derechos de salitre de Grace con el Subsecretario de Estado y el presidente Chester Arthur en Washington, box 57, n.° 152, ff. 175-177, WRGP. 87. Spenser St. John a Salisbury, Lima, 22 de diciembre de 1879, n.° 175, FO 61/319, ff. 315- 316v, NAUK: «Siempre he tenido al general Prado como totalmente indigno de su posición: en toda gran ocasión ha mostrado una lamentable falta de valor personal [… Su] reputa- ción financiera [...] está a la par con la de su coraje: está acusado por todos los partidos del peor sistema de expolio». 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 229 Fig. 5. Ordeñando la vaca lechera nacional. Extracciones del tesoro nacional por parte de autoridades militares y civiles que imponen a su vez austeridad a famélicos peruanos durante la primera administración del general Manuel Ignacio Prado (sosteniendo la cuerda que ata la vaca por el cuello) y su vicepresidente general Pedro Diez Canseco (en uniforme, ordeñado). «Lechería peruana» por J. J. Rasoir, La Campana, n.° 3, 1867, p. 4. Biblioteca Nacional del Perú, Lima. Fig. 6. Drenaje del ingreso nacional del guano por la élite política y económica. «En esta tierra guanera ¡Qué buena es la mamadera!». El Cascabel, n.° 16, 1873, p. 3. Biblioteca Nacional del Perú, Lima. 230 Alfonso W. Quiroz municiones muy costosas y en ocasiones defectuosas a Grace Brothers & Co., así como a otros proveedores.88 Gracias a estas conexiones de negocios, Piérola pasó a ser un buen amigo de M. P. Grace, con quien mantuvo una correspon- dencia regular e inquietantemente franca.89 La dictadura de Piérola impuso nocivas decisiones financieras que ace- leraron la inevitable derrota militar. Por cierto, una de las primeras medidas tomadas por su gobierno fue devolverle a Dreyfus su papel como principal agente financiero del Perú y su acreedor en el extranjero, hecho que violó los acuerdos financieros existentes con otras compañías. Un decreto firmado por Piérola y su ministro de Hacienda Manuel Antonio Barinaga en noviembre de 1880 reconoció, asimismo, todas las demandas contables pasadas que la casa francesa tenía contra el Perú. A pesar de una resolución previa tomada en 1878, según la cual Dreyfus en realidad debía 657.387 soles, la deuda total con Dreyfus que Piérola reconoció sumaba casi 17 millones de soles (3,2 millones de libras).90 Con esto, Piérola estaba claramente recompensando el respaldo político y financiero que Dreyfus le había prestado. Los juicios que este con- troversial decreto generó se prologaron por décadas. Más aún, Piérola canceló el contrato Rosas-Goyeneche con el Crédit Industriel, rival de Dreyfus, que representaba a los tenedores de bonos france- ses, belgas y holandeses que habían prometido recursos para librar la guerra. Arremetió contra los negociadores de este y otros acuerdos en el extranjero, confiscando las propiedades de Francisco Rosas y Juan M. Goyeneche en Perú. Muchas otras personas que criticaban sus políticas financieras fueron arresta- das o amenazadas.91 Además, Piérola diseñó la cancelación de la deuda externa 88. W. R. Grace al ministro de Guerra de Piérola, 29 de abril de 1880, box 56, n.° 148, f. 400, WRGP. 89. Quiroz, Alfonso. «Las actividades comerciales…», p. 234, basado en M. P. Grace, corres- pondencia privada, boxes 57-59, WRGP. 90. Miró Quesada, J. A. «Exposición [...] sobre los antecedentes de las reclamaciones de la casa de Dreyfus Hermano & Cía.», Lima, 22 de septiembre de 1890, vol. 3, Archivo Piérola, BNP. 91. Al expropiar a Rosas y Goyeneche, una «mesure violente et arbitraire cause ici une grande excitation et il est à craindre qu’elle n’achève de ruiner le crédit du Pérou en Europe. Mais Mr. Pierola qui a, dit-on, des intérêts personnels dans la maison Dreyfus, ne veut enten- dre parler d’aucun arrangement que ne soit avec cette maison» (Des Vorges a M. A. E. Freycinet, Lima, 25 de febrero de 1880, n.° 6, C. P., Pérou, Supplément vol. 2 (1869-1880: Guanos), ff. 327-328, AMAE). 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 231 con la audaz transferencia de la propiedad de los ferrocarriles nacionales a los tenedores de bonos extranjeros, quienes rechazaron la oferta y trataron enton- ces directamente con Chile. Su política monetaria exacerbó la crisis financiera y la inflación.92 Todas estas medidas estuvieron «signadas por la ignorancia o la deshonestidad», y los nuevos contratos con Dreyfus se consideraron desastro- sos e impropios, puesto que muchos observadores pensaban que Piérola tenía una participación en las ganancias.93 La estrategia seguida por Piérola para defender Lima de las fuerzas inva- soras chilenas fue del todo inepta y estuvo dirigida por oficiales del ejército de reserva como Juan Martín Echenique, a los que se había nombrado por razones políticas. En su huida del ejército chileno que avanzaba sobre Lima, los incompetentes oficiales de Piérola olvidaron destruir información delicada y confidencial, que cayó en manos chilenas. Dicha información revelaba, entre otras cosas, la política exterior de Piérola y sus tirantes relaciones con el minis- tro británico en el Perú.94 En medio de una crisis extrema, Piérola encontró excelentes oportuni- dades para malversar y saquear los fondos destinados a la defensa nacional.95 Jamás se presentó cuenta o registro oficial alguno para justificar los retiros y el gasto de entre 95 y 130 millones de soles durante el año de dictadura de Piérola: una investigación oficial llevada a cabo años más tarde encontró que durante la guerra hubo irregularidades extremas en el manejo de los fondos y gastos 92. Goyeneche y Gamio, Juan M. de. Los arreglos del dictador y el contrato Rosas-de Goyeneche. París: A. Chaix et Cie., 1880, p. 8; Rosas, Francisco. La verdad sobre el contrato Rosas-Goyeneche y sobre los contratos Piérola-Dreyfus. París: Imprenta Hispano-Americana, 1881; y Rougemont, Philippe. Ob. cit., pp. 28-29. 93. Spenser St. John al Marquis of Salisbury, Lima, 21 de enero de 1880, y 25 de febrero de 1880, FO 61/235, ff. 37-40, y ff. 65-68v, NAUK. 94. Vallés a Ministro de Estado (M. E.), Lima, 12 de febrero de 1881, n.° 30, H-1676, AGMAE. 95. La condena más gráfica a Piérola durante su dictadura se despliega en Rougemont, Philippe. Ob. cit., fuente que Basadre (Introducción a las bases documentales…, vol. 2, p. 539) descarta rotundamente por calumniosa, no obstante la información única que el autor francés tenía como exintegrante del círculo más íntimo de Piérola. Rougemont señala la contradicción entre la autoproclamación de Piérola como el protector de la religión, la moral y la familia, y su corrupción administrativa y moral, que incluyó la relación con su amante Madame Garreaud, de soltera LeBlanc: «Nunca, en ninguna época después de la independencia han imperado en más vasta escala el prevaricato y el cohecho. Hasta la querida misma instaló una oficina en la calle del Tigre en que puso a remate los favores de S. E.» (Rougemont, Philippe. Ob. cit., p. 49). 232 Alfonso W. Quiroz públicos, pero nunca se impuso sanción alguna.96 Este uso descuidado de fon- dos públicos en medio de la guerra se justificó como parte de una serie de medidas imperativas, tomadas para «salvar» y «defender» la patria. El resultado práctico de las acciones de Piérola fue exactamente lo opuesto a una salvación y defensa exitosa. Huyendo al interior del país, Piérola continuó sometiendo a diversas al- deas y pueblos a expoliaciones que le sirvieron principalmente para apuntalar su decreciente fortuna política. Nombró entonces a tres grandes jefes regio- nales políticos para que encabezaran su movimiento: Pedro A. del Solar (sur), Juan Martín Echenique (centro) y Lizardo Montero (norte). Pronto, el disenso político entre las muchas facciones peruanas en guerra creó las condiciones de una guerra civil y de clase, bajo la ocupación y la opresión chilena.97 Tras un entendimiento «privado y confidencial» con las autoridades de ocupación chilenas y con su consentimiento, Piérola finalmente dejó el país en marzo de 1882. Se dirigió entonces directamente al exilio en París, donde los fondos y la hospitalidad de su amigo Dreyfus le apoyarían en otra campaña más para volver a capturar el poder cuando las condiciones así lo permitiesen.98 Michael P. Grace también le escribió a uno de sus asociados que Piérola «siempre ha mostrado ser un valioso amigo, y probablemente [estará] en posición de ha- cerlo nuevamente».99 Además, a pedido de Piérola, Grace le proporcionó unos 96. Informe de fecha 30 de junio de 1884, de la «comisión investigadora y calificadora» dirigida por Joaquín Torrico, citado en Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, p. 36. Torrico intentó desviar la culpa hacia Quimper y Prado. Véase, también, Quimper, J. M. Exposición a los hombres de bien. Lima: s. p. i., 1880; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 8, pp. 252-253. 97. Vallés a M. E., Lima, 4 de octubre de 1881, n.° 150, H-1676, AGMAE; J. P. Christiancy a W. M. Evarts, Lima, 22 de enero de 1881, n.° 230, Despatches 1826-1906, roll 35, USNA: «Estoy convencido que los chilenos hubieran tratado generosamente [a Piérola] y le ha- brían reconocido como el único gobierno con el cual podrían tratar la paz». Véase, tam- bién, Christiancy a Evarts, Lima, 2 de febrero de 1881, n.° 237, y 16 de marzo de 1881, n.° 256, Despatches 1826-1906, roll 35, USNA. 98. Rougemont, Philippe. Ob. cit., pp. 22 y 26; Vallés a M. E., Lima, 22 de noviembre de 1881, n.° 175, H-1676, AGMAE: «Llegada de Piérola al Departamento de Lima [...] tiene entendimientos con autoridades chilenas de carácter privado y confidencial»; y A. de Pont a M. A. E, Lima, 5 de abril de 1882, n.° 16, C. P., Pérou, vol. 54, ff. 92-92v, AMAE: «En abandonnant Lima dans un moment aussi critique [...] n’a-t-il pas préféré venir en Europe, intéresser peut-être à son propre sort, et attendre que les événements se dénouement?». 99. M. P. Grace a Edward Eyre, 10 de noviembre de 1882, box 58, n.° 153, f. 176, WRGP. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 233 «préstamos» en reconocimiento a sus «pasados» servicios y con la interesa- da expectativa de que el exdictador nuevamente volviera a ser presidente.100 (Grace ya había desarrollado «evidentes propensiones chilenas» y había abierto una sucursal de su compañía en Valparaíso.101) Este patrón de de emplear me- dios corruptos para conseguir poder político a cualquier costo, incluyendo los subsidios indebidos de parte de intereses extranjeros, se convirtió en una larga tradición en la política peruana. Pérdidas exacerbadas En 1882, Lima era una «ville complètement ruinée», con su comercio para- lizado y su población y propietarios expuestos a crueles abusos, destructivas represalias y levas de parte de los ocupantes chilenos.102 Para presionar por demandas territoriales anexionistas en el sur, el ejército invasor destruyó pro- piedades y extrajo contribuciones compulsivas, de forma parecida a como lo habían hecho los tempranos caudillos militares en el turbulento pasado. En las cenizas de la derrota, la élite peruana se agrupó en torno a Francisco García Calderón, quien fue nombrado presidente provisional del Perú bajo la ocu- pación enemiga. Las autoridades chilenas pensaban que el gobierno cautivo de Magdalena, así llamado por el pueblo en las afueras de Lima donde García Calderón despachaba los asuntos oficiales, satisfaría sus demandas. En lugar de ello, este gobierno simbólico defendió a los propietarios peruanos de las expoliaciones chilenas, restableció la Constitución de 1860, mantuvo consultas con una legislatura nominal y criticó las ambiciones dictatoriales de Piérola.103 García Calderón usó su precaria posición para desarrollar una estrategia inteli- gente de rechazo a las concesiones territoriales a Chile, unir a los jefes políticos peruanos y ganar el respaldo diplomático de Estados Unidos. Si alguien podía 100. M. P. Grace a E. Eyre, Nueva York, 27 de agosto de 1884, box 58, n.° 155, f. 292, WRGP. 101. Stephen A. Hurlbut a S. S. James Blaine, Nueva York, 30 de junio de 1881, no oficial, Despatches 1826-1906, roll 36, USNA, en la que reporta una reunión con Michael P. Grace justo antes del viaje de Hurlbut al Perú. 102. Tallenay a M. A. E., Lima, 19 de septiembre de 1882, n.° 24, C. P. Pérou, vol. 54, f. 272, AMAE; y Vallés a M. E., Lima, 30 de enero de 1881, n.° 19, y 14 de junio de 1881, n.° 94, H-1676, AGMAE. 103. Mensaje de S. E. el Presidente Provisorio de la República Dr. D. Francisco García Calderón al Congreso Extraordinario de 1881. Lima: Edición Oficial, 1881, pp. 5-6. 234 Alfonso W. Quiroz lograr semejantes hazañas, tenía que ser este experimentado y hábil abogado y negociador, que había contribuido ya antes a la reforma legal y constitucional del Perú. Para alarma de las autoridades chilenas y de los diplomáticos españoles que actuaban como mediadores, Stephen A. Hurlbut, general de la Guerra de Secesión norteamericana, diplomático republicano, enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de Estados Unidos en el Perú, se dedicó a detalla- das negociaciones con García Calderón para presionar la aceptación del pago de una indemnización financiera a Chile en lugar de ceder territorio. Hurlbut aplicó dicha estrategia «firme y mesurada» siguiendo las instrucciones generales de James Blaine, el secretario de Estado de EE. UU., quien aprobaba esta posi- ción intervencionista en el conflicto sobre la base de la Doctrina Monroe y los intereses estadounidenses en la costa occidental de Sudamérica: se trataba de contrarrestar el poder que, apuntalado por los británicos, estaba ganando Chile en el Pacífico.104 Hurlbut y Blaine urgieron la unión entre las facciones peruanas y se opusieron a todo trato con el exdictador Piérola, quien había llevado el país a la derrota y venía intentando minar al gobierno de García Calderón.105 Varias potencias europeas con intereses en la región, sobre todo España que buscaba 104. Hurlbut a Blaine, Lima, 10 de agosto de 1881, n.° 2, Despatches 1826-1906, roll 36, USNA: «No debiera permitirse la anexión de territorio por la fuerza. Con esta acción de parte de nuestro gobierno ganaríamos la más alta influencia en América del Sur, serviríamos el propósito de una auténtica civilización, e inauguraríamos un estilo más alto de derecho nacional e internacional en este continente». Véase, también, Hurlbut a Blaine, Lima, 24 de agosto de 1881, n.° 6, y 26 de octubre de 1881, n.° 23, Despatches 1826-1906, rolls 36 y 37, USNA. Hurlbut también consultó y obtuvo importante información de José María Químper, «uno de los intelectos más vigorosos» del Perú y partidario del gobierno de García Calderón (Hurlbut a Blaine, Lima, 14 de septiembre de 1881, adjuntando carta de Químper a Blaine, Lima, 14 de septiembre de 1881, Despatches 1826-1906, roll 36, USNA). La estrategia estadounidense también fue contemplada por el predecesor de Hurlbut, quien pensaba que un acuerdo de paz «solamente podría conseguirse mediante alguna forma de intervención activa contra la voluntad del gobierno chileno» (Christiancy a Blaine, Lima, 21 de marzo de 1881, n.° 262, confidencial, y 4 de mayo de 1881, personal y confidencial, Despatches 1826-1906, rolls 35 y 36, USNA). 105. Hurlbut a Aurelio García y García (el jefe de gabinete de Piérola), Lima, 12 de septiembre de 1881, adjunto al despacho de Vallés a M. E., Lima, 19 de septiembre de 1881, n.° 141; y Lima, 22 de noviembre de 1881, n.° 176, H-1676, AGMAE. Véase, también, Hurlbut a Blaine, Lima, 13 de septiembre de 1881, n.° 11, adjuntando carta original a García y García (anexo n.° 2), Despatches 1826-1906, roll 36, USNA. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 235 mantener la isla de Cuba como colonia, se esforzaron por evitar la intervención de Estados Unidos en esta tensa situación internacional. El 20 de septiembre de 1881, Hurlbut obtuvo una importante concesión firmada por García Calderón: según un protocolo de cuatro puntos, el Perú le otorgaría a Estados Unidos el derecho indefinido (sujeto a cancelarse por noti- ficación con un año de anticipación) a establecer una base naval y una estación de abastecimiento de carbón en el puerto y rada de Chimbote. Hurlbut le escri- bió a Blaine que lamentaba no conseguir más con el acuerdo, pero anotó que la concesión de Chimbote era un valioso punto de apoyo que podría posterior- mente convertirse en una concesión más exclusiva en sentido jurisdiccional.106 Las autoridades y la prensa chilena, alertadas por los ministros británi- co y español en Lima opuestos al protocolo de Chimbote, exageraron sus ra- mificaciones y le llamaron un «tratado secreto», además de propagar noticias sesgadas de los intentos de anexión o establecimiento de un protectorado por parte de Estados Unidos en el Perú.107 Asimismo, a Blaine y Hurlbut se les implicó en una especulación colosal, ligada a dudosas demandas franco-esta- dounidenses (Cochet y Landreau) contra Perú, en supuesta coordinación con el Crédit Industriel. Este sindicato financiero reclamaba el derecho a explotar los depósitos de guano y salitre de la ocupada provincia peruana de Tarapacá, para así pagarle al gobierno chileno una indemnización financiera.108 Según los informes de la prensa en Nueva York y Chile, hasta el presidente francés Grévy 106. Despacho de Hurlbut publicado en Washington y traducido al español, en Vallés a M. E., Lima, 2 de marzo de 1882, n.° 48, H-1677, AGMAE. El «Protocol for cession of naval station and coaling station at Chimbote [Protocolo para la cesión de una estación naval y una estación carbonera]» original se adjuntó al despacho manuscrito de Hurlbut a Blaine, Lima, 5 de octubre de 1881, n.° 19, Despatches 1826-1906, roll 37, USNA. 107. Vallés a M. E., Lima, 13 de diciembre de 1881, n.° 191, y 30 de noviembre de 1881, n.° 179, H-1676, AGMAE. Con respecto al «singular e indecoroso» comportamiento inaceptable del ministro británico Spenser St. John, véase Hurlbut a Blaine, Lima, 7 de diciembre de 1881, n.° 32, y 11 de diciembre de 1881, n.° 33, Despatches 1826-1906, roll 37, USNA. 108. Vallés a M. E., Lima, 6 de diciembre de 1881, n.° 185, y Lima, 29 de diciembre de 1881, n.° 206, H-1676, AGMAE; «Affaire Landreau (Jean Théophile)», ADP, Pérou 1836-1895, vol. 2, AMAE; y Rivadeneyra, José G. Breves observaciones sobre los derechos de Cochet y Landreau a propósito de la gran compañía Americana destinada a explotar el Perú. Valparaíso: s. p. i., 1882. Blaine fue acusado de tener intereses personales en una sindicato negociado en París a tra- vés de Levi P. Morton, su enviado, quien tendría intereses de negocios directos en el acuer- do que estaba siendo negociado con el Crédit Industriel. Estos cargos no fueron probados. 236 Alfonso W. Quiroz estaba supuestamente involucrado en este plan.109 Aunque basados en hechos parciales, tales informes se fundaron en alegaciones falsas, alimentadas en parte por la campaña del abogado neoyorquino Jacob Shipherd, jefe del sindicato financiero de fachada «Peruvian Company». Este venía cabildeando para que se estableciera un protectorado estadounidense en el Perú que impusiera un arreglo multimillonario a las demandas especulativas de Cochet y Landreau.110 El protocolo firmado por Hurlbut y García Calderón tenía un grave defecto, que provocó su rechazo en Estados Unidos: Hurlbut había sido asignado como el titular legal temporal de la concesión, y eso despertó sospechas de conflictos de interés con sus obligaciones oficiales. Hurlbut recibió un telegrama cifrado del mismo Blaine advirtiéndole su implicación en posibles actos impropios.111 El protocolo fue posteriormente rechazado por el gobierno de Estados Unidos. Mientras preparaba su inminente partida de Lima para enfrentar una indagación del Congreso en Washington, Hurlbut sufrió lo que pareció ser un ataque al corazón y falleció a finales de marzo de 1882.112 La estrategia intervencionista de Blaine cambió radicalmente tras la muer- te del presidente republicano James Garfield (jefe de la facción republicana más liberal de los half-breed o mezclados). A finales de diciembre de 1881, el nuevo presidente Chester Arthur (un republicano stalwart o incondicional) nombró al conservador F. T. Frelinghuysen en reemplazo de Blaine como secretario de 109. «Exterior: Dreyfus i el Crédito Industrial». En El Comercio (Santiago de Chile), artículo traducido de The Sun (Nueva York), 20 de marzo de 1882, adjunto a un despacho de A. de Pont a M. A. E., Lima, 14 de mayo de 1882, n.° 26, C. P., Pérou, vol. 54, ff. 133-134, AMAE: «fait intervenir la haute personnalité de Mr. Grévy»; Vallés a M. E., 18 de marzo de 1882, n.° 61, AGMAE: aceptando como cierta la intervención del presidente Grévy y criticando la «política mercenaria e interesada de Mr. Blaine queriendo quitarle a Chile sus derechos de conquista, no en beneficio del Perú sino para apropiárselos, una política invasora [...] de dominación en el Pacífico». 110. Hurlbut a Blaine, Lima, 2 de noviembre de 1881, n.° 25, y 28 de diciembre de 1881, n.° 39, Despatches 1826-1906, roll 37, USNA, en el que se adjuntan copiosas y reveladoras cartas obra de Shipherd, autor de «infinitos problemas» y de cargos de conspiración contra diplo- máticos de Estados Unidos. 111. «La influencia de su cargo no debe usarse en auxilio del Credit Industriel o cualquier otra asociación, financiera o especuladora», citado en Hurlbut a Blaine, Lima, 2 de noviembre de 1881, n.° 25, roll 37, USNA. 112. W. K. Schofield y L. B. Baldwin (cirujano, marina de EE. UU.) a contralmirante U. S. N. George Balch, Lima, 28 de marzo de 1882, Despatches 1826-1906, roll 37, reportando los resultados de la autopsia. 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 237 Estado. Ahora se instruía a los enviados estadounidenses a que presionaran a favor de que el Perú aceptara las concesiones territoriales como requisito para un tratado de paz con Chile.113 Según el enviado diplomático español, el prestigio de la política estadounidense en la región sufrió debido a sus vacila- ciones, errores y a la «inepcia y honorabilidad muy cuestionable» de sus agentes diplomáticos.114 Michael P. Grace, quien había criticado también la errática política diplo- mática de Washington,115 reconoció ahora la necesidad de efectuar concesiones territoriales a Chile y le escribió con estas ideas al exiliado exdictador Piérola.116 El general Miguel Iglesias, uno de los más estrechos aliados políticos de Piérola y su exministro, aprovechó la oportunidad ofrecida por las autoridades chilenas y los diplomáticos, comerciantes y financistas extranjeros para firmar el tratado de paz de Ancón, cediendo una gran parte del territorio peruano a Chile. A pesar del fracaso final de las negociaciones de García Calderón, conde- nadas y tachadas por la influencia de intereses extranjeros y la enorme presión a que se vieron sometidas, sus esfuerzos sentaron las bases para la reconstrucción constitucional al finalizar el conflicto. García Calderón ofreció una alternativa a la del caudillo Piérola más en consonancia con las opciones reformistas ci- viles iniciadas por Manuel Pardo a finales de la década de 1860. A su regreso del exilio impuesto por las autoridades chilenas, García Calderón, el máximo negociador y conciliador de los intereses públicos y privados, contribuyó a la reconstrucción de las bases empresariales y legales que lanzaron al Perú a una nueva etapa de modernización. Esta era desafortunadamente, también estuvo asociada a un nuevo ciclo de corrupción desenfrenada. En discrepancia con las perspectivas históricas que han restado importan- cia a la corrupción durante esta fase crucial de bonanza durante la era del guano, 113. M. P. Grace a E. Eyre, 31 de enero de 1882, box 57, n.° 152, ff. 282-283, WRGP. 114. Emilio de Ojeda a M. E., Lima, 29 de mayo de 1886, n.° 52, H-1677, AGMAE. 115. «Estados Unidos será plenamente detestado en la Costa Oeste, y será insultado y motivo de burla de parte de las legaciones extranjeras» (M. P. Grace a E. Eyre, 31 de enero de 1882, box 57, n.° 152, ff. 282-283, WRGP). 116. García Calderón, Francisco. Mediación de los Estados Unidos de Norte América en la Guerra del Pacífico. El Señor Cornelius A. Logan y el Dr. D. Francisco García Calderón (Buenos Aires: Imprenta y Librería de Mayo, 1884); Memorias del cautiverio. Lima: Librería Internacional, 1949. Véase Quiroz, Alfonso. «Las actividades comerciales…», p. 234, en base a WRGP; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 8, pp. 342-346. 238 Alfonso W. Quiroz las evidencias muestran que las corruptelas tuvieron un peso particularmente crucial en este periodo. La corrupción contribuyó a la derrota de reformas legales y administrativas necesarias, así como a exacerbar la crisis financiera, re- ducir el potencial para el desarrollo económico y, en última instancia, conducir al Perú al peor desastre económico, político y nacional de su historia. *** El ciclo de corrupción del guano, que venía creciendo desde mediados de siglo en paralelo a sus crecientes recursos, alcanzó su punto máximo a finales del decenio de 1860 y comienzos del siguiente con los costos de corrupción más altos del siglo, que sumaron un estimado de 108 millones de soles para la déca- da de 1870, es decir, el promedio anual más alto de todo el periodo republicano de 1820-1899 (véase el cuadro A.3 del apéndice). Del mismo modo, el nivel comparativo de la corrupción, medido como un porcentaje del producto bruto interno (PBI), alcanzó el índice más elevado de la etapa decimonónica (excep- tuando la década muy particular de 1820): un asombroso estimado de 4,6 por ciento del PBI (véase el cuadro A.4). Específicamente, el gobierno de Balta- Piérola (1869-1872) y la dictadura de Piérola (1879-1881) durante la guerra con Chile resultaron ser los más corruptos de esta época. (cuadro A.7). El costo total directo de la corrupción aumentó cuando la creciente deuda pública, intencionalmente mal gestionada, y las prácticas ya arraigadas de sobor- no en los contratos guaneros y de obras públicas, pasaron a ser los principales medios para amparar la corrupción. Parlamentarios y jueces, juntamente con las autoridades del ejecutivo, participaron de modo más amplio en el tráfico de in- fluencias y corruptela dentro de un aparato gubernamental más complejo, eva- diendo consistentemente la mejora de leyes y reglamentos. Aunque la corrupción militar, una constante a lo largo del siglo, había quedado temporalmente restrin- gida a mediados del decenio de 1870, esta se amplió considerablemente con la escalada bélica mediante las adquisiciones de armas y equipos, en las cuales inter- venía una compañía extranjera favorecida indebidamente. La reputación del Perú como un nido de políticos y negociantes corruptos también contribuyó indirec- tamente a la pérdida de una inversión extranjera y doméstica más transparente, la baja reputación crediticia y el aislamiento internacional en vísperas de la guerra. El destape de transgresiones corruptas alcanzó su paroxismo en la dé- cada de 1870, cuando se multiplicaron las campañas periodísticas y panfleta- rias, financiadas a menudo por las partes interesadas que se echaban la culpa 3 / El sinuoso camino al desastre, 1860-1883 239 mutuamente. Un descabellado viaje del presidente en medio de la guerra fue usado para justificar una insurrección, que produjo aun peores casos de co- rrupción a pesar de la inminente derrota militar. Durante la ocupación chilena, fracasaron los esfuerzos realizados por unos cuantos jefes peruanos para redu- cir pérdidas exageradas. Debido a la extensa devastación material, institucional y moral como consecuencia de la guerra, el camino hacia la reconstrucción y la recuperación continuó obstaculizado por la corrupción. Generaciones de peruanos quedaron marcadas por esta ignominiosa derrota en la guerra y por la pérdida del patrimonio nacional, todo lo cual resulta difícil de olvidar o de esconder. Capítulo 4 La modernización y sus secuaces, 1884-1930 M anuel González Prada (1844-1918), testigo presencial de la caída y ocu- pación de Lima por el ejército chileno, elaboró a partir de estas dolorosas memorias una fuerte crítica literaria contra la dirigencia política y social del país, pues las considera responsables del desastre. Desde los últimos reductos de defensa de la ciudad, el indómito heredero de una conservadora familia te- rrateniente observó la deserción de las bisoñas tropas peruanas ante el avance de curtidos soldados chilenos. En medio de los improvisados preparativos de último minuto, varios oficiales de reserva abandonaron sus puestos por no- ches de disipación. Vándalos y soldados descarriados saquearon tiendas y casas de residentes chinos tras la ignominiosa derrota militar. Ileso pero amargado, González Prada retornó a su hogar limeño, donde permaneció encerrado du- rante los dos años y medio que duró la ocupación militar hasta la firma del oneroso tratado de paz de Ancón, el 20 de octubre de 1883.1 Al finalizar la guerra, González Prada forjó su acerba crítica en diversos discursos, artículos periodísticos, libros y manuscritos inéditos. El escritor se convirtió así en uno de los luchadores y críticos más implacables contra la co- rrupción en la historia moderna peruana. Ofreciendo romper el «pacto infame i tácito» de insinceridad e hipocresía, González Prada expuso con claridad el 1. González Prada, Manuel. «Impresiones de un reservista» (artículo publicado en 1915 y reimpreso en El tonel de Diógenes editado por Alfredo González Prada en 1945). En sus Obras. Lima: Ediciones Copé, 1985, vol. 1, 2.ª parte, pp. 37-44. Con respecto a los acon- tecimientos que siguieron a la derrota militar de Lima, véase J. P. Christiancy a S. S. W. M. Evarts, Lima, 2 de febrero de 1881, n.° 237, Despatches 1826-1906, roll 35, USNA. 242 Alfonso W. Quiroz legado y las raíces históricas del liderazgo corrupto, inepto e irresponsable. En notable similitud con la postura que su distinguido ancestro materno Antonio de Ulloa tomara contra la corrupción, González Prada sostuvo que los políti- cos habían vendido su conciencia y pluma al más alto postor. Familias enteras habían vivido del tesoro nacional como si se tratara de un derecho heredado sin implementar los cambios realmente necesarios y patrióticos. Esta forma de ganarse la vida generaba mediocridad y cobardía moral. Todos pretendían ser lo que no eran como actores de una farsa colosal. Las recurrentes luchas por el poder brindaban recompensas inmerecidas a los partidarios políticos, me- diante favores ilícitos y el abuso de las finanzas gubernamentales. Los partidos políticos eran meros clubes electorales de malsanas ambiciones mercantiles. «¿Qué era el Poder Judicial? Almoneda pública, desde la Corte Suprema hasta el Juzgado de Paz.» El Congreso, un grupo envilecido conformado por los parientes, amigos y criados del presidente.2 El Perú era un organismo enfermo, «donde se aplica el dedo brota pus».3 En su impotencia y rabia ante el estado calamitoso del país, González Prada lanzó un ataque radical contra múltiples instituciones y personalidades. Creía que en el país no había una sola persona honrada. Una sombría interpretación histórica sustentaba su crítica. Desde la década de 1840, los «hacendistas criollos», supuestamente expertos nativos en finanzas, habían intentado balancear los crónicos déficits presupuestarios con empréstitos de altos intereses contraídos con los consignatarios de la riqueza guanera. El país 2. González Prada, Manuel. «En el año 2200». Ob. cit., vol. 1, 2.ª parte, pp. 169-171. Con respecto al linaje familiar que emparentaba a Josefa Álvarez de Ulloa y Rodríguez (1820- 1887), la madre de González Prada, con el reformista colonial Antonio de Ulloa, véase Luis Alberto Sánchez. Mito y realidad de González Prada. Lima: P. L. Villanueva, 1976, p. 12, nota 3. 3. González Prada, Manuel. «Propaganda y ataque» (discurso leído en 1888). En Páginas libres; Horas de lucha. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1976 [1894; 1908], pp. 107-108. Su resumen histórico es devastador: «En la orgía independiente, nuestros antepasados bebieron el vino y dejaron las heces [...] bochornoso epitafio de una generación que se va marcada con la guerra civil de medio siglo, con la quiebra fraudulenta y con la mutilación del territorio nacional [...] prefirió atrofiar su cerebro en las cuadras de los cuarteles y apergaminar la piel en las oficinas del Estado [...] [B]uscaron el manjar del festín de los gobiernos, ejercieron una insaciable succión en los jugos del erario nacional y sobrepusieron el caudillo que daba pan y los honores a la patria que exijía oro y sus sacrificios». González Prada, Manuel. «Discurso en el Politeama» (leído en 1888). En Páginas libres; Horas de lucha…, pp. 43-45. Véase, también, «Los partidos y la Unión Nacional» (discurso leído en 1898). En Páginas libres; Horas de lucha…, p. 202. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 243 se había beneficiado muy poco o nada con los ingresos provenientes de las exportaciones de guano y salitre: calculaba que apenas un 2 por ciento del valor total de tales exportaciones había sido invertido en obras públicas genuinas. Argüía a continuación que los «mercaderes políticos» habían saqueado los activos nacionales y que la «riqueza nos sirvió de elemento corruptor, no de progreso material». Escandalosos gatuperios tuvieron lugar en la adquisición de préstamos públicos, la construcción de ferrocarriles, las emisiones de papel moneda y la expropiación de las salitreras. Los contratos Dreyfus, Meiggs y Grace fueron grandes ferias en las cuales la prensa, empleados públicos, diplomáticos, tribunales de justicia, cámaras del Congreso, ministros y presidentes se ponían a la venta. Todas las clases buscaban un enriquecimiento rápido para el cual no parecía haber medios ilícitos. Estaban infectadas por una «neurosis metálica» que hacía que los esposos vendieran a sus esposas, los padres a sus hijas y los hermanos a sus hermanas. Conformando un extenso harén para Meiggs, las familias «decentes» eran parte del ambiente general de prostitución moral. Aún más, en medio de la guerra, los jefes militares, «eternos succionadores de los jugos nacionales», hurtaban fondos destinados a las tropas, jugaban, bebían y se disipaban en lugar de combatir.4 Estas imágenes pesimistas tuvieron un profundo impacto sobre varias generaciones de peruanos. Su inicial postura de vengador moral llevó a González Prada a concebir difusas alternativas de reforma y revolución social. Sus ideas anarquistas, reforzadas durante su estadía en Europa entre 1891 y 1898, fertilizaron, a futuros radicales movimientos de izquierda en el Perú. Ni siquiera la evidente recuperación económica a partir de la década de 1890 lo disuadió de su lúgubre perspectiva, pues el progreso económico significaba para él solo el enriquecimiento de la élite en medio de una extensa pobreza. Estas ideas se adaptaban bien a una dicotomía que impregnaba el país: o bien uno se beneficiaba del desorden existente, o bien se luchaba por destruirlo todo.5 A pesar de las ideas nihilistas de González Prada, la realidad 4. González Prada, Manuel. «Mercaderes políticos» (escrito en 1915). En sus Obras…, vol. 2, 4.ª parte, pp. 171-173. 5. Sánchez, Luis Alberto. Ob. cit., p. 34; Chang-Rodríguez, Eugenio. La literatura política de González Prada, Mariátegui y Haya de la Torre. México D. F.: Ediciones de Andrea, 1957, pp. 124-125; y Podestá, Bruno. Presentación. En González Prada, Manuel. Sobre el militaris- mo (antología). Bajo el oprobio. Selección de Bruno Podestá. Lima: Editorial Horizonte, 1978, pp. 7-11. 244 Alfonso W. Quiroz de recuperación y modernización se fue imponiendo. Luego de alcanzar su nadir, la situación del país fue mejorando. Pese a ello, los elementos notorios de la vieja corrupción, que en el pasado habían debilitado las instituciones y el crecimiento, persistieron tercamente. Se alquilan militares González Prada sostenía que la guerra, el desastre económico y una sustancial pérdida de territorio no habían servido de lecciones para enmendar los males heredados. La élite civil había quedado sumamente debilitada con los pesados gravámenes, expropiaciones, quiebras y la perturbación económica durante la guerra y la ocupación militar. Profundas divisiones políticas continuaron mi- nando la unidad y la estabilidad nacionales. El camino hacia la recuperación inevitablemente comenzó con el renacimiento de los feudos militares, pagados y mantenidos por extranjeros o nacionales, hecho que reforzó a grupos o redes de interés. En cierta medida, la Guerra del Pacífico había contribuido a una involución que recordaba los días más obscuros del caudillismo inmediatamen- te posterior a la independencia. En forma parecida a los primeros días de la república, los caudillos militares luchaban entre sí por el poder, las finanzas pú- blicas eran caóticas, no existía el crédito externo y la recaudación de las rentas públicas semejaba un saqueo bajo el disfraz de la causa nacional. El gobierno del general Miguel Iglesias (1882-1885) fue descrito como un títere de los intereses chilenos.6 Repudiado por la mayoría de los peruanos, su sostén en realidad lo proporcionaban las tropas chilenas. El régimen de Iglesias fue reconocido apresuradamente por gobiernos extranjeros, ansiosos por inyectar estabilidad en esta parte volátil del Pacífico. Algunos de estos res- paldaron el «derecho de conquista» chileno y se opusieron a cualquier tipo de intervencionismo de Estados Unidos.7 Con el consentimiento chileno, Grace 6. Emilio de Ojeda a ministro de Estado (M. E.), Lima, 18 de noviembre de 1884, n.° 183, leg. H-1677, AGMAE: Chile «ha convertido al Gobierno de Iglesias en instrumento humilde de sus designios»; y Charles E. Mansfield a Marquis of Salisbury, Lima, 24 de octubre de 1887, n.° 65, Confidential, FO 61/369, ff. 270-275v, NAUK: «Iglesias había sido un títere del gobierno chileno». 7. Enrique Vallés a M. E., Lima, 20 de marzo de 1883, n.° 55, n.° 135, leg. H-1677, AGMAE: «Indicaciones hechas por los representantes de Francia, Italia e Inglaterra de acuerdo con los Estados Unidos para gestionar a favor de la paz entre las república beligerantes del 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 245 Brothers & Co., el principal proveedor de armas para el Perú durante la guerra, le vendía a Iglesias carabinas y municiones manufacturadas en Estados Unidos, como parte de la nueva y ambiciosa estrategia de la compañía por consolidar su influencia y concesiones en la región.8 Iglesias también recibió el respal- do de los principales jefes pierolistas (Manuel Antonio Barinaga, Juan Martín Echenique, así como de Joaquín y Rufino Torrico), quienes serían ministros de su primer gabinete y funcionarios de alto rango, y de solo un puñado de miem- bros disidentes del Partido Civil (civilistas) como Ignacio de Osma (hermano de Pedro de Osma, un seguidor incondicional de Piérola).9 El Tratado de Ancón habría significado el suicidio político de cualquier líder que hubiese aceptado firmarlo. El movimiento de Iglesias, asistido por los seguidores de Piérola, fue un chivo expiatorio conveniente que rubricó la pér- dida de las provincias de Iquique y Tarapacá, así como el cautiverio temporal de Tacna y Arica. El gobierno de Iglesias representó un nuevo tipo de militarismo, nacido de la derrota y rendición. No tenía ningún futuro político, pero no dejó de cobrar un precio por sus servicios, incluyendo honorarios e impuestos que lindaban con la extorsión, así como sobornos y sinecuras pagados por intereses extranjeros y nacionales, comprometidos a encontrar remedios económicos y Pacífico». Véase, también, Vallés a M. E., Lima, 9 de febrero de 1884, n.° 135, leg. H-1677, AGMAE. 8. Quiroz, Alfonso. «Las actividades comerciales y financieras de la casa Grace y la Guerra del Pacífico». En Histórica 7, 1983, p. 233, sobre la base de M. P. Grace a E. Eyre, julio de 1883, box 58, n.° 154, p. 88, WRGP: «Dudo mucho que el General [Iglesias] sea capaz de sostenerse a sí mismo; en consecuencia será sumamente indeseable hacer envíos de armas, salvo que el gobierno chileno los garantice». Véase, también, Miguel Pajares (Jefe del parque general del ejército) a oficial mayor del Ministerio de Guerra y Marina, Lima, 15 de abril de 1884, y Lima, 6 de noviembre de 1884, Correspondencia General, 0.1884.4 y 0.1884.5, Archivo Histórico Militar, Lima (en adelante, AHM), donde se mencionan algu- nos problemas con que Grace Brothers se topó al suministrar municiones y rifles al ejército de Iglesias. 9. Vallés a M. E., Lima, 30 de julio de 1883, n.° 150, y 2 de octubre de 1883, n.° 189, leg. H-1677, AGMAE: «Progresos del General Iglesias en la consolidación de su gobierno [...]. El partido pierolista que ahora se titula Nacional ha decidido adherirse a Iglesias y soste- nerlo en su empresa para la paz», y «Progresos rápidos del General Iglesias. Apoyo y faci- lidades dadas por [el ministro de relaciones exteriores chileno] Aldunate». Con respecto a las «relaciones sumamente estrechas [de Piérola] con Iglesias» y el papel del diario pierolista El Bien Público, véase S. L. Phelps a F. T. Frelinghuysen, Lima, 11 de marzo de 1884, n.° 72, Despatches 1826-1906, roll. 39, USNA. 246 Alfonso W. Quiroz financieros esenciales para la recuperación económica. El general Manuel de la Cotera, un viejo rival político, caracterizó a Iglesias como un obscuro conspira- dor, instrumento servil del exdictador Piérola. Llamó a su gobierno un régimen de terror, violencia y malversación que atraía a los elementos más corrompidos del país.10 Mientras las tropas chilenas eran evacuadas del territorio peruano en agos- to de 1884, un amargo conflicto político y armado se libraba entre Iglesias y el general Andrés A. Cáceres, tenaz héroe de la resistencia contra la ocupación chilena. Esta lucha interna paralizó las escasas fuerzas vitales del país. La cre- ciente influencia de Piérola a través de su partido, rebautizado ahora como el Partido Demócrata, y de sus seguidores entre las clases bajas de Lima le pres- taron un perceptible respaldo al asediado Iglesias, así como a los oficiales chi- lenos mercenarios enrolados en su ejército.11 Ni Cáceres ni Piérola intentaron revertir el tratado de Ancón, pues lo consideraron un hecho consumado. Sus ambiciones, eran más bien, mundanamente prácticas. Cáceres buscaba ocupar la presidencia y reemplazar a Iglesias, quien venía perdiendo terreno rápida- mente.12 Cáceres aspiraba a lo que González Prada consideraba era la meta de los altos oficiales militares: alcanzar la presidencia como el ascenso máximo en la carrera militar.13 Presionado por las autoridades chilenas y con la asistencia de su ministro de Guerra Juan Martín Echenique, Iglesias desencadenó una cruel represión política y militar contra los seguidores y partidarios de Cáceres. Muchos murie- ron o fueron deportados, especialmente a raíz de la represión del levantamien- to cacerista de Trujillo en octubre de 1884. Una década más tarde, alrededor de cuatrocientos vecinos de Trujillo firmaron una carta en la cual se oponían ve- hementemente al ascenso a rango de general de Echenique, uno de los aliados más antiguo y cercanos de Piérola. Los firmantes aún recordaban el saqueo, incendio, devastación y extorsiones causados por la expedición punitiva que 10. «El general Manuel G. de la Cotera a sus compatriotas». En El Comercio, 16 de junio de 1884. 11. Phelps a Frelinghuysen, Lima, 30 de agosto de 1884, n.° 129; 2 de septiembre de 1884, n.° 132; y 4 de marzo de 1885, n.° 213, Despatches 1826-1906, rolls 40 y 41, USNA. 12. Vallés a M. E., Lima, 9 de febrero de 1884, n.° 135, y Ojeda a M. E., 13 de febrero de 1885, n.° 25, leg. H-1677, AGMAE. 13. González Prada, Manuel. «Los partidos y la Unión Nacional». En su Páginas libres; Horas de lucha…, p. 202. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 247 Echenique dirigiera contra la ciudad norteña. Se le describió como un «hijo ímprobo del Perú», con una carrera militar notoriamente inepta e irregular ba- sada en favores políticos. Durante el ataque a Trujillo, Echenique incluso se apropió de objetos valiosos del hogar del entonces prefecto José María de la Puente como botín de guerra. En el país «no existía sanción moral» contra esas infracciones, afirmaban los vecinos trujillanos.14 En noviembre de 1884, un diplomático español lamentó los bárbaros actos cometidos por Iglesias contra sus propios paisanos.15 Temiendo la cre- ciente oposición en su retaguardia y la cada vez mayor presión del gobierno chileno, Iglesias también deportó y encarceló, en septiembre de 1885, a los diri- gentes civilistas José María Quimper y Manuel Candamo, y bajo apremio chile- no, hasta a Piérola y algunos de sus seguidores.16 Aún más, ciertos empresarios británicos se quejaron de que la «administración de justicia [...] ha pasado a ser indigna de dicho nombre», y que fuertes multas eran impuestas a las compañías extranjeras.17 El enviado estadounidense en Lima reportó el comportamiento arbitrario del gobierno de Iglesias para con los contratistas ferroviarios nor- teamericanos, quienes sufrían exacciones, requisas y la falta de compensación por el transporte prestado bajo amenazas de confiscación de sus propiedades ferrocarrileras. Iglesias había llegado al poder con poca riqueza, y su gobierno recababa pocas rentas y no tenía crédito alguno.18 En medio de estas penurias, el gobierno de Iglesias hizo varias concesiones importantes a empresas extranjeras mediante decretos ejecutivos firmados «en 14. «Hijos y vecinos de Trujillo» a Nicolás de Piérola, Trujillo, 27 de septiembre de 1897, en expediente «1895-1899. Correspondencia oficial y particular», Archivo Piérola, vol. 7, BNP. Entre los más de cuatrocientos firmantes estaban Agustín y Juan J. Ganoza, Ramón y Luis Barúa, Pedro Rivadeneyra y Pablo Uceda. 15. Ojeda a M. E., Lima, 18 de noviembre de 1884, n.° 183, leg. H-1677, AGMAE: «Da cuenta de la manifestación que ha tenido lugar con motivo del entierro del [jefe cacerista] Miró Quesada». 16. Ojeda a M. E., Lima, 6 de septiembre de 1885, n.° 136, «Muy Reservado», leg. H-1677, AGMAE; y Charles E. Buck a S. S., Lima, 5 de septiembre de 1885, n.° 28, y 12 de septiem- bre de 1885, n.° 30, Despatches 1826-1906, roll 42, USNA. 17. A. M. Saunder (Pacific Steam Navigation Co.) a Marquis of Salisbury, Liverpool, 28 de julio de 1885, FO 61/305, ff. 1-2v, NAUK, donde se citan quejas de George Sharpe, el adminis- trador de la compañía en el Callao. 18. S. L. Phelps a S. S. Frelinghuysen, Lima, 11 de febrero de 1884, n.° 58, Despatches 1826- 1906, roll 39, USNA. 248 Alfonso W. Quiroz la obscuridad de la noche» y violando la legislación existente. Los beneficiarios incluían a varios ciudadanos estadounidenses, entre los cuales se encontraban Edward Du Bois (accionista del ferrocarril de Trujillo) y su socio Michael P. Grace «de Nueva York», quienes arreglaban así sus «prolongadas y continuas di- ficultades» con las autoridades peruanas.19 En febrero de 1885, Grace Brothers & Co. obtuvo una concesión de importancia estratégica. La compañía poseía los derechos sobre la línea de ferrocarril Lima-Chicla (comprada por M. P. Grace a la familia de Meiggs y otros accionistas). Sobre esta base, Grace con- siguió del gobierno el derecho adicional para la prolongación de dicha línea a los centros mineros de La Oroya y Cerro de Pasco, así como a las obras de drenaje de este último. Esta concesión le proporcionó al consorcio Grace una influencia notable, que aprovechó para conseguir el máximo beneficio en las negociaciones complejas y plagadas de corruptelas que condujeron a la firma del llamado Contrato Grace. Grace había proporcionado pequeños préstamos y ayudas al necesitado gobierno de Iglesias con el fin de obtener ansiadas concesiones y otras retribu- ciones, tal como lo explicara el mismo M. P. Grace en referencia a sus negocia- ciones financieras con el gobierno: Nuestra autorización [...] para adelantar £5,000 al gobierno a cambio de los pode- res apropiados para forzar un arreglo con la Peruvian Guano Company [deudora del Estado] fue dada porque estamos convencidos que con tal poder eventual- mente forzaremos un acuerdo, que [...] nos [...] dará fondos para obligar al gobier- no a cancelar cualquier deuda con [Grace Brothers & Co., en especial la abultada por $66,023] del ferrocarril de Trujillo.20 Grace también explicó en la misma carta lo siguiente: [...] el adelanto de mil libras a Monocle [el nombre en clave de Piérola] que au- torizamos [...] lo hicimos en vista de los muchos servicios que hemos recibido hasta ahora de sus manos, y en general consideramos que no sería buena política 19. Phelps a Frelinghuysen, Lima, 13 de marzo de 1885, n.° 216, Despatches 1826-1906, roll 41, USNA. 20. M. P. Grace a E. Eyre, Nueva York, 27 de agosto de 1884, box 58, n.° 155, p. 292, WRGP. Véase, también, Ojeda a M. E., Lima, 28 de febrero de 1885, n.° 31: «Concesión a Grace Brothers», leg. H-1677, AGMAE; y Clayton, Lawrence A. W. R. Grace & Co.: The Formative Years, 1850-1930. Ottawa, Ill.: Jameson Books, 1985, pp. 143-144. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 249 rehusarle este monto, siendo él el líder de un partido político grande, y puede que vuelva en el futuro a ocupar el primer plano.21 Del mismo modo, la tramitación «torcida y viciosa» de un negociado «entre las sombras de la noche» condujo, en 1885, a un contrato firmado por Manuel Galup, ministro de Hacienda de Iglesias, que otorgó, a la Société Générale de París, la prórroga por cincuenta años de su costosa y criticada administración monopólica del muelle y dársena del Callao. (En 1869, pero implementado solo a partir de 1877, el privilegio exclusivo inicial de cargar y descargar naves comerciales había sido fijado en diez años.) A cambio, el gobierno obtuvo de la Société Générale un préstamo de medio millón de soles, garantizado con la renta aduanera. La compañía francesa cobraba altas tarifas de embarque y desembarque, injustamente reducidas únicamente para las compañías navieras de vapor chilena y británica.22 Estos acuerdos fueron cuestionados y vueltos a negociar tras la caída del poder de Iglesias, pero siguieron siendo piedras angulares defectuosas para la recuperación económica y financiera del Perú. Dado el turbio origen de estos contratos, no sorprende que Iglesias y su séquito se hayan beneficiado personalmente con dichos acuerdos oficiales. Asimismo, Michael P. Grace estableció amistades impropias con Iglesias, así como con Piérola y Cáceres, los dos otros contendores por el poder, a quienes Grace cortejaba al mismo tiempo. Apenas a año y medio de su forzado retiro de la escena política, Iglesias fue visto gozando agradablemente de la hospitalidad de Grace en París.23 Durante las negociaciones de paz, Iglesias había intentado sobornar a Cáceres prometiéndole una amnistía y un puesto diplomático en Europa si deponía las armas. El «Brujo de los Andes», que es como se conocía a Cáceres 21. Grace a Eyre, Nueva York, 27 de agosto de 1884, box. 58, n.° 155, p. 292, WRGP. «Monocle» (‘Monóculo’) se refería en clave a Piérola, según sus propios códigos de cifrado en «Relación de claves en archivo: clave telegráfica enero 1883», Archivo Piérola, vol. 6, BNP. 22. Casanave, E. J. El contrato Galup-Dársena en sus relaciones con los intereses fiscales. Lima: Tipografía Industrial, 1886, pp. 10 y 11-15. Véase, también, Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, pp. 53-54 y 162-163. 23. Carlos Gonzales Candamo a Manuel Candamo, París, 1 de junio de 1887: «En casa de [Grace] encontré al general Iglesias que no conocía y me sorprendió agradablemente pues yo creía encontrar en él un indio feroz en vez de un hombre de cara simpática y maneras afables» (Candamo, Manuel. El Perú desde la intimidad: epistolario de Manuel Candamo. Editado por José A. de la Puente Candamo y José de la Puente Brunke. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2008). 250 Alfonso W. Quiroz por sus hazañas militares contra los chilenos, rechazó indignadamente la oferta y rompió las negociaciones.24 A medida que el conflicto armado entre los dos generales se intensificaba, Cáceres logró burlar a los comandantes del ejército enviado contra sus fuerzas en la sierra central para tomar control de la capital, prácticamente indefensa; así obligó a Iglesias a renunciar en diciembre de 1885. Un consejo de ministros interino, que contaba con el respaldo de la comunidad empresarial y del cuerpo diplomático extranjero, reintrodujo la Constitución de 1860 y convocó a elecciones, que se celebraron en junio de 1886. En esta transición, el ministro español Emilio de Ojeda jugó un papel clave como me- diador y pasó a ser, también, un confidente con acceso privilegiado a Cáceres y a una información excepcional sobre los asuntos políticos internos. Piérola había regresado del exilio en enero, pero se abstuvo de presentar su candida- tura, rechazando públicamente la manipulación de reglas electorales mientras preparaba encubiertamente su siguiente insurrección.25 El consejo transitorio liderado por el civil Antonio Arenas logró garantizar un mínimo de orden, no obstante la multitud de soldados desmovilizados y los continuos abusos cometidos por las autoridades militares. Estas fueron descri- tas como «hombres que han estado acostumbrados durante largo tiempo a los procesos militares y a ignorar los métodos legales».26 Subsistían, sin embargo, los temores en torno de la influencia que ejercían sobre Cáceres las personas que exigían beneficios y recompensas a su lealtad. Se decía que Cáceres era «demasiado aquiescente con sus amigos».27 El general Cáceres ganó las eleccio- nes indirectas sin oposición alguna, respaldado por el Partido Constitucional, recién formado, y aliado con el Partido Civil, que se hallaba demasiado débil como para presentar su propio candidato. Una vez en el poder, Cáceres no se distinguió mucho de los caudillos militares anteriores. González Prada era de la opinión de que había dos 24. Cáceres, Andrés Avelino. Memorias del Mariscal Andrés A. Cáceres. Lima: Editorial Milla Batres, 1986, vol. 2, p. 157. 25. Ojeda a M. E., Lima, 22 de enero de 1886, n.° 11, y 6 de abril de 1886, n.° 36, leg. H-1677, AGMAE, con respecto de las maniobras políticas y sediciosas de Piérola. Véase, también, Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, p. 89. 26. Charles Buck a T. F. Bayard, Lima, 27 de febrero de 1886, n.° 81, Despatches 1826-1906, roll 42, USNA. 27. Buck a Bayard, Lima, 27 de febrero de 1886, n.° 81, y 24 de abril de 1886, n.° 95, Despatches 1826-1906, rolls 42 y 43, USNA. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 251 personificaciones de Cáceres: una de ellas era el héroe de la resistencia contra Chile y la otra emergió durante sus dos mandatos presidenciales (1886-1890 y 1894-1895). Según González Prada, el presidente Cáceres se dedicó a la «rapiña casera» y a la tiranía, violó derechos individuales y estuvo involucrado en dos escándalos de asesinato político, además de interferir con investigaciones judi- ciales y malversar fondos públicos. Así como Piérola representaba los intereses de Dreyfus, Cáceres representaba los de Grace.28 Otros observadores locales y extranjeros verificaron algunas de las afir- maciones hechas por González Prada. Inicialmente, la escasez de recursos fi- nancieros obligó al gobierno de Cáceres a forzar préstamos de la comunidad empresarial, mediante «todo subterfugio en su poder para obtener dinero de quien sea [...] en muchos casos injustamente».29 Una nota entregada a través de la intermediación de dos diplomáticos españoles revelaba el intento del gobier- no chileno de sobornar a Cáceres, ofreciéndole dinero para desbaratar acuer- dos financieros que venían siendo negociados en ese entonces en el extranjero y que Chile consideraba contrarios a sus intereses. Acertadamente, Cáceres percibió estos ofrecimientos como una trampa. Sin embargo, el diplomático británico que reveló esta información confidencial dudaba sinceramente de un rechazo rotundo a la oferta chilena, puesto que «la necesidad de dinero es tan urgente, y las “camarillas” tan codiciosas, que yo no estaría dispuesto a realizar ningún pronóstico definitivo».30 Para permanecer en el poder, Cáceres debía alimentar a una camarilla de ambiciosos asociados. ¿Quiénes conformaban esta camarilla? Fundamentalmente los miembros del séquito militar que ayudaron a Cáceres a capturar el poder, luego de las 28. «Piérola y Cáceres nos legan a dos insaciables tiburones de la riqueza nacional, a Dreyfus y Grace» (González Prada, Manuel. «El momento político». En Propaganda y ataque. En sus Obras…, vol. 2, 4.ª parte, p. 166). Véase, también, González Prada, Manuel. «Los partidos y la Unión Nacional». En Páginas libres; Horas de lucha…, pp. 204-205, y Sobre el militarismo (antología)…, pp. 84-85. 29. Octavus Stokes a Marquis of Salisbury, Lima, 28 de marzo de 1887, n.° 18, FO 61/369, ff. 162-164v, NAUK. 30. Charles Mansfield a Salisbury, Lima, 24 de octubre de 1887, n.° 65, Confidencial, FO 61/369, ff. 270-275v. La información en este despacho se obtuvo de «fuentes muy secretas y confiables», revelando la correspondencia secreta y confidencial entre dos diplomáticos españoles, Vallés (Santiago de Chile) y Ojeda (Lima). No se encontró ninguna copia de esta correspondencia en el AGMAE. Sin embargo, Mansfield ciertamente contaba con medios confiables con que espiar a Ojeda, como lo evidencian otros documentos corroborantes 252 Alfonso W. Quiroz legendarias campañas contra los chilenos e Iglesias. Entre los colaboradores más cercanos y fieles, a los que se recompensó con altos cargos en el gobierno o escaños en el parlamento, estuvieron Justiniano Borgoño, Remigio Morales Bermúdez, Hildebrando Fuentes, Luis Ibarra, Mariano Alcázar, Manuel Patiño Zamudio, Francisco Mendizábal, Daniel de los Heros, Teodomiro Gadea y Manuel E. Lecca. Varios de estos oficiales militares eran también integrantes de la junta directiva del nuevo Centro Militar del Perú, un influyente club social militar que, junto a varias publicaciones militares, recibió el auspicio del gobierno de Cáceres. Los civiles Pedro A. del Solar, Aurelio Denegri, Isaac Alzamora, Ántero Aspíllaga y Elías Mujica, los principales ministros nombrados desde 1886, también habían colaborado fundamentalmente como figuras políticas con rango militar en las campañas dirigidas por Cáceres.31 Solar, en particular, era el asesor político más fiel y cercano de Cáceres, pese a sus orígenes pierolistas. Durante los primeros años de la presidencia de Cáceres se produjo una seria ruptura entre el ejecutivo y el legislativo. En este último, los civilistas in- fluyentes lamentaban la selección de Solar como primer ministro debido a su vieja y estrecha vinculación con Piérola y su postura clerical. Más aún, el cuerpo legislativo carecía de disciplina interna o de competencia. La mayoría de sus jó- venes miembros debían su elección a los servicios pasados prestados a Cáceres. Los diputados caceristas, por su parte, resentían la influyente posición de Solar y sostenían que este se había unido a Cáceres en los últimos momentos de la lucha contra Iglesias. En octubre de 1886, Solar fue criticado en el Congreso y tuvo que renunciar, pero Cáceres posteriormente volvió a nombrarle primer ministro en otras dos coyunturas cruciales. En algún momento, Solar y Cáceres conside- raron cerrar el legislativo, pero un pacto con el expresidente García Calderón —en ese entonces jefe de una facción parlamentaria civilista dispuesta a colabo- rar con Cáceres— previno la crisis. Fisuras más profundas surgieron debido al favoritismo que el ejecutivo mostraba hacia ciertos empresarios en los contratos oficiales, así como al incumplimiento del reglamento del presupuesto público en cuestiones de gastos y nombramientos. Igualmente, se produjeron fricciones entre los ministros de Cáceres: José Araníbar, ministro de Hacienda y primer en archivos diplomáticos británicos y españoles. Siguiendo la política exterior oficial de España en ese entonces, tanto Vallés como Ojeda se oponían a la intervención de Estados Unidos en la región andina. 31. Cáceres, Andrés Avelino. Ob. cit., vol. 2, figuras 74-76; y Comisión Permanente de Historia del ejército del Perú. Cáceres: conductor nacional. Lima: Ministerio de Guerra, 1984, p. 135. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 253 ministro, renunció en noviembre de 1886, supuestamente porque el presidente lo presionaba para satisfacer las apremiantes demandas de su camarilla militar.32 Después de la desmovilización de las guerrillas de Cáceres y las tropas de Iglesias, el anticuado orden militar liderado por Cáceres desde el poder tenía tareas gigantescas que cumplir. Debía fortalecer, modernizar, profesionali- zar y armar a las fuerzas militares peruanas para prevenir derrotas en guerras externas e imponer respeto a Chile. El gobierno de Cáceres contribuyó mo- destamente a la reorganización del ejército con una restructuración básica del caótico sistema de rangos militares y la reapertura de la escuela militar, creada en 1872.33 Este reacomodo limitado benefició fundamentalmente a los fieles oficiales que participaron en las campañas caceristas.34 Cáceres mismo se había formado en la vieja tradición de los caudillos militares del estilo de Castilla y Prado. La falta de fondos limitaba el tamaño de las fuerzas armadas regulares a no más de 3.300 hombres, entre ellos 3 generales de división, 8 generales de brigada, 32 coroneles, 217 tenientes coroneles y otros oficiales menores, lo que sumaba un total inflado de 2.131 oficiales; y tres navíos de guerra pequeños (solamente uno de las cuales se compró durante el gobierno de Cáceres).35 Además, el salario militar era muy bajo y los militares tenían también funciones policiales que complicaban las cosas. Según un testigo británico, «en el Perú la policía [es …] tal vez la peor de entre las así llamadas comunidades civilizadas; la de Lima constituye una parte integral del ejército regular».36 Con esta escasez y recursos tan cortos, la reforma militar se hallaba en riesgo. El desvío sistemático de fondos públicos para el lucro privado se encontraba al fondo de la obstinada resistencia a la reforma y modernización militares. En 32. Ojeda a M. E., Lima, 23 de noviembre de 1886, n.° 127. Para observaciones políticas muy bien informadas, véase Ojeda a M. E., Lima, 7 de junio de 1886, n.° 58; 3 de septiembre de 1886, n.° 95; y 26 de octubre de 1886, n.° 114, leg. H-1677, AGMAE. Véanse, también, observaciones similares en Buck a Bayard, Lima, 8 de octubre de 1886, n.° 163, Despatches 1826-1906, roll 43, USNA. 33. Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú. Ob. cit., pp. 135 y 158-59: escala- fón general (1886), modernización de la Guardia Nacional (1888) y ordenanzas del ejército y reapertura de la escuela militar (1889). 34. Cáceres, Andrés Avelino. Ob. cit., vol. 2, p. 175. 35. Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú. Ob. cit., p. 161; Cárdenas Sánchez, Inés. Andrés A. Cáceres: biografía y campañas. Lima: Editora Lima, 1979, p. 72; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, pp. 187-188. 36. Mansfield a Salisbury, Lima, 16 de julio de 1889, n.° 47, FO 61/381, ff. 115-116, NAUK. 254 Alfonso W. Quiroz noviembre de 1887, Aurelio Denegri, el primer ministro de Cáceres, afirmó en un diario local que los fondos nacionales habían sido desviados ilegalmente por sus predecesores inmediatos en el gabinete; mencionó, en particular, al ministro de Guerra, quien se había rehusado a implementar las reformas necesarias en las fuerzas armadas para superar el desorden.37 Las extorsiones cometidas por los oficiales militares se justificaban como la recompensa duramente ganada por sus pasados actos patrióticos. Con Cáceres crecieron las oportunidades para que los oficiales obtuvieran un ingreso superior a su salario. En respuesta a González Prada y a críticos similares, Cáceres defendió su reputación aludiendo a su patriotismo y buenas intenciones para restaurar el crédito del país, atraer capitales y crear trabajo para el pobre.38 La popularidad de Cáceres como presidente comenzó a caer hacia abril de 1887 debido a varios factores, entre ellos la misteriosa desaparición del coronel Romero Flores, de quien se sospechaba había sido fusilado y enterrado en secreto por orden directa del presidente.39 Asimismo, el descontento se debía a la prolongada depresión económica, el desempleo y la extendida pobreza, todo lo cual se consideraba en peor estado que bajo el gobierno de Iglesias.40 Hacia enero de 1891, el prestigio de Cáceres se había derrumbado aún más, luego de cuatro años de gobierno «señalados por peculaciones [sic] y abusos sin cuento»; el más flagrante e injustificado entre ellos era la notoria riqueza privada de Cáceres, no obstante haber llegado a la presidencia sin más fortuna que su intachable nombre.41 Dos años y medio más tarde, el ministro británico afirmó que el tesoro peruano se encontraba inusualmente vacío debido al despilfarro, la malversación y el desfalco, y a que el «general Cáceres se encuentra del todo desacreditado por la revelación de su corrupción durante su presidencia y las inescrupulosas ilegalidades, etc., de su actual campaña [política]».42 Para completar la figura, representantes diplomáticos franceses posteriormente 37. Ojeda a M. E., Lima, 21 de noviembre de 1887, n.° 116, leg. H-1678, AGMAE: «Da cuenta de la irritación producida [...] especialmente entre los militares por las declaraciones hechas a un redactor de El Nacional por [Aurelio Denegri]». 38. Citado de una circular interna, en Cárdenas Sánchez, Inés. Ob. cit., p. 74. 39. Ojeda a M. E., Lima, 11 de abril de 1887, n.° 24, leg. H-1678, AGMAE. 40. Buck a Bayard, Lima, 21 de marzo de 1887, n.° 217, Despatches 1826-1906, roll 44, USNA. 41. Ojeda a M. E., Lima, 10 de enero de 1891, n.° 1, leg. H-1678, AGMAE. 42. Mansfield a Earl of Rosebery, Lima, 14 de agosto de 1893, n.° 29, FO 61/398, ff. 130-133, esp. 132, NAUK. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 255 Fig. 7. Presidente Nicolás de Piérola, admirador de Napoleon III, en 1897. Político controversial, otrora dictador y perenne conspirador, Piérola fue imputado hasta por sus más cercanos seguidores por deshonestidad y corrupción política. Colección fotográfica de Humberto Currarino, Callao. Fig. 8. Ministro de Hacienda Augusto B. Leguía, enredado en asuntos y medidas sospechosas, intenta vender su pesca al presidente José Pardo: «Los pulpos de Leguía». Por Chambon. Fray K Bezón, n.° 29, 1907, p. 4. Biblioteca Central, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima. 256 Alfonso W. Quiroz observaron que el gobierno de Cáceres estuvo tan signado por los expolios que lo citaban como un «[g]ouvernement de bandits».43 Ante la extrema escasez de rentas y sin crédito externo alguno del que abusar, ¿dónde encontraban los militares y los burócratas estatales sus espera- das recompensas? Pese a una frustrada reforma militar y estatal, los hombres de negocios y los financistas presionaban insistentemente para sentar las bases legales de la recuperación económica. Durante el primer gobierno de Cáceres, estas incluían el repudio del depreciado papel moneda (algo dañino para los trabajadores y personas con modestos ahorros en papel moneda que protesta- ron el retiro del billete fiscal), la implantación de una moneda bimetálica (oro y plata), el establecimiento y la reorganización de bancos comerciales y agencias de seguros, y, sobre todo, la creación del primer registro público de inmuebles (1888). Este último resolvió dificultades para establecer derechos de propiedad claros sobre bienes inmuebles urbanos, lo cual contribuyó al desarrollo del cré- dito hipotecario a partir de una innovadora ley de banca hipotecaria en 1889.44 Los capitalistas extranjeros y nativos, apoyados en sus redes políticas y pe- riodísticas, estaban dispuestos a auspiciar a la camarilla de Cáceres a cambio de la aprobación e implementación oficial de estas medidas económicas y finan- cieras, consideradas necesarias para la recuperación. Los intereses extranjeros también requerían de la disposición favorable de Cáceres y de su séquito en el ejecutivo y el legislativo para concertar contratos claves en obras públicas, ferrocarriles y el arreglo de la deuda externa. Las medidas previas tomadas por Piérola e Iglesias fueron declaradas nulas por el régimen cacerista en octubre de 1886, puesto que habían ignorado las normas constitucionales y la aproba- ción por parte del Congreso. Varios intereses extranjeros se vieron afectados por esta drástica modificación. El ministro de Estados Unidos, considerando que conflictos venideros tocarían a intereses estadounidenses, opinaba que se necesitaba una postura firme ante este desafío a los «derechos y principios 43. Eognes a M. A. E. Delcasse, Lima, 10 de abril de 1903, n.° 8; Merlou a M. A. E. Pichon, Lima, 28 de abril de 1908, n.° 51 (donde se cita la opinión del empresario M. Saint-Seine), Correspondance Politique et Commerciale, Nouvelle Série (en adelante, CPC-NS), Pérou, vol. 1, ff. 45-46v, y 70, respectivamente, AMAE. 44. Acevedo y Criado, Ismael. «La institución del Registro de la propiedad inmueble en el Perú, sus antecedentes legales y formas más urgentes». En Revista de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, 1959, pp. 95-182, esp. 96-97; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, p. 170. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 257 internacionales».45 Asimismo, tras un serio incidente diplomático con Francia, el contrato del muelle y dársena con la Société Générale fue renegociado para limitar la duración de su monopolio a apenas veinticinco años (en lugar de cincuenta), regular las tarifas cobradas y conseguir futuros préstamos.46 Sin em- bargo, el verdadero premio para los corruptibles funcionarios llegó con las prolongadas y complejas negociaciones del Contrato Grace. El Contrato Grace Michael P. Grace, el negociador y piedra angular del arreglo con los acreedores extranjeros del Perú conocido como el Contrato Grace, fue un verdadero y me- jorado discípulo del magnate Henry Meiggs. En la década de 1870, Grace había compartido fiestas suntuosas y lucrativos convenios de negocios en Lima con Meiggs.47 En sus relaciones oficiales con los diversos gobiernos peruanos de turno, Grace siguió una estrategia similar a la de Meiggs, pero más económica. Como explicara un viejo asociado y primo de Grace en una carta confidencial, «durante sus muchos años de residencia en Perú, [M. P. Grace] mantuvo nuestra casa en las relaciones más amistosas y estrechas con cada uno y todos los go- biernos que iban llegando». A manera de reprimenda a los inexpertos sucesores de Grace en el mando de la oficina de Lima, el veterano añadía: No proponemos que ustedes incurran en gastos irrazonables para lograr tales relaciones amistosas, e insistimos en este punto porque sabemos por experiencia que a menos que las insinuaciones se hagan con cautela, frecuentemente ustedes 45. Buck a Bayard, Lima, 28 de octubre de 1886, n.° 171, Despatches 1826-1906, roll 43, USNA. 46. El nuevo contrato fue firmado por el ministro de Hacienda Manuel Irigoyen por el Estado peruano y por F. Berthold en representación de la Société Générale. Posteriormente fue aprobado por el Congreso (Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, pp. 162-163). Véase, también, Ojeda a M. E., Lima, 11 de mayo de 1887, n.° 35, leg. H-1678, AGMAE; y Buck a Bayard, Lima, 12 de mayo de 1887, n.° 238, Despatches 1826-1906, roll 44, USNA. 47. En julio de 1872, Michael Grace y su esposa celebraron un baile en su residencia de Lima para cien invitados, Meiggs entre ellos, en el cual «pasaron un buen rato pero es demasiado trabajo y demasiado costoso como para repetirlo diariamente» (Clayton, Lawrence. Ob. cit., p. 67, donde se cita la correspondencia de Grace, WRGP). 258 Alfonso W. Quiroz recibirán demandas de acomodamiento financiero poco razonables, y vuestra habilidad consistirá en evadir tales pedidos sin causar ofensa alguna.48 Dicha estrategia obtuvo resultados sustanciales en la batalla cuesta arriba que Grace libró para conseguir la aprobación del contrato que lleva su nombre por parte del ejecutivo y legislativo. Las negociaciones del Contrato Grace pasa- ron por diversas etapas entre 1886 y 1890, y estuvieron a punto de fracasar por completo en diversos momentos. Lo que estaba en juego era la difícil cuestión de las deudas impagas de 1869, 1870 y 1872 por aproximadamente 32 millones de libras esterlinas, debidos en su mayor parte a inversionistas representados por el Comité de Tenedores de Bonos Extranjeros con sede en Londres. Bajo las condiciones de derrota y depresión económica, el Perú era incapaz de pagar semejante deuda. Además, los tenedores británicos se encontraban en malas relaciones con el gobierno peruano porque habían intentado negociar el pago de lo adeudado directamente con Chile. En esta coyuntura, Grace ofreció sus servicios al Comité aduciendo sus intereses ferroviarios y sus buenas relacio- nes con las autoridades peruanas.49 Un acuerdo financiero de tal envergadura prometía facilitar el ingreso de capital extranjero para, entre otros propósitos, explotar y mejorar el costoso sistema ferroviario que yacía mayormente como un enorme monumento a la corrupción de la preguerra. El funcionamiento de conexiones y líneas ferroviarias, así como su extensión a los principales centros mineros ayudarían a realizar el potencial económico medular del país. La habilidad de Grace en mediar y presentar el acuerdo como el vínculo entre una solución práctica a los problemas de la deuda y la muy deseada recu- peración económica del Perú contribuyó a ganarle respaldo local a su plan. En realidad, sin embargo, la estrategia empresarial de Grace en el Perú era escép- tica de las posibilidades que el país tenía para conseguir inversión de capital. Preocupado por sus grandes pérdidas en el Perú —unas del orden de 200.000 dólares debido a malas deudas, privadas y públicas, así como a las periódicas contracciones financieras internacionales a comienzos de la década de 1880—, Grace buscó obtener pagos en efectivo para promover negocios en otros luga- res, inclusive en Chile, donde abrió una nueva sucursal.50 Desde sus esfuerzos 48. Edward Eyre a Lima House, 27 de febrero de 1899, box 72, n.° 13, pp. 391-392, WRGP. 49. M. P. Grace a Sir Henry Tyler (parlamentario y Presidente del Comité de Tenedores de Bonos Peruanos), Nueva York, 18 de mayo de 1885, box 58, n.° 156, pp. 57-62, WRGP. 50. M. P. Grace a E. Eyre, Nueva York, 19 de julio de 1883, box 58, n.° 154, p. 87; y Grace a A. Leslie, 17 de abril de 1884, box 58, n.° 156, WRGP: «la condición del Perú es tal que no 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 259 iniciales por adquirir el control de contratos ferroviarios oficiales, Grace había reconocido en su correspondencia privada que su compromiso legal para cons- truir extensiones ferroviarias y obras de drenaje de minas era una mera pieza en el juego por lograr futuras ganancias especulativas.51 Sus negociaciones hacia la firma del Contrato Grace, usando derechos contractuales ferroviarios como su principal participación en el acuerdo, formaron parte de un gran plan especu- lativo que al final le recompensó magníficamente. Intereses nacionalistas y locales se opusieron tenazmente a la aprobación del contrato. Sostenían que el Perú pagaría un precio exorbitante por una deuda que había pasado a ser responsabilidad exclusiva de Chile, país que ahora con- trolaba los exterritorios peruanos con los depósitos de guano y salitre hipoteca- dos a los acreedores extranjeros. Advertían, además, que el control propuesto sobre el sistema ferroviario por parte de capitalistas extranjeros significaría la ruina del Perú, bajo un dominio similar al que sufriera la India en manos de la Compañía de las Indias Orientales británica. Algunos mineros y hacendados de la sierra central, influyentes en el Congreso, le abrieron juicios a Grace como parte de su oposición a los monopolios ferroviario y minero de extranjeros que se temía conducirían a pérdidas financieras y al despojo de valiosos recursos minerales nativos.52 Grace advirtió que los enemigos más importantes de su proyecto eran el senador Manuel Candamo y su facción civilista mayoritaria en ambas Cámaras del Congreso.53 Candamo y sus correligionarios representaban a la élite nacio- nal de empresarios, terratenientes y mineros que se oponían a la penetración económica y geopolítica estadounidense, en conformidad con el principio di- plomático español de «evitar a todo trance la mínima posibilidad de una inje- rencia de los Estados Unidos en estos países».54 Candamo criticó públicamente ofrece suficiente incentivo para las empresas de minerales o, de hecho para cualquier otra empresa en la cual haya que invertir capital». 51. Grace a Eyre, febrero de 1883, box 58, n.° 153, p. 274, WRGP: «No me halago de que alguna vez intentaré reunir los fondos necesarios para terminar el camino a Oroya, prose- guirlo hasta Cerro de Pasco, y cortar el túnel necesario bajo las minas de Cerro de Pasco». 52. E. Eyre a M. P. Grace, Lima, 12 de junio de 1886, box 59, n.° 159, pp. 114-117, WRGP. 53. Box 59, n.° 159, pp. 146-148, WRGP. 54. Ojeda a M. E., Lima, 20 de octubre de 1887, n.° 99. Véase, también, 2 de mayo de 1888, n.° 46, Reservado (informando sobre una conversación confidencial entre Ojeda y Manuel Candamo, acerca de serias fricciones con el representante de Estados Unidos, Charles Buck, 260 Alfonso W. Quiroz a Grace, describiéndole como un astuto especulador de las concesiones ferro- viarias, nocivas para el país y para el sector minero de Yauli.55 Otros congresis- tas liderados por José María Quimper se opusieron al contrato hasta el amargo final. Se realizaron comparaciones denigrantes con contratos anteriores, nego- ciados por Dreyfus y Meiggs. Grace fue acusado de estar motivado por un plan de negocios «grandioso» y «monstruoso», que con toda seguridad le arrojaría enormes ganancias. A pesar de todo, el negociador Grace persistió en su in- tento por convencer a la oposición, dentro y fuera del país, de los beneficios de su proyecto. Para persuadir a las principales figuras de la oposición llegó al uso de amistades como intermediarios,56 al igual que otros métodos menos escrupulosos. Con el respaldo de los civilistas de Candamo, Aurelio Denegri, el primer ministro cacerista, presionó enérgicamente para que se nacionalizara todo el sis- tema ferroviario movido, según el ministro estadounidense Charles Buck, por el «jingoísmo» y la sed de «expoliación».57 Esta ofensiva nacionalista fue inicial- mente afrontada con medidas a favor de una decidida intervención diplomática estadounidense, presionada por los intereses de W. R. Grace en Washington, que incluyeron planes para desplegar el poderío naval de Estados Unidos en defensa de los intereses estadounidenses en el Perú.58 Sin embargo, el ulte- rior plan «especial» de M. P. Grace, asociado más bien a intereses británicos, en torno a la decisión del gobierno peruano de despojar propiedades ferroviarias conce- didas a ciudadanos estadounidenses), leg. H-1678, AGMAE. Este informe fue interceptado secretamente por Charles E. Mansfield, el encargado de negocios británico en Lima, y una copia de su traducción (fechada erradamente el 1 de mayo, con el mismo n.° 46) fue pasada al diplomático norteamericano Charles Buck. Véase Mansfield a Marquis of Salisbury, Lima, 16 de julio de 1888, n.° 63, FO 61/375, ff. 289-290v, NAUK; y Buck a Bayard, Lima, 31 de julio de 1888, n.° 407, y 1 de agosto de 1888, n.° 408, Despatches 1826-1906, roll 47, USNA. 55. Perú, Cámara de Senadores. Diario de los debates, 1889. Lima: Imprenta de El Comercio, 1889, pp. 237-238. 56. Quimper, José María. Las propuestas de los tenedores de bonos por J. M. Q. Lima: Imprenta de La Época, 1886, pp. 4-5, 11, y 50-52; y Velarde, Manuel. El General Velarde ex-ministro de Gobierno y el contrato Grace. Lima: Imprenta de La Época, 1886, pp. 3 y 5: «el señor Grace se valió de un amigo mío, para que le permitiera seguir discutiendo con la creencia de que llegaría a convencerme de las ventajas que para mi patria tenía su proyecto». 57. Buck a Bayard, Lima, 22 de mayo de 1888, n.° 375; 20 de febrero de 1888, n.° 349; y tele- grama, Buck a Bayard, Lima, 24 de abril de 1888, Despatches 1826-1906, roll 46, USNA. 58. «El Sr. W. R. Grace conversó sobre toda esta situación con el presidente Cleveland, el secre- tario Bayard y otros miembros del gabinete, y estamos convencidos de que el gobierno no 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 261 obligó a efectuar un embarazoso retroceso a los diplomáticos estadouniden- ses. Como parte de sus esfuerzos por conseguir la aprobación del contrato en el Perú, M. P. Grace intentó impedir la caída del gabinete Denegri ante las presiones ejercidas por Estados Unidos. Una baja de este fiasco fue el mismo Buck, quien había implementado la dura política de su país hacia el gobierno peruano. Mencionando la influencia política que Grace tenía en Washington, Buck se quejó directamente al secretario de Estado, el demócrata Thomas F. Bayard: Buck culpó a Bayard por no haberle apoyado y por su inconsistencia sin principios, a la que describió como dañina para «la dignidad del gobierno de Estados Unidos». Lamentó también que la «influencia y acción oficial [de su gobierno] estuviesen sujetas a un juego tan irresponsable para la conveniencia o intereses de una aventura especulativa o empresa comercial, no siendo esta tampoco norteamericana». Señaló, además, que el proyecto del Contrato Grace era visto en Lima «con gran suspicacia, y [...] gran oposición, puesto que había [...] implicado mucha reflexión pestilente en lo que toca a las influencias que hacen accionar a los miembros del gobierno y el Congreso [peruanos]».59 Un feroz debate público fue librado por los partidarios y los oponentes del Contrato Grace. Convencidos por principios o por codicia mercenaria, algunos diarios y periodistas importantes o se oponían (La Época y El Amigo del Pueblo) o apoyaban (La Opinión Nacional y El Bien Público)60 el proyecto de Grace. En no- viembre de 1886, un primer informe favorable presentado por los comisiona- dos especiales Francisco García Calderón, Francisco Rosas y Aurelio Denegri constituyó un respaldo respetable a un acuerdo que prometía oportunidades de inversión extranjera.61 Sin embargo, Cáceres inicialmente se mostró renuente a suscribir el contrato, aunque posteriormente lo apoyó decididamente. En noviembre de 1888, la Cámara de diputados rechazó una versión final del Contrato Grace. En este punto bajo para las expectativas de éxito del contrato, un importante socio británico le escribió a W. R. Grace: permitirá que los intereses de sus ciudadanos sean convertidos en un juguete» (W. R. Grace & Co. a E. Eyre, Nueva York, 20 de febrero de 1888, box. 59, n.° 160, p. 24, WRGP). 59. Buck a Bayard, Lima, 27 de febrero de 1889, n.° 473, Despatches 1826-1906, roll 48, USNA. 60. Para un ejemplo de una pluma alquilada véase El señor J. M. Q. y el contrato Grace. Lima: Imprenta Bacigalupi, 1887. 61. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, pp. 112-116. 262 Alfonso W. Quiroz El asunto para usted es una operación puramente mercantil. Si hubiese procedido, bien, usted habría recuperado todo desembolso, habría obtenido una considerable ganancia o comisión, habría dominado todos los contratos de extensiones ferro- viarias y habría controlado el comercio y negocios del Perú.62 Sin embargo, hacia abril de 1889, la opinión se había desplazado a favor de Grace. ¿Qué había sucedido que permitió este cambio hacia la aprobación final del contrato? Grace había modificado su propuesta inicial, reduciendo la parte de la deuda que sería pagada con la enajenación temporal de los activos nacio- nales, sobre todo con las concesiones ferroviarias, y consintiendo periodos más cortos para tales arreglos monopólicos. Además, reclutó como «amigos» de su causa a agentes claves que ejercían influencia sobre otros, entre los cuales se encontraban Pedro del Solar, el cercano colaborador político de Cáceres y re- ceptor de préstamos personales otorgados por el gerente de Grace en Lima; el líder parlamentario Alejandro Arenas; y el ministro y fiscal José Araníbar.63 Los amigos de Grace se encontraban en las más altas esferas del poder ejecutivo y legislativo, así como en los mandos medios, en especial en el caso de las perso- nas encargadas de preparar informes «técnicos» para los ministerios del gobier- no como Simón Yrigoyen y Narciso Alayza, los parlamentarios Martín Álvarez Delgado (Cuzco) y Wenceslao Venegas (Callao), y los periodistas Rafael Galván y E. J. Casanave. Estas personas recibieron de Grace unos costosos relojes de oro encargados de Nueva York como recompensa por la «asistencia [que pres- taron] a nuestra causa», aunque uno de ellos también recibió una «cartita de atención», reprendiéndole por sus pretensiones más ambiciosas.64 La medida final que garantizó la aprobación del Contrato Grace en el Congreso fue el decreto ejecutivo del 8 de abril de 1889, firmado por el primer 62. G. A. Ollard a W. R. Grace, Londres, 19 de febrero de 1889, box 60, n.° 161, WRGP. 63. Box 59, n.° 159, pp. 117 y 146-148, WRGP. 64. E. Eyre a M. P. Grace, Lima, 10 de junio de 1890, box 81, «E. E. 1890», p. 25, WRGP: «RELOJES DE ORO. He ordenado un lote de relojes de N. Y. para entregárselos a los siguientes amigos que prestaron su asistencia a nuestra causa: A. Arigoni, Narciso Alayza, Santiago Pacheco, Antenor Rizo Patrón, tres hermanos Estremadoyro, José A. Medina, David Torres Aguirre [no obstante sus “elevadas pretensiones”], Rafael Galván, Brando Zúñiga, E. J. Casanave, Salomón Rodríguez, Pascual del Castillo, M. Álvarez Mercado, Martín Álvarez, Wenceslao Venegas, señores Venegas, Simón Yrigoyen». Con respecto a los múltiples informes de directores y jefes de sección de los ministerios de Hacienda, Gobierno, Justicia y Fomento, presentados a los fiscales José Araníbar y M. A. Fuentes en 1887, véase Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, pp. 115-116. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 263 ministro Solar y el presidente Cáceres. Allí se convocó a elecciones especiales para reemplazar a los diputados, liderados por Quimper, que se oponían tenaz- mente a la aprobación del contrato. Esta transgresión constitucional consolidó, dentro del Congreso, a las fuerzas favorables al Contrato Grace, un proceso en el cual intervinieron los sobornos o, en palabras del historiador Basadre, «corrió dinero».65 A pesar de los métodos inescrupulosos y nada éticos usados para aprobar el Contrato Grace, el convenio desempeñó un papel importante en la recupe- ración financiera y económica del Perú, al retirar grandes obstáculos al ingreso de inversiones extranjeras directas y de cartera. Era un acuerdo muchísimo mejor que el Contrato Dreyfus y su elaboración y discusión fueron al menos públicas. El Contrato Dreyfus arruinó las finanzas peruanas por décadas. En cierta medida, el Contrato Grace era el corolario lógico e inevitable del nego- ciado Dreyfus y la desastrosa guerra con Chile. A pesar de la derrota y pérdida de territorio, el Perú seguía siendo responsable de una parte sustancial de su vieja deuda. Por otro lado, la firma del Contrato Grace involucró la corrupción de funcionarios peruanos, lo cual, en última instancia se sumó al alto costo que el país tuvo que pagar para recuperar su calificación crediticia internacional. La firma tomó además demasiado tiempo para que los efectos positivos facilitados por el convenio se hicieran evidentes, puesto que la depresión económica y los malos manejos administrativos continuaron plagando al régimen cacerista hasta su fin.66 En 1890, poco después de la aprobación final del Contrato Grace en octubre de 1889 y de zanjarse las objeciones chilenas, se formó la Peruvian Corporation para reemplazar al Comité de Tenedores de Bonos Extranjeros. En representación de sus accionistas, la corporación obtuvo el derecho a admi- nistrar los principales ferrocarriles y efectuar otros servicios financieros, em- presariales y monopólicos en el Perú por 66 años. La deuda impaga del Perú se canceló a cambio de los derechos otorgados a sus antiguos acreedores me- diante el Contrato Grace. Por su parte, Grace transfirió sus derechos sobre los 65. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, p. 123. 66. John Hicks a Walter D. Gresham, Lima, 17 de abril de 1893, Despatches 1826-1906, roll 52, USNA: «Los negocios están deprimidos. El erario nacional está vacío. El dinero escasea y todos los peruanos miran hacia el futuro con sentimientos de seria preocupación [...]. La concepción sudamericana del autogobierno no es un gobierno del pueblo sino de los más fuertes». 264 Alfonso W. Quiroz ferrocarriles a la Peruvian Corporation a cambio de un tercio de las acciones de la línea a La Oroya de la nueva corporación. Asimismo, recibió honorarios por su mediación y una comisión del 3 por ciento sobre las nuevas acciones repartidas a los antiguos tenedores de bonos.67 Gracias a la corrupción de los funcionarios peruanos, Grace y sus intereses en el Perú recibieron, en parte, grandes ganancias, pero el resto de accionistas de la Peruvian Corporation ob- tuvo, en cambio, dividendos sumamente modestos o prácticamente nulos en el largo plazo. A pesar de haber aceptado formalmente la Constitución de 1860 y com- prometerse a dejar el poder, el presidente Cáceres aprovechó los vacíos legales, así como las imprecisiones de la legislación y la práctica electoral en beneficio de su sucesor designado, el coronel (posteriormente general) Remigio Morales Bermúdez.68 Su gobierno se consideró una administración «sin iniciativas y sin significación pero normal y tolerablemente honrada».69 Esta noción se mantu- vo, no obstante las acusaciones de malversación de fondos contra el ministro de Relaciones Exteriores Federico Elmore, de corrupción y abuso en las elec- ciones municipales, y de soborno a parlamentarios disidentes en una campaña denominada «propaganda del cohecho».70 El deceso inesperado de Morales Bermúdez, antes del final de su mandato presidencial y justo antes de las elecciones de 1894, impulsó a Cáceres a im- ponerse como presidente mediante flagrantes transgresiones constitucionales. Contó para esto con la ayuda del dócil presidente interino Justiniano Borgoño, quien había desplazado al primer vicepresidente Solar tras la muerte de Morales Bermúdez.71 Durante el breve gobierno de Borgoño, Horacio Ferreccio, su mi- nistro de Hacienda, fue acusado en la Cámara de diputados de hasta diez cargos 67. Miller, Rory. «The Making of the Grace Contract: British Bondholders and the Peruvian Government, 1885-1890». En Journal of Latin American Studies 8, 1976, pp. 73-100, esp. 90 y 99-100. 68. Hicks a Gresham, Lima, 17 de abril de 1893, n.° 488, Despatches 1826-1906, roll 52, USNA. 69. Ojeda a M. E., Lima, 15 de junio de 1891, n.° 39, leg. H-1678, AGMAE. 70. Ojeda a M. E., Lima, 25 de septiembre de 1891, n.° 66; 2 de marzo de 1893, n.° 17; y 16 de julio de 1893, n.° 42, leg. H-1678, AGMAE. 71. James H. McKenzie a S. S., Lima, 3 de abril de 1894, n.° 110, Despatches 1826-1906, roll 54, USNA. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 265 relacionados con corrupción, a los cuales respondió huyendo del país.72 Además, en diciembre de 1894 se denunció en el Congreso, el uso ilegal de bonos munici- pales para financiar la compra del vapor Coya y sus aparejos de artillería (por los cuales Grace Brothers & Co. cobró hasta 15.000 libras en efectivo), entre otros convenios para el suministro de armas.73 Grace continuó brindándole présta- mos a Cáceres para «sostener su gobierno».74 En particular, el recurso cacerista al fraude electoral contribuyó a minar aún más la maltrecha institución de las elecciones democráticas, un problema fundamental que continuaría afectando a la política peruana durante la mayor parte del siguiente siglo. La desatinada decisión de Cáceres de ocupar nuevamente la presidencia contribuyó a su caída. Sus errores políticos lo pusieron a merced de Nicolás de Piérola, su tenaz enemigo, a quien sus partidarios llamaban «el Califa». Junto a su socio Echenique, Piérola había venido organizando levantamientos incan- sablemente desde su exilio en Chile. El fracaso de sus alzamientos en 1889 provocó su encarcelación en abril de 1890 seguida por su audaz fuga seis meses más tarde. Sin embargo, en 1895, Cáceres sufrió una contundente derrota po- lítica a manos del popular exdictador, quien esta vez lideró una insurrección exitosa en Lima. Incluso después de su retiro forzado, Cáceres retuvo su influencia político- militar durante las siguientes dos décadas y media. En ese lapso, Cáceres obtuvo codiciados puestos diplomáticos en el extranjero de manos de los presidentes civiles Romaña, Pardo y Leguía. Se le resarcía de este modo para asegurar que no desestabilizase el orden constitucional-civil establecido luego de 1895. En el siglo XX, este tipo de sinecura política pasó a ser una tradición en el trato con altos oficiales militares, cargados de ambiciones políticas. El legado del Califa El papel histórico del caudillo civil Nicolás de Piérola y su movimiento político sigue siendo materia de debate entre los historiadores. Una postura es aquella 72. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 10, pp. 100-101. 73. W. R. Grace & Co. a M. P. Grace, Nueva York, 28 de julio de 1894, box 71, n.° 10, p. 425, WRGP; Alfred St. John a Earl of Kimberley, Lima, 17 de septiembre de 1894, F. O. 61/ 408, NAUK; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 10, p. 106. 74. Telegrama, M. P. Grace a W. R. Grace Co., 4 de diciembre de 1894, box 72, n.° 11, pp. 197- 198, WRGP. 266 Alfonso W. Quiroz sostenida por Jorge Basadre en su monumental Historia de la República del Perú, en la que se argumenta que el presidente Piérola (1895-1899) fue el auténtico héroe popular de la reconstrucción nacional de posguerra. Basadre consideró que Piérola rectificó sus errores del pasado y se reinventó a sí mismo para lidiar con un «Estado empírico», desorganizado e improvisado.75 Asimismo, algunos historiadores económicos han alabado las políticas financieras y económicas supuestamente favorables durante su mandato, junto a la depreciación de la tasa de cambio para el desarrollo de las exportaciones y la manufactura nacio- nal hacia finales de la década de 1890.76 Tal vez impresionado por las eviden- tes mejoras económicas y financieras, el entonces encargado de negocios de Estados Unidos en Lima concluyó que el gobierno de Piérola «parece ser efi- ciente, conservador y honesto, y se presenta viable a los intereses de negocios del pueblo peruano en general».77 Una perspectiva radicalmente opuesta surge de los argumentos y eviden- cias presentados por Manuel González Prada. El escritor distinguió a Piérola como uno de los peores líderes políticos de la historia, al no ser capaz ni estar dispuesto a cambiar sus procederes anteriores. Según la pluma apasionada de González Prada, Piérola fue uno de aquellos políticos nacidos para la ruina y vergüenza de su gente, pues con una mano dejaba manchas de sangre y, con la otra, rastros de lodo.78 González Prada siguió de cerca la carrera de Piérola. Casi contemporáneos, habían estudiado en el mismo colegio-seminario pero terminaron adoptando ideas diametralmente opuestas. El primero fue un librepensador, anticlerical y demócrata, mientras que el segundo, un conservador con inclinación clerical y dictatorial, que gustaba de su apodo teocrático de «el Califa» y admiraba a Napoleón III, de quien tomó su estilizada barba y bigotes.79 Por otro lado, el primero tuvo pocos partidarios, mientras que el segundo encabezó un 75. Basadre, Jorge. «Efigie de Piérola». En su Historia de la república…, vol. 10, pp. 128-143. 76. Thorp, Rosemary y Geoffrey Bertram. Peru 1890-1977: Growth and Policy in an Open Economy. Nueva York: Columbia University, 1978, cap. 3, esp. pp. 26-29. 77. Dudley a William R. Day, Lima, 22 de agosto de 1898, n.° 166, Despatches 1826-1906, roll 59, USNA. 78. González Prada, Manuel. «De bajo imperio» (1909). En Prosa menuda. En sus Obras…, vol. 2, 4.ª parte, p. 384. 79. Ulloa Sotomayor, Alberto. Don Nicolás de Piérola: una época en la historia del Perú. Lima: Minerva, 1981, pp. 360-361 y 389; y Sánchez, Luis Alberto. Ob. cit., pp. 20-22. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 267 movimiento de gran escala; el uno era sincero y honesto, que el otro, engañoso y de dudosa honestidad. Para González Prada, el exdictador era un bárbaro prehistórico en medio de la civilización moderna, representante de todo lo que se hallaba torcido y deficiente en la historia peruana.80 La presidencia «legal» de Piérola, un producto de incesantes conspiracio- nes y violencia insurreccional, estuvo, asimismo, plagada de ataques autoritarios contra la libertad de prensa, los derechos políticos y electorales, y la probidad de la Administración Pública.81 Gobernando desde el «núcleo purulento» del centro de negocios limeño, Piérola cultivó una nueva alianza estratégica con los civilistas, sus antiguos enemigos, les dio la espalda a sus seguidores más radica- les y atendió, más bien, a la élite económica y sus nuevos tratos con el gobierno. El segundo régimen de Piérola fue, pues, una «dictadura económica» que no respetó las normas fiscales ni las cuentas transparentes del sector público.82 La lógica de la recuperación de posguerra, basada en arreglos pragmá- ticos con reestructurados y nuevos intereses, nacionales y extranjeros, había transformado el papel del Estado como agente económico antes del segundo gobierno de Piérola. Ahora se contrataba con grupos del sector privado para que recaudaran las rentas del gobierno y se hicieran cargo de obras públicas y otros servicios. Existían, así, en teoría, menos oportunidades para que los jefes políticos manipularan el fisco y el endeudamiento extranjero. Piérola tuvo que cambiar sus vínculos con los intereses extranjeros que se beneficiaban utilizan- do la deuda pública peruana. Los nuevos arreglos económicos y financieros favorecían ahora a unos cuantos intereses oligopólicos, fundados principal- mente en la inversión directa y las líneas de crédito de la banca local. En estas circunstancias, la vieja estrategia pierolista para financiar intentonas violentas para tomar el poder iba siendo menos efectiva. El turbio financiamiento de las campañas políticas de Piérola, en la dé- cada de 1880 y comienzos de la de 1890, se apoyó en seguidores y especu- ladores interesados que esperaban recibir recompensas una vez que el Califa volviera al poder. Este hecho queda claramente ejemplificado en el «préstamo» 80. González Prada, Manuel. «Piérola» (1898-1899). En Figuras y figurones. En sus Obras…, vol. 1, 2.ª parte, pp. 338, 341-342, 346, 362-363 y 373. 81. González Prada, Manuel. «Cuidado con la bolsa» (1899) y «Las autoridades y la Unión Nacional» (1899). En Propaganda y ataque. En sus Obras…, vol. 2, 4.ª parte, pp. 115-116 y 121-124. 82. González Prada, Manuel. «La retirada de Billinghurst» (1899) y «El momento político» (1903). En Propaganda y ataque. En sus Obras…, vol. 2, 4.ª parte, pp. 106-107 y 167. 268 Alfonso W. Quiroz que Grace le hiciera en 1884, ya descrito, y su pertinaz y escandaloso vínculo con Dreyfus. Los críticos de Piérola, en particular González Prada y Clorinda Matto de Turner,83 denunciaron dichas conexiones privadas y este modo de financiamiento irregular, que llevaba al abuso del interés público. Durante su exilio en el periodo 1882-1883, el Califa fue mantenido en París por Dreyfus en «condición humillante». En esos años de vacas flacas, los servi- cios prestados por Piérola a Dreyfus incluyeron atestiguar a favor del financista francés en sus demandas financieras contra el Perú y sus acreedores en juicios internacionales. Las medidas dictatoriales tomadas por Piérola en 1880 habían reconocido sesgadamente todas las demandas de Dreyfus contra el Perú84 y ser- vían de base para las batallas judiciales entabladas en tribunales europeos. Para estas, Dreyfus también contaba con el respaldo político de su exabogado Jules Grévy, entonces presidente de la república de Francia (1879-1887). Sin embar- go, tanto Dreyfus como Grévy sufrieron, en diciembre de 1887, un serio revés: el presidente francés se vio obligado a renunciar debido a un escándalo que to- caba directamente a Daniel Wilson, yerno y protegido político de Grévy, quien, entre otras acusaciones formuladas por la prensa y la opinión pública francesas, se vio implicado en la venta ilegal de condecoraciones militares en combinación con conocidos generales franceses y un exministro de Guerra.85 La prensa peruana rápidamente asoció el escándalo Wilson-Grévy con la «presión» oficial ejercida en los tribunales franceses a favor de los reclamos de Dreyfus que Piérola respaldaba. En reacción a estas revelaciones, Piérola orde- nó a Manuel Pablo Olaechea, abogado y defensor legal de Dreyfus en Lima, a que abriera juicio por difamación contra el editor de El Nacional. Esta medida fue criticada como parte de los intentos previos y subsiguientes de Piérola por silenciar a la prensa local.86 La Corte Superior dictaminó que la demanda de Piérola no daba a lugar. 83. Matto de Turner, Clorinda. «En el Perú: narraciones históricas». En su Boreales, miniaturas y porcelanas. Buenos Aires: Imprenta de Juan A. Alsina, 1902, pp. 11-64. 84. «Día llegará en que el país sepa si esos laudos [de 1880], que son hoy una amenaza formi- dable suspendida sobre el porvenir financiero del Perú, fueron redactados por Ud. o por el abogado de Mr. Ford [el administrador de Dreyfus en Lima]» (Guillermo Billinghurst a Nicolás de Piérola, Tacna, 17 de abril de 1899, Archivo Piérola, vol. 3, BNP). 85. Garrigues, Jean. Les scandales de la République de Panama à Elf. París: Éditions Robert Laffont, 2004, pp. 17-25. 86. Piérola a Olaechea, Milagro, 28 de noviembre de 1887, en «Expediente [...] sobre denun- cia de un libelo en el periódico “El Nacional”», Archivo Piérola, vol. 3, BNP. El 10 de 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 269 Unos meses antes de morir, Dreyfus le escribió una carta dramática a Piérola poco después de que este hubiese recuperado la presidencia. Recordando los veinticinco años de su mutua amistad, Dreyfus declaró que, en alma y corazón, él había sido para Piérola «todo lo que un ser en este mundo puede ser para otro». Invocando el bienestar de su segunda esposa e hijas, le confió a Piérola la tarea de dar solución final a los reclamos de acreencias que el francés mantenía contra el Perú. En la misma misiva Dreyfus clamaba que gran parte de su capi- tal y muchos años de trabajo estaban ligados a las demandas pendientes, cuya indefinición era también causa de sus problemas financieros en los últimos diez años. Encargó también a Piérola y al abogado Olaechea que guardaran su memoria y nombre «pisoteado» en el Perú, y que se aseguraran que dos o tres de los mayores diarios, así como alguien que se encargara de los detalles, restau- raran su nombre para la posteridad.87 En una carta anterior aún más imperativa, Dreyfus le había comisionado a Piérola, ahora al mando del gobierno peruano, que se realizara un acuerdo irreversible con el gobierno francés para garantizar el pago de los reclamos de Dreyfus e impedir que futuros gobiernos peruanos alteraran tal convenio.88 Estas fueron las últimas cartas entre Dreyfus y Piérola que demuestran la larga y retorcida relación entre el financista y el político. Asimismo, la correspondencia privada de Piérola revela varias otras fuentes de financiamiento para sus aventuras y conspiraciones políticas. Muchas de estas deudas, en las que incurrió con sus seguidores políticos y otras personas jamás fueron pagadas o reconocidas. En algunos casos, la única prueba del adeudo era la enojada insistencia del acreedor. En 1897, Augusto Barrenechea sostuvo haber esperado lo suficiente sin haber oído una sola palabra de Piérola concerniente al pago de dinero sin intereses, entregado en muchas ocasiones a este, a su hijo Isaías diciembre de 1887 comenzó, en Lima, el juicio contra el editor Pedro Lira, supuestamente responsable por el contenido de la columna «Crónica Exterior, Francia, Correspondencia para El Nacional», firmada por «Grotius», El Nacional, vol. 22, n.° 6017, 25 de noviem- bre de 1887. Otro juicio por difamación fue entablado por los hijos de Piérola, Isaías y Amadeo, contra del editor de La Funda en diciembre de 1897, que resultó en el encarcela- miento de un periodista. 87. Auguste Dreyfus a Nicolás de Piérola, París, 27 de diciembre de 1895, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. Los reclamos de Dreyfus fueron reconocidos por sesenta millones de soles según fallo judicial de 1901 en Berna a favor de los herederos y socios de Dreyfus. 88. Dreyfus a Piérola, París, 3 de mayo de 1895; y L[uisa González Orbegoso] de Dreyfus a Piérola, Pontchartrain, Seine & Oise, 18 de julio de 1895, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. 270 Alfonso W. Quiroz y a una persona no mencionada por razones de delicadeza.89 En 1903, Piérola re- conoció una deuda por 12.400 soles a los herederos de José Araníbar, funcionario clave que en el periodo 1880-1881 le había suministrado fondos a Jesús Iturbide de Piérola, la esposa del Califa, para cubrir gastos urgentes debidos a la lucha polí- tica.90 Del mismo modo, en 1901 y 1902, Piérola se vio presionado para arreglar el pago de viejas deudas debidas a los hermanos del difunto José Francisco Canevaro (quien había sido, al igual que Grace, un importante proveedor de armas para su dictadura en 1880), así como a la viuda de Andrés Malatesta.91 Las acusaciones más reveladoras contra Piérola sobre responsabilidades personales y públicas entremezcladas, así como abusos financieros, provienen de la correspondencia que mantuvo con Guillermo Billinghurst, su excolabora- dor y vicepresidente. Indignado por la traición política de Piérola, el acaudalado de Billinghurst escribió cartas recriminatorias que fueron leídas y citadas por González Prada.92 En las cartas originales, Billinghurst revelaba haber ayudado a cubrir los gastos de la insurrección de Piérola en el periodo 1894-1895 con hasta 8.700 libras esterlinas (monto que incluyó el pago de 2.000 libras a Pedro A. del Solar, para entonces reincidente colaborador de Piérola). También reve- ló que el industrial salitrero español Francisco A. Oliván hizo contribuciones que incluyeron 2.000 dólares entregados a Juan Martín Echenique, el veterano asociado político de Piérola, para la compra de una goleta. Citando una carta de Piérola en la que le pedía a Oliván un nuevo préstamo con la promesa de resarcirle luego a cuenta de gravámenes, Billinghurst le increpaba a Piérola a que presentara las cuentas claras de cómo se habían usado dichas sumas y si los gastos violaban las leyes civiles e incluso criminales.93 89. Barrenechea a Piérola, Lima, 3 de junio de 1897, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. 90. «Reconocimiento de deuda», Lima, 3 de noviembre de 1903, Archivo Piérola, vol. 1, BNP. 91. R[afael] Canevaro a Piérola, Lima, 3 de agosto de 1901: «créditos» personales que totaliza- ban 2.300 libras proporcionados a Piérola. Los hermanos Canevaro también reclamaban al gobierno el saldo impago de 43.140 libras por armas vendidas en 1880, una deuda que fue liquidada solamente en 1912. Al respecto véase Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, pp. 152-153; y «Declaración de Nicolás de Piérola», Lima, 21 de octubre de 1902, sobre deuda original de 2.500 soles debidos a Malatesta, que data de 1887, Archivo Piérola, vol. 5, BNP. 92. González Prada, Manuel. «Figuras y figurones». En sus Obras…, vol. 1, 2.ª parte, p. 355, y «La retirada de Billinghurst». En su Propaganda y ataque. En sus Obras…, vol. 2, 2.ª parte, p. 108. 93. Billinghurst a Piérola, Tacna, 1 de abril de 1899, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 271 Piérola replicó a las imputaciones de su desencantado correligionario con cautela, atribuyendo las críticas de Billinghurst a un exabrupto apasionado. Prometía, además, que el Estado pagaría las deudas en que se había incurrido durante sus actividades insurreccionales privadas según anunciaría pronto en un mensaje especial al Congreso.94 Billinghurst aprovechó la oportunidad para responder con una mordaz carta de catorce páginas, en la que desenmascaraba esas promesas de pago obviamente insinceras e insólitas. Billinghurst añadió que, en el periodo 1894-1895, Echenique y Madame Garreaud, la amante de Piérola, habían colocado un total de 6.000 libras en emisiones clandestinas e irregulares de bonos en Valparaíso y Lima para financiar su insurrección con- tra Cáceres. Piérola ordenó pagar dicha suma una vez en el poder sin contar con autorización del legislativo. Este hecho formaba parte de una andanada de acusaciones en torno a la deshonestidad e hipocresía que abarcaba toda la carrera política del viejo caudillo e incluía su segundo mandato presidencial, al que Billinghurst describió como plagado por unos cuantos «logreros» que disponían de los fondos fiscales como si fueran propios.95 Durante su segundo gobierno (1895-1899), Piérola llevó a cabo una serie de aparentes reformas con la intención política de retener el poder. Atendiendo a los intereses financieros y económicos que respaldaban su gobierno, Piérola y un Congreso colaborador introdujeron diversas medidas. Una de ellas fue el es- tablecimiento de una agencia de recaudación privada, la Sociedad Recaudadora de Impuestos, que retenía comisiones hasta por el 25 por ciento del total de los impuestos recaudados, luego de deducir el 15 por ciento por costos operativos, así como realizaba adelantos en efectivo al gobierno. Esta práctica, juntamente con el aborrecido estanco de la sal y los contratos para la construcción de una carretera a la selva central (la vía del Pichis), fueron criticados por González Prada como medios de corrupción y «gatuperios» concertados con aliados ci- vilistas.96 El ilustre radical también atacó la nueva legislación para la reforma de la moneda nacional, el sistema bancario y la industria de seguros. Las nuevas y sólidas conexiones con la élite financiera en rápido crecimiento le dieron a 94. Piérola a Billinghurst, borrador, Lima, 7 de abril de 1899, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. 95. Billinghurst a Piérola, Tacna, 17 de abril de 1899, pp. 12-14, y 8, Archivo Piérola, vol. 3, BNP: «En el fondo [...] hay algo más que una farsa; y el tiempo se encargará de descubrirlo. No soy yo el llamado a arrojar lodo sobre su rostro». 96. González Prada, Manuel. «El momento político». En su Propaganda y ataque. En Obras…, vol. 2, 4.ª parte, p. 167. 272 Alfonso W. Quiroz Piérola tanto ventajas políticas como una participación personal en tratos es- peculativos de bienes raíces y acciones. Ello le brindó un ingreso considerable, incluso después de dejar el mando. José Payán, un emigrado cubano y una figu- ra central en las esferas financieras peruanas, fue un cercano amigo y asesor de Piérola en cuestiones financieras.97 Durante su presidencia, Piérola también estableció una misión militar francesa para implementar la profesionalización del ejército peruano. Esta me- dida implicó principalmente la reducción del ejército a la mitad de su tamaño y la erradicación del personal cacerista. La resistencia y las conspiraciones mi- litares contra el gobierno de Piérola se vieron así sustancialmente reducidas. Sin embargo, estas fuerzas militares más obedientes e institucionalizadas re- sultaron ser fatídicas para las futuras aventuras insurreccionales pierolistas. De igual modo, la tan publicada reforma electoral para prevenir los abusos que a menudo se producían en la elección fraudulenta del candidato oficialista no aseguró la elección subsiguiente de Piérola, luego de que sus aliados civilistas capturaron la nueva maquinaria electoral. A pesar de estos cambios, en 1897 Piérola intentó lanzar una nueva «orgía» de fabulosos préstamos externos para la construcción de carreteras y ferroca- rriles, esta vez hacia la selva. Evidentemente, estas estrategias eran muy simila- res a las que habían favorecido a los especuladores de la pasada era del guano. Se crearon puestos y cargos en el gobierno para los amigos, se pagaron enor- mes comisiones oficiales, se compraron periódicos para volverlos serviles o se les cerraba si sus periodistas permanecían críticos, se ignoraron acusaciones de fraude en el sector público, no se guardaron los requisitos fiscales y conta- bles y se malinterpretaron las leyes o no se las aplicó como era debido.98 Todo esto se hizo muy obvio cuando Billinghurst vio frustradas sus esperanzas de que Piérola respaldara incondicionalmente su candidatura presidencial y que el Partido Demócrata permaneciera en el poder. La recalcitrante postura anticivilista de Billinghurst contradecía la nueva y oportunista amistad de Piérola con Candamo y su partido. Actuando como ple- nipotenciario en las negociaciones con Chile sobre Tacna y Arica, Billinghurst 97. Irving B. Dudley a John Sherman, Lima, 2 de mayo de 1898, n.° 119, Despatches 1826- 1906, roll 58, USNA. 98. Billinghurst a Piérola, Tacna, 17 de abril de 1899, p. 7, Archivo Piérola, vol. 3, BNP, refirién- dose al descaminado contrato con Joseph-Herz, dañino para la posición crediticia del país. Véase, también, González Prada, Manuel. Figuras y figurones. En Obras…, vol. 1, 2.ª parte, p. 364. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 273 se rehusó a subordinar su política a la del ministro de Relaciones Exteriores y primer ministro, el civilista Enrique de la Riva-Agüero. Las intrigas políticas subsiguientes contribuyeron a que Piérola abandonara a Billinghurst y pasara a apoyar a Eduardo López de Romaña, el candidato presidencial de compromiso, un político proclerical, paisano arequipeño y exministro.99 En airada respuesta, Billinghurst atacó la inflada vanidad de Piérola y su duplicidad política como la fuente de sus descaminados defectos políticos: «la hipocrecía [sic] política es mil veces más funesta que la hipocrecía [sic] religiosa, y Ud. Sor. D. Nicolás, posee la primera en grado que nadie que no lo conozca íntimamente podría imaginarse».100 Piérola había usado a Billinghurst mientras lo necesitó, prometiéndole que le sucedería como presidente para luego in- cumplir. Sus partidarios demócratas solo sirvieron de peldaño para que Piérola llegara al poder. Se trató de una larga lucha, que fue causa de «tanto derrama- miento de sangre, de la pérdida de tantos millones y del estancamiento del pro- greso material del Perú».101 Sin embargo, y tal como González Prada anotara, Billinghurst tenía responsabilidad directa en esta tradición de violencia política que tanto le costó al pueblo y a las instituciones del país. La división de los demócratas socavó una cierta ventaja política que se les atribuía en consideración de la «corrupción y la naturaleza dictatorial del par- tido militarista [cacerista] de un lado, y la supuesta composición aristocrática del Partido Civil, del otro».102 La elección de López de Romaña permitió a los civilistas desplazar políticamente al partido y a la influencia pierolistas. Para 1902, los escollos electorales frustraron consistentemente las ambiciones pre- sidenciales de los demócratas.103 Piérola y su círculo más íntimo continuaron resistiendo y criticando a los que llegaban al poder a partir de 1899, mas no lograron conseguir otro man- dato presidencial. Su partido decayó marcadamente, pero sin dejar de ocasio- nar serios daños a la estabilidad institucional y la recuperación del país. Una política de abstención en sucesivas elecciones e interminables conspiraciones 99. Dudley a Sherman, Lima, 4 de mayo de 1898, n.° 126, Despatches 1826-1906, roll 58, USNA. 100. Billinghurst a Piérola, Tacna, 17 de abril de 1899, p. 4, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. 101. Billinghurst a Piérola, Tacna, 17 de abril de 1899, p. 7, Archivo Piérola, vol. 3, BNP. 102. Dudley a John Hay, Lima, marzo de 1899, n.° 223, Despatches 1826-1906, roll 59, USNA. 103. Dudley a Hay, Lima, 16 de septiembre de 1902, n.° 656, y 26 de septiembre de 1902, n.° 660, Despatches 1826-1906, roll 62, USNA. 274 Alfonso W. Quiroz insurreccionales agravaron el creciente aislamiento del anciano caudillo. Sin embargo, entre 1900 y 1908, Piérola fue gerente nominal o miembro de la junta de directores de varias compañías, y eso le permitió enriquecerse con el res- paldo de algunos de los más conocidos financistas de Lima. Este hecho parece haber representado un premio consuelo para contenerlo a que llevara a cabo dañinas intervenciones políticas e insurrecciones. La compañía constructora y de ahorros La Colmena, fundada en 1900, proyectó abrir una nueva calle principal en el centro de Lima, construir edi- ficios de lujo financiados con el ahorro local y vender las nuevas propiedades al público. Piérola fue el presidente de la firma y varios de los empresarios y financistas más prominentes formaron parte de su junta de directores con el designio de obtener altas ganancias. La municipalidad de Lima brindó a La Colmena los permisos necesarios para una construcción que transformaría sustancialmente una sección importante de la ciudad.104 Asimismo, la Azufrera Sechura era una sociedad anónima que buscaba captar capital a gran escala para desarrollar y comercializar productos de azufre. Sin embargo, ambas empresas habían quebrado hacia 1909, debido a excesos especulativos en una coyuntu- ra de recesión. Un juez incluso ordenó infructuosamente la detención de los responsables, incluido el mismo Piérola, por una quiebra irregular que afec- tó a muchos ahorristas e inversionistas locales.105 Las sinecuras económicas proporcionadas por la élite a Piérola habían llegado a su fin. En consecuencia, una nueva oleada de ardor insurrecto agitó a Piérola y a sus seguidores. El 28 de abril de 1908, Raoul de Saint-Seine, el gerente francés de la importante Empresa Muelle y Dársena y representante de la Société Générale visitó a Pierre Merlou, el encargado de negocios de Francia en Lima, portando una revelación sensacional. El día anterior el expresidente Piérola se había reunido con Saint-Seine, y luego de explicarle la situación política como una de creciente descontento contra los esfuerzos civilistas por elegir a su candidato presidencial, le pidió sin rodeos 5.000 liras para financiar una revolución programada a estallar antes de las próximas elecciones. El plan consistía en que los demócratas de Piérola controlaran Lima, aprovechando al mismo tiempo los alzamientos que como distracción estallarían en provincias al mando del aliado liberal radical Augusto 104. «Documentos referentes a “La Colmena” Sociedad Anónima de Construcciones y Ahorros», Archivo Piérola, vol. 8, BNP. 105. González Prada, Manuel. «La Azufrera Sechura» (1909). En Prosa menuda. En Obras…, vol. 2, 2.ª parte, pp. 375-378. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 275 Durand. Al enterarse de ello, Merlou telegrafió y escribió de inmediato una carta detallada a sus superiores en París, en la que les informaba de la situación y ofrecía sus ideas en torno a esta cuestión y el curso que proponía sugerir al perplejo Saint- Seine.106 A pesar de considerar a Piérola un gran y recto líder popular, además de un «ami sincère de France», Merlou intentó disuadir vigorosamente a Saint-Seine de proporcionar el donativo solicitado por Piérola. 107 Según Merlou, las cosas habían cambiado y las condiciones ya no eran favorables para las insurrecciones pierolistas. Las grandes corporaciones ex- tranjeras como la Cerro de Pasco Mining Company, Peruvian Corporation, Grace, Duncan Fox, Graham Rowe, Lockett y otras se opondrían fuertemente a una insurrección que perturbaría la posición crediticia internacional peruana tan penosamente reconstruida. José Pardo, el líder civilista, y el candidato de su partido, Augusto B. Leguía, jefe del gabinete y ministro de Hacienda, habían ampliado las oportunidades para la inversión del capital extranjero. Además, los oficiales militares ahora tenían mejores salarios y pensiones, razón por la cual no serían fácilmente convencidos para que tomaran parte en un levantamiento. Además, Piérola ya no gozaba del respaldo de patrocinadores acaudalados: Merlou había sido informado por fuentes confiables que su grupo había inten- tado reunir 10.000 libras mediante una emisión de bonos que había fracasado. Según Merlou, dado que algunos calculaban que al menos 400.000 libras eran necesarias para organizar una revolución, el fracaso en reunir solo 10.000 era una prueba concluyente del apoyo decreciente a los pierolistas. Saint-Seine eventualmente estuvo de acuerdo con Merlou pero, considerando que el Perú era un lugar donde «las cosas más inverosímiles a veces se vuelven realidad», continuó preguntándole a Merlou si no sería prudente pagar una suerte de prima de seguro, ofreciéndole a Piérola un «adelanto» por acciones de La Colmena y la Azufrera Sechura, mayoritariamente propiedad de los amigos del Califa.108 Merlou replicó que las acciones de esta última compañía no va- lían nada y que las de La Colmena estaban muy depreciadas. No solamente sería difícil mantener semejante arreglo en secreto ante la mirada de tantos 106. Telegrama de Merlou, Lima, 28 de abril de 1908: «M. Piérola a demandé a M. St. Seine 5,000 livres sterling pour faire révolution. J’ai énergiquement conseillé refus»; y Merlou a M. A. E., Lima, 28 de abril de 1908, n.° 51, CPC-NS, Pérou, vol. 1, ff. 67-73, AMAE. 107. Merlou a M. A. E., 28 de abril de 1908, n.° 51; y Merlou a M. A. E. Pichon, Lima, 1 de febrero de 1908, n.° 10, CPC-NS, Pérou, vol. 1, ff. 72 y 61, AMAE. 108. Merlou a M. A. E., Lima, 28 de abril de 1908, n.° 51, CPC-NS, Pérou, vol. 1, f. 72v, AMAE. 276 Alfonso W. Quiroz accionistas, sino que, además, sería casi imposible ocultar al público que se- mejante préstamo sobre las acciones de dichas compañías no era más que un subsidio directo para la insurrección. Por último, se le comunicó a Saint-Seine que la legación francesa no podría defenderle de forma adecuada contra cual- quier represalia y peligro a los cuales quedaría sujeto si financiaba de cualquier manera la revolución de Piérola.109 La insurrección de Durand estalló el 1 de mayo de 1908, en Huánuco y en otras provincias, no así la acción concertada de Piérola en Lima. La represión fue eficaz; Durand fue arrestado, aunque pronto logró escapar para seguir ar- mando conspiraciones.110 Merlou había estado en lo cierto: hasta Grace & Co. se había vuelto más cautelosa al tratar con Piérola desde finales de la década de 1890, debido en parte a los acuerdos financieros incumplidos con la Peruvian Corporation y a otros conflictos que Piérola tuvo con intereses extranjeros du- rante su mandato.111 En el temprano siglo XX, el país había sido parcialmente modernizado e institucionalizado. En consecuencia, el patrón violento y venal del pierolismo se había debilitado.112 Para remozar los medios obscuros con que conseguir y conservar el poder, es decir, para reinventar las estrategias corruptas del Califa, era necesario que apareciera un nuevo tipo de líder. El único político que mostraba semejante perfil era Augusto B. Leguía, en varios sentidos un discípulo aventajado de Piérola. Leguía y los civilistas Los herederos de la organización política fundada por Manuel Pardo en la década de 1860 fueron capaces de derrotar a Piérola a largo plazo. A comienzos 109. Ibíd., f. 73. 110. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 11, pp. 166-168. 111. M. P. Grace a L. H. Sherman, 9 de noviembre de 1898, box 69, n.° 31, p. 477, WRGP: «Puede que yo no haya escrito una sola carta al presidente Piérola que no haya sido recha- zada por [el Dr. Emilio del] Solar [el asesor legal de los Grace en Lima] y Eyre [...]. Creo que podríamos habernos aproximado a Piérola hace años y habernos hecho sus amigos pero el Sr. John Eyre y el Dr. Solar siempre se opusieron a ello, y como estaban en el sitio, dejamos la decisión final en sus manos». Véase, también, el borrador de carta, M. P. Grace a Piérola, 1 de noviembre de 1898, box 69, n.° 31, pp. 478-483, en el cual Grace se queja de los incumplidos compromisos del gobierno con la Peruvian Corporation. 112. Esta evaluación coincide con la de Ulloa Sotomayor, Alberto. Ob. cit., p. 421: «error noto- rio de concepto sobre la situación del país». 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 277 del siglo veinte, los civilistas se encontraban liderados por una nueva generación de hombres como Manuel Candamo y José Pardo, lo que contribuyó a que el país alcanzara un grado de modernización institucional. Pese a ello, los civilistas han sido criticados desde entonces y de manera implacable por formar parte de una élite acaudalada y retrógrada, un pequeño grupo de «gente decente» que incluía a propietarios urbanos y rurales, a profesionales y a sus aliados «gamonales». Analistas, diplomáticos e historiadores han descrito y examinado este conglomerado sociopolítico que supuestamente gobernó como una «oligarquía», por lo menos, desde finales de la década de 1870.113 En su vieja cruzada contra los civilistas, Piérola recibió un apoyo importan- te de la multitud exaltada que gritaba en ocasiones lo siguiente: «¡Abajo la argo- lla!». A los civilistas también se les ha acusado de usar el poder del dinero para comprar votantes, arreglar elecciones, controlar el sistema electoral, distorsionar y corromper la ley y marginar a los líderes populares.114 Los civilistas formaron «el partido de los inteligentes y pudientes pero desafortunadamente este siempre ha sido atacado como aristocrático y [por] estar desprovisto de una simpatía apropiada para con las masas del pueblo».115 Sin embargo, en comparación con los gobiernos de Piérola y Cáceres, los gobiernos civilistas tuvieron niveles de corrupción marcadamente inferiores hasta el ascenso de Leguía y la interferen- cia desafortunada de militares «protectores» de los intereses políticos de la élite. Unos cuantos casos de flagrante corrupción fueron hechos públicos du- rante el gobierno de transición de López de Romaña (1899-1903). Tal vez el 113. Torres Paz, José Andrés. La oligarquía y la crisis: disertación leída en la Sociedad «Jurídica– Literaria» en sesión del 29 de agosto de 1877. Lima: Imprenta del Teatro, 1877, vol. III, p. 20. Coincidiendo con las posiciones de informantes e ideólogos leguiístas, algunos di- plomáticos estadounidenses se referían al Partido Civil como la «oligarquía» o el «partido aristocrático» desde al menos 1910 (William Penn Cresson a S. S., Lima, 12 de marzo de 1910, n.° 333, 823.00/74). En la década de 1920, un embajador de Estados Unidos aludió a los civilistas como la «facción reaccionaria, ultraconservadora del Perú que corresponde al grupo de los grandes hacendados [...] Son antiextranjeros, antiindustriales y quieren que el Perú sea un país exclusivamente agrícola, sin desarrollo fuera de sus propias haciendas, con el país administrado íntegramente para su propio beneficio» (Miles Poindexter a S. S., Lima, 2 de abril de 1925, n.° 360, 823.00/49. U. S. Despatches 1910-1930, rolls 2 y 5, respectivamente, USNA). 114. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 9, p. 193. González Prada definió a los civilistas como simples hombres de negocios disfrazados de políticos en «Los partidos y la Unión Nacional». En Páginas libres; Horas de lucha…, p. 202. 115. Dudley a Hay, Lima, marzo de 1899, n.° 223, Despatches 1826-1906, roll 59, USNA. 278 Alfonso W. Quiroz más importante y mejor documentado sea el que involucró al empresario are- quipeño Mariano A. Belaúnde, un cercano amigo del presidente y su minis- tro de Hacienda, además de amigo político de Piérola y vínculo sólido entre López de Romaña y el expresidente demócrata. Actuando oficialmente como ministro de Hacienda, Belaúnde usó en 1899 letras de cambio de su propia compañía para transferir a Europa fondos oficiales hasta por 500.000 francos, con el objeto de comprar armas para el ejército peruano. Los corresponsales europeos de Belaúnde no aceptaron sus letras, desatando un gran escándalo político y financiero. El procedimiento usado por el ministro no solamente era irregular, sino que, además, combinaba ilícitamente intereses privados y públi- cos. Belaúnde fue acusado de «malversación por imprudencia temeraria», se le arrestó y sus bienes se confiscaron en medio de un extenso proceso judicial que solo terminó en 1904. Alrededor de unas tres mil personas organizaron una protesta pública para exigir que el presidente asegurara el encarcelamiento de Belaúnde y, dadas sus conocidas conexiones con Piérola, también se manifesta- ron frente a la oficina central de La Colmena, donde varios protestantes fueron heridos por los sables de la policía.116 La fisura entre Piérola y López de Romaña se intensificó con las recompensas y concesiones hechas al general Cáceres en el exilio, así como a sus seguidores militares en el Perú. López de Romaña le encargó oficialmente a Cáceres la compra de armas para el ejército peruano en Francia. Era «prácticamente seguro» que parte de los fondos puestos a su disposición sirvió «como un soborno a Cáceres para que permaneciera tranquilamente en un cómodo exilio».117 Según un diplomático francés que recordaba las «exacciones» cometidas durante el anterior régimen de Cáceres, López de Romaña se había rodeado imprudentemente de caceristas a los cuales otorgó puestos militares importantes para contrarrestar a Piérola.118 Cáceres regresó al Perú para 116. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 11, pp. 30-37. Véase, también, Ramiro Gil de Uribarri a M. E., Lima, 5 de octubre de 1900, n.° 85, leg. H-1678, AGMAE; El Comercio, n.° 24201, 1 de octubre de 1900, p. 1; y Beauclerk a Lansdowne, Lima, 5 de julio de 1902, n.° 9, confidencial, FO 61/434, ff. 61-63v, esp. 61v-62, NAUK: «indudablemente que bas- tante del dinero fue malversado por el Señor Belaúnde, exministro de hacienda que por dicha ofensa ha estado en prisión los últimos dos años». 117. Beauclerk a Lansdowne, 5 de julio de 1902, n.° 9, FO 61/134, ff. 61-61v, NAUK. 118. Eognes a M. A. E. Delcasse, Lima, 10 de abril de 1903, n.° 8, CPC-NS, Pérou, vol. 1, ff. 45-46v, AMAE. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 279 desempeñar un papel político importante en las disputadas elecciones de 1903, que habrían sufrido de «fraudes incalculables» y compra de votos por parte de los civilistas en Lima y provincias.119 El civilista Manuel Candamo fue elegido presidente luego de establecer una alianza estratégica con el militarista y cacerista Partido Constitucionalista.120 Igualmente, en 1905, el civilista José Pardo, elegido presidente en las controversiales elecciones que se organizaron tras la repentina muerte de Candamo, recompensó a Cáceres por el respaldo prestado con una generosa representación diplomática plenipotenciaria en Roma.121 El mal funcionamiento de las instituciones electorales era la principal fuente de conflictos políticos, así como de acusaciones de corrupción política por parte de los partidos que controlaban la maquinaria electoral. En 1902, du- rante la presidencia de López de Romaña, se modificó la composición política de la Junta Electoral Nacional, entidad que desde la dación de la ley electoral de 1896 regulaba los asuntos electorales del país. Aquella estaba compuesta por nueve miembros, cuatro elegidos por el Congreso (dos por cada cámara), cuatro por el poder judicial y uno por el gobierno. En agosto de 1902, los congresistas demócratas intentaron influir en la renovación de la junta electoral enfrentándose al gobierno y a los civilistas. Los demócratas de Piérola aún conservaban la mayoría en la Cámara de Diputados y se daban conspicuos abusos por parte de Carlos de Piérola, el entonces jefe de la junta electoral y hermano del Califa.122 Con su renovación en 1902, a pesar de la airada oposición y tacha de los demócratas, los civilistas obtuvieron la mayoría en la composición de la junta electoral. Graves debates en torno a la composición y representación de la junta electoral y sus decisiones continuaron dándose en prácticamente todas las coyunturas electorales del siglo XX. En la primera parte del siglo, tanto los civilistas como Billinghurst y Leguía fueron acusados de cometer transgresiones 119. Eognes a M. A. E. Delcasse, Lima, 23 de junio de 1903, n.° 10, CPC-NS, Pérou, vol. 1, ff. 47-47v, AMAE. Para un estudio comparativo, véase Posada-Carbó, Eduardo. «Electoral Juggling: A Comparative History of the Corruption of Suffrage in Latin America, 1830- 1930». En Journal of Latin American Studies 32, 2000, pp. 611-644. 120. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 11, p. 118. 121. Beauclerk a Lansdowne, Lima, 14 de septiembre de 1905, n.° 43, FO 61/443, s. p., NAUK. 122. Gil de Uribarri a M.E., Lima, 8 de agosto de 1901, n.° 75, leg. H-1679, AGMAE: «abusos de la Junta Electoral presidida por Carlos Piérola». 280 Alfonso W. Quiroz electorales, especialmente en 1903, 1904, 1908 y 1912. Juntamente con la autodestructiva estrategia de abstención y violencia electoral practicada por Piérola y sus seguidores, estos cambios electorales impidieron efectivamente la reelección del Califa.123 La animosidad visceral entre las familias y grupos inmersos en la lucha política produjo sonadas conspiraciones y acciones para asesinar o agredir per- sonas, como los ataques de los rencorosos Piérola contra los altivos Pardo, la acción de turbas contra hogares respetables, los sangrientos duelos de honor e, incluso, el boicot del matrimonio de un Durand por discriminatorias familias civilistas. Los mezquinos intereses personales o de grupo, concluyó un diplo- mático francés, prevalecían sobre el interés público más amplio.124 Pese a estas circunstancias, Candamo y Pardo desarrollaron una estrategia financiera común, diseñada por Augusto B. Leguía, el ministro de Hacienda y primer ministro quien sirviera a ambos gobiernos. Bajo la bandera de «orden y progreso», estos dos gobiernos se vieron constreñidos por limitaciones fiscales y presupuestarias, así como por el pánico financiero internacional de 1907, circunstancias que efectivamente limitaron el gasto público expansivo que generalmente llevaba al endeudamiento externo y a la corrupción administrativa. La recuperación económica del país se intensificó, especialmente bajo el gobierno de Pardo. De hecho, menos casos de corrupción fueron denunciados en el Congreso.125 Sin embargo, Leguía presionaba cada vez más para que se aplicaran nuevos impuestos al alcohol, el azúcar y los fósforos con el objetivo de incrementar las rentas y justificar así un gasto público mayor, fundamentalmente en las áreas de defensa y construcción de ferrocarriles, obedeciendo a supuestas necesidades de seguridad internacional y de mejorar 123. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 11, pp. 66-67; y Dudley a Hay, Lima, 16 de septiembre de 1902, n.° 656, Despatches 1826-1906, roll 62, USNA. 124. Sobre el duelo entre Enrique Pardo y Gonzalo Ortiz de Zevallos, y el matrimonio de Juan Durand (hermano de Augusto Durand) con una hija del doctor Flores, médico de fami- lias civilistas que se rehusaron a asistir a la boda, consúltese respectivamente a Fréderic Clément-Simon a M. A. E. Pichon, Lima, 4 de febrero de 1909, n.° 12; y 10 de marzo de 1909, n.° 18, CPC-NS, Pérou, vol. 2, ff. 11-13v y 22-23v, AMAE. 125. A comienzos de 1907, los cargos de apropiación de fondos públicos y tierras, formulados contra el prefecto de Puno, hicieron que la Cámara de diputados pidiera explicaciones al ministro de Gobierno Agustín Tovar, quien se vio obligado a renunciar poco después (Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 11, p. 161). 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 281 las riquezas naturales del país. En consecuencia, la deuda externa comenzó a crecer. Las políticas expansivas de Leguía provocaron fricciones con la fiscalmen- te austera dirigencia civilista y con la oposición. Las medidas para la construc- ción ferroviaria aprobadas en 1904 estimularon el ambicioso proyecto de un costoso ferrocarril que uniría la sierra central con un puerto en el río Ucayali, en el umbral de la selva amazónica. En el Congreso, civilistas y demócratas por igual se opusieron a este proyecto financieramente irresponsable y mal dise- ñado. Una propuesta para un préstamo externo de tres millones de libras del Deutsche Bank, promovida por el ministro Leguía para financiar el proyecto ferroviario del Ucayali y otros cuatro más, fue rechazada por el Congreso en 1906.126 Pero en abril de 1907 un controversial contrato para financiar la construc- ción de la línea a Ucayali por etapas fue firmado por funcionarios peruanos y el empresario estadounidense Alfred W. McCune, gerente y socio de la Cerro de Pasco Mining Co., que contaba con el apoyo de los legendarios financistas Morgan, Vanderbilt, Frick y Hearst. McCune no logró iniciar las obras debido al pánico financiero de 1906, que pospuso temporalmente todo debate sobre el tema. La eventual división del civilismo en las facciones leguiísta y el «Bloque» obedeció a los profundos desacuerdos en torno a cuestiones financieras y ad- ministrativas, antes que a cualquier rencor que Leguía guardara por la forma en que los líderes civilistas lo habían tratado. Estos, supuestamente le habían dado un trato semejante al que un hacendado daba a su administrador provinciano o mayordomo.127 Al igual que Piérola, Leguía se esforzaba por atender los intereses extranjeros que pudieran ofrecerle bases efectivas de poder. Así, mientras que Piérola despertaba comentarios favorables de parte de agentes franceses y españoles, Leguía era muy admirado por empresarios y diplomáticos británicos y, sobre todo, estadounidenses. Se le consideraba una persona que había avanzado por sus propios méritos, aunque en realidad se trataba del heredero de una familia terrateniente en la provincia norteña de Lambayeque. Leguía tenía 126. Dudley a Elihu Root, Lima, 24 de marzo de 1906, n.° 1257, y 3 de agosto de 1906, n.° 1275, Despatches 1826-1906, roll 66, USNA. 127. Sobre la opinión de que Leguía, nacido en una provincia norteña, fue humillado por la élite de Lima como un «mayordomo capaz», véase Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, p. 138. 282 Alfonso W. Quiroz experiencia en administración de empresas y hablaba muy bien el inglés. Poseía además un cierto encanto, una fuerte voluntad y la ambición del aspirante a magnate. Aparentemente cautivó a muchos extranjeros. Antes de su carrera política, Leguía había administrado haciendas azucareras y trabajado para la casa importadora y exportadora estadounidense de Charles Prevost & Co., así como para la New York Life Insurance Company. Los contactos empresariales y políticos de Leguía en Nueva York y Washington resultaron invalorables en su carrera política. Contemporáneo de los legendarios robber barons, magnates monopolistas estadounidenses, Leguía se nutrió del clima cultural de los monopolios y trusts internacionales en expansión. Admiraba, además, a Porfirio Díaz como «brillante figura […] a quien se debe por entero la reorganización social y económica de» México.128 A través de su matrimonio y el de sus tres hijas, Leguía estuvo estrechamente emparentado con importantes familias. Augusto, José y Juan, sus tres hijos, adolescentes en 1909, estudiaron en el extranjero bajo la supervisión de parientes, amigos y diplomáticos en servicio activo.129 Bajo las condiciones modernizantes del Perú en el temprano siglo XX, Leguía encajaba mejor que Piérola en el rol de árbitro político dispuesto a ofrecer o permitir recompensas impropias, favorecer intereses extranjeros o romper reglas a fin de alcanzar y conservar el poder. Habiendo asegurado su elección a la presidencia como el sucesor oficial de Pardo en 1908, Leguía concibió la política aparentemente conciliadora de «ubicaciones» o escaños parlamentarios asignados a pierolistas como estrategia para neutralizar a la facción civilista que se oponía a sus medidas en el Congreso. Sin embargo, Leguía pronto aprendió duras lecciones políticas por parte de insurgentes demócratas y de sus aliados los liberales. El golpe del 1 de mayo de 1908, urdido por el anciano Piérola y Durand, y, sobre todo, la aventura insurreccional del 29 de mayo de 1909, encabezada por su hermano Carlos y sus hijos Isaías y Amadeo Piérola, apoyada por Orestes Ferro y Enrique Llosa, casi le costaron a Leguía la presidencia y la vida. Estos acontecimientos inyectaron un nuevo 128. Leguía a Jacinto S. García, Lima, 29 de octubre de 1909, libro copiador n.° 3, p. 335, Archivo Leguía, BNP. 129. Cartas de Leguía (concernientes a la educación de su hijos, Augusto en París y Suiza, y José en Estados Unidos) a Ernesto Ayulo, Lima, 2 de noviembre de 1908; a Teresa O. de Prevost, Lima, 29 de enero de 1909; y a Eduardo Higginson, cónsul general del Perú en Nueva York, Lima, 31 de julio de 1909, libros copiadores n.° 1, p. 165; n.° 2, p. 51, y n.° 3, pp. 56-57, respectivamente, Archivo Leguía, BNP. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 283 matiz en su decisión personal de seguir y afirmar metas autoritarias durante su primer gobierno.130 La subsiguiente represión y el endurecimiento de su régimen esbozaron una estrategia política y económica, formal e informal, que caracterizó no solo los restantes años de su primer gobierno (1908-1912) sino, también, sus once años de dictadura (1919-1930). El presidente Leguía amplió los proyectos económicos y financieros que había introducido cuando sirvió como primer ministro de Pardo. Se enfrentó, entonces, a una renovada y feroz oposición parlamentaria civilista, que no es- taba dispuesta a aprobar gastos públicos expansivos que pudieran llevar a un enorme déficit presupuestal. Los civilistas, asimismo, se oponían fuertemente a la pragmática política exterior de Leguía, conducida por su ministro Melitón Porras. Este último, para ganar tiempo ante una costosa recuperación militar, propuso efectuar concesiones territoriales, así como la intermediación diplo- mática de Estados Unidos en el transcurso de negociaciones sobre disputas limítrofes simultáneas que casi llevaron al Perú a la guerra con varios de sus vecinos.131 Leguía presionó a favor de su política exterior, su ambicioso pro- grama de gasto militar y naval, y una coalición de intereses estadounidenses y locales decididos a construir el grandioso y mal diseñado proyecto ferroviario de Ucayali.132 En realidad, esta concesión ferroviaria fue, en el periodo 1911- 1912, el principal punto en disputa entre el «Bloque» civilista en el Congreso y Leguía, quien continuaba defendiéndola «debido a motivos que distan de ser desinteresados».133 Este conflicto político subyace a la criticada injerencia de 130. Después del 29 de mayo de 1909, Leguía decidió oponerse a los «quebrantos que viene sufriendo el Perú con los reiterados movimientos subversivos [de] unos cuantos logreros afanados en adueñarse del poder» (Leguía a Ernesto F. Ayulo, Lima, 31 de julio de 1909); «viendo que de un acto de mi voluntad dependía la suerte del país, redoblé mis energías y resolvíme a la vía crucis [sic] que me esperaba dando por hecho el sacrificio de mi persona» (Leguía a Eduardo S. Leguía, Lima, 26 de agosto de 1909); «[M]i espíritu decidido, hoy, más que nunca, a sostener el orden cueste lo que costare» (Leguía a Tte. Cor. Pedro T. Salmón, prefecto del Cuzco, 2 de septiembre de 1909), libro copiador n.° 3, pp. 71-72, 143-144 y 168-169, Archivo Leguía, BNP. 131. Cresson a S. S., Lima, 12 de marzo de 1910, n.° 333, 823.00/74, f. 5; y Leslie Combs a S. S., Lima, 1 de agosto de 1910, n.° 382, 823.00/81, pp. 1-2, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA. 132. Jean Guillemin a M. A. E. Pichon, Lima, 29 de diciembre de 1910, n.° 114, CPC-NS, Pérou, n.° 2, ff. 143-146; Baron de Vaux a M. A. E. Poincaré, Lima, 27 de junio de 1912, n.° 57, CPC-NS, Pérou, vol. 3, ff. 29-30v, AMAE. 133. Lucien Jerome a E. Grey, Lima, 9 de abril de 1911, n.° 48, FO 371/1206, f. 82, NAUK. 284 Alfonso W. Quiroz Leguía en asuntos de normas y elecciones parlamentarias con el fin de lograr la mayoría en el Congreso de 1912 para sus seguidores. A partir de sus extensas relaciones familiares, y sin contar con un partido o alianza política, Leguía construyó una red de apoyo político disidente entre po- líticos oportunistas de clase media y nuevos ricos, quienes exigían recompensas ligadas a obras públicas, malversación de fondos, contratos para suministros y cargos gubernamentales. Varios de sus parientes y amigos cercanos fueron nombrados en cargos ministeriales importantes y lideraron la facción parla- mentaria leguiísta. Entre ellos se pueden contar a Eulogio Romero, Enrique Oyanguren, Enrique C. Basadre, Germán Leguía y Martínez, y Roberto Leguía. Julio Ego-Aguirre, ministro de Fomento (1909-1911) y uno de los más cercanos colaboradores de Leguía, además de promotor clave del ferroca- rril de Ucayali, tuvo una relación duradera como abogado y socio de Julio C. Arana, el mayor terrateniente y magnate del caucho en la región del Putumayo, en el departamento amazónico de Loreto. Durante el primer gobierno de Leguía, la prensa internacional y local denunció a Arana y sus capataces por explotar, esclavizar y causar la muerte de miles de indígenas amazónicos en sus extensas propiedades caucheras. Ego-Aguirre y el prefecto de Loreto y amigo de Leguía, Francisco Alayza Paz Soldán, trataron con lenidad al ca- cique regional Arana y le ayudaron a superar el escándalo, tras lograr que lo exoneraran de responsabilidad directa luego de varias investigaciones oficia- les y diplomáticas.134 Leguía aceptó el argumento de Arana de que tales cargos eran producto del chantaje de sus enemigos.135 Peru To-Day, una publicación 134. Martínez Riaza, Ascensión. «Política regional y gobierno de la amazonía peruana». En Histórica 23, 1999, pp. 393-462; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, pp. 182- 188. Conversación entre Sir E. Grey y el encargado de negocios peruano, reportada al Sr. Des Graz, Foreign Office, Londres, 23 de julio de 1912, FO 371/1452, s. p., NAUK: «Deseaba decirme muy confidencialmente que entre los miembros de la Comisión ahora nombrados por el gobierno peruano, había un hombre que había sido ministro de Fomento, y que era abogado y asesor de los Arana. Fue él quien, como miembro del gobierno, indujo al Presidente a enviar de buena fe instrucciones para negar los artículos originales en Truth. El nombre de este hombre es Julio Ego Aguirre [… su influencia] no podía ser buena». 135. Leguía a Abel Alarco, Lima, 23 de noviembre de 1909, libro copiador n.° 3, pp. 427-428, Archivo Leguía, BNP: «Yo tenía noticia del grave rumor que sobre supuestos crímenes cometidos por esa Casa [de Julio Arana], en la región del Putumayo circuló en Londres y me complace saber, ahora, por su información que sólo se trataba de un “chantage” que espero quede bien acreditado». 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 285 en lengua inglesa financiada por el gobierno peruano y con un personal de periodistas estadounidenses contratados en Lima, contribuyó a difundir inter- nacionalmente la sesgada política del gobierno en el Putumayo como parte de la innovadora estrategia de Leguía por influir la opinión pública extranjera.136 La correspondencia personal de Leguía en su primer gobierno revela un flujo incesante de pedidos de cargos oficiales y favores, provenientes de una am- plia gama de personas que recomendaban a sus parientes o favoritos. Algunos de estos pedidos fueron concedidos y otros rechazados o pospuestos según las cambiantes necesidades políticas de Leguía: sus parientes (su tío Bernardino Salcedo y hermano Eduardo S. Leguía) y amigos políticos (el exjuez Jorge Polar de Arequipa, Juan Antonio Trelles de Abancay y Víctor Larco Herrera de Trujillo) fueron rápidamente satisfechos o se les prometió que pronto lo serían; a Alejandro Garland, quien solicitó un cargo para su hijo, se le invitó a que escribie- ra sobre finanzas en El Diario, publicación periódica bajo el control del gobierno; el pedido hecho por Mariano Ignacio Prado Ugarteche, jefe civilista e hijo mayor del expresidente, a nombre de un tal señor Pérez, fue cortésmente pospuesto.137 El general Cáceres, bien recompensado por Leguía como embajador pe- ruano en Roma y posteriormente en Berlín, mantuvo una correspondencia muy amistosa con el presidente, quien accedió a promover a Ignacio Dianderas, sobrino del general, al puesto de subprefecto de Jauja.138 La influencia que Cáceres aún tenía en las fuerzas armadas le dio a Leguía la confianza necesa- ria para proceder con sus políticas agresivas contra la oposición sin tener que preocuparse por golpes militares.139 De hecho, según un diplomático francés, a pesar de la generosa actitud que el presidente tenía para con los intereses anglo- franceses, uno de sus principales defectos era «el patrocinar al general Cáceres, quien simboliza la corrupción cínica y la ausencia de todo sentido moral».140 136. Antonio Plá a M. E., Lima, 10 de septiembre de 1912, n.° 63, leg. H-1679, AGMAE. 137. Cartas escritas por Leguía entre 1908 y 1909, en libros copiadores n.os 1-4, Archivo Leguía, BNP. 138. Leguía a Cáceres, Lima, 8 de enero de 1909, y 2 de diciembre de 1908, libro copiador n.° 1, pp. 497 y 311, Archivo Leguía, BNP. 139. Combs a S. S., Lima, 22 de diciembre de 1910, n.° 452, 823.00/91, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA, luego de una conversación confidencial entre el presidente Leguía y Combs realizada el 17 de diciembre, en la cual Leguía manifestó su confianza en el continuo res- paldo y lealtad militar. 140. Merlou a M. A. E. Pichon, Lima, 1 de junio de 1908, n.° 69, CPC-NS, Pérou, vol. 2, f. 92, AMAE. 286 Alfonso W. Quiroz En efecto, Leguía accedió a los pedidos militares para incrementar el gasto de defensa, que alimentó las comisiones ilegales y coimas a oficiales y provee- dores extranjeros. En 1909, el ministro de Guerra Pedro Muñiz, un integrante de los constitucionalistas caceristas, logró que se mantuviera el máuser como el rifle oficial del ejército en contra de la propuesta por reemplazarlo con el japo- nés arizaka. Asimismo, se compraron varios buques torpederos y submarinos franceses, siguiendo el consejo de la misión naval francesa contratada para que organizara la marina peruana. Algunas de estas compras se cuestionaron en el Congreso por irregularidades y falta de autorización legislativa, así como por contribuir al incremento innecesario de la deuda externa, según los diputados de la minoría civilista José Matías Manzanilla y Luis Miró Quesada. Por ejemplo, la adquisición, a la larga frustrada, del anticuado acorazado francés Dupuy de Lôme a un precio excesivo ocasionó fuertes acusaciones contra Leguía. Del mismo modo, generó suspicacias que la compra de ocho submarinos, sujeta a la aprobación parlamentaria de bonos del tesoro de corto plazo por un total de 862.500 dólares, se concertara en 1912 con la Electric Boat Company de Estados Unidos, un proveedor naval que acostumbraba pagar «comisiones locales» (un eufemismo para referirse a sobornos) para asegurar sus ventas. La compra de estos submarinos fue también cancelada debido a su alto costo por el sucesor de Leguía. En realidad, las transferencias presupuestarias irregulares y el gasto excesivo inflaron el déficit de los ministe- rios de Defensa, Gobierno (que incluía a la policía secreta) y Fomento, en tanto que se descuidaba otros sectores como el de Educación. En particular, el financiamiento irregular de la policía secreta (encabezada por Enrique Iza, célebre por el uso excesivo de la fuerza) se denunció como una perniciosa innovación del primer gobierno de Leguía. (Acabado su primer mandato, esta y otras acusaciones llevaron a la formación de una comisión parlamentaria encargada de investigar varias de las medidas y procedimientos seguidos por Leguía. Tras diversas tácticas dilatorias, la comisión compuesta por una mayoría leguiísta no logró cumplir con esta tarea.)141 141. El Comercio, n.° 33492, 5 de octubre de 1912, 1-2, y n.° 33501, 12 de octubre de 1912, 1; La Prensa, n.° 4828, 4 de octubre de 1912, 1, y n.° 4847, 15 de octubre de 1912, 1; Perú, Congreso. Diario de debates de las sesiones del Congreso: legislatura ordinaria y extraordinaria de 1912. Lima, 1912, pp. 85-98, 8.ª sesión, 4 de octubre de 1912; Basadre, Jorge. Historia de la repúbli- ca…, vol. 12, pp. 86-87, 90 y 147-148; C. K. Chester (Electric Boat Co.) a H. Clay Howard (ministro de Estados Unidos en Lima), Lima, 4 de febrero de 1913, Despatches 1910- 1930, roll 11, USNA; y United States, Congress, Senate, Special Committee to Investigate 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 287 Fig. 9. Presidente Augusto B. Leguía gozando de impunidad ante la falta de juicio de responsabilidad por múltiples transgresiones y malversaciones al final de su primera administración. «Sueño tranquilo». Por González Gamarra. Variedades 8, n.° 240, 1912, p. 1. Biblioteca Nacional del Perú, Lima. Fig. 10. Presidente Augusto B. Leguía con sus ministros saliendo de la Catedral de Lima durante su larga y hondamente corrupta segunda administración, 1919-1930. Foto de José L. Avilés, ca. 1921. Colección fotográfica de Humberto Currarino, Callao. 288 Alfonso W. Quiroz La creciente oposición nunca dejó de preocupar a Leguía: su correspon- dencia refleja los esfuerzos realizados para controlar la sedición política me- diante la vigilancia secreta de sospechosos y autoridades provinciales que no seguían los patrones tolerados por la administración.142 De esta forma, Leguía se iba haciendo cada vez más impopular.143 Dicha situación coincidió con la descripción de un diplomático británico en 1911: El Perú se encuentra actualmente en una de esas fases, tristemente bastante co- mún en las repúblicas hispanoamericanas, en la cual el gobierno central es débil, una condición que permite a cualquier autoridad menor actuar de modo prepo- tente, lo que puede llevar a las situaciones más infortunadas. En la mayoría de los casos el motivo es lo que en Estados Unidos se conoce como «graft» [corruptela] y estos funcionarios menores esperan la exacción o chantaje de sus víctimas sa- biendo muy bien que tienen muy poco que temer de los poderes por encima de ellos. Por muchas fuentes [nos hemos enterado de] pedidos de sumas de dinero para que las cosas puedan funcionar, pedidos que en ocasiones son lamentable- mente accedidos y alientan aún más extorsiones.144 Con el fin de afirmar su autoridad en los últimos dos años de su presiden- cia, Leguía empleó medidas escandalosas para subvertir las reglas electorales y los procedimientos parlamentarios. Su régimen pasó a depender cada vez más the Munitions Industry. Munitions Industry: Hearings [...] Seventy-Third Congress Pursuant to S. Res. 206, a Resolution to Make Certain Investigations Concerning the Manufacture and Sale of Arms and Other War Munitions, 1.ª parte (4, 5 y 6 de septiembre de 1934: Electric Boat Co.). Washington, D. C.: Government Printing Office, 1934, pp. 86 y 116-117. 142. Leguía a Guillermo Holder Freire, Lima, 20 de enero de 1912, increpándole haberse apro- piado fondos de multas policiales y donaciones para la marina; José F. Crousillat, 13 de marzo de 1912, sospechoso de dar refugio a bandidos; M. García Bedoya, 14 de noviembre de 1908, concerniente a las «corruptelas que ha hallado U. en la institución de la policía» de Chiclayo; coronel José Manuel Vivanco, 12 de diciembre de 1908, en referencia a las «venalidades de las autoridades» de Huancané; y Lino Velarde, 16 de diciembre de 1908, a cargo de la vigilancia secreta en Arequipa, libros copiadores n.° 4, pp. 83 y 179; y n.° 1, pp. 253, 369 y 379, respectivamente, Archivo Leguía, BNP. 143. Julián María Arroyo a M. E., Lima, 30 de abril de 1911, n.° 48, leg. H-1679, AGMAE: «el descontento contra el Presidente es general pues toda persona de orden y respeto se ve perseguida si no hace lo que el Presidente quiere»; y Combs a S. S., Lima, 2 de noviembre de 1910, n.° 425, 823.00/84, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA: «La impopularidad de la administración del Sr. Leguía se incrementa». 144. Jerome a Grey, Lima, 9 de abril de 1911, n.° 48, FO 371/1206, ff. 89-89v, NAUK. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 289 de la vigilancia policial y el espionaje.145 Los intentos de influir sobre la Junta Electoral Nacional culminaron en un decreto ejecutivo que la clausuró inme- diatamente antes de las elecciones parlamentarias de 1911. Esta medida condu- jo a la instalación ilegítima de nuevos congresistas y le dio a Leguía el control de la mayoría parlamentaria en medio de la violencia de turbas dirigidas por agentes de la policía secreta.146 Los civilistas, en cambio, conformaban ahora una minoría, y el presidente acababa de subir los sueldos de las fuerzas armadas poco antes.147 Estos procedimientos políticos, que minaban las instituciones electorales, legislativas y militares, le permitieron a Leguía consolidar un grupo de respaldo cuya principal recompensa era la corrupción institucionalizada. Las elecciones presidenciales de 1912 le ofrecieron a Leguía otra opor- tunidad de aplazar su salida del poder y asestarle otro golpe devastador a su exagrupación, el Partido Civil. Los civilistas confiaban en que Ántero Aspíllaga, su candidato, vencería fácilmente en las elecciones. Mas un nuevo y amena- zante candidato apareció repentinamente en escena, el expierolista Guillermo Billinghurst, que fue ganando el respaldo popular por medio de la demagogia populista. Con la clara intención de impedir las elecciones que calificaba an- ticipadamente como fraudulentas, Billinghurst logró interrumpir la votación, asistido por multitudes violentas azuzadas por un paro general. Ante la nu- lidad forzada del proceso electoral, la decisión sobre la sucesión presidencial recayó entonces en el Congreso, donde la mayoría pro leguiísta refrendó un acuerdo entre Leguía y Billinghurst para que Roberto Leguía, hermano del presidente saliente, y el hacendado leguiísta Miguel Echenique fueran nomina- dos primer y segundo vicepresidente, respectivamente. El nuevo mandatario pronto denunció el catastrófico estado de las finanzas nacionales que here- dó; se rehusó, así, a honrar contratos y acuerdos que Leguía había iniciado y esperaba que Billinghurst concluyera. La deuda pública sumaba 82 millones de soles y era necesario efectuar grandes recortes en el gasto.148 145. Jerome a Grey, Lima, 1 de julio de 1911, n.° 93, FO 371/1206, f. 116, NAUK. El gobierno descubrió un contrabando de armas que implicaba a los hijos del ministro belga en Lima (Julián María Arroyo a M. E., Lima, 3 de junio de 1911, n.° 58, leg. H-1679, AGMAE). 146. Jerome a Grey, Lima, 22 de mayo de 1911, n.° 73, FO 371/1206, ff. 102-112, NAUK; Henry Clay Howard a S. S., Lima, 22 de mayo de 1911, n.° 6, 823.00/97, y 17 de julio de 1911, n.° 27, 823.00/99, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, pp. 113-117. 147. Cresson a S. S., Lima, 8 de abril de 1911, n.° 492, 823.00/94, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA. 148. El Comercio, n.° 33488, 3 de octubre de 1912, p. 1. 290 Alfonso W. Quiroz Este serio desacuerdo entre Billinghurst y Leguía tuvo muchas ramifica- ciones. Inicialmente llevó, luego de algunas dudas iniciales, a la cancelación de varios proyectos ferroviarios y de irrigación, así como de contratos de compra de armas, con los cuales Leguía había estado profundamente comprometido. Entre los acuerdos cancelados figuraba la línea a Ucayali que esperaba la con- creción de préstamos extranjeros, fundamentalmente del National City Bank y otros financistas de Estados Unidos, así como la compra de los submarinos de la Electric Boat Company. En consecuencia, Billinghurst fue considerado an- tiestadounidense por los diplomáticos de dicho país, que informaban, además, que el presidente prefería tratar con empresas anglofrancesas.149 Leguía mismo se exilió luego de que una turba atacara su residencia, la que el expresidente y un puñado de amigos defendieron con revólveres. Billinghurst gobernó con un estilo dictatorial que evocaba el radicalismo jacobino con el apoyo del comité de Salud Pública, institución vinculada a una oficina de obras públicas urbanas dirigida por el militante Lauro A. Curletti, un sujeto proclive al soborno. El gobierno procedió a expropiar la compañía de agua potable, la Empresa del Agua de Lima, y propuso armar al pueblo. Asimismo, tuvo que enfrentar a la corrupción dentro de su propio gobierno: a un miembro de su gabinete se le pidió la renuncia al encontrarse que estaba lucrando con la venta de carbón a la marina.150 A comienzos de 1914, Billinghurst planeaba cerrar el Congreso para librar a su gobierno de la mayoría leguiísta. El eterno conspirador Augusto Durand di- señaba un levantamiento que contaba con el respaldo de militares descontentos. Graves desacuerdos entre el presidente y el coronel Óscar R. Benavides llevaron a la renuncia de este último a la jefatura del Estado Mayor. Estos ominosos acon- tecimientos culminaron en un golpe cívico-militar instigado por Durand pero ejecutado por Benavides y sus cercanos amigos Jorge y Manuel Prado Ugarteche, partícipes del asalto al palacio presidencial. El golpe resultó en la muerte del mi- nistro de Guerra, el general Enrique Varela, y el derrocamiento de Billinghurst el 4 de febrero de 1914.151 En un manifiesto escrito tras ser depuesto, Billinghurst 149. Albert W. Bryan (División de Asuntos Latinoamericanos) a Mr. Bingham, Washington, D. C., 5 de febrero de 1914, pp. 3-4, y Bryan a Mr. Long, 12 de febrero de 1914, 823.00/123, p. 1, y Bryan a Bingham, 14 de febrero de 1914, 823.00/127, pp. 6-9, Despatches 1910- 1930, roll 2, USNA. 150. Henry Clay Howard a S. S., Lima, 3 de agosto de 1913, n.° 228, y anexos del Comité de Salud Pública, 823.00/111; Bryan a Bingham, 5 de febrero de 1914, 3, Despatches 1910- 1930, roll 2, USNA; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, pp. 230 y 258-261. 151. Benton McMillin a S. S., Lima, 1 de abril de 1914, n.° 42, 823.00/154, pp. 5-8, 14-15, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA; y U. S. Department of State. Papers Relating to the 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 291 denunció una conspiración de «logreros políticos» interesados personalmente en los turbios proyectos ferroviarios de Ucayali y Huacho, plagados por la malversa- ción de fondos públicos.152 Según fuentes estadounidenses, Durand, quien poseía extensos cocales en la provincia de Huánuco, era uno de los partidarios de que el ferrocarril a Ucayali pasara por dicha circunscripción política.153 Después del golpe, el coronel Benavides asumió un rol protagónico. Siendo uno de los primeros graduados de la instrucción militar francesa iniciada en 1895, quedaba en claro que la reforma militar, que buscaba mantener a los mi- litares fuera de la política, había fracasado.154 Los hermanos Prado Ugarteche (Mariano Ignacio, Javier, Jorge y Manuel), jefes de una facción ascendente entre los civilistas, apoyaron a Benavides como presidente provisional. En protesta, González Prada renunció al cargo de director de la Biblioteca Nacional que había ocupado desde 1911. El escritor procedió entonces a criticar a Benavides por su militarismo o «corporalismo sudamericano», que amenazaba con instau- rar otra ronda de degradante servidumbre, favoritismo y malversación fiscal. Arriesgándose a las represalias, González Prada denunció el enriquecimiento sorprendente de Benavides que permitió a su familia cancelar simultáneamente varias hipotecas, insinuando así que esa fortuna provenía de fuentes civilistas o del mal uso de fondos públicos. (A pesar de su larga cruzada contra la corrup- ción, González Prada se encontró, al final de su vida, defendiendo a Leguía de sus críticos.)155 Foreign Relations of the United States, 1914. Washington, D. C.: Government Printing Office, 1922, pp. 1061-1067. 152. Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, pp. 289-290. 153. Augusto Durand, diputado por Huánuco y una persona sumamente acaudalada, que «prác- ticamente controla el suministro de la coca en el Perú», estaba profundamente interesado en el ferrocarril de Ucayali, que se proyectaba pasaría por sus tierras en la provincia de Huánuco (Bryan a Bingham, 5 de febrero de 1914, p. 1, y Bryan a Mr. Long, 12 de febrero de 1914, p. 1, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA). 154. Ya para 1909, «la politique qui n’avait perdu pied dans l’armée, y a ressuis plus d’importance et tels petits lieutenants ignorants et mal notés annoncent [...] a nos instructeurs que le Président de la République leur a positivement promis des postes de capitaine dans le régiments que les intéressés ont désignés eux mêmes» (Frédéric Clément-Simon a M. A. E. Pichon, Lima, 10 de marzo de 1909, n.° 18, CPC-NS, Pérou, vol. 2, ff. 23v-24, AMAE). 155. González Prada, Manuel. «Bajo el oprobio» (1915). En su Sobre el militarismo (antología)…, pp. 51-52 y 65-66, y «Los milagros de un gobierno provisorio» (1914). En Prosa menuda. En Obras…, vol. 2, 4.ª parte, pp. 401-402. 292 Alfonso W. Quiroz Debido a los problemas financieros internacionales durante los años ini- ciales de la primera guerra mundial, el gobierno provisional de Benavides no pudo valerse del endeudamiento externo, aunque sí le fue posible echar mano del crédito interno. Se notaba un creciente militarismo, a medida que el presidente colocaba a sus parientes en lucrativos puestos públicos y su entorno se dedicaba a «negocios tan poco delicados como la compra de créditos contra el fisco», todo lo cual contribuía a la impopularidad del régimen.156 Se sospechaba, además, que el creciente gasto militar servía para «recompensar servicios no muy correctos».157 Javier Prado Ugarteche, íntimo aliado de Benavides, estuvo envuelto en un intento de venta encubierta de miles de rifles máuser de sistema moder- no al gobierno español a un precio más ventajoso que el de la misma casa manufacturera. Prado mismo había recomendado personalmente a Manuel Valladares, el agente de la sinuosa transacción, ante el jefe de la misión di- plomática española en Lima.158 (En 1910, Benavides casualmente estuvo de agregado en la fábrica Máuser en Alemania durante varios meses.159) Mariano Ignacio, hermano mayor y cabeza acaudalada del clan Prado, también fue des- crito como un empresario inescrupuloso y un político de dudosa moral.160 La primera fase del juicio llevado a cabo para esclarecer el asesinato del general Varela durante el golpe se declaró viciada debido a irregularidades pro- cesales. Al finalizar su impopular mandato, Benavides fue despedido con pifias por grupos que le gritaban «ladrón y asesino».161 José Pardo, electo en 1915 para su segundo mandato presidencial, recompensó a Benavides con un puesto diplomático en Europa. 156. Andrés López a M. E., Lima, 15 de junio de 1915, n.° 32, leg. H-1680, AGMAE. Sobre un creciente militarismo y la vuelta temporal de Cáceres de Alemania, véase López a M. E., Lima, 15 marzo de 1915, n.° 15, leg. H-1680, AGMAE. 157. López a M. E., Lima, 30 de julio de 1915, n.° 42, leg. H-1680, AGMAE. 158. López a M. E., Lima, 14 de febrero de 1916, n.° 10, leg. H-1680, AGMAE. La misión diplomática estadounidense en Lima también llevó a cabo una investigación para esclarecer un «rumor» acerca de la venta de 15.000 rifles para enviarlos a Cuba, McMillin a S. S., Lima, 4 de abril de 1916, 823.24/3, Despatches 1910-1930, roll 11, USNA. 159. «Brief biography of the provisional president of Peru», William Handley, Callao, 12 de junio de 1914, 823.00/191, p. 2, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA. 160. Clément-Simon a M. A. E. Pichon, Lima, 5 de junio de 1909, CPC-NS, Pérou, vol. 2, ff. 55-60, esp. 58, AMAE. Véase, también, Portocarrero Suárez, Felipe. El imperio Prado: 1890- 1970. Lima: Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, 1995, pp. 54-69. 161. López a M. E., Lima, 30 de agosto de 1915, n.° 45, leg. H-1680, AGMAE. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 293 Pardo gobernó el país con su tradicional conservadurismo fiscal. Las acos- tumbradas disputas y manipulaciones electorales se caldearon tras el asesinato del leguiísta Rafael Grau. La familia de Grau y la oposición política responsa- bilizaron al gobierno de su muerte. Las ambiciones políticas de Javier Prado, respaldadas por sus hermanos y un grupo considerable de civilistas, llevaron a una división de facto del Partido Civil, que debilitó la posición de Pardo. Además, la controversial cuestión tributaria concerniente a los campos pe- trolíferos de La Brea y Pariñas acosó al ejecutivo y al legislativo durante todo el gobierno de Pardo. En medio de la primera guerra mundial, agentes británicos y estadounidenses presionaron para que se alcanzara una resolución judicial inter- nacional de la disputa, librada en torno a los impuestos ridículamente bajos que pagaba la London & Pacific Petroleum Co., una subsidiaria de la Standard Oil Corporation de Estados Unidos. Los críticos posteriormente culparon al gobierno de Pardo y a la mayoría civilista en el Congreso por haber cedido a estas demandas. Para completar este panorama internacional adverso, el gobierno de Pardo demoró innecesariamente la ruptura de relaciones diplomáticas con Alemania, incluso después de que Estados Unidos entrase a la guerra en 1917. La opo- sición explotó esta descaminada política exterior seguida por el conservador Enrique de la Riva-Agüero. Leguía, entretanto, conspiraba desde su exilio. Tras su partida del Perú en 1912, se estableció en Londres, desde donde conducía sus negocios personales y una campaña política orientada a devolverle al poder. En su residencia en 28 Holland Park, Leguía recibía consejos políticos de su colaborador y exministro Julio Ego-Aguirre. Durante la mayor parte de 1917, la Home Office británica tuvo a Leguía bajo vigilancia, en caso violara la Foreign Enlistment Act y contra- tara ciudadanos británicos para derrocar al gobierno peruano. No se detectó nin- gún acto semejante. Sin embargo, la Foreign Office recibió información detallada sobre los movimientos de Leguía, sus contactos y una copiosa correspondencia personal entre el expresidente, partidarios políticos y militares en el Perú, que incluía copias fotográficas y traducciones de cartas interceptadas.162 162. Informes sobre la «Impending revolution in Peru» de la Metropolitan Police, Criminal Investigation Department, New Scotland Yard (T. McNamara, inspector), 17 de junio y 6 y 20 de julio de 1917, FO 371/2991, ff. 146-149, NAUK, que incluían detalles sobre las actividades comerciales de Leguía, sobre diversos contratos con el gobierno británico para el suministro de azúcar, sobre la compra de caballos de carrera en Newmarket y sobre el abogado Julio Ego-Aguirre, «el secretario político del ex-presidente y [quien] fuera un mi- nistro .[… A]hora se encuentra en este país como un exiliado». 294 Alfonso W. Quiroz Gracias a esta fuente extraordinaria, podemos afirmar que Leguía efecti- vamente estaba planeando su retorno político y que, para este fin, contaba con el fuerte apoyo, tanto de oficiales militares retirados, como en servicio activo en el Perú. Los más decididos en la planificación práctica de levantamientos simultáneos de tropas en ciudades estratégicas del Perú fueron el coronel César Gonzales y los oficiales Pedro A. Ríos y Francisco La Rosa, quienes, junto con muchos otros oficiales, aborrecían la política de recortes a las fuerzas armadas seguida por Pardo. En sus cartas, Leguía incitaba vivamente a Víctor Larco Herrera y otros candidatos parlamentarios a que se unieran a este «movimiento reaccionario» contra Pardo. El abogado José Manuel García fue puesto a cargo de la orga- nización política y el financiamiento del movimiento en el Perú, así como de la propaganda en la prensa. Este recibió fondos en Lima de Augusto Leguía Swayne, el hijo mayor del expresidente y administrador de la empresa expor- tadora de azúcar y algodón de la familia. Las negociaciones políticas llevadas a cabo por García incluyeron contactos con Cáceres. El viejo general había sido rechazado por los civilistas cuando regresó al Perú en 1915 y había prometido (pero no pudo cumplir) el respaldo de su partido militarista a la insurrección leguiísta. Del mismo modo, Carlos de Piérola, el jefe opositor del casi extinto Partido Demócrata, manifestó su respaldo a la causa y liderazgo de Leguía.163 La causa insurreccional de Leguía heredó la tradición ideológica y política de los viejos movimientos anticivilistas que habían jurado cambiar radicalmente el «estado feudal» del Perú. Al narrar una conversación confidencial con Piérola, uno de los conjurados con Leguía manifestó vívidamente unas ambiciosas metas políticas que Leguía posteriormente pondría a su manera en práctica: Necesitamos a un hombre que encabece una reacción sangrienta que destruya todo lo que al presente existe. Todo debe ser renovado. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Las universidades, el ejército y todas las instituciones y su personal deben ser reorganizadas, y como complemento, este grupo de hombres, cuya existencia es peligrosa para la república, debe ser destruido.164 163. Sobre las posibilidades de insurrección de parte de los seguidores de Leguía y Javier Prado: negativos fotográficos de cartas de Leguía a Víctor Larco Herrera y al coronel César Gonzales; carta a Leguía del oficial Pedro A. Ríos; informes policiales sobre los movimien- tos de Leguía en Londres, FO 371/2991, ff. 1-53 y 147-150; y E. Rennie a A. J. Balfour, Lima, 18 de junio de 1917, n.° 42, FO 371/2990, ff. 367-372, NAUK. 164. Traducción de una carta sin firma a Leguía, Lima, 28 de enero de 1917, FO 371/2991, f. 49, NAUK. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 295 Este corresponsal se encontraba animado por el creciente descontento de aquellos que, abandonando el campo de Leguía, se habían visto obligados a tocar las puertas de los poderosos de la «civilización pardista» con el objetivo de saciar su apetito de poder. Estas personas «furiosas y desilusionadas», bien conocidas por Leguía, regresaban a su antiguo bando a pedir venganza. Un nuevo partido debía ser formado entre estos y otros actores políticos. Otro amigo político sugirió a Leguía seguir el ejemplo de Billinghurst de elevar las expectativas de los desposeídos con «esperanzas concretas de benefi- cio personal» como el ofrecer puestos en consulados peruanos del extranjero. Este mismo personaje maquiavélico también propuso encargarle a Julio Ego- Aguirre lanzase una falsa campaña electoral para engañar a Pardo y permitir el regreso de Leguía al Perú.165 Sin embargo, el coronel Gonzales advirtió a Leguía que el creciente apoyo a su causa no era suficiente en el Perú, donde la «deca- dencia moral» era grande y no podía confiarse demasiado en estos partidarios y asesores políticos que carecían de «honestidad política»: Los mismos hombres a quien usted conoce con los mismos vicios, posiblemente hasta más corruptos, conforman esta [nueva] organización política. No esperan nada de acciones a las cuales podría llamárseles enérgicas y honorables, sino que prefieren la intriga con la cual generalmente ganan más que mostrando su mano.166 Diversos amigos epistolares de Leguía en esta época le pidieron dinero para gastos o para su sustento, luego de perder su cargo o ver vencida su postulación al parlamento.167 Así, un diplomático que seguía de cerca la política peruana en ese entonces consideraba que la mayoría de estos partidarios que urgían el derrocamiento de Pardo era un grupo de «aprovechados decepcionados».168 165. Traducción de N. Jauly a Leguía, Callao, 14 de junio de 1917, FO 371/2991, ff. 153-154, NAUK. 166. Traducción de César Gonzales a Leguía, Lima, 2 de mayo de 1917, FO 371/2991, f. 27, NAUK. 167. Traducción de Francisco La Rosa a Leguía, Lima, 7 de abril de 1917; Anselmo Huapaya a Leguía, Lima, 24 de septiembre de 1917, en la que informa que sus recursos se habían agotado tras perder la elección senatorial de Puno y, en consecuencia, haberle otorgado el hijo de Leguía una pensión; y Alejandro Llontoj Pincett a Leguía, Chiclayo, 24 de octubre de 1917, FO 371/2991, ff. 75-75v, 235-236 y 274, NAUK. 168. H. J. (Division of Latin American Affairs) a Mr. Stabler, Washington, D. C., 16 de mar- zo de 1918, 823.00/233, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA. Aparentemente, la cor- respondencia interceptada a Leguía mientras vivía en Londres también había sido leída en Washington. 296 Alfonso W. Quiroz La estrategia política de Leguía evolucionó hacia un plan secreto para regresar al Perú, respaldado por el nuevo partido en formación, y exigir un gobierno provisional y la convocatoria a una convención nacional, objetivos todos que serían apuntalados por un levantamiento militar.169 La prematura rebelión de la guarnición de Ancón en agosto de 1918 estuvo vinculada a las redes militares de Cáceres que apoyaban a Leguía.170 Las condiciones para el retorno del expresidente coincidieron con el lanzamiento de su campaña presi- dencial para las elecciones de 1919, en las cuales salió vencedor. Pero su victoria electoral no bastaba para el aspirante a dictador. Leguía llevó a cabo un golpe «sagaz» antes de la ceremonia de investidura, argumentando haber descubierto una conspiración para impedirle asumir el mando (cargo sobre el cual testigos extranjeros no encontraron evidencia alguna). El golpe contó con un amplio respaldo militar que puso abrupto fin al relativamente honesto gobierno de Pardo, el último del civilismo, y destrozó la oposición organizada, iniciando así una nueva era de dictadura y corrupción.171 Escándalos del Oncenio de Leguía Así, Leguía comenzó su segundo gobierno (1919-1930) sin oposición insti- tucionalizada. Fiel a su plan original, interfirió en la instalación del Congreso y a cambio, convocó una asamblea constitucional para que reformara la vieja Carta de 1860. Mariano H. Cornejo, antiguo parlamentario demócrata y mi- nistro de Billinghurst, fue el arquitecto de la «reforma» constitucional que apoyaba un régimen dictatorial eufemísticamente conocido como la «Patria 169. Leguía a Melitón Porras, Londres, 11 de septiembre de 1917, FO 371/2991, ff. 220-222, NAUK: Leguía explicaba que, de permitirse a su nuevo partido crecer en el Perú, «exigi- ríamos, no una elección presidencial, sino la organización de un gobierno provisional y la convocatoria de una Convención Nacional. Pero si como es casi seguro, el gobierno fuese hostil [,…]quedará justificado el empleo de cualquier medio conducente al cumplimiento de la voluntad nacional [, esto es, …] deponer la fuerza por la fuerza». 170. Conde de Galarza a M. E., Lima, 8 de septiembre de 1918, n.° 75, leg. H-1680, AGMAE; y Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 12, p. 402. 171. U. S. Department of State. Papers Relating to the Foreign Relations of the United States, 1919. Washington, D. C.: Government Printing Office, 1934, vol. 2, pp. 720-726, esp. telegrama 823.00/295, McMillin a Acting S. S., Lima, 10 de julio de 1919, 726; Handley a S. S., Lima, 8 de julio de 1919, n.° 749, 823.00/280; y McMillin a S. S., Lima, 30 de julio de 1919, n.° 371, 823.00/296, Despatches 1910-1930, roll 2, USNA. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 297 Nueva».172 Los hermanos Prado colaboraron en este proyecto leguiísta duran- te un tiempo. La Constitución resultante de 1920 significó un revés histórico para las débiles instituciones y normas de la democracia republicana peruana y la coexistencia política, construidas dolorosamente durante décadas.173 Justificando su proceder con la excusa de combatir conspiraciones recu- rrentes, Leguía destruyó a la dirigencia civilista mediante encarcelamientos en la isla de San Lorenzo, deportación y ataques de turbas contra casas y oficinas de prensa.174 Siguió entonces una devastadora agresión contra otros grupos políticos. El gasto de la policía secreta creció significativamente para formar un extenso sistema de espionaje. El «doctor» Bernardo Fernández Oliva, un jefe particularmente temido de la policía secreta, fue acusado de torturar a los prisioneros políticos.175 La represión desatada contra todo opositor por el ministro de Gobierno Germán Leguía y Martínez, primo del presidente, forzó una estabilidad política beneficiosa para la dictadura. Sin embargo, las drásticas medidas punitivas dictadas por Leguía y Martínez causaron conflictos entre el poder ejecutivo y el poder judicial, alarmaron a empresarios y banqueros locales, así como preocuparon a la comunidad internacional por la violación de derechos civiles fundamentales. El requisito legal del habeas corpus se ignoró y la propiedad privada se vio amenazada 172. Jaime de Ojeda a M. E., Lima, 5 de abril, 20 de noviembre de 1920 y 18 de marzo de 1921, n.° 36, 116 y 25, leg. H-1680, AGMAE: «Poco prestigio moral de Mariano H. Cornejo», quien fue recompensado con un puesto diplomático en Francia. Véase, también, Basadre, Jorge. Historia de la república…, vol. 13, pp. 29 y 38. 173. Conde de Galarza a M. E., Lima, 6 de agosto de 1919, n.° 37, leg. H-1680, AGMAE: Galarza criticó los esfuerzos por «desarticular y desconectar las normas que la rutina, la tradición y la poca cultura política han aceptado como cosas deficientes, malas añejas y hasta retrógradas, pero en las cuales, padres e hijos, buenos y malos políticos, instruidos e ignorantes, demócratas y aristócratas, han vivido soportándolas durante 60 años». 174. Telegrama, Lima, 11 de septiembre de 1919, 823.00/302; y William W. Smith a S. S, Lima, 16 de septiembre de 1919, n.° 383, 823.00/323, Despatches 1910-1930, roll 3, USNA. 175. Tan solo en el mes de septiembre de 1924, el gasto en la policía secreta sumó 16.809 libras peruanas («General conditions prevailing in Peru», pp. 16-17, en Miles Poindexter a S. S., Lima, 18 de octubre de 1924, n.° 294, Despatches 1910-1930, roll 4, USNA); «Don Armando Vargas Machuca denuncia a Fernández Oliva, Rufino Martínez de haberlo torturado». En El Comercio, n.° 45186, 4 de septiembre de 1930, pp. 4-5; y «Una visita al antiguo local de la comisaría de Ate». En El Comercio, n.° 45208, 15 de septiembre de 1930, p. 5. Véanse, tam- bién, los cargos hechos por Víctor M. Avendaño contra el prefecto Lino La Barrera Higueras y José Rada y Gamio, El Comercio, n.° 45204, 20 de septiembre de 1930, p. 3. 298 Alfonso W. Quiroz por un decreto de confiscación políticamente motivado y retroactivo.176 La prensa independiente fue cerrada o mantenida bajo la constante amenaza de ser clausurada; y la libertad de expresión en las universidades quedó limitada drásticamente. Una maquinaria propagandística bien aceitada que incluía al diario La Prensa (expropiado al exiliado Augusto Durand en 1921) y el West Coast Leader, publicación en inglés sucesora del Peru To-Day, alababa los «logros» del gobierno y confundía a la opinión pública nacional e internacional. Una vez que los contrapesos políticos fueron violentamente desmantela- dos, Leguía pudo dedicarse a sus anchas a su querida política de grandes obras públicas plagadas de corrupción y financiadas con un masivo endeudamiento externo. El difunto plan de la línea férrea a Ucayali se reemplazó con una nueva obsesión por la urbanización, los proyectos de irrigación y la construcción de carreteras. Los masivos préstamos de la banca estadounidense financiaron obras públicas asignadas a contratistas norteamericanos: el monopolio de las obras urbanas y de salubridad por la Foundation Company, la construcción de carreteras y puertos por Snare & Co., y los proyectos públicos de irrigación (entre ellos, el gran proyecto de Pampas Imperial en Cañete y de Olmos en Lambayeque, en los que Leguía tenía sustanciales intereses) a cargo del inge- niero Charles W. Sutton. Estos préstamos, privilegios y monopolios causaron críticas por parte de otras compañías y representantes extranjeros, en los que generó suspicacia el impacto de la «insaciable codicia yanqui» para la soberanía del Perú.177 Las suntuosas celebraciones por el centenario de la independencia acarrea- ron gastos excesivos y derroche de fondos públicos a gran escala, no obstante la caída de los precios de las exportaciones en 1921. Se erigieron nuevos edificios públicos y monumentos patrióticos. Para ganarse la buena fe de diversos inte- reses extranjeros, el gobierno de Leguía le regaló a la embajada española un edi- ficio que valía 45.000 libras peruanas, contrató profesionales estadounidenses 176. Jaime de Ojeda a M. E., Lima, 27 de diciembre de 1919, n.° 84, y 3 de enero de 1919, n.° 3, leg. H-1680, AGMAE; «Peruvian Confiscation Act of December 26, 1919 [: …] its annul- ment at the suggestion of the United States». En U. S. Department of State. Papers Relating to the Foreign Relations of the United States, 1920. Washington, D. C.: Government Printing Office, 1936, vol. 3, pp. 360-367; y William E. Gonzales a S. S., Lima, 6 de abril de 1921, n.° 610, 823.00/386, Despatches 1910-1930, roll 3, USNA. 177. Ojeda a M. E., Lima, 15 de diciembre de 1921, n.° 82, leg. H-1680, AGMAE. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 299 como administradores públicos y estableció una misión policial española y otra naval estadounidense.178 Del mismo modo, se otorgaron concesiones importantes a la Peruvian Corporation, a la London & Pacific Petroleum Co. y a la British Marconi Wireless Co. para el monopolio de los servicios locales de correo y telégrafo. Casi todos estos acuerdos y contratos con empresas foráneas tuvieron resul- tados negativos. El contrato con la Marconi fue objeto de una investigación parlamentaria por ineficiencia y corrupción, debidas a los problemas causa- dos por empleados nativos que, según un informante extranjero, «consideran que el servicio público es una sinecura permanente y una oportunidad para la “corruptela”».179 La misión policial española inicialmente mejoró la posición profesional de la policía peruana, pero inevitablemente chocó con autoridades consideradas corruptas, como el prefecto de Lima Octavio Casanave.180 El desorden y la venalidad se evidenciaron desde el inicio mismo del nuevo régimen.181 La corrupción prevaleció en todo ámbito administrativo: el mal ejem- plo fue dado por los ministros y empleados públicos de alto rango, que llegaron a su cargo sin riqueza personal y, en corto tiempo, aparecían amasando fortunas. Destacaron, en este desarrollo, Julio Ego-Aguirre, ministro de Fomento y poste- riormente de Relaciones Exteriores y primer ministro; Alberto Salomón, minis- tro de Relaciones Exteriores;182 y Pedro José Rada y Gamio, primer ministro.183 178. Ojeda a M. E., Lima, 30 de noviembre de 1922, n.° 87, leg. H-1680, AGMAE: «[E]l gobier- no derrocha en perpetuas fiestas; descubre monumentos y lápidas a personajes de cuyos méritos no tenemos nociones muy precisas; regala a España una casa que cuesta 45,000 libras…»; y «Appointment of a naval mission from the United States to Peru». En U.S. Department of State. Papers Relating to Foreign Relations, 1920…, vol. 3, pp. 367-369. 179. F. A. Sterling a S. S, Lima, 19 de septiembre de 1922, n.° 878, «General conditions prevai- ling in Peru», 823.00/425, pp. 16-17, Despatches 1910-1930, roll 4, USNA; y Ojeda a M. E., Lima, 1 de febrero de 1923, n.° 17, leg. H-1680, AGMAE. 180. Casanave no tenía una «bonne réputation», puesto que se enriqueció mientras tuvo el cargo y luego transfirió fondos a Argentina tras su renuncia. Bâtie a M. A. E., Lima, 29 de sep- tiembre de 1923, n.° 41, CPC-NS, Pérou, vol. 6, ff. 167v-168, AMAE. 181. Jaime de Ojeda a M. E., Lima, 15 de diciembre de 1919, n.° 82, leg. H-1680, AGMAE: Ojeda señala el «desorden y la inmoralidad reinantes en la pseudo administración de Justicia y, al parecer, en todos los organismos de la república». 182. Salomón presentó cuentas infladas de las obras de remodelación de la sede de la cancillería en el palacio de Torre Tagle (Bâtie a M. A. E., Lima, 29 de septiembre de 1923, n.° 41, CPC-NS, Pérou, vol. 6, ff. 168-170, AMAE). 183. Rada y Gamio estuvo implicado en el desfalco de fondos privados y públicos: Manuel Acal y Marín a M. E., Barranco-Lima, 31 de marzo de 1930, n.° 33, leg. H-2603 bis, AGMAE. 300 Alfonso W. Quiroz El doctor Lauro A. Curletti, ministro de Fomento en 1923, se vio obligado a renunciar solamente cuando exageró sus propias ambiciones presidenciales, no obstante habérsele permitido antes usar su cargo para cometer «malversaciones flagrantes» de fondos públicos.184 Un informe biográfico confidencial del servi- cio diplomático estadounidense sobre Alejandrino Maguiña, ministro de Justicia y Educación y primer ministro en 1926, explicaba que su principal motivación para tomar parte en la política gubernamental era «hacer dinero». En efecto, Maguiña renunció después de ignorar repetidos pedidos del Congreso para que presentara cuentas claras de los gastos que había efectuado desde 1923 para la construcción de escuelas primarias. Fue incluido en «el grupo de políticos de clase media, inteligentes pero frecuentemente inescrupulosos, a los cuales el Presidente ha llevado al gobierno». De igual modo, el «ambicioso y de sangre fría» Celestino Manchego Muñoz encabezaba un «fuerte séquito de aprovechados».185 Los parientes cercanos y amigos de Leguía se encontraban en la cima de esta cadena informal. Su primo Eulogio Romero, presidente del nuevo Banco de Reserva, su yerno Pedro Larrañaga y su antiguo amigo político Miguel Echenique se beneficiaron con el auge de la construcción como contratistas (Cía. de Autovías y Pavimentos) y socios privilegiados del monopolio del ce- mento (la Cía. Portland Peruana). El economista estadounidense William W. Cumberland fue testigo privile- giado de la difundida corrupción del gobierno de Leguía y de su círculo más ínti- mo. A pedido de Leguía, Cumberland, funcionario del Departamento de Estado de EE. UU, fue nombrado, en 1921, jefe de la Administración de Aduanas y Presupuesto; y, en 1922, director del primer banco central, el Banco de Reserva del Perú.186 Cumberland pronto descubrió que el gasto fiscal ascendía a aproxi- madamente el doble de las rentas, lo cual ejercía fuerte presión para la devalua- ción de la moneda. Hacia la segunda mitad de 1922, la «grosera extravagancia» 184. Sterling a S. S., Lima, 8 de marzo de 1923, n.° 951, 823.00/432, Despatches 1910-1930, roll 4, USNA. 185. «Yearly report on general conditions in Peru for 1926», pp. 75 y 81, en Pierre de L. Boal a S. S., Lima, 16 de noviembre de 1927, n.° 855; y Miles Poindexter a S. S., Lima, 22 de diciembre de 1926, n.° 636-G, 823.00/527 y 823.002/105, Despatches 1910-1930, rolls 7 y 8, respectivamente, USNA. 186. U. S. Department of State. Papers Relating to the Foreign Relations of the United States, 1921. Washington, D. C.: Government Printing Office, 1936, vol. 2, pp. 656-662. 4 / La modernización y sus secuaces, 1884-1930 301 del gasto fiscal mediante «créditos especiales» y malversaciones había generado un déficit inmanejable en casi todos los ministerios.187 Años más tarde, Cumberland con