Victoria del Reino Unido - Enciclopedia de la Historia del Mundo

Victoria del Reino Unido

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 31 enero 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Queen Victoria by Bassano (by Alexander Bassano, Public Domain)
La reina Victoria, por Bassano
Alexander Bassano (Public Domain)

La reina Victoria de del Reino Unido (que reinó de 1837 a 1901) fue una de las más queridas de todos los monarcas británicos. Su longevidad, su devoción a su papel de cabeza visible de un imperio, y su recuperación tras la muerte de su adorado esposo, el príncipe Alberto, le granjearon un estatus único como símbolo omnipresente de la Gran Bretaña del siglo XIX, una era de tremendos cambios políticos, industriales y sociales.

Fue la última monarca británica de la casa de Hannover y reinó durante 63 años. Se enfrentó a los momentos tormentosos de la vida (perdió a tres de sus hijos) y sobrevivió a atentados de asesinato, a escándalos familiares, a los cotilleos sobre su relación con su adorado sirviente John Brown, y a los reformistas que querían derrocar la Corona. Gran Bretaña y el Imperio británico nunca volverían a ser tan grandes tras la muerte de Victoria en enero de 1901. Tras la reina Victoria el trono fue ocupado por su hijo varón más mayor, que se convirtió en Eduardo VII de Gran Bretaña (que reinó de 1901 a 1910).

Eliminar publicidad
Advertisement

La casa de Hannover y la sucesión

La casa real de Hannover se había hecho con el trono británico en 1714 tras la muerte de la reina Ana de Gran Bretaña (1702-1714), que no dejó descendencia. La casa de Hannover también tenía derecho al pequeño principado del mismo nombre en Alemania, por lo que tanto Jorge I (que reinó de 1714-1727) como Jorge II (1727-1760) eran principalmente alemanes que gobernaban en Gran Bretaña. Jorge III de Gran Bretaña fue el primero de la casa de Hannover en nacer en Gran Bretaña y cuya lengua materna era el inglés; a este le sucederían dos de sus hijos: Jorge IV (que reinó de 1820-1830) y Guillermo IV (que reinó de 1830-1837).

Guillermo IV murió de cirrosis del hígado y neumonía el 20 de junio de 1837, pero a su muerte no dejó ningún hijo legítimo. Por lo tanto, la corona británica pasó a su sobrina Victoria, hija del cuarto hijo ya fallecido de Jorge III, Eduardo Augusto, duque de Kent (1766-1820), y de Marie Louise Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld (que más tarde pasaría a ser Sajonia-Coburgo-Gotha). Esta sobrina se convirtió en la reina Victoria del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda.

Eliminar publicidad
Advertisement

Royal House of Hanover in Britain Family Tree
Árbol genealógico de la Casa Real de Hanover en Gran Bretaña
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Alexandrina Victoria nació en el palacio de Kensington el 24 de mayo de 1819. No recordaba a su padre, que había muerto en 1820, y su madre, en consecuencia, adquirió más importancia, al igual que lo hizo el hermano menor de su madre, el príncipe Leopoldo, que se convertiría en rey de los belgas en 1831. Una tercera figura clave en la infancia de Victoria fue su institutriz alemana, la baronesa Louise Lehzen (1784-1870). La educación de Victoria se limitó a la que recibía una dama de su época y no fue la que recibiría una futura monarca, pero Victoria era inteligente y tenía ganas de aprender. El celebrado biógrafo real C. Woodham-Smith ofrece el siguiente resumen del carácter, las habilidades y las debilidades de Victoria:

No era una persona fácil, poseía cualidades sorprendentes unidas a emociones tan intensas que, en ocasiones, llegaban a la violencia... Hablaba y escribía varios idiomas con bastante fluidez. Físicamente era fuerte... Era obstinada, su mayor debilidad, pero se la podía convencer y cuando daba su brazo a torcer, lo hacía de buena gana. La honestidad, la generosidad y la lealtad eran sus buenas cualidades; nunca fue maliciosa y era raro estar en contacto con ella sin sentir devoción.

(431)

LA JOVEN REINA VICTORIA ERA DE MENTE INDEPENDIENTE Y ESTABA DECIDIDA A HACERSE POR COMPLETO CON SU PAPEL DE MONARCA CONSTITUCIONAL.

La infancia de Victoria había sido solitaria y relativamente pobre, teniendo en cuenta su futura posición, y transcurrió principalmente en los apartamentos del palacio de Kensington. Nunca tuvo permitido relacionarse con sus primos, la multitud de hijos ilegítimos de Guillermo IV que respondían al nombre inventado de FitzClarence. Su única compañía real eran sus 132 muñecas. Esta vida protegida en la que Victoria "anhelaba tristemente alguna alegría" (cita de su diario en Cannon, 337) cambió totalmente con la sucesión en 1837.

Eliminar publicidad
Advertisement

Victoria acababa de cumplir 18 años cuando se convirtió en reina. La sucesión suponía que los títulos de Gran Bretaña y Hannover quedaron separados, ya que las mujeres no tenían permitido gobernar en el principado si existía un heredero, por remoto que fuera. Por tanto, el quinto hijo de Jorge III, Ernesto Augusto, duque de Cumberland y Teviotdale (1771-1851) se convirtió en el nuevo rey de Hannover. Victoria fue la última de la casa británica de Hannover, ya que sus hijos formaban parte de la familia de su esposo, el príncipe Alberto, la casa de Sajonia-Coburgo-Gotha (que después se cambiaría el nombre a Windsor).

Queen Victoria, Prince Albert, & Family
La reina Victoria, el príncipe Alberto y su familia
Franz Xaver Winterhalter (Public Domain)

El príncipe Alberto y su vida personal

La magnífica coronación se celebró en la Abadía de Westminster el 28 de junio de 1838. Para guiarla en su papel político, Victoria contaba con Lord Melbourne, el primer ministro en 1834 y de 1835 a 1841. La reina lo llamaba "Lord M". La joven reina, que era de baja estatura (1,50 metros, 4 pies y 11 pulgadas), de grandes ojos azules y una boca más bien pequeña, era de mente independiente y estaba decidida a hacerse por completo con su papel de monarca constitucional. Para entonces la monarquía ya estaba muy limitada en cuanto al poder político, pero seguía siendo una importante cabeza visible y un punto de intervención cuando los políticos no lograban ponerse de acuerdo. Tal y como destacó Walter Bagehot (1826-1877) en su famosa obra de 1867 The English Constitution (La constitución inglesa), Victoria, en cuanto al gobierno, mantenía "el derecho a ser consultada, el derecho a alentar y el derecho a advertir" (Cavendish, 412). Victoria comenzó su reinado favoreciendo al partido Whig (centroizquierda), pero la influencia de Alberto garantizó que pronto se sobrepusiera a la política de partidos. Mientras los primeros ministros de los partidos Whig y Tory iban y venían durante su largo reinado, la amplia experiencia de la reina en asuntos de estado la convirtieron en una valiosa fuente de sabiduría.

LA FAMILIA REAL SE PROPUSO EXPRESAMENTE PROPORCIONARLE AL PAÍS UN MODELO DE DECORO Y DEBER FAMILIAR.

El 10 de febrero de 1840 Victoria se casó con su primo Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha (1819-1861) tras un compromiso de un año. La boda se celebró en el palacio de St. James. Esta unión había estado respaldada por el tío de Alberto, el rey Leopoldo, pero Victoria se sintió muy atraída por el príncipe, a quien describió como "hermoso" (escrito en cursiva y subrayado a modo de énfasis en su diario). Cosa rara entre los monarcas, Victoria y Alberto tenían la misma edad, pero el protocolo exigía que Victoria le pidiera el matrimonio a Alberto y no al revés. Él accedió y con el tiempo recibió el título de Alberto, príncipe consorte, ya que Victoria seguiría siendo la soberana absoluta. A pesar de ello, Alberto leía los papeles de Estado de Victoria y la aconsejaba cuando era necesario. Él se describió a sí mismo como "el secretario privado de la soberana y su ministro permanente" (402).

Eliminar publicidad
Advertisement

La pareja real tuvo nueve hijos: cinco chicas y cuatro chicos, el más mayor de los cuales, Alberto Eduardo (nacido en 1841), conocido como "Bertie", se convirtió en Príncipe de Gales. Victoria, a pesar de su experiencia, siempre temió los riesgos del parto y las ausencias forzadas de su papel como monarca. El embarazo, dijo, era "la sombra del matrimonio" (Phillips, 217). La familia real se propuso expresamente proporcionarle a la nación un modelo de decoro y deber familiar, un marcado contraste con los anteriores monarcas de la casa de Hannover. "Bertie" demostró ser una decepción en este aspecto y tuvo una aventura muy poco adecuada con la cortesana Nellie Clifden justo cuando sus padres estaban intentando acordar su matrimonio con la princesa Alexandra de Dinamarca (una unión que acabó celebrándose en 1863).

Assassination Attempt on Queen Victoria
Intento de asesinato de la reina Victoria
J. R. Jobbins (Public Domain)

Haciendo frente al radicalismo

No todo el mundo vio la sucesión de Victoria con buenos ojos. Los radicales y los republicanos eran la minoría, pero su opinión se manifestó en un intento de asesinato de la reina mientras cruzaba Londres en su carruaje. El 10 de junio de 1840, un joven de 18 años disparó dos veces contra la pareja real pero no le acertó a ninguno. El 30 de mayo de 1842, un segundo asesino, aunque sorprendentemente su pistola no estaba cargada, abordó a la reina en Pall Mall y fue aprehendido sin que Victoria sufriera daño alguno. Más tarde ese mismo verano, el 3 de julio, otro joven intentó también asesinarla de un tiro, pero no había cargado bien el arma y falló. El 19 de mayo de 1849 un asesino irlandés disparó a la reina cuando esta iba de regreso a casa en su carruaje, pero este tampoco había cargado bien el arma. La reina sufriría algunos ataques y atentados más, y un loco incluso llegó a golpear a Victoria con un palo que le dejó la cara marcada y amoratada. A pesar de todo ello, parecía que Victoria vivía una vida encantadora.

Este fue un periodo difícil para muchos monarcas de Europa, ya que se produjeron muchas revoluciones que intentaron deshacerse de las monarquías, en algunos casos con éxito, tal y como ocurrió en Francia. Se puede considerar como uno de los muchos logros de Victoria el hecho de que no solo capeara el temporal radical, sino que de hecho aumentara la popularidad de la monarquía durante su reinado.

Eliminar publicidad
Advertisement

Tragedia y retirada de la vida pública

La reina sufrió su mayor tragedia el 14 de diciembre de 1861 cuando Alberto murió de fiebres tifoideas (o puede que las últimas fases de cáncer de estómago o intestino). El príncipe consorte, que ya sufría de dolores de estómago y estaba cansado por las preocupaciones causadas por las escapadas de "Bertie", se había mojado en la lluvia cuando fue a visitar un nuevo proyecto arquitectónico, lo que hizo que su condición empeorara. Solo tenía 42 años. Puede que la reina jamás se recuperara de su pérdida; en una ocasión escribió de manera sencilla y completa todo lo que había significado Alberto para ella en tan solo cuatro palabras: "Él era mi vida" (Phillips, 217). En cierto sentido, durante los siguientes años, Victoria también murió. La reina no fue capaz de asistir al funeral de Alberto, y vistió de luto durante la segunda mitad de su larga vida. La reina se aseguró de que Alberto y las causas que esta había defendido no cayeran en el olvido. El príncipe fallecido fue conmemorado en innumerables edificios públicos, de los cuales puede que el más notable sea el Royal Albert Hall de Londres, inaugurado el 8 de abril de 1871.

Map of the British Empire, 1897
Mapa del Imperio británico, 1897
Unknown Artist (Public Domain)

Hasta principios de la década de 1870, la reina se retiró de la vida pública y pasó gran parte de su tiempo en el castillo de Windsor o en Balmoral, la residencia real de ambos y que había sido diseñada por el príncipe consorte. La reina llevó a cabo su papel en el gobierno por correspondencia. Culpaba a "Bertie" de su papel en la muerte de su padre, así que Victoria restringió sus deberes reales públicos lo mejor que pudo, de tal modo que el príncipe de Gales y heredero también era, al menos en los círculos oficiales si no en los lugares de placer, una figura ausente. Desencantada con su hijo, Victoria describió al príncipe como alguien con "un cerebro pequeño y vacío" (Cannon, 345). Este vacío real le proporcionó munición a los republicanos que pedían la abolición de una monarquía que no podía desempeñar el papel tan limitado que tenía.

El misterio en torno a la reina escondida, que se acabó conociendo como la "viuda de Windsor", desató rumores malintencionados, como la inapropiada relación que existía con su pintoresco y franco sirviente escocés John Brown (1826-1883). Incluso se forjó el mote de "señora Brown". Para la época en la que Benjamin Disraeli (1804-1881) asumió el cargo por segunda vez (1874-80) y se estableció como el primer ministro favorito de Victoria, la reina estaba regresando poco a poco a un papel más público como jefa de Estado. También viajó al extranjero para descansar, notablemente a Biarritz y a la Costa Azul de Francia, lo que hizo que estos lugares se hicieran muy populares entre los pudientes de Europa.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Queen Victoria Wearing the Koh-i-Noor
La reina Victoria usando el Koh-i-Noor
Franz Xaver Winterhalter (Public Domain)

Victoria tuvo la desgracia de sobrevivir a tres de sus hijos. La princesa Alicia (nacida en 1843) murió de difteria en 14 de diciembre de 1878, una cruel coincidencia con la fecha de la muerte de Alberto. En marzo de 1884, el hijo menor de la reina, Leopoldo, duque de Albany (nacido en 1853) murió tras una mala caída. Leopoldo sufría de hemofilia y posiblemente también de epilepsia. En julio de 1900, el príncipe Alfredo, duque de Sajonia-Coburgo y Gotha (nacido en 1844) murió de cáncer de garganta a los 55 años.

El imperio y las guerras

Gran Bretaña participó en la guerra de Crimea (1853-6) en la que Gran Bretaña, Francia y el Imperio otomano entre otros se unieron para derrotar a Rusia. Victoria se había opuesto a la guerra y visitó personalmente a los combatientes heridos en los hospitales de vuelta en Gran Bretaña. El conflicto vio la creación de la Cruz Victoria (1856), la condecoración británica militar más alta, y fue decisión de la reina añadir las palabras "for valour" ("al valor") en el frente de la medalla.

A lo largo del siglo XIX, el Imperio británico se convirtió en el más grande jamás visto, y abarcaba desde vastos territorios como Canadá, India y Australia, hasta pequeños reductos como Barbados, Gibraltar, Aden, Hong Kong y Fiyi. La mayor parte de la mitad oriental de África estaba bajo el dominio británico, en una línea prácticamente ininterrumpida que iba desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo.

La construcción del Imperio británico era implacable, pero por el camino hubo de enfrentarse a algunos contratiempos importantes. Casi perdió India durante el motín de cipayos en 1857-8, pero, tras recuperar el control, las posesiones de la Compañía de las Indias Orientales pasaron a manos del gobierno británico. Victoria fue nombrada Emperatriz de la India el 1 de junio de 1877. En la guerra Anglo-zulú de 1879, casi todo el ejército británico fue destruido en la batalla de Isandlwana. En 1885, el gran héroe militar el general Gordon murió defendiendo Jartum y sus ciudadanos contra el autoproclamado El Mahdi, Muhammad Ahmad. Este desastre en Sudán fue un infame episodio de la indecisión política y militar.

Penny Black Stamp
Sello negro de un penique
General Post Office (Public Domain)

Había que defender la mayoría de las colonias, tanto contra otras potencias como de las insurrecciones de las poblaciones locales, por lo que todos y cada uno de los años del reinado de Victoria sufrieron conflictos en alguna parte del imperio. El imperio giraba en torno a la riqueza y la extracción de recursos, que se conseguían normalmente a expensas de los pueblos indígenas. Muchas de las colonias se alegraron de conseguir la independencia en el siglo XX. La colonización tuvo consecuencias brutales, pero los registros muestran que Victoria parecía tener un interés genuino por sus súbditos, que sumaban un quinto de la población mundial.

Otros acontecimientos de su reinado

El reinado de Victoria fue testigo de una extraordinaria serie de innovaciones y cambios sociales y económicos, muchos de los cuales se expusieron de una manera u otra en la Gran Exposición de 1851, celebrada en el Crystal Palace, un enorme salón de cristal y hierro forjado construido expresamente para la exposición. La Gran Exposición fue el proyecto favorito del príncipe Alberto y un rotundo éxito: más de 6 millones de visitantes se maravillaron no solo ante las máquinas extrañas e increíbles sino también ante los miles de exhibiciones provenientes de todo el mundo, desde el último grito en dentaduras hasta el fabuloso diamante Koh-i-Noor.

El primer censo nacional británico se llevó a cabo en 1851, y reveló que, para aquel entonces, ya había más gente viviendo en pueblos y ciudades que en el campo. La gente también se movía mucho más que antes. Para finales del siglo XIX, los británicos podían viajar mucho más fácilmente con la llegada de los trenes, el coche motorizado y el metro de Londres. La vida en el hogar también era más agradable con la invención de la luz eléctrica, el fogón de gas, el gramófono y la radio. La gente también estaba más conectada gracias al sistema postal de un penique, y había mucha más gente que podía escribir gracias a las escuelas gratuitas disponibles para todos desde 1891. La Ley de Reforma de 1867 (1867 Reform Act) y su sucesora en 1884 aumentaron considerablemente el número de hombres que podían participar en las elecciones. En contraposición al progreso de la democracia británica, la nueva estructura del Parlamento (necesaria tras el gran incendio de 1834) era un derroche de arquitectura medieval y Tudor. La reina inauguró oficialmente el edificio nuevo el 3 de febrero de 1852.

La familia real tuvo su propio papel en los cambios de comportamiento. Por ejemplo, Victoria popularizó el uso de cloroformo durante el parto y el príncipe Alberto se aseguró de que el árbol de navidad alemán se impusiera a las tradicionales coronas de muérdago como pieza central de los hogares familiares.

1887 Photograph of Queen Victoria
Fotografía de 1887 de la reina Victoria
Charles Knight (Public Domain)

La influencia de Victoria se expandió aún más gracias a sus 31 nietos. Uno de sus nietos llegó a ser el emperador alemán el Kaiser William II (1888-1918), una de sus nietas se convirtió en Alexandra Feodorovna, zarina de Rusia (1888-1917) y otras cinco más reinarían en los diferentes reinos de Europa. Sin duda Victoria había dejado su marca tanto en Gran Bretaña como en el extranjero, hasta tal punto que hacia el final de su vida era conocida como la "matriarca de Europa".

Muerte y sucesor

El éxito del Imperio británico y su longevidad como una roca apacible en los turbios mares de cambio del siglo XIX ayudaron en gran medida a potenciar la popularidad de Victoria, que había decaído en cierta medida durante su periodo de luto por Alberto. La estima que sentía el público por ella quedó bien reflejada en las celebraciones de los jubileos de oro y de diamante de Victoria (en 1887 y 1897 respectivamente). Tras esta última celebración, el 22 de junio, la reina anotó en su diario:

Un día que no habré de olvidar nunca. Nadie, creo, ha sido recibido nunca con tal ovación como me han brindado a mí... Las multitudes era del todo indescriptibles... Los vítores eran ensordecedores y todas las caras parecían estar llenas de dicha genuina.

(Phillips, 222)

La reina Victoria, que sufrió de reumatismo y mala salud en su último año de vida, murió poco después de una apoplejía en su casa de vacaciones, Osborne House, en la Isla de Wight, el 22 de enero de 1901. Tenía 82 años. Dentro del féretro, según sus deseos, había toda una colección de recuerdos: un mechón de pelo de John Brown, un vestido bordado por su hija Alicia, varias fotografías, algunas figurillas e incluso varias joyas. En una muestra de su amor inmortal por Alberto, la reina fue enterrada con un molde de la mano del príncipe consorte y con su bata. También llevaba puesto su velo de boda. Tras 40 años separados, Victoria volvió a reunirse con su esposo, enterrada junto a él en el Mausoleo real de Frogmore en el Parque de Windsor.

El número de súbditos británicos de Victoria se duplicó durante su reinado, y había pocos que recordasen una época en la que no había sido reina. La era victoriana tocaba a su fin. El siguiente en ocupar el trono fue el hijo mayor de Victoria, que se convirtió en Eduardo VII de Gran Bretaña y que se encargó de que la pompa y el espectáculo de la monarquía volvieran por todo lo alto.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es tan famosa la reina Victoria?

La reina Victoria es famosa porque gobernó el Reino Unido durante 63 años, expandió enormemente el Imperio británico y la época victoriana recibió su nombre, un periodo de grandes cambios sociales, políticos e industriales.

¿Qué relación tienen la reina Isabel II y la reina Victoria?

La reina Isabel II es la tataranieta de la reina Victoria.

¿Cuántos años tenía la reina Victoria cuando murió?

La reina Victoria tenía 82 años cuando murió el 22 de enero de 1901.

¿Cuáles fueron los mayores logros de la reina Victoria?

Los mayores logros de la reina Victoria fueron gobernar el imperio más grande jamás conocido y mantener la popularidad de la monarquía mientras que otros países europeos experimentaban revoluciones republicanas.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor de tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2023, enero 31). Victoria del Reino Unido [Queen Victoria]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21483/victoria-del-reino-unido/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Victoria del Reino Unido." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación enero 31, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21483/victoria-del-reino-unido/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Victoria del Reino Unido." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 31 ene 2023. Web. 08 dic 2023.

Afiliación