¿Cuáles son los lazos de sangre entre los Borbón y los Windsor?

¿Cuáles son los lazos de sangre entre los Borbón y los Windsor?

El Rey Felipe VI se refería a Isabel II cariñosamente como “tía Lilibeth”

El rey Felipe VI, con traje y corbata negras, se dirige a recibir en audiencia a las promociones 2018 y 2019 del Cuerpo de Inspectores del servicio oficial de Inspección y Regulación del Comercio Exterior
El rey Felipe VI, con traje y corbata negras, se dirige a recibir en audiencia a las promociones 2018 y 2019 del Cuerpo de Inspectores del servicio oficial de Inspección y Regulación del Comercio Exterior FOTO: J.J.Guillen EFE

A los Borbón y a los Windsor les une mucho más que su pertenencia a una de las Monarquías más antiguas de Europa. Ambas familias comparten además lazos de sangre. Las casas reales europeas están ligadas unas a otras en muchos casos por lazos familiares del pasado y aunque haya que remontarse un tiempo para encontrar esas afinidades, no es difícil encontrar la conexión. Así ocurre con la Casa Real española y la británica.

Basta recordar el telegrama que el Rey Felipe VI envió a la Reina Isabel II tras el fallecimiento de su marido el duque de Edimburgo que incluía una cariñosa referencia: tía Lilibeth. No se trataba de una licencia sino que ambos están unidos por lazos de sangre que se remontan al siglo XIX. Los lazos sanguíneos entre Felipe VI e Isabel II les unen tanto por madre como padre. Juan Carlos I y Sofía son tataranietos de la reina Victoria de Inglaterra, como también lo eran tanto Isabel II como su marido, el duque de Edimburgo.

Los lazos entre el padre del actual jefe del Estado y su madre son todavía más estrechos, especialmente con la Reina Sofía, ya que el marido de Isabel II era su tío segundo; Jorge I de Grecia era su abuelo, y por lo tanto, el bisabuelo de Felipe VI.

Respecto a los lazos de sangre por la otra rama, la que atañe a Don Juan Carlos I, su abuela, la reina Victoria Eugenia era prima hermana de la madre del duque de Edimburgo, Alicia Battenber

El Rey Felipe VI, de luto

El fallecimiento de Isabel II no ha interrumpido la agenda del Monarca. Si ayer se encontraba en Sevilla presidiendo un acto en el Real Alcázar de la capital hispalense en el que dedicó unas emotivas palabras a Isabel II: “No es fácil en estos momentos trasladar fielmente nuestro sentimiento profundo, tanto personal y familiar como institucional, de pérdida ante su ausencia y de inmenso respeto por su figura y trayectoria. La Reina Isabel será recordada como una de las mejores reinas de todos los tiempos por su dignidad, sentido del deber, coraje y entrega a su pueblo siempre y en todo momento”.

Esta mañana ha recibido, en el Palacio de la Zarzuela, a las tres últimas promociones del Cuerpo Superior de Letrados de la Administración de la Seguridad Social. Completamente vestido de luto, el Rey ha vestido de traje y corbata negra.