Aragonès no se plantea dejar la política tras el 12-M: "No voy a abandonar responsabilidades" - eldia.es

Elecciones catalanas

Aragonès no se plantea dejar la política tras el 12-M: "No voy a abandonar responsabilidades"

Marca de nuevo distancias con Puigdemont y avisa de que "las instituciones son más importantes que las personas"

El president Pere Aragonès, este sábado en un acto de ERC.

El president Pere Aragonès, este sábado en un acto de ERC. / EP

Quim Bertomeu

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha decidido en esta campaña electoral marcar más distancias que nunca con el candidato de Junts y expresident, Carles Puigdemont. Este lunes ha vuelto a la carga con esta estrategia y ha asegurado que él, a diferencia de Puigdemont, no se plantea dejar política tras las elecciones del 12 de mayo. "Voy a continuar al servicio de Cataluña y al servicio del proyecto político que defiendo en cualquier circunstancia", ha dicho en una entrevista en Onda Cero.

La posición del candidato de ERC a la reelección contrasta, pues, con la del candidato de Junts, que hace una semana aseguró que dejará la política si no es president. Aragonès ha precisado que él se presenta "para ganar" y que no tiene en mente "otra opción" -"Mi escenario central es para una victoria electoral", ha remarcado-, pero que en cualquier caso no contempla la opción de salir de la política. "No voy a abandonar responsabilidades", ha concluido.

El president, de nuevo, vuelve a marcar perfil respecto a Junts y Puigdemont. A los republicanos les generó perplejidad que el expresident hablara de su salida de la política si no era presidente tras el 12-M, ya que consideran que lo único que hace es movilizar el voto contrario a la independencia. Es por esto que Aragonès no ha querido este lunes abonar el escenario de dejar la política si no consigue la reelección.

La victoria es el único escenario que me planteo

Pere Aragonès

— Presidente de la Generalitat

Según las encuestas, es una posibilidad real que Aragonès no pueda revalidar el cargo. El PSC lidera los sondeos mientras que ERC y Junts se disputan la segunda posición. Si Aragonès no logra como mínimo quedar en segundo lugar se convertirá en prácticamente imposible seguir en el Palau de la Generalitat. Sin embargo, el líder republicano ha dado muestras de que no piensa cultivar un terreno, el de contemplar una derrota electoral, que solo beneficiaría a sus adversarios: "La victoria es el único escenario que me planteo".

La ruptura con Junts

Este lunes también ha vuelto a quedar claro que las relaciones entre ERC y Junts no pasan por el mejor momento. Siempre han sido difíciles, pero se complicaron especialmente con la ruptura del Govern en 2022 y, desde entonces, no se han reconducido. Aragonès ha explicado hoy que, desde 2017, su opinión sobre Puigdemont "ni ha empeorado ni ha mejorado". Eso sí, ha vuelto a lamentar que Junts fie su campaña a la restitución de Puigdemont como presidente: "Las instituciones son más importantes que las personas".

ERC también se distancia de Junts a la hora de no querer vincular las elecciones catalanas con las relaciones con el PSOE en el Congreso. Si Puigdemont advirtió el fin de semana que habría "consecuencias" para Pedro Sánchez si tras el 12-M maniobra contra Junts en el Parlament, Aragonès ha evitado reproducir esta estrategia. Para el candidato de ERC los pactos postelectorales tienen que basarse en "el contenido", no en un intercambio de lealtades.

Referéndum y financiación

ERC ha acudido a la campaña con varias propuestas electorales de las que sobresalen dos: una financiación singular para Cataluña y una propuesta jurídica para celebrar un referéndum. Aragonès se ha mostrado convencido de que, si vuelve a ser presidente, las podrá sacar adelante pese al "no" rotundo que han recibido del PSOE y de la Moncloa. El candidato de ERC ha argumentado que "las conversaciones con el partido socialista siempre empiezan con un no", por luego hay posibilidad de cambios. Ha recordado que así empezaron las negociaciones por los indultos, por la reforma de la sedición y por la amnistía y que, finalmente, todas llegaron a buen puerto. "Todo lo que era imposible ha sido posible", ha reivindicado.