Moral - Concepto, tipos, ejemplos, características, ética

Moral

Te explicamos qué es la moral, su origen, tipos, ejemplos y relación con la ética. Además, diferencias entre lo amoral y lo inmoral.

Moral
La moral forma parte de la tradición histórica y cultural de una sociedad.

¿Qué es la moral?

La moral es un conjunto de normas, costumbres y valoraciones que forman parte de la tradición histórica y cultural de una sociedad. Sirve para distinguir el bien y el mal, es decir, las buenas acciones de las malas acciones. A menudo se maneja como sinónimo de la ética, aunque dependiendo del punto de vista no sean exactamente lo mismo.

La existencia de la moral es un rasgo único de las sociedades humanas, dado que el libre albedrío y la conciencia nos hacen susceptibles de juzgar el modo en que vivimos, y de distinguir entre las que contribuyen a la estabilidad y la armonía social de las que no. Es decir, que permite el surgimiento y la existencia de valores.

Sin embargo, mucho se ha debatido a lo largo de la historia respecto a qué cosa son exactamente el bien y el mal. De ello se ha ocupado tradicionalmente la filosofía, en especial la ética o la filosofía moral.

En sus orígenes, la moral estaba íntimamente vinculada a la religión y los códigos de conducta religiosos, que entonces eran indistinguibles de la vida cívica y social, ya que no había separación entre Estado y religión. Sin embargo, esto cambió radicalmente a partir de la Modernidad, en la medida en que la humanidad se vio obligada a redefinir y repensar sus conceptos y códigos de moralidad.

Hoy la moral tiene cuotas de participación en las ciencias, el ejercicio de las profesiones y en otras áreas del quehacer humano. Y aunque las distintas iglesias y religiones siguen constituyendo voces importantes en la materia, hoy en día podemos regirnos a través de una moral laica, o sea, no religiosa.

Ver también: Normas morales

Moral y ética

Usualmente estos dos términos se emplean como sinónimos, lo cual en principio no tendría mayor inconveniente. Sin embargo, desde un punto de vista más especializado, se distinguen porque la ética es una rama de la filosofía que aspira a elaborar patrones morales transculturales, desde un punto de vista universal.

Es decir que la ética estudia las distintas formas en que la moral se ejerce y procura entenderlas desde una mirada general. En cambio, la moral aplica dentro de un contexto sociocultural e histórico determinado: lo que hoy en día perfectamente consideramos moral, en algún momento de la historia no lo fue, y viceversa.

Más en: Ética

Tipos de moral

Es posible clasificar la moral de acuerdo al ámbito específico en el que se circunscriben sus reflexiones sobre lo bueno y lo malo. Como en los siguientes casos:

  • Moral religiosa. Aquella que está determinada por una tradición mística o religiosa determinada, y que se rige por los mandamientos de su credo o doctrina. Puede ser una moral más rígida o inflexible, especialmente en el caso de los sectores fundamentalistas, y aunque se hereda de generación en generación gracias a la institución eclesiástica, a su modo va adaptándose a los nuevos tiempos.
  • Moral laica. Aquella que no está determinada por una tradición mística o religiosa, incluso si muchos de sus valores coinciden con los de una tradición cultural muy marcada por el pasado religioso. Por ejemplo, la moral occidental es laica, está determinada por instancias no religiosas, pero la tradición cristiana tiene mucho que ver con sus fundamentos.
  • Moral fundamental. Aquella que aspira a ser universal, o sea, que tiende a juzgar los elementos más básicos (fundamentales) de la existencia del ser humano. Por ejemplo, los Derechos Humanos (DDHH) están sustentados sobre este tipo de moralidad.
  • Moral sexual. Aquella que determina el modo en que se comprenden ciertas prácticas u orientaciones sexuales, de acuerdo a una consideración de lo bueno o malo sustentada a menudo en otras ideas como lo natural, lo reproductivo o simplemente lo placentero.
  • Moral social. Con este nombre diferenciamos los preceptos morales de la sociedad, o sea, los tradicionales y heredados o que imperan en un momento determinado a un colectivo determinado, de los que puede tener un individuo en su fuero interno.
  • Moral individual. Se llama así a la aproximación personal, singular e individual que cada quien tiene hacia los conceptos de lo bueno y lo malo. Parte de ella está determinada por la moral colectiva o social, y otra parte por su propia capacidad de evaluar la realidad subjetivamente.

Importancia de la moral

La moral es un concepto clave en la formación de la civilización humana. Por un lado, una sociedad requiere siempre de un código o un conjunto de reglas a las que ceñirse para garantizar la paz social y la relativa armonía entre sus ciudadanos.

Por otro lado, la historia de la moral es una parte vital de la historia de la humanidad. La moral de cada época ha determinado en gran parte el modo en que las fuerzas sociales interactúan y le ha otorgado poder a unos sobre otros, o incluso ha determinado a quienes se juzga como aceptables y a quienes no, lo cual tiene claras repercusiones sobre la vida y la muerte.

Ejemplos de moral

moral puritana
Los puritanos defendían la necesidad de una pureza moral absoluta.

Más que de moral, pueden darse ejemplos de juicios morales o de valores morales determinados, imperantes en algún período de la historia. Por ejemplo:

  • La moral victoriana. Se llama así a la estricta visión moral que imperó en Inglaterra durante el reinado de la reina Victoria (1837-1901), y que se caracterizó por una intensa represión sexual, poca tolerancia ante el delito y el sostén de una fachada de dignidad que, sin embargo, no impedía la prostitución y el trabajo infantil.
  • La moral puritana. Los puritanos eran una facción radical del protestantismo calvinista, que floreció durante el reinado de Isabel I en Inglaterra. Como su nombre lo indica, defendían la necesidad de una pureza moral absoluta, en términos bíblicos, ya que el ser humano debía ceñirse completamente a los planes de Dios para recibir luego la gloria futura.
  • El relativismo moral. En este caso, hablamos de una vertiente filosófica que sostiene la no universalidad de la moral y de los valores morales, como una prueba de que todo intento de moralidad es, necesariamente, relativo, o sea, dependiente del contexto. Por ende, ninguna visión de lo bueno o de lo malo puede imperar sobre otras.

Más en: Juicios morales

Inmoral y amoral

Los conceptos de inmoral e inmoralidad, o de amoral y amoralidad, se desprenden de la propia moral, pero significan aspectos contrarios específicos:

  • Lo inmoral. Es aquello que es contrario a una visión de la moralidad específica. Aquello que rompe sus reglas, que contradice sus visiones y desobedece sus mandatos. Por ejemplo, en algunas tradiciones islámicas y judaicas se considera inmoral que las mujeres muestren libremente su cabello, y por ende están obligadas a cubrirlo con un pañuelo o una peluca.
  • Lo amoral. En cambio, es aquello que simplemente no se somete a cuestionamientos morales, es decir, no responde a la pregunta respecto del bien y del mal. Eso no significa que sea bueno ni malo, sino que puede ser ambas cosas, dependiendo del caso y del contexto, pues no está en su naturaleza ser o no moral. Por ejemplo, la ciencia y la tecnología se consideran saberes amorales: pueden usarse de forma moral y para el bien de la humanidad, o pueden usarse para cometer atrocidades y empobrecer el mundo.

Sigue con: Valores humanos

Referencias

¿Cómo citar?

"Moral". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/moral/. Última edición: 2 de febrero de 2022. Consultado: 02 de octubre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 2 febrero, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)