Embarazos y partos de las reinas de España: del uso de reliquias a la viagra medieval

Alguien debía ocuparse de ello. Conocemos prácticamente todo acerca de las batallas, conquistas, traiciones, herencia y sucesiones que desde la Alta Edad Media nos han traído hasta hoy pero muy poco acerca de la intimidad de quienes decidían el futuro de las naciones. En Embarazos y partos de las reinas de España (La Esfera de los Libros), los médicos y divulgadores científicos Pedro Gargantilla y Berta Martín finalizan una trilogía que comenzó hace más de quince años. 

Comenzaron abordando la salud de los reyes españoles desde la casa de Austria y han querido culminarla poniendo de relieve el papel fundamental de la mujer en la Historia, relegada a la trastienda durante siglos. En realidad, durante todos los siglos: “Si del varón dependiera la perpetuidad de la especie humana, nos habríamos extinguido hace tiempo”, sentencia Pedro Gargantilla.

Desdichadas ellas

El desmesurado tamaño del miembro de Fernando VII lo obligaba a copular con un cojín de por medio

María Luisa de Parma tuvo 24 hijos en 20 años. La mayoría no llegaron a la pubertad. © Otras fuentes María Luisa de Parma tuvo 24 hijos en 20 años. La mayoría no llegaron a la pubertad.

Durante la dinastía de los Austrias encontramos tres reinas que no tuvieron ningún hijo: María Tudor, segunda esposa de Felipe II; María Luisa de Orleáns y Mariana de Neoburgo, ambas esposas de Carlos II. En la dinastía de los Borbones la cifra se eleva hasta cuatro: Luisa Isabel, la esposa de Luis I el Breve; Bárbara de Braganza y María Josefa de Sajonia, ambas esposas de Fernando VII, y María de las Mercedes, que casó con Alfonso XII. La ausencia de la ansiada gestación ponía a todas estas mujeres en una situación muy delicada a los ojos de la corte, ya que “ponían en peligro” la continuidad dinástica, en la mayoría de casos, el motivo principal de la propia boda.

Machismo ancestral

Durante siglos, las bodas reales se organizaron en función de las probabilidades reproductivas de las futuras reinas

El libro es un muy entretenido compendio de anécdotas histórcas. © La Esfera El libro es un muy entretenido compendio de anécdotas histórcas.

Hallamos también embarazos fantasma, como los que vivió ‘Bloody Mary’. María I de Inglaterra, única hija de Enrique VIII de Inglaterra y Catalina de Aragón y segunda esposa de Felipe II sufrió dos. Aunque durante nueve meses tuvo todos los síntomas, incluida la hinchazón de vientre, no llegó a parir nunca. En la segunda ocasión acabó muriendo. Hoy sabemos gracias al Journal of Medical Biography que la explicación más plausible era un un tumor de la glándula endocrina pituitaria. 

La ginecóloga Berta Marín es especialista es autora de varios libros de divulgación. Pedro Gargantilla, también médico, es profesor en la Universidad Francisco de Vitoria y colaborador de RNE. © La Esfera La ginecóloga Berta Marín es especialista es autora de varios libros de divulgación. Pedro Gargantilla, también médico, es profesor en la Universidad Francisco de Vitoria y colaborador de RNE.

Tuvo que disimular durante décadas

Una vez viuda, María Cristina de Borbón Dos Sicilias se casó en secreto con su guardaespaldas, Agustín Fernández Muñoz, y tuvo con él varios hijos pero ninguno con el rey

Hubo asimismo reinas que fingieron estar encintas: Mariana de Neoburgo llegó a inventarse hasta once embarazos –que terminaban en tan desgraciados como ficticios abortos– mientras los que mantenía su cómodo estatus real. Otras, fueron hábiles en disimularlos: muerto Fernando VII, la viuda María Cristina de Borbón Dos Sicilias, se casó en secreto con su guardaespaldas, Agustín Fernández Muñoz, y tuvo con él varios hijos. “Clamaban los liberales que la reina no paría. ¡Y ha parido más muñoces que liberales había!”, decían las coplillas de la época. Las más devotas, como María Cristina Habsburgo-Lorena, esposa de Alfonso XII, se hizo levar a palacio la reliquia de la Santa Cinta, el báculo de Santo Domingo de Silos, el relicario de las Sagradas Espinas del monasterio de Montserrat y la pila bautismal de Santo Domingo de Guzmán.

Fernando VII padecía macroginetosomía (un desmesurado tamaño del miembro) que suponía un serio problema en la coyunda. © Otras fuentes Fernando VII padecía macroginetosomía (un desmesurado tamaño del miembro) que suponía un serio problema en la coyunda.

Remedios de otros tiempos

La cantárida se usaba como afrodisíaco y el cloroformo fue el predecesor de la actual epidural

La preparación del libro ha llevado a los autores a bucear durante dos años en fuentes historiográficas y pasar más horas en la Biblioteca Nacional que en el salón de casa. La historia más singular posiblemente sea la de María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV. “Tuvo más de 20 embarazos en 24 años, la mayoría del los cuáles terminaron en la muerte del feto o el fallecimiento del infante a los pocos años. Otra historia muy curiosa es la de Germana de Foix, segunda esposa de Fernando el Católico: muerto el príncipe Juan, el rey ansiaba un heredero varón y dado que tenía más de 50 años –avanzada para la época– debía recurrir a la viagra de aquel momento. Se cree que entre las causas de su fallecimiento estaba el uso de ese producto”.

Microsoft y los asociados pueden obtener una compensación si compras algo mediante los vínculos recomendados de esta página.
TEMAS PARA TI
Danos tu opinión

¿Te gustó la historia?

Indica que te gusta en Facebook para ver historias similares


Cuéntanos tu opinión de MSN

Agradecemos tus comentarios.

Indica una valoración global para el sitio: