Por qué el príncipe Louis podría perderse la coronación de Carlos III

El hijo pequeño de Kate Middleton y el príncipe Guillermo aún es demasiado pequeño para un acto tan solemne como el que se prepara en Westminster y sus padres aún no han decidido si lo llevan o no.
El príncipe Louis.
El príncipe Louis.Max Mumby/Indigo/Getty Images

Mientras aumenta la expectación en Londres por coronación del rey Carlos III, surgen algunos rumores sobre el acontecimiento y, según los últimos, el pequeño príncipe Louis, el tercer hijo de Kate Middleton y Guillermo de Inglaterra, que cumple de 5 años el próximo 23 de abril, podría estar excluido.

Luis de Gales en el Jubileo de Isabel II.

Max Mumby/Indigo/Getty Images

Una fuente real, en declaraciones a Page Six, puso en duda que el pequeño estuviera allí. "Después de todo, sólo tiene cuatro años", comentaba, mientras que el Palacio de Kensington dejaba caer que "los príncipes de Gales tomarán una decisión sobre la presencia de Louis más adelante". Una indecisión que no es rara. No habría nada extraño en que el niño se quede en casa o solo se una a la familia al final, para el tradicional saludo desde el balcón del Palacio de Buckingham.

Los hijos más pequeños de la Casa de Windsor, al fin y al cabo, siempre se han mantenido alejados de los actos solemnes, incluidos los de los príncipes de Gales. Su asistencia a servicios religiosos, por ejemplo, se produjo en torno a los cuatro años (la primera misa de Navidad de Charlotte con el resto de la familia real fue en 2019) mientras que en el Trooping The Colour la edad mínima para asistir suele ser el año; una aparición de apenas unos minutos en el balcón de Palacio en brazos de papá y mamá.

Las fotos del príncipe han dado la vuelta al mundo.

Max Mumby/Indigo/Getty Images

El pequeño Louis también podría perderse los momentos más solemnes de la coronación de su abuelo debido a su inquietud natural. Ya dio todo un espectáculo durante el Jubileo de platino de la reina Isabel en junio de 2022, haciendo todo tipo de muecas, momentos de comprensible impaciencia y estruendosas carcajadas, comportamientos difícilmente compatibles con el rigor que se espera en la Abadía de Westminster el día en el que Carlos III hará historia.

Por otro lado, estarán George, paje de honor, a quien se le ha encomendado la tarea de sostener el manto del rey, y su hermana Charlotte, que a sus 8 años ya es toda una señorita. Sigue en duda, en cambio, la presencia de Harry y Meghan. Los duques de Sussex no habrían respondido a la invitación del palacio de Buckingham. Es seguro que, si llegan a Londres, el balcón de Palacio estará vetado para ellos, así como para el príncipe Andrés y sus hijas. Carlos III ha sido muy claro en este punto, según ha informado una fuente al Mirror. Sólo quiere a su lado a los miembros más veteranos de la realeza, un total de 15 personas (niños excluidos). La época de Isabel II, con toda la familia reunida para saludar al pueblo británico, ha terminado.

Artículo publicado en Vanity Fair Italia y traducido. Acceda al original aquí.

Esto también te puede interesar: