Juan Antonio, el niño de Friol que llevó en 1803 la viruela a América para salvar miles de vidas