Vacunación COVID en niños: 10 certezas bajo la mirada de una experta - Infobae

Vacunación COVID en niños: 10 certezas bajo la mirada de una experta

En exclusiva para Infobae, Marta Cohen, la patóloga pediatra argentina radicada en Reino Unido, analiza los riesgos y beneficios de vacunar a los menores de edad

La argentina Marta Cohen es patóloga pediátrica y está radicada en Reino Unido. Recibió la distinción “Miembro de la Orden del Imperio” por parte de la corona británica por sus investigaciones (Latin America News Age)
La argentina Marta Cohen es patóloga pediátrica y está radicada en Reino Unido. Recibió la distinción “Miembro de la Orden del Imperio” por parte de la corona británica por sus investigaciones (Latin America News Age)

Después de una año y medio de pandemia, y con el avance de la vacunación en todo el mundo, el 48% de la población global recibió una dosis de una vacuna contra el COVID-19, y el 36% completó las dos dosis de protección contra el coronavirus.

A medida que progresa la inoculación a nivel global y se acerca el turno de vacunar a los más chicos, muchos padres se preguntan cuáles son los riesgos y los beneficios de aplicar una dosis contra el coronavirus a los menores de edad. En el transcurso de las campañas de vacunación en todo el mundo, los niños fueron el último grupo priorizado por ser los menos afectados por la infección por SARS-CoV-2.

Además de las recomendaciones que vamos a enumerar, es sumamente importante consultar siempre con el médico de cabecera y el pediatra de cada familia.

1) La mortalidad en niños y jóvenes menores a 18 años, previamente sanos, es extremadamente rara y poco frecuente. Dos estudios del Reino Unido analizaron las muertes por COVID-19 en este grupo etario desde marzo de 2020 hasta febrero de 2021, y mostraron una incidencia dos muertes por millón en la población menor a 18 años.

2) De los casos positivos, 99,995% sobrevivió. De los 25 fallecimientos registrados (en una población de 12 millones de niños y jóvenes menores a 18 años), sólo 22 chicos sufrieron la etapa aguda de la enfermedad y 3 menores padecieron el Síndrome Inflamatorio Temporalmente Asociado a COVID-19 (PIMS-TS).

La mayoría de estos casos pertenecían a grupos de riesgo y tenían enfermedades preexistentes como trastornos neurológicos, problemas respiratorios severos, diabetes, síndrome de Down o pertenecían a minorías con menor acceso a la salud como los grupos afroamericanos o asiática.

3) Los niños no son vectores de la infección. No circulan propagando altas cargas virales poniendo en riesgo la protección de los mayores. Por suerte los chicos se infectan poco, se enferman poco, y son muy pocos los que se mueren por SARS-CoV-12.

Por el contrario, los menores de edad son una expresión de la circulación viral en la familia y la comunidad. Cuantos más adultos vacunados hay en el entorno familiar y escolar, menos niños se infectan con SARS-CoV2.

4) Las vacunas Pfizer y Moderna son las aprobadas en Europa, Estados Unidos, Canadá, Israel y Reino Unido para niños de 12 a 16 años. Estas vacunas ya estaban aprobadas para los mayores de 16 años desde el comienzo de su distribución y aplicación. La modalidad es con dos dosis.

Sin embargo, en el caso de niños sanos sin enfermedades preexistentes el Reino Unido administra sólo una dosis. La decisión del gobierno británico tiene por objetivo evitar la rara complicación de miocarditis, inflamación del musculo cardíaco, y pericarditis, inflamación del pericardio, que puede producirse luego de la segunda inyección.

Finlandia, Suecia y Dinamarca pausaron en octubre la administración de Moderna a los menores de 18 años por estas raras complicaciones. La miocarditis y pericarditis que raramente se producen luego de la segunda dosis de Moderna o Pfizer, son más frecuentes en varones. Estas afecciones se manifiestan con síntomas de falta de aire, palpitaciones y dolor de pecho.

6) En Europa, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia, Israel no hay ninguna vacuna aprobada para menores a 12 años. Sin embargo, es probable que suceda en un futuro mediato, porque en casi todo el mundo occidental hay una vacuna contra el COVID a punto de ser aprobada por organizaciones internacionales.

Tanto la vacuna de Pfizer en Fase III como la vacuna china Sinopharm en Fase II hay demostrado una alta inmunidad. Ambas deberán pasar todas las pruebas para su autorización internacional.

7) Pfizer/BioNtech ha terminado sus estudios clínicos de Fase III para niños de 5 a 11 años, pero no está aún aprobada por ningún organismo internacional.

Este inoculante pediátrico se administraría en dos dosis, separadas por 21 días de intervalo, y en una dosis correspondiente a un tercio de la aplicada en los de adultos y mayores a 12 años. El laboratorio indicó que los resultados muestran que es segura y que obtiene una alta respuesta inmune. Se espera su aprobación para fin de octubre.

8) La vacuna china Sinopharm terminó la Fase II y fue aprobada en 4 países: China , Emiratos Árabes, El Salvador y Argentina. La modalidad de aplicación es de dos dosis, y con resultados de eficiencia similares a los de adultos.

En la Argentina la campaña de vacunación pediátrica para menores de 11 años comenzó este martes y se priorizó a los chicos con comorbilidades. En la primera jornada, se presentaron más 106.000 chicos, según declaraciones de la ministra de Salud Carla Vizzotti.

9) La vacunación en los niños debe tener en cuenta la relación riesgo/beneficio. El riesgo de los efectos adversos como los casos raros y poco frecuentes de miocarditis y pericarditis descriptos anteriormente, y el beneficio de la protección.

Remarcamos la baja mortalidad en niños y que ellos son expresión de la circulación viral en la comunidad. Al haber más mayores vacunados a su alrededor, menos chicos se infectan con SARS-CoV2.

10) El beneficio de la vacunación consiste disminuir la transmisión de la infección, enlentecer la pandemia y mantener la regularidad escolar. Cuantas más personas de toda la población estén vacunadas, mayor es la inmunidad general contra el SARS-CoV-2 y eso ralentiza el ritmo de los futuros contagios. Además los niños vacunados pueden mantener la escolaridad con lo que eso significa para su desarrollo pedagógico y social.

* Marta Cohen es patóloga pediátrica, nació en la Argentina y está radicada hace 18 años en Sheffield, Reino Unido. Recibió la distinción “Miembro de la Orden del Imperio” de la Reina Isabel II por sus investigaciones pediátricas. Actualmente trabaja en en el Hospital de Niños de Sheffield y se desempeña como profesora de Patología Pediátrica y jefa del departamento de Histopatología en la Universidad de Sheffield.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR