La monarquía y el gobierno del Reino Unido, en crisis simultáneas