Jorge II de Gran Bretaña – Historia | Enciclopedia Jurídica Online

Jorge II de Gran Bretaña

Jorge II de Gran Bretaña

Jorge II de Gran Bretaña: Un Títere?

Algunos trabajos se proponen demostrar lo injusto de las acusaciones de que Jorge II fue un rey títere eclipsado por políticos de gran talla como Robert Walpole y, más tarde, William Pitt. Para un rey que gobernó durante tanto tiempo (1727-1760), resulta sorprendente, consideran, la negligencia mostrada por los historiadores hacia Jorge II. Fue el último rey británico que dirigió un ejército en la batalla, en Dettingen en 1743, y su gobierno incluyó el drama de Culloden en 1746, la culminación de la guerra por la sucesión británica. El descuido se debe principalmente a la falta de material de origen fácilmente accesible: Jorge II no dejó diarios y no fue un gran escritor de cartas. En cambio, la literatura ha explotado los ricos recursos de los archivos para reconstruir una figura que fue el pivote de un sistema político incipiente a menudo finamente equilibrado -y a veces peligrosamente desequilibrado-. En el proceso de revelarnos a Jorge II, va más allá de la biografía, diciéndonos mucho sobre la sociedad y el sistema en el que funcionaba el rey. En una época de sucesivas guerras entre estados europeos -en las que Jorge, como Elector de Hannover, se empeñó en que Gran Bretaña participara- hay mucho aquí también relacionado con el papel de Gran Bretaña dentro de Europa.

Aunque nunca visitó Escocia, Jorge II se convirtió en un actor importante en su reconciliación dentro de una Gran Bretaña no escocesa. Se trató de una cuestión de patrocinio, más que de legislación, y dio lugar a un programa legislativo clave que amplió los poderes reales en Escocia. Jorge se aseguró de que la relación entre la Corona y la élite escocesa se fortaleciera. Sin embargo, en lo que respecta a Hannover, el rey tuvo menos éxito. Y a pesar de dedicar gran parte de su atención a la política exterior y a la guerra, Jorge descubrió que ganar una gloria duradera por esa vía no era fácil. Sus esfuerzos en favor de la dinastía, que incluían mantener unidas a Gran Bretaña y Hannover, dieron sus frutos en el acuerdo de 1814-1815. Como rey de Gran Bretaña, la vida de Jorge II invita a la comparación con la de Jorge III. Dicha comparación no sólo es instructiva en sí misma, sino que también ofrece la posibilidad de observar el desarrollo de la monarquía británica.

Turbulencias y crisis 1741-1746

El comienzo de la década de 1740 fue crucial para el reinado de Jorge II como rey de Gran Bretaña. Las rivalidades en el seno de la familia real plantearon problemas políticos clave; Jorge tuvo que enfrentarse a su hijo mayor, Federico, Príncipe de Gales, y a su sobrino, Federico II, el Grande, de Prusia. Jorge había esperado que el acceso de Federico II al trono prusiano transformara la situación diplomática, pero éste optó por atacar a Austria invadiendo la rica provincia de Silesia, lo que desencadenó la Guerra de Sucesión Austriaca (1740-1748). Robert Walpole buscó una reconciliación con el príncipe Federico de Gales, pero éste exigió su dimisión como condición para llegar a un acuerdo con su padre. Walpole decidió dimitir el 2 de febrero de 1742 y el Parlamento fue aplazado al día siguiente. La salida de Walpole no puso fin a la inestabilidad, sino que fue seguida por la agitación. Jorge II alcanzó la gloria en la batalla de Dettingen en 1743, pero a sus sesenta años, su tiempo parecía haber terminado.

1746-1754

El fracaso de Bath y Granville supuso una decepción para Jorge II, ya que los ministros que habían triunfado mantuvieron el control hasta marzo de 1754, cuando Henry Pelham murió inesperadamente. A lo largo de este periodo, el rey quedó relegado a un segundo plano respecto a la política interior. Jorge no quería recurrir a los tories para apoyar el ministerio debido a su oposición a los compromisos británicos con la política de poder continental, así como a sus simpatías jacobitas. También deseaba emplear a sus favoritos, especialmente a Granville (Carteret), pero se dio cuenta de la importancia de los whigs del Viejo Cuerpo, liderados por los Pelham, que se oponían con vehemencia a esos favoritos. Una mayoría parlamentaria habría permitido a Jorge eliminar a los Old Corps, pero siguió dependiendo de ellos en el Parlamento. Debido a que el grupo Pelham había pisoteado su preferencia por utilizar, y su capacidad de utilizar, a los favoritos, así como a sus ministros oficiales, Jorge decidió concentrarse en la política exterior mientras permitía a sus ministros seguir gestionando la política interior. La situación a principios de la década de 1750 era favorable a Jorge, cuyos puntos de vista sobre la política exterior estaban respaldados por el gobierno.

Últimos años 1754-60

En 1754, Jorge II ya era viejo para el estándar de los monarcas europeos contemporáneos, en particular Luis XV de Francia. Sin embargo, seguía desempeñando un papel activo en los actos ceremoniales y sociales y en los términos. Mientras tanto, la situación política en Gran Bretaña parecía ser estable bajo los Pelham. Además, cuando murió Henry Pelham, el Primer Lord del Tesoro, prevalecieron las opiniones de Jorge sobre la elección de los ministros. William Pitt, a quien George no quería, no consiguió la Secretaría de Estado que había dejado vacante Newcastle al sustituir a Pelham en el Tesoro. En cambio, la decisión de los sucesivos ascensos de Robert Holdernesse en 1751 y de Sir Thomas Robinson en 1754 a las Secretarías fue un reflejo de la preferencia del rey por ministros con los que pudiera tratar fácilmente, y por cortesanos y hombres con experiencia diplomática, en lugar de gestores de los Comunes. La relación entre la política interior y la política exterior resultaría ser una cuestión clave durante todo el reinado de Jorge como rey de Gran Bretaña. Jorge II murió el 25 de octubre de 1760 en el Palacio de Kensington.

Legado y Reputación

Jorge II, rey de Gran Bretaña, ha sido descuidado durante mucho tiempo por los historiadores. La mayoría de los contemporáneos del monarca británico se centraron más en los ministros que en la Corona, especialmente en los últimos años, dominados por William Pitt. Esta postura se vio reforzada durante el largo reinado de Jorge III (1760-1820) por el vigor del mito whig que lo presentaba como un innovador que derrocó el mundo estable de la política de los whigs del «Viejo Cuerpo» y la monarquía constitucional establecida tras la Revolución Gloriosa de 1688-1689. La percepción de que Jorge II era un títere dirigido por Pitt y Thomas, duque de Newcastle, tuvo gran importancia a principios de la década de 1760, aunque ya era fuerte en su reinado. La influencia del rey fue minimizada en particular por Horace Walpole y John, Lord Hervey en sus respectivas memorias. Otros escritores presentaron a Jorge II como muy influenciado por su esposa, la reina Carolina, entre ellos John Morley, David Starkey, Kenneth Baker y Edward Pearce.

Revisor de hechos: Roberts

Deja un comentario