Así es Lady Louise, la nieta más pequeña de Isabel II que acaba de cumplir la mayoría de edad

Así es Lady Louise, la nieta más pequeña de Isabel II que acaba de cumplir la mayoría de edad

Lady Louise Windsor participa en el Champagne Laurent-Perrier Meet de la British Driving Society en el Royal Windsor Horse Show.
Lady Louise Windsor, en el Royal Windsor Horse Show.
GTRES

Este pasado lunes 8 de noviembre la familia real británica celebraba la llegada a la edad adulta de una de las mujeres que, desde su perfil bajo, sin embargo, más encantada tiene a la reina Isabel II no solo por su prometedor futuro como figura en la que delegar ciertos compromisos, sino porque siempre ha sido tan protocolaria como cumplidora. Se trata de su nieta más pequeña, Lady Louise Windsor, que a sus 18 años puede convertirse en un nuevo rostro que sirva para renovar la institución, dado que la monarquía ha perdido mucho fuelle y apoyo entre los más jóvenes.

Como bien explican desde Vanitatis, Lady Louise Alice Elizabeth Mary Mountbatten-Windsor, primogénita del príncipe Eduardo, conde de Wessex, ya fue noticia desde su mismo nacimiento debido a que su madre, Sofía de Wessex, había sufrido un par de años antes de su llegada un aborto, pues en aquel momento sufría un embarazo ectópico y hubo que extraer el feto.

De ahí que saltaran todas las alarmas cuando tres semanas antes de lo previsto un desprendimiento de placenta obligó a los doctores a realizar un parto prematuro practicándole una cesárea de urgencia, lo que pudo derivar en terribles consecuencias, pues se temió por la vida de la madre debido a la enorme cantidad de sangre que perdió y que mantuvieron a la pequeña Lady Louise en una muy delicada situación durante tres semanas, tiempo en el que los médicos le detectaron exotropía, uno de los tipos de estrabismo en el que uno de los ojos se sitúa hacia fuera del rostro.

La primera operación, que no obtuvo resultado, se le practicó tres años más tarde, en 2006. Los condes de Wessex esperaron hasta que la medicina ocular avanzara, aunque esto tuvo como consecuencia que su hija creciese con algunos condicionantes su infancia. Y finalmente en 2014 Lady Louise volvió a pasar por el quirófano, consiguiéndose en esta ocasión el objetivo. Desde entonces, ya no ha sufrido ningún problema de visión.

La recientemente cumpleañera, sin embargo, ya ha acaparado los focos en alguna que otra ocasión. Y no es porque haya sido una niña muy tierna y dulce que arrebataba el corazón de sus abuelos (por lo visto era muy mimada tanto por la soberana como, sobre todo, por el difunto marido de esta, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo), sino porque en sus apariciones públicas se veía claramente cómo la familia al completo se volcaba con ella.

Así, recordado es que ejerció de dama de honor en la boda de su primo heredero, el príncipe Guillermo, con Kate Middleton, el 29 de abril de 2011 (tenía 8 años), saludando a todas partes desde la carroza en la que iba acompañada por otro de sus primos, el príncipe Harry, duque de Sussex. Aquel mismo año su abuela bromeó con ella y su boina, volviendo a ser el centro de las fotografías.

Pero esos momentos de enorme atención contrastan con una vida que no le depara beneficios desde Buckingham Palace, dado que sus padres decidieron que sus hijos no poseerían ningún título real. "Tendrán que trabajar para ganarse la vida", explicó Sofía de Wessex en una entrevista concedida a The Sunday Times Magazine. Precisamente por ese hecho, por renunciar a sus títulos reales, puede tener como apellido el de su abuelo: Mountbatten-Windsor (de lo contrario solo podría tener Windsor), el mismo que los hijos de Harry y Meghan Markle.

A pesar de que sus padres no quieren para sus hijos ninguna exposición mediática fuera de las meramente necesarias por su posición, hay algunos detalles sobre su vida privada que ha trascendido, como la afición que compartía con el duque de Edimburgo (quien consideraba a Lady Louise su nieta preferida). Esta no es otra que la equitación y la conducción de coches de caballos, siendo esta última la que más practicaban conjuntamente y razón por la que la herencia que le dejó a ella consiste en un carruaje y los dos ponis negros, llamados Balmoral Nevis y Notlaw Storm, con los que ya está familiarizada porque practicaba con ellos.

En los últimos años se ha dejado ver más y casi siempre, con algún mensaje en la recámara. De ahí que en septiembre de 2020 decidieran toda la familia al completo sumarse al World Clean Up Day (Día Mundial de la Limpieza), en la que multitud de personas se meten en faena para eliminar residuos de playas, plazas o calles, como también hicieron la reina Sofía o Alberto de Mónaco.

Ella, sus padres y su hermano pequeño, Jacobo Mountbatten-Windsor, vizconde Severn, que cumplirá en diciembre 14 años, acudieron a la playa de Southsea, en Portsmouth, al sur de Reino Unido, para ayudar con la limpieza, en un acto al que en teoría solo tenían que acudirlos condes de Wessex pero que sirvió a los medios para observar cómo habían crecido y, sobre todo, las muestras de simpatía que se dedicaban.

Ha sido este 2021, sin embargo, cuando se ha visto que, por talante, a quien quiere parecerse es a su abuelo. No solo porque en el Royal Windsor Horse Show de este año llevase un look de chaqueta y pantalón azul que recordaba al duque de Edimburgo, sino porque en el documental de la BBC dedicado a su figura uno de los momentos más emotivos fueron sus palabras sobre él: "Después de una competición [de coches de caballos], siempre me preguntaba cómo me había ido. Se le iluminaban los ojos porque se emocionaba bastante al hablar de ello. Cuando íbamos a conducir me llevaba por una ruta diferente cada día. No sé cómo lo conseguía, pero estaba todo el tiempo contándome todo tipo de anécdotas sobre absolutamente cualquier cosa. Sinceramente, es una de las personas más interesantes que he conocido".

Mostrar comentarios