El príncipe Harry de Inglaterra y su esposa, la estadounidense Meghan Markle, regresaron al Reino Unido para asistir al “Jubileo de Platino” de la reina Isabel II, una celebración para conmemorar los 70 años de la monarca a la cabeza del trono Inglés.

Ahora, el pueblo británico se encuentra a la expectativa por el reencuentro de la pareja con el resto de la familia real, ya que no asistían a los eventos de la Corona desde que anunciaron la renuncia a sus deberes reales en enero del 2020.

Meghan Markle no se asoma al balcón en el palacio de Buckingham

Según reseña la revista Vanity Fair, Harry y Meghan aterrizaron el pasado miércoles 1 de junio en Londres, acompañados por sus dos hijos: Archie Harrison Mountbatten-Windsor, de tres años, y la pequeña Lilibet Diana Mountbatten-Windsor, quien el próximo 4 de junio cumplirá su primer año.

Este jueves 2 de junio, Meghan Markle reapareció en el evento de la celebración de la reina Isabel II. De una forma un tanto incógnita y sin llamar la atención, la esposa de Harry se dejó ver usando un vestido azul marino con un sombrero grande de color blanco y un moño de la misma tonalidad de su vestimenta.

Publicidad

Los duques de Sussex se vieron junto al resto de los miembros de la familia real en la ceremonia “Trooping the Colour”, realizada por los regimientos del Ejército británico y de otros países de la Mancomunidad de Naciones.

La ocasión es el doble de especial, puesto que no sólo celebran los 70 años de mandato de la monarca de Inglaterra, sino que será también la primera vez que la reina conozca en persona a su nieta Lilibet.

Frogmore Cottage: Aquí se instalarán Harry, Meghan Markle y sus hijos

Al confirmar su asistencia al Jubileo de Platino de la reina Isabel II, los duques de Sussex decidieron que su estadía durante la visita sería en la mansión de la propiedad Frogmore Cottage.

Meghan y Harry: por qué la entrevista de los duques de Sussex con Oprah es “una puñalada en el corazón de la monarquía británica”

La residencia fue construida en 1801, y es usada como casa de campo así como vivienda permanente de varios miembros de la familia real.

Publicidad

El mismo Harry, hijo menor del príncipe Carlos y la fallecida princesa Diana, anunció su compromiso con Meghan Markle en esa finca, y habitaron allí hasta que decidieron iniciar su vida en Estados Unidos.

A pesar de la renuncia de Harry a los deberes de la Corona, la mansión aún es de su propiedad actualmente.

La remodelación de la casa les costó aproximadamente 2,6 millones de euros (el equivalente a más de 2.7 millones de dólares), según reseña la revista ¡Hola!, y reorganizaron el lugar con 5 habitaciones, una cocina lujosa, una guardería, y una espaciosa sala para que la duquesa Megan pudiera practicar yoga.

Hasta hace poco, la mansión estuvo alquilada por la princesa Eugenia de York, pero ella ya decidió iniciar su nueva vida en Portugal. Así que la mansión vuelve a recibir la visita de sus propietarios. (E)

Te recomendamos estas noticias