Trastornos mentales en palacio La realeza también va al psicólogo

Trastornos mentales en palacio

La realeza también va al psicólogo

  • De Juana 'la Loca' a la anorexia de Victoria de Suecia o el estrés de Mako de Japón.

  • Los trastornos mentales también se dan dentro de palacio, a pesar de que se tienda a ocultarlos.

Lady Di desveló que sufrió anorexia y bulimia durante su matrimonio con el príncipe Carlos.

Lady Di desveló que sufrió anorexia y bulimia durante su matrimonio con el príncipe Carlos. / Efe

La última confesión de la princesa Amalia de Holanda sobre sus visitas al psicólogo desde que era niña, ha destapado que los miembros de la realeza también sufren trastornos mentales.

La princesa Amalia con sus padres, los reyes Guillermo y Máxima de Holanda. La princesa Amalia con sus padres, los reyes Guillermo y Máxima de Holanda.

La princesa Amalia con sus padres, los reyes Guillermo y Máxima de Holanda. / Efe

Es más, la presión de su papel público y de los medios de comunicación les hace más propensos a padecerlos. La hija de los reyes Guillermo y Máxima no es la primera que ha puesto el foco sobre el problema.

Meghan Markle, con el príncipe Enrique, en la entrevista con Oprah Winfrey en la que confesó que sufrió trastornos mentales por el acoso de los medios. Meghan Markle, con el príncipe Enrique, en la entrevista con Oprah Winfrey en la que confesó que sufrió trastornos mentales por el acoso de los medios.

Meghan Markle, con el príncipe Enrique, en la entrevista con Oprah Winfrey en la que confesó que sufrió trastornos mentales por el acoso de los medios. / CBS

El príncipe Enrique, nieto de Isabel II, lleva años señalando la importancia de cuidar la salud mental. El ejemplo de su madre, la recordada Diana de Gales, pudo ser el detonante de que renunciara a su estatus real cuando vio que la historia del acoso mediático se repetía en su esposa, Meghan Markle.

Cuadro en el que se representa a Juana 'la Loca', con la mirada perdida, junto a su marido, Felipe 'el Hermoso', ya muerto. Cuadro en el que se representa a Juana 'la Loca', con la mirada perdida, junto a su marido, Felipe 'el Hermoso', ya muerto.

Cuadro en el que se representa a Juana 'la Loca', con la mirada perdida, junto a su marido, Felipe 'el Hermoso', ya muerto.

Ya en el siglo XVI la hija de los Reyes Católicos, Juana de Castilla, sería conocida para siempre en la Historia como Juana la Loca. Por un lado existe la teoría de que Juana nunca padeció una enfermedad mental, sino que fue una víctima de su padre, Fernando, quien al encerrarla en Tordesillas convirtió una enajenación transitoria –su peregrinación fúnebre en plena epidemia de peste– en un trastorno crónico. Otra interpretación atribuye el estado mental de la reina a las continuas infidelidades de su marido, Felipe el Hermoso, lo que magnificó sus celos hasta enloquecerla. Aunque la visión más verosímil es que sufría una psicosis acrecentada en los momentos más turbulentos de su vida.

Menos conocidos son los cambios de humor de Felipe V, el primer rey de España de la dinastía Borbón. De la euforia a la depresión con preocupante rapidez, sufría trastorno bipolar y poco a poco sus comportamientos extraños fueron derivando a la locura extrema. Como su antojo de no cortarse las uñas de manos y pies hasta que le crecieron tanto que no podía ni andar.

Diana de Gales, llorando. Diana de Gales, llorando.

Diana de Gales, llorando. / Getty

Pese a que la única que confesó sus trastornos alimenticios y su depresión fue Lady Di, la familia real británica tiene un largo historial de miembros con enfermedades mentales.

Katherine (i.) y Nerissa Bowes-Lyon, primas de Isabel II. Katherine (i.) y Nerissa Bowes-Lyon, primas de Isabel II.

Katherine (i.) y Nerissa Bowes-Lyon, primas de Isabel II.

En la serie The Crown, de hecho, se relata cómo la princesa Margarita, hermana de Isabel II, al acudir a recibir tratamiento psicológico, investiga los antecedentes de su familia y descubre que cinco primas suyas fueron internadas en secreto en un hospital psiquiátrico en 1941 y declaradas públicamente muertas. En la realidad se tiene constancia, al menos, de dos: Katherine y Nerissa Bowes-Lyon, quienes tenían un gran retraso mental.

El duque de Edimburgo con su madre, ya anciana, quien vivió sus últimos años en Buckigham. El duque de Edimburgo con su madre, ya anciana, quien vivió sus últimos años en Buckigham.

El duque de Edimburgo con su madre, ya anciana, quien vivió sus últimos años en Buckigham.

También a la madre de Felipe de Edimburgo, Alicia de Battenberg, le diagnosticaron esquizofrenia en 1930 y por ello fue repudiada por su marido, el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca, e internada a la fuerza en un psiquiátrico. Cuando logró controlar su enfermedad, se dedicó a labores de caridad en Grecia. Sarah Ferguson y el mismísimo príncipe Carlos han reconocido, además, que en su vida han tenido que recurrir a ayuda especializada para superar sus problemas y miedos.

Victoria de Suecia pasó de 'rellenita' a la extrema delgadez por su anorexia. Victoria de Suecia pasó de 'rellenita' a la extrema delgadez por su anorexia.

Victoria de Suecia pasó de 'rellenita' a la extrema delgadez por su anorexia.

La heredera Victoria de Suecia también sufrió anorexia en su juventud y Mako de Japón, hace unas semanas, desarrolló un cuadro de estrés postraumático debido al intenso escrutinio mediático y a las críticas hacia ella y su ya marido, Kei Komuro, con el que logró casarse superando los impedimentos de la arraigada tradición de la familia imperial.

La princesa Mako sufrió estrés postraumático antes de su boda. La princesa Mako sufrió estrés postraumático antes de su boda.

La princesa Mako sufrió estrés postraumático antes de su boda. / Getty

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios