Felipe próspero de austria - Diario Villacarrillo

Felipe próspero de austria

Felipe próspero de austria

felipe ii de macedón

Felipe Próspero, Príncipe de Asturias (Felipe Próspero José Francisco Domingo Ignacio Antonio Buenaventura Diego Miguel Luis Alfonso Isidro Ramón Víctor; 28 de noviembre de 1657 – 1 de noviembre de 1661) fue el primer hijo de Felipe IV de España y Mariana de Austria que sobrevivió a la infancia. Felipe IV no tenía heredero varón desde la muerte de Baltasar Carlos, su hijo de su primera esposa, Isabel de Francia, once años antes, y a medida que la fuerza de España seguía menguando la cuestión de la sucesión se había convertido en un asunto de ferviente y ansiosa oración.

Tras el temprano fallecimiento de Baltasar Carlos, Felipe quedó con su hija María Teresa como presunta heredera. A principios de 1657, los astrólogos aseguraron a Felipe que le iba a nacer otro hijo y que sería un varón. Felipe, católico romano estricto y devoto, no comió más que huevos el primer día de la Vigilia de la Presentación de la Virgen, con la esperanza de que su esposa diera a luz realmente a un varón[1]. Efectivamente, a las 11:30 de la mañana[2] del 28 de noviembre de ese mismo año, Mariana de Austria dio a luz a un hijo. Pronto cayó enferma por la fiebre del parto, pero a nadie pareció importarle; todos se alegraron por el nacimiento de un heredero varón[3]. Barrionuevo, cronista de la época, escribió sobre este regocijo:[3][4].

wikipedia

Felipe Próspero, Príncipe de Asturias (Felipe Próspero José Francisco Domingo Ignacio Antonio Buenaventura Diego Miguel Luis Alfonso Isidro Ramón Víctor; 28 de noviembre de 1657 – 1 de noviembre de 1661) fue el primer hijo de Felipe IV de España y Mariana de Austria que sobrevivió a la infancia. Felipe IV no tenía heredero varón desde la muerte de Baltasar Carlos, su hijo de su primera esposa, Isabel de Francia, once años antes, y a medida que la fuerza de España seguía menguando la cuestión de la sucesión se había convertido en un asunto de ferviente y ansiosa oración.

Tras el temprano fallecimiento de Baltasar Carlos, Felipe quedó con su hija María Teresa como presunta heredera. A principios de 1657, los astrólogos aseguraron a Felipe que le iba a nacer otro hijo y que sería un varón. Felipe, católico romano estricto y devoto, no comió más que huevos el primer día de la Vigilia de la Presentación de la Virgen, con la esperanza de que su esposa diera a luz realmente a un varón[1]. Efectivamente, a las 11:30 de la mañana[2] del 28 de noviembre de ese mismo año, Mariana de Austria dio a luz a un hijo. Pronto cayó enferma por la fiebre del parto, pero a nadie pareció importarle; todos se alegraron por el nacimiento de un heredero varón[3]. Barrionuevo, cronista de la época, escribió sobre este regocijo:[3][4].

felipe ii grecia

Felipe Próspero, Príncipe de Asturias (Felipe Próspero José Francisco Domingo Ignacio Antonio Buenaventura Diego Miguel Luis Alfonso Isidro Ramón Víctor; 28 de noviembre de 1657 – 1 de noviembre de 1661) fue el primer hijo de Felipe IV de España y Mariana de Austria que sobrevivió a la infancia. Felipe IV no tenía heredero varón desde la muerte de Baltasar Carlos, su hijo de su primera esposa, Isabel de Francia, once años antes, y a medida que la fuerza de España seguía menguando la cuestión de la sucesión se había convertido en un asunto de ferviente y ansiosa oración.

Tras el temprano fallecimiento de Baltasar Carlos, Felipe quedó con su hija María Teresa como presunta heredera. A principios de 1657, los astrólogos aseguraron a Felipe que le iba a nacer otro hijo y que sería un varón. Felipe, católico romano estricto y devoto, no comió más que huevos el primer día de la Vigilia de la Presentación de la Virgen, con la esperanza de que su esposa diera a luz realmente a un varón[1]. Efectivamente, a las 11:30 de la mañana[2] del 28 de noviembre de ese mismo año, Mariana de Austria dio a luz a un hijo. Pronto cayó enferma por la fiebre del parto, pero a nadie pareció importarle; todos se alegraron por el nacimiento de un heredero varón[3]. Barrionuevo, cronista de la época, escribió sobre este regocijo:[3][4].

felipe iii

Felipe Próspero, Príncipe de Asturias (Felipe Próspero José Francisco Domingo Ignacio Antonio Buenaventura Diego Miguel Luis Alfonso Isidro Ramón Víctor; 28 de noviembre de 1657 – 1 de noviembre de 1661) fue el primer hijo de Felipe IV de España y Mariana de Austria que sobrevivió a la infancia. Felipe IV no tenía heredero varón desde la muerte de Baltasar Carlos, su hijo de su primera esposa, Isabel de Francia, once años antes, y a medida que la fuerza de España seguía menguando la cuestión de la sucesión se había convertido en un asunto de ferviente y ansiosa oración.

Tras el temprano fallecimiento de Baltasar Carlos, Felipe quedó con su hija María Teresa como presunta heredera. A principios de 1657, los astrólogos aseguraron a Felipe que le iba a nacer otro hijo y que sería un varón. Felipe, católico romano estricto y devoto, no comió más que huevos el primer día de la Vigilia de la Presentación de la Virgen, con la esperanza de que su esposa diera a luz realmente a un varón[1]. Efectivamente, a las 11:30 de la mañana[2] del 28 de noviembre de ese mismo año, Mariana de Austria dio a luz a un hijo. Pronto cayó enferma por la fiebre del parto, pero a nadie pareció importarle; todos se alegraron por el nacimiento de un heredero varón[3]. Barrionuevo, cronista de la época, escribió sobre este regocijo:[3][4].