Federico Hernández y la Academia de Tecnología que busca revolucionar la educación para el trabajo - Infobae

Federico Hernández y la Academia de Tecnología que busca revolucionar la educación para el trabajo

El creador de Henry —una plataforma de estudios 100% virtual que capacita a estudiantes para conseguir su primer trabajo en tecnología y que tiene, además, un modelo económico innovador en el que se paga al conseguir el empleo— habló en el auditorio de Ticmas sobre su visión de la educación

Se llama Federico Hernández y es una de las personas más innovadoras en educación de la Argentina. Exalumno de la Universidad de San Andrés, hace años desarrolló la plataforma Blended y ahora está al frente de Henry, una academia de tecnología completamente virtual que prepara a los estudiantes para obtener los conocimientos necesarios para conseguir su primer trabajo, pero con una particularidad notable: los estudiantes pagan sus estudios recién cuando consiguen ese primer trabajo.

Somos una escuela de tecnología que invertimos en la educación de las personas”, explica. “Si no consiguen el trabajo, no nos deben nada. Esa es nuestra propuesta de valor, donde alineamos por completos nuestros intereses como academia y como escuela de tecnología, con los intereses de los estudiantes. Al final del día, la educación está pensada para darle herramientas a la gente para que progrese. Y creemos que esa es la mejor manera”.

Hernández estuvo invitado a participar en una entrevista en el auditorio que Ticmas montó en la última edición de la Feria del Libro, y habló de la educación, los desafíos para un estudiante y de cómo cree que la educación universitaria se va a reconfigurar a partir de emprendimientos como el suyo.

Federico Hernández en Ticmas
Federico Hernández en Ticmas

“Tiene que ver con cómo cambió el mercado laboral”, dice. “El mercado educativo se va adaptando a cómo evoluciona el mercado laboral y hoy lo que se espera de los estudiantes es que desarrollen muchas más habilidades prácticas, sobre todo en las carreras afines a tecnología. Así enfocamos nuestra metodología de enseñanza en proyectos, en educación colaborativa, en aprender a pensar y resolver tareas. Eso lo hacemos a través de una educación muy enfocada en la comunidad y en los proyectos reales desde el día cero”.

Con dos carreras que trabajan sobre el desarrollo web full stack y la de data science, el 90% de los estudiantes de Henry consigue trabajo en el país y, sobre todo, en el extranjero. “Eso tiene que ver con la brecha que existe en el rubro tecnológico”, señala Hernández y luego explica que, mientras que en 2020 se crearon un millón de puestos en el área, sólo se graduaron cien mil estudiantes: “Es decir que hubo 900.000 puestos sin cubrir. Hay una gran oportunidad para todos los que están pensando qué hacer de su futuro en involucrarse en la tecnología, en las compañías de tecnología a través de estudiar programación, data science, producto, usabilidad”.

Siempre según Hernández, más de mil compañías que contratan a los graduados de Henry y casi 800 han contratado a más de uno. “Eso quiere decir que están conformes con la calidad de nuestro producto”, explica. Y sigue: “La calidad educativa es lo que sostiene en el largo plazo que cada vez haya más estudiantes. Apuntamos a formar cien mil profesionales en el mundo tecnológico para 2025″.

Federico Hernández en Ticmas
Federico Hernández en Ticmas

¿Cómo se certifica el estudio?

—Estamos convencidos de que el futuro es la educación de calidad, pero solamente si está al alcance de todos. Brindamos calidad trabajando con las compañías que contratan a nuestros talentos, para entender las habilidades que demandan, las tecnologías que estudian, las dinámicas de trabajo. El programa dura cuatro meses, y el último mes y medio se trabaja con metodologías ágiles en proyectos reales que acercan muchas compañías. Cuando uno termina el programa ya vivió esa primera experiencia que a veces —como una paradoja, que se busca alguien joven pero con cinco años de experiencia— es imposible. Nosotros buscamos la validación y ahí es donde creemos que ganamos la calidad que buscan las compañías.

¿Cómo es el perfil del graduado?

—Independientemente de Henry, yo creo que cambió la ecuación. Antes uno estudiaba el 20% de su vida y trabajaba un restante un 80%; hoy es al revés: uno tiene que empezar a trabajar cuanto antes y todo el tiempo dedicarle el 20% del tiempo a estudiar. Para hacer carrera en Tecnología —sea programación o data science— uno tiene que estar capacitándose todo el tiempo. Respecto al perfil de los egresados, nosotros decimos que los egresados se reciben con un nivel que las compañías definen como junior advanced: trabajaron en proyectos reales. Obviamente, después hay que seguir formándose para seguir creciendo.

LEER MÁS


TE PUEDE INTERESAR