Ernesto de Hannover al borde de la quiebra

Ernesto de Hannover, un príncipe en quiebra

Diseño sin título (1)
Ernesto de Hannover. / RR SS.
Heredero de una fortuna millonaria, el polémico príncipe estaría en la actualidad sin un euro en sus bolsillos tras varios escándalos y problemas legales.
Ernesto de Hannover, un príncipe en quiebra

El príncipe díscolo de este siglo es sin duda Ernesto Augusto V, actual jefe de la Casa de Hannover. El príncipe de 68 años de edad heredó una gran fortuna de parte de su familia una vez pasó a ser el jefe de la despuesta casa, pero parece que esa fortuna ya no existe, según lo que ha notificado la revista Bunte, donde afirman que el también duque de Brunswick está al borde de la quiebra.

La publicación va más allá y es que asegura que el príncipe tuvo que pedirle ayuda económica a su primera mujer, Chantal Hochuli, madre de sus hijos mayores Ernesto Augusto y Cristian de Hannover. Al parecer, el aristócrata apenas tendría bienes a su nombre pese a haber heredado de su abuelo casi toda la fortuna de la familia donde había propiedades con el valor de ciento de millones.

La revista se basa en que el príncipe no pudo pagar una multa de 40.000 euros y se vio en la obligación de solicitar ayuda a su ex mujer. Además de Chantal, quien estaría ayudando económicamente al príncipe es su actual pareja, Claudia Stilianopoulos, de 48 años. 

Al parecer, los problemas del aún esposo de Carolina de Mónaco tienen que ver con su modo de vida, donde no ha invertido correctamente y se ha gasto la fortuna que estaba en sus manos en vicios y fiestas. Todo derivaría de la disputa legal que mantenía con su hijo mayor, Ernesto Augusto, por un castillo perteneciente a los Hannover que el heredero cedió al gobierno debido a los altos costos para su mantenimiento. Ernesto padre no estuvo muy de acuerdo e inició una batalla legal que lo mantiene separado de su hijo hasta la fecha.

Al príncipe le ha gustado vivir de los lujos y ha gastado su fortuna de forma generosa. Pero mantener esos lujos, como una colección de coches clásicos, o las demandas legales, no solo con su hijo, también por otros temas, le han dejado un agujero difícil de llenar. 

Los problemas legales y financieros del príncipe incluso le obligaron a pasar varias propiedades a nombre de su hijo mayor, su heredero, entre los años 2004 y 2007 para proteger los bienes de acreedores. Como parte del acuerdo, el príncipe recibiría 3 millones de euros anuales, gastos de manutención y seguro médico que serían cubiertos por una fundación de la Casa Güelfa, que se encarga de gestionar los bienes de la familia. 

Pero tras la disputa entre padre e hijo, se cancelaron todos los pagos y Ernesto se ha quedado sin manutención. Para hacer frente a la disputa contra su hijo, el príncipe se mudó a Salzburgo donde contrató al abogado local Maltés Berlin. Pero las cosas no estuvieron muy bien entre el aristócrata y el letrado, cuestión que derivó en una nueva demanda de Berlin, a quien Ernesto debió pagar 50.000 euros. Esta deuda habría sido pagada por su actual novia, Claudia, una artista con una envidiable fortuna heredada de sus padres, el embajador de Filipinas en Londres y Madrid, Mike Stilianopoulos, y de Pitita Ridruejo. 

En cualquier caso, Ernesto ahora pasa la mayor parte de su tiempo en Madrid junto a su novia con quien se le ve salir a comer o realizar viajes hasta algunas de la residencias que la artista mantiene en el sur de Europa. @mundiario

Ernesto de Hannover, un príncipe en quiebra