GENERACIONES FUTURAS

El importante detalle que coloca a Alexandra de Hannover por encima de sus hermanos

Ver vídeo

Parece que fue ayer cuando la princesa Carolina de Mónaco daba a luz, apenas unos meses después de su precipitada boda con Ernesto de Hannover, a su última hija, la princesa Alexandra. La hija menor de la pareja que, a día de hoy, continúa casada pero más alejada que nunca, es la única de los hijos de Carolina de Mónaco que lleva el título de princesa. Más aún, con la excepción de los hijos pequeños del príncipe Alberto y sus naturales sucesores, el resto de miembros de la última generación Grimaldi no tienen este tratamiento. Esto incluye a Carlota Casiraghi y sus hermanos Andrea y Pierre, pero también a los tres hijos de Estefanía de Mónaco: Louis, Pauline y Camille. Una situación derivada de la Ley Sálica que impera en el Principado.

Baile de la Rosa 2022 / Gtres
Alexandra de Hannover en el Baile de la Rosa 2022. / Gtres

La realidad es que el título de princesa no le viene a Alexandra por parte de su madre, sino de su padre. Es más, algunos apuntan a que uno de los motivos por los que la hermana mayor de Alberto de Mónaco no se divorcia de su tercer marido es precisamente por no perder el título de Princesa de Hannover -además de para evitar que Ernesto se case de nuevo y pueda perjudicar a su actual descendencia, dado su complicado historial-.

Alexandra tiene, desde su nacimiento, el título de princesa de Hannover, con tratamiento de Alteza Real, a lo que se suman los de duquesa de Brunswick y Lüneburg y princesa de Gran Bretaña e Irlanda, aunque sin lugar en la sucesión por no profesar la confesión anglicana. Alexandra fue bautizada en septiembre de 1999 en Auerbach, uno de los castillos de caza de su padre, en el norte de Austria. La Princesa desciende por parte de su padre del rey Jorge III del Reino Unido, el emperador alemán Guillermo II, el rey Christian IX de Dinamarca y de la Reina Victoria. Sus hermanos paternos, Ernesto Augusto y Christian, tienen los mismos títulos que ella, aunque es el mayor el que está destinado a ser el jefe de la Casa Güelfa en el futuro -a pesar de las polémicas con su padre-. A esto hay que añadir que ella misma renunció a sus derechos a la sucesión británica hace pocos años, en 2018, cuando abandonó el luteranismo en una ceremonia privada en el Palacio Grimaldi.

Ernesto Augusto
Ernesto Augusto de Hannover en una boda. / Gtres

A pesar de que las comparaciones entre Carolina de Mónaco y Carlota Casiraghi son constantes, se comenta que Alexandra es el verdadero ojito derecho de la Princesa, a la que está muy unida. Aunque es cierto que en los últimos años ha acaparado una mayor atención mediática, Alexandra siempre ha preferido mantener un perfil discreto, alejado de los focos. Sin embargo, en la última edición del Baile de la Rosa -a la que acudió con su pareja-, quedó patente que se ha convertido en todo un referente de estilo. Ella misma ha reconocido en ocasiones que le gusta sumergirse en el armario de su madre y elegir prendas para ella.

Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover / Gtres
Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover en un evento juntos. / Gtres

Alexandra ha sido, hasta ahora, la más discreta de los Grimaldi. Ha pasado gran parte de su vida a la sombra de sus hermanos, pero ahora es a ella a la que le toca brillar. Mientras que con su madre la relación es muy estrecha, no así con su padre, del que se encuentra distanciada -algo que comparte con su hermano Ernesto Augusto-. Además, en términos de educación, ha seguido en parte los pasos de su hermana Carlota, al estudiar Ciencias Políticas y Filosofía en Nueva York.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias