Romance entre el tatarabuelo de Carlos III y la bisabuela de Camila Parker Bowles
Logo Soy Carmin
El romance entre el tatarabuelo de Carlos III y la bisabuela de Camila Parker Bowles
Trendy

El romance entre el tatarabuelo de Carlos III y la bisabuela de Camila Parker Bowles

Eduardo VII y Alice Keppel, tatarabuelo de Carlos III y bisabuela de Camilla Parker Bowles, fueron amantes durante doce años y protagonizaron un tórrido romance que no fue ningún secreto 

Por: Marisela Salazar

El romance entre el tatarabuelo de Carlos III y la bisabuela de Camila Parker Bowles(Especial: Twitter)

El romance entre el tatarabuelo de Carlos III y la bisabuela de Camila Parker Bowles | Especial: Twitter

Eduardo VII y Alice Keppel, tatarabuelo de Carlos III y bisabuela de Camilla Parker Bowles, fueron amantes durante doce años, protagonizaron un tórrido romance que no fue ningún secreto y los herederos del trono del Reino Unido llevan su sangre y su historia.

Una parte de la historia se repitió, porque el romance entre ambas parejas empezó en secreto y terminó siendo aceptado públicamente, pero a diferencia del amorío entre Eduardo VII y Alice Keppel, Carlos y Camila sí se casaron a pesar de la resistencia.

La prensa especializada en la realeza relató que Camila eligió el apasionado romance de sus antepasados para romper el hielo con el joven príncipe Carlos en el campo de polo en el que se vieron por primera vez en 1970 y aseguran que por esa confesión comenzó todo.

"¿Sabías que mi bisabuela, Alice Keppel, fue amante de tu tatarabuelo?", le comentó.
Historia de Alice y Eduardo 

Alice Frederica Keppel se casó con George Keppel, hijo del séptimo conde de Albemarle, en1891 pero su matrimonio fue un fracaso desde su inicio. Pronto comenzó a tener fama de adúltera y fue acusada de mantener relaciones con hombres para progresar socialmente.

Seguir leyendo: Carlos III rinde homenaje a su querida esposa Camila en su primer discurso como Rey

Alice tenía 29 años cuando comenzó su amorío con Eduardo de 56 años en 1898, quien estaba casado por conveniencia con Alexandra de Dinamarca. Fue su amante más conocida y él acudía a su casa con la complacencia de su marido quien se marchaba para dejarlos solos.

Los historiadores aseguran que cuando Enrique asumió la corona en 1902, tras la muerte de su madre, la reina Victoria, Alice fue invitada a la ceremonia y tuvo un lado destacado en la Abadía de Westminster, lo que demuestra el fuerte vínculo que tenían.

Solo la muerte los separó

Alice logró ser aceptada por el círculo íntimo del rey Eduardo VII y por la aristocracia de la época, testimonios recalcaron que ambos se amaban profundamente y que solo la muerte del monarca pudo acabar con su relación el 6 de mayo de 1910.

Las crónicas relatan que, Alejandra de Dinamarca, le envió una carta de consuelo a Alice cuando su esposo enfermó de fiebre tifoidea y le permitió acompañarlo en su lecho de muerte pero sufrió un ataque de histeria a los pies de la cama y tuvieron que sacarla a la fuerza.

Mucho se especuló que Sonia, una de las hijas de Alice Keppel era fruto de su amorío con el monarca Eduardo VII que, de ser cierto, Carlos III y Camila Parker Bowles serían parientes lejanos, un rumor que nunca ha sido confirmado por la familia real británica.

Carlos III y Eduardo VII esperaron durante mucho tiempo para poder llegar al trono, tuvieron matrimonios concertados pero en realidad amaban a otra mujer y siguieron adelante con sus romances de forma clandestina al principio y de forma pública al final.
 

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Marisela Salazar

Soy licenciada en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de Occidente, unidad Los Mochis, Sinaloa. Reportera y conductora de TV Azteca Sinaloa. Reportera y conductora de streaming de El Debate de Los Mochis. Me he dedicado a contar historias. Relatar grandezas para inspirar. Narrar dolores y pesares para mitigar y ayudar. Creo en el poder de las palabras, en la bondad de la gente y en la magia de las risas, suspiros e instantes. Soy soñadora, curiosa, risueña y apasionada. Avanzo acarreando anhelos y esperanzas. Mientras dure la vida me resisto a ser indiferente. Todos podemos apartar esa piedra del camino.

Ver más

Comentarios