Augusta de Gran Bretaña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Augusta de Brunswick-Wolfenbüttel
Duquesa consorte de Brunswick-Wolfenbüttel

Augusta retratada por Johann Georg Ziesenis.
Duquesa consorte de Brunswick-Wolfenbüttel
(como esposa del duque Carlos Guillermo Fernando)
26 de marzo de 1780-10 de noviembre de 1806
(26 años y 229 días)
Predecesor Filipina Carlota de Prusia
Sucesor María de Baden
Información personal
Nombre completo Augusta Federica Carlota Luisa
Tratamiento Alteza real
Otros títulos
Proclamación 26 de marzo de 1780
Nacimiento 31 de julio de 1737
Palacio de St. James, Londres, Reino Unido
Fallecimiento 23 de marzo de 1813
(75 años)
Hanover Square, Londres, Reino Unido
Sepultura 31 de marzo de 1813
Bóveda Real, Capilla de San Jorge, Castillo de Windsor
Religión Anglicanismo
Familia
Casa real Hannover
Padre Federico Luis, príncipe de Gales
Madre Augusta, princesa de Gales
Consorte Carlos Guillermo Fernando, duque de Brunswick-Wolfenbüttel (matr. 1764; viu. 1806)
Hijos

La princesa Augusta de Gran Bretaña, duquesa de Brunswick-Wolfenbüttel (Augusta Federica Carlota Luisa; Londres; 31 de julio de 1737- Hanover Square; 23 de marzo de 1813) fue una princesa del Reino Unido y Gran Bretaña, que, por su matrimonio con el duque Carlos Guillermo Fernando, pasó a ser duquesa consorte de Brunswick-Wolfenbüttel, entre 1780 y 1806. Pertenecía a la Casa Real de Hannover y era la hija primogénita de los entonces príncipes de Gales, Federico Luis y Augusta.

Augusta en 1754.

Augusta nació durante el reinado de su abuelo paterno, el rey Jorge II de Gran Bretaña. Al momento de su nacimiento fue la segunda en la línea de sucesión al trono británico, por detrás de su padre, el entonces príncipe de Gales.

Augusta recibió una educación esmerada. Ella no fue descrita como una belleza rara, con una boca suelta y una cara larga.[1]

Augusta también ostentó el título de princesa heredera consorte de Brunswick-Wolfenbüttel entre 1764 y hasta el ascenso al ducado de Brunswick-Wolfenbüttel de su marido, en 1780.

Augusta fue la madre de Carolina, reina consorte del Reino Unido entre 1820 y 1821, y suegra del rey Jorge IV. También era hermana mayor del rey Jorge III del Reino Unido, así como de la reina Carolina, reina consorte de Noruega y Dinamarca.

Biografía[editar]

Augusta de 14 años en un retrato familiar de 1751 de George Knapton.

Nació en el palacio de St. James, Londres, el 31 de julio de 1737, siendo la primogénita de los nueve hijos de Federico Luis de Galespríncipe de Gales—, y de Augusta de Sajonia-Gotha.

Su abuelo, el rey Jorge II de Gran Bretaña, desterró a Federico Luis y su familia de la corte, viviendo en el campo desde entonces hasta la muerte de Federico Luis en 1751. En 1806, cuando Prusia le declaró la guerra a Francia, el duque Carlos Guillermo de Brunswick, de 71 años de edad, fue designado comandante en jefe del ejército prusiano. El 14 de octubre de ese año, en Jena, las huestes napoleónicas derrotaron a los prusianos en la batalla de Auerstädt; en la batalla, el duque Carlos resultó gravemente herido, muriendo pocas semanas después, el 10 de noviembre. Augusta, con dos de sus hijos y su nuera viuda, abandonaron su destruido palacio de Altona y se refugiaron en Augustenborg, un pequeño estado cerca de Jutlandia. Allí vivieron bajo el amparo de su sobrina, la princesa Luisa Augusta de Dinamarca —hija de su hermana menor, Carolina Matilde— hasta que su hermano, el rey Jorge III de Gran Bretaña, finalmente la invitó a volver a Londres en septiembre de 1807. Ella se trasladó entonces a Montagu House, en Blackheath, Greenwich, junto a su hija la princesa de Gales; sin embargo, pronto su hija tuvo que abandonar el país debido a su escandaloso comportamiento. Entonces, Augusta compró la residencia vecina, que rebautizó como Brunswick House.

Su vida en Brunswick[editar]

Augusta de Angélica Kauffman, 1767; Colección Real, Londres.

La duquesa nunca se adaptó completamente a la vida en Brunswick. Durante toda su vida, siempre tuvo a Gran Bretaña en muy alta estima y despreció cualquier cosa "al este del Rin".[2]​ Esta actitud no cambió con el tiempo, y veinticinco años después de su matrimonio, se la describió como: "totalmente inglesa en sus gustos, sus principios y sus modales, hasta el punto de que su independencia casi cínica hace, con la etiqueta de las cortes alemanas, el contraste más singular que conozco".[2]​ Después de su primer embarazo en 1764, regresó a Gran Bretaña en compañía de su esposo para dar a luz a su segundo hijo.[3]​ Mientras estuvo en Inglaterra, fue señaló que la pareja era aclamada por la multitud cada vez que se mostraban en público. Esto, según se informa, los expuso a sospechas en la corte. Durante su visita, su cuñada Reina Charlotte aparentemente les negó algunos honores en la corte, como saludos militares. Esto atrajo publicidad negativa hacia la pareja real anfitriona.[4]​ Durante la negociaciones treinta años después para el matrimonio de su hija con el Príncipe de Gales, Augusta le comentó al negociador británico, Lord Malmesbury, que a la reina Charlotte no le agradaban ni ella ni su madre debido a los celos. que data de la visita de 1764.[5]​ Augusta veía la corte de su suegra como aburrida y aburrida, especialmente durante los meses de verano cuando su esposo estaba ausente en el campamento. [2] Se construyó un retiro de verano para ella en la parte sur de Braunschweig , donde podía pasar tiempo lejos de la corte, construido por Carl Christoph Wilhelm Fleischer y llamado Schloss Richmond para recordarle Inglaterra. En su retiro, Augusta se divertía pasando los días comiendo pesados ​​almuerzos, cotilleando y jugando a las cartas con sus favoritos, a menudo recibiendo invitados ingleses. [2]

Su matrimonio fue arreglado con fines dinásticos. Sin embargo, Augusta pensó que Charles era muy guapo y al principio estaba complacida con él. Poco después del nacimiento de su primera hija, escribió: "No hay dos personas que vivan mejor juntas que nosotros, y yo pasaría por el fuego y el agua por él", [2] y se notó que ella parecía no darse cuenta de su coqueteos en Londres. [2]

En 1771-1772, Augusta visitó Inglaterra por invitación de su madre. En esta ocasión, se vio envuelta en otro conflicto con su cuñada, la reina Charlotte. No se le permitió vivir en Carlton House o St. James Palace a pesar de que estaba vacío en ese momento, pero se vio obligada a vivir en una pequeña casa en Pall Mall . La reina no estuvo de acuerdo con ella sobre la etiqueta y se negó a dejarla ver a su hermano el rey a solas. [8] Según el Sr. Walpole, la razón fueron los celos por parte de la reina. [8] Asistió al lecho de muerte de su madre durante su segunda visita a Inglaterra y, a su regreso a Brunswick, extendió su período de luto, lo que finalmente la llevó a retirarse de la vida en la corte. Cuando su hermana, la reina Carolina Matilda de Dinamarca , fue condenada por adulterio y exiliada cerca de Brunswick en Celle , Augusta la visitaba regularmente durante semanas, para gran desaprobación de su esposo y suegros. [2]

En 1777, Augusta anunció a su marido que se retiraría de la vida cortesana para supervisar la crianza de sus hijos y realizar estudios religiosos con el obispo de Fürstenberg. [2] La razón fue su desaprobación de la relación entre Charles y Louise Hertefeld a quien él, en contraste con su anterior amante Maria Antonia Branconi , había instalado como su amante real oficial en la corte de Brunswick. [2]

En 1780, Carlos sucedió a su padre como duque soberano de Brunswick, y Augusta se convirtió así en duquesa consorte.

De los cuatro hijos de Augusta, los tres mayores nacieron con discapacidades. La princesa sueca Hedwig Elizabeth Charlotte la describió a ella, así como a su familia, en el momento de una visita en agosto de 1799:

Nuestro primo, el duque, llegó inmediatamente a la mañana siguiente. Como un destacado militar, ha ganado muchas victorias, es ingenioso, literal y un conocido agradable, pero ceremonial más allá de toda descripción. Se dice que es bastante estricto, pero un buen padre de patria que atiende las necesidades de su pueblo. Después de que nos dejó, visité a la duquesa viuda , la tía de mi consorte.Es una dama agradable, muy educada y muy respetada, pero ya tan vieja que casi ha perdido la memoria. De ella continué a la duquesa, hermana del rey de Inglaterra y típica mujer inglesa. Parecía muy simple, como la esposa de un vicario, tiene, estoy seguro, muchas cualidades admirables y es muy respetable, pero carece por completo de modales. Hace las preguntas más extrañas sin considerar lo difíciles y desagradables que pueden ser. Tanto la princesa hereditaria como la princesa Augusta— hermana del soberano duque — acudió a ella mientras yo estaba allí. El primero es delicioso, apacible, adorable, ingenioso e inteligente, no es una belleza pero sigue siendo muy bonito. Además, se dice que es admirablemente amable con su aburrida consorte. La Princesa Augusta está llena de ingenio y energía y es muy divertida. [...] La duquesa y las princesas me siguieron hasta Richmond , la villa de campo de la duquesa un poco fuera de la ciudad. Era pequeño y bonito, con un hermoso parquecito, todo en un estilo inglés. Como ella misma hizo construir la residencia, le divierte mostrársela a los demás. [...] Los hijos de la pareja Ducal son algo peculiares. El Príncipe Heredero , regordete y gordo, casi ciego, extraño y raro -por no decir imbécil- intenta imitar a su padre pero sólo se vuelve artificial y desagradable. Habla continuamente, no sabe lo que dice y es insoportable en todos los aspectos. Es complaciente pero pobre, ama a su consorte hasta el punto de la adoración y está completamente gobernado por ella. El otro hijo, el príncipe Georg, es la persona más ridícula que se pueda imaginar, y tan tonto que nunca se le puede dejar solo sino que siempre lo acompaña un cortesano. El tercer hijo también se describe como un original. Nunca lo vi, ya que sirvió en su regimiento. El cuarto es el único normal, pero también atormenta a sus padres por su comportamiento inmoral. [9]

Vida posterior[editar]

En 1806, cuando Prusia declaró la guerra a Francia, su esposo, el príncipe de Brunswick-Wolfenbuttel , de 71 años en ese momento, fue nombrado comandante en jefe del ejército prusiano. El 14 de octubre de ese año, en la Batalla de Jena , Napoleón derrotó al ejército prusiano; y el mismo día, en la Batalla de Auerstadt , el Príncipe fue gravemente herido, muriendo pocos días después. Augusta, con el Príncipe Heredero y la Princesa Heredera , huyó a Altona , donde estuvieron presentes al lado de su esposo moribundo. [10] Debido al avance del ejército francés, el embajador británico les aconsejó que huyeran y se fueron poco antes de la muerte del Príncipe.

Fueron invitados a Suecia por el cuñado de la princesa hereditaria, el rey Gustavo IV Adolfo de Suecia . [10] Sin embargo, Augusta prefirió quedarse en el Ducado de Augustenborg , donde su sobrino político era soberano. Permaneció allí con su sobrina, la duquesa de Augustenborg (hija de su hermana, la difunta reina Carolina Mathilde de Dinamarca ), hasta que su hermano Jorge III del Reino Unido finalmente cedió en septiembre de 1807 y permitió que Augusta fuera a Londres. Allí residió en Montagu House , en Blackheath en Greenwich , con su hija, la Princesa de Gales., pero pronto Augusta se peleó con ella y compró la casa de al lado, Brunswick House . Augusta vivió sus días allí y murió en 1813 a los 75 años.

Escudo[editar]

A Augusta se le concedió el uso de las armas del reino, diferenciadas por una etiqueta de plata de cinco puntas, el centro con una cruz de gules y las otras puntas con una rosa de gules.[6]

Fallecimiento[editar]

Murió en Brunswick House, en Blackheath, Greenwich, el 23 de marzo de 1813, a los 75 años de edad.

Fue sepultada el 31 de marzo de 1813, en la Bóveda Real de la Capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, Londres, Reino Unido.

Títulos y tratamientos[editar]

  • 3 de de julio de 1737-16 de enero de 1764: Su alteza real la princesa Augusta de Gales, princesa de Sajonia-Gotha-Altemburgo.
  • 16 de enero de 1764-26 de marzo de 1780: Su alteza real la princesa heredera de Brunswick-Wolfenbüttel.
  • 26 de marzo de 1780-10 de noviembre de 1806: Su alteza real la duquesa consorte de Brunswick-Wolfenbüttel.
  • 10 de noviembre de 1806-23 de marzo de 1813: Su alteza real la duquesa viuda de Brunswick-Wolfenbüttel.

Ancestros[editar]

Matrimonio y descendencia[editar]

Carlos Guillermo Fernando, duque de Brunswick-Wolfenbüttel, marido de Augusta.

Se casó en la Capilla Real del palacio de St. James, el 16 de enero de 1764, con el duque Carlos Guillermo Fernando de Brunswick.

De este matrimonio nacieron siete hijos:

Tuvieron cuatro varones y tres hijas; sólo su último hijo, una niña, falleció en la infancia, a los cuatro meses de nacida. Su segunda hija, Carolina, sería esposa de su primo el príncipe de Gales, luego rey Jorge IV del Reino Unido.

Referencias[editar]

  1. «Fraser, Flora. La reina rebelde: la vida de la reina Carolina». 
  2. a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas ReferenceA
  3. Kühle, Riëtha, Princess Auguste, pp 35 and 38
  4. Fitzgerald, Percy: The Good Queen Charlotte p 58
  5. Fitzgerald, Percy: The Good Queen Charlotte
  6. «Marcas de cadencia en la familia real británica». 

Enlaces externos[editar]