Andrés Ribón: una vida llena de conexiones
El Heraldo
Sociedad

Andrés Ribón: una vida llena de conexiones

El artista barranquillero presenta su primer Solo Show llamado: ‘Conexiones’, una propuesta de esculturas y cuadros construidos en acero inoxidable los cuales invitan a respetar las diferencias. 

Con trazos marcados a lápiz sobre un trozo de papel y en medio de decididas y una profunda necesidad de libertad. Andrés Ribón decidió emprender un profundo viaje a su interior, el cual lo llevo a encontrar en el arte una herramienta para expresar toda su creatividad. 

De forma anecdótica Ribón recuerda que las artes siempre han hecho parte de su vida. Durante la época de su infancia solía tener un gusto muy particular por las actividades que lo retaban a desarrollar la imaginación: pintura, dibujo, lectura, escritura e incluso tocar piano, hicieron parte fundamental de su formación.

Aunque reconoce con gran espontaneidad que nunca tomó en serio nada de lo que creaba en ese momento, la vida misma de una u otra forma se encargaría de indicarle los pasos que debería seguir para hallar su propósito.

El tiempo transcurrió con normalidad y los intereses de Andrés se adaptaron a las necesidades del presente. En búsqueda de su educación profesional se traslada de Barranquilla a Valledupar donde comienza sus estudios terciarios en la Universidad Santander, pero no fue hasta quinto semestre de ingeniera que decidió atender el incansable llamado con el que las artes lo invitarían a compartir su historia. 

Allí regresó a los hábitos de la lectura desestructurada y al placer de inmortalizar en papel los poemas y los pensamientos íntimos que habían sido resguardados en su memoria. Y aunque no lo sabía aún más pronto que tarde Ribón estaría presentando sus creaciones a centenares que como él desearían un espacio para disfrutar del arte.

De cero a cien

Cansado de evadir la fuerza de su destino Andrés decide arriesgarse con el arte. Para ese momento trabajaba en una empresa familiar que había conformado con su mamá y con gran valía  se acercó a pedirle su liquidación para invertirlo en su propio proyecto de producción literaria

Un millón de pesos, fue la suma que recibió y con ello regresó a su casa, Barranquilla, en donde hizo una recopilación de todos los relatos que había escrito para su madre y su abuela, las que considera las mujeres más importantes de su vida. 

En medio de poemas, relatos romanceados e ilustraciones del propio Andrés las páginas de: ‘Lo lindo de ti’, invitaban al lector  a encontrarse con la belleza que hay en amar al prójimo. 

Ribón regresa a Barranquilla sin mucho más que su ropa y una bicicleta que se convertiría en parte de su historia. En ella recorrió las calles de La Arenosa, en la que audaz e incansablemente visitaba restaurantes y bares solo para ofrecer sus libros a los comensales.

Durante el proceso Andrés creció, se hizo más fuerte y astuto, por lo que creo su segunda entrega, un libro que se llamaría: ‘Hacerte el amor’, que con un título excitante y muy llamativo, las intenciones y el interés de quienes lo escuchaban presentarlo se trasladaban al morbo. Sin embargo, la realidad de su escrito era muy diferente. 

En este buscaba desmitificar que la frase “Hacer el amor” solo es relacionada con el sexo, Ribón con sus letras reflexionaba sobre la forma en la que se pueden construir relaciones sólidas y duraderas de un amor que no solo piensa en el sexo.

Un mundo de conexiones

Aunque Ribón cree más en el éxito como consecuencia del esfuerzo que como producto de la suerte. Para él es inevitable reconocer que ha sido en extremo afortunado por haber conectado con las personas indicadas. 

Una de las cosas por la que se encuentra absolutamente agradecido es por su equipo de trabajo, a los cuales los define como la familia que la vida le regalo. Andrés trabaja con un grupo de aproximadamente 250 personas, con quienes ha creado su más reciente exposición llamada: ‘Conexiones’, un conjunto de esculturas y cuadros elaborados en acero inoxidable, que poseen como punto de encuentro los rostros, los cuales se conectan los unos con los otros. 

La obra de Ribón evoca su pensamiento mismo, y un viaje a través de cuatro salas su exposición invita a emprender un viaje al interior, que parte del autoreconocimiento y culmina en el respeto de las diferencias. 

 En palabras de su escultor: “Mi arte también me ha llevado a ser cada día más consciente de mi historia, del lugar de donde vengo y sin duda de los espacios a los cuales llegaré”. 

Ribón en Barranquilla

Actualmente la exposición se presenta de forma permanente hasta el 11 de septiembre en LYD House Río en Barranquilla, ubicado en la Calle 73 # Vía 40 – 350.  No tiene costo y los horarios de visita son de martes a jueves de 6:30 p.m. a 8:30 p.m., y de viernes a domingo de 6:30 p.m. a 9:30 p.m. 

 

Su obra trasciende

La obra de Ribón pertenece a una interpretación personal de la realidad. En la que se conjugan elementos del silencio que invitan a vivir cuatro momentos principales: introspección, ambigüedad, balance y conexión. En ellos Andrés emprende una viaje interior que le permite reconocer debilidades y fortalezas personales, las cuales extrapola a sus iguales entendiendo que todo lo que rodea a ser humano pertenece a un relación interpersonal e invita a vivir desde el respeto de las diferencias. El material en el inmortaliza su arte es acero inoxidable y a través de rostros todo está conectado.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.