Gazprom cumple su amenaza y corta de forma parcial el gas a Dinamarca y Alemania