Francia, Alemania, Reino Unido e Italia reducen un 40% sus pedidos de coches a España