Espacio para la memoria ARCHIVO PRESENTE: DÍA X DÍA

A 36 años de la muerte de Alicia Moreau de Justo

Alicia Moreau de Justo tenía 100 años cuando murió en Buenos Aires, Argentina, el 12 de mayo de 1986.

Fue médica, educadora, política, intelectual, defensora de los derechos humanos y de la mujer, constituyéndose en una de las figuras femeninas más destacadas del país en el siglo XX.

Había nacido en Londres, Reino Unido, el 11 de octubre de 1885; su padre, de origen francés, intervino en la Comuna de París, en 1871, lo que determinó el exilio de la familia, que luego de recorrer varios países europeos se instaló en la Argentina en 1890.

Su dedicación a la causa feminista quedó evidenciada de varias maneras.

En 1906, participó del Congreso Nacional del Libre Pensamiento, donde conoció a Juan B. Justo, y al año siguiente intervino en el Congreso Feminista del Comité Pro-Sufragio Femenino.

En 1907, ingresó a la Faculta de Medicina, graduándose en 1914, con diploma de honor y convirtiéndose en la segunda mujer médica del país.

Se especializó en enfermedades femeninas, atendió un consultorio gratuito y enseñó en la Universidad de La Plata al mismo tiempo que colaboró como periodista en la Revista Socialista Internacional.

En 1918 fundó la Unión Feminista Nacional y, más tarde, creó el Comité Femenino de Higiene Social para combatir la prostitución.

Desde 1921 militó en el Partido Socialista, integró el Consejo Directivo del partido e impulsó la formación de agrupaciones femeninas y de bibliotecas.

En 1932 preparó un proyecto sobre voto femenino, que fue aprobado en la Cámara de Diputados pero rechazado por la de Senadores,  ampliamente dominada por los conservadores.

Fue opositora al peronismo, y en 1953 fue encarcelada junto con otros dirigentes políticos mientras que en 1955 fue designada miembro de la Junta Consultiva creada por los que derrocaron a Perón.

Por entonces encabezó con Alfredo Palacios una renovación en el partido Socialista, y en 1958 fue designada directora de La Vanguardia.

Fiel defensora de la democracia, abrazó con fuerza y convicción la causa socialista, precisamente como herramienta fundamental orientada a enfrentar las flagrantes desigualdades sociales.

En 1975 intervino en la fundación de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, de la que llegó a ser copresidente y en tal carácter recibió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en 1979 llegó al país para investigar violaciones a los derechos humanos.

Tenía 100 años cuando murió el 12 de mayo de 1986, en Buenos Aires.

La recordamos a partir de un informe especial elaboro por el Área de Contenidos en 2017 y conservado en el Archivo Histórico de Radio Nacional.

Locución:

Jorge Puerta

Edición:

Fabián Panizzi