Los «principitos» ecológicos

Los «principitos» ecológicos

Todo el mundo quiere una foto con personas sin otra dedicación que ponerse uniformes y presidir entidades benéficas
Francisco Marhuenda

Uno de los aspectos más interesantes de la Casa de Windsor es su capacidad de supervivencia. A lo largo del tiempo, sus integrantes han ido asumiendo diversos papeles y manteniendo su privilegiada posición en la clasista sociedad británica. La realidad es que la dinastía nunca tendría que haber asumido la Corona, pero la Gloriosa Revolución de 1688 expulsó al rey legítimo, Jacobo II Estuardo, gracias a la conspiración entre los parlamentarios y el estatúder holandés Guillermo de Orange, casado con María, la hija del soberano británico. Este golpe de Estado que denominamos Revolución rompió la legitimidad, pero ya se sabe que la Historia está llena de acontecimientos similares y los ganadores se encargan de reescribirla a su gusto. Guillermo se convirtió, junto con María II, en rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda, y como no tuvieron hijos le sucedió en 1702 su cuñada Ana. Era viuda del príncipe Jorge de Dinamarca, con el que tuvo 19 hijos, de los que solo uno sobrevivió más allá de los dos años.

Al morir en 1714, su primo segundo Jorge, elector de Brunswick-Luneburgo o Hannover, se convirtió en rey de Gran Bretaña e Irlanda. Su antecesora había logrado en 1707 la ansiada unión de los reinos. Los escoceses protagonizaron las revueltas jacobinas contra los que consideraban y eran unos usurpadores. Jorge I y sus sucesores hablaban alemán y no mostraron un gran interés por la política de su reino, aunque se beneficiaron, como es lógico de las enormes riquezas que comportaba la Corona de uno de los países más ricos y poderosos de Europa. Las cámaras de los Comunes y los Lores mandaban mucho y ya se había consagrado el modelo de gobierno parlamentario. Desde entonces hasta nuestros días, los Hannover, convertidos luego en Sajonia-Coburgo-Gotha, tras el matrimonio de la reina Victoria con el príncipe Alberto, y Windsor en la Gran Guerra, ya que los apellidos alemanes eran incómodos, han encarnado a la perfección las tradiciones de un pueblo tan conservador como el británico. Ahora resulta entrañable el ecologismo de los «principitos» encabezados por Carlos de Gales. Hay que reconocer que todo el mundo quiere una foto con personas sin otra dedicación que ponerse uniformes, presidir entidades benéficas y vivir en palacios rodeados de riquezas y privilegios.