(PDF) Historia universal santillana | Gloria Arteaga Alvarado - Academia.edu
Marialba Pastor Todos sabemos que no estamos aislados y que nuestro futuro depende del curso que siga la humanidad ente- ra. Para tomar conciencia de la situación en la que nos encontramos actualmente, para formarnos una primera opinión acerca de lo que sería conveniente evitar y para asumir los retos del futuro, el conocimiento del pasado Historia Marialba Pastor Universal de las sociedades es el mejor punto de partida y el arma más útil y eficaz. Este libro aborda los grandes procesos ocurridos en Cuarta edición el mundo durante los siglos XIX y XX, aquellos que nos permiten entender ideas, creencias y comportamientos Cuarta edición que todavía están vigentes; aquellos que nos abren las puertas a la reflexión de los problemas actuales. Ésta es una síntesis del desarrollo del capitalismo y la Historia Universal modernidad. Explica los conflictos enfrentados por los pueblos de los distintos continentes cuando la industria- lización, el liberalismo y la democracia se expandieron por todo el planeta. Como este libro procura destacar lo más relevante y significativo de manera clara y compren- sible, los textos se acompañan de mapas para ubicar los hechos y observar los cambios históricos, y de ilustracio- nes, de fragmentos de obras literarias y recomendaciones cinematográficas para despertar nuestra curiosidad y de- sarrollar nuestra imaginación. Preuniversitario Preuniversitario Historia Univ UNAM cover.indd 1 3/2/07 10:11:27 AM Historia Segunda edición Marialba Pastor Universal Cuarta edición El libro Historia Universal, cuarta edición, es una obra diseñada y producida por Editorial Santillana, con la dirección de Clemente Merodio López Historia Universal U-1.indd 1 1/8/08 9:07:11 PM El libro Historia Universal, cuarta edición, fue elaborado en Editorial Santillana por el siguiente equipo: EDICIÓN Javier A. Suárez COORDINACIÓN EDITORIAL Roxana Martín-Lunas Rodríguez CORRECCIÓN DE ESTILO Mónica Noble Sánchez DISEÑO DE INTERIORES Braulio Morales Sánchez DISEÑO DE PORTADA Francisco Ibarra Meza COORDINACIÓN DE DISEÑO E ICONOGRAFÍA Francisco Ibarra Meza ILUSTRACIÓN DE ENTRADAS Mauricio Gómez Morin Fuentes ICONOGRAFÍA Juan Miguel Bucio Trejo ILUSTRADOR Ricardo Ríos Delgado FOTOGRAFÍA Ricardo Castellanos Velázquez, Corel Stock Photo y Archivo Santillana DIAGRAMACIÓN Braulio Morales Sánchez EDITORA EN JEFE DE BACHILLERATO Roxana Martín-Lunas Rodríguez GERENCIA DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO Armando Sánchez Martínez GERENCIA DE PROCESOS EDITORIALES Laura Milena Valencia Escobar GERENCIA DE INTERNET Y MULTIMEDIA Arturo Mercenario Pérez Negrón GERENCIA DE DISEÑO Mauricio Gómez Morin Fuentes COORDINACIÓN DE ARTE Y DISEÑO Francisco Ibarra Meza DIGITALIZACIÓN DE IMÁGENES José Perales Neria, Gerardo Hernández Ortiz y María Eugenia Guevara Sánchez FOTOMECÁNICA ELECTRÓNICA Gabriel Miranda Barrón, Manuel Zea Atenco y Benito Sayago Luna La presentación y disposición en conjunto y de cada página de Historia universal, cuarta edición, son propiedad del editor. Queda estrictamente prohibida la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier sistema o método electrónico, incluso el fotocopiado, sin autorización escrita del editor. D.R. © María Alba Pastor D.R. © 2007 por EDITORIAL SANTILLANA, S. A. DE C. V. Av. Universidad 767 03100, México, D. F. ISBN: 978-970-29-1855-4 Primera edición: mayo de 1999 Cuarta edición: febrero de 2007 Primera reimpresión: enero de 2008 Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. Reg. Núm. 802 Historia Universal U-1.indd 2 1/8/08 9:07:13 PM Presentación Muchos libros de Historia universal se limitan a dar una amplia información sobre los aconte- cimientos, sin explicar clara y suficientemente por qué sucedieron. Esto hace del estudio de la historia algo tedioso e impide que se despierten la curiosidad y el interés. Por ello, los textos de este libro, acompañados constantemente de mapas que ubican los hechos históricos en su espacio geográfico, así como de fotografías e ilustraciones relacionadas con los temas que se es- tudian, se orientan fundamentalmente a explicar, a mostrar la importancia de lo ocurrido en el pasado, sin perder de vista que, en última instancia, lo que más nos interesa a los seres huma- nos es comprender nuestra situación presente para orientarnos y tomar mejores decisiones. Vivimos en un mundo de cambios vertiginosos que enfrenta grandes y difíciles problemas, como el desempleo, el hambre, la concentración de la riqueza, el consumismo, la drogadicción, el deterioro ambiental, el fanatismo religioso, las guerras y el terrorismo. Para solucionarlos, todavía no se ha inventado la fórmula mágica. Sin embargo, la Historia nos enseña que los se- res humamos hemos atravesado otras dramáticas situaciones de destrucción material y de de- cepción moral, y que las hemos superado con éxito al erradicar la ignorancia, el fanatismo, el egoísmo y la violencia Este libro aborda los grandes procesos ocurridos en los siglos XIX y XX en el mundo; aque- llos que nos permiten comprender ideas y creencias, actitudes y comportamientos que toda- vía están vigentes; aquellos sin los cuales no tendríamos la capacidad para reflexionar sobre los problemas actuales. Es una síntesis de lo más relevante y significativo, y persigue los objetivos de poder escuchar y leer con conocimiento de causa las noticias internacionales, de tomar con- ciencia de los problemas actuales, de formarnos una primera opinión acerca de lo que sería conveniente evitar y de enfrentarnos, con más responsabilidad, inteligencia y creatividad, a los retos del futuro. Esta cuarta edición recoge las sugerencias que los profesores del Bachillerato le hicieron al libro durante los últimos años. Aparte de aumentar el número de actividades de aprendiza- je, ahora se utilizan más extractos de novelas, pequeñas partes de obras de teatro, discursos políticos, pinturas, mapas o ilustraciones que corresponden a cada momento, con lo cual, los estudiantes podrán advertir mejor cómo los problemas de un momento quedan estampados o reflejados en la producción artística. Esta edición conserva, en la unidad ocho, los ejercicios de investigación individual o en equi- po para que los estudiantes se familiaricen con el quehacer no sólo de los historiadores, sino, en general, de cualquier científico interesado en responder preguntas o resolver problemas. Asimismo, en la unidad nueve, el libro da cuenta de los últimos acontecimientos mundiales relacionados con el confl icto palestino-israelí, la guerra de Irak, los atentados de Londres y Madrid, el desarrollo de la energía atómica en Irán y Corea, y la alarma mundial por el calen- tamiento de la Tierra. Marialba Pastor Profesora de Historia de la Universidad Nacional Autónoma de México Historia Universal U-1.indd 3 1/8/08 9:07:14 PM Índice Unidad 1 La Revolución Francesa y el Imperio Unidad 4 Introducción 6 napoleónico 60 El capitalismo y las políticas La crisis del Antiguo Régimen 60 imperiales 118 El triunfo de la burguesía 61 La utilidad de la Historia 8 La lucha revolucionaria 64 El desarrollo del capitalismo 120 El quehacer del historiador 9 Jacobinos y girondinos 64 Los problemas para el estudio del La idea del progreso 120 Éxitos y fracasos del Imperio La segunda Revolución Industrial 122 pasado 11 napoleónico 66 La relación entre el pasado, el El desigual desarrollo La expansión de la Revolución en económico 124 presente y el futuro 12 Europa 69 Las etapas de la historia 14 Monopolios y sociedades Actividades 70 anónimas 127 Actividades 16 Resumen de la unidad 71 Crisis y descontento 128 Actividades 131 Unidad 2 Unidad 3 Los grandes imperios europeos 134 Las revoluciones del Las revoluciones del La época victoriana y el Imperio siglo XVIII 18 siglo XIX 72 inglés 134 Placer, riqueza y poder 20 La expansión británica en la Los movimientos de independencia India 136 Europa y la expansión del mundo 21 en América Latina 74 Auge y caída del II Imperio Los imperios español y portugués en La situación de las colonias francés 138 América 23 hispanoamericanas 74 Los casos de Birmania e Los grandes imperios asiáticos 25 Los criollos y el nacionalismo 76 Indochina 140 Las compañías por acciones 28 Haití se independiza de Francia 78 El II Imperio alemán 142 La revolución parlamentaria en los La crisis en España 79 El reparto de África 144 Países Bajos 29 Las luchas por la independencia Actividades 147 La revolución parlamentaria en política 80 Inglaterra 31 Liberales y conservadores 82 La expansión europea y los imperios Actividades 32 Actividades 83 en crisis 148 La Revolución Industrial 34 El Imperio austro-húngaro 148 La Restauración y las revoluciones La presencia rusa en Asia 150 La mecanización del campo 34 burguesa 85 La crisis del Imperio otomano 152 El desarrollo científico y las nuevas Las ideas de la Restauración 86 Las reformas Meiji en Japón 154 fuentes de energía 35 Romanticismo y nacionalismo 87 El Imperio chino ante la ambición de La vida burguesa y el liberalismo El socialismo utópico 88 las potencias 156 económico 36 Las revoluciones de 1830 89 Actividades 157 La situación de la clase obrera en Las revoluciones burguesas Inglaterra 38 de 1848 91 El Imperio norteamericano 159 Robert Owen y el cartismo 39 Actividades 96 Actividades 40 La esclavitud 159 La Guerra de Secesión 162 Socialismo y anarquismo 99 La revolución económica 163 La Ilustración 43 El socialismo revolucionario: Marx y La expansión colonial 165 El movimiento ilustrado 43 Engels 99 La política del “Big Stick” 167 El Siglo de las Luces y la Las propuestas anarquistas 101 Actividades 169 Enciclopedia en Francia 45 La I Internacional 102 Resumen de la unidad 171 La Ilustración en Alemania 46 Los procesos de industrialización 104 El despotismo ilustrado 47 Actividades 106 Actividades 49 Unidad 5 El nacionalismo 107 La Primera Guerra Mundial La Independencia de las Trece Colonias Inglesas de Rusia: el zarismo y la servidumbre (1914-1918) 172 Norteamérica 50 107 El renacimiento del modelo Estado- Antecedentes 174 La organización colonial 50 nación 109 La política británica y el La expansión del socialismo en El antisemitismo 110 Europa 174 descontento 53 El liberalismo y el Estado La Gran Declaración 54 El armamentismo 176 prusiano 111 Las alianzas políticas y las crisis La Guerra de Independencia 56 La unificación nacional en el Actividades 59 marroquíes 178 II Reich 112 El ultranacionalismo en los La unificación de Italia 114 Balcanes 180 Actividades 116 Actividades 183 Resumen de la unidad 117 4 Historia Universal U-1.indd 4 1/8/08 9:07:14 PM El conflicto bélico 184 El triunfo de la República y las La Independencia de la India 301 La disputa serbio-austriaca 184 pugnas por el poder 244 La guerra de Argelia 304 El estallido del conflicto 185 La ofensiva nacionalista y la El antiguo Congo Belga 306 La guerra en los frentes oriental y guerra 244 Sudáfrica y el apartheid 308 occidental 186 La intervención soviética y Movimiento de los países no Desarrollo del conflicto 187 nazifascista 246 alineados 310 La competencia tecnológica 189 Actividades 248 Actividades 190 Resumen de la unidad 251 La expansión del comunismo en Asia 311 La Revolución Rusa 192 Las revoluciones en China 311 La revolución de 1905 192 Unidad 7 La guerra de Corea 315 Lenin y la revolución La Segunda Guerra Mundial Las guerras en Indochina 316 bolchevique 194 (1939-1945) 252 Sukarno y Suharto 320 El “comunismo de guerra” 197 Actividades 199 Entre la democracia y la El sueño del socialismo en dictadura 254 América 322 Consecuencias de la Gran La crisis del proyecto liberal 254 La Revolución Cubana 322 Guerra 202 La expansión del fascismo 255 Socialismo y transnacionales 324 La resistencia comunista al Entre dictaduras y guerrillas 325 La participación estadounidense en fascismo 257 Actividades 329 la guerra 202 Actividades 260 Resumen de la unidad 337 La paz de Versalles y la Sociedad de las Naciones 203 La desintegración de los Imperios Conflictos entre las potencias 261 Centrales 205 La crisis de los pactos Unidad 9 El nuevo papel de las mujeres 206 internacionales 261 Entre el viejo y el nuevo Actividades 208 China y las ambiciones de milenio 338 Resumen de la unidad 209 Japón 262 El expansionismo italiano y El fin de los “treinta gloriosos” 340 alemán 264 Los movimientos estudiantiles Unidad 6 Actividades 267 de 1968 341 El período de Los aliados y el eje 268 Las guerras árabe-israelíes 342 entreguerras 210 La crisis del sistema bipolar 343 El frente occidental 268 La revolución islámica 346 Europa después de la Gran El frente oriental 269 Guerra 212 La guerra en el Pacífico 270 La crisis del comunismo 348 Los locos años veinte 212 El declive alemán 271 La desintegración del bloque La revolución cultural 213 El total aniquilamiento 272 comunista 348 La revolución científica y El Holocausto 274 Afganistán en el fin de la Guerra tecnológica 214 Actividades 277 fría 351 La agitación revolucionaria 215 “La primavera de Praga” 351 Actividades 217 El fin de la guerra 279 “Solidaridad” en Polonia 352 El nuevo reparto mundial 279 La caída del Muro de Berlín 353 El surgimiento de la Unión Soviética El éxodo y el problema de los La guerra en la ex Yugoslavia 354 219 refugiados 280 La Nueva Política Económica 219 Actividades 283 El fin del siglo XX 357 El stalinismo 221 Resumen de la unidad 285 La violencia y la multiplicación de las Colectivización e guerras 357 industrialización 223 El crecimiento demográfico y el Actividades 224 Unidad 8 hambre extrema 359 El nuevo orden El neoliberalismo y el problema del La Gran Depresión de 1929 226 internacional 286 desempleo 360 El crac del 29 y su expansión 226 Movimientos antiglobalización 362 El New Deal y el Estado de La Guerra Fría y los bloques de Una economía deshecha 363 Bienestar 228 poder 288 ¿El fin de la modernidad? 364 Efectos de la crisis en América La conformación del bloque Latina 229 capitalista 288 El inicio del siglo XXI 366 Actividades 231 La conformación del bloque La “cuestión palestina” 366 comunista 290 El 11-S 369 El culto de la violencia 232 La amenaza de la guerra Los terrorismos 370 nuclear 293 El Irak de Sadam Husein 373 El fascismo italiano 232 La República de Weimar y el ascenso Actividades 376 del nazismo en Alemania 234 Las luchas de liberación Resumen de la unidad 378 El militarismo en Japón 239 nacional 296 Actividades 241 El fin de los imperios y la descolonización 296 Bibliografía 379 La Guerra Civil Española 242 Palestina y el nuevo Estado de Israel 299 Los años veinte en España 242 5 Historia Universal U-1.indd 5 1/8/08 9:07:15 PM U N I D A D Introducción 1 6 Historia Universal U-1.indd 6 1/8/08 9:07:15 PM Lo que ocurrió en el pasado es algo que ya no se tiene a la caudillo para que sea el modelo que sigan los jóvenes; mostrar mano, es algo con lo que no se puede experimentar como ha- que la familia o el partido político que está en el poder es el cen los científicos con las sustancias químicas o los físicos con mejor; conservar los usos y las costumbres de una comunidad; la caída de los cuerpos. Sin embargo, lo que vivieron nuestros pero también dejar una lección a la posteridad para no come- antepasados, los conflictos que enfrentaron y la manera como ter los mismos errores, para salir más rápidamente de las crisis los resolvieron son asuntos que aún están presentes en nues- o evitar las catástrofes. tro entorno, que nos permiten entender cómo somos, por qué De este modo, el pasado humano es útil para compren- nos comportamos de esta manera, a qué se debe que tenga- dernos y comprender nuestras sociedades, para contribuir a mos esta organización social y estos problemas. Desde tiem- resolver los problemas del presente y orientar nuestras futuras pos muy antiguos, los hombres han tratado de guardar en la acciones. El estudio de la historia se ha constituido en una cien- memoria los hechos más relevantes ocurridos en determinado cia, una ciencia humana y social. lapso o etapa de sus vidas con el fin de elogiar a un héroe o 7 Historia Universal U-1.indd 7 1/8/08 9:07:23 PM La utilidad de la Historia Cuando los seres humanos se preguntan ¿qué sucede actualmente?, la res- puesta los hace recurrir al conocimiento que tienen del pasado humano y les abre una interrogante acerca del futuro. Los seres humanos buscan ex- plicarse quiénes son, pero también de dónde vienen, cómo han llegado a ser lo que son ahora, y hacia dónde van. Es cierto que lo ocurrido en el pasado es algo que ya concluyó. Sin em- bargo, el pasado se arrastra de distintas formas hasta el presente, y este presente señala –aunque sea de manera muy aproximada– qué se puede esperar del futuro. Los seres humanos saben que cada momento de su vida es el resultado de situaciones, acciones y experiencias anteriores. También saben que su suerte individual no depende de sí mismos sino del camino que siga la hu- manidad. La Historia es saber sobre los hombres. El conocimiento del pasado es importante porque pone de manifiesto aspectos múltiples y contradicto- rios de la vida humana. Los seres humanos siempre han tenido confl ictos para dominar la na- turaleza y sobrevivir, para relacionarse con otros seres humanos y evitar la violencia, para entenderse a sí mismos y no quedar aislados. Al recordar esos confl ictos y sus soluciones, la Historia da luz, ilustra. Puesto que las sociedades no son estáticas, sino que están en permanen- te transformación, los hechos históricos siempre acontecen en condiciones particulares, en tiempos y espacios que nunca se repiten. No obstante, al conocer los confl ictos que se enfrentaron en el pasado, se comprende mejor la sociedad actual. Los seres humanos que pierden la memoria olvidan sus experiencias pa- sadas, borran de su mente lo que aprendieron, no pueden entender qué ocurre ni explicarse por qué ocurre de esa manera. No se ubican en el tiem- po ni el espacio, no se pueden comunicar adecuadamente con los demás, no 1 Los seres humanos recuperan las responden como los otros lo esperan. Los seres humanos que pierden la experiencias de sus antepasados. memoria quedan al margen de la vida social. De manera similar a los individuos, si las sociedades ignoraran su pasado, queda- rían como un barco a la deriva, sin rumbo ni orientación, sin posibilidades de compren- der cómo se han formado, sin capacidad para explicar de dónde proceden sus creencias y costumbres, sin saber por qué se han esta- blecido determinadas formas de convivencia, normas y leyes o qué han expresado sus artis- © Santillana tas y científicos. Si las sociedades ignoraran su pasado, no sabrían qué conviene conservar y defender ni qué deben rechazar o destruir. La preservación de la memoria individual así como de la memoria colectiva es fundamen- tal para que los seres humanos y las socieda- des puedan pervivir. 8 U NIDAD 1 • I NTRODUCCIÓN Historia Universal U-1.indd 8 1/8/08 9:07:29 PM La Historia es la ciencia encargada de mantener viva la memoria de los 2 El pintor español Francisco de pueblos, de recordar aquello que se ha olvidado; es la ciencia que estudia el Goya dejó en este cuadro, titulado pasado. Pero no un pasado muerto, sino un pasado vivo que nos sirve para “Los fusilamientos del 2 de mayo”, un testimonio de la invasión aprender lecciones útiles; para orientar nuestras acciones futuras. francesa de España en 1808. La historia es entonces una ciencia útil. Nos explica qué fue lo que condu- jo a una catástrofe o cómo solucionaron los hombres sus problemas. Es frecuente que para distinguir entre el pasado humano y la ciencia que estudia ese pasado en el primer caso usemos historia con minúscula y, en el segundo, Historia con mayúscula. El quehacer del historiador Cualquier ser humano realiza un trabajo parecido al del historiador cuan- do, al tratar de explicarse las circunstancias en que vive, al intentar com- prender a otros o solucionar los confl ictos que genera la vida social, recurre al pasado. El historiador es un profesional que investiga –de manera sistemática © Santillana y rigurosa– qué ocurrió en el pasado. Sus trabajos empiezan con alguna preocupación o inquietud; con preguntas o problemas. Como muchos in- dividuos, y al igual que todos los científicos, el historiador es curioso. Su curiosidad lo lleva de una pregunta a otra, de un problema a otro. Cuando cree que ya ha resuelto algo, se le presentan nuevas dudas porque siempre puede profundizar más, añadir algo o establecer otras relaciones entre los hechos históricos. EL QUEHACER DEL HISTORIADOR 9 Historia Universal U-1.indd 9 1/8/08 9:07:33 PM La materia prima con la cual el historiador procura resolver los problemas son los testimonios legados por generaciones anteriores. En ellos busca las “huellas” o los “indicios” que le permiten despejar sus dudas. En los casos de sociedades con escritura, los documentos constituyen testimonios imprescindibles. La labor del historiador no es coleccionar datos ni llevar un registro de acontecimientos. Lo que le interesa es saber, comprender y explicarle al resto de la sociedad qué sucedió, cómo y por qué sucedió de esa particular manera. El historiador debe decir qué documentos utilizó para explicar un hecho o proceso histórico, con base en qué testimonios hace cier- tas afi rmaciones, por qué le da determinada sucesión a los aconte- cimientos, cómo justifica la relación de unos con otros. A partir del siglo XIX, todos los historiadores han asumido esta exigencia de pre- cisión. En buena medida, la cronología exacta de los acontecimientos –sucesión de fechas– ha sido una herramienta clave, así como la de- terminación de la autenticidad, la procedencia, el valor e intención 3 Las actividades, los intereses o de los testimonios. Es necesario interpretar los testimonios a partir de la los sentimientos de una época no época o el contexto histórico en el que fueron producidos, por ello hay que solamente quedan plasmados en los testimonios escritos. preguntarse: qué dijo y qué ocultó el testigo o el autor del testimonio, qué palabras utilizó y cuál era el significado de esas palabras en ese momento. Las personas que fueron actores o testigos presenciales de determinado hecho histórico lo relatan siempre desde su muy particular posición. Su idea del mundo, sus valores culturales, su nivel de educación, sus intereses personales, su estado de ánimo y otras opiniones influyen en el relato que proporcionan. Por ejemplo, lo ocurrido durante la Revolución Francesa, en los agitados diez años transcurridos entre 1789 y 1799, fue relatado de muy distintas formas, de acuerdo con la posición de la persona o el grupo al que pertenecía. Son muy diferentes los testimonios de los defensores de la mo- narquía, de los republicanos, los sacerdotes, los periodistas, los sirvientes domésticos, las mujeres, los jóvenes y los ancianos. Al confrontar las distintas versiones de los hechos y ubicarlas en la espe- cial problemática por la que atravesaban Francia y el resto de Europa en esa época, y al comparar estas versiones con otros testimonios, el historiador está en posibilidades de proporcionar una imagen aproximada de lo acae- cido. Pero hay un problema, el historiador es un individuo de su época y emprende su investigación con una particular visión del mundo y con pre- ocupaciones determinadas. P E R S O N A J E S En el siglo XIX, el historiador alemán Leopold von Ranke (1795-1886) aportó nuevos métodos para el estudio del pasado. Se le ha considerado el fundador de la ciencia de la Historia porque su manera de seleccionar y analizar críticamente los documentos revolucionó la investigación © Santillana histórica. Ranke vivió la mayor parte de su larga vida consultando archivos. Entre otras cosas, él decía que los historiadores debían recurrir a las fuentes proporcionadas por los testigos oculares de los hechos históricos y no construir sus relatos sobre informes de otros historiadores. Solamente por medio de la comprobación comparativa de los distintos testimonios es posible –según Ranke– acercarse a la verdad. 10 U NIDAD 1 • I NTRODUCCIÓN Historia Universal U-1.indd 10 1/8/08 9:07:35 PM Los historiadores tratan de “ponerse en el lugar” de los hombres del pa- sado, de los actores de la época, pero no pueden experimentar lo mismo porque están influidos por sus propias ideas y valores, por la gente que los rodea, por los libros que han leído, por su formación universitaria, etcétera. Por ello, los historiadores deben siempre preguntarse qué posición perso- nal adoptan frente a los hechos históricos y cuidarse de no caer en exagera- ciones, prejuicios o tergiversaciones. Los problemas para el estudio del pasado Ninguna ciencia descubre la “última palabra”, la “verdad absoluta o eterna”. Las experiencias humanas y los avances de las ciencias proyectan siempre una nueva luz sobre los viejos problemas. Del mismo modo, los historia- dores no pueden exponer “la verdad incuestionable” de lo ocurrido, pero sí pueden percibir las circunstancias en las cuales se dieron determinadas acciones, establecer conexiones y ofrecer una explicación lógica y funda- mentada. En el proceso de investigación, los historiadores saben que hay testimo- nios que no han podido consultar o aspectos en los que no han profundiza- do suficiente. La explicación del pasado nunca es defi nitiva ni lo dice todo; es siempre provisional e incompleta. No obstante, como los historiadores analizan nuevos testimonios y toman en cuenta investigaciones de historia- dores anteriores y de sus contemporáneos, su trabajo es un paso adelante en el conocimiento. Después vendrán otros historiadores que formularán nuevas preguntas a la historia, más variadas, más ambiciosas o más sutiles, que corregirán los datos de sus predecesores, los completarán o los des- echarán quizá. Visto así, la Historia es una ciencia en permanente cons- trucción. Pero esto no es privativo de la Historia, el resto de las ciencias también modifican sus creencias continuamente. A diferencia de los cronistas, que refieren o describen los sucesos por el orden de los tiempos o cronológicamente, los historiadores ofrecen expli- caciones de lo acaecido aunque, para ordenar el tiempo pasado y localizar los acontecimientos, también siguen la cronología. Éste es un marco exte- rior en cuyo interior está presente un cúmulo de acciones humanas. Los historiadores dicen que tal acontecimiento “explica” otro o permite “com- prender” tal otro, que es posible encontrar las causas o motivaciones que dieron lugar a determinada situación. Unos acontecimientos generan otros, pero también entran en combinación y se interfieren. Determinar las causas de todos los acontecimientos que dieron lugar a un hecho histórico –por ejemplo, a la Independencia de las Trece Colo- nias de Norteamérica– es algo bastante complicado porque hay motivos © Santillana inmediatos o cercanos, pero también hay otros que deben rastrearse en la lejanía. Esto implica largas discusiones entre los historiadores que dan lu- gar a muy diversas perspectivas y interpretaciones. Pero sean cuales fueran éstas, los historiadores tienen el compromiso de presentar un orden en las explicaciones destinado a hacer que el pasado se comprenda. Los hechos históricos no pueden ser repetidos en un laboratorio para comprobar las hipótesis formuladas por los historiadores, ni para determinar L OS PROBLEMAS PARA EL ESTUDIO DEL PASADO 11 Historia Universal U-1.indd 11 1/8/08 9:07:37 PM su comportamiento, sus efectos ni resultados con precisión, como los científicos naturales lo hacen en sus experimentos. Los seres humanos y las sociedades son infi nitamente complejas y no existen dos hombres, gru- pos sociales, tribus, comunidades ni naciones que sean iguales. No existe una fórmula única ni un procedimiento seguro para analizar los hechos históricos. Sin embargo, algunos de ellos tienen similitudes con otros. Los pueblos muchas veces responden de manera análoga en ciertas situaciones. Todos han necesitado religiones, muchos han respondido a la invasión con violencia, siempre se han dado órganos de gobierno, frecuen- temente han confiado en un líder, etcétera. Con la comparación y otros mé- todos, los historiadores procuran aproximarse científicamente al pasado. Las explicaciones que ofrecen los historiadores no pueden confi rmarse como si fueran leyes, pero deben estar seriamente justificadas, argumen- tadas y sustentadas. Explicar es relacionar un hecho con otro o con un conjunto de hechos que lo causan o condicionan. Los hechos históricos no se dan aislados, pertenecen a un complejo que los determina y al cual res- ponden. Lo que en apariencia es caótico –como podría parecer una plana del periódico– adquiere orden y sentido cuando se analizan los múltiples vínculos que unen unos acontecimientos con otros, cuando se descubren las diversas facetas de la vida social, cuando se establecen las relaciones que vinculan cada etapa del devenir humano con sus antecedentes y sus consi- guientes. La relación entre el pasado, el presente y el futuro A lo largo del tiempo, ha habido quienes pensaron que la historia es cíclica, que pasa por momentos de crecimiento, auge y decadencia que se repiten una y otra vez. También ha habido quienes han pensado que situaciones © Santillana 4 El pasado romano todavía se hace presente en nuestras vidas. 12 U NIDAD 1 • I NTRODUCCIÓN Historia Universal U-1.indd 12 1/8/08 9:07:37 PM registradas en el pasado, que parecían muertas, reviven continuamente y que “no hay nada nuevo bajo el sol”, pues todo se puede encontrar en épo- cas precedentes. Ciertamente, a lo largo de la historia, los seres humanos han hecho re- nacer algunas creencias, instituciones o estilos artísticos; pero éstos se han adecuado a las condiciones particulares de ese momento, se han entendido de manera distinta. Por ejemplo, el Renacimiento recuperó muchos ele- mentos de la cultura grecolatina, pero los adaptó a sus circunstancias, les infundió una nueva vida. Se pueden seguir caminos antiguamente conocidos, pero en ellos ha- brá elementos nuevos que apuntarán hacia otros fi nes. No obstante, las culturas están hechas de valores, creencias, usos y costumbres legados por generaciones anteriores. Aunque estén en permanente cambio, siempre conservan algo del pasado. El pasado se hace constantemente presente en nuestras vidas. Los hombres se comunican cuando tienen algo que compartir. Eso que comparten proviene de su tradición cultural, de los usos, valores y costum- bres legados por sus padres y abuelos, legados por el pasado, y se derivan también de intereses comunes, de la necesidad de enfrentar los problemas presentes y darle un sentido a la vida futura de su sociedad. Las antiguas comunidades o las sociedades actuales con las que no compar- timos la misma historia o los mismos problemas nos parecen incomprensi- bles; no alcanzamos a explicar la razón que guía las acciones y pensamientos de sus miembros. Para comprenderlas y explicarlas, debemos tratar de ponernos en su lugar, de familiarizarnos con su pasado y presente. La Historia es el fundamento de otras ciencias a las cuales les interesa el presente de las sociedades. Estas ciencias son las sociales. Los economistas, sociólogos, antropólogos, politólogos, juristas o psicólogos recurren cons- tantemente a la historia para realizar sus observaciones, sustentar sus afi r- maciones, exponer sus reflexiones o incluso, en algunos casos, para tratar de comprobar que sus ideas son las correctas. Esto es así porque la historia es útil para la reflexión y la adopción de caminos por seguir en el futuro. También las artes se remiten continuamente a la Historia. La literatura muchas veces ubica sus narraciones en una situación pasada, la pintura ha- ce referencias a símbolos del pasado y el cine toma anécdotas, biografías o asuntos pretéritos. Si bien la Historia es la base que soporta a otras ciencias sociales, éstas han contribuido de manera importante al conocimiento y la explicación de la historia. ¿Cómo puede un historiador estudiar la Revolución industrial sin tomar en cuenta los análisis económicos sobre el capitalismo? ¿Cómo puede estudiar los movimientos obreros sin tener presentes las motivacio- nes sociales de los trabajadores para organizarse? ¿O cómo puede analizar © Santillana las guerras mundiales sin tomar en cuenta los aportes que ha hecho la cien- cia política respecto al nacionalismo o la psicología acerca de la agresión y la violencia? La Historia coopera con las ciencias a las que les preocupa el presente y, al mismo tiempo, se alimenta de los estudios especializados de estas cien- cias para comprender, profundizar y poder explicar mejor los hechos y pro- cesos históricos. LA RELACIÓN ENTRE EL PASADO , EL PRESENTE Y EL FUTURO 13 Historia Universal U-1.indd 13 1/8/08 9:07:44 PM Las etapas de la historia La historia no ha seguido una línea de evolución de lo malo a lo bueno, de lo inferior a lo superior, de lo primitivo a lo civilizado. Esto lo pensaron algu- nos científicos que tenían fe en el progreso, que creyeron en que la humani- dad tendía a ser cada vez más perfecta y llegaría a reinar la felicidad. La historia muestra que mientras algunos pueblos han disfrutado de auge y bonanza durante ciertos periodos; otros, en el mismo momento, han padecido desgracias y retrocesos. La historia enseña que, en determinadas etapas, unas sociedades han tenido salud y abundancia de productos, mien- tras otras, simultáneamente, han vivido en la escasez y la enfermedad. Aun en una misma sociedad, hay sectores que se desarrollan con rapidez, otros lentamente y otros más registran retrocesos. Hay culturas a las que les ha interesado más la salvación del alma que la vida mundana, que han cultivado más la sabiduría que la aplicación prácti- ca de los conocimientos, que les ha importado más el cuidado del ambiente que la industria y la tecnología o que han invertido más en las artes que en la guerra. En cambio, hay culturas cuya mayor preocupación ha sido ex- pandirse, dominar a otras, acumular riqueza y poder. No todas las activida- des humanas se desarrollan al mismo ritmo ni apuntan a un mismo fi n. El avance tecnológico puede ser vertiginoso y benéfico para ciertos gru- pos sociales, mientras grandes masas siguen empleando antiguas herra- mientas de trabajo. Por ello, cada sociedad tiene su propia historia, y sus grandes cambios se ubican en momentos distintos a los de las demás. No obstante, existen elementos y rasgos comunes entre las sociedades que per- miten hacer algunas generalizaciones y, por medio del método comparati- vo, señalar semejanzas entre unas y otras. El desarrollo humano ha sido desigual. Algunas civilizaciones alcanza- ron momentos de prosperidad económica y esplendor cultural y, después, cayeron en la depresión e incluso regresaron a formas tribales, olvidando sus conquistas. En la historia se registran retrocesos y discontinuidades, pero también avances y continuidades. © Santillana 5 Como en Roma, en la arquitectura de las grandes ciudades pueden visualizarse las distintas etapas de la historia. 14 U NIDAD 1 • I NTRODUCCIÓN Historia Universal U-1.indd 14 1/8/08 9:07:44 PM Conocer a profundidad la historia de los diferentes pueblos y naciones en sus múltiples manifestaciones y etapas es una tarea imposible para una sola persona. Por ello algunos historiadores se especializan en ciertos asuntos de la actividad humana: la historia de las religiones, la historia económica, la historia so- cial, la historia política, etcétera, y otros historiadores estudian a fondo ciertas regiones o países, o bien todo un periodo o una época. Sin embargo, al encontrar analogías entre las sociedades y al determinar los grandes confl ictos que han conmovido a toda la humanidad se tiene acceso a la historia universal. Entre las posibles divisiones de la historia universal, las dos más importantes han sido la división por civilizaciones y la divi- sión por grandes cambios sociales. La división por civilizaciones parte de la idea de que, en de- terminado espacio geográfico, un conjunto de pueblos o nacio- nes unifican su diversidad cultural y sus relaciones económicas –su vida material y espiritual– en torno a una serie de ideas, va- lores, normas, conductas e instituciones que comparten por un largo periodo. Según esta modalidad pueden estudiarse las civi- lizaciones egipcia, china, india, grecolatina, maya, inca, azteca, islámica, judaica, ortodoxa o bien las civilizaciones africanas, occidenta- 6 Los grandes museos de Europa y América se dividen en salas en las les, orientales, etcétera. Esta división por civilizaciones permite analizar que se exhiben los testimonios de y comparar grandes conglomerados sociales a partir de aquello que les es grandes civilizaciones. común. La división por grandes cambios sociales es la más utilizada. Aquí pre- valece el criterio cronológico y se distinguen dos etapas denominadas pre- historia y protohistoria y –desde la aparición de la escritura– una tercera que se denomina historia, dividida en antigua, media, moderna y contem- poránea. Las etapas o periodos están delimitados por aquellos hechos y procesos históricos que afectaron a grandes regiones o que tuvieron efectos sobre el mundo entero. Los cortes entre una etapa y otra corresponden a rupturas, modificaciones o transformaciones profundas. © Santillana L AS ETAPAS DE LA HISTORIA 15 Historia Universal U-1.indd 15 1/8/08 9:07:51 PM ACTIVIDADES • Busca en una enciclopedia qué es la amnesia y en qué casos se presenta. Después reflexiona y escribe qué le ocurriría a una sociedad que padeciera amnesia. • Completa la siguiente exposición titulada “Mito, crónica e Historia”. Uno de los primeros intentos racionales para explicar el origen de una comunidad, su conservación y futuro fue el mito. Los mitos contribuyeron a aminorar el miedo a lo desconocido y a controlar el destino. Además de cohesionar a la comunidad en torno a unos mismos ancestros y tradiciones, los mitos permitieron difundir las normas sociales, lo prohibido y lo permitido por la comunidad. Aunque sus principales protagonistas son héroes que se convierten en dioses, aunque relatan hechos mági- cos o fantásticos y se ubican en tiempos indefinidos, los mitos son una representación o reflejo de procesos, instituciones y creencias reales de la vida de una comunidad. En la crónica, los protagonistas son seres humanos y los acontecimientos ocurren en fechas orde- nadas sucesivamente. A menudo, las crónicas describen las grandes acciones realizadas por persona- jes importantes (un rey, un santo, un héroe o un conquistador) o bien por un grupo o pueblo, con el fin de justificarlas y guardarlas en la memoria. El cronista pudo haber sido testigo presencial de tales acciones o pudo haber recogido relatos de otros, sin embargo, no aspira a aproximarse a la verdad, no se hace preguntas de fondo, no duda acerca de la procedencia, la autenticidad y la confiabilidad de los testimonios que utiliza, tampoco los analiza o interpreta. A diferencia del mito y la crónica, la Historia pretende... • Lucien Febvre, un historiador francés del siglo XX, dijo lo siguiente: “En mi opinión, la Historia es el estudio científicamente elaborado de las diversas actividades y de las diversas creaciones de los hombres en otros tiempos, captadas en su fecha, en el marco de sociedades extremadamente variadas y, sin embargo, comparables unas a las otras... La Historia se interesa por hom- bres dotados de múltiples funciones, de diversas actividades, preocupaciones y actitudes variadas que se mezclan, chocan, contrarían y acaban por concluir entre ellas una paz de compromiso, un modus vivendi al que denominamos Vida”. • Comenta en una cuartilla a qué se refiere cada una de las afirmaciones de Febvre. • ¿Qué problema histórico te interesaría investigar? ¿Qué testimonios utilizarías y cómo los utilizarías? • El 19 de brumario (10 de noviembre) de 1799, Napoleón Bonaparte le dijo al pueblo francés: “A mi regreso a París, encontré la división en todas las autoridades y sólo había acuerdo sobre una verdad, que la constitución estaba a medias destruida y no podía salvar la libertad. ”Todos los partidos vinieron a mí, todos me confiaron sus propósitos, develaron sus secretos y pidieron mi apoyo; rehusé ser el hombre de un solo partido.” • Investiga y responde: ¿de dónde regresaba Napoleón? ¿Cuál era la situación en Francia? ¿Por qué crees que dio a conocer esta proclama? ¿Qué intenciones tenía al decir que había rehusado a ser © Santillana el hombre de un solo partido? ¿Son estos párrafos parte de un testimonio histórico?, ¿por qué? • Pregunta y registra las respuestas de cuatro personas bien informadas o “testigos” del hecho histórico denominado “11-S”: 16 U NIDAD 1 • I NTRODUCCIÓN Historia Universal U-1.indd 16 1/8/08 9:07:52 PM ACTIVIDADES a) ¿Quién es Osama Bin Laden? testigo 1: testigo 2: testigo 3: testigo 4: b) ¿Quiénes lo acusan de terrorista? testigo 1: testigo 2: testigo 3: testigo 4: c) ¿Por qué lo acusan de terrorista? testigo 1: testigo 2: testigo 3: testigo 4: d) ¿Cómo ha explicado Bin Laden su conducta? testigo 1: testigo 2: testigo 3: testigo 4: • Compara los testimonios y señala sus coincidencias y diferencias. Explica por qué los testimonios no son iguales. • Investiga qué es la verdad. Después responde, de acuerdo con la introducción de este libro, si la Historia puede acceder a la verdad. • ¿Crees que los historiadores pueden pertenecer a la misma religión o partido político cuya historia elaboran? ¿Por qué? • Elige una noticia de la sección internacional de algún periódico. ¿Comprendes todo lo que ocurre en ese lugar y por qué ocurre de esa manera? ¿Qué necesitarías para que le pudieras explicar a alguien –no de manera superficial– lo que pasa ahí y por qué? • ¿Qué es la prospectiva? ¿La Historia puede contribuir a desarrollarla? ¿Cómo y por qué? © Santillana Lecturas recomendadas • Braudel, Fernand. Escritos sobre historia, Fondo de Cultura Económica, México, 1991. • Bloch, Marc. Introducción a la Historia, Fondo de Cultura Económica, México, 1952 (Breviarios, 64). • Collingwood, R.G. Idea de la Historia, Fondo de Cultura Económica, México, 1968. • Febvre, Lucien. Combates por la Historia, Ariel, Barcelona, 1982. A CTIVIDADES 17 Historia Universal U-1.indd 17 1/8/08 9:07:52 PM U N I D A D Las revoluciones del 2 18 siglo XVIII Historia Universal U-2.indd 18 1/8/08 9:17:14 PM Los proyectos y valores de la modernidad, que se impulsaron alimentos y bienes materiales suficientes para todos los seres desde los siglos XV y XVI, en la época del Renacimiento, han en- humanos, sin embargo, el hambre, las epidemias y el deterioro trado en una severa crisis. Con la disolución de la Unión Sovié- ambiental amenazan la supervivencia del planeta. La concen- tica y la caída del comunismo, ocurridos en las últimas décadas tración de la riqueza en grandes monopolios, el consumismo, del siglo XX, la fe en el progreso –uno de los más anhelados el desempleo, la falta de seguridad social, el aumento de la ig- deseos de la modernidad– se ha derrumbado. El mundo actual norancia y el egoísmo señalan la necesidad de elaborar pro- enfrenta graves conflictos: la democracia reclama el cumpli- yectos sociales y económicos que recuperen algunos valores y miento de los derechos humanos y rechaza la violencia en to- principios de la modernidad, tales como la paz, la seguridad, el das sus formas, pero constantemente hay atentados contra las bienestar y la justicia para todos. libertades individuales; el narcotráfico y la producción de ar- Para comprender la crisis de la modernidad y trazar nue- mas aumentan junto con la tortura, el terrorismo y las guerras; vos caminos, la Historia de los últimos siglos es una lección la revolución tecnológica, la producción y distribución de mer- imprescindible. cancías son enormes y –en la actualidad– se pueden generar 19 Historia Universal U-2.indd 19 1/8/08 9:17:23 PM 1 Placer, riqueza y poder Entre los siglos XVI y XVIII, los mercados se multiplicaron y ofre- cieron mayor cantidad y diversidad de productos. Este fenómeno ocu- rrió por el crecimiento de la po- blación europea, la expansión del comercio y el mejoramiento de los medios de transporte y comuni- cación. Las ciudades se convirtie- ron en los centros de la actividad bancaria y mercantil, política, in- telectual, científica y religiosa. Por ello, fueron espacios cada vez más atractivos y concurridos. En las ciudades, la nobleza y la burguesía entraron en confl ictos, pero tam- bién se aliaron en negocios y em- presas. Una y otra intercambiaron 1 Con la expansión mercantil usos y costumbres, ideas y proyectos. La nobleza se aburguesó y la burgue- se desarrollaron los transportes, sía se ennobleció para imponer una distinta forma de vida basada en el pla- especialmente la navegación. cer, la riqueza y el poder. Las guerras y las luchas por el poder entre las grandes potencias carac- terizaron la historia del mundo moderno y afectaron las regiones menos desarrolladas. Desde el siglo XVI, la conquista de los mercados impulsó nuevas relaciones entre los hombres y los pueblos, pero el factor religio- so también influyó. La visión del mundo y el sentido de la vida que tenían los LO QUE YA SABES católicos portugueses, españoles y franceses fueron diferentes a los de La sal, la pimienta de la India y los luteranos, puritanos y anglicanos alemanes, holandeses e ingleses. África, la canela y la nuez mos- Entre los siglos XVI y XVIII, los grandes negociantes y empresarios pre- cada de Ceilán y el clavo de las sionaron a los gobiernos locales y a las monarquías para que apoyaran sus Molucas eran especias usadas planes de expansión comercial, su libertad de acción y su participación en por los europeos para conser- la toma de decisiones. El cambio de los antiguos regímenes –en los cuales el var la carne y alimentarse en © Santillana poder absoluto de la monarquía y la Iglesia se instituyó por motivos divinos el invierno, también para darle y de autoridad– no fue pacífico, trajo consigo pleitos, movimientos intelec- un mejor sabor a las comidas. tuales y revoluciones que lograron, fi nalmente, que la razón se impusiera Además, los europeos consu- como principio del conocimiento y guía de conducta. mían seda de China, algodón En este tema no se expondrán con detalle las transformaciones ocurri- de la India, porcelana, piedras preciosas y otras mercancías. das en los siglos XVI, XVII y XVIII. Sólo se repasarán algunos procesos históricos que son necesarios para comprender el mundo contemporáneo. 20 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 20 1/8/08 9:17:28 PM TIERRA DE RUPERT Quebec NUEVA Terranova ESCOCIA Boston Islas Azores Nueva York Plymouth Jamestown Nagasaki LUISIANA VIRGINIA Islas Madeira FLORIDA Omuz Islas Marianas Bahamas Islas Canarias Chinsura Calcuta Macao Veracruz Cuba La Española Bombay Chandemagore Zelandia Puerto Rico Goa Acapulco Jamaica Curaçao Madrás Manila Belize Telicherry Pondicherry Trinidad Cochin Negapatam Georgetown Portobello Colombo Malaca Cayena Islas Guayaquil Recife de Mombasa Batavia Macassar Molucas Lima Pernambuco Luanda Zanzíbar Bantam Timor Benguela Kilna Bahía Mozambique Arica Sofala Mauricio Potosí Río de Fort Reunión Janeiro Bahía Dauphin Territorio bajo dominio El Cabo Delagoa español portugués holandés inglés francés Europa y la expansión del mundo 2 La expansión colonial entre los siglos XV y XVII. La época moderna empezó a fi nes del siglo XV, cuando los europeos se lanza- ron a buscar nuevas rutas que les permitieran comprar y vender productos en Oriente, dado que, con la expansión del Imperio otomano y la conse- cuente caída de Constantinopla (1453) en manos de los turcos, el paso hacia Asia se les había cerrado. P A R A R E C O R D A R En el camino a las Indias En su afán por elevar la calidad de vida y crear empresas lucrativas, sito de mercancías en Macao y empezaron a comerciar con China. en los siglos XV y XVI, los europeos fueron hallando tierras y pobla- Mientras los portugueses trataban de darle la vuelta a África para ciones que aumentaron el intercambio de productos entre Europa, acceder a la India, Cristóbal Colón –seis años antes del viaje de América, Asia y África. Los viajes de exploración y los descubrimien- Vasco da Gama– creyó haberlo logrado. Los Reyes Católicos, pa- tos impulsaron adelantos científicos y técnicos relacionados con la trocinadores principales de esta empresa, tuvieron la convicción de navegación y la guerra para someter a los pueblos conquistados. ser los beneficiarios de las nuevas tierras asiáticas y fomentaron la Con el fin de combatir al Islam, recuperar Tierra Santa, explorar la realización de más viajes, con los que se abrieron el tráfico comer- © Santillana costa oeste de África y obtener oro y esclavos, los portugueses fueron cial y otras exploraciones. No obstante, en su obra Mundus Novus tomando, desde el siglo XV, puntos estratégicos del continente africa- (1504), Américo Vespucio afirmó que las tierras exploradas a todo lo no. Bartolomé Díaz dobló el Cabo de Buena Esperanza (1487) y, final- largo de la costa sureste correspondían a un continente desconocido mente, Vasco da Gama abrió la ruta marítima hacia la India (1498). para los europeos. Tres años después, el cartógrafo alemán Martín A principios del siglo XVI, los portugueses conquistaron Goa, Waldseemüller le daría el nombre de “América” en honor de su Ceilán, Malaca y la India insular. Consiguieron establecer un depó- descubridor. T EMA 1 • P LACER , RIQUEZA Y PODER 21 Historia Universal U-2.indd 21 1/8/08 9:17:31 PM 3 Los esclavos no podían moverse libremente. Trabajaban gratuitamente, pues, como a los animales, sólo recibían algo de alimento. Habitaban en las plantaciones establecidas por los colonos ingleses y franceses en el norte de América, en las Antillas y en las haciendas, minas y manufacturas establecidas por los colonos españoles y portugueses en América Central, América del Sur y también en las Antillas. En los siglos XV y XVI, gobernantes, artistas, científicos y comerciantes europeos fueron dejando de lado los valores difundidos por el cristianis- mo medieval, confiaron cada vez más en su iniciativa personal y valoraron más la vida en la Tierra que en el más allá. Creyeron –al igual que los ita- lianos del Renacimiento– en los placeres que proporcionaban las buenas comidas y bebidas, la música y la pintura; en los beneficios que traía con- sigo la posesión del dinero y los bienes materiales; y en la necesidad de en- grandecer su reino favoreciendo su expansión geográfica. La explotación de los habitantes de las zonas conquistadas –considerados por ellos salvajes o inferiores– y de los recursos de ultramar permitieron un progresivo au- mento de capitales. En los siglos XVI y XVII, las grandes potencias marítimas europeas (Portugal, España, Holanda, Inglaterra y Francia) se enfrentaron violenta- mente para dominar los nuevos territorios americanos y la ruta que recorría toda la costa africana en dirección a Asia. En puntos estratégicos se asenta- ron colonos que sometieron a agotadores trabajos manuales a las poblacio- nes nativas y a los esclavos negros. A lo largo y ancho del planeta se establecieron dos tipos de colonias: las de asentamiento, fundadas por emigrantes que abandonaban su lugar de origen, emprendían una nueva vida y trabajaban en ellas, y las comerciales, que sólo establecían bases o factorías para concentrar las materias primas que explotaban las compañías privadas y luego distribuirlas. De los numerosos productos llegados al Viejo Mundo destacaron las pie- les, los cueros, el oro, la plata, el tabaco, las frutas y verduras (en especial © Santillana el maíz, las judías, el jitomate y la papa), y maderas fi nas de América; el algodón, la seda, las especias y los perfumes de Asia; el oro, el azúcar y los esclavos de África. La conquista y colonización del continente americano, el comercio de esclavos africanos, la penetración en la India y el Extremo oriente, así como la exploración del círculo glacial Ártico fueron algunas de las grandes aven- turas que terminaron siendo los más exitosos negocios. 22 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 22 1/8/08 9:17:32 PM GRAN BRETAÑA PAÍSES BAJOS FRANCIA MP I ER IO PORTUGAL ESPAÑA O TOM A NO Argelia Tunez 1529 1574 Islas Canarias Egipto El Cairo 1591 1496 Tripolitania Tuat 1517 Murzuc 1551 1538 Arabia Undar La Meca Arguin St. Louis 1638 Timboctú Goré 1617 Gao Senegambia Nasaula 1507 Bathurst Sokoto 1520 Socotora Cachee Mali 1460 Kano Goncar Accrá 1515 Vías comerciales Cape Coast marítimas Fernando Poo Mogadiscio 1453 S. Tome 1488 portuguesas India Malindi 1620 inglesas 1498 S. Salvador bases francesas 1501 Mombasa Zanzíbar 1503 América 1605 holandesas Luanda Kiwa India árabes 1576 Mozambique desierto Santa Elena Tete1552 1507 1570 1502 Ste. Mane zonas semidesértica Sofala 1505 Madagascar selva virgen Bahía de la 1643 Ballena Reunión esclavos Bahía de Delagoa 1643 1544 Ft. Daumin oro Providencia de El Cabo sal 1652 Ciudad de El Cabo pieles marfil piedras preciosas maderas preciosas Los imperios español y portugués en 4 Penetración europea en África (siglos XV y XVI). América La colonización y explotación de los recursos americanos varió de acuerdo © Santillana con la situación de cada potencia europea y de las regiones donde se insta- laron. En el caso de los imperios español y portugués, la conquista de los pueblos se efectuó con intensas campañas militares, de evangelización y con la difusión de las lenguas y costumbres ibéricas. Como algunos sitios americanos estaban densamente poblados, esto significó una importante inversión de tiempo y hombres. A cambio, estos imperios obtuvieron múl- tiples productos agrícolas y, sobre todo, oro y plata. T EMA 1 • P LACER , RIQUEZA Y PODER 23 Historia Universal U-2.indd 23 1/8/08 9:17:34 PM LO QUE YA SABES A diferencia de los franceses e ingleses, los españoles y portugueses se mezclaron biológicamente con los indios y negros y tuvieron descendientes A principios del siglo XVII, Inglaterra fundó Virginia y con ellos. Aunque los ubicaron en los estratos inferiores de la sociedad y Maryland; las repúblicas puri- muchos fueron crueles y los maltrataron, los consideraron parte de su im- tanas de Nueva Inglaterra y las perio, pues pensaban que con su conversión al cristianismo ganaban almas Indias británicas occidentales. y se engrandecían. En la misma época, los france- La Corona española había pretendido, a través de una política de enlaces ses fundaron Arcadia, Quebec matrimoniales, la unión de toda la península ibérica con el fi n de evitar la y las Antillas, y los holandeses competencia expansionista con Portugal. En 1581, el monarca español Feli- Nueva Holanda, que más tarde pe II fue proclamado rey de Portugal, con la promesa de respetar las liberta- llegaría a ser Nueva York. des y las actividades comerciales de sus nuevos súbditos. Para ese momento, Portugal tenía asentamientos a lo largo de las costas africanas, en numero- sos puntos de toda la costa asiática hasta Japón, además de poseer Brasil en América. Con la unidad peninsular, el Imperio español –que además de América dominaba una parte importante de Europa– logró colocarse como el mayor imperio mundial del que se hubiera tenido noticia, después del de Gengis Khan. Por supuesto, Inglaterra, Francia y Holanda sintieron amena- zados sus intereses comerciales, pero aprovecharon la situación para debili- tar al Imperio español e ir expulsando a los portugueses de Asia. Los portugueses nunca aceptaron estar supeditados a la monarquía de los Habsburgo. Mostraron su descontento mediante numerosas sublevacio- nes hasta conseguir su emancipación de España (de 1640 a 1668). Durante los años que duró la unión, Portugal perdió muchas de sus colonias. Las se- guiría perdiendo y su imperio declinaría; aunque, por otro lado, consolida- ría su dominio sobre Brasil. A fi nes del siglo XVII, el Imperio español también entró en un proceso de descomposición: • Por los altos costos que significaba administrar y controlar tan extensas áreas geográficas. P A R A R E C O R D A R Reforma y Contrarreforma Durante el siglo XVI, el cristianismo se dividió en dos campos contrapuestos: los protestantes y los católicos contrarreformistas. Los protestantes se separaron de la Iglesia romana y difundieron otras formas de religiosidad. Reprobaron la acumulación de bienes materiales por parte de la Iglesia, así como su vida de lujo y ostentación. Luteranos, calvinistas y anglicanos se expandieron por el norte y el centro de la Europa occidental y sus doctrinas fueron ampliamente aceptadas, pues se adecuaron mejor a las transforma- ciones que se estaban registrando: valoraron el éxito en el trabajo, la propiedad privada, el individua- lismo, las actitudes científicas y las actividades lucrativas. © Santillana En cambio, en la Europa del sur surgió y se difundió la reforma católica –conocida como Contrarreforma– que rechazó al protestantismo. Esta reforma promovió la educación y la severa dis- ciplina del clero y recuperó algunas prácticas medievales, como el culto a la Virgen María y a los san- tos, así como la realización de fiestas y procesiones religiosas. Reconoció la suprema autoridad del Papa y la función de los eclesiásticos como guías espirituales y le volvió a dar fuerza a la Inquisición para perseguir a los herejes, judíos y musulmanes. 24 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 24 1/8/08 9:17:35 PM Alaska Groenlandia Territorio del danesa 1721 Islas Kodiak Noroeste rusas, 1785 Sitka COMPAÑÍA DE LA BAHÍA DE HUDSON Aleutianas desde 1670 rusas, 1745 Labrador Tierra de Rupert Ft. Rupert Territorio Canadá Quebec Terranova de Oregón Brit. 1713 Boston 82 Ft. Ross, ruso 1812 a Azores fran uisian Nueva Amsterdam a 16 San Francisco Jamestown ces L Virginia Islas Bermudas ádiz 1606 aC Florida a Manila NU 153 EVA 5 Habana Plata ESPA de la México ÑA Flota Acapulco Veracruz Gu aya Panamá Cartagena na Cayena Bogotá NUEVA Hola GRANADA nda 1 0 Quito 630- 0 1718 54 BRASIL Olínda Lima desde 1760 ?Pernanbuco El Callao Bahía Cuzco Potosí Río de Janeiro 1776 1609 PERÚ 1542 1640 1770 españolas RÍO DE São Paulo LA PLATA portuguesas Córdoba Sacramento británicas Posesiones Santiago Buenos Aires francesas holandesas Rutas marítimas Rutas terrestres 5 Posesiones europeas en América. • Porque el ingreso de metales preciosos americanos en España favorecía más a Europa del norte y arruinaba las manufacturas españolas. • Por las numerosas y constantes guerras en las que tenía que participar para defender al catolicismo frente a la expansión del protestantismo en Inglaterra, Francia y los Países Bajos. • Por el inadecuado manejo de sus fi nanzas. • Por los adelantos en los transportes marítimos ingleses y holandeses y las embestidas de los piratas y corsarios que constantemente despojaban a los barcos españoles de sus tesoros. • Porque, por medio del contrabando, los negociantes extranjeros intro- ducían a la América española esclavos y productos, como tejidos, vino, aceite, jabón y lana, que eran comprados por los colonos. © Santillana Los grandes imperios asiáticos Desde el siglo XIV, los turcos habían avanzado por territorios europeos, asiáticos y africanos y habían consolidado un imperio: el Imperio otomano. Como ya se mencionó, la toma de Constantinopla (1453) le cerró el paso a T EMA 1 • P LACER , RIQUEZA Y PODER 25 Historia Universal U-2.indd 25 1/8/08 9:17:36 PM Expansión hasta TR M O AN Viena 1683 LD 1520 1566 1683 KHANATO DE SIL AV VA CRIMEA 1475 IA ESTADOS VASALLOS Hungría N IA M 1541 ar VALAQUIA Ca Serbia Mar Negro s pi Georgia o Bulgaria Constantinopla (Estambul) Chaldiran Albania Amasia Armenia Tabriz Mar Mediterráneo Anatolia PERSIA ARGELIA TÚNEZ Rodas Mesopotamia 1529 Mar Jónico Siria Luristán Creta Chipre 1534 1516 1574 Bagdad El Cairo TRIPOLITANIA 1551 ARABIA Ni lo Egipto Ma 1517 Hiyaz rR ojo 6 El Imperio otomano entre los La Meca 1538 siglos XVI y XVII. los europeos para intercambiar productos con Oriente. Desde entonces, los turcos decidían todo lo relacionado con el comercio y cobraban impuestos por atravesar sus territorios. A fi nes del siglo XV, la posibilidad de llegar a Asia a través del Cabo de Buena Esperanza hizo que el Imperio otomano resintiera la falta de ingre- sos por concepto de tránsito. En el siglo XVI, España y Austria, con el apo- yo de Venecia y Polonia, lograron detener la expansión turca hacia Europa y disminuir su control sobre el mar Mediterráneo. En el siglo XVII, en el momento de mayor expansión, el Imperio otoma- no abarcaba Hungría, la península de los Balcanes, Crimea, y gran parte del Medio Oriente y el mundo árabe. Sin embargo, no se expandiría más. Los altos gastos que implicaba defender todas sus fronteras, mantener su gran aparato militar y burocrático, el crecimiento de la población y el deterio- ro de sus actividades manufactureras hicieron que entrara en una fase de descomposición. De todas maneras, a principios del siglo XVIII, el Impe- rio otomano todavía tenía bajo su dominio los mismos territorios que en su momento de esplendor, excepto Hungría y Crimea. En la nueva ruta marítima hacia Asia –que recorría tanto la costa occi- dental como la costa oriental de África– no sólo los portugueses, también los ingleses, franceses y holandeses habían establecido numerosas bases co- merciales para el tráfico de esclavos y la obtención de oro. De la ciudad de El Cabo, en el extremo sur de África, muchas embarcaciones se dirigían hacia la India. © Santillana Hasta 1600, los portugueses, franceses y holandeses realizaron activida- des comerciales en Indonesia y Ceilán. En este año, los ingleses fundaron la Compañía de las Indias Orientales y fueron impidiendo la injerencia de otros europeos. En ese momento, la mayor parte de la India estaba some- tida al dominio que ejercía el Imperio mongol. En esta zona, los ingleses –interesados en el oro, la lana, el algodón y el té– trataron de asentar sus factorías y vencieron la oposición portuguesa. 26 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 26 1/8/08 9:17:37 PM AFGANISTÁN Lahore TÍBET Tsangpo do Sikhs IMPERIO In NE Delhi DEL PA GRAN L na MONGOL t a HÁN jpu Jaipur Agra Oudh BUT Ra Sind Benarés Bihar Ga n ge Confede Patna s rac Bengala ión Ahmadabad M Chandernagore ar Narbada Calcuta ath Balasore a Surat Diu Daman Bombay Godavari ar s k Chaul Sar Hyderabad Mar Arábigo Territorio de Nazam Yanaon Nizampatam Masulipatam Goa Karwar Golfo de Bengala Carnática Mysore Madrás Estados hindúes Mahé Mysore Pondicherry Estados musulmanes Calicut Karikal Influencia francesa Cochin Port. Ceilán Compañía Colombo Brit de las Franc. Indias Orientales Océano Índico Holand. 7 La India en el siglo XVII. A fi nes del siglo XVII decayó el poder del Imperio mongol en su fanáti- co intento por imponer la religión islámica al resto de los grupos. Maratas e hindúes reaparecieron y defendieron sus intereses. Estas luchas fueron aprovechadas por los europeos, sobre todo por la Compañía de las Indias Orientales, la cual conquistó el estado de Bengala y desde ahí fue constru- yendo el Imperio británico en la India. En cambio, la penetración comercial europea en China fue casi nula. Desde principios del siglo XVI, los portugueses habían instalado factorías a cambio de pagar tributos. Después se abrieron relaciones comerciales con otros europeos, pero restringidas a realizarse sólo con algunos selectos co- merciantes chinos. En el siglo XVII, la dinastía Ming entró en una severa © Santillana crisis. La peste y el hambre –provocadas por inundaciones y malas cose- chas– desataron sublevaciones campesinas y levantamientos tribales. Los manchúes entraron en Pekín y fundaron una nueva dinastía, la cual tuvo que recurrir a métodos autoritarios y militares para mantenerse en el poder como grupo minoritario. En Japón –después de un período de guerras civiles– durante el siglo XVII, se impuso el shogunato (una dictadura militar hereditaria) de la T EMA 1 • P LACER , RIQUEZA Y PODER 27 Historia Universal U-2.indd 27 1/8/08 9:17:38 PM familia de los Tokugawa. Esta dictadura implantó un régimen buro- crático y cerró todos los puertos al comercio con el exterior. Éstos no se abrirían hasta mediados del siglo XIX. El único contacto de Japón con el resto del mundo sería una concesión comercial holandesa en Nagasaki. Si se toma en cuenta el carácter hermético y defensivo de estas so- ciedades para conservar sus antiguas tradiciones culturales, especial- mente las religiosas, la penetración del cristianismo en Asia oriental resulta sorprendente, aunque fue muy limitada. En particular, sobre- salió el trabajo realizado por los jesuitas cuyos conocimientos matemá- ticos y técnicos influyeron en la corte china y las misiones en Japón que lograron crear un foco de católicos que tuvo que ser exterminado por los Tokugawa para evitar su expansión. No obstante, los europeos ten- drían que esperar varios siglos para que las puertas del comercio con esta parte de Asia se abrieran. Éste fue un lento proceso. 8 Mercado de Asia oriental. Las compañías por acciones La gran afluencia a Europa de metales preciosos –sobre todo, oro y plata–, producida por los descubrimientos, favoreció una mayor inversión en las empresas dedicadas al comercio y las manufacturas. La burguesía –el gru- po social encargado de realizar estas actividades modernas– invirtió en la compra de tierras de los antiguos señores feudales y contrató a trabajadores agrícolas y artesanos a cambio de un salario. Todas estas actividades hicie- ron que los bancos realizaran otras funciones y que las bolsas de valores tu- vieran un nuevo auge. Muchos mercaderes y políticos franceses, ingleses y holandeses reunieron su dinero y formaron compañías con el fi n de realizar sus empresas co- P A R A R E C O R D A R La expansión del Islam Desde la muerte de Mahoma (632), durante el siglo VII, en tan sólo permitió a los musulmanes llevar de oriente a occidente numerosos setenta años, el Islam se propagó desde el mar de China hasta el productos como el algodón, la caña de azúcar, el arroz de la India y, océano Atlántico. A su paso acabó con el Imperio persa, con las más tarde, la seda, el papel y la brújula de China. regiones asiáticas que habían sido helenizadas por Alejandro Magno, La religión islámica había sido difundida por el mercader árabe con el antiguo Egipto, con las provincias africanas que había conquis- Mahoma, quien se había presentado como el profeta de Alá (el Dios) tado Roma y sometió a todos esos pueblos a un poderosísimo señor: ante las diversas tribus de beduinos nómadas que guerreaban entre el Califa de Bagdad. Fue hasta el siglo VIII cuando los europeos sí del sur de la península arábiga hasta Palestina, Siria y la península lograron detener a los musulmanes en Constantinopla y en la ciudad del Sinaí, pasando por La Meca y Medina. Con las nuevas enseñanzas francesa de Poitiers; pero ya habían penetrado en toda España. reveladas por Mahoma y escritas en El Corán, se instituyó el monoteís- Hasta el siglo XI, los árabes controlaron el mar Mediterráneo mo. Los deberes de los creyentes serían obedecer a Alá y obligar a los © Santillana obligando a los comerciantes a pasar por sus puertos si querían infieles a obedecerle. Islam significa sumisión a la voluntad de Dios y conectarse con el oriente. el que se somete es el muslim (musulmán). La dyihad (la defensa Las obras de grandes filósofos y literatos de los pueblos venci- de Dios hasta la guerra y la muerte) constituyó una obligación. Los dos, principalmente griegos, fueron traducidas al árabe para formar guerreros que murieran con las armas en las manos se salvarían y go- parte, junto con el arte y los adelantos tecnológicos y científicos, de zarían de las delicias del paraíso. De ahí que la conquista y el apo- la civilización musulmana. La dominación de tal diversidad cultural deramiento de la riqueza de otros pueblos fueran legítimos para ellos. 28 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 28 1/8/08 9:17:38 PM merciales en las zonas recién colonizadas. Estas compañías funcionaban GLOSARIO como sociedades de acciones, es decir, los negociantes depositaban sus ca- Compañía. En la época me- pitales formando un fondo común o bolsa. Con este fondo se realizaban dieval, familias de mercaderes los gastos de cada transacción y a él iban a dar las ganancias obtenidas (uti- que se reunían para rezar juntas. lidades), las cuales se distribuían entre cada uno de los participantes. La ventaja era que los fondos servían para dar créditos, se podían invertir en distintas empresas y, en cualquier momento, el accionista podía vender su parte. Para operar, las compañías por acciones requerían la autorización del gobierno. Éste apoyaba sus actividades, les garantizaba el monopolio del comercio de una determinada región o artículo, y les brindaba protección. Esta alianza entre los Estados y los hombres de negocios fue fundamental para el desarrollo del capitalismo y la concentración del poder político de los monarcas. La revolución parlamentaria en los Países Bajos La moral utilitarista, la tolerancia religiosa y el gobierno constitucional iniciaron su avance impetuoso por el mundo transformando la manera de pensar de los hombres. Al principio sólo las elites privilegiadas, los funcio- narios públicos, los propietarios y los hombres de negocios fueron cons- cientes de la necesidad de modificar antiguas estructuras. Con el paso del tiempo también los trabajadores del campo y la ciudad reclamarían una mejor calidad de vida. A lo largo del siglo XVII, tanto en las monarquías como en las repúblicas europeas, se organizaron asambleas o parlamentos. Éstos se integraron con representantes de la nobleza terrateniente, el clero y la burguesía comer- cial y fi nanciera, divididos en “estados”, “órdenes” o estamentos. En algunos momentos, estas asambleas o parlamentos llegaron a limitar la libertad de acción de los monarcas y gobernantes. P A R A R E C O R D A R Los piratas eran empresarios libres mientras los corsarios trabajaban al servicio de los reyes Las primeras compañías por acciones aparecieron en Inglaterra Las dos compañías holandesas –la de las Indias Orientales y en el siglo XVI. La Compañía Moscovita, la Compañía Oriental, la la de las Indias Occidentales– fueron la base del éxito comercial Compañía de Turquía y la Compañía de África realizaron una desta- y marítimo que logró hacer de Holanda el más importante centro del cada labor en la exploración y apertura de mercados y en la importa- capitalismo durante el siglo XVII. ción de recursos durante la época isabelina. En un decidido esfuerzo Las dos compañías inglesas –la de las Indias Occidentales y la por debilitar la economía del Imperio español y ampliar la riqueza de las Indias Orientales– tuvieron una vida íntimamente ligada al del reino, la Corona inglesa apoyó a sus mercaderes que muchas crecimiento del Imperio británico. Entre otras actividades, exportaron © Santillana veces eran los mismos piratas que despojaban a los barcos hispanos mercancías elaboradas en Inglaterra y establecieron bases comercia- de su plata y otros tesoros, como el famoso Francis Drake. les para la compra de tejidos de seda, algodón y té en la India y en También fueron numerosas las compañías francesas, sobre todo factorías y plantaciones de azúcar y tabaco en las Antillas y América las que se establecieron en lo que hoy es Canadá. Pero las más po- del norte. El próspero comercio convirtió al Estado en su asistente y derosas fueron las holandesas e inglesas, encargadas del comercio puso al rey por debajo y no por encima de la ley, como ocurría en el en la India y América. Antiguo Régimen. T EMA 1 • P LACER , RIQUEZA Y PODER 29 Historia Universal U-2.indd 29 1/8/08 9:17:40 PM Emden Países Bajos GR (Territorio de las ON Provincias Unidas) IN GA FRISIA Países Bajos españoles (Unión de Arras 1579) DRENTHE NDA Em Unión de Utrecht 1579 HOLA s Conquistas españolas hasta 1590 OVERIJSSEL Amsterdam Leiden Utrecht GELDERLAND La Haya Delft UTRECHT o rte Rotterdam lN de Brielle DA ar IMPERIO Rin N M ALEMÁN LA Mook ZE Breda Vlissingen ela Ostende Amberes os Brujas M Gante ES JA D TE Bruselas Maastricht AN LIE AN FL Aquisgrán AB LIMBURGO BR ARTOIS R HAINAUT MU Arras lda NA ca Es 9 Los Países Bajos en el siglo XVI. LUXEMBURGO Hay dos casos sobresalientes que ilustran las tensas relaciones que sostu- vieron el rey y su corte con los miembros de las asambleas o parlamentos. Éstos son el holandés y el inglés. En 1581, las Provincias Unidas (Holanda, Zelanda, Frisia, Groninga, Utrecht, Overijssel y Gelderland) habían constituido una república que se había declarado independiente de la monarquía española. Nueve años des- pués (1590), instalaron una asamblea y la colocaron como la institución so- berana. Esta asamblea declaró la tolerancia religiosa con la fi nalidad de no entrar en problemas con los ricos judíos y protestantes que habían emigra- do a esta zona perseguidos por la Inquisición española y no perder los capi- tales que traían consigo. La adopción de la tolerancia religiosa fue algo muy innovador en esa época pues significó la posibilidad de que personas con credos distintos establecieran relaciones económicas y sociales cotidianas. La asamblea estaba compuesta, principalmente, por burgueses dueños de grandes capitales, ya que por los Países Bajos pasaba el 50% de las mer- cancías que se comerciaban en el mundo y este tránsito arrojaba altas ga- nancias. Como la burguesía pagaba la mayor parte de los gastos del Estado, © Santillana se oponía a que la monarquía, depositada en la Casa de Orange, centrali- zara el poder. Los adelantos en la navegación, la actividad de los piratas y corsarios que saqueaban los tesoros españoles y el desarrollo fi nanciero permitieron la formación de las Compañías de las Indias Orientales y Occidentales y la configuración del Imperio colonial holandés en Asia y América. La burgue- sía concentraba el poder económico, insistía en la libertad religiosa y desea- 30 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 30 1/8/08 9:17:41 PM ba una monarquía limitada por una constitución. Por su parte, la monar- quía se resistía a dejar sus poderes absolutos. Luego de serios confl ictos entre la burguesía y monarquía, ésta tuvo que ceder. A mediados del siglo XVII, los Países Bajos eran el centro del capi- talismo y el liberalismo europeo. Ahí, los humanistas, científicos y artistas encontraron un clima propicio para desarrollar sus ideas. La revolución parlamentaria en Inglaterra Después de que la Corona inglesa gobernara durante varias décadas como LO QUE YA SABES una monarquía absoluta, sin parlamento o desatendiendo las peticiones de éste, en 1642 se desató en Inglaterra la Guerra Civil. La nobleza rural y la La Revolución Inglesa de 1688 burguesía de las ciudades defendieron sus intereses frente a las medidas se denominó “gloriosa” porque, sin derramamiento de sangre, arbitrarias del gobierno, y los puritanos se lanzaron a defender su religión, se logró la estabilidad política que se veía amenazada por los privilegios que la monarquía concedía a los que permitiría a Inglaterra su anglicanos. Para ello, organizaron el Nuevo Ejército Modelo –del cual Oli- ulterior florecimiento econó- vier Cromwell fue el más destacado militar–, enfrentaron las fuerzas de los mico. La participación de los escoceses que apoyaban al rey Carlos I y los vencieron. puritanos fue decisiva. Su exal- En 1649, el parlamento declaró traidor al rey, lo mandó ejecutar y pro- tación al trabajo, al ahorro y mulgó la abolición de la monarquía. En ese mismo año se instauró un go- a la disciplina y su rechazo al bierno republicano (Commonwealth), gobernado por un parlamento que ocio, al despilfarro y a la disipa- suprimió la Cámara de los Lores, y sólo dejó la Cámara de los Comunes. Al ción constituyeron uno de los frente del Consejo de Estado Cromwell fue nombrado Lord Protector. más importantes modelos de En 1653, Cromwell disolvió el parlamento y se convirtió en un dictador. conducta para el desarrollo del Dos años después de su muerte, en 1660, se restauró la monarquía de los capitalismo. Estuardo, pero las tensiones con el parlamento volvieron. Ante los intentos de Jacobo II de restablecer oficialmente el catolicismo, se desató una fuerte oposición protestante. Las dos fracciones del parlamento, los whigs –burgueses liberales más cercanos a los puritanos– y los tories –terratenientes, promonárquicos, an- glicanos y conservadores–, llamaron a Guillermo III de Orange y le ofrecie- ron la Corona. A este cambio se le conoció como la Revolución gloriosa o Revolución Inglesa de 1688. Esta revolución dio paso a la monarquía constitucional, un modelo de go- bierno que con los años se adoptaría en muchos países europeos. A diferencia del modelo absolutista, el rey quedó colocado por debajo del interés del par- lamento, integrado por propietarios privados –nobles terratenientes y burgue- ses–. La organización del Estado se orientó a servir al comercio, las finanzas, la promoción de los negocios y el poder de la nación en el extranjero. El documento más importante –producto de la Revolución de 1688– fue la Bill of Rights (Declaración de Derechos) aprobada en 1689. Esta decla- © Santillana ración recogió una parte de la teoría del Estado de John Locke, como la se- paración de los poderes Legislativo y Ejecutivo para garantizar la libertad individual y la propiedad privada. Se señalaba que el parlamento debía con- vocar a elecciones cada tres años, aprobar el presupuesto del Estado, elabo- rar la política tributaria y decidir lo relacionado con el mantenimiento del ejército. Además se estableció la tolerancia religiosa, la libertad de impren- ta y se eliminó la censura. T EMA 1 • P LACER , RIQUEZA Y PODER 31 Historia Universal U-2.indd 31 1/8/08 9:17:41 PM ACTIVIDADES • ¿Qué podrías agregar en cada uno de los siguientes cuadros? SIGLO XV Al tomar Constantinopla, los Los portugueses establecen Cristóbal Colón cree haber turcos impiden el libre paso y bases comerciales en las costas llegado a las Indias cuando, en obligan a los europeos a buscar africanas y abren la vía comercial realidad, se trata de tierras desco- nuevas rutas para el comercio. hacia la India. nocidas para los europeos. SIGLO XVI Portugueses, españoles, La intensa actividad Los nativos africanos, Los hombres de nego- holandeses, franceses e económica impulsa asiáticos y americanos cios intervienen en la ingleses, apoyados por adelantos científicos y son sometidos a duras política, de ahí que, en sus monarquías, fundan técnicos relacionados jornadas de trabajo para los Países Bajos, una compañías comercia- con la navegación y la extraer las materias revolución burguesa les y se lanzan con guerra, y permite un primas que requieren logre colocar al parla- voracidad a la conquista progresivo aumento de los europeos. mento por encima de la y exploración de nuevas capitales. monarquía. tierras. © Santillana • Elabora una biografía de Mahoma (Muhammad) y averigua el contenido general de El Corán y las cinco obligaciones que le exige Alá a los musulmanes. 32 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 32 1/8/08 9:17:42 PM ACTIVIDADES • En un mapa de la península Arábiga y el Medio oriente localiza las ciudades de Damasco, Jerusalén, Bagdad, Medina y La Meca. • Las mil y una noches es una colección de cuentos árabes entre los cuales los más conocidos son “Aladino y la lámpara maravillosa”, “Alí Baba y los cuarenta ladrones” y “Simbad, el marino”. ¿Sabes cuándo y quiénes escribieron estos cuentos? ¿Qué imágenes y lecciones morales del mundo árabe se desprenden de ellos? • Hasta 1965 Arabia Saudita prohibió la proyección pública de películas de cine, aunque sí las permitió en los palacios y en salas reservadas para los soldados norteamericanos y los empleados de la Arab Oil Company. Según los teólogos, El Corán no deja que se reproduzcan los hombres en imágenes. ¿Por qué razones piensas que existe tal prohibición? • Con base en la información del tema 1, elabora un esquema en el cual se pueda visualizar la proce- dencia de los ingresos y el destino de los egresos de una bolsa de valores del siglo XVI. • En el mapa de la fig. 9, pág. 30, marca las fronteras de lo que actualmente son los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. • Proporciona el año de cada uno de los siguientes sucesos. LA REVOLUCIÓN INGLESA Año: Año: Año: Año: Año: Año: Después de Olivier Muere Olivier Retorna la Las dos Se aprueba la siete años de Cromwell, el Cromwell. monarquía. facciones del Declaración guerra civil, Lord Protector, Jacobo II in- parlamento de Derechos. en Inglaterra, disuelve el tenta restaurar –whigs y En ella, los el Parlamen- parlamento y el catolicismo tories– le ofre- poderes ejecu- to manda se convierte como religión cen la corona tivo y legisla- ejecutar al rey, en dictador. oficial, pero los a Guillermo III tivo quedan suprime la protestantes de Orange e separados, se monarquía y la se oponen. instituyen una garantizan la Cámara de los monarquía libertad indivi- Lores. constitucional. dual, la propie- dad privada, la realización de elecciones y la tolerancia religiosa, entre otras cosas. © Santillana • John Milton (1608-1674) es considerado el mejor poeta inglés después de Shakespeare. Entre 1641 y 1660 escribió panfletos a favor de la libertad civil y religiosa. Fue secretario de Cromwell, defendió la idea del Parlamento y reconoció la fuerza creativa de la revolución como fuente de la que brotan las libertades. Durante el periodo de la Restauración de Carlos II, en 1660, se tuvo que esconder para evitar que el gobierno lo llevara al cadalso. Sus ideas fueron popularizadas por John Locke. Averigua cuál fue la obra literaria más importante de John Milton y ofrece una síntesis de su contenido. TEMA 1 • LA UTILIDAD DE LA HISTORIA 33 Historia Universal U-2.indd 33 1/8/08 9:17:43 PM 2 La Revolución Industrial La industrialización ha sido uno de los fenóme- nos más importantes de la era contemporánea. Comenzó en Inglaterra, en la segunda mitad del siglo XVIII, y dio paso al capitalismo industrial, el cual se impondría, paulatinamente, como modelo en todo el mundo. ¿Por qué ocurrió este fenómeno en Inglaterra? Aquí se había conjuntado una serie de facto- res favorables: • Desde el siglo XVII, Inglaterra había acu- mulado capitales procedentes de la explota- ción colonial y las transacciones comerciales ultramarinas. 10 La máquina de vapor de James • La población había aumentado. Watt (1775) fue posible gracias a • Los pequeños, medianos y grandes comerciantes se habían multiplicado experimentos anteriores como los para atender la demanda de los mercados internos y los negocios interna- del francés Denis Papin (1647-1712), quien inventó la olla de presión u cionales. olla de vapor y diseñó una primera • Las pequeñas industrias rurales habían crecido. máquina de vapor con cilindro y • Se había desarrollado un sistema bancario que facilitaba préstamos para pistón. la inversión y participaba del desarrollo de la economía. • La Revolución Inglesa había instaurado un sistema de gobierno que de- fendía los intereses de la burguesía y el liberalismo económico. • La ética puritana promovía el trabajo, el ahorro y la austeridad. La mecanización del campo Desde la época isabelina (1558-1603), el cercamiento (enclosure) de tierras había sido un factor importante para que la propiedad cambiara de manos. El gobierno había aprobado leyes que obligaban a los dueños a demarcar los terrenos agrícolas o ganaderos, muchos de ellos dedicados a la cría de ove- © Santillana jas para la producción de lana. El cercamiento resultó muy costoso para los campesinos pobres, quienes se vieron en la necesidad de vender sus tierras a los más adinerados. Estos últimos compraron terrenos –algunos de ellos comunales–, usurparon otros y ocuparon los baldíos. En las nuevas propie- dades, entre las cuales algunas llegaron a ser latifundios, muchos de los an- tiguos campesinos y granjeros se emplearon a cambio de un salario o como colonos o arrendatarios. 34 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 34 1/8/08 9:17:43 PM Los nuevos propietarios tenían interés en dejar atrás las formas feuda- les de producir. Modificaron las técnicas de cultivo y consiguieron mayores rendimientos del suelo. Introdujeron un sistema de rotación de las cosechas y aumentaron el número de cabezas de ganado para generar mayor canti- dad de abono para fertilizar el campo. Además emplearon nuevas herra- mientas –como la sembradora mecánica de Jethro Tull– que multiplicaron las cosechas de patatas, pero sobre todo las de granos, como la cebada, el centeno y el trigo. Todos los avances tecnológicos constituyeron una verdadera revolución agrícola sin la cual difícilmente se hubiera dado la Revolución Industrial. Los adelantos en la producción agrícola permitieron alimentar a los traba- jadores de las nuevas ciudades industriales. La mecanización y el cambio de propiedad de la tierra dejó mano de obra libre para emplearse en las fá- bricas. P A R A R E C O R D A R De la artesanía a la manufactura La producción artesanal se caracterizaba por el uso de pocas herramientas y más trabajo manual. Cada pieza se elaboraba de manera individual y, siguiendo la estructura medieval, el maestro cuidaba la calidad y enseñaba los oficiales y aprendices el oficio y sus secretos. A partir del siglo XVI, la producción artesanal empezó a ser sustituida por la manufactura. Ésta implicó la reunión y división del trabajo para elaborar una parte del producto final. Este método aumentó considerablemente la cantidad de mercancías que se podían producir en cada jornada. No obstante lo anterior, nada sería comparable con lo que ocurrió cuando se introdujeron las máquinas. El desarrollo científico y las nuevas fuentes de energía Hasta mediados del siglo XVIII, la población inglesa había crecido a un rit- P ERSON A J ES mo mayor que la producción de alimentos. Esto había generado hambre y Edmund Cartwright (1743- descontento. Entre 1770 y 1831, la población se duplicó; pero, en esta mis- 1823) fue un clérigo inglés que ma época, se registró una transformación espectacular: la fuerza humana y pretendió incansablemente re- animal empezó a ser sustituida por máquinas y energía mecánica, lo cual volucionar la tecnología. Ideó el elevó la producción de carbón, hierro, textiles y, sobre todo, de algodón. telar mecánico (1785), que años En realidad, muchos principios de los nuevos avances tecnológicos ha- después se convertiría en el te- bían sido descubiertos en épocas anteriores. Por tanto, la Revolución Indus- lar moderno, también una car- trial no consistió tanto en la invención de nuevas máquinas y técnicas, sino dadora mecánica de lana (1789) y una máquina impulsada por © Santillana en su aplicación para elevar la producción. Esto resultaba ahora oportuno, alcohol. Cayó en la bancarrota, pues la sociedad reclamaba un mayor consumo de mercancías y había mano pero el parlamento inglés le dio de obra disponible. una recompensa de 10 mil libras Los primeros inventos se introdujeron en unos cuantos sectores de la esterlinas, con las cuales compró economía. Tomaron en cuenta los adelantos en el uso de la energía hidráu- una granja en Kent, donde pasó lica que se habían registrado en siglos precedentes. Pronto, unos inventos el resto de sus días. influyeron en el surgimiento de otros o se adaptaron a otros usos. Con ello T EMA 2 • L A R EVOLUCIÓN I NDUSTRIAL 35 Historia Universal U-2.indd 35 1/8/08 9:17:46 PM se dio un efecto multliplicador que puede observarse hasta nues- tros días. Los inventores procedieron de todos los ámbitos so- ciales, desde molineros hasta sacerdotes, pasando por científicos, humanistas y artistas. Los primeros inventos se aplicaron en la industria textil. En la primera mitad del siglo XVIII, Richard Arkwright inventó una máquina de hilar impulsada por energía hidráulica y estableció talleres en Nottingham. John Kay ideó la lanzadera mecánica de hilo y, más adelante, en 1764, James Hargreaves construyó la hiladora mecánica o Jenny, una máquina compuesta con husos múltiples. El invento más revolucionario fue el de James Watt, que em- pleó vapor, ya no agua, en la generación de energía. Esto posi- bilitó una mayor producción de carbón y, por consiguiente, la activación de la explotación minera. La máquina de vapor tuvo múltiples aplicaciones, sobre todo, permitió mejoras en los trans- portes que a principios del siglo XIX verían surgir el barco de vapor y más adelante la locomotora. El uso del carbón para la fundición de hierro elevó la produc- 11 En este telar mecánico cada ción de éste. George Stephenson construyó ferrocarriles y loco- obrero se encargaba de una parte motoras y pudo reemplazar los rieles de madera por hierro, lo cual aumentó de la producción. la velocidad de estas máquinas. Con todos estos inventos, Inglaterra consiguió los más altos índices de producción de carbón, hierro y tejidos de algodón de todo el mundo. Esto le valió ser conocida como el taller del mundo. La vida burguesa y el liberalismo económico La aplicación de la máquina en la producción agrícola e industrial signifi - có importantes inversiones de capital. Los dueños de las modernas fábricas eran burgueses atrevidos que ponían en riesgo sus ahorros o el capital que habían adquirido previamente en el comercio. Los motivaba el afán de ga- nancia, el deseo de convertirse en hombres ricos. En efecto, la inversión en la industria multiplicó los capitales y fue más atractiva que el riesgoso co- mercio. Aunque el capitalismo industrial convivió con el capitalismo mercan- til y con formas feudales de producción, la reproducción de los ingresos de la burguesía generó cambios sociales y de mentalidad. Una parte de sus ganancias la orientó a mejorar su calidad de vida. Mucha gente empezó a considerar que la obtención de bienes materiales traía consigo la felicidad, © Santillana sobre todo, la obtención de bienes útiles, o sea, aquellos que generaban be- neficios y comodidades, que servían para la consecución de un fi n. Había que educar a los hijos para ser hombres útiles, prepararlos para recibir las grandes herencias legadas por sus padres, enseñarlos a conservarlas y au- mentarlas para los nietos en un proceso sin fi n. En la formación de las nuevas conductas económicas, el puritanismo jugó un papel importante, pues le concedió a los hombres mayor confianza 36 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 36 1/8/08 9:17:47 PM en sí mismos, despreció a los ociosos, a los que eran depen- dientes de otros o vivían de la caridad. El éxito en el trabajo y la acumulación de capital se consideraron señales de elección divina. Para la reproducción de los capitales, era necesario el libre comercio y la libre competencia que abarataban los precios y ampliaban el consumo de una población cada vez mayor. Al presionar el mercado con su demanda, la población hacía cre- ESCOCIA cer más la producción. Era necesario entonces que el Estado fuera un buen aliado de los negociantes y hombres de empre- Glasgow Edimburgo sa y contribuyera con sus leyes a no obstaculizar el juego de la oferta y la demanda. Newcastle A fi nes del siglo XVIII y en el siglo XIX, en la era victo- Norh Riding riana, el Estado inglés aplicó una política proteccionista o una York IRLANDA liberal, según la conveniencia de sus propios hombres de nego- Dublín Liverpool Manchester INGLATERRA cios. Por ejemplo, en 1815 impidió, con la aplicación de aran- celes proteccionistas (Corn Laws), la entrada de trigo de otras GALES naciones a Inglaterra y su venta a un precio inferior al fijado por OXFORD Londres los productores ingleses. Así defendió los intereses de sus te- rratenientes, aunque sus propios los trabajadores no pudieran Calais comprar trigo. Las medidas para proteger los granos ingleses generaron agrias disputas en el parlamento y toda una serie de FRANCIA estudios que ayudarían a la evolución de la ciencia económica. Los teóricos del liberalismo económico, Adam Smith y David Ricardo, 12 Gran Bretaña en el siglo XVIII. mostraron su preocupación por encontrar dónde estaba el secreto del in- cremento de la riqueza de las naciones. Respecto a esto recogieron todos los argumentos relacionados con la libertad y la intervención del Estado en el comercio internacional. Según el liberalismo económico, los progresos de unos particulares en- gendran ganancias para toda la sociedad. La burguesía busca la libertad no como un fi n universal, sino como un medio de disfrutar libremente de las riquezas. Para ello propone la libre circulación de las mercancías. De acuer- do con esta doctrina, el comercio encuentra sus propios caminos, termina rompiendo todas las barreras, es de por sí libre. También según el liberalismo, el juego de la oferta y la demanda genera sus propios equilibrios, pues una mano invisible dirigida por una fuerza na- tural arregla los desórdenes. Evitar la libre acción es fuente de injusticias, ya que nadie puede estar seguro, ni el Estado, de que su intervención sea justa. Para el siglo XIX, la distribución de los grupos en la sociedad ya no de- pendería de antiguos honores o privilegios, del linaje de los antepasados, de los títulos nobiliarios o de la cercanía al rey. Ahora la riqueza acumulada, el éxito obtenido en los negocios, la cantidad de propiedad privada, la efi- © Santillana ciencia y la habilidad son los valores que colocan a los hombres en la más elevada posición. En ese tiempo, a los empresarios que tenían trabajadores a su disposición se les empezó a designar con el nombre de capitalistas. La protesta de los obreros contra ellos y los confl ictos que esto generó en tiempos del reina- do de Victoria hizo que la sociedad pareciera dividida en sólo dos grupos: los capitalistas y los trabajadores asalariados. T EMA 2 • L A R EVOLUCIÓN I NDUSTRIAL 37 Historia Universal U-2.indd 37 1/8/08 9:17:48 PM La situación de la clase obrera en Inglaterra A fi nes del siglo XVIII y principios del siglo XIX, muchas novelas y diver- sos informes describían las miserables condiciones de los trabajadores en las ciudades: su vida en barrios marginales de la ciudad, en habitaciones hú- medas, sucias y llenas de gente, su escasa alimentación, las largas jornadas de trabajo, los bajos salarios y la explotación de las mujeres y los niños que también se habían incorporado a las fábricas. Antes de la Revolución Industrial, este triste panorama ya se percibía en los escritos que hablaban de ciudades llenas de trabajadores eventuales, sirvientes domésticos, desempleados, vagabundos, mendigos, estafadores y ladrones. Lo que pasaba ahora era que la situación se agudizaba por el au- mento de población, su concentración en las ciudades industriales y la es- casez de alimentos. Distintos grupos religiosos, sobre todo los metodistas primitivos y los evangelistas, habían reclamado, desde tiempo atrás, una reforma total de la Iglesia y una transformación social que reconociera los derechos de los pobres. Las malas condiciones de vida de los trabajadores hicieron que, a pocos años de haber comenzado la industrialización en Inglate- rra, empezaran a emerger las primeras organizaciones obreras. El espíritu cristiano que impulsaba la cooperación, la ayuda mutua y la solidaridad contribuyó a la formación de movimientos de protesta. Otro elemento influyente fue la ideología que motivó la Independencia de las Trece Co- lonias inglesas de Norteamérica y la Revolución Francesa, que se difun- dían en Inglaterra, sobre todo a través del libro de Thomas Paine Los de- rechos del hombre. A fi nes del siglo XVIII, los obreros ingleses ya tenían organizaciones propias para defender sus intereses. Éstos eran los sindicatos (tradeunions) cuya arma más importante de lucha era la huelga. La guerra entre los propietarios y los no propietarios se desató. Thomas Paine decía que: “cuando los ricos despojan a los pobres de sus derechos, esto se convierte en un ejemplo para que los pobres despojen a los ricos de su propiedad”. Paine proponía perdonar a los pobres del pago de los im- puestos, subsidiar a las familias de bajos recursos, permitir la educación general de todos los niños, dar pensiones de vejez, costear los funerales de los indigentes, pagar casas de huéspedes para inmigrantes y desempleados, etcétera. Todo un conjunto de medidas para el bienestar social que más tar- de se incorporaría a las demandas de los trabajadores. Desde 1808, en Inglaterra, se registraron movimientos de protesta y dis- tintas huelgas. Aunque su tónica general iba contra la situación inhumana de los obreros, hubo casos en los que se llegó a amenazar a los capitalistas con la apropiación colectiva de la producción industrial. Esto generó reac- © Santillana ciones de la burguesía y el gobierno, como la limitación de la libertad de imprenta y asociación. No obstante, las protestas continuaron. A principios del siglo XIX, surgió un levantamiento obrero de carácter cooperativo y bien organizado contra el nuevo orden industrial. Sus accio- nes principales fueron la destrucción de máquinas, el incendio de fábricas 13 Trabajadores ingleses del siglo y residencias de los patrones. A este movimiento se le conoció como luddis- XIX. mo por ser el general Ludd –un personaje quizá inventado– su líder. 38 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 38 1/8/08 9:17:49 PM Robert Owen y el cartismo Entre 1815 y 1850, el descontento aumentó. En ese tiempo los sindicatos fueron reconocidos legalmente, estallaron numerosas huelgas y se difundieron las ideas cooperativistas de Robert Owen, quien luchaba por crear la Gran Alianza Nacional de Sindicatos Obreros. Owen acusó al capitalismo de crear malos caracteres y consideró que la educación era el único medio para transformar la vida humana. Era partidario de la vida comunitaria y para ello emprendió un experimento en el estado de Indiana, Estados Unidos de América, en la aldea de una secta religiosa de origen alemán conocida como New Harmony. La idea de establecer comunidades como células donde se regeneraría el mundo hasta abarcar a todos los seres humanos sobre la Tierra fue muy romántica y co- mún en estos tiempos. El experimento fue un fracaso porque muy pronto afloró el egoísmo. El owenismo tuvo mucha influencia en la confor- mación de una cultura obrera independiente. En 1833 apareció la primera ley para reglamentar el trabajo en las fábricas. La jornada de trabajo infantil se redujo a ocho horas –antes podía llegar a 14 o a la extenuación– y se establecieron inspecciones del Estado para evitar incumplimiento de las normas. En 1834, como continuación del owenismo, se organizó el movimiento 14 Manifestación de cartistas en obrero independiente más importante. Se le conoció como cartismo por Kennington-Common. presentar sus demandas en una famosa Carta del Pueblo dirigida al par- lamento inglés. Las peticiones de la Carta eran de carácter eminentemen- te político: ampliar la participación de las clases trabajadoras mediante el sufragio secreto y universal de los varones, conseguir inmunidad par- lamentaria, elecciones parlamentarias anuales e igualdad de los distritos electorales. Cuando el parlamento rechazó las peticiones de los cartistas, éstos efectuaron grandes mítines, manifestaciones y huelgas que provocaron re- vueltas locales (Birmingham, Newport). La decisión del parlamento fue reprimirlas. Con ello, la inconformidad aumentó y el movimiento creció. La segunda petición de los cartistas al parlamento incluyó reivindicacio- nes sociales y demandas económicas, como la reducción de la jornada de trabajo, la revisión de los salarios y la eliminación de las condiciones insa- lubres de las fábricas. © Santillana Las manifestaciones de descontento y las huelgas prosiguieron hasta que, fi nalmente, la prosperidad económica registrada entre 1843 y 1846 ayudó a la desintegración del movimiento. Un año después se establecería la jornada de 10 horas. Las últimas organizaciones cartistas desaparecieron en 1854. Sus expe- riencias fueron una de las principales fuentes de estudio de Karl Marx y Friedrich Engels. T EMA 2 • L A R EVOLUCIÓN I NDUSTRIAL 39 Historia Universal U-2.indd 39 1/8/08 9:17:50 PM ACTIVIDADES • Observa y comenta la intención de estas dos pinturas, la de Joseph Wright of Derby, “Experimento con una máquina neumática” (1768) y la de Joseph Mallord William Turner, “Lluvia, vapor y velocidad” (1844). • Analiza el siguiente cuadro y escribe en qué sector (agrícola, industrial o comercial) tuvieron impacto los adelantos técnicos y por qué. ADELANTOS TÉCNICOS EN INGLATERRA 1700-1780 Sector 1780-1830 Sector Sembradora de Jethro Tull. agrícola Máquina trilladora. Lanzadera volante. textil Pudelado (refinamiento) del hierro. Torcedora de seda. Introducción de la máquina de vapor en la industria del algodón. Fundición de zinc. Se patenta maquinaria para carpintería. Uso de coque en la fundición de hierro. Telar mecánico de Cartwright. Cardadora de lana. Prensa de hierro para imprimir. Uso de cámaras de plomo para la Carruaje y remolcador de vapor. producción de ácido sulfúrico. Hargraves inventa su jenny. Locomotora de Stephenson. Fundición de carriles. Inauguración del ferrocarril Liverpool-Manchester. Se patenta la hiladora de Arkwright. Faraday demuestra la inducción electromagnética. © Santillana Torno de rosca. Se empieza a usar la máquina de vapor de Watt. Se perfecciona la mule o máquina de hilar intermitente. 40 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 40 1/8/08 9:17:51 PM ACTIVIDADES • En 1818, cuando los trabajadores se encontraban a punto de estallar una huelga en Manchester, “Un Oficial Hilandero de Algodón” –así firmó– hizo la siguiente declaración: “Cuando la hilatura del algodón estaba en sus inicios, y antes de que se utilizaran esas terribles má- quinas, llamadas máquinas de vapor, destinadas a suplir la necesidad de trabajo humano, había gran número de lo que luego se llamaron pequeños patronos, hombres que con un pequeño capital se podían procurar unas pocas máquinas y emplear a unos pocos trabajadores, hombres y muchachos (es decir, de 20 a 30 años), el producto de cuyo trabajo se llevaba todo al mercado central de Man- chester y se ponía en manos de los agentes de negocios... Los agentes lo vendían a los comerciantes, gracias a los cuales el patrono de hilanderos podía seguir trabajando en su casa y ocuparse de sus trabajadores. En aquellos días, el algodón en rama siempre se distribuía en pacas a las esposas de los hilanderos en casa, donde lo calentaban y lo limpiaban a punto para los hilanderos de la fábrica. Con ello podían ganar 8, 10 o 12 chelines a la semana, y cocinar y atender a sus familias. Pero ahora nadie tiene ese trabajo, porque todo el algodón se desmenuza con una máquina, accionada por la máquina de vapor, que se llama diablo; de modo que las esposas de los hilanderos no tienen trabajo, a no ser que vayan a trabajar todo el día en la fábrica en lo que pueden realizar niños a cambio de unos pocos chelines, 4 o 5 por semana. En aquel momento, si un hombre no se ponía de acuerdo con su amo, lo dejaba y podía emplearse en cualquier otro sitio. Sin embargo, hace pocos años cambió el cariz de las cosas. Se empezaron a utilizar las máquinas de vapor, y se requería un gran capital para comprarlas y para construir edificios suficientemente grandes para que cupiesen aquéllas y 600 o 700 trabajadores. La máquina producía artículos más vendibles (aunque no mejores) que los que podía hacer el pequeño patrón por el mismo precio. El resultado fue su ruina en poco tiempo; y los prósperos capitalistas triunfaron con su caída, puesto que aquéllos eran el único obstáculo que que- daba entre ellos y el absoluto control de los obreros. Luego surgieron diversas disputas entre los obreros y los patronos con respecto a la pulcritud del trabajo, puesto que los obreros cobraban de acuerdo con el número de madejas o yardas de hebra que producían a partir de una cantidad de algodón dada, que siempre debía ser verificada por el su- pervisor, cuyo interés lo obligaba a inclinarse a favor del patrono y a considerar el material como más burdo de lo que era. Si el obrero no se sometía debía emplazar a su patrón ante un magistrado; el conjunto de magistrados en activo de aquel distrito, con la excepción de dos honestos clérigos, eran caballeros cuyo origen era el mismo que el de los patronos de hilanderos del algodón. El patrono, en general, se contentaba con enviar a su supervisor para que respondiese a cualquiera de esos requerimientos, considerando que situarse frente a frente con su sirviente era rebajarse. La decisión del magistrado era, por lo general, favorable al patrono, aunque sólo se basaba en la declaración del supervisor. El obrero no se atrevía a apelar a los tribunales a causa del gasto... Estos males que se inflingen a los hombres han surgido de aquel terrible monopolio que existe en aquellos distritos, en donde la riqueza y el poder están en manos de unos pocos, que, con la arrogancia en sus corazones, se creen los señores del universo”. (Citado en Thompson, Edward P. La formación de la clase obrera en Inglaterra, Crítica, Barcelona, 1989, 2 Vols., Vol. 1, pp. 210-211). © Santillana • Analiza el texto anterior y responde las siguientes preguntas: ¿En qué consiste la explotación con los nuevos patronos? ¿Por qué empeoró la situación de los obreros con el nuevo sistema de producción? ¿Cómo ocurrió el proceso de dependencia del obrero hacia el dueño de los medios de producción? ¿Por qué las leyes fueron parciales? ¿Por qué se deterioró la economía familiar tradicional? T EMA 2 • L A R EVOLUCIÓN I NDUSTRIAL 41 Historia Universal U-2.indd 41 1/8/08 9:17:55 PM ACTIVIDADES • En 1904 y 1905, el sociólogo y economista alemán Max Weber escribió el ensayo La ética protestante y el espíritu del capitalismo. En él planteó que antes de la era moderna había existido en muchas regiones del mundo el capitalismo, pero lo que lo distinguía del capitalismo moderno era que éste iba acompañado de un conjunto de conductas religiosas que lo fortalecían y le permitían desarrollarse más, tales como la disciplina, la vida ordenada, el desprecio del ocio, la pasión por el trabajo, el ahorro y la inversión productiva. Para comprobar esto, Weber recogió varios escritos de Benjamín Franklin donde se le proporcionaban consejos a los jóvenes comerciantes estadounidenses. Lee este fragmen- to y escribe las críticas que haría alguien que estuviera en contra de Franklin. Piensa que el tiempo es dinero. El que puede ganar diariamente diez chelines con su trabajo y se dedica a pasear la mitad del día, o a holgazanear en su cuarto, aun cuando sólo dedique seis peni- ques para sus diversiones, no ha de contar esto sólo, sino que en realidad ha gastado, o más bien derrochado, cinco chelines más. Piensa que el crédito es dinero. Si alguien deja seguir en mis manos el dinero que le adeudo, me deja además su interés y todo cuanto puedo ganar con él durante ese tiempo. Se puede reunir así una suma considerable si un hombre tiene buen crédito y además hace buen uso de él. Piensa que el dinero es fértil y productivo. El dinero puede producir dinero, la descendencia pue- de producir más y así sucesivamente. Cinco peniques bien invertidos se convierten en seis, estos seis en siete, los cuales, a su vez, pueden convertirse en tres chelines, y así sucesivamente, hasta que el todo hace cien libras esterlinas. Cuanto más dinero hay, tanto más produce al ser invertido, de modo que el provecho aumenta sin cesar. Quien mata una cerda, aniquila toda su descendencia, hasta el número mil. Quien malgasta una pieza de cinco chelines, asesina(¡) todo cuanto hubiera producirse con ella: columnas enteras de libras esterlinas. Piensa que, según el refrán, un buen pagador es dueño de la bolsa de cualquiera. El que es cono- cido por pagar puntualmente en el tiempo prometido, puede recibir prestado en cualquier momento todo el dinero que sus amigos no necesitan. A veces, esto es de gran utilidad. Aparte de la diligencia y la moderación, nada contribuye tanto a hacer progresar en la vida a un joven como la puntualidad y la justicia en todos sus negocios. Por eso, no retengas nunca el dinero recibido una hora más de lo que prometiste, para que el enojo de tu amigo no te cierre su bolsa para siempre. (Max Weber, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Sarpe, Madrid, 1984, pp.54-55) Recomendaciones Literatura • Las novelas Los papeles póstumos de Pickwick Club, Oliver Twist, Nicolás Nickleby y David Copperfield de Charles Dickens (1812-1870) contienen crudas y realistas observaciones sobre las consecuencias de la Revolución Industrial: la crueldad, el egoísmo, la hipocresía y el orgullo de los ricos y poderosos, frente © Santillana a la miseria, el hombre y la bondad de los pobres, trabajadores y sirvientes. Cine • Para ver los conflictos del hombre con el maquinismo son interesantes las películas Metrópolis (1926) de Fritz Lang y Tiempos modernos (1936) de Charles Chaplin. 42 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 42 1/8/08 9:17:55 PM La Ilustración Desde la época del Renacimiento ita- 3 liano y el desarrollo del Humanismo, en Europa se habían difundido nuevas formas de pensamiento. Éstas se pro- ponían poner la Naturaleza al servicio de los hombres y descubrir sus leyes. Una de sus más fi rmes creencias fue que el hombre es el centro y la medida de todas las cosas. Posterior- mente, en el siglo XVII, se adoptó el método científico utilizado por Isaac Newton en la investigación de los fe- nómenos (observación, descripción, clasificación, comparación, exposi- ción y comprobación) y la propuesta de Descartes de usar la duda como principio para acceder a la verdad. Todo 15 Los ilustrados consideraron la lo que procediera de la magia o la superstición empezó a ser severamente sabiduría como una gran virtud. cuestionado. Por otra parte, durante los siglos XVI y XVII, los distintos grupos reli- giosos de protestantes y católicos promovieron la educación espiritual de sus fieles y procuraron que los sentimientos religiosos se incorporaran con mayor fuerza en la vida cotidiana. Pastores y sacerdotes de unas y otras igle- sias mostraron su interés por modernizarse, por ganar poder y participar en los asuntos políticos. El movimiento ilustrado En el siglo XVII, las monarquías europeas se inclinaron hacia el absolu- tismo al asegurar que el poder de los reyes derivaba directamente de Dios (doctrina del derecho divino) y que, como personas sagradas, no podían so- meterse a ninguna otra autoridad inferior: ni a la Iglesia ni al pueblo. © Santillana La presencia de monarquías que concentraban todo el poder político en la persona del rey desató una discusión en torno a lo que se llamó el Estado absolutista. Según Jean Bodino y Thomas Hobbes, con el fi n de sobrevivir a las amenazas de la Naturaleza y de los extranjeros, los hombres establecen un contrato social, por el cual dotan al Estado de poderes absolutos. El Es- tado está representado por una figura perfecta que es el rey, quien tiene la obligación de proteger y hacer progresar a su nación. T EMA 3 • L A I LUSTRACIÓN 43 Historia Universal U-2.indd 43 1/8/08 9:17:56 PM En cambio, para John Locke –cuyas ideas habían inspirado a los liberales durante la Revolución inglesa de 1647-1688– la creencia en el derecho di- vino de los reyes y su poder absoluto no favorecía el progreso de la nación. Según este fi lósofo, la principal función del Estado era garantizar el dere- cho de los individuos a la propiedad privada y la libertad de pensamiento, expresión y acción. Para él, los legisladores debían componer un cuerpo elegido por los ciudadanos, el cual debía estar separado del Ejecutivo, com- puesto sólo por el monarca. P ERSONA J ES Las teorías que defendieron el saber científico y los derechos individua- Thomas Hobbes fue un filóso- les estaban más apegadas a los intereses de la burguesía, un grupo social fo inglés que conoció a Galileo que –como se señaló antes– se iba educando, creciendo e instalando en las Galilei en Florencia y fue un ad- ciudades para dedicarse, principalmente, al comercio, las fi nanzas y la in- versario de Oliver Cromwell. En dustria. su obra más conocida, Leviathan La burguesía rechazaba todo lo que obstaculizara su propia creatividad, (1651), Hobbes se plantea el pro- sus intereses económicos y su libre pensamiento. Para ello, intentaba par- blema del Estado moderno, su ticipar en la vida política, adquirir autonomía en la toma de decisiones y esencia y función. A él se debe tener libertad de acción. Esta tendencia, que se conoce como individualis- la aparición de la ciencia política. mo, no estaba tan presente en el medio rural porque ahí la vida cotidiana y Para Hobbes, los hombres, en su el trabajo dependían más de la cooperación entre sus miembros y la idea de estado natural, son insaciables y la fraternidad cristiana era más necesaria para ayudarse y protegerse mu- antisociales, son “un lobo para el hombre”; de ahí el poder que tuamente. debe concentrar el Estado como La Ilustración fue un movimiento cultural que se desarrolló en toda Eu- árbitro absoluto. ropa, en el siglo XVIII, pero que tuvo mayor impacto en Inglaterra, Francia y Alemania. A John Locke se le ha considerado el primero de los ilustrados por la in- fluencia que ejerció su teoría del Estado en este movimiento. La Ilustración retomó la idea renacentista y la afi rmación de los científi- cos naturales del siglo XVII en el sentido de que los hechos, para ser tomados por ciertos, debían ser comprobados en la práctica. Una de las mayores críticas de los ilustrados se dirigió contra las religiones porque afi rmaban y sostenían dogmas o verdades absolutas fundadas en la pasión, o sea, imposibles de ser someti- das a la razón. En cambio, según los defensores de la religión, la razón no podía explicar los fenómenos del alma que dependen de Dios ni tampoco otras fuerzas sobrenaturales. Para los ilustrados, las ideas tradicionales debían ser sustitui- das por la razón, el impulso emocional por la crítica y la autori- dad de la Iglesia por la libertad espiritual y la tolerancia religiosa. Según ellos, una educación científica y humanista garantizaría el progreso, la fraternidad humana y la paz de las naciones. De acuerdo con los ilustrados, los descubrimientos de la Física, dados a conocer por Newton, mostraban cómo la ciencia permitía © Santillana que la Naturaleza revelara sus leyes e impedía la intromisión de la pasión o los sentimientos humanos en el conocimiento; es decir, la ciencia era autónoma y neutral y, por consiguiente, sus demos- traciones resultaban dignas de absoluta confianza. Las leyes de la Naturaleza –señalaban– eran algo que ni Dios podía cambiar y su 16 ¿Quién cargaba con los gastos de los conocimiento les era útil a los hombres porque podrían dominar- privilegiados? las o controlarlas. 44 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 44 1/8/08 9:17:58 PM Para los ilustrados, todo conocimiento proviene de experien- cias previas. No hay ideas innatas. Los niños nacen con la mente en blanco, como un papel en el cual se van imprimiendo las experien- cias acumuladas durante la vida. Los hombres no nacen buenos ni malos, se hacen lo uno o lo otro según sus experiencias. Por tanto, si se mejora la vida de los hombres en el presente, hay grandes posibi- lidades de acceder a un futuro lleno de perfección. El movimiento ilustrado consideró que el progreso era una ley de la Naturaleza que guiaba el destino humano hacia la perfección y la felicidad. A pesar de retrocesos o momentos de barbarie, la his- toria del hombre mostraba cómo su tendencia era avanzar hacia un futuro mejor. En el siglo XIX, esta creencia en el progreso fue com- partida por todos los europeos y permitió la construcción de pro- yectos de utopía que recordaron las utopías renacentistas de Tomás Moro, Campanella y Francis Bacon. El Siglo de las Luces y la Enciclopedia 17 La obra de Newton inaugura la revolución científica. en Francia A mediados del siglo XVIII, entre 1748 y 1765, el fi lósofo francés Denis Diderot, ayudado por D´Alambert, elaboró la monumental obra conocida como Enciclopedia o Diccionario razonado de ciencias, artes y ofi cios. La Enciclopedia está integrada por 35 volúmenes con textos, dibujos, cuadros y grabados realizados por un conjunto de artistas, científicos y hu- manistas ilustrados. Muchos de ellos se inspiraron en los cambios ocurri- dos en Inglaterra durante los siglos XVII y XVIII. En Inglaterra vieron un modelo, pues lo consideraron el país más libre del mundo, donde los ciuda- danos estaban protegidos por la ley contra cualquier exceso o arbitrariedad, incluso del rey. En la Enciclopedia se intentó reunir todo el saber del mundo en relación con los oficios, las artes y las ciencias, incluidas también las técnicas, las costumbres, las modas, los estilos, las curiosidades y los viajes. Su fi nalidad fue combatir la ignorancia y brutalidad, darle un orden a los conocimien- tos, difundirlos y abrir con ello nuevos caminos a la invención y la creación. En suma, buscar un mejor porvenir. En esta obra quedaron plasmadas las nuevas corrientes del pensamiento y las radicales críticas del momento hacia las ideologías tradicionales. Ella se convirtió en el foco de las controversias religiosas y humanistas de su tiempo. Al estallar la Revolución Francesa en 1789, los grandes ilustrados ya habían muerto; sin embargo, sus ideas –expuestas en libros, cartas y pan- © Santillana fletos– se habían propagado gracias a los avances del correo y las comuni- caciones. Los textos se leían en los salones y se comentaban en lugares de reunión. Pero, sobre todo, se estudiaban en las escuelas. La mayoría de los que asistían a ellas eran hijos de burgueses –profesionales, industriales, co- merciantes y rentistas–, hijos de artesanos y pequeños nobles. Las ideas también circulaban entre los sirvientes de las ciudades, pero no en las zo- nas rurales, donde estaba la mayor parte de la población francesa, alrededor 18 Portada de la Enciclopedia. T EMA 3 • L A I LUSTRACIÓN 45 Historia Universal U-2.indd 45 1/8/08 9:18:00 PM En este siglo sobresalieron los filósofos Montesquieu, Voltaire y Rousseau. • El barón de Montesquieu (1689-1755) cuestionó el absolutismo. católica en nombre de la razón. Influido por Locke, pretendió En esta época, la corte francesa estaba muy desacreditada por que se estableciera la tolerancia religiosa y criticó el derecho los conocidos excesos que usualmente ocurrían en el palacio divino de la monarquía. Entre sus múltiples obras destacan El de Versalles. Montesquieu acusó a la corte de ociosa, ambiciosa, siglo de Luis XIV, Ensayo sobre las costumbres y el espíritu de las de tener aversión a la verdad, ser aduladora y servil al rey. En su naciones y Diccionario filosófico. obra El espíritu de las leyes, Montesquieu propone, siguiendo a Locke, un Estado donde la monarquía esté limitada por una • Jean Jacques Rousseau (1712-1778) sostuvo que el hombre es constitución o cuerpo de leyes. Plantea la necesaria división de bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe. Puso como la monarquía constitucional en tres poderes. El poder Ejecutivo modelo de pureza del género humano al buen salvaje. Elaboró estaría depositado en el rey. El poder Legislativo estaría formado una crítica de la cultura y afirmó que la reflexión lleva a los seres por representantes elegidos por los ciudadanos y sería el en- humanos a la envidia, la mentira y la simulación. La civilización cargado de hacer las leyes, aprobar o desaprobar la política de tiene que volver a darle primacía a los sentimientos, volver a la impuestos y controlar al Ejecutivo. Este poder se dividiría en dos Naturaleza, a la simple cultura del corazón. cámaras: la cámara alta o de la aristocracia y la cámara baja o de En su obra El Contrato Social, Rousseau plantea que las la burguesía. El poder Judicial sería el encargado de interpretar sociedades establecen un compromiso que respetan todos los las leyes y sería independiente del Ejecutivo y el Legislativo. hombres que la conforman. Este compromiso es el contrato so- cial, el cual puede ser tácito o estar bien determinado. El Estado • Voltaire (1694-1778) fue un poeta dramático, un filósofo atrevido surge a partir de ese contrato, pero el poder soberano reside en e historiador irónico. Combatió el fanatismo y la intolerancia. el pueblo y las leyes tienen que emanar y ser aprobadas por el Luchó contra el abuso de autoridad, el tormento y las prisiones pueblo también. El Estado tiende al bien común y a la justicia. La injustas. Consideró la estupidez humana como un producto de la libertad sólo puede existir en la igualdad. Todos son iguales ante ignorancia. Reconoció la existencia de Dios, pero atacó la Iglesia la ley. No hay poder que venga de arriba. 19 Voltaire en una tertulia de ilustrados. de 80%. En el campo se mantuvieron las tradicionales creencias religiosas. Los campesinos se unirían a la Revolución por problemas sociales y econó- © Santillana micos, mas no por la influencia de los fi lósofos ilustrados. La Ilustración en Alemania Las ideas de los filósofos franceses se recibieron en Alemania y, más tarde, mu- chos intelectuales alemanes acogieron con simpatía la Revolución Francesa. 46 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 46 1/8/08 9:18:01 PM P A R A R E C O R D A R ¿Qué es la Ilustración? Según Kant: “La Ilustración es la liberación del hombre de su culpable inca- pacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligen- cia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tute- la de otro ¡Sapere aude! ¡Ten valor de servirte de tu propia razón!: he aquí el lema de la Ilustración”. En Alemania se desarrolló un movimiento similar al francés conocido como Aufklärung o Ilustración. Para Immanuel Kant (1724-1804) –su máximo exponente–, su época estaba siendo iluminada porque la razón y la libertad se difundían. Con Kant empezó una nueva corriente fi losófica que se conocería como Idealismo alemán. Kant rechaza el plantearse problemas que estén fuera de las posibi- lidades de la razón humana. Para conocer y determinar la validez de las actividades de los hombres, hay que desterrar las creencias ciegas, dudar sistemáticamente, reflexionar y realizar observaciones críticas. Para Kant la correspondencia entre los hechos y la razón permite es- tablecer la verdad y desterrar la falsedad. De esta forma se accede a lo justo, a la era de la moralidad. Según este fi lósofo alemán, con la Ilustración “el hombre alcanza la edad adulta”. Kant pensaba que los monarcas no deben con- trariar a sus súbditos cuando éstos emprenden una acción para salvar sus almas, al contrario, deben ayudarles. Kant desarrolló un criticismo más amplio que el de los mismos franceses. En su obra Crítica de la Razón Pura (1781), planteó que el conocimiento empírico y el pensamiento racional dependen de categorías apriorísticas, como el espacio, el tiempo y las leyes de la lógica. Hace una separación precisa entre la ciencia y la fe al 20 Por sus grandes dimensiones, sostener que el mundo sólo puede ser conocido como se nos muestra y no su lujo y ostentación, el Palacio como en realidad es. de Versalles es un símbolo del absolutismo. Ahí, Luis XIV, el Rey En su Crítica de la Razón Práctica (1788), Kant postuló la existencia de Sol, celebró fiestas suntuosas y se Dios, la libertad y la inmortalidad. Los deberes morales sólo tienen valor si rodeó de allegados, sirvientes y de el hombre los cumple sin interés personal (éxito), como imperativos cate- una costosísima corte. góricos que el propio hombre impone y obedece voluntariamente. © Santillana El despotismo ilustrado Durante el siglo XVIII, las ideas de la Ilustración tuvieron un fuerte im- pacto en la conformación de los gobiernos. Como consecuencia de ello, la doctrina del derecho divino decayó en Europa. T EMA 3 • L A I LUSTRACIÓN 47 Historia Universal U-2.indd 47 1/8/08 9:18:04 PM El movimiento ilustrado dejaba planteado que todo era, fi- nalmente, obra y creación de los hombres. El Estado lo era también y los pueblos lo ponían en las manos selectas de los monarcas a través de un contrato. El deber del monarca era proporcionar felicidad a sus súbditos mediante una burocra- cia centralizada, o sea, sin su participación directa. De este modo, el estatus de exclusividad de los monarcas y su distan- cia del pueblo se conservó, pero para ello fue necesario que tuvieran un nuevo rasgo de distinción, éste fue el despotismo ilustrado. Los más notables déspotas ilustrados europeos fueron Fede- rico II el Grande de Prusia, la emperatriz María Teresa de Aus- tria, Carlos III de España y Catalina II la Grande de Rusia. Aunque existieron diferencias en su forma de proceder, todos ellos modernizaron el Estado al introducir nuevas leyes civi- les y penales que defendían algunos derechos humanos, como la abolición de la tortura, y que limitaban la injerencia del rey en asuntos de carácter judicial. Los déspotas ilustrados también promovieron la moderni- zación de la economía. Procuraron acercarse a los burgueses y apoyaron el desarrollo de la industria y el comercio constru- 21 Dios “el Gran Arquitecto del yendo canales, caminos y carreteras que permitieran un tránsito más ágil Universo” es el símbolo de la de las mercancías. También mandaron desecar los pantanos. masonería. Otro elemento moderno fue la supresión de las corporaciones religio- sas, como las órdenes, congregaciones y cofradías, la limitación del poder de la Iglesia en los asuntos del Estado y la desaparición del monopolio del clero en la educación de algunos sectores de la sociedad. En su lugar, el Es- tado empezó a hacerse cargo de la beneficencia pública (orfelinatos, asilos y hospitales), que antes eran las labores más importantes de la Iglesia, e im- pulsó la construcción de escuelas, de institutos técnicos y comerciales, así como de universidades. P A R A R E C O R D A R La masonería Con la desaparición de las corporaciones religiosas, las logias masó- (1717), integrada sobre todo por aristócratas. Desde entonces, figuras nicas se reprodujeron en toda Europa y, más tarde, en América. de autoridad, como príncipes, reyes y, más tarde, liberales y presi- La masonería surgió en la época medieval, en Inglaterra y dentes americanos, han pertenecido a logias masónicas. Escocia, y pervive aún en nuestros días. Inicialmente eran sociedades El Grande Oriente se fundó en París (1732) y de ahí se despren- secretas de ayuda mutua, formadas principalmente por albañiles y dieron diversas logias que nunca fueron bien vistas por los monarcas constructores. Sus asociaciones locales se conocían como logias. A absolutos ni por la Iglesia católica. sus miembros se les exigía absoluta solidaridad, moralidad en sus Los masones fueron anticlericales, contribuyeron a la expansión © Santillana actos, caridad y obediencia a sus estatutos. del pensamiento ilustrado y muchos de sus miembros –nobles y bur- Desde el siglo XVI, las logias empezaron a admitir como miem- gueses– participaron activamente en favor de la Revolución Francesa. bros –además de los arquitectos, albañiles y constructores– a hom- Las logias masónicas se han caracterizado por cultivar el huma- bres de otros oficios. Pero la gran expansión de la masonería en el nismo, el espíritu científico y la sabiduría; pero se han conservado mundo ocurrió a partir de la formación de la Gran Logia de Londres como sociedades herméticas y han fomentado el secreto. 48 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 48 1/8/08 9:18:09 PM A ACC TT II VV II D DAAD D EE SS • El filósofo, científico, político y escritor Johann Wolfang Goethe (1749-1832) recibió la influencia del movimiento romántico alemán antiilustrado Sturm und Drang (Tormenta e impulso), pero también de la Ilustración y la Revolución francesas. En Fausto, su obra más conocida, Goethe plantea las con- tradicciones de la modernidad; su poder constructivo y a la vez destructivo. Mefisto, el diablo, apoya a Fausto a liberarse de la mentalidad tradicional y la vida estática y cerrada de las aldeas medievales y a ir en busca del desarrollo que se condensa en el dinero, el placer, el poder y la sabiduría. Todo ello tendrá un costo impagable. Comenta lo que dice Fausto en la Primera parte de esta obra cuando empieza a entusiasmarse con un cambio de vida: “Una estancia gótica, estrecha y de elevada bóveda. Fausto, inquieto, sentado en su sillón delante de un pupitre. Fausto.– Con ardiente afán ¡ay! estudié a fondo la filosofía, jurisprudencia, medicina y también, por mi mal, la teología; y heme aquí ahora, pobre loco, tan sabio como antes. Me titulan maestro, me titulan hasta doctor y cerca de diez años llevo de los cabezones a mis discípulos, de acá para allá, a diestro y siniestro... y veo que nada podemos saber. Esto llega casi a consumirme el corazón. Verdad es que soy más entendido que todos esos ignorantes, doctores, maestros, escritorzuelos y clérigos de misa y olla; no me atormentan escrúpulos ni dudas, no temo al infierno ni al diablo... pero, a cambio de eso, me ha sido arrebatada toda clase de goces. No me figuro saber cosa alguna razonable, ni tampoco imagino poder enseñar algo capaz de mejorar y convertir a los hombres. Por otra parte, carezco de bienes y caudal, lo mismo que de honores y grandezas mundanas, de suerte que ni un perro quisiera por más tiempo soportar semejante vida. Por esta razón me di a la magia, para ver si mediante la fuerza y la boca del Espíritu, me sería revelado lo más misterioso, merced a lo cual no tenga en lo sucesivo necesidad alguna de explicar con fatigas y sudores lo que ignoro yo mismo, y pueda con ello conocer lo que en lo más íntimo mantiene unido al universo, contemplar toda fuerza activa y todo germen, no viéndome así precisado a hacer más tráfico de huecas palabras”. • Investiga cuál fue el final de Fausto. • Localiza las biografías de Federico II el Grande de Prusia, Carlos III de España y Catalina II la Grande de Rusia y escribe tres actividades realizadas por ellos para modernizar sus naciones. Federico II de Prusia Carlos III de España Catalina II de Rusia © Santillana T EMA 3 • L A I LUSTRACIÓN 49 Historia Universal U-2.indd 49 1/8/08 9:18:11 PM La Independencia de las Trece Colonias 4 Inglesas de Norteamérica Durante el reinado de Isabel I, la monar- quía inglesa apoyó las expediciones a Amé- rica, las actividades de los mercaderes y las acciones de los piratas y corsarios contra el Imperio español. Tres de los personajes protegidos por la reina, Francis Drake, John Hawkins y Wal- ter Raleigh, realizaron simultáneamente la piratería, el comercio, la exploración geo- gráfica y la guerra. Raleigh fundó un pequeño asentamien- to en la costa atlántica de Norteamérica, al norte de la Florida, donde introdujo el cultivo del tabaco. A esas nuevas tierras las llamó Virginia en honor de la Reina Virgen de Inglaterra. Por otro lado, él llevó la papa a Inglaterra e Irlanda, la cual se convertiría, desde entonces, en uno de los alimentos básicos de toda la población europea. 22 La isla Manhattan fue parte Veintitrés años después de que Sir Walther Raleigh explorara y fundara de la ciudad de Nueva Amsterdam, ese asentamiento en Norteamérica, en 1607, llegaron 104 hombres, de los posteriormente denominada ciudad de Nueva York. cuales, antes de un año, murieron 54 a causa de las múltiples enfermedades y carencias encontradas en las nuevas tierras. A Virginia le siguió la funda- ción de Maryland y, con la progresiva llegada de más emigrantes, se estable- cieron otras colonias al norte y al sur de la costa atlántica americana. La organización colonial Inicialmente, en las colonias del sur, las compañías por acciones se encar- © Santillana garon de explotar el tabaco y el algodón, e impusieron su propio sistema de gobierno, pero pronto la Corona inglesa intervino nombrando a un go- bernador y un consejo, y dejando que el gobierno local sólo promulgara sus leyes y decidiera sus asuntos internos en asambleas representativas, salas de justicia y otros organismos. La participación de los colonos en el gobierno local fue el principio del establecimiento de gobiernos relativamente autó- nomos y democráticos. 50 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 50 1/8/08 9:18:11 PM Para ayudar en las labores del campo, los colonos del sur –que eran miembros de la nobleza inglesa o favorecidos de la Corona– utilizaron a muchachas y muchachos ingleses e irlandeses contratados como siervos du- rante cinco años. Después de ese tiempo, les daban libertad y algo de tie- rra. Pero lo que más se empleó en esta zona fueron esclavos negros, lo cual permitió a los propietarios de esas plantaciones hacerse cada vez más ricos y ocupar espacios de tierra cada vez mayores. Las colonias del norte –Nueva Inglaterra– presentaron otras característi- cas. Ahí se asentaron campesinos, artesanos, dinámicos manufactureros y comerciantes que desarrollaron la pequeña propiedad. A diferencia del sur aristocrático, aquí se formaría una burguesía activa e ilustrada que conse- guiría mayor autonomía política de la metrópoli, e impondría un intenso espíritu democrático. La burguesía elaboró sus propias leyes, sus institu- ciones de defensa, implantó el libre comercio y se preocupó por la educa- ción que buscó siempre estar a la altura de la Gran Bretaña. En 1620, el barco conocido como Mayflower había arribado a New Ply- month después de dos meses y medio de travesía. Sus pasajeros se desig- naban padres peregrinos. Era un grupo de separatistas que en Inglaterra habían perdido la esperanza de reformar la Iglesia y habían decidido crear la Iglesia independiente. Habían huido a los Países Bajos y de ahí se ha- bían embarcado a América, guiados por la esperanza de encontrar la tierra prometida. A su llegada encontraron dificultades para sobrevivir, pero los emigrantes fueron ayudados por los indios de la región, quienes les descu- brieron algunos secretos sobre el cultivo y la pesca. En años posteriores, llegaron otros grupos de religiosos perseguidos, procedentes de distintos países del norte de Europa: católicos, judíos, an- glicanos, puritanos y cuáqueros. En las colonias, la religión y el trabajo iban de la mano. Los distintos grupos de protestantes, pero sobre todo los pu- ritanos, querían volver al Nuevo Testamento, eliminar la presencia de los obispos y el clero, y reorganizar la Iglesia sobre la base de una moral rígida y de sobrias costumbres basadas en el ahorro, la austeridad, la oración y el trabajo. No obstante, la presencia de distintas religiones, lenguas y costum- bres europeas hizo que se adoptara la tolerancia religiosa y se impusieran códigos liberales. P A R A R E C O R D A R Estructura de los pueblos Siguiendo la tradición europea, uno de los modelos de colonización en Norteamérica fueron los pueblos. El gobierno inglés le daba a un grupo, guiado por un pastor, determinada cantidad de tierras que ellos repartían en forma de propiedad privada, dejando una parte de tierras comunales para la © Santillana cría del ganado. En el centro del pueblo colocaban la tienda, la iglesia, la casa del pastor de la iglesia y de los principales colonos. En asamblea los colonos resolvían sus problemas locales. Todo esto puede observarse en numerosas películas sobre el viejo oeste. T EMA 4 • L A I NDEPENDENCIA DE LAS T RECE C OLONIAS INGLESAS EN N ORTEAMÉRICA 51 Historia Universal U-2.indd 51 1/8/08 9:18:15 PM © Santillana 91 23 S.Lorenzo 52 Quebec 17 NUEVA A Lago Lago Á ESCOCIA D Quebec LT A VSt. Superior Superior N O C CA 1842 A Montreal NUEVA JO N Mi A ESCOCIA BA ss D Montreal Á Historia Universal U-2.indd 52 iss Lago Lago MASS. 17 ipp Hurón 91 Hurón i Co ma nc Lago Lago NEW h Michigan L.Ontario Michigan U NIDAD 2 es YORK NH. Hurones Saratoga Boston Siu Boston L.Erie MASS. • x L.Erie PENNSYLVANIA CO. RI. Miss Iroqueses Princeton TERRITORIO NJ. Nueva York Nueva York ouri L AS DEL NOROESTE Baltimore Filadelfia VSc. 1783 Baltimore Filadelfia San Louis DE. San Louis 1764 Washington 1793 IO LUISIANA MD. IND Virginia LUISIANA IO Virginia OR Richmond R RIT Yorktown Franc, 1800 Nashville Ark TE an s Carolina del Norte Carolina del Norte sas kee hero TERRITORIO C Carolina del Sur Carolina del Sur DE MISSISSIPPI sippi Georgia Charleston Natchez Georgia Charleston EUA 1802 Missis FLORIDA OCC. Ingl. 1763 REVOLUCIONES DEL SIGLO Nueva FLORIDA Nueva VIRREINATO VIRREINATO FLORIDA ico ico Orleans ORIENTAL Orleans española 1783 nt nt DE LA NUEVA DE LA NUEVA lá lá XVIII ESPAÑA ESPAÑA At At Ingl. no no 1763 éa éa Oc Oc De la expansión de las Trece Colonias a la formación de Estados Unidos de América. Mass.= Massachusetts Frontera colonial anglo-española MASS. = Massachusetts Frontera de la colonización NH.= New Hampshire CO.= Connecticut Direcciones de la colonización NJ.=New Jersey Colonización hasta 1775 DE.= Delaware Colonización hasta 1800 MD.= Maryland RI.= Rhode Island Territorios en disputa 1/8/08 9:18:16 PM La política británica y el descontento La población de las colonias norteamericanas creció muy rá- pidamente durante toda la primera mitad del siglo XVIII. Lo mismo ocurrió con la producción agrícola y el comercio. La propia demanda interna, pero también el aumento del con- sumo en Europa, motivó la expansión de esta población hacia el oeste, aunque la presencia de franceses y holandeses y, so- bre todo, del Imperio español y de los indios, la bloqueaban. En 1713, Inglaterra despojó a Francia de Terranova y Nue- va Escocia. Esto agudizó la rivalidad colonial entre las dos potencias que tenía como antecedente pleitos entre com- pañías comerciales inglesas y francesas por el monopolio de productos en distintos asentamientos de América, Asia y África. Los franceses tenían posesiones al norte de las Trece Co- lonias, en lo que hoy es Canadá. La creciente inmigración de ingleses invadió territorios franceses que estaban escasamen- te poblados pero bien defendidos. Los pequeños y frecuentes enfrentamientos se transformaron, en 1754, en confl ictos armados que tu- 24 Llegan inmigrantes a Estados Unidos de América. vieron como escenario el valle de Ohio. Esto desencadenó una guerra que más tarde sería conocida como la Guerra de los Siete Años. Los ingleses to- maron Quebec, después Montreal y llegaron hasta los Grandes Lagos. Du- rante esta guerra, los colonos norteamericanos apoyaron a Inglaterra con soldados y mantenimientos. La guerra se extendió. Entre 1760 y 1763 Inglaterra y Francia se enfren- taron en las Antillas, África y la India. En estos casos, Inglaterra detuvo la expansión colonial francesa y tomó algunas de sus bases comerciales. En 1763, por el Tratado de Versalles, Francia cedió a Gran Bretaña Ca- nadá, Cabo Bretón y Sengambia. España, que había sido aliada de Francia, le entregó La Florida. Como compensación, los franceses dieron a España La Louisiana. Después de la Guerra de los Siete Años, los problemas para la expan- sión de las colonias continuaron. España quiso recuperar las dos Floridas y no permitir la entrada por la orilla oriental del Mississippi. Los indios for- maron una gran Confederación en el valle de Ohio –comandada por los ottawa– que defenderían sus fronteras desde el Niágara hasta Virginia. Después de la guerra, la responsabilidad británica hacia sus colonias americanas aumentó. Era necesario diseñar una política para tratar a los in- dios, traficar con las pieles, repartir las tierras, mantener las fortificaciones del ejército y los puestos de administración. © Santillana El gobierno inglés adoptó medidas temporales, como evitar la expansión de los colonos a territorios situados más allá de los montes Allegheny hasta que los indios fueran aquietados y se estableciera una política agraria. Estas decisiones no agradaron a los colonos. No obstante, se llegó al acuerdo de que el rey y el parlamento ejercieran el control de los asuntos exteriores y el comercio de ultramar y los colonos mantuvieran su gobierno interno propio. T EMA 4 • L A I NDEPENDENCIA DE LAS T RECE C OLONIAS INGLESAS EN N ORTEAMÉRICA 53 Historia Universal U-2.indd 53 1/8/08 9:18:16 PM De todas formas, las nuevas adquisiciones conseguidas con la Guerra de los Siete Años requerían más soldados y barcos. El gobierno inglés veía con naturalidad que las colonias pagaran estos gastos y además contribuyeran con sus impuestos a sostener la monarquía. Por el contrario, muchos colonos pensaban que sus contribuciones eran suficientes, pues ellos no estaban re- presentados en el parlamento inglés y, por consiguiente, estaban en desven- taja política frente a los ingleses. En el siglo XVII, el parlamento inglés había impuesto a las colonias Le- yes de Comercio y Navegación, obligándolas a que todas las mercancías viajaran en barcos ingleses y se exportaran e importaran sólo de Inglaterra, aunque procedieran de otras partes del mundo. Esto lesionaba los intereses económicos de los colonos y generaba malestar. Años más tarde (1756) el parlamento había prohibido la apertura de nuevas fábricas, la construcción de altos hornos, el uso del hierro y había adoptado otras medidas que limitaban su desarrollo industrial. En 1764, durante la monarquía de Jorge III –que se caracterizó por ma- nejos corruptos y problemas económicos en la hacienda imperial– se esta- bleció un impuesto al azúcar y a otros artículos de lujo, como vinos, sedas y linos. Un año después se impuso la Ley del Timbre (Stamp Act), un tri- buto que se aplicaba y debía aparecer estampado en los documentos jurídi- cos, folletos, periódicos, libros, facturas comerciales, anuncios y contratos. Esto provocó una reacción entre los comerciantes poderosos, los hombres de negocios, los periodistas, abogados y clérigos que llegó al extremo de in- terrumpir temporalmente el comercio con la metrópoli. Estos hombres se organizaron como Los hijos de la libertad y generaron violentos disturbios que consiguieron derogar la ley. Dos años después se aplicó el impuesto al té y proliferaron otras leyes de este tipo. Los colonos las vieron como una carga excesiva. Insistieron en reclamar la igualdad con los ingleses, para quienes el pago de impuestos se veía compensado con su representación política y sus posibilidades de tener injerencia en el gobierno. La Gran Declaración Los colonos consideraron que la metrópoli era insensible a sus problemas y que sus libertades no estaban garantizadas. A partir de 1770 se multi- plicaron los brotes de rebeldía. Los más violentos ocurrieron en Boston y condujeron a una matanza que fue presentada por los colonos radicales como prueba de las injusticias de la metrópoli. Inglaterra derogó todos los impuestos menos el que gravaba el té, que no era alto, pero sí significativo, pues simbolizaba la presencia de la autoridad metropolitana. © Santillana La Corona le dio a la Compañía de las Indias Orientales el monopolio comercial del té. Esto provocó que, una noche, un grupo de colonos irrita- dos tirara al mar el cargamento de tres barcos, en lo que se conoció como el Motín del Té (Boston Sea Party). El gobierno inglés cerró el puerto y exigió el pago de la mercancía. Para este momento, escritores, publicistas y abogados partidarios de la fi losofía política de John Locke y de las ideas de los enciclopedistas france- 54 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 54 1/8/08 9:18:17 PM ses fomentaban una campaña de protesta con- tra las decisiones del gobierno británico. Las Trece Colonias (Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island, Connecticut, Nue- va Hampshire, Pensilvania, Delaware, Virginia, Maryland, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia) habían fundado, con la dirección de Samuel Adams, Thomas Jefferson y Richard Lee, comités que estaban en constante comu- nicación. En 1774, éstos decidieron reunir a sus delegados en Filadelfia, en el Primer Congreso Continental. Redactaron una Declaración de Derechos, donde aseguraron su lealtad y respe- to al rey y el apoyo que le darían en caso de gue- rra, pero la no sumisión de las colonias al parla- mento inglés. Además decidieron suspender el comercio con Inglaterra. 25 Segundo Congreso Continental En este tenso clima, el ejército británico recibió la noticia de que un de Filadelfia. conjunto de revolucionarios estaban reuniendo pertrechos militares para atacarlos. El ejército fue en busca de estos hombres y ocurrieron enfren- tamientos. Entre tanto, nuevamente en Filadelfia, se reunía el Segundo Congreso Continental. Aquí se culpó a las tropas británicas de cometer atrocidades y se nombró a George Washington comandante en jefe de las fuerzas revolucionarias. La guerra había empezado. Los colonos carecían de ejército, preparación militar, dinero y material de guerra. Tampoco la Corona estaba en condiciones de enfrentar los gastos que significaba trasla- dar a un ejército al otro lado del Atlántico, vestirlo y alimentarlo ahí. A principios de 1776, Thomas Paine, un demócrata liberal influido por las ideas de la Ilustración, propuso abolir la monarquía. Presentó su fi loso- fía sobre los derechos naturales y las razones por las cuales la dependencia de Norteamérica de la Gran Bretaña era causa de grandes males. En ese mismo año, la decisión de los delegados de pedir la independencia se exten- dió. Los colonos abrieron por cuenta propia el comercio internacional y en- viaron a Benjamín Franklin –quien había contribuido entusiastamente en favor de las ideas indepentistas– a pedir ayuda económica a Francia. La Declaración de Independencia comienza diciendo: su Creador de ciertos derechos inalienables y que entre éstos figuran la vida, la libertad y la busca de la felicidad. Que para “Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace asegurar tales derechos se han instituido los gobiernos entre los necesario para un pueblo el disolver los vínculos políticos que hombres, derivando sus justos poderes del consentimiento de le han ligado a otro, y el asumir entre las potencias de la Tierra los gobernados. Que cuando quiera que una forma de gobierno © Santillana la independencia y equitativa posición a que le dan derecho las venga a destruir tales fines, está en el derecho del pueblo mo- leyes de la Naturaleza y el Dios de ésta, un prudente respeto a dificarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno, estableciendo las opiniones de la Humanidad exige que sean manifestadas las su fundamento en los principios y organizando sus poderes en causas que le han impelido a la separación. Sostenemos que la forma que le parezca más apropiada para asegurar su salva- son evidentes por sí mismas las siguientes verdades: Que todos guarda y su felicidad”. los hombres han sido creados iguales, que están investidos por T EMA 4 • L A I NDEPENDENCIA DE LAS T RECE C OLONIAS INGLESAS EN N ORTEAMÉRICA 55 Historia Universal U-2.indd 55 1/8/08 9:18:18 PM El 4 de julio de 1776, Thomas Jefferson dio a conocer la Declaración de Independencia. Más que al parlamento, esta Gran Declaración atacó al rey Jorge III porque en vez de haber buscado, como buen soberano, “la vida, la libertad y la felicidad” de sus súbditos, las había destruido. Por tal motivo –se señaló– el pueblo tenía derecho de instaurar un gobierno propio que garantizara esos principios básicos. Aquello que los enciclopedistas franceses habían planteado como un sueño, ahora se veía concretado en la práctica. Los norteamericanos inten- taban fundar un gobierno regido por la naturaleza y la razón, y no por el derecho divino ni los privilegios tradicionales. Por todas partes, los comités patrióticos obligaron a la gente –bajo pena de cárcel o confi scación de propiedades– a jurar fidelidad a los nuevos Es- tados Unidos, libres e independientes, que ahora se creaban. Las Trece Co- lonias quedarían simbolizadas en las trece barras de su bandera. Pero como por todos lados había defensores de la monarquía (realistas), éstos se en- frentaron a los revolucionarios generando una guerra civil. La Guerra de Independencia La guerra significó altos costos para ambos bandos. Del lado de los Estados, las fi nanzas de la guerra eran inestables, la mayor parte de los combatientes eran jóvenes aventureros y patriotas, y se registraban constantes desercio- nes. A pesar de ello, los colonos no descuidaban su ejército. Éste dependía de los préstamos externos, especialmente de Francia y posteriormente de España y de los banqueros de los Países Bajos. El apoyo francés fue decisivo. Su lucha coincidía con las ideas de los ilus- trados, pues iban en contra de los privilegios y la monarquía. También los fabricantes franceses ayudaron porque estaban interesados en que se re- abriera el comercio con América. © Santillana 26 Guerra de Independencia de las Trece 27 Firma de la Paz de Versalles. Colonias de Norteamérica. 56 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 56 1/8/08 9:18:25 PM Luis XVI, el monarca francés, quería debilitar a Inglaterra, pero pre- tendía limitarse a dar su apoyo moral y a hacer una campaña de opinión en favor de los colonos. Sin embargo, el asunto se escapó de las manos de la Corona y, fi nalmente, se enviaron armas por contrabando y se apoyó la sali- da de un ejército comandado por Lafayette de voluntarios franceses y otros europeos a pelear del lado de los revolucionarios. La ayuda proporcionada a los independentistas norteamericanos hizo que Gran Bretaña le declarara la guerra a Francia. España entró como alia- da. Hubo enfrentamientos navales de las tres potencias en el Atlántico, el Mediterráneo, el Caribe, el mar del Norte, el canal de la Mancha y el océa- no Índico. En 1783 se fi rmó la Paz de Versalles, por la cual Gran Bretaña reconoció la independencia de sus antiguas colonias, y Francia y España recuperaron algunas de sus anteriores posesiones. El camino emprendido por Inglaterra, desde el siglo XVII, para controlar los mares y expandir su imperio colonial había retrocedido. Por otro lado, potencias como Francia, España y Holan- da, al haber apoyado la insurrección, habían reconocido la legitimidad de la nueva nación. Muy pronto, en Francia cundiría el ejemplo, después sería en las colonias hispanoamericanas. Un año más tarde, casi todos los Estados de Norteamérica habían redac- tado una Constitución que empezaba con una Declaración de Derechos (Bill of Rights). Recogían la experiencia colonial, la historia inglesa y, sobre todo, su revolución constitucionalista. Las teorías de Locke, Paine, Mon- tesquieu y Rousseau fueron sus principales fundamentos: libertad de pala- bra, reunión y expresión; igualdad de todos ante la ley y separación de los poderes en Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Todas estas constituciones estatales reconocían la soberanía del pue- blo y, para votar, pedían ciertos requisitos, como la propiedad de tierras, y otros más para ocupar cargos públicos. Durante la Guerra de Independencia se usurparon tierras a realistas, se procedió a efectuar una reforma agraria y se suprimieron títulos nobilia- rios, diezmos y derechos de primogenitura (privilegios al primer hijo). Se estableció una mayor libertad religiosa, la separación de la Iglesia y el Esta- do y el principio de una sociedad igualitaria de todos ante la ley. La escla- vitud se sometió a examen y se cuestionó. Se prohibió la importación de esclavos pero, en adelante, muchos serían introducidos por el contrabando y la esclavitud proseguiría en los Estados del sur donde se requería este tipo de mano de obra. En 1787, dos años antes de iniciarse la Revolución Francesa, George Washington, John Adams y algunos intelectuales convocaron a los Estados a reunirse en Filadelfia en una Convención Federal. La intención de esta re- unión era buscar la unión de los Estados sin que ello afectara su autonomía. © Santillana Después de muchas discusiones, se logró elaborar una ley suprema a la que debían someterse los Estados. Cada Estado conservaba su gobierno, el control de las empresas, la apli- cación de su derecho civil y penal, la supervisión de los cuerpos religiosos, el fomento de la educación y la seguridad, salud y bienestar de sus ciudada- nos. Esta ley suprema sería la Constitución de los Estados Unidos de Amé- rica, que se convertiría en un modelo de independencia y republicanismo. T EMA 4 • L A I NDEPENDENCIA DE LAS T RECE C OLONIAS INGLESAS EN N ORTEAMÉRICA 57 Historia Universal U-2.indd 57 1/8/08 9:18:27 PM Los Estados mantenían su autonomía, pero también su unidad en una Fe- deración. En ésta se estableció –siguiendo los principios de Montesquieu– una completa separación de los tres poderes. El poder Ejecutivo recaía en un presidente elegido cada cuatro años, el poder Legislativo se dividía en dos cámaras: el Senado y el Congreso (diputados) y el poder Judicial, a tra- vés del Tribunal Supremo, administraría la justicia y declararía la proce- dencia o improcedencia de las leyes votadas por las cámaras. En 1788, George Washington fue electo primer presidente de los Esta- dos Unidos de América. PODER PODER PODER LEGISLATIVO EJECUTIVO JUDICIAL veto suspensivo control PRESIDENTE control CONGRESO 4 años § mando supremo TRIBUNAL SUPREMO (9) Re tas pu D e m ó cr a b li ca n os Presidente Vicepresidente Cámara de Representantes Senado (100) (435) compromisarios (535) Cada estado nombra 2 senadores por 6 años secretarios (ministros): 10-12 2 años hasta 1913 desde 1913 GOBERNADORES fuerzas organismos tribunales armadas federales federales Parlamentos y gobiernos de los 50 estados federales © Santillana 28 Organización del gobierno SUFRAGIO UNIVERSAL según la Constitución de Estados Unidos de América. 58 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 58 1/8/08 9:18:27 PM ACTIVIDADES • Busca en una enciclopedia qué quiere decir barbarie y civilización. Después di por qué los europeos se sentían civilizados y consideraron a los pueblos colonizados como bárbaros o salvajes. • Haz un listado de los conflictos entre Inglaterra y sus colonias americanas durante el siglo XVIII. • Con base en lo expuesto en este tema, explica por qué las ideas de Thomas Paine, Thomas Jefferson y Benjamín Franklin estaban influidas por el pensamiento ilustrado. • Según John Adams (1735-1826), revolucionario independentista, primer vicepresidente y segundo presidente de EUA, la educación debería ser pública y para todas las clases sociales, incluso las más bajas y pobres. En el siglo XIX, esta idea se convirtió en realidad, pues se establecieron bibliotecas, colleges y universidades, y se publicaron diccionarios, biografías e historias que relataron las hazañas de los “padres fundadores” de la nueva nación. ¿Qué impacto consideras que tuvo esto en la democracia, el desarrollo económico y el nacionalismo estadounidenses? • ¿Qué le puedes añadir a este cuadro? LAS TRECE COLONIAS INGLESAS DE NORTEAMÉRICA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVIII 1750-1770 1770-1780 1780-1790 Guerra de los Siete Años Motín del té Paz de Versalles Tratado de Versalles Declaración de Derechos Constituciones estatales Leyes de Comercio y Navegación Declaración de Independencia Convención Federal de Filadelfia Constitución de los Estados Ley del Timbre Juramentos de fidelidad Unidos de América Recomendaciones Literatura • James Fenimore Cooper escribió novelas de aventuras sobre los indios de Norteamérica, "los hombres de la frontera" y la conquista del viejo Oeste. Sobresalen Los pioneros y El último de los mohicanos. En su Historia de Nueva York, Washington Irving narra la vida de los emigrantes holandeses en la isla de Man- hattan y en su Sketch Book, las leyendas y tradiciones del valle del Hudson. Nathaniel Hawthorne, en La © Santillana letra escarlata y El fauno de mármol, abordó los problemas de la rigidez moral y el fanatismo religioso. Cine • América (1924) de David W. Griffith, La letra escarlata (1926) de Víctor Sjöström, Los inconquistables (1947) de Cecil B. Mille y Revolución (1985) de Hugh Hudson son películas sobre la religión, la coloniza- ción y la Independencia de las Trece Colonias de América. T EMA 4 • L A I NDEPENDENCIA DE LAS T RECE C OLONIAS INGLESAS EN N ORTEAMÉRICA 59 Historia Universal U-2.indd 59 1/8/08 9:18:27 PM La Revolución 5 Francesa y el Imperio napoleónico A fi nes del siglo XVIII, la socie- dad francesa estaba políticamente dividida en tres órdenes o estados. El primer estado estaba compues- to por la nobleza y el segundo por el alto clero. Ambos eran los pro- pietarios de la mayor parte de las tierras, controlaban la adminis- tración, el ejército, la educación y la beneficencia. Eran aliados de la Corona. Además de obtener de ella grandes beneficios económicos y jurídicos, gozaban de una situa- ción social distinguida. El tercer estado estaba formado por el resto de la población (96%): por el bajo clero, la nobleza empobrecida y 29 Salón de un club la burguesía (banqueros, grandes y pequeños comerciantes y profesionales revolucionario. libres, como abogados, periodistas y médicos); por los criados y trabaja- dores urbanos (pertenecientes a los gremios, dependientes de los comer- ciantes o pequeños fabricantes); y por el campesinado (siervos, braceros, jornaleros, aparceros, arrendatarios y pequeños propie- tarios) que componía 80% de la población. Un pensador de la época, Emmanuel Siejès, escribió: “El ter- cer estado abraza, pues, todo lo que pertenece a la nación, y todo lo que no es el tercer estado no puede considerarse como forman- do parte de ella. ¿Qué es el tercer estado? Todo”. La crisis del Antiguo Régimen A lo largo del siglo XVIII, la monarquía francesa sufrió un cons- © Santillana tante deterioro por el desprestigio acumulado y su permanente bancarrota fi nanciera. El Estado hacía gastos excesivos que en- gendraban déficits crónicos. Entre ellos estaban los intereses de los préstamos que había contratado para enfrentar la Guerra de los Siete Años, para apoyar la Independencia de las Trece Co- lonias inglesas de Norteamérica y para mantener su ejército y su 30 La corte francesa. corte que era bastante despilfarradora. 60 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 60 1/8/08 9:18:28 PM Con la fi nalidad de pagar sus deudas y gastos, la monarquía había exigi- do innumerables impuestos al tercer estado: sobre el consumo, las tierras, per cápita, sobre la sal, etcétera. La nobleza y el clero quedaban exentos. A estas cargas se sumaban la contribución a la Iglesia católica o diezmo y las que imponían los señores o nobles rurales a los campesinos por usar sus tie- rras para sembrar, cazar o pescar. Entre 1780 y 1789 –año del estallido de la Revolución–, el tercer estado se encontraba en una situación económica insostenible. En esa década, la po- blación francesa creció, los precios del trigo y el vino se incrementaron por malas cosechas, y la miseria, el hambre y el descontento se extendieron. Para solucionar la crisis económica que afectaba a toda Francia, los dis- tintos ministros de Hacienda del rey Luis XVI habían insistido en aplicar una nueva política fiscal que suprimiera o igualara los impuestos para favo- recer el libre comercio, estimular la producción, aminorar la injusticia y los gastos excesivos del gobierno. Sin embargo, la corte, la nobleza y la Iglesia se habían opuesto sistemáticamente a cualquier reforma. Durante los años previos a la Revolución, la crítica de la burguesía a la monarquía se había convertido en el tema de mayor interés y diversión en las tertulias, los clubes y las logias masónicas. Las doctrinas de la Ilustración se discutían y los ánimos se encendían contra el sistema absolutista, la doctrina del derecho divino, la centraliza- ción del gobierno, la arbitrariedad de la justicia en los tribunales, la falta de libertad, la división de la sociedad en estamentos y la extrema desigualdad que permitía la total ociosidad de unos cuantos y el trabajo extenuante y los bajos salarios de los demás. El descontento popular de campesinos, obreros, criados, así como el de la burguesía coincidieron en un objetivo 31 Enfrentamientos durante la común: acabar con el Antiguo Régimen. Revolución en el año glorioso de 1789. El triunfo de la burguesía En 1788, ante la bancarrota nacional, Luis XVI recurrió a uno de sus antiguos ministros de Hacienda, Jacques Necker. Éste convocó a la reunión de los Estados Generales, que no habían sido llamados desde 1614. En esta reunión, realiza- da ya en el que después sería considerado el año glorioso de 1789, el tercer estado consiguió que las votaciones no fueran por estados, porque siempre quedaba en desventaja frente a los dos votos del alto clero y la nobleza, y logró que el voto fuera personal (nominal), con lo cual tendría la mayoría. Los 600 delegados que componían el tercer estado se considera- ron los representantes del pueblo francés y decidieron conver- © Santillana tirse en Asamblea Nacional con el fi n de establecer un nuevo pacto o acuerdo social y dejarlo plasmado en una Constitu- ción. Por esta razón, el rey los expulsó de la sala de actos del Palacio de Versalles. Inmediatamente, éstos decidieron juntarse en la sala del Juego de Pelota y juraron no separarse hasta no haberle dado a Francia una Constitución. T EMA 5 • L A R EVOLUCIÓN F RANCESA Y EL I MPERIO NAPOLEÓNICO 61 Historia Universal U-2.indd 61 1/8/08 9:18:40 PM Pocos días después de instalarse la Asamblea Nacional, ésta se convirtió en Asamblea Constituyente. El rey parecía estar conforme y una parte de la nobleza y el clero se unió al tercer estado. Sin embargo, el rey insistió en su autoridad de derecho divino, mostró que era señor del ejército y protec- tor de su nobleza y concentró tropas en Versalles y París. Esta acción fue provocadora para el pueblo parisino, el cual, enardecido, asaltó la Bastilla (la prisión del Estado), tomó las armas que estaban den- tro y liberó a los detenidos. El ejército fue disuelto y Lafayette asumió el mando de la Guardia Nacional, o sea, las milicias que entrarían a servir a la Revolución. Cansados de los abusos de sus señores y del despojo de sus bienes, los cam- pesinos también mostraron su malestar cuando los rumores de lo que su- cedía en París llegaron a sus oídos. Estallaron rebeliones campesinas que tomaron castillos y quemaron los cuadernos de quejas de los señores feu- dales, donde estaban registradas sus deudas. En toda Francia se propagó el Gran Miedo. Muchos nobles huyeron a las ciudades o al extranjero y, por otro lado, en las ciudades se organizaron comunas (ayuntamientos revolu- cionarios) que rompieron con la estructura monárquica centralista. Presionada por el pueblo, la Asamblea eliminó los derechos feudales y dio a conocer la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Inspirado en la Bill of Rights, el texto de esta Declaración señaló cuáles eran los derechos naturales e imprescindibles de todos los seres humanos: el res- peto a su propiedad, la igualdad de todos ante la ley, el derecho a la libertad personal y el derecho de los pueblos a la insurrección cuando el gobierno fuera opresivo. La multitud –en su mayoría mujeres–, desesperada por la carestía, fue a Versalles y trasladó al rey y a la Asamblea a París para hacer frente a la crisis fi nanciera. Se resolvió entonces nacionalizar y poner a la venta los bienes de la Iglesia católica, la Corona y la nobleza que había emigrado. La Constitución se concluyó en 1791. En ella se proclamó la monarquía constitucional, dividida en un poder Ejecutivo que respetaba la figura del rey, aunque con una actuación limitada, y un poder Legislativo deposita- do en una Asamblea o cámara electa por voto censitario. El voto censitario 32 La Revolución Francesa. sólo daba derecho a los propietarios y ciudadanos adinerados de elegir a © Santillana 62 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 62 1/8/08 9:18:42 PM sus representantes. Los miembros del clero pasaban a ser designados por el gobierno. Se suprimían las órdenes religiosas y los conventos, así como las huelgas y las asociaciones obreras. Las instituciones judiciales y administra- tivas se reorganizaban y se empezaba a practicar la democracia en los recién creados departamentos, distritos, cantones y comunas, cuyos consejos esta- ban obligados a aplicar la igualdad de la ley a todos los franceses. La nueva Constitución simbolizó el triunfo de un nuevo mundo: el de la burguesía y su proyecto de modernización y democratización de las institu- ciones, el de la libertad de mercado y acción, de tolerancia y pluralidad reli- giosa, pero también el del control y dirección de las masas trabajadoras. Los Derechos del Hombre y del Ciudadano 1º. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. temente necesarias y nadie podrá ser castigado más que en Las distinciones sociales no pueden estar fundadas más que en virtud de una ley establecida y promulgada anteriormente al la utilidad común. delito y legalmente aplicada. 2º. El fin de toda asociación política es la conservación de los de- 9º. Todo hombre será tenido por inocente hasta tanto que se haya rechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos declarado culpable. Si se considera indispensable detenerle, son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la todo rigor que no sea necesario para asegurar su persona debe opresión. ser severamente reprimido por la Ley. 3º. El principio de toda soberanía reside esencialmente en la 10º. Nadie debe ser inquietado en sus opiniones, ni siquiera las Nación. Ningún cuerpo ni individuo alguno pueden ejercer otra religiosas, en tanto cuanto que su manifestación no perturbe el autoridad que no emane expresamente de ella. orden público establecido por la Ley. 4º. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no perju- 11º. La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones dique a otro. Así, el ejercicio de los derechos naturales de todo es uno de los derechos más preciosos del hombre; todo ciuda- hombre no tiene más límites que aquellos que aseguran a los dano puede, pues, hablar, escribir e imprimir libremente, salvo demás miembros de la sociedad el disfrute de estos mismos el tener que responder del abuso de tal libertad en los casos derechos. Estos límites no pueden ser determinados más que determinados por la Ley. por la Ley. 12º. La garantía de los derechos del hombre y del ciudadano necesi- 5º. La Ley no tiene derecho a prohibir más que los actos perjudi- ta una fuerza pública. Esta fuerza se instituye, pues, en beneficio ciales a la sociedad. Todo lo que no esté vedado por la Ley no de todos y no para utilidad de aquellos a quienes se confía. puede ser impedido ni nadie puede estar obligado a hacer lo 13º. Para sostenimiento de la fuerza pública y para los gastos de que ella no ordene. administración, es indispensable una contribución común, 6º. La Ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciu- que debe ser repartida equitativamente entre los ciudadanos a dadanos tienen derecho a concurrir personalmente o por tenor de sus facultades. medio de sus representantes a su formación. La Ley debe ser 14º. Todos los ciudadanos tendrán derecho a comprobar por sí la misma para todo el mundo, tanto si es la ley tutelar como si mismos o por sus representantes la necesidad de la contribu- es ley coercitiva. Por ser iguales todos los ciudadanos ante sus ción pública, a consentirla, a vigilar su empleo y determinar el ojos, éstos serán igualmente admisibles a todas las dignidades, reparto, el asentamiento, el alcance y duración de la misma. situaciones y empleos políticos, según su capacidad, y sin otra 15º. La sociedad tiene derecho a pedir cuentas de su administración distinción que la de sus virtudes y talentos. a todo funcionario público. 7º. Nadie puede ser acusado, detenido ni preso más que en los 16º. Toda sociedad en la que no esté asegurada la garantía de los © Santillana casos determinados por la Ley y según las formas que ésta derechos y determinada la separación de los poderes, carece tiene prescritas. Los que solicitan, expiden, ejecutan o hacen de constitución. ejecutar órdenes arbitrarias deben ser castigados. Todo ciuda- 17º. La propiedad es un derecho inviolable y sagrado y nadie podrá dano llamado o prendido en virtud de la Ley debe obedecer al ser privado de ella, a menos que la necesidad pública, legal- instante, puesto que la resistencia le hace culpable. mente manifestada, lo exija con evidencia y bajo la condición 8º. La Ley no debe establecer sino las penas estricta y eviden- de una justa y previa indemnización. T EMA 5 • L A R EVOLUCIÓN F RANCESA Y EL I MPERIO NAPOLEÓNICO 63 Historia Universal U-2.indd 63 1/8/08 9:18:43 PM La lucha revolucionaria En junio de 1791, la familia real, disfrazada, trató de huir pero fue reco- nocida en Varennes y regresada a París. Esta acción fue, para los franceses, una demostración de que el rey no estaba dispuesto a aceptar la monar- quía constitucional y que tenía tratos ocultos con los ejércitos extranjeros y apoyaba a los contrarrevolucionarios que deseaban que Francia retornara a la situación anterior. El pueblo consideró que el rey era un traidor a la patria. Pocos meses después entró en funciones la Asamblea Legislativa, dividi- da en tres grupos y tendencias políticas. En la sala de la Asamblea, los cons- titucionalistas, revolucionarios moderados, representantes de la burguesía industrial y comercial, conocidos como girondinos, se sentaban a la derecha. Al centro un conjunto de diputados independientes, sin un programa de- fi nido, y a la izquierda los representantes de la pequeña burguesía, los defensores de la Revolución y los demócratas más radicales conocidos como 33 La familia real. jacobinos (Robespierre, Danton, Desmoulins, Marat, Hébert). Entre tanto, el gobierno de Inglaterra, las monarquías absolutas (Espa- ña, Austria, Prusia y Rusia), así como Bélgica y Holanda, atendiendo las súplicas de ayuda de la nobleza francesa que se había fugado, formaron un Concierto Europeo y prepararon acciones de guerra contra el gobierno re- volucionario francés. No esperando a que la agresión extranjera empezara, la Asamblea Le- gislativa se adelantó y le declaró la guerra a Austria. Las masas francesas manifestaron exaltados sentimientos patrióticos contra la intervención ex- tranjera y el rey. El 10 de agosto, el gobierno popular y revolucionario de la Comuna de París, instalado en la principal ciudad francesa y bajo la direc- ción de los jacobinos, asaltó el palacio de las Tullerías, apresó al rey y con- vocó a la elección, por sufragio universal, de una Convención Nacional. En 1792, el movimiento entró en una fase de radicalización “contra los enemigos del pueblo”. Las masas asaltaron las prisiones y ejecutaron a aris- tócratas, clérigos refractarios (fanáticos) y otros sospechosos de atentar contra la Revolución. Además, formaron tropas que mar- charon a la guerra para detener al enemigo. En ese mo- mento se entonó, por primera vez, el himno La Marsellesa. En Valmy este ejército improvisado pero entusiasta derrotó a Prusia. Jacobinos y girondinos El año 1792 resultó especialmente significativo, debido a © Santillana que la Constitución monárquica y aristocrática fue demo- lida y en su lugar se impuso una república democrática. En la Convención Nacional, jacobinos y girondinos entraron en confl ictos. Los montañeses (jacobinos que ocupaban los asientos más altos de la Cámara), como Ro- bespierre, Danton y Marat, apoyados por los sans-culottes 34 Proceso de guillotinaje. (desarrapados, criados, artesanos y obreros de París) y 64 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 64 1/8/08 9:18:44 PM por la Comuna de París, se propusie- Focos Revolucionarios en 1789 Áreas de ‹Gran miedo› ron impulsar la defensa de la democra- (julio-agosto 1789) cia, la igualdad de todos los ciudadanos Número aproximado de víctimas contrarrevolucionarias durante Mar del Norte ante la ley y hacer de la propiedad un el Terror (septiembre 1793-1794) Ofensivas de los ejércitos instrumento para el bienestar de toda contrarrevolucionarios Contraofensiva de los la sociedad. Sin embargo, los de la lla- ejércitos franceses Hondschoote (1793) Neerwinden (1793) nura o el pantano eran la mayoría de Victorias francesas Jemappes Lieja Derrotas francesas (1792) Fleurus los diputados. Entre éstos había jacobi- Frontera francesa 1789 Arras (1794) (400) Wattignies nos y girondinos, pero su postura esta- Frontera francesa 1793 Amiens (1793) Luxemburgo ba orientada por estos últimos; era más Ruán Reims Metz conservadora y defendía los intereses de Caen Varennes NORMANDÍA Valmy (1792) Le Geisberg (1793) la alta burguesía. Versalles París (2400) Nancy Estrasburgo En los primeros días de 1793, Luis BRETAÑA Troyes A Le Mans I AC Rennes XVI fue juzgado por un tribunal, de- Orleans S IA AL Tours C clarado culpable de traición a la patria Nantes(5000) Angers A N Dijon Besancon (2000) F R Berna y guillotinado. Pocos meses después le VENDÉE ocurría lo mismo a su esposa María An- Poitiers tonieta. La Rochelle Ginebra Lyon SABOYA La situación económica en Francia Océano (2000) seguía siendo extremamente difícil para Atlántico el gobierno de la Convención que tenía Burdeos Valence (300) que resolver los problemas del hambre, Orange (300) la inflación, los levantamientos campe- Montauban Nimes PROVENZA sinos contra la Revolución en el depar- Bayona Montpellier Niza Bilbao tamento de la Vendée y los ataques de Pau Marsella Toulon (800) Pamplona (300) las potencias europeas. Con una fuerte ROSELLÓN presión de los sans-culottes armados, sus Mar Mediterráneo dirigentes decidieron apoyar a los mon- tañeses jacobinos para adoptar medidas radicales y formar un gobierno patriótico capaz de salvar la Revolución de 35 Revolución Francesa. las amenazas internas y externas. La Convención creó entonces el Comité de Salvación Pública y ahí se concentró todo el poder político de Francia. El gobierno jacobino elaboró una nueva Constitución que dejó inconclu- sas varias leyes y no llegó a aplicarse. Tomó medidas radicales como: • La entrega de víveres. • La fijación de precios máximos a los productos de primera necesidad. • La regulación de los salarios. • El reparto de tierras a los campesinos con el fin de fomentar la pequeña propiedad. • El establecimiento del sufragio universal, dándole con ello el voto a los sirvientes y a los que no pagaban impuestos. © Santillana • La reducción de la desproporción entre ricos y pobres con una política de impuestos más justa. Con los jacobinos en el poder, cambió el calendario. El año 1793 se con- virtió en el año I, se introdujo el sistema métrico decimal, que facilitó las transacciones comerciales e industriales, y se fundaron nuevas escuelas y universidades. T EMA 5 • L A R EVOLUCIÓN F RANCESA Y EL I MPERIO NAPOLEÓNICO 65 Historia Universal U-2.indd 65 1/8/08 9:18:51 PM Pero el gobierno jacobino, amenazado por distintos medios, cayó en la desesperación y se convirtió en una dictadura. Un tribunal revolucionario impuso el terror (rojo) consistente en una estricta vigilancia para defender la República. El Comité de Salvación Pú- blica, encabezado por Robespierre –apodado “El Incorruptible”–, mandó guillotinar a miles de sospechosos contrarrevolucionarios –incluidos sus antiguos camaradas–, prohibió la prensa autónoma y las reuniones de los “aristócratas” y suspendió provisionalmente las libertades hasta alcanzar la paz. El ejército revolucionario consiguió expulsar a las tropas extran- jeras que habían invadido Francia. Pero los problemas del gobierno se agravaron cuando algunos radicales o rabiosos, encabezados por Hébert, emprendieron una campaña de ataque violento a la Igle- sia católica (descristianización), consagraron Notre Dame como el templo de la Razón y clausuraron numerosas iglesias. Y se agrava- ron todavía más cuando otro grupo, el de los indulgentes –entre ellos Danton– se pronunciaron contra el terror y en favor de la li- bertad de comercio. 36 Fiesta de la libertad. Ambos movimientos fueron reprimidos por la dictadura jacobina y sus miembros guillotinados. Después de estos excesos, el gobierno quedó se- veramente debilitado. La Convención detuvo los intentos de Robespierre por continuar la línea dura y lo llevó ante el tribunal revolucionario. Éste lo juzgó y mandó ejecutar. Con ello terminó la época del terror rojo y empe- zó, el 26 de julio de 1794 (el 8 de Termidor según el nuevo calendario), el gobierno de la Convención Termidoriana. El gobierno termidoriano impidió que la revolución popular siguiera adelante y emprendió una segunda ola de terror (ahora blanco) que ajusti- ció a muchos dirigentes jacobinos. La burguesía industrial y comercial re- tomó las riendas del poder. Una de sus primeras medidas fue eliminar los precios máximos de los productos básicos. Esto trajo consigo nuevamente inflación y aumento de los precios. A mediados de 1795, estallaron los últimos levantamientos populares que fueron rápidamente reprimidos. Entre ellos destacó la Conspiración de los Iguales, encabezada por Francois Noél Babeuf, quien difundió un conjunto de escritos haciendo un llamado al establecimiento de una Repú- blica en la cual no existieran diferencias entre ricos y pobres, amos y cria- dos, gobernantes y gobernados y en cambio sí la propiedad colectiva, una comunidad de bienes, una misma nutrición y una misma educación para todos. Las ideas comunistas de Babeuf serían retomadas por los socialistas en años posteriores. Éxitos y fracasos del Imperio napoleónico © Santillana Temerosos de las agitaciones populares, los termidorianos elaboraron una nueva Constitución, la del año III. Con ella instalaron un gobierno de nota- bles dividido en un poder Ejecutivo débil, a cargo de un Directorio, compues- to por cinco miembros, y un poder Legislativo, compuesto por dos cámaras: una de Ancianos, con 250 miembros, y la Cámara de los Quinientos. 66 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 66 1/8/08 9:18:52 PM La situación económica del país seguía siendo desastrosa, la guerra con- P ERSON A J ES tra el extranjero continuaba y el gobierno del Directorio generaba descon- Napoleón Bonaparte (1769- tento por sus abusos y corruptelas. 1821) no sólo fue un talentoso Contra los deseos del Directorio por alejarlo del poder político, uno de estratega militar y un hábil polí- sus cinco miembros, Napoleón Bonaparte, un joven militar corso (nacido tico, sino que sus lecturas de los en Córcega en 1769), sobresalía y gozaba de cierta popularidad por sus éxi- ilustrados y su identificación con tos en la guerra contra Austria e Italia, a pesar de llevar a un ejército mal- el racionalismo y el individualis- trecho. mo lo hicieron sensible a buscar el desarrollo científico y cultural El 10 de noviembre de 1799, el 18 Brumario del año VIII, ante la incapa- de Francia. Por ello, en sus cam- cidad del gobierno para resolver los problemas más apremiantes, Napoleón pañas militares, se apoderó de Bonaparte dio un golpe de Estado, disolvió el Directorio y la Cámara de obras de arte y las envió a Francia los Quinientos y se constituyó en Primer Cónsul con ayuda de sus amigos para incorporarlas al Museo del banqueros y fieles militares. Designó a Joseph Fouché jefe de la policía y a Louvre. Por ello también apoyó Charles-Maurice de Talleyrand ministro de Asuntos Exteriores. Poco más trabajos científicos e investiga- tarde se autodesignó Cónsul vitalicio con derecho a nombrar a su sucesor. ciones, como las llevadas a cabo Una de las más trascendentales obras de Napoleón –que después sería en su campaña en Egipto, donde recogida por el mundo occidental y que en muchos sentidos está aún vigen- instaló a más de 100 científicos e te– fue el Código Civil, dado a conocer en 1804. Éste fue una recopilación ingenieros para estudiar la zona, de leyes que había sido iniciada en tiempos de la República y que no había dando origen a la egiptología. logrado concluirse. En él se garantizaba la libertad individual, la igualdad civil, el matrimonio civil, el divorcio, la propiedad privada y una justicia más rápida y eficiente. Ese mismo año, 1804, Napoleón fue nombrado Emperador de Francia. Con sus familiares formó una nueva dinastía (Los Napoleónidas) que se distribuyó de acuerdo con las conquistas territoriales que el ejército francés iba logrando en Europa. En Francia reapareció la vida cortesana y en torno al Emperador se creó una nueva aristocracia, pero numéricamente más limitada que la del An- tiguo Régimen. Con ella, Napoleón impuso su propio estilo artístico –el 37 Ceremonia de coronación de estilo Imperio–, una imitación de la grandeza imperial romana pero más Napoleón y Josefina. pesada y brutal. Durante los 15 años que Napoleón estuvo al frente del gobier- no francés, la burguesía tuvo el tiempo y los medios necesarios para consolidar su poder. Durante los 10 primeros años, apoyado por grupos capitalistas, resolvió los problemas económicos más urgentes: reorganizó la hacienda, le dio estabilidad a la moneda y creó el Banco de Francia. Para su gobierno –convertido en un gobierno fuerte de tipo despótico–, el reordenamiento de Francia estaba por encima de los principios liberales. Así, Napoleón res- tableció las prisiones del Estado, suprimió la libertad de prensa, reglamentó la edición de libros y metió a la cárcel o desterró a los inconformes. © Santillana Por otro lado, Napoleón llevó a cabo una política de concilia- ción con los dos grupos más afectados por la Revolución de 1789: la Iglesia católica y la nobleza. Con la Iglesia llegó al acuerdo de permitirle recuperar sus actividades cotidianas, pero sin interve- nir en la educación, ni restaurar sus propiedades y privilegios. A la nobleza emigrada la invitó a regresar, le reconoció sus honores pero tampoco sus antiguas propiedades. T EMA 5 • L A R EVOLUCIÓN F RANCESA Y EL I MPERIO NAPOLEÓNICO 67 Historia Universal U-2.indd 67 1/8/08 9:18:53 PM Francia, 1789 Imperio de Francia 1812 San Petesburgo NORUEGA Estocolmo Estado gobernado por un familiar de Napoleón SUECIA Estado dependiente Borodino de Francia Mar del Norte 1812 Moscú 1812 Estado bajo influencia DINAMARCA Smolenko de Francia 1812 Maloyaroslavets REINO UNIDO Tilsit Copenhague Krasnoi 1812 Estado enemigo de Paso Friedland Francia 1807 de Beresina 1812 Bloqueo continental PRUSIA 1812 HOLANDA Victoria francesa Londres WESTFALIA Berlín Varsovia IMPERIO RUSO Derrota francesa Waterloo GRAN DUCADODE 1816 Leipzing VARSOVIA Sede de Tratado Jena 1813 Laon Amiens 1806 1814 París Reims CONFEDERACION 1814 DEL RIN Austerlitz 1805 Fontainebleau Ulm Wagram 1809 Océano Atlántico REPÚBLICA 1805 Viena Aspem 1809 FRANCIA HELVÉTICA IMPERIO AUSTRÍACO REINO DE PR 1 GUASTALLA O Marengo ITALIA VI La Coruña Piacenza 2 LUCCA N 1800 1799 CI 1809 Vitoria Bayona 3 PIOMBINO 1 Bolonia A 1813 SI PORTUGAL LIR 2 Salamanca ESTADOS IA Arapiles 1812 1809 CATALUÑA 3 S Zaragoza Córcega Elba PONTIFICIOS Madrid 1809 Roma Estambul LISBOA 1808 Nápoles IMPERIO OTOMANO 1809 ESPAÑA REINO DE CERDEÑA NÁPOLES Bailón 1808 Trafalgar 1805 Mar Mediterráneo Gibraltar REINODE RU SICILIA 38 La Europa de Napoleón. Entre las muchas medidas adoptadas para desarrollar la educación, la ciencia y la cultura, Napoleón reorganizó la enseñanza, creó liceos (institu- tos de segunda enseñanza), incorporó nuevos métodos educativos e impu- so el francés como lengua oficial. A pesar de las coaliciones formadas por distintos países europeos para detener los avances del ejército de Napoleón –en las cuales Inglaterra jugó el papel central–, el Imperio francés se impuso en la mayor parte de la Eu- ropa occidental y en una parte de la Europa central, llegando a incorporar, hasta 1812, a 50 de los 175 millones de habitantes con los que entonces con- taba Europa. Sus tácticas militares colocaron al ejército francés en posición de superioridad frente al resto de los ejércitos, destacando sus triunfos en las batallas de Austerlitz y Jena. En aquellos países donde la burguesía era un grupo fuerte y extendido, el Imperio napoleónico fue bienvenido, pero no donde el clero y la noble- za eran más poderosos, porque Napoleón realizaba reformas que destruían los fundamentos de los antiguos regímenes: los sistemas absolutistas y los derechos feudales. Estas reformas iban acompañadas de nuevos gobiernos y del pago de contribuciones a Francia. Esto último causó malestar entre la población de los países ocupados pero, sobre todo, el pillaje de sus bie- nes por parte del ejército. De esta forma, en los pueblos conquistados por Napoleón se fue alimentando un sentimiento de xenofobia, de agravio y humillación que provocó el surgimiento de uniones nacionales y deseos © Santillana nacionalistas que se mantendrían y propagarían en el futuro. A partir de 1813, el Imperio napoleónico entró –después de una serie de derrotas en Rusia y Alemania– en un proceso de disolución. En 1814, las potencias aliadas llegaron hasta París. Los mariscales del mismo Napoleón se negaron a seguir luchando, formaron un gobierno provisional y deman- daron la dimisión del Emperador. Después se le concedió la isla de Elba como principado, bajo la vigilancia de 800 hombres. 68 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 68 1/8/08 9:18:54 PM Luis XVIII, el hermano de Luis XVI, regresó para restablecer la dinastía de los Borbones. Sus medidas políticas se dirigieron a restaurar el siste- ma absolutista y a favorecer al alto clero y la nobleza. Esto causó desconten- to entre los franceses y un grupo de antiguos seguidores y admiradores de Napoleón organizaron el retorno de éste al gobierno. Al último gobierno de Napoleón se le conoció más tarde como el de Los Cien Días. En esos pocos meses, Napoleón hizo promesas de democracia y reinició sus campañas bélicas, pero fue derrotado defi nitivamente por la fuerza inglesa en Waterloo y desterrado a la isla de Santa Elena, donde más tarde moriría. La expansión de la Revolución en Europa Las ideas liberales y parlamentarias inglesas y norteamericanas, las doc- trinas de la Ilustración y los acontecimientos revolucionarios franceses se habían difundido con éxito por Europa entre intelectuales, burgueses y campesinos antes de las conquistas napoleónicas. Pero Napoleón había de- mostrado –como también lo habían hecho los colonos de Norteamérica– que era posible llevar estas ideas a la práctica y liquidar al Antiguo Ré- gimen, basado en el absolutismo monárquico, los derechos feudales y la injerencia de la Iglesia en los asuntos del Estado. En las zonas ocupadas, Napoleón difundió las ideas liberales, desman- teló las estructuras serviles e introdujo el Código Civil. Con ello, a lo largo del siglo XIX, en todo el planeta, se aspiraría a nuevas formas de vida. Estas nuevas formas de vida habían quedado expresadas, desde los pri- meros momentos de la Revolución, en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, el derecho sagrado e inviolable a la propiedad, el respeto a la libertad indivi- dual y la construcción de la fraternidad universal. La igualdad de todos los ciudadanos ante la ley contribuyó a la ruina del régimen señorial al acabar con los privilegios estamentales y al aplicar las mismas leyes para todos. Este principio de igualdad se acompañó de medidas liberales, pues al suprimir los gremios, las compañías de comercio y las corporaciones reli- giosas, dejó abierto el camino al desarrollo de la iniciativa privada, la libre concurrencia y la libre competencia en el mercado. Además, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano per- mitió la defensa de todos los ciudadanos contra el uso despótico del poder, del autoritarismo y la arbitrariedad en la aplicación de la justicia. Esto se complementó con la libertad de expresión, de una prensa independiente de las autoridades, y de la libertad de conciencia de los individuos que consa- graría la pluralidad ideológica y religiosa al dejar que cada quien eligiera su © Santillana partido político y su Iglesia. La Revolución Francesa no se hubiera podido producir sin el ejemplo dado en Norteamérica. El concepto moderno de revolución nació con am- bas y desde entonces ha estado ligado a la idea de que el curso de la historia comienza súbitamente de nuevo. T EMA 5 • L A R EVOLUCIÓN F RANCESA Y EL I MPERIO NAPOLEÓNICO 69 Historia Universal U-2.indd 69 1/8/08 9:18:55 PM ACTIVIDADES • Lee con cuidado Los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Destaca en qué artículos se localizan y en qué consisten los principios liberales, democráticos, igualitarios y de defensa de la propiedad privada. • Analiza si hoy, en tu país, se respetan los Derechos del Hombre y del Ciudadano y si existen todas las garantías que implica su puesta en práctica. De no ser así di por qué. • Realiza un repaso de esta unidad y explica qué se entiende por: a) Humanismo. c) Liberalismo. e) Burguesía. b) Racionalismo. d) Progreso. f) Capitalismo. No trates de formular una definición, sino de encontrar los motivos por los cuales estos conceptos han tenido tanto peso en las ciencias sociales. • ¿Por qué la Independencia de las Trece Colonias Inglesas de Norteamérica inspiró a la Revolución Francesa? • Observa los cuadros de Jacques-Louis David –el pintor francés propagandista de la Revolución y el principal artista al servicio de Bonaparte– y explica qué tratan de expresar: La muerte de Marat (1793). Bonaparte cruzando los Alpes (1801) Napoleón en su gabinete de trabajo (1812). Recomendaciones Literatura • La Revolución Francesa, el Imperio de Napoleón y la Francia posrevolucionaria propiciaron una vasta produc- ción literaria de carácter romántico. En las novelas más representativas: Eugenia Grandet de Honorato de Balzac, El rojo y el negro de Stendhal y Los miserables de Víctor Hugo, se observa el compromiso político © Santillana de los autores con las ideas revolucionarias, así como su decepción y crítica al egoísmo, ambición, injusticia y ausencia de valores morales. Son obras de gran riqueza para profundizar en el ambiente y conflictos de la Francia del siglo XIX. Cine • Napoleón (1927) de Abel Gance; Historia de dos ciudades (1935) de Jack Conway; La Marsellesa (1937) de Jean Renoir y Danton (1982) de Andrzej Wajda. 70 U NIDAD 2 • L AS REVOLUCIONES DEL SIGLO XVIII Historia Universal U-2.indd 70 1/8/08 9:18:56 PM RESUMEN DE LA UNIDAD • Durante los siglos XVI, XVII y XVIII, las potencias eu- de la Naturaleza, a la producción masiva de mercan- ropeas (España, Portugal, Francia, Holanda e Inglate- cías, al transporte y la comunicación. rra) se lanzaron a los mares, los conquistaron, descu- • Los cambios económicos y de mentalidad exigieron brieron nuevas tierras y las colonizaron (colonias de formas de gobierno adecuadas. La burguesía vio la ne- asentamiento) o establecieron en ellas bases (colo- cesidad de intervenir en la elaboración de las leyes y de nias comerciales) para el intercambio de productos. vigilar la distribución de los ingresos y gastos del Estado. La expansión europea llegó a África, Asia, América y Para ello, luchó por limitar el poder de las monarquías el Círculo Polar Ártico, y afectó a la población nativa de mediante la institución de parlamentos fuertes y efec- estos territorios, pues la sometió a sus reglas comer- tivos y de acuerdos y contratos sociales que tuvieran ciales y la obligó a extraer materias primas para satis- como principios supremos, soberanos e inviolables, facer un mercado europeo que estaba en continuo aquellos condensados en las constituciones. crecimiento. • La búsqueda de la felicidad, la libertad y el bienestar • En esos tres siglos, la burguesía impuso por el mundo individuales aquí en la Tierra se legitimaron. El dere- sus ideas, valores e intereses. Rechazó las monarquías cho divino se cuestionó, así como las supersticiones absolutas, cuestionó la autoridad de la Iglesia católica y explicaciones que no estuvieran sustentadas en la y modificó la estructura feudal. Su poder económico, razón. La burguesía se inclinó por una educación que político, social y cultural se incrementó, permitiéndole le permitiera a los seres humanos disciplinarse, con- romper con todas las barreras que le impedían pen- trolar sus pasiones y dirigir sus emociones hacia lo útil sar, expresarse, transitar e intercambiar productos con y racional. De esta forma, la burguesía creyó que se libertad. podría tener acceso a un futuro más próspero y per- • Aunque los fundamentos del capitalismo pueden en- fecto. La ignorancia hace a los hombres seres depen- contrarse en siglos precedentes, entre la era de los dientes y los mantiene en un estado de salvajismo e grandes descubrimientos y la Revolución Industrial incapacidad para resolver sus propios problemas. “La este sistema económico se consolidó e impuso. El ca- iluminación es la liberación”. pital se acumuló e invirtió productivamente, primero • Todo este proceso quedó condensado en la Declara- en la agricultura y la manufactura, y después en la ción de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. industria; se modificó la función de los bancos y las fi- En este texto se sintetizan las nuevas ideas y deseos nanzas; se crearon numerosas empresas y compañías planteados por la burguesía en las luchas revoluciona- comerciales; la propiedad de la tierra y de las herra- rias ocurridas en el siglo XVII, en Holanda e Inglaterra, mientas para producir tendió a ser privada; se empezó pero, sobre todo, en las de la segunda mitad del siglo a emplear, cada vez más, el trabajo asalariado; se XVIII (la Revolución Industrial, la Independencia de las promovió el desarrollo científico y tecnológico, sobre Trece Colonias inglesas de Norteamérica y la Revolu- todo el destinado al dominio y control de las fuerzas ción Francesa). Lecturas recomendadas • Braudel, Fernand. “Los juegos del intercambio”, en La dinámica del capitalismo, Fondo de Cultura Económica, México, 1986, pp. 45-84. • Duby, Georges. Atlas histórico, Debate, Madrid, 1987. • Hobsbawm, Eric. “Los orígenes de la Revolución Industrial Británica”, en En torno a los orígenes de la revolución In- dustrial, Siglo XXI, México, 1980, pp. 89-114. © Santillana • Laski, Harold. “El siglo de las luces”, en El liberalismo europeo, Fondo de Cultura Económica, México, 1939, pp. 227- 335. • Parry, John J. “Las colonias inglesas”, en Europa y la expansión del mundo 1415-1715, Fondo de Cultura Económica, México, 1988 (Breviarios: 60), pp. 143-164. • Rudé, George. La Europa revolucionaria, 1783-1815, Siglo XXI, México, 1974. T EMA 5 • L A R EVOLUCIÓN F RANCESA Y EL I MPERIO NAPOLEÓNICO 71 Historia Universal U-2.indd 71 1/8/08 9:18:58 PM Marialba Pastor Todos sabemos que no estamos aislados y que nuestro futuro depende del curso que siga la humanidad ente- ra. Para tomar conciencia de la situación en la que nos encontramos actualmente, para formarnos una primera opinión acerca de lo que sería conveniente evitar y para asumir los retos del futuro, el conocimiento del pasado Historia Marialba Pastor Universal de las sociedades es el mejor punto de partida y el arma más útil y eficaz. Este libro aborda los grandes procesos ocurridos en Cuarta edición el mundo durante los siglos XIX y XX, aquellos que nos permiten entender ideas, creencias y comportamientos Cuarta edición que todavía están vigentes; aquellos que nos abren las puertas a la reflexión de los problemas actuales. Ésta es una síntesis del desarrollo del capitalismo y la Historia Universal modernidad. Explica los conflictos enfrentados por los pueblos de los distintos continentes cuando la industria- lización, el liberalismo y la democracia se expandieron por todo el planeta. Como este libro procura destacar lo más relevante y significativo de manera clara y compren- sible, los textos se acompañan de mapas para ubicar los hechos y observar los cambios históricos, y de ilustracio- nes, de fragmentos de obras literarias y recomendaciones cinematográficas para despertar nuestra curiosidad y de- sarrollar nuestra imaginación. Preuniversitario Preuniversitario Historia Univ UNAM cover.indd 1 3/2/07 10:11:27 AM