(PDF) Dlscrib.com historia de la psicologia milagros saizpdf | farley valencia - Academia.edu
HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 1 Historia de la psicología HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 2 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 3 Historia de la psicología Milagros Sáiz (coordinadora) Blanca Anguera Cristina Civera Gonzalo de la Casa Javier Marín Annette Mülberger Juan Carlos Pastor Mª José Pedraja Antonia Pérez-Garrido Agustín Romero Gabriel Ruiz Dolores Sáiz Natividad Sánchez Francisco Tortosa Anna Valldeneu Juan Antonio Vera HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 4 Diseño de la colección: Editorial UOC Primera edición en lengua castellana: julio 2009 © Blanca Anguera, Cristina Civera, Gonzalo de la Casa, Javier Marín, Annette Mülberger, Juan Carlos Pastor, Mª José Pedraja, Antonia Pérez-Garrido, Agustín Romero, Gabriel Ruiz, Milagros Sáiz, Dolores Sáiz, Natividad Sánchez , Francisco Tortosa, Anna Valldeneu, Juan Antonio Vera, del texto © Imagen de la cubierta: Istockphoto © Editorial UOC, de esta edición, 2009 Rambla del Poblenou 156, 08018 Barcelona www.editorialuoc.com Realización editorial: Carrera edició, S.L. Impresión: ISBN: 978-84-9788-837-0 Dipòsit legal B. Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño general y la cubierta, puede ser copiada, reproducida, almacenada o transmitida de ninguna forma, ni por ningún medio, sea éste eléctrico, químico, mecánico, óptico, grabación fotocopia, o cualquier otro, sin la previa autorización escrita de los titulares del copyright. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 5 Autores Milagros Sáiz (Coordinadora) Profesora titular de Historia de la Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Campos de investigación: inicios de la psicología científica (especialmente en Alemania) y desarrollo de la psicología en España (especialmente en Cataluña) por lo que respecta a las áreas de investigación y a su aplicación. Blanca Anguera Profesora titular de Historia de la Psicología en la Universidad de Barcelona. Psicoanalista, miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional. Campo de investigación: historia de la psicología en Cataluña e historia de la psicología clínica. Cristina Civera Profesora asociada a tiempo completo de la Universidad de Valencia. Campo de investigación: historia de la psicología; sus trabajos tratan sobre historiografía de la psicología, psicología alemana, y trabajos relacionados con la documentación en historia de la psicología. Gonzalo de la Casa Catedrático de Psicología Básica en la Universidad de Sevilla. Especializado en el estudio del condicionamiento clásico, desde el punto de vista experimental e histórico. Javier Marín Profesor de Psicología del Lenguaje y Psicología de la Lectura en la Universidad de Murcia. Campo de investigación: psicología de la lectura. Annette Mülberger Profesora titular de Historia de la Psicología en la Universidad Autónoma de Barcelona. Campo de investigación: evolución histórica de la psicología, especialmente en la psicología alemana y en la Escuela de Würzburg. Juan Carlos Pastor Profesor titular de Historia de la Psicología en la Universidad de Valencia. Campo de investigación: psicología alemana, especialmente la Psicología de la Gestalt. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 6 © Editorial UOC 6 Historia de la psicología Mª José Pedraja Profesora titular de Psicología Básica en la Universidad de Murcia. Campos de investigación: historia de la psicología, en especial análisis bibliométricos de publicaciones y la obra de Tolman. Antonia Pérez-Garrido Interesada en temas relacionados con la historia social de la ciencia. Trabaja en temas relacionados con Watson. Su tesis sobre “Watson y el conductismo” ha merecido el premio extraordinario a la mejor tesis doctoral de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Agustín Romero Profesor de Aprendizaje Humano y Aprendizaje y Condicionamiento en la Universidad de Murcia. Campos de investigación: aprendizaje cognitivo humano y ergonomía cognitiva. Gabriel Ruiz Catedrático de Historia de la Psicología en la Universidad de Sevilla. Especializado en el estudio del condicionamiento clásico en animales y en historia de la psicología, con especial interés en el estudio del conductismo y de los neoconductismos. Dolores Sáiz Profesora titular de Psicología Básica en la Universidad Autónoma de Barcelona. Campos de investigación: psicología de la memoria y sus campos de aplicación (testimonios, publicidad, vejez, etc.) e historia de la psicología en su desarrollo en Alemania, España y Cataluña, y muy especialmente en el estudio de la evolución aplicada de la psicología. Natividad Sánchez Profesora titular de Historia de la Psicología en la Universidad de Sevilla. Especializada en aprendizaje asociativo humano y en historia de la psicología, con especial interés en el desarrollo del conductismo. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 7 © Editorial UOC 7 Autores Francisco Tortosa Catedrático de Historia de la Psicología del Departamento de Psicología Básica de la Universidad de Valencia. Director de la línea de investigación en historia de la psicología de este departamento. Anna Valldeneu Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Especializada en Historia de la Psicología en Cataluña y en Memoria y Música y Memoria y comprensión lectora. Juan Antonio Vera Profesor titular de Psicología Básica en la Universidad de Murcia. Especializado en historia de la psicología española y en autores funcionalistas. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 8 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 9 © Editorial UOC 9 Índice Índice Introducción ........................................................................... 15 Milagros Sáiz Capítulo I. Los umbrales de la psicología científica Milagros Sáiz, Anna Valldeneu 1. Aproximación a las raíces de la psicología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 2. La aportación de la filosofía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 2.1. Dualismo frente a monismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 2.2. Sustancia innata versus sustancia adquirida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 2.3. El sensacionismo empirista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 2.4. El asociacionismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 2.5. Otras influencias filosóficas del siglo XIX . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 3. La aportación de la fisiología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 3.1. La distinción entre nervios motores y sensoriales. La ley de la conducción nerviosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 3.2. La clarificación de la especificidad de las vías sensoriales nerviosas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 3.3. La naturaleza y transmisión del impulso nervioso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 3.4. El estudio de los órganos sensoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 3.5. La frenología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 4. La medición de los fenómenos psíquicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 4.1. Los tiempos de reacción. La ecuación personal y la medición del impulso nervioso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 4.2. Las medidas psicofísicas de Weber y Fechner . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 5. La aportación de la biología: la teoría de la evolución y las ideas evolucionistas de Darwin y Spencer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 10 © Editorial UOC 10 Historia de la psicología Capítulo II. Fundación y establecimiento de la psicología científica Milagros Sáiz, Dolores Sáiz, L. Gonzalo de la Casa, Gabriel Ruiz, Natividad Sánchez 1. El nacimiento de la psicología científica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 2. La psicología científica alemana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 2.1. La psicología de Wundt . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 2.2. Psicologías científicas alemanas no wundtianas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 2.3. El proceso de institucionalización de la psicología científica en Alemania . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 3. La psicología científica francesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 3.1. Un panorama de la filosofía francesa de la época . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 3.2. Théodule Ribot, pionero de la psicología científica francesa . . . . . . 85 3.3. Un breve paseo por la historia de la psicopatología . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 3.4. Jean Martin Charcot, padre de la psicología clínica francesa . . . . . . 92 3.5. La Escuela de París . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 4. La psicología científica británica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 4.1. Los inicios de la psicología animal o comparada: G.J. Romanes y C. Lloyd Morgan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 4.2. Francis Galton y la psicología diferencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 4.3. La psicología experimental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 5. La psicología científica americana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 5.1. La generación de 1880 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 5.2. La generación de 1890: Baldwin y Cattell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 6. La psicología científica rusa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 6.1. Ivan M. Sechenov y los reflejos cerebrales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 6.2. Vladimir M. Bechterev y la psicología objetiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134 6.3. La Reflexología pavloviana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Capítulo III. La psicología en la primera mitad del siglo XX Primera parte: los inicios de la psicología aplicada Dolores Sáiz, Milagros Sáiz 1. Marco contextual de la psicología aplicada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 2. Algunos apuntes sobre los primeros psicólogos aplicados . . . . . . . . . . . . 158 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 11 © Editorial UOC 11 Índice 2.1. Hugo Münsterberg: el gran difusor de la aplicación de la psicología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161 3. Los tests mentales: pieza clave en la evolución de la psicología aplicada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168 3.1. Los tests y medidas mentales de James Mckeen Cattell . . . . . . . . . . . . . 172 3.2. La escala métrica de Binet-Simon . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174 3.3. La aplicación colectiva de los tests mentales: los Army Alpha y los Army Beta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179 3.4. El desarrollo de la medición psicométrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181 4. Orientación, clasificación y selección: actividades fundamentales para el reconocimiento del rol profesional del psicólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . 182 Capítulo IV. La psicología en la primera mitad del siglo XX Segunda parte: escuelas y sistemas psicológicos Milagros Sáiz, Dolores Sáiz, Annette Mülberger , Francisco M. Tortosa, Juan Carlos Pastor, Cristina Civera, Gabriel Ruiz, Natividad Sánchez, L. Gonzalo de la Casa, Antonia Pérez-Garrido, Blanca Anguera, Juan Antonio Vera 1. La situación de la psicología a principios del siglo XX . . . . . . . . . . . . . . . . 189 2. La Escuela de Würzburg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193 2.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193 2.2. Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194 2.3. El problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195 2.4. Los primeros trabajos de la Escuela de Würzburg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195 2.5. El auge de la Escuela de Würzburg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197 2.6. Polémicas suscitadas por la Escuela de Würzburg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 2.7. Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 3. Estructuralismo frente a funcionalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202 3.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202 3.2. La polémica. Crónica de una derrota anunciada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205 3.3. El funcionalismo en la Universidad de Chicago: definición del funcionalismo como alternativa hegemónica . . . . . 216 4. El conexionismo de Thorndike . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226 4.1. Contexto general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 12 © Editorial UOC 12 Historia de la psicología 4.2. Aportaciones fundamentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229 4.3. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235 5. El conductismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237 5.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237 5.2. Influencias y primera formulación del conductismo watsoniano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238 5.3. El desarrollo de la propuesta conductista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 6. La Psicología de la Gestalt . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250 6.1. Planteamiento teórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252 6.2. Planteamiento metodológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253 6.3. Las escuelas de Psicología de la Gestalt . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254 6.4. La Psicología de la Gestalt hasta 1933 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258 6.5. La Psicología de la Gestalt a partir de 1933 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268 7. El psicoanálisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273 7.1. La fuerza del psicoanálisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273 7.2. Aspectos biográficos de Sigmund Freud (1856-1939) . . . . . . . . . . . . . . . . 274 7.3. Los descubrimientos del inconsciente y el método psicoanalítico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277 7.4. La transferencia y contratransferencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282 7.5. La interpretación de los sueños y las teorías de la personalidad . . . . 284 7.6. El desarrollo psicosexual y las teorías pulsionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295 7.7. Disidencias dentro del movimiento psicoanalítico . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302 7.8. El psicoanálisis después de Freud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307 8. Los neoconductismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313 8.1. El conductismo práctico de Edwin Ray Guthrie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313 8.2. El conductismo propositivo de Edward Chace Tolman . . . . . . . . . . . . . 320 8.3. El conductismo deductivo de Clark Leonard Hull . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327 8.4. El conductismo radical de Burrhus Frederick Skinner . . . . . . . . . . . . . . . 333 9. La psicología genética de Piaget y la Escuela de Ginebra . . . . . . . . . . . . . . 341 9.1. La historia de Piaget: de la ética a la psicología, pasando por la epistemología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343 9.2. El estudio de la inteligencia en Piaget . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346 9.3. Los principios explicativos de la teoría de Piaget . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350 9.4. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 353 10. La psicología soviética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355 10.1. La situación de la psicología en la Rusia prerrevolucionaria . . . . . . 356 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 13 © Editorial UOC 13 Índice 10.2. El marxismo como solución a la división de la psicología . . . . . . . . 358 10.3. La traducción del marxismo a la psicología soviética . . . . . . . . . . . . . . . 359 10.4. La psicología soviética se concreta: la teoría sociohistórica . . . . . . . 362 10.5. Principios generales de la psicología soviética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365 Capítulo V. La psicología en la segunda mitad del siglo XX Milagros Sáiz, Dolores Sáiz, Mª José Pedraja, Agustín Romero, Javier Marín 1. Una panorámica general de la psicología tras la Segunda Guerra Mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367 2. El reajuste interno: el conductismo de tercera generación . . . . . . . . . . . 373 3. La psicología humanista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375 4. La psicología cognitiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381 4.1. ¿De dónde surge la psicología cognitiva? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381 4.2. La aparición de la psicología cognitiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385 4.3. Tendencias y evolución de la psicología cognitiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394 4.4. El conexionismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400 Bibliografía ordenada por capítulos Capítulo I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 405 Capítulo II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406 Capítulo III . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410 Capítulo IV . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 411 Capítulo V . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 14 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 15 © Editorial UOC 15 Introducción Introducción Milagros Sáiz Este volumen está dedicado a desarrollar la Historia de la psicología, materia especializada en estudiar y narrar lo que ha sucedido a lo largo del tiempo en la psicología o, dicho de otro modo, se trata de una disciplina que, como ciencia his- tórica, estudia el devenir de la psicología. Sin embargo, esta tarea no es tan sencilla como parece; quizá la concepción del lector de lo qué es la historia le aferre a la idea de que ésta es un simple rela- to cronológico de hechos. Si esto es así, ahora es el momento de que empezar a ampliar un poco más el horizonte: actualmente la historia se entiende como algo más que el registro pasivo de los acontecimientos del pasado. El objetivo del historiador es dar sentido al pasado y no tanto situar los acontecimientos en un tiempo lineal, es decir, su objetivo consiste en comprender la importancia de los sucesos, conocer cómo y por qué se produjeron, y darse cuenta de su influencia sobre el futuro. De este modo la Historia de la psicología nos muestra que no basta con saber que el psicólogo alemán Wilhelm Wundt fundó la psicología experi- mental en 1879, sino que se deben conocer también los factores que posibilita- ron este hecho y su incidencia en la evolución de la psicología. El estudio de la historia, como se ha señalado con frecuencia, es un diálogo constante entre pasado y presente: De esta manera, nos ayuda saber que comprender el flujo de los aconteci- mientos pasados facilita nuestra comprensión de la situación presente, y que nuestra visión del pasado está afectada por nuestra posición del presente. De forma genérica, la Historia de la psicología, bajo esta conceptualización actual, tiene como objetivo el devenir de la ciencia psicológica, incluyendo la inter- pretación de todo aquello que la pueda afectar, o lo que es lo mismo, la evolu- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 16 © Editorial UOC 16 Historia de la psicología ción de las ideas, instituciones y personas que la componen con sus relaciones con el contexto social, político y cultural que las rodea. Esto quiere decir que la historia de la psicología trata de las cuestiones siguientes: • La evolución de los constructos, teorías, presupuestos o creencias que com- ponen el conjunto del saber psicológico. • El contexto social y cultural en general para encuadrar las épocas y, en par- ticular, las instituciones que constituyen la infraestructura de la psicología, como los laboratorios psicológicos, las cátedras, las revistas especializadas, las sociedades y organizaciones psicológicas, los congresos científicos, las agrupaciones profesionales, etc. La tarea de la Historia de la psicología se concreta, pues, en hacer comprensi- ble el desarrollo del conocimiento psicológico, que se ha ido transformando, en los diferentes contextos históricos, hasta alcanzar los modelos científicos sistemá- ticos actuales, y ésta es la principal pretensión de este libro. En definitiva, el inte- rés de los autores es conseguir crear un marco conceptual de conocimientos con una visión crítica y reflexiva que permita al lector contrastar y verificar el saber psicológico, en lugar exponer únicamente un relato mecánico y memorístico de datos, nombres y fechas. Si todavía alguien duda de los conocimientos que pueden aportar las páginas que siguen, es necesario dar un vistazo al cuadro siguiente: “Nescire quid antequam natus sis acciderit, id est semper esse puerum. No saber lo que ha sucedido antes que nosotros es como ser niños incesantemente.” Cicerón HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 17 © Editorial UOC 17 Introducción ¿Para qué sirve la Historia de la psicología? • Posibilita la comprensión de la psicología actual, al darnos a conocer la forma progresiva de cómo se ha construido la ciencia psicológica. • Ayuda a la investigación en psicología: como fuente de inspiración, evita repeticiones y aprende de errores ya cometidos, y nos señala líneas de investigación que pueden tener futuro. • Proporciona un marco en el cual se pueden encuadrar las diferentes teorías y conceptos psicológicos. • Amplía horizontes. • Fomenta las actitudes críticas, tolerantes y no dogmáticas, nos ayuda a reconocer lo que son modas pasajeras, y da independencia individual. • Contribuye a la formación integral del psicólogo. Lo pone en contacto con el marco histórico y las fuerzas culturales que han configurado la disciplina y definen nuestra cultura actual, lo cual permite dar sentido y significado a cada contenido específico de la psicología. Historia de la psicología intenta que el lector se introduzca en las ideas gene- rales del desarrollo de esta disciplina, desde sus orígenes hasta la actualidad, por- que no se puede comprender el resultado final sin haber seguido, reposadamen- te, un camino progresivo que habrá ido abriendo puertas y ampliando perspectivas, como dice el verso “se hace camino al andar”. Los autores nos hemos esforzado en presentar esta evolución de una mane- ra sintética, aunque sin “perder el norte” que requiere una visión global, ya que, como hemos dicho, sólo se puede entender el estado actual de la psicología a la luz de una comprensión global de su desarrollo. No hemos dedicado el mismo espacio o profundidad a todos los temas. Esto lo argumentamos a continuación: el deseo de poder mostrar el desarrollo íntegro de la Historia de la psicología nos ha hecho sacrificar una explicación extensa del periodo que transcurre desde los inicios del pensamiento humano hasta el siglo XIX, con el fin de adentraros bas- tante más en la psicología que nace a partir del último tercio del siglo XIX como disciplina científica e independiente y que poco tiempo después muestra interés por la aplicación. En general, los conocimientos que ofrecemos son los fundamentales. No se puede caer en la tentación de pensar que en las pocas páginas que siguen está todo HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 18 © Editorial UOC 18 Historia de la psicología lo que ha tenido lugar en el seno de la psicología: faltarán autores, no estarán todas sus ideas y teorías, no aparecerán ni todos los laboratorios, ni todas las revistas, ni todas las sociedades, ni todas las reuniones científicas y disputas, debates o con- troversias que se pudieron llevar a cabo desde el final del siglo XIX hasta nues- tros días. Los lectores notarán que faltan incluso algunos países y quizá se pre- guntarán si tal vez no existieron para la psicología. La respuesta es que este libro, Historia de la psicología, tiene sus límites y hemos decidido narrar lo que, a nues- tro juicio, conforma la estructura básica de la evolución temporal de la psicolo- gía. Sin embargo, a lo largo de su lectura, se encontrará todo aquello que puede ayudar a penetrar más a fondo en el estudio histórico de nuestra disciplina. El libro está fragmentado en capítulos y cada uno de ellos ofrece una peque- ña introducción que sirve de hilo conductor para que el salto de un capítulo al otro sea menos “traumático”. En general, cualquier relato histórico tiene una cronología y esto queda patente en este libro: el lector verá que el orden de los capítulos forzosamente presenta etapas cronológicas. Comienza con una visión panorámica “Los umbrales de la psicología cientí- fica” sobre las disciplinas que ayudaron a la aparición de la psicología científica, en la cual conviene que nos detengamos y reflexionemos. Este primer capítulo plantea de qué manera contribuyeron estas disciplinas, y por medio de su lectu- ra se muestran las influencias inmediatas que posibilitaron el clima que dio pie a la aparición de la Psicología como disciplina científica. Se muestra como desde la misma filosofía se gestaba un clima propicio a la aproximación naturalista de los procesos de adquisición del conocimiento, en los que la sensación y la percepción eran los procesos fundamentales para la incor- poración de la experiencia. Los avances científicos desarrollados desde las cien- cias afines, la fisiología y la biología, posibilitaron una aproximación a los pro- blemas de la psicología filosófica desde una visión científica y natural. Esto comportó, lógicamente, plantear que era posible el estudio experimental de los problemas que la psicología filosófica había resuelto desde la especulación y la reflexión metafísica. El capitulo I permite a lector el establecimiento de las carac- terísticas de este periodo, y también las de los diferentes planteamientos que sur- gieron. El capítulo II “Fundación y establecimiento de la psicología científica” sigue cronológicamente al anterior, y una vez superados los umbrales que posibilita- ron una psicología científica, se centra en el momento, el lugar y las causas que propiciaron la emergencia de la Psicología como disciplina independiente y cien- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 19 © Editorial UOC 19 Introducción tífica, y extiende sus contenidos al establecimiento generalizado que se hizo de la misma en los diferentes países. Su lectura permitirá comprender las idiosincrasias y antecedentes culturales de cada país que dieron lugar a un proceso institucionalizador similar, pero al mismo tiempo característico de cada uno, y conocer así la evolución específica que les fue propia, con sus principales autores y sus planteamientos particulares. Intenta dejar clara la idea de que esta primera psicología fue, básicamente, una psicología mentalista, fundamentada en el estudio de la conciencia, pero que este objeto de estudio, más o menos común, no fue entendido en una forma única y por este motivo la psicología ha sido desde sus inicios una disciplina propensa al debate y a la controversia. En el capítulo III “La psicología en la primera mitad del siglo XX. Primera parte: los inicios de la psicología aplicada” hemos querido dar cabida a los inicios de la psicología aplicada, porque consideramos que nuestra disciplina no se nutre exclusivamente de la investigación científica, sino que se legitima, se fundamen- ta y se demuestra en la aplicación, y por esta razón resulta necesario conocer también que la necesidad y el deseo de una práctica psicológica ya estuvieron pre- sentes desde los comienzos de la psicología como disciplina científica. El capítu- lo presenta los hitos principales y los autores más representativos de este proce- so de profesionalización. Es importante tener en cuenta las causas que propiciaron la necesidad de una psicología aplicada y las reticencias que tuvo la naciente psicología teórica pura. En este caso, conviene detenerse aún más, si cabe, en los aspectos con- textuales de la sociedad de finales del siglo XIX y principios del XX, con las pro- blemáticas sociales y políticas que se desencadenaron y que necesitaban espe- cialistas para resolver aspectos relacionados con las conductas humanas. Se muestra el papel que tuvo la Primera Guerra Mundial en este proceso. Presta una atención especial a la tradición psicométrico-diferencial y a su principal herra- mienta: los tests. El capítulo IV, “La psicología en la primera mitad del siglo XX. Segunda parte: escuelas y sistemas psicológicos” presenta las principales escuelas o sistemas psi- cológicos que surgieron una vez que la psicología se había establecido como cien- cia y había conseguido un asentamiento académico e institucional. Este capítu- lo tiene una relevancia especial, ya que plantea las ideas y teorías principales que surgieron ya desde una perspectiva científica al intentar profundizar sobre el objeto de estudio y el método que debía asumir la psicología. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 20 © Editorial UOC 20 Historia de la psicología Resulta interesante fijarse en que las diferentes posturas se legitiman en con- traposición con las anteriores, se entrelazan y resurgen con ideas diferenciadas y terminologías propias. Estas escuelas y saberlas utilizar en el marco propio; estas escuelas son la raíz inmediata de nuestra psicología actual, y sus términos con- forman la mayor parte del lenguaje psicológico que utilizamos habitualmente. Finalmente, el capítulo V “La psicología en la segunda mitad del siglo XX” presenta la historia más reciente, que prácticamente se confunde con el presen- te, ya que gran parte de sus representantes continúan todavía en activo. Aquí se expone la continuidad de los planteamientos conductistas, modernizados en lo que se conoce como conductismo de tercera generación, a la vez que se muestra los planteamientos de la psicología humanista. El capítulo se cierra con un deteni- miento especial en la psicología cognitiva, que invade la mayor parte de la inves- tigación actual. De nuevo se muestra el papel que han ejercido los conflictos bélicos en el avance profesional de nuestra disciplina y de qué manera, a partir de las crisis paradigmáticas, surgen con fuerza nuevos planteamientos que inten- tan suplir los vacíos conceptuales e imprimen una nueva vitalidad al avance científico. Extraemos, como consecuencias finales, que la psicología se ha consolidado en la profesionalización y no está dispuesta a volver atrás en sus planteamientos científicos, apoyándose en la interdisciplinariedad y la recogida de los nuevos avan- ces tecnológicos que posibilitan una nueva manera de abordar y estudiar el com- portamiento humano. Tenemos que entender que los postulados actuales conti- núan defendiendo el estudio del comportamiento humano, pero no fundamentado exclusivamente en los aspectos reactivos a la estimulación externa, como había defendido el conductismo inicial, sino que tiene en cuenta al hombre en su tota- lidad, es decir, incluyendo sus características, su experiencia anterior y los pro- cesos internos. Este hombre que estudia la psicología está inmerso en un contex- to social y depende, también, de sus emociones y motivaciones. La psicología actual tiende a integrar todas estas variables y cada vez se acerca más a intentar resol- ver en sus investigaciones los problemas que se plantean en la vida cotidiana dando respuesta a la demanda social; esto no quiere decir que coexistan con este ideario posturas que todavía se encuentren ancladas en posiciones radicales. Para finalizar esta introducción, facilitamos una pequeña guía de estudio. Como en cualquier otra materia a la cual nos aproximamos por primera vez, en el estudio de la psicología, es necesaria una primera lectura comprensiva y refle- xiva; en este caso concreto, hay que acercarse, en primer lugar, a la comprensión HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 21 © Editorial UOC 21 Introducción del relato histórico. De forma paralela, es necesario que quede clara toda la ter- minología técnica que aparece en el texto, y si es necesario, hay que releerlo, ya que en el texto debería quedar resuelto el problema. Si no bastara con esta relec- tura, quizá se debería consultar algún manual de la bibliografía básica, con el fin de conseguir una segunda versión. Cuando se haya concluido este primer paso, hay que centrarse, de acuerdo con los objetivos específicos de cada capítulo, en las ideas relevantes, que fundamen- talmente serán las siguientes: a) aspectos contextuales y causas que han genera- do los cambios o los nuevos desarrollos; b) aspectos característicos de los auto- res, teorías y movimientos que representan; c) diferencias y puntos en común con los movimientos anteriores o posteriores, y d) críticas recibidas o puntos débiles que provocan controversias. No es necesario memorizar cada una de las múltiples fechas o nombres de publi- caciones o datos biográficos que aparecen en el texto. Sólo hay que situar aque- llos especialmente relevantes o establecer coordenadas temporales. De este modo, por ejemplo, no habría que saber que Wilhelm Wundt nació en 1832, pero sí cono- cer que este autor desarrolló su actividad entre finales del siglo XIX y principios del XX, o tener claro que 1879 fue una fecha muy relevante para la historia de la psicología, ya que se considera el momento en el cual nuestra disciplina abre su camino científico. Todo esto se sintetiza en el hecho de que no se pretende una lectura pura- mente memorística, sino un aprendizaje comprensivo, fundamentado en la refle- xión y en la conexión de las nuevas ideas con las ideas precedentes, en el diálogo con el contenido de manera activa, y no en recopilar las ideas mecánica y literal- mente. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 22 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 23 © Editorial UOC 23 Los umbrales de la psicología científica Capítulo I Los umbrales de la psicología científica Milagros Sáiz Anna Valldeneu 1. Aproximación a las raíces de la psicología Milagros Sáiz Tratar de aproximarse a la Historia de la psicología es acercarse al análisis de su devenir temporal como disciplina que ha generado un saber o cuerpo sistemá- tico de conocimientos específicos, con teorías, métodos y técnicas que le son propios y con una práctica social que la diferencia de otras disciplinas. Este aná- lisis presupone, en primer lugar, establecer los límites temporales, por ello debe- mos plantearnos la siguiente pregunta ¿hasta dónde debemos retroceder en este devenir temporal para localizar nuestro origen histórico, es decir, dónde empie- zan las raíces de la psicología? Si consideramos la evolución de la psicología globalmente, en cuanto a sus planteamientos conceptuales, sin distinguir su adscripción a una metodología cien- tífica, su historia empezaría justo con los primeros indicios del pensamiento humano, es decir, desde que el hombre existe se ha hecho preguntas sobre sí mismo y sus relaciones con la naturaleza. También podemos observar cómo la lite- ratura y el saber popular, plasmados tanto en libros como en refranes, están lle- nos de alusiones al comportamiento humano. Sin embargo, los primeros plan- teamientos más o menos sistemáticos los encontramos entre los primeros filósofos quienes en sus escritos presentaron profundas reflexiones sobre el hombre (sus sensaciones, sus percepciones, su memoria, su voluntad, etc.). Así, hablar de la Historia de la psicología, durante un largo periodo, será, en cierta medida, hablar de la Historia de la filosofía dado que desde su nacimiento, la filosofía ha abor- dado problemas que podemos considerar plenamente psicológicos. La Historia de la psicología occidental encuentra sus raíces en los filósofos grie- gos quienes, en nuestro entorno cultural, fueron los primeros en plantear refle- xiones en torno al hombre como parte de la naturaleza. Sin embargo, no pode- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 24 © Editorial UOC 24 Historia de la psicología mos hablar de psicología científica como una disciplina independiente hasta el siglo XIX, momento en el que se produjeron las situaciones contextuales propi- cias, tanto científicas como sociales, para la utilización de métodos científico-natu- rales en el estudio de los problemas psicológicos y en el que se fue gestando, en una serie de científicos, la conciencia de estar realizando una tarea diferencial que propició la especialización académica así como la creación de laboratorios, cana- les de difusión y la paulatina aplicación de estos conocimientos a la sociedad que llevaría al reconocimiento social de un nuevo rol profesional, el del “psicó- logo”. Partiendo de esta idea podemos diferenciar una psicología filosófica, que se desarrollaría a lo largo de la historia hasta el siglo XIX, que sirve de antecedente a la psicología posterior, pero que puede ser estudiada, por su valor, por sí misma, y de una psicología científica, que inicia su andadura desde 1879, fecha común- mente aceptada por ser el momento en que Wundt funda el primer Laboratorio de Psicología experimental en Leipzig (Alemania). La clasificación que acabamos de realizar obedece a un planteamiento en función de la utilización o no del método científico. Sin embargo, algunos auto- res, siguiendo las sugerencias que McDougall realizó en 1912, establecen los periodos de la Historia de la psicología no en función del método, sino en refe- rencia al objeto de estudio. Clasificación de la Historia de la psicología en función del objeto de estudio Una psicología del alma, que sería una psicología metafísica, sustancialista y espiri- tualista, que iría desde la filosofía griega hasta Descartes. Una psicología de la mente, que sería una psicología de los contenidos mentales, enmarcada en la época moderna hasta el siglo XIX. Esta psicología podría englobar la psicología de la conciencia, que surgiría más concretamente en el siglo XIX, y que representaría el objeto de estudio de la naciente psicología experimental. Una psicología de la conducta, que se situaría en el siglo XX, dentro del seno de la psicología científica, que sitúa a la psicología como ciencia positiva y se interesa en la objetividad de sus métodos y en el estudio de la actividad públicamente observable, es decir, en la conducta externa, medible y cuantificable. Si prolongamos esta visión hasta la actualidad, deberíamos decir que el periodo de la psicología que estamos viviendo ha experimentado un cambio conceptual que nos llevaría a hablar de una psicología de la mente y la conducta, dado que la psicolo- gía actual se interesa no sólo por la conducta externa, sino en explicar la compleja con- ducta del hombre mediante la comprensión de una serie de procesos mentales, es decir, intenta explicar además de la conducta externa, la cognición humana. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 25 © Editorial UOC 25 Los umbrales de la psicología científica Sin embargo, está claro que, sea cual sea la clasificación que utilicemos, la com- prensión del desarrollo contemporáneo de la psicología requiere del conocimien- to y del contraste de las ideas filosóficas que la precedieron, así como los cambios contextuales, tanto sociales como científicos, que posibilitaron el tránsito hacía una psicología de corte experimental, que se alejó de las reflexiones metafísicas e intuitivas. Esto es así, puesto que es evidente que los problemas que abordaron los primeros psicólogos no surgieron alegremente ni fueron elegidos arbitraria- mente, sino que fueron herencia de la filosofía, y lo que les hizo diferentes fue la decisión de tratarlos en el laboratorio a través de métodos similares a los uti- lizados por las restantes ciencias experimentales. Esta referencia a la filosofía no es exclusiva de la psicología, puesto que duran- te las épocas antigua y medieval ésta englobó el contenido de todas las ciencias. En la época moderna se empezaron a producir los primeros procesos de autono- mía de las ciencias. Primero lo realizaron las ciencias naturales como la física, la astronomía y la química, posteriormente las ciencias biológicas como la fisiolo- gía, la zoología o la botánica, y por último, las ciencias humanas, entre las que localizamos a la psicología. Un rápido recorrido, a modo de resumen, por los planteamientos acerca del hombre que predominaron en la llamada psicología filosófica hasta el siglo XIX nos permitirán comprender cuáles fueron las causas que imposibilitaron que la Psicología tuviera un estudio científico-natural más temprano. Podríamos concretar que uno de los grandes escollos con los que tuvo que luchar el estudio científico-natural en psicología fue el carácter espi- ritual y transcendental que se le atribuía al ser humano. La idea de un hom- bre dotado de un “hálito espiritual” –el alma– alejada de la materia que presidió los planteamientos religiosos occidentales, fue una de las causas que unida a la propia dificultad que entraña el estudio del hombre pro- vocó que este estudio no fuera posible hasta bien entrado el siglo XIX. Es hasta cierto punto lógico y normal que en los primeros momentos la filo- sofía se preocupara por problemas cosmológicos, ya que estos asuntos eran más relevantes para el hombre que se veía sometido a los designios de una naturale- za incontrolable. Las primeras escuelas griegas, en su mayoría, estuvieron forma- das por hombres que se acercaron al estudio del Universo y su origen. Sucesivamente se irá avanzado hacia la reflexión de cuestiones de psicología HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 26 © Editorial UOC 26 Historia de la psicología humana, muchas veces entroncadas con aspectos relativos a la ética, la religión o la política. Fueron muchos los pensadores griegos (Heráclito, Parménides, Alcmeón, Empédocles, Anaxágoras, Diógenes, Protágoras, Sócrates, Demócrito, etc.) que con su saber y sus observaciones llenaron de diferentes puntos de vista estos primeros desarrollos de la psicología, pero sin duda los de más hondo calado y proyección histórica fueron Platón y Aristóteles, que influenciarán etapas posteriores de la evo- lución psicológica. Como cabe comprender, tan diversos planteamientos hicieron que no hubiera, en la época griega, una concepción uniforme de la imagen del hom- bre; sintetizando podríamos señalar dos orientaciones: la naturalista y la espiri- tualista. Distinción entre naturalismo y espiritualismo La orientación naturalista creyó que el hombre era susceptible de ser observado de forma natural y que estaba sometido a las leyes de la naturaleza. Este punto de vista fue defendido fundamentalmente por Aristóteles, con quien la “psique” o el “alma” entra a formar parte de esta naturaleza en la que participan todos los seres y, por tanto, no es ya un elemento que procede del “mundo de las ideas”, sino que es parte de este mundo de sustancias. La orientación espiritualista piensa que el hombre es sobrenatural en su origen y destino. Defendida esta orientación por Platón, se llegará a la creencia de que existe un mundo distinto al terrestre –”el mundo de las ideas”– donde el “alma” (la psique) ha vivido antes de pertenecer al cuerpo. De este planteamiento partirá el dualismo platónico que diferencia entre alma y cuerpo. La muerte separa estas dos entidades y libera el alma que retorna al mundo ideal. El alma es una sustancia de origen divino, espiritual y eterna. El pensamiento griego, aunque metafísico, había acercado el estudio del hom- bre a la naturaleza, al considerarlo como un elemento más de ella. Sin embargo, el carácter trascendental y espiritual del hombre, con el alma, aspecto peculiar y que le es propio, distinto de su cuerpo físico, invadió el pensamiento medieval, donde el saber filosófico quedó en manos de la Iglesia. Este pensamiento no pre- dispuso a un estudio “natural” del hombre. En ese contexto fue, en cierta medi- da lógico, que de los dos planteamientos de la Grecia clásica, encabezados por Platón y Aristóteles, predominara, en los primeros tiempos de la edad media, –sobre todo en la obra de Agustín de Hipona– el pensamiento platónico que defendía un alma trascendental y que ya había estado vigente en los años del des- arrollo del cristianismo. La filosofía aristotélica es retomada por Tomás de Aquino, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 27 © Editorial UOC 27 Los umbrales de la psicología científica quien con sus trabajos sobre el conocimiento y el intelecto dará gran relieve a la escolástica, filosofía fundamental del periodo medieval. La edad media, como es sabido, fue dominada por los valores religiosos y estuvo regida por una cos- movisión teocéntrica. Con el Renacimiento se da una nueva interpretación del mundo y de la vida, se va abriendo paso a nuevas concepciones individualistas y naturalistas que irán diluyendo los planteamientos escolásticos del medievo. En este periodo históri- co la situación de la ciencia experimentó un cambio sustancial que propició nue- vamente el estudio científico de la parte física del hombre, no así la mental. La psicología renacentista estudia la naturaleza del alma, convirtiéndola en su tema central, sustituyendo en su orientación el teocentrismo por el antropocentris- mo. El hombre confía en las posibilidades de sus propios recursos naturales, cree que puede observar a través de los sentidos y que puede llegar a conclusiones a través del uso de la razón. El conocimiento ya no es producto de la revelación divi- na, sin embargo, los filósofos tuvieron que ingeniárselas para hablar de los aspec- tos mentales sin entrar en contraposición con la Iglesia. Esta nueva cosmovisión posibilitó la producción de nuevos procedimientos metodológicos y así aparecieron en el panorama dos distintas posturas epistemo- lógicas: el empirismo y el racionalismo. Estas posiciones fueron sustentadas inicialmente por Bacon y Descartes, respectivamente. Empirismo y racionalismo El empirismo afirma que todo conocimiento se basa en la experiencia, por ello nega- ría la posibilidad de ideas a priori en la mente, o sea, cualquier conocimiento que estu- viera dentro de ella previamente a la experiencia, es decir, no acepta las ideas innatas. A nivel científico las conclusiones serían extraídas a partir de los datos y no a través del uso de la razón. El racionalismo abogaría por todo lo contrario, acentuaría el papel de la razón y cre- ería en unas verdades iniciales indiscutibles dentro de la mente humana, a partir de las cuales, por derivación o argumentación lógica, podría llegar a conclusiones específicas. El racionalismo y el empirismo fueron esenciales para la psicología filosófi- ca de la etapa moderna de la historia, ya que con su influencia impregnarían el pensamiento de aquellos que darían paso a la psicología científica. Es justa- mente en el siglo XVII cuando se producen cambios importantes en el tratamien- to de los problemas psicológicos. La psicología deja decididamente de cen- trarse en el alma y en su lugar ocupa el primer plano la mente y su HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 28 © Editorial UOC 28 Historia de la psicología funcionamiento. Esta psicología filosófica moderna empezó a propiciar las estructuras para un cambio conceptual y metodológico, pero habría que espe- rar al siglo XIX para poder empezar a hablar de la posibilidad de un estudio expe- rimental de la mente. En el siglo XIX, como veremos en los próximos apartados, se va a producir una especial confluencia en la que los filósofos están planteando una psicología basada en la sensación como vehículo para la adquisición del conocimiento y en la que otras disciplinas científicas, la fisiología, la astronomía, la biología se van a acercar a preocupaciones muy coincidentes. No es extraño, así, que los filóso- fos de ese periodo se acerquen a la fisiología o que los fisiólogos se acerquen a la filosofía, lo que dará como resultado una ciencia que recogerá ambas tradiciones y que será bautizada por Wundt como psicología fisiológica. Por todo esto, situados ya en los umbrales de la psicología científica, hemos de hacer referencia tanto a antecedentes filosóficos como a los procedentes de otros desarrollos científicos del siglo XIX, para que podamos comprender –a la luz de todo el conjunto– lo que posibilitó el surgimiento científico de nuestra disciplina. 2. La aportación de la filosofía Milagros Sáiz La larga trayectoria de la psicología hace que lleguemos a los umbrales de su inde- pendencia con una tradición que proviene de su desarrollo en el seno de la filoso- fía. Así, la psicología científica que va aparecer en el último cuarto del siglo XIX, aun- que pretendió desligarse de su pasado metafísico, no negó unos ciertos debates y teorías que eran la herencia de los planteamientos filosóficos de épocas anteriores. Bien es cierto que muchas de las teorías psicológicas que fueron aportadas por estos pensa- dores carecieron de la verificación experimental y pueden ser consideradas como puras conjeturas, pero también lo es que su contenido se halla en la base de la primera psi- cología científica que a través del ejercicio del experimento intentó afirmar, negar, e incluso generalizar determinados aspectos de las mismas. Según Henryk Misiak existen unas claras características que pueden determi- narse en la “nueva psicología científica” del siglo XIX: 1) Era dualista, es decir, consideraba al hombre como un compuesto de cuerpo y alma. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 29 © Editorial UOC 29 Los umbrales de la psicología científica 2) Era empírica y experimental, es decir, hacía de la experiencia y el experimento sus fuentes básicas de conocimiento y métodos de investigación científica. 3) Era sensacionista, lo que significa que confiaba sumamente en la sensación y que sus principales intereses y objetos de estudio eran la sensación y la percepción. 4) Era asociacionista, porque consideraba la asociación como el proceso fundamen- tal de la mente y procedía a explicar sobre esta base toda la vida mental e incluso la mente misma. Misiak, H. (1964). Raíces filosóficas de la Psicología (pág. 47). Buenos Aires: Troquel. Gran parte de estas características provienen, como comentábamos, de la aportación de la filosofía y puede ser interesante que penetremos algo en ellas con objeto de tener una mejor visión sobre las bases en que se fundamentó la psico- logía de este periodo. 2.1. Dualismo frente a monismo El debate entre dualismo y monismo1 es clásico desde que Platón distinguie- ra en el ser humano dos entidades y, más tarde, Descartes profundizara más en ello influenciando así intensamente a la psicología. Esta discusión permaneció como un asunto irresoluble que llevó irremedia- blemente a la psicología a plantearse de qué manera podían establecerse relacio- nes en el hombre entre lo somático y lo psíquico, es decir, entre el cuerpo y la mente. Las soluciones a este problema fueron diversas entre aquellos que fomen- taron el dualismo, se ha de pensar que este conflicto no se les planteó a los monis- tas que consideraron al hombre como una sola entidad. Las dos teorías más sobresalientes sobre la relación mente-cuerpo, como enti- dades distintas, fueron, por un lado, el interaccionismo propuesto por Descartes y, por el otro, el paralelismo psicofísico que insinuado por Leibniz se desarro- lla hasta Spencer y Bain. 1. El dualismo es la doctrina que cree que el hombre está compuesto por dos sustancias dife- renciadas, por un lado hallaríamos la parte somática (el cuerpo) y por el otro la parte psí- quica (la mente), mientras que el monismo, doctrina opuesta al dualismo, cree que el hom- bre está compuesto por una sola sustancia, por tanto, no existen realidades mentales y orgánicas diferentes. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 30 © Editorial UOC 30 Historia de la psicología Interaccionismo frente a paralelismo psicofísico El interaccionismo cree que el cuerpo (res extensa) y la mente (res cogitans) son distin- tos y separados, pero se influyen entre sí. Para Descartes la mente era aquello que pien- sa y su actividad estaba en el cerebro, aunque no ocupaba un espacio físico, interac- cionaba con el cuerpo en la glándula pineal o conarium. Por el contrario, el paralelismo psicofísico opina que el cuerpo y la mente son distintos y separados y no se influyen entre sí. Toda actividad mental tiene su correlato corporal, pero uno no es la causa del otro. De estas dos opciones la más ampliamente aceptada por los autores que iban a promover la “nueva psicología”, fue la del paralelismo psicofísico. 2.2. Sustancia innata versus sustancia adquirida La explicación de la mente ha sido afrontada desde dos puntos de vista total- mente opuestos. Así, hay autores que han defendido que nuestra mente está ausente de conocimiento hasta que la relación con el mundo exterior, por medio de la experiencia, nos lo proporciona, y otros que, por el contrario, han afirma- do que llegamos a este mundo con una serie de conocimientos que son inheren- tes a la mente. Estos dos puntos de vista son, evidentemente, la expresión clara de las posturas epistemológicas que hemos señalado en el apartado anterior y que se conocen como empirismo y racionalismo. Aunque la controversia sobre estos aspectos ha perdurado y a lo largo del siglo XIX y principios del XX hallamos defensores –más o menos radicales– de ambas posturas, podemos afirmar que: La psicología científica del siglo XIX fue fundamentalmente empirista, y no sólo en sus planteamientos científicos, sino también en algunas de sus posicio- nes teóricas, que intentaremos sintetizar en el próximo subapartado. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 31 © Editorial UOC 31 Los umbrales de la psicología científica 2.3. El sensacionismo empirista El elemento fundamental de la experiencia mental es, para los empiristas, la sensación2. Su convicción de que el conocimiento proviene de la experiencia hace necesaria la sensación para la creación del contenido mental. Una vez que ha habido una sensación se puede tener una experiencia similar a ella en su ausencia, en otras palabras, cuando reconstruimos imaginariamente las sensacio- nes originales producimos ideas. El estudio del contenido de la mente hizo que los empiristas hallaran en ella los diferentes elementos que la componían y estos elementos eran: las ideas, que son consideradas por ellos como las unidades del conocimien- to. Esta visión atomista del empirismo inglés la hallaremos reflejada también en los diferentes elementos que la primera psicología científica alemana cree encon- trar en el contenido de la conciencia. Debemos recordar que, aunque los empiristas creyeron en la sensación como fuente fundamental de la generación de ideas, ya que ésta a través de los senti- dos producía en la mente percepciones del mundo externo, también creyeron que, a través de la reflexión, se producían ideas, fruto de ideas sobre otras ideas. Los empiristas se centraron, como vemos, en el estudio de las ideas que con- tenía la mente humana, reconociendo dos tipos de ideas, las simples y las com- plejas y un principio combinatorio que las une: la asociación. Principales ideas del empirismo inglés Tal como se ha señalado, con Francis Bacon se origina en Inglaterra una orientación meto- dológica observacional-inductiva que hace surgir el planteamiento empirista. Esta línea de pensamiento se consolida en las Islas Británicas, inicialmente con Hobbes, y sobre todo a través de John Locke y otros continuadores como Berkeley y Hume. Básicamente, podríamos marcar sus fundamentales afirmaciones en los siguientes puntos: 1) La única fuente de conocimiento es la observación de los fenómenos naturales, tal como se presentan a los sentidos, por tanto: a) no existen ideas innatas y b) el ele- mento fundamental de la experiencia mental es la sensación. 2. La sensación es la respuesta inmediata de los órganos sensoriales a la estimulación del mundo exterior. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 32 © Editorial UOC 32 Historia de la psicología 2) El método de trabajo es el inductivo, ya que la aplicación del método deductivo puede llevar al dogmatismo. 3) Si el mundo físico se puede observar, también la mente. La “observación de uno mismo” (introspección) constituye el método de reflexión básico. 4) Hay que analizar los fenómenos mentales, siguiendo el modelo de la física, redu- ciéndolos a “átomos mentales” y explicando su relación a través de “principios de asociación”. 5) Las ideas, que se generan a través de la sensación y la reflexión, pueden ser simples y complejas, siendo las primeras inanalizables y las segundas analizables por ser posi- ble su reducción a ideas simples. La influencia de estos pensadores en la primera psicología científica se eviden- cia en los tres aspectos siguientes: a) Generalmente creyeron que la experiencia es la principal fuente de cono- cimiento y el método principal para el estudio del hombre. b) Se centraron en los sentidos, las sensaciones, las percepciones y las ideas. c) Se fundamentaron en la asociación, aunque con este principio les influen- ciaran más directamente los asociacionistas británicos. 2.4. El asociacionismo El asociacionismo fue un movimiento teórico nacido a mitad del siglo XVIII de la mano de Hartley, al sistematizar este autor la idea de asociación vigente en el empirismo inglés. El asociacionismo es, de hecho, una teoría psicológica que expli- ca la unidad de la conciencia con el principio de la asociación de ideas. Sin embar- go, el concepto de asociación de ideas3 no fue inventado por el empirismo, aun- que John Locke creara el término en la cuarta edición de su libro Ensayo sobre el entendimiento humano. La utilización de ese concepto –asociación mental– como descripción de algunos fenómenos mentales se encuentra ya en Platón y, sobre todo, en Aristóteles, que en sus tratados dejó indicios de lo que luego sería traducido en las leyes de la asociación de ideas (semejanza, contraste y contigüidad). 3. Cuando un pensamiento o idea evoca otro, cuando dos o más de ellos tienden a aparecer juntos en nuestra mente, o cuando al mismo suceso externo sigue la misma sensación, deci- mos que están asociados. El proceso por el cual se hallan ligados o vinculados se llama aso- ciación. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 33 © Editorial UOC 33 Los umbrales de la psicología científica Los autores clásicos (Aristóteles, Quintiliano, Agustín de Hipona, Maimónides, o Tomás de Aquino), cuando empezaron a analizar la mente humana, se perca- taron de que las ideas se sucedían unas a otras, que unas evocaban a otras, o que algunas aparecían siempre unidas a otras. No sólo ocurría esto con las ideas, sino que algunos hechos que habían acaecido conjuntamente se recordaban luego juntos. En esa época las ideas asociacionistas estuvieron ligadas prácticamente a la explicación de la memoria. Con Hartley y otros filósofos ingleses como James Mill, John Stuart Mill, Alexander Bain o Herbart Spencer, el fenómeno asociativo pasa a adquirir un lugar central –se convierte en eje principal– en la explicación de la mente huma- na. El término de “asociación” dio lugar a la expresión compleja de “asociacio- nismo”, palabra que denota un sistema. Por ello, a pesar de que en esta época toda- vía no podemos hablar de “escuelas psicológicas”, el asociacionismo es considerado por algunos autores como el primer movimiento o “escuela” estrictamente psi- cológica. Dos motivos justifican esta argumentación: 1) Fue un sistema susten- tado invariablemente por una serie de teóricos a lo largo de todo el siglo XIX, y 2) Todos los autores coincidieron en aceptar el asociacionismo como teoría bási- ca de la explicación de la vida mental. Todos los asociacionistas de los siglos XVIII y XIX coincidieron, como hemos señalado, en creer que lo que daba coherencia a las ideas era la aso- ciación y que la tarea de la psicología era estudiar las ideas, las sensacio- nes y sus relaciones. Aunque fueron muchas las leyes asociativas que surgieron a lo largo de este planteamiento, expuestas por los diferentes autores que sustentaron el asociacio- nismo, sólo hay un principio básico asociativo que todos ellos consideraron váli- do, y éste es: la ley de la contigüidad.4 La escuela asociacionista británica tuvo en John Stuart Mill y Alexander Bain sus más importantes exponentes en el último periodo del siglo XIX. Ambos auto- res fueron figuras destacadas cuando la psicología estaba acabando de preparar el terreno para su surgimiento como disciplina independiente e influenciaron con sus teorías ese proceso constitutivo. 4. La ley de la contigüidad dice que la asociación se realiza por la proximidad, en el tiempo y en el espacio, de los objetos y los eventos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 34 © Editorial UOC 34 Historia de la psicología La mecánica mental y la química mental James Mill elaboró un sistema explicativo de la actividad de la mente riguroso y sim- ple, donde los fenómenos mentales, fuera cual fuera su índole o su complejidad, podí- an ser explicados mecánicamente en función de las sensaciones y de las ideas median- te la ley de la contigüidad. La mecánica mental entendía que las ideas complejas eran la suma de las ideas simples John Stuart Mill, hijo de James Mill, introdujo dos novedades importantes en el marco del asociacionismo, que cambiaron notablemente la teoría de su padre. Por un lado, cambió el modelo de la física, imperante en J. Mill, por el de la química, con lo que las ideas perdían su entidad de átomo original e indestructible, para mezclarse, fun- dirse y reconvertirse en otras más complejas; por otro lado, incorporó la ley de la seme- janza, añadiéndola a la de la contigüidad. La química mental entendía que las ideas complejas eran generadas por las ideas simples Para ver como entiende el asociacionismo inglés la asociación de ideas, a continuación se inserta un texto clásico en el que se puede apreciar cómo se da la continuidad del pensamiento a través de la asociación. “Un pensamiento sigue a otro pensamiento; una idea a otra idea, incesantemente. Si nuestros sentidos están despiertos, continuamente recibimos sensaciones del ojo, del oído, del tacto, y así sucesivamente; pero no sólo sensaciones. Después de las sensa- ciones se excitan perpetuamente ideas de las sensaciones anteriormente recibidas; des- pués de estas ideas, otras ideas; y durante toda nuestra vida, una serie de esos dos esta- dos de conciencia, llamados sensaciones e ideas, está teniendo efectos constantemente. Veo un caballo: es una sensación. Inmediatamente pienso en su dueño: es una idea. La idea de su dueño me hace pensar en su cargo; es un ministro de estado: he ahí otra idea. La idea de secretario de estado me hace pensar en los asuntos públicos; y me veo llevado a pensar en una serie de ideas políticas; entonces, me llaman a cenar. Es esta una sensación nueva, seguida de la idea de la compañía y de los alimentos que son otras sensaciones; éstas sugieren ideas sin fin; aparecen continuamente otras sensaciones, que sugieren otras ideas; y así continúa el proceso”. J. Mill (1829). Analysis of the Phenomena of the Human Mind. Londres: Baldwin. Entre todos las teorías que aparecieron durante la etapa de la psicología filo- sófica el asociacionismo es, probablemente, la que ejerció una influencia más fuerte en la psicología que iba a desarrollarse entre fines del siglo XIX y media- dos del XX. No sólo afectó a la primera psicología científica que nacía en Alemania, cuando ésta intentaba comprender cómo se relacionaban los diferentes elemen- tos que componían la conciencia, sino que veremos este planteamiento asocia- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 35 © Editorial UOC 35 Los umbrales de la psicología científica cionista en el condicionamiento pavloviano, en el conexionismo de Thorndike, en los argumentos conductistas de Watson y en las teorías neo-conductistas, sobre todo, en la del condicionamiento operante de Skinner. 2.5. Otras influencias filosóficas del siglo XIX En los apartados previos se han explicado sólo aquellas características de pro- cedencia filosófica que sobresalían en la primera psicología científica del siglo XIX. Entre estos debates conceptuales –el dualismo o el monismo, lo innato o lo adqui- rido, lo empírico o lo racional, etc.– esa psicología, como hemos visto, tuvo ten- dencia a decantarse por algunas de estas posturas y son las que se han comenta- do para que quedaran claras las posiciones más significativas. Hay que tener presente, sin embargo, que paralela o conjuntamente a estas posturas dominantes en la psicología científica, otros puntos de vista, aunque tuvie- ran menores consecuencias en el futuro inmediato de nuestra disciplina, existie- ron en ese mismo panorama temporal, afectando, ya a algunos grupos concretos de psicólogos, ya a los planteamientos de países concretos. Por ello, sería bueno conocer de qué manera las ideas racionalistas del fran- cés René Descartes derivaron pasando por Leibniz y por Wolff hasta Kant y cómo desde Kant se generó un idealismo profundo en manos de Fichte, Schelling y otros autores y, cómo en esta evolución, el idealismo alemán tuvo propuestas de reforma desde su mismo seno (Schopenhauer, Fries, Herbart, Beneke). También sería muy interesante profundizar algo más en el movimiento empirista y asocia- cionista que hemos apuntado en párrafos anteriores, para que dentro de este planteamiento se presta atención al positivismo del francés August Comte, que tanta transcendencia epistemológica tendría en el futuro de la psicología. El con- tenido teórico de todos estos autores puede profundizarse a través de lecturas espcíficas sobre ellos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 36 © Editorial UOC 36 Historia de la psicología 3. La aportación de la fisiología Milagros Sáiz Durante el siglo XIX la fisiología experimentó grandes progresos, muy espe- cialmente en el conocimiento del sistema nervioso; progresos que iban a tener importante repercusión sobre la psicología, ya que aportaban datos que ayuda- ban a desentrañar la naturaleza del hombre. Es evidente que la fisiología, por la índole de sus estudios y métodos de inves- tigación, fue una de las ciencias que más contribuyó al nacimiento de la psico- logía científica, incluso hay autores que afirman que la nueva psicología se gene- ró en los laboratorios de los fisiólogos y anatomistas. No vamos a introducirnos, sin embargo, en el abanico de descubrimientos que fueron acumulándose, tan destacados, por ejemplo, como la formulación de la teoría celular de los organismos (debe pensarse que en esta época Mathias Schleiden y Theodor Schwann establecen qué es la célula) o la identificación de la sustancia gris con los cuerpos celulares (que estableció Remak) y de la sustancia blanca con las fibras nerviosas (propuesta por Errenberg), vamos a limitarnos a ofrecer una panorámica de los aspectos fundamentales que aportó la fisiología a la psicología. 3.1. La distinción entre nervios motores y sensoriales. La ley de la conducción nerviosa A comienzos del siglo XIX hay una correcta clarificación de las vías nervio- sas. Por obra de Charles Bell y François Magendie, que trabajaron independien- temente, se descubrió la existencia de unas vías ascendentes o aferentes –la de los nervios sensoriales– y otras descendentes o eferentes –la de los nervios motores–, poniendo fin a la creencia de que las vías nerviosas transmitían indiscriminada- mente la sensación y el movimiento utilizando las mismas vías. Para que que se pueda apreciar la semejanza de las conclusiones a las que lle- garon Bell, por un lado, y Magendie por el otro, a continuación transcribimos dos párrafos ilustrativos: “Se ha reconocido que las raíces anteriores de los nervios espinales otorgan el poder de la moción muscular y las raíces posteriores la sensibilidad. Cuando en el experimen- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 37 © Editorial UOC 37 Los umbrales de la psicología científica to se cortan las raíces anteriores de los nervios de una pata, el animal pierde todo poder sobre ella, aunque el miembro todavía sigue sensible. Pero si, por otro lado, se cortan las raíces posteriores, el poder de moción continúa, aunque la sensibilidad queda destruida” Bell, Ch. (1825). An expoxition of the natural system of the nerves of the human body with a republication of the papers delivered to the Royal Society, on the subject of nerves (pág.21). “Utilizando un escalpelo muy afilado pude (...) dejar al descubierto la mitad posterior de la médula espinal (...) vi que (el perro) se movía aunque su sensibilidad había sido completamente anulada (...). Comencé a considerar que era probable que las raíces posteriores de los nervios espinales tuvieran funciones diferentes que las anteriores y estuvieran particularmente relacionadas con la sensibilidad. Se me ocurrió, desde luego, que el paso siguiente era cortar las raíces anteriores dejando intactas las poste- riores (...) el miembro estaba completamente inmóvil y flácido, aunque no podía haber duda de que su sensibilidad quedaba sin afectar”. Magendie, F. (1822). “Expériencies sur les fonctions des racines des nerfs rachidiens”. Journal de physiologie expérimentale et pathologique (núm. 2, pág. 276-279). La ley de la conducción que surge de estos dos autores abrió el camino al arco reflejo, que sería formulado años más tarde por Marshall Hall, produciendo una vía fructuosa que llegaría a su máximo esplendor con la reflexología rusa. La acción refleja Los movimientos involuntarios o reflejos tratados desde la antigüedad, fueron objeto de múltiples discusiones durante los siglos XVIII y XIX. La clarificación de este tema la realiza el fisiólogo escocés Marshall Hall, aunque Robert Whytt anticipara en sus expe- rimentos con ranas descerebradas una cierta participación de la médula en este tipo de respuestas, además de introducir los términos de “estímulo” y “respuesta”, descripto- res del reflejo. Sin embargo es Hall, como decíamos, el que pudo concluir en 1833, a través de experimentaciones sobre la médula espinal en animales decapitados, que las respuestas involuntarias dependían de la médula espinal y que ésta, aún desconecta- da del cerebro, actuaba como una especie de cerebro espinal. Estaba afirmando, pues, que las reacciones reflejas5 son independientes del cerebro, que son inconscien- tes y que, en consecuencia, son automáticas y mecánicas. 5. Se entiende por reflejo la respuesta automática (R), es decir, sin intervención de la volun- tad del sujeto, ante la estimulación (E) de los receptores sensoriales. Reflejo = E → R HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 38 © Editorial UOC 38 Historia de la psicología 3.2. La clarificación de la especificidad de las vías sensoriales nerviosas La creencia de una cierta especificidad sensorial era presentida desde la anti- güedad, autores como Demócrito, incluso la habían pre-formulado, pero este aspecto es retomado de forma moderna y experimental por el alemán Johannes Müller, quien enuncia en el volumen V de su Manual de Fisiología humana (1833- 1840), el principio de la especificidad de las vías sensoriales. Müller, conocedor de la importancia del descubrimiento de Bell y Magendie, que habían determinado, tal como hemos señalado, la existencia de dos tipos de nervios de conducción específica –para los sentidos uno y para la actividad ner- viosa otros–, se planteó si no existiría en el hombre una actividad nerviosa espe- cífica para una actividad o estimulación determinada. Así, Müller con sus traba- jos indicó la existencia de una división y diferenciación de las fibras sensoriales, en el sentido de que cada uno de los sentidos clásicos tiene sus respectivos y dife- rentes clases de nervios. Se distinguen con Müller cinco clases de nervios, los relativos a los cinco sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto). Bajo su principio cada uno de estos nervios podía exclusivamente transmitir un tipo de sensación espe- cífica. De esta forma los nervios visuales conducían información visual y no sensaciones acústicas. En consecuencia, cada órgano sensorial era espe- cialmente sensible a una clase particular de estímulos. La ley o principio de la energía específica de los nervios sensoriales de Müller establece la relación entre los nervios y la mente, en el sentido de que no cono- cemos nada directamente sobre los objetos y estímulos que nos rodean, sino que sólo tenemos conocimiento directo de nuestros nervios, siendo éstos los interme- diarios entre los objetos que percibimos y la mente. La Escuela fisiológica de Berlín Johannes Müller es considerado como el padre de la fisiología experimental alemana, catedrático de fisiología en la Universidad de Berlín, de su modelo experimental par- tirá una escuela que dejará huella en distintos enfoques de la psicología. Sus discípu- los, contrarios a su vitalismo, entendieron que los procesos fisiológicos podían ser explicados por fuerzas físico-químicas, dando así al organismo una explicación mate- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 39 © Editorial UOC 39 Los umbrales de la psicología científica rialista. Sus componentes más importantes fueron: Herman von Helmholtz, que esta- bleció la velocidad del impulso nervioso, Emil Du Bois Reymond, que descubrió la naturaleza electro-química del impulso nervioso, Carl Ludwing, especialista en la cir- culación de la sangre y en las glándulas de secreción interna y Ernest Brücke, maestro de Freud en la Universidad de Viena. La visión de estos autores, que entendieron el orga- nismo como una máquina especializada en transformar energía, influenció tanto a la teoría psicoanalítica como a la reflexología rusa. 3.3. La naturaleza y transmisión del impulso nervioso El estudio de las vías nerviosas se vio facilitado por el descubrimiento de la electricidad y el del impulso nervioso, por la determinación de su naturaleza eléctrica por parte de Du Bois Reymond. Conocer que existía corriente nerviosa fue un gran avance en el conoci- miento de la estructura y funcionamiento del ser humano y dio paso a estable- cer cómo se trasmite la electricidad nerviosa. El planteamiento fue claro, si en los nervios se da corriente eléctrica, ésta debe tardar un determinado tiempo en recorrer un determinado espacio, y ese tiempo, traducido en velocidad, puede ser medible. El estudio del impulso nervioso empieza a ser solventado por Von Helmholtz, a pesar de que su maestro Müller lo creyera imposible, y así, a través del proce- dimiento experimental quedó de manifiesto que la reactividad nerviosa y psíqui- ca era algo natural y mensurable, abriendo con ello un largo capítulo de medi- ciones de fenómenos psíquicos sensoriales y perceptivos conocidos con el nombre de “tiempos de reacción”, que serían foco de estudio de la naciente psicología expe- rimental. Estos tiempos de reacción serán explicados algo más extensamente en el próximo punto. 3.4. El estudio de los órganos sensoriales El estudio de los órganos de los sentidos recibió un fuerte interés por parte de los fisiólogos, se ha de pensar que la influencia empirista que había hecho de la HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 40 © Editorial UOC 40 Historia de la psicología sensación el soporte de todo el conocimiento daba relevancia a los órganos sen- soriales que eran los que captaban la información del mundo exterior. Durante las primeras décadas del siglo XIX proliferaron estudios científicos sobre los órganos sensoriales, especialmente del sentido de la vista y del oído, pro- bablemente porque eran considerados como más importantes en la labor de cap- tación de la estimulación sensorial. Así, fueron abordados problemas como la visión de los colores, la percepción del espacio y de la profundidad o la localiza- ción de la fuente sonora. Otros sentidos fueron más desatendidos, el olfato y el gusto no recibieron atención hasta, prácticamente, finales del siglo XIX, pero en cambio, los estudios del sentido del tacto, que se iniciaron en la década de los años treinta (1830), aparte de la importancia de la aclaración de su funcionamiento, fueron especialmente relevantes para las futuras formulaciones de la psicofísica, planteamiento que veremos desarrollado en un próximo punto. Dentro del estudio de los órganos sensoriales tiene especial mención el gran fisiólogo Von Helmholtz por su gran contribución al surgimiento de la psicolo- gía experimental. 3.4.1. Hermann Ludwig Ferdinand Von Helmholtz (1821-1894) Von Helmholtz es considerado como uno de los grandes científicos del siglo XIX, tanto él mismo, como Fechner y Wundt jugaron un papel primordial en el establecimiento de la psicología experimental. Tal como diría Boring: “Fueron los tiempos los que plantearon los problemas, pero fue el genio de Helmholtz el que desarrolló teorías para solucionarlos. A diferencia de Wundt, Helmholtz no bus- caba el establecimiento formal de la psicología como ciencia independiente; sin embar- go, el peso de sus trabajos y el efecto producido por su prestigio tuvieron mucho que ver con el establecimiento de la psicología como ciencia” Boring, E.G. (1950). Historia de la Psicología experimental. México: Trillas, 1978 (pág.318). Von Helmholtz investigó sobre la fisiología de la óptica y de la acústica, con- tribuyendo con grandes aportaciones al desarrollo de la psicología. En el campo de la visión establece una teoría de la percepción del color, reelaborando la de Young, reconociendo la existencia de receptores sensibles a los tres colores: rojo, verde y violeta. También inventó el oftalmoscopio, que hace posible auscultar la retina y el oftalmómetro que permite medir los cambios oculares. Respecto a la audición, clasificó la función de los huesos del oído medio: martillo, yunque y estribo. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 41 © Editorial UOC 41 Los umbrales de la psicología científica Además, diseñó una teoría de la resonancia acerca de la función del oído interno, que explica por qué el ser humano puede distinguir miles de tonos diferentes. Von Helmholtz no fue un psicólogo sistemático, pero su trabajo sobre la visión le llevó a abordar el problema de la percepción visual y, por tanto, el pro- blema de la percepción en general, proponiendo una explicación psicológica que fue muy popular: Para Helmholtz, mientras que la sensación era la experiencia producida por la impresión sensorial, la percepción era la interpretación de los pro- cesos sensoriales. La sensación era un proceso que dependía de los mecanismos del sistema visual, la percepción un proceso psicológico que implicaba un juicio del sujeto y que se producía en el sistema nervioso central. El acto interpre- tativo del sujeto que conllevaba un juicio, era habitualmente inadverti- do para él. Helmholtz llamó a esta construcción inferencia inconsciente. Sintetizando los planteamientos de von Helmholtz diríamos que nuestra per- cepción de los objetos del mundo externo incluye no sólo simples esquemas de sensaciones debidas a la estimulación del momento, sino también imágenes deri- vadas de impresiones anteriores. Lo que percibimos en un momento dado sería una combinación de pasado y presente. Otra de las grandes aportaciones de este autor, como ya hemos comentado y veremos luego al tratar el tema de los tiempos de reacción, fue, sin duda, el hecho de haber medido por primera vez la velocidad del impulso nervioso. 3.5. La frenología La frenología fue un movimiento médico-fisiológico que tuvo su impacto en esta época antecedente a la psicología científica. Esta disciplina trató de estable- cer que el cerebro era el órgano de la mente y, también, que ciertas partículas del cerebro eran órganos especiales de facultades mentales separadas, es decir, creí- an que el cerebro se dividía en zonas de función independiente. Esta doctrina, que fue introducida por Gall a finales del siglo XVIII y conti- nuada y desarrollada por su discípulo Spurzheim, fue un sistema bien estructu- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 42 © Editorial UOC 42 Historia de la psicología rado que tuvo su mayor importancia en el campo de la psicología. Como acaba- mos de comentar, la base teórica de este movimiento es la concepción de unas localizaciones cerebrales, con unas tendencias mentales propias a las mismas y con una repercusión en la forma del cráneo, como veremos en los párrafos siguien- tes. De hecho, las facultades mentales habían sido propuestas por la filosofía de épocas anteriores y muy elaboradas por la Escuela Escocesa del Sentido Común, cuya influencia podemos detectar entre los frenólogos. También la visión orga- nicista que hallamos en este movimiento se vio influenciada por el materialismo francés de Cabanis. Postulados teóricos de los frenólogos 1) Es necesario que la doctrina demuestre que la configuración exterior del cráneo corres- ponde a la interior y también al cerebro. (Gall sostenía que esto es así, que la forma del cerebro está determinada por lo menos desde la niñez y que el cráneo se forma de acuerdo con esta determinación). 2) Se necesitaría creer que la mente puede ser analizada satisfactoriamente en cierto número de facultades y funciones (37 poderes y tendencias) y hacer este análisis. 3) Las facultades y poderes de la mente están localizados en forma diferente en el cerebro y un exceso de cualquier facultad está correlacionado con un agrandamien- to del lugar que le corresponda a esa facultad en el cerebro. Una protuberancia del cerebro (y su correspondiente protuberancia en el cráneo) indicaría que existe un exceso de la facultad correspondiente. Un hundimiento en alguna parte del cere- bro indicaría que esa facultad hace falta. La creencia en estos postulados derivó en el diagnóstico individual de los humanos a través de la inspección craneal. La frenología tiene interés para la psicología en cuanto sitúa las capacidades humanas ligadas a la estructura cere- bral y establece un nexo con las problemáticas psicológicas al preocuparse por el diagnóstico de las diferencias individuales. Contribuyó, además, a crear una men- talidad organicista en la psiquiatría y en la psicología, tuvo una cierta influencia en la valoración jurídica del delito y constituyó un punto más en el avance de la orientación positivista. Hubo un gran entusiasmo a nivel popular, tanto en Francia, Suiza y otros países continentales, como en Inglaterra y Estados Unidos, y también en Cataluña, Baleares y Levante, de la mano, en nuestra patria, de Mariano Cubí. Este entusiasmo es comprensible, pues ofrece al hombre de la calle una teo- ría de la personalidad y un método de diagnóstico (la palpación craneal) que permite hallar las diferencias individuales con unas garantías científicas. La tre- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 43 © Editorial UOC 43 Los umbrales de la psicología científica menda aceptación popular de la frenología, no tuvo su paralelo dentro de la cien- cia, donde no fue completamente aceptada. Encontró grandes opositores y fue muy ridiculizada. Esto motivó, junto a las críticas desde posturas eclesiásticas, a que este movimiento cayera rápidamente en el olvido. Sin embargo, hemos de tener pre- sente, que aunque el punto de vista de la frenología fue erróneo, sirvió para impul- sar el pensamiento científico y sugirió la posibilidad de que diferentes partes del cerebro tendrían distintas funciones fisiológicas y psicofisiológicas. 4. La medición de los fenómenos psíquicos 4.1. Los tiempos de reacción. La ecuación personal y la medición del impulso nervioso Milagros Sáiz La posibilidad de la medición de la reactividad humana se hizo especialmen- te atractiva después de los grandes descubrimientos que en torno al funcionamien- to de los nervios se fueron produciendo desde inicios del siglo XIX. Conseguir medir el “tiempo de reacción” de los humanos podía ser, hasta cierto punto, bastante elemental. Según Wundt el tiempo que requiere un humano en dar una respues- ta ante la estimulación es de fácil medición, ya que consiste en registrar el momen- to de la estimulación y del movimiento de reacción a través de un dispositivo cro- nométrico. La medición del sentido del tiempo pasó a ocupar un lugar importante en la investigación guiada por Wundt en su Laboratorio Psicológico de Leipzig. Sin embargo, antes de llegar a Leipzig, la historia de los tiempos de reacción6 reco- rre un peculiar camino. Al que está poco iniciado en Historia de la psicología le puede parecer extra- ño que una ciencia tan distante a nuestra disciplina como lo es la astronomía haya podido tener una gran influencia en el surgimiento del estudio de los tiempos de reacción; sin embargo, es justamente un incidente en el estudio y control del 6. El tiempo de reacción es un “proceso que se inicia con la influencia de un estímulo senso- rial simple de naturaleza conocida de antemano y que termina con un movimiento arbi- trario efectuado lo más rápidamente posible después de la recepción del estímulo” Wundt, W. (1881/1883) “Über Psychologische Methoden”. Philosophische Studien (núm. 1, pág. 1-38). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 44 © Editorial UOC 44 Historia de la psicología movimiento de las estrellas uno de los caminos por los que transcurre el inicio de este tipo de investigación. La localización precisa de los astros no tiene en estos momentos las dificulta- des que hasta mitad del siglo XIX tuvieron que padecer los astrónomos por falta de una metodología “segura”. Antes de los sistemas mecánicos y fotográficos actuales, la determinación de cualquier movimiento astral dependía fundamen- talmente de la habilidad de estos profesionales. El astrónomo miraba el cielo a tra- vés del telescopio que tenía aplicado un retículo, y oía –a la vez– el sonido de un reloj. Cuando el cuerpo celeste, cuya velocidad quería mesurar, entraba en el campo de visión, marcaba la hora exacta del reloj y empezaba a contabilizar los tic-tacs que sonaban hasta que desaparecía la estrella, que venían marcados por el espacio prefijado que iba de un lugar a otro del retículo del telescopio. Aunque este método necesitaba de gran pericia, nunca, de forma reconocida por los astróno- mos, había presentado problemas. Un hecho acaecido en el Observatorio de Greenwich en 1796 y leído años más tarde, a principios del siglo XIX por el astró- nomo alemán F.W. Bessel hizo plantearse la cuestión de la constancia y fiabilidad en la anotación entre distintos observadores a través de esta metodología. El suceso de Greenwich puede resumirse en el despido de Kinnerbrook, ayu- dante de Maskelyne, por negligencia en su trabajo. Maskelyne despidió a su cola- borador porque desde hacía algunos años las anotaciones de éste no coincidían con las suyas. Cuando desde Königsberg, Bessel lee este episodio, se pregunta cuál es la causa real de este aparente descuido laboral y se contesta si no puede ser debi- do a las diferencias individuales existentes entre los sujetos que realizan este tipo de labor. La cuestión suscitada llevó a Bessel a comparar sus tiempos de observación con los de otros ilustres astrónomos, comprobando así que su sospecha era justifica- da. Para solventar estas repetibles discrepancias, Bessel construyó las llamadas “ecuaciones personales”, que tenían como fin ser aplicadas a los cálculos astro- nómicos y compensar de esta forma el error cometido. Las ecuaciones refleja- ban los tiempos de reacción personales y, en consecuencia, sabiendo este dato tan solo consistía en corregir adecuadamente las posiciones de las estre- llas. Había nacido así la problemática de los tiempos de reacción, nombre acu- ñado por von Exner en 1871 para este fenómeno, que hasta entonces había teni- do la denominación de “tiempos fisiológicos”. Por otro lado, la historia de los tiempos de reacción está ligada a la figura del gran físico alemán Hermann von Helmholtz. Sin embargo, en este caso, la pro- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 45 © Editorial UOC 45 Los umbrales de la psicología científica blemática que provoca los experimentos es muy distinta, se trata de intentar medir la velocidad de la conducción nerviosa. Helmholtz demostró experimen- talmente, como ya hemos visto al hablar de la fisiología de estos umbrales pre- vios al nacimiento de la psicología científica, que el impulso nervioso era medi- ble y frente a la idea imperante de que dicho impulso era casi instantáneo, puso en evidencia que la corriente nerviosa se propagaba a la velocidad de 25 metros por segundo. El tipo de investigación que dio paso a este gran descubrimiento es básicamen- te un experimento de tiempo de reacción. Helmholtz suministraba a un sujeto un estímulo en un punto de un miembro, y el sujeto tenía que apretar un botón en el mismo momento de recibir el estímulo. Medía así el tiempo de esa reacción. Más tarde aplicaba otro estímulo a un punto distinto del mismo miembro y ano- taba ese segundo tiempo de reacción. La diferencia entre esos dos tiempos era la cantidad de tiempo precisa para llegar el impulso nervioso de un punto a otro del miembro del sujeto. Helmholtz se convierte así en el primero que introduce los experimentos de tiempo de reacción en psicología. Aunque la problemática e investigación de los tiempos de reacción pro- vienen tanto de la astronomía y su “ecuación personal”, como de von Helmholtz y su estudio sobre la velocidad del impulso nervioso, quien reco- ge estas dos fuentes de influencia y les da un carácter de estudio psicoló- gico es el fisiólogo holandés Frans Cornelius Donders. Los experimentos de Donders planteaban tres condiciones: 1) se presentaba un estímulo al que el sujeto debía dar una respuesta (reacción simple); 2) el suje- to recibía más de un estímulo a los que debía responder con una respuesta dis- tinta (reacción compleja), y, 3) ante varios estímulos el sujeto sólo debía respon- der a uno, omitiendo la respuesta en presencia de los otros (reacción compleja). Donders comprobó que los tiempos de reacción más rápidos eran los realizados ante la primera condición, seguidos de la tercera y segunda situación. El tipo de metodología empleada por Donders fue, al principio, utilizada por Wundt, y estuvo presente en los primeros psicólogos, ya que era una fórmula que ayudaba –por su rango cuantitativo– a afianzar el grado de cientificidad de la recién nacida psicología experimental. En torno a esta temática se publicaron muchos artículos importantes, presentando los tiempos de los distintos procesos mentales. Pero pronto surgieron dificultades en la constancia de los datos conse- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 46 © Editorial UOC 46 Historia de la psicología guidos, provocados por la incidencia de otra área de trabajo que tendría un amplio foco de interés, sobre todo en la psicología inglesa y americana: la problemática de las diferencias individuales, aspecto que veremos algo más adelante. 4.2. Las medidas psicofísicas de Weber y Fechner Anna Valldeneu El estudio de la sensación, como hemos observado al hablar de la fisiología sensorial en este mismo capítulo, resultó ser uno de los objetivos primordiales para los fisiólogos de la primera mitad del siglo XIX. Éstos, ocupados con el conoci- miento sobre la anatomía y la fisiología de los órganos sensoriales, aprendieron a manipular la estimulación exterior (tipo, intensidad, etc.) para observar las sen- saciones que producía y los cambios que ocasionaban en el organismo cuando éste recibía los estímulos. Los sujetos de sus experimentos, pues, eran expuestos a diferentes estímulos y se les pedía que los discriminaran según las variaciones que se observaran por lo que respecta a la medida, la luminosidad, el peso, etc. De esta manera, se iniciaba la utilización de una metodología más precisa y rigu- rosa que apostaba por el control experimental. Esta metodología influiría, como veremos más adelante, en la obra de Wundt y en su Laboratorio de Leipzig, y ayu- daría en el nacimiento de la psicología científica. Estos nuevos planteamientos –donde se relacionaban los acontecimientos externos con el conocimiento interno o experiencia– se desarrollaron de la mano de Gustav Theodor Fechner (1801-1887) en el marco de la disciplina que él denominó psicofísica. Gustav Theodor Fechner nació en Halle (Alemania) el año 1801. Se graduó en medicina por la Universidad de Leipzig en 1822, pero no continuó con los estu- dios de doctorado sino que se interesó por otras disciplinas como la física, las mate- máticas y la filosofía. Después de publicar numerosos artículos correspondientes a sus investigaciones en física, cayó en una crisis psicológica que le llevó a una enfermedad que le forzó a dejar su actividad universitaria. Durante su enferme- dad y debido a la misma, se entregó de lleno al estudio filosófico, que perduró durante los años cuarenta. Su doble pasión por la física y la filosofía le condujo a la formulación de las bases de la psicofísica, que puso por escrito en el año 1851 en el libro Zend-Avesta (“La Revelación del Mundo”). Casi diez años más tarde, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 47 © Editorial UOC 47 Los umbrales de la psicología científica que le sirvieron para elaborar sus experimentos y desarrollar los tres métodos psicofísicos, publicó Elemente der Psychophysik (“Elementos de psicofísica”), con el que se dio por fundada de manera oficial la psicofísica. Fechner llevó a cabo la primera investigación sistemática en psicología expe- rimental. Como buen conocedor de la física y la filosofía rompió las barreras de la mente, que hasta ahora había sido entendida como una entidad privada, mos- trando que el control de la estimulación exterior a la que está expuesto cualquier individuo permite la manipulación de la conciencia consciente (sensaciones) del mismo. Este control le posibilitaba el experimento mental. “La idea de tratar las sensaciones como estados conscientes que varían cuantitativamen- te se remonta a las mónadas de Leibniz y a sus doctrinas de la pequeña percepción y la apercepción. Esta línea de pensamiento había sido elaborada ulteriormente por el filósofo alemán Herbart. Fechner los siguió a ambos al admitir la existencia de sensa- ciones inconscientes –o, como él las denominaba, negativas– que no atraviesan el umbral de la conciencia.” Leahey, Th. (1998) . Historia de la Psicología. Principales corrientes en el pensamiento psicológico. Madrid: Prentice Hall. Lo que propuso Fechner fue la cuantificación de las sensaciones de manera indirecta, pidiendo a sus sujetos experimentales que distinguieran entre las dife- rencias de estímulos. Este método, sin embargo, ya había sido utilizado por Ernst H. Weber (1795- 1878), profesor de anatomía y fisiología de la Universidad de Leipzig entre 1817 y 1878, y especializado en fisiología sensorial. Weber trabajó fundamentalmen- te con el sentido del tacto y el sentido muscular. Concretamente experimentó con la localización táctil y la detección de pesos. Estos experimentos consistían en establecer las diferencias mínimas que podían ser percibidas por los sujetos. Los experimentos de Weber Weber en sus experimentos de localización táctil utilizó lo que se ha denominado prueba o test del compás. Su procedimiento consistía en poner las dos puntas del com- pás sobre la piel de los sujetos separándolas más o menos, en diferentes ensayos, para establecer el umbral diferencial, es decir, el límite entre las sensaciones de notar o sen- tir dos pinchazos o notar sólo uno. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 48 © Editorial UOC 48 Historia de la psicología Una de sus conclusiones demostraba que las diferentes partes del cuerpo eran sen- sibles en diferente grado, es decir, el umbral diferencial variaba según la zona corpo- ral donde se experimentaba. Weber, experimentando con discriminación de pesos, descubrió que la míni- ma diferencia percibida (m.d.p.) no era una magnitud absoluta sino relativa, es decir, estaba supeditada a los pesos que se utilizaban en la comparación. El valor de ésta aumentaba, pues, cuando el peso era mayor. El trabajo de Weber no sólo consistió en la experimentación sobre un senti- do, sino que extendió sus postulados al estudio del sentido de la vista, el oído..., éstos no hicieron más que mantener los resultados extraídos hasta el momento. Las ideas de este ilustre fisiólogo dieron lugar a que más tarde Fechner insti- tuyera la psicofísica como disciplina específica para estudiar el tipo de relaciones expuestas por él, definiéndola de la siguiente manera: “Teoría exacta de las relaciones entre el alma y el cuerpo, y, de manera general, entre el mundo físico y el psíquico”; “estudio de las relaciones funcionales y de dependen- cia recíprocas”. Fechner, G.Th. (1882). Revision der Hauptpunkle der Pschopysik. Leipzig: Breitkopf und Härtel. El objetivo fundamental de Fechner era conseguir una base científica o expe- rimental de la relación entre el alma y el cuerpo. Así como establecer un lengua- je para poder manifestarla. Según Fechner, las relaciones entre el alma y el cuerpo se sucedían de mane- ra regular y constante, es decir, que los cambios que se daban en uno eran refle- jados en los cambios que se observaban en el otro. Así pues, se podía decir que se establecía una relación de dependencia, entendida como una necesidad del aspecto mental de estar supeditado o condicionado al aspecto físico (cuerpo). Esta relación no era intercambiable, ya que el aspecto mental o psíquico no podía ser medido de manera directa, sino de manera indirecta mediante su manifiesto físico. Teniendo en cuenta, pues, que el aspecto físico era clave, ya que se podía medir directamente, los esfuerzos de Fechner se dirigieron hacia el estudio de este mundo físico. A pesar de que la aspiración de Fechner era no limitarse al aspecto sensorial y estudiar la relación cuerpo-alma en todos sus fenómenos psicológicos (atención, percepción, etc.), la facilidad y la claridad de la medida de los estímulos en la sen- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 49 © Editorial UOC 49 Los umbrales de la psicología científica sación le hizo desistir, dedicándose exclusivamente al estudio de las sensacio- nes. El mundo físico de Fechner y por extensión la psicofísica en general se divi- dían en dos: • La psicofísica externa, en la que se tenía en cuenta el material externo, consistía en el estudio de las relaciones que se podían medir entre la sen- sación y la estimulación exterior. • La psicofísica interna, en la que se tenía en cuenta lo fisiológico y orgá- nico, consistía en el estudio de las relaciones directas entre la sensibi- lidad (sensaciones) y los cambios producidos en el sistema nervioso. La psicofísica interna, considerada a la vez como fundamental de la psicofí- sica externa, no fue desarrollada por Fechner. El campo donde se podía ubicar era en el seno de la psicología fisiológica, que, para él, no estaba suficientemente desarrollada y su estudio le representaba demasiadas dificultades metodológicas. “Las experiencias fundamentales para la totalidad de la psicofísica sólo pueden ser buscadas en el campo de la psicofísica externa, porque sólo ésta es accesible a la expe- riencia directa e inmediata”. Fechner, G.Th. (1882). Revision der Hauptpunkle der Pschopysik. Leipzig: Breitkopf und Härtel. Como se ha dicho anteriormente, Fechner estableció que las relaciones no se podían medir de manera directa; por ejemplo, ante una sensación auditiva “Y” no se podía decir en qué proporción difería de la sensación auditiva “Z”. Por esta razón, la medida de la sensación tenía que ser indirecta: en este caso, median- te la capacidad de respuesta del individuo a los estímulos o, dicho de otro modo, midiendo su umbral sensorial. Esta capacidad o sensibilidad, sin embargo, era inversamente proporcional a los umbrales sensoriales, es decir, cuando los individuos tenían una sensibilidad alta era porque respondían ante muy poca estimulación, por lo tanto, tenían un umbral bajo; en cambio, cuando los individuos tenían una sensibilidad baja, era por el hecho de necesitar una gran estimulación (umbral alto). Después de haber postulado este axioma, Fechner quiso elaborar una escala cuantitativa que le ayudara en su investigación de una fórmula matemática que fuera aplicable a todas las situaciones. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 50 © Editorial UOC 50 Historia de la psicología Pasos para la elaboración de la Escala Cuantitativa 1) Estímulos físicos = sumas de incrementos diferenciales. Diferencias entre estímulos = incrementos estimulares positivos o negativos. 2) Sensación = suma de incrementos positivos de sensación. 3) La unidad de la sensación es la m.d.p. (Weber). La m.d.p. se mantiene constante. 4) El punto cero es el umbral absoluto (mínima energía necesaria para que el estímu- lo sea percibido). Para no abusar de las comparaciones en la investigación de las diferentes m.d.p.(s) entre infinidad de pesos y el umbral absoluto, Fechner elaboró lo que actualmente se denomina Ley de Fechner o Ley de Weber-Fechner. Ésta repre- sentaba, en lenguaje matemático, la relación existente entre las variaciones incre- mentales de las sensaciones y los estímulos. Aunque no nos interesa conocer a fondo la serie de pasos que llevaron a la consecución de esta ley, sí que es conveniente tener una idea de la forma que tiene la misma, así como una explicación de las relaciones que se ven reflejadas en ella. Ley de Fechner (Fórmula psicofísica) S = KlogR La letra S corresponde a la sensación. La letra R corresponde al estímulo. La letra k es una constante dependiente de la medida (unidades). Queda por comentar más precisamente los métodos utilizados por Fechner en su experimentación. La metodología que utilizó fue cuidadosamente sistemati- zada y se puede explicar a partir de lo que se ha denominado los métodos psi- cofísicos, todos ellos utilizados para medir la sensibilidad diferencial. Los métodos psicofísicos a) Método de las mínimas diferencias perceptibles o de los límites. Este método consistía en la presentación de dos estimulaciones, de las cuales una se mantenía fija y la otra se iba cambiando. Las diferencias entre ambas se iban variando de manera sistemática. Generalmente se empezaba por las grandes diferencias hasta acabar con la mínima diferencia perceptible. Seguidamente se seguía el mismo pro- cedimiento pero invertido, es decir, se empezaba presentando dos estímulos igua- les y se iba aumentando la diferencia hasta llegar igualmente a la m. d. p. El pro- medio de las medidas que se obtenían en las dos situaciones experimentales era lo que se denominaba umbral diferencial. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 51 © Editorial UOC 51 Los umbrales de la psicología científica b) Método de los casos verdaderos o falsos o también de estímulos constantes. En este caso y al igual que el método anterior, uno de los dos estímulos se mantenía constante mientras que el otro iba difiriendo. El sujeto debía determinar, median- te la comparación, si los estímulos eran diferentes contestando SI o NO. En este caso, sin embargo, los umbrales eran explicados en términos estadísticos y expresados, pues, por porcentajes. c) Método de los errores promedio o de ajuste. El sujeto era el encargado de, ante un estímulo estable (utilizado como patrón), ajustar los otros estímulos de mane- ra que coincidieran en magnitud con éste. Por lo tanto, el sujeto realizaba una esti- mación de la magnitud del estímulo-guía. Lo que medía, en este caso, era la resta entre las dos magnitudes (estimada y real) obteniendo un promedio que nos indi- ca los errores producidos. Este método fue adaptado por Fechner a partir de su uso en astronomía. 5. La aportación de la biología: la teoría de la evolución y las ideas evolucionistas de Darwin y Spencer Milagros Sáiz La historia de la vida sobre la Tierra había sido interpretada desde Aristóteles bajo un planteamiento “fixista”. Esta visión, que veía a los seres orgánicos e inor- gánicos inmutables desde el origen del mundo, imperó hasta que a finales del siglo XVII hubo descubrimientos geológicos que pusieron en evidencia las importan- tes transformaciones que había experimentado el Universo a lo largo de los siglos, aunque no se tenía por entonces conocimiento exacto del origen temporal de la vida terreste. También, en el curso de observaciones naturalistas se hallaron fósi- les tan distantes a las especies conocidas que pusieron en duda el planteamien- to “fixista”. Por otro lado, la idea de evolución empezó a surgir en el seno de las ciencias históricas y de la filosofía y el concepto de “progreso” se manejó duran- te el siglo XVIII. El primero en proponer una teoría evolutiva aplicada a los seres vivos fue el francés Jean Baptiste Lamarck (1744-1829) que, frente al fixismo afirmó que los organismos cambiaban. Este autor planteó la hipótesis de que los cam- bios del entorno son los responsables de alteraciones estructurales en anima- les y plantas y que estos cambios de estructura pueden ser heredados, en cier- ta medida, por sus descendientes. Lamarck argumentó que los organismos adaptados al medio, cuando de forma imprevista su medio cambia, se ven obli- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 52 © Editorial UOC 52 Historia de la psicología gados a crear nuevos recursos y abandonar otros por falta de utilidad. De tal forma que aparecen nuevas funciones que a través del uso dan carácter de órgano a los elementos que entraron en juego durante la ejecución y hacen que desaparezcan o se atrofien aquellos que no se usan. Estos planteamientos fue- ron conocidos como “principio de la herencia de los caracteres adquiridos” o “la ley del uso y del desuso”. Sin embargo, este intento de explicar los cambios en las especies fue rechazado, triunfando en aquel momento, las interpretacio- nes catastrofistas. Charles Darwin (1809-1882), probablemente por haber sabido acompañar sus ideas de una importante cantidad de información empírica, consiguió hacer penetrar el evolucionismo. Las teorías de la evolución han sido, sin duda, uno de los acontecimientos más destacados de la segunda mitad del siglo XIX. Darwin transformó la imagen del ser humano, éste pasó de ser la figura protagonista del Génesis a ser un organismo más luchando por su supervivencia y dotado de ins- tintos, al igual que el resto de los animales. Las principales ideas de Darwin las encontramos en su libro El origen de las espe- cies (1859), en el cual demostró que la evolución era un hecho real y que ésta se fundamentaba principalmente en la selección natural. En este libro, sin embar- go, no se hacía referencia expresa a la especie humana, pero de alguna forma podía interpretarse que el hombre, igual que cualquier especie, era producto de la evolución. Sería su discípulo Thomas Huxley, quien enunciaría de forma explí- cita las semejanzas entre el hombre y los grandes simios. Elementos básicos de la teoría darwinista 1) Los organismos se adaptan al medio para sobrevivir. 2) Los seres vivos luchan por su existencia. 3) En los individuos se producen variaciones o diferencias individuales que les ayu- dan a adaptarse mejor al ambiente. 4) En los organismos se da una selección natural; aquellos que están mejor prepara- dos, que son más aptos, se adaptan mejor, sobreviven y se multiplican. 5) Los organismos mejor dotados y que han sobrevivido traspasan a través de la heren- cia los caracteres adquiridos. Las afirmaciones que acercan el hombre al animal aparecen en el libro Origen del hombre (1871), en el que defiende la continuidad del hombre y el animal y ase- gura que no hay diferencias fundamentales entre el hombre y los mamíferos superiores respecto a sus facultades mentales y que la diferencia que podría HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 53 © Editorial UOC 53 Los umbrales de la psicología científica existir es de grado y no de clase, por tanto, entre la inteligencia animal y la huma- na sólo existía una diferencia cuantitativa. La idea de una continuidad animal-hombre hace que desarrolle una labor comparativa en el libro La expresión de las emociones en el hombre y en los anima- les (1872), donde intenta determinar los gestos con los que expresamos las emo- ciones, empleando la observación objetiva a través del registro de conductas y ges- tos emocionales. En este libro –que le hace merecedor de ser el punto de inicio de la moderna psicología animal o comparada– llegó a proponer que el compor- tamiento emocional del hombre depende de la herencia de ciertos comporta- mientos que fueron útiles en la vida animal anterior, pero que ya no juegan un papel útil para el hombre actual. Así, por ejemplo, afirmó que lo que hoy no es más que un gesto de desprecio o ritos de cólera, posiblemente fue en una época anterior una preparación para morder. Por otro lado, otro inglés, Herbart Spencer (1820-1903), proclamaba antes que Darwin, que la mente sólo podía comprenderse mostrando su evolución, y acuñaba la expresión “supervivencia del más apto” que más tarde asumiría Darwin. En su libro Principios de Psicología (1855) formuló básicamente sus tesis, que podríamos simplificar a través de la teoría a la que se ha llamado “asociacio- nismo evolucionista”. Según esta doctrina evolucionista la Ley de la frecuen- cia asociativa opera filogenéticamente. La asociación, cuando se repite con frecuencia, conlleva una tendencia hereditaria que en generaciones sucesivas se vuelve acumulativa. Bajo este punto de vista, Spencer explicaba la herencia de aso- ciaciones adquiridas y la formación de los instintos. Nótese cómo en estas afir- maciones aparece claramente la influencia de la teoría evolucionista de Lamarck. La influencia del evolucionismo en la psicología va a ser importante, se aban- donará paulatinamente el estudio de los contenidos de la conciencia (objeto de estudio de la psicología pre-científica y de la experimental alemana, que todavía no hemos visto) y pasarán a primer plano las ideas de adaptación, ajuste, heren- cia, medio, etc. Esta influencia fue de todos modos mucho más directa sobre la psicología americana, en especial en todo lo que hace referencia a los aspectos de adaptación, supervivencia, etc., que eran fácilmente entendidos por los autores de esta nacionalidad dada su idiosincrasia. Influencias fundamentales de las teorías evolucionistas en la psicología 1) Al situar al hombre en el marco de una teoría evolutiva, hace pensar que las técni- cas utilizadas para estudiar al hombre pueden generalizarse a los animales y vice- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 54 © Editorial UOC 54 Historia de la psicología versa, lo cual da lugar al nacimiento de la psicología animal o comparada. Por otra parte, la teoría evolutiva dio pie a una perspectiva genética y evolutiva en la psi- cología que intentó explicar el origen y el desarrollo de las funciones psicológicas. 2) El pensamiento evolutivo desplaza el objetivo de los psicólogos. Parece más ade- cuado responder a la pregunta ¿qué funciones desempeña la conciencia? que inten- tar responder a ¿qué elementos contiene la conciencia? La adaptación del organis- mo a su medio parece de mayor importancia que el análisis de las imágenes mentales o los elementos que contiene la conciencia. Esto da lugar al nacimiento de la psi- cología de la adaptación, con una filosofía pragmática que derivará en el funcio- nalismo americano. 3) El acento puesto sobre la variación, sobre las diferencias individuales, llevó a los psi- cólogos, interesados por la evolución, a intentar catalogar las formas en que podí- an diferir las mentes. De esta línea nacerá la psicología diferencial. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 55 © Editorial UOC 55 Fundación y establecimiento de la psicología ... Capítulo II Fundación y establecimiento de la psicología científica Milagros Sáiz Dolores Sáiz L. Gonzalo de la Casa Gabriel Ruiz Natividad Sánchez 1. El nacimiento de la psicología científica Milagros Sáiz y Dolores Sáiz La psicología en su búsqueda por adquirir el estatus científico y consolidarse como una disciplina diferenciada de otras, encontró su apoyo en el uso del méto- do científico, resolviendo el estudio de sus problemas a través del experimento en el laboratorio. Su interés fundamental fue demostrar que los fenómenos psí- quicos o mentales eran susceptibles de ser medidos de forma sistemática. La psi- cología científica se distanció, de esta forma, de la denominada psicología filosó- fica que ha sido desarrollada en el capítulo I. Como recordará el lector, esta psicología se caracterizó por su enfoque especulativo-reflexivo. La nueva psicología quería obtener datos empíricos para fundamentar sus teo- rías y ello la condujo irremediablemente –como hemos dicho– al trabajo en el labo- ratorio donde podía obtener medidas experimentales. En el experimento encon- tró la forma apropiada de recolectar los datos y pudo controlar, al máximo, los factores subjetivos y aquellas variables que podían interferir en los resultados. La psicología científica estableció así un mayor rigor en el análisis y pudo variar sis- temáticamente las condiciones experimentales, así como repetir sus observacio- nes, lo que le podía permitir llegar a la generalización de algunos de sus resulta- dos e imprimir a su labor un nivel parecido al de otras ciencias. Con la adopción del trabajo en el laboratorio y el uso del experimento la psicología estaba dando los pasos que la conducirían a una definitiva separación de la metafísica filosófica y a su proceso de institucionalización como disciplina independiente. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 56 © Editorial UOC 56 Historia de la psicología Esta situación hace comprensible que los historiadores de la psicología hayan concretado, justamente, el nacimiento de la psicología como ciencia, en el año 1879, momento temporal que ha venido siendo señalado como el de la funda- ción del primer Laboratorio de psicología experimental del mundo. Este labora- torio fue fundado por Wundt en Leipzig, y 1879 fue el año en que se inició en él la investigación psicológico-experimental que daría como resultado la tesis doc- toral de Max Friedrich sobre el tiempo de apercepción de los procesos mentales simples y compuestos. Este laboratorio de Wundt es el primero que tuvo un reco- nocimiento institucional y estuvo dotado de instrumentos similares a los utili- zados por los laboratorios fisiológicos. Fue sin duda el laboratorio de psicología mejor equipado del mundo. Sin embargo, como han hecho notar algunos historiadores de la psicología, sería erróneo considerar la fundación del Laboratorio de Leipzig como el comien- zo de la psicología científica y experimental. No hay nada que surja espontánea- mente, desligado de su contexto socio-cultural; la psicología experimental ya esta- ba en el ambiente y fueron una serie de circunstancias las que posibilitaron su surgimiento. Aunque en el resto del mundo occidental se estaba produciendo ese clima propiciador de una psicología científica, se le ha de reconocer, sin embargo, al ale- mán Wilhelm Wundt el ser el iniciador de una labor institucionalizadora que hizo que nuestra disciplina fuera reconocida como ciencia. Esta labor puede concre- tarse en: • Establecimiento de una definición de psicología. • Planteamiento de un objeto de estudio. • Concreción de unos problemas que debían ser resueltos. • Indicación de la metodología a utilizar. • Fundación del primer laboratorio de psicología experimental (en 1879 en la Universidad de Leipzig). • Creación de un órgano de difusión: la revista Philosophische Studien, que per- mitió la divulgación de los trabajos científicos en Psicología y fue la tribu- na propagandística de la “nueva psicología”. Todos estos aspectos de carácter institucionalizador y teórico que veremos en los próximos apartados cuando tratemos la psicología científica alemana, confi- rieron al laboratorio de Wundt el papel detonante en un ambiente propicio e hizo de Leipzig el lugar de paso de la mayoría de jóvenes que se interesaban por la inves- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 57 © Editorial UOC 57 Fundación y establecimiento de la psicología ... tigación experimental de los procesos psíquicos1. Esto convirtió a Alemania en el país del cual irradiaba la nueva psicología científica y en el protagonista de la psicología de ese período. Recordemos, tal como apuntábamos en el capítulo anterior que la psicología científica fue producto de la interacción de la psicología filosófica y la fisio- logía del sistema nervioso y, en particular, de la sensorial. La fisiología senso- rial fue desarrollándose de tal forma que incorporó en su contenido conocimien- tos psicológicos y los empleó para la determinación del funcionamiento de los sentidos. Por otro lado, la vieja psicología filosófica, por su parte, no fue ajena a los hallazgos de la fisiología y de la ciencia en general. En este contexto de surgimiento, hemos de prestar atención a las causas socio- culturales que propiciaron, precisamente, el nacimiento de la psicología cientí- fica en Alemania y que ha hecho que se considere a ese país como “la cuna” de la psicología científica. Según la interpretación de algunos historiadores de la psicología, en el marco geográfico alemán se dio un proceso que se ha denomi- nado de “role-hybridization”, el cual fue producido por unas especiales condi- ciones académicas que tuvieron lugar en la Alemania de finales del siglo XIX, donde se dio un fenómeno peculiar: hombres formados en el seno de la fisiología, ante la ausencia de plazas de su especialidad, accedieron a cátedras de filosofía y desde allí crearon una nueva forma de entender la psicología: la de su enfoque cientí- fico y experimental. La tarea de Wundt en esta coyuntura será primordial, por- que vivirá personalmente este proceso que le llevará de la fisiología a la filosofía. El proceso de role-hybridization El proceso de role-hybridization se entiende en el contexto académico alemán, en un momento histórico en el que la fisiología poseía un estatus más elevado que la filoso- fía, dado que las ciencias naturales estaban muy valoradas y habían pérdido un cierto crédito los enfoques filosóficos. Cuando los fisiólogos no pudieron acceder a cátedras de fisiología decidieron optar a cátedras de filosofía, en estas circunstancias era lógico que estos hombres, en un mundo académico que permitía la total libertad de cátedra, llevaran al campo de la filosofía sus métodos fisiológicos, lo cual les imprimía un carác- ter diferencial respecto a los filósofos tradicionales y les mantenía en su élite; todo esto 1. Por Leipzig pasaron tanto estudiantes europeos como de otros lugares, especialmente america- nos. De sus discípulos, por su posterior relevancia, son de destacar: F. Angell, J.M. Baldwin, J.Mck. Cattell, G.S. Hall, C.H. Judd, E. Kraepelin, F. Krüeger, O. Külpe, L. Lange, A. Lehmann, K. Marbe, E. Meumann, H. Münsterberg, E.W. Scripture, G.S. Stratton, E.B. Titchener, y, L. Witner. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 58 © Editorial UOC 58 Historia de la psicología provocó el surgimiento de una nueva figura académica, la del psicólogo (a caba- llo entre la fisiología y la filosofía). Como era de suponer esto provocó enfrentamien- tos y debates entre psicólogos y filósofos. Sin embargo, la psicología científica no se agota ni se limita a los progresos que se dieron en suelo alemán, aunque, como hemos dicho, en ese momento fuera el referente, por aceptación o contraposición. Como veremos más adelan- te en este mismo capítulo, la psicología de orientación científica se fue abrien- do paso en otros países del mundo, eso sí, en cada uno de ellos con sus pecu- liares características. 2. La psicología científica alemana Milagros Sáiz y Dolores Sáiz 2.1. La psicología de Wundt La discusión acerca de la posibilidad de una psicología científica fue uno de los asuntos más discutidos en la Alemania del siglo XIX. Concretamente el inten- to de fundamentar una psicología científica basada en las matemáticas, llevado a cabo por Herbart, y la psicofísica como método de medición psicológica elabo- rada por Fechner, resultaron esenciales para posibilitar la fundación de la psico- logía como disciplina experimental y científica en ese país. Sin embargo, los historiadores de la psicología, a pesar de estos anticipos, han visto a Wundt como al primero que podemos llamar sin reservas psicólogo. Wundt es considerado como el fundador de la psicología experimental, y cuan- do se le da este apelativo se quiere decir que fue él quien más promovió la idea de la psicología como una ciencia independiente. No obstante, hay que tener en cuenta que los planteamientos de Wundt, aunque cruciales, no fueron las úni- cas propuestas innovadoras formuladas a lo largo del siglo XIX en Alemania, dado que otros personajes como Brentano, Stumpf, Ebbinghaus, G.E. Müller, entre otros, –autores que comentaremos algo más tarde– trabajaron también en temas psicológicos, al margen de la iniciativa wundtiana, y desde sus puntos de vista, defendieron la necesidad de una autonomía para la psicología. De todos modos, no cabe duda de que el nuevo enfoque propuesto por Wundt para la psicología, así como su papel institucionalizador, hacen de HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 59 © Editorial UOC 59 Fundación y establecimiento de la psicología ... él una de las figuras más significativas, no sólo de la psicología alemana, sino de la psicología mundial. Veamos a continuación sus propuestas teóricas para la psicología, aunque remitimos al apartado 2.3. para ver el proceso institucionalizador que experi- mentó la psicología científica en Alemania, en el que Wundt tuvo mucho que decir. Wilhelm Wundt escribió su primera obra de carácter psicológico en 1862 con el título Contribuciones a una teoría de la percepción sensorial, allí hablaba de un inci- piente proyecto de psicología experimental. Al año siguiente publicó su segun- da obra psicológica Lecciones sobre el alma humana y animal, como el título indi- ca, son una especie de recopilación de sus lecciones sobre psicología. Pero fue su manual Principios de Psicología fisiológica (1873-1874) el que sentó las bases pro- gramáticas y fundacionales de la nueva disciplina. Siguiendo las directrices con- ceptuales y metodológicas expuestas en el manual, inició su intensa actividad cien- tífica abocada al estudio experimental de la conciencia humana. Algunos datos biográficos de Wundt Wundt inició sus cursos de medicina en Tubinga pero los concluyó e hizo su doctora- do en la Universidad de Heidelberg. En 1856, estudia con Johannes Müller en Berlín y empieza a interesarse profundamente en la fisiología experimental. En 1857, es habi- litado como docente de fisiología en la Universidad de Heidelberg y en 1858 es nom- brado ayudante de von Helmholtz en el recién inaugurado “Instituto Fisiológico de Heidelberg”, donde permanecerá hasta la marcha de Helmholtz a Berlín (1864). La imposibilidad de acceder a la cátedra vacante en el Instituto hizo que Wundt acepta- ra posteriormente la oferta de una cátedra de Filosofía en Zürich (1874) y que en 1875 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 60 © Editorial UOC 60 Historia de la psicología accediera a la cátedra de filosofía en la Universidad de Leipzig, donde fundaría el pri- mer Laboratorio de Psicología Experimental, así como la primera revista de Psicología científica: Philosophische Studien. En sus “Principios” Wundt divide la nueva psicología en psicología experi- mental y psicología colectiva o de los pueblos, siendo la primera la que estu- dia los procesos inferiores: o sea, la experiencia inmediata que nos llega a tra- vés de la percepción sensorial; y la segunda la que estudia los procesos superiores. Wundt centrará inicialmente su interés en la percepción-sensación y desterrará de su laboratorio las investigaciones experimentales en torno a los procesos supe- riores, porque creía que no podían abordarse de una forma sistemática y experi- mental. Esto fue así porque, ante la enorme complejidad de la vida mental huma- na, Wundt pensaba que era preferible empezar por los procesos que se consideraban más simples o elementales y más cercanos al mundo físico. Bajo esta perspecti- va, los procesos más adecuados para ser investigados fueron las sensaciones y percepciones, que en su conjunto formaban las representaciones mentales. Posteriores consideraciones de la división de la psicología Con los años Wundt perfilará mejor la división de la Psicología general, determinan- do también dos clases, como había hecho incialmente en su libro fundacional: una psi- cología individual y una psicología comparada. Psicología experimental Psicología Individual { Psicología infatil Psicología de los pueblos Psicología Comparada { Psicología animal La psicología individual estudiaba los procesos inferiores como la sensación, los sen- timientos y la voluntad. La psicología comparada se dedicaba al estudio del desarro- llo de la mente. Wundt en sus Fundamentos o Principios de Psicología fisiológica define así lo que es la psicología, denominada en aquel momento como fisiológica: “La Psicología fisiológica es así en primer lugar Psicología, y adopta como objetivo, inves- tigar los procesos conscientes dentro de su propio contexto”. Wundt, W. (1874). Grundzüge der physiologischen Psychologie. Leipzig: W. Engelman. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 61 © Editorial UOC 61 Fundación y establecimiento de la psicología ... Por tanto, el objeto de la Psicología podía ser especificado como el estudio de la experiencia inmediata, o sea, las experiencias de los sujetos comunicadas directamente por ellos mismos sin ningún tipo de abstracción o reflexión. La psicología que proponía Wundt no se ocupaba del alma, era empírica y no metafísica y debía desarrollarse al margen de ésta. Wundt entendía por experien- cia fenómenos tales como las sensaciones, las percepciones y los sentimientos. El decidirse por un objeto de estudio de este calibre tenía ventajas, dado que le per- mitía eludir un asunto complejo: el de la naturaleza del alma y sus relaciones con el cuerpo. La psicología, sencillamente, no trataba esta problemática. La tarea general de la psicología experimental se concretaba, según Wundt, en los siguientes puntos: a) Debe analizar el contenido de nuestra conciencia en sus elementos constituyentes. b) Debe estudiar las características cualitativas y cuantitativas de estos elementos. c) Debe determinar de forma exacta las relaciones de coexistencia y sucesión de los mismos. Wundt, W. (1883). “Schlusswort zum ersten Bande”. Philosophische Studien (núm. 1, vol. 4, pág. 615-617). Esta concepción la tomó del empirismo y asociacionismo británicos, lo mismo que los físicos habían analizado la materia reduciéndola a átomos y los anatomis- tas habían analizado los sistemas vitales reduciéndolos a células, Wundt decidió que los psicólogos debían analizar la mente reduciéndola a las sensaciones y sen- timientos elementales que la constituyen. Debemos corregir la idea, sin embargo, de que Wundt entienda la conciencia en los términos del clásico empirismo, donde las ideas, como se recordará, eran elementos internos procedentes de la sensación que iban asociándose de una forma ciertamente “azarosa” por contigüidad. La conciencia para Wundt es el conjunto de experiencias vividas por una persona, así, aunque hay elementos que la constituyen, éstos interconexionan entre sí y se hallan vinculados con otros ocurridos en el pasado. Las sensaciones y los sentimientos Las sensaciones proceden unas del exterior a través de los sentidos (por tanto son visuales, tactiles, gustativas, etc.) y otras del interior (como la fatiga muscular, el dolor, la presión, etc.). Según Wundt poseían dos tipos de atributos: cualidad e intensidad, el primero se refería al nombre que le damos a la sensación y el segundo a su fortale- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 62 © Editorial UOC 62 Historia de la psicología za o grado. Imagine una gota de limón en su lengua, cuando señala que es ácida le está dando nombre, indica su cualidad, cuando marca que es muy fuerte su sabor, está indicando su intensidad. En cuanto a los sentimientos son subjetivos, proceden del propio sujeto. En este campo Wundt desarrolla la que ha sido conocida como la teoría tridimensional de los sentimientos. Para llegar a la determinación de estos sentimientos Wundt utilizó el méto- do introspectivo con la ayuda de un metrónomo. Wundt “partiendo de sus propias introspecciones informaba que al final de una serie rítmica de pendulaciones tenía la impresión de un todo agradable; es decir, que algunas sucesiones rítmicas son más placenteras, más agradables que otras. De esta autoobservación sacaba la conclusión de que parte de la experiencia que una sucesión cualquiera de golpecitos proporciona es un sentimiento subjetivo de placer o displa- cer, un sentimiento que puede localizarse en algún punto de un continuo que va de lo agradable a lo desagradable. Pero mientras escuchaba los chasquidos del metróno- mo, también detectaba otra clase de sentimiento en relación con ellos. Mientras aguar- daba expectante cada chasquido sucesivo, sentía una ligera tensión; una vez que el chas- quido esperado se producía, sentía alivio. Esta alternancia entre tensión y alivio adquiría su máxima claridad cuando los chasquidos se producían a un ritmo más lento. (...)Pero eso no era todo. Cuando aumentaba el ritmo de los chasquidos, decía Wundt, se sen- tía suavemente excitado; cuando el ritmo disminuía, tenía un sentimiento apacigua- dor (...). Todo sentimiento consciente, dijo, puede situarse en algún punto en el espa- cio tridimensional”. Miller, G.A. (1968). Introducción a la Psicología. Madrid: Alianza (pág.38). Uno de los aspectos relativos a la conciencia que Wundt desarrolló, deriván- dolo del introducido por Leibniz en 1704, fue el de apercepción. Bajo Wundt, este concepto adquirió un nuevo significado y relevancia. Mientras que la “per- cepción” era el proceso de entrada de una representación mental en nuestra con- ciencia, la “apercepción” era el proceso que se ocupaba de mantener o trasladar determinada representación o representaciones en el centro de atención de la conciencia. Para la explicación de este fenómeno los psicólogos de Leipzig utili- zaban una analogía con el campo de visión: Bajo “percepción” se entiende la entrada de una representación en el “campo de visión”, bajo “apercepción” su elevación al “centro del campo de visión” de la concien- cia Staude, O. (1883). “Der Begriff der Apperception in der neueren Psychologie”. Philosophische Studien (núm. 1, pág. 192). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 63 © Editorial UOC 63 Fundación y establecimiento de la psicología ... La comparación de la conciencia con el campo visual. La conciencia, tal como ocurría en la visión, tenía un punto que era muy clara (el punto de fijación) y un lugar donde aparecía confusa y oscura (el campo periférico) y un lugar que los circundaba a partir del cual los contenidos de la conciencia era incons- cientes (el umbral de la conciencia). Para ver claro un contenido en la conciencia debía ser llevado al foco de atención y para ello era preciso un proceso voluntario por parte del sujeto. De esta forma la voluntad jugaba un papel primordial en los procesos de aper- cepción y lo jugaría en adelante en todo el sistema psicológico de Wundt, que ha sido denominado como voluntarista. De esta forma el concepto de apercepción se encuentra muy ligado a la volun- tad y ambos representaron una preocupación básica de la psicología wundtiana. Para Wundt cabe aclarar que la voluntad apenas podía distinguirse de un senti- miento: la voluntad era, así, una especie de sentimiento, concretamente un sen- timiento de decisión o resolución que conducía a una acción manifiesta. En relación a los métodos que podían ser empleados por la psicología cientí- fica, fueron expuestos por el propio Wundt en uno de sus artículos en la revista del Laboratorio de Leipzig y podemos concretarlos de la siguiente manera: Los métodos de la Psicología científica { Métodos de las diferencias poco perceptibles Métodos psicofísicos Método del error promedio Método de los casos correctos y fallidos Método de la combinación Métodos para el análisis de percepciones sensoriales { Método del análisis Método de variación { Método del tiempo de reacción Métodos de la medición Psicología temporal Método de comparación { Método de complicación Método de reproducción A pesar de que entre los métodos señalados no aparezca especifícamente la introspección, no significa que Wundt no la empleara en su laboratorio. Sin embargo, Wundt sólo la admite en el contexto del experimento: “... bajo mi opinión (...), el único procedimiento para aplicarla es formando parte del experimento psicológico” Wundt, W. (1888). “Selbstbeobachtung und innere Wahrnehmung”. Philosophische Studien (núm. 4, pág. 301). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 64 © Editorial UOC 64 Historia de la psicología El método de la introspección La introspección o autoobservación es el método que consiste en utilizar como mate- rial de estudio el testimonio del mismo sujeto acerca de sus “experiencias inmediatas”. Al estudiar la mente, los aspectos interiores del individuo, para Wundt la única forma de hacerlo es mediante la autoobservación o la introspección. En sus investigaciones hay que tener en cuenta que los sujetos experimenta- les fueron, contrariamente a las grandes muestras de sujetos anónimos e “inocen- tes” que se buscan hoy en día, algunos pocos (3 ó 4) colegas psicólogos entrena- dos en la auto-observación en situación experimental. El trabajo experimental que Wundt vino desarrollando durante muchos años, dirigiendo sobre todo a sus estudiantes, se vio complementado en los últimos tiem- pos de su actividad científica por el estudio de una de las áreas en la que se divi- dió la psicología científica: la del estudio de una psicología etnológica cultu- ral que nosotros ya hemos comentado bajo el nombre de psicología colectiva o psicología de los pueblos. No debe creerse que el interés era nuevo, en sus pri- meros años de docente Wundt había realizado una serie de lecciones sobre antro- pología o historia natural del hombre, sin embargo, su decisión de hacer una psicología científica le hizo abordar primero, como hemos comentado, temas relativos a los procesos psíquicos inferiores que eran más sencillos y más fáciles de llevar al laboratorio. El estudio de la psicología de los pueblos no permitía una metodología expe- rimental y requería del uso de la interpretación histórica de los productos cultu- rales para poder inferir el funcionamiento de los procesos psíquicos superiores y por ello necesitaba el uso de los métodos descriptivos de las ciencias sociales. Aunque Wundt todavía no había desarrollado esta psicología, sí que había hecho referencia a ella en sus textos de psicología experimental. La Volkerpsychologie2 (“Psicología de los pueblos”) de Wundt ha sido consi- derada, a menudo, como una psicología social, y eso se entiende fácilmente porque esta psicología se dedica al estudio de los productos culturales de los pue- blos. Estos productos sociales Wundt los concreta en el lenguaje, los mitos y las costumbres, ya que son las más importantes creaciones de la mente colectiva, aun- 2. El término volkerpsychologie se originó como una palabra compuesta, totalmente nueva para el lenguaje alemán de la época. Wundt reconoce al filósofo Lazarus y al filólogo Steinthal su creación a mediados del siglo XIX, sin embargo, estos autores no darán al concepto una acepción psicológica como lo hace Wundt. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 65 © Editorial UOC 65 Fundación y establecimiento de la psicología ... que dentro de ellos estarían participando otros fenómenos sociales y culturales como el arte, la religión, los sistemas legales y morales, etc. El objeto de estudio de esta psicología social de Wundt, que él expresó prin- cipalmente a través de su obra en diez volúmenes titulada Psicología de los pue- blos (1900-1920) y de su libro Elementos de psicología de los pueblos (1912-1913), es la mente colectiva, entendida como el conjunto de pensamientos, sentimien- tos y modos de vida compartidos por los miembros de un grupo social. Criterios fundamentales de la psicología de los pueblos De la obra de Wundt sobre la psicología de los pueblos podemos extraer algunos aspec- tos fundamentales que vamos a señalar a continuación a modo de síntesis o resumen. Evidentemente, su obra es muy extensa y más profunda de lo que aquí vamos a seña- lar, en todo caso, el lector puede consultar la bibliografía complementaria si quiere pro- fundizar más este tema: • Los productos culturales que mejor representan la evolución psíquica son el lengua- je, los mitos3 y las costumbres. • La mente evoluciona hacia su perfeccionamiento. Hay un tránsito evolutivo desde las culturas primitivas a las sociedades actuales. • En la historia del desarrollo de la Humanidad podemos establecer una serie de esta- dios por los que ha pasado la cultura humana: – Período del hombre primitivo, en los que no hay características comunes de raza u origen. – Período de la edad totémica, en la que aparecen las primeras formas de organi- zación social (familias, tribus). – Período de la edad de los héroes, aquí se desarrolla con mayor precisión la jerar- quización de la sociedad, aparecen los jefes y líderes carismáticos que arrastran a los grupos sociales. – Período de la humanización o desarrollo de la humanidad, en la que los estados nacionales y las religiones se van ampliando y toman fuerza las religiones semiu- niversales como el cristianismo, el islamismo y el budismo. Es una etapa cuyo obje- tivo final es la plena humanidad, se producen cambios en la naturaleza de las cos- 3. A través del lenguaje podemos intercomunicarnos y nos sirve para transmitir los pensamien- tos y los hechos culturales de nuestra comunidad, colectividad o civilización. Cuando Wundt estudia el lenguaje se centra en observar los movimientos expresivos, el lenguaje mímico, los sonidos del lenguaje, el cambio fonético, la formación de palabras, la unión de oraciones, el cambio semántico y el origen del lenguaje. En cuanto a los mitos, Wundt los interpreta como las representaciones colectivas de los miedos, los ideales y las esperan- zas comunes de un pueblo. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 66 © Editorial UOC 66 Historia de la psicología tumbres (vida económica, literatura, filosofía, arte, ciencia, ...) que dan a la socie- dad humana su carácter complejo. En resumen, la psicología etnológica o de los pueblos de Wundt, se orien- tó, como se ha visto, hacia el estudio histórico de los fenómenos sociales y las formas culturales surgidas del colectivo humano. Empleó los méto- dos descriptivos de las ciencias sociales, ya que no podía ser abordada con el método experimental, y fue la forma en como Wundt entendió que podían ser estudiados los procesos psíquicos superiores, o sea, a través de su estudio histórico y evolutivo. Como bien señala José Mª Gondra: La psicología social de Wundt no resistió el paso de tiempo debido a su carácter espe- culativo. La noción de una mente o espíritu de la colectividad era inverificable y los procesos de la interacción social escapaban a la investigación directa, dada su natura- leza inconsciente. Por estas razones la psicología de los pueblos fue desplazada por la socio- logía y psicología social anglosajonas, mucho más empíricas y cuantificables. Pero su explicación del lenguaje y su énfasis en la comunicación no verbal serían retomados por la moderna psicolingüística y la psicología de la comunicación interpersonal”. Gondra, J.Mª (1997). Historia de la Psicología. (vol. I). Nacimiento de la psicología científica. Madrid: Síntesis (pág.127). 2.2. Psicologías científicas alemanas no wundtianas Aunque la psicología científica en las últimas décadas del siglo XIX tuvo en Alemania como foco central el enfoque experimental wundtiano enclavado en la Universidad de Leipzig, existieron, además, otros centros de trabajo que, sien- do independientes del Laboratorio de Leipzig, realizaron un profundo trabajo experimental y contribuyeron, por la misma época, con aportaciones notables a la configuración de la psicología científica experimental. Como señala Antonio Caparrós: “En la ciencia, las cosas no se hacen por decreto. El surgimiento de la psicología expe- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 67 © Editorial UOC 67 Fundación y establecimiento de la psicología ... rimental y la función fundante del wundtismo no supuso la integración automática de todos los desarrollos filosóficos, fisiológicos o de otro tipo, generadores de conoci- miento psicológico en la nueva ciencia” Caparrós, A. (1984). La psicología y sus perfiles. Introducción a la cultura psicológica. Barcelona: Barcanova (pág.126). El contexto universitario alemán, donde se estaba produciendo el avance hacia la cientificidad de la psicología, se puede imaginar a través del siguiente gráfico. En el gráfico aparecen las más importantes universidades alemanas con sus correspondientes autores. Fue en la Universidad de Leipzig, de la mano de Wundt, donde se generó el prototipo de la psicología que iba a imperar durante los pró- ximos años. Sin embargo, hubo otras universidades como la de Berlín, la de Göttingen o la de Würzburg que dejaron, a través de los autores que desarrolla- ron allí sus trabajos más representativos, una especial huella en la psicología ale- mana de aquellos momentos. Algunos de estos autores defendieron el trabajo en el laboratorio, mientras que otros respaldaron una psicología empírica alejada de la investigación experimen- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 68 © Editorial UOC 68 Historia de la psicología tal. En los próximos apartados nos referiremos a estas posiciones alternativas a la de Wundt que descansan, principalmente, en manos de hombres como Brentano, Ebbinghaus, Dilthey, Hering, G.E. Müller, o, Stumpf. Dejamos para el capítulo IV los trabajos llevados a cabo sobre el pensamiento por parte de los componentes de la Escuela de Würzburg, porque están mejor enmarcados dentro del proceso del surgimiento de las diferentes escuelas o corrientes aparecidas durante la pri- mera mitad del siglo XX. 2.2.1. Hermann Ebbinghaus y el estudio experimental de la memoria Hermann Ebbinghaus (1850-1909) inició sus estudios universitarios en 1867, interesándose primero por la filología y la historia, para decidirse, finalmente, por la filosofía. El 16 de agosto de 1873 se doctoró en Filosofía en la Universidad de Bonn con un trabajo sobre Eduard von Hartmann. Los años siguientes a su doc- torado hasta su incorporación a la Universidad de Berlín como Privatdozent, son unos años de difícil concreción en los que se dedicó a su formación independien- te y a la enseñanza como maestro o tutor. Fue durante estos años cuando Ebbinghaus lee los Elemente der Psychophysik de Fechner. Este libro parece ser que fue el que le inspiró la metodología para realizar sus sistemáticos experimentos sobre la memoria. Podemos hallar así su interés por la memoria, ligado a su labor educativa y la lectura de los Elemente, aunque probablemente podemos encon- trar también una cierta conexión con el tema de su tesis doctoral, al considerar los aspectos del recuerdo inconsciente. Sus primeros experimentos de memoria fueron realizados entre 1879 y 1880 con interés de obtener su habilitación en la Universidad de Berlín. Justamente durante su estancia en esta Universidad es cuando realiza la publicación de su obra más famosa Über das Gedächtnis. Untersuchungen zur experimentellen Psychologie (“Sobre la memoria. Estudios en Psicología Experimental”) en 1885, que recoge tanto los experimentos que le sirvieron para su habilitación, como los realizados en el período de 1883 a 1884, y que le permitió obtener el nombramiento como ausserordentlicher Professor (profesor asociado). La trayectoria académica e investigadora de H. Ebbinghaus La trayectoria académica e investigadora de Ebbinghaus a partir de su habilitación en la Universidad de Berlín puede dividirse en dos grandes etapas: • La primera situada en la Universidad de Berlín abarca el intervalo temporal que va HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 69 © Editorial UOC 69 Fundación y establecimiento de la psicología ... desde 1880 a 1894 y se centra fundamentalmente en investigaciones monográficas de gran especificidad; es el período en el que se ubica la publicación de Über das Gedächtnis en 1885. • Una segunda etapa es la que recoge su vida académica en las Universidades de Breslau y Halle, en la que, al margen de algunos pequeños trabajos monográficos entre los que destaca su famosa prueba de inteligencia, centró sus preferencias hacia la preparación y elaboración de sus dos obras de carácter generaly sistemáti- co, Abriss der Psychologie (“Compendio de Psicología” ) y Grundzüge der Psychologie (“Principios de Psicología”), que tuvieron una gran aceptación en su época. Los trabajos experimentales llevados a cabo por Ebbinghaus en la Universidad de Berlín representaban un cierto atrevimiento en aquella época, puesto que tanto Wundt como Fechner, pioneros de la psicología científica, no veían viable el estudio experimental de la memoria. Sin embargo, los resultados de sus inves- tigaciones no dejaron de impresionar, como ha indicado el historiador español Antonio Caparrós, por su seguridad cuantitativo-experimental, rigor, originalidad, e imaginación innovadora, así como por su estilo claro, sobrio, preciso y enérgi- co. Con esta aportación Ebbinghaus se convertía en el pionero del estudio de este proceso, ejerciendo una profunda influencia sobre la manera de abordar la investigación de la memoria. Con su sistema de trabajo, rompió con los méto- dos introspectivos aún vigentes en el laboratorio de Wundt en Leipzig y abrió, al mismo tiempo, un nuevo campo de investigación con el que demostró la posibilidad de utilizar el método experimental en los procesos cognitivos. Los estudios sobre la memoria Ebbinghaus era consciente de la complejidad de la memoria humana, pero ignoró expresamente esta dificultad intentando demostrar que su estudio era posible. Si el pro- blema de la memoria era complejo, la solución, para Ebbinghaus, era simplificarlo para convertirlo en abordable. En síntesis, las investigaciones de Ebbinghaus sobre la memoria consistieron en la presentación de listas de sílabas, generalmente sin sentido (llegó a generar alrededor de unas 2.300), que bajo su criterio, permitían un mejor control del material y de la situación experimental. Estudió los efectos de la longitud de la lista, del número de repe- ticiones y la amplitud del intervalo de retención. Analizó la evolución temporal de la memoria y estableció lo que hoy conocemos como “la curva del olvido”, encontran- do que éste ocurría rápidamente al principio pero se enlentecía después. Conviene destacar que, a pesar de la extrema meticulosidad que Ebbinghaus impu- so a sus investigaciones, sus experimentos sobre la memoria fueron realizados tenien- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 70 © Editorial UOC 70 Historia de la psicología do como único sujeto experimental al propio Ebbinghaus y no se llevaron a cabo en ningún laboratorio, ni formal ni informal de psicología, aunque ello no le impidió man- tener unas condiciones experimentales constantes y que sus experimentos tuvieran el rigor necesario que exigía la metodología científica. Desde sus publicaciones, Ebbinghaus remarcó que la ampliación de los conocimientos sobre la memoria no podía hacerse sin la utilización de los métodos de las ciencias naturales. Inspirándose en Fechner, buscó una medida indirecta de la memoria basada en el método del ahorro a la hora del reaprendizaje, medido generalmente en función del número de repeticiones. Este planteamiento es su mayor invención, puesto que fun- damentándose en el tiempo o los ensayos empleados en un primer aprendizaje y el tiem- po y los ensayos empleados para el reaprendizaje, los relacionó con la variable del intervalo de retención entre el primer aprendizaje y el reaprendizaje. Este paradigma básico proporciona datos consistentes y fácilmente replicables relativos a la tasa de olvido en el tiempo. Ebbinghaus propició, así, el inicio del estudio objetivo de la memoria, introducien- do un material nuevo (las sílabas sin sentido), un procedimiento experimental (reapren- dizaje o método del ahorro) y resultados cuantitativos que le permitieron apoyar sus conclusiones. Su trabajo sobre la memoria recogido en Über das Gedächtnis tuvo, como hemos dicho, el mérito de mostrar como un problema aparentemente inabordable podía ser tratado experimentalmente. En resumen, con respecto a la memoria Ebbinghaus: 1) Abandonó la confianza en el testimonio de la instrospección en favor de la evidencia objetiva, usando el método del reaprendizaje y del aho- rro, pudiendo con él inferir la retención que se producía. 2) Inventó un material calibrado (sílabas sin sentido) que permitía un mejor control experimental. 3) Criticó las leyes asociativas de la contigüidad y de la sucesión inmedia- ta, para introducir un estudio cuantitativo de las asociaciones remotas. 4) Hizo uso de nociones estadísticas y matemáticas para medir la signifi- cancia de sus hallazgos y para formular sus resultados de acuerdo con un “modelo” matemático. Pero su mérito histórico no debe limitarse exclusivamente a su trabajo sobre la memoria, aunque éste haya sido habitualmente su referente; hay que consi- derar, por ejemplo, la postura experimentalista de Ebbinghaus y su afán de hacer de la psicología una ciencia experimental cuantitativa similar metodológica- mente, y no conceptualmente, a las ciencias naturales, su test para el examen de las aptitudes intelectuales (1897), probablemente una de las primeras prue- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 71 © Editorial UOC 71 Fundación y establecimiento de la psicología ... bas de inteligencia y que fue un trabajo auténticamente pionero en Alemania como investigación aplicada, o su deseo institucionalizador al crear, junto a König, un órgano de difusión independiente de los dictámenes wundtianos como lo fue el Zeitschrift für Psychologie und Physiologie der Sinnesorgane y fundar en Berlín el que puede ser considerado el tercer laboratorio de Psicología Experimental de Alemania. Repercusión del trabajo de Ebbinghaus Ebbinghaus no creó una escuela, a pesar del hecho de que tuvo algunos personajes conocidos entre sus discípulos, como Max Dessoir (1867-1947), William Stern (1871- 1938) u Otto Lipmann (1880-1933). Su Über das Gedächtnis, pequeña en cuanto a exten- sión, generó un pronto reconocimiento y representó una fuente fecunda para la investigación posterior, que permitió la apertura experimental de otros procesos superiores –como el pensamiento en la Escuela de Würzburg–, aunque tuvo sus crí- ticas, éstas fueron insignificantes en relación a la acogida que tuvo la obra en distin- tos ámbitos, como en la revista “Mind”, donde Jacobs recomienda la lectura de la obra, o William James, que reconoció la aportación de Ebbinghaus en sus Principles of Psychology, o Titchener que la recomendaba a sus estudiantes de Cornell. En 1890, Ebbinghaus había adquirido un cierto renombre, que hizo que la Universidad de Cornell en Estados Unidos, por medio de Schurman, le propusiera ocupar una cáte- dra con su propio laboratorio de psicología y la posibilidad de participar en la publi- cación de una nueva revista. Motivos de índole personal y familiar hicieron recha- zar a Ebbinghaus esta oferta, que quizá hubiera cambiado el perfil de la Historia de la psicología. Ebbinghaus aportó a la naciente psicología experimental un rigor cientí- fico y un marco metodológico que permitía la paulatina separación de la psicología de la filosofía. Aunque como acabamos de decir no creó una escuela, su estela se extendió en la tradición funcionalista y asociacionis- ta del estudio de la memoria. La posición teórica de Ebbinghaus puede ser catalogada de empírica, ateórica o carente de escuela, orientada a la inves- tigación y ecléctica, lo cual le imprime un cierto carácter independiente de las escuelas dominantes en esa época en Alemania y puede ser consi- derado, en cierta medida, como un funcionalista europeo. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 72 © Editorial UOC 72 Historia de la psicología 2.2.2. Georg Elias Müller y su labor en el Laboratorio de Psicología Experimental de la Universidad de Göttingen Georg Elias Müller (1850-1934) fue uno de los “grandes gigantes” de la ini- cial psicología científica alemana. Sus estudios universitarios le llevaron por las Universidades de Leipzig y Berlín donde estudió filosofía e historia, aunque su for- mación definitiva se halla bajo la tutela de Lotze, del que fue amigo personal y quien le influenció intensamente en su pensamiento. El grado de doctor en Filosofía lo obtiene en la Universidad de Göttingen, bajo la dirección de Lotze, en 1873 con el trabajo titulado Zur theorie der Sinnlichen Aufmerksamkeit (Teoría de la atención sensible), a juicio de algunos, el primer estudio empírico acerca de la atención, citado ampliamente durante décadas. Müller y la Universidad de Göttingen La vida profesional de G.E. Müller está vinculada casi exclusivamente a la Universidad de Göttingen, donde se inicia como dozent en 1876, y acaba como catedrático en 1921 con su jubilación. Con excepción del año 1880, que ocupó una cátedra de Filosofía en Czernowitz, la labor académica de Müller debe ser siempre referida a su estancia duran- te cuarenta años en la Universidad de Göttingen4. La cátedra de Filosofía que ocupó en esa Universidad –de gran prestigio– fue “herencia” de los dos pensadores que más le habían influenciado: J.F. Herbart, quien permaneció en ella durante ocho años y R.H. Lotze, quien la mantuvo durante treinta y siete años, dejándola vacante en 1881 cuan- do aceptó la cátedra ofrecida por la Universidad de Berlín. Müller se dedicó a la psicología siguiendo inicialmente el camino trazado por Lotze para convertirse luego en un psicólogo riguroso, crítico y experimentalista –con Ebbinghaus y Titchener fue uno de los que más batalló por mantener separadas la Filosofía y la Psicología–. En 1881 funda su Laboratorio de Psicología Experimental, que gozó de un gran reconocimiento y captó el interés de múltiples estudiantes3 que pasaron algunos trimestres e incluso años preparándose e investigando bajo la supervisión de Müller. El ímpetu y buen hacer de G.E. Müller hicieron de su labo- ratorio el segundo más importante de Alemania, por debajo sólo del de Leipzig. 4. Discípulos de G.E. Müller. Entre sus alumnos se cuentan Ach, Henri, Jaensch, Jost, Katz, Kroh, Külpe, Martin, Mc Gamble, Pilzecker, Rubin, Rupp, Schumann, Spearman, Viqueira, entre otros; algunos de ellos serían antes o después discípulos de Stumpf en Berlín, de Külpe y Marbe en Würzburg, o de Wundt en Leipzig. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 73 © Editorial UOC 73 Fundación y establecimiento de la psicología ... Analizando la labor científica emprendida por Müller, podemos determinar dos etapas en su vida productiva: • Primera etapa: ocuparía aproximadamente las décadas de 1880 y 1890 y estaría centrada en la problemática de la psicofísica y del estudio experimental de la memoria, como continuación a los trabajos de Ebbinghaus. • Segunda etapa: comenzaría con el siglo XX y perduraría hasta su muer- te, versando sus investigaciones sobre el área de la percepción visual, en una línea nativista muy cercana a la de E. Hering. En el campo de la psicofísica, haciendo uso de su gran capacidad crítica, refu- tó a Fechner e hizo una revisión profunda de la metodología psicofísica. En 1889 publicó con Schumann un trabajo sobre pesos, que mostró claramente la inciden- cia de las actitudes. Su trabajo determinó que los juicios sobre lo “más pesado” y lo “menos pesado” dependían de las anticipaciones musculares del estímulo. Todos estos trabajos le llevaron a convertirse en el líder de la investigación en esta área, tras la muerte de Fechner. En el estudio sobre la memoria, Müller trabajó –siguiendo, como hemos dicho, a Ebbinghaus– en la mejora de los procedimientos de investigación, preparando, incluso, unas reglas para la formación de sílabas sin sentido. Contribuciones más significativas de Müller al campo de la investigación de la memoria • La ley de Jost, elaborada inicialmente por Pilzecker y Müller y publicada por su alum- no Jost, cuya formulación afirma que: “cuando dos asociaciones tienen la misma intensidad, la repetición fortalecerá a la más antigua de ellas”. Esta teoría de Jost explicaba la ventaja que tiene distribuir las repeticiones en el tiempo. • La ley de Müller-Schumann que manifiesta que: “cuando dos ítems se asocian resulta más difícil luego que cualquiera de ellos se una a un tercero”. • La teoría de la interferencia en el olvido: en esta teoría el olvido no se produce únicamente en función del desuso o desvanecimiento de la información almace- nada en la memoria, sino que es fruto de la interferencia que produce el nuevo mate- rial adquirido sobre el recuerdo de lo aprendido anteriormente. Respecto a los problemas psicofisiológicos relacionados con la percepción visual, se centró especialmente en la teoría del color de E. Hering, psicofisiólogo de la HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 74 © Editorial UOC 74 Historia de la psicología Universidad de Leipzig, de tendencia nativista y de gran relieve personal, que en más de una ocasión, había mantenido debates abiertos contra las posturas empi- ristas de von Helmholtz. En este sentido, Müller investiga sobre las tres sustancias retinianas que Hering había señalado como las productoras del color en la visión, afirmando que dichas sustancias eran de carácter químico y no metabólicas como había postulado ese autor. Sus trabajos y los de sus alumnos en esta área, repercu- tieron sobre las nuevas orientaciones de la psicología de la Gestalt. Hering y los psicofisiólogos nativistas Aunque en Alemania la psicología científica experimental contó entre sus principales promotores a una serie de fisiólogos que como Weber, Von Helmholtz o Wundt abor- daron problemas de la mente desde posiciones teóricas acordes con el asociacionismo, también existieron, en aquella época, un considerable número de fisiólogos que igual- mente participaron muy eficazmente en la constitución de la psicología científica en los ámbitos que entonces acaparaban el interés, como la psicofísica y la psicofisiolo- gía sensorial visual y auditiva, aportando en estos dominios teorías primordialmente vinculadas a las orientaciones nativistas. Los más importante psicofisiólogos de orien- tación nativista fueron, A.W. Wolkmann (1800-1877), K. von Vierordt (1818-1884), H. Aubert (1826-1892), W. Preyer (1842-1897), B. Exner (1846-1926), H. Zwaardemaker (1857-1930), M. von Frey (1852-1932), A. Konig (1856-1901) y E. Hering (1834-1918). Hering destacó por su influencia, no sólo en G.M. Müller, sino también en destacadas figuras como Stumpf y los psicólogos de la Gestalt. 2.2.3. Las psicología empíricas Los autores que hemos ido comentando hasta el momento, aunque discrepan- tes en algunos aspectos con el sistema wundtiano, estarían de acuerdo con las bases paradigmáticas establecidas por él. Creerían, pues, en una psicología de la con- ciencia que estudiaba sus contenidos a través de condiciones experimentales, con objeto de asimilarla a las ciencias naturales. Pero el experimentalismo psico- lógico, aunque fue lo que imprimió más fuerza a la psicología del siglo XIX, tanto en Europa como en Norteamérica, también tuvo sectores críticos que no vieron adecuada su orientación positivista enfocada al estudio experimental. La controversia estuvo centrada en la inadecuada identificación de la psi- cología con las ciencias naturales, especialmente con la biología-fisiolo- gía, y en el recurso a los métodos de estas ciencias para fundamentarla. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 75 © Editorial UOC 75 Fundación y establecimiento de la psicología ... Estas tendencias contrapuestas fueron sobre todo centroeuropeas, princi- palmente alemanas y austríacas, y aunque nunca se mostraron como actitudes perfectamente delimitadas o sistemáticas, sirvieron de contrapunto, con sus deba- tes y nuevas fórmulas teóricas, a la psicología del contenido, desarrollada, espe- cialmente, desde Leipzig, ofreciendo una psicología como ciencia empírica, filo- sófico-argumentativa vinculada a los datos científicos, a la propia experiencia, pero alejada del experimento en el laboratorio. Muchos de estos cultivadores de la psicología, ubicada como sabéis en facul- tades de Filosofía, prefirieron no desgajarla del habitual tratamiento de las cien- cias culturales y del espíritu, ciencias que siempre habían tenido una estrecha rela- ción con la filosofía. Los enfoques de estos autores discrepantes de las formulaciones y orientaciones wundtianas fueron más humanistas que naturalistas. Aunque el valor de las tendencias de muchos de estos autores en el momen- to en que se estaba iniciando la psicología científica fue relativo, no cabe duda de la importancia de su presencia para las futuras generaciones de psicólogos alemanes, que se vieron intensamente influenciados por ellos, como es el caso de los psicólogos de la Gestalt. Además, con su presencia obligó al wundtismo en muchas ocasiones a definirse más claramente sobre lo que estaba haciendo, y dejó patentes algunos de sus puntos débiles. Los representantes de estos movimientos más que psicólogos científicos fue- ron filósofos interesados en la psicología, y si hoy los consideramos parte de nuestra historia es porque, como dice el historiador español Antonio Caparrós, contribuyeron al establecimiento de una psicología con su presencia antitética acti- va y correctora respecto de quienes fueron los protagonistas de aquel proceso histórico: los experimentalistas wundtianos. En estas tendencias vamos a encontrar, sobre todo, un interés por los actos de la conciencia, o sea, por los procesos mentales y no por el contenido de la con- ciencia, aspecto que como hemos visto es la base de la psicología wundtiana, dado que los actos de conciencia fueron considerados como inestables y, por tanto, inexperimentables. Las más importantes tendencias contrapuestas a la psicología experimental de Wundt son: • La psicología comprensiva de Dilthey. • La psicología del acto de Brentano (y en alguna medida de Stumpf, autor HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 76 © Editorial UOC 76 Historia de la psicología que serà objeto de análisis cuando se hable de la Escuela berlínesa de la Gestalt). • La psicología fenomenológica de Husserl (que tiene en sus raíces los inci- pientes principios fenomenológicos de Stumpf). • La Escuela austríaca de las Cualidades de la forma (con Benussi, Witasek, Von Ehrenfels, Von Meinong y Cornelius, también desarrollados en el capí- tulo IV cuatro cuando se habla de la Escuela de Graz). 2.3. El proceso de institucionalización de la psicología científica en Alemania Como hemos visto en los anteriores apartados, junto al avance teórico del trabajo llevado a cabo por los psicólogos alemanes que ayudaron a la consolida- ción de la psicología como disciplina científica, al demostar que los procesos psi- cológicos podían ser estudiados de forma controlada, hubo un proceso institu- cionalizador centrado en la instauración de laboratorios y en la creación de revistas especializadas que se ocuparon de dar a conocer la “nueva psicología”. A continuación vamos a estudiar estos elementos, tan importantes en la conse- cución de la aceptación de la psicología como una disciplina científica, de una forma algo más detallada, añadiendo una breve exposición de lo que representó la creación de sociedades psicológicas. 2.3.1. El desarrollo de los laboratorios de psicología Aunque no todos los laboratorios que se generaron procedían o intentaban emu- lar al de Wundt, e incluso podrían señalarse algunos que nacieron paralelamen- te, este laboratorio fue el artífice –tanto por la actividad investigadora desplega- da, como por el material técnico que poseía– que permitió demostrar prácticamente que la psicología experimental podía ser una realidad. Contó con una infraestruc- tura instrumental y humana (aparatos, ayudantes y estudiantes) muy importan- tes, lo que le posibilitó ir desarrollando una línea de investigación fructífera y le hizo gozar de prestigio y reconocimiento. Sin embargo, los pasos hasta ese gran laboratorio no fueron fáciles para Wundt. Cuando en 1875 asumió la docencia en el campo de la filosofía en la Universidad HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 77 © Editorial UOC 77 Fundación y establecimiento de la psicología ... de Leipzig, sólo se le concedió una pequeña sala, que anteriormente se había uti- lizado como auditorio, para que pudiera guardar el instrumental que utilizaba en sus clases y propias investigaciones. No obstante, desde su llegada a Leipzig hizo repetidos esfuerzos solicitando apoyo económico al ministerio y el reconoci- miento oficial de su laboratorio. La ayuda se hizo esperar y no fue hasta 1883 cuan- do, tras una remodelación arquitectónica, el modesto laboratorio se convirtió en el “Instituto psicológico experimental”, reconocido y financiado oficialmen- te. A pesar del retraso de la inclusión de su laboratorio entre las instituciones universitarias oficiales, 1879 se considera, como ya hemos dicho, el año de fun- dación del mismo, dado que fue a partir de ese momento cuando comenzó la inves- tigación psicológico-experimental en este lugar bajo la dirección de Wundt. El instrumental del Laboratorio de Leipzig La enumeración de los aparatos de que disponía este laboratorio nos podrá dar una idea de su amplitud y de por qué se convirtió en el ejemplo a seguir por los laboratorios psi- cológicos posteriores. Según el historiador americano William Sahakian, en la década de 1880, cuando Külpe y Kirschmann fueron ayudantes del laboratorio, éste contaba con los siguientes aparatos, que transcribimos a continuación sólo a modo de ejem- plo: cronoscopio de Hipp, Kugelfallapparat, martillo de control, Fallapparat –uno con una ranura en la placa para la presentación de letras o palabras y otro con cuatro por- tabolas electromagnéticas–, cronómetro Fall, Sprechtkontactapparat (llave de resonan- cia de Roemer), metrónomos, electromagneto con estátor, mezcladores de color, dia- pasón cronográfico eléctrico, diapasón cronográfico eléctrico de Helmholtz, aparato de reacción, péndulo con ranuras en el disco, magnetos ajustables, cronógrafo, Zeitsin- napparat, diafragma triple, aparatos para experimentos de imagen accidental, apara- to de rotación, y, un quimógrafo. Material que sin duda debió de ir aumentando y per- feccionándose en el tiempo. En el Laboratorio de Leipzig, Wundt se dedicaba a dirigir las investigaciones, asignando el problema que había que investigar a cada uno de sus discípulos. Representaba así la autoridad a la que se acudía en caso de duda y en algunas inves- tigaciones hizo incluso de sujeto experimental. Por lo demás, se dedicaba, sobre todo, a elaborar el marco teórico y metodológico, a diseñar algún que otro apa- rato nuevo y a desarrollar reflexiones filosóficas, defendiendo, si era necesario, su punto de vista frente a las críticas recibidas. De esta forma, el trabajo empíri- co de recolecta minuciosa de datos y cálculo de resultados en las investigaciones experimentales de laboratorio recayeron en manos de sus discípulos y colabora- dores. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 78 © Editorial UOC 78 Historia de la psicología Wundt y sus estudiantes Los alumnos de Wundt en Leipzig pudieron asistir al seminario que tuvo por nombre Prácticas psicológicas, que en un principio consistió en pequeños coloquios sobrete- mas teóricos de psicología, aunque posteriormente, a partir de otoño de 1879, algunos estudiantes comenzaron a realizar trabajos experimentales. Los primeros participantes en estas prácticas fueron Kraepelin, Moldenhauer, Stanley Hall, Tischer, Trauscholdt y J. Mck. Cattell. A partir del semestre de verano de 1881, aparecieron también por pri- mera vez en el programa de asignaturas unas Prácticas psicofísicas para avanzados. Los alumnos participaban, pues, en las investigaciones que se realizaban en el laboratorio y de alguna manera copiaban el modelo de trabajo y el sistema de divulgación que emprendiera Wundt. De esta forma, al regresar a sus correspondientes países era habi- tual que ellos mismos iniciaran un laboratorio experimental para la nueva ciencia, y, en muchos casos, surgieran de éstos sendas revistas divulgadoras. Sin embargo, en casi todos los casos de los psicólogos experimentales formados con Wundt pueden apreciar- se dos etapas, siendo la primera de estricta adhesión a la problemática y metodología señalada por Wundt en Leipzig y la segunda de distanciamiento del procedimiento wund- tiano con una orientación psicológica original y discrepante del maestro. A partir de la fundación del Laboratorio de Leipzig, empezó una clara prolife- ración de laboratorios que pretendían estudiar los procesos psíquicos de forma experimental. Muchos de ellos fueron creados por los estudiantes de Wundt a ima- gen y semejanza del que ellos habían conocido en Leipzig, otros fueron produc- to de una especie de “surgimiento por contagio” propiciado por la potente acti- vidad del laboratorio de Wundt. Otros laboratorios de psicología experimental Aunque son muchos los manuales de Historia de la psicología que hacen referencia a los discípulos de Wundt y a la fundación de los primeros laboratorios psicológicos, pro- bablemente la tabla ofrecida por William Sahakian en su libro de 1975 Historia y siste- ma de la Psicología, sea una de las más sistemáticas y exhaustivas. Así, extraída de ella podemos citar, aunque sólo nos centraremos en los que aparecieron primero, los siguientes laboratorios en orden cronológico de surgimiento después del de Leipzig: • Laboratorio de la Universidad de Göttingen (Alemania) en 1881, creado por G.E. Müller. • Laboratorio de la Universidad de Johns Hopkins (USA) en 1883,de G.S. Hall. • Laboratorio de la Universidad de Kazan (Rusia) de V. Bechterev, Laboratorio de la Universidad de Berlín (Alemania) de H. Ebbinghaus, y Laboratorio de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) de A. Lehmann, todos ellos fundados en 1886. • Laboratorio de la Universidad de Pensilvania (USA) en 1887,de J.M. Cattell. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 79 © Editorial UOC 79 Fundación y establecimiento de la psicología ... • Laboratorio de la Universidad de Indiana (USA) de W.L. Bryan, Laboratorio de la Universidad de Wisconsin (USA) de J. Jastrow, Laboratorio de la Universidad de Tokio (Japón) de, Y. Motora y Laboratorio de la Universidad de Friburg (Alemania) de H. Münsterberg, todos ellos creados en 1888. • Laboratorio de la Universidad de la Sorbonne en París (Francia) de H. Beaunis, Laboratorio de la Universidad de Clark (USA) de E.C. Sanford, Laboratorio de la Universidad de Roma (Italia) de G. Sergi, Laboratorio de la Universidad de Munich (Alemania) de C. Stumpf y Laboratorio de la Universidad de Nebraska (USA) de H.K. Wolfe, todos ellos aparecidos en 1889. Esta pequeña muestra nos permite comprobar la proliferación y expansión que se produjo a raíz del reconocimiento o la conciencia de una psicología experimental. Estos primeros laboratorios, en mayor o menor medida, contaron con el instrumen- tal y la disposición de generar unas situaciones óptimas para el experimento psicoló- gico y ayudaron al asentamiento y reconocimiento institucional de nuestra disciplina a nivel mundial. 2.3.2. Las primeras revistas de la psicología científica alemana El papel institucionalizador de las revistas puede entenderse fácilmente si se tiene en cuenta que la labor científica llega al conocimiento de la comunidad de una determinada disciplina a través de su difusión; así, las revistas especializadas, a partir de su aparición, fueron convirtiéndose, poco a poco, en uno de los cana- les más específicos de esta divulgación científica. Bajo este planteamiento, Wundt, en el marco de la primera psicología cientí- fica alemana, tuvo clara la necesidad de divulgar la nueva ciencia y dotó a su labo- ratorio de un órgano difusor de los trabajos realizados en su seno. La revista Philosophische Studien (“Estudios de Filosofía” ) fundada en 1881 asumió este papel hasta 1903, posteriormente Wundt dejaría en manos de E. Meumann, anti- guo asistente del Laboratorio de Leipzig, la continuidad de esta publicación, que salió a la luz con el nombre de Archiv für die Gesamte Psychologie (“Archivos para toda la Psicología”). Los Philosophische Studen A lo largo de su primer período de existencia (1881-1903) esta revista recogió 325 artí- culos de 121 autores, entre los cuales se encontraban algunos procedentes de diferen- tes países, especialmente de Alemania y Estados Unidos, entre éstos destacaron como más productivos: Wundt con 53 publicaciones, seguido por Merkel, Kirschmann, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 80 © Editorial UOC 80 Historia de la psicología Kiesow, Kraepelin, Külpe, G.F. Lipps, J.McK. Cattell, Lange, Lehmann y Meumann. Gran parte de estos autores habían sido ayudantes de Wundt, hecho que les facilitó publi- car más de un trabajo en la revista, e imprimió a la misma un carácter endogámico5. Las materias más tratadas en las investigaciones publicadas en los Philosophische Studien fueron los trabajos en el campo de la sensación y percepción (119 artículos, lo que corresponde a un 32,16 % del volumen global de la revista) donde, aunque se encuentran trabajos acerca del tacto, gusto y olfato, la visión y audición destacan como temas predilectos. También el sentido del tiempo, los procesos como apercep- ción, voluntad, sentimiento y afectividad, entre otros, son temas tratados en más de una ocasión. A esto se añade un considerable número de artículos acerca de aspectos metodológicos y teóricos de la psicología, la mayoría de los cuales fueron escritos por el propio Wundt. Sin embargo, tras veintidós años de existencia, y habiendo sido los Philosophische Studien la primera revista especializada en Psicología experimental, a Wundt –quien había alcanzado ya en ese momento una edad considerable– le pareció oportuno ceder la labor de dirección y abrir las “miras” de la revista a un amplio sector de la psicología, así Meumman y el Archiv für die Gesamte Psychologie tomaron el relevo, aunque Wundt se mantuvo vinculado, tanto en su papel de coeditor de la revista como bajo la influen- cia directa que pudo ejercer sobre Meumann, siendo además la única revista especia- lizada que contó con su colaboración, ya que no participó ni publicó en ninguna otra revista psicológica alemana, hasta que él mismo creó en 1905, paralelamente al Archiv, la revista Psychologische Studien (Estudios de Psicología). No obstante, Alemania necesitaba una revista general que pudiera dar cabida a sectores no representados por estas tres primeras publicaciones claramente de línea wundtiana. El Zeitschrift für Psychologie und Physiologie der Sinnesorgane (“Revista de Psicología y Fisiología de los Órganos Sensoriales”), de la mano de Ebbinghaus y König logró reunir un grupo interdisciplinar de fisiólogos y psicó- logos que conformaron una coalición de psicólogos independientes de la escue- la de Wundt. El Zeitschrift für Psychologie und Physiologie der Sinnesorgane La revista contó desde un inicio con el apoyo de grandes personalidades de la psico- logía y la psicofisiología de su tiempo (en su equipo editor estuvieron autores tan 5. Se entiende por carácter endogámico de una revista el hecho de que esa publicación esté en manos de sus propios generadores o de su comité científico. Así, decimos que Philosphischen Studien tiene un carácter endogámico porque el 76,6% de sus publicaciones (249 artículos) correspondieron a publicaciones del propio Wundt, sus alumnos, colaboradores o asistentes. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 81 © Editorial UOC 81 Fundación y establecimiento de la psicología ... representativos como: H. Aubert, S. Exner, H. von Helmholtz, E. Hering, J. von Kries, Th. Lipps, G.E. Müller, W. Preyer, C. Stumpf, y Th. Ziehen), y tuvo como objetivo abrir puertas a la totalidad de los grupos más significativos de la psicología de la época, incluso a autores formados en el seno del Laboratorio de Leipzig. Su cariz fue más fisiológico que filosófico, pero los trabajos publicados recogían un amplio espectro de temáticas, entre las que se destacaban, además del estudio de la sensación-percepción –objeto de estudio fundamental de toda la psicología alemana–, la memoria, el lengua- je y el pensamiento, temas que por su dificultad de estudio experimental habían sido vetados por el Laboratorio de Wundt, que sólo los veía estudiables desde la psicología de los pueblos. Las revistas psicológicas alemanas de este período, a pesar de la voluntad de algunas de ellas de querer unificar en sus páginas diferentes puntos de vista teóricos, pueden agruparse, como se desprende de la lectura de este apartado, en revistas de orientación wundtiana y no wundtiana. A la luz del análisis de estas primeras revistas psicológico-experimentales que se publicaron en Alemania desde finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial, podemos afirmar que la inicial psicología científica ale- mana tuvo entre sus objetivos dilucidar la forma como perciben y sien- ten nuestros órganos sensoriales, con el fin de determinar la configuración del contenido de nuestra conciencia en un programa que pretendía reno- var el sentido de la psicología, haciéndola independiente a través de su reco- nocimiento como ciencia bajo la aplicación de una rigurosa metodología. Otras revistas psicológicas europeas Con anterioridad a la publicación de Philosophische Studien se habían editado otras revistas como Mind (1876) en Inglaterra o Revue Philosophique (1875) en Francia, pero éstas eran revistas filosóficas que aceptaban publicar trabajos psicológicos. Durante el período de edición de los Philosophische Studien, los Archiv für die Gesamte Psychologie (1903), los Psychologische Studien (1905) y el Zeitschirft für Psychologie und Physiologie der Sinnesorgane (1890) en Alemania también vieron la luz otras publicaciones periódicas en otros lugares del mundo como el American Journal of Psychology (1887) en Estados Unidos, L’Année Psychologique (1894) y la Revue de Psychologie Normale et Patologique (1904) en Francia, la Revista di Psichologia (1896) y la Rivista di Psichologia Applicata (1905) en Italia, o, The British Journal of Psychology (1904) en Gran Bretaña. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 82 © Editorial UOC 82 Historia de la psicología 2.3.3. La Sociedad Alemana de Psicologia experimental y sus primeros congresos Las revistas, como ya habéis visto en el apartado anterior, jugaron un impor- tante papel como medio para dar a conocer lo que los diferentes científicos esta- ban realizando en sus laboratorios. Además de permitir, en muchas ocasiones, el debate a través de sus apartados de discusión y replicas. No obstante, a medida que la psicología fue avanzando y ampliando sus dimensiones, los psicólogos, cada vez más numerosos, vieron la necesidad de realizar contactos personales por medio de reuniones que les permitieran agruparse y les sirvieran de foro para presentar sus últimos trabajos y teorías, entablando, así, relaciones directas. De esta forma, nacieron los primeros congresos de psicología científica Se ha de reconocer al polaco J. Ochorowicz, pionero en la docencia de psico- logía empírica en la Universidad de Lemberg (Polonia), como el propulsor, idea- dor y defensor del Congreso de este nuevo sistema de comunicación en el marco de la Psicología, a través de su artículo titulado “Project d’un congres internatio- nal de Psychologie” de 1881. Sus ideas fueron retomadas en 1889 por la Sociedad Francesa de Psicología Fisiológica, dando paso al Primer Congreso Internacional de Psicología científica celebrado en París bajo la presidencia de J.M. Charcot y organizado por Th. Ribot. Los primeros pasos asociativos de la psicología alemana En Alemania, esta vía de institucionalización, con la creación de una sociedad y de unos congresos, no surge hasta 1904, cuando ya se han producido en París, Londres, Munich y París los cuatro primeros congresos internacionales de psicología científica. La Deutsche Gesellschaft für Experimentelle Psychologie (“Sociedad Alemana de Psicología experimental”) tuvo como primer presidente a Georg Elias Müller, quien ocupó este cargo hasta 1921, durante su mandato comparten con él la dirección diversos autores entre los que se cuentan: K. Bühler, H. Ebbinghaus, S. Exner, F. Krueger, O. Külpe, K. Marbe, E. Meumann, F. Schumann, R. Sommer, W. Stern y C. Stumpf. Otros presiden- tes, en esta primera mitad del siglo XX, fueron consecutivamente K. Marbe, K. Bühler, W. Stern, F. Krueger, E.R. Jaensch, O. Kroh y J. Von Allesch. En la fecha de su fundación, 1904, la sociedad tenía concretamente en su Junta directiva a G.E. Müller, R. Sommer, H. Ebbinghaus, S. Exner, O. Külpe, E. Meumann y F. Schumman, que en aquellos momentos se encontraban, respectivamente, en las universidades de Göttingen, Giessen, Breslau, Viena, Würzburg, Zurich y Berlín. La sociedad se inició con 86 miembros, cuya mayoría procedían de Berlín y Würzburg, estan- do como únicos representantes de Leipzig, Hering, Wirth y Krueger. También contó entre HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 83 © Editorial UOC 83 Fundación y establecimiento de la psicología ... sus miembros con profesores extranjeros como Mc Dougall de Oxford, Henri de París, Heymans de Groningen y Claparède de Ginebra, entre otros, así como con represen- tantes de la Escuela austríaca de la Cualidad de la Forma (Benussi, Meinong y Witasek). La lectura detallada de los miembros de esta sociedad denota un amplio espectro de tendencias no totalmente adscritas a las ideas de Leipzig. Puede sorprender la ausen- cia de Wundt en esta sociedad alemana, tanto en las juntas directivas, entre los parti- cipantes provenientes de Leipzig. No hay una respuesta a esta incógnita, por lo menos nosotros no la hemos encontrado en nuestras investigaciones, por ello simplemente podemos aventurar meras suposiciones o hipótesis: ¿pudo ser debido a su avanzada edad? Wundt había cumplido entonces setenta y dos años, sin embargo, todavía trabajaba intensamente, o, ¿quizá, a pesar de la cesión de su revista y de la aparente apertura, él continuaba fiel a su modelo, y no le apetecían ni viajes ni conflictos en el seno de una agrupación donde tenían cabida diferentes visiones teóricas con las que ya en alguna ocasión se había enfrentado? Como decíamos, sólo son posible suposiciones, el hecho es que Wundt no participó en la Sociedad Alemana de Psicología Experimental ni pre- sentó ningún trabajo en sus congresos. La organización de las primeras reuniones de esta sociedad tuvo una periodicidad habi- tual de dos años, aunque hubo un paréntesis debido a la Primera Guerra Mundial. Se inician el mismo año de su fundación, o sea en 1904. Los diez primeros congresos, que representarían la actividad de esta primera psicología científica, fueron celebrados en los siguientes años y lugares: I. Giessen (1904); II. Würzburg (1906); III. Frankfurt (1908); IV. Innsbruck (1910); V. Berlín (1912); VI. Göttingen (1914); VII. Marburg (1921); VIII. Leipzig (1923); IX. Munich (1925); X. Bonn (1927). 3. La psicología científica francesa Milagros Sáiz y Dolores Sáiz 3.1. Un panorama de la filosofía francesa de la época Aunque ya se ha trazado un esbozo de los aspectos fundamentales de la etapa filosófica de la psicología, creemos necesario visionar una panorámica muy gene- ral de las tendencias teórico-ideológicas que tenían presencia en el momento en que se está elaborando en Francia una psicología científica que, como veremos, va a tener unas características distintivas que la representan. Durante el siglo XVII dominaron en Francia los enfoques racionalistas-espiri- tualistas derivados de los planteamientos cartesianos y que en el siglo XVIII, la Ilustración francesa, dio entrada a las ideas empiristas de Locke que se transfor- maron, en un proceso de radicalización, en el sensualismo de Condillac por un HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 84 © Editorial UOC 84 Historia de la psicología lado, y en el materialismo de autores como Cabanis y d’Holbach por el otro. Este materialismo derivó, en su vertiente extrema, en el mecanicismo de La Mettrie, expuesto en su famosa obra L’homme machine (el hombre máquina). Durante los principios del siglo XIX seguirán de alguna forma estas tenden- cias teóricas, recuperándose la atacada tradición racionalista, que se remodelará en una orientación psicológico espiritual encabezada por François Maine de Biran (1766-1824). Partiendo de la escuela espiritualista de este autor y bajo su mismo marco conceptual encontramos a importantes filósofos franceses, que serán conocidos como pertenecientes a la escuela ecléctica francesa. Podemos sintetizar la escuela ecléctica francesa como un movimiento teórico de corte metafísico espiritualista que centró la problemática psi- cológica dentro del clásico dominio de las facultades mentales, e insistió en que el único acceso metodológico para el estudio de las funciones psí- quicas era la introspección. Contemporáneamente y paralelamente a las teorías sustentadas por la escue- la ecléctica existe otro movimiento teórico de orientación crítica y naturalista: el positivismo, representado por Auguste Comte (1798-1857). El positivismo pretendió excluir la problemática psicológica del dominio metafísico e integrarlo en el de las ciencias naturales, argumentando la nece- sidad del uso del método científico. Por otro lado, no hemos de olvidar en este mismo contexto, al clásico movi- miento materialista ilustrado que habiendo dominado en el siglo XVIII, continúa presente, aunque en menor grado que la escuela ecléctica o el positivismo. Este movimiento, en este período, se circunscribe a los autores que defienden postu- ras psicofisiológicas y psicopatológicas. En el último tercio del siglo XIX es cuando se produce un claro proceso de incor- poración a la orientación científica, ligado a los enfoques positivistas. Una orien- tación científica que como hemos advertido y podremos comprobar en los pró- ximos apartados tendrá unas peculiaridades que la distinguirán claramente del resto de las orientaciones psicológicas científicas de la época, ya que, desde sus orígenes hasta nuestros días, la psicología científica francesa ha venido capitane- ando la orientación psicopatológica o estudio de la enfermedad mental median- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 85 © Editorial UOC 85 Fundación y establecimiento de la psicología ... te el empleo del método clínico, y se ha preocupado por el estudio genético- infantil, educacional y social. Estas problemáticas han centrado las teorías e inves- tigaciones psicológicas de los más importantes psicólogos franceses, extendien- do su orientación a países como Suiza y Bélgica. 3.2. Théodule Ribot, pionero de la psicología científica francesa Para algunos historiadores franceses en la figura de Théodule Ribot (1839-1916) se centraliza y aúna el inicio de la psicología científica de su país, no sólo porque fue quien intentó independizar la psicología, tanto de la filosofía metafísica como de la fisiología, sino porque, además, representa un proyecto institucionalizador a través de su cátedra, su revista y su propuesta de un laboratorio. La acción de Ribot nos recuerda a la que emprendió Wundt en Alemania. El papel de iniciador puede serle fácilmente aplicable porque Ribot fue quien introdujo en Francia el asociacionismo británico y el experimentalismo alemán, a través de dos de sus primeras obras, La Psychologie anglaise contemporaine (1870) y La Psychologie allemande contemporaine (1879), que pueden ser consideradas como excelentes exposiciones de la psicología que se desarrollaba en esos dos países. En ellas Ribot plantea la necesidad del abandono de la tradición espiritualis- ta metafísica francesa y propone el estudio de la psicología a través de la expe- riencia y la experimentación, en una clara apuesta por el positivismo. Aunque él nunca realizara personalmente ningún experimento, sí tuvo una vocación docen- te que le llevó a facilitar el camino para que otros pudieran llevarlos a cabo. En el contexto docente, deberíamos conocer que Ribot fue inicialmente un pro- fesor de filosofía, que enseñaba psicología. A partir de 1885 fue profesor del curso complementario de psicología experimental que impartía la Universidad pari- siense de la Sorbone y en 1888, en el Collège de France (Colegio de Francia)6, ocupó la cátedra de Psicología experimental y comparada. 6. Dada la inestabilidad política francesa, con períodos de sistemas absolutistas, hasta la III República, en 1870, no hubo un medio político-social que potenciara las universidades, por ello colateralmente a este tipo de institución académica, se dieron en Francia lo que ha sido llamado “les Grands etablissements”, centrosde enseñanza superior independientes de la Universidad, que tuvieron, por su larga tradición, gran prestigio y potenciaron la investiga- ción. En este marco destacan el “Collège de France” y “l’École Practique des Hautes Études”. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 86 © Editorial UOC 86 Historia de la psicología La correcta preparación de los psicólogos Ribot tiene su peculiar punto de vista de lo que debe conocer un psicólogo, su prepa- ración debe ser amplia y diversa, centrada fundamentalmente en el conocimiento de las nuevas aportaciones de la psicología, de la psicopatología y de las técnicas de inves- tigación. Basándose en esto nos comenta lo siguiente: “Actualmente, el número de quienes están preparados para esta obra es muy pequeño. La mayoría de los fisiólogos son muy poco psicólogos, y la mayoría de los psicólogos conocen muy mal la fisiología. Vivimos en una época de transición, cuyas dificultades se prestan a desanimar a los más valerosos. Ni uno solo de quienes se preocupan hondamen- te por el progreso de la nueva psicología deja de sentir, a cada momento, las lagunas de una preparación insuficiente. Para emprender fructuosamente estas investigaciones debe- ría conocer las matemáticas, la física, la fisiología, la patología, tener aptitud para mane- jar instrumentos y, sobre todo, poseer el hábito de las ciencias experimentales” Pero su tesis doctoral, en la que podemos ver expuestas su posición teórica, fue anterior a su trayectoria docente en París. En L’hérédité psychologique (1873), títu- lo que le dio a su tesis, aparecían en forma explícita hipótesis de carácter natu- ralista y reduccionista. En ella afirmaba que los procesos mentales seguían las leyes de la herencia. Para él, la vida psíquica no era sino un nivel más de la vida orgá- nica, en concreto de la actividad nerviosa cerebral. En consecuencia, la herencia psíquica era un caso de herencia biológica. Con estas conclusiones Ribot se acer- ca a los puntos de vista evolucionistas y sienta las bases de su enfoque biológi- co, apoyándose en las teorías evolucionistas lamarkianas propuestas por Spencer, autor que le había influenciado al traducir sus Principios de Psicología. Sus supuestos de carácter biologicista quedan bien reflejados en el prólogo que Ribot escribió, en 1914, dos años antes de su muerte, para un libro editado por uno de sus discípulos, el Traité de Psychologie de G. Dumas: “La psicologia es, para nosotros, una parte de la ciencia de la vida o de la biología. Difiere del resto de las partes de esta ciencia únicamente en que tiene por objeto los fenóme- nos espirituales y no los fenómenos físicos de la vida. El psicólogo experimental es un naturalista de cierta especie... si la psicología no es más que una parte de la biología, no puede seguir siendo una parte de la filosofía...”. Ribot, Th. (1923). Preface. En G. Dumas, Traité de Psychologie. París: Felix Alcan (pág. 9). Como hemos visto hasta aquí, Ribot estaba comprometido con la ciencia positiva, creía que la psicología pertenecía al dominio de la Biología y que su forma de progreso era el método científico. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 87 © Editorial UOC 87 Fundación y establecimiento de la psicología ... La postura metodológica de Ribot Pero aclaremos algo más su posición ante la metodología que debía seguir la psico- logía en su camino científico hacia el conocimiento de los procesos humanos. Aunque hay algunos historiadores que han planteado que dado su carácter positivista debía rechazar los métodos introspectivos, la verdad es que no lo hace y considera este méto- do como una forma interna de conocimiento de los propios fenómenos psíquicos, aunque piensa que debe ser usado de un modo parcial y complementario. Le pare- cen más útiles los métodos experimentales de orden psicofisiológico que estudian las relaciones entre la actividad psíquica y sus connotaciones orgánicas, y los mismos métodos experientales psicofísicos que tratan cuestiones psíquicas en situaciones experimentales. No obstante, Ribot critica estas dos metodologías porque las consi- dera artificiales y parciales, ya que no tienen presente los sujetos que estudían otras ramas de la psicología como la animal, genética, infantil y la de las funciones men- tales patológicas. Así como Ribot y otros psicólogos franceses creyeron que el estudio de los desórde- nes producidos por la enfermedad mental podían ser una forma de estudiar los fenó- menos psíquicos normales en su proceso de estructuración y desestructuración, este autor cree que el auténtico método científico de la psicología es el método patológico o mór- bido. El método mórbido, patológico o clínico es un método de observación prolonga- da, que trata de estudiar los procesos psíquicos en su fase de desorganización mental individual, bajo la creencia de que esta observación permite conocer en profundidad el funcionamiento psíquico normal, en sus procesos de evolución y de involución o deterioro. Este método, propugnado por Ribot como método científico principal, espe- cialmente válido para la explicación de las enfermedades mentales, fue utilizado tanto por Ribot como por la escuela psicopatológica derivada de él, y muy particularmente por Pierre Janet. La consolidación de una psicología francesa enfocada principalmen- te hacia el estudio de la anormalidad –la denominada escuela psicopatológica france- sa– está íntimamente ligada a su trilogía sobre Les maladies. Ribot se interesó mucho por las enfermedades mentales, bajo la influencia de su amigo Charcot, emprendiendo investigaciones para aclarar los procesos de regresión y descomposición de los estados psíquicos normales, confirmando el principio del médico y fisiólogo inglés Jackson. Concluyó sus estudios con la Ley de la disolución o Ley de Ribot que afirma que: Los procesos de desorganización siguen un orden, en el sentido de que las funciones psíquicas últimamente adquiridas desaparecen antes que las antiguas, y las funciones complejas desaparecen antes que las sencillas. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 88 © Editorial UOC 88 Historia de la psicología En orden a lo expuestopor su ley, la desorganización psicológica afecta pri- mero a funciones de actos voluntarios o procesos complejos de pensamiento y después a los automatismos adquiridos al inicio de nuestras vidas. Otro ejemplo sería que primero olvidamos los recuerdos más recientes y después aquellos que están más profundamente almacenados en nuestra memo- ria a largo plazo. En relación a su obra científica, hemos de señalar que las principales cuestio- nes de interés en Ribot fueron: • La dinámica afectiva y sus bases orgánicas. • Los límites entre el automatismo y la conciencia. • El comportamiento subconsciente e hipnótico.. • Los estados patológicos. • El desarrollo de la inteligencia. • El carácter y la personalidad. Es importantísimo señalar que a diferencia de otros autores de la época, Ribot consideró las funciones afectivas –la afectividad– más decisivas que los estados intelectuales en la explicación del comportamiento humano. Por último, debemos destacar los pasos iniciados por Ribot para una institu- cionalización de la psicología. En este sentido, como hemos señalado, ostentó la cátedra de Psicología experimental y comparada desde donde pudo impulsar el establecimiento del primer laboratorio de psicología experimental francés, que estu- vo ubicado en la Sorbona. Sin embargo, dejó su dirección en manos de Beaunis. Otra importante aportación en este terreno es la fundación de la revista Revue de Philosophie (1876) que fue la primera que permitió en Francia la publicación de trabajos experimentales en psicología. Los laboratorios franceses de psicología El primer Laboratorio de psicología experimental francés fue creado en 1889 por media- ción de Th. Ribot, que creía necesario un lugar donde la psicología pudiera hacer expe- rimentos. Sin embargo, la fundación y primera dirección se otorga a H. Beaunis, quien abandonó su cátedra de Fisiología de la Facultad de Medicina de Nancy para hacerse cargo de la dirección, llevado por su interés hacia la rigurosidad y objetividad experimen- tal de los problemas psicológicos. El laboratorio estuvo ubicado en París, adscrito a L’École Practique des Hautes Études y situado en la Facultad de Letras de la Sorbonne. Cuando se jubiló Beaunis en 1894, fue dirigido por A. Binet, que ya colaboraba con él desde 1891. Tras la muerte imprevista de Binet en 1911, tomó el relevo Henri Piéron en 1912. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 89 © Editorial UOC 89 Fundación y establecimiento de la psicología ... Hubo también en este período otro Laboratorio de psicología experimental que fue establecido en Rennes en 1896 por B. Bourdon, un discípulo de Ribot que había estu- diado con Wundt en Leipzig. El resto de laboratorios de psicología tuvieron un carácter más aplicado como el Laboratorio de Pedagogía experimental de Binet de 1905 (psicología educacional y desarrollo de tests), el Laboratorio psicológico de la Salpêtrière dirigido por P. Janet desde 1889 y con H. Piéron de secretario (psicología clínica) o el Laboratorio de Psicobiología del niño de H. Wallon de 1922 (psicología evolutiva). Por todo lo expuesto hasta ahora, se comprende que Ribot se convirtiera en el patriarca y cabeza visible de una importante tradición de psicólogos franceses que se formaron en el seno de su influencia como son Binet, Paulhan, Dumas, Janet y Piéron, entre otros. 3.3. Un breve paseo por la historia de la psicopatología La psicología en Francia se ha caracterizado por su preocupación por el estu- dio de la psicopatología, estando muy conectado su desarrollo con la psiquiatría, donde este país ha brillado con luz propia. En las siguientes líneas vamos a inten- tar presentar una muy breve historia de cómo ha sido tratada la enfermedad mental para acercarnos más fácilmente a los autores franceses. Iniciemos nuestro paseo por la conceptualización de lo que es la enfermedad men- tal por la consideración que se tenía de ella en la edad media. En este periodo podí- an ocurrir dos circunstancias: por un lado, que el origen del trastorno conductual (el comportamiento observado en el sujeto) fuera imputado a la voluntad del hom- bre. En consecuencia, al ser el responsable de sus actos, era castigado en relación a su culpa. La enfermedad mental como tal no existía. Si el hombre había realizado un acto criminal debía ser sometido a condena carcelaria. Por otro lado, podía darse que el trastorno conductual fuera imputado a una posesión diabólica o al pro- ducto de la brujería. En este caso, la consecuencia inmediata era que el hombre era exorcizado en nombre de Dios o quemado por brujo por la Santa Inquisición. En el Renacimiento, el desarrollo anatómico-médico produce que la enferme- dad mental sea atribuida, genéricamente, a factores ajenos a la voluntad del hom- bre, y empiece a considerársela como enfermedad. Sin embargo, los enfermos mentales son tratados rudamente e internados, de por vida, en instituciones manicomiales o casas de lunáticos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 90 © Editorial UOC 90 Historia de la psicología La revolución en el tratamiento de los pacientes mentales y, por tanto, en el progreso de la psiquiatría y de la psicología clínica se produjo gracias al esfuerzo del médico francés Philippe Pinel (1745-1826), autor de un llamamiento en favor del trato humanitario de los enfermos mentales. Los pacientes de los hos- pitales parisinos de Bicêtre y la Salpêtrière estaban realmente encadenados hasta que Pinel hizo quitar sus cadenas y grilletes porque creía que la libertad y el aire fresco eran factores necesarios para recobrar la salud. El interés de Pinel, a nivel científico, fue el de la nosología y el de la etiología7 de los trastornos mentales, creyendo que el tratamiento correcto dependía de la naturaleza y causa de la enfermedad mental. Baños calientes, reconfortantes y adormecedores sustituye- ron a las duchas de agua helada y a las sangrías. Pinel estaba convencido de que los alienados, nombre que él dio a este tipo de enfermos, podían, hasta cierto punto, razonar y dar respuestas. Otro destacado psicopátologo francés fue Jean Esquirol (1772-1840), discípu- lo de Pinel, quien desarrolló aún más las técnicas diagnósticas y nosológicas, siendo el primero en realizar la enseñanza formal de la psiquiatría. Fue también el primero que describió de forma precisa la idiotez, y quien empleó de un modo aplicado a la psiquiatría el término alucinación. Otro concepto introducido por él, la monomanía, fue un anticipo del concepto de esquizofrenia. Entre los intentos emprendidos por considerar el campo de la psicología de lo anormal (del enfermo mental, o del discapacitado psíquico) como algo científi- co que podía ser estudiado de forma natural, ocupan un lugar relevante diferen- tes médicos franceses del siglo XIX, destacando Charcot en la Escuela parisiense de la Salpêtrière y Bernheim en la Escuela de Nancy, ambas interesadas en la explicación de la problemática de la histeria, la sugestión y el hipnotismo. Dentro de la tradición de la hipnosis debemos destacar al médico vienés Franz Anton Mesmer (1734-1815), quien utilizó, en la década de 1770, la hipnosis para curar determinadas conductas anómalas. Sus prácticas alcanzaron enorme éxito en París, pero pronto fue desacreditado, ya que consideraba que la efecti- vidad de la terapia procedente de la hipnosis era debida a la existencia de una atrac- ción o poder especial de un misterioso fluido magnético, de tipo orgánico o ani- mal; de esta suposición surgiría el magnetismo animal. 7. Nosología y etiología. La nosología consiste en identificar los trastornos mentales por el nom- bre y la etiología en identificarlos por la causa. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 91 © Editorial UOC 91 Fundación y establecimiento de la psicología ... Algunas curaciones a través de magnetismo de Mesmer A través de este sistema curó al académico y célebre matemático Osterwald que pade- cía una parálisis y trastornos visuales que ningún médico de la corte vienesa había podido solventar; también, solucionó –uno de sus casos más conocidos– aunque fue una curación poco duradera y sólo en presencia del propio Mesmer, el problema de Marie- Thérèse Paradis, hija del secretario particular del emperador Maximiliano I de Baviera, joven pianista que tenía ataques convulsivos y ceguera desde los cuatro años. A pesar de sus aparentes éxitos, el mesmerismo, en la creencia de que el fluido magnético lo explicaba todo, fue considerado inadecuado y la hipnosis (todavía bajo es signo del mag- netismo) cayó en una larga etapa de descrédito. El desarrollo de la hipnosis pasa de Mesmer por Puységur, Quimby, Eddy, Elliotson, Esdaile hasta Braid al que se le considera como el verdadero descubri- dor del hipnotismo, entendido como: Provocación artificial de un estado psíquico próximo al sueño, en el que el sujeto atiende y responde a las preguntas que se le formulan, ejecutan- do las órdenes que se le dan en el mismo momento y también después de recuperar el estado normal. James Braid (1795-1860), médico y cirujano inglés, fue quien utilizó la prác- tica hipnótica a mitad del siglo XIX, bajo la terminología de hipnosis o neuro-hip- nosis (sueño nervioso). La práctica hipnótica de Braid consistía en la fijación sen- sorial, creyendo inducir sueño artificial cuando hacía mirar a una persona fijamente un objeto brillante por encima de la línea de visión. Braid creía, inicialmente, que el sueño era causado fisiológicamente por la parálisis de los músculos que levan- tan los párpados, más tarde lo atribuyó a factores psicológicos, especialmente a la sugestión. Tras los momentos de auge en 1780 con Mesmer y en 1840 con Braid, suce- dería un período de descrédito hasta 1880, fecha en la que se inician las teorías psicológicas sobre el hipnotismo procedentes de las Escuelas de Nancy y de la Salpêtrière. La Escuela de Nancy con Hypolite Bernheim (1840-1919) como máximo representante defendió los fenómenos hipnóticos como fenómenos inducidos por sugestión y, por tanto, como fenómenos totalmente normales. En discrepancia, la Escuela de la Salpêtrière, dirigida por Jean Martin Charcot (1825-1893), interpretaba los fenómenos hipnóticos como síntomas de tipo histérico y, por tanto, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 92 © Editorial UOC 92 Historia de la psicología como síntomas de anormalidad. (La Escuela de Nancy, evidentemente, seguiría las ideas de Braid.) Algunos datos sobre la Escuela de Nancy La Escuela de Nancy se inicia con el trabajo de Auguste Liébeault (1823-1924), médi- co rural, que siguiendo las lecturas de los magnetizadores franceses se interesó por estos procesos. Él hipnotizaba a sus pacientes mirándolos fijamente a los ojos duran- te unos pocos minutos (uno o dos) y ordenándoles que se durmieran. Sin embargo, la obra de Liébeault, que fue acusado en ocasiones de “charlatán”, hubiera pasado inad- vertida de no ser por Bernheim que le daría la seriedad académica que necesitaba y que contó con la colaboración de Henry Beaunis (1830-1921) y Jules Liégeois (1823-1908). La controversia Escuela de Nancy Escuela de la Salpêtrière Aunque ambas escuelas eran conocedoras de sus discrepancias, la polémica surge cuan- do Paul Janet (no confundir con su sobrino el psicólogo Pierre Janet) publica unos artículos sobre el método de Charcot e insinúa que los trabajos de Liébeault carecen de base empírica y que Bernheim ha trabajado sin tener en cuenta las características de los pacientes, que muy bien podían presentar histerias encubiertas. El debate se inicia cuando Bernheim contesta a estas acusaciones diciendo que los mejores sujetos hipnóticos no eran los histéricos por la condición de serlo, sino aque- llos que estaban acostumbrados a obedecer y, por tanto, eran susceptibles a la suges- tión. En consecuencia, era muy probable que los pacientes de Charcot no presentaran histerias naturales y que simplemente estuvieran sugestionados ante el hipnotizador. Los discípulos de Charcot rechazaron estas acusaciones intentando demostrar la teo- ría de la Salpêtrière a través de diversos experimentos, en los cuales era discutible el con- trol de las variables. Las pruebas imparciales llevadas a cabo por el belga J. Delboeuf (1831-1896) que se interesó por la controversia hicieron que las ideas de Bernheim terminaran por impo- nerse. Charcot, que no intervino en este debate, reconsideró su posición y al parecer en sus últimos escritos ya habló de las expectativas del paciente en los trances hipnó- ticos. 3.4. Jean Martin Charcot, padre de la psicología clínica francesa En el marco de la psicopatología francesa de finales del siglo XIX, que acaba- mos de comentar brevemente, destaca por su brillantez Jean Martin Charcot (1825-1893) en la Escuela parisiense de la Salpêtrière. Este autor ha sido consi- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 93 © Editorial UOC 93 Fundación y establecimiento de la psicología ... derado, por los historiadores de la psicología, como verdadero padre de la psico- logía clínica francesa. Su primer descubrimiento en esta área fue fruto de una singular casualidad: “El azar llevó a su casa, en sus tiempos de estudiante, a una criada que padecía de sin- gular temblor, y cuya consiguiente falta de seguridad en el manejo de los utensilios domésticos le dificultaban encontrar colocación. Charcot reconoció en su estado la paralyse choreiforme descrita ya por Duchenne, pero no se sabía su origen, y conser- vó a su servicio a la interesante criada, aunque representara una pequeña fortuna en platos, tazas y copas que ésta rompía, hasta que la muerte le permitió comprobar que la paralyse choreiforme era la expresión clínica de la esclerosis cerebro-espinal múlti- ple”. Freud, S. (1893). Nota necrológica a la muerte de Charcot. A este primer éxito le siguieron otros no menos importantes, en el marco de las enfermedades nerviosas orgánicas crónicas (esclerosis laterales, ataxias loco- motoras, afasias, epilepsias, etc.) que le convirtieron en el neurólogo más famo- so de Francia. Pero el vuelco decisivo en su labor científica tuvo lugar tardíamen- te, a partir de 1882, cuando el gobierno francés creó para él la primera cátedra de Neuropatología (cátedra de clínica de las enfermedades del sistema nervioso) que hubo en el mundo. Tenía entonces 57 años. Fue en ese momento cuando dejó de ser un investigador exclusivo de las enfermedades nerviosas orgánicas para con- vertirse en un neuropatólogo dedicado a trastornos nerviosos de origen no orgá- nico, como por ejemplo la histeria. Charcot intentó que la histeria fuera considerada una auténtica enfermedad, o sea, una enfermedad real que fuera aceptada por el estamento médico. La his- teria había sido etiquetada por la mayoría de los clínicos como un engaño, simu- lación o exageración de síntomas, y eran asociadas a lo que entonces se llama- ba, peyorativamente, “personalidad histérica”. Al respecto, Charcot expuso lo siguiente en la lección inaugural de su cátedra: “No ignoráis, señores, que aún existen en este momento un gran número de estados mor- bosos que tienen por asiento evidente el sistema nervioso, y que no dejan sobre el cadá- ver huella alguna de material apreciable (...). Estos compuestos sintomáticos, privados de substratum anatómico, no se presentan al espíritu del médico con la apariencia de la solidez, la objetividad, que tienen las afecciones consiguientes a una lesión orgánica apreciable. Algunos no ven en muchas de estas afecciones más que un conjunto de fenómenos extraños, incoherentes, inaccesibles al análisis, y que más valdría acaso rele- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 94 © Editorial UOC 94 Historia de la psicología gar a la categoría de lo incognoscible. El histerismo, sobre todo, es el herido especial- mente por esta especie de proscripción, pero un decreto, venga de donde viniera, no bas- tará jamás para hacerle desaparecer del cuadro nosológico. Preciso será, por lo tanto, tomar- le tal cual es, y no dejarnos arredrar por las dificultades que ofrece su estudio”. Lección inaugural de Charcot en su cátedra de Clínica de las enfermedades del sistema nervioso (1882). En la cátedra de Clínica de las enfermedades nerviosas de la Salpêtrière, Charcot alcanzó fama mundial. Sus demostraciones en sus lecciones de los martes (Leçons du mardi) atrajeron a personalidades como Breuer y Freud, y a la mayor parte de los psicopatólogos franceses de la época: Janet, Binet, Dumas, Paulhan; quienes, de este modo, completaban su doble formación, como filósofos o teóricos, influen- ciados por Ribot, y como prácticos clínicos influenciados por Charcot. Charcot se especializó, a partir de entonces, en el estudio de pacientes que lle- gaban a la Salpêtrière con diversos síntomas como parálisis, anestesias, amnesias y confusión mental. En general con comportamientos inadaptados, pero en los cuales no había evidencia visible de ninguna lesión orgánica, es decir, los sínto- mas observados eran causados por factores psicológicos. La mayor parte de los pacientes eran mujeres histéricas y sus análisis le llevaron a creer en el sexo como uno de los factores psicógenos determinantes de las inadaptaciones comportamen- tales y de la producción de las psiconeurosis. Por otro lado, dado que los histéricos y los epilépticos estaban ingresados jun- tos en la Salpêtrière y había una gran confusión entre uno y otro diagnóstico, Charcot se decidió a trabajar en la determinación de las características de la “gran histeria”. La histeria La histeria era difícil de diagnosticar dada la gran variedad de síntomas que podían con- fundirla o incluso ocultarla. Charcot la consideró como una neurosis funcional del sis- tema nervioso. Se anunciaba con una crisis (“el aura histérica”) en la que presentaba alucinaciones, desórdenes de la sensibilidad y perturbaciones orgánicas, y que daba paso a un cuadro, comúnmente, de cuatro etapas: 1) Fase epileptoide, con convulsiones parecidas a las epilépticas. 2) Fase de clownismo, en la que el paciente experimentaba espasmos musculares en los que adoptaba poses circenses (por ejemplo, formaba un arco con la cabeza y los pies sobre el suelo). 3) Fase de actitudes pasionales (estado en el que se reproducían gestos expresivos de emociones). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 95 © Editorial UOC 95 Fundación y establecimiento de la psicología ... 4) Fase delirante, en la que se daban alucinaciones y delirios, tras la cual el paciente despertaba sin recordar nada. En el tratamiento de las pacientes histéricas, por medio de la hipnoterapia, Charcot logró grandes éxitos. Su técnica terapéutica consistía en hipnotizar al paciente y conseguir que expusiera sus molestias, con lo que frecuentemente se producía una mejora considerable en el paciente. No utilizaba terapia medicamen- tal porque el organismo del enfermo se hallaba sin lesión. Su terapia pretendía, justamente, tratar directamente los procesos psíquicos que se encontraban detrás de la desorganización conductual del sujeto. En el estudio de las parálisis histéricas, Charcot consideró que la causa podían ser vivencias afectivo-emocionales del sujeto en determinados momentos de su vida anterior. Él creía que el paciente revivía el hecho traumático sin integrarlo en la memoria asociativa y que estos recuerdos inconscientes eran los causantes de la parálisis, por lo que la hipnoterapia la dirigía a modificar el recuerdo que el enfer- mo guardaba en el momento presente de aquella vivencia afectiva traumática ante- rior de su vida, convenciendo el terapeuta al paciente, en el trance hipnótico, de que sus funciones orgánicas paralizadas podían funcionar normalmente. Los estudios realizados por Charcot y la métodología empleada por este autor han hecho que, junto a Ribot, sea considerado como uno de los padres de la psi- cología francesa. Ambos autores influyeron en la tradición psicológica francesa, de lo que ha venido llamándose “La Escuela de París”, que veremos desarrollada en el próximo subapartado. 3.5. La Escuela de París La psicología en Francia tiene su cambio generacional en un grupo de auto- res que siguieron las huellas de Ribot y Charcot. A este conjunto de autores, des- ligados de hecho entre sí, se les conoce como la Escuela de París y sus miembros más representativos fueron: Pierre Janet (1859-1947), George Dumas (1862-1946), Alfred Binet (1857-1911) y Henri Piéron (1881-1964), ellos contribuyeron al defi- nitivo establecimiento de la psicología científica francesa. Si los analizamos conjuntamente, podemos señalar unas carácterísticas que son propias a toda la Escuela: HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 96 © Editorial UOC 96 Historia de la psicología 1) Estuvieron influenciados por Ribot y Charcot. 2) Mantuvieron una postura de alejamiento de la dirección experimenta- lista alemana, así como, del asociacionismo y atomismo (elementalismo) británicos. 3) Sus estudios se centraron, ante todo, en el individuo y sus procesos psí- quicos. 4) Utilizaron la observación interna y externa, fundamentalmente el méto- do clínico e hipnótico. 5) Los órganos difusores de sus ideas y trabajos fueron, fundamentalmen- te las revistas: L’Année Psichologique, primera publicación francesa de psi- cología fundada por Binet y Beaunis en 1894, y, el Journal de Psychologie Normal et Pathologique, fundada por Janet y Dumas en 1904. Vistas estas ideas generales, comunes a toda la Escuela de París, vamos a des- tacar algunos de los rasgos fundamentales de sus principales componentes. Pierre Janet (1858-1947), probablemente el psicopátologo más famoso de Francia, trabajó a fondo sobre la hipnosis y la histeria, incluyéndola dentro de las neurosis y diferenciándola de la psicastenia. Creyó que el psiquismo normal tenía la capacidad de sintetizar e integrar, aspectos que no podía realizar el psiquismo enfermo, las pérdidas de estas facultades conducían a la desestructuración de la vida mental y eran la causa de las enfermedades mentales. Janet se anticipó a Freud en proponer una teoría del inconsciente, anticipo que no le fue reconocido por los psicoanalistas y que provocó fuertes disputas. George Dumas (1862-1946), trabajó primordialmente en el estudio de la vida emocional, este interés le llevó a una relación muy fructuosa con Ribot, que como ya hemos visto, dio un gran énfasis en sus trabajos a la vida afectiva. Su con- tribución más conocida es su obra Traité de Psychologie, un tratado en el que abor- dó sistemáticamente la psicología. Alfred Binet (1857-1911) es, a nuestro juicio, una de las figuras más relevan- tes de esta Escuela. Tuvo un papel institucionalizador de la psicología desde su labor docente en psicología fisiológica de la Sorbonne, participando en el esta- blecimiento del primer laboratorio de psicología de esta Universidad, del que fue director a partir de 1894, año en el que funda la primera revista francesa especia- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 97 © Editorial UOC 97 Fundación y establecimiento de la psicología ... lizada en Psicología: L’Année Psychologique, donde publicó la defensa de su pecu- liar orientación científica psicológica antielementalista y los resultados de sus primeras investigaciones sobre la inteligencia. Se interesó y estudió la conducta psicopatológica de tipo neurótico e histérico, pero su preocupación principal fue el estudio de las procesos mentales superiores. En esta línea desarrolló, junto a Th. Simon, la primera escala métrica que los medía. La importancia y repercusión his- tórica de este test es indiscutible y ha hecho de Binet uno de los fundadores de la moderna psicología aplicada. Todos los aspectos relacionados con la medición de los procesos mentales los hallaréis desarrollados en el capítulo III. Henri Piéron (1881-1964), es el autor más joven de esta Escuela, por lo cual sus relaciones con el resto de miembros, como Binet y Janet, son las de discípu- lo-maestro. Dado que su vida académica transcurrió hasta mediados del siglo XX, se le considera el máximo influenciador de la psicología francesa de este siglo. Fue el timón del Laboratorio de Psicología de la Sorbonne y de la revista L’Année Psyhcologique desde 1912 a la muerte de Alfred Binet. En su lucha por la psicología, tanto profesional como académica, consiguió que el Gobierno fran- cés reconociera en 1944 la licenciatura de Psicología y en 1945 el Diploma de Psicotécnico. Trabajó, sobre todo, en psicofisiología sensorial. 4. La psicología científica británica Milagros Sáiz y Dolores Sáiz La psicología científica en Gran Bre taña se introdujo con más dificultad que en otros países; el ambiente propició que la orientación teórico-filosófica per- maneciera más tiempo que en Alemania, Estados Unidos o Francia. El Reino Unido fue reticente a adoptar laboratorios de investigación y existió un clima adver- so que provocó, en definitiva, un retraso aproximadamente de veinte años en el acceso a la orientación científica de la psicología. Para algunos historiadores este retraso pudo ser provocado por la falta de apoyo de la universidades a aquellos que desde las cátedras de “Filosofía mental” –desde donde se impartía la Psicología– hicieron los primeros intentos de intro- ducción de la nueva orientación y por el debate evolucionista que hizo resurgir una filosofía idealista y provocó un fuerte retroceso de la psicología asociacionis- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 98 © Editorial UOC 98 Historia de la psicología ta, que como se ha indicado fue la que principalmente preparó el terrero de la psi- cología científica. Por todo esto, la psicología científica en Gran Bretaña no se desarrolló sola- mente al amparo de las instituciones académicas, sino que hemos de ver su evo- lución global a la luz de distintas confluencias en las que fueron protagonistas auto- res desligados de todo compromiso académico. Es fundamental, al hablar de la historia de la psicología inglesa, tener en cuenta, por un lado, las influencias darwinianas y por el otro, las influen- cias derivadas de la psicología filosófica. Las ideas derivadas de Darwin fueron esenciales para el surgimiento de la psi- cología animal o comparada y para el establecimiento de una psicología diferen- cial que, preocupada por la heredabilidad de las capacidades humanas, explica las diferencias que se dan entre los individuos. Si se repasa un momento el esque- ma que aparece en este apartado, se puede observar cómo de las teorías o ideas evolucionistas surgen estas dos ramas en las que brillan figuras como Romanes y Morgan, o, Galton, quien a través de Pearson influyó en Spearman y en toda la Escuela Psicométrica de Londres. Por otro lado, la psicología experimental –véase el mismo esquema– partien- do de la psicología filosófica, se aglutina en torno a las universidades de Cambridge y Londres, donde el esfuerzo de Ward y Sully se vio traducido en la creación de los primeros laboratorios de psicología experimental ingleses. Los laboratorios de Psicología experimental de Cambridge y del “University College” de Londres fue- ron dirigidos inicialmente por Rivers. Ward, Sully y Rivers, acompañados de Stout, Myers, Bartlett, McDougall y Spearman, son los verdaderos artífices del despegue de la psicología científica en la universidad, donde las cátedras apare- cieron tardíamente. Estas tres diferentes ramas de la psicología (la comparada, la diferencial y la experimental) las vamos a ver desarrolladas separadamente en los próximos apar- tados. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 99 © Editorial UOC 99 Fundación y establecimiento de la psicología ... 4.1. Los inicios de la psicología animal o comparada: G.J. Romanes y C. Lloyd Morgan Como se ha visto en el capítulo I al hablar de las teorías evolucionistas, la idea de evolución hizo pensar que las técnicas utilizadas para estudiar al hombre podían generalizarse a los animales y viceversa. Así es como nació la psicología animal o comparada, que se fundamenta en el principio de la continuidad entre las funciones psíquicas animales y humanas. Queremos insisitir en que este principio presupone que existe reciprocidad y que pueden ser utilizadas, para ambos estamentos, las conclusiones extraídas del estudio e investigación de las funciones psíquicas humanas y animales. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 100 © Editorial UOC 100 Historia de la psicología Hay que recordar que Darwin ha sido denominado el iniciador de esta rama de la psicología, tanto por sus ideas de la continuidad mental animal-hombre, como por la publicación en 1872 de su libro La expresión de las emociones en el hombre y en los animales. Sin embargo, el primer paso importante en el desarrollo de la psicología animal lo llevó a cabo George John Romanes (1848-1894), un amigo y seguidor de Darwin y de la psicología asociacionista. Romanes fue un investigador que gozó de un cierto prestigio y que intentó ser riguroso en aquello que acometía. Su técnica de trabajo fue la observación, que en aquella época era una de la más empleadas por la ciencia. Así, su interés por los animales hizo que se acercara a su estudio emprendiendo observaciones que pretendían demarcar el campo de la psicología animal desde el punto de vista teó- rico. Trabajó con muchos animales desde la medusa hasta el chimpancé: por ejemplo, llevó gatos en una bolsa soltándolos a kilómetros de distancia de su casa para ver si eran capaces de orientarse y, también llevó pájaros muy jóvenes a una isla desierta para ver si de adultos emitían los mismos sonidos que sus familiares que no se encontraban aislados. En 1882, este autor publicó su obra Animal Intelligence. Este libro es el pri- mer texto que se escribe sobre psicología comparada. En él presenta una can- tidad inmensa de datos sobre el comportamiento animal, estableciendo las bases para la argumentación sobre la relación entre animales y hombre. Se ha de enten- der este libro en el marco de un extraordinario interés por la mente animal que había provocado entre 1860 y 1880 innumerables notas y cartas en revistas cien- tíficas y populares, acerca de diversas e insospechadas habilidades mentales en dis- tintos animales, y la publicación de libros no científicos que consistían en la enumeración de historias sobre animales, dispuestas una detrás de otra, sin nin- gún tipo de análisis crítico. Con la publicación de Animal Intelligence Romanes quería hacer un compen- dio de hechos sobre la mente animal y conseguir dignificar la joven psicología com- parada, pero corría el riesgo, como así fue, de ser juzgado como una pequeña mejora de los anteriores trabajos que relataban anécdotas; porque en definitiva Romanes, aunque obtuvo el material de la observación científica del comportamien- to animal, también recurrió al recuento de historias populares sobre los animales, por lo que su método fue llamado, posteriormente, método anecdótico. Romanes creía que podía observar el comportamiento animal y explicarlo en función de la mente o inteligencia que éste poseía, una mente similar a la de los humanos. Si podemos inferir el estado de ánimo de otra persona observando su HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 101 © Editorial UOC 101 Fundación y establecimiento de la psicología ... comportamiento, por qué no podemos inferir la mente de los animales observan- do su conducta. Algunas de sus observaciones originaron polémicas por ser excesivamente generosas en la atribución de ciertas capacidades a los animales y se le ha criti- cado su tendencia hacia el antropomorfismo8. Por ejemplo, habla de la vida emo- cional de las arañas, cuenta que un gato reparte migas para atraer a pájaros, que las polillas van a la luz por curiosidad, que un perro es capaz de cortar la huida en círculo de un conejo porque comprende que la línea más corta de un círculo es el arco, o, que la gallina elige a su pareja en virtud de sus colores porque tiene un sen- tido estético.... De todos modos, hay que tener presente que en su árbol de la evolución men- tal, el mismo Romanes evidenciaba que a medida que descendemos en la escala del Reino animal nuestra analogía entre la psicología humana y la del animal se debilita. En este sentido adoptó una posición antropocéntrica, ya que entiende la evolución mental como un proceso progresivo y ordenado que culmina con la mente humana. A falta de una clasificación que delimitara específicamente las faculta- des humanas, Romanes recurrió a la sistematización mental de Locke y los asocia- cionistas británicos, por ello, a continuación pueden verse las conclusiones gene- rales de su planteamiento mental evolutivo, expresadas en estos términos: 1) Las ideas simples tales como las impresiones sensoriales, las percepcio- nes y los recuerdos de las percepciones son comunes a animales y hom- bres. 2) Las ideas complejas pertenecen a algunos animales y al hombre. 3) Las ideas nocionales, los conceptos del pensamiento abstracto sólo per- tenecen al hombre. Las ideas de Romanes fueron criticadas, como hemos señalado, por su antro- pomorfismo y anecdotalismo, por ello no es de extrañar que surgieran voces que intentaran paliar los defectos del sistema interpretativo de este autor. Uno de los primeros en reconocer los peligros de este enfoque de la inicial psicolo- gía comparada fue Lloyd Morgan (1852-1936), quien trató de evitar las tenden- 8. Antropomorfismo proviene de la unión de “antropo” hombre y “morfismo” forma, e impli- ca atribuir las características humanas al animal. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 102 © Editorial UOC 102 Historia de la psicología cias a antropomorfizar, enunciando una ley que generalmente se conoce como Ley de la parsimonia o Canon de Lloyd Morgan, que fue formulada de la siguien- te manera: “En ningún caso podemos interpretar una acción como el resultado del ejercicio de una facultad psíquica superior, si puede interpretarse como el resultado del ejercicio de una acción psíquica inferior en la escala psico- lógica”. El canon de Morgan aparece en su libro Introdution to Comparative Psychology (1894) y está apoyado en amplios estudios observacionales, estudios que le lle- varon a forjar la idea de que la complejidad animal casi nunca indica compleji- dad psicológica. Con su canon pretendía limitar al máximo las interpretaciones antropomórficas, aunque de hecho no las prohibía. Estos planteamientos no implican que antes, en el año 1890, en su obra Animal Life and Intelligence, Morgan no estuviera cercano al trabajo de George Romanes, su predecesor y amigo por el que sentía un afectuoso respeto, pero esto no evitó que no tuviera ningún tipo de reverencia hacia su trabajo, mostrándose crítico con él y, en definitiva, deshiciera el sistema desarrollado por Romanes. Los estudios de Morgan emplearon pollos de diferentes aves que le ayudaron a ir gestando una psicología animal más moderna, pero los trabajos más conoci- dos son los que realizó con su perro Tony. La observación de este foxterrier le llevó a la revisión de los datos recogidos por Romanes. El caso de Tony, el foxterrier de Lloyd Morgan Lloyd Morgan nos expone el caso de su perro Tony y nos presenta, describiéndola, una conducta acabada en la que se denota la inteligencia de su perro, que es capaz de abrir con el hocico el picaporte de la puerta del jardín: “Tony, el fox-terrier, cuando quiere salir a la carretera mete la cabeza debajo del picaporte de la cancela, lo levanta y espera a que la puerta se abra. Pues bien, un obser- vador de esta actuación inteligente del perro muy bien podría suponer que éste ha percibido claramente cómo alcanzar la finalidad que se proponía y los medios más apro- piados para llevar a cabo su propósito. Cabría suponer que por la mente del perro ha pasado la siguiente cadena de ideas, no, desde luego, de una forma lógica y bien defi- nida, pero sí de un modo rudimentario y utilizable prácticamente: ¿Por qué está cerra- da la cancela? El picaporte la sujeta. Voy a levantarlo. Ahora ya no está sujeta, por tanto se abre”. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 103 © Editorial UOC 103 Fundación y establecimiento de la psicología ... Sin embargo, Morgan cabalmente nos refiere cómo Tony consiguió aprender esta con- ducta, y nos muestra cómo su perro ha necesitado un cierto número de pruebas o ensayos y de equivocaciones o errores para llegar a realizar, sin tropiezos, la abertura de la cancela de la puerta del jardín. Veamos cómo lo explica: “Me encontraba sentado junto a una ventana que da al jardín y oí que el perro salía por la puerta. Así pues, me puse a observarle. Corrió de arriba abajo junto al muro y metió la cabeza por entre los barrotes de hierro de la cancela, ora aquí, ora allá, en cualquier sitio, mirando impacientemente hacia la carretera. Hizo esto durante unos tres o cua- tro minutos. Ocurrió luego que puso la cabeza debajo del picaporte, que se encuentra a una altura conveniente para que el perro pudiera hacerlo así, ya que está a unos 30 centímetros por encima del nivel del muro. De esta manera levantó el picaporte. Retiró la cabeza; y andaba mirando a cualquier parte cuando descubrió que la puerta se abría, luego salió disparado por ella. Después de aquello, siempre que le sacaba de casa yo cerra- ba la cancela delante de su hocico y esperaba a que la abriera por sí mismo y se reunie- ra conmigo. No le proporcionaba ninguna clase de ayuda, sino que me limitaba a espe- rar y observarle; a veces le obligaba a meterse otra vez dentro y a que abriera la puerta de nuevo. Gradualmente se iba trasladando, después de dar unos cuantos golpes con la cabeza en el sitio no adecuado, al agujero en el que estaba metido el pasador. Pero trans- currieron casi tres semanas desde que por primera vez observé estos actos del perro desde la ventana hasta que el animal se dirigió directamente y con precisión al sitio ade- cuado (...) Pues bien, lo que tengo especial interés en hacer constar es que lo que nece- sitamos es una investigación concienzuda en vez de contar anécdotas” Morgan, C.LL. (1894). An Introduction to Comparative Psychology. Londres: Scott (pág. 287-291). Citado en Miller, G.A. (1968). Introducción a la Psicología. Madrid: Alianza, (pág. 290-291). En este texto podemos apreciar, por un lado, la fina crítica al método anec- dótico y la propuesta de un aprendizaje fruto del ensayo-error de los sujetos. Morgan insistió en el aprendizaje por ensayo-error, posible explicación de las conductas animales que Romanes ni se había planteado y rechazó, por ello, las tesis lamarckianas que creían en la herencia de los hábitos adquiridos. Para Morgan, lo único que heredaban los animales era la disposición innata a respon- der a los estímulos. Como se ve, este autor se dedicó al estudio de la conducta here- dada y aprendida de los animales, intentando distinguir entre ambas. Para ello llevó a cabo investigaciones en las que empleaba algunos de los términos que caracterizan a la moderna psicología del aprendizaje (al hablar, por ejem- plo del “refuerzo” de modos de respuesta con éxito) y anticipó el método del aprendizaje por “ensayo y error” antes de que Thorndike hubiera realizado sus experimentos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 104 © Editorial UOC 104 Historia de la psicología En cuanto al aprendizaje, opinaba que el de ensayo-error no era el único, ya que se podía aprender también a través de la imitación de las conductas obser- vadas en los demás. Fue extremadamente cauteloso a la hora de interpretar la conducta animal. Era capaz de observar pacientemente un animal expuesto repetidamente a una misma situación, lo cual le posibilitaba ver cómo se desarrollaba una determinada con- ducta. Observó a los animales en sus condiciones naturales de vida y supo, tam- bién, modificar dichas condiciones a fin de aclarar sus observaciones, lo que sig- nificó la aparición en la psicología comparada del método experimental. Esta minuciosidad en el estudio y los datos obtenidos le hicieron dudar de que los ani- males fueran capaces de realizar algún tipo de razonamiento, ya que para él los animales afrontan las dificultades mediante el método del ensayo y error y, por tanto, la percepción de relación como tal no resultaba necesaria. A falta de datos convincentes de que los animales pudieran o no llevar a cabo percepción de relaciones, Morgan dejó abierta la posibilidad de que fuera descu- bierta en el futuro, sobre todo si se trabajaba con monos o antropoides. Con las contribuciones de evolucionistas como Darwin, Spencer, Romanes y Morgan, la psicología comparada logró, en sus comienzos, dar grandes avances en Gran Bretaña. Sin embargo, esta línea de investigación tan prometedora no consiguió consolidarse en este país debido al dominio de un clima filosófico idealista, contrario al desarrollo de una ciencia expe- rimental, en las universidades británicas. Tomaron el relevo los psicólo- gos norteamericanos, entre los que destaca el trabajo de Thorndike que se encuentra en estrecha relación con las observaciones de estos pioneros. Asimismo, hablaremos más adelante de autores alemanes como W. Köhler, que se dedicó a estudiar la inteligencia animal. 4.2. Francis Galton y la psicología diferencial Francis Galton (1822-1911) fue uno de los grandes pioneros de la nueva psi- cología en Gran Bretaña, de una psicología que se orientaría, principalmente, a aclarar el problema de las diferencias individuales entre los hombres, enfoque que HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 105 © Editorial UOC 105 Fundación y establecimiento de la psicología ... venía influenciado por las teorías de la evolución que dominaban el ambiente bri- tánico y por la incipiente estadística que A. Quetelet había aplicado a datos bio- lógicos y sociales. Galton, nacido en un ambiente burgués, pudo gozar de independencia dado el nivel económico de que disponía, así tuvo libertad para dedicar su fértil mente a muy diversas actividades, siendo la psicología solamente uno de sus muchos cam- pos de interés. No obstante, en el campo de la psicología, que ocupó su atención al llegar a la madurez, Galton fue muy original y su inspiración no estuvo rela- cionada con lo que se estaba realizando en el continente, aunque conocía sufi- cientemente los trabajos alemanes. La originalidad investigadora de Francis Galton Hay quien considera que Galton fue un genio original de grandes inquietudes que encarnaba perfectamente al hombre de ciencia ideal: tenía curiosidad y rápida apre- hensión de los hechos, razonaba ingeniosamente y era capaz de corregir y verificar sus hipótesis manejando estadísticamente gran cantidad de datos. Así, entre otras muchas cosas tuvo un afán aventurero que le hizo recorrer la mayor parte de Africa, publicando un manual no superado todavía para los viajeros que tran- sitan por tierras inexploradas. Inventó los mapas del tiempo, donde expresaba, con símbolos gráficos muy fáciles, los datos procedentes de los observatorios, descu- briendo, en este interés por la meteorología, los anticiclones. Fue un adelantado en el uso de las huellas dactilares para la identificación personal e inventó lo que ahora llamaríamos el retrato-robot, ambos aspectos de gran utilidad policial. Intentó ave- riguar, mediante el recuento y la estadística, qué condados de Gran Bretaña tenían las mujeres más bonitas. También midió, por ejemplo, a través del número de bos- tezos, el aburrimiento suscitado por las conferencias científicas. Investigó sobre la efi- cacia de la oración, considerándola nula, al calcular la duración media que vivían reyes, clérigos y misioneros y compararla con la media de vida de abogados, médicos y otras profesiones burguesas que invocaban poco la intervención divina. Hizo estu- dioscuriosos como el tratar de entender la paranoia sospechando de las intenciones de todo el que se le acercaba. Creó y aplicó tests antropométricos a humanos, gene- rando pruebas métricas y diversos aparatos para comprobar el efecto de la herencia en los individuos. Galton fue un hombre que se caracterizó por: a) un sorprendente ingenio a la hora de diseñar inventos y artilugios, b) una obsesión por el estudio de la herencia humana y la posibilidad de mejorar la raza y c) una aplicación constante de la cuantificación a sus estudios. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 106 © Editorial UOC 106 Historia de la psicología La psicología alemana, como ya se ha expuesto, quiso estudiar la mente adul- ta, normal y universal, no la mente de un hombre determinado o de un grupo de hombres determinado, sino la del hombre en general. Galton, como veremos, investigó cualquier tipo de mente humana. Por ello a Wundt suele considerárse- le como el fundador de la psicología general (la psicología de la mente adulta, nor- mal y generalizada), mientras que a Galton se le acredita la fundación de la psi- cología individual (la psicología de las diferencias individuales en las capacidades humanas). Galton fue un hombre hábil y polifacético y dio un gran impulso con su versatibilidad a esta nueva rama de la psicología, con sus trabajos influenció sobre todo a la psicología británica y a la norteamericana. Galton aunque no fue un profesional de la psicología, ni estableció teorías sis- temáticas, hizo importantes contribuciones a la psicología: • Fue el primero en investigar y medir las diferencias individuales (es con- siderado el pionero de la psicología diferencial), siendo el inventor de los tests mentales. • Fue el fundador del primer gabinete psicométrico del mundo (Laboratorio Antropométrico). • Fue el primero en aplicar técnicas estadísticas a la psicología, siendo el crea- dor de la correlación para el estudio de las relaciones entre cualidades medidas. • Fue el primero que estudió e intentó aportar pruebas de que los rasgos psi- cológicos del hombre son heredados Estas diferentes aportaciones de Galton vamos a verlas desarrolladas algo más extensamente en los siguientes subapartados. 4.2.1. La heredabilidad de las características psíquicas El interés por demostrar que las características individuales se heredaban pro- viene de la fuerte influencia de la obra de su primo Charles Darwin El origen de las especies, que provocó que diez años más tarde, en 1869, Galton editara su obra Genio hereditario, donde afirmaba que las habilidades naturales del hombre se derivaban de la herencia de la misma forma que las características físicas. En este trabajo se esforzó por demostrar que habilidades tales como ser un buen HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 107 © Editorial UOC 107 Fundación y establecimiento de la psicología ... juez o un buen músico son innatas y hereditarias. Estaba convencido de que las diferencias individuales más importantes, incluidas la moral, el carácter y la inte- ligencia, no son adquiridas, sino innatas. En el Genio hereditario, Galton partía de varios supuestos: 1) la existencia de una inteligencia general que hacía eminente todo aquel que la poseía (quien tuviera esta disposición sería un genio), 2) que la habilidad natural era una magnitud continua que podía cuantificarse, y, 3) que la naturaleza imponía límites más alla de los cuales no se podía aprender ni educarse. En esta obra pre- sentaba un estudio llevado a cabo a través del análisis cuantitativo del proto- colo de 400 familias seleccionadas entre lo mejor de la sociedad británica de su época, su muestra estaba compuesta por jueces, hombres de estado, militares, hombres de letras y ciencias, poetas, músicos, pintores, teólogos, etc. En estas familias halló 977 personas eminentes y 332 familias que podían ser cataloga- das como “genios”. Sin una teoría genética, en aquellos tiempos, que pudiera tratar el tema de la herencia, Galton optó por un procedimiento estadístico para poder interpretar los datos. Así demostró mediante las matemáticas que la mitad de la herencia dependía de los padres, la cuarta parte de los abuelos, y así sucesivamente. Sus investigaciones le llevaron, por tanto, a afirmar que la inteligencia se transmitía de padres a hijos. También constató en este estudio que los hombres capacitados tendían a casar- se mucho más tarde que los incapacitados, teniendo por ello más infertilidad, lo que llevaba, para él, a un futuro nefasto: el nivel intelectual de la sociedad dis- minuiría inexorablemente. La propuesta de Galton era también inapelable: la sociedad debería estimular los apareamientos entre los más capacitados y oponer- se a los apareamientos de niveles intelectuales bajos. Así estaba surgiendo lo que sería conocido como eugenesia. La eugenesia A mediados del siglo XIX había un especial clima social en Inglaterra, provocado por la revolución industrial, que produjo la inmigración a las ciudades de gran número de personas. Muchos de estos desplazados acabaron siendo una masa ingente de inem- pleados, produciéndose así el caos del desempleo que llenó las calles de las ciudades de vagos, criminales, alcohólicos, prostitutas, niños abandonados, hambrientos y enfer- mos. Una escenografía que fue muy bien relatada por Charles Dickens en su obra Oliver Twist. En esta esfera no es de extrañar propuestas derivadas del evolucionismo imperante, encaminadas a mejorar la situación. Así, había posturas que defendían el HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 108 © Editorial UOC 108 Historia de la psicología darwinismo social9, otras que apoyaban los movimientos neo-higienistas10 y otras que proponían una actuación política que evitara la procreación de aquellos estratos socia- les bajos donde era evidente que abundaba la debilidad mental (en aquellos tiempos parecía haberse creado un nexo entre pobreza y debilidad mental). En este marco surge la eugenesia, disciplina dedicada al perfeccionamiento de la raza mediante el control de la reproducción. Hay quien ha considerado a la eugenesia como una religión secu- lar “salvadora” que luchaba contra las imperfecciones humanas y que aspiraba a crear un “superhombre” o criatura perfecta. Este conjunto de premisas eugenésicas ha tenido una larga, y a menudo desgracia- da, historia, tanto en el plano social como en el de la psicología. El mismo Pearson, dis- cípulo de Galton bajo estas ideas, se opuso, por ejemplo, al movimiento británico de la Lucha contra la Tuberculosis, negándose a que los sujetos fueran curados porque luego procrearían y extenderían los genes enfermos y creía que los judíos eran hereditariamen- te más sucios que los anglosajones. En esta línea en 1969 Arthur Jensen afirmaba que los negros son intelectualmente inferiores a los blancos y Shockley –un físico premio Nobel–, en la misma línea de Galton, creía en la importancia de incentivos fiscales para que los inteligentes tuvieran hijos y para que los no inteligentes no los tuvieran. La eugenesia refleja una mentalidad llena de prejuicios. Sin embargo, Galton defen- dió más los aspectos positivos y estaba convencido de que sus puntos de vista serían un beneficio para la sociedad. No debió imaginar nunca que sus principios podrían ser la base ideológica en la que se soportarían limpiezas étcnicas y xenofóbicas. Interesado como estaba en la heredabilidad de las características individuales, amplió sus estudios a una muestra de gemelos para diferenciar las aportaciones, tanto de la naturaleza (herencia) como de la educación (ambiente), en el carác- ter, la inteligencia y la conducta. Para ello, investigó con gemelos que eran edu- cados en ambientes familiares separados y con niños que eran adoptados y cria- dos en el mismo ambiente familiar. Concluyó que la inteligencia de los gemelos era prácticamente idéntica a pesar de la distinta educación y que la de los hijos adoptivos era inferior a la de los padres adoptivos. 9. El darwinismo social, conocido también como darwinismo psicológico, fue formulado por Herbart Spencer, quien creía que a través de la selección natural la humanidad tendería a la perfección, por tanto, sólo era necesario dejar actuar a la naturaleza. 10. Este movimiento, triunfador en la solución del problema inglés, señalaba que el deterioro de la población era debido a factores ambientales: baja economía, falta de ingresos, poca higiene, desnutrición, y ausencia de educación. Bajo su punto de vista si se mejoraba la crian- za y las condiciones del hogar, introduciendo la educación escolar, se producirían mejoras evidentes. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 109 © Editorial UOC 109 Fundación y establecimiento de la psicología ... 4.2.2. El estudio de las diferencias individuales: el Laboratorio Antropométrico de Londres El convencimiento que tenía Galton de la veracidad de la herencia mental, así como de la existencia de diferencias individuales, le dirigieron hacia un estudio en profundidad de las distintas capacidades humanas, unas facultades o aptitudes que a su juicio podían ser mesuradas. Sólo era necesario la creación de pruebas y aparatos que pudieran medirlas y a ello se dedicó, con verdadera maestría, en su Laboratorio antropométrico. Como el nombre indica su laboratorio estaba espe- cializado en la medición del hombre. Por ello el Laboratorio Antropométrico de Londres se convirtió en el prototipo de lo que en el futuro serían los gabi- netes psicométricos, generándose en su seno los primeros tests psicológicos. Conozcamos un poco de la historia de este laboratorio. Breve historia del Laboratorio Antropométrico de Londres Aunque Galton tenía desde 1882 una especie de laboratorio de tests, el Laboratorio Antropométrico de Londres fue inaugurado durante la celebración de la International Health Exhibition (Exposición Mundial de la Salud) donde se recogieron datos de 9337 personas, visitantes que por un módico precio (3 o 4 peniques) eran explorados en dife- rentes aptitudes y facultades. El laboratorio contaba con instrumentos para hacer gran número de mediciones antropométricas y psicométricas. Se medían estatura, peso, poder respiratorio, perímetro craneal y torácico, fuerza muscular, rapidez para golpe- ar, audición, vista, sentido del color, tiempos de reacción y otros datos personales. La relación entre esta amplia recogida de datos para ser valorados estadísticamente y el interés de Galton por la eugenesia era obvia. Galton deseaba obtener pruebas cuanti- tativas sobre las capacidades humanas en gran número de atributos y facultades, y mostrar –a través del análisis de familias completas– como éstas eran comunes en un grupo familiar específico. Para la medición de estas facultades, se sirvió de cuestiona- rios, métodos psicofísicos y aparatos e instrumentos, pero estos aspectos los veremos en conjunto cuando abordemos el capítulo dedicado a los inicios de la psicología apli- cada, en donde ahondaremos en la constitución de los primeros tests. En 1888 Galton trasladó el Laboratorio Antropométrico a la Sección de Ciencias del South Kensington Museum de Londres, donde lo mantuvo durante seis años, pasan- do posteriormente a la Universidad de Londres. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 110 © Editorial UOC 110 Historia de la psicología 4.2.3. La aplicación de la estadística a la psicología Galton, influenciado por los trabajos de Quetelet, fue el primero en aplicar sis- temáticamente la estadística a los datos psicológicos, siendo el inventor de la correlación estadística y el autor del primer método para calcularla. Con la ayuda del matemático inglés Dickson desarrolló el índice de correlación, que se llamó inicialmente la función de Galton. El uso impresionante de las matemáticas en sus trabajos y publicaciones des- pertó el interés y la admiración de algunos jóvenes matemáticos más capacitados que él. Así encontramos en Pearson el discípulo incondicional que continuó y des- arrolló el trabajo estadístico de Galton, aportando nuevas técnicas derivadas de los trabajos anteriores y de los suyos propios, como la desviación típica, el coe- ficiente de correlación, la regresión o el chi-cuadrado. La tradición estadística y biométrica de Galton y Pearson continuó en manos de Spearman, abriéndose el camino de la futura psicometría. La Escuela Psicométrica de Londres La Psicología diferencial, iniciada en Londres por Galton, va a caracterizarse, como hemos dicho, por la investigación de las capacidades y facultades psíquicas en que los hombres se distinguen o diferencian, interesándose inicialmente por las aptitudes inte- lectuales para, posteriormente, preocuparse por el estudio métrico de la personalidad. Los psicólogos diferenciales trataron de hallar pruebas para medir tales diferencias ela- borando técnicas cuantitativas mediante la utilización de estadísticas correlativas, fac- toriales y normativas. Aunque podamos hallar en la cabeza de esta escuela psicométrica a personajes como Galton y Pearson, no cabe duda de que Spearman es la verdadera piedra de arranque de esta Escuela dedicaba al trabajo psicométrico. Spearman debe ser destacado por su gran contribución al estudio de la inteligencia: en toda actividad inteligente intervie- nen dos factores, uno general, el factor G, que es universal y otro específico, el factor e, propio de cada tarea y no correlacionado con G. La Escuela Psicométrica de Londres, de gran tradición, ha contado entre sus miembros con autores como: Spearman, Burt, Vernon, R.B. Cattell y H.J. Eysenck. La influencia de los trabajos de esta línea de investigación fue fundamental en la psicología que se generó a lo largo de los siguientes treinta años en Gran Bretaña, dando como resultado el marcado sello matemático y hereditarista que la psicología inglesa mantuvo –y que la caracterizó– durante muchas déca- das. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 111 © Editorial UOC 111 Fundación y establecimiento de la psicología ... 4.2.4. Otras aportaciones de Galton a la psicología A pesar de que en general podemos considerar los trabajos de Galton de carác- ter más aplicados que teóricos, Galton también se interesó enormemente por el establecimiento de la psicología como ciencia y discutió sobre la utilidad de la introspección, creyéndola válida para el informe de lo que estaba sucediendo en la mente del sujeto. En ese sentido estudió a través de la introspección las imágenes mentales, comprobando que en la formación de ellas había diferencias individuales, de tal forma, que mientras había sujetos que las empleaban frecuentemente, en otros no aparecían nunca. Así, había personas que en su proceso de pensamiento empleaban otros recursos que no eran imágenes. A esta conclusión llegarían pocos años después, a través de estudios experimentales, los miembros de la Escuela de Würzburg, como veremos más adelante. El pensamiento también fue objeto de estudio para Galton, él creyó que lo que constituía el material básico del mismo eran cadenas asociativas de recuerdos. Con el fin de poder estudiar este proceso utilizó la asociación libre, desarrollando así el test conocido como “test de asociación de palabras” –pionero de este tipo de tests, que incluso fue utilizado en el Laboratorio de Wundt–, en el que a partir de un conjunto de palabras arbitrarias, se registraban las asociaciones que el sujeto producía en un intervalo temporal de cuatro segundos desde la exposición de la palabra. 4.3. La psicología experimental Tal como se ha adelantado en la pequeña introducción a este tema, el clima de las universidades inglesas de finales del siglo XIX era muy distinto del impe- rante en las universidades alemanas. En general las instituciones académicas uni- versitarias desechaban la investigación y sus profesores se hallaban bajo el influ- jo de una filosofía idealista de corte neo-hegeliano. Todo esto causó un retraso considerable en la aceptación de la nueva psicología experimental. Los pioneros de la psicología británica, en este marco, fueron los filósofos James Ward (1843-1925) y James Sully (1842-1923). Se les considera así porque, por un lado, Ward fue el autor del artículo de la Enciclopedia Británica que en 1886 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 112 © Editorial UOC 112 Historia de la psicología introdujo la nueva disciplina a los británicos, el fundador del primer laboratorio establecido en la Universidad de Cambridge en el año 1897 y quien años antes había intentado un primer proyecto de fundación de un laboratorio de psicofísi- ca, pero que el Senado impidió porque pensaba que el establecer escalas o medi- ciones del alma humana iba contra la fe religiosa, más tarde conseguiría, sin embar- go, 50 libras para comprar aparatos psicofísicos. Por otro lado, James Sully, profesor de filosofía de la Universidad de Londres, es también uno de los pioneros porque estableció en el mismo año que Ward, o sea, en 1897, el laboratorio de Londres y escribió, además, los primeros libros de texto de la nueva disciplina. Los dos laboratorios de psicología experimental creados por Ward y Sully, en Cambridge y en Londres respectivamente, tuvieron que ser dirigidos, a falta de una tradición y preparación en este tema por parte de sus creadores, por William Rivers (1864-1922). Rivers procedía de la Universidad de Londres. Su curriculum era el adecuado, había trabajado en el Hospital Nacional de Londres, donde conoció a Jackson, uno de los fisiólogos ingleses más eminentes. Debido a su influencia y a los estudios realizados en Alemania, había dado unas clases de psicología experimental en Londres a petición de Sully, y había realizado investigaciones sobre la visión del color. Además, había colaborado con Kraepelin en Heidelberg en unas investiga- ciones sobre la fatiga. Al poco de estar Rivers al frente de los dos laboratorios, la Universidad de Cambridge preparó en 1899 una expedición al Estrecho de Torres, dirigida por el antropólogo A.C. Haddon. Rivers se incorporó como psicólogo, junto a sus dis- cípulos William McDougall y Charles Myers, iniciándose así su interés por la antropología y una cierta línea de investigación que con el tiempo conducirá a la psicologia inglesa hacia una psicología de marcado corte social. Rivers, McDougall y Myers viajaron con un laboratorio portátil para obtener datos sobre los habitantes de las Islas Melanésicas situadas al norte de Australia, querían comparar los resultados obtenidos en una exploración psicofísica en una muestra de británicos con los resultados obtenidos de pasar estas mismas prue- bas a personas de otras culturas. La participación en esta expedición como exper- tos en psicología les dio fama en su país. Registraron los tiempos de reacción de los nativos y la estimación de intervalos temporales, recogieron mediciones psi- cofísicas de los sentidos y de la capacidad memorística, comprobaron la fatiga y el poder muscular, entre otros aspectos. Comprobaron con sorpresa que en los pro- medios se obtenían resultados parecidos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 113 © Editorial UOC 113 Fundación y establecimiento de la psicología ... Por otro lado, a nivel institucionalizador Rivers jugó un papel importante, junto a Sully, a Ward y a Myers, ya que fue cofundador de la Sociedad Británica de Psicología junto a Sully en 1901, y colaboró con Ward y Myers en la creación de la revista British Journal of Psychology en 1904. El Laboratorio de Cambridge fue dirigido, como hemos dicho, primero por Rivers, a éste le sucedió Myers, al regreso de la expedición al Estrecho de Torres, y a éste un discípulo de Myers, Rivers y Ward, el eminente Frederic C. Bartlett (1886-1969), quien jugó también un papel relevante en la institucionalización de la psicología inglesa desde su cargo de director, durante más de 20 años, de la revista British Journal of Psychology. En relación al Laboratorio de Londres, cabe mencionar que la Universidad de Londres se mostró más favorable a la psicología experimental. Allí James Sully con- siguió unos locales y compró los aparatos del Laboratorio de Friburg, que había sido cerrado después de la marcha a Estados Unidos de su director, Hugo Münsterberg, discípulo de Wundt y primordial protagonista de la inicial psico- logía aplicada en América. El Laboratorio de Londres, como ya hemos comenta- do, fue inaugurado en 1897, poco después del Laboratorio de Cambridge, y fue supervisado por Rivers, quien tuvo que compatibilizar la dirección de los dos laboratorios. En 1900, el laboratorio de Londres quedó en manos de William McDougall (1871-1938) que acababa de regresar de la expedición al Estrecho de Torres que había realizado junto a Rivers y Myers. A McDougall, que desarrollaría parte de su psicología en Estados Unidos, le sucedió Charles Spearman, quien lo convir- tió en el centro de irradiación de la Escuela Psicométrica de Londres, de la que hemos hablado brevemente en este mismo tema. No nos gustaría cerrar este apartado sin destacar la figura de Charles Samuel Myers (1873-1946) que puede ser considerado como uno de los más importan- tes líderes de la psicología británica, pues aparte de una brillante carrera en el campo de la psicología experimental, fue el impulsor de la psicología industrial británi- ca, que tuvo un claro papel en el desarrollo de la psicología aplicada, permitien- do, a su vez, implantar una labor profesional de gran demanda y utilidad. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 114 © Editorial UOC 114 Historia de la psicología 5. La psicología científica americana Milagros Sáiz y Dolores Sáiz La psicología científica que se había desarrollado inicialmente en Alemania, encontró un buen campo de cultivo en Estados Unidos en donde creció con gran fuerza, produciéndose una rápida expansión. Una explicación a este hecho la podemos hallar en la idiosincrasia peculiar de sus habitantes. Recuérdese que Estados Unidos era un país joven, si lo compara- mos con la clásica e histórica Europa. Allí los colonos que habían emigrado del viejo continente buscaron crear una nueva civilización. Para ello tuvieron que enfrentarse a un mundo nuevo por explorar, que estaba repleto de situaciones con- flictivas y peligrosas. Debieron ser capaces de sobrevivir en medios hostiles y aprender a ajustarse a los cambios. Esto les llevó a valorar sobremanera aquello que era útil y les ayudaba a resolver los problemas. Los americanos generaron duran- te el surgimiento de su país, y especialmente con la conquista del oeste territo- rial, un sentido práctico, donde los nuevos aparatos y los nuevos descubrimien- tos y hallazgos eran esenciales para su adaptación. Se otorgó a la tecnología un valor supremo y lo primordial fueron los logros prácticos. Estos planteamientos subyacen en la única filosofía autóctona del país: el pragmatismo, y permiten comprender por qué los americanos recibieron tan bien las teorías del evolu- cionismo británico. El pragmatismo El pragmatismo se genera entre 1872 y 1874 en el Club Metafísico de Boston, donde un grupo de autores educados en Harvard se reúne para discutir sobre filosofía. El prag- matismo es un híbrido entre la filosofía asociacionista del inglés Alexander Bain, el ide- alismo alemán de Inmanuel Kant y las teorías de la evolución creadas por el británico Charles Darwin. En oposición a la filosofía del sentido común de la escuela escocesa que imperaba en ese momento en todo el país, este grupo de autores proponen un enfo- que en el que la mente es vista desde una posición naturalista. Como se ha comenta- do, su principal característica es el culto al utilitarismo y los efectos prácticos. El pragmatismo imprimió su sello en la psicología norteamericana. Sus autores más representativos fueron Charles S. Peirce (1839-1914) y William James (1842-1910). Peirce dirigió los primeros trabajos sobre psicofísica que se llevaron a cabo en Estados Unidos y William James se convirtió, como veremos, en el padre de la psicología ame- ricana. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 115 © Editorial UOC 115 Fundación y establecimiento de la psicología ... Pero la contextualización social de un país emergente abierto a lo nuevo y con deseos de incorporar tecnología no es la única causa que puede explicar el des- arrollo vertiginoso de la psicología científica en Estados Unidos, otras razones las podemos encontrar en su desarrollo intelectual universitario que fue evolucionan- do lentamente desde mediados del siglo XVII, provocando una especial situa- ción en el carácter de sus universidades antes del último cuarto del siglo XIX. Para comprender el resultado final, debemos conocer esta evolución. Distintos historiadores de la psicología han visto –a pesar de que realmente existe una cier- ta continuidad– cuatro diferentes etapas en la psicología americana. Etapas de la psicología americana A continuación hacemos un breve detalle de todas las etapas de la psicología america- na, aunque es en las dos primeras donde se produce el clima intelectual del que pro- cede la psicología filosófica americana anterior al surgimiento de la psicología cientí- fica. 1) Etapa de la filosofía moral y mental (1640-1776): en este período Harvard, la que sería más tarde una de las más importantes universidades estadounidenses, implanta un currículum estable. La psicología que se imparte desde la filosofía se caracteriza por un enfoque escolástico, donde lo que impera es el conocimiento teo- lógico. Este escolasticismo empieza a tener una cierta alternativa con la llegada del empirismo de Locke, a través de su obra Ensayo sobre el entendimiento humano (1714). Al final de esta etapa se introducen las ideas de Thomas Reid (1710-1796), cabeza visible de la Escuela Escocesa del Sentido Común, corriente filosófica que domi- nará la próxima etapa. 2) Etapa de la filosofía intelectual (1776-1886): en este período la filosofía escoce- sa representa el currículum universitario establecido, dominando en toda la ense- ñanza. Los trabajados de los empiristas (Locke, Berckeley y Hume) y de los idealis- tas alemanes fueron sustituidos por los textos de Reid, su discípulo Stewart y sus seguidores americanos. Como señala el historiador estadounidense Thomas Leahey: “la filosofía escocesa era la ortodoxia norteamericana”. En consecuencia, la psico- logía filosófica americana de aquellos tiempos estuvo guiada por la filosofía de la Escuela Escocesa del Sentido Común, dando por ello un gran énfasis al estudio de las facultades mentales. Dentro de este mismo contexto tomaron relevancia las prácticas frenológicas, importadas a Estados Unidos por los europeos Spurzheim y Combe y populariza- das “a la americana” por los hermanos Fowler, quienes las vieron como un nego- cio lucrativo. La orientación escocesa se mantuvo como centro de la psicología filosófica ame- ricana hasta que el pragmatismo, y más tarde el funcionalismo, hicieron su entra- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 116 © Editorial UOC 116 Historia de la psicología da en el último tercio del siglo XIX. En esta época se inicia también lo que se ha conocido como la “era de los libros de texto americanos”. Surgen así los primeros libros autóctonos de psicología entre los que destacan los de McCosh (1811-1894) y los de Porter (1811-1912). 3) Etapa del renacimiento americano (1886-1896): en esta etapa se da un progresi- vo abandono de la psicología filosófica y empiezan a darse los pasos hacia la con- secución de una psicología científica y de una independencia disciplinar. Nos aden- traremos en este período unas páginas más adelante y es el que da la base al capítulo que estamos tratando. Como se verá en esta época se institucionaliza la psicología americana. 4) Etapa del funcionalismo americano (1896 en adelante): en este período aparece el funcionalismo psicológico americano con la publicación del artículo de John Dewey (1859-1952) “El concepto de arco reflejo en psicología” de 1896. Esta etapa se verá desarrollada ampliamente en el capítulo 4, cuando tratemos lo que ha sido conocido como el “período de las grandes escuelas” o también el “período de la lucha de escuelas” (estructuralismo, funcionalismo, conductismo, psicoanálisis, Gestalt, etc.) Esta rápida visión evolutiva, nos puede hacer comprender que las universida- des americanas, organizadas en colleges al estilo británico, presentaran a media- dos del siglo XIX un franco retraso en relación a las europeas, dado que duran- te un largo período (las etapas 1 y 2 que acabamos de señalar) estuvieron dominadas por un marcado sesgo religioso que hizo que se descuidaran las ciencias natura- les. Esto motivó, en ese tiempo, el éxodo de muchos jóvenes hacia Europa y, muy especialmente, hacia Alemania, lo que provocó, a su vez, la necesidad de una reforma universitaria que paliara esta emigración estudiantil11. Se apostó por el modelo de la universidad alemana y este cambio favoreció a la nueva psicología que penetraba por entonces en América, dado que llevaba consigo los laborato- rios, fiel exponente del avance tecnológico. Por otro lado, tras la guerra civil americana, la educación se había ido haciendo paulatinamente más secular y el pensamiento intelectual fue adoptando el naturalismo propio de la psicología cien- tífica. 11. La búsqueda de la especialización universitaria que no se encontraba en su país, llevó, como señala José Mª Gondra (ver bibliografía), a que los estudiantes americanos realizaran sus estudios en el extranjero; hasta el punto de que en el año 1888, el número de nortea- mericanos que cursaban el doctorado en universidades europeas era casi idéntico al que lo hacía en su país. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 117 © Editorial UOC 117 Fundación y establecimiento de la psicología ... La frenología en EE.UU. “A comienzos del siglo XIX un colega de Gall, Johann Spurzheim, inició un triunfal viaje por EE.UU.; aunque el rigor del mismo acabó con su vida al cabo de unas pocas semanas. Le siguió el frenólogo británico George Combe quien fue muy bien recibido por los educadores y los presidentes de diversos colleges. Sin embargo, sus conferen- cias resultaron demasiado teóricas para la audiencia estadounidense y la frenología acabó cayendo en manos de dos laboriosos hermanos de marcado espíritu empresarial, Orson y Lorenzo Fowler. Éstos minimizaron el contenido científico de la frenología, maximizaron las aplicaciones prácticas y establecieron un despacho en Nueva York donde acudían clientes para que se leyera su carácter a cambio de unos honorarios. Escribieron, sin tregua, sobre los beneficios de la frenología y publicaron una revista frenológica (...) Viajaron por el país (...), dando conferencias y retando a los escépticos (...) La freno- logía de los hermanos. Fowler llegó a ser extremadamente popular, gracias al atractivo que ejercía para el carác- ter norteamericano”. Leahey, Th. (1998) Historia de la Psicología. Madrid: Prentice Hall. Podemos decir así, que la vieja psicología filosófica americana, que se había configurado desde distintas tendencias como la Filosofía moral y mental escoce- sa, la orientación frenológica y la tradición empírico-asociacionista, empieza a expe- rimentar cambios que son producto de la influencia del evolucionismo británi- co y de la psicología experimental alemana. Estos cambios podemos concretarlos en la siguiente tabla: Características de la psicología Características de la nueva Cambio a filosófica americana psicología científica americana Estudio de las facultades mentales ⇒⇒ Estudio de las funciones mentales Punto de vista intuitivo ⇒⇒ Punto de vista genético de la conciencia de la conciencia Un enfoque especulativo ⇒⇒ Un enfoque experimental Énfasis en la teoría ⇒⇒ Énfasis en las aplicaciones La psicología americana debe mucho a dos personajes europeos: Wilhelm Wundt y Francis Galton. La psicología americana, como se ha dicho a menudo, heredó el aparato y el cuerpo de Wundt pero su mente y su inspiración prove- nían de Galton. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 118 © Editorial UOC 118 Historia de la psicología Los encargados de trasladar estos planteamientos fueron los psicólogos ame- ricanos que se formaron en Europa. Muchos de ellos, de su paso por Leipzig se llevaron el modelo organizativo y de trabajo de Wundt, con su especial énfasis en la investigación de laboratorio y de su contacto con Galton, James Mckeen Cattell, importó el interés por el estudio de las diferencias individuales. El cambio hacia una psicología científica comenzó en torno a 1880 y en poco más de quince años se había institucionalizado como ciencia y disciplina. Había cambiado totalmente el panorama, en ese momento ya existían numerosos labo- ratorios, revistas especializadas y se otorgaban doctorados en psicología. Este des- arrollo es fruto del trabajo de diferentes autores americanos, que podemos divi- dir históricamente en dos grupos: • La generación de 1880, en la cual encontramos a los pioneros de esta psi- cología norteamericana, siendo sus principales representantes: William James (1842-1910), Stanley Hall (1844-1924) y George Trumbull Ladd (1842-1921). • La generación de 1890, en la que hallamos autores que han sido discípu- los de estos pioneros o de Wundt o Galton, y que ayudan a la configuración del panorama científico de la psicología americana. Sobresalen en ella: James Mark Baldwin (1861-1934) y James Mckeen Cattell (1860-1944). 5.1. La generación de 1880 5.1.1. William James: padre de la psicología americana William James (1842-1910) es considerado por muchos autores como el psi- cólogo americano más importante y como el gran precursor del movimiento funcionalista en Estados Unidos. Fue un profundo pensador, plural y de amplias miras; se acercó a la conciencia humana desde diversos puntos que le hicieron interesarse por los procesos mentales conscientes y racionales, pero, también por los subconscientes y por otros temas como la hipnosis, el espiritismo, la telepa- tía y las experiencias religiosas. Como otros fundadores de la psicología científi- ca combinó, en definitiva, la fisiología y la filosofía. Tras una muy heterogénea educación, y después de algunas crisis persona- les, se doctoró en medicina, ocupando distintos puestos en Harvard. Empezó HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 119 © Editorial UOC 119 Fundación y establecimiento de la psicología ... dando cursos de fisiología y psicología fisiológica y acabó ocupando una cáte- dra de Psicología, aunque en sus últimos años ejerció como profesor de filoso- fía, con la que siempre se había relacionado y donde había profundizado dando un sentido psicológico al pragmatismo, convirtiéndose en uno de sus líderes. En 1875 comenzaron sus clases de Relaciones entre la Fisiología y la Psicología, justamente en el mismo año en que Wundt empieza las suyas en Leipzig (Alemania). Como Wundt, también él crea en 1875 un laboratorio donde dispo- ne de distintos instrumentos. Un laboratorio que bien podría haber sido el pri- mer laboratorio de psicología del mundo, pero que no lo fue al desbancarle el de Leipzig. Los historiadores de la psicología, probablemente han visto en el de James un laboratorio privado, ubicado en un modesto local, que se decidaba especialmente a la docencia más que al trabajo experimental, y que no tuvo un reconocimiento institucional hasta bastante más tarde que el de Wundt. Su poco gusto por la investigación hizo que su pequeño laboratorio no expe- rimentara, durante años, grandes desarrollos. Fue en 1890, año en el que Stanley Hall crea en la Universidad de Jonhs Hopkins el primer laboratorio de psicología experimental americano, que recibe ese título a pesar de la existencia del de James, cuando este autor –sin duda molesto por la actitud prepotente de su dis- cipulo Hall, que se había formado precisamente en el laboratorio de Harvard– deci- de impulsar su actividad. Por ello, en 1892 ofrece a Hugo Münsterberg su direc- ción quien, gracias a la preparación obtenida en Leipzig y a su ganado mérito de experimentalista, supo hacerle alcanzar el nivel deseado por James, convirtién- dolo en uno de los mejores de América. Como se ve, William James no practicó el experimento, como tampoco lo hicieron muchos de los fundadores de la psicología en Europa, y no fue ésta la forma que tuvo de motivar el interés por la psicología entre sus discípulos. Su gran influencia en la psicología no proviene, como decíamos, de un trabajo minucio- so en el laboratorio, sino de una completa obra psicólogica en la que invirtió doce años de su vida, sus famosos Principios de Psicología de 1890 que supieron captar, con un lenguaje atrayente, el interés de cuantos lo leían y despertaron en muchos la vocación por la psicología. Este libro ha sido considerado por todos como uno de los textos más influyen- tes, no sólo de la psicología americana, sino del desarrollo histórico global de la psicología. Sus 1393 páginas, editadas en dos volúmenes, reflejan e integran el pensamiento psicológico de James, aunque su amplia exposición tuvo que resu- mirla para hacerla más accesible en el Compendio de Psicología de 1892. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 120 © Editorial UOC 120 Historia de la psicología Dado que es en los Principios de Psicología donde James expresa su posición psi- cológica, nosotros vamos a recurrir a ellos para destacar algunas de las más impor- tantes opiniones teóricas de este autor. James considera la psicología como una ciencia natural, más específicamente como una ciencia biológica. En el primer capítulo de los Principios la define como “la ciencia de la vida mental, tanto en sus fenómenos como en sus condiciones”, los fenómenos son la experiencia consciente y las condiciones el cuerpo organiza- do, en especial el cerebro. Posteriormente, en el Compendio señalaba que la psicolo- gía era la “descripción y explicación de los estados de conciencia en cuanto a tales”. El objeto de estudio de la psicología lo concretó James en tres puntos que han sido posteriormente como un modelo clásico de la psicología: • Estudio de las aferencias, procesos antecedentes y condiciones inmediatas (todo lo que se refiere al mundo de las sensaciones). • Estudio de las eferencias, procesos consecutivos, respuestas (el mundo de los movimientos). • Estudio de los procesos centrales que intervienen o mediatizan la conexión entre sensación y movimiento. Se trata de un esquema que puede ser presentado así: E →O →R Lo que significaría que la psicología estudía los estímulos (E) que recibe el sujeto desde el mundo externo, su organismo (O) que los manipula activamen- te a través de los procesos superiores y las respuestas (R) que da el sujeto, o sea, su comportamiento. Aunque en sus Principios presenta la reflexión sobre todos estos temas de la Psicología, a nuestro juicio, su interés fundamental se centra en los procesos mentales, considerados como actividades funcionales que tienen un valor extre- mo para la supervivencia humana. En cuanto a los métodos que debía emplear la psicología, fue abierto a todos ellos. El principal método era la introspección, seguida del experimento y de los métodos que comparaban hombres, animales y “salvajes”. Centrados ya la definición, el objeto y los métodos de la psicología, vamos a comentar la concepción teórica de James en relación a la conciencia, eje funda- mental de la vida humana. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 121 © Editorial UOC 121 Fundación y establecimiento de la psicología ... James estuvo convencido de que el contenido de la conciencia era mucho menos importante que lo que hacía la conciencia. Es primordial para nosotros la función que ésta realiza, ya que la conciencia es la que crea y está al mismo tiem- po a nuestro servicio pendiente de los fines de nuestro organismo. Es la que se encarga de nuestra supervivencia adaptándonos al entorno, y lo hace de una forma activa, nunca pasiva, pues elige y actúa siempre con un fin. Como se observa, para James, nuestra conciencia es fundamental para que podamos seguir viviendo. Es su función vital guiar al organismo hacia los objetivos precisos para su supervivencia, seleccionando en el transcur- so de la acción lo que es más apropiado para satisfacer las necesidades del individuo. La conciencia se convierte, así, en una estructura biológi- camente relevante. Este sello adaptativo que da James a la conciencia, producto sin duda de la influencia del evolucionismo británico, será una constante en la siguiente gene- ración de psicólogos americanos. La conciencia de la que habla James es una conciencia bien distinta de la que nos presenta Wundt, ésta no está constituida por unidades o elementos que se asocian entre sí, sino que es una corriente que fluye. Segmentarla en elementos es producir la pérdida de sus cualidades primarias, su carácter fluido, dividirla en partes lo único que hace es distorsionarla. James la compara a un río o corrien- te, y, por eso la llama corriente de pensamiento. “La conciencia no aparece cortada en pedazos por sí misma. Palabras como “cadena” o “tren” no la describen convenientemente tal y como se presenta en primera instan- cia. No es algo compacto: fluye. “Río” o “corriente” son metáforas mediante las cua- les se la describe con mayor naturalidad. En adelante, al hablar de ella la llamaremos corriente del pensamiento, de la conciencia o de la vida subjetiva” James, W. (1890). Principios de Psicología. México: Fondo de Cultura Económica, 1989. Las características fundamentales de la conciencia, según James, son: 1) La conciencia es personal, los pensamientos le pertenecen a alguien, no son compartidos. 2) La conciencia cambia constantemente. Ningún estado que haya ocu- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 122 © Editorial UOC 122 Historia de la psicología rrido podrá volver a ser idéntico a lo que fue antes, pueden ser parecidos, pero no iguales. 3) La conciencia es notablemente continua, aunque se dan grados de conciencia. Puede haber interrupciones como en el sueño. Los estados de conciencia se sobreponen unos con otros, tienen altibajos. Estas dimen- siones extras de la conciencia se consideran como una dimensión de la atención. James habla de grados de conciencia. 4) La conciencia es selectiva. Ella escoge, selecciona. Sólo una pequeña parte del mundo que nos rodea es efectivo y estimula nuestra concien- cia. Este principio de selección, de acuerdo con James, es un principio de relevancia. Nuestra conciencia selecciona o elige aquello que es relevan- te para cada momento o circunstancia. El planteamiento de una conciencia personal le obliga a generar una teoría del Yo (self ). La teoría del Yo en James Para James hay dos tipos de Yo: el Yo empírico y el Yo puro o Ego puro. El Yo empírico es para James “la suma total de todo lo que puede llamar suyo, no nada más su cuerpo y sus facultades psíquicas, sino su ropa y su casa, su esposa e hijos, sus antepasados y amigos, su reputación y sus obras, sus tierras y caballos, y su yate y su cuenta en el banco”. Este Yo empírico estaría compuesto por: un Yo material (el pro- pio cuerpo del individuo y todo lo que posee), un Yo social (la representación o ima- gen que de él tienen cada uno de los que le conocen) y un Yo espiritual (sus faculta- des o disposiciones psíquicas). En cuanto al Yo puro o ego puro, es el que nos permite saber que somos nosotros mismos independientemente de los cambios que se produzcan en nuestro entorno, tanto externo como interno. Este es el yo que nos identifica, que nos da una identidad per- sonal. En relación a los estados mentales de la conciencia, y bajo la idea de que el cerebro es la condición corporal inmediata de cualquier proceso mental, James mantuvo que tenían dos tipos de efectos corporales, dado que toda conciencia es, a su juicio, motora: • Al menos que no exista alguna inhibición por otros estados mentales o ideas, el pensamiento de un acto conduce automáticamente a su ejecución. Ésta es la base teórica de la acción ideomotora. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 123 © Editorial UOC 123 Fundación y establecimiento de la psicología ... • Por sí mismo, todos los estados mentales producen cambios corporales, algu- nos observables externamente y otros no (como la tasa cardiaca o las secreciones glandulares). Este planteamiento de la teoría motora de la conciencia va a influir notablemen- te en la psicología americana que se desarrollará en los siguientes treinta años. Por otro lado, James elabora una compleja teoría del instinto, la cual defien- de que el ser humano es el animal que mayor número y diversidad de instintos posee, en parte por su complejidad orgánica y, en parte, por la complejidad de su entorno. James defiende el instinto como la facultad de actuar en un modo determinado, y con un fin determinado, sin conocer el fin en el momento de actuar y sin educación previa al respecto, introduciéndolos en la esfera de la motivación humana. Los hombres actúan, la mayoría de las veces, movidos por las tenden- cias instintivas e innatas y pocas por motivos racionales. Señala el carácter impulsivo e irracional del instinto, pero considera que puede ser modificado por la experiencia, por los hábitos. Los sujetos humanos “debido a su memoria, a su poder de reflexión y a su poder de inferencia, éstos (se refiere a los instintos) vienen a ser sentidos por él en conexión con una previsión de sus resultados, una vez que ha cedido a ellos y experimentado sus resul- tados en una ocasión” James, W. (1890). Principios de Psicología. México: Fondo de Cultura Económica, 1989. En otras palabras, una vez que se ha producido una conducta instintiva y se han experimentado sus resultados, el hombre es capaz de conectar cada uno de los instintos con una previsión de consecuencias. Por ese motivo, según James, las reacciones instintivas pueden ser inhibidas por los hábitos. Finalizaremos este breve recorrido por James, en el que hemos dejado en el tin- tero temas tan importantes como la memoria, la atención, el razonamiento, la asociación, los actos voluntarios, etc., con una de sus teorías más conocidas, la que trata la emoción. Para James la emoción es la reverberación orgánica de los movimientos cor- póreos. Frente al punto de vista más habitual y común que señala que la percep- ción mental de un hecho es la que excita la afección mental, o sea, la emoción y que es ésta la que ocasiona la expresión corporal –teoría central de la emo- ción–, el comportamiento emotivo, James sostenía una teoría periférica en la que eran los cambios corporales los que seguían directamente a la percepción del HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 124 © Editorial UOC 124 Historia de la psicología hecho excitante, siendo la emoción la sensación que aparecía al ocurrir dichos cambios. Esto convertía a la emoción en el resultado y no en la causa de los cam- bios corporales. Por ejemplo, cuando vemos un animal feroz empezamos a tem- blar y es la percepción de ese movimiento muscular la que nos hace experimen- tal el miedo. Su teoría puede resumirse en frases tales como: Nos sentimos tristes porque lloramos y tenemos miedo porque temblamos. James llegó a esta conclusión sobre la emoción un año antes que Lange (un discípulo danés de Wundt), siguiendo caminos independientes. En consecuen- cia la teoría en cuestión se conoce como teoría de James-Lange. Su carácter inno- vador, original, y, hasta cierto punto ilógico, provocó en su tiempo y durante muchos años el debate y la réplica, dando lugar a diferentes teorías alternativas de la emoción. Toda la obra de William James, sobre todo sus Principios de Psicología, como hemos dicho, ejerció una influencia decisiva sobre el desarrollo de la psicología americana, y se le considera por ello el padre de la psicología en ese país. 5.1.2. Stanley Hall: principal institucionalizador de la psicología americana Granville Stanley Hall (1844-1924) fue un gran pionero, no dejó el mismo tipo de huella que James, pero su papel predeterminó la institucionalización de la psicología en la década de los ochenta. Fue discípulo de James en Harvard, consiguiendo en esa universidad el grado de doctor en psicología en 1878, el primero que se concedía en Estados Unidos en esta especialidad. Sus deseos de ampliación le llevaron a Alemania, quería estar con Helmholtz y Du Bois-Reymond en Berlín, y ver a Wundt en Leipzig. Justamente en el curso 1879-1880, año en que Wundt considera fundado su labo- ratorio de psicología, Hall estudia la nueva psicología experimental alemana, siendo el primer norteamericano que se forma en la orientación wundtiana. A su regreso, y después de diferentes abatares académicos, Hall ejerció de pro- fesor de pedagogía y de psicología en la Universidad de John’s Hopkins desde 1884, fundando allí un laboratorio de psicología experimental y la primera revista de psicología americana. En 1888 se trasladó a la Universidad de Clark, para dirigir- la y organizarla. En este centro el departamento de psicología llegaría a ser el más importante. El papel institucionalizador de Hall, del que ya hemos avanzado algunos datos, queda evidenciado en los siguientes puntos: HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 125 © Editorial UOC 125 Fundación y establecimiento de la psicología ... • Fundó el que ha sido llamado el primer laboratorio psicológico america- no, en la Universidad de John Hopkins (1883), donde dirigió la primera escuela de psicología para graduados. • Organizó y presidió la Universidad de Clark, donde potenció su departa- mento de psicología. • Fundó la primera revista psicológica americana The American Journal of Psychology en 1887. Pero no se limitó a ésta, además crea Pedagogical Seminary (1891), Journal of Religious Psychology (1904) y Journal of Applied Psychology (1917). • Organizó y fue el primer presidente de la American Psychological Association –APA– (Asociación Americana de Psicología), en 1892. Acercándonos ahora a las facetas más teóricas de Stanley Hall, deberíamos conocer que defendió la inclusión de la psicología entre las ciencias naturales y vio clara la necesidad del distanciamiento de la metafísica, tal como hicieron el resto de los fundadores de la psicología científica. Sin embargo, nos expone una formulación amplia de lo que es para él la psicología en la que incluye el estu- dio de la experiencia consciente e inconsciente, religiosa, social, genética e individual, teniendo presente tanto la vida animal y humana, como la nor- mal y patológica. Hay quien ha definido su Psicología como genética, funcional y diná- mica, por su interés en los aspectos evolutivos del hombre, el acento en la función de la conciencia y su cercanía a las posturas dinámicas del psi- coanálisis. De hecho, Hall es un pionero de la psicología evolutiva, de la psicología gené- tica como él prefería llamarla, siendo en la década de los noventa cuando más la impulsa. En el año 1891 creó el “Movimiento para el estudio del niño” y en años posteriores fue dejando evidente la necesidad de un estudio científico de la infan- cia. Con la ayuda de muchos maestros y escuelas norte-americanas, a los que pasó cuestionarios, fue determinando los estadios del desarrollo infantil. Su inte- rés por la psicología evolutiva hizo que se centrara además de en el niño, en la adolescencia y en la senectud. La psicologíade la educación fue, también, una de las áreas que introdujo a través de conferencias y publicaciones. Este interés por la intervención del psicólogo en el marco escolar, le hace ser partícipe del movi- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 126 © Editorial UOC 126 Historia de la psicología miento que se estaba produciendo en torno a la necesidad de una psicología apli- cada. Concordó, como decíamos, con el psicoanálisis, lo que le hizo profundizar en la psicología del sexo. Se considera a Hall como el introductor de esta escuela psi- cológica en Estados Unidos, ya que invitó a Freud y a Jung a dictar conferencias en 1909. En esa fecha se celebraba en la Universidad de Clark el 20 aniversario- de su fundación y Hall organizó, con motivo de ello, una Conferencia de Psicología, a la que asistieron los más importantes psicólogos americanos, en ella Freud dictó cinco conferencias que versaron sobre el método psicoanálitico, el inconsciente y la sexualidad infantil. Por su parte, Jung mostró el test de asociación de pala- bras que venía empleando para la determinación de los complejos del inconscien- te. Freud reconoció, más tarde, que estas conferencias habían sido el primer reco- nocimiento de su trabajo psicoanalítico. 5.2. La generación de 1890: Baldwin y Cattell Después de los hombres de la década de 1880, pronto aparecieron otros auto- res, algunos formados en Europa y otros sólo dentro de la Universidad norteame- ricana, que fueron los responsables del asentamiento y despegue de la Psicología americana convirtiéndose en los líderes de la psicología después del cambio gene- racional. Componen esta generación autores como Sanford, Cattell, Baldwin, Jastrow, Münsterberg, Scripture o Titchener. Nosotros vamos a dedicar cierta aten- ción a dos de estos autores: Baldwin y Cattell. James Marck Baldwin (1861-1934), al igual que otros psicólogos americanos, fue discípulo de Wundt y, por consiguiente, siguiendo su ejemplo creó distintos laboratorios experimentales para el estudio de la psicología. Pero su influencia más notable la encontramos en James del que tomó un punto de vista funcional y una decidida oposición al estructuralismo. Esta orientación le hizo dar énfasis a los procesos individuales de adaptación al entorno. El objeto de la psicología era el pensamiento, proceso que tenía la fun- ción vital de la adaptación a través de la resolución de problemas. Baldwin prácticamente no experimentó en el laboratorio, aunque a lo largo de su vida creará varios en las distintas universidades en las que ejerció docen- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 127 © Editorial UOC 127 Fundación y establecimiento de la psicología ... cia. Se trata más bien de un teórico de la psicología. Aunque sus planteamientos a veces resultan complejos, podemos resumir y sintetizar sus conceptualizacio- nes en relación a la conciencia en los dos siguientes puntos: • El pensamiento aparece en el proceso evolutivo, como un proceso adap- tativo, un instrumento que selecciona y elige permitiendo alcanzar lo que es útil. Esta actividad adaptativa la aprende el ser humano a través del ensayo-error y de la imitación. • El ser humano y su conciencia se van articulando progresivamente den- tro del grupo social al que pertenecen y va tomando conocimiento de su propio identidad, justamente a través de su relación con los demás. Baldwin, como Hall, tiene un gran interés por la psicología evolutiva y sus estu- dios le hacen proponer una serie de estadios que explicarían la evolución del niño, aunque éstos no han perdurado en la psicología que explica las etapas por las que evoluciona el niño. Estos estadios propuestos por Baldwin pueden ser concretados de la siguiente manera: 1) En el primer estadio, el sensoriomotriz, el niño aprende a distinguir entre objetos animados e inanimados. 2) En el segundo estadio, el proyectivo, aparece la autoconciencia –el cono- cimiento de la conciencia de una propia identidad– a través de la imitación. Se inicia en esta etapa los procesos volitivos (los actos voluntarios). 3) En el tercer estadio, el eyectivo, el niño atribuye a los demás las mismas características que se atribuye a sí mismo. Por otro lado, no debemos olvidar su contribución a la institucionalización de la psicología al crear, junto a Cattell, dos importantes revistas psicológicas: Psychological Review en 1894 y Psychological Bulletin en 1904. James Mckeen Cattell (1860-1944) es probablemente el psicólogo más impor- tante de esta generación. Jugó un papel relevante en la psicología aplicada introdu- ciendo y difundiendo los tests. Se destaca, también, por su labor como divulgador de la ciencia psicológica y de sus aplicaciones, tanto por sí mismo como a través de sus numerosos alumnos. Más de 300 doctorados se otorgaron en la Universidad de Columbia durante su estancia, desde 1891-1917, entre ellos los de Thorndike y Woodworth. Ejerció una importante tarea organizadora y administrativa. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 128 © Editorial UOC 128 Historia de la psicología Cattell se doctoró con Wundt, trabajando sobre el problema de las diferencias individuales en el tiempo de reacción; no obstante, su mayor influjo lo recibió como consecuencia de su contacto con Galton, de quien recibió una importan- te preparación estadística y psicométrica, conociendo junto a él las característi- cas de la medición antropométrica de las diferencias individuales, que le llevó a ver clara la necesidad de la aplicación de la cuantificación a los resultados expe- rimentales de la psicología. A su regreso de Europa ejerció de profesor en la Universidad de Pensilvania donde creó un laboratorio del psicología experimental, que dejó en manos de Witmer (su discípulo y posterior estudiante de Wundt) cuando se trasladó a Columbia, en cuya Universidad, además de fundar otro laboratorio, trabajó con ahínco en la preparación de futuros psicólogos. Sus temas de investigación fueron muy diversos. En 1914 seis de sus estudian- tes se dedicaron a reunir todos los trabajos publicados por Cattell y resumieron el espectro temático en seis áreas: • tiempo de reacción, • asociación, • percepción y lectura, • psicofísica, • el método de la orden del mérito o método del rango para clasificar científicos ilustres, • las diferencias individuales. A pesar de la diversidad, su interés central estuvo en torno a las diferencias indi- viduales y los tests mentales. Cattell fue la persona que estableció el término “test mental” en un artículo presentado en la revista Mind, pero justamente esto y otros aspectos relativos a su actividad como psicólogo aplicado se estudiará en el capítulo III, donde ofrecemos una amplia panorámica de este autor en esta faceta. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 129 © Editorial UOC 129 Fundación y establecimiento de la psicología ... 6. La psicología científica rusa Milagros Sáiz y Dolores Sáiz La penetración de la psicología en Rusia se produjo a mitad del siglo XIX, período durante el cual se restaura la enseñanza de la filosofía en las universida- des de ese país. En esos años hubo un considerable número de estudiantes rusos que ampliaron sus estudios en otras universidades europeas, acercándose al cono- cimiento de la psicología científica que emanaba desde el Laboratorio de Leipzig. De esta forma, podemos decir que la psicología que se construyó en el marco universitario ruso, pasado un cierto tiempo, iba a ser de corte alemán, por ello, algunos historiadores de la psicología consideran que la primera psicología rusa tiene una gran deuda con el pensamiento occidental. En 1885, los autores rusos que seguían una psicología introspeccionista, se agru- paron en la Sociedad Psicológica de Moscú, fundada por Nikolai Grot (1852- 1889), con destacados intelectuales como L. Lopatin (1855-1920) o Georgui Chelpanov (1862-1936). Justamente, este último, considerado como el más dis- tinguido de la Sociedad, había estudiado fisiología con Du Bois-Reymond, Göring y Köning y psicología con Wundt y Stumpf. A Chelpanov se le considera uno de los principales representantes de la psicología de Wundt en Rusia. Los primeros laboratorios de psicología en Rusia Como hemos visto al hablar de la expansión de la psicología científica, la repercusión del primer laboratorio de psicología experimental fundado en Leipzig en 1879 por Wundt, provocó un surgimiento, prácticamente en cadena, de distintos laboratorios donde la psicología al practicar investigaciones rigurosas con métodos controlados como los de la psicofísica o los de los tiempos de reacción, produjo, a juicio de muchos, la autonomía, la independencia y el reconocimiento científico de la psicología. Los autores rusos, también, se contagiaron de este movimiento científico de la psicología y generaron laboratorios. El primer laboratorio de psicología en Rusia fue establecido en 1886 por V. Bechterev en la Universidad de Kazan, después llegó en 1892, el fundado por N. Lange en la Universidad de Novorosisky en Odesa. En 1895 el mismo Bechterev funda un nuevo laboratorio junto a la Academia de Ciencias Médico-militares de San Petersburgo, y en esa misma fecha se crearían, también, laboratorios en Moscú y en Kiev. Georgui Chelpanov ocupó en 1906 la cátedra de Psicología que Grot había ostentado en la Universidad de Moscú y en 1912 fundó el Instituto de Psicología de Moscú. Este Instituto gozó de gran fama y fue el centro neurálgico de la psi- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 130 © Editorial UOC 130 Historia de la psicología cología experimental rusa, difundiendo sus ideas a través de la Revista de Psicología creada por Chelpanov en 1917. Desde su Instituto, Chelpanov luchó por la total independencia de la psico- logía tal como lo hicieron otros iniciadores de la psicología en otros países y por la adopción del método experimental en nuestra disciplina. Fue poco dogmáti- co y abierto a otros planteamientos provenientes de la psicología occidental, sin embargo, su oposición a hacer depender la psicología de los postulados de Marx y Engels le valieron su cese del Instituto de Psicología de Moscú, después de la Revolución Rusa, siendo sustituido por K. Kornilov, cuyos planteamientos se ale- jaban de Chelpanov y eran más compatibles, inicialmente, con las nuevas orien- taciones políticas. Algunos datos sobre la historia del Instituto Psicológico ‘’Lidia Schukina’’ de Moscú El instituto psicológico creado por Chelpanov en Moscú tuvo el beneplácito de los psicólogos más importantes de aquella época (Wundt, Titchener, Külpe, Stumpf, Marbe y Cattell), incluso Pavlov, que como veremos va a practicar otro tipo de psicología, le felicitó y le deseó mucho éxito. Financiado por el mecenas Serguéi Schukin (1854-1936) fue inagurado en 1912 en pleno corazón de Moscú, no muy lejos del Kremlin, con el nombre de “Instituto Psicológico Lidia Schukina”, en memoria de la esposa del patrocinador. El Instituto des- tinado a fines docentes y científicos estuvo equipado con los instrumentos y aparatos más modernos de la época, comprados en Alemania. Bajo la tutela de Chelpanov se formó en el Instituto la primera generación de psicólogos rusos (más de 150 personas). La vida docente y científica del Insituto fue relativamente tranquila hasta 1921, en el que la lucha ideológica entre materialismo e idealismo les afectó. En ese momento Kostantin Kornilov, discípulo favorito de Chelpanov, comenzó una lucha conceptual y teórica con- tra su maestro, consiguiendo que en 1923 le expulsaran del Instituto. En la época de Chelpanov trabajaron junto a él hombres de la relevancia de Pavel Blonski y Alexéi Leontiev. Posteriormente participarían en él psicólogos soviéticos de la talla de Lev Vigotsky y Alexander Luria. Junto a la psicología científica que había ido configurándose al amparo de las influencias de la psicología experimentalista alemana, desde mediados del siglo XIX se empezó a gestar una psicología materialista de enfoque objetivo que, tras un encendido debate con el idealismo, acabaría triunfando en el primer cuar- to del siglo xx, apoyada por los planteamientos intelectuales de la revolución rusa de 1917. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 131 © Editorial UOC 131 Fundación y establecimiento de la psicología ... Es precisamente este marco el que suele ser el referente de la reflexología rusa que formulada en la segunda mitad del siglo XIX por el I.M. Sechenov (1829-1905) iba a ser continuada por V.M. Bechterev (1857-1927) y I.P. Pavlov (1849-1936). Ambos autores estuvieron muy influenciados por el positivismo y el materia- lismo de Sechenov lo que les llevó al rechazo de los fenómenos subjetivos y del método introspectivo y su sustitución por fenómenos objetivos (la conducta manifiesta) y el método de la observación y la experimentación. Se centraron en la relación entre los estímulos externos y las respuestas del organismo, dejando de lado las cuestiones mentalistas intermedias. Bechterev llegó incluso a supri- mir el nombre de psicología por el de reflexología. Sin embargo, debéis tener pre- sente que, aunque Pavlov está incluido entre los más importantes reflexologos rusos, su posición fue algo distinta a la de Sechenov o Bechterev, ya que expresamente siempre defendió su postura de fisiólogo y no se consideró nunca un psicólogo, no entrando en debates sobre la naturaleza de la mente o de la psicología. A continuación, vamos a estudiar estos tres personajes algo más a fondo que los autores que se aglutinaron en torno a una psicología experimental cercana a las orientaciones de la psicología experimental alemana, dado que realmente lo que es representativo históricamente de la psicología rusa, en este período, es la posición de sus reflexólogos. Así, comentaremos las aportaciones de Sechenov, Bechterev y Pavlov, extendiéndonos más en este último dada la repercusión para la psicología de su modelo metodológico. 6.1. Ivan M. Sechenov y los reflejos cerebrales Milagros Sáiz y Dolores Sáiz Los orígenes de la reflexología rusa, que intentó hacer de la psicología una fisio- logía de los reflejos cerebrales, se remonta a una época anterior a la fundación de la psicología experimental alemana. Como se comentaba en el anterior aparta- do, el ideador fue Ivan Mijailovich Sechenov y los fundamentos de su reflexolo- gía aparecen en su libro de 1863 Los reflejos cerebrales. El encuadre histórico sitúa a la reflexología rusa en el marco político del rei- nado del zar Alejandro II, en una época de cambios sociales y de una cierta aper- tura política después del reinado del zar Nicolas I. Sus principales fuentes inte- lectuales fueron dos: HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 132 © Editorial UOC 132 Historia de la psicología 1) Las ideas de los demócratas revolucionarios. 2) La fisiología alemana de la segunda mitad siglo XIX. Breve síntesis de las influencias de la reflexología rusa Los demócratas revolucionarios, aunque han de ser vistos como un grupo de socia- listas que conformaron en la década de 1860 un movimiento político-social que luchó contra los desequilibrios sociales y las imposiciones políticas, tuvieron su importancia como intelectuales que expusieron unos planteamientos ideológicos, influenciados por los filósofos materialistas, que les hicieron proponer y defender una psicología materialista opuesta a la idealista. Estas ideas políticas e intelectuales, que fueron objeto de gran persecución desde el gobierno ruso, despertaron el interés e influyeron en la juventud universitaria de aquella época, entre los que encontramos al joven Sechenov, que cursaba, por entonces, sus estudios de Medicina en Moscú. Por otro lado, la otra fuente de influencia fue, como se ha señalado, la fisiología ale- mana, sobre todo la que era propuesta por la Escuela de Berlín, ya que esta escuela inter- pretaba de una forma puramente mecánica los procesos fisiológicos, considerándolos como meros productos de las fuerzas físico-químicas y, en consecuencia, sometidos a sus mismas leyes, influencia que Sechenov recogió cuando amplió sus estudios en Alemania y de la que estrajo la idea de considerar el sistema nervioso como una máqui- na especializada en transformar energía. La principal contribución de Sechenov a la psicología fue el haber propuesto, por primera vez, una psicología basada exclusivamente en el concepto fisiológi- co de reflejo. Así, en su obra Los reflejos cerebrales, Sechenov inició un estudio com- pletamente objetivo del comportamiento animal y humano, partiendo de la idea de que todas las acciones tienen carácter reflejo, independientemente de que las consideremos intuitivamente como voluntarias o involuntarias. Sechenov sostuvo una fisiología estrictamente materialista y objetiva. El cerebro era una máquina y por consiguiente, las funciones psíquicas que depen- dían de él eran completamente mecánicas. Toda actividad era reductible a movimientos reflejos. La actividad psíquica humana se expresaba, de esta forma, por manifestaciones externas. Para Sechenov la actividad del organismo era refle- ja y el psiquismo no constituía una excepción. Toda actividad se iniciaba con la recepción de un estímulo y concluía con un movimiento muscular. “La infinita variedad de manifestaciones externas de la actividad cerebral se reduce, en definitiva, a un movimiento simple: el movimiento muscular. Sea la sonrisa de un niño ante un juguete, la de Garibaldi perseguido por amar en exceso a su patria, el estre- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 133 © Editorial UOC 133 Fundación y establecimiento de la psicología ... mecimiento de una muchacha ante el primer ensueño de amor o el gesto de Newton al descubrir las leyes del universo y transcribirlas sobre un papel, el último hecho en todos los casos, es el movimiento muscular. Así, todas las manifestaciones externas del funcionamiento del cerebro se pueden reducir al movimiento muscular”. Sechenov, I.M. (1863). Los reflejos cerebrales. Barcelona: Fontanella, 1978. La afirmacion fundamental de su libro fue que el pensamiento y la inte- ligencia dependen de la estimulación para existir y que “todos los actos de la vida consciente o inconsciente, son reflejos”. Esta teoría se hizo bastante popular entre los intelectuales de San Petersburgo, pero era demasiado revolucionaria para su época, por lo que el Comité de Censura de la ciudad condenó en 1866 este libro, por considerarlo materialista e inmoral, prohibió su venta y llamó a Sechenov a juicio, por haber ido contra la moral pública, aunque esta acción judicial fue detenida al año siguiente. Alegato del Cómite de Censores de San Petersburgo (9 de junio de 1866) “Esta teoría materialista –resolvió el severo tribunal– reduce al hombre más educado a la fatalidad y repudía la noción de bien y de mal, de obligación, de responsabilidad. Priva a nuestros actos de todo mérito y de toda culpa y, al abolir las bases morales de la sociedad en la vida de aquí abajo, destruye el dogma religioso de la vida futura; no está de acuerdo ni con los puntos de vista cristianos ni con los del derecho penal y con- duce al relajamiento de las costumbres. (...) Sechenov –sigue el alegato– ha presentado su teoría bajo la forma de un libro cien- tífico. Sin embargo su estilo dista mucho de ello y el libro está escrito para ser enten- dido por el profano. Este hecho y su bajo costo (80 copeks) prueban que la intención del autor es hacer accesible su teoría a un amplio círculo de lectores. Por lo tanto, el libro “Los reflejos del cerebro” está dirigido a la corrupción de la moral; su lectura se considera peligrosa para quienes carecen de convicciones firmes y por ello debe ser con- fiscado y destruido” Colodrón, A. (1978). “Prólogo”. En I. M.Sechenov, Los reflejos cerebrales. Barcelona: Fontanella. Como consecuencia del juicio y de la presión de la censura, Sechenov se vio obligado a cambiar el título que el había elegido para su trabajo: Un intento de for- mular bases fisiológicas para los procesos mentales, por el de Los reflejos cerebrales, nom- bre con el que ha pasado a la historia. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 134 © Editorial UOC 134 Historia de la psicología Posteriormente, en 1873, Sechenov escribió un ensayo sobre las relaciones entre la psicología y la fisiología, titulado Quién debe investigar los problemas de la psicología y cómo. La respuesta al quién fue el fisiólogo. La respuesta al cómo fue: estudiando los reflejos. En sintesís, la orientación de Sechenov implica una concepción materia- lista (el comportamiento es reducible, en todos los casos, a componentes físico-químicos), mecanicista (el comportamiento se rige según los prin- cipios causa-efecto que dominan en la naturaleza) y nervista (el compor- tamiento responde exactamente a una serie de operaciones que se produ- cen en el sistema nervioso). Desde la perspectiva de Sechenov, la psicología sólo podría convertirse en una verdadera ciencia natural considerándola como una subdisciplina de la fisiología que se dedicara al análisis de los reflejos cerebrales que se encuentran en la base de cada una de las acciones, tanto motoras como psí- quicas, que componen nuestra conducta. 6.2. Vladimir M. Bechterev y la psicología objetiva Milagros Sáiz y Dolores Sáiz Vladimir Mijailovich Bechterev (1857-1927) continuó la obra de su maes- tro Sechenov y promovió en 1904 una psicología objetiva que primero denomi- nó psicorreflexología (1912) y más tarde reflexología (1917). Bechterev, producto de una amplia formación12 abierta a muchos campos de actividad, fue a la vez fisiólogo, psicólogo y psiquiatra, ocupando la cátedra de Enfermedades Mentales de la Universidad de Kazan y, posteriormente, la de la Universidad de San Petersburgo. Sus actividades en todas estas ramas de interés le dieron un gran prestigio y sus opiniones sobre materias generales fueron muy respetadas. 12. Bechterev estudió Medicina en la Academia Médico-Militar de San Petersburgo, acabando sus estudios en 1878, a los 21 años. Tras su doctorado en 1881, viajó por Europa y estudió en Leipzig neuroanatomía con Flechsig y psicología con Wundt, en Berlín se acercó a los trabajos de electrofisiología de Du Bois-Reymond y en París se hizo un experto hipnotiza- dor junto a Charcot. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 135 © Editorial UOC 135 Fundación y establecimiento de la psicología ... Desempeñó un papel importante en la institucionalización de la psicología rusa, entre otras cosas: • En 1886, fundó el Laboratorio de psicología experimental en la Clínica de Enfermedades Mentales de la Universidad de Kazan, que ha sido conside- rado el primer laboratorio psicológico ruso. • En 1895, en la Academia de Ciencias Médico-Militares de San Petersburgo crea un nuevo Laboratorio de psicología experimental. • En 1896, pone en marcha la Revista de Psiquiatría, Neuropatología y Psicología Experimental, primera revista del mundo que explicítamente utiliza en su títu- lo el término psicología experimental. • En 1896, colabora en el establecimiento de la Sociedad Rusa de Psicología Normal y Patológica. • En 1907, crea el Instituto Psico-Neurológico de San Petersburgo, donde investiga los reflejos humanos. Bechterev influyó en la psicología rusa durante los primeros años del régi- men soviético, pero su fama se eclipsó muy poco después de su muerte. Según algu- nos autores esto fue debido a la poca fiabilidad de algunos experimentos y a la dificultad de conciliar sus teorías con las posiciones dialécticas de la filosofía soviética. Sin embargo, otras investigaciones históricas recientes, señalan que la causa pudo ser la relación de Bechterev con Stalin. Bechterev había sido el médi- co privado de Stalin y algunos documentos señalan que debido a un posible diag- nóstico mental de Becherev sobre la personalidad de Stalin (comentó que era paranoico) hizo que el propio Stalin le mandara matar y no muriera, como se ha dicho, de un ataque cardíaco. Por ello es probable que, posteriormente, Stalin no dejara que se transmitieran con facilidad las ideas de este personaje. Aunque la historia ha revalorizado el papel de Pavlov y las controversias que éste mantuvo con Bechterev por discusiones metodológicas de las que resultó triunfador hayan provocado que el trabajo de Pavlov eclipsara totalmente la labor de Bechterev, no cabe duda de que este personaje tuvo relieve significati- vo para la psicología. En 1904, Bechterev ya estaba defendiendo una psicología que tituló como objetiva, que era contraria a la instrospección y al estudio de la conciencia, aspec- tos que dejó más patentes en su libro de 1907 titulado Psicología objetiva. En ese mismo año, poco después de conocer los primeros informes de los trabajos de Pavlov sobre el condicionamiento salival, empezó a orientar el estudio de los HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 136 © Editorial UOC 136 Historia de la psicología reflejos sobre aspectos más prácticos. Argumentando que el reflejo salival era inaplicable al hombre. Bechterev y sus colaboradores se dedicaron al estudio de movimientos corporales observables, tanto en animales como en hombres. La respi- ración y el retirar la pata sirvieron como reflejos básicos en los estudios con animales y el retirar el pie y la mano en los seres humanos. Su estí- mulo básico era el choque eléctrico. El funcionamiento era similar al expe- rimento de Pavlov, pero con pequeñas variantes próximas al condicio- namiento operante o instrumental. La diferencia con el experimento de Pavlov era que aquí el sujeto podía evitar las combinaciones tono-cho- que si respondía al tono solo. El método de Bechterev tenía algunas ventajas sobre el de Pavlov, ya que al estu- diar el reflejo motor no tenía la necesidad de intervenciones quirúrgicas para controlar el número de gotas de saliva del sujeto experimental. Además, no cabe duda, de que el reflejo motor es más esencial para la vida diaria que el salival. Esquema del condicionamiento motor de Bechterev Antes del condicionamiento Choque eléctrico (E.I.) ⇒ ⇒ retirada de la pata (R.I.) (reflejo incondicionado) Condicionamiento Sonido ⇑ ⇓ Choque eléctrico (E.I.) ⇒ ⇒ retirada de la pata (R.I.) (situación de condicionamiento) Después del condicionamiento Sonido (E.C.) ⇒⇒⇒⇒⇒ retirada de la pata (R.C.) (reflejo condicionado) En 1917, Bechterev publicó una serie de conferencias a las que llamó Principios generales de la Reflexología humana, en ellas defendía la aproximación objetiva a los problemas de la psicología y manifestaba su desacuerdo con el uso de térmi- nos mentalistas. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 137 © Editorial UOC 137 Fundación y establecimiento de la psicología ... Para Bechterev, la actividad psíquica que debía ser estudiada objetiva- mente comprendía el estudio de los movimientos o de las expresiones faciales, gestuales, etc. La investigación era simple, se trataba de estudiar las acciones reflejas innatas, es decir, la reacción externa (R) que sigue a un estímulo externo (E), lo cual podemos concretar como el estudio de las respuestas que producen los estímulos E⇒R La psicología de los reflexólogos rusos, con los planteamientos que se han visto, influyó notablemente en el conductismo inicial, siendo conocidas ambas ten- dencias, tanto la reflexología como el conductismo, como psicologías objetivas. 6.3. La Reflexología pavloviana L. Gonzalo de la Casa, Gabriel Ruiz y Natividad Sánchez 6.3.1. Los fundamentos básicos Aunque a finales del siglo XIX la psicología se independizara de la filosofía con- virtiéndose en una ciencia autónoma, algunos científicos de la época pusieron de manifiesto que esta separación había sido más una declaración de intenciones que un hecho real. Así, a pesar de que los métodos de investigación desarrollados por los primeros psicólogos experimentales llegaron a alcanzar un alto grado de rigor científico (por ejemplo los métodos empleados por la psicofísica o los pro- cedimientos de medición de los tiempos de reacción), el continuo énfasis por el estudio de los contenidos de la conciencia hizo que los vínculos con la filosofía permanecieran vigentes durante las décadas posteriores. Uno de los científicos que nunca llegó a aceptar que la psicología hubiera alcanzado el rango de la ciencia natural fue el prestigioso fisiólogo ruso Ivan Petrovich Pavlov (1849-1936) quién, paradójicamente, llegaría a conver- tirse en uno de los personajes más influyentes en la psicología del siglo XX. Un rápido vistazo a algunos de los datos más relevantes de la vida de Pavlov, basados en una breve autobiografía, nos revela que nació en Riazan (Rusia) en el HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 138 © Editorial UOC 138 Historia de la psicología año 1849. Su interés por la fisiología le llevó a iniciar en el año 1870 los estudios de fisiología y química en la Universidad de San Petersburgo. Posteriormente ingresó en la Academia de Medicina y Cirugía, donde comenzaron sus investiga- ciones encaminadas a la obtención del título de doctor en medicina. Tras conse- guir un puesto de asistente de fisiología en la Academia, terminó su tesis docto- ral sobre los nervios centrífugos del corazón y viajó a algunos países europeos donde perfeccionó sus técnicas fisiológicas. A la vuelta de estos viajes se iniciaron sus pri- meros trabajos en el área de la fisiología nerviosa de los procesos digestivos que se llevaron a cabo en el laboratorio de fisiología del Instituto de Medicina Experimental de San Petersburgo. Estos trabajos culminarían con la obtención del premio Nobel en el año 1904. A partir de este importante reconocimiento científico, el prestigio de Pavlov le serviría para contar con un interminable caudal de jóvenes estudiantes deseosos por investigar bajo su supervisión. Serían precisamente las investigaciones llevadas a cabo por algunos de sus colaboradores en los albores del siglo XX las que facilita- rían los primeros indicios en torno a los reflejos condicionados, aspecto que atrae- ría la atención de Pavlov durante el resto de su larga y productiva vida científica. Pero antes de centrarnos en la que sería su más importante aportación para la psi- cología, es preciso conocer algunas de sus convicciones en torno a la naturaleza y al ser humano que serán determinantes para poder comprender su obra científica. Una buena forma de entender los cimientos de la propuesta pavloviana es deteniéndonos en los antecedentes que marcaron sus convicciones científicas. Sería la obra del fisiólogo ruso Ivan Mijailovich Sechenov (1829-1905) una de las fuen- tes constantes de inspiración para el trabajo desarrollado por Pavlov en el ámbi- to de estudio de los procesos fisiológicos en general y en el análisis del funciona- miento del sistema nervioso superior en particular. Las ideas fundamentales del pensamiento de Sechenov, junto a las con- cepciones evolucionistas que Darwin había popularizado a partir de la segunda mitad del siglo XIX, formaron el caldo de cultivo que favoreció el cambio de intereses de Pavlov del estudio de los procesos nerviosos de la digestión al análisis de las leyes que regían la expresión de los reflejos que se encontraban en la base de la actividad psíquica animal y humana. A pesar del éxito obtenido por Pavlov con sus primeras investigaciones en torno a los fundamentos fisiológicos de los procesos digestivos, estudios por los HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 139 © Editorial UOC 139 Fundación y establecimiento de la psicología ... que obtuvo, como ya señalamos anteriormente, el premio Nobel, muy pronto aban- donó este ámbito para dedicarse en exclusiva al estudio de los mecanismos que rigen el funcionamiento del sistema nervioso superior. 6.3.2. El descubrimiento del reflejo condicionado El cambio de orientación en la obra de Pavlov, que afectó tanto a sus concep- ciones teóricas como a los procedimientos de investigación empleados, se desarro- lló de manera paulatina a medida que fueron apareciendo en el laboratorio de fisio- logía las primeras observaciones en torno a la aparición de lo que vino a denominarse “secreciones psíquicas”: los jugos gástricos de los animales expe- rimentales aparecían no sólo ante el contacto de la comida con la cavidad bucal, sino también ante la mera visión de la comida. El fenómeno de la secreción psíquica tan sólo atrajo marginalmente la aten- ción de los investigadores del laboratorio de fisiología y del propio Pavlov, quien se había convertido en su director en el año 1891, ya que se encontraban centra- dos de forma exclusiva en la investigación estrictamente fisiológica sobre el fun- cionamiento de las glándulas relacionadas con los procesos digestivos. La primera interpretación que Pavlov propuso sobre el fenómeno de la secre- ción psíquica partía de la creencia de que la actividad mental suscitada ante la estimulación externa era la responsable de la activación de los nervios cen- trífugos y, por tanto, de la salivación. Esta interpretación psicológica del fenó- meno cambió radicalmente tras el primer estudio sistemático sobre la secreción psíquica de las glándulas salivares en perros desarrollado por uno de los investi- gadores del laboratorio llamado Stefan Vulfson en 189813. A partir de este traba- jo inicial, otro investigador del laboratorio de fisiología llamado Anton Snarski, comprobó como el fenómeno de la secreción psíquica se producía no sólo ante la visión del alimento, sino también ante cualquier otro tipo de estimulación 13. Vulfson comprobó, en primera instancia, cómo la cantidad y calidad de la saliva segrega- da se ajustaba a la perfección al tipo de estimulación introducida en la boca del perro. Así, por ejemplo, mientras que la leche apenas producía salivación, la introducción de alimen- to seco en la boca generaba una gran cantidad de saliva muy líquida. A continuación, Vulfson demostró que las sustancias mencionadas producían en las glándulas salivares la misma reacción, aunque de menor intensidad, al presentarlas a distancia, esto es, sin exci- tar directamente la mucosa oral. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 140 © Editorial UOC 140 Historia de la psicología por arbitrario que fuera. Así, por ejemplo, Snarski utilizó como estímulo a distan- cia un ácido teñido de color negro. Tras introducir el mismo en la boca del perro en varias ocasiones, la mera visión de cualquier líquido negro producía una pro- fusa salivación. Ante estos resultados, Pavlov comenzó a defender la idea según la cual el refle- jo psíquico no era de naturaleza psicológica, sino que, al igual que el reflejo pro- ducido por la estimulación directa, su origen era estrictamente fisiológico. Posiblemente, el cambio de intereses definitivo de Pavlov desde el estudio de la actividad de las glándulas digestivas al análisis de la actividad nerviosa supe- rior utilizando el método de los reflejos condicionados se produjo ante el resul- tado de los trabajos llevados a cabo por el psiquiatra Ivan F. Tolochinov bajo su supervisión. En estos experimentos, a los sujetos experimentales se les exponía a diferentes tipos de estímulos en sucesivos ensayos y se contabilizaba la canti- dad y la frecuencia de la saliva segregada. Tolochinov comprobó cómo la presentación a distancia repetida del estímu- lo producía una disminución en la salivación hasta que, cuando el número de ensayos era elevado, la salivación terminaba por desaparecer. Tolochinov deno- minó a este fenómeno extinción. Si tras la extinción se volvían a excitar direc- tamente las glándulas salivares con cualquier tipo de sustancia, la salivación ante el estímulo extinguido reaparecía de inmediato. En su interpretación de estos resultados Tolochinov consideró que la salivación producida ante el estímulo podía ser considerada como un “reflejo a distancia” en vez de una secreción psí- quica. Pavlov sugirió el término “reflejo condicional” como más adecuado, al poner de manifiesto el mayor número de condiciones que se requerían en la producción del mismo frente al “reflejo incondicional”, que aparecía como una respuesta innata ante un estímulo predeterminado, sin necesidad de condiciones previas. A partir de estos resultados se fue perfeccionando la que se convertiría en la herramienta de investigación fundamental en el análisis pavloviano en torno al funcionamiento del sistema nervioso superior: el reflejo con- dicionado, en el que Pavlov creyó haber encontrado no sólo el mecanis- mo fundamental de adaptación al medio ambiente de todos los anima- les, sino también una vía de acceso objetiva que permitiría el estudio del sistema nervioso superior. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 141 © Editorial UOC 141 Fundación y establecimiento de la psicología ... Concretamente, esta perspectiva considera que en la capacidad de respuesta de los organismos ante el medio externo destacan dos formas de reacción: la pri- mera de ellas, configurada de manera innata, es el reflejo incondicionado, por el que se produce una respuesta automática ante determinados estímulos internos o externos. Así, por ejemplo, ante el contacto con el fuego inmediatamente se ponen en marcha los reflejos que evitan el contacto con el mismo, ante un soni- do muy intenso se produce un reflejo de parpadeo o ante el contacto del alimen- to con las mucosas de la boca se produce la secreción de saliva de forma refleja. En todos los casos estos reflejos incondicionados tienen un claro papel adapta- tivo para el organismo (evitar la agresión producida por el fuego, proteger los ojos, o facilitar la deglución del alimento, respectivamente). Sin embargo, en el medio externo hay tantos estímulos que sería imposible que el sistema nervioso abarcara conexiones innatas para todos ellos, por lo que se hace necesario un mecanismo que permita una adaptación más flexible al ambiente. Ese mecanismo lo encontró Pavlov en el reflejo condicionado, que depende de la experiencia individual del organismo. La forma en la que se establece el reflejo condicionado parte de la coin- cidencia temporal entre el estímulo neutral y el estímulo incondiciona- do. La explicación que ofreció Pavlov sobre este proceso fue de naturale- za estrictamente fisiológica, al considerar que esta coincidencia produciría en el sistema nervioso el establecimiento de nuevas conexiones entre los centros cerebrales en los que se procesa el estímulo incondicionado y las zonas en las que se recibe la información del estímulo neutral. Estas cone- xiones posibilitarían que el estímulo neutral adquiriese la capacidad de eli- citar o provocar las mismas respuestas que el reflejo incondicionado, habiéndose culminado de esta forma el proceso de asociación. En adelan- te, al presentar el que ya se habría convertido en estímulo condicionado, aparecería de manera inmediata el reflejo condicionado, que prepararía al organismo para recibir el estímulo incondicionado. La instauración de un reflejo condicionado Una buena forma de entender el procedimiento por el que se establecen los reflejos con- dicionados es analizar una de las situaciones experimentales empleadas por Pavlov para generarlos: al verter en la boca de un perro unas gotas de ácido inmediatamente HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 142 © Editorial UOC 142 Historia de la psicología se desencadena un reflejo en virtud del cual el animal sacude la cabeza y comienza a segregar abundante saliva para eliminar el ácido de la boca. Si, justo antes de introdu- cir el ácido, presentáramos un estímulo neutral cualquiera (por ejemplo, el sonido de una campanilla) el animal terminaría por mostrar la misma respuesta refleja, mover la cabeza y salivar, ante la mera presentación del sonido. Es importante señalar que los reflejos condicionados en sí mismos no fueron el objetivo último de las investigaciones llevadas a cabo por Pavlov, sino que fue- ron considerados por éste como un instrumento que permitiría el acceso al fun- cionamiento del sistema nervioso superior. Sin embargo, la principal lectura que se hizo desde la psicología occidental de la obra pavloviana consideró el reflejo condicionado como una manera de explicar los procesos de aprendizaje sobre los que se sustentaba la diversidad y plasticidad conductual mostrada por los orga- nismos vivientes. Claros ejemplos de esta consideración fueron las propuestas de J.B. Watson (1878-1958) en torno al aprendizaje de las emociones o de C.L. Hull (1884-1952), quien consideró que en el aprendizaje de los reflejos condicionados se encontraba el fundamento básico de toda la conducta de los seres vivos. Profundizando algo más en los resultados de las investigaciones pavlovianas, es interesante resaltar que los reflejos condicionados podían ser de dos tipos, en función de si provocaban una respuesta activa o, por el contrario, impedían su aparición: los primeros fueron denominados reflejos excitadores mientras que HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 143 © Editorial UOC 143 Fundación y establecimiento de la psicología ... los segundos reflejos inhibidores. Las condiciones que posibilitan el estableci- miento de un tipo u otro de reflejo son diferentes, aunque el principio fisiológi- co subyacente siempre es, según Pavlov, el mismo: la formación de nuevas cone- xiones entre las zonas cerebrales encargadas de recibir la información sensorial correspondiente y las zonas encargadas de poner en marcha o de retener las res- puestas. El equilibrio global del sistema nervioso y, por extensión, de toda la acti- vidad psíquica en un organismo será el resultado de la lucha entre los diferentes procesos excitatorios e inhibitorios que se producen en el cerebro. De esta forma, en cada momento podría trazarse una línea continua en cuyos extremos se encon- traría el estado de excitación más absoluta hasta el estado de inhibición total, pasan- do por el estado normal de equilibrio entre los procesos de excitación e inhibi- ción. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 144 © Editorial UOC 144 Historia de la psicología 6.3.3. La aproximación de Pavlov a la psicología y la psiquiatría Nuestro repaso por la obra pavloviana quedaría absolutamente desvirtuado si describiéramos tan sólo los principios básicos que determinan el establecimiento de los reflejos condicionados, ya que Pavlov, a medida que sus investigaciones avanzaban, fue extendiendo su análisis del reflejo condicionado hacia esferas cada vez más cercanas a la psicología. De esta forma, se interesó por el estudio del sueño y la hipnosis, considerando ambos procesos como formas de expresión de la inhi- bición cerebral. También llevó a cabo estudios en el ámbito de la psicopatología y la psiquiatría, proponiendo algunas hipótesis sobre los mecanismos fisiológicos sub- yacentes a algunos tipos de neurosis y psicosis. Estableció una teoría sobre el len- guaje humano, encajándolo dentro de su modelo de la actividad refleja. Por últi- mo, llevó a cabo una serie de investigaciones dirigidas a explicar los fundamentos de la conducta inteligente. Repasaremos a continuación de manera somera cada uno de estos temas que ocuparon gran parte del trabajo de Pavlov. Las investigaciones sobre el sueño y la hipnosis Es evidente el papel que juega el sistema nervioso superior en todas las accio- nes que llevamos a cabo durante el periodo de vigilia. Sin embargo, Pavlov también se interesó por la actividad nerviosa superior que se produce durante el periodo de sueño. Más específicamente, parece lógico suponer que todos los procesos que sub- yacen al sueño o a la hipnosis estén relacionados con el predominio de la activi- dad inhibitoria en los hemisferios cerebrales. Esta explicación se complementa a la perfección con el resto de la teoría pavloviana y viene a cubrir una parte importan- tísima de la actividad de los organismos: la que se produce mientras dormimos. El sueño y la hipnosis, además, serían desde esta perspectiva fenómenos plenamen- te adaptativos, ya que, o bien permiten a las células nerviosas recuperarse de la fatiga producida por las actividades que llevamos a cabo durante la vigilia, como ocurre durante el sueño, o bien protegen al sistema nervioso de sufrir daños a causa de un exceso de actividad, finalidad de algunos estados hipnóticos. Los planteamientos de Pavlov sobre el sueño y la hipnosis En sus primeros escritos sobre estos temas, Pavlov no llegó a establecer una nítida dis- tinción entre el sueño y la hipnosis, empleando en ocasiones los dos términos como sinónimos. Sin embargo, a medida que sus observaciones se iban haciendo más HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 145 © Editorial UOC 145 Fundación y establecimiento de la psicología ... numerosas, Pavlov identificaría a la hipnosis con una fase específica del sueño, una de las etapas que median entre la vigilia y el sueño profundo, proponiendo que tan sólo se puede distinguir entre ambos fenómenos por el grado de inhibición dominan- te en cada momento en los hemisferios cerebrales. Concretamente, el sueño sería un estado generalizado de inhibición que se extiende progresivamente de los hemis- ferios cerebrales al área subcortical, manteniendo intactos tan sólo los centros que controlan la respiración y las contracciones del corazón. Desde que comienza la som- nolencia que nos indica que el sueño se encuentra próximo, hasta que estamos pro- fundamente dormidos se suceden toda una serie de fases que Pavlov describió a par- tir de las observaciones realizadas sobre los animales de su laboratorio. Frente al sueño, la hipnosis se caracterizaría porque la inhibición se localiza en zonas especí- ficas de los hemisferios cerebrales y podría inducirse de dos formas: presentando un estímulo fuerte y desacostumbrado que generase una inhibición inmediata de los grandes hemisferios o presentando de manera repetida y monótona cualquier estí- mulo neutral. Pavlov consideró que la hipnosis, tal y como se obtenía en el laboratorio con los ani- males, era un proceso análogo a la hipnosis tal y como se producía en el hombre. De la misma forma que la hipnosis podía inducirse en los perros empleando cualquiera de los dos procedimientos descritos, en los humanos también se podía establecer por dos vías: la primera sería la típica presentación repetida de estímulos, por ejemplo palabras (estímulos condicionados relacionados con el sueño) que intentan evocar el sueño. La segunda, de la que ya había informado el psiquiatra de la escuela parisina J.M. Charcot (1825-1893) tras sus observaciones de pacientes histéricos, se produciría como fruto de la presentación de estímulos inesperados. Como veremos a continua- ción, esta conexión entre la hipnosis tal y como aparece en los animales en el labora- torio y la hipnosis humana jugaría un importante papel en la aproximación pavlovia- na al estudio de los trastornos psiquiátricos. Los estudios en el ámbito de la psicopatología y la psiquiatría Una de las facetas menos conocidas de la obra de Pavlov en la psicología occi- dental es la relacionada con la psicopatología y la psiquiatría. Sin perder nunca de vista su teoría de la actividad nerviosa superior, se interesó por el estudio de patologías tan diversas como la esquizofrenia, la psicosis maníaco-depresiva, la paranoia, los delirios, la neurastenia, la histeria, la psicastenia y los estados obse- sivos. En todos los casos partió de una posición estrictamente materialista sobre las causas de estos trastornos, sin atender a la diferenciación tradicional entre las neurosis –psicógenas– y las psicosis –orgánicas. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 146 © Editorial UOC 146 Historia de la psicología A partir de 1918, Pavlov comenzó a estudiar en detalle varios casos clínicos en un hospital psiquiátrico situado en la ciudad rusa de Udelnaia. Desde este momen- to la hipnosis iría cobrando cada vez un mayor protagonismo en la interpre- tación de la sintomatología psiquiátrica ofrecida por Pavlov. Sin embargo, el momento crucial en la propuesta psicopatológica pavloviana se producirá a partir de las experiencias que le llevaron a la identificación de la denominada neurosis experimental en torno a 1920. Desde este momento es posible identificar un segundo período en la conceptualización pavloviana sobre los trastornos psiquiátricos que se caracterizará por un cierto abandono de la hipnosis como mecanismo explicativo que se sustituyó por la ruptura del equi- librio entre los procesos excitatorios e inhibitorios que puede tener lugar en el sistema nervioso. Otros datos de interés en el enfoque psicopatológico de Pavlov Pavlov verificó que era la ruptura del equilibrio entre procesos excitatorios e inhibito- rios provocada intencionalmente en el laboratorio, la que producia la neurosis expe- rimental. Por ello, en este período Pavlov identificará expresamente dos circunstancias gene- radoras de las alteraciones psíquicas comunes a los animales y a los humanos: por una parte el enfrentamiento entre la excitación y la inhibición y, por otra parte, la presen- cia de estímulos fuertes extraordinarios. Más específicamente, la neurastenia y la his- teria corresponderían al primero de los casos, el enfrentamiento entre la excitación y la inhibición, pero mientras que en la neurastenia la excitación dominaría sobre la inhi- bición –por ello, dice Pavlov, son personas fuertes–, en la histeria la situación sería la inversa –por lo que los histéricos serían sujetos carentes de toda vitalidad. Una serie de observaciones derivadas de la facilidad con la que las neurosis experi- mentales aparecían en unos perros, mientras que en otros era aparentemente imposi- ble, llevaron a Pavlov a distinguir una serie de diferencias individuales entre sus ani- males que se basaban en características del sistema nervioso. Estas diferencias tendrían una base innata, pero serían moduladas por la experiencia ambiental de los sujetos. Éste fue el punto de partida para el desarrollo de una tipología, en la que se ponían en rela- ción algunas características fisiológicas del funcionamiento del sistema nervioso con ciertos rasgos psicológicos. Esta tipología, además de su interés intrínseco, llegaría a jugar un importante papel en sus concepciones psicopatológicas y psiquiátricas. En su ver- sión más simple, Pavlov identificaría a partir de la observación de la conducta de los perros en el laboratorio cuatro tipos psicológicos que corresponderían, como Pavlov reconoce en numerosas ocasiones, con la tipología hipocrática que dividía a los seres humanos en flemáticos, sanguineos, coléricos y melancólicos, en función del humor corporal predominante –flema, sangre, bilis negra o bilis amarilla–. En general, todos HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 147 © Editorial UOC 147 Fundación y establecimiento de la psicología ... los animales débiles, del tipo melancólicos, enfermarían muy rápidamente, volvién- dose neuróticos, ante situaciones conflictivas. Los animales fuertes pero no equilibra- dos, del tipo colérico, en los que el proceso inhibitorio se produce con escasa intensi- dad, también enfermarían con facilidad cuando se les enfrenta a situaciones en las que es necesaria la actividad inhibitoria. Por último, los animales fuertes y equilibra- dos, independientemente de que sean lentos (flemáticos) o rápidos (sanguíneos), mues- tran pocos trastornos de carácter psicopatológico al enfrentarlos a situaciones conflic- tivas. Fueron muy numerosos los trabajos que Pavlov realizó en este ámbito, aunque ter- minaremos este apartado señalando tan sólo algunas de las orientaciones terapéuticas que surgieron como resultado directo de sus teorías, técnicas terapéuticas que se con- virtieron en el modelo a seguir durante muchos años en la psiquiatría soviética. Esencialmente fueron dos las recomendaciones realizadas por Pavlov para el trata- miento psicológico y psiquiátrico tras experimentar las mismas en los animales del labo- ratorio: la administración de bromuro (en ocasiones en conjunción con cafeína) y el descanso (por ejemplo a través de curas de sueño). El primero produciría un aumento en el proceso inhibitorio mientras que el segundo permitiría el restablecimiento del equi- librio entre los procesos excitatorios e inhibitorios. Las teorías sobre el lenguaje y la conducta inteligente Fruto del progresivo interés que fue desarrollando a lo largo de su vida por la psicología, Pavlov se mantuvo siempre informado de los avances que se producían en esta ciencia. Así, Pavlov mantuvo una actitud positiva hacia la psicología conductista, sobre todo por su orientación hacia el estudio objetivo del comportamiento. Sin embargo, también consideró que al prescindir de las referencias a la actividad fisiológica del sistema nervio- so superior, el conductismo había desembocado en un callejón sin salida. Uno de los ámbitos de estudio menos conocidos de la obra de Pavlov fueron sus experiencias en torno a las capacidades de los monos antropoides para emi- tir conductas complejas ante situaciones novedosas. Estas experiencias se inspi- raron directamente en una serie de experimentos realizados por el gestaltista Wolfgang Köhler (1887-1967) en los que, aparentemente, los monos habían mos- trado conductas inteligentes. Los resultados obtenidos en los experimentos realizados por Pavlov fueron similares a los descritos por Köhler: tras una primera fase en la que los monos intentaban infructuosamente resolver el problema por medio de un comportamien- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 148 © Editorial UOC 148 Historia de la psicología to basado en el ensayo y el error (por ejemplo intentando conseguir el alimento saltando, arrojándole una caja o trepando por los barrotes de la jaula), se produ- cía un periodo durante el cual disminuía acusadamente la actividad del animal para, por último, producirse la solución al problema planteado de forma súbita (apilar varias cajas para construir la torre desde la cual se podía coger el alimento). Mientras que Köhler había interpretado estas acciones como fruto de un com- portamiento inteligente, que permitía la aparición de conductas nuevas y exito- sas de manera súbita cuando la situación se percibía de la manera adecuada, Pavlov ofreció una explicación alternativa, muy cercana a la que estaban defen- diendo los psicólogos conductistas: el comportamiento de los chimpancés en estas situaciones podría ser explicado atendiendo, en primer lugar, a aprendiza- jes previos en la vida del animal. Estos aprendizajes se combinarían con el aprendizaje por ensayo y error, o “reacción caótica” en términos pavlovianos, estableciéndose las asociaciones par- ciales correctas necesarias para que, por último, tales asociaciones se encadena- ran dando lugar a la secuencia completa de conductas que llevaban a la solución del problema. Esta secuencia quedaría reforzada por la consecución del alimen- to. Las interpretaciones ofrecidas por Pavlov para explicar el comportamiento mostrado por los chimpancés en las experiencias que había llevado a cabo eran, evidentemente, compatibles con su modelo de la actividad nerviosa superior. Otro de los ámbitos puramente psicológicos en los que Pavlov realizó importantes aportaciones fue el del estudio del lenguaje. En esencia, el lenguaje encajaría sin problemas dentro del modelo de la actividad refle- ja pavloviano, ya que si las estimulaciones del medio representan un pri- mer sistema de señales, el lenguaje sería también un sistema de señales cuyo principal estímulo sería la palabra. Más concretamente, el primer sistema de señales de carácter universal para todos los animales cumple la misión de que estímulos inicialmente neutros adquie- ran, en función de la experiencia, la capacidad de señalar la inminente apari- ción de un evento relevante para el organismo. De esta forma, se ponen en mar- cha toda una serie de respuestas que preparan al organismo para enfrentarse adecuadamente a tal evento (por ejemplo, salivar ante la presencia del sonido que indica la presencia de comida o flexionar la pata ante la luz que indica la presen- cia de una descarga eléctrica). Debido al gran desarrollo del sistema nervioso HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 149 © Editorial UOC 149 Fundación y establecimiento de la psicología ... superior en el ser humano, ha surgido la capacidad de establecer un segundo sis- tema de señales que permite una adaptación infinitamente más compleja al medio: el lenguaje. De esta forma, una vez establecida la luz como una señal pri- maria de la aparición de la comida, la mera mención de la palabra “luz” puede hacer que el sujeto emita la respuesta de salivación, mostrando así su carácter de señal secundaria. En palabras del propio Pavlov: “Hasta la aparición de la familia homo sapiens, los animales sólo se relacionaban con el mundo circundante por impresiones directas... únicas señales de los objetos exter- nos. En el futuro hombre aparecieron, se desarrollaron y perfeccionaron en forma extraordinaria las señales de segundo grado, las señales de aquellas señales primarias, en forma de palabras... Las palabras eran y siguen siendo únicamente segundas seña- les de la realidad.” Pavlov, I.P. (1935). “Los tipos de Actividad nerviosa superior en relación con neu- rosis y psicosis, y mecanismo fisiológico de los síntomas neuróticos y psicóticos”. En I.P. Pavlov (1954). Los reflejos condicionados aplicados a la psicopatología y psiquiatría (pág. 337-342). Buenos Aires: Peña Lillo. A pesar del interés de Pavlov por el lenguaje nunca llegó a desarrollar una teoría sistemática en torno al mismo, sino que fueron algunos de sus discípulos los que profundizarían en la elaboración de una teoría del lenguaje desde la pers- pectiva de la actividad nerviosa superior. 6.3.4. Consideraciones finales Probablemente a través de los anteriores apartados os hayáis formado una idea de la amplitud y de la relevancia de la obra de Ivan Petrovich Pavlov. Sin embargo, hay una serie de precisiones que pueden ser pertinentes para cerrar este capítulo: 1) A pesar de la amplitud temática de la obra de Pavlov, es innegable que su influencia en la psicología occidental viene determinada por la descrip- ción de los reflejos condicionados como uno de los mecanismos que per- miten la adquisición de nuevas respuestas adaptativas. Este procedimien- to, que se conoce en la actualidad como condicionamiento clásico, ha ocupado y sigue ocupando un lugar muy relevante en las teorías que pre- tenden explicar la forma en que se genera y se diversifica el comporta- miento. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 150 © Editorial UOC 150 Historia de la psicología 2) Pavlov siempre defendió que sus investigaciones eran una parte de la fisio- logía, situándose de esta forma al margen de la psicología. Además, no escatimó esfuerzos para dejar clara su posición ante la psicología que esta- ban practicando sus contemporáneos, mostrando su rechazo ante una psi- cología de carácter dualista que prescindiera de los hechos objetivos: “Es evidente que (los fisiólogos y los psicólogos) estamos trabajando sobre lo mismo. Pero, mientras nuestras nociones y nuestras concepciones están fundamentadas y son casi indiscutibles, por lo que se refiere a los psicólogos la cosa no está tan clara” “Los tipos de actividad nerviosa superior en relación con neurosis y psicosis, y mecanismo fisiológico de los síntomas neuróticos y psicóticos”. En I.P. Pavlov Los reflejos condicionados aplicados a la psicopatología y psiquiatría (pág. 337-342). Buenos Aires: Peña Lillo, 1954. A pesar de todo, Pavlov defendió la pertinencia de la psicología como una ciencia dedicada al estudio de la conducta y la mente humanas pero, en cual- quier caso, construida a partir de los métodos y los datos objetivos proce- dentes de la fisiología del sistema nervioso superior. 3) Las aportaciones de Pavlov tuvieron una gran influencia en la ciencia sovié- tica y no sólo en el ámbito de la fisiología, sino también en el rumbo que tomarían en aquel país la psicología y la psiquiatría hasta bien entrada la década de 1960. Pavlov fue considerado por el régimen comunista como el ideal de científico, hasta tal punto que Lenin en 1921 decretó un trato de favor hacia Pavlov tomando en cuenta sus “excepcionalmente valiosas aportaciones científicas.” Su legado, por tanto, llegaría a convertirse en un corsé del que no pudo escapar la ciencia soviética durante gran parte del siglo XX. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 151 © Editorial UOC 151 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte Capítulo III La psicología en la primera mitad del siglo XX Primera parte: los inicios de la psicología aplicada Dolores Sáiz Milagros Sáiz 1. Marco contextual de la psicología aplicada Igual que al buscar las raíces de la psicología científica podemos adentrarnos en el devenir de la historia de la psicología filosófica, no hay que esperar al naci- miento de la psicología como ciencia para encontrar rastros de intentos de apli- cación de ideas psicológicas1. Sin embargo, la psicología aplicada, tal como la entendemos hoy, empieza su andadura a partir del momento en que la psicolo- gía se convierte en una disciplina independiente que caracteriza a un grupo científico especializado: los psicólogos, y esto sólo se producirá a partir de la formación universitaria que surgió fruto de la fundación del primer laboratorio psicológico en Leipzig y de su posterior expansión al resto de los países. Esta psi- cología aplicada apareció, además, como respuesta a las demandas del intenso cambio social y tecnológico que se produjo a finales del siglo XIX y principios del XX. 1. Antes de la psicología científica ya hubo algunos intentos de aplicación psicológica, como por ejemplo, la aplicación de las técnicas mnemotécnicas (de memoria) de los clásicos grie- gos, la determinación de diferentes tipos de vocaciones en el “Examen de ingenios” de Huarte de San Juan, intentos de caracterología durante la Ilustración, técnicas diagnósti- cas por palpación craneal por parte de los frenólogos, entre otras. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 152 © Editorial UOC 152 Historia de la psicología En síntesis, los pasos hacia la sistematización de la psicología aplicada vinieron de la mano de la especialización de los psicólogos, que le propor- cionó una instrumentación y metodología propia, y de su respuesta a la problemática social de su época, ante la que tuvieron que afrontar nue- vos retos. Las características sociales del momento del surgimiento de la psicología cien- tífica y de la posterior psicología aplicada, se centran en: • El gran crecimiento industrial. • Las afluencias migratorias hacia las ciudades y hacia otros países. • El crecimiento demográfico de las ciudades. • La instauración de la enseñanza obligatoria generalizada. Pero además, como señala Caparrós, uno de los factores fundamentales fue el avance tecnológico y el uso sistemático del conocimiento científico en la industria. “Eran tiempos de grandes cambios sociales, económicos y culturales (...) la llamada “segunda revolución industrial” (...) traería consigo la “gran empresa”, el gran “capi- talismo” (...) Siendo un fenómeno tan global y complejo, es lógico suponer que estu- viera determinado por numerosos y diversos factores. (...) Desde nuestra perspectiva nos interesa destacar uno, que fue, además, crucial: el tecnológico. (...) el uso sistemático del conocimiento científico con objetivos aplica- dos a la industria (...) A partir de entonces, el desarrollo y el futuro de las investigacio- nes tecnológicas se harían dependientes de la actividad científicamente innovadora de múltiples profesionales formados mediante los principios y los métodos de las ciencias. (...) Es en este período de cambio y euforia tecnológicos cuando tiene lugar la fundación y el establecimiento intelectual e institucional de la psicología experimental. (...) Caparrós, A. (1984). La Psicología y sus perfiles. Barcelona: Barcanova (pág. 323-324). Estos cambios tuvieron un efecto directo en la vida social e individual y deman- daron soluciones que, en cierta medida, podían aportar los nuevos avances psi- cológicos. • Así, desde la industria y el surgimiento de la gran empresa apareció la nece- sidad de la optimización del rendimiento, de la adaptación del trabajador HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 153 © Editorial UOC 153 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte y de la reducción de accidentes, aspectos que repercutirían en la considera- ción de factores humanos y no solamente de los económicos. También desde este auge económico iba a producirse el fenómeno de la competen- cia, que como consecuencia implicaría el uso de la publicidad, la cual reque- ría el conocimiento de los mecanismos necesarios para producir un buen impacto publicitario, así, aspectos como atención, motivación, etc. empe- zaron a ser importantes para entender la conducta del comprador. • Por otro lado, la escolarización general infantil iba a propiciar toda una serie de nuevos planteamientos pedagógicos, a la vez que se hacía cada vez más patente la necesidad del conocimiento psicológico del niño y la cata- logación de las diferencias individuales de los escolares. • Por último, esta nueva sociedad industrial, comercial y económica que se había generado también realizaría demandas psicológicas en el ámbito de las enfermedades mentales y en el de las problemáticas sociales. Aunque la psicología desde sus comienzos científicos había investigado una serie de temas que tenían una clara implicación práctica: atención, tiempos de reacción, fatiga, etc., la corriente ortodoxa wundtiana no veía con buenos ojos una aplicación sistemática hasta no haber alcanzado un mayor índice de seguri- dad experimental en los aspectos de investigación pura. Por ello, el desarrollo de la psicología aplicada hay que buscarlo en autores que presentan algunas discrepancias con ciertos planteamientos teóricos de esta corriente experimentalista alemana y, especialmente, en la tradición psicométrica-diferencial propiciada inicialmente por Galton y llevada a su máximo exponente por psicólogos de enfoque funcionalista. La conjunción de una metodología experimental basada en la medición de capacidades mentales, unida a la metodología psicométrica-diferencial fun- damentada en las diferencias individuales, dio la base instrumental y meto- dológica a la psicología aplicada. A pesar de las reticencias, casi paralelamente a la expansión de la psicología experimental, algunos psicólogos de formación universitaria y científica dieron respuesta a las demandas sociales. Entre estos iniciadores que provienen del marco académico, que defendieron la aplicación de la psicología, no habiéndo- se llegado aún al dominio teórico, cabe destacar, entre otros, a Stern, Meumann, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 154 © Editorial UOC 154 Historia de la psicología Kraepelin y Lipmann en Alemania; a Binet y Janet en Francia, a Spearman y Myers en Inglaterra, y a Hall, Cattell, Scott y Münsterberg en Estados Unidos. Todos ellos intentaron establecer una relación entre la investigación básica y la aplica- ción. Los planteamientos que vieron la importancia de generar una psicología apli- cada acabaron por imponerse. Por otro lado, empujaban un número amplio de doctorados y especialistas en psicología que no podían situarse al abrigo puramen- te académico, lugar de trabajo habitual del psicólogo hasta ese momento, junto a la necesidad de obtener recursos económicos a través de la demostración de la utilidad de la investigación psicológica. El ámbito de la aplicación de la psicología abría grandes perspectivas. En aquella época la psicología aplicada se definió como contrapuesta a la general y teórica, que buscaba leyes y se interesaba por el conocimiento puro. Fue deno- minada inicialmente con el término de psicotecnia, concepto definido por William Stern y que se hizo famoso de la mano de Hugo Münsterberg. Sin embargo, este vocablo provocó algunos problemas en su uso, dado que algunos lo considera- ban como sinónimo de aplicada o práctica (dado que la traducción alemana al inglés se hizo como psicología aplicada), siendo el que predominó en Estados Unidos e Inglaterra, mientras que en el resto de Europa se adoptó la palabra psi- cotecnia. El término usado es lo de menos, lo que está claro es que a principios de siglo XX, la psicología aplicada no parecía ver límites a sus posibilidades, el psicólogo alemán Giese afirmaba “en la esfera de la psicología aplicada entran problemas de derecho, criminología, lenguaje, etnología, economía, arte, moral y religión, medicina, zoología, pedagogía, sociología e, incluso, filosofía y teo- ría de los valores”. Queremos desmitificar la idea de que la psicología aplicada es un producto pura- mente americano, como aparece en algunos manuales generalmente de autores anglosajones. Si bien es cierto, que la psicología en general y la aplicada más específicamente tuvieron una fuerte acogida y desarrollo en los Estados Unidos, no por ello hemos de menospreciar los pasos que se hicieron en Europa hacia la profesionalización. Además, hay que considerar que las demandas sociales se dieron prácticamente en unas fechas similares en casi todos los países industria- lizados, aunque las respuestas de las instituciones no fueran idénticamente las mis- mas y la expansión fuera más o menos lenta según los contextos socio-políticos, culturales y geográficos. Por esta razón, es cierto que la situación económica y social de Estados Unidos, con una visión más pragmática y menos cargada de historia, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 155 © Editorial UOC 155 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte además de una universidad fundamentada en centros privados, produjo un des- arrollo rapidísimo de la psicología científica y aplicada en ese país. Así, refirién- dose a Estados Unidos, se ha dicho: “El cambio comenzó en torno a 1880, y en poco más de quince años, merced funda- mentalmente al rápido desarrollo de las Universidades y a la modernización del siste- ma educativo, la situación para la Psicología cambió por completo. En 1895 había ya 26 laboratorios de psicología, cinco revistas psicológicas, una saludable organización profesional, una incorporación de la Psicología en los currícula docentes universitarios, y se habían otorgado ya 26 grados de doctor en Psicología (Cattell, 1930; Miner, 1904, Campfield, 1973). En tan sólo quince años la psicología había emergido como ciencia y disciplina académica con una entidad propia. (...) Esta nueva psicología tuvo prestigio y despertó el interés en Estados Unidos al menos por cuatro razones. En primer lugar, por el prestigio alcanzado en las universidades ale- manas por esta ciencia, que convirtió a algunos de sus centros en una meca para los psicólogos americanos. En segundo lugar por su éxito y vitalidad como ciencia y dis- ciplina. En tercer lugar por la compatibilidad ideológica de la nueva psicología con la sociedad americana y la nueva situación de los centros universitarios. Por último, por el interés de las universidades y de los poderes públicos y privados por apoyar econó- micamente esta nueva ciencia”. Tortosa, F. (1989). “Estructuralismo y funcionalismo”. En J. Arnau y H. Carpintero, Historia, teoría y método. Madrid: Alhambra. (pág. 148). Un análisis de la aparición de las aportaciones a la psicología aplicada –auto- res, logros, revistas, organizaciones, instituciones, etc.– nos mostrará la simulta- neidad de Europa-Estados Unidos, en el avance de la psicología aplicada, aunque el desarrollo y expansión masiva se focalice más en Estados Unidos. Algunos datos fundacionales de la psicología aplicada A continuación mostramos, de forma sólo ilustrativa, algunos aspectos relativos al surgimiento de revistas y centros o laboratorios donde se aplicó la psicología, y que ayudó a su institucionalización y al reconocimiento del rol profesional del psicólogo. También señalamos algunos de los hechos relevantes de la evolución de los primeros pasos de esta aplicación psicológica. Esta relación permite ver claramente que el movimiento no era exclusivo de Estados Unidos. Revistas: • Pedagogical Seminary (Seminario de Pedagogía)(1891, Stanley Hall) • Beiträge zur Psychologie der Aussage (Contribuciones a la Psicología del Testigo) (1903, William Stern) • The Psychological Clinic (Clínica Psicológica) (1907, Lightner Witmer) HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 156 © Editorial UOC 156 Historia de la psicología • Zeitschrift für Angewandte Psychologie (Revista de Psicología Aplicada) (1908, William Stern y Otto Lipmann) • Fortschritte der Psychologie und ihrer Anwendungen (Progresos de la Psicología y de sus aplicaciones) (1913, Karl Marbe) • Journal of Applied Psychology (Revista de Psicología Aplicada) (1917, Stanley Hall) • Praktische Psychologie (Psicología Práctica) (1919, Walter Moede, Curt Piorkowski) • Anals de l’Institut d’Orientació Professional (1920, Josep Mª Ruiz Castellà) • Journal of Educational Psychology (Revista de Psicología educacional) (1921, Edward Thorndike) • Industrielle Psychotechnik (Psicotécnia Industrial) (1924, Walter Moede). • Psychotechnische Zeitschrift (Revista Psicotécnia) (1925, Hans Rupp) Instituciones y/o laboratorios de psicología aplicada: • Laboratorio Antropométrico de Londres (1884, Francis Galton) • Clínica Psicológica de la Universidad de Pensilvania (1896, Ligthner Witmer) • Instituto de Psicología Aplicada de Berlín (1906, William Stern y Otto Lipmann) • Centro de Orientación Vocacional de Boston (1908, Franck Parsons) • Centro de Orientación Vocacional de Bruselas (1912, Artur G. Cristhiaens) • Secretariat d’Aprenentatge del Museo Social de Barcelona (1914, Josep Mª Ruiz Castellà). • División de Psicología Aplicada del Instituto Tecnológico “Carnegie” (1916, Walter Bingham). • Instituto de Psicotecnia Industrial de la Escuela Técnica Superior de Berlín- Charlottenburg (1918, Walter Moede y Georg Schlesinger) • Instituto de Ciencia Sexual de Berlín (1918, Magnus Hirschfeld) • Centraal Zielkundig Beroepskantoor de Utrech (1918, Jacques van Ginneken) • Gabinete Psicotécnico del Instituto de Ciencias de la Educación “J.J. Rousseau” de Ginebra (1918, Eduard Claperède y Pierre Bovet) • Institut d’Orientació Professional de Barcelona (1918, Josep Mª Ruíz Castellà) • Scott Company (1919, Walter Scott) • Instituto de Psicología Económica y Profesional de Berlín (1920, Otto Lipmann y Curt Piorkowski) • Psychological Corporation (1921, James Mck. Cattell) • Personel Research Federation (1921, Walter Bingham). • Instituto Nacional de Psicología Industrial de Londres (1921, Charles Myers) • Departamento de Psicología Aplicada del Instituto de Psicología de la Universidad de Berlín (1922, Hans Rupp y Carl Stumpf) Algunos eventos importantes: • En 1890, Cattell publica su artículo sobre los tests mentales, donde aparece por primera vez el nombre técnico de “test”. • En 1891, Stanley Hall inaugura el movimiento para el estudio del niño. • En 1893, Jastrow dirige el Pabellón Psicológico de la Exposición Universal de Chicago. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 157 © Editorial UOC 157 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte • En 1895, Gale publica sus estudios sobre la eficacia de los anuncios. • En 1895, Kraepelin realiza sus investigaciones sobre las asociaciones en los enfer- mos mentales. • En 1896, Binet y Simón su artículo sobre la psicología individual, mostrando una nueva forma de entendimiento de lo que era la inteligencia. • En 1897, Ebbinghaus crea su test de completar frases. • En 1900, Stern publica su trabajo sobre la psicología de las diferencias individua- les. • En 1903, Scott publica su psicología de la publicidad. • En 1905, Binet y Simón crean la primera escala métrica de la inteligencia. • En 1906 y 1907, Münsterberg interviene como experto en dos juicios importantes, fruto de estas intervenciones publicó en 1908 su libro sobre la psicología del testi- go. • En 1908, Goddard lleva a Estados Unidos el test de Binet-Simón. • En 1910, la Asociación Norteamericana para la Deficiencia Mental recomienda los tests de inteligencia. • En 1911-12, Münsterberg participa en el estudio para la prevención de los acciden- tes de tranvías, ideando un test para valorar las características de los conductores. • En 1912, Stern propone el cociente intelectual. • 1912, Münsterberg publica su libro sobre la psicología en la actividad industrial. • En 1916, Terman publica su revisión del Binet-Simon, conocida como Stanford-Binet. • La Primera Guerra Mundial propicia que en los diferentes países beligerantes se produzca una intervención de los psicólogos generalmente de selección y clasifi- cación de los soldados. • A partir de esta fecha se suceden las intervenciones y avances de los aspectos aplicados. A partir de 1920 se inicia en Ginebra las Conferencias Internacionales de Psicotecnia que serán un foro para la intercomunicación entre los especialis- tas. Aunque los psicólogos, como hemos visto, fueron aplicando sus ideas y sus téc- nicas, especialmente los tests, a diferentes problemas sociales, esta aplicación todavía era incipiente y poco generalizada. La Primera Guerra Mundial, según muchos autores, fue el detonante para el reconocimiento social del papel del psi- cólogo, al utilizar masivamente los servicios psicológicos en la selección y cata- logación de los soldados. En 1917, en el prólogo del primer número de la revista Journal of Applied Psychology los editores resumían el alcance de su campo de esta forma: “Los últimos años han sido testigos de un interés sin precedente alguno de la exten- sión de la aplicación de la psicología a diversas áreas de la actividad humana. Los pro- fesores y los administradores de los asuntos educativos fueron los primeros en darse HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 158 © Editorial UOC 158 Historia de la psicología cuenta de que los descubrimientos de los psicólogos podían ser de gran valor en la reso- lución de los problemas prácticos (...). Dentro de la última década, nos encontramos con la creciente evidencia de que el conocimiento de la psicología no es menos útil en la práctica de la medicina, de la jus- ticia o cualesquiera otras áreas. Se están llevando a cabo intentos de aplicar los prin- cipios de la psicología a la resolución de problemas en disciplinas tan diversas como la historia, la religión, la sociología, la política, las artes y los idiomas. Sin embargo, el esfuerzo más original en el uso de métodos y de los resultados de la investigación psicológica ha sido en el ámbito de la industria”. Vistos estos aspectos generales nos detendremos más específicamente en los autores que configuraron los inicios de la psicología aplicada, dando especial relieve a la figura de Hugo Münsterberg, por su importante contribución en la difu- sión de la aplicación psicológica. También desarrollaremos la evolución de los tests mentales, que fueron los instrumentos fundamentales de la identidad psicológi- ca y el papel de los psicólogos en la selección y orientación profesional, que quizá fue la actividad que proporcionó una más clara y definida intervención del psi- cólogo. 2. Algunos apuntes sobre los primeros psicólogos aplicados Vistas estas ideas generales del marco contextual en el que surge la psicología aplicada, vamos a destacar brevemente algunos de los rasgos fundamentales de sus principales pioneros, desarrollando, posteriormente, tal como hemos señala- do, la figura de Hugo Münsterberg. Ya hemos visto que hubo diferentes autores implicados en este movimiento aplicado de la psicología, algunos de ellos como los ingleses Galton, Myers, Spearman, los alemanes Ebbinghaus y Marbe, los franceses Binet y Janet, los americanos Hall y Cattell son comentados en otros apartados. Sin embargo, Stern, Scott y Witmer que tuvieron una fuerte importancia en este movimiento no han sido desarrollados y por ello haremos unos breves apuntes sobre ellos. William Stern (1871-1938), fue uno de los autores con más peso en la inicial psicología aplicada europea. Discípulo de Ebbinghaus, construyó un enfoque HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 159 © Editorial UOC 159 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte psicológico en el que la persona ocupaba el centro de atención. Su sistema, cono- cido como “personalismo” entiende la psicología como la ciencia de la persona en tanto que tiene experiencias y es capaz de tenerlas. Su atracción por la psico- logía aplicada le llevó a la psicología infantil, los tests de inteligencia y la psico- logía legal. Fue el creador del cociente mental, que posteriormente se denomi- nó “cociente intelectual” (C.I.) y del término psicotecnia, que sería divulgado posteriormente por Münsterberg, y que se tomaría como sinónimo de psicología aplicada. Le interesó la declaración de los testigos, fundando la revista Contribuciones a la psicología del testigo (1903) que luego transformó, en colaboración con Otto Lipmann (1880-1933), también discípulo de Ebbibghaus, en una de más amplio espectro con el nombre de Revista de Psicología Aplicada (1908). También junto a Lipmann abrió en 1906 un centro privado de psicología aplicada en Berlín: el Instituto de Psicología Aplicada de Berlín, en el que se trabajó sobre la valoración de las aptitudes generando un examen psicotécnico que tuvo un importante reconocimiento en esa época. Walter Dill Scott (1869-1955), estudió con Wundt en Leipzig, y como otros americanos copió el modelo y en 1900-1901 estableció un laboratorio de psico- logía en la Universidad de Northwestern (Estados Unidos). Se le considera como el iniciador de la psicología de la publicidad, aunque el primero en realizar estu- dios sobre esta área de la psicología (iniciados en 1896 y publicados en 1900) fuera Harlow Gale (1862-1945), que empezó a investigar sobre la atención en los anuncios publicitarios. Scott fue contratado en 1901 por una empresa para que aplicara sus conocimientos psicológicos a la publicidad. Manejó en sus trabajos el concepto de sugestionabilidad, supuesto que era compatible con la teoría de la acción ideo-motora popularizada por James. Scott publicó dos libros sobre esta temática La teoría y práctica de la publicidad (1903) y Psicología de la Publicidad (1908). Estuvo a cargo del Comité sobre motivación que se estableció desde la A.P.A. con motivo de la Primera Guerra Mundial, que se convirtió en el Comité para la clasificación del personal del Departamento de Guerra. Desde allí realizó una verdadera selección profesional evaluando a los oficiales a través de una escala creada para tal propósito. Diseñó, también, cuestionarios para determinar las habilidades de los reclutas que debían ocupar distintas tareas militares. Fue capaz de determinar las características de 83 distintos puestos del Ejército. Por ello se HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 160 © Editorial UOC 160 Historia de la psicología le ha visto, también, como uno de los pioneros de la orientación vocacional y de la selección de personal. Fue el primero en el mundo que ocupó una cátedra de Psicología apli- cada en la División de Psicología aplicada del Instituto Tecnológico Carnegie, que estaba dirigida por Walter Bingham (1880-1952), en 1916. Scott fundó en 1919 la primera compañía en asesoría psicológica de los Estados Unidos –Compañía Scott–, en la que colaborarían otros prestigiosos psicólogos como John Broadus Watson –fundador del conductismo que al dejar su labor acadé- mica, como se verá más adelante, dirigió sus pasos hacia la psicología de publi- cidad–. Esta Compañía, se dedicó a las aplicaciones de la psicología al ámbito de la industria, desde la publicidad a otros servicios de asesoría (aspectos de selec- ción profesional y en métodos para incrementar la eficiencia de los trabajado- res). Lightner Witmer (1867-1956), fue discípulo de Cattell y por sugerencia de éste se doctoró en Leipzig con Wundt. En 1896, creó en la Universidad de Pensilvania la primera clínica psicológica del mundo. En esta clínica se dedi- có al diagnóstico de los escolares con problemas, con una orientación psicomé- trica. Su clínica de perspectiva educacional e infantil recogió un amplio espec- tro de deficiencias y problemas, incluyendo, por ejemplo, hiperactividad, trastornos de aprendizaje, problemas de desarrollo motor y del habla, entre otros. Su clínica fue la iniciadora de este tipo de clínicas y en 1914 ya se habí- an constituido unas 20 clínicas universitarias en Norteamérica. Witmer fundó en 1907, la revista Clínica psicológica. El artículo inicial de esta revista se llamó “Psicología clínica” y con él Witmer abría un nuevo campo de la aplicación de la psicología acuñando, por primera vez, el término psicología clínica. Todo esto le ha hecho merecedor de ser conocido como el fundador de la psicología clínica, aunque de hecho el trabajo clínico que se desarrolló en esa época se cen- traba fundamentalmente en la administración de tests y estaba muy cercano al ámbito de la psicología escolar. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 161 © Editorial UOC 161 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte 2.1. Hugo Münsterberg: el gran difusor de la aplicación de la psicología 2.1.1. Su trayectoria profesional Hugo Münsterberg (1863-1916) ha sido considerado por muchos historia- dores como la figura más importante en el desarrollo de la psicología profe- sional, además de atribuirle el papel de fundador y difusor de la psicología aplicada moderna. Abordó los principales campos de aplicación de la psicolo- gía (psicología forense, psicoterapia, psicología educacional y psicología indus- trial) interesándose, incluso, por la psicología aplicada al cine (The photoplay: a psychological study, publicado en 1916). En tan sólo nueve años publicó varios libros sobre psicología aplicada (nueve en ingles y dos en alemán), además de un amplio volumen de artículos de divul- gación que no sólo dieron pie al establecimiento moderno de este campo de la psicología, sino a su definición y delimitación. El libro que recogió las ideas fundamentales de Münsterberg sobre la apli- cación en psicología fue Grundzüge der Psychotechnik (“Principios de Psicotecnia”) traducido al inglés como Psychology: General and Applied (“Psicología: General y Aplicada”), del cual James Mckeen Cattell opinó que “marcaba época” y lo comparó a las obras fundacionales de la psicolo- gía experimental de Wundt y de Helmholtz. Aunque su interés por la psicología aplicada fue el eje fundamental de su carrera, su implicación personal en este campo tardó varios años en desarrollar- se, iniciándose en la primera década del siglo XX, momento en el que Münsterberg se decantó definitivamente por este campo. Hugo Münsterberg nació en Danzig (Alemania). Fue discípulo de Wundt, doc- torándose en 1885 en Leipzig. Dos años más tarde, obtuvo su doctorado en Medicina en Heildeberg para poder tener mayores facilidades en su carrera uni- versitaria. En 1887 inició su carrera docente en Friburg, donde instaló su propio laboratorio experimental que fue el cuarto laboratorio alemán de psicología. El rango de sus intereses fue amplio y en su laboratorio se estudiaron aspec- tos de percepción visual, atención, memoria y asociación, emoción, activi- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 162 © Editorial UOC 162 Historia de la psicología dades motoras, entre otras cosas. Por todo esto, hemos de considerar que su carrera fue inicialmente la de un psicólogo experimental y que su pres- tigio vino, en primer lugar, de la mano de sus trabajos experimentales y de sus laboratorios, primero en Friburg y más tarde en Harvard. En estos años de trabajo experimental se fueron generando algunas discre- pancias con las posiciones de otros psicólogos experimentales, aunque a su labo- ratorio –que fue considerado como uno de los mejores de aquella época en Alemania– fueron llegando estudiantes de Estados Unidos y de su propio país. El prestigioso psicólogo americano William James, se interesó por el trabajo de Münsterberg y tras un primer encuentro en 1889 en el I Congreso Internacional de Psicología de París, empezaron a cartearse, y en 1892 James inició las nego- ciaciones para que Münsterberg asumiera la dirección del Laboratorio psico- lógico de Harvard. Causas de la elección de Münsterberg por parte de James La elección de James era, en cierta medida, lógica, ya que Münsterberg se había forja- do una cierta reputación en el ámbito experimental con su Laboratorio de Friburg y James era consciente de la importancia de consolidar esta nueva línea en Harvard. Además, ambos autores coincidían en sus desacuerdos con ciertos aspectos teóricos del enfoque wundtiano, y, por otra parte, las teorías motoras de Münsterberg complemen- taban el propio trabajo de James sobre la emoción. Münsterberg aceptó la invitación de James, aunque no quería perder su carre- ra académica en Alemania y, por eso, no había planeado permanecer más de tres años en América. Aunque volvió a Alemania, la imposibilidad de conseguir una cátedra en su país, le hizo decidirse a permanecer definitivamente en Harvard, desde donde desarrolló la mayor parte de su labor profesional y académica. Sin embar- go, no perdió nunca su fidelidad a Alemania y a los valores germanos. Esta posi- ción germanófila, junto a la defensa de causas impopulares, le llevaron, en los últi- mos años de su vida, que coincidieron con la Primera Guerra Mundial, a ser rechazado e incluso catalogado de espía alemán, llegando a peligrar su vida –reci- bió algunas amenazas de muerte– y su permanencia en la Universidad de Harvard. No obstante, su carrera en general estuvo llena de gran reputación científica y una amplia influencia social. Se relacionó con los presidentes de Estados Unidos y con el káiser Guillermo y con importantes personas del mundo social, cultural y empre- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 163 © Editorial UOC 163 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte sarial. Fue elegido presidente de la Asociación de Psicólogos Americanos (A.P.A.) y pre- sidente de la Sociedad Americana de Filosofía, miembro de la Academia de Ciencias de Washington y vicepresidente de la Academia de Artes y Ciencias de Nueva York. Como señalan Schultz y Schultz (ver bibliografía), uno de los aspectos que carac- terizó la carrera controvertida, pintoresca y rimbombante de Hugo Münsterberg es que la psicología debía ser útil. En este sentido, a pesar de su temperamen- to germánico, fue un psicólogo americano por excelencia, fiel reflejo del espíri- tu de su tiempo. Por ello su trabajo puede ser considerado como un producto del estilo y vida de la sociedad americana, fundamentalmente pragmática. Fue un ejemplo claro de la expansión de la psicología desde el aula o el laboratorio a las muchas facetas de la vida social y económica. En el momento de su muerte, Hugo Münsterberg era el psicólogo mejor cono- cido, y, tal vez, el más discutido de América. 2.1.2. Su opción por la psicología aplicada Como hemos visto, el progreso tecnológico de finales del siglo XIX y principios del XX, provocó que algunos psicólogos, formados científicamente en la universi- dad, intentaran resolver algunos problemas que la sociedad reclamaba, aunque la psicología académica ortodoxa, liderada por Wundt, se opusiera firmemente a estas aplicaciones de la psicología alegando que era necesaria una mayor fundamentación experimental de la psicología teórica o “pura” antes de proceder a la aplicación. En la primera época de su trabajo científico, Münsterberg también se había mos- trado un tanto reticente a la aplicación de la psicología a gran escala, pero pron- to su opción se fue haciendo patente, adaptándose a las demandas de su época, llegando a afirmar incluso que sería negligente con su deber de psicólogo si no tratara de dirigir el rumbo de la psicología hacia la aplicación. Según él, la psi- cología podría aportar grandes beneficios a la sociedad y era legítimo que el psicólogo tratara de aplicarla. Fue un claro defensor de la profesionalización y formación especializada del psicólogo, quien debía tener en sus manos las herra- mientas y el conocimiento científico para una aplicación cualificada, evitando así posiciones pseudo-científicas, confusiones e intrusismo profesional. En la introducción de su libro de 1908 En el estrado del testigo manifestó que el tiempo de la psicología aplicada estaba llegando y el trabajo se estaba ini- ciando desde diferentes ámbitos. Estos campos prácticos de la vida eran, en primer lugar, la educación, la medicina, el arte, la industria y la ley. Así, sus inte- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 164 © Editorial UOC 164 Historia de la psicología reses aplicados se extenderían a lo largo de estas vertientes, donde ejerció un papel difusor a gran escala, utilizando para ello, no sólo libros y artículos en revistas profesionales, sino medios de difusión populares como la prensa diaria y las revistas de divulgación. 2.1.3. Su trabajo en los diferentes campos de aplicación Hugo Münsterberg abordó y delimitó el campo de diferentes áreas de aplica- ción de la psicología, aunque, quizá cabe destacar, por su mayor profundidad, su trabajo en psicología forense y en psicología industrial, no por ello deja de tener interés conocer sus aportaciones a otras áreas. En relación al campo educacional, fue un entusiasta del sistema educativo ale- mán y estuvo poco abierto a nuevos principios y técnicas educativas, prefirien- do así la educación memorística a otros sistemas progresistas, los curricula forma- les y cerrados a los optativos y de elección libre de los estudiantes y la enseñanza separada por sexos a la coeducación. Su obra fundamental en este campo fue La Psicología y el maestro de 1909, que se divide en tres partes: 1) los objetivos del pro- fesor, 2) la mente del alumno y 3) el trabajo en la escuela. En la segunda parte, se mostraban los principales puntos de vista de Münsterberg sobre la psicología educacional con apartados sobre atención, memoria, hábitos, etc. y la sugeren- cia de diferentes tests para la medición de las capacidades de los estudiantes. En el campo de la psicoterapia, su obra fundamental fue Psicoterapia publi- cada en 1909. Münsterberg trató a sus pacientes en su laboratorio y no en una clínica y nunca cobró honorarios. Consideró la enfermedad mental como un problema de mal ajuste comportamental más que como un conflicto gene- rado en el inconsciente como sugería Freud. También se opuso a Freud en la creencia de que la primera causa de los problemas emocionales eran los trastor- nos sexuales, aunque admitió que algunos problemas psicológicos podían tener alguna raíz sexual. Su terapia se fundamentó en la sugestión y la hipnosis, inten- tando eliminar las ideas perturbadoras de la conciencia del paciente. Se distan- ció de esta área debido a un problema con una de sus pacientes, que le amena- zó, bajo hipnosis, con un arma de fuego, lo que hizo que el rector de Harvard pidiera a Münsterberg que se abstuviera de realizar este tipo de prácticas. Su relación con el campo forense fue una de las vertientes que le dio fama a nivel popular. Sus principios en este campo se vieron propiciados por su interven- ción en algunos casos criminales que tuvieron fuerte repercusión en la prensa. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 165 © Editorial UOC 165 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte En 1906, intervino en el caso de Richard Ivens acusado de asesinato. La forma como se había obtenido la confesión hizo que el abogado de Ivens consultara con James y Münsterberg. Este último tomó cartas en el asunto y opinó que las téc- nicas y el clima generado para conseguir la declaración habían sido inadecuados y habían hecho confesar el crimen aunque Ivens era inocente. A pesar de ello, Ivens fue condenado a muerte. En 1907, participó en el caso de Harry Orchard, quien había hecho una autocon- fesión de haber asesinado a 18 personas, incluido el ex-gobernador de Idaho. En su confesión acusó a un conocido líder sindical de haber pagado por estos asesinatos. Münsterberg, a requerimiento del por entonces era gobernador de Idaho, prestó su colaboración para dilucidar la credibilidad de la acusación. Para ello administró una batería de pruebas para detectar si Orchard decía la verdad, entre estas pruebas usó el test de asociación de palabras2 en la versión de Jung, así como aparatos de labo- ratorio como el cronoscopio, o el psicogalvanómetro que le permitieron medir los cambios emocionales y que, en cierta medida, se anticiparon al “detector de men- tiras”. Basándose en los resultados, estuvo convencido de la veracidad de la acusa- ción de Orchard. Sin embargo, nuevamente el líder sindicalista fue absuelto. Estas situaciones indignaron a Münsterberg ante la poca credibilidad otorga- da a la opinión del psicólogo, cosa que no ocurría con el juicio experto de otros profesionales. Así, fruto de la publicidad que adquirieron estos casos y de la defen- sa “a ultranza” que Münsterberg hizo de su posición, publicó varios artículos argu- mentando sus principios y criticando al sistema judicial de no tener en cuen- ta que las declaraciones de los testigos pueden estar tergiversadas por la falibilidad de la percepción y de la memoria humana. Estos artículos darían pie a una recopilación en un libro, que fue publicado en 1908, con el título En el estrado del testigo que rápidamente se convirtió en un best seller. En el estrado del testigo Este libro de Münsterberg tenía la intención de contribuir a la corrección de los proce- dimientos policiales y judiciales basándose en los conocimientos que podía proporcio- nar la psicología. La primera parte del libro se centra en la falibilidad frecuente de los 2. Jung en 1905 mostró que el test de asociación de palabras podía ser aplicado en la psico- logía judicial o forense, para descubrir la inocencia o la culpabilidad. Esta prueba, sin embargo, tal como comentó Freud en 1906, podía estar influenciada por los sentimientos de culpa del acusado, y distorsionar, por tanto, la realidad. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 166 © Editorial UOC 166 Historia de la psicología testigos, aunque estos sean honestos y bien intencionados, mediante la aportación de algunos de sus experimentos en el laboratorio y citando algunos trabajos clásicos alema- nes que demostraban los errores perceptivos y de memoria que pueden producirse ante situaciones bien controladas en el laboratorio delante de delitos simulados. En la segun- da parte, trata sobre la distinción entre culpables e inocentes, haciendo alusión al uso de técnicas psicológicas y de aparatos psicofisiológicos que podían detectar los cambios emocionales para verificar la veracidad. También trató de los efectos de la sugestión y la hipnosis, argumentando que había razones éticas y psicológicas para no usarlas con la finalidad de determinar la culpabilidad o la inocencia. La última parte del libro versa sobre la prevención del delito, donde deja clara su postura de que las causas de la delin- cuencia son en primer lugar sociales y que no tienen un origen genético como habían defendido Lombroso, por un lado, y la frenología, por otro. Dado que los delincuentes aprenden por imitación, la tarea de la sociedad sería eliminar los malos ejemplos. Los escritos de Münsterberg en esta área fueron más populares que cien- tíficos, y aunque incluyeron algunos estudios de laboratorio, fueron pocos los trabajos originales. Sin embargo, la popularidad que generó propició un clima que permitió desarrollar algunos cambios en los procedimien- tos judiciales tradicionales, y dio pie al avance de la psicología forense. Al mismo tiempo que se fue introduciendo en los campos aplicados que ya hemos visto, Münsterberg empezó a promover otro campo de aplicación: el de la psicología industrial, que, como veremos más adelante, fue uno de los cam- pos más evidentes para la consolidación del rol del psicólogo. A esta nueva área, según Münsterberg, la psicología podía contribuir desde dife- rentes vertientes: determinando la habilidad requerida para cada una de las tare- as profesionales, estableciendo las mejores condiciones para el trabajo y el traba- jador y efectuando la selección y orientación profesional. Pero, además, podía influir sobre los hábitos de compra, la mejora de los anuncios publicitarios, o el aseso- ramiento en los envases y en el empaquetado de los productos. Münsterberg estaba convencido de que la psicología podía mejorar las condiciones de vida, y lograr este objetivo en el campo de la industria repre- sentaba saber conjugar el mejor hombre, el mejor trabajo y el mejor ren- dimiento posible. Así Münsterberg diseñó un sistema de orientación y de selección profesional que combinaba la satisfacción en el trabajo con el máximo rendimiento. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 167 © Editorial UOC 167 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte Su prestigio le hizo ser requerido como consultor en importantes empresas como, por ejemplo, la Compañía de Ferrocarriles de Boston, la Compañía Telefónica Bell o la Compañía Eléctrica. Fue un pionero de la selección profesional y de la profesiografía (definición de las habilidades requeridas para cada profesión), así, hizo investigaciones sobre diferentes ocupaciones como conductores de tranvía, capitanes de barco, telefonistas, vendedores, etc. Se introdujo en la orientación vocacional a petición de Franc Parsons (1854-1908), creador de la primera ofici- na de orientación vocacional del mundo, encargándose de la administración de tests. Sobre ellos Münsterberg opinó que eran una forma científica y óptima para poder dar orientación vocacional y realizar la selección profesional. Algunos estudios profesionales Los numerosos accidentes que los tranvías eléctricos ocasionaban (algunas compañí- as habían tenido que indemnizar hasta unos 50.000 casos al año) hicieron que se soli- citara a Münsterberg que estudiara el caso y determinara las razones psicológicas que ocasionaban estos accidentes. Emprendió la investigación en su laboratorio para poner en evidencia cuáles eran las aptitudes necesarias para un conductor de tranvía y ela- boró pruebas de simulación para determinarlas. Con este trabajo determinó que una cuarta parte de los conductores no era apto para su trabajo. También, a raíz del hun- dimiento del Titanic, una empresa naviera le encargó que investigara los procedimien- tos psicológicos necesarios para poder eliminar a los oficiales que carecían de condi- ciones para afrontar situaciones límite, dado que al parecer se había comprobado que el comandante del Titanic había perdido la serenidad dando órdenes contradictorias. Publicó varios trabajos sobre el tema, siendo el más relevante Psicología y efi- ciencia industrial, publicado en 1912. La culminación de su trabajo en el campo aplicado fue, como hemos dicho, su libro Principios de Psicotecnia, de 1914, donde sentó las bases de su concepción sobre la psicología aplicada. Su intensa labor en este campo tuvo un gran impacto social y cultural, muestra de ello es que la Universidad de Harvard decidió añadir una división de psicología aplicada al Departamento de Psicología. Por otro lado, Münsterberg logró hacerse oír por el presidente Wilson y por el kái- ser Guillermo para que desde los gobiernos se subvencionara la investigación en psicología industrial, y al parecer ambos líderes mostraron interés ante la propues- ta, pero la Primera Guerra Mundial frustró su implantación. La figura de Hugo Münsterberg, aunque controvertida, con su gran papel de divulgación popular y de influencia social, dejaba abierta la puerta a los futuros psicólogos aplicados. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 168 © Editorial UOC 168 Historia de la psicología 3. Los tests mentales: pieza clave en la evolución de la psicología aplicada A partir de finales del siglo XIX y principios del XX se produjo un trabajo fundamentado en la medición de las diferencias individuales que dio como resul- tado una enorme proliferación de tests destinados a medir capacidades menta- les y aunque pueden establecerse etapas y ciertos hitos o elementos clave en este proceso, también es cierto que el fenómeno de esta medición psicológica surgió casi simultáneamente en distintos países y de la mano de autores no siempre vinculados a la misma posición teórica. Recuérdese que al inicio de este capítulo hemos señalado el cambio social que se experimentó en el siglo XIX, que tuvo fuertes repercusiones en el mundo industrial y en el marco educativo. Los proyectos de reforma educativa creyeron oportuno utilizar cualquier ayuda que pudiera optimizar el proceso de enseñan- za así como la posterior inserción laboral. Quizá sea este primer movimiento educativo/laboral el que dé realce al uso de los tests. El uso más común que se hizo de los tests fue el de la clasificación de los individuos. Posteriormente, fueron uti- lizados como instrumentos de diagnóstico y su verdadera expansión vino de la mano de su uso en los medios militares, como veremos más adelante. Los tests mentales3 se encuadran en una tradición psicométrica-diferen- cial, fuertemente influenciada por la teoría de la evolución y por la metodología estadística, con una visión funcionalista, que respondió, en cierta medida, a las demandas sociales y al interés de los psicólogos en mostrar la aplicabilidad de su disciplina, por ello ver la evolución his- tórica de los tests es, de alguna forma, acercarse al desarrollo de la psi- cología aplicada. Desde sus inicios los tests se diferenciaron del experimento otorgándoseles una función dirigida a objetivos prácticos. William Stern –uno de los pioneros ale- manes de la Psicología aplicada– los consideró como experimentos explorato- 3. Los tests son pruebas estandarizadas y creadas para medir o evaluar aptitudes, capacidades, conocimientos o características de los sujetos explorados y pueden ser considerados como instrumentos de diagnóstico, diferenciación y clasificación de individuos o grupos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 169 © Editorial UOC 169 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte rios con objetivos prácticos de diagnóstico, en contraposición a los experimen- tos de investigación que se realizaban en el laboratorio con fines científicos. En su recorrido histórico los tests han experimentado momentos álgidos y momentos críticos, han tenido grandes defensores y grandes detractores, pero a pesar de las críticas que han recibido en cuanto a su fiabilidad, su validez o su uso abusivo, los tests siguen siendo instrumentos frecuentemente utilizados en la práctica psicológica y, sin duda, han sido una de las técnicas más representa- tivas del rol profesional del psicólogo. Aunque Galton, como hemos visto en el capítulo “Fundación y establecimien- to de la psicología científica”, es considerado el padre de los tests y puede ser seña- lado como el precursor de este movimiento, no influenció a todos los autores que por aquella misma época empezaron a desarrollar pruebas destinadas a la medi- ción en distintos campos prácticos (clínico, escolar, industrial, judicial). Si toma- mos algunos de los datos ofrecidos en distintos manuales de Historia de la Psicología (ver bibliografía) veremos que hay distintos autores que por aquellos años iban intro- duciéndose, también, en la medición a través de tests. Autores pioneros en el uso de los tests En diversos países surgieron autores que se preocuparon por la creación de pruebas de medida que permitieran valorar las diferencias individuales en distintas capacidades. Estos primeros intentos estuvieron vinculados, generalmente, a la medición de esco- lares. Así en Alemania encontramos a Oehrn –estudiante de Kraepelin– que en 1889 ideó una serie de pruebas viendo las capacidades en percepción, memoria, asociación y funciones motoras, a Münstenberg, que en 1891 tenía catorce tests para niños de primaria y, a Ebbinghaus, que en 1897, inventó su test de completación, a requeri- miento de las autoridades de las escuelas de Breslau. Por su parte, en Francia, Binet, con la colaboración de Henri, había publicado una serie de artículos sobre diferen- cias individuales entre los que destaca el publicado en 1886 sobre los tests (La Psychologie individuelle). En Estados Unidos, J.McK. Cattell –pionero de esta discipli- na en este país– había recogido en Mental Test and Measurements de 1890, el resulta- do de sus trabajos con estudiantes universitarios y proporcionó algunas pruebas váli- das para este tipo de medición; Jastrow en 1890 había reunido un grupo de quince tests, y, Gilbert informaba de los tests aplicados a 1200 niños de escuelas entre 1893 y 1896. El auge de los tests hizo que en Estados Unidos la A.P.A. (Asociación de Psicólogos Americanos) creara una comisión en 1895 para incrementar la coopera- ción y unificar los criterios de los distintos laboratorios en sus trabajos con esta téc- nica. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 170 © Editorial UOC 170 Historia de la psicología A pesar de esta proliferación, prácticamente simultánea, Boring –reconocido historiador de la psicología– categorizó el año 1880 como la década de Galton, el año 1890 como la década de Cattell, el año 1900 como la década de Binet y el año 1910 como la década de los tests de inteligencia. Aunque el planteamiento por décadas sea válido, nosotros proponemos una clasificación alternativa por hitos o por elementos clave, que en cierta medida se corresponden con las décadas, pero no exactamente. En primer lugar hay que destacar el papel precursor de Galton que instauró una visión estadístico-matemática que actuó como desencadenante de la tradición conocida como la Escuela Psicométrica de Londres (ver capítulo II), la cual fundamen- tó el sustrato metodológico de los tests. Sin embargo, sin quitar mérito a su labor en el desarrollo de la medición a través de los tests, recordemos que en el fondo las mediciones de Galton no van más allá de una medición excesivamente antropomé- trica, basada en la concepción de que las variables fisiológicas (audición, visión, fuer- za motriz, tiempo de reacción, etc.) eran reflejo de la inteligencia, no obstante, sus técnicas y aparatos se extendieron a otros laboratorios y hay que destacar entre sus tests el conocido como “test de asociación de palabras”, pionero de este tipo de test. Dejando pues las aportaciones de Galton en un lugar simplemente precursor, a nuestro criterio, cabe destacar cuatro elementos principales en el desarrollo de los tests: • El primer elemento clave en el desarrollo de los tests es la publicación de Cattell Mental Tests and Measurements, que ejerció un papel difusor de esta metodología en Estados Unidos –país que jugará un papel dominante en el uso y desarrollo de esta técnica–, siendo en este artículo donde se utili- za, por primera vez, el término de test mental, asignando así un nombre específico a este tipo de medición. • El segundo elemento clave es el establecimiento de la primera escala de inteligencia con resonancia universal, construida por Binet y Simon bajo la consideración de que las capacidades mentales complejas han de ser medidas por habilidades que requieran el uso de estas capacidades y que asignó, además, unas habilidades o conocimientos propios de cada edad, introduciendo así el término de edad mental. • En tercer lugar, debe señalarse como elemento clave la inclusión del térmi- no de cociente mental que estableció W. Stern, posteriormente denomi- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 171 © Editorial UOC 171 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte nado cociente o coeficiente intelectual (C.I.)4, que dotó a los tests men- tales de una medida comparativa y estable en el tiempo. • En cuarto y último lugar, en estos primeros pasos del desarrollo de los tests tuvo importancia la necesidad de clasificación de los reclutas, provenien- te del ejército americano con motivo de la Primera Guerra Mundial, que fun- damentó el desarrolló de los tests de inteligencia colectivos. Hay que señalar que los tests no quedaron limitados al campo de la inteligen- cia o de las capacidades mentales, sino que se extendieron a otras facetas como las aptitudes, los intereses o la personalidad, aunque el inicio de su desarrollo estu- viera fuertemente vinculado a estos aspectos más cognitivos. Para entender los primeros pasos del desarrollo de la medición a través de los tests conviene profundizar en el cambio que se produjo en estos inicios de una convicción de que las medidas psicofisiológicas o fisiológicas eran válidas como predictoras de las capacidades mentales o intelectivas a la consideración de que en este tipo de medición hay que recurrir a tareas más complejas que permitan evaluar más exactamente estos parámetros, lo que equivale a decir que el deba- te se centró entre medidas psicofisiológicas versus a medidas psicológicas complejas. Podemos decir que en 1880 y en 1890 predominaron las mediciones de corte fisiológico, es decir, mediciones psíquicas elementales y que a partir de 1900 empieza la implantación de la medición psicológica a través de tareas que impli- can componentes psíquicos complejos. En el fondo era lógica esta evolución puesto que los primeros años la psico- logía veía su cientificidad en la cercanía con aquellos procesos más simples y limítrofes con la fisiología sensorial, de ahí que en los primeros laboratorios psi- cológicos predominara la investigación centrada en la percepción y en los tiem- pos de reacción. En la medida que la propia psicología experimental abre sus campos de investigación a tareas más complejas, se hace posible plantearse el recurrir a la medición de aspectos no exclusivamente sensoriales o reactivos. 4. Si la edad mental es dividida por la edad cronológica del sujeto se obtiene un cociente, a éste se le llama cociente mental. El resultado de esta división es la unidad si la edad men- tal es igual a la edad cronológica, inferior si ésta última es mayor que la primera y superior si la edad cronológica es menor a la edad mental. Si multiplicamos el cociente obtenido por 100, el resultado es el cociente intelectual o C.I. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 172 © Editorial UOC 172 Historia de la psicología A continuación desarrollaremos los tres tipos de tests que marcaron la evolu- ción de este tipo de metodología, es decir, los tests de medidas psicofisiológicas desarrollados por Cattell, los tests de medidas psíquicas complejas iniciados por Binet y Simon y los tests colectivos desarrollados a partir de la medición de las fuerzas del ejército. 3.1. Los tests y medidas mentales de James Mckeen Cattell Hay que destacar la labor de James Mckeen Cattell (1860-1944) y de la publi- cación de su obra Los tests y medidas mentales como el motor de arranque de la medición mental a través de los tests en Estados Unidos, donde éstos tuvieron una gran acogida, dado el planteamiento pragmático de la psicología de este país, que rápidamente vio la utilidad práctica del uso de estos instrumentos en psico- logía. Cattell tuvo la oportunidad de trabajar tanto con Wundt en Leipzig –con quien realizó su tesis doctoral– y con Galton en su Laboratorio Antropométrico, así, su propuesta de medición aunque fuertemente inspirada en Galton, no escapa de la influencia metodológica de Wundt, como tampoco lo harían otros psicólogos interesados en este tipo de medición como Jastrow o Münstenberg. Con Wundt trabajó en cronometría mental y con Galton pudo centrarse en la medida de las diferencias individuales. Ha sido contemplado como uno de los líderes del desarrollo de la psico- logía americana por su importante papel institucionalizador ejercido desde la Universidad de Columbia. Allí estableció un laboratorio e impartió su docen- cia5 durante veintiséis años (desde 1891 a 1917), además generó diferentes órga- nos de difusión –entre los que destaca el Psychological Review– y participó en la fundación de la Asociación Americana de Psicólogos (APA), de la que fue presi- dente en 1895. También dirigió la Psychological Corporation, organización pro- movida por él, que se dedicaba a la venta de servicios psicológicos especializados 5. Contó entre sus alumnos con eminentes psicólogos como E.L. Thorndike –pionero de la Psicología educacional y del aprendizaje, considerado por Boring como uno de los líderes de la “psicología de las pruebas mentales”–, R.S. Woodworth –que sucedió a Cattell en Columbia–, y, S.I. Franz –famoso por sus trabajos sobre la localización de las funciones mentales. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 173 © Editorial UOC 173 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte para la industria o para el público, que se convirtió en una de las más importan- tes de este tipo en los Estados Unidos y que tuvo una destacada relevancia en la constitución de la psicología aplicada. El contacto con Galton reafirmó a Cattell en su convicción de que las diferen- cias individuales eran medibles y a su regreso a Estados Unidos inició una serie de mediciones sistemáticas con sus estudiantes universitarios a los que sometió a la evaluación de sus capacidades a través de distintas pruebas agrupadas en diversas categorías como sensoriales –visión, audición, gusto y olfato, tacto y temperatura–, del “sentido de esfuerzo y movimiento”, del tiempo mental y de la “extensibilidad mental” configurando un conjunto de 50 pruebas. De este tra- bajo seleccionó diez pruebas, las más relevantes, discriminativas y quizá de más fácil aplicación, que son las que detalló en su composición y forma de aplicación en su artículo “Mental Tests and Measurements” publicado en 1890 en la revis- ta Mind, donde indica que estos diez tests eran aplicados en el Laboratorio Psicológico de la Universidad de Pensilvania a todos aquellos que se ofrecían como voluntarios. Es en este artículo, donde se utiliza por primera vez el término “test men- tal” y en él, además, hace una breve, pero clara defensa, de la utilidad de la medida en psicología y de la aplicabilidad de los tests. Según Cattell, la aplicación de las pruebas seleccionadas debe administrarse de acuerdo con una pauta que empieza con medidas corporales muy elementales, seguidas de medidas psicofísicas para concluir con medidas mentales más puras –aunque estas medidas mentales puras son extremadamente simples. Los tests propuestos por Cattell I. Presión del dinamómetro II. Velocidad de movimientos III. Areas sensoriales IV. Presión causante de dolor V. Mínima diferencia detectable en el peso VI. Tiempo de reacción para el sonido VII. Tiempo para nombrar colores VIII. Bisección de una línea de 50 cm IX. Juicio de tiempo de 10 segundos X. Número de letras recordadas después de haberlas oído HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 174 © Editorial UOC 174 Historia de la psicología Estas diez pruebas se caracterizan, en general, por ser pruebas muy relacionadas con los procesos sensoriales y los tiempos de reacción, a excepción de la prueba diez que es un test memorístico. Esta propuesta, conectada con la línea seguida por Galton, tuvo su repercusión, pero no tardó demasiado en hacerse evidente que debía de haber algo esencial- mente erróneo en este tipo de medidas, puesto que no acababan de facilitar dife- rencias útiles en las funciones mentales. El trabajo de Wissler, estudiante de Cattell, de 1901, donde analizando las puntuaciones obtenidas en este tipo de tests mentales y las notas académicas de más de 300 universitarios no encontró corre- lación entre ellas, y el de Sharp –discípula de Titchener– de 1899, en el que se decan- ta por la propuesta de Binet y Henri, más cercana a pruebas psicológicas comple- jas que a pruebas psíquicas elementales, marcaron el principio del fin de este tipo de medidas de la actividad mental fundamentadas en aspectos antropomé- tricos, basadas en pruebas perceptivas y reactivas extraídas del laboratorio, hasta el punto que motivó que el propio Cattell perdiera su interés, dedicándose, a partir de entonces, a aspectos más organizativos o profesionales. 3.2. La escala métrica de Binet-Simon El cambio en la medición de la inteligencia va a tener su punto de arranque en Francia, donde Alfred Binet y su colaborador Th. Simon, elaboraron una esca- la métrica que ha sido considerada por algunos autores como el prototipo de todos los tests y cuya creación significó un hito en la historia de la psicología de los tests. En 1904 la problemática de una gran afluencia de niños a la escuela hacía necesario tomar medidas para distinguir aquellos sujetos que poseían una disca- pacidad mental. Hay que destacar que a finales del siglo XIX la escolaridad en Francia se hizo obligatoria y los fondos públicos se dirigieron a intentar resolver la situación de los niños “anormales”. Era preciso proponer a estos niños otras alternativas que la escuela tradicional o el hospital, así se pensó que si se logra- ba reunir a los niños que no podían seguir los cursos normales en escuelas espe- ciales se conseguiría ayudarles. Todo esto requería de alguna “herramienta” que ayudara a su catalogación. De esta forma, el Ministerio de Instrucción Pública encar- gó a una comisión el estudio de medidas concretas y de ésta formaron parte A. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 175 © Editorial UOC 175 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte Binet y Th. Simon, quienes serían los primeros en crear una escala métrica de la inteligencia en 1905. Sin embargo, la escala de Binet-Simon, preparada por encargo ministerial en un tiempo récord, no es fruto de la improvisación. Ya en 1890, este psicó- logo francés, que fue, como hemos visto en el capítulo 2, director del primer laboratorio de Psicología experimental, fundado por H. Beaunis en 1889, y creador de la primera revista francesa de Psicología L’Année Psychologique, en 1894 había empezado a estudiar a sus dos hijas, proponiéndoles problemas, observando sus conductas y conversando con ellas con el objeto de conseguir datos cualitativos. A nuestro juicio es probable que estos estudios le animaran a profundizar en la inteligencia cuando tras dos años de ser director adjunto en el laboratorio de la Sorbonne, la jubilación de Beaunis le asciende a director en 1894. Es en ese año cuando se inician los primeros trabajos con Victor Henri –uno de los pocos psicólogos franceses que habían ido a estudiar con Wundt y que había trabaja- do con G.E. Müller en Göttingen sobre aspectos de la medición de los umbra- les sensoriales. Es a través de estos estudios con Henri como se va configurando en ambos auto- res la convicción de que la inteligencia es algo más que la capacidad observacio- nal y discriminativa sensorial de los sujetos, como argüía Galton, y que ésta puede ser medida exclusivamente con pruebas hasta cierto punto elementales, como la estimación de pesos, los tiempos de reacción o las posibilidades de más o menos fuerza de presión. Basándose en estas ideas, Binet y Henri publicaron siete artículos entre 1894 y 1898 de los que sobresale, como ya hemos visto, el de 1896 titulado “La Psychologie individuelle”, en el que se decantan por un nuevo campo de estu- dio: la psicología individual, que estudiaría las propiedades de los procesos psi- cológicos que varían de un sujeto a otro, contraponiéndola a la psicología gene- ral, que estudia los aspectos generales de los procesos psicológicos. En este trabajo critican abiertamente a sus antecesores de haber centrado sus pruebas mentales en el estudio de procesos psíquicos inferiores. La inteligencia es un conjunto de procesos superiores y los tests deben dirigirse a medir directamen- te estas funciones. Insisten en la necesidad de estudiar estas aptitudes superiores y de manera tentativa incluyeron tests que evaluaban los siguientes diez procesos: la memoria, la atención, la imaginación, la comprensión, la sensibilidad artística y moral, la sugestibilidad, la fuerza de voluntad y la habilidad motora. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 176 © Editorial UOC 176 Historia de la psicología Por otro lado, Binet, en 1899, era miembro de la “Societé Libre pour l’Étude Psychologique de l’Enfant” (Sociedad Libre para el Estudio Psicológico del Niño) y esta Sociedad, en el mismo 1899, había emprendido una campaña para persua- dir al Ministerio de Instrucción Pública de la necesidad de abordar el problema de los niños retrasados en la escuela. No es hasta 1904, cuando el Ministerio toma “cartas en el asunto” y propone crear la comisión de la que formarían parte Binet y Simon y que daría lugar a su escala métrica de la inteligencia. Sin embargo, ya desde principios de 1900, Binet había iniciado el estudio métrico de la inteligencia en el medio natural de la escuela –y no ya en el labo- ratorio–, elaborando tests compuestos de pruebas que no distaban demasiado de las tareas propias y cotidianas de los escolares. De todo lo argumentado hasta aquí podemos extraer que la escala métri- ca de Binet-Simon es fruto de un trabajo previo que se ve ahondado y pre- cipitado por la necesidad de hallar un instrumento que ayudara a clasifi- car a los niños anormales. Durante el año 1904 Binet y Simon llevaron a cabo una importante labor. Para descubrir técnicas útiles pasaron horas y horas en las escuelas, observando, dialogando y registrando la conducta de los niños. Para hallar datos fidedignos cada una de las pruebas debían aplicarlas a un gran número de sujetos. En 1905, primordialmente con el fin de facilitar el trabajo de la comisión, Binet y Simon se decidieron a publicar en l’Année Psychologique sus primeros resultados. La escala métrica de la inteligencia de 1905 proponía una serie de pruebas ordenadas en función creciente de su dificultad. El niño evaluado debía realizar todas las pruebas hasta que llegaba a un nivel demasiado difícil para él donde se interrumpía la medición. La prueba no tenía otro objeto más que el de saber si un niño era normal o atrasado, no se trataba de un instrumento que pudiera establecer distinciones entre los niños normales; era un método para establecer rápidamente un diagnós- tico de retraso. La escala métrica de Binet-Simon de 1905 Los treinta ítems propuestos son los siguientes: 1) La mirada. Movimiento de la cabeza o de los ojos para seguir el desplazamien- to de un fósforo encendido. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 177 © Editorial UOC 177 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte 2) La prehensión provocada por una excitación táctil. 3) La prehensión provocada por una percepción visual. 4) El reconocimiento del alimento (distinguir entre chocolate y cubo de madera). 5) Búsqueda del alimento complicada por una dificultad mecánica. 6) Ejecución de órdenes simples (sentarse, recoger un objeto) e imitación de ges- tos simples (golpear las manos, alzar los brazos, etc.). 7) Conocimiento verbal de los objetos (designar partes del cuerpo, señalar obje- tos familiares: taza, llave). 8) Conocimiento verbal de las imágenes (designar objetos en un grabado). 9) Nominación de los objetos designados (prueba contraria a la precedente). 10) Comparación de dos líneas de longitud diferente. 11) Repetición de tres cifras. 12) Comparación de dos pesos (cubos de 3 y 12 gr., 6 y 15 gr., 3 y 15 gr.). 13) Sugestionabilidad (varias pruebas entre ellas el test de líneas). 14) Definiciones (casa, caballo, tenedor, mamá). 15) Repetición de frases compuestas por 15 palabras. 16) Diferencia entre objetos en el recuerdo (papel-cartón, mariposa-mosca, made- ra-vidrio). 17) Ejercicios de memoria sobre imágenes después de 30 segundos de exposición. 18) Dos dibujos de memoria. 19) Repetición inmediata de cifras. 20) Semejanza entre varios objetos en el recuerdo. 21) Comparación de longitudes. 22) Colocación, en orden, de cinco pesos. 23) Lagunas de peso (si la prueba 22 ha salido bien, se retira uno de los pesos y se pide al niño, que tiene los ojos vendados que sopese los que queda para adivi- nar cual se ha sacado). 24) Encontrar palabras que rimen con obediencia. 25) Ejercicios de espacios: lagunas verbales a llenar. 26) Tres palabras en una frase: París, río, fortuna. 27) Respuesta a una pregunta abstracta (“cuando... ¿qué hay que hacer?”). 28) Inversión de las manecillas de un reloj. 29) Recorte de una hoja doblada en cuatro (adivinar la forma del recorte). 30) Definición de términos abstractos (diferencia entre estima y amistad, entre fas- tidio y disgusto). En 1908 y tras un continuado trabajo se publicó una versión revisada de la ante- rior escala. En esta versión las pruebas se agrupaban según el criterio de la edad a la que conseguían pasarlas del 50% al 75% de los niños de una numerosa mues- tra comprendida entre los 3 y los 13 años. Así, en 1908, el elemental test de detec- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 178 © Editorial UOC 178 Historia de la psicología ción de anormales se había convertido en una escala que ofrecía la posibili- dad de establecer una jerarquía entre los niños normales. El cambio de men- talidad es claro, el primer objetivo eran los anormales, de ahí el título del primer artículo de Binet y Simon Método para el diagnóstico del nivel intelectual de los anor- males, y tras tres años, el objetivo se había convertido en el niño normal, como lo confirma el título del artículo de 1908: El desarrollo de la inteligencia en los niños. En la escala métrica de la inteligencia de 1908 aparece el concepto de edad mental. Ésta se establecía en el momento en que el niño era capaz de pasar con un 50% de acierto un determinado grupo de edad, independientemente de su edad cronológica. Por ello, la edad mental del niño evaluado podía o no coincidir con su edad cronológica. La escala se componía de 57 ítems, y sólo integraba 17 de la anterior versión. Pero aún se produciría en 1911 una nueva versión, esta vez llevada a cabo sólo por Binet. No hay modificaciones muy importantes, y las que hay son más bien formales y prácticas. Las diferencias fundamentales radican en presentar un mismo número de ítems (cinco) para cada edad y establecer el nivel de ”adulto”. La escala métrica de Binet-Simon sufriría otras modificaciones, pero ya no de su mano. En 1910 el norteamericano H.H. Goddard (1866-1957), que era direc- tor del Laboratorio del Centro de Formación para Débiles Mentales en Vineland (New Jersey), buscando una alternativa diagnóstica y clasificadora de la subnor- malidad, introdujo la escala en Estados Unidos y realizó su propia versión, admi- nistrándola a 400 niños de su institución y a unos 2.000 de escuelas públicas, encon- tró claras diferencias entre los niños normales y los niños anormales. Su trabajo sirvió para que se reconociera esta escala como un sistema eficaz para diagnosti- car la debilidad mental. Sin embargo, Goddard no realizó reformas importantes sobre la escala de Binet-Simon, y aunque tuvo su mérito es, sin duda, L.M. Terman (1877-1956) quien realiza, desde la Universidad de Standford, una de las revisiones que más huella han dejado en la historia de este test. En 1916, Terman presenta la versión conocida como el Standford-Binet, incorporando en ella la idea de Stern de cociente mental, que él denominaría cociente intelectual. De hecho, el Standford- Binet tuvo también varias revisiones, la principal, en 1937, sería la que daría lugar a la escala Terman-Merrill. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 179 © Editorial UOC 179 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte 3.3. La aplicación colectiva de los tests mentales: los Army Alpha y los Army Beta Como hemos visto hasta ahora, tanto los tests defendidos por Cattell como por Binet, habían sido pruebas que eran aplicadas individualmente, lo que reque- ría que los sujetos fueran evaluados, uno por uno, por el psicólogo. En la déca- da de 1910 los tests experimentan un cambio que los amplia y los hace utiliza- bles con muestras grandes de individuos que pueden ser explorados conjuntamente; nacen así los tests colectivos. El surgimiento de los tests colectivos se asocia a la necesidad de medición de los soldados norteamericanos que han de combatir en la Primera Guerra Mundial. Y esto es así porque la entrada en 1917 de Estados Unidos en el conflicto bélico hizo surgir en los psicólogos de la APA (Asociación de Psicólogos Americanos) la idea de que nuestra disciplina podría ser útil y contribuir a la defensa de su país. Sin embargo, ya se habían hecho intentos para introducir en el Ejército los tests mentales antes de 1917. Robert M. Yerkes (1876-1956), presidente entonces de la APA, en 1916 se había puesto en contacto con el Departamento de Defensa sugi- riéndoles la conveniencia de medir la inteligencia de los reclutas, no siendo bien recogida su propuesta. La definitiva participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, movilizó nuevamente a Yerkes y a toda la APA En abril de 1917, el Consejo de la APA estudió la forma en la que los psicólogos podrían contribuir con sus cono- cimientos en la contienda y a tal efecto se crearon 12 Comités. Comités de la APA en 1917 A modo de ilustración señalamos los temas que trataron los 12 Comités establecidos por la APA a raíz de la entrada de EE.UU. en la Guerra y que estuvieron integrados por psi- cólogos reconocidos como Thorndike, Watson, Woodworth, Scott, Yerkes, entre otros: • Literatura psicológica relacionada con temas bélicos. • Examen psicológico de los reclutas. • Selección de reclutas para tareas que requieran aptitudes especiales. • Problemas psicofisiológicos de los pilotos. • Problemas psicológicos de las incapacidades. • Asesoramiento vocacional. • Actividades recreativas. • Problemas psicológicos y pedagógicos de la disciplina y adiestramiento militar. • Problemas de motivación en relación con las actividades militares. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 180 © Editorial UOC 180 Historia de la psicología • Problemas emocionales y de autocontrol. • Problemas acústicos relacionados con actividades militares. • Problemas visuales militarmente significativos. Yerkes consiguió que el Gobierno aceptara una división de psicología en el seno del Consejo Nacional de Investigación y así, el Comité dirigido por Yerkes (Comité para el examen psicológico de los reclutas), que contó con un grupo destacado de psicólogos especialistas en la medición mental, en el que se encontraban Bingham, Goddard, Haines, Otis, Terman, Wells y Wipple, se encargó de confec- cionar tests colectivos –el Army Alpha, para hombres que supiesen leer y escribir inglés, y, el Army Beta, para aquéllos que no sabían leer o eran extranjeros–, con la intención de poder discriminar los deficientes mentales y clasificar a los reclu- tas de acuerdo con sus habilidades mentales. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 181 © Editorial UOC 181 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte Entre el mes de septiembre de 1917 y enero de 1919 fueron sometidos a las pruebas más de 1.750.000 soldados. El éxito de los tests del ejército fue el deto- nante que dio pie a la extensión y proliferación de una gran variedad de tests. Una de las consecuencias de este éxito fue que el Consejo Nacional de Investigación financió una prueba colectiva, el test Nacional de Inteligencia, que fue aplicada a unos 4 millones de niños. Sin embargo, conviene señalar que a pesar del impulso y reconocimiento pro- fesional que dio el trabajo realizado con el Ejército, los resultados obtenidos de la medición presentaron algunos problemas de fiabilidad, así, se vio que no exis- tía una gran correlación entre los tests y las evaluaciones de los oficiales y que los criterios de baremación de las pruebas, quizá demasiado altos, dieron como con- secuencia una inteligencia media de los soldados blancos que se situaba en una edad mental de 13 años y que prácticamente casi la mitad de los soldados podí- an ser catalogados de “débiles mentales”. La publicación de estos resultados pro- vocó controversias en algunos sectores, pero no por ello quitaron impulso al avance de la psicología aplicada, dado que esta medición sistematizada dio un afian- zamiento del papel gestor y diferencial del psicólogo. 3.4. El desarrollo de la medición psicométrica Aunque lo señalado hasta aquí marca los hitos en el surgimiento de los tests, la historia de la psicometría no se agota con la Primera Guerra Mundial, muy al contrario, es precisamente en el período de “entreguerras” cuando se crea el mayor y más conocido número de tests, algunos de los cuales siguen utilizándo- se todavía en la práctica clínica, escolar o de selección laboral. Estos tests se ocu- pan no sólo de medir la inteligencia y las aptitudes, sino, además, de determinar perfiles de personalidad. Vamos a señalar, a modo de ejemplo, algunas de estas pruebas, probablemente las más famosas: • Test proyectivo de las manchas de tinta de Rorschach, que se empezó a utilizar en 1911 y fue publicado para el uso diagnóstico por H. Rorschach en 1921. • Test de la Figura Humana de Goodenough de 1926, para valorar la edad mental de los niños. • Formulario de intereses vocacionales de E.K. Strong de 1927, para la orientación pro- fesional. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 182 © Editorial UOC 182 Historia de la psicología • Thematic Apperception Test (TAT) de H. Murray y Ch. Morgan de 1935, tests pro- yectivos para el diagnóstico. • Test de las matrices de Raven de H.C. Raven y L.S. Penrose de 1938, que valora la inteligencia abstracta. • Escala de inteligencia Wechsler-Bellevue para adultos de D. Wechsler de 1939, sus- tituido en 1955 por el Wechsler Intelligence Scale for Adults (WAIS). • Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota (MMPI), construido por S. Hathaway y J.C. McKinley en 1942 para valorar la personalidad. • Wechsler Intelligence Scale for Children (WISC) de D. Wechsler de 1949 para medir la inteligencia de niños comprendidos entre 5 y 15 años. 4. Orientación, clasificación y selección: actividades fundamentales para el reconocimiento del rol profesional del psicólogo Queremos finalizar este apartado sobre los inicios de la psicología aplicada dedicando una pequeña reflexión al papel que desempeñó en la consolidación del rol aplicado la actividad desarrollada en torno a la orientación y la selección profesionales. A nuestro criterio los tests, como medidas psicológicas, fueron las herra- mientas, pero, la orientación, la clasificación y la selección, es decir, las tareas de evaluación psicológica, fueron las actividades que caracte- rizaron a los psicólogos en sus inicios aplicados. Al igual que la escolarización generalizada había provocado la necesidad de cla- sificación de los niños escolarizados en normales y “anormales”, generando la rea- lización de instrumentos de medida (tests mentales), el contexto de cambio social que se produjo en el mundo occidental a consecuencia de la revolución indus- trial que hubo a finales de siglo XIX y principios del XX hizo que pensadores, ide- ólogos y ergonomistas se planteasen cómo adaptar el hombre al trabajo y el tra- bajo al hombre para conseguir la reducción de esfuerzo y el máximo de producción. La situación industrial había propiciado un ambiente de tránsito rural hacia las ciudades, que habían iniciado un desarrollo industrial y comercial en el que HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 183 © Editorial UOC 183 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte se requería una abundante mano de obra. Los obreros, desorganizados –a menu- do sin especialización– trabajaban en aquello para lo que generalmente no esta- ban preparados y no conseguían el rendimiento que se esperaba de ellos. Esto demandaba soluciones urgentes. Un psicólogo de la época define la situación de esta forma: “Con alguna frecuencia ocurre que un aprendiz aplicado consiga con gran esfuerzo y a duras penas el grado de maestro, y a pesar de ello sea considerado a lo largo de su vida en los medios profesionales como mal operario. Semejante estado de cosas pudo sub- sistir mientras se admitió que sólo los grandes talentos nacen predestinados a ciertas profesiones, en tanto que el resto de los hombres constituye una masa homogénea, a la que es indiferente abrazar esta o aquella profesión. Se creía que el individuo despa- bilado y diestro permanece igualmente en posesión de estas cualidades en cualquier profesión, y que, quien ha resultado un mal operario en su profesión, lo sería también en las demás (...) Pero el examen psicológico de las aptitudes humanas demuestra que (...) cabe apreciar otras numerosas facultades que están muy desigualmente repartidas en el “promedio de los hombres” y cuya existencia reviste muy diferente importancia para las varias clases profesionales” Erismann, Th. (1925). Psicología aplicada. Barcelona: Labor, 1947, (4.ª edición, pág. 22). Estos planteamientos empezaron a generar una nueva necesidad: la de la orientación vocacional o profesional (Vocational Guidance), es decir, la nece- sidad de orientar al obrero, tanto al que era adulto y requería un trabajo como al joven –aprendiz– que debía insertarse en el mundo laboral. Esta necesidad dio pie a que surgieran las primeras instituciones dedicadas a ese fin6, muchas de ellas de carácter gratuito, subvencionadas por las entidades públicas y orientadas fun- damentalmente al consejo de los jóvenes. En este contexto, se adaptaron y utilizaron pruebas de inteligencia, pero, ade- más, se diseñaron pruebas y cuestionarios aptitudinales que permitían dar una valoración para aconsejar la profesión más adecuada. Estos trabajos de orienta- ción fueron los pioneros en la necesidad de ir generando una adecuada distinción 6. Recordemos que el primero en surgir fue el de Parsons en Boston, creado en 1908, donde Münsterberg desarrolló trabajos de medición. Este movimiento sería casi simultáneamen- te asumido tanto en Estados Unidos como en Europa. El segundo es el de A.G. Cristhiaens, en 1912 en Bruselas. En España, y concretamente en Barcelona, aparece el tercero en 1914 bajo el nombre de Secretariat d’Aprenentatge que posteriormente se convirtió en el Institut d’Orientación Professional (1918). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 184 © Editorial UOC 184 Historia de la psicología en las aptitudes precisas para cada una de las profesiones, lo que sería conocido en la época como profesiografía. Paralelamente a la necesidad de la adecuación del hombre al trabajo y del tra- bajo al hombre, subyace la necesidad de un aumento de la productividad y de la rentabilidad. Esta productividad y rentabilidad habían sido tradicionalmente conectadas a las prestaciones de las máquinas y a los ambientes de trabajo. Un ingeniero americano, Frederick Taylor (1856-1915), fue uno de los primeros en señalar la idea del factor humano en la industria, abriendo la corriente conoci- da como taylorismo, que sacudió el mundo industrial y empezó a poner el dedo en la llaga al marcar que los problemas de rendimiento no dependen exclusiva- mente de factores puramente estructurales o físicos. Taylor no era psicólogo y la debilidad de su sistema era que se centró más en las características de los pues- tos de trabajo que en las características psicológicas de las personas. Era lógico que los psicólogos, aquellos profesionales que eran los llama- dos a conocer el funcionamiento de la actividad humana, fueran los que pudieran proporcionar un conocimiento científico sobre este factor huma- no en la industria y no quedaran al margen de este movimiento. La psicología ya se había interesado, de forma indirecta, por estos problemas. Algunos trabajos realizados desde los laboratorios, se habían planteado aspectos relacionados con el rendimiento humano (trabajos sobre la fatiga, el tiempo de reacción, etc.), se había utilizado y diseñado, para su medida, diversos aparatos (ergógrafo, cronoscopio, dinamómetro, estesiómetro, audímetro, etc.), a la vez que en algunos laboratorios se había puesto énfasis sobre las diferencias individuales. Sólo era preciso, pues, poner en marcha el conocimiento psicológico existente y conectar tests, aparatos y diferencias individuales para su utilización en la eva- luación psicológica en el mundo industrial. Como siempre, el detonante vino acompañado de una necesidad evidente, en este caso fue una problemática surgida en el transporte público. Tras la consta- tación del gran número de accidentes que había provocado el paso de los tran- vías de tracción animal a los eléctricos, hizo plantearse a las Compañías de trans- portes de los EE.UU. el estudio para reducir el nivel de siniestros. Conocedores de los servicios de orientación de Boston, que ya trabajaban sobre las exigencias de los diferentes oficios, solicitaron a Münsterberg la presidencia de una comi- sión que estudiara la adaptabilidad e idoneidad de los conductores de tranvía. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 185 © Editorial UOC 185 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte Esta primera incursión, aunque existían antecedentes de trabajos basados en encuestas para determinar aspectos profesionales, puede considerarse como la que inicia el interés por la adecuada selección de profesionales realizada por expertos cualificados: los psicólogos. Aunque esta experiencia llevará a otras similares, recordemos que fue la Primera Guerra Mundial la que representó la oportunidad de demostrar de forma contundente la gestión científica que podían prestar los psicó- logos a la sociedad. Recordemos, también, que en Estados Unidos el esfuerzo coordinado de los psi- cólogos de la A.P.A. logró dos comités claramente vinculados con la selección y la clasificación de los reclutas: el de Yerkes y el Scott, el primero dedicado a la cla- sificación mental de los soldados, y el segundo que actuó como una gran agen- cia de empleo clasificando y seleccionado a los reclutas en base a sus habilidades para poder destinarlos a las tareas militares adecuadas. En Europa, los diferentes países implicados en la contienda no quedaron al mar- gen de este tipo de participación de los psicólogos, aunque su intervención no fue tan masiva, como en Estados Unidos. En Alemania, por ejemplo, se exami- nó a más de 10.000 personas de forma individual. Las intervenciones europeas estuvieron más focalizadas en la selección de especialistas que en la clasificación de los reclutas, seleccionando conductores de vehículos militares, pilotos de avión, observadores aéreos, artilleros, radiotelegrafistas, etc. El trabajo realizado por los psicólogos durante la Guerra sirvió para el recono- cimiento de la psicología aplicada. La divulgación de los resultados obtenidos tanto en Estados Unidos, como en Europa propició que los diferentes medios sociales vie- ran que los psicólogos y sus instrumentos eran especialistas que podían ayudar a la toma de decisiones. Finalizada la contienda la selección y la orientación se mantienen en el primer plano en la actividad de los psicólogos profesionales. En Estados Unidos algunas de las respuestas organizadas a la creciente deman- da de intervención psicológica fueron las de Scott con la “Scott Company”, la de Cattell con la “Psychological Corporation” y la Bingham con la “Personnel Research Federation”. En el campo de la clasificación educacional el apoyo del Consejo Nacional de Investigación, propició la elaboración del test Nacional de Inteligencia, como ya hemos indicado, y ya en la década de los treinta, la admi- nistración de tests formaba parte de la política educativa americana. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 186 © Editorial UOC 186 Historia de la psicología Por su parte, en Europa, los psicólogos aplicados empezaron a reunirse de forma sistematizada en las Conferencias Internacionales de Psicotecnia, que fue- ron la plataforma de contraste, conocimiento y avance de la psicología aplicada y que permitió configurar la Sociedad Internacional de Psicotecnia. Tras una pri- mera reunión de toma de contacto de aquellos que trabajaban en este ámbito, en 1920 en Ginebra, liderada por Claperède y a partir de la segunda reunión, cele- brada en Barcelona en 1921, estas conferencias ya tuvieron un carácter similar a los congresos actuales. El análisis de los contenidos que trataron nos permite ver los aspectos que se estaban trabajando en aquellos momentos. Análisis de las conclusiones y de los trabajos presentados en la II Conferencia Internacional de Psicotecnia Creemos que puede ser ilustrativo ver que en esta segunda reunión se presentaron 48 comunicaciones, firmadas por 44 autores diferentes, procedentes de 12 países europe- os. Una de las 5 sesiones estuvo exclusivamente dedicada, en tres secciones diferencia- das, a: 1) selección profesional y el estudio del trabajo, 2) la orientación profesional en general, y, 3) la psicotecnia aplicada a la orientación profesional. El análisis de las 48 comunicaciones nos permite decir que el 48,9% se ocuparon de aspec- tos divulgativos de la orientación profesional, de su funcionamiento y de su organi- zación, siendo el eje central de esta Conferencia. Los aspectos dedicados a sistemas de medición y tests ocuparon un 24,5% y los de la organización del trabajo un12,2%. La Conferencia llegó a las siguientes conclusiones: a) conexión de los Institutos de Orientación profesional con las oficinas de colocación y los poderes públicos, b) apoyo de la jornada de ocho horas, c) necesidad de examen previo de las aptitudes psicofi- siológicas, así como una comprobación psiquiátrica, de los conductores de los servi- cios de transportes y d) conexión de la escuela con los Institutos de Orientación Profesional. Los primeros pasos de esta inicial psicología aplicada se fueron culminando con éxito y la progresiva profesionalización de los psicólogos se convirtió en una trayectoria que se fue afianzando paso a paso. Si los inicios habían sido especial- mente fundamentados en la evaluación: clasificación y selección, ya fuera desde la perspectiva clínica, educacional, judicial o industrial, poco a poco los psicólo- gos empezaron a realizar intervenciones generando pautas y criterios de modifi- cación de los comportamientos. En sus inicios aplicados, al igual que ahora, los psicólogos toparían con otros profesionales, médicos, pedagogos, juristas, etc. que dificultaron el estableci- miento y los límites de su campo de actuación. Sin embargo, los tests mentales HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 187 © Editorial UOC 187 La psicología en la primera mitad s. XX. 1ª parte y su labor de selección y clasificación fueron las piezas clave que les caracteriza- ron y que les dieron el valor social y el reconocimiento de su rol profesional. El trabajo de asesor de factores humanos aplicado a la industria fue en esos inicios un campo básicamente exclusivo del psicólogo, donde entró sin aparente com- petencia de otros especialistas. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 188 HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 189 © Editorial UOC 189 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Capítulo IV La psicología en la primera mitad del siglo XX Segunda parte: escuelas y sistemas psicológicos Milagros Sáiz Dolores Sáiz Annette Mülberger Francisco M. Tortosa Juan Carlos Pastor Cristina Civera Gabriel Ruiz Natividad Sánchez L. Gonzalo de la Casa Antonia Pérez-Garrido Blanca Anguera Juan Antonio Vera 1. La situación de la psicología a principios del siglo XX Milagros Sáiz y Dolores Sáiz A finales del siglo XIX se produjeron una serie de circunstancias, tanto cien- tíficas y académicas como sociales, que generaron un clima propiciador para el surgimiento de una psicología científica que tuvo su detonante en suelo alemán de la mano de Wilhelm Wundt, pero que corrió como la pólvora y se fue insti- tucionalizando en los diferentes países occidentales, en cada uno de ellos con sus propias peculiaridades, como se ha visto en el capítulo “Fundación y estableci- miento de la psicología científica”. La psicología como ciencia que estudia la mente o el comportamiento huma- no, fue y será, una ciencia llena de controversias y distintos puntos de vista y el modelo wundtiano no vino a resolver de un plumazo las problemáticas que com- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 190 © Editorial UOC 190 Historia de la psicología portaba un objeto de estudio tan complejo, simplemente demostró que este obje- to de estudio podía ser abordado experimentalmente y no con la simple reflexión especulativa. El modelo wundtiano y la psicología experimental que de él emanó, a pesar de ejercer una gran influencia como modelo institucionalizador, tuvo, práctica- mente desde sus inicios, posturas o movimientos contrapuestos. En su propio país las controversias surgirían, tanto desde autores contemporáneos no vinculados a su laboratorio, entre los que encontramos a Brentano y el movimiento de la Psicología del acto o los plantemientos de Ebbinghaus, como desde sus propias filas, como son los casos de Külpe y Marbe (estudiantes de Wundt) con sus enfren- tamientos desde los planteamientos de la Escuela de Würzburg. Estas controver- sias y debates se harían más patentes en los inicios del siglo XX y fuera del terri- torio alemán. De hecho, si el siglo XIX puede ser considerado como el siglo del nacimien- to y establecimiento de la psicología cientifica, el siglo XX podría ser denominado como el siglo de la expansión de la psicología y del surgimien- to de las distintas escuelas o sistemas psicológicos. Los primeros enfrentamientos teóricos se produjeron dentro del plano del estudio de la conciencia y en unas coordenadas metodológicas similares, es decir, todavía bajo el influjo de la introspección. Las discusiones se centraron en lo que debía o no debía ser estudiado, es decir, ¿se debía limitar el estudio experi- mental a los procesos sensoriales o podía abrirse ese estudio a procesos más com- plejos como el pensamiento o la memoria? El debate, ya en territorio americano, sería de otro caríz, ¿la psicología debía limitarse al estudio de los elementos o estructura de la conciencia como había veni- do defendiendo la tradición wundtiana, en suelo americano de la mano de Titchener, o era más pragmático estudiar las funciones de la conciencia, como defendería el funcionalismo americano? Más tarde la controversia iría más alla. Las inconsistencias de los resultados obte- nidos en diferentes laboratorios utilizando la metodología introspeccionista, iban a llevar al paulatino abandono de esta metodología y a la defensa de metodolo- gías más objetivas, pero también al rechazo del estudio de la conciencia, para cen- trarse en la conducta externa, dando pie al nacimiento de posturas objetivistas no mentalistas. El debate sobre la sustitución de la conciencia como objeto de estu- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 191 © Editorial UOC 191 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte dio de la psicología, no se quedó exclusivamente ahí, hubo una escuela, el psi- coanálisis, que centraría sus intereses en el estudio del inconsciente. Pero el debate llegaría a su punto álgido de la mano de la Gestalt, escuela ale- mana que veremos en el apartado 6, cuyos autores formularon planteamientos discordantes prácticamente contra los principios sobre los que se sustentaban las principales escuelas de la época: el elementalismo y el asociacionismo. Este clima de debate prácticamente paralelo ha hecho que algunos historia- dores de la psicología hayan denominado a este período como “la era de la lucha entre las escuelas”. Fue un momento de eclosión de ideas y teorías, de hecho, casi contemporáneas y que coexistieron, siendo predominantes según las universida- des. Como muy bien ejemplifica Fred S. Keller: “Si un estudiante de psicología, a comienzos de la década de 1920, hubiera ido a la Universidad de Cornell, habría oído el tema estructuralista, esbozado por el propio Titchener, vestido con su toga de Oxford. En la Universidad de Chicago se habría encontrado con el funcionalismo, enseñado por Harvey Carr. En John’s Hopkins, sin duda, habría oído sobre el conductismo y sobre los estudios hechos por John Watson acerca de los reflejos y las emociones en los niños. Y si hubiera sido lo suficientemen- te osado como para cruzar el Atlántico, podría haber escuchado hablar de la Gestalt a Koffka en Giessen, y a Köhler en Berlín. Si huviera ido a Harvard, habría encontrado un tinte estructuralista, salpicado con conferencias sobre las otras escuelas, principalmente dadas por profesores visitantes, incluyendo a Koffka y a Köhler. En el cercano Clark, podría haber asistido a clases de conductismo con el profesor Hunter, y de estructuralismo con el profesor Nafe. En Columbia, habría estado expuesto al eclecticismo –una política intermedia que tole- raba todos los puntos de vista, pero no se avenía con ninguno. Éste fue un período de doctrinas en competencia, de un claro liderazgo y de lealtades apasionadas (...)” Keller, F.S. (1973). La definición de Psicología. México: Trillas, 1975 (págs. 133-134). De hecho la época de los años veinte estuvo marcada por la polémica y por la disparidad de opiniones: “Desaparecido Titchener, los funcionalistas, conductistas, gestaltistas (...) pugnaban por el liderazgo sin que hubiera un claro vencedor. Además, había que contar con el psi- coanálisis y la reflexología rusa, que comenzaban a interesar a los psicólogos. El psi- coanálisis había ganado adeptos entre los médicos después de la visita de Freud a la Universidad de Clark en septiembre de 1909, pero no había logrado penetrar en la psicología académica. La reflexología era conocida por el método de los reflejos con- dicionales, que había sido adoptado por el conductismo (...). Pero ocupó un primer plano HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 192 © Editorial UOC 192 Historia de la psicología de actualidad después de la traducción de los Reflejos condicionados (Pavlov, 1926/1927) y del viaje a Estados Unidos de Ivan P. Pavlov con motivo del Noveno Congreso Internacional de Psicología celebrado en la Universidad de Yale en septiembre de 1929. La diversidad era tan grande que comenzó a hablarse de “psicologías” en lugar de “psi- cología”. Gondra, J.M. (1998). Historia de la Psicología. Introducción al pensamiento moderno. Escuelas, teorías y sistemas contemporáneos. Madrid: Síntesis (vol. II, pág.15). En los próximos apartados se irán desarrollando las características de las prin- cipales escuelas o sistemas psicológicos. Para mayor claridad de todo el contex- to en el siguiente esquema ofrecemos una panorámica de la evolución de la psi- cología, que sitúa por épocas los diferentes movimientos y sistemas psicológicos y prácticamente esquematiza todo lo planteado en este libro de Historia de la psi- cología. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 193 © Editorial UOC 193 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte 2. La Escuela de Würzburg Annette Mülberger 2.1. Introducción La Escuela de Würzburg estuvo formada por una serie de investigadores, entre los que destacan Marbe y Külpe, que a principios del siglo XX estudiaron por pri- mera vez el pensamiento humano a través de los métodos de la nueva psicolo- gía experimental. Como discípulos de Wundt fueron herederos del introspeccionismo tal y como fue practicado en el laboratorio de Leipzig a finales del siglo XIX. Oswald Külpe fue uno de los representantes más importantes de la generación de psicólogos que se habían formado en el Laboratorio de Leipzig con Wundt. Cuando dejó Leipzig para acceder en 1894 a una plaza de profesor en la Universidad de Würzburg dirigió sus esfuerzos hacia la creación de un laboratorio psicológico en esta uni- versidad. Dos años más tarde finalmente consiguió su objetivo contando con la ayuda de su amigo y compañero de trabajo de Leipzig, Karl Marbe, que había lle- gado este mismo año a Würzburg. Algunos datos biográficos de O. Külpe y K. Marbe Oswald Külpe (1862-1915) había estudiado historia, filosofía y psicología en las uni- versidades de Leipzig, Berlín y Göttingen. Una vez acabados sus estudios permaneció varios años como ayudante de Wundt en Leipzig. A lo largo de estos años escribió su primer manual de psicología (Grundriss der Psychologie) donde muestra su compromi- so con el enfoque de la nueva psicología experimental, influida tanto por su maestro Wundt como por los positivistas Mach y Avenarius. En 1894 obtuvo una cátedra en la Universidad de Würzburg, donde dos años más tarde fundó el laboratorio que sería la sede de las investigaciones de la Escuela de Würzburg. En 1909 dejó Würzburg para ocupar una cátedra en la Universidad de Bonn y cuatro años más tarde se traslada otra vez para ocupar una plaza de profesor en la Universidad de Munic. Le siguirían algunos discípulos como su ayudante Karl Bühler. En 1912 Külpe imparte una conferencia en la que presenta los resultados de las inves- tigaciones realizadas por los miembros de la Escuela de Würzburg. En ella muestra el acercamiento progresivo de la escuela al punto de vista empírico de Franz Brentano. Debemos tener en cuenta, además, que los intereses de Külpe fueron muy variados, abarcando tanto la filosofía, como la psicología, la historia, la estética y la música, por lo que no nos ha de sorprender que publicara obras importantes también en estos cam- pos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 194 © Editorial UOC 194 Historia de la psicología Karl Marbe (1869-1953) había estudiado filosofía y psicología en Freiburg, Bonn, Berlin y Leipzig. Se doctoró con un trabajo en el campo de la percepción visual en la Universidad de Bonn. Una vez acabados sus estudios visitó diferentes universidades. Este viaje le llevó a Leipzig donde entabló amistad con Külpe. Cuando Külpe obtuvo la cátedra en Würzburg, Marbe le siguió y se convirtiría en su sucesor en 1909. De esta forma permaneció el resto de su vida en Würzburg, con excepción de unos pocos años en los que estuvo contratado por la Universidad de Frankfurt. Después de la etapa como miembro de la Escuela de Würzburg, Marbe se dedicó a otros temas, espe- cialmente a la psicología aplicada. Entre sus trabajos realizados en esta época desta- ca su labor pionera en el campo de la psicología jurídica a la que contribuyó tanto con obras como con intervenciones en juicios. En esta etapa también publicó una revis- ta dedicada a la psicología aplicada titulada Avances de la psicología y sus aplicaciones (1913-1922). Aprovechando los espacios y medios obtenidos, Külpe y Marbe inician una intensa actividad investigadora. Además de realizar investigaciones propias, ambos dan semanalmente unas clases prácticas en las que introducen a los estu- diantes en la investigación psicológica. Estos trabajos en profundidad, realizados por los alumnos a lo largo de uno o varios años, eran publicados después y cons- tituían, en aquel entonces, un requisito necesario para acabar cualquier carrera universitaria. En esta época el número de estudiantes por curso era muy inferior al que hay en la actualidad, por lo que se presentaban entre uno y nueve traba- jos anualmente, que trataban temas diversos, como por ejemplo la psicología de la sensación y la percepción, el tema del pensamiento, la memoria y el lengua- je, entre otros. Con excepción de una obra del propio Marbe, los demás trabajos de la Escuela de Würzburg son fruto de estas investigaciones realizadas bajo la tute- la de Marbe o Külpe por los estudiantes en el nuevo laboratorio de la Universidad de Würzburg. 2.2. Antecedentes Recordemos la experimentación psicológica llevada a cabo en el laboratorio de Leipzig, que consistía en combinar la introspección con nuevos métodos expe- rimentales tales como mediciones psicofísicas o psicofisiológicas. Estos métodos se aplicaron con éxito para estudiar los procesos inferiores, en especial las sen- saciones, las percepciones y los sentimientos. Ebbinghaus había dado un paso HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 195 © Editorial UOC 195 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte más: había aplicado estos métodos al estudio de un proceso superior tal como la memoria. En este sentido, los trabajos de la Escuela de Würzburg muchas veces son interpretados como una continuación en la ampliación temática de la nueva psicología experimental: si Ebbinghaus había conseguido hacer accesible a la experimentación un proceso superior como la memoria, ¿por qué no probarlo con el pensamiento? 2.3. El problema Podemos incluso preguntarnos por qué nadie antes había intentado examinar experimentalmente el pensamiento. Para poder entender esta cuestión hace falta tener en cuenta dos cosas. En primer lugar hay que tener presente que, desde tiem- pos remotos, se había reflexionado mucho acerca del pensamiento humano desde un punto de vista filosófico. La pregunta de cómo funciona nuestra mente, cómo pensamos, resulta básica desde el punto de vista psicológico. Recordemos que aso- ciacionistas británicos como James Mill, John Stuart Mill y Alexander Bain con- tribuyeron al respecto. Sin embargo, el pensamiento presenta una problemática específica cuando se intenta estudiarlo de forma empírica, objetiva y experimental debido a su carác- ter subjetivo, privado e íntimo. ¿Cómo puedo saber lo que realmente piensa mi sujeto experimental? Y si intento observar mi propio pensamiento, ¿cómo obser- var mi propio pensamiento si necesito justamente pensar para observarlo? Este dilema intrínseco al estudio experimental de la psicología se hace especialmen- te evidente a la hora de examinar el pensamiento humano. Por esta razón Wundt había sido prudente en la aplicación de los métodos experimentales en psicolo- gía, restringiendo su campo de aplicación a los procesos inferiores. 2.4. Los primeros trabajos de la Escuela de Würzburg A comienzos del siglo XX Karl Marbe y sus discípulos Mayer y Orth comen- zaron a estudiar el pensamiento en el laboratorio psicológico de la Universidad de Würzburg. En lugar de mostrar estímulos simples como luces o sonidos, que HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 196 © Editorial UOC 196 Historia de la psicología habían sido empleados en la experimentación psicológica al estudiar sensacio- nes y percepciones, estos psicólogos emplearon ejercicios mentales como estí- mulos para provocar la aparición de algún pensamiento en el sujeto experi- mental. Ejemplos de ejercicios mentales Algunos ejemplos de los ejercicios mentales que emplearon los psicólogos de la Escuela de Würzburg en sus experimentos serían: “Suma 34 y 23” “Señala en qué dirección se encuentra tu casa” “¿Qué color tiene el león?” “Traduce la siguiente frase: Nos corpus quoddam multis modis affici sentimus” “Di la primera palabra que te pase por la cabeza al escuchar la palabra chimenea” “Di la primera palabra que te pase por la cabeza al escuchar la palabra brillo” La tarea que debía realizar el sujeto experimental no era fácil, por lo que sólo empleaban expertos, personas con mucha experiencia en la auto-observación psicológica. Después de recibir las instrucciones para el ejercicio mental, el suje- to debía pensar y dar su respuesta. Una vez terminado el proceso, el sujeto expe- rimental debía informar al experimentador de todo lo que había pensado desde que escuchó las instrucciones hasta que dio su respuesta. Esta información cons- tituía la materia prima, la base empírica de estos experimentos, por lo que queda incluida en los trabajos en forma de extensos protocolos introspectivos. Los psi- cólogos de la Escuela de Würzburg llamaron a todo este procedimiento auto- observación experimental para diferenciarla de la introspección empleada ante- riormente. ¿Qué es lo que esperaban encontrar? Marbe y sus colaboradores pensaban analizar el material recogido en los protocolos estudiando el tipo de proceso mental que había tenido lugar. Esperaban poder discriminar uno o varios tipos de imágenes visuales, sensaciones acústicas (o táctiles) imaginadas o algún tipo de sentimiento, intercalados entre la recepción de las instrucciones y la emisión de la respuesta. Podría ser que un tipo de pensamiento como por ejemplo el cál- culo o el ejercicio de traducir el latín produjera un patrón característico de pro- cesos mentales. Pero en seguida se llevaron una cierta desilusión al comprobar que no resultaba tan sencillo. Toparon con algo que no era ni color, ni sonido, algo que no era ni una sensación o una percepción, y ningún acto de voluntad, así como tampoco ningún sentimiento. Había algo más en el pensamiento que no cons- taba en las clases de procesos conocidos hasta el momento. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 197 © Editorial UOC 197 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Decidieron llamarlo estados de conciencia, un concepto procedente de la filosofía alemana. La definición dada por Marbe pone de manifiesto lo descono- cida que resultaba la naturaleza de este nuevo proceso consciente. Decidieron agru- par bajo el término estados de conciencia todas aquellas “experiencias que no se dejaban clasificar en ninguna de las clases de procesos cons- cientes conocidas hasta el momento, y que tampoco se dejaban descomponer para llegar a algún tipo de proceso elemental conocido.” Mayer II, A.; y Orth, J. (1901). “Zur qualitativen Untersuchung der Assoziation”. Zeitschrift für Psychologie, (núm.16, pág. 1-13). En los sucesivos trabajos de la Escuela se comprobó una y otra vez la exis- tencia de unos “estados de conciencia” como un tipo de pensamiento difuso y abstracto, no ligado a ninguna imagen, ni a ninguna sensación (pensamiento sin imágenes). La importancia de este hallazgo de la Escuela de Würzburg reside en el hecho de que contradice una teoría muy antigua que supone que el pen- samiento humano está constituido por imágenes. Como a principios del siglo XX esta teoría acerca del pensamiento todavía se suponía cierta, las conclusiones de los trabajos de la Escuela de Würzburg provo- caron una enorme discusión acerca de este tema, tal como veremos en el aparta- do 2.6. 2.5. El auge de la Escuela de Würzburg Después de que Marbe y sus colaboradores publicaran en 1901 los primeros trabajos de la Escuela de Würzburg acerca del pensamiento, el director del labo- ratorio, Oswald Külpe, se interesó por esta nueva línea de investigación y asig- nó a sus discípulos trabajos en este campo. Así aparecieron los trabajos de Ach, Watt, Messer, Grünbaum, Bühler y Koffka. Estos autores introdujeron nuevos conceptos. Así, Narziß Ach (1871- 1946) reconceptualiza los estados de conciencia para caracterizar un poco mejor este pensamiento sin imágenes reemplazando este término por el de acto de HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 198 © Editorial UOC 198 Historia de la psicología conciencia, refiriéndose a la “aparición de un conocimiento sin imágenes en la conciencia”. Asimismo, cada uno de estos investigadores introduce varia- ciones metodológicas, como por ejemplo, dividir el proceso introspectivo en varias fases. Un giro conceptual muy importante que tiene lugar en la Escuela de Würzburg se manifiesta en el trabajo de 1905 de Henry Watt (1879-1925), que reconoce la importancia que tiene la tarea, a través de las instrucciones dadas al sujeto expe- rimental, en la determinación de la dirección del proceso de pensamiento. Así, Watt define el pensamiento como: “La conjunción y actuación conjunta de diferentes grupos de factores en una con- ciencia que les une, entre los cuales el que llamamos ‘tarea’ tiene una influencia deci- siva sobre la sucesión de los demás y sobre la forma en que aparecen” . Watt, H.J. (1905). “Experimentelle Beiträge zu einer Theorie des Denkens”. Archiv für die Gesamte Psychologie. (4, 289-436). Con ello quería decir que la tarea que se propone al sujeto en el experimen- to psicológico dirige el curso de su pensamiento. En la mente no se da una suce- sión mecánica de ideas basada en nuestra experiencia tal y como lo explicaron los filósofos británicos, sino que la mente es activa y piensa para buscar una solu- ción a un problema planteado. Este énfasis en la actividad y propositividad (intencionalidad) de la mente humana hace que los psicólogos de la Escuela de Würzburg se alejen del enfoque experimental-wundtiano de la psicología y se acerquen más a una “psicología empírica” (o también llamada psicología del acto) tal como había sido propuesta por Brentano. Este progresivo acercamiento de la Escuela de Würzburg a enfoques alterna- tivos queda especialmente patente en una de las investigaciones más valiosas, que es el estudio realizado en 1907/1908 por Karl Bühler (1879-1963). Bühler se planteó como pregunta inicial para arrancar su investigación la siguiente cues- tión: ¿qué ocurre cuando pensamos? Para ello emplea unos ejercicios mentales más difíciles que los que caracterizan los primeros trabajos de la Escuela, de los que se han extraído los ejemplos expuestos anteriormente. Así preguntaba, por ejemplo, a sus sujetos experimentales: HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 199 © Editorial UOC 199 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte “¿Se conocía la ley de Pitagoras en la edad media?” “¿Significa monismo realmente la negación de la personalidad?” “¿Puede usted acabar la frase “La ley de la asociación en términos generales dice .... ?” Hay que tener en cuenta que sus sujetos experimentales eran profesores de filo- sofía, por lo que estas cuestiones les resultaban especialmente estimulantes para pensar. Una vez dada la respuesta en forma de un “sí” o un “no”, el sujeto expe- rimental debía explicar exactamente lo que había pasado por su cabeza. Así, por ejemplo, un sujeto experimental responde “sí” a la última pregunta acerca de la ley de la asociación y explica: “Me acordé de que últimamente me había ocupado mucho con esto y que también podría formularla. Asimismo, era consciente de que debía omitir bastantes cosas y que debía indicar una fórmula a la que he llegado recientemente (...). Sin embargo no he tenido imágenes que acompañaran estos pensamientos, tampoco lenguaje. En segui- da me ha salido el “sí”.” Bühler, K. “Tatsachen und Probleme zu einer Psychologie der Denkvorgänge”. Archiv für die Gesamte Psychologie. En ocasiones Bühler hacía preguntas a los sujetos experimentales para obte- ner más información acerca de determinados aspectos del proceso de pensamien- to que habían podido observar. Esta introducción de preguntas en el método de la auto-observación experimental ha llevado a que se le haya denominado con cierto desprecio método de interrogatorio por parte de los críticos. Bühler obtiene como resultado del análisis de los protocolos introspectivos cua- tro componentes del pensamiento: las imágenes sensoriales (imágenes visuales o de palabras), sentimientos, estados de conciencia y lo que Bühler denomina pensamientos. Los estados de conciencia se expresan, según Bühler, a través de momen- tos de duda, sorpresa o espera y serían definidos como “la conciencia del proceso de pensamiento y, de forma especial, de sus puntos de giro en la experiencia de este proceso...”. Los pensamientos mismos serían la parte más importante. Corresponden a lo que Ach llamaba actos de concien- cia, un saber consciente sin imágenes. A lo largo de su trabajo, Bühler dis- tingue entre tres tipos de pensamientos: la conciencia de la regularidad, la conciencia de relación y las intenciones. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 200 © Editorial UOC 200 Historia de la psicología Como se observa, Bühler añade dos tipos de componentes a los procesos de pensamiento identificados hasta el momento. Es decir, añade a las sensaciones y los sentimientos los pensamientos (sin imágenes) como componente princi- pal y los estados de conciencia, que serían un tipo determinado de pensamien- to sin imágenes. 2.6. Polémicas suscitadas por la Escuela de Würzburg Estos experimentos realizados por la Escuela de Würzburg suscitaron polémi- ca en el mismo momento en que fueron publicados. Como es lógico, Wundt no estaba nada conforme ni con el método, ni con las conclusiones. Le parecía inco- rrecto someter el pensamiento humano a una exploración introspectiva en situa- ción experimental. Aparte de esto, las conclusiones de la Escuela de Würzburg que llevan a suponer la existencia de un pensamiento sin imágenes no coincidían con sus propias observaciones. Aunque Titchener adoptó el método experimental en sus investigaciones en el laboratorio de Cornell, tampoco consiguió obtener este pensamiento sin imágenes, descrito por los investigadores del laboratorio de Würzburg. En las revistas de principios del siglo XX se pueden encontrar rastros de estas discusiones y acusaciones a los que dieron lugar los trabajos de la Escuela de Würzburg entre los diferentes laboratorios. Bühler afirma con cierto carácter rebelde: “Afirmamos con toda tranquilidad: nuestras observaciones son mejores que las de “(Wundt)” y si no coinciden con las suyas, entonces debe ser que los análisis de la con- ciencia desde Locke a Wundt no son correctos en aspectos esenciales.” Bühler, K. “Tatsachen und Probleme zu einer Psychologie der Denkvorgänge”. Archiv für die Gesamte Psychologie. 2.7. Conclusión En su conjunto, la Escuela de Würzburg estudió tanto los mecanismos, como la esencia del pensamiento, introduciendo variaciones metodológicas e innova- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 201 © Editorial UOC 201 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte ciones conceptuales. Tal y como se ha indicado, estos cambios les llevaron a un distanciamiento progresivo del enfoque asociacionista de la psicología experi- mental wundtiana y hacia una postura más cercana a la llamada psicología empí- rica de Brentano. Tanto por el hecho de experimentar con el pensamiento como por llegar a conclusiones contradictorias con otras teorías tradicionales, las inves- tigaciones de la Escuela de Würzburg provocaron fuertes debates. Estos impetuo- sos enfrentamientos llevaron progresivamente a una crítica general del método introspeccionista por no poder hallar resultados uniformes en las investigaciones llevadas a cabo en los diferentes laboratorios. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 202 © Editorial UOC 202 Historia de la psicología 3. Estructuralismo frente a funcionalismo Francisco M. Tortosa, Juan Carlos Pastor y Cristina Civera 3.1. Introducción La psicología norteamericana se instaló en la Universidad, como disciplina, a lo largo de la década de 1890, en el marco de un cruento enfrentamiento intelec- tual entre psicólogos del contenido y del acto, un enfrentamiento que en buena medida reflejaba lo que estaba teniendo lugar en la Europa continental. Esta afirmación no debe llevar a presentismos ingenuos, ya que “(...) negar que hubo pensamiento psicológico en América antes (...) sería como negar que lo hubo en Europa previamente a que W. Wundt fundara el laboratorio de Leipzig o antes de que F. Galton pusiera en marcha su laboratorio de Londres. En estos lugares había largas historias de pensamiento psicológico que actuaron como substrato para el establecimiento de las distintas psicologías experimentales del siglo XX (...) Nada emerge de la nada. Antes de la aparición de cursos, profesores y departamentos etiquetables como ‘psicológicos’ en los colleges norteamericanos, personas con otras titulaciones hablaban sobre las mis- mas cosas, aunque siempre con otras denominaciones y con objetivos muy diferentes a los de los psicólogos del siglo XX.” Evans, R.B. (1984). “The Origins of American Academic Psychology”. En J. Brozek (ed.), Explorations in the History of Psychology in the United States. Granbury. NJ: Associated University Presses. La controversia enfrentó a quienes priorizaban el análisis de los contenidos y la estructura de la conciencia/experiencia, con quienes preferían centrarse en sus fun- ciones y utilidades desde el punto de vista de la adaptación y el ajuste al medio. De hecho se pueden señalar, como ya habéis visto en el capítulo II, cuatro gran- des etapas en el desarrollo de la psicología norteamericana: 1.ª) filosofía moral y mental (1640-1776) muy determinada por las ideas de la tradición empírico- asociacionista. 2.ª) filosofía intelectual (1776-1886) que se decanta en las uni- versidades hacia la filosofía escocesa de las facultades, a finales del período alcan- zaría gran éxito popular la ingenua (psico)fisiología de la frenología y la investigación psíquica. 3.ª) renacimiento estadounidense (1886-1896) autono- mización y definición profesional de una psicología autóctona en los entornos académicos y socialmente. 4.ª) funcionalismo (1896 en adelante). Es en el tercer período de la evolución marcada cuando se inicia la polémica entre “psicología estructural” y “psicología funcional”, o entre “estructuralismo” y “funcionalismo”, polémica que centra este apartado, y que finalizará con el triunfo de un enfoque de clara orientación funcional. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 203 © Editorial UOC 203 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte 3.1.1. ¡Esto es América! La prosperidad económica que siguió a la unificadora y modernizadora gue- rra civil, las convulsiones sociales propiciadas por el nuevo orden urbano e indus- trial, favoreció la demanda de nuevos profesionales capaces de ofertar servicios espe- cializados. El último cuarto del siglo XIX contempló así no sólo la redefinición de las viejas (y aceptadas) profesiones, sino el ascenso de toda una serie de nue- vas comunidades de expertos que lucharon por definir (académica y socialmen- te) su papel dentro de este nuevo modelo de sociedad que exigía servicios cada vez más especializados y eficaces. En ese proceso resultó trascendental la reforma del obsoleto y confesional sis- tema de enseñanza superior, con la regulación de unos potenciados estudios de postgrado. La afluencia de capital privado al mundo académico, y un eficaz sis- tema de becas y ayudas económicas, que propició salidas formadoras de prome- tedores aprendices de docente e investigador, fue abriendo las fronteras académicas de EE.UU. a las nuevas disciplinas. Tal como hemos visto al tratar el establecimiento de la psicología científica en América, que serían los G.T. Ladd (1842-1921), W. James (1842-1910) y G.S. Hall (1844-1924), representantes de la generación de 1841 (nacidos entre 1834 y 1848) quienes, utilizando como pivotes intelectuales (Boring, 1950) la psicología fisio- lógica alemana (que aportó “el aparato y el cuerpo”) y la biología evolucionista británica (que aportó “la mente y la inspiración”), lograrían construir un marco conceptual que permitiese alcanzar esos objetivos. Con ellos se pasaría de una filo- sofía de las facultades mentales a una psicología de las funciones mentales; de un punto de vista intuitivo y generalista de la conciencia a otro genético y diferen- cial; de un centralismo a un periferalismo; del conciencialismo a un metaconduc- tualismo; de un enfoque especulativo a otro experimental; y de la pura teoría a las aplicaciones prácticas. La psicología estadounidense alcanzaba así una iden- tidad que no iba a perder. Un punto de vista que, pese a la indudable influencia de la psicología fisioló- gica germana, sería refrendado por los representantes de la generación siguiente (1856, nacidos entre 1849 y 1863), la de los H. Wolfe (1858-1918), J. Dewey (1859-1952), J. McKeen Cattell (1860-1944), J.M. Baldwin (1861-1934), o H. Gale (1862-1945), y por la que les seguiría (nacidos entre 1864 y 1878), que, aún man- teniendo la influencia wundtiana –p.ej. se doctoraron con Wundt E. Scripture (1864-1945), L. Witmer (1867-1956), E.B. Titchener (1867-1927), W. Dill Scott HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 204 © Editorial UOC 204 Historia de la psicología (1869-1955), o Ch. Judd (1873-1946)– se decantarían claramente por la práctica investigadora galtoniana y un funcionalismo más o menos conductualizado. Sólo Titchener, de entre los doctorados de Wundt, mantendría una propuesta estructuralista, del contenido, los restantes se decantarían abiertamente hacia las ideas dominantes en el mundo norteamericano, y con aquellos los H. Goddard (1866-1957), J.R. Angell (1869-1949), R.S. Woodworth (1869-1962), H. Carr (1873- 1954), E.B. Holt (1873-1946), E.L. Thorndike (1874-1949), K. Dunlap (1875-1949), R.M. Yerkes (1876-1956), L.M. Terman (1877-1956), J.B. Watson (1878-1958). Sería de hecho, E.B.Titchener quien convirtiera en -ismos el punto de vista estructural de la experiencia, que él mismo identificó autoconscientemente con el wundtismo, y la perspectiva funcional, dando inicio así a lo que se conoce como ”era de las escuelas (-ismos)”. “La indudable clave para comprender la vida de Titchener, creo, radica en el hecho de que emuló a Wundt –cuán conscientemente es algo que ignoro. Ya hemos visto la evi- dencia superficial de la impronta de Leipzig, pero estimo que la influencia fue más pro- funda. A menudo, cuando Titchener escribió sobre Wundt, parecía escribir sobre sí mismo. Frecuentemente, cuando defendía a Wundt por escrito, utilizaba frases que hubie- ra empleado en defensa de sí mismo”. Boring, E.G. (1927). “Edward Bradford Titchener”. American Journal of Psychology, (núm. 38, pág. 489-506). No obstante, y pese a su deliberado intento de identificar su sistema con la autén- tica ciencia psicológica, sería de la mano del funcionalista “frente americano” desde la que se lograría la institucionalización, un hecho que queda demostrado, como ya hemos comentado, al ver que ya en 1895 había veintiséis laboratorios, cinco revistas, una saludable organización profesional (American Psychological Association), una incorporación de enseñanzas de psicología en curricula univer- sitarios, centros de postgrado, y un número creciente de graduados (PhD) en psi- cología. Con los años la disciplinización iría asentándose sobre bases cada vez más sólidas. 3.1.2. El preámbulo de la polémica El punto de partida del enfrentamiento lo constituye la controversia sobre los tipos en los tiempos de reacción entre J.M. Baldwin y E.B. Titchener. Fue, aparentemente, un enfrentamiento científico ordinario, pero en realidad refleja HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 205 © Editorial UOC 205 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte una diferencia nacional fundamental entre dos formas diferentes de afrontar la problemática psicológica, la germana y la norteamericana. La polémica Titchener-Baldwin “Titchener decía: debemos estudiar lo general de la mente humana, aunque esto tenga que realizarse con observadores muy bien formados; éste era el punto de vista germa- no. Baldwin decía: queremos conocer todos los tipos de mente, incluso si alguna no está formada para el trabajo de laboratorio. Es una oposición similar a la que más tarde se desarrolló entre la psicología científica ‘pura’ de lo general de la mente humana, nor- mal, adulta (Titchener) y la psicología funcional, la psicología de las diferencias indi- viduales, los tests mentales, la psicología aplicada, y finalmente el conductismo”. Boring, E.G. (1927). “Edward Bradford Titchener”. American Journal of Psychology, (núm. 38, pág. 489-506). La dimensión básica a resaltar es la teórica y la metodológica, relativas a la inter- pretación de los datos dentro de la teoría del tiempo de reacción y el tipo y nivel de entrenamiento de los sujetos experimentales, de relevantes implicaciones para sustentar una aproximación general a la psicología. Al desacuerdo inicial entre Baldwin y Titchener se unieron, en un fallido intento conciliador (aunque más favorables a Baldwin) J.R. Angell y A.W. Moore. El problema de la idoneidad de los sujetos experimentales (Baldwin los utili- zaba sin formación específica en el tipo de experimento, mientras para Titchener esa formación era necesaria), y la interpretación de los datos (desde el intento de formular leyes de validez general referentes a los elementos de la conciencia, o desde el pleno reconocimiento de variabilidad interindividual y su valor expli- cativo de las diferencias en los tipos de respuesta), forman una parte importan- te del conjunto de problemas que más tarde llevarían a Titchener a distinguir entre una psicología estructural y otra funcional. 3.2. La polémica. Crónica de una derrota anunciada Si seguimos un criterio cronológico y aceptamos que Los Principios de psicolo- gía de James (1890) marcan el inicio del funcionalismo, puede considerarse que precedió a la escuela del estructuralismo, ya que Titchener llegó a EE.UU. para diri- gir el laboratorio de la Universidad de Cornell en el año 1892, desde donde ya no se movería hasta su muerte en 1927. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 206 © Editorial UOC 206 Historia de la psicología “Aun reconociendo la fragilidad y provisionalidad de la nueva psicología, lo cierto es que, prácticamente sin fundamento experimental propio, ofrece todo un programa de psicología científica que cautivó, durante décadas, las mentes de los psicólogos nor- teamericanos. Su propuesta de reducir la conciencia a un postulado, sus críticas al ele- mentalismo, su interpretación de la vida psíquica en términos del esquema E-O-R, su propuesta de mente y su teoría de los instintos, sus explicaciones periferalistas, su interpretación motriz de los fenómenos mediadores, la teoría del yo, su reducción neurofisiológica, su teoría del hábito y la asociación, la relevancia otorgada a los efec- tos sobre las acciones, su planteamiento, en definitiva, de la psicología como una cien- cia natural y práctica ejercieron una influencia decisiva, no tanto en discípulos con- cretos, como en la masa de psicólogos que con su trabajo diario ayudaron a convertir la psicología estadounidense en una disciplina de gran influencia social” Pérez-Garrido, A., Calatayud, C. y Tortosa, F. (1998). “Los inicios de la psicología en EE.UU. El triunfo del funcionalismo”. En F. Tortosa. Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill. Las hoy identificadas como “estructuralismo” y “funcionalismo” defendían plan- teamientos, objetivos y metodologías muy diferentes. Para los primeros, los con- ceptos relacionados con la mente se derivaban del empirismo positivista y la fisiología experimental; la meta de la psicología era explicar la estructura de la mente (análisis y síntesis); y la herramienta de investigación básica era la introspección experimental. Para los segundos, los mismos conceptos mentales se inspiraban en el pragmatismo y el asociacionismo evolucionista; la meta de la psicología era la predicción y el control de la conducta para facilitar el ajuste al ambiente; y defendían cualquier método capaz de ofrecer información útil (verdadera). El sentimiento de derrota de Titchener Zazzo refleja adecuadamente la situación con un breve fragmento de una carta de Titchener a un alumno: “Usted está deseoso de ser comprendido por los otros. Yo tam- bién lo estaba (...) pero fracasé, y usted también fracasará (...) Es inútil luchar con el enemigo en sus propios términos. Prefiero seguir predicándole mi evangelio; si lo adop- ta, se salvará; si lo deja, se condenará.” Zazzo, R. (1942). Psychologues et psychologies d´Amérique. Paris: Presses Universitaires de Francee El funcionalismo no pretendió ser una escuela psicológica en un sentido formal, ni siquiera cuando no tuvo más remedio que hacerlo para posicionarse frente a las críticas de Titchener que reclamaba para su estructuralismo todo el crédito cientí- fico, y parece que la razón fundamental era intelectual e ideológica, teniendo en HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 207 © Editorial UOC 207 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte cuenta la comunalidad de perspectiva existente en lo que llamamos frente nortea- mericano. Ninguno de los primeros defensores de los postulados funcionales tenía el objetivo y la ambición de convertirse en líder de un movimiento formal y des- arrollar un auténtico y prescriptivo sistema de pensamiento. Ninguna propuesta pre- tendía ser una formulación sistemática, clara, precisa y diferenciada de los planes, naturaleza y teoría funcional, es más, las amplias divergencias entre autores se veían como positivas. El objetivo común de los psicólogos norteamericanos era ampliar las bases y el alcance de la ”nueva psicología”, ampliar y definir sus roles, disciplinarla y profesionalizarla; aquí precisamente radicó su imparable fuer- za y vitalidad como propuesta genuinamente norteamericana. Eran dos lenguajes y dos cosmovisiones muy diferentes, por lo que los miembros de unas escuelas, que llegaron a coexistir con suertes diferentes durante más de 30 años, fueron cerrando todas las puertas al dialogo hasta acabar, primero ignorándose y luego desapareciendo por abandono la pri- mera. 3.2.1. El frente norteamericano se moviliza y se lanza al ataque El punto de partida formal del enfrentamiento lo supone el artículo de John Dewey (1859-1952) “El concepto de arco reflejo en Psicología” (Dewey, 1896). Lo escribió poco después de hacerse cargo (1894) de la dirección del Departamento de Filosofía de la recién inaugurada (con el apoyo económico de John Rockefeller) Universidad de Chicago. Dewey iniciaba el artículo con la discusión acerca de la necesidad de encon- trar un principio o hipótesis unitaria en psicología, proponiendo como tal el concepto de arco reflejo. Lo explica como unidad coordinada y no como sim- ple combinación de partes o elementos separados estructuralmente. Defiende el carácter unitario y teleológico del circuito sensoriomotriz, frente a la dualis- ta distinción tradicional entre sensación/idea-movimiento, o entre estímulo y respuesta. El circuito es una función y como tal supone la coordinación total de un organismo hacia el logro de una meta. Es un sistema global y flexible de adap- tación en el que se integran elementos diversos, que se distinguen entre sí en tér- minos de las diferentes funciones que desempeñan en el proceso global. La dis- tinción es funcional: no por lo que son, sino por lo que hacen. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 208 © Editorial UOC 208 Historia de la psicología “El antiguo dualismo entre sensación e idea se repite en la actualidad en el dualismo estímulo-respuesta. En lugar de interpretar el carácter de la sensación, idea y acción a partir de su lugar y función dentro del circuito sensoriomotriz, seguimos con la ten- dencia a interpretarlos en función de nuestras ideas preconcebidas y apriorísticas sobre las rígidas distinciones (con existencias psíquicas distintas) entre sensaciones, pensa- mientos y actos. Son cosas distintas el estímulo sensorial, la actividad central que representa a la idea, y la descarga motora, representativa del acto. En consecuencia, el arco reflejo no es una unidad orgánica global, sino un conjunto de partes desmembra- das, una conjunción mecánica de procesos inconexos. Es necesario que el principio que sustenta la idea del arco reflejo como unidad psíquica fundamental vuelva a entrar en acción y determine los valores de sus factores constitutivos. Más en concreto, lo que se precisa es que cosideremos al estímulo sensorial, conexiones centrales y respuestas motoras, no como entidades completas y distintas en sí mismas, sino como divisiones de trabajo, factores de funcionamiento integrados dentro de la totalidad concreta sin- gular, ahora llamada arco reflejo” Dewey, J. (1896). “The Reflex Arc Concept in Psychology”. Psychological Review, (núm. 3, pág. 357370.) Utilizó el ejemplo del niño que extiende la mano hacia la llama de una vela (ejemplo que ya había sido utilizado por otros autores como Locke y James), para manifestar su desacuerdo con el elementalismo: el análisis estructural de cualquier situación distingue entre estímulos (elementos sensoriales) y respuestas (elemen- tos motores), el niño al ver el brillo de la llama (estímulo), alarga la mano hacia ésta (respuesta), siente el dolor de la quemadura (estímulo) y retira la mano (res- puesta). En este análisis de elementos, la conducta aparece como una serie de reac- ciones a una serie de estímulos, se insiste en el inicio y final de la serie, no cam- bia nada, no se aprende nada y además se omite uno de los aspectos más importantes de la conducta, su propositividad. Estímulos y respuestas no están separados, forman una secuencia de eventos interrelacionados, de modo que existe una corriente de conducta como existe otra de conciencia. Influido por el evolucionismo, resaltó el valor supervivencial de las funciones de adaptación o ajuste al ambiente llevadas a cabo tanto por la mente como por la conducta. Siguiendo con el ejemplo, antes de que el niño vea la llama, pueden ocurrir otras muchas series de respuestas; después de que apa- rece la secuencia ejemplificada, muchas respuestas persisten pero otras cambian; el intento por parte del niño de coger la llama queda transformado por la expe- riencia dolorosa, de tal modo que en el futuro, el niño no responderá de la misma manera. Por tanto, esta secuencia conductual ni se inicia con la percepción de la llama ni finaliza con la retirada de la mano. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 209 © Editorial UOC 209 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte En su opinión, cualquier teoría sobre la conducta definida como una serie de reacciones a estímulos ignora las características más importantes del estí- mulo: (1) Ocurre en un contexto concreto y determinado. (2) Lo percibe un individuo concreto con características particulares. (3) Se sitúa deba- jo del umbral perceptual que no afecta a su conducta. En definitiva, tanto los estímulos como la respuesta deben considerarse como eventos psico- lógicos, y no como simples energías físicas ambientales o personales. El ajuste individual, diferenciado, de los organismos, entendidos como uni- dades dinámicas en el medio, debe ser el tema central de la psicología. Esa adap- tación no implica pasividad, sino superación activa de situaciones problema, y en ese proceso el pensamiento (instrumentalismo) juega un papel clave. 3.2.2. Titchener contraataca y define el estructuralismo... y el funcionalismo La imagen de Titchener como introductor en EE.UU. de la psicología experi- mental wundtiana se ha venido transmitiendo desde hace más de un siglo. La tra- dición heredada suele presentar a W. Wundt como precursor o iniciador de la Escuela Estructuralista –un planteamiento seriamente cuestionado hoy–, reserván- dose los honores de su desarrollo formal para el psicólogo británico, afincado en USA, E.B. Titchener. Lo cierto es que el sistema wundtiano es más complejo y amplio que el estructuralismo de Titchener, con mayor énfasis en el experimento que en la introspección, y con una dimensión etnológica y social perfectamente delimi- tada. No obstante, existe una clara continuidad entre ambos sistemas. Datos biográficos de E.B. Titchener Edward Bradford Titchener nació en Inglaterra (1867-1927). Estudió filosofía y fisio- logía en Oxford (1885-1890), donde se formó en la tradición británica de la filosofía empírico-asociacionista, en especial por J.S. Mill. En 1890 marchó a Leipzig, donde tra- bajó en temas de cronometría mental y sensaciones visuales, doctorándose con Wundt en 1892, para regresar a Oxford aquel mismo año. Durante su estancia en Alemania fué muy influido por el positivismo de los empiriocriticistas E. Mach (1838-1916) y R. Avenarius (1843-1896), que le llevaría a criticar posteriormente la definición wundtia- na de psicología. Tras pocos meses en Oxford, aceptó la proposición de la Universidad de Cornell en EE.UU para dirigir el laboratorio psicológico de aquella Universidad, fundado en 1891 por F.Angell (1857-1939). Titchener confesaba que aceptó la pro- puesta por su propio autoconvencimiento de que pasaría mucho tiempo sin posibili- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 210 © Editorial UOC 210 Historia de la psicología dades reales para la psicología experimental en Inglaterra. Murió en Ithaca (Nueva York) en agosto de 1927. En dos polémicos artículos –”The postulates of a Structural Psychology” de 1898 y “Structural and Functional Psychology” de 1899– Titchener iba a definir su propio punto de vista psicológico y, sin quererlo, iba también a dar entidad, nombre y programa a prácticamente el resto de psicólogos norteamericanos del momento. Partiendo de la analogía entre biología y psicología, señala que la psicología estructuralista o experimental sería similar a la morfología, por lo que debe cen- trarse en el análisis experimental de la estructura de la mente, mientras que la psi- cología funcionalista o descriptiva sería similar a la fisiología, lo que la obligaba a centrarse en el estudio de las funciones del organismo psicofísico. “Desde tres perspectivas diferentes podemos estudiar o dividir la biología, definida en un sentido muy amplio como la ciencia de la vida y de los seres vivos. Se puede estu- diar la función de las diversas estructuras reveladas por el análisis, así como su interre- lación en cuanto órganos funcionales. Finalmente, podemos estudiar también (...) los fenómenos de crecimiento y pérdida (...) se compone de estas tres ciencias interdepen- dientes entre sí que son la morfología, la fisiología y la ontogenia (...) siguiendo el mismo criterio podemos considerar similares la psicología y la biología actuales. Ambas disciplinas científicas pueden enfocarse desde tres puntos de vista diferentes (...)” Titchener, E.B. (1898). “The postulates of a Structural Psychology”. Philosophical Review (núm. 7, pág. 449-465) Tabla 1: Analogía entre biología y psicología Campos biología Objeto estudio Campos psicología Morfología Estructuras Experimental Fisiología Funciones Descriptiva Ontogenia Desarrollo Genética “1) Gran parte de la ‘psicología experimental’ es similar a la morfología. El objetivo bási- co del psicólogo experimental es llevar a cabo un análisis de la estructura de la mente; desenredar los procesos mentales contenidos en la madeja de la conciencia (...) aislar los elementos constitutivos de una determinada formación consciente. La tarea del psi- cólogo experimental es realizar una vivisección que produzca resultados estructurales, HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 211 © Editorial UOC 211 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte en lugar de funcionales. Intenta descubrir, inicialmente, qué es lo que hay, y en qué cantidad; no qué función tiene (...) 2) Pero, además de esta psicología de la estructura, existe una psicología funcional. Podemos considerar la mente, bien como un complejo de procesos configurados y moldeados por las condiciones del organismo físico, bien como nombre genérico de un sistema de funciones del organismo psicofísico. Ambas perspectivas se confunden en muchas ocasiones (...) Mientras que la psicología experimental se ocupa prioritaria- mente de los problemas de la estructura, la ‘descriptiva’, tanto antigua como moder- na, se ocupa de los problemas de la función (...)” Titchener, E.B. (1898). “The postulates of a Structural Psychology”. Philosophical Review (núm. 7, pág. 449-465) Identificaba su psicología estructural con la aproximación experimental, de mayor reputación científica, y la psicología funcional, con una aproxima- ción meramente descriptiva y especulativa. Sin descalificar completamente aquélla, señala que para sustentar la psicología sobre cimientos fuertes, hay que centrarse en los estudios estructurales de los elementos antes de ocuparse de sus utilidades, con lo cual señala la exclusividad de su enfoque en el objetivo de asentar la psicología como ciencia. “Pese a ser más accesible a la investigación, la psicología funcional no se ha elaborado con tanta paciencia, entusiasmo y exactitud científica como la psicología que estudia la estructura de la mente. Es totalmente cierto, y el experimentalista debería estar dis- puesto a aceptarlo, que la psicología ‘descriptiva’ posee muchas cosas valiosas. Pero también es cierto que sus métodos no pueden llevar a resultados científicos (...) creo que no existirán dudas en los que conozcan la evolución de la aplicación del método expe- rimental a los procesos y estados mentales superiores, respecto de que el objeto de inte- rés fundamental ha sido el análisis morfológico y no la indagación de la función (...) las condiciones históricas que imperaban cuando la psicología se transformó en ciencia, hicie- ron inevitable que los problemas se formularan, explícita o implícitamente, como algo estático más que dinámico, y estructural más que funcional (...) el estudio morfológi- co de la mente es el método que mejor sirve para robustecer y sostener la tesis de una psicología científica, independiente de la metafísica (...) la psicología experimental tiene ante sí un largo período de investigación analítica, cuyos resultados directos e indirec- tos servirán en último término, de base a la psicología de la función (...) existe un razo- nable consenso dentro del ámbito experimental en lo relativo a los postulados de una psicología puramente estructural, mientras que entre los psicólogos de la función exis- te un desacuerdo radical (...) las mayores esperanzas para la psicología descansan, en este momento en la continuación del análisis estructural (...)” Titchener, E.B. (1898). “The postulates of a Structural Psychology”. Philosophical Review (núm. 7, pág. 449-465) HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 212 © Editorial UOC 212 Historia de la psicología El primer tercio del artículo ofrece su punto de vista respecto del ámbito y áreas de la ciencia psicológica, y los otros dos respecto de lo que él llama la naturale- za y número de los elementos estructurales de la mente, le interesa descubrir lo que hay en la mente y en qué cantidad, no para qué sirve. “El objeto de este artículo es exponer el estado de opinión actual sobre el problema de los elementos estructurales de la mente, su número y su naturaleza. Comenzaremos por algo que admiten todos (...) parece seguro concluir que tan sólo existen dos procesos últimos, sensaciones y afectos, si bien no debemos olvidar que los primeros, las sensa- ciones, incluyen dos claras subespecies: ‘la sensación’ y ‘la idea’. ¿Cómo podremos dife- renciar estos procesos? ¿Cómo podremos justificar nuestro propósito de considerarlos como los elementos últimos de la mente? Prescindiendo de la función y buscando la respues- ta desde un plano anatómico, se pueden señalar al menos tres criterios válidos. Podemos recurrir a la experiencia y observar qué sensación y afecto son irreductibles en la intros- pección (...) O podemos recurrir a la fisiología. Puesto que la estructura de la mente está condicionada por la organización física, se puede distinguir entre sensación y afecto recurriendo a sus substratos físicos. O podemos buscar una fórmula descriptiva que reúna las características esenciales de ambos procesos (...) implica una familiaridad con los atributos constitutivos de la sensación y del afecto (...) nuestra conclusión es que el elemento afectivo posee cualidad, intensidad y duración; mientras que el sensorial (sen- sación o idea) tiene cualidad, intensidad, duración, claridad y (en algunos casos) extensión. La cualidad es intrínseca e individual, Ia intensidad y la claridad son carac- terísticas ‘relativas’; la duración y la extensión son, probablemente, traducciones extrín- secas estructurales de los términos inferiores de una serie funcional (...)” Titchener, E.B. (1898). “The postulates of a Structural Psychology”. Philosophical Review (núm. 7, pág. 449-465). La psicología debe analizar la estructura de la conciencia para encontrar los procesos elementales, que entran en conexión para constituir cualquier formación consciente. Son elementales porque no pueden ser analizados por introspección en algo más simple. Las sensaciones –que incluyen dos claras subespecies: la sensación y la idea–, elementos característicos de las percepciones; y los afectos, elementos característicos de las emociones. Se diferencian y pueden ser captados en varios aspectos o atributos, cuya enumeración identifica el elemento. Estos procesos con sus atributos con- comitantes, son los elementos de los que se componen todos los eventos mentales, de los que está compuesta la estructura psíquica total, una estructura que progresaba en sucesivas integraciones hacia estados men- tales cada vez más complejos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 213 © Editorial UOC 213 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte En el segundo artículo, reiteró las diferencias entre ambos enfoques, critican- do la utilización que del método introspectivo hacían los funcionalistas: “(...) la introspección, desde el punto de vista estructural, es la observación de un ‘es para’. La introspección sin entrenamiento (funcional) es una introspección, no de los materiales psicológicos, sino de los significados (función lógica) o de los valores (fun- ción ética) (...)” Titchener, E.B. (1899). “Structural and Functional Psychology”. Philosophical Review (núm. 8, pág. 290-299). Las ciencias comparten el mismo objeto, pero lo estudian desde puntos de vista diferentes metodológicamente. Investigadores de ciencias diferentes ofrece- rán descripciones distintas del mismo objeto existencial. Las ciencias fisicoquí- micas estudian la experiencia como funcional o lógicamente interdependiente; la biología como funcional o lógicamente dependiente del entorno físico, y la psi- cología, –como señala Titchener en su libro de 1929 Systematic Psychology: Prolegomena– “(...) funcional o lógicamente dependiente del sistema nervioso, o su equivalente biológico”. En cualquier caso, no relaciona causalmente procesos nerviosos y psíquicos, señala que correlacionan, si bien es previa la existencia del sistema nervioso. “El principio del paralelismo psicofísico afirma que dos conjuntos de eventos, proce- sos nerviosos y procesos mentales, discurren uno al lado del otro, en exacta correspon- dencia pero sin interferencia; son, en última instancia, dos aspectos diferentes de la misma experiencia. Uno no puede ser la causa del otro.” Titchener, E.B. (1909). A Textbook of Psychology. Nueva York: McMillan Co. Los postulados de la psicología estructural definían, así, un sistema de carácter estructural y experimental centrado en el análisis de los conteni- dos de la experiencia. Un sistema que perseguía tres objetivos: describir los hechos de la experiencia, desarrollar una estructura lógica en la que ubicar esos hechos, y conseguir que se reconociese a la psicología como una ciencia con un lugar definido dentro de la institución académica. En el mismo sentido que dejaba para una segunda etapa la atención a las fun- ciones y utilidades de la conciencia, acentuaría la necesidad de distinguir cien- cia de (psico)tecnología; no sólo eran independientes, sino que existía una pri- macía de la primera respecto de la segunda. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 214 © Editorial UOC 214 Historia de la psicología “(...) la psicología en sus manuales se ocupa de la mente normal, humana, adulta, no es ni la ciencia de la salud mental ni la de la mejora mental.” Titchener, E.B. (1916). A beginner’s psychology. Nueva York: McMillan Co. Los ámbitos de aplicación eran reconocidos, pero no incluidos en sus manua- les, todavía era pronto. Pero tampoco tenían cabida quienes no eran capaces de recibir entrenamiento, o no podían o no sabían expresar sus experiencias. En el mismo manual cuando toma en consideración la posibilidad de una psicología animal, afirma su imposibilidad, ya que los sujetos animales son incapaces de hablar, y lo son: “(...) porque no tienen nada que decir (...) si los animales pensaran, podrían induda- blemente utilizar sus órganos vocales para hablar; y puesto que no hablan, no pueden ni tan siquiera pensar.” Titchener, E.B. (1916). A beginner’s psychology. Nueva York: McMillan Co. Luchó activamente por convertir su psicología sistemática en la orientación dominante en el horizonte psicológico norteamericano, oponiéndose decidida- mente a cualquier enfoque teórico alternativo, pero muy especialmente al fun- cionalismo. Objetivos de Titchener en su lucha por una psicología experimental americana Titchener intentó el control de la psicología experimental americana, desde su propio sistema, articulando este fin en cinco objetivos claramente interrelacionados entre sí. 1) Dado el carácter monolingüe de muchos estudiantes de psicología y la escasez de manuales psicológicos en lengua inglesa, comenzó una ambiciosa tarea de traduc- ción para poner a disposición de los mismos obras psicológicas, especialmente de orientación wundtiana y de producción propia –fue un infatigable escritor de manuales. 2) Producir abundante investigación psicológica, dentro de los más estrictos cánones experimentales, y ofrecerlos a la comunidad psicológica a través de una fuente científica periódica. Para ello fue crucial la reestructuración interna de la primera revista psicológica americana, The American Journal of Psychology (1887), pro- movida por su propietario G.S. Hall, quien repartió en 1895 la responsabilidad edi- torial a partes iguales con E.C. Sanford, director del laboratorio psicológico de la Universidad de Clark y wundtiano en sus planteamientos, y con E.B. Titchener, que iría incrementando su dominio sobre la revista con los años, hasta ser editor único HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 215 © Editorial UOC 215 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte entre 1921 y 1925. Numerosos trabajos del laboratorio de Cornell y de otros que trabajaban según el modelo wundtiano aparecieron en las páginas de esta revista, que jugó un papel clave en la difusión de la psicología experimental alemana en EE.UU. 3) Asimilar la nueva psicología con una psicología de laboratorio. El laboratorio se con- vertiría en la fuente básica de datos psicológicos y núcleo de formación personal. Mantuvo el rol del psicólogo como docente e investigador. Esta preocupación se plas- mó en sus manuales de “Psicología experimental” (1901-1905), con los que se for- maron en metodología experimental las primeras generaciones de psicólogos ame- ricanos, con independencia de su orientación teórica. El propio J. Watson, en su autobiografía de 1936, señala que durante sus años en John’s Hopkins utilizó pre- ferentemente los manuales de Titchener en sus cursos de Psicología experimental. 4) Formar y entrenar un amplio número de psicólogos, que actuaron como maestros e investigadores en distintas universidades y laboratorios, extendiendo sus ideas a través de ellos. Con él obtuvieron el grado de doctor 54 psicólogos, con los que man- tuvo estrechos contactos, ejerciendo una autocrática influencia sobre sus vidas y carre- ras académicas. Asimismo, organizó y presidió la “Sociedad de Psicólogos Experimentales” (1904), que sin regirse por normas formales, se reunía las prima- veras de cada año en distintos laboratorios para presentar y discutir las investiga- ciones en marcha; en esta sociedad la palabra “experimental” mantuvo el estricto significado que Titchener le daba, sin incluir aspectos de psicología aplicada, anor- mal, animal o infantil. 5) Establecimiento de una psicología sistemática, de carácter estructural y experimen- tal, centrada en el estudio de los contenidos de la experiencia. Este sistema fue pre- sentado sistemáticamente por Titchener como la nueva psicología experimental, con- trapuesta al resto de psicología americana, de cariz claramente funcionalista. La postura experimenta lista de Titchener Titchener “(...) fue un inglés que representó la tradición psicológica alemana en Estados Unidos (...) nunca se opuso a su maestro en ningún asunto crucial (...) En general los psicólogos norteamericanos y alemanes de la época pensaban que estaban en una batalla cuyo objetivo era lograr que el antiguo territorio cayera bajo una nueva auto- ridad (...) La palabra experimental conservó el significado que Wundt y sus contem- poráneos le habían dado; la psicología aplicada, la anormal, la animal y la infantil, no eran considerados ‘psicología experimental’, aunque recurrieran a la experimenta- ción” Boring, E.G. (1950). A history of experimental psychology. Nueva York: AppletonCenturyCrofts (2.ª ed.) Su intento fracasó, como era fácilmente predecible, y su práctica investigado- ra prácticamente desapareció con él. En realidad, ni el wundtismo ortodoxo ni HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 216 © Editorial UOC 216 Historia de la psicología su positivista y asociacionista versión americana nunca tuvieron nada que hacer en el muy diferente entorno intelectual, cultural, ideológico y social norteame- ricano. Su presunta escuela se diluyó tras su muerte, pero su énfasis en el méto- do experimental y el laboratorio como fuente básica de datos relevantes, fue incorporado por los psicólogos de todas las orientaciones, convirtiéndose en su principal logro. La protesta se dirigió contra las restricciones que intentaba imponer sobre la investigación psicológica su posición sistemática, pero no con- tra el tipo de investigación que estaban llevando a cabo en sus labora- torios. Aunque su sistema no constituye la aportación clave, Titchener sí ocupa un lugar de privilegio en la lucha por hacer de la psicología una tradición disciplinar con identidad propia. Su ideología experimen- talista le llevó a apostar por la técnica experimental y la tecnología de la experimentación en un claro intento por definir la psicología como una disciplina científica. Los psicólogos podían mostrar profundos des- acuerdos entre ellos respecto de cual era la conducta de experimentación más adecuada, pero todos coincidían en considerar el laboratorio como una etiqueta que parecía garantizar el éxito académico, y la necesaria ima- gen de ciencia. 3.3. El funcionalismo en la Universidad de Chicago: definición del funcionalismo como alternativa hegemónica Los compañeros de Dewey en Chicago (y en otras universidades) zanjarían pronto la polémica, con el refrendo pleno de la Asociación Americana de Psicólogos. Titchener, respetado por su rigor y apuesta decidida por el experi- mentalismo, quedaría aislado de los núcleos de poder institucional y sus estudian- tes más destacados irían siendo absorbidos por el frente americano. El funciona- lismo, como señalara repetidamente Angell, dejó de ser “poco más que un punto de vista, un programa, una ambición” para convertirse en una escuela de pensa- miento, precisamente en contraposición al estructuralismo de Titchener. Lo que Titchener estaba atacando no tuvo un nombre hasta que él mismo lo bautizó; como parte de la reacción provocada se produjo un movimiento para formular los prin- cipios funcionales. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 217 © Editorial UOC 217 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte La vitalidad del funcionalismo se vió potenciada por la aducida exclusividad del otro punto de partida para el estudio de la mente, “un punto de vista para muchos estéril y erróneo” puesto que: “(...) el análisis estático de una sección transversal de la conciencia es, o bien descriptivo y, por tanto, estéril para obtener resultados nuevos, o bien es hipotético y, por ello, posi- blemente mitológico. Este es el defecto esencial y el dilema de la psicología estructural.” Baldwin, J.M. (1904). “The genetic progression of psychic objects”. Psychological Review, (núm. 11, pág. 216-221). “Los psicólogos han dedicado hasta ahora la mayor parte de su energía a investigar las estructuras de la mente. Sin embargo, recientemente, se ha manifestado una disposi- ción a tratar con sus fases funcional y genética. Determinar cómo se desarrolla la con- ciencia y cómo funciona se percibe como más importante que descubrir sus elemen- tos constitutivos.” Angell, J.R. (1904). Psychology: An introductory study of the structure and function of the human consciousness. Nueva York: Holt. La psicología funcional criticará tanto el carácter artificial y restrictivo que supone la consideración estática de la mente, como ’’un momento de concien- cia’’, cuanto la exclusión del aspecto práctico y dinámico de la mente. Va a plantear como cuestiones básicas las respuestas a las preguntas ¿qué hace la mente , ¿cómo lo hace y ¿para qué lo hace , alternativa dinámica a la cuestión básica del estructuralismo sobre los contenidos de los que cons- ta la conciencia. Situación de la experimentación en EE.UU. El análisis de la literatura circulante en aquel período permite constatar que, en los dos últimos años del siglo XIX, “una cuarta parte de los artículos experimentales apareci- dos en EE.UU. se ocupaban explícitamente de la aplicación de los principios psicoló- gicos a temas prácticos; una cuarta parte de todos los sujetos experimentales eran niños o adolescentes; una cuarta parte de las investigaciones publicadas eran fisioló- gicas en su origen. Los patrocinadores del experimentalismo que definían la psicolo- gía como el análisis introspectivo de la mente adulta normal tenían motivos para alar- marse. Menos de la mitad de los experimentos utilizaban sujetos humanos adultos. Tan sólo una cuarta parte de los experimentos publicados se ocupaban de los procesos mentales superiores, y menos de la mitad utilizaban análisis introspectivos.” Bruner, J. y Allport, G. (1940). “Fifty years of change in American Psychology.” Psychological Bulletin, (37, 757-776). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 218 © Editorial UOC 218 Historia de la psicología Propone la idea de la mente como un conglomerado, no de elementos o estructuras, sino de actividades, operaciones o funciones que permiten afron- tar individualmente situaciones del mundo real. Un ejemplo que puede cla- rificar ambos planteamientos es el estudio de la sensación, donde, desde una orientación estructuralista, se pretendía determinar el número y tipo de los diver- sos materiales sensoriales existentes, y desde una perspectiva funcionalista se intentaba determinar las características diferenciales de cada actividad sensorial según sus diferentes modos de funcionamiento. El estudio correcto no puede realizarse aislando un momento de conciencia, sino que requiere la explicación del porqué (causas) y del cómo (condiciones) en que se experimentó dicha sen- sación. Resalta, además, la dimensión práctica o útil de la mente, instancia res- ponsable de facilitar la adaptación, acentuando la necesidad de tomar en consideración el para qué de los procesos mentales. A partir del interés de los psicólogos por el funcionamiento de un organismo en su medio, comenzaron a plantearse las posibles aplicaciones de la psicología. Así, el funcionalismo, posibilitó el rápido desarrollo de la psicología aplicada y la comparada en EE.UU. El primer año del siglo XX lo cerraba el presidente de la American Pschological Asociation, afirmando que para él la psicología no era una ciencia de contenidos, sino “la ciencia de la función mental” (Jastrow, 1901). No sólo fue la postura ofi- cial de la Asociación, como muestran los distintos discursos presidenciales, sino también la postura dominante en la psicología americana en general. 3.3.1. James Rowland Angell define el funcionalismo Angell fue alumno de Dewey en la Universidad de Michigan, recibiendo de aquél una poderosa influencia. Afirmaba, como antes hiciera Titchener, que no se tra- taba de posturas antagónicas, sino más bien complementarias. “(...) toda persona familiarizada con la psicología actual debe reconocer como obvio que, dentro de la distinción que acabamos de describir, existen categorías psicológicas primariamente estructurales –tales como el afecto y la imagen– y otras que inmedia- tamente sugieren relaciones funcionales explícitas –como, por ejemplo, la atención y HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 219 © Editorial UOC 219 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte el razonamiento–. De hecho, mientras mantengamos el sentido actual de los términos estructural y funcional, parece claro que todo hecho mental puede ser considerado desde ambos puntos de vista, desde la perspectiva de una descripción de sus contenidos detectables, y desde el de la actividad mental característica que la diferencia de otras formas de proceso mental. En la práctica, nuestros autores psicológicos combinan estas dos empresas de un modo un tanto indiscriminado (...) La psicología funcional en estos momentos es poco más que un punto de vista, un programa, una ambición; su vitalidad procede de la protesta contra la excelencia exclusiva de otro enfoque sobre la mente que está iniciándose. En estos momentos, el funcionalismo, antes de conver- tirse en un sistema respetable y ortodoxo, disfruta de la fuerza característica de cual- quier tipo de protesta.” Angell, J.R. (1907). “The province of functional psychology”. Psychological Review, (núm. 14, pág. 61-91). Datos biográficos de J.R. Angell J.R. Angell (1869-1949) se formó en Michigan, donde recibió un fuerte influjo de Dewey. Luego fue a Harvard, donde trabajó con James, y a Berlín con Ebbinghaus. En 1894 se trasladó a Chicago por invitación de Dewey, donde permaneció hasta 1920, dirigiendo laboratorio y departamento, convirtiéndose en decano en 1911. En 1921 ocupó la presidencia de la Universidad de Yale, donde permaneció hasta su retirada, fundando un Instituto de Psicología, que se convertiría más tarde en el Instituto de Relaciones Humanas. Su periodo clave fue el de Chicago. Durante el mismo se conce- dieron más de 50 doctorados, entre los que destacan los de Mead, Judd, Freeman, Watson, Carr, Downey, Peterson, Bingham, Rahn, Faris, Robinson, Hunter y Thurstone. Pese a todo, no tarda en definir su propia postura. “(...) Después de todo, dentro de la manzana de la discordia estructura-función hay un acuerdo pequeño, pero sustancioso. Por esta razón, y también porque creo que es muy útil el análisis de la vida mental en sus formas elementales, respeto y confío en muchos de los trabajos de mis amigos estructuralistas. Pero cuando ellos utilizan el término estruc- tural contraponiéndolo a funcional para definir su credo científico, creo que se acer- can peligrosamente a un enfrentamiento abierto (...) una primera concepción de la psi- cología funcionalista (...) es la que defiende que el problema funcional es descubrir el cómo y el porqué de los procesos conscientes, más que determinar los elementos irre- ductibles de la conciencia y sus modos característicos de combinación (...).” Angell, J.R. (1907). “The province of functional psychology”. Psychological Review, (núm. 14, pág. 61-91). Angell comenzó a construir la plataforma funcionalista poco después de comenzar el siglo XX. Así, en 1903, analizaba las relaciones que las psicologías HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 220 © Editorial UOC 220 Historia de la psicología estructural y funcional mantenían con la filosofía. Allí comenzaba realizando una crítica durísima a uno de los postulados centrales del estructuralismo, afir- maba, que la sensación como elemento independiente era un mero postulado, puesto que la conciencia no está constituida por unidades discretas que se aso- cian entre sí. Diferencia la psicología estructural y la psicología funcional en tres aspectos fundamentales: “Debemos considerar al funcionalismo 1) como la psicología de las operaciones men- tales, en contraposición a la psicología de los elementos mentales; o dicho de otro modo, la psicología del cómo y del porqué de la conciencia” (Angell, 1907). La tarea del psicólogo funcional es descubrir cómo actúa un proceso mental, qué es lo que rea- liza y en términos de qué condiciones particulares se produce. Pretende discernir y describir las operaciones típicas de la conciencia en las condiciones de la vida real; “(...) el problema funcional es descubrir el cómo y el porqué de los procesos conscien- tes, más que determinar los elementos irreductibles de la conciencia y sus modos carac- terísticos de combinación (...) la respuesta a la pregunta ‘qué’ implica las respuestas a las preguntas ‘cómo’ y ‘porqué’ . Angell, J.R. (1907). “The province of functional psychology”. Psychological Review, (núm. 14, pág. 61-91). Como veis, Angell invierte el orden propuesto por Titchener. El funcionalismo es la psicología de las utilidades fundamentales de la conciencia. La función básica de la mente es la “acomodación del orga- nismo frente a lo nuevo”, lo que lleva al psicólogo a estudiar los proce- sos mentales, no de forma aislada, sino como partes de la más amplia corriente de fuerzas biológicas1, y como parte del movimiento de la evo- lución orgánica. La conciencia se sitúa entre el ambiente y las necesida- des del organismo; es activa y siempre cambiante; y no puede inmovili- zarse a fin de poder determinar su estructura; un momento de la conciencia perece mientras que las funciones mentales permanecen. 1. Angell acentúa la disparidad que existe respecto del concepto de estructura entre la biolo- gía y la psicología, indicando que no existe ningún elemento psicológico similar a la célu- la. La célula puede ser aislada, y su existencia demostrada, algo que no ocurre con la sen- sación, un presunto elemento que, en realidad, es un puro artefacto una vez se le se separa del flujo de procesos. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 221 © Editorial UOC 221 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Dado el alcance biológico de la mente, supone la existencia de una interacción entre lo físico y lo mental, del mismo tipo que la que existe entre las fuerzas del mundo físico. Se opone al dualismo y a toda visión epifenomenalista, sostenien- do que para el psicólogo se trata de una “distinción metodológica, más que meta- físicamente existencial”. Estima que no existe una distinción real entre mente y cuerpo; son entidades diferentes, pero que pertenecen al mismo orden, y por tanto existe una fácil comunicación entre ellos. El funcionalismo frente a la relación mente-cuerpo “(...) el funcionalismo (...) es una Psicología que constantemente reconoce y urge la importancia esencial de la relación mente-cuerpo para toda apreciación justa y global de la vida mental” (Angell, 1907). Es una forma de psicofísica puesto que “(...) su inte- rés principal radica en la determinación de las relaciones mutuas existentes entre las porciones física y mental del organismo (...)”, y en la relación global de ese organis- mo con su entorno Angell, J.R. (1907). “The province of functional psychology”. Psychological Review, (14, 61-91). 3.3.2. El funcionalismo se diversifica Progresivamente, la disputa se centró en cuestiones de metodología y uso, siendo de nuevo representantes de Cornell y Chicago los principales conten- dientes. Quizá el último gran momento del enfrentamiento tuvo lugar en el intento por clarificar el significado del término función, respecto del cual se cri- ticó una utilización inconsistente y vaga. El americano Ruckmick en 1913 realizó una amplia revisión, examinan- do 15 manuales, del uso del término función. Esa revisión le permitió señalar que todos los usos de la palabra función podían agruparse en dos tipos: bien como sinónimo de actividad mental (llamándose funciones a todas las actividades mentales, tales como, ver, oír, percibir, imaginar, recordar etc.), bien para designar la utilidad de una actividad para el orga- nismo, en cuanto que sirve para algún fin, acentuando que, algunos fun- cionalistas, lo usaban en ambos sentidos. Este empleo dual del término per- mitía hablar de la función de una función, con lo que se incrementaba la confusión e inconsistencia del término. Mientras Dallenbach, en 1915, bus- caba las raíces del término y de su uso en la psicología americana, apun- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 222 © Editorial UOC 222 Historia de la psicología tando que el funcionalismo era tan sólo una extensión de la vieja y des- fasada psicología de las facultades, y que incluso podía remontarse a la fre- nología; textualmente afirmaba que “la frenología es la matriz desde la que deriva nuestro término”. No sería ahora J.R. Angell, ya presidente de la Universidad de Yale, sino su suce- sor al frente del Departamento de Psicología en la Universidad de Chicago, H.A. Carr (1873-1954) quien respondería a estas nuevas críticas. Arguyó que los dos usos habituales del término ”función” (como sinónimo de actividad mental y para desig- nar la utilidad de una actividad para el organismo) no eran incompatibles, y que de hecho no representan significaciones diferentes y que, además, tampoco era un absurdo hablar de “la función de una función”. Señala que utilizándolo en sen- tido matemático, pueden reducirse los dos usos del término a uno: “Si un matemático dice que Y es una función de X, afirma que el término X está en una relación contingente con Y sin especificación en cuanto a la ulterior naturaleza de esa relación. Creo que los psicólogos usan el término función siempre que tratan de una relación contingente, prescindiendo de que también la relación sea de acto y estructura, de causa y efecto, o de medio y fin. Una relación contingente y una rela- ción funcional son expresiones sinónimas.” Carr, H. (1930/1965). “La Psicología Funcionalista”. En H. Carr, W. McDougall y G.S. Brett, Psicología del “Acto”. Psicología Funcionalista. Psicología Hórmica. Buenos Aires: Paidós. Considera el término función como una relación de contingencia, sin darle un matiz explicativo, por ello establece que la psicología es el estudio de las relacio- nes funcionales o contingentes entre eventos antecedentes y consecuentes. Más sobre el término función Esos mismos empleos del término pueden hallarse en Fisiología, donde la palabra fun- ción designa, en ocasiones, una actividad como en el caso de la respiración o la diges- tión y, en otras, la utilidad de una actividad como cuando se dice que la función de la respiración es suministrar oxígeno a la sangre o eliminar productos de deshecho. “La psicología funcional fue, así, práctica y utilitaria en su espíritu y sus objetivos. Estudió los usos y utilidad de los procesos conscientes y estuvo muy interesada en el desarrollo de los variados campos de aplicación: psicología educacional, industrial, patológica, higiene mental, etc.” Carr, H. (1930/1965). “La Psicología Funcionalista”. En H. Carr, W. McDougall y G.S. Brett, Psicología del “Acto”. Psicología Funcionalista. Psicología Hórmica. Buenos Aires: Paidós. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 223 © Editorial UOC 223 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Para él, la psicología es el estudio de la actividad mental, un nombre gené- rico que designa operaciones tales como la percepción, la memoria, la imaginación, el razonamiento, el sentido, el juicio y la voluntad. La función de esa actividad mental es adquirir, fijar, retener, organizar y evaluar la experiencia, para su subsecuente utilización en la dirección de una conducta adaptativa. Entiende el acto adaptativo como una respuesta de un organismo frente a un entorno físico y/o social, que satisface las condiciones motivantes o estimulares, posibilitantes de aquél. Cada acto tiene tres fases: un estímulo motivador, que per- manece relativamente persistente hasta que el organismo reacciona de forma tal que aquél pierde su efectividad, por tanto activa y dirige la acción; una situación sensorial u objeto estimulante que determina también la dirección de la conduc- ta, y que es nombrado como incentivo o meta; y, por último, una respuesta que modifique la situación de tal modo que satisfaga las condiciones que la pusieron en marcha, culminando el proceso. Una vez puesta en marcha, la actividad con- tinúa hasta que las condiciones motivantes y el estímulo motivador pierden su efectividad. No obstante, no acepta un planteamiento teleológico, un acto adap- tativo se explica en términos de los estímulos motivadores y de la situación sen- sorial, condiciones inmediatas precedentes y concomitantes, pero nunca en tér- minos de sus consecuencias ulteriores. La relación mente-cuerpo según Carr “No negamos la validez de este problema, pero afirmamos que es un problema meta- físico o filosófico que no pertenece al dominio de una ciencia empírica o natural” Carr, H. (1930/1965). “La Psicología Funcionalista”. En H. Carr, W. McDougall y G.S. Brett, Psicología del “Acto”. Psicología Funcionalista. Psicología Hórmica. Buenos Aires: Paidós. Defiende, al igual que Angell, la naturaleza psicofísica de las operaciones men- tales, pero frente al interaccionismo de aquél, defiende un enfoque de doble aspecto perspectivista. Las operaciones mentales son procesos psicofísicos, psíqui- cos en tanto implican un autoconocimiento de esa actividad (son experienciados), y físicos en tanto que son reacciones de un organismo. No intenta explicar esa relación, la acepta como una cuestión de hecho. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 224 © Editorial UOC 224 Historia de la psicología 3.3.3. El Funcionalismo norteamericano. Características generales Pero por encima de la diversidad teórica del funcionalismo, existían unos planteamientos básicos, comunes y compartidos por todos aquellos que se deno- minan funcionalistas: 1) Oposición a un exclusivista centramiento en los elementos de la con- ciencia, por artificial, estático, restrictivo y estéril. 2) Amplían la investigación a todas las operaciones de la mente respon- sables de las conductas. La función esencial de los procesos mentales era ayudar al organismo a adaptarse al ambiente en la constante lucha de éste, como individuo (y de la especie a su través), por la supervivencia. Así, el objeto de estudio de la psicología lo constituyen los actos o funciones, y sus finalidades. Se enfatiza el “porqué”, el “para qué” y el “cómo”, en detrimento del “qué”. 3) Resaltan el papel de la motivación y las emociones. Puesto que un orga- nismo actuará de modo diferente en los mismos ambientes en función de sus necesidades, éstas deben comprenderse antes de comprenderse la con- ducta de dicho organismo. 4) Énfasis en la lucha por la supervivencia dentro de la tradición bioló- gica evolucionista. Se interesan por la determinación, medición y estudio de lo que diferencia a los individuos entre sí, más que en tratar de deter- minar lo común. Su biologismo, consonante con valores sociales domi- nantes, les llevó a abrazar el darwinismo social. 5) Junto a los procesos mentales y la experiencia, incorporan explícitamen- te los comportamientos manifiestos como objetos legítimos de estu- dio. Amplían, pues, el objeto de estudio de la psicología para incluir la investigación con animales, niños, salvajes, o humanos patológicos. 6) Adoptan un modelo E-O-R, bien expresado en el recurso al estudio de rela- ciones contingentes o funcionales. Junto a los ámbitos de estudio clásicos (sen- sación percepción, atención), tanto los procesos cognitivos superiores (pen- samiento, inteligencia, lenguaje, resolución de tareas ...), como los aspectos dinámicos (p.ej. instintos, motivos, emociones e impulsos), y sociales adquie- ren protagonismo, y ello tanto en sujetos humanos como animales. 7) En consecuencia, también amplían la metodología (métodos subjetivos y objetivos), incluyendo todas las técnicas (p.ej. introspección, instrumen- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 225 © Editorial UOC 225 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte tos y aparatos dispensadores de estímulos o creadores de situaciones, datos de registros fisiológicos, registros de conductas, tests) que se mostrarán efectivas para ofrecer información sobre dicho objeto de estudio (eclecti- cismo metodológico). El mejor método para usar dependerá del problema concreto que haya que investigar. 8) Mantienen explícita la diferencia entre procesos de conciencia y sus con- diciones y correlatos orgánicos, existiendo diferencias respecto a las solu- ciones ontológicas propuestas para este dualismo. Se decantan general- mente hacia una solución de tipo metodológico, que aparca la explicación de la posible relación entre ambos en el mundo de la filosofía. 9) Pretensión de convertir la psicología en una ciencia práctica cuyo obje- tivo fuera mejorar la vida humana en todas y cada una de sus facetas. Si, inicialmente, fue el ámbito educacional el gran beneficiado, pronto hubo una diversificación de actuaciones. El funcionalismo ha cubierto las expectativas de sus primeros apóstoles. No llegó a constituirse como una escuela formal de psicología, pero ha sido el punto de vista dominante de toda la psicología estadounidense, e inclu- so europea. La perspectiva funcionalista actualmente forma parte de las bases teóricas de casi todas las psicologías. Su gran éxito, en completa armonía con sus objetivos, fue que su orientación general y muchos de sus intereses, prácticas y métodos llegaron a establecerse como parte del patrimonio común de la psicología. Quizá por ello, el funcionalismo como punto de vista sistemático pero infor- mal, más que como escuela en el sentido escolástico del término, no haya muer- to, como lo hizo el estructuralismo. Para algunos fue desplazado y para otros fue absorbido por la corriente conductualista, tan radical y agresiva en algunos de sus proponentes, como John B. Watson. Pero incluso en este caso, no se debe olvi- dar que el propio Watson escribió que el conductismo era el único funcionalis- mo lógico, consistente y eficaz. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 226 © Editorial UOC 226 Historia de la psicología 4. El conexionismo de Thorndike Gabriel Ruiz, Natividad Sánchez y L. Gonzalo de la Casa 4.1. Contexto general La obra científica de Thorndike acompañó un proceso histórico de enorme expansión institucional y profesional por el que la psicología acabó convirtién- dose, como habéis visto en los capítulos II y III, en uno de los pilares sobre los que se constituyó la sociedad norteamericana moderna. Los psicólogos se vieron envueltos durante estos años en la renovación de la sociedad estadounidense que demandaba a las ciencias, y también a la psicología, un compromiso en la reconstrucción social producto de los conflictos bélicos que acaecieron en la pri- mera mitad del siglo XX. La psicología también cambió durante esta época. Se fundaron laboratorios, revistas, asociaciones profesionales. Se anunció el advenimiento de nuevos paradig- mas y la muerte de otros. Se produjeron las primeras migraciones de psicólogos euro- peos hacia el nuevo mundo. La psicología se convirtió en un asunto social a la misma velocidad en que la sociedad se convirtió en un asunto psicológico. La figura de Thorndike siempre ha destacado entre los psicólogos norteame- ricanos como uno de los referentes más claros, permanentes y respetados. Ello fue así porque en su carrera sobresalieron como características básicas la confianza en la metodología experimental, la simplicidad conceptual, el rigor y la consis- tencia interna de sus ideas teóricas. En su conjunto, la obra de Thorndike podría caracterizarse como funcio- nalista, porque se interesó por el aprendizaje, y asociacionista, porque entendió que la vida mental podía explicarse en términos de un conjun- to de asociaciones que se establecían en el sistema nervioso. Sin embar- go, defendió un tipo de asociacionismo muy característico, ya que plan- teaba que el resultado del aprendizaje era el establecimiento de conexiones entre una situación y una respuesta, de ahí que él mismo calificara a este punto de vista como conexionista. Aunque él nunca se consideró a sí mismo como tal, Thorndike fue decisivo para el surgimiento del conductismo, en primer lugar, porque fue el introductor del esquema estímulo-respuesta (E-R), en segundo lugar, porque inventó la caja pro- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 227 © Editorial UOC 227 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte blema, una situación experimental que permitía el estudio objetivo del aprendiza- je y, en tercer lugar, porque estudió un tipo muy concreto de aprendizaje, el apren- dizaje por ensayo y error o aprendizaje instrumental, en el que el papel jugado por las consecuencias de la conducta, la recompensas y los castigos, era fundamental. 4.1.1. Biografía intelectual de Edward L. Thorndike Edward Lee Thorndike nació el 31 de agosto de 1874 en Williamsburg (Massachusetts) y murió el 9 de agosto de 1947 en Montrose (Nueva York). Sus primeros años de formación universitaria (1893-1895) transcurrieron en la Universidad Wesleyan (Connecticut). Allí, en las clases de filosofía estudió, entre otros, a William James (1842-1910). La gran impresión que le produjo la lectura de los Principios de Psicología de James, que leyó con motivo de un certamen lite- rario, le animó a estudiar psicología y a ir a Harvard en busca de los cursos del eminente psicólogo norteamericano. Comienza entonces un segundo período de formación (1895-1897) especial- mente influenciado por las enseñanzas de James. En Harvard, se encuentra con R.S. Woodworth (1869-1962), con el que iniciará una amistad y una colaboración científica que creció durante los años que ambos pasaron posteriormente en Columbia. En las clases de James, Thorndike estudió el libro de W. Wundt (1863) Lecciones sobre el alma humana y animal. Además de estudiar a Wundt, James dis- cutía y criticaba las ideas evolucionistas de Herbert Spencer (1820-1903). Por esta época, Thorndike comenzó a interesarse por realizar investigación con animales y emprendió un trabajo sobre los aspectos inteligentes e instintivos de la conduc- ta de los pollos en el sótano de la casa de James. Durante 1896 ocurrieron dos hechos que podrían haber influido en el joven Thorndike, aunque en ninguno de los dos casos disponemos de pruebas claras sobre su presencia en los mismos. En primer lugar, uno de los más reputados psicólo- gos comparativos del momento, Conwy Lloyd Morgan (1852-1936), fue invita- do a Boston para impartir las “Conferencias Lowell” y para asistir a un simposio sobre evolución emergente en el que participaron también James Mark Baldwin (1861-1934) y Thomas Wesley Mills (1847-1915) –quien con el tiempo llegaría a ser muy crítico con la aproximación de Thorndike al estudio de la inteligencia animal–. En segundo lugar, a finales de 1896, la American Psychological Association celebró su reunión anual en Cambridge y Boston, y es interesante hacer notar que precisamente en esta reunión T.W. Mills habló de psicología animal. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 228 © Editorial UOC 228 Historia de la psicología Tras concluir sus estudios en Harvard (1897), marchó a la Universidad de Columbia para finalizar su doctorado (1897-1898). Allí comenzó para Thorndike una intensa época de trabajo experimental que culminaría en 1898 con la publi- cación de su tesis doctoral Inteligencia animal: Un estudio experimental de los pro- cesos asociativos en animales, realizada bajo la dirección de James McKeen Cattell (1860-1944). Cuando finalizó sus estudios de doctorado, Thorndike pasó un año (1898- 1899) impartiendo un curso sobre educación en el Western’s Reserve College for Women (Cleveland). A partir de entonces nunca abandonará el campo de la psi- cología educativa, área en la que extenderá gran parte de los conceptos que había desarrollado en sus estudios previos y de la que llegará a ser uno de los científi- cos más influyentes de su época. En 1899, se incorporó como profesor de Psicología Genética y de Higiene escolar al Teacher’s College de la Universidad de Columbia. El resto de su carre- ra académica, hasta 1940, año de su jubilación, transcurrirá en dicha institución, de la que llegará a ser catedrático de Psicología educativa, así como director del Instituto de Investigación Educativa, que se fundó el 10 de febrero de 1921 al ampa- ro del enorme prestigio adquirido por Thorndike. Este período de la vida cientí- fica de nuestro autor estuvo marcado por un amplio campo de intereses. Por una parte, continuó con sus trabajos en psicología animal y realizó expe- rimentos con peces y con monos, mostrando un interés especial en investigar las capacidades imitativas de estos últimos. Sin embargo, esta eclosión de tra- bajos con especies no humanas, no suscitó el interés de los miembros de Columbia, lo que marcó el final de sus estudios comparativos de Thorndike. Más tarde, en 1911, Thorndike recopiló en un volumen sus trabajos de investigación con animales. Por otra parte y a partir de este momento, los esfuerzos de Thorndike se cen- trarán en los temas de investigación más queridos por Cattell: diferencias indi- viduales, medidas mentales, educación, etc. Se inaugura así una extensa y produc- tiva etapa en la vida de Thorndike en la que escribirá sobre psicología infantil; investigará sobre los efectos de la transferencia del aprendizaje; analizará cuan- titativamente las diferencias individuales; desarrollará diversas pruebas psicoló- gicas; editará libros de texto escolares fundamentados en sus principios psicoló- gicos; publicará diccionarios; se acercará al estudio de la naturaleza humana y la sociedad; y, por encima de todo, le dará forma y contenido al campo de la psi- cología educativa, a la que fundamentará científicamente en el marco de su sis- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 229 © Editorial UOC 229 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte tema psicológico. Póstumamente, en 1949, apareció una recopilación de sus prin- cipales escritos con el significativo título Selected writing from a connectionist’s psychology. 4.2. Aportaciones fundamentales 4.2.1. El aprendizaje por ensayo y error Thorndike inició sus estudios sobre aprendizaje animal en el contexto de los trabajos que habían realizado los primeros psicólogos comparativos británicos sobre la inteligencia animal, especialmente George J. Romanes (1852-1936), y Conwy L. Morgan. Sin embargo, mostró muy pronto su desacuerdo con ellos porque sus trabajos eran de carácter observacional y el número de animales estudiado era bas- tante pequeño. Este tono crítico y la actitud escéptica que Thorndike había mostrado ante sus predecesores alcanzaron su punto culminante en su tesis doctoral. En este traba- jo dirigió su atención al estudio experimental de la inteligencia animal, trasladan- do al laboratorio el problema que había estado preocupando a los primeros psi- cólogos comparativos británicos. Sin embargo, el acercamiento de Thorndike a esta cuestión diferirá notablemente del de Romanes o Morgan, al rechazar explí- citamente cualquier analogía con el psiquismo humano y centrarse en el estudio del aprendizaje. Una vez que ha definido el ámbito de su trabajo, Thorndike critica el anec- dotalismo previo, se lamenta de la poca investigación que los autores más rele- vantes de este campo habían realizado y de la gran confusión en la que él mismo se encontraba. Dicha situación había llevado a lo que él mismo calificó como “la psicología anormal o supernormal de los animales”: una literatura científica no basada en el estudio experimental sino en la analogía del psiquismo animal con el psiquismo humano, que no repetía sus observaciones, que se fundamentaba en el estudio de casos únicos y en la que se desconocía la historia previa de los sujetos. Frente a esto, lo que Thorndike propuso fue un estudio experimental de los procesos asociativos animales observando y cuantificando su conduc- ta en situaciones de laboratorio que permitieran un control de las condi- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 230 © Editorial UOC 230 Historia de la psicología ciones y aseguraran la replicabilidad de los resultados. Para ello, eligió preparaciones experimentales adecuadas a las especies que estudió, bus- cando siempre que fueran simples e instructivas respecto a la conducta observada. Así, Thorndike observó la conducta de gatos y perros en sus famosas “cajas pro- blema” y la de los pollitos en “corrales” (laberintos) construidos con libros. Todas estas situaciones consistían en: “... poner animales hambrientos dentro de un recinto del que tenían que escapar por un acto muy sencillo, tal como tirar de un lazo de cuerda, presionar una palanca o pisar una plataforma. (...) la comida fue dejada a la vista en el exterior (...) y se mantuvo un registro del tiempo que estuvo en la caja antes de la ejecución del tirón, arañazo o mordisco exitoso.” Thorndike, E.L. (1911). Animal Intelligence. Experimental Studies. N.Y. MacMillan (pág. 26). Cuando el animal fracasaba en la realización de la conducta que le permitía escapar, era retirado por el propio Thorndike tras un tiempo suficiente, sin reci- bir ningún alimento. Thorndike utilizó diferentes “cajas-problema”. Cada una ellas disponía de uno o más mecanismos diferentes que cuando eran operados correctamente por el animal le permitían escapar. A su vez, los corrales tenían una o más salidas o disponían de planos inclinados que permitían a los pollitos sortear la altura de los distintos obstáculos. Lo que Thorndike observó y registró en cada uno de los experimentos reali- zados fue un proceso de adquisición gradual de la conducta adecuada, sorpren- dentemente similar en todos los casos: “Cuando se puso al gato en la caja mostró signos evidentes de malestar y un impulso de escapar del confinamiento. (...) araña y muerde las barras y el alambre; saca sus patas por cualquier abertura y araña todo lo que alcanza (...). No presta mucha atención a la comi- da, simplemente parece esforzarse instintivamente por escapar del encierro. (....) El gato que está arañando por toda la caja en su lucha impulsiva arañará probablemente la cuer- da, el lazo o el botón para abrir la puerta. Y gradualmente el resto de los impulsos no exi- tosos se acaban y el impulso particular que lleva al acto exitoso se estampará por el pla- cer resultante, hasta que, tras muchos ensayos, el gato arañará inmediatamente el botón o el lazo de una forma concreta en cuanto sea puesto en la caja.” Thorndike, E.L. (1911). Animal Intelligence. Experimental Studies. N.Y. MacMillan (pág. 35-36). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 231 © Editorial UOC 231 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Thorndike representó en una gráfica las latencias de escape de los sujetos en cada ensayo. A estas gráficas las denominó “curvas de tiempo”, y encontró que la forma de las mismas era muy parecida en todos los casos: un descenso gradual de los tiempos. De hecho, entendió que la pendiente de la curva era una medi- da directa del progreso de la asociación: “(...) Considerando la pendiente general, es por supuesto aparente que un descenso gra- dual (...) representa una asociación difícil; mientras que un descenso brusco (...) repre- senta una asociación muy fácil”. Thorndike, E.L. (1911). Animal Intelligence. Experimental Studies. N.Y. MacMillan (pág. 42). Thorndike concedió gran importancia a la suavidad o brusquedad de sus curvas de aprendizaje: si la razón o la inteligencia intervenían en esta situación debería obser- varse un descdenso brusco de las latencias de escape; por el contrario, el descenso suave o progresivo constituía una prueba de que no intervenía el razonamiento en el proceso de aprendizaje: “(...) si en un acto complejo, una serie de actos, o en un acto mal definido se encuen- tra una consumación súbita del proceso asociativo, se podría muy bien afirmar que la razón estuvo trabajando. Actualmente, los valores de los casos registrados no muestran tal fenómeno.” Thorndike, E.L. (1911). Animal Intelligence. Experimental Studies. N.Y. MacMillan (pág. 74). A los resultados anteriores debemos añadir otros aspectos de la investigación de Thorndike que, aunque menos recordados, no son de menor importancia. Entre ellos destaca especialmente el no haber encontrado evidencia de apren- dizaje por imitación: ninguno de sus animales aprendió observando a otro, ni siquiera fue esto cierto en el caso de los primates –algo que los primeros psicólo- gos comparativos británicos habían dado por supuesto–. Este último hecho le llevó a reconocer la existencia de una diferencia fundamental entre el psiquismo animal y el humano: “(...) Hemos resuelto que la forma fundamental del intelecto y los procesos de asocia- ción en animales requieren de la experiencia personal del animal en todos sus ele- mentos. No puede enseñarse la asociación exponiendo a ella pasivamente al animal o dándole la oportunidad de imitar.” Thorndike, E.L. (1911). Animal Intelligence. Experimental Studies. N.Y. MacMIllan (pág. 149). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 232 © Editorial UOC 232 Historia de la psicología La implicación más importante de este hecho era que para Thorndike, los pro- cesos asociativos animales no estaban compuestos de ideas, como ocurría en la especie humana, sino de conexiones entre impresiones sensoriales e impulsos para actuar, conexiones que se fortalecían gradualmente gracias al placer resul- tante de las acciones del sujeto. A partir de los resultados anteriores, Thorndike desarrolló una concepción de la inteligencia animal en términos de aprendizaje de conexiones estímulo- respuesta (E-R). Para Thorndike, toda la conducta era el resultado de un for- talecimiento progresivo de los vínculos E-R gracias al ejercicio o repetición de la respuesta y al efecto que ejercía sobre dicha asociación el placer resul- tante. Es preciso señalar que Thorndike definió molarmente los conceptos de estí- mulo y respuesta. Así, el estímulo era la situación (la caja-problema) y la respues- ta exitosa aquella que permitía operar los resortes adecuados para escapar de la misma. El hecho de que se vinculara una respuesta concreta a una situación con- creta se debía al aprendizaje, al establecimiento de una conexión E-R que surgía y se fortalecía progresivamente cuando las acciones existosas iban seguidas de con- secuencias placenteras. 4.2.2. Las leyes del aprendizaje A partir de sus estudios y de los análisis que hemos visto anteriormente, Thorndike propuso un conjunto de leyes que explicarían cualquier conducta, incluidas las más complejas de nuestra especie. Entre dichas leyes destacan muy especialmente la ley del efecto, cuya denominación apuntaba a la impor- tancia de las consecuencias en el aprendizaje, y la ley del ejercicio, en la que se otorgaba a la práctica (al uso y al desuso) un papel importante en el aprendizaje.Veamos cómo formuló Thorndike ambas leyes: En el caso de la ley del efecto, el texto dice lo siguiente: “De las muchas respuestas dadas a la misma situación, las que vayan acompañadas o inmediatamente seguidas de satisfacción para el animal en igualdad de condiciones se conectarán más firmemente; de manera que cuando ésta vuelva a presentarse, volve- rán a presentarse con toda probabilidad.” Thorndike, E.L. (1911/1996). “Leyes e hipótesis para la conducta”. En José M. Gondra (comp.), La Psicología Moderna. Bilbao: DDB (pág. 236). HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 233 © Editorial UOC 233 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Esta ley tenía también una versión negativa, es decir, una que se refería no al fortalecimiento sino al debilitamiento de las conexiones (por el castigo). Su texto es el siguiente: “Las respuestas que van acompañadas o seguidas de insatisfacción para el animal (...) sufrirán un debilitamiento, de modo que cuando vuelva a darse la situación, dichas res- puestas serán muy poco probables” Thorndike, E.L. (1911/1996). “Leyes e hipótesis para la conducta”. En José M. Gondra (Comp.), La Psicología Moderna. Bilbao: DDB (pág. 236). A pesar de que en los enunciados anteriores Thorndike utilizaba términos tan subjetivos como los de “satisfacción” e “insatisfacción”, su definición de los mismos fue completamente objetiva: lo satisfactorio era lo busca- do por el animal y lo insatisfactorio era lo que evitaba. El enunciado de la ley del ejercicio decía lo siguiente: “Toda respuesta a una situación, en igualdad de condiciones, se conectará más fuerte- mente a la situación en proporción al número de veces que ha sido conectada a esa situa- ción, y al vigor y duración medios de las conexiones.” Thorndike, E.L. (1911/1996). “Leyes e hipótesis para la conducta”. En José M. Gondra (Comp.), La Psicología Moderna. Bilbao: DDB (pág. 236). Thorndike creyó que estas leyes también se aplicaban a la conducta huma- na y realizó diversas investigaciones para valorar el alcance de las mismas. Estos trabajos le llevaron a relativizar la importancia del castigo en el aprendizaje y a desechar la versión negativa de la ley del efecto. La mera repetición de una respuesta no llevaba a un mejor aprendizaje de la misma, la práctica sólo era eficaz cuando iba acompañada de un efec- to satisfactorio. Por otra parte, en sus estudios con humanos, el castigo, por ejemplo decir “muy mal” tras la ejecución de una respuesta incorrec- ta, no había sido eficaz para debilitar las conexiones aprendidas. Además, introdujo algunas leyes más como la ley de la pertenencia que hacía referencia a las relaciones que se establecían entre los estímulos y las respuestas. Dichas conexiones se establecían más fácilmente cuando existía alguna relación HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 234 © Editorial UOC 234 Historia de la psicología entre ambos elementos: los animales aprendían con facilidad a presionar un pedal para escapar de la caja y conseguir comida, pero el aprendizaje no era tan fácil cuando la respuesta que se requería para escapar de la misma era la de bos- tezar. Las conductas de manipulación guardaban una relación más estrecha que las de bostezo con la conducta de alimentación características de los felinos. Por otra parte, en los experimentos con humanos, Thorndike mostró que sus sujetos aprendían más fácilmente la relación que había entre dos palabras que pertene- cían a la misma frase, aunque estuvieran muy alejadas entre sí, que la relación que había entre dos palabras que pertenecían a distintas frases, aunque estuvie- ran más próximas entre sí que las anteriores. 4.2.3. La generalidad del aprendizaje Thorndike asumió la generalidad filogenética de este proceso de selección al que denominó como “método de ensayo y error, con éxito accidental”, aunque con ciertos matices, especialmente aquellos que se referían, en el caso de nues- tra especie, al hecho de que las asociaciones establecidas mediante este proceso no siempre eran idénticas a las observadas en animales. En la especie humana, las asociaciones se transformaban por la acción del lenguaje, la inferencia, el jui- cio, la imitación o la comparación y se adquirían incluso en situaciones en las que no existía ningún impulso para la acción. Desde este punto de vista, la principal diferencia entre el psiquismo animal y humano, o entre las diversas formas de psiquismo animal, se refería a la canti- dad, complejidad y delicadeza de las asociaciones observadas en cada caso. En palabras de Thorndike: “Si mi análisis es verdad, la evolución de la conducta es una materia bastante sencilla. (...) el cangrejo, el pez, la tortuga, el perro, el gato, el mono y el niño tienen intelec- tos y caracteres muy parecidos. Todos son sistemas de conexiones sujetos a cambio por las leyes del ejercicio y del efecto. Las diferencias son: primero, en las conexiones par- ticulares concretas, en qué estimula al animal para responder, en qué respuesta reali- za, en cuál es el estímulo y la respuesta que conecta, y segundo, en el grado de la capa- cidad de aprender (...)”. Thorndike, E.L. (1911). Animal Intelligence. Experimental Studies. N.Y.: MacMillan (pág. 280-281) HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 235 © Editorial UOC 235 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte 4.3. Conclusiones La obra de Thorndike ha sido una de las más influyentes en la psicología norteamericana. En primer lugar porque estudió en el laboratorio el apren- dizaje por ensayo y error, o aprendizaje instrumental, un tipo de apren- dizaje por el que los sujetos aprenden a conectar respuestas concretas a situa- ciones específicas. En segundo lugar, porque Thorndike propuso la primera teoría del aprendizaje y el primer conjunto sistemático de leyes para expli- car la forma en la que se conectaban los estímulos con las respuestas. En tercer lugar, porque aplicó los principios obtenidos en el laboratorio ani- mal a situaciones de aprendizaje humano, especialmente en el ámbito educativo, mostrando la validez, y también las limitaciones, de dicha estrategia. Uno de los ejemplos más característicos e influyentes de estas investigaciones con humanos fueron los trabajos que Thorndike y Woodworth realizaron sobre la transferencia del aprendizaje. El objetivo de dichos trabajos era el de conocer si lo aprendido en una situación podía transferirse (se generalizaba) a otras situaciones parecidas. Realizaron diferentes experimentos con una gran canti- dad de estudiantes de bachiller y encontraron que lo aprendido en una tarea específica, por ejemplo aprender catalán, sólo se transfería a aquellas situaciones que tenían elementos comunes con la primera tarea, por ejemplo aprender fran- cés. Estos resultados ponían en cuestión una creencia educativa muy extendida en la época de Thorndike según la cual se consideraba que existían unas discipli- nas (la lógica, las matemáticas, etc.) cuyo estudio redundaba en el desarrollo de unas facultades generales que mejoraban nuestra capacidad de razonamiento. Para Thorndike y Woodworth esto no era cierto, porque tal y como habían demostrado sus estudios, la mente era un sistema bastante especializado, por el que ciertas reacciones específicas se conectaban a ciertas situaciones concretas. De esta forma, parecía que la educación especializada tenía un mayor fundamen- to científico: aprender catalán no mejora nuestra capacidad general de aprender idiomas (porque dicha facultad general no existe), pero sí puede facilitar nuestro aprendizaje del francés en mayor medida que nuestro aprendizaje del japonés. Finalmente, deberíamos decir que aunque sus trabajos con animales han lle- gado a tener una gran influencia, no estuvieron exentos de fuertes críticas por algu- HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 236 © Editorial UOC 236 Historia de la psicología nos psicólogos comparativos de su tiempo. El propio Morgan criticó las situacio- nes experimentales desarrolladas por Thorndike porque le parecía que las cajas- problema no se adecuaban al repertorio conductual natural de las especies que se estudiaban. Otros autores, como Willard S. Small (1870-1943) estudiaron la inte- ligencia de las ratas en nuevas situaciones experimentales, como los laberintos, puesto que creían que los hábitos de estos roedores parecían ajustarse mejor a estos problemas. Aun así, la forma en que Thorndike abordó el análisis de la inteligen- cia animal, dando preponderancia al estudio experimental del aprendizaje y entendiendo éste en términos de la adquisición de conexiones E-R, sentó las reglas del juego de la investigación psicológica hasta bien entrados los años cin- cuenta. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 237 © Editorial UOC 237 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte 5. El conductismo Antonia Pérez Garrido, Cristina Civera y Juan Carlos Pastor 5.1. Introducción La conversión de la psicología en una disciplina académica y en una profesión fue complejo y controvertido, como hemos visto en los anteriores capítulos. Recordad cómo la consecución de una cierta autonomía (académica y profesio- nal) de la nueva y emergente comunidad de expertos resultaba esencial para que la psicología pudiese sobrevivir social e institucionalmente. En Estados Unidos, el funcionalismo ocupó la escena académica, con ciertas salvedades como vimos, y acabó orientándose hacia un generalizado conductua- lismo, del que la propuesta de Watson sería versión extrema, si bien él mismo lo planteó como el único funcionalismo lógico y consistente. El anticipo funcionalista del conductismo La idea de función implicaba la de adaptación, la de valor biológico o de utilidad vital. Y con ello el funcionalismo había introducido en la psicología el comportamiento como nueva categoría de la psicología, tal y como reclamara J.R. Angell justo un año antes del manifiesto conductista. La instalación del individuo en su medio conduce a la caracterización de un proceso o una función que no es ya propia de un determinado órgano o conjunto de órganos, sino de la persona como totalidad en relación con un medio también considerado como totalidad. El estudio de ese proceso no es sino el estu- dio del comportamiento, y con ello, el objeto de investigación del psicólogo tuvo que dar de sí para introducir, dentro de su marco, esta actividad singular en que el com- portamiento consiste. Biografía intelectual de John Broadus Watson John Broadus Watson (1878-1958) obtuvo su M.A. (1899) en la baptista Universidad Furman, marchando a Chicago a realizar su formación de postgrado. Se doctoró (1903), bajo la dirección de Donaldson y Angell, con una tesis que estudiaba experimentalmen- te la correlación entre el desarrollo psíquico de la rata blanca y el crecimiento de su sis- tema nervioso. Inmediatamente se incorporó a la plantilla académica de la universi- dad de Chicago. En 1908 se trasladó a la Universidad John’s Hopkins donde sucedió al dimisionario Baldwin como director de departamento, encargándose editorialmente del influyen- te Psychological Review. Fue propuesto como secretario del fallido XI Congreso Internacional de Psicología que debió celebrarse en EE.UU. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 238 © Editorial UOC 238 Historia de la psicología En 1913, sólo 10 años después de doctorarse, daba a conocer su propuesta conduc- tista en la Universidad de Columbia, y un año después, con 36 años, era nominado como futuro presidente de la APA. Una trayectoria inusualmente rápida para los estándares incluso de nuestros años. Independientemente de coyunturas y factores extracientífi- cos, estos logros reflejan una indudable situación de poder. Su control sobre revistas (y secciones editoriales) clave (p.ej. Journal of Comparative Neurology and Psychology; Journal of Animal Behavior; Psychological Bulletin; Psychological Review; Journal of Experimental Psychology) le llevó a conocer bien y pronto los desarrollos que se iban produciendo en la psicología de su época, y le facilitó la difusión de sus propias ideas. Formó parte del Committee on the Clasification of Personnel in the Army. En noviem- bre de 1918 regresa a su universidad, pero su trabajo fue bruscamente interrumpido (1920) a causa de un escandaloso divorcio por el que se le obliga a dimitir. Participa en la Scott Company y en la Psychological Corporation. Se incorpora a la Agencia de Publicidad Walter Thompson, de la que acabaría siendo vicepresidente. En 1936, poco después de enviu- dar, se convierte en vicepresidente de la Williams Esty and Company, jubilándose en 1945. Poco antes de morir recibió el premio de la APA por su labor en psicología. La primera década del siglo XX, durante la que se produjo la formación cien- tífico-experimental de Watson en el gran bastión del funcionalismo (Universidad de Chicago), contempla una revisión generalizada de los objetivos, métodos y concepciones de la psicología. Se cuestiona la natu- raleza de la conciencia, para muchos un postulado, y la validez del méto- do introspectivo, para muchos también estéril y restrictivo. Se estaba demandando una nueva sistematización y Watson fue uno de los prime- ros, no el único, en plasmar ese estado de cosas en un programa definido. El hoy llamado conductismo fue, en realidad “una gran empresa inclusiva” en la que muchos podrían haber reclamado con justicia la patente del término conductis- mo. Como dijo en 1924 el psicólogo norteamericano R.S. Woodworth en su artícu- lo “Four varieties of behaviorism” el conductismo no puede reducirse en exclusiva a la “neuromecanicista interpretación de la psicología asociada al nombre de Watson”. 5.2. Influencias y primera formulación del conductismo watsoniano En 1908, Watson abandona Chicago para trasladarse al Departamento de Filosofía, Educación y Psicología que J.M. Baldwin dirigía en la John’s Hopkins University. HISTORIA PSICOLOGIA 6/7/09 13:21 Página 239 © Editorial UOC 239 La psicología en la primera mitad s. XX. 2ª parte Allí continuó su habitual línea de trabajo. En esa Universidad encontró a los psi- cólogos Baldwin y Dunlap, al biólogo H. Jennings –antagonista de su maestro de Chicago J. Loeb–, al filósofo realista Lovejoy, al sociólogo G.H. Mead, y, al también recién llegado psiquiatra A. Meyer; a ellos pronto se unirían R. Yerkes y K. Lashley. Desde su llegada a John’s Hopkins, la evolución intelectual de Watson fue un lento, pero constante, caminar hacia planteamientos conductistas. En sus prime- ros años resolvió alguno de los problemas que l